+Cotas La 1

+Cotas

Sábados a las 09.30 horas

Magazine de fin de semana, presentado por Macarena Berlín, sobre el mundo de las mascotas y animales de compañía. Un programa divertido, con vídeos graciosísimos, consejos de nuestro veterinario para hacer mejor la convivencia con nuestras mascotas. Un programa donde nuestro conductista se enfrentará a casos de agresividad, miedos y malas conductas de perros, dando soluciones a sus propietarios.

Conoceremos como personajes famosos conviven con sus mascotas y lo que estas representan en sus vidas. Se nos caerán falsos mitos sobre nuestras mascotas, de la mano de nuestra reportera y las aclaraciones del veterinario del programa.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5067902
Para todos los públicos +Cotas - Programa 7 - ver ahora
Transcripción completa

Pablo Casado, presenta hoy a los 52 cabezas de lista

"Los animales no mienten, no critican.

Si tuviesen días de malhumor lo manejarían mejor que los humanos".

Son palabras de la actriz Betty White,

Rose en "Las chicas de oro".

Es verdad, el resto de las especies

manejáis mejor las emociones que nosotros.

Enseguida os vamos a presentar a Juana, la iguana.

Hola, equipo. ¿Qué tal? Muy buenas.

Hola. Buenas.

Carlos, hoy, el reto de nuestro rehabilitador canino, Isra,

se llama Tobi. ¿Qué le pasa a Tobi?

Tobi es un chow chow de seis años de edad,

que tiene bastantes problemas con desconocidos y con otros perros.

Fijaos si tiene problemas, que en la grabación atacó a una persona.

Quieto, quieto.

Vale, vale, vale.

Eh, que me has marcado. No.

Ya, ya, ya.

Ya.

Eh.

Ni más ni menos que atacó a su propietario.

Isra tuvo que intervenir.

Vamos a intentar saber qué tiene que hacer esta persona

para que no surjan más problemas.

Lo veremos en unos minutos.

Bagheera y Duque nos demostrarán

la capacidad que tienen de defender a los seres humanos.

Eso sí, si han seguido un buen entrenamiento.

Viviremos en directo cómo responden a un supuesto ataque.

¿Quiénes son Bagheera y Duque?

Hoy, tenemos perros de defensa, seguridad y protección

en "Nuestros salvadores".

(RÍEN)

Este es Rocco, ¿no?

Es Rocco. Se le llama Rocco porque tiene un gran corazón.

Le estoy quitando el flato porque acaba de comer.

Pues hoy, chatines, chatines míos,

os voy a presentar a Pipo,

un perro tan simpático como su dueño,

que es un grandísimo actor con una gran vis cómica y don de gentes.

A ver si sabéis quién es.

Todo esto en el programa de hoy, que abrimos con "Animaladas".

Imágenes tiernas, conmovedoras,

divertidas, las que encontramos en Internet.

Sí, empeño le ponemos.

Cariño, empeño, dedicación...

Os traigo unas imágenes de animales que tienen fama de salvajes,

pero se muestran muy cariñosos con sus dueños.

Ahora bien, yo, por muy mansos que fuesen los animales,

no me atrevería a hacer las cosas que hacen sus dueños.

A ver. ¡Hala!

Fíjate.

Este elefante pesa más que Carlos y yo juntos.

Pues sí.

¿Quién me pone la pata encima?

Mira este. Un lémur.

Eh, sigue rascando. ¡Sigue rascando, hombre!

Sigue rascando. El culete.

Mira.

Este elefantito, que quiere jugar con estas...

Son patitos, ¿no?

Con esta distancia, no me exijas tanto.

¡Huy! Qué trompazo se ha dado el elefante.

Esto es un tigre. De Bengala, ¿no?

Dice: "Vamos a bañarnos que te toca".

Es un tigre de agua.

¡Y la jirafa ahí!

Esta imagen es muy de Romeo y Julieta.

Muy de Romeo y Julieta. Esta no.

Han quedado para comer. Sí, señor.

Su oso y su dueña.

Un cachito para ti, otro para mí.

Mira el jacuzzi que se ha montado. Este es el del principio.

Qué tierno. los cachorros de elefante me parecen...

Aquí vemos el principio de Arquímedes:

todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje hacia arriba,

igual a la cantidad de agua que desaloja.

Exacto. Esto me encanta.

Se ve por ahí un tipo bañándose y dice el elefante:

"Eh, ¿quién eres? ¿Qué haces aquí?".

¿Tú tienes entrada para este río?

A los elefantes les encanta el baño, generalmente.

Y sobre todo, tienen esa trompa-nariz, nariz-trompa,

que pueden aguantar más, sacar la trompa, respirar...

Vamos, snorkel. Mira esto.

Un derechazo directo.

Se lo ha cargado. Knockout.

Directo. Esa amistad no pintaba bien.

A mí me parece inquietante la figura del fondo.

Era Neptuno, ¿no? Pues sí.

¿Neptuno es mascota también?

Parece que estén los dos muy cómodos.

Es un felino, ¿no? Sí, un felino.

A mí, el agua, siempre me relaja. Y si es verano, más todavía.

Esto es Ismael Beiro subiendo a la cara de una persona.

No, hombre. Yo no tengo esa calva.

Ya, pero es que como me iba a tocar a mí.

Se lo has adjudicado a Ismael.

"Dad de beber al sediento" se llama este vídeo.

Se ve que había alta temperatura y cuesta encontrar agua.

Ojo a este, que dice: "No me grabéis. Que no me grabéis".

Dientes, dientes. Ahí ves al primate.

Ay, por favor. Mira qué imagen más cariñosa.

Me encanta.

Otro gran felino,

que como vemos, son como gatos, pero mejor que vivan en su hábitat.

¿Es posible esta imagen?

Me pregunto si esa relación se ha tenido que construir

desde que el felino era pequeño. Claro.

Si vas a la selva y te encuentras a uno de estos animales

seguramente no te dé ese tipo de lametazos.

Depende del hambre que tenga, te dará otros lametazos.

Si se vive con ellos desde pequeñitos,

se socializan con el ser humano, y se puede tener esta relación,

aunque no se debe. Mejor que no.

Elisa, imágenes tiernas. Tiernas como tú.

Tiernas, como yo.

Preciosas, muy bonitas.

Os traigo la alegría de los animales cuando van a llegar sus dueños.

A mí nadie me recibe así. ¿Cómo que no?

¿Quieres que te recibamos así?

Hola, ¿qué tal? Te digo una cosa.

A mí me ha pasado con mi perrita.

Cuando llego a casa, se pone tan nerviosa,

mueve tanto el rabo, que me he llevado...

¿No te ha pasado llevarte un cabezazo?

Sí, a mí me ha pasado. Muchas veces.

Es que se genera como oxitocina.

Es una relación casi como la de madre e hijo.

Totalmente.

Creo que es el momento que más nos conmueve a los seres humanos,

cuando llegamos a casa y nos recibe así.

Es una frase que utiliza la mayoría de las personas:

"Si es el único que me recibe cuando llego a casa".

Te digo una cosa.

Hay un ejemplo por ahí que dice que tú encierras a tu mejor amigo

y a tu mascota en un coche, en agosto, a 40 grados.

Cuando abres la puerta, ¿quién se alegra de verte?

Al perro. Sí. (RÍE)

Y hay algo que la gente no entiende muchas veces,

que es que estás con él, sales,

pero nada, para algo que se te ha olvidado en el coche,

vuelves, y el perro te recibe como si llevara 800 horas sin verte.

Y la gente no lo entiende.

En su cabeza, el tiempo no funciona igual que para nosotros.

A ellos, el tiempo se les dispersa, no tienen un recuerdo tan cercano.

Y para ellos es como si hubiéramos estado 78 días fuera,

y la alegría es como si hubiéramos estado 78 días fuera.

¿Cómo es posible que ellos te reconozcan

a tantos metros de distancia?

Ellos saben que vamos a llegar a casa,

y lo saben con bastante tiempo de antelación,

y ya empiezan a mover el rabo.

El perro no solamente tiene ojos,

tiene nariz, que sabemos que le funciona fantásticamente bien,

y puede percibir olores a una distancia bastante larga.

Y también es la vista que tienen.

La vista de los perros es mucho mejor a larga distancia.

A corta distancia, si tú le tiras algo desde cerca,

el perro no la ve y le da en la frente.

Y dices: "No es capaz de cogerla". Tienen como un sexto sentido, ¿no?

Tienen ahí algo que les...

No solo es el olfato, creo que es un sexto sentido.

Sí. Lo hemos comentado ya bastantes veces,

pero hay una especie de unión,

una especie de invisible banda de goma

de esa empatía y de esa unión.

En el paseo marítimo de Cádiz,

yo conduciendo y mi madre corriendo con el perro,

porque me había visto a mí. Escuchaba: "¡Para!".

Digo: "Es mi madre".

Es lo que explicábamos.

Siempre hay una madre que hace de banda de goma,

que te persigue con la zapatilla.

Más animaladas a lo largo del programa.

Ahora, nos vamos a detener en la historia de Tobi,

que es el reto del rehabilitador canino, Isra Pérez.

Adelante, pasa.

Que está abierto. Pasa, Lana.

Hola, Lana. Hola, pequeña.

Pasa de mí. Sí.

Ya es como si fuera suyo, total.

Isra, ¿qué le pasa a Tobi?

Hemos visto unas imágenes antes.

Sí.

Y desconcertaban, porque ataca a su dueño.

Sí, Tobi es muy agresivo.

Es tan agresivo que muerde a su dueño. Vamos a verlo.

Vale, vale, vale.

Eh, que me has marcado. No.

Ya, ya, ya.

Ya.

Eh.

¿Es tan agresivo que muerde a su dueño?

¿Es la agresividad el problema que viste?

Sí.

Emilio me llamó por esa agresividad,

pero bueno, había más cosas a tratar.

Pues si muerde a su dueño, ¿qué no le puede hacer a otras personas?

Vamos a ver cómo nos lo cuenta su dueño.

A Toby le conocemos por de Internet.

Me puse en contacto con los dueños

y nos fuimos a conocerle adonde vivía.

La chica me dijo que era un perro problemático,

que con su novio no se llevaba bien,

y no tenía tiempo para cuidarle.

A los 15 días de tenerle, el perro me mordió

y todos en mi casa se mosquearon bastante.

Dijeron: "Si te hace a ti eso, ¿qué puede hacer a los demás?".

Sobre todo, cuando llega gente de fuera,

que no sea tan agresivo y se enfrente a todo el que viene,

sean amigos o sea el que pasa por la calle.

El perro es así y a mí me da miedo que pase algo.

He acudido al programa y a Isra porque primero,

creo que necesitaba que a mí me enseñaran

a cómo manejar estas situaciones,

para que pueda recibir gente en casa y estar tranquilos.

Incluso con mis sobrinos, que son pequeños,

que puedan estar con él al lado y no sea agresivo.

Y con otros perros igual.

Hoy va a venir Isra,

que nos va a ayudar a solucionar tus conductas.

Gordo, que no pasa nada.

Verás como lo solucionamos todos y somos muy felices.

¿A que sí? ¿A que sí, guapo?

Es increíble, Emilio,

el cariño que le tiene y la confianza.

Porque no era la primera vez que mordía, ya estaba avisado.

Sabía que le podía morder.

Sí, sí.

Era muy complicado, con un perro que ya ha mordido a su dueño,

¿qué me podía hacer a mí?

Tuvimos que ir con pies de plomo.

Vamos a ver cómo se produjo ese primer encuentro.

Vamos a conocer a Emilio y a su chow chow.

A ver en qué podemos ayudarle.

Hola. -¿Qué tal?

Buenas.

-¿Qué tal estás? -Muy bien.

-¿Y tu perro?

-Está encerrado, porque ibais a venir.

-¿Qué problema tienes con él?

¿Se pone nervioso y agresivo con?

-Con la gente, con otros perros.

Eh, eh, eh.

Vale.

Eh, eh, eh. Quieto, quieto.

Vale, vale, vale.

Eh, que me has marcado. No.

Ya, ya, ya.

Ya.

Eh.

-Vale.

-Para, para, para.

Clava tu posición. -Tranqui, tranqui.

Dice Emilio: "Me has marcado". ¡Que le ha mordido!

Le iba mordiendo.

Al principio, Emilio lo estaba manejando muy bien,

porque mantenía su posición.

Pero empezó a retroceder y el perro avanzaba.

Era muy importante que me metiese en medio de ellos,

para cortar esa agresividad.

Mira, por ejemplo, levántate.

¡No me vayas a morder!

Ibas a morderme tú a mí.

¿Soy yo la que tiene que morderte? Imagínate, yo soy Tobi.

Tú eres Emilio. Ya.

Si yo voy mordiéndote y tú retrocedes,

va invadiendo tu espacio.

Cada vez es más grande el perro. Claro.

Era muy importante...

Si muestras seguridad, yo dejaría de morderte. No lo sé.

Claro.

Yo me meto delante, muy firme, para que el perro pare

y retroceda.

Vale, vas como invadiendo un espacio que él considera que es suyo.

Vas reclamando el espacio. Reclamando tu espacio.

Eso es.

¿Qué puede llevar a un perro

a morder la mano de quien le da de comer?

De tu amo, de la persona en la que confías.

Yo creo que invadir su espacio más íntimo.

Cuando el perro se acercaba,

no hacía nada.

Cuando tú le abordabas a él, te mordía.

Yo creo que para la presentación era importante

empezar desde el principio.

Pensé que lo mejor que podíamos hacer

era enseñarle a evitar que agrediese.

Así que me fui y volví otra vez.

Espera, tú dentro.

Tobi.

Ven, Tobi.

Tobi.

Quieto, Tobi.

-¿Ese gruñido lo suele hacer?

-Si le marcas...

Está oliendo a un cámara.

Muy bien.

Cuando viene alguna visita, recuérdales que ignoren al perro,

que no le miren, no le hablen.

Este perro va a acercarse, les va a oler y se va a retirar.

Lo que no queremos es que se ponga agresivo.

Es una raza pequeña, pero son fuertes y tienen mordida.

Tienes que evitar llegar a ese tipo de conflicto.

Déjale su espacio y déjale su tiempo.

Que la gente no le aborde directamente, porque se va a sentir

acobardado y es cuando puede morder. -Vale.

-No lo va a hacer todo cuando queramos.

Hay que esperar a que se autogestione.

Él no quiere problemas, y tampoco queremos buscárselos.

Así que, recordad: es muy importante darle su tiempo.

Isra, darle su tiempo y su espacio

al chow chow, pero su espacio...

Su espacio...

¿Físico, amplio?

Espacio no es el territorio, sino su espacio personal.

No invadirle.

Estás entrando en su casa, llega a olerte,

no tienes que abordarle,

porque es cuando él se siente amenazado

y es cuando te va a morder.

Ya te has fijado.

Cuando entramos todo el grupo,

si no le hacías caso, el perro te olía y se iba.

Era muy importante hacer esa presentación,

que Emilio viese cómo evitar el conflicto.

Evitar el conflicto, evitar ser invasivo...

Pero lo cierto es que el perro no es solo agresivo con los humanos.

También hay un perro al que le tiene manía. Lo vemos.

Emilio, ¿cuál era el otro problema?

-Con ciertos perros, también se pone un poco a la defensiva.

Ahora estoy cuidando a un perro que viene mucho por aquí,

porque tengo una guardería y les cuido.

Y han tenido ya un roce.

Quieto.

-Antes de sacarle, reclamo el espacio de la puerta,

para que el perro salga controlado.

-Aquí. -No dejes que se acerque.

Este está gruñendo ya. -Quieto.

Quieto, Tobi. No pasa nada.

Es Gee. Es Gee. -No le hables ahora.

Chist.

Corrijo esta conducta para que no le muerda.

Quieto, quieto, quieto.

-Chist. -No.

-Chist. -Quieto, no pasa nada.

Maya, ven, ven, ven.

-Lo único que hago es despistarle.

Si él está pensando en una cosa,

al tocarle partes del cuerpo, le distraes.

Lo que necesita este perro es salir.

Necesita quemar energía, así que vamos a empezar el paseo

con Tobi.

¿Qué ha pasado en esas imágenes que hemos visto?

Si te fijas, el perro más pequeño,

lo que hacía es que salía con mucha energía

e iba a provocar a Tobi.

Si Tobi es agresivo y este es nervioso,

eso era un cóctel...

Imagínate la que podía liarse si atacaban los dos.

¿Puede que el problema venga de cuando era pequeño,

de que no socializó como debía?

Puede ser, pero eso son suposiciones,

y lo que tenemos realmente

es un perro agresivo y una manada desequilibrada

que había que equilibrar.

Vamos a ver si es posible equilibrar esa manada en el paseo.

Quiero que controles la situación, firme y tranquilo.

Como tú estés se lo vas a trasmitir a ellos.

Relajado, camina. Ellos van a seguirte a ti.

Mira cómo está, caminando hacia delante, sus orejitas pegadas.

Solo se preocupa de avanzar.

Coge los dos.

Eso es.

Y camina.

Muy bien. -Genial.

-Eso es. -Qué gozada.

-¿Cómo te encuentras?

Camina con decisión, mira hacia delante.

-Qué grande.

-Coge a Pipa, coge este.

Y venga, adelante, mira al frente.

(Ladridos)

¿Cómo te has sentido?

¿Qué tal? -Estupendo.

Es lo que me hace falta.

Es verdad que, a lo mejor, el fallo es mío,

de que no estaba preparado para ciertas situaciones.

-Ahora tienes la información, tienes la energía firme y tranquila,

y lo vas a hacer.

Quiero que esta sea la tónica de toda tu vida.

Recordad: respeto. Respeta sus tiempos.

Confianza. Confía en el perro, confía en ti.

Y liderazgo. Ser un líder firme y tranquilo.

Emilio, lo has hecho muy bien. -Gracias.

-De nada. Te dejo disfrutar con tu manada.

-Venga, gracias.

Vamos, gordos.

Me encanta cuando le has dicho que es un tío firme.

Es que es un tío firme.

Es muy firme, pero el faltaba creérselo.

Le faltaba exteriorizarlo.

En el momento en que él empieza a sentirse

el líder de su manada y la referencia,

es cuando empieza a pasear con todos.

Nunca había paseado con los tres, y fíjate cómo van,

perfectamente, todos hacia delante, avanzando.

Lo hizo superbien.

Entiendo que la clave es la constancia.

Sí, la clave es la constancia.

Pero aquí, más que la constancia, era el cambio de actitud.

Si él se sentía firme, toda su manada se sentiría segura.

Cuando estamos paseando en la calle que ladran todos los perros,

ninguno de los perros que lleva él reacciona.

Todos siguen a Emilio.

Donde va él, van sus perros.

Con las ideas más claras,

Emilio ya puede pasear tranquilo, agradecido,

no solo con su perro, sino también con el de sus vecinos.

Agradezco al programa y a Isra, que me habéis ayudado mucho con Tobi.

Ahí, muy bien, tranquilitos. Así me gusta.

Y gracias a vosotros, ahora Tobi es más feliz,

disfruta de las visitas

y estamos mucho mejor en casa y en la calle

gracias a vuestros consejos.

Seguiré practicándolos.

A seguir practicando, que esa es la clave del éxito.

Los animales nos dejan grandes lecciones vitales.

¿Con cuál nos quedamos hoy?

La lección de hoy es: más vale prevenir que curar.

De hecho, tenemos las herramientas: respeto, confianza y liderazgo.

Si las ponemos en práctica, vamos a prevenirlo.

Las pondremos en práctica. Gracias.

Y ahora vamos a seguir aprendiendo del cuidado de nuestros animales

con "Falsos mitos".

Hola, Susana. ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Muy bien.

¿Cuál es el falso mito de hoy? Hemos salido a la calle a preguntar.

Hemos salido a la calle. A mí cada día me gusta más

esta sección, porque aprendo mucho con Carlos y contigo.

Qué gran error.

Pero yo tengo esperanza de que... Bueno, te entiendo.

Vamos a lo que vamos.

Muchas veces, cuando llego a mi casa y veo que mi perrito está pocho,

lo primero que hago es acercar la mano al morrete,

ver que está húmedo y me quedo muy tranquila.

Pero si está caliente, digo: "Este perro tiene fiebre".

Lo peor de todo...

¿Qué? es que mucha gente opina como yo.

No sé.

He ido de parques, he preguntado y esto me dicen.

¿Cómo detecta usted que tiene su mascota fiebre?

-Pues es un dato que desconozco.

Sé cuando tiene otitis o tiene la tripa mal,

pero cuando tiene fiebre no lo sé.

Alguna vez ha tenido un constipado la pequeña,

y el veterinario a detectado que tiene fiebre.

Yo noto cuando los perros tienen la trufa caliente,

sí noto que puede ser un síntoma de enfermedad,

que se han comido algo...

Entonces, les llevamos al veterinario.

Ha habido veces que ha tenido fiebre,

y la ha tenido más caliente de lo normal.

Pero la suele tener bastante caliente.

Ahora la tiene supernormal.

Ahora la tiene normal.

A veces, la tiene más caliente.

Bueno, o porque no come bien, porque se le nota tristón.

La verdad es que no he notado nunca que haya tenido fiebre.

A veces, he notado que tenía la nariz caliente,

pero he pensado que tenía calor.

Sé que se dice eso, que es un mito,

pero yo no lo creo así.

Enseguida sabremos la respuesta.

¿Tener el morrito frío o caliente significa fiebre?

Rocco es uno de los miembros de la familia numerosa de Carlos.

Tienes gallinas,

tienes gatos, perros...

Sí, todos de segunda mano, en el buen sentido.

Yo no lo he decidido.

La gente de mi entorno dice: "Yo tengo tal, cual..."

Y me los voy quedando dentro del entorno familiar.

No dejéis que os suceda esto,

porque cargáis con cosas que no habéis decidido.

Sobre todo, porque los puedes cuidar y es tu profesión.

Pero duele.

El morrete lo tiene congelado, a ver si está el perro ventilando.

Sí, sí, sí. ¿Es verdad o es mentira?

Hay una cosa que se dice, ya lo sabéis, en la calle.

Los perros tienen que tener la nariz un poco húmeda.

¿Es cierto? Sí, es lo deseable.

Y tiene que tener una temperatura correcta.

Pero no hacemos con las madres, que se acercan:

"Cariño, a ver si tienes fiebre".

Te ponen el morro, te tocan... No.

Para saber la temperatura hay algo inventado.

Es muy difícil saber manejarlo porque es muy complejo:

un termómetro.

Pero esto, para ellos, es muy desagradable.

¿Por qué? Sí, soy incapaz de ponérselo.

Yo voy al método artesanal.

Pero ¿con tu mano tienes una graduación

para saber exactamente la temperatura?

No, yo tengo las manos frías. Claro.

¿Tú lo haces así?

Yo lo hago así, nunca acierto.

No, termómetro.

El termómetro, para nosotros, se puede introducir en la axila,

debajo de la lengua...

Lo que recomiendo es que tengáis un termómetro

exclusivamente para vuestra mascota,

porque la zona de zona de averiguación de temperatura

es la zona de la retaguardia.

Por razones de higiene.

Simple y llanamente, introducimos la puntita.

Rocco, te ha tocado.

Pobre.

Y averiguaríamos la temperatura exacta.

Si queremos saber verdaderamente la temperatura...

37, 8. Pero tiene fiebre, ¿no?

¡Ah! Tiene unas décimas.

¡Ah! Sí, ¿no?

No, no, no.

Agarra al perro. Cuidado.

Vamos a ello.

Tenemos perro.

Perro.

Y aquí tenemos persona, ¿vale?

Nosotros podemos llegar tranquilamente

hasta los 37 grados.

¿De acuerdo? Más o menos. Sí.

Es una temperatura, que si la sobrepasamos,

tendríamos que preocuparnos.

En el caso del perro,

aceptamos perfectamente hasta 39,

e incluso en cachorros,

o cuando llegan a la clínica, que están estresados,

podríamos encontrar aceptable, incluso normal, 39,5.

Con lo cual, si les tocamos la nariz

como forma de averiguar su temperatura,

siempre nos va a parecer que está caliente.

¿Me he explicado?

39 grados. Eso es muchísimo.

Bueno, tienen otro tipo de metabolismo y de temperatura.

Carlos, ¿y los gatos? Igualico, igualico.

¿La temperatura es igual de alta?

Podríamos haber puesto también gato. Hasta 39,5.

Tienen mucha más temperatura que nosotros.

Son dos grados. Eso es bastante.

Con lo cual, para saber la temperatura de nuestra mascota,

ni la manita en la nariz, ni si está más o menos húmeda.

Termómetro en la región anal, en el ojetillo,

y no pasa nada, con suavidad.

Suponemos que tiene la temperatura alta,

¿qué hacemos con Rocco?

Según diagnosticamos con el termómetro, que es fácil,

que tiene más de 39,5,

tenemos que ir al veterinario.

Pero siempre, igual que hacemos con nosotros mismos,

debemos intentar rebajarles un poco la temperatura.

Y lo que no hay que hacer nunca, never, jamás,

es darle ningún fármaco

creyendo que le vamos a hacer un favor.

Muchas veces llegan a la clínica y dicen:

"Es que tenía 39,8, 40, y le he dado una marca comercial

que utilizamos para mi hijo cuando tiene fiebre".

No, porque puedes hacerle bastante daño.

A un gato, si le das un trozo de aspirina o una aspirina,

puede...

irse para el otro lado.

¿La gran opción? Fijaos qué cosa.

¿Has visto? ¿Qué es eso?

Es lo que utilizamos para enfriar las cosas.

Es una cosita de estas de congelación.

Y si nuestro animal tiene la temperatura elevada...

A Rocco, con esto, le podríamos pasar de fiebre

a vivir en un pingüinario.

Tenemos esto, y se lo ponemos en la tripita,

en la zona... Estírale un poco la patita.

En la zona de las ingles. Ajá.

Ay, que se te sale el bracito. Las axilas...

En la zona de las axilas, en el cuello...

En zonas donde haya circulación sanguínea abundante.

Y con esto, ayudaremos a controlar esa fiebre

hasta que lleguemos a la clínica veterinaria.

Nada de darle fármacos,

ni de inventos raros que nos haya dicho la vecina del cuarto.

¿De acuerdo? Sí.

Para controlar la temperatura, un poco de hielo y al veterinario.

Qué interesante.

Rocco, te voy a presentar a una celebridad. Muy atento.

Tiene mucha clase, como su dueña.

Especialmente, lo que tiene es "eleganza",

como dicen los italianos. Creí que hablabas de mí.

Tú también, "bambino", querido.

Pues voy a "parlare" acerca de un can.

No sabemos "parlare" italiano.

Bueno, pues dejemos la coña a un lado.

Voy a hablarte de una celebridad, como dices,

que tiene más de 300.000 seguidores.

Más de 300.000 seguidores.

Poco le falta para superar a su dueña.

¿Quién es su dueña?

La famosa bloguera italiana Chiara Ferragni.

Y ahora es una famosísima... Sí, es famosísima. Yo la sigo.

¿Cuántos seguidores tiene ella?

Creo que tiene como 15.

15 millones de seguidores. Qué barbaridad.

Es la bloguera más importante del mundo.

Todo el mundo se estará preguntando cómo se llama este bulldog francés.

Matilda.

¿Matilda? Como la lectora.

Matilda, fantástica. La película.

Ahí la vemos, a Matilda.

Su dueña se encarga de hacerle fotos con encanto.

Sale ella, que es Chiara Ferragni, la pone mirando al horizonte...

Con ropa, fijaos, que de esto sabe mucho Elisa,

¿qué ropa lleva la buldog?

Lleva ropa de todas las marcas.

He leído que todas pagan un pastizal para que la perrita saque su ropa

y, por su puesto, su dueña.

Claro, lo hacen con doble sentido:

"Si le mando ropita a la perra, la dueña saldrá con nuestra marca,

y esta bloguera nos publicitará a 15 millones de seguidores".

Yo he visto que la dueña la quiere tanto

que se la ha tatuado en un dedo.

¿En un dedo?

Sí, la cara de la perrita. La tiene en un dedito.

Carlos se muere de risa. La risa del veterinario.

No, es que... Actitudes contemporáneas.

A mí no me digáis que las fotos de esa mujer con su perro,

tengo yo algo que desmerecer, perdóname.

Yo estoy mucho más guapo, sobre todo por Rocco.

Ah, con Rocco. Hombre, claro.

Pero tú no eres influencer. ¡Cómo que no! Yo soy "influ".

Tienes que hacerle un perfil a Rocco.

Hay que hacerle un perfil.

Vale. ¿Te hacemos un perfil?

Con la cama de hielo de antes, que casi entra en hipotermia.

Está ahora mismo que no sabe ni cómo está. Mira.

Estamos en buenas manos, sin duda.

Quien bien podría tener muchos seguidores

es el protagonista de estas imágenes.

Una casa.

Tres hombres entran en la misma.

No tienen un aspecto sospechoso.

Pero lo que vamos a ver nos dice que son ladrones.

Se disponen a vaciar la casa. Sí.

Tienen un caminar raro. Un caminar raro.

Sospechoso.

Muy despacio, mirándose unos a otros...

La clave es esta.

Atención, porque los vemos salir corriendo,

perseguidos por un perro.

Tres ladrones que huyen del guardián del hogar,

el perero de la familia, quien ha evitado el robo.

Pero había mogollón de gente.

(RÍE) Sigue saliendo gente.

Salen después del perro.

Otro héroe que nos ha emocionado es este que ven.

Este golden, que ve cómo su amo se desmaya.

Corre a la casa a pedir ayuda.

Ladra en la puerta.

Cuando consigue llamar la atención de esta mujer,

que lleva un trapo,

tira, utilizándolo como correa,

para llevarla hasta el lugar donde está...

Es el perro el que tira de la persona.

Esto lo hacen muchos perros de forma innata,

porque detectan un peligro, que algo ha pasado con esa persona.

Nota que no respira normal, que no está despierta.

Entonces, el animal acude adonde cree que debe acudir,

en este caso, a otra persona, para que ayude a ese individuo.

Esto puede salir de forma innata, porque le sale al perro porque sí,

o porque se les enseña para hacer esas actividades.

Lo cual es fantástico. Es una pasada. A mí me encanta.

Los animales nos sorprenden, no solo por su valentía,

sino también por sus habilidades.

Vamos a conocer a Bagheera.

Bagheera trabaja y vive con Arancha.

A Arancha y a Bagheera es probable

que los hayáis visto en estaciones de trenes,

de autobuses, en aeropuertos, incluso en centros comerciales.

Vienen con Ángel, presidente de la asociación Mariscal.

Bienvenidos. Gracias por venir.

Hola, Bagheera. Pareces una pantera.

¿Por eso le pusiste el nombre de Bagheera?

Por la pantera de "El libro de la selva".

No sé si está ya trabajando.

Sí, como perro detector.

Creo que hay alguien que no le ha gustado.

(LADRA)

Está ladrando a Ismael Beiro. No me extraña.

Es un animal inteligente.

Tiene pinta de sospechoso.

Cuéntanos a qué se dedica.

Es perro detector de explosivos,

y es un perro de deporte en IPO y en obediencia internacional.

¿Qué significa eso?

En IPO, de toda la vida.

(RÍEN)

IPO.

IPO es un deporte donde puedes hacer tus modalidades,

que es rastro, defensa y obediencia.

Y obediencia.

Vamos a ver un poco de defensa.

Lo veremos en unos minutos.

¿Cómo se entrena a una perra como esta?

¿Cómo determinas que tiene unas habilidades,

que va a servir para ello? ¿A qué edad se hace?

-Se empieza desde muy temprano.

Empiezas a ver que desde los dos meses

empiezan a despertar unos instintos,

como es el de caza, de presa.

En base a eso, empiezas a jugar con ella.

Ella es un excelente perro detector.

Empiezas a jugar y... La detección es todo juego.

Empiezas a buscarla, y desde que tiene dos meses.

¡Dos meses! Tan pequeñita.

Es una cosa muy importante, porque muchas veces hablas:

"Tengo un perro, a ver si empiezo a enseñarle".

Hay gente que dice: "A partir de los 6 meses".

No sé a quién se le ocurrió esa fecha.

Lo dice mucha gente. Sí, sí.

A partir de que el animal empieza a manifestar comportamientos

normales de perro, hay que empezar,

como has dicho, a jugar con ellos, aprovechando esas capacidades.

Es distinto.

Hay que aprovecharlo desde el primer momento.

Y así tenemos luego estos ejemplares.

Ángel, decía yo que en centros comerciales, aeropuertos...

Es un perro de protección. En eventos deportivos también.

Sí.

Bagheera es un perro detector de explosivos.

Actualmente, está prestando servicio a una empresa de seguridad

del estadio Santiago Bernabéu.

Requisa todos los coches.

Los coches que entran al estadio están requisados por Bagheera.

¿Todos los coches? Casi todos.

Madre de Dios.

Vosotras vivís juntas. -Sí.

Y trabajáis juntas. Sí.

La vuestra relación...

Desde los tres meses. Desde los tres meses.

Ahora va a cumplir casi tres años.

Entiendo que trabajar con alguien de la familia,

en este caso, es fácil. Es muy fácil.

Y cuando se empieza temprano, mejor.

Porque luego puedes ir a cualquier sitio con ella.

¿Cuando llega a casa desconecta o se lleva trabajo a casa?

No, desconecta total.

Se pone el sillón patas arriba, duerme, ronca y todo.

Sabe que es su casa.

Nos gustaría ver una demostración. Encantada.

¿Qué podrías hacer? ¿Qué hacemos?

Vamos a ver un poco de deporte, de IPO, un poco de defensa.

Muy bien.

Pues cuando queráis. -Fenomenal.

Al IPO.

Ángel, nos ayudas, ¿verdad? Por supuesto.

Creo que te vas a llevar la peor parte.

Bueno, un pequeño bocado.

-Sienta.

Sí, porque la gente cree que cuando el protector se pone,

incluso los completos, no duele.

Ajá. -Quieta.

Recordamos que estas dos personas y este perro son profesionales.

Esto no lo vamos a hacer bajo ninguna circunstancia en casa.

Lo vamos a mostrar y vamos a recordar

que ellos hacen que nuestra vida, en general, sea más segura.

Especialmente nuestra vida social.

Dicho esto, cuando queráis.

(LADRA)

¡Madre mía!

¡Out!

(LADRA)

Sit.

Sit.

Good. Good.

Good.

Madre mía... No parece el mismo perro.

No. Es como el ying y el yang.

Good, girl.

¿Qué significan estas palabras que le has dicho?

Le indico primeramente la suelta de la manga.

Le controlo el ladrido demandándole un sentado.

En vez de mandarle callar, le mando sentar.

Sabe que cuando se sienta, se tiene que callar.

Y lo que es muy importante es llevártelo,

que es muy difícil, porque tiene muchas ganas

de morder la manga. Exacto.

Es mucho control del perro.

Es que hay varias cosas en esto que son superinteresantes.

Lo primero que desde que ella activa el animal,

ya le empieza a ladrar.

Le suelta y el animal tiene la capacidad de llegar hasta él

y no atacarle si no existe un movimiento del malo.

-Una tentativa de huida.

Y lo impresionante...

A mí me gustaría verlo otra vez,

para que la gente pueda centrar el tema.

¿Lo podemos hacer otra vez? Sí.

Venga.

A ver si hace una cosa y os la explico.

Bagheera está deseando hacerlo. ¡Que voy!

Suéltame. Mira cómo mira, por favor.

(LADRA)

Hasta que no ha habido un movimiento...

¡Out!

(LADRA)

¡Sit!

Y esta es la parte que ella comentaba, la más complicada,

porque el animal está entusiasmado,

y llevárselo requiere que el animal tenga

una educación brutal.

Antes, ahora no lo ha hecho,

se ha quedado mirando y ha movido superrápido la parte de abajo.

¿Qué le pasa?

Es la excitación. Está tan excitado,

que es una forma con la que demuestran que tienen ese grado de:

"Déjame, por favor. Quiero seguir".

Lo hacen... Pero vamos, mira.

Es una pasada.

Pero guardas la manga, quitas el arnés y es un perro normal.

Exacto.

La gente puede pensar que este animal es agresivo.

No, este animal está haciendo un trabajo de protección y defensa

absolutamente controlado.

Y me apunto a lo que decías,

que a nadie se le ocurra hacer esto sin unas pautas muy concretas,

es decir, que sepas hacerlo.

Si no sabes hacerlo, puedes tener un conflicto muy serio.

Y hay que entrenar mucho. Hay que entrenar mucho, ¿verdad?

Sí. ¿Cuánto entrenáis?

Yo llevo desde los tres meses entrenando con ella,

pero la defensa empecé con diez meses.

Con diez meses.

Primero fue obediencia solo.

Necesitas mucho control del perro, juego y mucha obediencia.

Dejadme que me quede con eso.

Cuando Bagheera termina su trabajo es un animal dócil,

es un perro tranquilo y muy dulce,

como hemos visto cuando entró en plató, que era diferente.

Muchas gracias, Arancha. A vosotros.

Bagheera, gracias. Qué pasada.

Hasta pronto.

Vamos a pedir a Miriam

que entre con Duque, con su fiel compañero.

Duque viene protegido por algo. Hola, Miriam.

Buenas. Gracias por venir.

No sé si puedo acariciar a Duque. -Sí, sí, sí.

¿Sí? ¿Lo puedo tocar? -Sí.

¿Por qué le pones el bozal, Miriam?

Es su uniforme de trabajo. Hola.

Cuando salgo a la calle,

es lo que lleva, es su uniforme.

Le quito el uniforme y es una mascota normal.

Él sabe que está trabajando. Sí.

Me pregunto si está olisqueando por alguna razón.

Porque está ahí Ángel, entonces...

Normalmente, Ángel siempre hace de figurante malo para él.

Te ha cogido un poco de manía. -Sí.

Una cosa, chicos,

para todos los que nos veis.

Este tipo de bozal es específico para que lo va a contar ahora,

que está controlada la boca, pero el animal puede expresarse.

Sí. Sí puede ladrar, hablar.

Puede comunicarse mejor que con otro tipo de bozales.

-Sí.

Es un bozal especialmente diseñado, que se llama bozal de impacto.

Es una herramienta para proteger al malhechor, al maltratador,

y al mismo tiempo, poderle reducir.

Es como una especie de guante de morreo.

Eso es. En vez de guante de boxeo.

Más o menos. Para el morro.

Eso es lo que queríamos que quedara claro.

Queda claro, y quiero que quede muy claro también,

decías, el maltratador,

porque tú fuiste víctima de violencia de género.

Y tu vida cambia cuando tienes la protección

de un animal tan fuerte, tan cariñoso...

Mi vida cambió.

Desde el minuto uno me hizo poder salir a la calle sin miedo.

Ir al parque con mis hijos sin miedo.

Él ya miraba por mí.

No me hacía falta ir mirando para atrás.

Me tiré nueve años con una orden de protección con medidas telemáticas.

Y no cambio el perro por ninguna protección.

No cambio el perro por ninguna protección.

Cuando llega a casa, es el amor completo.

Pues... llegó a casa con dos meses.

Y...

Y ya ves, yo tengo dos niños.

Y fue el bebé.

Crecimos juntos en formación, tanto él como yo.

Y en casa es absolutamente un perro doméstico, con tus hijos, contigo.

Y cuando se le pone su cacharrito y sale...

Sabe que está trabajando.

Y se pone a trabajar. Sí.

Ya está.

Te mira con esos ojos tan bonitos que tiene y te llena de amor.

Entiendo que tú también has enseñado a Duque

a proteger tus necesidades.

Sí.

Tú también eres formadora.

Esto me parece muy bonito y muy importante.

Cuando entras en el proyecto,

tienes que pasar unos ciertos cursos,

y uno de ellos es el de monitora canina, adiestradora.

Y bueno,

Con mucho esfuerzo, con muchas horas de formación,

pero al final, lo conseguimos.

Y ahora, cualquiera te quita este animal.

No. (RÍE)

Evidentemente, ni de broma.

Duque es otra parte de mí.

Es que huele muy bien el plató.

¿Qué quieres hacer? Hay muchos estímulos.

Hay demasiados estímulos.

Os voy a contar que vamos a realizar un ejercicio.

Hemos hablado con Miriam.

Dice que se siente cómoda para hacerlo.

Vamos a ver cómo trabaja Duque

si un agresor se acercase hacia ella.

Es un compañero del programa. Se llama Jorge.

No va a agredir a nadie,

pero queremos mostraros cómo trabaja Duque.

Duque va a interpretar que es un agresor.

Nos vamos a alejar el resto.

Miriam y Duque se van a quedar en un punto.

Duque...

Jorge se ha puesto una capucha.

¡Ven aquí! ¡Te vas a venir conmigo!

Ay...

(LADRA)

¡Vamos, ven conmigo!

Así.

Muy bien.

(Aplausos)

Bravo.

¿Cómo le indicas ahora que ya pasó el peligro,

que lo ha hecho bien?

Sabe que lo ha hecho bien cuando el agresor se va.

Él se queda tranquilo.

Ya no hay...

Ya no hay nadie.

Se queda atento, pero sabe que no pasa nada.

(LADRA) Ya, cariño.

¿Cómo sabe que lo ha hecho bien? ¿Cómo le recompensas?

Con caricias, con mimos.

Lo que pasa es que ahora está activo.

Es complicado que se acerque la gente hasta que no le quito el uniforme.

-La retirada de la situación conflictiva es su victoria.

No quiere morder.

Cuando trabajas un instinto de protección,

el perro entiende que si la situación conflictiva se ha ido,

vuelve a un estado de normalidad.

Su intención no es morder, sino repeler la agresión.

Me parece importantísimo esto.

El perro no quiere morder a un agresor,

lo que quiere es que se aleje de Miriam.

No sé si os habéis emocionado tanto como yo.

¿Le puedo quitar el bozal? Sí, claro.

Eso es lo que iba a decir exactamente,

que ya podría estar sin bozal de cualquier forma.

Ya ha terminado su trabajo. Ya está.

Está viendo a Ángel, nada.

Está viendo a Ángel. Mejor no se lo quito.

Tú sabrás.

Tú sabrás, a mí no me ladra.

Muy bien. Qué buena chica.

Muy bien, gordo.

Muchas gracias.

Muchas gracias, Ángel, Miriam. Gracias por tu generosidad.

Gracias por mostrarnos este hipervínculo.

Gracias, Duque. Duque, ya.

Nos reponemos, Carlos.

Lo que vamos a hacer es fijarnos en una de esas asociaciones

que cuidan de los animales más vulnerables.

Os presento a todos a Antonio.

Antonio es veterinario, especialista de exóticos

en la protectora El Bosque.

Juana y María son dos especies

a las que yo, personalmente, no estoy muy acostumbrada.

Ella es una iguana. Y María, ¿qué es?

Pogona o dragón barbudo.

Una pogona o dragón barbudo. Qué cosa más bonita.

Lo del dragón es por el aspecto que tiene

y lo de barbudo, si os acercáis,

si podéis mirar, tiene en los laterales

unos maravillosos pelitos, espículas duras,

que es por lo que tiene el nombre de barbudo.

No se arregla el pelo todos los días.

Antonio, entiendo que estas especies sufren el abandono y el maltrato.

Bueno, nos dimos cuenta de esto.

Es verdad que ya hoy en día, hay muchas asociaciones

que se encargan de los perros y los gatos.

El abandono de perros y gatos es lo más llamativo.

Los tenemos por la calle. Es muy típico.

Pero parece como que los exóticos...

¿Qué pasa, que la gente no los abandona?

Y tristemente, cuando la gente abandona animales exóticos,

el problema es que muchos acaban muriendo en pocos días.

Por eso no los vemos deambular por las calles,

porque tanto Juana como María, si estuviesen en la calle,

ahora, en pleno invierno, morirían en horas.

Inevitablemente.

Estos animales tienen una temperatura diferente a la nuestra.

¿Podemos ver el pedazo de iguana? Venga, tú.

Hola, ¿qué tal?

Ven con el tío Carlos.

Fijaos.

Me gustaría que lo viéramos sobre la mesa para hacernos una idea

del tamaño que puede alcanzar una iguana.

Esas iguanitas que están en tiendas especializadas,

que tienen un tamaño no más grande que un palmo de mi mano,

pero que con buena alimentación y buenos cuidados,

evidentemente crecen. Sí.

Y llegan a tamaños bastante más grandes que este.

Así es.

Como tú ves en la clínica.

Tenemos que tener mucho respeto.

La gente, cuando abandona a los reptiles, son todavía más cobardes,

porque les ponen en sitios donde no se puedan ver.

Los meten en zonas subterráneas, y bueno, pues...

sí hay abandono, y es tan triste y tan reprobable

un abandono de una iguana como de un perro o un gato, sin duda.

Y otra cosa que quería decirte por desdramatizar.

Estos animales tienen la misma dieta que Macarena.

O sea, verde.

¿Vegetariana? Sí.

Te podría robar la comida.

Y otra cosa importante.

Si veis, la cola del animal es más larga que el resto de su cuerpo.

Lo que puedo decir es que esta cola,

si hiciera un movimiento voluntario,

sería bastante más impactante

que el látigo de Indiana Jones. Sí.

¡Zasca! Sería tremendo.

Tengo un látigo, para ver cómo suena.

¿Me lo das a mí?

No sé, para que hagas el sonido. Yo no le voy a dar.

En mi vida he hecho esto.

Yo estoy acariciando...

Podéis poner... A ver.

¡Vaya! ¡Qué ridiculez! Creo que sonaría más fuerte.

Esto suena muy mal.

Bueno, algo suena.

Esto sonaría más y haría más daño que este.

¿Es verdad que puede ser letal un golpe de cola de esta iguana?

¿Podría ser letal?

Para una persona, letal... No, quizá para otra mascota.

Sería muy raro para matar a una persona.

Pero entre ellas, sí. Entre los machos...

Bueno, Juana es una hembra y es superbuena.

Ay, sí.

Pero si vieses un macho en celo, que a veces es motivo de abandono,

ellos se pueden dar con la cola golpes tan fuertes

como de matarse uno a otro. Indudablemente.

Os pregunto por la legislación.

No sé cómo está la legislación.

¿Puedo tener este dragón o esta iguana en casa?

¿Son buenas mascotas?

Qué preguntón, Antonio.

Varias preguntas en una.

Excelente pregunta. Tela.

Son recomendables, como todo.

¿Para todo el mundo es recomendable tener un perro? No.

¿Para todo el mundo es recomendable tener una iguana? No.

Lo que es importante es que la gente sepa

qué es cuidar una iguana.

Como decía Carlos,

cuando vamos a la tienda, son pequeñitas, muy monas,

pero estos animales, todos los animales acaban creciendo

y necesitan unos cuidados especiales.

Es lo que la gente debe conocer.

Qué cuidados, cómo la tiene que tener,

cómo es el terrario de una iguana.

Aquí ves que son dos reptiles y se cuidarían completamente diferente.

Juana necesita un árbol,

un terrario que sea en vertical, estar colgada.

Y necesita tener mucha humedad y mucho sol,

porque son una especie de un clima tropical lluvioso.

¿Y María?

María es de desierto. Necesita un desierto en casa.

Desierto, nada de agua.

Necesita mucha radiación de sol,

y su alimentación...

Ella es como tú.

(RÍEN)

Perdona, ella es mucho más guapa que yo.

No, tú tienes el pelo más bonito.

Y los dragones barbudos también comen insectos.

María también come insectos. Sí, sí.

Se lo pasa estupendamente con las moscas, mosquitos.

Nosotras no podríamos cenar juntas, pero tú y yo sí.

En unos años, a ver si podemos cenar con la pogona.

¿Se hace muy grande?

No, porque acabaremos comiendo insectos.

Tienes razón. La proteína del futuro.

La legislación ya ha cambiado.

Muchas gracias. A vosotros.

Son las dos maravillosas.

Carlos.

Dímelo.

Te voy a pedir que tengas tu mirada

de veterinario bien, bien afinada.

Sí.

Y que nos digas a quién pertenece este perro.

Se llama Pipo. Pipo.

Pues no tengo ni idea.

Viendo un perro correr...

Bueno, la persona tiene un chalet, parece, con piscina.

Sí, que no te he dado pistas.

Es actor su dueño, tiene 90 años,

y sigue subiéndose a los escenarios.

Sigue subiéndose a los escenarios. Hombre, 90 años,

subiéndose a los escenarios, no hay muchos.

¿Es muy elegante y apuesto?

Venga, Susana.

Susana, échale una mano, porque...

Es que vas muy lento. Creo que no lo va a acertar.

Vale, gracias. Ya te lo digo.

No pasa nada.

Por muchas pruebas que te dé.

Lo importante sería verlo, chatina.

Vamos allá.

Chatina. Vale, ahora da la pista. Qué morro.

Hola, Susana. -¡Arturo!

-¿Qué tal, preciosa? -Qué alegría.

¿Cómo estás? -Encantado de verte.

-¿Puedo pasar? -Estás en tu casa.

-¡Hombre! ¿Quién es?

-Este es el Pipo.

-Este es Pipo.

Pipo, el rey de la casa. El rey de la casa eres tú.

-El guardián de la casa.

-Arturo, es una preciosidad.

No me digas, tiene cara de malote.

-No es guapo, pero es muy simpático y muy inteligente.

-Sí. -Y es un delincuente.

Es un delincuente, ¿sabes por qué? -No.

-Porque lo hemos sacado de las perreras.

-¿Sí?

-Yo creo que lo hemos sacado de la cárcel.

Y sabe todo, porque se ha criado

con perros enormes, grandes.

A mí me enamoró.

Somos muy cariñosos con los perros.

Un perro es exactamente igual que un hijo.

-¿Crees que te echan de menos cuando te vas

o cuando estás de gira o cuando...?

-Sí.

Incluso los perros saben cuando estás de gira y vas a venir.

Los perros lo saben.

-Esa energía que tú trasmites, ¿la trasmites al animal también?

-Yo creo que la energía me la proporciona el Pipo a mí.

No yo a él.

Ahora, solo tengo al Pipo,

porque hemos tenido al Sinatra.

-¿Por qué el nombre de Sinatra?

-Bueno, por mi admiración al cantante Frank Sinatra.

Aparte que el perro, Sinatra, era muy bello,

muy inteligente, y por desgracia, murió en octubre.

Y eso ha sido una pérdida brutal.

Es un dolor que verdaderamente te dura

como te puede durar

la pérdida de un gran amigo. -Claro.

Qué bonito, cómo habla de su perro.

Y además, te digo una cosa.

Intentamos seguir la conversación con Sinatra,

porque es el perro de toda la vida,

y no pudimos porque estaba emocionado.

Hablar de su perro, hablar de Sinatra...

Ha dicho cosas superbonitas. Sí.

Pero superbonitas, de cariño total.

Pipo tiene esa pinta de malote,

con sus dientes hacia fuera, y parece que vaya a morder.

Carlos pone la cara de Pipo.

Dientes hacia fuera. Sí, un estilo Carlos.

Eso se llama prognatismo mandibular.

Que se sale la parte de la mandíbula hacia fuera.

Sí.

Creí que era propio de algunas razas.

A ver, lo ideal es que no te pase eso,

porque cuando llueve lo pasas mal, te puedes ahogar.

Esto es prognatismo y hay muchas razas que tienen esa predisposición.

Habla con mucho cariño de su perro, que es muy cariñoso,

aunque creció en perrera.

A pesar de estar en la perrera.

Habla de la adopción, él por ejemplo, en este caso,

lo cogió de la perrera, que es muy importante.

Y siempre estaba diciendo: "Por favor, la adopción".

El poder transmitir, ¿no?

Decía algo muy bonito, que la energía Pipo se la da a él,

porque Pipo es muy juguetón.

Yo te voy a poner ya en compromiso,

porque quiero saber si él es obediente.

-Bueno, sí.

-A ver si le has enseñado alguna cosa.

-Yo no le he enseñado nada. -¿No?

-Para mí, el perro tiene toda la libertad.

-Claro.

-¡Pipo, toma!

¡Ven acá! ¡Toma!

¡Ven, toma!

¿Ves?

-Ahora.

-Ven acá. Ven.

-Hombre, hombre... -Ven aquí.

¿Qué pasa?

-Está sentado. Pues sí, te hace caso.

-Sí, bueno, hace caso cuando quiere.

De vez en cuando, se nos escapa.

Se nos escapa, porque necesita salir.

Con todo el jardín que tiene, le da igual.

Como todos los perros.

-Pero vuelve. -Vuelve.

-Dices que no podrías estar sin animales.

-Sí. Un perro te hace muchísima compañía.

Incluso, como yo digo,

no te lleva nunca la contraria.

Discutes con él y no te lleva la contraria.

-Eso es que te escucha.

-Siempre te dice que sí.

Es una...

Yo adoro, qué duda cabe, a los perros.

Yo paso más tiempo con el Pipo

que con mis amigos. -Claro.

-Te apetece menos salir de casa...

¿Qué piensas del abandono?

-Quien abandona a un perro, quien abandona a un animal,

que lo único que hace el animal es darle cariño,

pues ya me explicarás qué clase de persona es eso.

Por lo general, las personas que tienen perro,

tienen unos sentimientos hacia el animal y hacia las personas.

De eso no hay duda.

Esa mirada y esa cola atentas, ¿verdad?

Os voy a decir una cosa. ¿Qué?

Lo que no me quiso decir es el elixir de su juventud.

Ah, ¿no? No hubo manera.

Le dije: "Yo quiero ser como tú".

Y me dijo: "Tienes que trabajar mucho".

Te diría: "Chatina..."

¡Uh!

¿Quién ha sido?

Fan absoluto de Arturo. Qué susto.

Chatines, chatines. Chatina.

Estos son unos buenos chatines.

Estos son dos piezas...

Tenía que interrumpir porque tenía que traeros

estas imágenes tan interesantes. Bien hecho.

Nos vamos a la Barcelona de los años 50.

En 1954, la fiesta de los animales. Mirad.

La nota típica de Barcelona, el 17 de enero,

está presidida por la cabalgata de San Antón

y la bendición de animales,

mientras en los hogares se consume el tradicional tortel.

La sección de transporte hace desfilar los antiguos carros.

Figura en el cortejo una carroza vistosamente engalanada.

Esto era una cabalgata que se celebraba

llevando a todos los animales hacia la Escuela Pía de San Antón,

a que se bendijeran.

De hecho, la fiesta de San Antón se sigue celebrando.

En Madrid, la ha popularizado mucho el padre Ángel.

A la iglesia de San Antón cada vez vienen más animales.

Os explico de dónde viene esto.

San Antonio Abad. San Antón.

San Antón Abad.

Era un santo que curaba a los animales.

Y un día, curó a un cerdito y le acompañó a todos lados.

En las fotos, San Antonio sale con el cerdito al lado.

Así es.

La gente cree que es un perro, pero no.

Lo de San Antón se sigue haciendo todos los años,

y hay mucha gente que va a que se bendiga a sus animales.

Yo voy el 17 de enero a llevar a mi perra.

El padre Ángel me dice: "¿Otra vez?".

¿Quién te lleva a ti para que te bendiga?

También me bendice a mí al mismo tiempo.

El padre Ángel lo despacha rápido. Este es más perro que su perro.

Eres más animal que tu perro.

Claro que sí.

Esto no ha cambiado.

La persona que tiene fe, quiere compartirla con su mascota.

¿Os parece que apuntemos unos consejos

para cuidar de las mascotas? Adelante, "Masco consejos".

Hoy, por cierto, van dirigidos a las tortugas.

A las de agua y a las de tierra.

Hablaremos del mantenimiento de las tortugas.

Tenemos dos tipos de tortugas: las de agua y las de tierra.

Para las tortugas de agua, hay que hacer una instalación

con agua para que puedan bañarse y una playita para que tomen el sol.

Las tortugas de tierra, al contrario.

Necesitamos mucha tierra y un cuenco para el agua,

para que puedan beber.

Aparte, he traído dos tipos de bombillas.

Esta roja sirve para darles calor.

Los reptiles necesitan una fuente de calor todo el año.

Y esta otra bombilla es mucho más importante,

porque sustituye al sol. Los reptiles necesitan tomar el sol.

Acordaos de cuando salís al campo y veis una tortuga estirada.

Ahí está tomando el sol.

Debemos tenerla conectada 12 horas al día.

Y por último, traigo este tortuguero de plástico.

Este tortuguero solo sirve para tortugas pequeñas,

pero para llevarlas de un sitio a otro.

No es aconsejable tener a un animal en un sitio tan pequeño.

Solo de transporte.

Carlos, danos algunos consejos,

porque no se las puede dejar en el terrario y olvidarse.

No, y sobre todo,

estas dos tortugas que tenemos aquí,

que quedan perfectamente con nosotros,

si os fijáis y las ponemos para arriba,

resulta que tenemos un macho y una hembra.

Esta es una hembra y este es un macho,

porque tiene el plastrón metido, para cuando montan,

pueden adaptarse.

Estas tortugas ya tienen una edad.

Y, generalmente... Toma.

Son de agua, por si no quedaba claro.

Cuando compramos estas tortugas, nos dan esto.

Con una palmera y todo. Esta aberración.

Esto no vale para nada.

Si quieres tener una tortuga,

tienes que irte a un acuaterrario,

un sistema más organizado.

Esto es una especie de muestra, pero tampoco valdría

para que viviera tranquilamente una de estas tortugas.

¿Estáis viendo?

Es pequeño. Una pregunta.

¿La podríamos tener suelta por el piso?

Totalmente.

¿Conviviría bien?

Si son de agua, ¿cuánto tiempo duran en la tierra?

Aunque sean de agua,

son perfectamente capaces de salir, dar un paseo,

estar mucho tiempo fuera,

y volver al terrario si le adaptamos algún sistema.

Si no, tenemos que meterlas nosotros en el terrario.

Y una cosa tremendamente importante con este tipo de tortugas.

Estos animales, en muchas ocasiones,

se les da solamente unas cositas, como unas pequeñas gambas,

que no son de las que nosotros comemos.

Voy a abrir esto, lo necesito.

¿Esto también podría ser de consumo humano?

¿Si me lo como me puede pasar algo? No, Ismael.

No voy a comer. Vale.

Lo que llama la gente "las gambitas"...

Que se van las chicas.

Ismael, por favor, tu quehacer.

Son gambas.

Lo ha dicho el veterinario.

La he dejado suelta.

Que se van a escapar por ahí. Ha visto las gambas.

Sabe bien. Ponla ahí.

Hola, cariño. Igual no tiene hambre.

No le interesa. Está mirando para otro lado.

Si estas gambitas es lo único que le dais de comer,

es como si un niño comiera solamente chuches.

Es decir, su alimentación será bastante mala.

Hay que darle alimentos completos.

Las gambitas estas están bien como detalle.

Se puede tirar siete horas, si no quiere, no va a comer.

Y sobre todo, alimento completo.

Te va a pegar un bocado, que nos vamos a partir.

Iba a dar paso a "Animaladas", pero Ismael ya se ha encargado

de hacer un adelanto.

A ver si come. Con lo que me gusta darles de comer a los animales.

Vamos con "Animaladas".

Cada programa que pasa puedo controlarte menos.

¿Qué nos traes?

Si me dieras el plató para mí, No vamos a comprobarlo.

me pondría a bailar.

A mí me gusta bailar a cualquier hora, cualquier día.

Hay que darle alegría al día. Hasta la música del telediario.

Y te saldrán bien las cosas. ¡Ay, por favor!

Me los como. Están bailando el "Despacito".

Estos animales, en principio,

son capaces, como ya sabemos,

los perros pequeños se ponen a dos patitas

para mirarnos a los ojos.

Todos son de pequeño tamaño.

Pero por favor, esto puede tener gracia,

pero no obliguemos a los animales a hacer esto

como una forma de estupidez global.

Como una parte de aprendizaje no pasa nada.

Se lo van a pasar bien.

Te refieres que lo hagamos en casa,

pero que no lo subamos a las redes sociales.

Por ejemplo, este tiene la gracia justa,

porque es un animal dentro de una jaula y quiere salir.

Pobrecito, no está bailando. Hay que distinguir.

Elisa, pon un poco de orden. ¿Qué tienes?

Si ellos son bailongos,

yo os traigo perritos que escuchan y hacen música.

Mirad.

Mirad qué artistas.

¿Esta está disfrutando? Hombre, perdóname...

¡Mira!

Este, el ritmazo que tiene.

Esto es un carlino.

Este tiene más ritmo que yo. También está un poco hinchado.

¡Adiós! Qué bonito.

El gatito no puede evitar... Qué gato más bonito.

Sí, el gato es precioso. Me he enamorado del gato.

Y yo.

He visto muchos gatos que muestran sensibilidad con la música.

Totalmente.

El maullido del gato son muy similares a determinadas notas.

Oye, nos trae Laura una guitarra. ¿Esto qué es?

Muy bien. Es un instrumento musical.

Parece más una caja de gambas. Es para que bailemos,

como los animales que hemos visto.

Para que las tortugas bailen. Es momento de despedir el programa.

Pedimos a invitados e invitadas, humanos y no humanos, por favor.

# Busca lo más vital no más.

# Lo que es necesidad no más.

# Nunca del trabajo hay que abusar.

# Hay que abusar.

# Si buscas lo muy esencial,

# para vivir sin batallar,

# mamá naturaleza te lo da.

¿Qué es esto?

# Cuando cojas un fruto... #

Recordad que todas las especies merecen nuestro respeto.

Nos encontramos la semana que viene.

+Cotas - Programa 7

16 mar 2019

Programas completos (7)
Clips

Los últimos 9 programas de +Cotas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios