www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3602878
No recomendado para menores de 12 años Los archivos del Ministerio - Capítulo 19 - ver ahora
Transcripción completa

Colón no va a descubrir América, voy a ser yo.

(ROBERTO) Lombardi es una persona apasionada por su trabajo,

apuesta por lo que cuenta, se lo cree todo,

y un día descubre el Ministerio.

Entonces, él se quiere vengar, por supuesto.

(ANNA) Es un señor al que le gusta mucho lo paranormal

y, en un momento, descubrió el Ministerio del Tiempo

y se quedó muy pillado, evidentemente,

pero nadie le ha creído nunca.

Entonces, a él siempre se le ha tratado de loco,

de friqui, de "pa'llá",

de sus mentiras, de sus imaginaciones y tal.

Es todo muy raro, enigmático.

(ROBERTO) Sí, demostrar a mi exmujer es muy importante,

y también dignificarme delante de mi hija,

porque, de alguna forma, mi hija es más sensata que yo,

y mi exmujer lo más probable es que también.

Entonces, es mi oportunidad de redención.

(ANNA) Yo creo que Sonia tiene machacada esa parte de su padre,

supongo que por su madre, y es como que no confía en él.

No me creo nada, pero no deja de ser mi padre,

al que quiero y adoro, y me sabe mal no tenerle cerca.

Entonces, cuando me pide que le acompañe, ¿cómo no voy a ir?

Lombardi es invitado al Ministerio para intentar engañarle

y yo pensaba: "De aquí no salimos".

Todos metidos en el Ministerio como locos intentando que nadie

descubra que es el Ministerio del Tiempo,

y luego con un ritmo de comedia muy divertido.

La clasificación de la liguilla solteros contra casados.

Quedada para comer cochinillo en 1590,

¿por qué nunca nos avisan de estas cosas?

Bien, todos a instalar el Solitario en su ordenador

y que lo vea Lombardi abierto.

¿El Buscaminas vale?

Sí, también vale, cada uno en una pestaña,

y no se os ocurra minimizar.

(DIEGO) Eso es muy "Bienvenido, Mister Marshall",

es el ejemplo de maquillaje urbano para que parezca otra cosa.

De cara a un enredo mayúsculo es genial porque implicas

no solo a una o dos personas, sino a todo un grupo de personas.

Deberíamos tener una entidad,

ser un departamento del Estado, llamarnos de alguna manera.

-Seremos una subsecretaría adjunta al Ministerio de Obras Públicas.

¿La que hace las rotondas?

(RÍEN)

La primera parte tiene ese punto "berlanguiano".

En el momento en que el Ministerio se convierte en un funcionariado

casi en el tópico, casi de parodia,

en el vestuario y tal Berlanga estaba presente.

Sí es verdad que intentamos rodarlo de una manera parecida.

(SALVADOR) Pueden elegir lo que quieran, pero recuerden,

que no les favorezca.

Yo pensaba: "¿Esta gente de qué época son? Visten como de los 90".

Cuando estábamos preparando esa transformación de Amelia

para el Ministerio, hablé con Diego San José

y él decía que estaba deseando ver cómo nos iban a transformar

y que estaba deseando que a alguno nos pusieran vaqueros blancos,

que era como su sueño.

Al final los tiene Julián.

Cuidado con las sonrisas, a ver si va a sospechar.

¿Cómo que no?

Voy con el Levi's blanco ahí, un poco pescadorcillo,

bien ahí empaquetado, efectivamente.

Bueno, no solo eso, con una camisa abierta

con un crucifijo colgando; es un show el asunto.

Qué look,

pero es tremendamente divertida toda la situación que se crea.

Nada, simplemente un polito con la banderita de España.

Y el pantalón en plan "Cachuli", subido hasta el ombligo.

No sabes lo que le cuesta ponerse el chaleco,

la camisa de cuadros y ese pantalón,

pero todo por la patria.

Tengo que decir a los guionistas una acotación que ha tenido

mucho debate entre las mujeres del Ministerio,

dice: "Irene Larra ya no va de sexy como siempre,

ahora la encontraremos vestida de madre".

(RÍEN)

¿Me pueden ustedes aclarar a qué se referían?

Porque hubo una especie de grupo y de jolgorio de madres,

entonces, miramos a las madres, a todas las que éramos madres,

y eran todas unos "pibones" que no sé a qué os referís.

Cuando queráis, Borja y compañía, me llamáis y me lo contáis.

(RÍEN)

Mira, todas las hormonas así de punta.

Los relojes Casio, todos como las gafas,

buscar cosas muy pasadas de moda,

entonces, cada vez que creábamos un personaje,

nos reíamos bastante, pero junto con ellos, con los actores.

(DIEGO) No se nos puede acusar de exagerar nada, creo.

Yo creo que vas a darte de alta en el Censo

y no ves nada de textil a la moda jamás.

Mi padre era funcionario, por eso máximo respeto a los funcionarios,

pero mi padre nunca fue a la moda.

Es decir, tenía en mi propia casa la ruina estética instaurada,

así que creo que se da bastante.

-También es un poco venganza porque somos autónomos

y no disfrutamos de nada de eso de pagas cada mes;

reclamamos facturas y pagamos autónomos,

cobremos lo que cobremos.

Entonces, creo que la némesis de un autónomo es un funcionario,

así que cualquier oportunidad es buena para aprovechar esa venganza.

Para que digan que no sobran funcionarios en el país.

-De momento va a hacer dos cosas,

primero me da la documentación del local y después va a callarse.

-Vale, vale, no se me ponga usted así, hombre.

-No soporto que hablen mal de los funcionarios.

A los funcionarios creo que los hemos defendido

a capa y espada y los defendemos en la serie.

Mi esposa es funcionaria, quiero decir con esto...

Creo que lo llegamos a decir en una entrevista aquí,

creo que la gente no valora que lo que sostiene un país

son sus funcionarios.

¿Es raro que en un billete salga el descubridor de América?

¿Desde cuándo Lombardi descubrió América?

¿Conoce a esta persona?

Yo le decía: "Tío, cuando pase el tiempo,

tendrás tu billete de 5.000 pesetas con tu cara,

tu imagen en el Colón de Barcelona".

Son personajes que yo creo que te dejan ahí un poso y dices:

"Qué orgullo haberlo hecho".

Para el billete hicimos una sesión de fotos con el actor,

con Lombardi vestido de Colón.

Luego, de ahí, de esa misma foto, sacamos la cara para el billete,

que se hace con Photoshop

y retoques con un compañero de casi toda la parte gráfica.

(JUAN) Es una locura maravillosa que Lombardi,

que es quien aconsejó a Colón ir a América,

esté en los billetes y que no hablemos de colonización,

sino que hablemos de "lombardización"...

Me parece que es la primera vez que el Ministerio no llega a tiempo

para evitar que se cambie la historia.

Lombardi ha cambiado la historia.

Creo que va a traer mucho debate también, intuyo,

en redes sociales porque ya tuvo mucho debate entre nosotros.

Cuando hay debate entre nosotros, suele haber debate fuera también.

Es la primera vez que el pasado se cambia de manera fehaciente

y se transforma.

Hay gente que se da cuenta de que ha cambiado, otra gente no.

Es verdad que dijimos: "Vamos a echar un poco de morro".

Somos fans de películas de viajes en el tiempo

y "Regreso al futuro" la tenemos muy en la cabeza,

que se basa continuamente en ese cambio del destino.

Entonces, lo propusimos así pensando que nos dirían que no,

pero de repente Javier nos dijo: "Pues adelante".

Sí es posible cambiar la historia y hay que volver atrás

para reiniciarla, como con el ordenador,

pero todo esto son códigos nuestros.

Es decir, base científica ninguna.

No lo teníamos previsto y la verdad es que va muy bien

en el momento en que está porque nos sirve de "planting",

para plantar esa posibilidad para un capítulo que vendrá luego.

O sea que ese tal Colón fue quien "lombardizó" América.

A mí me parece una maravilla que en esta serie vengan

guionistas y directores externos a hacer un capítulo,

porque aportan mucha frescura, aportan puntos de vista distintos,

aportan mucha personalidad y, aparte, hemos tenido,

tanto por Cobeaga y San José como por los dos directores

que han venido invitados, colaboraciones increíbles.

Han sabido adaptar su propia personalidad

a la personalidad del Ministerio, que es muy loca al final.

Es muy difícil leer un guión y reírse,

y yo me reí mucho leyéndolo.

Cuando yo leo un guión y me río,

estoy seguro de que va a funcionar.

(DIEGO) Javier nos convence como se convence a dos vascos,

invitándoles a comer.

Creo que sabíamos que lo haríamos,

pero, si te invitan a comer, haces cualquier cosa.

Nos propone una cosa que me hacía sentir hasta culpable;

o sea, han hecho una primera temporada de una serie

que es la serie ahora mismo y te invitan a hacer un capítulo

en una cosa que ya funciona.

Es como invitarte a una fiesta que es un éxito y vas un rato.

Casi te sientes culpable porque es maravilloso.

No solo es cómo vas a decir que no,

sino cómo dar las gracias, porque es un lujo.

Le dan una vuelta de tuerca muy divertida.

Cuando yo abrí ese guión y vi un folio, dos folios,

de un señor que está en la barbería sin parar de hablar, dije:

"Me matarán a estudiar", y me dedico a esto por no estudiar.

Yo, cuando vi aquellos párrafos, dije: "¡La madre que parió a Marc,

a Cobeaga y al otro que han escrito esto!"

Pero luego lo leí y dije: "Qué bien, estupendo".

Si pongo de pie este huevo, ¿se van a dejar de reír?

-Eso es imposible.

-¿Un huevo de pie?

Imposible.

-Es imposible, ¿no?

(VOZ EN OFF-VO) El huevo de Colón se ha convertido en una expresión

que describe algo que parece complejo,

pero, una vez conocido el artificio, es sencillo,

como poner un huevo de pie cascándole la base.

Esta historia la contó sobre Colón Girolamo Benzoni

en su "Historia del nuevo mundo", publicada en 1565,

73 años después de que Colón pisara tierra americana

y casi 50 después de la muerte del descubridor.

Según la anécdota, Colón estaba en una reunión

con nobles castellanos que hacían de menos su hazaña,

diciéndole que cualquiera podía navegar hacia el oeste,

pero seguramente sea apócrifa,

una de las leyendas que se cuentan, pero que no sucedieron nunca.

¿Por qué se cree que es falsa?

Porque 15 años antes la había contado Giorgio Vasari

sobre el arquitecto Brunelleschi,

y después Calderón de la Barca

sobre el ingeniero Juanelo Turriano.

La anécdota tiene demasiados protagonistas

como para tomarla en serio, pero a la imaginería popular

le gustó esa idea de Colón desafiando a todos

y explicando que la tierra era redonda como un huevo.

Si no era verdad, estaba bien contado,

y al personaje le encajaba tanto que es difícil ya pensar

en Colón sin su huevo.

Me lo llevo.

Cristóbal Colón yo creo que está

en el imaginario colectivo de todo el mundo.

Era todo un héroe de la época, claro.

A Joan Carreras no le conocía y es un descubrimiento.

Joan es alucinante.

A mí me impactó.

Es un actor impresionante.

Digno de pertenecer a los Monty Python.

Está estupendo, todo es de un sitio muy serio y elegante.

Tiene como esa cosa inglesa de cómico inglés así,

que no hace nada y te mueres de risa.

Cuando se sacó de la manga: "Bueno, me iré... por allí".

Por ahí.

Sí, eso fue maravilloso.

En un momento dice: "Soy Colón, Cristóbal Colón".

Yo soy Colón, Cristóbal Colón.

-¡Oh!

Anna Castillo, hasta ese momento, al ser despistado su personaje,

no se da cuenta de que era Colón y se queda como enamorada de él.

Estas cosas surgen en el rodaje y no están en el guión.

Hay un enamoramiento adolescente de una chica por Colón

como una superestrella de cine.

¿Tú has visto cómo habla?

Además que a ti te tengo muy visto.

(COLÓN BALBUCEA)

Nos reíamos muchísimo de este pequeño matiz

que sumaba a la secuencia.

Es curioso, porque me imaginaba a Colón como muy egocéntrico,

pero aparece un argentino que es peor que él.

-¿Y cómo sois vos?

-¿Yo? -Sí.

-Adelantado a mi época, como vos; bueno, quizá un poco más que vos.

Además tenemos al Colón previo a ser el Colón glorioso,

todavía no ha descubierto nada,

todavía está perseguido por gente que quiere justiciarle.

A mí me parece más entrañable.

(JAVIER) Está bien porque el Colón de La Rábida es el de la duda,

el de si lo conseguirá, el que huye de Portugal.

Todo estas peripecias que parecen de risas son ciertas,

y las tengo documentadas.

Parece como un regalo que dices:

"¡Ostras, es uno de los personajes históricos más emblemáticos!"

Les dimos un regalo, pero era un regalo envenenado,

porque es un Colón sin carabelas, sin mar, sin América.

O sea, es un precolón.

Bueno, chicos, pues nada, yo me voy...

por ahí.

¡Oh!

Yo soy el portugués 2. -Y yo el portugués 1.

Entre los dos hacemos un binomio de portugueses peligrosos.

¡Majísimos!

Más bonitos...

Los portugueses eran fabulosos.

Son dos gallegos en realidad, divertidísimos y majísimos,

en plan como superatentos y buenos y de repente...

Están fantásticos, dos tíos con mucha seguridad,

mucha tranquilidad y mucha fuerza en los rostros.

(Grito)

Sí, mucho cuchillo en el cuello, mucho apretón,

pero me lo pasé genial.

Rodar acción es divertido, agradable.

-Es un juego. -Es un juego,

entonces, te ves con diez años jugando a espadachines.

(ANNA) El rollo de la acción me parece guay.

Esta cosa de que te zarandeen me parece muy divertida.

Es muy agradecido.

Rodolfo y Nacho se ríen de mí por la escena con los portugueses.

Me hace mucha gracia Amelia cuando intenta hablar.

Como cuando quieres hablar japonés y dices Kawasaki, sushi,

pues ella también.

(CON ACENTO PORTUGUÉS) Somos comerciantes de toallas

y "bacalhaus".

La comedia la daban otros personajes.

¿No tenemos suficiente follón ya?

Por Julián y por Alonso venía dada la comedia,

el plano de Lavapiés. -El plano.

-Sí, vale. -El cheque gourmet.

-Era un "flyer" que nos daban

y nosotros: "Vamos a estudiar el mapa".

-Cuanto más serio te pones más absurdo es.

"Lavapies". Lavapiés,

que es la ruta alternativa, por el Océano de Antón Martín,

directa y sin transbordos.

Conforme avanza la temporada nos reímos más.

Hay momentos que es difícil mantener la seriedad.

"Boa noite".

De buenas nada, ¿quiénes son ustedes?

¿Quiénes... quién quiere llevarse a este pobre hombre?

(RÍEN)

Perdón, estabais tan ricos y monos...

¿Qué quieres que te diga?

Lombardi para Colón es un loco,

pero es que Colón también está loco.

Es decir, él asume su propia locura.

Él sabe que lo que quiere llevar a cabo es algo casi imposible.

La relación es muy bonita porque es lo que se llama una trama espejo,

él quiere defender la dignidad de Colón para defender la suya.

Lo que pasa es que él también quiere ser protagonista.

Vos le "tenés" que comentar que tu principal objetivo es

evangelizar a todo lo que se mueva, y verás que te pone tres carabelas.

-No, tres no, yo había pensado en cuatro.

-Obvio, vos le "pedís" cuatro para que te dé tres.

Así negocié yo con las televisiones privadas.

El argentino es como la mejora del ADN.

Es el mismo ADN de partida, pero con una evolución a mejor,

es más guapo, habla mejor...

No solo habla mejor, habla más y con mejor léxico.

Es decir, todo es a mejor.

Juega mejor al fútbol también, todo en general está mejorado.

Nuestro Lombardi es un poco eso.

Creo que Lombardi vive atormentado

porque las circunstancias de su vida le han dejado

en un punto que parece un español, porque está sin curro, en paro.

Es un argentino atrapado en la España más de carácter.

Entonces, lucha por que la vida le dé la razón,

y eso le convierte otra vez en argentino exitoso y con focos.

A Alcalá, a las Indias, a Oriente, al infinito y más allá.

-No quiero más vino.

-Vos "necesitás" un agente, un representante.

Además, es un argentino que va a descubrir Argentina.

Es como hacerse el amor a sí mismo.

Claro, nunca cuentan con un actor argentino

para hacer un personaje de una época en la que Argentina

no existía como país.

Yo todo el rato le veía y veía además a Roberto hacerlo

y estaba deseando que se hiciese una serie solo de ese personaje,

"El espinazo de Lombardi".

¡Un gin-tonic, por favor!

Ojalá, para mí sería un sueño,

pero, la verdad, no me puedo quejar.

Este capítulo me deja satisfecho porque estoy en todo el capítulo,

de repente es como ser el prota de una peli.

No se lo pierdan.

(Aplausos)

(VO) ¿Cómo se enteró la población del viejo mundo

de que Colón había descubierto América?

Colón murió sin saber que llegó a un continente desconocido,

porque creyó siempre que había conquistado

para la corona de Castilla una remota esquina de Asia.

A la vuelta de su primer viaje,

Colón envió desde Lisboa el 14 de marzo de 1493

una carta en castellano A Luis Santángel,

Escribano de Ración de la corona aragonesa

que le había ayudado a financiar el viaje.

En esta carta describía Cuba y La Española,

destacándole lo fértiles y ricas en oro que eran

las tierras recién descubiertas.

La carta se publicó ese mismo mes en Barcelona.

Era una edición llena de erratas, debido posiblemente a las prisas.

El 18 de abril el documento ya había llegado a Roma,

y el 29 se publicaba su traducción al latín.

Fue un texto muy popular, reimpreso numerosas veces en Roma,

Amberes, Basilea o París.

Se dice que fue una operación de propaganda

para proteger los intereses de Colón

y que le financiasen más viajes.

Se sabe que fue una de las grandes noticias del siglo,

y su difusión rapidísima fue posible gracias a la imprenta

que Gutenberg había inventado apenas 50 años antes.

Gracias a esa máquina, en poco menos de un año,

no quedó quien no supiera que el mundo era

mucho más grande de lo que siempre habían creído.

(MUJER) Y acción.

-No.

Si suena es porque han compartido el vídeo ese.

Si hubiera quedado con alguien, ¿habría algún problema?

Porque los dos estaremos viendo a otras personas, ¿no?

¿Ver a otras personas en qué sentido?

Aquí nadie ha hablado de que seamos una pareja.

Entonces, ¿qué somos?

Ay, con lo mayores que somos, ¿quieres que te ponga una etiqueta?

Algo seremos, ¿no?

¿Qué quieres que te diga, "folla-amigos"?

Esa secuencia con el "folla-amigos" fue superdivertida

porque Alonso el pobre no sabe ni de lo que le está hablando.

La verdad es que lo pasamos muy bien.

Es un concepto muy difícil de entender.

Le tiene loco el tema "folla-amigos",

porque una mujer de ahora a Alonso le descoloca completamente.

¿Folla qué?

"Folla-amigos", se dice así, ¿no?

Claro, ya traer a alguien de otro siglo y lanzarlo ahí es

jugar a la desubicación masculina más exagerada.

¿Vos tenéis "folla-amigas"?

¿Cómo? Olvidadlo.

Ahí se crea la comedia maravillosa cuando Julián intenta explicarle

lo que es una mujer de hoy en día, que necesita su espacio.

El otro no entiende nada, y encima con la palabra "folla-amigos".

He pensado en la conversación del otro día,

en lo de ver a otras personas.

Creo que no solo podemos, sino que debemos hacerlo.

Cuando nos reunimos con Borja y Diego,

esta trama tenían que hacerla,

porque es muy jugoso ver la relación

entre una señora muy del siglo XXI, una abogada,

y un señor que no tiene nada que ver del siglo XVI,

que es un soldado con un esquema mental distinto,

y ese choque;

y les propusimos esa historia,

que viésemos cómo no están en la misma página,

que no están en sintonía.

Y yo me imaginaba...

Pensé una cosa más convencional, yo me imaginé que harían

la típica señora que se queda enamorada de un tío

que es muy atractivo, que es Alonso,

que le va detrás, que quiere compromiso,

pero Borja y Diego propusieron lo contrario,

que era que el que se enamoraba, el que estaba supercolgado

y el que estaba con ganas de comprometerse era Alonso.

Es mentira lo de mis otros encuentros.

No quiero ver a nadie y no quiero que vos veáis a nadie.

Ella está como jugando todo el rato,

demostrándole que ella no se implica emocionalmente,

pero en el fondo está implicada.

Lo que más me gusta de este guión es que está escrito

como desde experiencias personales,

y esa autenticidad de plasmar lo que uno vive hace

que, primero, lo puedas transmitir con más naturalidad y verdad,

y luego que el espectador se identifique más rápidamente

con eso que estamos contando.

Me pareció una labor del guión muy inteligente.

¿Qué es lo que quieres conseguir tú de mí?

¿Yo?

Lo que quiero es estar contigo.

Bolita, ¿dónde está la bolita?

Panorámica de dónde está.

Dale a Javier y ya cuando estamos en él...

-¿Dónde está el garbancito?

Lo siento, caballero.

Eso, vamos a llevarnos bien, maestro.

¿Qué, tú me entiendes, no?

Trilero, dícese de aquel estafador

que es hábil con las manos y un garbancito.

¿Qué?

¡Oh!

Qué vamos a hacer; mira el garbanzo dónde estaba.

Bueno, el arte de la "trilería" lo he tenido que practicar un poco,

sin duda.

Me ha facilitado tener un garbancito siempre a mano,

y me he dado cuenta de que tenía más destreza de la que yo creía,

y luego mirando por Internet, poco a poco,

ralentizadamente cada cosa.

(TARAREA)

Me llamo Fernando Presas, aunque soy Curro ahora mismo.

¿Habéis visto a este hombre?

Si no lo ha visto Curro, no lo ha visto nadie.

Me dedico a hacer bailar a la gente

y a animar un poco al público de la feria en este caso.

(TARAREA)

La EXPO'92 es un periodo que nos hace mucha gracia.

Recuerdo que éramos chavales de 15 años o algo así

y era todo el rato chistes de Curro y su nariz con forma fálica.

(TARAREA)

A este mendigo le tengo visto.

Le he visto, me suena de las series estas que hacen

ahora de época como "Isabel" o "Águila Roja".

(ADOLFO) Soy mendigo oficial casi.

Creo que hay pocos como yo, esto es natural, es mío,

esto también es mío, y todo lo demás es mío.

(RÍE)

Dame algo.

Hasta luego.

Esto o es una cámara oculta o es...

No me digas que viajamos en el tiempo.

(JAVIER) Cuando llega Javier me encuentro a un director

que tiene muy claras las cosas,

que no se pone nervioso hacia fuera nunca

y que, sobre todo, trabaja a favor de obra de una manera...

Es ameno, es divertido.

¿Cómo va a ser esto?

Da la sensación de que llevamos trabajando

toda la vida juntos.

Vaya follón. Una paradita y ya me ve.

No puede ser más amable, más divertido,

saber mejor lo que quiere.

Transmite seguridad, tranquilidad.

(ANNA) A mí me hace estar supertranquila,

porque él lo tiene claro; entonces, yo me dejo llevar,

pero, si se me ocurren cosas, él las coge.

Me siento genial currando con él, me encanta.

(PORTUGUÉS 1) Te deja probar, proponer.

-Es una maravilla para el actor, muy cómodo.

Me ha encantado trabajar con Javier,

es un tío muy interesante.

Es que Javier Caldera es un fan de la serie.

Todos quieren salir en "El Ministerio".

Me da la sensación de apuntarme a caballo ganador.

Es decir, no aporto nada a la serie,

la serie me aporta a mí en el sentido de que todos

hablan maravillas de la serie, tiene un prestigio,

el equipo técnico tiene mucho respeto a los fans,

porque cuentan todos los detalles: "Cuidado, esto se darán cuenta.

Son puñeteros los 'ministéricos', cuidado con esto".

Como Subsecretario General del Ministerio del tiempo,

me complace comunicarles que queda inaugurada

la segunda temporada de "La puerta del tiempo".

"La puerta del tiempo" es un programa en directo

hecho por y para los fans, esa es la premisa.

Cada semana, a las 17:00, traemos a alguien del reparto,

o del equipo técnico,

y se somete a un interrogatorio en las redes sociales.

Entonces, a través de Twitter o de Facebook,

la gente puede enviar sus preguntas

y ahí no hay ni trampa ni cartón,

tiene que contestarlas.

¿Estás preparado para las preguntas

que van a llegar a través de las redes?

-Creo que nadie está preparado para las preguntas de las redes,

pero me arriesgo.

Por norma general, es muy divertido.

El mejor entrevistado es, sin ninguna duda, Jaime Blanch,

porque su ironía nos cautivó a todos.

Nos reímos muchísimo.

(PALOMA) ¡Oh...! -¡Oh!

En la segunda temporada más gente se anima a enviar sus "fanarts".

Cada semana tenemos carteles como de cine,

pero de cada capítulo.

La web funciona muy bien a nivel de visitas.

De hecho, el primer capítulo, el del Cid,

en tan solo una semana, acumuló casi 400.000 visualizaciones.

De "La puerta del tiempo" hay que decir que también

en directo se ve.

Después, el vídeo es consumido por mucha gente

que a las 17:00 de un martes no puede verlo,

pero que después lo quieren seguir y saber qué dijo el personaje.

Quiero decir que, desde ahora, estoy apuntado a todo.

-¡Bien, lo hemos conseguido, exclusiva!

-Sí, porque me gustáis mucho y creo que hay que trabajar para vosotros.

Mucha gente antes no quería ver Twitter durante un capítulo,

pues ahora tienen el móvil delante porque es superentretenido ver

la serie con los comentarios de la gente.

(Pitido)

Precioso, lo he pasado de maravilla.

Para mí ha sido diferente, jamás he hecho una película

o una serie, esta es la primera oportunidad que me dais.

Yo hacía mucho tiempo que no me reía tanto.

Para Julián, para un hombre de hoy en día,

alguien del siglo XVII o XVI es como un niño mentalmente.

Se les puede engañar como a niños.

Se me ocurrió y me dijo: "Perfecto, eso queremos".

La idea que me ha dado Jorge es que nos lo pasemos bien.

Me río porque hace cada cosa en el capítulo...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 19

Los archivos del Ministerio - Capítulo 19

09 may 2016

Los últimos 23 programas de Los archivos del Ministerio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios