www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3523138
No recomendado para menores de 12 años Los archivos del Ministerio - Capítulo 13 - Ver ahora
Transcripción completa

# Ay, yo me moriré de pena, "ojú",

# mientras tú te estás "dispertando". #

Vamos a caer como moscas por un error en el ministerio.

¿Qué pasaría si uno de los agentes que viaja por determinadas épocas

trajera una enfermedad contagiosa

y el Ministerio pudiera ser el foco de la expansión de esa enfermedad

no a un país, sino a todas las épocas de un país?

Eso creo que va a marcar un antes y un después del Ministerio.

¿Qué hemos hecho para que eso ocurra?

(MAR) Es el capítulo de Susana, es donde Susana llega.

Quiere tener una entrada triunfal, y no lo puede tener peor.

(HOMBRE) Marca.

Susana se ha saltado todos los protocolos.

Ha puesto en peligro a todos para salvar a Irene.

Hay que ir a por Susana, pero a por todas.

Me tiene hasta las narices.

Encima de que sé cómo está funcionando

y lo que está pasando por su culpa,

me hace informes hasta cuando no hay informes.

Tomo las riendas: "Vamos a hacer esto.

-¿No hay que dar cuentas? -No, asumo la responsabilidad".

Se nos ha escapado de las manos.

Pacino y Amelia, al no estar enfermos,

localizan dónde está el virus

y, en secreto, se encargan de ir a los laboratorios

que investigan con ese virus para intentar acabar con él,

para que no se convierta en una pandemia atroz.

(JAVIER) Es un episodio cerrado, porque ocurre en el ministerio,

y ha requerido mucha maestría de su directora, Abigail Schaaff.

La mayoría de escenas pasan dentro del ministerio.

La intención era reforzar un poco este estado claustrofóbico

y ponerle un poco de thriller.

Un capítulo especial porque no solemos tener

tanta presencia en el ministerio tan constante.

El capítulo casi entero se rodaba en el ministerio.

Sí, somos exagerados, pero es un coñazo llegar a tu trabajo,

ponerte un pijama, meterte en la cama y fingir que duermes.

Es un coñazo.

¡Eh, matasanos, sacadme de aquí!

Es muy duro.

Es que no sé cómo explicarlo.

Es una pijada, yo lo entiendo, es más duro levantarte y ponerte

a repartir bombonas de butano, o lo que sea,

pero, en ese sentido, yo lo he pasado mal,

porque ya no sabías si estabas dormido o despierto,

si te tocaba la frase o no.

Ha sido durillo, sí.

Yo tengo claustrofobia de verdad.

De pequeña, me quedé encerrada en un ascensor con mi hermano

seis horas y tengo claustrofobia, pero, fíjate, no me agobié nada.

Cuando trabajo, suelo tener insomnio y duermo poco,

entonces, todo el día en la cama, alguna cabezadita cayó.

(RÍE)

Recuerdo un momento que estaban Cayetana y Nacho Fresneda

en las camas de enfrente y yo me había quedado sopa.

No estaban grabando conmigo en ese momento

y todos pasaban por encima mía y estaban descojonados,

pasando todas las cámaras, poniéndose encima mía,

poniendo las luces alrededor,

y yo totalmente dormido.

(RÍE)

(JUAN) Tenemos al médico,

que, de pronto, nos enteramos de la jugada que está haciendo

con el virus, negociando fuera la vacuna.

El doctor Vargas un pillastre, claro.

(JOSÉ LUIS) Vargas es un trabajador que se enfada con su empresa.

Trabaja mucho, arriesga mucho y le pagan poco.

Entonces dice: "Bueno, si mi jefa, Susana Torres,

que es una mujer que está menos preparada que yo,

gana mucho más dinero que yo, cosa que suele pasar a veces,

yo voy a jugar mis cartas, que son las que hay.

(MAR) Es una mujer que se ha preparado.

Nunca le ha interesado la historia ni le ha gustado, probablemente,

por eso diría que es prepotente, porque va a dirigir el Ministerio.

Si no sabes de historia, hay un fallo.

En todos los personajes que presenta el Ministerio

el encanto está en que son todos diferentes perfiles

y todos son pequeños granujillas, por llamarlo de alguna manera.

Este carácter turbio de Vargas yo creo que también podría explotar

porque Vargas está en un límite en que podría caer hacia el bien

o caer hacia la parte oscura.

Insisto en que Susana Torres no es tan mala.

El espectador va a descubrir que Susana tiene dos partes,

una muy fría, muy germánica, y lo tiene claro,

y otra extremadamente pasional.

Para Irene, que funciona como un tío, es una superior,

pero es una superior que le gusta.

Susana está muy buena e Irene se enrolla con ella

porque le tira los trastos y se lo pone a huevo.

Irene funciona así.

(MAR) Se enamora de Irene.

En este capítulo vemos que se enamora locamente de ella

porque se juega el todo por el todo.

No piensa en las consecuencias que le puede traer a ella

y eso solamente te sucede si estás locamente enamorada

y dices: "No, me da igual todo,

esa persona que quiero la quiero conmigo.

Si tengo que llevarme a medio mundo por delante,

me lo llevo, pero a ella me la traigo".

Lo siento, Irene.

Yo solo quería cumplir la promesa que te hice.

Yo no te fallaré,

nunca.

Me llamaron y me dijeron: "Continúa Susana en la segunda temporada

y va a tener una historia de amor".

No me comentaron que era con Irene, con Cayetana.

Yo dije: "Oye, también entra Hugo Silva".

Digo: "No sé,

voy a tener un affaire y a lo mejor es con él",

y no.

No pasa nada.

Lo siento.

¿Te he decepcionado, amiga? No, cariño.

Ha sido mejor de lo que esperaba. Ah, bueno.

(HOMBRE) Cuadro.

No habíamos trabajado juntas. Pero, hija, ella es muy mona.

No teníamos ningún contacto, fue: "Hola, qué tal".

(RÍEN)

(HOMBRE) Y acción.

(ABIGAIL) Pensé que tenía que ser sexy,

o sea, que a mí me pareciera sexy,

y además tenía que tener verdad.

Yo creo que lo conseguimos.

O sea, no es una escena de que estas dos se dan un beso

para que todo el mundo diga: "¡Oh, se han besado!"

No, tiene que haber verdad.

La verdad es que lo hacen desde un cariño y una naturalidad

que yo creo que está muy bien.

Ojalá les parezca estupendo,

les parezca una secuencia muy seductora,

que tenga el contenido erótico que tenga que tener.

Por nosotras, lo que hubiera necesitado,

no tenemos ningún problema, porque no nos conocíamos.

Yo creo que fue el primer día.

(AMBAS) -El primer día que grabamos juntas.

No sabía que también fueras cerrajero.

Un buen policía debe tener métodos de buen ladrón.

Esto me lo enseñó el Torete.

¿Un torero famoso? El mejor.

Tenía una... polla como un piano.

(Risas)

-"Ghostbusters". -Marca, a ver.

(RESOPLA)

-¡Chaval!

(RÍE)

Sí, es un momento bastante curioso.

Es muy bonito cómo, en general en la literatura,

pero también en el cine y en la televisión,

se utilizan siempre estas cosas del calor, el frío,

las tormentas...

Es el primer momento que ellos comparten algo a solas.

Empiezan a generar una relación más íntima y personal entre ellos.

Croe que es la génesis de todo lo que puede venir después.

(HUGO) Aunque Pacino sea tan echado para delante, tan chulo,

a mí me interesa que Pacino también se enamore.

Entonces, ese beso es un beso de que no puede más.

Le quiere dar un beso, y no es un beso aquí;

no sé, es un beso muy sincero y muy bonito.

Puede que sea la primera vez que Pacino besa así,

o, a lo mejor, desde que era niño no besaba así.

Amelia le da una bofetada porque, como mujer del S. XIX,

por ahí ella no pasa.

Bueno, hay un punto en que yo lo entiendo.

Es decir, están empezando a conocerse,

ella tiene mucho en su cabeza,

aún no ha superado la historia con Julián,

con encontrarse su propia tumba, las fotos...

Claro, está besando a una persona que es de otra época,

con una serie de códigos que no tienen nada que ver

ni con esta ni con los 80, que era más salvaje que esta.

Marcamos que Amelia no le pegaba el bofetón inmediatamente,

primero, porque ella se queda aturdida de qué está pasando

y para marcar también que hay un qué ha pasado aquí.

(HUGO) Pacino se queda con esos dos o tres segundos

antes de la bofetada en los que él llega a acercarse,

porque la bofetada se la da después del beso,

no se la da antes del beso, y hay tiempo para darla antes.

Creo que a Pacino le hace gracia esa reacción.

Yo creo que esa reacción le enamora más todavía de Amelia.

Sí, la misma.

Entraña honra que me siga.

-¿María? -Ernesto.

-María, ¿qué hace aquí?

-Perdón, ¿quién es María Pita?

Ella tiene una misión, pero se equivoca de puerta

y aparece en el ministerio en el 2016,

con lo cual viene totalmente desorientada.

Vienen encantados porque la serie es maravillosa,

los guiones están muy bien.

-La clave está en que nos guste.

Cualquier personaje que ha salido en la serie, histórico o no,

es susceptible de volver a salir.

El ejemplo de Elena Furiase, que hace de madre de Carmen Amaya.

Aunque sea un papel pequeño, es la madre de Carmen Amaya.

¡Ah!

(TOSE)

(GRITA)

¡Empuje!

¡Ah! ¡Vamos, que lo tengo!

¡Empuja!

(ELENA) Tenía ahí a Cayetana que decía: "Más, más desgarrador,

es como si te volvieras loca de dolor.

Es intentar agarrarte a donde sea porque quieres que te rajen

de arriba a abajo, porque no lo soportas más".

Qué mona es.

Ella no necesita ayuda de ningún tipo,

pero cómo no nos vamos a ayudar, si esto es un trabajo en equipo.

El que venga aquí sin querer ayudar al de enfrente

no sabe lo que se pierde.

El Ministerio viene para salvar a Carmen Amaya

porque, si yo, que soy su madre, me pongo mala y me muero,

no nacería esa mujer.

Entonces, vienen a salvarla.

Obviamente la salvan, si no, Carmen Amaya no existiría.

Eso te habla del prestigio de la serie.

Me hace ilusión porque estar aquí a todos les parece bien.

Parece cosa de meigas.

-Sí, haberlas haylas.

(AMADO) No hay personajes pequeños, todos tienen un porqué.

El de Gregorio Marañón es el del doctor Gregorio Marañón.

La sensación que uno tiene cuando se enfrenta a una figura

con el bagaje humanista e intelectual de Marañón

es que se queda uno muy pequeño.

¿Cómo frenaron la pandemia?

No conseguimos detenerla.

Remitió al año, ni siquiera logré que dejaran de llamarla española.

En 1918, Marañón fue partícipe de la comisión internacional

para estudiar esa gripe.

A través de esos estudios de esa farmacéutica alemana,

ellos consiguen superar el bache de la gripe

que, prácticamente, infecta a todo el ministerio.

(ABIGAIL) Cuesta tirar adelante porque hay muchos personajes,

tiene un elenco importante.

Cuesta encontrar quien interprete personajes reales que existieron,

que se adapte en el físico y que sea buen actor.

Vienen y hacen una secuencia, y además la hacen muy bien.

(VOZ EN OFF-VO) En la vida de Marañón cabrían

las vidas de un puñado de personas normales.

Fue sobre todo médico especializado en Endocrinología,

adscrito al departamento de Infecciosos

del hospital provincial de Madrid, que hoy lleva su nombre.

Fue, además, un escritor de prosa elegante y clara.

Publicó más de 200 libros sobre historia, viajes,

cocina y hasta moda.

Tuvo cuatro hijos.

Perteneció a cinco de las ocho reales academias españolas.

Pasó un mes en la cárcel por enfrentarse

a la dictadura de Primo de Rivera.

Fue al exilio en la Guerra Civil y en la primera posguerra.

Se inventó un género literario, el ensayo biológico,

en el que analizaba las pasiones humanas

a través de las características fisiopatológicas

de los personajes históricos:

el resentimiento en el emperador Tiberio,

la traición en Antonio Pérez, secretario de Felipe II,

o el ansia de poder en el Conde-Duque de Olivares.

De las miles de páginas que escribió,

solo se cuido de hacer desaparecer sus notas sobre sexología,

porque de eso también preguntaban en consulta a este escritor.

Yo soy muy friki de la época de los dinosaurios.

Me encantan los dinosaurios.

Creo que es mi animal favorito, con el lobo.

Yo sé que en la época de los dinosaurios

no había personas, no sé si el Ministerio puede llegar allí,

pero a mí me encantaría ir a la época de los dinosaurios.

Necesitamos un capítulo en la época de los dinosaurios,

a ver cómo se las apañan los de 3D,

qué historia podemos meter y qué gentes vemos con pieles.

A ver si aguanta 5.000 años hasta la revisión.

-Eres un artista, Mariano.

-Sí, me dan ganas de firmarlo y todo.

-Si nos dicen al estudiar Restauración que haríamos esto...

Este tiene buena mano restaurando cosas y pintando.

A veces, hay que dar un toque a los bisontes.

-Nosotros somos muy completos, hicimos muchas cosas,

entre ellas Arte y Restauración. -Sí.

Es genial, es un toque de humor que me parece genial.

Allí tendrán la gripe española, pero aquí pillaremos una pulmonía.

No te habrás traído un jersey, ¿no?

Es una situación bastante fría, bastante desesperante,

y no podemos salir de ahí porque corren muchos peligros.

¿Cómo que no podemos volver?

¿Sabes el frío que hace en el Paleolítico?

(ANAÏS) En los capítulos que son dramáticos por excelencia,

siempre aparece algún chiste para bajar el nivel de tragedia.

Nuestro pesar son las risas de los demás, y lo pasamos mal.

-Y lo que habla la criatura, tanto rato encerrado en la cueva.

Maquillaje cierra la puerta y no dice el código para abrirla.

Me maquillan y después se asustan.

De verdad somos como Mr. Potato.

Nos han puesto los ojos, la boca, los pelos,

y esto no es una peluca, es mechón a mechón,

pelo natural, del bueno.

No enchufes a la cámara con él.

Con los de Altamira hicimos varias tomas para ver

hasta dónde podíamos llegar sin pasarnos.

(HOMBRE) ¡Acción!

-Aquí morimos, tío.

¿Y si salimos?

-¿Para que nos zampe un mamut?

Deja.

-Entonces... -¿Entonces qué?

-No, nada.

-Di, habla.

-Si nos abrazamos, nos daremos calor.

-Vale, pero mariconadas las justas.

-¡Joder, Pepe, coño, parece como si no me conocieras!

Desde luego, tío...

(RÍEN)

-¡Muy bien, plano bueno!

Ha dado para mucho estar encerrados en las cuevas de Altamira.

Hemos pintado al bisonte por todos lados.

(RÍEN)

Aunque en el guión el giro final es de pasarse,

pero bueno...

Hombre, Mariano y Pepe, por fin de vuelta.

-Sí, y ahora mismo pido el traslado a Écija.

-Yo al Sáhara Occidental.

Bueno, Écija puede estar también muy bien.

El Ministerio une.

Un corazón con ellos dos, que han estado como uña y carne.

El roce hace el cariño.

Me parece que es genial.

Somos funcionarios del Ministerio.

Él es... -Pepe.

-¡Pepe, coño!

Y yo Mariano.

Seguiremos teniendo nuestros escarceos.

(MARIANO GIMOTEA)

Una enfermera del Ministerio manda buscar a Cayetana Guillén Cuervo,

que está muy malita la pobre,

para traerla al ministerio y cuidarla,

con la mala suerte de que el pobre se infecta

sin darse cuenta al quitarse los guantes que llevaban

para no infectarse.

No solo se infecta él,

sino que empieza a infectar a gran parte de la población.

El pobre es un inocente, pero es un culpable.

Tengo una escena en la que cojo el pomo, abro la puerta

y es cuando está todo infectado.

Es cuando propago la enfermedad a todos los del Ministerio.

La que he armado ha sido chica.

Me la ha pegado el camarero, que no se lava las manos.

De lavárselas, no me habría pegado la gripe.

-Se la ha contagiado a todos.

-Estoy muy débil.

(JOSÉ RAMÓN) Hay una gripe que no se quita con Frenadol;

es la gripe española.

Es algo que arrasó a un montón de población

y yo soy uno de los que se queda tocado.

Estoy a un puntito de irme al otro barrio,

pero la gente que trabaja en el Ministerio actúa a tiempo.

De hecho, me hacen una traqueotomía y todo.

(TOSE)

La escena de la traqueotomía del otro día era compleja

porque debía seguir una serie de pasos médicos

que yo desconocía y que me explicaron.

Sé cómo se hace la incisión, en qué lugar,

cómo se coloca la cánula, cómo debe ir el apósito colocado...

Ah.

-No exageres, niño.

(VELÁZQUEZ) Si ves pasar tu vida ante tus ojos,

es que te vas a morir, ¿verdad?

Ahí estuvo a punto de la muerte mi personaje,

recordando a su gran maestro, Francisco Pacheco.

Tuvo una ensoñación

y luego le contó a Angustias su experiencia.

Lo importantes es cómo lo recibe después Julián en el set también

y cómo se emociona al pensar que no podrá pintar "Las Meninas".

-Soy Diego Velázquez, el gran Diego Velázquez.

Tengo muchos cuadros que pintar aún.

En la serie no he pintado "Las Meninas" porque es

uno de los últimos cuadros y no he llegado a la edad,

pero bueno, ahí está pintado.

(Sirenas)

Bueno, ¿pones el transistor o se lo pido a la enfermera?

Venga, espabila.

Seamos sinceros, hijo,

nunca más veré al Atleti en Primera.

Me habéis dicho que sea franco, yo no soy del Atleti.

Les tengo un gran aprecio, pero soy más del Barça.

Me dijeron que fuera del Atleti.

Fue decírmelo y vi los colores y los sentí, una maravilla todo.

El mundo de los trajes,

sobre todo con estos antibacteriológicos, o como sea,

ha sido un mundo no por el traje,

sino por ponerte la escafandra, empezar a hablar

y empezar a salir vaho y escuchar todo raro.

Es una experiencia ponerse estos buzos

y estas cosas del tipo ébola.

Esto es lo que fue mi gran preocupación

durante mucho tiempo,

porque esto es un traje que sí se utiliza en el mundo médico,

pero estos van inflados.

Entonces, como eso nosotros no podíamos,

pusimos aquí una capadura para que la estructura del casco

quedase rígida y así el sonido sonase mejor

y no se nos empañasen, porque eso era un gran problema.

Siempre tenía a mi equipo limpiando el cristal,

pero bueno, la verdad es que el resultado estuvo muy bien,

después de mucho pensar.

(VO) Se cree que el virus de la gripe mutó

para convertirse en devastador en EE.UU., en Fort Riley,

el 4 de marzo de 1918.

Entró en Europa con las tropas que iban a luchar en la Gran Guerra

por el puerto francés de Brest el 22 de agosto.

De ahí, se expandió por todo el continente en pocas semanas,

provocando en los enfermos fiebre...

En muchos casos la neumonía era fatal.

Se calcula que murieron, por ejemplo,

30 millones de chinos,

más de medio millón de estadounidenses,

más de 10 millones de personas en la India.

En Alaska desapareció un pueblo entero en una semana.

En España, con 200.000 muertos,

fue rara la familia que no perdió a alguien.

Hasta el rey Alfonso XIII enfermó.

La vía de transmisión era la saliva.

Toser, estornudar, besar, dar la mano o tocar un objeto

que un infectado hubiera tocado podía ser letal.

Ahora lo sabemos.

Contra la gripe A, como contra el ébola,

se pusieron en marcha protocolos de seguridad

que limitaron la propagación de estas epidemias.

El recuerdo de la devastadora gripe de 1918 sigue dando miedo

tanto a las autoridades sanitarias como al común de los mortales.

Javier decidió que debía crear una secuencia exclusiva

para que los fans vinieran y tuvieran cabida en la historia

y para que fuera un homenaje a lo que los fans

han hecho por la serie.

Vimos hace tiempo que sería maravilloso que fueran figurantes

los "ministéricos" y las "ministéricas".

Todos dicen: "Quiero ir al rodaje".

(JUAN) Estaban integrados.

Cuando vamos a proclamar la cuarentena,

que vamos a cerrar el ministerio, aparecen todos en el atrio

y, mezclados con ellos, los 50 figurantes.

Estamos en el bus y nos vamos a un día de rodaje con los fans

al Ministerio del Tiempo.

No quepo en mí.

Somos unos privilegiados.

Que bajen cinco más, por favor.

En una barandilla tú te asomas y ves lo que es...

Bueno, no ves nada.

(RÍEN)

Cierras los ojos e imaginas la escalera helicoidal.

Es ya todo por FX.

Yo pensaba que estarían más cortados, o que se cansarían,

y estuvieron integrados, incluso alguno con alguna frase.

Les hemos reunido para comunicarles...

-¡Que nos dan la paga de Navidad!

(RÍEN)

Estaban un poco como diciendo: "¡Coño, este es el Hugo Silva!"

Y vestido de campero,

vestido de corto, como dicen en Andalucía.

Quizá llamen así al virus por ser bajo y con mala leche.

-No es momento de bromas.

Para un fan, estar al lado de sus ídolos,

de actores como Hugo Silva, como Cayetana Guillén Cuervo,

como Nacho Fresneda, o como Aura Garrido,

podía haber sido un descontrol.

Fue maravilloso.

Fue precioso, fue muy especial.

Si no fue histórico, para nosotros lo fue.

Un subidón, la verdad.

Es como muy grande, muy guay.

Nos han traído aquí a ser funcionarios del Ministerio.

-A ser parte de la historia.

Están muy entregados con la serie.

El fenómeno fan que ha creado esta serie es muy importante.

Pues eso, firmando.

-Para evitar "spoilers". -Sí.

(HOMBRE) ¡Maite!

A mí me encantaría viajar al siglo XVI o XVII,

con esos trajes.

Siglo XI, época del Cid.

Época de Marie Curie.

El Renacimiento español me interesaría muchísimo,

el italiano también,

pero no sé si, siendo miope, podría permitírmelo.

La idea principal nuestra es que el Ministerio del Tiempo

existe de verdad.

Sale de la pantalla y es un ente que existe en Twitter,

en Facebook, en las redes sociales y demás.

Al final, sientes que has logrado el objetivo de llevar la serie

más allá de la pantalla.

(Pitido)

(HABLA EN INGLÉS)

¡Ah!

Se empieza a poner muy de moda todo lo que es

la comunicación con el más allá, incluso mover objetos...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 13

Los archivos del Ministerio - Capítulo 13

14 mar 2016

Una gripe mortal llega al Ministerio del Tiempo, pero también llegan 50 ministéricos contagiados de pasión por la serie. En Los Archivos del Ministerio también hablarán de su dolencia algunos de los actores afectados por el virus, como Elena Furiase, Cayetana Guillén-Cuervo o Nacho Fresneda.

ver más sobre "Los archivos del Ministerio - Capítulo 13" ver menos sobre "Los archivos del Ministerio - Capítulo 13"

Los últimos 23 programas de Los archivos del Ministerio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios