1128506
Programas para todos los públicos
cerrar cerrar

Subtítulos de Los misterios de Laura - Capítulo 14 - El misterio del truco imposible

Subtitulado por Teletexto-iRTVE. -Muchos magos han intentado descubrir el secreto de este número. Pero hasta ahora nadie lo ha conseguido. Lo que van a presenciar esta noche también lo han disfrutado otros espectadores en grandes ciudades europeas como Berlín, Londres o París. Y esta noche estoy encantado de compartirlo con ustedes. Con ustedes y con Julia, que ha sido muy amable de subir al escenario. Julia. ¡Julia! ¿Puede comprobar si todos los candados están cerrados? Sin miedo, sin miedo. No muerdo. ¡Guau! Je, je. -¡Oh! ¿Son de verdad? ¿Las cadenas también? Muy bien. ¿Todo comprobado? ¿Correcto? Entonces... ¡Que comience la ilusión! Vaya. Siguen ustedes ahí. Esto... Parece que no... Un momento. Antes de vayan a recuperar el dinero de la entrada Por favor, Julia. ¿Podría mirar lo que hay en el bolsillo derecho de mi chaqueta? Una cartera. ¿Podrías leer el nombre que hay en el DNI? -Diego Sotelo. -Esa es mi cartera. -¡Su cartera! ¿Cómo puede ser eso? Siga mirando, Julia. Sin miedo, sin miedo. Una pitillera, pero bueno, si yo no fumo. ¿Qué más tenemos por aquí? ¡Un collar! Yo no recuerdo haberlo comprado. -¡Es mi collar! ¡Me lo han robado! -No. no. Siga mirando, por favor. (CARRASPEA) ¡Un reloj de oro con las iniciales LG! -¡Ese es mi reloj! -Eeeh... Sí. Eem... Tranquilos. Ahora les devolvemos sus cosas. Señora, su collar. ¡Y su reloj, también! Si, porque... El tiempo se nos echa encima... Y... así que... Damas y caballeros, un placer compartir esta noche con ustedes. Pero la ilusión ha llegado a su fin. Muchas gracias. Han sido ustedes un público maravilloso. ¿Pero de dónde sale esta gente? No eran espectadores, eran amebas. Verían un buen truco que les hiciera desaparecer las piernas. -Algunos dicen que les quitas las carteras al entrar y, luego, te las metes en los bolsillos. -Pero no es posible. Si voy del escenario al camerino, del escenario al camerino. Nada más. ¡Por favor! ¿Hasta cuándo tenemos que estar aquí? -Hoy ha sido la última noche. -¿Cómo que la última? -Contrato cancelado. Dicen que pierden dinero contigo y urge llenar en aforo. (MARIO) Pero no pueden hacerlo. -Bien. Traen al Gran Priora. -Ese hijo de puta nos está dejando sin nada. -¿Qué quieres? A la gente le encanta. Hace levitar un coche en escena. -Pero son fuegos artificiales, luces, trucos sin más. Yo soy escapista, Gregorio. Me he escapado de ataúdes, tanques con pirañas, ¿Recuerdas aquella fuga de Alcatraz? ¡Eso fue espectacular! -Sí. Pero... Comparado con él, para la gente sólo abres rápido los candados. Bueno. Nos vemos en el bar. Llaman a la puerta. -Mario. Mario, perdona. No quiero molestarte, pero hay aquí... -¡Para no molestar, tendrías que dejar de existir! ¿Qué querías? -Un periodista quiere hablar contigo. -Sí. Dile que pase. -Vale. Por favor. Pase. -Mario el Magnífico. -Aquí la televisión siempre es bien recibida. -Soy de TVE, quisiera entrevistarle. -Sí. Perfecto. ¿Estoy bien aquí? (CARRASPEA) -¿Qué tiene que decir a las últimas declaraciones de Tomás Priora sobre usted? -No sé que habrá dicho ese payaso, ni me importa. -Dice que en su próximo show revelará sus métodos de escapismo. Literalmente ha dicho que su carrera está acabada. Y que desvelará su doble juego durante estos años. -¿Estás grabando? Tomás Priora, si te atreves a hacer eso te juro que no vuelves a ver la luz del día. (TELEVISIÓN) Hasta aquí, las noticias nacionales. -Ese loco quiere matarte. Hay que llamar a la policía. -He arruinado su carrera. Es normal que quiera matarme. -Si ya no tiene futuro, olvídate de desvelar sus trucos. Déjale que haga su vida. Tú eres mucho mejor persona que él. Tomás. Esto no es broma. Lleváis años enfrentados, pero ahora hay amenazas reales. -Ese mago infeliz no puede hacerme nada. Que venga aquí, si se atreve. Le estaré esperando. Laura, ven a ver esto. Ven, corre. Ya he visto a Cuevas echar el café por la nariz. Tengo mucho trabajo. Sólo es un minuto. Ven, deverdad. Tienes que verlo. El tipo es un poco charlatán. Pero lo que hace tiene su gracia, ya verás. Tú. Hazle el truquito. -Si ya lo he hecho tres veces. Ya estaréis aburridos. -No, no. Para nada. Es increíble. Es increíble. Se quita las esposas sin usar alambres ni nada. No sé cómo lo hace. Se pone así... -¡Tachán! -¡Venga ya! Espera. Yo... Yo te conozco. Eres ese mago, ¿no? Sí, eres... Mario el Magnífico. Oye, yo te he visto en la tele. -Sí. He salido bastante en televisión. Tú habrás visto el especial. El de tres horas, que me fugaba de Alcatraz con un helicóptero. No, yo te vi en un programa infantil con el Dr. Sonrisas. Salía un payaso que hacía malabares. -Me hubiera ido mejor con una... Nariz de payaso. -¡Qué va! Es que lo han detenido por conducir un poco ebrio. Y por resistencia a la autoridad. Esta noche dormirás la mona en el calabozo. Cuevas, llévatelo. -Me gustaría llamar a mi abogado. ¿Puede ser? Y un café para despejarme un poco. Es una pena que alguien con tanto talento termine así. -No se preocupe por mí. Mi mejor truco aún está por llegar. -Con esto hemos terminado por hoy. -Sí, señorita. -Consuelo, puedes irte a casa. Seguimos mañana. Suena el teléfono. ¿Sí? (TOMÁS) Olivia, Mario está aquí. -¿Tomás? Pero ¿no estabas en casa? (TOMÁS) No sé cómo ha entrado. Pero podré salir. ¡Ah! Y va a matarme. (MARIO) Deja el teléfono, hijo de puta. (TOMÁS) ¡Olivia! -¡Tomás! (TOMÁS) Oliv... -¡Tomás! ¡Tomás! ¡Tomás! ¡Tomás! -Eh... Parecen preocupados por algo. Ha llamado una mujer denunciando un posible asesinato. Tomás Priora. El mismo al que usted amenazó de muerte por televisión. -¿Y por qué me lo cuentan? Porque, al parecer, la víctima llamó a Olivia Larralde y dijo que usted entró en la casa hace una media hora. -Eso es un poco difícil, inspectora. Sólo un buen mago podría salir de esta celda matar a alguien y volver a entrar, ¿no le parece? Es un trabajo bastante aburrido, la verdad. Mucho papeleo y esas cosas... Bastante más dinero. Sí. Eso sí, pero... Hola, Jacobo. Confirmado. La sangre es de la supuesta víctima. Pero si estuvo aquí toda la noche y sólo salió del calabozo para llamar a su abogado. Lee el informe que he dejado en tu mesa. Laura, referente a lo del dinero igual me he vuelto loco, pero era una señal para un coche nuevo. Bueno. ¿Un señal para un coche? ¿No hay que pagar la hipoteca? Sí. Pero así te quedas tú el otro. O si... Por los gemelos. Por si hay que llevarlos... Vale. Laura, una cosa. ¿Qué tal por aquí con Aurora? Ah, muy bien. ¡Que mujer más maja! ¿No os ha dicho nada? ¿Ha hablado con vosotros? ¿Hablar de qué? Aurora quiere que nos ocupemos del caso. ¿El caso del mago? Yo hablaría con los vecinos. Alguien vería sacar el cuerpo. y también con los agentes de guardia esa noche. -Eso mismo le he dicho yo a Martín. Aurora. Perdona. Todavía tengo en la cabeza aquí... en comisaría. -Ahora es cosa mía. Déjamelo a mí y te paso los informes, ¿te parece? Bien. -Lydia y Cuevas están en la casa. Llamadme en cuanto tengáis algo. -Anda, mira. Una espadas con la que atraviesan a los ayudantes. Estos chismes dan el pego, ¿eh? Bueno, no. Porque de cerca canta mucho que son falsos. Mira, ni siquiera corta. ¡Ah! Cuevas. ¿Quieres dejar de contaminarlo todo? Esto es una escena del crimen no un mercadillo. -Vale. Vale. Perdón. No me he cortado, tonta. Era broma. Es que como casi no hemos hablado desde lo del otro día. ¿Lo del otro día? -Pues, lo del otro día. Que tú y yo nos... Cuevas, tú y yo, nada. ¿Queda claro? Nada en absoluto. Y como digas lo contrario te meto en ese baúl y te tiro al río. Voy a entrar en la casa de un mago por primera vez. Ya verás cuando lo sepan los gemelos. Parece mentira que un cantamañanas como ese, tenga un casa como esta. Los magos no son cantamañanas, son artistas. Sólo engañan a la gente. Son unos timadores. ¡No seas bruto! Los magos te dan ilusión. Te hacen creer que cualquier cosa es posible. Incluso un asesinato. Este tío debía ser muy feo para llevar una careta. -Fue un accidente de coche. Se quemó media cara y las manos. Por eso siempre usaba una máscara, los guantes y... ¿Usted es? -Olivia, su... Su ayudante. Encantada. ¿Todo este maquillaje era de él? -Sí Lo usaba para taparse las quemaduras y la cicatriz que tenía en la cara. Pero entonces... Este algodón no puede ser suyo. Si el maquillaje era para tapar la cicatriz es un color muy oscuro, ¿verdad? -Sí. ¿Vino alguna mujer ayer? -Sólo la asistenta. Pero yo estuve con ella toda la tarde. Me gustaría preguntarles si... Si me podría quedar esto. Él la llevaba siempre encima y me gustaría conservarlo. Supongo que no hay problema. ¿Cómo pudo el asesino ocultar el cuerpo sin ser visto? -Ni idea. Tardé 30 segundos en llegar aquí desde la llamada de Tomás. ¿Sabe por qué se odiaban tanto Mario el Magnifico y él? -No lo sé. Cuando empecé a trabajar con Tomás hace dos años ya estaban peleados. Y Tomás quería rematar a Mario contando sus trucos. Usted no sabrá lo que él descubrió, ¿verdad? -No llegó a decírmelo. Yo no estaba muy interesada. Intenté que se olvidara de Mario y lo dejara en paz. Y si lo hubiera hecho, a lo mejor, ahora lo... ¿Alguien más pudo conocer sus trucos? -Un mago nunca desvela sus secretos a nadie. Bueno. Salvo a la persona que le ayuda en sus trucos, claro. -A ver. Supongamos que alguien me abrió la puerta de la celda. ¿Cómo saldría sin que nadie me viera? ¿Y cómo explica la sangre de su camisa? -Pues no sé. No tengo ni idea de cómo han llegado ahí. Anoche estuve bebiendo. No sé. Usted amenazó a Tomás por televisión. -Entiéndame. Iba a contar mis trucos. Arruinaría mi carrera. La ayudante de Tomás nos ha dicho que usted no soportaba que él fuese mejor mago. -Él no era mejor mago. Hacía mejores espectáculos. Y también. Hacía creer que tenía poderes, que leía la mente y esas tonterías. Da igual lo que hiciera. Todos los magos sois iguales. Montáis circos para engañar a la gente. -Perdone. Yo no engaño a nadie. Yo soy escapista. Mi magia requiere años de entrenamiento, esfuerzo mental y una habilidad que casi nadie posee. ¿De acuerdo? Cualquiera hace truquitos con baúles de doble fondo y espejos. -Mario. He venido nada más saberlo. ¿Cómo estás? -Con un poco de resaca pero nada más. Les presento a Gregorio. Mi mánager y abogado. -Oye, en una hora es el juicio. Tenemos que irnos ya. -Muy bien. -A no ser que tengan pruebas para retenerlo por asesinato. Tenemos las manchas de sangre de la camisa. -¡Ah! Las manchas. Para ser ustedes policías dan la impresión de no saber mucho de leyes. Si no hay cadáver no hay delito. Lo habrá. Descubriremos el truco. (MARIO) Me encantará ver cómo lo intenta. Buenos días. -Conque había una huella de Mario en casa del mago. Sí. En la ventana. -Eso demuestra que Mario estuvo allí. Pero no, que estuviera durante el asesinato. No sé. Pudo estar allí cualquier otro día. -Aún así, tu informe es excelente. Jacobo olvidó decirme lo buena que eras. Mi trabajo aquí pasa siempre un poco desapercibido. Comparado con el de otros. -Bueno. Conmigo no va a pasar. -Habrá muchos cambios en esta comisaría. Y quiero que tú me ayudes a hacerlos. ¿Una huella de Mario en casa de Tomás? Lydia la encontró en la ventana. Pero ¿qué asesino deja una sola huella en la escena del crimen? O dejas un montón por descuido y por no llevar guantes O llevas guantes y no dejas ni una. Pues claro. -Nada por aquí, nada por allá y... ¡Bien! ¡Bravo! -Perdonen. No pueden estar aquí. Mi plaquita dice lo contrario. Tranquilo que no contaremos nada de lo que veamos aquí. ¿Dónde estuviste anoche? -En un espectáculo de magia. Voy a todos los que puedo para aprender. Oye. Tomás y Mario llevaban cinco años tirándose los trastos a la cabeza. Algo gordo pasó, ¿no? para que se odiaran tanto. -Yo no sé nada. Llevo cuatro años con Mario. Ya eran enemigos. ¿Nunca los oíste discutir? ¡Je! ¿Ni por teléfono? -No, no. ¿Seguro? -Sí. Tú eres quién más tiempo pasa con él. Si alguien sabe todos sus secretos eres tú. Y si algún mago quisiera conocer sus trucos como Tomás, por ejemplo, sólo tiene que ofrecerte un cheque en blanco para que tú se los cuentes. (CAE LA VARITA) -Perdón. -No sólo yo he sido ayudante de Mario. Sé que antes de mí había otro chico que se llamaba Leo. No sé su apellido. ¿Sabes dónde está? -No. No lo conozco. Sé que existe porque Mario lo dijo una vez, pero nada más. Que yo sepa, no ha dado señales de vida en cinco años. ¡Ah! Justo el momento en que Tomás apareció en escena. (TELE) Mario el Magnífico es hoy el mago más famoso del país. Hechos extraños lo vinculan con la supuesta muerte de Tomás Priora, el conocido ilusionista y declarado enemigo y han hecho que Mario, en unas horas, haya vendido todas las entradas para sus funciones del próximo mes. Es imposible que Mario saliese de la comisaría. El crimen lo cometió otra persona. El asesino, con un poco de maña, pudo dejar la huella. Yo creo que fue Mario quién puso la huella ahí. A propósito. Nos está diciendo que él es el asesino. Y que no podemos detenerlo. Y mientras, vende entradas y se ríe de nosotros. -Laura. Los datos de Leo, el ayudante de Mario. ¿Tan pronto? -Sí. Son de la Seguridad Social. Se llama Leo Hernández. Y ahora tiene un taller mecánico en esa dirección. -Martín. Quería comentarte una cosilla. Es un tema delicado. Ya sabes. ¡Sí, hombre! Sobre una amiga. ¿Una amiga? Esa clase de amiga. -Verás, es que... A ella no le gusta que hablemos de amistad. Pero, realmente, no sé lo que quiere. Y tú quieres ser su mejor amigo. Pues... sí. Eso está claro, tío. Tírate a la piscina. O te da un bofetón o te comes todo el turrón. ¡Ay, Cuevas! Si es que no... Cuevas y las mujeres. Me cuesta juntar esos dos conceptos. (RÍE) Lo mismo podría decir de ti y los hombres. Aunque lo Ismael me está sorprendiendo. Ismael sólo es un amigo, hombre. El otro día cené con él como si lo hiciera contigo. Sí, pero yo no te planto un beso en la boca, todavía. Eso fue hace mucho tiempo. Ahora nos hemos vuelto a encontrar y nos estamos conociendo. Es aquí. Buenas tardes. Buscamos a Leo Hernández. Nos han dicho que trabaja aquí. -¿Quién lo busca? ¡Qué tontería! Somos policías, queremos hablar con él. -Un segundo. No se muevan de aquí. ¡Qué cabrón! (GRITAN) Pero ¿dónde vas? Quieto. Estate quieto. Hombre. (JADEA) ¡Ay, ay! Pensaba que se nos escapaba. Levántate. -¡Ah! Así que cuando Tomás Priora decía que iba a destapar el doble juego de Mario, era esto. ¡Un hermano gemelo! Mientras uno estaba encerrado el otro salía a sorprender a público. -Sí, eso hicimos durante un tiempo. Hace muchos años, ¿eh? Nos fue bien. Ganamos bastante pasta. Entonces, ¿por qué lo dejaste? -¿Que por qué lo dejé? Se lo voy a contar. Mi hermanito olvidó fijar la caja fuerte que sacábamos en la función. Mi pierna amortiguó el golpe. Y así, Mario y yo dejamos de ser idénticos. Una bonita historia, ¿verdad? Pero tu cojera no te ha impedido matar a Priora. -¿Qué está diciendo? ¿Cree que lo hice yo? ¡Puf! Eso es absurdo. Yo no he matado a nadie. Es blanco y en botella. Mientras Mario se hacía detener tú ibas a casa de Tomás y lo matabas. Si tienes una coartada para la noche de ayer nos encantará oírla. -Anoche estuve aquí trabajando hasta tarde. Pregúntele a mis compañeros. ¿Y por qué has huido cuando nos has visto? -Pues... Últimamente arreglaba coches para clientes especiales. Especiales. Coches robados, ¿no? -Yo no sé si son robados o no. Simplemente, pues... No pregunto. Por eso salí corriendo. Pensé que me habían pillao. ¿Llegaste a conocer a Tomás Priora? -No. Después de lo que me pasó no quise saber nada más de ese mundillo. Pero seguirías hablando con tu hermano. Te habrá hablado de Tomás. -Que no. Casi no me hablo con mi hermano. -Sólo le importaba si le servía para algún truco. ¿Entiende? Y sin mí, además, su carrera se fue a pique. A los seis meses de dejarlo hablamos y me dijo que tenía un truco nuevo. Algo que nadie había hecho nunca. ¿Sabes qué era? -No. Yo ya no trabajaba para él. No me podía contar nada. Entonces, en seis meses Mario inventa el truco del siglo... Y Tomás Priora aparece para descubrirlo. Hola, mamá. (NIÑOS) ¡Vamos, otra vez! -Menos mal. Ya no sabía qué decirle a este hombre. Lleva esperando un rato. ¿Qué hombre? -El que te está ayudando en un caso. Está con los niños. Los tiene locos. ¿No los oyes? No para de hacer trucos de magia en todo el rato. ¿Laura? (NIÑOS RÍEN) Pero bueno. ¿Está loco? ¿Qué hace aquí? (NIÑOS) Mamá, mira lo que hace. (RÍE) Aquí estábamos. Pasando el rato, ¿verdad? -¿Puedes hacer otro truco? -¡Sí! Otro truco. -Es que sus hijos me han dicho que quieren ser magos de mayores. y yo había pensado en contratarlos y así contarles todo lo que sé. Claro. Imagino que trabajar con gemelos debe ser mucho más fácil. -Ha hablado con Leo. (CHASQUEA) Siento que no le haya servido de nada. Niños, quedaos aquí con la abuela mientras despido a este señor. -¿Ya se va? Pero si he hecho palomitas. -Encantado, señora. Muchas gracias. Quedaos aquí y no salgáis, por favor. No sé cómo ha venido a mi casa. Pero ni se le ocurra volver a acercarse a mis hijos. -Venía a traerle invitaciones para mi próxima actuación. Sé por mi manager que está todo agotado y... No sé. Pensé que podría... Apetecerle. Así que esto no ha hecho más que... relanzar su carrera. Ha pasado de mago fracasado a convertirse en un artista. Capaz de burlar a la policía. -Sí. Pero todo el mundo piensa que soy un asesino. Usted tampoco lo ha negado en ningún momento. Ha sembrado una historia, permitiendo que los demás la acreciente. -¿Y qué piensa usted? Que usted forzó la detención. Y envió a otro a hacer el trabajo sucio. Eso creo. -¿Y puede probarlo? Lo haré. Encontraré a su cómplice. Y descubriré su truco. -Usted forma parte del público. Y el público es el mejor aliado de un mago, ¿sabe por qué? Todos saben que detrás de un número hay un truco. Pero nadie lo quiere descubrir por no perder la ilusión. ¡Fú! ¡Ah! -¿Qué tal? ¿Mucho trabajo? ¿Tú nunca te vas a casa? -Quería entrarle bien a la nueva jefa. Si quieres mi consejo no intentes caerle bien a todo el mundo. Así sólo consigues hacer el ridículo. -¿Me tienes que tomar siempre por idiota? Es que... Entendería que lo hicieras siempre. Es lo normal. Lo que no entiendo es... Por qué un día me tratas como a un imbécil y al día siguiente me besas. Cuevas, no sigas por ahí. -Es que ya no sé por dónde seguir. No voy a dejar que me pisotees más. Aunque seas la mujer que... Que más me ha gustado de toda mi vida. -Laura. ¿Tienes un momento? No. -Pero no aquí. Disimula. Esto es me lo ha dado Lydia. El nuevo organigrama de la comisaría. ¿Nos disculpas un momento, Alberto? ¿Tú sabías algo de esto? Laura, no, no... No, no... No has parado de entrar y salir y de reunirte con Aurora en estas dos semanas Y quieres que me crea que no sabías nada. Es verdad que lo sabía pero no lo consentiré. Soy su jefe. No permitiré ningún cambio en esta comisaría. Y por eso no lo has dicho hasta ahora. ¿Y qué le digo? ¿Que la vigilo porque no me gusta lo que hace? Déjame hacerlo a mi manera. Cuando tenga la ocasión, se lo voy a decir yo. De verdad. Eso espero. -Lydia. Vuelve a la escena de crimen y revísala de nuevo de arriba a abajo. ¿Otra vez? -Hay que cambiar el enfoque del caso. Si hallamos cómo sacaron el cuerpo de la casa puede que encontremos al asesino. ¿No quieres que Laura siga en el caso? -Quiero a alguien que no nos deje como payasos ante la opinión pública. Por primera vez soltamos a un sospechoso con todas las pruebas en su contra. Golpea el arcón. Golpea el arcón. ¿Se puede saber qué le pasa al arcón? -No lo sé. Estoy pensando. Nada más. Cuevas, no te metas ahí. Cuevas. Cuevas. ¿Cuevas? ¡Cuevas! ¡Cuevas! -¿Cómo no hemos caído antes? Los baúles de los magos tienen doble fondo. ¿Qué es eso? -No lo sé. Pero está húmedo. Esto parece sangre. Pero esto está seco. -Claro, está en el doble fondo. ¡Uy! Aquí hay algo. Esto parece un pendiente. Tiene que ser del asesino. Claro. Eso ocurrió. El asesino escondió aquí el cadáver. Y volvió a por él. Ahí fue cuando se le cayó el pendiente. Y sólo puede ser de una persona. -¿Has visto antes este pendiente? -Sí. Es mío. ¿Qué tiene que ver con el crimen? -Estaba aquí. En un arcón de doble fondo con sangre de la víctima. Mataste a Tomás. Metiste su cadáver dentro, para sacarlo más tarde. -¡No! Yo usaba ese arcón en muchos números de Tomás. Debí perderlo cualquiera de esas veces. -¿Y la sangre? -No lo sé, de verdad. ¿Por qué motivo querría yo matar a Tomás? -Una bella joven viviendo con un mago desfigurado que se oculta de la gente. Debe haber una razón muy poderosa para hacer eso. Para vivir con semejante ¿monstruo? -No era un monstruo. Yo le admiraba. Y aprendí mucho de él. De sus números. Era un genio. Es. Es un genio. -¿Y por eso te enamoraste de él? ¿Y te sentiste rechazada? Pero él... Él rehuía a todo el mundo. ¿No? No solamente te rechazaba a ti. -No quería que nadie le tocara. Ni yo ni nadie. -Hemos revisado tu teléfono móvil. Sí que recibiste una llamada a la misma hora que dices que Tomás te llamó. Pero hay algo raro. -Esa llamada provenía de un número oculto. No. Eso no es raro. Comprobamos el móvil de Tomás y tenía configurado el teléfono para que salieran sus llamadas como número oculto. -A mí también me extrañó. El móvil nunca estaba así configurado, pero... No lo sé por qué. Ese día él lo puso así. -¿Estoy detenida? No deberías detenerla. Estoy segura de que no ha sido ella. -Su pendiente estaba en un arcón con sangre de la víctima. Sólo ella lo usaba y, sólo ella sabía que tenía doble fondo. ¿Y si fue así, por qué no limpió el arcón? Es tan lista para cometer un crimen perfecto pero tan tonta como para no borrar pruebas que puedan incriminarla. -Entonces, según tú, ¿qué se supone que ha pasado? Es una trampa. Alguien pudo poner el pendiente allí. -Alguien es Mario, claro. Yo creo a esa chica. No ha sido ella. Es una intuición. -Tu intuición no tiene fundamento. Esto sí lo tiene. Sé que esto te sonará raro. Pero yo tengo una especie de... Radar para las mentiras. No sé. Será de tratar a diario con los gemelos. -Por favor. Se han enterado de la detención y... -Déjamelos a mí. Tenemos que andar con cuidado con ellos. Ya nos han puesto bastante en ridículo estos días. Intentaré que estas filtraciones no vuelvan a ocurrir. -Al revés. Esta filtración es lo mejor que nos puede pasar. Aurora. ¿Has sido tú? -Hola. Gracias. -Menudo lío se ha montado. Sí. ¿Qué está pasando? Martín, ¿qué pasa? Aurora dará una rueda de prensa para decir que ya tiene un culpable. ¿Qué? Está equivocada, meterá la pata hasta el fondo. -¿Tú también crees que el detenido es inocente? Claro. El culpable está en la calle. Todo esto es muy precipitado. -¿Y la chica que han detenido? Otro truco de Mario el Magnífico. -¿Estarías dispuesta a repetir eso en una entrevista? ¿En una entrevista? Pero ¿tú quién eres? ¿No eres policía? -No. Soy periodista. De "La Gaceta del Crimen". Y me acabas de alegrar el día. Oye, pero yo... -¿Me conceden unos segundos, por favor? Gracias. No solemos hacer esto pero... Dadas las insinuaciones vertidas acerca de que una negligencia en esta comisaría hizo que un sospechoso pudiera escapar y cometer un crimen. Les comunico que tenemos pruebas determinantes que han conducido a detener al presunto asesino. -Perdón. ¿Tenemos ya algún nombre? -Todavía no podemos revelar su identidad. -No todos sus agentes comparten su misma impresión. Algunos piensas que se equivoca. -¿Qué dice? ¿Quién ha dicho eso? -Una agente muy simpática. Esa. La que se está escondiendo detrás del policía alto. ¡Aurora! -¿Qué? Yo no quería desacreditarte. No sabía que ese hombre era de un periódico. -No sabías, no querías. Y siempre haces y dices. ¿Sabes por qué no te saco del caso? Porque ya no hay caso. Cuando Lydia confiese qué hizo con el cadáver, cierro el expediente. Y que no se vuelva a hablar del tema. Y... ¿Qué va a pasar conmigo? -Pero, Laura. ¿Y tu famosa intuición? ¿Qué te dice ahora? -Tu nombre era Víctor, ¿verdad? ¿Puedes comprobar que todo esté bien cerrado? ¿Todo en orden? -¿Crees que podré zafarme de esta camisa de fuerza? Muy bien. Ahora lo comprobaremos. Puedes sentarte. Muchas gracias. ¿Están ustedes preparados? Pues... ¡Que comience la ilusión! -¡Ah! Aplausos. Veo que entre el público hay alguien muy interesado en mis trucos. ¿Sería tan amable de subir como voluntaria? Por favor. Sí, usted. No, no, no. -Por favor. No, no. (MARIO) ¡Un fuerte aplauso, por favor! Muchísimas gracias por su colaboración. Su gabardina está muy limpia. ¿Podría recomendarme su tintorería? Porque en la mía, cuando llevo algo a limpiar me matan todas las palomas. Risa del público. Les aseguro que no hay nadie más interesado que la inspectora Lebrel en descubrir mis trucos. El último ha sido tenderle una trampa a Olivia. -A la ayudante de Priora. No sé de qué me está hablando. (AL PÚBLICO) Hasta ahora no ha conseguido descubrirme. Pero yo creo que ha sido por falta de motivación. Bien. Le propongo algo. Les propongo algo. Si consigue descubrir el truco que haré con usted esta noche le daré la confesión que está buscando. ¿Habla en serio? Completamente, tenemos testigos. Ya saben que no me gusta hacer trucos con cartas. Pero esta vez, haremos una excepción con la inspectora. Comprobarán que es una baraja normal con sus corazones, diamantes, picas y tréboles. Pero todos sabemos que es una baraja mágica. ¿Sería tan amable de barajarla, por favor? Tómese su tiempo, no hay prisa. Muy bien. Ahora, ¿quiere cortarla? Muy bien. ¿Desea cortarla una vez más? No. -¿Traemos un hacha para que la corte mejor? Risa del público. Bien. Ahora, si es tan amable elija cuatro cartas. las que usted desee. ¿de acuerdo? Una. Dos. Tres. Y cuatro. Perfecto. ¿Me permite? Y ahora veamos qué nos cuentan las cartas. Yo maté a Priora. Sorpresa del público. Aquí tiene, señorita. Un suvenir. Espere un momento. Todavía no he terminado. ¿Usted se fía de las apariencias? Vuelva a leer lo que pone en esas cartas. ¿Sería tan amable de mostrarlo a los espectadores? Pero nunca podrás demostrarlo. Nunca. Nunca se fíen de las apariencias. La ilusión ha llegado a su fin. Buenas noches y muchísimas gracias. "Habéis buscado el arma del crimen en todos los sitios menos en el que estaba el asesino." (TELEVISIÓN) -No debiste venir, Lucrecia. Mi mujer sospechaba. (SIGUE TELE) Es que no contestabas a mis llamadas. -¡Ni a mis misivas electrónicas! -Perdí el celular. Le suena el móvil. -No sé cómo te gusta tanto esa serie, con tantas desgracias. Yo no sé cómo te gusta tan poco tu casa. -Si quieres me voy. Pobre Valeria. -¿Cómo te va con el mago? Se está burlando de mí ese mago. Me toma el pelo. Y por si eso fuera poco en comisaría hay una bruja haciéndome la vida imposible. -La sustituta de Jacobo. Sí. Ha detenido a alguien y estoy segura de que es inocente. Pero no le gusta mucho que le lleven la contraria. -Cuéntamelo todo. A lo mejor, desde fuera, puedo ayudarte. Y dejamos a esa golfa en ridículo. (RÍE) -¿Eh? ¿Me lo vas a contar? ¡Qué bien! A ver. Ha aparecido una nueva prueba incriminatoria. Un pendiente en el doble fondo de un arcón lleno de sangre de la víctima. ¿Y el arma del crimen ha aparecido? No. Por ninguna parte. -Ya. -Eso es porque no buscáis bien. Habéis pasado por alto lo más obvio. ¿Y qué es lo más obvio? -Pues, ¿qué va a ser? Que el arma del crimen tiene que estar donde estuvo el asesino. ¿Dónde si no? No, mamá. No sabes lo que dices. Es imposible, porque en este caso (SUSURRA) -¿Qué? Oye... ¿Sabes que puede que tengas razón? Estaba en la sala de detención donde estuvo Mario el Magnífico. Con sus huellas y sangre de la víctima. Pero ¿cómo pudo estar ahí todo este tiempo? Porque a nadie se le ocurrió mirar ahí. Estaba debajo del colchón. A ver, ¿de verdad este es el arma del crimen? ¿Se lo has dicho a Aurora? Déjame que se lo diga yo. No, no. Quiero ver la cara que pone. Cuando vea que ha detenido a una inocente. (MARIO) ¿El arma del crimen? ¿De qué crimen? Porque según mi abogado, sin cadáver no hay delito. Es suficiente para arrestarlo. Le costará explicarnos cómo llegó ese cuchillo allí. -El problema es, que en un juicio, quien lo explique no será él sino ustedes. La noche que detuvieron a mi cliente por conducir ebrio lo registraron antes de entrar en la comisaría. Mi cliente no llevaba ningún cuchillo encima. (MARIO) ¿De verdad quieren volver a salir en la prensa? Que por negligencia de una de sus funcionarias las armas del crimen entran y salen de comisaría como Pedro por su casa. (RÍE) Está usted encantado con la aparición de ese cuchillo. -Entonces, ¿cómo explica que el cuchillo tenga sus huellas? -Tengo un juego igualito en casa. -Hace unos días robaron en casa de mi cliente. No sabíamos qué se habían llevado. Hasta ahora. -¿Qué quiere decir? Que hay algunos policías tan obsesionados con implicar a mi cliente en el crimen que harían cualquier cosa. Hasta de colocar pruebas falsas. ¡Ah! ¿Hablan de mí? Yo no he colocado nada en ningún sitio. -Continúan sin tener nada. Yo no seguiría por ese camino. -Van a tener que acompañarnos a comisaría. -¿Me está deteniendo? (AURORA) No. Es un puro trámite. Tendrá que declarar lo del robo del cuchillo, ¿no? Tranquilo. Estoy convencida de que no es el asesino. Y yo estoy convencida de que él es el culpable. -Sin el cadáver no podemos hacer nada. A Olivia la detuviste por mucho menos. -Porque ella pudo hacerlo, estaba allí. Pudo matarlo y esconder el cadáver. Estas loca si vas... -¿Yo loca? -¿Quién es la loca aquí? ¿La que sigue el procedimiento o la que cree que hay un mago asesina-personas con trucos sobrenaturales? -¿Qué? ¿Firmamos esa declaración? -No sé cómo darte las gracias. Gracias a ti me han dejado libre. Pero si yo no he hecho nada. Ha aparecido una supuesta arma del crimen. -Pero ¿vais a dejarle que se vaya así? Tenéis pruebas. Ha venido a firmar una declaración. Seguimos sin probar cómo entró y salió de comisaría. Y además, el cuerpo aún no ha aparecido. -Olivia, ¿estás bien? ¿Ya estás en libertad? -¿De verdad te preocupa? -Sí. Yo siempre me he preocupado por ti. -Tú no podías dejarlo estar. No podías olvidar esa rivalidad. Ni olvidarte de tu orgullo, ¿verdad? -Tú lo mataste, ¿y para qué? ¿Por un truco de magia? El único truco verdadero de vuestra vida es lograr que todas las personas que os querían se alejaran de vosotros. Pero tú vas a acabar tan solo... No sabía que os conocíais. -Sí. Hace años, cuando empezaba, trabajé para él. Pero a los meses le abandoné. ¿Las relaciones que te ofrecía no eran exclusivamente profesionales? -Nunca soportó que le rechazara. Y mucho menos que me fuera a trabajar con Tomás. -Vienes tantas veces que empiezo a creer que no me ves apta para esta comisaría. No. Si a ti lo de llevar y traer es lo que mejor se te da. ¿A cuántos agentes que trabajan aquí estás dispuesta a trasladar? -Veo que las noticias vuelan. Pero te equivocas. O sea, que no piensas trasladar a Laura. -Así es. No voy a trasladarla. Voy a degradarla. Y puede que le abra un expediente de suspensión. ¿Qué dices? Es la mejor policía que tienes. Soy tu superior directo y no pienso consentirlo. No hablamos más de este tema. -He visto su historial. En muchos de sus casos ha ocultado información. Y ha obviado pruebas que no estimaba importantes. Es su método de trabajo. -¡Ja! Y nunca ha hecho nada ilegal. Y nunca se ha equivocado. -Bueno. ¿Y tú? ¿Tú de dónde has sacado estos documentos? Aquí hay correos privados de Laura. -Me gusta estar al tanto de todo lo que hacen mis subordinados. Aurora, mira, creo que es un grave error no concederles un margen de confianza. -Tú lo cometiste dándoles demasiada. ¿Sabes que misteriosamente apareció en comisaría el arma del crimen? ¿Y que el abogado de Mario cree que planeamos una trampa colocando pistas falsas? ¿De verdad crees que Laura...? -Es la única explicación posible. ¿Sabes qué te pasa a ti? No soportas que Laura te ridiculizara delante de la prensa. Es eso, ¿verdad? -No. ¿No? -No. Y, como tú has dicho, es la última vez que hablamos del tema. ¡Pero bueno! ¿Qué hacéis despiertos a estas horas? Anda, vamos a recoger. Nos vamos a la cama, pero antes hay que recoger. Pero... ¿De dónde habéis sacado esto? -De la mesa de la abuela, para dibujar. -Hija, ya. ¿Y yo qué sabía? Si yo sólo quería ayudar. Me sentía fatal por haber dejado entrar en casa al mago ese. ¿Tú sabes que ocultar un anónimo es obstrucción a la justicia? Sabes que puedes acabar en la cárcel. -No le ibas a hacer eso a tu madre. No me tientes. -¿Y quién pudo mandar el anónimo? No lo sé, la verdad. -Sí... Tiene que haber sido alguien que nos conozca. ¿Y si es alguien de la comisaría? ¿Eh? Tú estas enfrentada a esa tal Aurora. A lo mejor algún compañero tuyo no quiere ayudarte abiertamente por si ella se enfada con él. No, no. Me lo habrían dicho. Allí nadie la aguanta. Todos están deseando que se vaya. No. Aquí hay algo. Yo he visto esta... -¿Qué, qué? ¿Qué? ¿Qué haces? No puede ser. No lo entiendo. Pero ¿por qué querría él ayudarme? No tiene lógica. -Hija, yo sí que no te entiendo a ti. ¡Ah! Mamá. -¿Sí? ¿Te hago un número de magia? -¡Ay, sí, hija! ¡Venga! (MARIO) Espero que sea breve. Debo preparar el espectáculo y quisiera hacerlo a solas. Los secretos son esenciales para los magos, ¿no? (MARIO) Sí. Y el secreto de este caso es... ¿Cómo pudo estar en dos sitios a la vez? Hay testigos que los situamos en comisaría y otros que lo oyeron discutir con Tomás en la escena del crimen. -Suelta el teléfono, hijo de puta. Para colmo, las manchas de sangre de la camisa. Todo apuntaba a usted. Pero como era físicamente imposible tuvimos que dejarlo en libertad. Así que, barajamos otras posibilidades. Un posible cómplice. Como Olivia, que pudo haber mentido con lo del teléfono. Y haber escondido el cadáver en el arcón. ¿O fue... ¿Fue su ayudante? Era el único que conocía todos sus trucos. ¿O su hermano gemelo? No. Fue únicamente Mario quien lo hizo todo. Pero para descubrir su secreto primero desmontaremos el truco que lo hizo posible. Hay varios cabos sueltos que me llamaron la atención. El algodón que estaba en casa de Tomás. Olivia nos dijo que era para ocultar la cicatriz de Tomás. Pero el color era demasiado oscuro para eso. Otro fue el anónimo que encontró mi madre. La letra era la misma que la de las cartas de sus trucos. Así que fue Mario quién escribió el anónimo. ¿Por qué? ¿Qué interés tenía en ayudarnos si ya habíamos detenido a Olivia? Y el caso estaba a punto de darse por cerrado. Bueno, la respuesta simple La publicidad de un asesinato es lo mejor que le ha pasado en su carrera, ¿no? Una carrera revitalizada gracias a la guerra de magos que mantenía con Tomás Una carrera que está basada en un gran truco secreto. que Tomás iba a desvelar la noche que lo mataron. Un truco. Que es la clave de nuestra investigación. Lo curioso es que nadie sabe cómo empezó su rivalidad. Pero todos coinciden en que ustedes dos ni siquiera se conocían personalmente. Incluso cancelaron actuaciones donde debían compartir escenario. -Ya le dije que no nos soportábamos. Y mintió. Mintió. Las cancelaron, no porque no se soportaran. Sino, porque no podían aparecer juntos. Era físicamente imposible. Este crimen ha sido la ilusión más simple de todas. El truco de este crimen. Es que nunca hubo ningún crimen. La solución la teníamos delante de nuestras narices. Usted... Nunca pudo matar a Tomás Priora por la sencilla razón de que Tomás Priora no existe. Fíjense. Fíjense en los nombres. Las letras... Son las mismas. Como en los anagramas de los acertijos. Muy bueno esto, ¿eh? Muy bueno. -¿Y cree que sería capaz durante tanto tiempo de fabricarme una doble personalidad? No sólo de fabricarla sino de darle vida. Y de, incluso, llegar a odiarla. Cuando su falso yo empezó a tener más éxito que usted. Y cuando consiguió lo que usted no pudo. Que alguien lo amara. Olivia se enamoró de Tomás. Pero a usted lo despreciaba. -¿Es verdad lo que dice? (OLIVIA) No, no puede ser. Por increíble que parezca, sentía celos profesionales y sentimentales de sí mismo. Tomás estaba llevándose todos los contratos. Su carrera como Mario el Magnífico iba a desaparecer. Además, para usted, la verdadera magia es el escapismo. Despreciaba los trucos de ilusionismo de Tomás. Esa era la base de su rivalidad. Así que... Esa cabeza volvió a maquinar algo. Que acabaría con su rival y relanzaría, definitivamente, su carrera. Asesinar a Tomás dejando pruebas para que pensaran que fue usted. y al mismo tiempo, demostrar que usted no pudo hacerlo. Preparó el crimen como si de un número de escapismo se tratara. -Se quita las esposas sin usar alambres ni nada. Se aseguró de esconderse, justo a la hora en que el supuesto crimen debía cometerse. De ahí los trucos en comisaría. Quería que todos supiéramos quién era. Quería que notáramos su presencia. Pero en realidad, el asesinato ya había ocurrido horas antes. Cuando se quedó solo en la casa. Y manchó todo con la presunta sangre de Priora. La compró ilegalmente en un banco de sangre. Lo hemos comprobado. La misma que había usado siempre... que quería darle vida a Tomás. La tenía escondida en el doble fondo del baúl. El mismo en el que Olivia perdió el pendiente. Cuando fue a esparcirla parte de la sangre manchó el baúl. Por eso, algunos decidieron que había sido ella. Una vez preparada la escena del crimen sólo le quedaba fingir la pelea por teléfono para que Olivia la oyera. -Mario está aquí. No sé cómo ha entrado. -Pero eso es imposible. Mario estaba detenido y no llevaba móvil. Aquí es donde entra en juego la famosa llamada del número oculto que recibió Olivia. Y un comentario de su mánager y abogado que hasta ahora no había observado. -...En cuanto lo he sabido. No recibió ninguna llamada de Mario. Porque la llamada que hizo desde comisaría y que aparece como número oculto fue a Olivia. La llamada que tenía que haber hecho a su abogado. La única que se permite a un detenido. -No sé cómo ha entrado, pero está aquí. -Suelta el teléfono, hijo de puta, vas a morir. -Olivia... Aaah. Olivia, Olivia. No es usted ningún asesino. Por eso envió el anónimo cuando supo que Olivia estaba detenida. Pero es usted... Un maestro del disfraz. Se disfrazó de policía para colarse en comisaría y colocar el cuchillo en el calabozo donde estuvo detenido. -Me ha... descubierto, inspectora. ¿Iré a la cárcel? Todo el mundo va a conocer mi truco. -Claro que lo conocerá. Usted nos hizo quedar en ridículo. Será procesado por fraude y obstrucción a la justicia. Si se lo pensara mejor antes de jugar a la magia fuera de los escenarios. No puedo controlar las filtraciones de mi comisaría. No es tu comisaría. He hablado con el comité y renuncio a mi ascenso. Vuelvo a mi puesto. -No puede ser. No creo que lo hayan admitido. Diste una rueda de prensa anunciando la detención de una inocente. No les ha hecho gracia. Ya intuía yo... que esto podía pasar. -Muy bien. Me quedo fuera. Pero eso no se queda así. Os lo aseguro. Mario Pastor, queda usted deten... ¿Dónde está? ¿Dónde está? ¿Se sabe algo de el mago? ¿Ha aparecido? No. Qué bueno es. Pero no tardará en hacerlo. En cuanto vea que no emitimos la orden de busca y captura. Es lo que está deseando. No le vamos a hacer siempre las campañas de publicidad, ¿no? -¡Laura! ¡Ismael! ¿Qué haces aquí? -En tu casa dijeron que estabas aquí y no tengo tiempo que perder. Qué raro. -Martín, ¿nos perdonas un momento? Sí, sí. Claro. -Siento andar siempre así. Pero Al volver a Madrid me han asignado vigilar a un testigo clave en mi investigación. Y sólo tengo cinco minutos. Quería decirte algo. ¿Qué pasa? -Quería decirte que... Como nunca tenemos tiempo. Que ya está bien de hablar. Suena el móvil. -¿Ves cómo tengo razón? Ya llego tarde. Bueno, deja al menos, que te acompañe hasta la calle. -Vais a escucharme por primera vez. Y os aseguro que seréis vosotros los que enmudeceréis. -Padre, ¿sabe a qué se refiere? Rompe su voto de silencio después de 15 años. -Debe ser algo muy importante. -No vas a impedir que se sepa la verdad. Golpe. ¿Y sabe qué secreto podía ser? Una persona rompió su voto de silencio y otra mató. Denos una lista de quienes oyeron la amenaza. El bibliotecario. ¿Sabría por qué le interesaban tanto? Buscaba libros indignos en la biblioteca. Me muero por saber por qué un hombre tan joven y guapo se mete a monje. -Lo siento. He descubierto algo importante. Me gustaría enseñárselo. A usted le ha tocado un poquito de ajo. ¡Qué pillín! -En el monasterio alguien mata a quien habla demasiado. purgarémis pecados antes de ir con el Señor. ¿Y me pide, de verdad, que me fíe de un delincuente? -Le pido que tenga fe. Un libro que tú quieres hacer público. Pero sabes que te persigue y en pocos minutos pueden matarte. ¿Cómo te aseguras de hacerlo público a pesar de tu muerte? Mamá. ¿Qué haces tú aquí? -Maribel.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • C.14 - Misterio del truco imposible

Los misterios de Laura - Capítulo 14 - El misterio del truco imposible

21 mar 2013

El misterio del truco imposible. Laura se enfrenta a un atípico caso. Un mago es detenido y, mientras cumple su noche en el calabozo, asesinan a su supuesto gran enemigo: otro mago que le estaba quitando todo su esplendor. Es imposible que lo haya matado desde la cárcel pero este caso esconde un as debajo de la manga.

Histórico de emisiones:

13/06/2011

ver más sobre "Los misterios de Laura - Capítulo 14 - El misterio del truco imposible" ver menos sobre "Los misterios de Laura - Capítulo 14 - El misterio del truco imposible"

Los últimos 127 programas de Los misterios de Laura

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. ale

    adoro los misterios de laura!!!!!! Ojala agan 4 termporadaa

    03 jul 2014
  2. Lito

    Cual es el verdadero nombre de la chica ayudante de Priora?

    02 ene 2013
  3. Jose Castro

    Execelente...!como extranio la serie ahora que no esta mas....me gustaria mucho que hagan la segunda temporada de Los misterios de Laura...apoyo totalmente...la verdad jamas habia visto un programa tan saludable en lenguaje y tan familiar..espero con mucho gusto la segunda temporada!......(Pronto).

    24 sep 2011
  4. Iratxe

    me gusta mucho la serie y la sigo siempre k puedo espero k hagan una nueva tenporada y entoces si k no me perderia ningun capitulo

    07 sep 2011
  5. paula lebrel del bosque

    me encanta cada episodio que veo estoy super enganchada con superglue!! como mola quando dice quien es el asesino

    01 ago 2011
  6. eli

    es lo mejor

    22 jul 2011
  7. verker

    Que curioso, la matricula del coche 5500 BRA (que no existe en la numeracion española) ha aparecido en varios episodios.

    07 jul 2011
  8. Alejandro

    ¡¡¡¡¡¡Me a encantado!!!!!!!! ¿Quien hace de mago? Sigo todos los capitulos que puedo, ahora me encantan los lunes jaja

    29 jun 2011
  9. tengonick

    Hola. Echo en falta las reseñas acerca de los actores invitados de cada capítulo. Un saludo

    19 jun 2011
  10. María_1998

    este capítulo es un poco raro y lioso

    18 jun 2011