www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3206567
Para todos los públicos Los misterios de Laura - Capítulo 5 - Laura y el misterio del loro azul - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Límpialo bien, no quiero ver ni una escama.

¿No has aprendido nada?

¡Esa carne, sólo vuelta y vuelta!

¡Que alguien apague ese fuego, joder!

Wilson, ¿qué coño haces aquí? -Doña Carmen me dijo que...

...me iba a dar otra oportunidad. -En mi cocina las doy yo.

Y tú perdiste la tuya al mediodía. -Pero, jefe...

-Termina lo que estás haciendo y te largas. Y mañana te buscas...

...un trabajo repartiendo pizzas.

¿Es para la mesa diez? Lo llevo yo. Ve a la cocina que hay trabajo.

Hola, ¿qué tal?

Julen, sabía que tendrías la poca vergüenza de aparecer por aquí.

-Tenía ganas de echarme unas risas. Lo de este mediodía ha sido sonado.

La broma te saldrá cara. -No es para ponerse así.

A pesar de lo de hoy, tienes el restaurante lleno.

-Sí, es cierto. Mi negocio va bien, no todos pueden decir lo mismo.

-Hola, buenas noches.

-Ha llegado el pedido de la farmacia, lo he dejado en tu mesa.

Y otra cosa, Luis ha venido, está en la cinco.

-¿Por qué le has dejado pasar? -Empezó a habar de lo del mediodía.

Los clientes le iban a oír. Dice que quiere hablar contigo.

-Luego. Y después tú y yo tendremos unas palabras.

-¿Sobre qué? -Ya lo sabes.

¿O pensabas que no me iba a dar cuenta?

¿Todo correcto?

¿Todo bien?

-¡Ignacio! -Luis. Carmen me ha dicho...

...que estabas. ¿Cómo va todo? -Mejor de lo que te va a ir a ti.

-Luis, quiero que hablemos, pero ahora no puedo. ¿Por qué no...

...esperas tomando una copa? O mejor, baja a la bodega...

...y escoges tú el vino. Por cuenta de la casa.

¿Cómo está hoy mi lorito azul? ¿Me has echado de menos?

(LORO) -De menos, de menos.

-¿Qué pasa? -Necesitamos la llave del almacén.

-Está en el despacho de Ignacio. Ven.

Ignacio, Ignacio.

¡Ignacio! ¡Llama a una ambulancia! ¡Ignacio!

¿Qué te pasa? ¡Ignacio, Ignacio!

(LORO) -¿Pedirte perdón? ¡No pienso pedirte perdón!

-¿La salsa está reposando? -Sí.

-Remueve las sartenes, que no se pegue y saca el gratinado...

...del horno cuando esté dorado.

-Oye, ¿y no podríamos comer un bocadillo de calamares?

Deja ya el móvil, que me faltan manos.

-Quiero hablar con mi hermana. -¿Con Verónica? Creía que...

...no hablabas con ella. -Pero me ha estado llamando toda...

...la semana pasada y ahora ella no me coge el teléfono.

¿Está pochada la cebolla? -Desde que has puesto distancia...

...con Jacobo y Martín haces de la cocina una enfermedad.

-Pero si me encanta cocinar. -Sólo digo que debes animarte,...

...volver al mercado. -Trae la fuente,...

...que vamos a echar la salsa ahí.

-Está muy bien. Te sirve como salsa y como pisapapeles.

-Pero no lo entiendo, si seguimos la receta tal cual está escrita.

40 euros de libro y 20 de ingredientes.

-¿Dónde vas? -Al restaurante de este hombre,...

...que queda junto a la comisaría. Quiero ver cómo les sale la receta.

Te has librado por los pelos.

-¿Laura? -¡Félix! Hola.

-No esperaba verte por aquí. ¿Conocías a Ignacio?

-Era muy fan de sus recetas.

¿Qué ha pasado? -Ataque al corazón.

Ayer por la noche. No era el primero, había tenido unos avisos.

Vamos, que vivía de prestado.

-¿Era amigo tuyo?

-Vengo todos los meses desde hace cinco años.

Ahí está la viuda, te la presento. -No, si no...

-Laura, por favor.

-Lo que necesites, ¿eh?

-Es ella. -Siento mucho lo de su marido.

Es una gran pérdida para los que amamos la cocina.

-Muchas gracias. -Yo soy Flora, prima del difunto.

-Vaya, lo siento. Lo de la confusión.

Y lo del fallecimiento también. Lo de su marido.

Lo siento todo. -Gracias.

Disculpen.

-¿Es su mujer? Pero si podría ser su nieta.

-Llevaban casados cinco años. Carmen dirige el restaurante.

Disculpa.

(LORO) -¿Pedirte perdón? ¿Pedirte perdón?

¡No pienso pedirte perdón!

-Pero bueno, ¿y esto? -Es la mascota de mi marido.

Lo quería tanto que le dio el nombre al restaurante.

(LORO) -Entonces te arrepentirás. -Ignacio le ponía el televisor...

...para ver "Desheredada". No hay manera de callarlo.

-¿"Desheredada"? Es mi novela favorita.

No me he perdido un solo capítulo.

(LORO) -¿Me vas a matar? ¿Me vas a matar?

-Perdone, ¿es "Desheredada"? Yo no reconozco ninguna frase.

-Se lo preguntaría a mi marido, pero acaba de fallecer.

-¿Qué quiere que le diga? Ignacio sería muy famoso,...

...pero a mí esto de la cocina tan moderna no me va.

-¿A que no? Donde estén las recetas de toda la vida...

-A mí me lo va a decir, que me he criado entre fogones.

Claro que, cuando era pequeña, no teníamos mucho que cocinar.

Mi padre nos llevaba a mí y a mis hermanos a trabajar...

...al huerto de uno que estaba forrado.

¿Sabe qué nos pagaba? Nos pagaba con sal y harina.

Después hacíamos pan en casa y lo vendíamos.

Es que los jóvenes no saben lo que fue esa vida.

De verdad se lo digo. Claro, usted es muy joven.

Veo que ahora hay una especie... (LORO) -¿Me vas a matar?

-Entusiasmo.

-Silvia, ponme una caña, anda.

Ay, no, ponme otra cosa. Con estas albóndigas lo único...

...que se me ocurre hacer son malabares.

Es que últimamente hay menos gatos en el barrio.

Los vecinos empezamos a sospechar de Victoria.

-Qué pena no haberte conocido cinco minutos antes.

¿Alguna recomendación? -Nada que vaya empanado.

Victoria empana todo lo que se le cae al suelo.

-Pues vaya. Entonces, ¿qué haces aquí?

-Es que vivo en el edificio y me viene a mano.

Bueno, y que la comida no es cara, todo hay que decirlo.

Claro, que cuando compras los alimentos a punto de caducar,...

...te sale más barato.

-¿Qué, Laura? ¿Ahora te ha dado por el arte?

-No. ¡Dios mío! Es que Flora, la prima del muerto,...

...me ha dejado traspuesta con sus historias.

He aprovechado que iba al baño para ponerme un tanque de café.

Pero ¿qué ha pasado? -No sé lo que ha sido.

Ha aparecido así de repente. -¡Ay, pobrecito!

-Se habrá muerto de pena. -No diga tonterías, por favor.

-Lo digo en serio. Estos animales van siempre de la mano del dueño.

En cuanto les falta, van detrás. -¡Vaya!

Lo siento mucho. -Será mejor que nos lo llevemos.

Con una muerte, por hoy, hay más que suficiente.

-¿Y el de Sanidad? -¿Qué de Sanidad?

-El inspector que estaba aquí sentado.

Ha pedido que le trajera todos los papeles del bar para...

...completar su informe.

-Se ha ido. -¿Cómo que se ha ido?

-Sí, le han llamado al móvil. Algo de familia.

-¡Hija, de verdad, qué poca profesionalidad!

Y pensar que el sueldo de esta gente lo pagamos entre todos.

En fin, entre todos los que no nos dedicamos a vivir...

...del cuento, claro. -Oye, ¿eso no lo dirás por mí?

Pues que sepas que seré la actriz principal de...

...los anuncios de una marca deportiva muy importante.

-¿De qué marca? -No te lo puedo decir.

:-* Es confidencial.

Lo que sí te puedo decir es que me vas a ver hasta en la sopa.

-¿Qué está haciendo? -Estaba buscando algo que...

...se me había perdido en el contendor.

-Pero es que este año han recortado el presupuesto un 15%.

No están mirando a todos con lupa, sobre todo a ti.

-Sí, pues verán que aquí se hace el trabajo de una manera seria...

...y responsable. -¿Has hecho la autopsia de un loro?

¿Te has vuelto loca? -Fue asesinado. Lo mataron...

...delante de mí. Lo hicieron pasar por muerte natural.

-Félix ha venido a leerme la cartilla y vosotras dos...

...me hundiréis. -Hay que parar la incineración...

...de Ignacio Requena. Será esta tarde, no tenemos tiempo.

-A ver, espera. ¿El chef? ¿No había muerto de un ataque...

...al corazón? -Se lo he dicho ya, pero es que...

...no le entra en la cabeza que alguien pueda morir por...

...causas naturales. -Creo que fue asesinado y que...

...su loro lo vio todo. -A ver, espera que la cabeza...

...no me da para esto. El loro... -Empezó a decir unas frases...

...en el funeral. Su viuda dijo que eran de "Desheredada".

-¿Ese no es el culebrón al que estás enganchada?

-No sólo estoy enganchada, me lo sé de memoria.

Por eso sé que las frases del loro no salieron de ahí.

-¿Entonces? -Creo que el loro estuvo...

...en la muerte del cocinero y que escuchó la conversación...

...entre su dueño y el asesino. -Laura, los loros hablan...

...por hablar. Por eso son loros.

-¿No os dais cuenta? El asesino estuvo en el funeral.

Mató al loro porque lo iba a delatar.

-¿Puedes decirle tú que esto es una soberana estupidez?

-Han analizado el cuerpo del loro. Han encontrado restos de veneno.

-Laura, ¿quieres que paremos la incineración de una persona...

...porque han matado a un loro? -Quiero que busquen restos...

...en el cuerpo del cocinero para encontrar evidencias...

...de que fue asesinado.

Venga, Jacobo, después de todo lo que hemos pasado juntos,...

...me lo merezco. -No me puedo creer que...

...tengas que echar mano de esto.

-Déjanos un minuto, por favor. Un minuto.

-Muy bien.

-Así que nuestro matrimonio no es suficiente para darnos...

...una segunda oportunidad, pero sí para pedir un favor profesional.

-Te lo pido porque sé que tienes sentido común.

Sabes que no suelo equivocarme en estas cosas.

-Mira, no me puedo jugar mi puesto por un loro.

Lo siento.

-Se creen que me he vuelto loca. -Ya.

-Tampoco tiene nada de raro hacerle la autopsia a un animal.

Ayer por la mañana me abdujeron los extraterrestres.

¿Por qué quieres comer conmigo? No me escuchas.

-¿Te acuerdas que te dije que había un tío que venía...

...mucho por aquí y que pensaba que era porque le gustaba?

-¡Sí! -Pues resulta que no le gustaba.

-¿Ah, no? -No. Venía por ti.

Nos pusimos a hablar y se llama Ismael, tiene 45,...

...divorciado. Es empresario o algo así, simpatiquísimo.

-¿Esto es una cita a ciegas? -Es que me dijiste que...

...no querías ir al mercado, así que te he traído...

...la compra a casa. -¡Maite!

-De nada. -Ni hablar. Dile que se vaya.

No quiero líos. -Díselo tú misma.

Hola, siéntate. -Hola, soy Ismael.

-Yo soy Laura. Es una pena porque me tengo que ir.

Justo en este momento. Tengo una tarde...

No puedo quedarme. -Seguro que tienes 5 minutos, ¿no?

Yo es que me tengo que ir. Tengo que hablar...

...con la representante.

Bueno, hala, hasta luego.

-No te vayas aún. Ya sé que esto es un poco embarazoso.

No suelo hacer estas cosas. Lo de la cita a ciegas, me refiero.

Además, es que estoy alterado. Acabo de tener una bronca...

...tremenda con un policía municipal ahí fuera.

-Vaya, ¿qué ha pasado? -Me estaba multando...

...mientras aparcaba. ¿Te lo puedes creer?

Ni me ha avisado. Me bajo del coche la multa.

Y le he empezado a gritar.

-¡Uh! Eso a los polis no les gusta mucho.

-Son todos una panda de mamarrachos.

En serio, como salga y me cruce con otro madero rellena multas,...

...no sé lo que le hago. Perdón.

Me has cogido en caliente y...

Este es el peor comienzo que puede haber para una cita, ¿no?

-No es de los mejores. -Pues...

¿Empezamos otra vez?

Ismael.

-Laura.

-Un nombre precioso. -Gracias.

-¿Y a qué te dedicas?

-Soy contable. -Contable.

-¿Y tú? -¿Yo?

Yo no. (RÍEN)

-Martín, Martín. Acaban de mandar esto del juzgado.

¿Has pedido que paren la incineración del cocinero?

-Hombre, no tengo autoridad para eso.

Les sugerí que agilizaran los trámites.

-Te has saltado la cadena...

...de mando porque han asesinado a un loro.

-No se ha saltado ninguna cadena de mando.

Le he pedido el favor.

-Joder, me lo podías haber consultado, ¿no?

-Martín me ha llamado para comentarme las sospechas de Laura.

No ha habido tiempo. -Hemos parado la incineración...

...de tu amigo porque alguien al loro.

Es que nos caerán palos.

-¿Crees que Laura tiene razón?

-¡Qué va! -Sí.

-Que no. -Que sí.

-Que no. -Que sí.

-Bueno, lo que piense no importa. -Sé que no te gusta darle...

...la razón en público para que la gente no piense que tienes...

...un trato de favor hacia ella. -No.

-Y haces bien. Por eso te he desautorizado,...

...aunque sólo sea por esta vez. Al final me lo agradecerás.

Timbre.

-¡No, no! Está mojado. -¿Qué haces así?

-Fregando. -¿No te han llamado de comisaría?

-No, ¿qué pasa? -Al cocinero lo mataron con...

...el mismo veneno que a su loro. -¡Lo sabía!

Pero ¿cómo te has...? -Hablé con Félix.

Paramos la incineración, hicimos la autopsia y...

...te lo cuento de camino, ¿vale? -Vale.

-Venga, que tenemos un caso entre las manos.

¿Cómo que no hay ni una sola huella?

-La señora de la limpieza dejó el despacho como una patena.

-Para todo el mundo ha sido un infarto.

Y ayer celebraron el velatorio, lo querría todo limpio.

-Lo tengo. -Ya estabas tardando.

-¿Dónde te has metido? -En dos contenedores,...

...y de los grandes. -¿Le hiciste meterse en la basura?

Un poco de amor propio, chaval.

-Requena tenía problemas de corazón y tenía que inyectarse heparina.

Anoche recibió un pedido de la farmacia.

Encontramos la caja con todas las cápsulas menos una.

-La que se inyectó antes de morir. -El veneno podía estar...

...en la cápsula. -¿Le metieron el veneno...

...en la farmacia? -Imposible. Alguien entró...

...en el despacho y dio el cambiazo.

-Ayer cenaron unas 50 personas, ¿cómo sabremos quién cruzó...

...esa puerta? -Podemos mirar la cinta...

...de la cámara de seguridad. -Aquí no hay cámara de seguridad.

-Creemos que el asesino sustituyó la cápsula...

...después de que Requena recibiera el pedido.

-Los de la farmacia lo entregaron a las 21:00.

-Según estas cámaras sólo cuatro personas cruzaron la puerta...

...entre esa hora y la hora de la muerte.

-Conocí a la mujer en el funeral. He hablado con ella.

-¿Quiénes son los otros tres? -Wilson, ayudante de cocina,...

...Luis Montes, crítico culinario y Julen Ibarrolaza, cocinero,...

...el de la tele, y competencia directa del difunto.

-Si era competencia directa, ya tiene un motivo para cargárselo.

¿Y qué hay de Montes? -Precisamente ayer comió...

...en el Loro Azul y hoy ha publicado esta crítica.

-Cinco estrellas. No le veo motivos para cargarse al cocinero.

-Motivos siempre hay. Nadie es inocente del todo.

No es mía la frase, te la he escuchado alguna vez.

-Y ¿qué hay de esa pariente suya? -No sólo no estaba...

...en el restaurante, sino que estaba en su casa,...

...a muchos kilómetros. Pero tenemos que centrarnos...

...en los que grabó la cámara. -Los quiero aquí a primera hora.

Ninguno sabe que esa cámara los estaba grabando.

-¿Qué quiere que le diga? El trabajo de crítico culinario...

...me parece un chollo, sobre todo por lo de comer gratis.

-Cambiaría de opinión si comiera algunas de las barbaridades...

...que he comido. -Al Loro Azul lo ha puesto...

...por las nubes.

-El jefe cogía el menú del día, ponía menos cantidad...

...y le subía el precio. -Y si no te gustaba trabajar...

...con Requena, ¿qué hacías en el restaurante?

-Era tan buena persona. No sé qué voy a hacer sin él.

-Recursos no le van a faltar. Ahora el restaurante es suyo.

Tienes los derechos de su libro de cocina.

-Piensan que me casé por su dinero.

-El ajete va en juliana. El ajo puerro es otra cosa.

-Ah, coño. Vale. El ajete. -Te han dicho que al interrogar...

...hay que hablar de cualquier cosa y luego meter la pregunta gorda.

-Sí, ésa es la técnica.

-¿Y entró en su despacho? -Primero me tomé una copa,...

...luego hablé un par de minutos con él y después me marché.

-Sí entré. Tenía que ir al almacén. Es otra puerta del pasillo.

Pero estaba cerrado. -¿Qué hiciste entonces?

-¿Volvió a entrar al pasillo antes de encontrárselo muerto?

-Claro. También tengo mi despacho en esa zona.

-¿Cuándo le vi? Al llegar. Después fui a su despacho...

...a decirle que el postre estaba buenísimo.

¡Qué bandido! -Lo pongo.

-¿Hemos terminado el interrogatorio?

-Sí, ¿no? -Muy bien, chaval. Buen trabajo.

-Gracias.

-Los cuatro pudieron cometer el crimen.

-Pero ninguno parece tener nada que esconder.

-La lógica nos dice que uno de ellos miente.

-Y la experiencia nos dice que seguramente mientan todos.

¿Qué tienes ahí?

Ahí.

-Nada, no, que me he cortado afeitándome.

-Cuevas, no sé qué le pasa al sistema, no consigo entrar.

-Ah, sí, es que he estado retocándolo un poco.

Mira,...

...éstas son tus claves nuevas. Tenías un sistema anticuado.

-Que funcionaba perfectamente. No sé para qué lo tocas.

-Ahora entras más rápido en la base de datos...

...y he aumentado la seguridad y he metido todos los archivos...

...antiguos que tenías en papel.

-Pero eso es un trabajo de chinos. Te habrás pasado una semana...

...sin dormir. -Una o dos. Pero es parte...

...de mi trabajo. -Si es parte de tu trabajo,...

...no sé por qué no lo has hecho antes. Llevas aquí casi un año,...

...a ver si espabilas un poquito.

-¿Se puede saber qué haces aquí? -¿Yo? Grababa mi anuncio...

...por aquí cerca y ya que estaba. -Ya.

-Aprovecho para que me cuentes lo de Ismael.

Confiesa. (RÍE)

-Lo reconozco, Ismael me gustó. Es muy majo,...

...estuve muy a gusto con él,...

...pero yo no estoy para líos. Además, es muy...

-¿Muy qué?

-Muy guapo. Yo no sabría qué hacer con él.

-Lo sabía: te da miedo salir con él.

-Maite, no voy a quedar con él. Ahora vete, que tengo trabajo.

¡No me digas ni mu!

¡Ni mu!

¡Fuera!

-¿Con quién no quieres quedar? -Nada. Es un amigo.

-Sé todo de tus amigos. Si no dices nada debe ser muy especial.

-¿Te pregunto yo por esa mancha de carmín que me quieres colar...

...como un corte de afeitado?

Anda, vamos a trabajar, que hay un asesino suelto.

-Así que hubo un asesinato. ¿No fue un infarto?

Entonces lo mataron, ¿verdad? -Lo siento. ¿No se lo dijeron...

...en el restaurante? -No me llevo bien con Carmen,...

...la viuda. Es que hace años Ignacio y yo abrimos...

...un restaurante. De eso hace muchos años, pero...

-Perdone, creo que me llaman, pero mi compañera le atenderá.

-Muchas gracias. Como le decía, hace años...

-Cuevas, haz como si tuvieras algo importante que decirme.

-Pues es que lo tengo. Mira lo que descubrió Lydia.

Una denuncia por intoxicación el mismo día que murió el cocinero.

-No fue grave, pero suficiente para hundir la reputación de un chef.

Todos los afectados tomaron rape con salsa de almendras.

-¿Estaba malo el pescado? -No, las almendras estaban mal.

Así producen ácido prúsico, es como el cianuro.

Pero hay algo raro: hubo cuatro intoxicados pero se sirvieron...

...cinco platos en mal estado. -¿Por qué esa quinta persona...

...no denunció la intoxicación? -No lo sé. Los cocineros...

...nos han dicho que Wilson preparó las salsas,...

...lo cual también es raro. -¿Por qué?

-Porque Wilson es un subchef y para eso está el pinche salsero.

-Hablando de chocolate, quiero que pruebe estos,...

...que me dé su opinión. A ver qué le parece.

-Gracias. -Pruébelo.

-¡Uh! Uno.

¡Qué bueno! ¿De qué es? -Es una receta original mía.

-¡Tiene una flor dentro! -Sí. Es que antes hacíamos...

...unos menús... Mire, tengo aquí algunos...

...que conservo y que llevo siempre conmigo...

...porque me traen unos recuerdos maravillosos.

Mire. Quédeselos, para usted. -Gracias.

¡Martín!

Oye, vamos a tener que irnos, que han llamado del atraco...

...de la caja de ahorros. -No. Lo han anulado todo.

Tienes toda la mañana libre.

-Gracias.

-Ay, perdón. No puedo evitar ordenarlo todo, tengo esa manía.

-Bueno, pues yo la mantendré informada de todo.

-¿De verdad? Llega un momento en que te das cuenta de que...

...la familia es lo único que importa.

Mi primo y yo no hablábamos mucho últimamente.

-Vaya. -Cuando se vino a Madrid...

...me dejó en la estacada. Vendió su parte del restaurante...

...a uno que no tenía ni idea de hostelería. Quiso cambiar...

...los platos para ahorrar y sólo consiguió hundir el negocio.

Me quedé en la ruina. -Lo siento mucho.

-Siempre culpé a Ignacio por lo que pasó.

¿Le digo algo? Cuando me enteré de que murió, me alegré.

Pero sólo fue un momento.

Ojalá hubiese venido antes.

Y eso es algo de lo que me voy a arrepentir toda mi vida.

-No se preocupe.

Si le sirve de algo, yo encontraré al asesino.

-¿Qué hemos hecho, Antonio?

-¡Cuánta gente trabaja aquí!

-¿Otra vez aquí? ¿Algún avance en la investigación?

-Sois muchos pinches en la cocina. -Yo no soy pinche,...

...soy el nuevo chef. -Qué poco han tardado...

...en sustituir a Ignacio. A chef muerto, chef puesto.

-¿Y quiénes son todos éstos? -Es mi brigada.

Aquel señor es el pinche salsero, el que se encarga de las salsas.

Los de allí son los pasteleros y los parrilleros.

Y ella ocupa mi antiguo puesto. -¡Me encanta, Martín!

Habla igual que los de "Desheredada".

-Sabemos que preparaste algunos platos el día que murió Ignacio.

Entre ellos, el rape con almendras.

-Hemos preguntado y no tenías que haberlo hecho.

-Intoxicaste a varios clientes. -Que lo cocinara yo no significa...

...que usara a sabiendas almendras en mal estado.

-Sabías que fueron las almendras y no el rape el que estaba mal.

Di la verdad y puede que no acabes en la cárcel.

-Un cocinero de otro restaurante amigo de Ignacio me dijo que...

...usara unas almendras que él había comprado.

¿Por qué iba a pensar que estaban malas?

Ignacio y él se conocen hace varios años.

Y si ese día me quedé a cocinar fue para que todo saliese bien.

-¿Quién era el otro cocinero? -Julen Ibarrolaza,...

...el que sale en la televisión.

-¿Qué pasó cuando Ignacio se enteró de lo de las almendras?

-Le traté de explicar que había sido una jugarreta de Ibarrolaza.

-Y no te creyó. -No.

-Hemos visto las llamadas que hizo esa misma tarde.

Buscaba a otro para sustituirte.

¿Fue cuando decidiste cambiar las cápsulas por el veneno?

-¡Que no, claro que no! Yo no quería que muriera.

-Pero sí querías su puesto. Afortunadamente, Ignacio...

...murió antes de que contratase a otra persona, pero su viuda...

...te ha puesto a ti como nuevo chef. El puesto que querías.

(LEE) "Y el patito feo se convirtió en un cisne muy grande y muy guapo.

Y todos los patitos que se habían reído de él tuvieron que callarse."

-¿Un cisne es más fuerte que un pato?

-Claro que es más fuerte.

Es más grande con un cuello largo y un pico enorme.

-¿No le mató a picotazos por haberse reído de él?

-No, porque el patito feo era un patito bueno, ¿eh?

-¿Para que te quieran tienes que ser guapo?

-No. Creo que este cuento se ha quedado un poco antiguo.

El patito era un poco tonto, porque debía haberle importado...

...un pepino lo que los demás pensaran de él.

(Timbre)

A ver, que voy a abrir.

¡Hola! -Hola.

-¿Qué haces tú aquí?

-Maite me dio tu dirección. -Ah, claro.

-Te he llamado, pero no cogías el teléfono.

-¿Sí? Pues no... Bueno, pasa.

-¿Sí? -Sí, pasa.

Pasa.

-¿Cuántos años tenéis?

¿Tenéis nombre?

¡Anda, "El patito feo"! Era mi cuento favorito.

-Mamá dice que el patito feo era imbécil e idiota.

-No gusta más "Spiderman". Ese cuento es una mierda.

-¡Ah! -Mamá, ¿y el muñeco de Spiderman?

-Mirad en mi bolso.

-¿Y eso qué es? -Son de mamá.

-Carlos, guarda eso. -¿Las usas a menudo?

-Mamá se las pone a los hombres que se portan mal.

-Niños, a la habitación a jugar,...

...los adultos tenemos que hablar de cosas de adultos.

Me lo meten todo en el bolso.

-Bueno, yo me acostumbré a que mi ex mujer me tratara con un látigo.

Si te va la marcha, por mí no hay problema.

-¿Qué marcha?

Ah, la marcha.

¿Qué era eso tan urgente que tenías que decirme?

-A ver.

En dos días salgo de viaje de negocios por mucho tiempo y no...

...sé cuándo volveré, pero antes quiero invitarte a cenar, mañana.

-Bueno, tendré que mirar la agenda.

(Teléfono)

Disculpa.

Dime. -Soy Flora. Es importante.

Es que he recibido una carta. Estoy en el Loro Azul.

Me la han enviado desde el pueblo y no tenían las señas del hotel.

Está escrita por Ignacio el mismo día que lo mataron.

-¿Qué? -Pone:...

..."Abrir en caso de mi muerte". -¿Y qué dice?

-Es que no lo sé. No encuentro mis gafas de ver.

Y es raro, porque las tenía en el bolso hace dos minutos.

-Quédese ahí, voy a buscarla. No se mueva, ¿eh?

¡Dios mío, tengo que irme!

Tendré que decirle a Maite que se quede vigilando a éstos.

¿Ves cómo tengo la agenda?

-¿Y lo de mañana por la noche?

-Vale. ¿Te puedes pasar por el bar de Victoria a buscarme?

Me ha dicho que vaya, que quiere darle una sorpresa a Maite, no sé.

-Vale. -Luego nos vamos a cenar.

-Muy bien.

-¿Ha visto a Flora? -Sí, está allí, esperándola.

-Flora. ¡Flora!

-¿Qué pasa? ¿Está muerta?

-No, todavía respira.

-Voy a avisar a un médico.

-Flora.

¿Está usted bien?

-Sí, sí.

De repente, he notado un pinchazo...

...y ya no recuerdo nada más.

-¿Y la carta? ¿La tiene usted?

-¿La carta?

Mire en el bolso.

-La carta ha desaparecido.

-Así que éste era el despacho de Ignacio.

Nunca había estado en él. El médico me ha dicho que no me pasa nada,...

...que estoy perfectamente. -Seguro que cuando analicen...

...su sangre, encontrarán el mismo veneno que inyectaron a Ignacio.

En una dosis menor, claro. -¿Y fue para quitarme la carta?

¿Quién pudo ser? -No lo sé.

¿Usted no vio nada? -No.

-¿Ni cuando hablaba conmigo? -No. El pinche de cocina me dio...

...el sobre y al ver el remitente me asusté. Y para que nadie...

...me oyera llamarla me fui al pasillo que da a los despachos.

¿Qué escribiría Ignacio en esa carta?

-Seguro que algo que incriminaba a su asesino.

-Ah, mire, mire mi recetario.

Llevo toda mi vida escribiendo mis recetas en él.

Si ese asesino llega a salirse con la suya esta noche,...

...estas últimas páginas hubiesen seguido en blanco.

-Bienvenidos un día más a "La cocina de Julen Ibarrolaza".

Seguimos con las compras para la receta de hoy.

Ya tenemos las cebollas, los tomates y la pimienta.

Sólo nos falta la estrella, el solomillo. ¿Me siguen?

-Hola. -Hola.

¿Le apetece un buen solomillo? -No me da el presupuesto.

He comprado butifarra. ¿Podría hacerle unas preguntas?

-No hay nada que me guste más, aparte que una verdura fresca,...

...que una pregunta de una telespectadora.

-¿Está familiarizado con las almendras?

-Sí, las uso mucho en mis platos. -¿También con las amargas?

¿Sabe que son causa de intoxicación?

-¿Dónde quiere ir a parar?

-¿Por qué quiso intoxicar el plato de Manolo Requena...

...en el Loro Azul la noche en que murió?

Inspectora Lebrel. -¿Estás grabando esto? Corta.

-Wilson, el pinche de el Loro Azul, lo ha confesado todo.

Él dice que las almendras se las dio usted.

-No quería intoxicar a nadie, sólo quería asustarle.

Nos conocemos hace mucho tiempo y siempre hacemos este tipo de cosas.

-¡Hombre! Teniendo en cuenta que las almendras amargas provocan...

...algo parecido al cianuro,...

...Sanidad me ha mandado una lista con los efectos: mareos, vómitos...

¡Sarpullido! ¿Mató usted también a Ignacio Requena?

-No. Esa noche fui a verte para explicarle que todo...

...había sido una broma.

Él se empeñó en pedirme responsabilidades.

Quería demandarme. Le calmé.

Le dije que si alguno de los afectados se quejaba,...

...yo pagaría las indemnizaciones.

-¡Ah! O sea, que quedaron tan amiguitos.

-Lo éramos. Nos conocíamos desde hacía muchísimo tiempo.

Trabajamos juntos hace años y siempre nos hacíamos putadillas...

...y cosas de ese tipo. Manteníamos una rivalidad sana.

Pero me salió... ¡Ay! Me salió el tiro por la culata.

Luis Montes, el crítico culinario,...

...escribió una crítica buena de la comida.

-Eso es algo que me sorprende a mí. ¿Cómo pudo escribir esa crítica?

¿No se dio cuenta de que las almendras estaban en mal estado?

-Eso es algo que me da igual.

-Oiga, el otro día lo vi en un canal de cocina que veo.

Está usted mucho más delgado aquí.

Bueno, no siempre lo veo, sólo cuando lo pillo.

Con la cantidad de canales que hay, me hago un lío...

...con el mando a distancia.

El caso es que usted en la entrevista decía que...

...Ignacio Requena era un vendido. -Porque lo era.

Iba de moderno, de cocinero de construccionista...

...y terminó publicando un libro de recetas tradicionales...

...que se vendió como rosquillas.

Y ahora si me disculpa, voy a atender a mis fans.

-Lo primero que hay que hacer es ver la textura del vino...

...observándolos sobre una superficie blanca.

Inspectora Lebrel, ¿qué hace usted aquí?

-El otro día me fijé que tiene usted unas marquitas en el brazo.

-Sí, es un sarpullido. Soy alérgico al polvo.

-Todas las personas intoxicadas en el Loro Azul tienen...

...el mismo sarpullido.

Quiero decir, las personas que comieron el rape como usted.

-¿Y? -Que no puedo entender...

...cómo ha escrito usted una crítica sobre el rape así.

Míreme y escuche.

"Es un viaje inolvidable a la cocina tradicional...

...más selecta y creativa".

Yo lo que creo que era ese rape es un viaje inolvidable al baño.

-Mi rape no estaba malo.

-Sí que lo estaba, tiene sarpullido.

Además, hay otra cosa: hasta hace dos años usted odiaba a Ignacio.

Sus críticas eran demoledoras. Y de repente lo pone por las nubes.

-¿Adónde quiere ir a parar?

Estoy trabajando y no me gusta que me distraigan.

-No, no, pues trabaje. Trabaje, trabaje.

Yo no tengo prisa, puedo esperar.

¿En qué se diferencia ese vino de estos otros?

-En muchas cosas, pero ahora no me apetece explicárselo.

-¿Ha probado usted éste? -Por supuesto que no.

Y dudo mucho que ése estuviera aquí.

Supongo que usted estará acostumbrada a este tipo de vino.

-Y usted acaba de probarlo y le ha encantado.

-¿Cómo dice?

-Yo se lo he puesto en la copa para que lo bebiera.

-¿Y para qué ha hecho eso?

-¿Qué es esto? -Tómatelo.

-Estoy bien, Martín. -Tómatelo.

-No quiero. -Laura, tómatelo.

Investigamos su historial médico para asegurarnos que...

...usted fue uno de los intoxicados en el Loro Azul,...

...pero descubrimos que le ingresaron hace un par de años...

...por una sinusitis muy grave.

-Uno de los efectos de la sinusitis es perder el gusto y el olfato,...

...por eso escribió ese plato.

No, por eso escribió esa crítica tan buena de un plato tan malo.

-Con lo de la sinusitis coincidí con Ignacio en el hospital,...

...a él le habían ingresado por uno de sus infartos...

...y se enteró de lo mío. -Metió la nariz donde no debía...

...y precisamente averiguó que era eso lo que usted no tenía.

-Perdí algo de mi gusto, ciertos matices,...

...lo suficiente para que él me chantajeara obligándome a alabarle.

-¿A lavarle?

-A alabarle.

Su cocina era cada vez peor y me estaba poniendo en evidencia...

...ante la profesión.

-Era eso de lo que hablaron esa noche, ¿verdad?

-Cuando me enteré de la intoxicación,...

...después de hacerle una muy buena crítica,...

...fui al Loro Azul y le dije que ya se había acabado.

-¿Puso usted una ampolla de veneno en su medicación?

-No, pero creo que él sabía que lo iban a matar.

Ese mediodía, durante la degustación,...

...vio a alguien y se puso muy nervioso.

Y no era un hombre de los que se asustan fácilmente.

-¿Victoria?

¿A qué venían esas prisas?

¡Victoria!

¡Victoria!

(TODOS) -¡Sorpresa!

-Pero ¿qué pasa? ¿Qué día es hoy?

-Tengo un amigo en una cadena de televisión y me ha conseguido...

...una copia del anuncio que hiciste para esa importante...

...firma publicitaria. Lo tenemos.

-Ni se te ocurra ponerlo.

-Maite, pero ¡si es tu momento de gloria! Disfrútalo.

-Claro, mujer.

Venga, unas palabritas antes de la función.

"Deja de esforzarte en vano y consigue unos abdominales...

...perfectos con el mínimo esfuerzo.

Con el Abdominator se degeneran tus abdominales sin que...

...tengas que pisar el gimnasio.

Su ingenioso sistema de descargas eléctricas...

...estimula los músculos, dejándolos como el acero.

Abdominator. Úsalo en casa, en la oficina o mientras...

...realizas las labores del hogar.

Abdominator cambia tu figura. ¡Cambiará tu vida!

Y si llama ahora mismo, se lleva dos por el precio de uno."

(Aplausos)

-Pues a mí me ha gustado. ¿Dónde se puede comprar uno?

-Hija, en cualquier gasolinera.

Oye, pero dinos la verdad, ¿eso funciona?

¿Yo podría tener unas abdominales como las que aparecen ahí?

-Déjala. Me imagino que no quiere ver a nadie ahora.

¿No nos presentas?

-¿Tú también eres contable? -¿Contable?

-Ismael, ¿me traes un vasito de agua? Es que tengo deshidratación.

-Claro. -No me delates, no digas ni mu.

-Es el primer tío con el que sales después de Jacobo,...

...¿y no le dices que eres policía?

-Es una cita a ciegas que me preparó Maite.

Le mentí sin darme cuenta y no sé cómo pararlo.

-Tú no mientes nunca. Eso es que significa algo para ti.

-Se lo voy a decir en cuanto pueda. No pensé que... Gracias.

-¿Mejor? -¡Bu! Mucho mejor.

-Venga, vamos, que llegamos tarde.

El sitio al que te llevo te va a encantar.

Es el mejor restaurante de la ciudad.

-¡El Loro Azul! ¡Pero, Ismael...!

No había por qué venir aquí.

Yo con una tortillita de patatas me apaño.

-Para una tortilla siempre hay tiempo.

De vez en cuando hay que darse algún homenaje.

Buenas noches. -Buenas noches.

-Tenía una reserva a nombre de Ismael Rodríguez.

-Sí.

Inspectora, no sabía que iba a venir por aquí esta noche.

-No, yo tampoco lo sabía.

-¿Y eso de inspectora?

-Fiscal, inspectora fiscal.

El año pasado les hice una auditoría.

Pero basta de hablar de mí.

En el coche me estabas contando lo de tu ex mujer.

-Tampoco te quiero aburrir con ese tema.

-Por favor, abúrreme. No me vas a aburrir, ¿eh?

Cuéntame cómo os separasteis y eso.

-Me dejó por otro. Llevaba dos años engañándome.

Era una experta mintiendo. -¡Hay cada una!

Claro que también hay que entenderlo, ¿eh?

Hay veces que una empieza a mentir y a mentir y...

Y por eso tengo que decirte algo.

-Sí, yo también quiero decirte algo.

Llevo dándole vueltas todo este tiempo.

-¿Vueltas a qué? -A que me gustas.

No sé cómo decir esto sin parece un adolescente.

-Que te gusto. (RÍE)

Pero si apenas me conoces.

-Te conozco lo suficiente y sé que eres despistada,...

...cariñosa y divertida. Siento que puedo confiar en ti.

-Maite, esto va de mal en peor. Ismael se me ha declarado.

La bola de nieve ya es muy difícil de parar. No sé qué hacer.

Dice que le doy confianza y yo le he estado mintiendo.

Si le digo...

-A partir de ahora responderás ante mí.

Que me da igual cómo quedaste con Ignacio.

Pues tú verás lo que haces o mañana no cobras.

Mañana llegarán. Ese desgraciado se cree que porque Ignacio...

...haya muerto vamos a cerrar.

-Jacobo, creo que sé quién robó la carta a Flora...

...y quién mató al cocinero. ¿Puedes mandar a alguien?

-Laura, ¿dónde estabas? -Ismael, tengo que decirte algo...

...que puede que te sorprenda un poquito.

(Puerta)

-¿Carmen García? -Sí.

-Acompáñenos a comisaría. -¿Qué? ¿A qué viene esto?

-Puede hacerlo voluntariamente o con una acusación por asesinato.

-¿Se han vuelto locos? -Éstas son las gafas de Flora,...

...estaban en su despacho. Usted le robó la carta a Ignacio.

-¿Qué ocurre aquí? -Lo mejor es que vuelva a su mesa.

-Lo mejor será que me expliques qué pasa.

-Sí, Ismael, te lo voy a explicar. -¿Este tipo quién es?

-Mi ex marido, un amigo. Un amigo, mi ex marido.

-Me da igual quién seas. O sientas tú o te siento yo.

¿Le has dicho que le puedes invitar al calabozo?

-Inténtalo. -Siéntate que estoy en una...

-¿Quién te crees que eres? -¿Y tú quién eres?

-¡Soy policía! -Es un policía.

Este frasco contiene el veneno que se usó para matar a su marido...

...y que casi acaba con la vida de Flora.

-¿Y por qué iba a ser yo la asesina?

Cualquiera pudo haber puesto este frasco en mi despacho.

No tiene mis huellas, ¿verdad? -La imagino lo suficientemente...

...inteligente como para usar guantes.

-Y si soy tan lista, ¿por qué no tiré el veneno...

...en vez de quedármelo y que me incriminaran?

-¿Desde cuándo mantiene una relación con Julen Ibarrolaza?

-¿Qué? -Algo que me llamó la atención...

...en la grabación de la noche del crimen.

Julen fue el primero en entrar y el último en salir.

Después de Luis y coincidiendo dentro con usted un buen rato.

-¿Y eso qué tiene de raro? Yo qué sé lo que hizo dentro.

-Pues yo creo que algo bastante movido...

...porque él sale poniéndose la chaqueta y usted...

...con el vestido desabrochado.

-Julen y yo llevábamos seis meses viéndonos a escondidas.

-¿Su marido lo sabía? -Obviamente no.

Me hubiera puesto de patitas en la calle.

-A lo mejor no tuvo tiempo de hacerlo.

-¿Cree que iba a ser tan tonta para dejar las evidencias del crimen...

...en mi restaurante? Es una trampa.

Además, usted no puede retenerme, no tiene ninguna prueba.

Y mi abogado, que está ahí fuera, me ha dicho que me puedo ir.

-Está bien.

Ahora vuelvo.

Eres policía.

Pero si cuando te conocí nos estabas poniendo a parir.

-A los municipales, por la multa que me habían puesto.

Soy secreta. Llevaba infiltrado en el barrio varias semanas...

...por un asunto de drogas. No podía delatarme a mí mismo.

-Y yo era una de tus sospechosas, ¿no? No porque habrías acertado.

-No. No, me fijé en ti, me hacías reír.

Cada vez que te veía hablar con tu amiga Maite en el bar,...

...me hacías mucha gracia.

Sí, por primera vez después de mi divorcio.

-Lo del divorcio sí que es cierto. -Sí, y todo lo demás,...

...hasta lo de que me gustabas.

-Yo no soy así, es que...

Es mi primera cita desde que se separé...

...y se me ha olvidado de cómo se hacen estas cosas.

Pero, bueno, tú me mentiste, yo te mentí...

Estamos igualados, ¿no? -No,...

...tú no tenías motivos para hacerlo.

Me ha vuelto a la cabeza todo lo que pasé cuando la separación.

Además, me han cambiado de destino, por eso quería cenar contigo,...

...para despedirme.

-Y no vernos más.

-Llámame cuando te aclares.

-Pero ¿cómo? Si...

Tú eres de la secreta, yo no tengo tu número.

Hubo una quinta persona intoxicada.

-¿Qué, todavía estás aquí?

-Sí, Maite se ha quedado con los gemelos.

-¿Y quién era ese tío de antes?

-Un amigo. -Amigo...

Un amigo que te lleva a cenar a restaurantes muy caros.

-Sí. ¿Y? -No, no.

-A lo mejor con un par de detalles como éste, lo nuestro...

...hubiera acabado de otra manera. -A lo mejor.

O sea, que...

Que lo vuestro va a acabar bien. -Pero, Jacobo,...

...¿hasta cuándo vamos a estar así? Si además tú no tienes por...

-No, no.

Ya, ya. -Ismael me gusta,...

...lo nuestro puede salir bien y voy a darle una oportunidad.

-Pues nada...

Eso sí que es pasar página, ¿eh?

Pues nada...

Suerte.

Lydia.

Espera, que salgo contigo.

-¿Qué os pasa?

¿Qué hacéis ahí parados? Seguro que ya lo habéis liado, ¿no?

-No, nos hemos portado muy requetebién.

-¿Seguro?

Pero... pero si acababa de ordenarla.

-Tú no sabes, es que lo habías ordenado mal.

-Lo había ordenado mal. Pues ya que vosotros sabéis ordenarla, venga.

Empezad, pero ya. Venga.

Siento haberles avisado con tan poco tiempo,...

...pero es que era importante. -¿Ya sabe quién mató a Ignacio?

-Hubo dos datos determinantes para delimitar los sospechosos...

...en este caso. Uno, la cámara que los grabó a ustedes cuatro...

...entrando en el pasillo que da al despacho de Ignacio.

-¿Y el otro? -La conversación del loro,...

...la que Ignacio mantuvo con su asesino la noche en que murió.

-¿No podría contarnos algo que no supiéramos?

-Sí, que esos datos nos hicieron mirar en la dirección equivocada...

...porque el asesino no entró en el despacho esa noche.

-¿Y cómo cambió la cápsula del veneno? Tuvo que hacerlo...

...después de que recibiera el paquete precintado...

...de la farmacia a las nueve. -Sí que hay una manera.

Si el veneno no estaba en las cápsulas,...

...sino en las jeringuillas que Ignacio guardaba en su despacho.

El asesino pudo envenenarlas mucho tiempo antes...

...de que él se pinchara y, luego, sentarse a esperar.

-Pues sentado no se quedó, ¿no? Usted misma ha dicho que el loro...

...repitió las amenazas que Ignacio recibió de su asesino esa noche.

El asesino estuvo allí. -Eh...

El que el loro las oyera,...

...no quiere decir que el asesino estuviera dentro.

Ignacio habló con su asesino, pero por teléfono,...

...a través del altavoz del manos libres.

Saben lo que es el manos libres, ¿no? Es el altavoz ese...

...con el que puedes hablar por teléfono sin tener que cogerlo...

...y así hacer muchas otras cosas mientras.

Así fue como el loro escuchó tanto a Ignacio...

...como a su interlocutor.

"-Ignacio. (LORO) -No pienso pedirte perdón.

¿Me vas a matar? ¿Me vas a matar?"

-Y al repetir esa conversación,...

...ese pobre loro firmó su sentencia de muerte.

-Es lo que hay.

-Usted temía que esa conversación la comprometiera y, por eso,...

...lo mató, ¿verdad?

Lo mismo que a Ignacio.

-Laura, ¿cómo puede pensar que yo...?

¿Cómo se le ocurre semejante cosa?

-¿Quieres que le diga cómo se me ocurrió?

Usted me dijo que nunca había estado en el Loro Azul...

...antes de que Ignacio muriera. Si esa así, ¿cómo pudo ordenar...

...exactamente la mesa del despacho?

Sólo pudo hacerlo si antes estuvo allí.

-Usted estuvo allí, fue a usted a quien vio Ignacio y se puso...

...tan nervioso que casi le tira el vino al crítico culinario.

Hubo una quinta persona intoxicada que no presentó reclamación.

¿Por qué no lo hizo? Porque no quería que se supiera...

...que había estado en el restaurante.

-¿Me permite? -¿Eh?

-Ese mediodía, usted envenenó la jeringuilla...

con el mismo veneno que usó en una dosis menor...

...contra usted misma,...

para desviar las sospechas...

...e incriminar a Carmen inventándose que había recibido...

...una carta de Ignacio en la que se explicaba...

...la verdad sobre su muerte. Usted odiaba a Ignacio...

...desde que la dejó en la quiebra al abandonarla.

Y no sólo eso...

Sus recetas de aquella época son las mismas que Ignacio...

...publicó en su último libro.

La dejó arruinada y, además, iba a beneficiarse...

...de todas las recetas que le había plagiado a usted.

Eso no lo podía consentir. ¿A que no?

-¿Cómo lo supo?

-Por los bombones que usted me dio.

"¡Tiene una flor dentro!

-Sí. Es una receta original mía."

-Hay una receta exactamente igual en el libro, con una flor dentro.

Usted misma me dijo que era una receta original suya.

-Él copió mi recetario.

Cuando compré el libro, me di cuenta de todo.

Hablé con él para que rectificara,...

...pero no entró en razón. -¿Por qué quiso incriminarme a mí?

Yo no le he hecho nada. -Si usted iba a la cárcel,...

...la herencia de su marido pasaría a manos de Flora,...

...el pariente más cercano.

Y de paso recuperaría los derechos del libro de cocina,...

...el trabajo de toda una vida.

-Bueno, ¿y ahora qué hacemos?

-Pues tendrán que tomarle declaración...

-Lo tendré que contar todo, me juzgarán...

Entonces se sabrá la verdad.

Todos sabrán por qué lo maté...

...y que esas recetas no son las suyas.

¡Vamos a declarar! No hay tiempo que perder.

¡Vamos! ¡Vamos!

-Muy bueno todo.

-Victoria, ¿me pones un café? -Claro.

-Maite...

Oye, pasa de ella, yo te felicito por venir y plantarle cara.

-Me gustaría cambiar de bar, pero me puede la vagancia,...

...no me apetece andar. -No te lo tomes así.

Mira Marilyn, empezó con los calendarios y ya ves cómo terminó.

-Sí, tragándose 20 botes de pastillas,...

...que es justo lo que me gustaría hacer a mí ahora.

-Toma, Martín, tu café.

Y a ti, Maite, ¿te apetece algo más?

¿Un ventilador? Porque como ya no tienes con qué darte aire.

-Victoria, el repartidor ha dejado esto para ti.

-¿Qué es? ¡Ah! Vale, vale.

Martín, devuélveme eso que no tiene...

No te hagas el gracioso. -¿Sabes qué te digo?

Que ayer hiciste una gran interpretación.

-¿Qué?

-¡Abdominator!

-Trae esto. -¿Te has comprado el Abdominator?

-Para probarlo, porque no te creo para nada.

Vamos a ver si deja la tripa tan lisa como dices.

-¡Vaya!

-¿George Clooney? -No.

-Tom Cruise. -No.

-Brad Pitt. -No.

-Angelina Jolie. -No.

-Paul Newman.

Paul Newman vendía sopas de tomate. -Pero eran suyas.

-¿Las sopas? -Y la fábrica.

Laura, déjalo. Te lo agradezco un montón, pero sólo hay...

...una cosa que puede animarme. -¿Qué?

-Quemarle el bar a Victoria. -Oye, Maite...

-Que es broma.

(Móvil)

-Laura, ¿qué tal? -Hola, Martín.

Jacobo está con los niños y había pensado irme a tomar...

...unas cañas para quitarme de encima el día.

¿Te apuntas?

-Me apuntaría, pero... han venido unos amigos a buscarme...

...por uno se casa y, bueno, habrá que despedirlo como se merece, ¿no?

-Muy bien. Pasadlo bien. -Venga, un beso.

-Escuché una conversación, eran dos personas; bueno, no lo vi bien.

Querían matar a una de estas mujeres.

-¿Ésta no es Ivana, la tenista? -¿Se ha sentido amenazada?

¿Tiene algún enemigo conocido? -Deja que se lo cuente.

-No, si le damos importancia, se saldrá con la suya.

-Se las he ocultado a Ivana, pero ustedes deberían verlas.

-¿Ivana le ha hecho algo?

-No, pero me odia desde que me lié con su hermano.

-Vas a asustar al duende. -¿A qué duende?

-El que está en tu coche. -¡La madre que lo parió!

-La organización del campeonato se ha quejado.

Dejad de molestar a todo partícipe del torneo.

-Me encanta comprobar la gran confianza que tenéis en nosotros.

-Si se suspende el torneo, perdemos 300.000 euros de la final.

-Ivana iba a despedirla, ¿verdad? -Ha aparecido otro cadáver.

-El guardaespaldas protegía a Ivana, ¿y quién le protegía a él?

Disparos y gritos.

  • Laura y el misterio del loro azul

Los misterios de Laura - Capítulo 5 - Laura y el misterio del loro azul

09 jul 2015

Un Chef de reconocido prestigio fallece en su restaurante. Laura, que por accidente asiste a su funeral, sospecha que la verdad sobre la inesperada muerte sólo la sabe la mascota del restaurante, un precioso loro azul. La inspectora Lebrel propone que se efectúe la autopsia al loro para confirmar que tanto él como su dueño han sido envenenados.

Histórico de emisiones: 

24/08/2009

08/03/2013

 

ver más sobre "Los misterios de Laura - Capítulo 5 - Laura y el misterio del loro azul" ver menos sobre "Los misterios de Laura - Capítulo 5 - Laura y el misterio del loro azul"
Programas completos (32)
Clips

Los últimos 128 programas de Los misterios de Laura

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios