www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3595506
No recomendado para menores de 12 años Los archivos del Ministerio - Capítulo 18 - ver ahora
Transcripción completa

Muy bien, muy profesionales todos.

Se portaron muy bien, la verdad es que sí.

Sí, muy bien,

hubo hasta contrabando de chucherías en un momento dado.

Era: "Alexandra, ¿quieres?"

Y yo: "Sí, trae para acá".

La historia de la Vampira del Raval es

una de las historias más impactantes de España creo,

o al menos de los últimos siglos,

y es una historia que se conoce muy poco en realidad.

Cuando nos dijeron que haríamos un capítulo sobre esto,

nos entusiasmó mucho.

He oído contar en Barcelona esa historia.

Mi abuela, que era catalana, la contaba.

Era una señora que cogía niños y los llevaba por ahí

y les hacía cosas terribles.

Es una pesadilla de noche, todos hemos soñado con eso.

Me llamaron para el casting para Vampira del Raval

y dije: "No me lo puedo creer", porque yo soy de Barcelona,

y es una leyenda y todos la conocen,

y yo era friqui de ver vídeos, leer libros, escuchar entrevistas.

Hay muchas versiones de la vampira,

mucha gente la trata como una asesina sin escrúpulos,

y hay muchas versiones en que se dice

que fue una cabeza de turco en toda regla.

Ella, seguramente, secuestraba niños,

pero de ahí a que los matara e hiciera todos esos ungüentos...

Nunca se encontraron huesos de niños en su casa.

(JAVIER) Todos hablan de que era la vampira una asesina salvaje,

pero pocos hablan de que sus clientes

eran familias muy acomodadas que no fueron nunca a la cárcel

y que nunca fueron penadas por ello.

(FANNY) Creo que es una serie educativa donde todos aprendemos

cosas de la historia de España.

Algunos sabemos más, menos, pero son interesantes, está bien.

(ANAÏS) En el periodo en que Enriqueta Martí,

la Vampira del Raval, era joven, estaba de criada en Barcelona,

y trabajaba para los señores ricos.

Pensamos: "¡Ostras, es miel sobre hojuelas!"

Si pudiésemos hacer que conociese a Amelia de joven,

le daríamos alas para que pudiese ser mucho peor,

que es ser mala, pero a lo largo de varias épocas,

porque podía viajar por el tiempo.

Para Amelia es muy duro encontrarse con esto,

porque es su criada.

Se han criado juntas en la casa, es casi de su edad,

y Amelia le tiene un cariño muy especial.

(ABIGAIL) Este capítulo tiene

partes de Doctor Jekill y Mr. Hyde.

Trata de la ambivalencia de las personas,

de tener una parte buena, una parte mala,

y que hace surgir esa maldad de las personas.

Quien es malo es porque así nació.

Lo siento, no estoy de acuerdo.

Los golpes de la vida cambian a las personas.

Nadie cambia tanto.

Buscar excusas es propio de criminales y tramposos.

Este hombre, como es tan de blancos o negros,

aunque de momento van apareciendo los grises en su vida,

no entiende la maldad por la maldad

y lo que descubren en la casa, cuando llegan a esa casa

y ven todo lo que hace esa mujer,

le revuelve las tripas, es algo que está por encima de él.

Puede matar y hacer las mayores atrocidades,

pero con una justificación para su escala de valores.

Que una chavala tan virginal, tan normal,

se pueda convertir en un monstruo le sorprende muchísimo.

A mí el terror es un género que me encanta,

y más llevado a esa cosa oscura y de telaraña,

como esa cosa antigua, esa cosa gótica.

Todos estos géneros de terror, góticos, etcétera,

son muy del XIX, es cierto.

A mí me parece muy bonito que se trate esto en esta serie.

Me encanta que cambiemos de género,

pero además me parece interesante y que es muy poco conocida

la obsesión que había en la época por la magia negra,

por el espiritismo,

por los milagros turbios,

y creo que es interesante hablar de ello y saber que no hace tanto

la gente compraba sangre de niños para curarse enfermedades.

(ABIGAIL) Visioné películas antiguas de terror gótico,

y buscamos un look con Curro

que nos permitiera no dejar de ser modernos,

pero recuperar un poco cosas que habíamos visto

de toda la vida de pelis de terror.

En la parte de Enriqueta de mayor, cuando era la vampira,

hemos intentado en las imágenes oníricas,

de recuerdos, de sueños, utilizar filtros de vaselina,

hacer todo muy manual.

Con el efecto vaselina queríamos distinguir lo que es

la mente, los pensamientos de alguien,

de lo que es la imagen, la objetividad,

lo que todo el mundo ve.

(CURRO) Hemos rodado muy oscuros.

En la casa de la vampira las luces...

Era una iluminación con ella con un candil.

Se utilizaba muy pocos apoyos.

Realmente, hay momentos que no la ves prácticamente,

está recortada por una pequeña luz que tiene

y es todo muy misterioso.

Pasaré a la historia como una asesina sin escrúpulos.

Seré...

la Vampira del Raval.

(VOZ EN OFF-VO) No es fácil saber qué es cierto

en la historia de Enriqueta Martí, la vampira.

Dicen que estuvo casada,

pero se separó muchas veces de su marido.

Se cree que nunca tuvieron hijos.

Dicen que, durante el día, vestía harapos y mendigaba,

pero, por las noches, se colocaba vistosos sombreros,

frecuentaba los alrededores del teatro de El Liceu,

y ejercía la prostitución y el proxenetismo infantil.

Dicen que en su casa encontraron restos humanos, de niños.

Ella justificó porque era curandera,

y con los huesos, la grasa, la sangre y el pelo hacía pócimas,

ungüentos y cataplasmas por las que la gente bien,

cuyos nombres se encontraron en una libreta en su casa,

pagaba buen dinero.

De esto último, no obstante, no pudieron aportarse pruebas,

porque Enriqueta no llegó viva a su propio juicio.

Las reclusas de la prisión Reina Amalia la lincharon

en la madrugada del 12 de mayo de 1913.

Hubiera muerto de todas formas pronto,

porque padecía un cáncer de útero en fase terminal.

Tal vez por eso encontraron toallas y prendas con sangre en su casa.

Tal vez encontraron huesos porque eran de cerdos

y servían para hacer caldo.

Tal vez Enriqueta Martí nunca matara a niños.

Tal vez el monstruo lo inventó la prensa

a partir de una mujer de vida miserable.

(Gemido)

(ALEXANDRA) Yo interpreto a Julia y a Teresa,

que son dos gemelas que separaron en el tiempo;

entonces, ellas viven en épocas distintas.

Es interesante cómo dos mujeres,

en dos momentos de la historia diferentes,

están teniendo los mismos brotes, las mismas pesadillas

e incluso las mismas reacciones ante eso.

Teresa es una mujer muy capaz,

valiente, formada, culta, inteligente,

tiene recursos de inteligencia emocional,

puede ser una buena agente, y es mujer.

No me cabe la menor duda.

Yo estoy convencida de que la reclutan.

No nos decepcionará, ya verá.

El mecanismo de fichaje y planteamiento está hecho

con la intención de tener una gran actriz en el capítulo,

pero quién sabe si tenerla más adelante si quiere.

Sí, claro, yo me veo, si me ven ellos.

Sube el primer peldaño y siente cómo te sumerges en el recuerdo.

¡805!

-¡805!

La escena de la hipnosis con Julia.

Es una escena muy difícil de representar,

así que tienes que dejar todos los juicios aparte,

dejarte llevar e intentar concentrarte,

pero desde la inocencia de una niña de cinco años.

¡Me quiero esconder detrás de una puerta!

(JADEA)

(GRITA)

Sí, me dijo que ella se imaginaba un diván.

Yo me informé, me documenté sobre cómo se hacen hipnosis,

y, en realidad, la mayoría de veces no se hace con diván.

Lo que es importante es que la persona esté cómoda.

Por favor, cariño, haz un esfuerzo.

Hemos trabajado muy bien juntas, la verdad,

y esa secuencia es muy difícil, porque un día,

a las 10:00 de la mañana,

una cámara va acercándose a tu cara

y entras en trance porque te están hipnotizando;

tú verás lo que haces.

Y encima sentada.

Yo me imaginaba un diván, pero no.

Todo el moco ahí, ¿no?

(NIÑA LLORA)

Ponen como una bici y como una percha.

Luna es como una kamikaze loca, es que no tiene miedo a nada.

Yo pienso: "¡Esta niña!"

Estábamos todos en el set y ella como una loca.

Antes de salir, estábamos en un cuartillo oscuro,

me cogía y me decía: "¡No quiero que se acabe nunca!"

Qué difícil, porque yo también fui niño actor hace mucho

y lo sé perfectamente.

No sabes como un adulto lo que estás haciendo realmente.

Nos sorprendió en cada minuto.

Cuando hacía que lloraba estaba llorando,

cortabas y estaba sonriendo y contenta: "Ya lo he hecho bien".

(HOMBRE) "No estoy enfadada, te lo prometo",

ahí es cuando, poco a poco, asomas. -¿Así?

-Sí, perfecto.

Lo que más me ha gustado fue

cuando me estaba asomando por la ventana de arriba

y cuando estaba corriendo por la calle.

La verdad es que esta niña promete, va a ser una gran actriz.

Sal para que pueda verte, bonita.

¿Acaso querías escaparte?

¿Querías escaparte de mí, mocosa?

Empecé a crear a Enriqueta joven porque me pareció la manera

más natural de llegar a la otra,

además empezaba por allí también.

Era una chica humilde, pero con ganas vivir,

porque hay un momento, cuando a Enriqueta le regalan

un colgante en el XVII, que ella expresa las ganas que tiene

de encontrar el amor, de poder formar una familia,

y todo desde una ilusión y un sueño muy puro.

Me parecía muy interesante trabajar esto para que luego

la transformación fuera más alejada y más contundente.

Ha hecho un personaje muy complejo

y, cuando me miraba, había algo muy turbio.

Había algo muy turbio en la mirada, ¿no?

Esa mujer que se ha ido convirtiendo en un monstruo.

Yo me lo planteé como muchos cambios emocionales,

ya no emocionales, sino de actitud,

que también se pudiera ver a la dulce que cuidaba a las niñas,

pero luego, cuando las cogías, que le saliera esa cosa de odio,

de que no puede ser.

Entonces, me aprendí muy bien el texto

para poder dar muchos saltos emocionales muy rápidos,

para que se viera también un poco la locura que tenía en la cabeza.

Qué mal rollo,

¿cómo puede con esa cara y con esa dulzura

convertirse en un monstruo tan grande?

En esa escena en que se llevaba al niño era muy curioso ver,

mientras preparábamos la escena,

cómo estaba todo el rato con el niño, jugando con él,

y en cuanto daban acción era una bestia

que te creías que le podía rebanar el pescuezo en un momento.

Esas cosas impresionan,

estos actores me ponen los pelos de punta.

(ABIGAIL) Dijimos:

"La Enriqueta joven es una persona introvertida,

todavía no ha salido del cascarón,

en cambio, es todo lo contrario la vampira mayor,

que es una persona dura.

La vida le ha dado muchos palos y se ha endurecido,

aparte de estar un poco loca",

y marcamos una gestualidad mucho más abierta,

menos contenida, mucho más histriónica.

María es una actriz alucinante y ha sido un placer tenerla aquí.

He dicho todo lo que sé. -Me lo cuenta otra vez.

Algunas preguntas que hago en el interrogatorio

me cuesta hacérselas por cómo mira,

por cómo mira, por cómo se le están inyectando los ojos,

por cómo está transmitiendo.

Es una gozada, son secuencias en las que te quedarías.

Vaya, veo que se ha aprendido muy bien su futuro.

-Y voy a contárselo. -¿A mí?

¿Para qué? -Para que le duela.

Enriqueta saca al monstruo y dice: "No te equivoques,

que yo no soy esta".

Él me daba mucho,

porque de repente él, un personaje tan fuerte, hacía: "¡Huy!"

¿Qué haces tú aquí?

-Te estaba esperando.

Yo, cuando me leí el guión, dije:

"¿Esto cómo se hace?"

No tenía ni idea

y, entonces, ya Amado me dijo que iba a estar Chusa,

y el otro día trabajé con ella y me ayudó mucho.

Aparte de que es encantadora, entre las dos...

Apoyándome siempre, porque yo empecé haciendo la vampira,

y ella hacía de Enriqueta joven,

entonces, teníamos que pactar los movimientos que haríamos,

porque luego ella haría de vampira vieja y yo de joven.

(CHUSA) Sí, fue muy lindo, fue un trabajo muy especial.

Había que favorecer su trabajo, apoyar su trabajo.

En realidad es una escena más entre dos actrices

con la particularidad de que, en ese caso,

las dos actrices interpretan al mismo personaje.

(ABIGAIL) Necesitaba alguien que le diera réplica.

Teníamos a Chusa, que se entregó en este papel

por amor al arte casi,

porque no sale, no se le ve.

Se le ve el escorzo y las manos.

Me llegó un chico muy majo del equipo

y me empezó a poner puntitos negros por toda la cara.

Me dijo que era porque luego mi cara la tenía que transformar.

Tenía que colocar la cara de María en mi cuerpo de alguna forma,

entonces, esos puntitos que me puso eran para delimitar ese dibujo.

# Pobre viejecita,

# tan delicadita. #

(VO) El terror gótico como género constituye el ala más exótica

y sensacional del Romanticismo.

El género tuvo su mayor popularidad a principios del siglo XIX

y fue llevado a su mejor expresión en España por Bécquer,

Espronceda o Zorrilla,

y en el resto del mundo por Edgar Alan Poe,

Mary Shelley o Robert Louis Stevenson.

¿Por qué se puso de moda lo sobrenatural y tenebroso

en torno a 1800?

Tal vez por reacción al racionalismo

del periodo anterior y porque se empezaba a generalizar

la lectura solitaria.

Cultivar una sensibilidad extrema parecía propio

de mentes sofisticadas.

De aquellos fantasmas y misteriosos castillos viven

hoy los superhéroes solitarios en sus rascacielos;

de aquellas cándidas muchachas las víctimas que chillan

en los sangrientos éxitos de terror del cine;

y de aquellos lectores del XIX los espectadores que buscamos

pasar miedo ahora mismo delante de cualquier pantalla.

Bueno...

Es una secuencia muy intensa.

Es muy rara, pero porque Javier es muy cabrón

y escribe muy bien y sabe lo que hace.

En la situación en la que estamos Amelia y yo en ese momento,

justo plantear esa situación.

¿Alguna vez lo has pensado?

¿El qué? Tener hijos.

Es como todo tirante.

Julián intenta ahí relajar un poco la situación,

pero está ahí, eso está ahí de fondo,

y eso es lo genial.

¿Por qué me miras así?

Es la primera vez que hablas de Maite sin dolor.

Amelia está muy "conflictuada" con su vida,

con su vida personal,

tanto en el plano romántico como en el plano vital.

Creo que cada vez lleva peor el guardar tantos secretos.

(HOMBRE) Vale, preparados y acción.

¿La ves?

No.

Sabéis lo que os espera si nos habéis mentido, ¿no?

Vendrá, juro que no he mentido.

Es una escena en la que nos levantamos

y había una niebla espectacular.

El problema es que la niebla no duraría todo el día.

La niebla iba a levantarse, debíamos rodar la secuencia

y optamos por empezar con el coche,

en donde se nota la niebla, pero, al estar dentro del coche,

era menos marcada.

Luego salimos a exterior y la niebla se había levantado.

Tratamos de integrar un poco ese efecto,

la climatología que teníamos en ese momento a la escena,

y le quedaba bien, creo.

(Coche)

Hacía mucho que no cogía un coche tan trasto,

por la diferencia a los de hoy en día.

En cualquier coche hoy en día las marchas entran

como si fuesen una goma,

y aquí hay que meter, pisar bien el embrague

y acelerarlo bien antes de arrancar.

Todas esas cosas ayudan a meterse en la situación.

Todo eso hace que el cuerpo vaya reaccionando

a los estímulos que tienes alrededor,

que te meten en esa época directamente.

Estamos rodando, silencio, por favor.

-¡Acción!

-He tratado con suficientes hombres en mi vida

como para saber que me está engañando.

-¡Cortamos!

Estamos en este descampado y hemos rodado la entrega

junto con los tres grandes, que me vigilan.

Bueno, tendemos una emboscada a la vampira.

Hice lo que me pidieron.

¡Qué has hecho! ¡Alonso!

(RÍE)

Recibo bastante, mi personaje recibe bastante,

pero yo, personalmente, como actor lo prefiero.

Me gusta mucho la acción y es muy divertida.

Además, casi toda me toca con Nacho,

el personaje de Alonso, y es...

También fue muy generoso,

se prestó a ser maltratado de la manera que fuera.

¡Ah!

A la gente le encanta, le flipa,

y yo siento un orgullo especial por formar parte de esta serie.

Como dice mi madre, no te matan,

por tanto, nunca sabes si puedes volver.

O colaboráis con nosotros o vais a experimentar

sensaciones que no habéis sentido jamás.

Ninguna es buena.

(ABIGAIL) Cortamos, plano bueno.

(MARÍA) Son majísimas, son encantadoras.

Ellas tenían bastante claro cómo querían hacer el cambio,

porque era muy complicado.

De joven fue una cosa relativamente fácil,

porque sí, era eso,

mona, recogido y criada.

Hemos tenido que trabajar bastante sobre ello, pero bueno,

al final, con la directora y tal,

llegamos a un personaje muy adecuado.

(MARÍA) Ha sido lo otro lo que ha sido un "currazo"

de unos pelos sin ningún sentido,

o sea, todo "crepado".

Ahí pueden vivir 1.000 bichos.

(ABIGAIL) Marcamos un vestuario mucho más de noche,

de prostituta para la mayor,

en cambio muy recatado para la joven.

Igual con el peinado y el maquillaje,

le manchamos los dientes...

(MARÍA) Luego envejecerme, marcarme muchísimo más esto,

el mundo ojeras,

ensuciarme los dientes muchísimo.

Riéndose esta.

(RÍEN)

-Ahora se los pintamos a ella. -Exacto.

-Eso quiere. -No puedes reírte.

Verdaderamente, había un cambio de edad,

pero no era un cambio de edad exageradísimo.

Realmente no era hacerla con 80 años y con 15.

Era un margen de edad bastante menor,

de unos 15 años me parece,

pero sí que se marca sobre todo en el aliño,

en cómo iba vestida, en cómo se cuidaba ella,

en cómo se va cuidando menos y se va transformando;

en esa transformación sí que Maquillaje y Vestuario

tenían unas directrices muy claras,

y han conseguido un trabajo fantástico.

(ALEXANDRA) Yo estaba feliz,

porque es la primera vez que me vestían de época.

(RÍE)

Estaba encantada con todo.

Ha sido todo muy nuevo para mí.

¿Tiene usted hijos?

-Sí.

-Pues cuídelos.

Cuando salga de aquí, rezaré para que no pase lo que pasaré yo.

Cuando ella me dice: "¿Usted tiene hijos?

Pues cuídelos",

eso fue un toque muy fuerte para Ernesto.

Esa pequeña frase es muy clave para el cerebro de Ernesto,

para la cabeza.

Lo que hace es reflexionar, volver para atrás

y decir: "Tengo un hijo".

Pues Javier es un chico, un chaval,

que, de buenas a primeras, se encuentra con que un hombre

se le presenta y dice que es su padre.

¡Acción!

-Javier,

¿Luisa nunca te habló de tu padre?

-¡Joder!

¡Qué fuerte, tú eres...!

¿Eres mi viejo? -Sí.

Los hijos no son nuestros, es una cosa que debemos aprender.

Vienen a través de nosotros, de la madre y el padre,

pero nos usan de vía para venir al mundo, pero no son nuestros.

Creo que en el futuro, si la relación va adelante,

va a aprender muchísimo.

Esa trama vamos a ver cómo continúa,

porque que un padre renuncie a un hijo

es fuerte, pero también es fuerte que un hijo renuncie a un padre.

Me ha ido bien así.

Tengo 20 años y no necesito algo que no he echado de menos.

Interiormente, se está potenciando, después del encuentro con mi hijo

y después del jarro de agua fría que él me dice,

porque él me dice: "Llevo veintitantos años

sin un padre y me he defendido bien, no me hace falta".

Y yo: "Bueno, encantado de conocerte".

Cómo reacciona me pareció

que lo hizo muy bien, una delicia.

Encantado de conocerte.

Ya se le clava a Ernesto, lo tengo ahí.

Hay un amor interior y callado por el hijo que irá creciendo.

¿Qué pasa, chavales?

Esta mañana me he levantado, he meado, mucho además,

y me he preguntado: "Con la de chorradas que haces

durante el día, ¿cómo es que nunca has hecho un 'Unboxing'?"

Javier es un chico que yo supongo que estudia y hace sus cosas,

o trabaja, pero su afición más grande, lo que le ocupa

la mayor parte del tiempo, es Youtube.

Yo llamo como me sale de los huevos.

Él es un "youtuber", algo que yo desconocía totalmente.

Me he tenido que zambullir en este universo

que hay en Internet, y es algo realmente curioso.

Cuando hable con él,

¿cómo le explico que tiene un hermano mayor que es Torquemada?

¡Manda narices!

¿Quién eres?

-Soy tu padre.

¡Torquemada y el niño de Youtube!

Pobrecito mío.

Hasta la próxima, saludos de Nexus 6.

Separar a un niño de su madre es el peor de los delitos.

Sí, lo es.

Es un tema que conozco de primera mano.

No solo trata del tener un hijo,

también trata de los padres y la relación con los hijos.

Los primeros años de mi vida que recuerdo

los pasé en el colegio de San Ildefonso.

-¿El de la lotería? -Sí.

Me pareció chocante al principio, un niño de San Ildefonso.

Me imaginé a mí mismo con siglos menos

y diciendo: "¡100.000 pesetas!"

Todo aquello.

Jaime es un actor espléndido.

A mí me gusta mucho en la interpretación

cuando no se comenta demasiado lo que ocurre,

porque en la vida no lo hacemos.

El ejercicio de contención que hay que hacer aquí

lo tenemos que hacer tanto Jaime como Cayetana, como yo.

Son trabajos muy contenidos donde expresamos muy poco,

pero Jaime lo expresa todo con la mirada.

A veces es una mirada difícil de aguantar porque dices:

"Me dices todo lo que no hablas".

Salvador Roa.

Roa era el apellido de mi padre biológico.

Murió.

Estamos hablando de una serie, para mí, extrema.

Al decir extrema me refiero en cuanto a producción,

en cuanto a niveles de realización,

en cuanto a niveles de interpretación,

en donde creo que estamos tratando de hacer las cosas

con la mayor naturalidad para que impacten mucho más.

Creo que le da al personaje del subsecretario

algo de drama personal.

Tiene sus espinas clavadas,

y, hasta ahora, Salvador solo era un señor viudo y eso le pesaba,

el no tener a su mujer, el haber estado 40 años con ella,

y ahora, además, tiene el plus de que hubo una época

en la que no tuvo padres.

¿No me quieres decir tu nombre?

-¿Para qué si nunca me cogen?

Creo que era necesario descubrir que Salvador es más que una percha

que lleva corbata y un señor que da órdenes;

que se humanice un poco.

Bueno, no pasa nada, ha crecido,

se ha desarrollado, y está muy bien que sea de San Ildefonso.

A nosotros nos cuesta no volver atrás para coger

el número de la lotería y comprar el Gordo, ya que lo sabe.

(LOCUTOR) 26 minutos antes del mediodía aparece

el 15.640, el Gordo.

Ha sido cantado por los niños Salvador Roa y Joaquín Sánchez,

que pasan a la mesa.

(Pitido)

Es una locura maravillosa.

Creo que va a traer mucho debate también.

Dijimos: "Vamos a echar un poco de morro".

Cuando yo leo un guión y me río, estoy seguro de que funcionará.

Le dan una vuelta de tuerca muy divertida.

Cuando yo abrí ese guión

y vi un folio, dos folios, de un señor que está en la barbería

y no para de hablar, dije: "Me van a matar a estudiar".

Me dedico a esto por no estudiar.

Conforme avanza la temporada nos reímos más.

Todos quieren salir en "El Ministerio del Tiempo".

(TARAREA)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 18

Los archivos del Ministerio - Capítulo 18

02 may 2016

En este episodio de Los Archivos del Ministerio, se examinará la figura de Enriqueta Martí, la vampira del Raval, hablando con María Rodríguez, la actriz que la interpreta, y con Aura Garrido, en el que es un capítulo muy duro para Amelia.

ver más sobre "Los archivos del Ministerio - Capítulo 18" ver menos sobre "Los archivos del Ministerio - Capítulo 18"

Los últimos 23 programas de Los archivos del Ministerio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Marta Sánchez Heras

    El capítulo 18 fue fantástico. Quisiera hacer un comentario acerca de cuando sale el sorteo de lotería en el que supuestamente Salvador, apellidado Roa antes de su adopción canta el premio Gordo de la lotería, el niño que sale en el documento real es Miguel Roa, director de orquesta, director del Teatro de la Zarzuela, fallecido hace unos meses y al que recientemente se ha rendido un homenaje. Me gustaría saber si ha sido un recordatorio consciente o una casualidad.

    11 may 2016