www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4711999
Para todos los públicos Mamás y papás a la vista - Berta y Rafa - Alex y Marta - Mª. Ángeles y Patricia - ver ahora
Transcripción completa

Hoy en "Mamás y papás a la vista"

conoceremos a M Ángeles y Patricia.

El matrimonio madrileño vive con preocupación

los celos de su hijo mayor hacia su hermana.

Es el no por respuesta y es como...

Primero me revelo y luego ya veremos.

Las madres tratarán por por todos los medios de encontrar una solución

para gestionar esos celos y sentar las bases

de una sana convivencia entre los hermanos.

Esto es bastante común.

En psicología se le conoce como síndrome del príncipe destronado.

En Madrid Marta y Alex esperan su primera hija.

La tranquila convivencia se verá alterada con la presencia de Charo.

La madre de Marta no aprueba esta relación.

Yo sé que Alex para Sofía va a ser un padrazo.

Eso es lo que más tranquila queda.

-¿Y si no lo es?

Alex está dispuesto a todo para ser aceptado por su suegra

y demostrar que, a pesar de su juventud,

está preparado para ser padre.

Tanto hablar de mi madurez,

a ver cuántos hombres hacen esto.

Involucrarse tanto de esta manera.

En la sierra de Madrid, lejos del tumulto de la ciudad,

Berta y Rafa son unos futuros papás

que apuestan por una forma de vida alternativa.

Un valor que quieren inculcar a su hijo.

Nosotros lo que buscamos es mucha naturaleza y mucho relax.

La pareja quiere dar a luz en su casa.

Algo a lo que el padre de Rafa se opone.

La verdad es que me he llevado una sorpresa de narices.

No tenía ni idea.

Nuestros psicólogos Gala Almazán y Xabi Leal

siguen atentamente estas situaciones.

Tienen algo que decirles y se lo van a decir.

Esto es "Mamás y papás a la vista".

Marta y Alex viven felices en el madrileño barrio de Valdebebas

mientras esperan a Sofía.

La niña que nacerá dentro de tres meses.

Sin embargo, alguien muy cercano a la pareja está a punto de llegar.

Alterando la convivencia y queriendo dejar muy claro lo que piensa

sobre esa relación.

Soy Marta, tengo 32 años.

Me dedico a la publicidad,

aunque mi gran pasión es el deporte.

Estoy embarazada de mi primer bebé, que será una niña.

-Soy Alex, tengo 24 años.

Soy la pareja de Marta y estamos esperando a nuestra primera hija.

(Timbre)

(Ladridos)

Mira a ver quién es.

Xixa, ¿quién es? -¿Que lo mire yo?

-Sí, corre, venga.

Alex y yo nos conocimos en el gimnasio.

Es verdad que yo tenía una etapa un poco dura.

Estaba con tratamiento y todo. Un poco plof.

-A Marta la conocí porque era su entrenador personal.

Mi padre había fallecido hace poco y yo me encontraba muy mal.

Yo tenía una depresión en la que realmente,

es duro decirlo, y ahora lo pienso y digo: "Qué egoísta".

Pero me daba igual todo. Incluso yo.

-¿Quién nos molesta a estas horas, Xixa?

Soy Gala Almazán, soy psicóloga.

Hoy presento el caso de Marta y Alex.

Esperan su primer hijo muy ilusionados,

pero con muchas críticas por parte de la madre de ella.

¡Hombre!

-¿Cómo que quién me molesta?

¿Cómo que quién me molesta? ¿Y este?

Me he plantado en su casa porque me apetece mucho verla.

Y porque quería aclarar unas dudas que yo tenía.

-Mi madre siempre se mete.

Tiene esa manía, siempre se mete en todo.

-La primera vez que conocí a Charo

la verdad que me pareció una mujer muy juvenil para su edad.

Cómo vestía, su forma de ser.

La primera impresión fue fantástica.

-¿Cómo ha sido el viaje? -Bien, como siempre.

¿Mucho tráfico?

-Bueno, ningún problema. -A la entrada.

-Mira qué guapa viene Charo hoy.

-Muy guapa, sí.

A ver, dentro de un momentín a lo mejor no me dices que soy tan guapa.

He hecho un viaje de 200 km.

Yo venía dispuesta a dar la caña a Marta.

Bueno, a Marta y a Alex.

Bueno, vamos a hablar un poquito. ¿Os apetece?

-Sí, ¿de qué?

-No te pongas... Ponte en mi lugar, ¿vale?

-¿Qué te preocupa? ¿Que tenga un bebé?

¿Que sea con Alex? ¿Que nos conozcamos de hace poco tiempo?

-Todo, todo, todo. Me preocupa todo.

-Tengo muchos problemas de ovarios.

Siempre el ginecólogo me decía que cuando me quisiera quedar embarazada

con ovario poliquístico, no se qué... Me iba a costar mucho.

Dijimos: "Venga, no intentamos tener un bebé,

pero sabes cuándo hay posibilidades y cuándo no".

Y me quedé embarazada. Me quedé embarazada en un día.

Fue una vez.

-Tú venías de una relación larga, bueno...

De pronto me dices que conoces un chico,

yo pensaba que era simple tontoneo.

-Ese es el fallo de tu pensar.

-Ah, es un fallo. Tú no tienes que pensar por mí.

A lo largo de esta historia vamos a ir conociendo

un poco el papel de Charo.

Pero es verdad que ya ha empezado, quizás,

con mal pie.

Se ha presentado sin avisar y, de alguna manera,

imponiendo su criterio.

Esto puede hacer que la pareja se sienta invadida, de algún modo.

Una llamada previa, un avisar de que va a llegar,

quizás hubiese sido lo indicado.

¿Qué te preocupa?

-Me preocupa...

Cómo vas a afrontar tú este bebé.

Alex qué tal como padre con 23 años, que está casi para que le críen a él.

-Al final, si yo me enamoro de esa persona me da igual su edad.

-Pero eso se nota también en la mentalidad.

-Se nota más en lo que has vivido.

La posición de Alex no es nada fácil.

Primero recibe a la suegra de esa manera,

y además con esa actitud negativa y tachándole de inmaduro todo el rato.

Tú le habías hablado una o dos veces de mí nada más

y nosotros aquí en Madrid, estando todo el rato en Madrid,

nosotros realmente estábamos todo el día prácticamente juntos,

todos los días nos veíamos.

-¿De cuántos días me estás hablando? ¿De un mes o dos?

-Me dice que está embarazada y yo prácticamente no conocía

al chico con el que estaba.

Y yo: "No puede ser".

Un tío de 23 años, Marta.

Hay mucha diferencia de edad, eso se nota.

¿Tú qué piensas?

-Vas a convivir con una persona que no conoces prácticamente.

-¿Quién te asegura que conociendo a una persona

durante mucho tiempo te van a salir las cosas bien?

Yo sé que Alex para Sofía va a ser un padrazo.

Eso es lo que más tranquilamente deja.

-Ya, ¿y si no lo es?

Si la actitud de Charo no fuera tanto la de criticar, la de imponer,

sino, de alguna manera, aconsejar, desde su punto de vista,

intentar debatir.

De una forma mucho más asertiva y más tranquila,

seguramente que sus mensajes se recibirían de otra manera.

Hay cosas que nunca vas a entender o cosas que...

-¿Cómo qué?

-Nuestra relación.

Creo que tienes que dejar de preocuparte tanto y disfrutar más.

-Cuando tú seas padre lo entenderás.

Aquí vemos otro ejemplo de cómo Charo,

en lugar de coger y hablar en privado con Alex

y exponer su opinión, lo hace delante de su hija.

Un poco para demostrarle que es inmaduro y no está preparado.

Eso de nuevo también le vuelve a hacer sentir

más humillado delante de ella.

Lo de que piense que no podré llegar a ser buen padre para Sofía me duele.

Yo me crié sin un padre, sin el apoyo de un padre,

que es fundamental.

Me dolió en su día no haber conocido,

no haber visto una figura paterna.

Es duro. Entonces, no quería eso para mi niña, obviamente.

Lo siento.

Y que sepa que por sí sola podrá salir siempre adelante,

que va a tener el apoyo de dos personas,

a pesar de que..

yo no lo he podido tener.

La pareja formada por M Ángeles y Patricia

llega con sus hijos al Parque del Retiro de Madrid.

Aunque el nacimiento de la pequeña Martina ha sido la culminación

de uno de los sueños del matrimonio,

su hijo mayor, Mario, se ha vuelto un niño difícil

a causa de los celos que tiene de su hermana.

¿Cuál quieres?

-¿Qué quieres? ¿Qué les damos? -Es para los peces, ¿eh?

Yo tengo un hijo, Mario, que tiene siete años,

y tengo a Martina, que tiene 10 meses.

-Siempre quisimos tener más de uno.

Nos encantaría incluso tener más,

pero la circunstancia de la vida, es complicado.

-Me parece mejor esto.

-¿Eso para los peces?

-Vale, venga, cógela.

Toma, págale.

Soy Xabi Leal, soy psicólogo,

y hoy os voy a hablar de la historia de Patricia y M Ángeles.

Dos mamás con dos niños que se llevan ocho años de diferencia.

Dicen que no le gusta mucho esto a los peces.

-Esto es mejor. -¿Mejor las palomitas?

Cambiamos entonces.

-Yo gesté a Mario la primera. Creo que un poco por egoísmo.

Me apetecía ser madre

y a Patri creo que le da un poco más de miedo.

Entonces decidí ser yo la primera.

Las dos queríamos ser madres.

M Ángeles siempre quiso, incluso más que yo.

Decimos primero que fuera ella y luego lo que viniera.

Y nos surgió después, tras muchos intentos,

pero nos surgió volverlo a intentar hasta que conseguimos a Martina.

Al final conseguimos tener a Martina que la gestó Patri.

-Muchas gracias.

Vamos a dar de comer a los peces.

¿Te ayudo?

Patri y yo llevamos juntas yo creo que 17 o 18 años.

-M Ángeles es el amor de mi vida.

No hay más.

Desde hace un montón de años que estamos juntas.

Me enamoré desde el primer momento de ella.

Sigo enamorada de ella, evidentemente.

-Yo no me enamoré de una mujer, yo me enamoré de Patricia.

Sin más.

Al principio notas que algo te pasa,

porque nunca había estado con ninguna chica.

Notas que algo, que estás sintiendo algo que no habías sentido por nadie.

Y poco a poco, poco a poco, ella estaba sintiendo lo mismo por mí.

Y, desde luego, es el amor de mi vida.

Gracias a Patri tengo la familia que tengo.

¿Qué hay? ¿Hay peces? Bueno, qué grandes.

Échales a ver qué hacen. -No lo han visto.

-Mira, patos también.

Se lo come el pato.

Al principio parte de la familia no se lo tomó bien

que yo me casara con una chica, ¿no?

Al principio mi madre no se lo tomó bien.

Lo llevaba un poco mal.

Pero bueno...

También las circunstancias.

Vivimos en un pueblo, el qué dirán.

-¿Me dejas dar de comer a alguno?

-Sí.

Échale más, no seas ruin. Échale dos o tres.

Si no vamos a estar aquí media mañana.

-Mira ese qué grande.

-Al principio sí que me faltó mi madre en todo esto de la maternidad.

La relación con mi madre ahora está bien.

Nos quedan muchos pasos por dar.

Yo sé que ella no va a entender nunca nuestra historia.

Pero bueno, es así.

Sé que es así, pero la relación está bien.

Venga, ya...

Jo, lo siento.

Ya.

-¡Qué vienen!

-Madre mía.

-Jo, los peces son enormes.

-¿No les da de comer nadie o qué? Vienen todos a comer.

-¿Puedo hacer así? Ay, no, se caen.

Hala, mira, ¿has visto a ese?

Ahora que son madres sienten más la ausencia de sus madres.

Mi madre tiene Alzheimer desde hace ya 10 años.

Bueno, es una enfermedad muy complicada, muy dura.

Ver cómo se va yendo alguien que es tan cercano es difícil.

Mi madre ahora mismo no sabe que tiene nietos

porque está en una fase que no sabe prácticamente nada.

Pero en algún momento creo que sí que lo ha sabido.

Con Mario al menos sí.

Me encantaría que mi madre hubiera vivido

este momento porque lo hubiera disfrutado al máximo.

Hubiera disfrutado con Mario.

Mi madre era muy charlatana, Mario es muy charlatán.

Le gusta hablar de cualquier cosa.

Con Martina hubiese disfrutado infinitamente.

Ella siempre quiso tener nietos.

Detrás de su aparente alegría,

ambas esconden algo que no les permite ser del todo felices.

Mientras que la madre de M Ángeles

nunca aceptó la relación homosexual de su hija,

Patricia vive con la tristeza de que su madre

no haya podido disfrutar de sus nietos por culpa del Alzheimer.

La familia disfruta de una plácida mañana,

pero siguen muy pendientes de Mario,

intentando evitar la actitud celosa de los últimos meses.

Berta y Rafa serán padres por primera vez dentro de cinco meses.

El matrimonio que reside en un pueblo de la sierra madrileña

apuesta por un tipo de vida alternativo

y quieren que su hijo nazca y crezca en ese entorno.

Soy Xabi Leal, soy psicólogo y hoy os voy a hablar de Berta y Rafa.

Una pareja con un estilo de vida alternativo,

quizá un poco hippie.

Tiene esta una pluma poco rara.

Mira.

-Sí, la tiene pelada.

Soy Berta, pareja de Rafa. Estamos esperando un bebé.

Estamos de 17 semanas y media.

Unas ganas de saber qué sexo es increíble.

A ver cuántos huevos ha puesto.

Últimamente dos o tres estamos viendo.

Mira, dos. -Bueno, genial.

-Están calentitos, ¿eh?

-Los acaban de poner.

Soy Rafa, soy el marido de Berta

y estamos esperando a nuestro primer bebé.

Nuestro estilo de vida es muy casero, sobre todo.

Nos gusta mucho nuestra casa, estar en casa,

hacer muchas cosas en casa, dedicarnos mucho al huerto,

a las gallinas, a nuestros perros que son nuestra familia.

-Nosotros lo que buscamos es mucha naturaleza y mucho relax.

Ya verás Aixel cómo se lo va a pasar. Estas son...

-Ya te digo.

Entre los perros, las gallinas...

-Se te acercan, se te ponen al lado para que las toques.

Rafa se pasa el día en el huerto, vamos...

Le chiflan.

-Se llaman Juliana, Jacinta y Camila.

-Hemos hecho bien. Mira qué vistas tienen.

Nosotros queremos dar a luz en casa porque creemos que es lo más natural

y lo que va a ser más respetuoso.

Nos da un poco de miedo que al ir al hospital a parir

no podamos hacer todo lo que nosotros queremos hacer.

-Yo me imagino ahí dentro.

Haciéndose una caseta dentro del gallinero.

-Va a haber que sacarle. A ver con cuál se lleva mejor.

Me gustaría que nuestros hijos, el primero de momento,

respetara mucho el medio ambiente tanto como hacemos nosotros.

La naturaleza, los animales. -Va a ser muy divertido, ya verás.

-Le va a encantar. -Bueno, vamos.

-Aixel y sus amigos, ¿eh?

No todos los niños tienen tres gallinas en casa.

Bueno, pues hala.

En este hogar sin televisor y en el que el matrimonio comparte espacio

con varias gallinas y cuatro perros, nacerá el bebé

cuyo sexo todavía se desconoce.

Sus futuros padres sueñan con darle una casa autosostenible

en el que la luz no dependa del suministro de una compañía eléctrica

y puedan abastecerse con los productos de su propia huerta.

Marta acude al gimnasio en el que Alex trabaja

como entrenador personal.

Ella está obsesionada con no aumentar su peso

más de lo necesario.

Él intenta frenar los excesos a los que su pareja

somete a su cuerpo.

Bien, ¿cómo te encuentras con este ejercicio?

Llevamos tiempo trabajando. -Este no me gusta.

-¿No te gusta mucho este ejercicio? -No.

Me cuesta.

-Cuando veo, abro Instagram y veo que está con una pierna para arriba,

otra para abajo, con una pierna encima de una pelota,

digo: "Madre del amor hermoso, como se caiga de ahí se ha matado".

-No es malo que la mamá gimnasia,

que la madre se machaque en el gimnasio.

Vamos a evitar, evidentemente, los deportes de contacto.

No va a hacer kárate, boxing,

cosas que supongan en traumatismo para el feto.

-Yo lo veo superarriesgado.

Que haga Pilates, estiramientos, un mantenimiento.

Pero es que eso es de trapecistas.

-Bueno, mira mi pequeña qué contenta está

de que mamá haga deporte.

-Sí, vamos. Estás más contento tú.

-Estoy contento de verte a ti bien y sobre todo saber

que después del parto te vas a quedar genial.

-Ya, pero es que me cuesta.

Tú tenías que ponerte...

Un día lo vamos a hacer.

Te vas a poner un balón con el peso y vas a hacer todos los ejercicios.

-Habrá que probarlo.

Vamos a hacer otra serie.

Sofía ahora mismo lo que me está diciendo

es que está bastante contenta. -¿Sí?

-Sí.

Te pasa lo mismo que conmigo. No sabes interpretarla.

-Cuando se quite la barriga que haga el pino, campana y volteretas,

todo lo que quiera.

Pero yo ahora lo veo arriesgado.

-Es bueno que la mamá siga con esa actividad.

Porque quiere cuidar su figura, porque le gusta,

porque así se siente...

Porque así debe de sentirse para que no note que ese embarazo

es una enfermedad que la ha caído.

Eso es muy importante.

El gimnasio para ellos es una forma de vida,

y por ese motivo Marta no quiere que su embarazo

suponga ningún un impedimento a la hora de seguir

con sus ejercicios que, bajo la atenta mirada de Alex,

sigue realizando día tras día.

Es día de cuenta cuentos en la librería El dragón lector.

M Ángeles y Patricia acompañan a sus hijos

a disfrutar de un cuento que tiene a dos hermanos como protagonistas.

Las mamás quieren que Mario entienda

que la llegada de Martina ha sido un regalo para todos.

Y Sara aprovechó para entrar por la boca y esto es lo que vio.

Pero tenía que entrar para rescatar a su hermano Luis.

"¡Espérame, Luis, que voy a rescatarte!".

-Mario está un poco rebelde.

Está un poco en fase de no me prestáis atención,

o he tenido la atención durante tantísimo tiempo,

siete años, y ahora, de repente, no la tengo.

Cuando nace un bebé nuevo y llega a casa.

A veces en casa hay un rey ya, que es el hermano mayor.

Un rey que puede ser destronado.

Los celos pueden aparecer en estos casos.

-Son celos.

Su forma de manifestarlos... Es contra nosotras.

-Este era el comilón.

Allí estaba Luis que dijo: "Pues mucho has tardado, Sara.

Te estaba esperando. Menos mal que has venido a rescatarme".

-Es muy importante que el hermano mayor no compita con el bebé.

Que acepte su nuevo papel.

Debe participar en los cuidados del pequeño, debe de cogerlo,

debe de tirar el pañal a la basura si es muy pequeño.

Ser un compañero, no una competencia.

Como entre en competencia tenemos celos.

-No puede ser.

Y de repente Luis se puso delante de su hermana y dijo:

"Apartaos de mi hermana. Voy a comeros a todos con patatas".

-Mario manifiesta los celos haciéndonos enfadar.

Es el no por respuesta y es como:

"Primero me revelo y luego ya veremos".

-No dice nada en contra de Martina,

pero sí nos ataca a nosotras, por así decirlo.

-Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

-¿Te ha gustado? -Muy chulo.

Berta y Rafa van a recibir una visita inesperada

donde deberán explicar un secreto que llevan guardando hace meses.

En este caso voy a ir ya a hablar con Berta y Rafa,

pero no voy a ir solo.

Voy a llevarme a los padres porque hay cosas que no han hablado.

Quizá tengan un problema de comunicación.

Hola, Berta, ¿qué tal? Hola.

Nuestro psicólogo Xabi Leal llega a la casa de este matrimonio

acompañado de los padres de ambos.

Miguel Ángel y Rafael.

Quieren estar presente en el momento en que ambos van a ser informados

de cómo será el nacimiento de su nieto.

Soy Rafa, el padre de Rafa.

Es mi sexto nieto con este. Tengo experiencia.

Pero tengo mucha ilusión.

-Soy Miguel, soy el padre de Berta.

Quiero que me contéis un poco vosotros

qué planteamiento tenéis.

Queremos tenerlo en casa. Queremos tener aquí el bebé.

¿Dar a luz aquí en casa? -En casa, sí.

-La verdad es que me he llevado una sorpresa de narices.

No tenía ni idea.

-Es una empresa que traen a una matrona y una doula.

Una doula es una mujer que acompaña emocionalmente a la madre,

pero no toma decisiones por la madre.

Entonces la matrona trae material médico.

No trae, por ejemplo, la epidural. Eso no te lo trae.

-Cada parto puede tener sus complicaciones.

Cada parto puede tener sus incidencias.

Me da muchísimo miedo.

Cuando Berta y Rafa o Rafa y Berta han decidido

que van a tener el hijo en casa no me parece una atrocidad.

Parir en casa no está mal. Eso se hace.

Con el pertinente cuidado médico,

el índice de mortalidad es prácticamente el mismo.

Pero sí que es importante que, ante una emergencia,

haya un profesional de la medicina con vosotros

y, por supuesto, que el hospital de referencia más cercano

os pille a 10 minutos, un cuarto de hora máximo.

Las parejas que optan por el parto en casa son

personas superinformadas, instruidas, que han contrastado la información

y que deciden con todo el abanico de información.

-El parto en casa es un problema, es un riesgo,

que a día de hoy no deberíamos asumir.

-El parto en casa es seguro,

seguro porque lo dice la evidencia científica

y porque, de toda la historia de la humanidad,

estamos millones de personas aquí, en el mundo

y hace apenas 60 o 70 años que surgieron las maternidades

y que se pare en los hospitales.

-Hasta el siglo XVIII era lo habitual, claro.

A partir de entonces aprendimos

que haciendo el parto en el hospital, o en las casas maternales,

donde fuere, con un personal cualificado,

teníamos más riesgos controlados. Menos cosas al azar.

-Un parto no intervenido en el que no manipulas,

no hay medicalización, la mujer está tranquila, segura,

acompañada en intimidad, es igual de seguro que en un hospital.

-Me parece una locura. Una locura por dónde estamos.

Estamos a 20 minutos de un hospital.

Una urgencia en 20 minutos... Yo lo veo muy complicado.

-Que ahora nos sorprende que alguien quiera dar a luz en su casa...

Eso sí que me sorprende. Yo nací en mi casa.

Y yo sí nací en una granja.

No había médico, ni ambulancia, ni hospital.

No a 20 minutos.

Llegó la matrona tarde.

Entre mi abuela y mi madre... Aquí estoy.

Marta elige ropa para salir.

La futura mamá está preocupada por su aspecto físico.

No se ve bien con ninguna prenda

y eso le provoca mucho estrés y ansiedad.

Bueno, me probaré esto.

-Te voy a traer la crema,

ya que me ha costado la vida encontrar esta crema,

ponerme en contacto y ver por internet cosas y tal.

Estoy seguro de que nos va a funcionar.

No te va a salir ninguna estría.

-Bueno, eso es lo que tú dices.

Mira la tripa que tengo y hasta enero...

-No lo veo mal.

Lo importante en todas las cremas,

aparte de la hidratación...

Lo importante es el masaje.

Si la masajeas con mucho cariño y con crema de vaca...

No pasa nada. No lo veo mal. A mí no me parece mal.

Lo importante es el masajito y los mimos.

-¿Qué estoy oyendo? -Con la ropa.

-¿Qué le pasa a la ropa? -Que no sé qué ponerme.

-Pero hija...

-Tranquila, Charo. La he cogido a tu hija una crema.

-No sé. No quiero investigar cómo la ha conseguido.

-He mirado por internet. He visto gente que la ha usado.

Como sé que lo que más la va a preocupar...

-¿De qué es la crema? -De vacas.

-¡De vacas! -No, de vacas no.

-Es para las ubres de vaca, donde más se usa.

-Sí, sí, sí. -¿Es una vaca?

A ti no se te ocurre echarte esto, ¿eh?

-Y gatos y perros también. -Échatela tú, anda.

-Claro.

El padre de él y de ella reciben la noticia de una manera muy distinta.

En el caso de Berta, esta futura mamá,

encuentra todo el apoyo y comprensión con sus decisiones.

Más escéptica es la reacción de su suegro.

Al final nos hemos decantado por el parto loto,

que consiste en parir al bebé, dar a luz a la placenta

y no separarlos hasta que ello, naturalmente,

se seque el cordón y se le caiga al bebé del ombligo.

Y podamos tener la placenta y al bebé.

Este método Lotus, que se llama, que es no cortar el cordón umbilical

en el momento del parto, sino dejarlo que se caiga solo.

Eso tiene varios riesgos y pocos beneficios.

La idea sería no cortar inmediatamente como se hacía.

Hay que dejarlo un ratito, dos o tres minutos.

En esos dos o tres minutos,

el cordón umbilical deja de latir y se puede cortar.

A partir de ahí, ya está demostrado que la placenta

no aporta más beneficios

y sí aporta mucho riesgo infeccioso.

-Nosotros sabemos que hay riesgos, pero por ejemplo,

yo en un hospital no me puedo llevar la placenta a mi casa.

Es un desecho orgánico.

Tú te puedes llevar una muela del dentista...

-¿Y tú te quieres quedar con la placenta por?

Porque para nosotros, lo primero,

no le queremos cortar el cordón umbilical.

Queremos que se caiga solo.

Para ello necesitamos que el bebé y la placenta estén unidos

el tiempo que sea.

Tres días, diez días, hasta que eso se seque.

-Esto quiere decir que te vas al baño

y tienes que llevarte un táper con la placenta

y con la placenta al baño.

Y que vas a cocinar y la placenta va a la cocina,

y vas a no sé dónde y la placenta va...

Y tienes que abrir la puerta y abres a alguien

con la placenta y con el bebé.

O sea, me parece... No entiendo nada, de verdad.

-¿Por qué?

Porque para mí y para Rafa,

la placenta es el nutriente, lo que hace de vínculo

entre la madre y el bebé.

Le está alimentando, le está cuidando, le está protegiendo.

Perdona, eso es mientras está dentro.

Me ha dejado loco. Loco.

Me parece fuera de todo.

No lo encuentro ni sano.

Médicamente, creo que es complicado hacer un proceso así.

Seguirla tan de cerca para evitar una posible infección.

-Yo confío plenamente en la decisión de mis hijos.

En este caso de mi hija y de su chico.

Ellos han decidido. ¿O es que soy yo más listo que ellos?

-Lo de la placenta es la primera vez que lo oigo.

Te quiero decir que también.

Tener la placenta fuera y llevártela por donde vayas.

-Sí, es lo que se llama un parto loto.

-Mira, por lo menos Xabi me ha respaldado.

Ve un poco locura lo de la placenta.

-Xabi está haciendo su papel. Además es psicólogo.

Qué le vamos a hacer.

Yo soy alternativo. Él es psicólogo.

Los profesionales médicos te dicen que esto es viable.

Que no hay peligro alguno. No, peligro no hay.

De hecho, por ejemplo,

en el hospital de Torrejón ha habido muchos partos así.

-Esta teoría la defienden los mal llamados naturalistas

porque se pretende, ante todo, volver a la naturaleza.

Evitar lo que es el parto excesivamente instrumentalizado.

Hay que volver a la naturaleza, pero a veces se vuelve bien

y a veces se vuelve erróneamente.

-Lo de la placenta yo creo que es un esnobismo.

¿Que se lleva ahora y que lo voy a hacer?

Pero te juro que no sé si lo voy a poder contar.

Yo cuento esto ahora a la gente que conozco

y me van a decir: "Tu hijo está para allá".

-La reacción del padre de Rafa me la esperaba.

-Bueno, sí, mi padre...

Es más clásico, a lo mejor.

Más de hacer las cosas como hay que hacer.

El padre de Berta sí lo entiende más todo.

Familia, ha sido un placer. Rafa...

Igualmente, muchas gracias. Que vaya bien.

Berta. Muchas gracias.

La visita de los padres de Berta y Rafa ha sido muy fructífera.

Todos remarán a favor para que Aixel tenga

el mejor de los futuros.

Hola. -¿Qué tal, chicas?

-¡Bien!

-La fisio que os va a dar la clase. -Encantada.

-Contadme un poquito.

-A ver. Traigo aquí a Alex con su consentimiento,

no le he obligado.

Es verdad que me gusta mucho hacer ejercicio

y él siempre me entrena y todo,

pero creo que realmente no sabe

lo que es entrenar con esto que tengo aquí.

-Pienso que no es para tanto.

Pienso que no es para tanto, de verdad.

-Como piensa que no es para tanto...

-No, sí que se nota diferencia.

Esto hay que cambiarlo como sea.

Vas a hacer lo que haga ella con tripita.

Paloma, ¿me echas una mano?

-He decidido venir a este centro

para que yo mismo sienta lo que Marta está sintiendo ahora en su cuerpo.

Marta ha propuesto a Alex participar en un experimento.

Por unos minutos,

él pasará por algunas de las dificultades

que sienten las embarazadas.

Alex ha aceptado sin dudarlo.

Sabe que es una manera de involucrarse

y empatizar con Marta.

Compartiendo sus sensaciones durante el periodo de gestación.

Te queda muy bien.

Sofía.

-Charo, que tanto habla de mi inmadurez,

a ver cuántos hombres hacen esto,

involucrarse tanto hasta el final del embarazo

de esta manera.

Alex, ¿cómo te notas? ¿Notas el peso?

-Esto ha cambiado por completo.

De momento, estando de pie noto mucha incomodidad,

pero todavía quiero seguir más. Quiero probar más.

-Verás cuando tengas que agacharte. Verás lo que se va a notar.

Primero de todo,

quitaros los zapatos y empezamos con el balón.

-Agáchate.

Yo, como lo sé, me los quito así.

Creo que aquí tengo ventaja.

-Os dejo un balón. -Gracias.

-Poneos dentro de la colchoneta.

-Vale. ¿El balón dentro o fuera?

-Dentro también, para que no os resbaléis.

Vamos a empezar moviendo un poquito la pelvis.

Tal y como estáis ahí, moviendo solo la cadera,

vais a coger aire llevando el culete hacia atrás,

soltamos y traemos el culete hacia adelante.

Solo la cadera, sin mover los hombros.

Cojo aire atrás, suelto, traigo pelvis adelante.

-La verdad que no me imaginaba que podía ser así.

Bastante fuerte.

-Cogemos aire, llevamos la cadera a un lado.

Solo la cadera sin mover los hombros. Soltamos cuando vamos al otro lado.

Cojo aire, llevo cadera, solo cadera. Ahí, a un lado.

Suelto cuando voy al otro y mantengo los hombros bien atrás,

el pecho muy alto.

-Una experiencia sorprendente.

Se lo recomendaría a muchos futuros papás.

Y que entiendo bastante más a Marta.

Cojo aire abajo.

Suelto y subo.

Mantengo todo el tiempo el aro fuerte.

Voy notando el glúteo. Inspiro abajo.

Suelto. Separo.

Cojo aire, abro brazos, me quedo.

Desde aquí, dos círculos pequeñitos hacia atrás.

Uno, dos.

Venga, esa espalda recta al otro lado.

Ya estamos sudando. Uno...

Bien, bien, ahora sí, ¿no?

Las piernas... -Cansa, ¿eh?

-Ostras, las piernas. -¿Y la tripa te pesa?

-La tripa...

-Te duelen tanto las piernas que no sientes la tripa.

-Una experiencia rara, es como que te desajusta el resto del cuerpo.

Estaba acostumbrado a estar erguido y de pronto el hombro se te cae,

cuando intentas corregir el hombro, la lumbalgia se carga más...

-Ahora ya he sentido lo que es tener una barriga.

Ahora solo me falta tener esa mala leche que tiene Marta

y que va expresando.

-Hemos acabado, chicos. -Vale.

-¿Todo bien? -Sí.

-Una experiencia diferente.

-Deberías entrenar así siempre. -¿Muy cansado?

-Molesto, porque no puedes hacer un montón de gestos.

Es raro, no sé. No me esperaba que fuera así.

-Claro, por eso cuando me dice: "Pero baja...".

Le digo: "Que no puedo, que no puedo".

Y dice: "Pero ¿cómo no vas a bajar? Échate para atrás".

Y le digo: "Que no puedo". -Hay una inquilina ocupando sitio.

-Claro.

Alex ha vivido unas sensaciones que nunca olvidará.

A partir de ahora sabrá lo que siente Marta

o cualquier embarazada en el día a día

para realizar las actividades cotidianas.

¿Se lo podéis dejar para que pase hoy el día así?

-Bueno, pero es lo que tiene ser una supermamá.

Los celos entre hermanos son un problema común

que suelen padecer las madres y los padres.

Nuestro psicólogo Xabi Leal va a abordar el tema

con M Ángeles y Patricia para encontrar una solución

que evite las rivalidades y el malestar en la convivencia.

Esta vez vamos a ver un cuento de un caballero,

pero este caballero es diferente y especial,

porque no es de los que tiene armadura

ni los que empuña espadas,

este caballero lo que sí es que se va a llevar a las mamás,

pero tenemos que llamarle.

Se llama Xabi. ¿Le llamamos entre todos?

¿Sí? ¿Me ayudáis? ¿Sí?

Venga.

(GRITAN) ¡Xabi, Xabi, Xabi, Xabi, Xabi, Xabi!

-¡Oh, estás aquí! -Hola.

¿Qué tal, Mario? ¿Cómo estamos?

No quiero interrumpir esto mucho.

Igual me llevo a tus mamás para hablar un poco.

¿Te parece? ¿Y sigues tú con el cuento?

Sí, porque tenemos otro más además.

¿Nos quedamos nosotros contando otro cuento?

Oye, ¿y a quién tenéis por aquí? A Martina.

-Venga, me quedo yo con los dos peques.

Perfecto. Fenomenal.

Vamos. Muy bien, mira.

Mira, me pongo aquí con vosotros.

-Lo está pasando un poco mal...

Y nos lo está haciendo pasar un poco mal a nosotras.

Entonces hay momentos, pues...

Que te ves desbordada porque no sabes qué hacer.

Bueno, ¿qué tal? ¿Qué tal con Mario?

Contadme un poco.

Bueno, anda un poco rebelde. ¿Rebelde?

Pero todo esto es desde que nació Martina.

Sí. Bueno, desde antes.

Desde que yo estaba embarazada ya empezó.

Vale. Comenzó esa rebeldía.

Desde que tuvo conocimiento de que venía alguien nuevo.

Vale, esto es bastante común. No os asustéis.

En psicología se conoce como el síndrome del príncipe destronado.

Hasta Miguel Delibes escribió un libro sobre esto.

Sí que hay algunos trucos para que esto baje.

Por ejemplo, uno es dedicar un día a la semana en exclusiva a Mario

en una actividad que sea compatible con Martina.

Por ejemplo, los domingos a la tarde vamos al parque.

Mario juega, hay columpios, puede incluso llevar un balón

y también puede estar el carrito de Martina.

No exige un sacrificio más grande,

pero hace que todo pueda ser compatibilizable.

Realmente le dedicamos mucho tiempo a él

e intentamos siempre compaginarlo con Martina.

Lo que pasa que quizá no es consciente

de que le dedicamos ese tiempo.

Es así porque tiene que ser así.

-Él reclama atención atacando.

El otro día me soltó:

"Es que a mí nunca me compras nada, todo se lo compras a Martina".

Si te digo la verdad, a Martina cuando le hemos comprado algo de ropa

ha sido: "Mario, elige tú algo, ¿qué te apetece?

¿Te apetece alguna camiseta?".

Nunca hemos comprado solo a Martina y a él no.

Siempre que vamos a comprar algo, él sale con algo en las manos.

Lo que se puede hacer es un contrato.

Además yo trabajo con chavales y es bastante común.

Cogemos y escribimos: "Estas son tus responsabilidades.

Te tienes que portar bien. Luego hay estas consecuencias".

Tiene que ser un contrato negociado que él acepte.

Las consecuencias, si te portas bien esta semana

y estos puntos los cumples, vas a tener este premio.

Y se le premia.

Si no, tampoco es que se le castigue,

pero el premio no ocurre.

Es una manera de motivarle.

Lo de negociar un contrato,

si se le coge en un momento en el que está de buen humor,

que también hay que elegirlo bien, suelen estar dispuestos.

Le dices: "Oye, te vas a portar bien y vamos a hacer esto.

El premio va a ser el domingo a la mañana

vamos a tener dibujos o no sé, consola, lo que sea.

El domingo a la tarde otra cosa más.

El niño va motivado y luego hacer un seguimiento diario.

Si te lo saltas...

Mario, tú has firmado esto y no lo estamos cumpliendo.

Pues es buena idea lo del contrato. Lo podemos hacer.

A ver si así conseguimos algo. -Muchas gracias.

A vosotras. Hasta luego.

Venga, Patricia.

Adiós. Chao.

(Música)

Nuestra psicóloga Gala Almazán quiere verse con Marta y Alex

para hablar con ellos y encontrar la mejor manera

de enfrentarse a los problemas con los que se están encontrando

durante el embarazo.

Bueno, chicos, ¿qué tal?

Antes de nada, ¿cómo lo lleváis?

Disfrutando de este último mes. Seguramente esto se adelanta.

Ha empezado a tener contracciones bastante fuertes.

¿Sí? Sí, tengo contracciones.

Pero es verdad que fui al ginecólogo y me dijo que son las normales.

Como siempre he tenido la tripa muy baja,

todo el mundo dice que se va a adelantar.

Creo que realmente se va a atrasar y se me va a hacer más largo.

Vamos a hablar de lo que no estáis gestionando del todo bien.

Que tiene que ver sobre todo... ¿Hay algo?

Con el papel que está cumpliendo tu madre, en este caso,

y los límites de cara a ponérselos a ella.

A ver, sí que es cierto que, por una parte,

ella estaba acostumbrada a tener una relación conmigo

que ahora cuando yo...

siento que una persona depende de mí, que voy a crear mi familia,

la rechazo al 100 % y para ella está siendo difícil.

Es a lo que te refieres con el rechazo al 100 % hacia ella.

No es rechazo hacia ella,

sino hacia su forma de meterse...

Antes a lo mejor se metía en mi vida y decía:

"Bueno, vale, es una opinión...".

Pero es que ahora se mete en familia, que es distinto.

Eso no lo estoy llevando muy bien.

-Por parte de Charo, pues bueno.

Tiene que intentar guiarnos y ayudarnos.

Yo tengo la esperanza de que esto va a cambiar.

Que esto va a ir a mejor.

Pero es verdad que no es solo una cuestión de esperanza.

Ahí tenéis que poner límites.

Es lo que tú decías. Estáis formando una nueva familia.

Un nuevo núcleo, por así decirlo.

Es verdad que ella muchas veces, los allegados,

la gente de nuestro entorno cercano está acostumbrada

a meterse más en nuestra vida con opiniones, consejos.

Pero llega un momento en que hay que marcar su espacio

y decir: "Bueno, hasta aquí".

Los consejos, bienvenidos sean. Pueden ser muy constructivos de cara

a servir como guía. Como una referencia.

Pero sí dejar claro que no dejan de ser consejos

y que la última palabra la tenéis que tener vosotros.

Muy bien, chicos. Muchísimas gracias.

Que vaya todo bien. Gracias a ti.

Ya nos seguiréis contando. Muchas gracias a nosotros, chicos.

Ya os presentaremos a la pequeña Sofía.

Eso es. Queremos conocerla. Gracias, chicos.

A vosotros.

(Música)

Rafa y Berta no saben que están a punto de recibir

una sorpresa sin salir de su casa. Alguien que no se esperan

llama al timbre.

(Timbre)

Hombre, Jorge. -Hola, hola.

-¡Hombre! Pero bueno... -¿Qué tal? ¿Cómo estamos?

-En mi casa. -¿Qué haces aquí?

Ostras...O sea, un famoso aquí, en mi casa.

Madre mía... Yo me he quedado... No me lo esperaba para nada

que fuese ni Jorge ni nadie. Claro, ¿quién va a llamar?

-Vengo a preguntar un poquito cómo lo estáis viviendo...

-Bueno, pues muy bien, con mucha ilusión.

Al principio, casi ni te enteras, hasta que no sale un poco de tripa...

-¿De cuánto estás? -De 17,5 semanas.

-Cuando las mujeres habláis de 17 semanas, 20 semanas...,

No me entero de nada. -De cuatro meses y una semana.

-De cuatro meses, de cuatro meses ya. O sea, lo tenéis ahí...

-Sí, sí.

-Pues nada, ha llegado Jorge, además, con esa energía que tiene él

y ese buen rollito ahí. Bueno, que qué tal llevábamos el embarazo,

que él también tiene dos niños... -Tengo una cosa para vosotros.

-Ay, madre. -Es una sorpresa.

Así que os voy a invitar a que me acompañéis.

-Bueno, Berta esto no lo sabe, pero no estoy solo

en la organización de esta sorpresa, ¿eh?

Seguimos hacia adelante. Todavía no le quites las manos.

-No, no.

-¿Vale?

Venga, pues a la de tres... -A ver...

(AMBOS) Una, dos, tres.

A ver si te suena. -Oh... ¡Hala!

Pero esta era mía y la habéis montado. ¡Ostras!

Qué guay... Esta era mía de cuando era chiquinina.

-Sí. -Fue la primera cuna

que ha habido casi de mi familia. Nosotros somos muchos primos,

muchos sobrinos también, y esa era la mía, o sea,

tiene 31 años la cuna. -Te tengo que decir

que él sabía todo prácticamente... Ha sido mi ayudante.

-Jolín... -Muchas gracias.

-Haber dado esta sorpresa ha sido superbonito

porque, como padre también, entiendo y sé lo que significa

ese sentimiento. El acompañarles en este proceso tan bonito

que están viviendo, para mí también es emocionante.

Y es que eres mi existencia y mi sentir.

Tú eres mi luna y mi sol.

Eres mi noche de amor.

Yo te adoro.

¡Toma ya!

(Aplausos)

Me ha dicho "Luna". -Ahí, ahí, ahí.

-Nada, chicos, os dejo aquí, que lo disfrutéis.

-Muchas gracias portada. -Que seáis muy felices, de verdad.

-Muchas gracias.

-Chao. -Chao.

-A ver si puedo ver al bebé. -Eso es, invitado quedas.

-Hasta luego. Gracias. -Hasta luego.

-Para mí, es un regalazo. Es que es una herencia

de toda su familia. Al final, se mantiene ahí la cuna

y, 31 años después, va a servir para Aixel.

-Y que la usen nuestros nietos.

-Bueno, eso ya veremos a ver.

Ya que él no parece muy por la labor de escuchar a sus madres,

quizá si se lo dice alguien a quien él admira,

les haga un poco de caso. Para poner en práctica los consejos

del psicólogo y sabiendo la admiración

que Mario profesa a los bomberos, María Ángeles y Patricia

quieren que sean ellos los que le ayuden a inculcarle

el cambio de comportamiento que esperan en los próximos meses.

¡Hala!

-Pero bueno...

-A Mario le encantan...

todos los cuerpos de seguridad, sea Guardia Civil,

Policía Municipal, Nacional, militares...

Todos le llaman la atención. Bomberos...

¡Pasa! -Veo que viene una familia por aquí.

(A LA VEZ) ¡Hola!

¿Qué tal? Mucho gusto, bienvenidos a un parque de bomberos.

-Muchas gracias. -Muchas gracias.

Estáis en el parque 3 del Ayuntamiento de Madrid...

y parte de los que trabajamos aquí.

Vamos a empezar por aquí. Su nombre, señor.

-Mario. -David, mucho gusto.

-Lo mismo digo. -Yo soy Óscar, choca.

¡Ahí está, campeón! Muy bien. -Yo soy Juan, choca.

-Y alguien más viene contigo, ¿verdad?

¿Quién viene contigo? Cuéntame.

-Mis madres y mi hermana. -¿Cómo se llaman?

-Patricia, Martina y M Ángeles.

-Qué suerte tienes de tener tres mujercitas.

Bueno, pues nada. Estamos en un parque de bomberos.

¿Qué quieres ver?

¿Qué tenemos en un parque de bomberos?

-Pues quería ver los trajes.

-Mario me ha parecido un chico encantador.

La verdad es que espero que le vaya mejor la relación con su hermana.

Vamos a ver lo que te estaba enseñando por aquí...

A ver, fíjate en una cosa...

que siempre tenemos en un parque de bomberos.

Siempre dejamos todo preparado. ¿Sabes por qué?

Porque en cualquier momento podemos tener una intervención

y salir completamente disparados. -Pitando.

-¿Qué te dicen tus madres siempre? Que hay que recoger las cosas,

¿a que sí? -Sí.

-¿Tú crees que esto está recogido?

-Parece que está un poco alborotado, pero todo el mundo sabe

dónde están sus cositas, ¿a que sí? -Sí.

-Espero que a partir de mis consejos, poco a poco,

vaya llevándose mejor con su hermana y deje esos celos que tiene

por el camino. Entonces, vamos a ver...

¿Nos acordamos de lo que era lo importante?

Cuidar de mí y de la familia. ¿Vale?

¿Qué tal con tu hermanita? -Bien.

-Claro, porque lo primero que hay que hacer es eso.

La familia es la familia. -Sí.

-¿Qué tal te llevas con tu hermanita? Bien, entonces, ¿no?

-Sí. -Aún es pequeñita para jugar, ¿no?

-Sí. -Bueno, ya crecerá y jugaréis

un poquito más. -¿Tú sabes que yo tengo

una niña como tú? Se llama María. -No, no lo sabía.

-Luego, tengo un niño que tiene tres añitos,

que ya ha hecho cuatro ahora mismo y que igual ves chiquinino.

Y juegan mucho los dos. Eso es imprescindible

para hacer una buena familia. Llevarse bien con el hermanito.

¿Tú te llevas bien con tu hermanita o tienes algún problema?

-No, me llevo bien con ella. -¿Sí?

-Sí. -Eso es lo importante, llevarse bien.

Cuidar mucho de ella. -Sí.

-Lo que pasa es que algunas veces se pondrá muy pesada

y querrá siempre estar con mamá... -Sí.

-Y cuando no con una, con otra... y venga.

Tú tienes siempre que ayudar a la familia.

La familia es las mamás, la hermanita...

Si le pasa algo, jugar con ella... Me alegro de haber podido enseñar

a Mario algo que le sirva tanto a él como a toda su familia

para un futuro.

¿Has visto? -Sí.

-Todo esto es... Son diferentes caretas

para protegernos de la radiación o para trabajar con ella.

-Hala...

-Muy bien.

¿Sabes cuánto pesa un equipo de bomberos?

-No. -¿No?

Pues estamos en torno a los 20-30 kilos.

Ha sido una gran sorpresa para Mario,

que seguro que no olvidará nunca este día.

Sus madres confían en que esta etapa de celos pase lo antes posible

y, poco a poco, Mario comprenda que él no es un príncipe destronado,

sino un príncipe con una hermana para toda la vida.

Invitados por el programa, Álex y Marta asisten a una actuación

del monologuista Miguel Miguel. Van a vivir una sorpresa

que tiene mucho que ver con el padre de Marta,

que falleció hace dos años y con el que estaba muy unida.

Está todo el día con el deporte mi colega Álex

y... su chica, igual. Están todo el día pensando

en deportes y, a mí, yo es que no, yo es que soy de hacer otras cosas,

donde no me canse. Todo el día, todo el día con el deporte.

Voy hacer una cosa, voy a citar a alguien que me ayude

a hacer una cosa en el escenario. Si no os importa...

¿Nos importa ayudarme? ¿No?

¿Vosotros sois muy de hacer ejercicio?

-Sí. -Anda.

¿Y tú cómo te llamas? -Álex.

-Álex, vaya... Sí, es un colega...

¿Tú también haces ejercicio? ¿Sí?

¿Mucho o poco? -Depende.

-Depende de él, ¿no?

(RÍEN)

(Aplausos)

Oye, ¿me ayudáis? ¿Podéis venir un momento

al escenario? Mira, vamos a dar un aplauso fuerte todos

para que vengáis para acá. -Me he llevado una sorpresa...

buena. Bueno, es que ha sido una sorpresa,

no te sabría decir. -Álex, ¿cómo estás?

-Bien. -Marta, ¿cómo estás?

Pasa por aquí. -Sí, claro.

-Por aquí, no te preocupes. Poneos a mi lado.

Voy a hacer un juego de magia, ¿vale? Aparte de cómico, soy mago.

Sí, soy mago. -Sí, se te nota.

-Se me nota, ¿verdad? Soy muy de hablar y de vender humo.

Mira, el caso es que iba a hacer un juego...

Necesito un pañuelo para este juego.

Entonces, si no te importa, necesito quitarme el pañuelo

para el juego. Así, lo das la vuelta así.

(Música intriga)

Es un juego. ¿Te suena?

-He visto que era el reloj de mi padre.

El que más le gustaba. Y a mí no me gustaba nada.

-Sí. ¿Quieres cogerlo?

-Yo pienso que sí, que Sofía... O sea, estoy segura.

Pienso que es un regalo de mi padre porque yo creo en esas cosas

y yo siento, ¿sabes? Siento que mi padre, de algún modo,

me protege, me mima... O sea, sí.

Siempre que le pedía algo,

siempre me lo daba.

-¿Te lo quieres poner? Te lo puedes poner. Póntelo.

Además, os tengo que decir una cosa. Este reloj no viene solo.

Lo he traído con alguien.

(Aplausos)

No llores.

Al igual que al principio de esta historia,

Álex y Marta vuelven a estar solos, pero Charo va a aparecer.

Sin embargo, esta vez lo va a hacer de una forma diferente,

una forma más acorde a cómo debería ser la actitud

de una madre en esta situación. No llores, ven.

-Yo lo odiaba.

(RÍE)

Este reloj... Tú lo odiabas,

pero era su preferido, tú lo sabes.

Quiero que lo conserves, que se lo enseñes a Sofía.

Quiero que este reloj marque una nueva etapa,

la etapa que vais a vivir juntos.

Quiero que me perdones si te he ofendido.

-Sí. -Quiero que seáis muy felices

y yo voy a estar siempre ahí para apoyaros,

siempre para lo que necesitéis. Me pidáis un consejo,

os guste o no, os lo voy a dar. -Ya lo sé.

-Pero nunca con mala intención. -Al ver las palabras

que ha dicho mi madre y ver que también producían en Álex

una sensación como de... ¡uf! Esta parece que se está calmando,

menos mal. -Me llenó escuchar sus palabras.

Bueno, verla llorar. Que lo diga desde el corazón.

Entonces, pues bueno, al final, todos nos podemos equivocar

y hablar de más. Entonces, pues bien.

-Que sepáis... Tú sabes que eres lo más importante,

junto con tu hermana y los niños, y Sofía lo será también,

lo más importante de mi vida. Por nada del mundo,

quiero haceros daño y solo deciros que siempre voy a estar ahí.

Yo para vosotros, siempre voy a estar ahí, ¿vale?

-Gracias, Charo.

(Aplausos)

Con esta última imagen más emotiva de ellos tres,

me da que pensar que, efectivamente, ya empiezan a reconocer

ciertas cosas y esto puede suponer un punto de inflexión

y un momento a partir del cual cambiar muchas de las actitudes.

(Aplausos)

La noche y la propia historia terminan de una manera no prevista.

Los tres van a intentar poner lo mejor de su parte para que Sofía,

esa niña tan deseada, venga al mundo en mitad

de una familia y feliz.

(Aplausos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Berta y Rafa - Alex y Marta - Mª. Ángeles y Patricia

Mamás y papás a la vista - Berta y Rafa - Alex y Marta - Mª. Ángeles y Patricia

28 ago 2018

Berta y Rafa quieren formar una familia en un ambiente natural y con un estilo de vida alternativo: el nacimiento y la educación en casa. Marta y Álex están cansados de que Charo, la madre de ella, se entrometa en la pareja. Mª Angeles y Patricia no saben gestionar los celos de su hijo Mario.

ver más sobre "Mamás y papás a la vista - Berta y Rafa - Alex y Marta - Mª. Ángeles y Patricia" ver menos sobre "Mamás y papás a la vista - Berta y Rafa - Alex y Marta - Mª. Ángeles y Patricia"

Los últimos 8 programas de Mamás y papás a la vista

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios