+Cotas La 1

+Cotas

Sábados a las 09.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5392767
Para todos los públicos +Cotas - Programa 13 - ver ahora
Transcripción completa

Desde la Prehistoria

la vida del ser humano ha estado ligada a los equinos.

¿Sabías que el poni es el antecesor del caballo?

Un animal fuerte, dócil,

que, debido a su naturaleza afectuosa,

es ideal para la convivencia con niños, niñas

y con personas con discapacidad.

Empezamos el programa presentando en sociedad a Vanern.

Bienvenidos y bienvenidas a "+Cotas".

(Sintonía "+Cotas")

Empieza tu programa de animales de compañía.

Que entren Sandra Daviú, Ismael Beiro

y el veterinario. Hola, Macarena.

Hola, Macarena.

Carlos Rodríguez. Muy buenas, ¿qué tal?

¿Qué tal?

¿Ves qué coloridos venimos? Qué semana más larga.

De verdad. ¿Qué?

Una semana muy larga hasta llegar aquí.

Ay, nos echas de menos. Sí.

Qué bonito. A ti te veo alguna noche.

¿Perdón? Bueno, con la lotería.

(ALGUNOS RÍEN)

Déjalo, déjalo.

Sandra. Vamos a peor.

Esto no puede ir a mejor.

Va a ir a peor. Vamos con algo fundamental.

Bueno, hoy tenemos una historia que me encanta.

Vamos a conocer a Brownie. Veremos cómo un perro

puede cambiar la vida a una familia.

Brownie es el mejor amigo de Adrián.

Antes de tener a Brownie no podíamos ir al cine,

ni al parque de atracciones, ni a un restaurante,

porque estos niños con las luces y los sonidos fuertes,

pues tienen mucho miedo y pueden llegar a tener una crisis.

¿Cuánto quieres a Brownie? -Un montón.

De verdad que es muy tierno, muy entrañable y muy emocionante.

Y Brownie hace muchas más cosas. Lo vemos enseguida.

Muy bien. Carlos.

Pues mira, yo quería hablaros hoy del Proyecto Cañada,

un proyecto en el que una protectora

da cobertura sanitaria a muchos animales necesitados

en una zona compleja de la Comunidad de Madrid,

en La Cañada Real. Muchos animales abandonados,

muchos problemas a tan solo 14 kilómetros de la Puerta del Sol.

Aquí hay personas que están en una situación económica cero

y no vamos a dejar a su perro ahí, tirado.

Les dais dignidad a los animales de aquí.

Le damos cariño y la ayuda que podemos.

Yo quiero deciros que me siento absolutamente satisfecho

y honrado de tener a esos compañeros en cosas tan serias

y tan importantes. Felicidades.

Muy bien. Ismael, tú sin chistes, que es demasiado pronto.

Bueno, tengo varios preparados hoy.

¡No! De la categoría que los anteriores.

No hace falta, no hace falta.

Lo vais a tener que aguantar. Ya.

Hoy hemos visitado a una cantante e "instagramer"

con más de 220 000 seguidores. ¡Hala!

Y hablo de Bely Basarte. Y aquí está el chiste.

Bueno, Bely Basarte, que tiene unos originales y especiales

gatos egipcios. Y lo vemos.

Yo les vigilo. Tengo un comedero con una cámara.

Y además es...

Lo controlo con una aplicación. Si quiero que caiga comida, cae.

(SUSANA) ¿Sí? (BELY) Veo si están bien.

(SUSANA) O sea, estás en el concierto.

(BELY) Sí. (SUSANA) "Veo cómo están".

(BELY) Exacto. (SUSANA) Te conectas

y dices: "Uy, no hay comida". (BELY) Eso es.

¿No me digáis que no son preciosos estos gatos?

Preciosos. Total.

Llenos de arrugas, pero bonitos, entrañables.

Y maravillosa la organización de Bely.

Adelanto de lo que veremos hoy.

Desde el mundo animal, especialmente desde las mascotas,

nos llegan ejemplos de convivencia que impresionan.

Abrimos "Animaladas".

Adelante, Sandra. Hay, bueno, amistades,

lo hemos dicho alguna vez, Carlos. Sí.

Mira qué ternura. No me diréis. El perro

cómo abraza. Le podían poner "Bailar pegados".

(RÍE) No. Pero es... es superbonito.

Entrañable y normal. ¿Sí?

Sí. Lo que pasa que intentamos estigmatizar las relaciones.

Pero fíjate cómo juegan, ¿no? Me recuerda a mí llegando a casa.

Sí, igualito.

Que me gusta a mis niños darles besitos, mimos y todo.

Eres el de la izquierda. Mira, mira el elefante.

Cómo nadan, ¿eh? Tenemos estas imágenes.

Mira. Hasta abajo.

Le sirve de tobogán. Trampolín.

O de trampolín. Sí, sí, sí.

Oye, pero es como... como el espulgabuey se le llama

a ese pájaro... (RÍE)

...que está encima... ¿No es espulgabuey?

Sí, en Cádiz. Mira, mira cómo lo lleva.

Es que, de verdad... Fijaos. Un mochuelillo

siendo lamido por un gato, cuando creeríamos...

Como en este caso. Fíjate. Mira. Hemos visto...

Bueno, esta me encanta. ¿Quién eres?

¡Oh! Es una caricia.

¿El gato sabe de la delicadeza o de la fragilidad

del animal que tiene delante? No, no.

Bueno, es increíble para muchos pensar qué hace ese gato

que no se los come. Claro.

Mira, mira, mira. Está estupendamente.

Los acaricia. Porque han convivido

desde pequeños, se han socializado juntos

y son de un grupo.

Ellos no se ven distintos. Te digo algo.

Antes hemos visto un elefante. A ver.

Te voy a decir. ¿Vas a hacer un chiste?

No. Pero es una realidad.

¿Por qué los elefantes temen a los ordenadores?

Porque tienen ratón.

Ah. (RÍE IRÓNICAMENTE) Por favor, Ismael.

Vamos a seguir viendo las imágenes. De verdad.

Porque vamos...

Bueno, la chiqui... Más mezclas, podríamos decir,

extrañas en un principio. Exacto.

Mira. Cacatúas y gatos.

Mira el gato cómo le lame. Son amistades entra...

entrañables, pero tanto entrañables como peligrosas, ¿verdad?

No, no. Peligrosas no. ¿Por qué, Isma?

¿Tú ves a esa ninfa agobiada,

molesta porque el gato le vaya a hacer algo?

El gato está en la gloria. Porque se han criado de pequeños.

Desde pequeños. Me pasa a mí contigo.

Efectivamente. (RÍE)

Sería porque... Vosotros os quedáis también así,

buscando el calorcito. Pues sí.

Dígame. Pero ¿eso cómo se consigue?

¿Juntándolos, como decías, desde muy pequeños?

Claro. Y que se socialicen.

Claro. Si tú metes, por ejemplo, a ese gato adulto

en casa habiendo pájaros, lo más seguro es que el instinto

de caza del gato haga que mire a la jaula

intentando cogerles, cazarles.

Pero si desde pequeñito les ve en casa como parte del entorno,

no les va a querer atacar ni querrá nada más

que interaccionar jugando.

Pero la primera... el primer instinto cuando los juntas,

¿qué puede pasar?

¿Puede pasar que intente un gato atacar al periquito?

Si son cachorros y es el primer conocimiento,

lo que harán será jugar. Ya.

Jugar. No hay ningún instinto.

Reconocerse. Claro.

Y ver que va todo bien. Me encanta el delfín.

Mira, el elefante. Tu elefante. Sí, es el que yo he dicho antes.

El del ratón, sí. Muy bueno. El del chiste bueno.

Y vemos animales de... Este. El caballo y el mono.

Y hablando de animales, ¿sabéis cuál es el animal más viejo?

¿Cuál? No.

El oso panda. Porque está en blanco y negro.

Muy bueno también. Pero, Isma, de verdad.

O sea, ¿de dónde los sacas? Yo no puedo más.

Ismael, que tú también tienes imágenes de convivencia entrañable.

Sí. Pues tanto entrañables como peligrosas,

como te decía yo con anterioridad.

Que son las imágenes que vamos a ver.

Esto es un cuervo, ¿no? Sí.

Un cuervo que le da de comer al gatito.

¿Un curvo o un mirlo? No lo veo bien.

Es más un mirlo. Un mirlo un poco grande.

Sí, es verdad, tienes razón. Es que hay muchos córvidos

que son absolutamente similares.

Hay uno que es animal de compañía, el miná del Himalaya,

que es muy parecido. Y son superinteligentes,

como vemos. Este animal podía ser camarero.

Lo estáis viendo. Alimentando al perro y al gato.

Se cree la madre de los dos. Sí. Vamos a ver.

Los pájaros tienen un instinto de alimentación a otros animales.

Y si les consideran animales de su grupo, como es el caso,

pues les da de comer.

También me parece un poquito jeta la posición del perro y del gato

diciendo: "Tráeme aquí la zampa, que yo me estoy tumbado".

El único que curra...

Perdona. El pobre animal.

Lo que hacéis tú e Isma. No, perdóname.

Cuando viene el catering. Yo muevo los sándwich con alegría.

Mira, la que va paseando por la sala de catering diciendo:

"No como, que tengo que guardar el tipito".

Hombre, claro. Lo mío me cuesta. Sobra, pues lo comemos Carlos y yo.

Venga, que esto va de la familia de los animales, no de la nuestra.

Nada. Sigue. La nuestra también tiene tela.

Sí, claro. O sea, esa imágenes significan

que han convivido desde pequeños. Totalmente.

Eso es lo natural. Ya.

Lo no natural es lo que intentamos nosotros provocar muchas veces

juntando animales que no tienen nada que ver

y no socializándolos.

Siempre que queráis meter un animal de compañía en casa,

tengáis o no mascotas, informaos bien.

Muy bien. Hay que enterarse.

Si no, no evitamos la confrontación.

En absoluto. Imágenes que nos recuerdan

lo poco que sabemos de los animales que nos rodean.

Abrimos "Falso mitos".

Hola, Susana. Hola, Macarena.

¿Qué tal? ¿Qué tal?

Pues con mucha ilusión. Bueno.

Hola desde el otro lado. Hola. ¿Qué tal?

Aquí estamos.

Con los periquitos. Canarios.

Canarios. Son canarios.

Maravilloso ejemplares.

Hoy, el mito tiene que ver con los canarios.

Con los canarios. Todos hemos oído aquello

de quien canta, su mal espanta. Eso, eso es lo que a veces...

A mí no me pasa, pero bueno. El mal se queda ahí.

Pero os voy a explicar algo.

Yo me fui a Sevilla. Ah.

Sevilla, qué buena gente.

Sí, señor. Qué arte.

Qué bien me lo pasé.

Y, en Sevilla, intentamos averiguar si los canarios

estaban tristes.

Pero además de esto, fijaos lo que me pasó.

Uno de los entrevistados,

pues nos pidió ayuda, cosa que nos encanta.

Y nos pidió ayuda porque,

y ahora hablando en serio, su periquito,

periquito de hace muchos años, se perdió.

¡Ay, no!

Se llama Limón.

Si ustedes, por casualidades de la vida,

pasean en estos momentos por Sevilla y ven un periquito

y le llaman y se llama Limón, es de ese señor.

Sí. Los periquitos también hacen caso.

No, no. Son mucho más inteligentes de lo que nos creemos. Sin duda.

Pues eso. Así que, nos encanta que nos pidan ayuda.

Y entonces, valoramos, como te comentaba, Macarena,

un poco pues eso, la soledad del canario.

Y miren lo que nos dicen.

Veo a una persona que tiene pinta de saber de canarios.

Hola. -Hola.

¿Le puedo hacer una preguntita? -Sí, sí, por supuesto.

¿Los canarios por qué dejan de cantar?

Nos olvidamos de las mascotas en casa y se sienten solos.

Supongo que se quedará triste porque se va el dueño de casa

y los echará de menos. Y claro...

O tienen calor, como aquí.

Pero escúchame, si el pájaro está bien cuidado en casa

y, de golpe y porrazo, deja de cantar,

¿es porque no soporta al dueño, no soporta al vecino del quinto?

O igual se ha quedado afónico.

Pues si nos les pones bañerita para que se bañen, se ponen tristes.

Es como el... el humano, ¿no?

Hay veces que no está tan alegre como otras veces.

¿Usted ha tenido canarios? -Sí.

Y si está contento, ¿el canario está contento?

Y si está triste, ¿el canario está? -Hay que darle ánimos.

¿Tú ha tenido canario algún día? -No, canario no. Periquito.

Cuando empezó a cantar, me lo robaron.

Pero ¿quién te lo robó? ¿El vecino? -No lo sé, algún vecino.

Porque dejamos la jaula con la reja mirando para afuera

y alguno se lo llevó. -De verdad, si tenéis mi periquito,

me lo devolvéis, por favor. -Por favor.

Yo lo echo de menos. -Pero ¿cómo se llamaba?

Así como así, hay miles. -Este era amarillo, especial.

Era el periquito Limón. El periquito Limón.

Se llamaba así. -Sí. Limón.

Limón, por favor, vuelve.

Limón, te echamos de menos en la familia.

Un besito, Limón. -Gracias.

Limón, alto y rubio. Ojalá que aparezca.

Los nuestros se llaman Carlos e Ismael.

Ya. Ya te veo. Ismael es el más rubio.

Y Carlos, claro, por supuesto.

Yo soy el naranja, ¿no? El tono de piel

me parece un poco similar. Sí.

Nos parecemos. Tono saludable.

Una preguntita que te hago que nos han hecho los telespectadores.

Cuando tienen calor, ¿tenemos que poner el flic flic este

al pobre canario?

Una gran, una gran idea.

Hay dos opciones cuando tienen calor.

Una es poner las bañeritas. Hay muchísimos tipos de bañeras

para el fondo de la jaula, colgadita se los barrotes.

O, como trae nuestra querida. Mira.

Vigila.

Hay que hacerlo así. Vigila.

¿Vale? No disparar al canario.

Claro, claro. Hay gente que dice: "Le remojo".

Y le tumba del chorro. No.

Una cosita así. Hacia arriba.

Sutil. Para que caiga la bruma.

Mírale. Mira, mira. Qué contento.

Le gusta. ¿Os dais cuenta?

Ellos, con esto, lo que hacen es atusarse sus plumillas.

Se espolvorean. Y nosotros también.

Se picotean. Yo también.

Esto refresca, ¿eh? Carlos la está pasando bárbara.

Estoy divinamente.

Carlos, veterinario. Falso mito.

Falso mito. La gente dice que están tristes

cuando se va el propietario, ¿?no? Sí.

¿Qué más dicen? Cosas raras. Que no canta.

Si está triste el propietario, también el canario.

Pues no. Vamos a ver.

Los canarios dejan de cantar por un simple razón.

Generalmente se dice que solo cantan los machos.

Es casi cierto.

Las hembras pueden cantar. Y se confunden.

Porque hay gente que dice: "¿Qué sexo tiene?".

Y le dice: "¿Tu canario canta?". Dice: "Sí".

"Es macho". No siempre.

Hay hembras que cantan.

Los canarios utilizan el canto ¿para qué?

Vayamos a lo simple. Para ligar.

Es así de fácil.

Para entablar esa relación necesaria

para que luego haya descendencia. ¿Qué hace al canario? Pues canta.

Es una forma de atraer a la hembra. Y ya está.

Y cuando deja de cantar, no tiene interés de ligar,

no hay hembras en la zona o no hay una motivación

de sonidos como para que siga. No es que os eche de menos,

no es que tenga calor y no es que por ello deje de cantar.

Y lo que sí es cierto es que hay determinados productos,

hay vitaminas para el canto,

que ayudan en determinadas épocas porque igual están flojitos.

Pero dejan de cantar porque no hay que ligar.

Claro. Me da que entre Carlos e Ismael

no hay mucho feeling. No, no, no.

Eso iba a decir. Ni pío.

No, no. Están a lo suyo. No se tragan.

(RÍEN) Hombre, tampoco es eso.

Es broma, es broma. (RIENDO) No sé si tanto.

No sé si tanto. Y otra cosa importante.

Esta coloración tan naranja del canario, hay animales...

Interesante. Tienen la predisposición

a coger algún color. Por ejemplo, los criadores,

la gente que tiene estos animales en casa,

les aporta, por ejemplo, más cantidad de zanahoria,

porque la coloración de los carotenos

favorece esta maravillosa coloración de la pluma.

Cuánto sabes. Y esas cosas.

Esta hermosura de la naturaleza.

Dog Point. Quédese... Quédate con este hombre.

Es el nombre de una entidad especializada

en perros de servicio que ayuda a niños y a niñas

con trastorno del espectro autista a enfrentarse a su día a día.

Nuestra corresponsal ha estado con Adrián,

con su familia y con Brownie, su compañero.

Uno de cada 58 niños que nacen en España

lo hace con algún tipo de trastorno del espectro autista o TEA.

La aparición de los perros de asistencia especializados en esto

ha supuesto un antes y un después en la calidad de su vida.

Hoy, conocemos la historia de Brownie y Adrián.

Bueno, Adrián, ¿me presentas a Brownie?

Sí. Este...

este es un labrador.

(VIRGINIA) Es un labrador. ¿Y es tu mejor amigo?

Sí.

¿Os importa que os acompañe y damos un paseíto?

Venga, vamos. -Y conocemos más a vuestro perro.

Vamos allá. ¿Le coges, Adrián? Cógete.

Abajo, abajo.

Antes de tener a Brownie, no podíamos ir al cine,

ni al parque de atracciones, ni a un restaurante,

porque estos niños con las luces y los sonidos fuertes,

pues tienen mucho miedo y pueden llegar a tener una crisis

por este miedo.

El niño va con un cinturón sujeto a un arnés

al peto de Brownie.

Esta calle, por ejemplo, a mí me da mucho miedo.

Porque, como veis, es una calle grandísima.

Tenemos miedo de que se escape y de que le pille un coche.

Ahora, como veis, Brownie se ha tumbado.

Adrián ya no llega a la carretera.

Si veis, le quedan como 50 cm para llegar a la carretera.

Este gesto del anclaje a mí me ha cambiado la vida.

Hombre, mira, mi suegros.

Hola, cariño. -¿Estáis dando un paseo?

Qué bien. -Sí.

Vivimos aquí al ladito. -Hola, cariño.

¿Bien?

Enseguida se enfadaba por todo.

Y esto parece ser que le calma un poquillo.

Desde que está Brownie, Adrián está más tranquilo.

Más tranquilo.

Hay veces que a lo mejor venía nervioso del colegio.

-Sí. Se tumba, se tumba en casa con él.

Le cuenta el problema que ha tenido, que a nosotros no nos lo cuenta.

Y ahora mismo, ¿ves?, se tumba,

se calma y ahí está, con su globo y tumbado.

Ahora vamos al parque. -Vamos al parque.

Muy bien. Despacito, hijo. Cuidado con el collar.

Y cuando no puedes dormir, ¿qué hace Brownie?

Pues viene conmigo. -Claro.

Es que yo duermo muy mal.

Es uno de los problemas del autismo. -Duermo con los ojos abiertos...

La falta de sueño.

...para no soñar con cosas que no me gustan.

Pues me da besitos, me hace mimos.

¿Cuánto quieres a Brownie? -Un montón.

Ahí está Olivia.

Es la entrenadora de Brownie, la que nos cambió la vida.

(VIRGINIA) ¿Por qué has venido? -A hacer un seguimiento.

Adrián va a crecer y va a tener nuevas necesidades.

Si estamos aquí, podemos ayudarle en el día a día.

Hace poco, Adrián empezó a autolesionarse.

Le enseñamos, dos años después de entregado a Brownie,

a cortar esas autolesiones y poder ayudar en ese momento del día a día.

Lo que hace es saltar sobre el niño, darle un empujón.

Y entonces, ese movimiento de estabilizarse

permite que el niño deje la... deje el brazo.

Si lo hacemos nosotros, esa ansiedad aumenta.

Sin embargo, el perro...

Con el perro es que es como un catalizador.

Con el perro se pasa enseguida.

Hemos pasado de tener uno de cada 150 niños

que nacen diagnosticados con TEA a uno de cada 68.

Es increíble lo que está aumentando.

Por tanto, la especialización

nos va a dar capacidad para asistir a más niños.

No hay fondos, no hay ayudas, no hay fondos para su entrenamiento.

Y funcionamos con donaciones

de personas particulares o de empresas.

Cada día de trabajo de Brownie son menos de cinco euros.

Lo que quiero decir es que cambiar una vida

no es tan difícil.

Perdón. -Y de verdad que las cambian.

(VIRGINIA) Bueno, Noelia, Adrián, gracias por dejarme conocer

a Brownie.

Oye, ¿me puedo llevar a Brownie a mi casa?

No. Eso nunca.

Brownie es el mejor amigo.

(VIRGINIA) Sigue disfrutando, ¿vale? -Gracias. Adiós.

Muchísimas gracias, familia, por compartir vuestra historia.

Mucha atención,

porque Vanern está a punto de pasar su revisión dental.

La visita al dentista impone. Pero Vanern está tranquilo,

porque le atiende una especialista. Carla Manso,

veterinaria y dentista equina, muchísimas gracias por venir.

Nada. Encantada. Gracias por invitarme.

Qué profesión la tuya, ¿eh? Qué... qué maravilla.

Oye, ¿cuántos dientes tienen, en este caso, los ponis?

Los ponis tienen los mismos dientes que un caballo.

En el caso de los caballos, mirad,

tenemos estos dientes de aquí delante, que son los incisivos,

que son los dientes con los que ellos cortan la comida

para pasarla para atrás y masticarla.

Luego, aquí tenemos los colmillos.

Que, en este caso, podéis verlo. Pero el colmillo solo...

Tienen colmillos. Creí que solo molares.

No. Ah.

El colmillo solo los machos.

Las yeguas tienen, pero no todas.

Un 20 o 30 % tienen colmillos. Qué curioso.

Y se les llama "machorras" cuando tienen.

Eso es lo del colmillo retorcido. Vale, bien.

(RÍE) Retorcido para los hombres.

Las mujeres no. No tenemos. Y una cosa.

(AMBAS RÍEN) ¿Por la forma

de las piezas dentales se puede intuir, saber la edad,

como en el caso de los perros? Desde luego.

Por los incisivos. ¿Cuántos años tiene? ¿Cuántos?

Vanern tiene 15. ¿15 años?

Sí. Vanern, estás estupendo, ¿eh?

¿En qué se lo notaríamos en los dientes? La gente flipa.

A mí es como si me dice Macarena: "¿Cuántos años tienes?".

Y le hago... (RÍE)

Dice: "Arréglatelas".

Pues en el caso de ellos, tanto los incisivos como los premolares

les salen de leche y luego los cambian por los permanentes.

Hay una edad en la que van cambiando los dientes.

Entonces, por el cambio de dentición, hasta los 5 años

podemos saber exactamente la edad. Aquí vemos

un diente de un caballo joven,

que no se ha terminado de formar.

Entonces, ves como es grandecito. Vamos a ponerlo hacia allá.

Tiene una manchita negra. Mirad. Ahí.

En la cabeza de Vanern.

La manchita negra en el medio.

Estamos utilizando nuestro caballo.

Poni. Sí.

Y el otro... Es un animal

un poco más mayor.

Veis que ya es más triangular la forma,

ya no tiene esa manchita.

La raíz es toda estirada.

Y luego, este es un caballo más mayor todavía.

Vaya. La raíz es más pequeñita.

Podéis ver la diferencia en la forma.

¿Y qué tenemos que hacer para hacer un profeso dental

al que generalmente los humanos no nos gusta enfrentarnos?

Vamos con la revisión. (RÍE)

Tengo una chuche para ti, pero para luego.

Luego. Vamos, tanto caballos,

ponis, burros, todos los equinos conviene revisarlos

una vez al año, por lo menos. Y en los de competición, dos veces.

Voy a ponerle el abrebocas,

que es lo que se utiliza para abrirles la boca.

Normalmente, al inspeccionar,

primero debemos inspeccionar los incisivos,

que lo hacemos a simple vista.

Vemos si hay alteración,

tanto incisivos como colmillos.

Y luego ya le abrimos la boca y miramos todas las muelas,

que lo haremos ahora mismo. Tienes buenos dientes.

Vamos a ver qué nos dice Carla.

Nos tenemos que poner guantes. Ajá. Sí.

Esto, muchas veces, cuando lo vemos,

estas actuaciones sobre los animales, decimos: "Le molestará".

Y yo os digo: nosotros cuando vamos al dentista,

no nos ponemos aparatos tan contundentes

porque cuentan con nuestra voluntad de colaboración.

Nosotros abrimos la boca. Generalmente. Generalmente.

Ellos no abren voluntariamente.

El profesional tiene que actuar dentro de la cavidad oral.

Y para ello, tiene que poner este sistema

para ayudar a que el animal mantenga la boca abierta.

Está la cabezada ajus... Está la cabezada.

Sí. Ahora la he aflojado. Carla.

Sí. ¿A Vanern le molesta esto?

No. Porque fijaos que se apoya en los incisivos.

Yo le apoyo en los incisivos y le abro la boca.

Vale. Tengo guantes para ti. No le molesta. Perfecto.

Muy bien. Y ahora, ¿qué estamos haciendo con esa jeringuilla?

Le voy a enjuagar, porque como ha estado comiendo,

para que tengamos la boca limpia. Vale.

Como no puede hacer gárgaras, hay que hacérselo insuflando agua.

Antes de tocar, hacemos otra cosa.

Vas a poder ver cómo tiene todas las muelas.

Mirad.

Tiene hasta luz. Claro.

Mira.

Acercaos y podéis ver cómo es toda la boca por dentro.

Qué boca. Perdón. Hola.

Que estoy delante de la cámara. ¿Hay gente?

Sí. (RÍE) Las muelas nos van a llegar

hasta aquí. Justo debajo del ojo van a acabar las últimas muelas.

Entonces, Carla, lo que tendríamos que hacer con Vanern hoy

es limarle los dientes, para evitar posibles problemas.

Limarles es algo que hace falta para todos los caballos.

Porque a todos les crecen toda la vida los dientes.

Hay que mirarlos desde potros el cambio de dentición.

Igual que a un niño hay que mirarle, a un potro, también.

Y una cosa muy importante: estas alteraciones

que se producen por no revisar los dientes

pueden causar infecciones. Sí. Claro.

Alteraciones al comer,

que no quieren comer. Claro.

Vamos al lío. Es obligatoria.

¿Cómo lo hacemos? Mira.

Entonces... Ponte para acá.

Ay, sí. Al ladito.

¿Ves? Esto es lo que pasa siempre. Me los pongo 200 veces y ahora...

La ley de Murphy. Y las manos mojadas.

Pues ahora, mira. ¿Ves?

Aquí podemos ver toda la boca.

Y, mira, lo que vas a hacer ahora es poner la mano así, para dentro.

Y tocar. Y vas a tocar la parte de fuera

de las muelas y vas a ver como pincha.

Vanern. Pero en este caso...

Te di alfalfa. En este caso,

para que lo pudieras ver, un lado está sin corregir,

con puntas, y el otro limado, para que veas la diferencia.

Mira, toca primero este lado. A ver.

Vamos, valiente. Venga.

(RÍE) Al fondo hay sitio.

Es la primera vez que lo hago. Toca entre las muelas y la piel.

¿Notas como pincha? Sí.

Sí. Por el lateralcito.

Sí. Y ahora, toca el otro lado

y vas a notar como está liso.

Es que me está haciendo cosquillas con la lengua.

(RÍE) Normal.

Y esta está muchísimo más suave. Claro.

Efectivamente. Más limado.

Claro. ¿Y cómo hacemos el proceso?

Gracias. Es una cosa que me interesa,

aquí, en directo. En estos casos,

lo que se va haciendo...

Hombre, se puede limar con limas manuales,

eléctricas, depende. Vamos a ver.

Vanern, tienes la boca muy calentita.

Pero gracias por lo que nos has ayudado.

(RÍE) Bueno, se queda un rato más.

Sí. Carla Manso,

muchísimas gracias. Nada.

Gracias por esta...

Nada. Gracias a vosotros. Qué profesión más bonita.

Me encanta mi trabajo, la verdad. Poderles quitar lo que les moleste

y saber que estarán mejor, es un gustazo.

Se te te nota, se te nota que les quieres y ellos a ti.

Perdón. Los veterinarios también tenemos especialidades.

Y somos muy buenos.

Las mascotas también sufren y sufren accidentes

y sienten la ausencia de sus seres queridos

y son solidarias. De todo esto y algo más

hablamos en "+Codiario".

¿Qué estamos viendo, Sandra? Nos situamos al norte de Europa.

Concretamente en Noruega. Y atención.

Un lago helado.

En invierno, en Noruega, hay zonas que llegan

a los 40 grados bajo cero. Vemos a ese hombre

que está intentando acercarse adonde está, como vemos,

el circulito rojo, es donde está su perro.

Claro. Madre mía.

La única forma que tiene es, primero, que lo hemos visto

como se iba deslizando. Y ahora, se va a meter en el agua.

Y llega el momento en que coge al perro.

Pero claro, aquí no acaba todo el peligro.

Porque ahora, tienen que volver.

Vemos como está todo helado.

Hay una parte bastante grande helada.

Hay el peligro de que se rompa el hielo.

Sí. Evidentemente, lleva un traje

de neopreno, pero a esas temperaturas tan frías

es una situación muy complicada.

Y gracias a una cuerda que tiene un amigo suyo,

consiguen salir y llegar a buen puerto.

Fíjate en la barbaridad

de temperatura que tiene que estar soportando el perro

hasta que llega el propietario.

La fortuna que tienen los perros, y en este caso este animal,

que tiene pelo, esa capa de pelo le ayuda un poco más

a mantener ese momento terrible que es estar en un lago helado.

Por eso puede soportarlo. Evidentemente, no todo el tiempo.

Yo, sin duda, creo que el que peor lo ha pasado

es el propietario. Hay que decir que nosotros

hemos acortado las imágenes. Porque tardó más de 15 minutos...

¡Madre mía! Claro.

Sandra, qué angustia. Claro. En producirse eso.

Qué angustia. Que parece que llega y lo coge.

Y no. Más de 15 minutos en rescatarlos.

¿Puede decirse que aquí el amo actuó con frialdad?

(RÍE)

(RIENDO) Ismael, en serio.

Mira, creo que... Perdona.

O sea, yo solo he dicho... Yo prefiero

este estilo inteligente.

Me ha venido a la cabeza Matías Prats.

Sí, sí, sí. Se pone tan serio,

que piensas que dirá algo... Yo creía que era algo profundo.

Le ha dado un ataque de... Sí, sí.

...de ternura.

Me veía en la posición del dueño.

Y otra cosa también muy importante en estos casos que suceden,

no solamente que caen perros en zonas congeladas,

sino en mar, en ríos, y los propietarios se lanzan a salvarlos,

tengamos prudencia, ¿vale?

Ha habido muertes de personas intentando salvar al animal.

Este iba en una cuerda.

Hay que ir a por ellos. Iba precavido.

Con planificación y...

Bueno, y de Noruega viajamos a Filipinas.

Ismael, cuidado. La noticia que os traigo

tiene gracia. Os voy a hablar de la isla de Cebú.

Muchos dirán: "¿Dónde está?".

¿Dónde está? La isla de Cebú está en Filipinas.

Os lo cuento. Tío.

Hombre, tiene 4422 kilómetros cuadrados.

Doscientos ochenta y nueve de largo y treinta y pico de ancho.

Se los han dado todos. Viven de la minería de carbón,

oro y cobre, de exporta muebles, de bisutería...

Pero lo más curioso de la isla de Cebú que a mí me apasiona

es que hasta allí el 27 de abril de 1521 Fernando Magallanes

y Juan Sebastián Elcano. Ah.

Los recibió el jefe de la isla. Los recibe el jefe de la isla

y fue tanta la sinergia que tuvieron

que bautizó a Magallanes. Y dijo: "Tú tranquilo".

"¿Tienes algún problema?". Dice: "Con la isla de al lado".

"Yo voy para allá y los invado". Anda.

Fernando Magallanes fue allí. Diplomacia.

Agua por aquí para atacar a la isla.

Claro, quedó embarrado, las botas, no se pudo mover

y los de la isla le lanzaron flechas. Y allí murió Magallanes.

Vaya. Por querer hacerle la gracia

a la isla de Cebú. ¿Qué vemos en estas imágenes?

Dicho todo ello... (ALGUNOS RÍEN)

Muy bien, Isma. Muy bien.

Se acabó. Ahora hablamos del vídeo.

Se ha acabado. Mira, aquí vemos a un perro.

Sí. La dueña va ver a un familiar.

Y el perro, no contento, dice: "¿Que tú vas y yo no?".

Y el se escapa y se monta en un autobús.

¿Qué dices? Y se pone a ver a la dueña.

Hasta que la dueña se percata de que su perro va en otro autobús

siguiéndola a ella. Anda.

Se paran en un semáforo y, la pobre, va en busca de su perro.

Aquí vemos la imágenes de la dueña cómo ha visto a su perro.

Dice: "Si es mi perro, que va en otro autobús".

¿Qué dices? Se bajó, fue en busca de... de él.

Lo que viene siendo un autobús. Igual.

Igual. Fueron juntos a ver al familiar.

Muy bonita la historia. Imagina que te vas de casa

y tu perro se monta en el autobús de detrás.

No, no. Es maravilloso, es maravilloso.

¿Dónde se había subido? En Filipinas.

En la isla de Cebú. (RÍE)

Pero ¿antes de las flechas o después?

Fue después. Además, hablan filipino allí.

¿Estaba Magallanes? Isma, ha estado muy interesante,

de verdad, ¿eh? Israel,

afortunadamente, contigo la noticia más emotiva.

Me he comido todo el tiempo. De verdad, me gustó el enfoque.

Esta noticia es mucho más emotiva que la tuya.

(RÍE) Quiero que os fijéis

en estos dos perros. Zasca.

Son dos golden retriever.

Charlie, de 11 años,

quedó ciego a causa de un glaucoma.

Y el otro, el cachorro, se llama Maveric.

Fijaos que se llevan superbién. Pero lo interesante de esta noticia

es que Maveric, el cachorro, ha adoptado el papel

de perro lazarillo de su compañero Charlie.

Qué bueno. ¡Oh, qué bonito!

Es espectacular. Tienen muy buena relación.

Y, claro, el cachorrete lo que se está beneficiando

es de que su compañero le está demandando constantemente

que le saque a pasear.

A cambio, fijaos, como él está aguantando

todas las trastadas de un cachorro de su edad.

Esto me ha recordado al animal que más dientes tiene. ¿Cuál es?

¿Cuál es? El Ratoncito Pérez.

(RÍE) Estáis muy raros hoy, la verdad.

Yo lo que digo... Menos Sandra, el resto...

está rarísimo. Carlos, sí. Vemos la intuición pura y dura

de un animal, ¿vale? Un poco de sentido común.

Hay un animal que tiene una deficiencia

y el otro se percata. Se percata. ¿Por qué?

Porque no va para un sitio, ve que tiene ciertos conflictos.

Y el cachorro, aunque es cachorro, se da cuenta. ¿Y cómo le ayuda?

Pues va ayudándole, jugando, le va trayendo a un sitio,

le va llevando al otro, hasta que aprenden juntitos.

Es un perro guía de un perro. Es fantástico.

Bueno... El rizo del rizo.

Cerramos las noticias protagonizadas por animales

y por un humano y abrimos "+Coconsejos".

Carlos, hoy nos fijamos en las necesidades de los felinos,

como este tan bonito. ¿Cómo se llama?

Pues este gato se llama Viscosín. "¿Comol?".

Este... este angora, sí. ¿Cómo?

Viscosín. Ay, qué bonito. Viscosín.

Yo soy más de perros, pero es que mira.

Hombre, perdóname. Me toca el corazón.

La expresión que tiene. Es una preciosidad.

Qué mirada. ¿No sabes que los gatos son

los únicos dos veces animales?

Porque es gato y araña.

Espérate. ¿Sacas la lengua?

¿Me miras fijamente a los ojos?

¿Es una amenaza?

¿Te ha parecido divertido? Por conocerte más.

¿Te parece divertido? Pero los niños que nos ven

ahora están en su casa: "Ja, ja, ja".

Vale, entonces para delante. Déjame a Viscosín.

Hola, Viscosín. Yo, Carlos. Encantado.

Mucho gusto. Dan ganas de acariciarlo.

Qué pompón más bonito tiene aquí detrás.

¿Qué elementos no nos pueden faltar en casa

para que él tenga una vida estimulada y no se aburra?

Siguiendo la chanza de mi primo... Venga.

Dice que el gato es gato y araña. Araña porque tiene uñas.

Si tiene las uñas largas, araña más.

No solo los muebles, que parece que está redecorando vuestra vida

y vuestro mobiliario,

sino que puede arañaros jugando. ¿Te aguanto...?

Y para ello,

tenemos una cosa tan simple y de un nombre tan complejo

y difícil de recordar como cortauñas.

(RÍE)

Complicado. Bueno, pues todos tenemos que tener en casa uno.

¿Para qué? Para cortarle las uñas. ¿Cómo hay que hacerlo?

Hay que intentar acostumbrar al gato desde pequeñito.

Porque claro, si el gato tiene 18 años

y le intentamos cortar las uñas por primera vez,

ve acercarnos con esto y dice: "Casi hazte tú las uñas".

"Que yo, no". Oye, hay que saberlo

cortar con delicadeza.

Es correcto. Le puedes hacer sangre.

Mira. ¿Te aguanto?

¿Las tiene muy afiladas? Lo que veremos

es que si le hacemos salir la uña... No sé. ¿Veis?

Lo echas para atrás. Mira, la uña.

Le he sacado la uñita, ¿lo veis? Si lo miramos de lado,

veremos que hay una parte en la punta que es como blanca.

Transparente. Muy bien. Transparente.

Pues solo podemos cortar la parte transparente.

Si tenemos dudas, solo cortaremos la puntita.

¿Habéis visto?

¿Viscosín ha dicho algo? No.

Ni lo ha notado. Si dice algo, sería tremendo.

Y eso vamos haciendo.

Tiene ese gesto de penita. Claro.

Pero ¿veis? Es una ternura.

Puntita transparente.

Cortauñas especial para los gatos.

Porque si les intentamos cortar las uñas con nuestros cortauñas,

se resbalan, se resbalan. Vale.

¿Queda claro? Cortauñas en casa.

Y si tenemos dudas, consultarlo con el veterinario.

Vale. Apuntado. Segunda cosa.

Más cosas. ¿Qué tenemos que tener?

A los gatos una cosa que les agrada mogollón es jugar.

Este nos gusta, Ismael, ¿verdad? Mira qué cosa.

Estoy por jugar yo. Juega tú.

¿Qué tiene este juego para un gato? Tiene varias cosas.

Primero, una zona así, como de felpudillo, la base.

Esto les encanta para rascarse las uñas.

Y tiene también aquí, pues un ratoncillo.

No es el Ratoncito Pérez.

Que simple y llanamente,

si no lo movemos... Qué ojos.

...se queda quieto. Pero el gato cuando juega,

por lo menos esto interacciona, porque se sigue moviendo.

Hay muchas juguetes que... Imaginaos la ratita sola,

que también se vende,

se la ponemos delante, le da dos golpes y dice:

"Esto ya está". A no ser

que tenga la típica cuerdecita. Un poco más de alegría.

Pero a Viscosín no le interesa el tema nada.

Le gusta más a Ismael, ¿eh?

Vamos a ver, si Viscosín ahora mismo está a otra cosa.

Está... Me gusta más a mí.

Está luciéndose.

Y lo último. Déjalo. No te lo lleves

a casa, ¿eh? Fijaos qué pasada.

Una cosa hecha con cartón.

Tiene dentro, escuchad.

(Tintineo)

Tiene dentro una pelotita de ruido. Eso sí lo está notando.

Y luego, tiene aquí arriba, ayúdame así,

tiene una parte como de cartoncillo con agujeros

para que también pueda rascarse con las uñas.

Y dices: "¿Y la bolita esa?". El gato flipa.

La ve moverse, mete las patas, le da golpecitos.

Y, como guinda a este pastel,

esto viene con una bolsita aquí encima.

No es tomillo ni nada similar, ¿vale?

Esto es Catnip.

¿Cómo? ¿Cómo? ¿Qué?

Nepeta cataria, la planta.

Ajá. Diréis: "¿Qué narices es eso?".

Bueno, pues la Nepeta cataria es una planta que a los gatos,

a muchos gatos, les produce un grado de excitación

y de alegría tremendo. Que nadie piense cosas raras.

No es ninguna droga. Pero ¿cómo se llama?

¿"Ca" qué? Catnip.

Es la forma coloquial. "Cat", de gato, "nip", Nepeta calaria.

¿Se la comen normal...? No, no.

No, mira, si nosotros lo esparciéramos por aquí encima...

Anda. Si esparciéramos por aquí encima,

ya dejaría el olor del catnip.

Y eso atraería a una serie de gatos.

Os recomiendo que miréis en Internet. Traeremos vídeos

otro día. Flipante. Porque, además,

les da como una especie como de... de alegría mental.

Hay algunos que empiezan a emitir sonidos.

Hay algunos que hablan prácticamente. (HABLA MAL)

¿Sí? Se ponen a cantar.

Menos mal que has venido, Susana.

Porque no entiendo nada. Lo he dejado cerrado, ¿eh?

Una novedad de Viscosín. Atentos a lo que dice.

Habléis hablado de muchas cosas técnicas, que son maravillosas.

Pero la vida cotidiana, en la vida cotidiana...

Este es mi trabajo.

Hombre, claro. Bien.

Le encantan los champiñones. ¿Qué?

¿En serio? Los champiñones.

Después de la hierba... Es decir,

el dueño llega a casa, llama a la puerta,

va con una pizza, ¿vale?,

y esa pizza tiene "champis", champiñones...

"Champis".

...el gato va detrás de él. Viscosín se pone firme.

Se sienta y le dice: "Eh, la mitad para mí".

Que le gustan las setas al gato. El gato mira al propietario y dice:

"Give me the 'champi'".

Exacto. Yo es que no lo sabía decir en inglés.

Viscosín tiene un mundo interior...

Esto es de las setas. -Tiene mucha historia.

Te dejo a Viscosín. Sí.

Tú también te has fijado en gatos. Lo vimos.

Sí. Además, hoy vamos a visitar un piso, una casa

de una persona "instagramer",

compositora, cantante.

De Bely Basarte.

Qué barbaridad, qué alegría.

Lo tiene todo esta chica. Sí, sí.

Simpatía, alegría y, además,

además, dos gatos egipcios maravillosos.

Fíjense.

-# Ruido en la calle. #

Sorpresa.

-# Y un par de versos para ti. #

Hola. -Bely, hola.

Bienvenida. -Muchas gracias.

Muchas gracias por dejarnos entrar en tu casa.

Estaba terminando de componer una canción nueva.

¿Ah, sí? -Sí. Pasa. Este es mi estudio.

Todo el verano trabajando.

Sí. En el disco nuevo.

(SUSANA) Ya tenemos aquí un adelanto.

Sí, ese es un cuadro que me regaló un seguidor.

Fue un detallazo. No me lo esperaba.

Y bueno, aquí le tengo, presidiendo el estudio.

(SUSANA) ¿Nos lo presentas? -Por supuesto.

(SUSANA) ¿Sí? Vamos.

-# Quiero respirar el aire que me das. #

# Y paso a paso estoy... #

(SUSANA) ¿Son familia estos? -Sí.

No son hermanos, pero alguna relación tienen.

Ah. Primos a lo mejor. -Sí.

Primos posiblemente. -Primos hermanos.

Se llevan unos meses. Molly es de marzo y Otis es de julio.

Así que, bueno, eso también fue bueno para que aprendiesen

a convivir juntos. (SUSANA) Claro.

Desde pequeñitos. -¿Se llevan bien?

Se llevan muy bien. Se quieren, se limpian, juegan...

Si son 24 horas, 48 máximo,

las que van a estar solos, pues yo les vigilo.

Tengo un comedero con una cámara. Y, además,

lo controlo con un aplicación.

Si quiero que les caiga comida, les cae.

(SUSANA) ¿Ah, sí?

O sea, tú estás en el concierto. (BELY) Sí.

Y, de golpe y porrazo: "Veré cómo están".

Exacto. -Te conectas.

Y dices: "Uy, no hay comida". -Eso es.

(SUSANA) O sea, que muy bien. ¿Y si estás más de una semana?

(BELY) Se viene mi hermana.

Se muda a casa. (SUSANA) Que está encantada.

Encantada de la vida. Aquí, en el centro.

(BELY) Eso es. (SUSANA) Mira.

Lo coge con la mano.

Esto que he encontrado aquí

¿es de una pizza? -Sí.

Son las típicas mesitas de las pizzas.

Es su juguete favorito. Me sale barato.

De repente, me lo encontré jugando con ello.

Y ahora siempre... (SUSANA) Siempre...

Siempre que hay pizza, le guardo. -Le guardas la colección.

Ahora, me acordaré yo siempre de los juguetes de pizza cuando...

Me los guardas. -Los guardo y te los iré enviando,

porque, oye, yo pizza como mucho.

Míralo. -Sí.

Además, que se lo pasa pipa, ¿no?

Sí. Se lo lanzas y va a por él y te lo trae

para que se lo lances otra vez.

Un poco perro. -Es un poco perro.

Yo siempre lo he visto así.

¿Qué relación tiene con la comunidad gatil

de tu barrio? -De casa no salen.

(SUSANA) Ah, no. -No tienen relación con otros.

Más que cuando ven a los de la comunidad de enfrente. Se miran.

(SUSANA) ¿Los has sacado a la calle alguna vez?

Sí. Les he sacado con cuidado,

con la correa. A algún parque

o a algún sitio, con cuidado de que no haya un perro.

Claro. -Que venga.

Y además, se estresan un montón. -Sí, sí.

-# Contigo perderé el miedo a correr.

# Contigo aprenderé que hay que morder. #

(SUSANA) Oye, ¿cómo... cómo conseguiste tenerlos en casa?

¿Es difícil?

(BELY) Pues encontrarlos es complicado.

(SUSANA) Sí.

(BELY) Cuando estuve buscando para adoptarles,

bueno, había un montón de estafas.

Hay estafas. -Muchísimas.

Hay que repetirlo y explicarlo. -Sí.

Hay que tener... hay que tener cuidado.

Recuerdo, además, una en concreto, que nos decía:

"Tengo los gatitos, que los quiero dar en adopción,

pero estoy en Londres".

"Me mandas el billete y te los mando".

Y luego, nunca llega. -No llega.

Al buscar gatos un poquito más especiales hay que tener mucho...

(SUSANA) ¿Cuántos seguidores tienen tus gatitos?

Me acabo de enterar que tienen Instagram.

Sí, sí. -Tienen Instagram.

Pues tienen algo más de 8000.

Su Instagram se llama "Myevilkitties".

(SUSANA) Que eso traducido... (BELY) Es gatitos diabólicos.

(SUSANA) ¿Por qué? Pobres.

Es que, de pequeños, eran un poco malos.

(SUSANA) ¿Ah, sí? -Se subían a todo, trepaban,

como cualquier cachorro. (SUSANA) Claro.

-# No te quiero ver llorar.

# Sabes lo que vendrá. #

(SUSANA) Yo lo que te quería pedir, sé que es mucho.

Míralo, qué señor. Claro, es que... -Oye.

Es que es un señor.

Si nos podías tocar alguna cosita.

(BELY) ME encantaría. (SUSANA) Porque yo creo que, además,

ellos te deben influir mucho.

Hombre, son los primeros que escuchan las canciones, ¿no?

¿Y te ponen buena cara? -Claro. Si se quedan cerca, digo:

"Va por buen camino".

Eso es buena señal.

Pues venga, va. A ver si... Ya que estamos aquí,

nos aprovechamos un poco de ella.

# Fuiste lo que más quería.

# Pero me quiero arrepentir.

# Fuiste madrugadas que no cambiaría por nada.

# Fuiste mío y yo tan tuya que ya no sé quién me falta,

# pero no me van a decir

# que lo nuestro no era vivir.

# No me, no me van a decir

# que el tiempo que pasé contigo es tiempo que perdí. #

Bueno, felicidades. -Muchas gracias.

Una maravilla. Mira, lo tienes aquí. -Aquí viene.

Aquí, al ladito. -(RÍE)

(SUSANA) Muchísimas gracias por estar con nosotros

en este espacio,

por darlos a conocer, que son maravillosos,

tranquilos, yo les veo un poco un tipo perro.

Un poco perros. -Perro bueno, ¿eh?

Perros buenos. Y nos vamos a hacer un selfie.

Vale. -Porque con ellos debe ser así.

¿Qué te parece? -Muy bien.

Además, como ha dicho Bely, son 220 000 seguidores en Instagram....

Qué barbaridad. ...lo que tiene.

Y ahora, a lo mejor habrá subido. Pero que es una pasada.

Y además, se ha hecho muy reconocida por su música

y porque, bueno, sus maravillosos gatos, que no son como este,

que es una preciosidad también. ¿Cómo es el tacto?

El tacto es... No he tocado nunca.

...es sensible, sensible. (RÍE)

Vamos a ver. Es diferente, ¿no?

Distinto. Estos gatos...

Es sensible. Cuando los ves al principio...

¿Como gelatinoso? No, no, no.

Es que tu tocas una piel. Como la piel.

Notas una piel mucho más caliente de la que tú te esperarías.

Sí. Y te digo otra cosa. Sí.

Tienen una termorregulación diferente.

Sí. Tienen que estar manteniendo

esa termorregulación porque no tienen pelo.

Con lo cual, el cuerpo está siempre con un aspecto mucho más caliente.

Y de textura, ¿es áspero? No, no. De textura es suave.

Es suave, es suave. Y, sobre todo, cuando los ponen la sol,

que les encanta, en ese rinconcito que habéis visto en su casa,

se tienen que poner protección. Sí, sí.

Si puede ser 50, mucho mejor. Qué curioso.

Porque son muy muy sensibles.

Son animales con cuidados especiales de piel,

porque no tienen pelo. Y cariñosos, muy cariñosos.

Muchísimas gracias a Bely Basarte y gracias por presentarnos

a esas bellezas.

El sector 6 de La Cañada Real es el asentamiento irregular

más grande de Europa. Se encuentra situado

a tan solo 14 kilómetros de la Puerta del Sol.

alrededor de 5000 personas en situación de vulnerabilidad

conviven con decenas de animales abandonados.

Nuestra corresponsal María Pérez se ha acercado a la zona

para mostrarnos el trabajo que realiza

la protectora Proyecto Cañada.

Yo soy incapaz con esto. Toma, míralo tú.

Buenos días. -Hola.

Esto la clínica veterinaria móvil.

¿O qué? -Efectivamente.

El "vetemóvil". (MARÍA) ¿Dónde estamos?

(ISABEL) En el sector 6 de La Cañada Real.

¿Tenéis mucho trabajo aquí con los perros de La Cañada?

Tenemos mucho trabajo. -¿Sí?

Mucho más del que nos gustaría. Por mucho que quieras,

intentas evitar que se multipliquen.

Y aún así, siguen entrando camadas nuevas,

perros nuevos... -¿Le subes a la cami... a la mesa?

(MARÍA) Qué asustado está. -Sí.

Tiene muchos problemas en las almohadillas,

porque el terreno no invita a un cuidado excesivo.

A veces, se golpean, se clavan cristales.

No es una zona, evidentemente, sanitariamente ideal

para... para vivir.

¿Y les dais el tratamiento gratuito?

(BENITO) Gratuito. Con colaboración de laboratorios

que nos ayudan. -Ajá.

Porque aquí hay personas que están en una situación económica cero.

Y no vamos a dejar al perro tirado. -Claro.

Les dais dignidad a los animales. -Les damos cariño

y la ayuda que podemos. -¿Diagnóstico?

Le desparasitamos interna y externamente.

Y a él se lo devolvemos a su dueño impecable.

Y dentro de unas semanas vendrá a vacunarse.

Otra vez. -Tendrá que venir.

Bueno, chico, ya pasó.

(RÍE)

¿Cuánto tiempo lleváis trabajando

en el Proyecto Cañada? -Cuatro años.

(MARÍA) ¿Y por qué empezasteis? (ISABEL) Porque había

otra protectora grande que quería entrar aquí

y no encontraba a nadie. Nadie quería venir.

Y entonces, un día me lo propusieron a mí,

era voluntaria de ellos, y les dije:

"Nada, sin problemas. Veremos lo que pasa".

(MARÍA) ¿Y vosotros trabajáis con seguridad?

Nosotros, a ver, sí. Trabajamos con seguridad siempre.

Marcando también unos...

unos límites de respeto.

(MARÍA) ¿Hay que concienciar mucho? (ISABEL) Para la mayoría

los animales que tienen son cosas. Caza:

lo obtengo. No caza: lo tiro.

Aquí hemos recogido galgos tirados a patadas.

Os ganáis la confianza de la gente aquí, en La Cañada Real.

La primera perra que castramos,

ya hubo un día que vine yo y le dije a la chica,

a la dueña: "Mira, Marisol, decidimos".

"Porque parece que estamos organizando una boda".

"Llevo no sé cuántas veces viniendo".

El miedo de ellos: que no les devolviera la perra.

Claro. -¿Qué pasó?

La perra se operó, la perra volvió

y claro, eso ya es un...

un boca a boca.

Vosotros aquí, en La Cañada, ¿repartís comida para perros?

(ISABEL) A ver, repartimos a las familias

que tienen los perros castrados.

Ajá. -Es una condición.

¿A quién tenemos ahí?

(ISABEL) Una de las mejores familias

que vive aquí. Se llama Vero.

Que tiene un acompañante dentro.

¿De cuánto estás? -De seis meses.

¿A tu perrita la tiene bien cuidada? -Sí. La tengo así. Mira cómo está.

Como una vaca. -Está gorda, sí. (RÍE)

Está vacunada de la rabia, está desparasitada.

¿Qué pasa? -Y tiene su chip, tiene todo.

¿Este es nuevo? -Sí.

Ay, qué mono.

(ISABEL) ¿De dónde ha salido? -Tenía una chica

la perra parida. No sabía qué hacer con ellos.

Digo: "Pues como solo tengo una, pues por otro, no me pasará nada".

(MARÍA) ¿Por qué hay tanto perro aquí?

(VERO) La mayoría los tienen sueltos,

no están castrados.

Las perras salen salidas.

Y los cogen y cuando se quedan preñadas, no saben qué hacer.

(MARÍA) Claro.

¿Y por qué os gusta tanto tener perro?

(VERO) Me protegen la casa,

que es lo que realmente... Todos los de aquí

los tenemos, la mayoría, por eso.

Pero yo la tengo como si fuera mi hijo.

Este traeré para desparasitarlo. Hay desparasitarlo y vacunar.

Ojo, que hay muchísimo parvovirus. No lo juntes.

No lo saco. -No lo juntes con nadie.

¿Es lo habitual... -No.

...familias que sientan a los perros como de su casa?

No. Vero es un ejemplo de la buena familia

que hay aquí. -Me crié con ellos.

Y la verdad que lo que no me duela a mí, que no le duela a ellos.

(MARÍA) Es parte de la familia. -Exactamente.

(MARÍA) Vais a ampliarla.

Será más grande. (MARÍA RÍE)

Proyecto Cañada, Carlos.

Pues mira, yo, además, en este caso

quería mandarle un abrazo muy grande

a toda esta gente, y especialmente a Benito Pérez Delgado,

que es el veterinario que hemos visto en estas imágenes,

ahí le tenéis, compañero de promoción,

de la misma quinta.

Y orgulloso de tener compañeros como este,

compañero que dedica el tiempo libre

a acudir a ayudar a animales que, vamos,

que pasan en el 99 % de los casos de ellos.

Es una zona muy conflictiva.

Muchísimos animales sin esterilizar,

muchísimos animales con enfermedades

que pueden transmitirse a las personas.

Y debería hacer se más. Pero bueno, ahí están los compañeros.

Y toda la gente que quiera,

pues Proyecto Cañada y se les puede echar una mano.

Muchísimas gracias. Y ayudando a los animales,

ayudan a las familias. Por supuesto.

Tú ten en cuenta que si a esas familias que no tienen recursos

se le quita, por lo menos, el gasto de alimentación del animal,

de su vacunación, pues, hombre, algo que no tienen que preocuparse

y algo que ayudas a los humanos. Yo siempre digo

que tener sano a un animal

es tener sana a la familia que convive con él.

Con lo cual, en este caso, muchísimo mejor.

Bueno, muchísimas gracias por acercarnos a la zona de La Cañada.

A lo largo del tiempo, las diferentes monarquías europeas

han mostrado con orgullo a sus mascotas.

¿Verdad que sí, Sandra Daviú?

Hombre. Y una que tiene un orgullo, vamos, vamos.

Y una reina que es longeva, longeva. La familia real británica.

Vamos a ver unas imágenes de "Informe Semanal",

un programa de esta casa,

que hizo un reportaje de la familia real británica y sus animales

cuando la reina de Inglaterra

cumplía 25 años de la subida al trono.

Cómo me gusta. La subida al trono.

La subida al trono. 25 años.

Y aquí la tenemos, en acción con sus animales.

Muy jovencita y ya un más mayor. Vamos a verla.

(OFF HOMBRE) "La familia real se mantiene muy unida".

"La reina pasa todo el tiempo posible con sus hijos:

Carlos, Ana, Andrés y Eduardo".

"Es amante del campo y detesta la caza".

Lo mejor, la voz del No-Do también. Totalmente.

(VOZ GRAVE) "A la familia real le gustan los animales".

(VOZ NORMAL) Es verdad que es una monarquía, una familia,

que está bastante apegada a los animales.

Esa es la reina Isabel con su hermana.

Y esta también es la reina Isabel. Con perro, palomos...

Suelta el palomo y la cara de: "Me ha quedado algo en la mano".

Que se mira la mano, ¿eh? No, yo recuerdo...

Ahí aparece un Corgi ya. Exacto.

Los favoritos de la familia real británica.

Su capricho absoluto. Los Welsh Corgi.

Yo me acuerdo que siempre se veía ese tipo de perro.

Además, recuerdo que la familia real británica tenía dos iguanas.

¿Y sabéis qué le dice una iguana a otra cuando son gemelas?

(RÍE) ¿Sabéis qué le dice una a otra?

No. Ismael Beiro...

Una iguana gemela le dice a otra iguana gemela: "Somos iguanitas".

(ALGUNOS RÍEN)

Es muy malo. No, hombre.

Menudo forro de chiste.

Yo veo a niños riéndose en sus casas.

Para el nivel que tiene, este me parece maravilloso, vamos.

Este es el bueno. Si nos ponemos...

Bueno, y de la familia real británica vamos a pasar...

Teníamos que tener un plus de peligrosidad.

Absolutamente. Totalmente.

Absolutamente. El peor chiste de su vida.

No, no. Este todavía está bien. ¿Los ha habido peores?

De la familia real británica nos vamos a la familia real española.

Yo creo que, sin duda, y estaríamos de acuerdo,

la persona que mejor representa el amor por los animales

es la reina emérita, doña Sofía.

La vamos a ver en una liberación de tortugas

y vamos a ver alguna imagen más

de otros miembros de la familia real española.

(OFF MUJER) "Aparte del oficio de rey o de príncipe o de infante".

"Nunca ha olvidado que Mallorca es aquel lugar apacible

que les acoge y que sigue siendo perfecto

para distraerse en compañía de toda la familia".

La ha soltado.

-Su majestad ha cogido el cachorro de nuevo,

como hace 25 años.

Muchísimas gracias.

Muchísimas gracias a todos los que habéis venido a celebrar

este día importante con nosotros en algo tan hermoso.

¡Oh!

No le van las fotos.

¡Bravo! Bueno, imágenes entrañables

de la reina Sofía.

Sí. Siempre al lado de los animales.

La veíamos en los 25 años de la Fundación ONCE con ese cachorro.

Y además, hay que decir que la reina Sofía

siempre ha estado defendiendo a los animales

en todo tipo de actos.

Siempre que ha podido, por su apretada agenda,

siempre ha acudido.

Siempre encuentra un hueco. Para fomentar

la adopción, la tenencia responsable...

Mira, son las imágenes. Ahí la tenemos.

Veinticinco años de la Fundación ONCE.

Y, como decía la persona que estaba hablando,

como hace 25 años, vuelve a estar aquí la reina Sofía.

Bueno, y más imágenes de la reina Sofía

en un momento en el que la reina Sofía apadrinó, como os acordaréis,

a un oso panda. Se trataba de Chulina.

Que no de Chulín. Anda.

Hay un pequeño... Chulín fue el primer oso panda

que nació en España. Y Chulina fue la quinta

y fue la que apadrinó la reina Sofía.

Bueno, ahí tenemos a la reina Sofía,

en ese acto de apadrinamiento

de Chulina. Y Chulina, en un par de años, volverá a su país de origen,

a China, porque allí los osos panda viven en una resera

donde están en libertad y hay 1800 ejemplares.

Qué barbaridad, qué maravilla. A mí me encanta esto de Chulina,

porque me trae recuerdos de la infancia.

Sobre todo de Chulín. ¿Tú te acuerdas también?

Hombre...

De la canción. Perdona. Yo le... yo le hice un dibujo a Chulín.

¿Qué me cuentas? Me llevaron al zoo

y luego debíamos cantarle eso de... (ALGUNOS) # Ese panda, ese panda.

# Un osito que aún no anda. Ese panda. #

Claro. Que nacido en Madrid. # Que ha nacido en Madrid. #

Preciosa canción.

¿Cuántos años tienes tú, Macarena? Yo te echaba menos años que yo.

¡Macarena! ¿Has dicho Magdalena? No sé cuántos años tienes tú,

pero vamos, yo... Macarena. ¿Dónde tienes el oído?

Yo asistí... Yo fatal.

...al nacimiento de Chulín.

Bueno, no exactamente, pero sí a sus primeros pasos.

Imágenes algunas para el recuerdo. Muchas gracias, Sandra.

Algunas mascotas que nos acompañan en la vida

son capaces de reproducir nuestros sonidos

e incluso compartir sensibilidad y aficiones.

A continuación, lo vamos a ver, en "Animaladas".

Ismael. Pues queda muy clarito.

Mira, este pájaro que silba. Ninfa.

Un perro que vamos a ver a continuación que toca la batería.

Sí, hombre, claro. Sí.

Mira el pájaro como silba a la vez que su dueño toca el piano.

¿Sabes? Está tocando el teclado ahí.

No veo manos tocando el teclado. Sí.

Están al fondo. Se ven. ¿No ves?

El perro que acompaña a su dueño tocando la batería.

Bueno, bueno. No sé si acordáis de uno dibujos

de esta casa, "Los trotamúsicos". Sí.

Pues esto es lo mismo, salieron de este casting.

Esta es mejor, ¿eh? (RÍE)

Aquí... Pues no lo hace mal.

Escuchad. Fijaos cómo toca, ¿eh?

Hombre, ese es el dueño. (RÍE)

¿Sabes qué canción es?

Te..

Metálica. # Tan. #

No.

No. Os estáis confundiendo. Se parece la intro, pero no es.

¿Y el gato? ¿Era de Zeppeling?

(RÍE) Mira el gato.

Pero es igual. (RÍE)

Bueno, esto tocar...

Esto me recuerda... Mira, mira. Mira, mira.

Las cacatúas. Las cacatúas cantando.

Son loros, loros amazónicos.

Es verdad.

El tono de los loros amazónicos, Carlos, es impresionante

como pueden reproducir un sonido muy parecido.

Tocando...

Los loros amazónicos imitan perfecto.

¿Esto qué es?

Es un teckel. Tocando el banjo.

Tocando el banjo. Un teckel con sensibilidad musical.

Qué bonito es. Mira.

¿Eso de que la música amansa a las fieras?

Voy a contar un chiste. ¿Les relaja?

La música amansa a las fieras, la música les gusta a los animales.

Hemos visto antes a nuestra bloguera tocando su guitarra

y el gato al lado encantado de la vida.

Yo, cuando toco, los animales se van, generalmente.

Esto me recuerda el chiste del loro...

El chiste del... Mirad, mirad. Rápido.

El chiste del loro. Me están amenazando.

El chiste... ¡Del loro!

¡Venga!

Iban dos loros andando por la Gran Vía de Madrid

y se cayó el del medio. Muy bien. Gracias.

Porque había... Mira.

Prefiero al caballo tocando la flauta,

que eso no lo podría decir nuestra compañera Carla.

El chiste de loro es para otras edades, por eso he reconducido.

Sandra. En fin.

Levanta esto, por favor. Pero ¿cómo lo voy a levantar?

Este sí que es el top del top del top.

Vamos, un perro... De los chistes malos.

No voy a hacer un chiste malo. Yo soy muy mal contando chistes.

Bueno, el top del top del top.

Un perro que podría hacer él solo una gira.

Mira, veamos la imagen y ahora entenderéis por qué.

¿Qué te parece? (AÚLLA)

(RÍE) Vamos a escucharlo.

Qué maravilla. Se hace los coros.

No, no. Bocelli de apellido. Se lo hace él todo solo.

Yo toco el piano, yo entono. Ojo.

Este perro se llama Juan Palomo, yo me lo toco, yo me lo como.

Yo te lo traduzco. Está cantando... Es maravilloso.

Está cantando el "Vivo por ella". Qué carita pone.

(RÍE) Fijaos la carita.

¿A que lo ha hecho superbién? ¿Tienen sensibilidad musical?

Vamos a ver, por lo que sea, el propietario ha enseñado al animal

o el animal, subiéndose al piano, ha tocado una tecla

y ese sonido es el que provoca en el animal hacer su sonido.

La gente dice: "No, es que mi perro canta".

Hay perros que ante determinados sonidos de determinadas canciones,

o lo que sea, les provoca una reacción

de provocar ellos un sonido.

Hay anuncios, por ejemplo, en la televisión determinados.

Hay uno de una casa de seguros que sale un sol,

que tiene una música que ha salido muchas veces,

una música clásica muy intensa,

que nos ha dicho muchísima gente:

"No sé qué es ese sonido que sale y los perros empiezan a ladrar".

O sea que... Reactivadad al sonido.

Señoras y señores, que los perros... que su perro

es como todos los perros. Sí.

No es que sea más listo. Lo siento.

Yo he creído reconocer la melodía de Erik Satie, pero bueno.

Hasta aquí el programa de hoy.

Tener una mascota es una gran oportunidad

para mostrar respeto por la naturaleza y los animales.

Pero recordad que es una decisión que requiere compromiso

y, sobre todo, tiene que ser meditada por toda la familia.

Gracias por prestarnos tu atención. Hasta la semana que viene.

Oye, oye, una preguntita. Tú tienes pinta de saber de pájaros.

¿No será porque seas un pajarillo? -Algo de pajarillo tengo.

Ah, mira, qué bueno. ¿Ves?

¡Ay, qué graciosos!

No es protectora.

Es asociación. Cuidado, que te sienta.

Qué bruta.

¿Si está contento, el canario está contento

y si está triste, él está triste? -Claro. Hay que darle ánimos.

Claro. -¿Y usted le daba ánimos?

Claro. -Tiene pinta de animoso.

Gracias.

A este, a Otis, le gusta mucho beber del grifo.

Vamos a ponerle cerca, a ver si le llama la atención.

-No, no está por la labor.

(SUSANA) Para atrás. El protector.

Un besito.

Me ha dado un besito.

(BELY) Si no se hacen "craj", están jugando.

-Qué bueno.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 13

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

+Cotas - Programa 13

21 sep 2019

Viendo el programa conocerás la respuesta a una pregunta ¿Los canarios cuando están tristes dejan de cantar? En nuestra sección de Falsos Mitos descubriremos hasta qué punto un perro puede cambiar la vida a toda una familia.

ver más sobre "+Cotas - Programa 13 " ver menos sobre "+Cotas - Programa 13 "
Programas completos (20)
Clips

Los últimos 24 programas de +Cotas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios