Lazos de sangre La 1

Lazos de sangre

Miércoles a las 22.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5314798
No recomendado para menores de 12 años Lazos de sangre - T2 - La saga Thyssen - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(TITA CERVERA) Si no tuviera herederos

viviría en una montaña con florecitas...

(CARMEN DUERTO) Borja es un gran desconocido, sobradamente preparado,

con su propia colección...

(BEATRIZ CORTÁZAR) Blanca Cuesta es... como dirían,

es la tercera en discordia.

(TITA CERVERA) La gente no te ve a ti, ven un dólar en tu cara.

(B. IZAGUIRRE) Su primer marido fue Lex Barker

que fue uno de los Tarzanes más recordados de la historia.

(TITA CERVERA) Lo pasé mal por las deudas de este señor

y por ayudarlo, como lo ayudé.

(PALOMA BARRIENTOS) La relación de Francesca, la única hija del barón,

era la madrastra de Blancanieves y Blancanieves.

(TITA CERVERA) Mi sueño es que los niños

tengan un buen destino y que mi hijo sea feliz también.

La saga de los Thyssen

ha disfrutado de una vida de ensueño;

pero la fortuna no siempre da la felicidad.

Mi vida siempre ha sido un poco trágica.

Ni el pintor más creativo hubiera dibujado

tantas escenas de película.

(TITA CERVERA) Apasionante, me enamoré locamente.

Me ha dado pena no tener un hijo con él.

El hijo que no llegó con el actor de Hollywood,

lo tuvo Tita Cervera por sorpresa.

(MANUEL SEGURA) Fue una sorpresa.

Pues lo asimilé... lo mejor posible.

Y vino con peleas y reconciliaciones bajo el brazo.

(ENTREVISTA) "-Si se ponen al teléfono, bien.

-Tú lo llamas y no lo coge. -Sí...".

(BORJA THYSSEN) Mientras que mi madre

no respete a Blanca, las cosas estarán complicadas.

Unos lazos de sangre hirieron, profundamente, a Tita.

A Espartaco Santoni tenía que visitarlo en la cárcel,

casi iban a ir a la cárcel juntos. (T. CERVERA) Embargaron los muebles

cortaron la luz...

Me duchaba con agua fría cada día, dormía con...

Con mi abrigo y una manta... tenía frío.

Otros amores la hicieron dichosa.

Era mucho más divertido que yo, a veces, hacía volteretas...

La dejaron baronesa para siempre,

pero la embarcaron en varias guerras.

Luchas, luchas, luchas, luchas...

Luchas... siete años, para conseguir su colección.

Y se consiguió.

La colección Thyssen viajó a España y Carmen peleó, incluso,

para que no cortaran los árboles cercanos al museo.

(BORIS IZAGUIRRE) ¡No a la tala!

¡No a la tala! -Lo de encadenarse,

se lo recomendé yo.

Siempre triunfadores, los Thyssen tienen, sin embargo,

una espina clavada.

Los políticos creo que se han portado muy mal.

-Hacienda se ha portado fatal.

Fatal... no me lo merezco ni tampoco Borja.

Sí, tengo rencor.

A lo largo de los años, la colección de arte de los Thyssen

ha crecido y con ella la saga que le dio origen.

Una saga que, inesperadamente,

se convirtió en parte de la cultura de nuestro país

gracias a una mujer a la que aún, hoy, siendo baronesa

se la sigue conociendo como Tita.

Me llamo Carmen Thyssen, Carmen Cervera, me llamo Carmen...

pero siempre en mi casa... Como mi madre se llamaba Carmen,

para no estar diciendo "Carmen aquí... allá",

me pusieron Tita y me gustó.

Yo no... yo no pido que me llamen de una manera u otra,

cuando las personas queréis me llamáis como creéis.

Tita da la confianza a "Lazos de Sangre"

para llamarla por su nombre familiar

y para que, por primera vez,

entren las cámaras en su casa más querida,

Más Mañanas, en plena Costa Brava.

En el terreno que le regaló su padre, donde construyó

con su primer marido, el actor llegado de Hollywood

Lex Barker, su verdadero hogar.

La baronesa abre su corazón como nunca

y revela quién es, realmente,

una de las mujeres más enigmáticas y poderosas.

Yo soy tauro, tenemos un carácter...

Cuando empezamos a sacar la pata... (RÍE)

Es impresionante, sí.

Una especial personalidad que sus hijas adoptadas,

las mellizas Sabina y Carmen,

y su primogénito Borja comparten con su madre.

Sí, tienen mucho carácter, se parecen.

Las niñas son maravillosas y divinas.

Borja tiene el mismo sentido del humor que tenía Heini...

Yo también tengo sentido del humor.

Pero bueno... también está Venus que nos lleva tauro,

tenemos esa dulzura de Venus.

Las estrellas le tenían reservado a Tita

un destino de ensueño en forma de barón.

Y la relación que nació como un juego,

acabó convirtiéndose en el amor de su vida.

(TITA CERVERA) Me dice: "¿Sabes jugar al backgammon?".

Total, que jugamos y ahí ves cómo es esa persona,

jugando al backgammon y nos dimos cuenta los dos

que éramos muy divertidos.

Nos fuimos a tomar una copa a su barco,

llegamos al barco, me enseña su cabina...

Y me quiere dar un beso y digo: "No...

Soy muy romántica,

tengo que estar enamorada, lo siento".

Se puso colorado, colorado...

Sí, le gustaban mis piernas.

Me decía que tenía unas piernas muy bonitas.

Aquí, mirando al Mediterráneo, disfrutó sus últimos días

el dueño de un imperio artístico e industrial,

Heini Thyssen.

Su recuerdo, como el de los seres queridos de Tita,

se mantiene en cada rincón,

en cada fotografía, en cada cuadro de Más Mañanas.

(TITA CERVERA) Bueno... las cosas más tristes de mi vida

han sido mi madre, Heini, mi hermano...

Y se pasan, como te digo, con fe.

Es así...

Rezo cada día... y creo, tengo fe.

Sí, porque... la fe que todos teníamos y tengo...

Eso nos hizo... nos hizo seguir hacia delante.

Siempre con paso firme, Tita Cervera ha escrito

no una sino varias vidas que, hoy, relata "Lazos de Sangre".

Nunca he tenido miedo a luchar por la vida.

Uno está solo en la vida, en el fondo, cuando naces...

Naces llorando y tienes que empezar a sonreír pitando.

El pasado de cada uno es un libro,

ese libro se cierra y empieza otro libro.

Y de libro en libro firmado,

su sello es reconocido mundialmente.

Me lo dijo Christie's, me lo dijo Sotheby's,

me dijo... "Eres más popular que la Coca-Cola".

Me dijeron: "Si tienes que vender algo,

de alguna obra de arte o alguna cosa,

tiene que ser con tu nombre porque tu nombre

es más popular que la Coca-Cola".

Y me quedé... "Caramba, señores...".

Por más fama, títulos, colecciones de arte

o riquezas que reúna Tita,

ella se recuerda como la misma niña de siempre.

(TITA CERVERA) Creo que no hay...

Ninguna diferencia entre Tita y yo,

he leído unos diarios que hice con 12 o diez años...

O 13 años...

Y me muero de risa porque era igual.

Un poco inocente, ingenua.

Mi madre le decía a mi hermano: "Guillermo, Tita...".

Y Guillermo decía: "No, no, déjatela ir...".

(RIENDO) Yo era muy... era tontona.

Yo era... viva la Virgen.

No he cambiado, parece mentira.

"Lazos de Sangre" entra a un lugar cerrado al público:

la sala de restauración del Museo Thyssen-Bornemisza

para mostrar que los cuadros, como las personas,

necesitan cuidados y que cada una de esas obras de arte

cuenta una historia.

La historia de Tita Cervera está muy vinculada a las escenas

que relatan esta fabulosa colección:

la pasión, el amor, la soledad...

La vida de una niña nacida en el barcelonés barrio del Ensanche

que, aún siendo de familia trabajadora,

ha llegado a codearse con lo más granado de la sociedad.

(IZAGUIRRE) Estaba pensando cuál ha sido mi primer contacto...

Con Tita Thyssen.

Yo hacía un programa nocturno y... hablábamos mucho de ella

y en el estreno de un teatro ella estaba con Borja,

y me dijo: "Quería presentarme a mi hijo,

porque mi hijo todas las noches ve vuestro programa".

(RUIZ DE LA PRADA) Cuando empecé en los años 80,

Carmen Cervera salía en periódicos y revistas...

Y tal... yo creo que en todas,

o sea, no había una sola revista en la que no saliera.

Me encantó la manera de que ella me dijese...

"También me entero de lo que decís de mí".

Yo... tengo que reconocer en este programa

que... con la Baronesa Thyssen es de las personas de mi vida

con las que me he equivocado.

Me parecía que ella era como un poco...

Digamos, cursi y, en este momento, soy de las mayores fans

que tiene Carmen Thyssen.

Quienes la conocen hacen este retrato de ella.

Nos conocimos en una entrega de premios.

Es una persona muy cariñosa,

me gusta de ella que es muy templada, cariñosa,

es cercana... Así como mucha gente podría pensar que es una...

Al ser una gran personalidad, alguien importante,

alguien con tantas cosas... pudiera ser distante...

Qué va, al contario.

-Bueno, ella ha aportado al mundo de la cultura mucho,

especialmente, en lo que se refiere a la cultura,

escultura, al arte en general.

Las escenas que dibujaron algunos de los mejores pintores

y que el Museo Thyssen atesora, guardan un asombroso paralelismo

con los momentos más representativos

de la vida de Tita, como su infancia.

(TITA) Viví rodeada de perritos, es una familia muy bonita

por parte de mi padre y de mi madre...

Y... crecí con mucho cariño.

Mi hermano, mayor que yo tres años, falleció...

En el año 2000...

Manuel Segura, padre biológico de Borja y amigo de la familia,

sabe quién fue fundamental en la vida de Tita.

Su madre Carmen.

(MANUEL SEGURA) Tuvo... mucha importancia...

Y mucha influencia en la vida de Tita.

Tita llamaba a Carmen "mami",

siempre la llamaba "mami" y... la verdad es que eran...

Uña y carne.

Mi hijo, también, la llamaba "mami",

está prohibido llamar "abuelas" a nadie.

Los hijos de Borja me llaman Tita.

Esa misma coquetería infantil que desprende Tita Cervera

sigue siendo protagonista en su vida y, sin drama,

recuerda los momentos más duros en su Barcelona natal.

Mi madre se casó con 17 años,

sé que mi padre estaba muy enamorado de ella.

Ella, a su manera, también.

Pero, por alguna razón... se separaron.

Yo... no sufrí, no tengo trauma.

Carmen madre le trasmitió a Tita la alegría de vivir

y le mostró que tenía un talento innato pero oculto.

Me acordaba de pequeña, por las mañanas, oírla y...

Salía cantando y feliz y divertida...

Tenía una voz maravillosa de soprano, en la época de ella...

Pues... ser cantante de ópera no era suficiente,

no la dejaron...

pero tomaba clases de canto, estando casada.

La madre de Tita no logró su sueño,

pero se propuso que su hija llegaría a ser grande

y dedicó su vida a guiar sus pasos.

Sí, porque mi madre insistió mucho

en cuidarme, desde que era pequeña, porque veía que era un poco...

Despistada, siempre me decía: "Tita, recapacita,

fíjate en las cosas".

Porque yo era un poco lanzada...

Ella sabía, quizá, mi destino que me tocaría vivir,

la intuición de la vida... no sé.

Gracias al empeño y esfuerzos de su madre,

la niña del Ensanche convertida en protagonista

de su propio cuento de hadas

contaba con todas las facilidades para acudir

no solo a las fiestas más exclusivas, también,

estudiar en colegios privados de España y el extranjero.

Precisamente es, en Inglaterra, cuando Tita tiene la idea

que, sin saberlo, le cambiaría la vida.

Vimos un anuncio con tres amigas que éramos compañeras de estudios,

que elegían a Miss Cataluña.

Entonces, hicimos una apuesta con nosotras mismas,

a ver quién podía ganar el concurso, entonces,

mandamos unas fotos nuestras, mi madre me dijo:

"Pues qué bien, qué ilusión, qué bonito...".

Y salí elegida Miss Cataluña y fue una gran sorpresa.

Fue una gran alegría...

Y fuimos a Madrid las diferentes concursantes

que éramos de diferentes regiones de España.

(LUIS M. ANSÓN) Invitaron a "ABC", como fundador de Miss España,

a que estuviera presente y se hizo un jurado... no sé...

Éramos muchos, efectivamente, ella representaba a Cataluña

y... era, con mucha diferencia, la más guapa de las presentadas.

Ganó fácilmente y, además,

nos encontramos con una mujer muy simpática

y, sobre todo, inteligente y buena gente, buena persona.

Bueno... mi madre era tan guapa...

Que yo siempre... me veía yo... que no tenía su belleza.

Nunca me vi guapa.

No se lo acaba de creer,

pero Carmen Cervera se convertía así en la primera Miss España

de la era moderna, tras el parón del certamen por la Guerra Civil.

(IZAGUIRRE) Miss España en los años 60

del siglo pasado, pues... es una cosa que parece

a años luz de la actual Tita Thyssen, ¿no?

Pero... claramente, eso fue un principio.

Un principio que la llevó de Miss España a Miss Europa,

Miss Mundo y Miss Universo,

consiguiendo la misma posición en los tres certámenes.

(T. CERVERA) En todas quedé tercera, para mí...

Éramos sesenta y pico de mujeres, chicas muy guapas...

Y, entonces, pues, me sentí orgullosa.

Con el vaivén propio de un columpio que oscila delante y detrás,

la vida de Tita la lleva a seguir en su búsqueda

de un amor que tardaría tanto

que, cuando lo encontró, no era un príncipe azul,

sino un barón.

En su búsqueda se encontró con un nutrido grupo de galanes,

unos que la hicieron bajar a los infiernos

y otros colgando de lianas en el glamuroso Hollywood.

Su primer marido fue Lex Barker, que fue uno de los Tarzanes

más recordados de la historia.

La aventura extraordinaria que eso significó

que, también, de alguna manera,

la internacionalizó... (T. CERVERA) Me gustaban hombres...

Hombres mayores.

Ya, de pequeña, me gustaban los actores de cine...

Y eran mayores, bueno, estaba enamorada de...

Stewart Granger y me ponía celosa porque estaba casado

con Jean Simmons, imagínate, con 14 años o 13 años,

¿tú crees que es normal?

Imagínate, todo un Tarzán. -La relación de Tita...

De Tita Cervera con Lex Barker... se supone que se conocieron

en un avión y ella le pidió un autógrafo.

Entonces... mi madre que lo vio pasar tres veces, me dice:

"Tita, acaba de pasar tu actor favorito".

Y digo: "¿Ah, sí?".

Porque yo de pequeña era Cheetah, no era Jean,

era Cheetah, jugando con las amigas.

Entonces, digo: "¡Oh...! Pero qué vergüenza...".

Y dice mi madre: "Pídele un autógrafo".

Carmen consiguió, con esa alegría que tiene,

pues consiguió entusiasmarlo.

No hay que olvidar que Lex Barker, en aquel momento,

había estado casado con Lana Turner

y tenía a las mujeres más bellas de Hollywood;

pero Carmen Cervera, como después pasó con el barón,

encandiló... a... a Tarzán.

Fui y le dije: "Por favor...".

Y me dijo: "Siéntese y me da su dirección y le doy el autógrafo"

Y me llamó por Navidad.

Y luego me dijo: "¿Te puedo visitar en España?".

Digo: "Sí... a Barcelona". Yo pensaba "madre mía,

con Tarzán, paseando por Barcelona, delante de mis amigas".

Eso va a ser espectacular.

Apasionante, me enamoré locamente.

En marzo de 1965, aquel encuentro casual acaba en boda.

Tita Cervera se casaba, como había soñado de niña

y como ella misma había vaticinado

el día que lo conoció.

Y yo escribí en mi diario:

"He conocido al hombre con quien me voy a casar".

Eso es impresionante, un 23 de diciembre...

Lo escribí.

Y se prometía, pues, una vida...

Pues con toda la purpurina y el glamour que había en Hollywood.

Vivíamos gran parte de nuestra vida en California,

era una vida de levantarte por la mañana...

Te levantabas y llevabas tu traje para jugar al tenis

en el coche, ibas a pasear, a jugar al tenis...

Luego, había un almuerzo divertido en el Lunch de Beverly Hills,

con Lex teníamos un yate de 28 metros,

con él vivíamos una vida muy bien.

Mercedes Lasarte es la pintora y amiga con la que Tita,

no solo comparte pasión por el arte,

también confidencias y complicidad.

Yo creo que... el hombre de su vida que más...

La ha marcado ha sido Lex Barker,

porque ahí tuvo ella la oportunidad

de desarrollar sus inquietudes a ella le encanta el cine

y, claro, vivía en Hollywood en medio de...

En medio del cine.

En aquel momento, Carmen Cervera conoce a ese grupo

donde están Frank Sinatra, Marilyn Monroe,

está... Dean Martin, eran los Rat Pack

y tenían, además, mucha influencia en Hollywood.

(TITA CERVERA) De repente, me sentí...

Que yo era actriz, que era mi vida

y que tenía que ser actriz, era lo que más me gustaba.

Pero no creo que haya sido solo por estar casada

con Lex Barker, sino que creo que llega un momento

en que ella tiene una filmografía, hizo una serie de películas...

Participó en algunas películas, participó con él en alguna,

Tita nunca se tomó muy serio su carrera de actriz.

Que se divertía mucho, que lo pasaba bien,

pero reconocía que no era buena

ni hizo nada especial por ser una estrella.

(FILM "EL PRIMER DIVORCIO") "Hemos hecho mal,

has engañado a tu esposa. -Y tú al guapito.

-No es lo mismo, no es mi marido... todavía".

A Lex tampoco le interesaba que su joven esposa

tuviera carrera propia en el celuloide.

Cuando él llega de los rodajes, ella lo espera vestida de noche

para salir; pero él prefiere quedarse en casa.

La diferencia de edad se hace patente.

Yo me iba muchas veces al rodaje.

Las primeras veces, como era recién casada,

me quedaba en el hotel esperando... esperando...

Lex y yo nos adorábamos, vamos...

Falleció en la calle, en Nueva York, de un infarto.

Yo salí pitando para Nueva York y fue terrible, no...

Lo peor es... sufrí mucho,

porque no estaba hecha para este mundo...

Duro.

Aún no estaba yo preparada para...

Las cenizas del primer marido

de Tita fueron lanzadas por ella misma al mar,

frente a su casa de Más Mañanas.

La baronesa conduce a "Lazos de Sangre"

por esta fabulosa finca

con la que tiene un vínculo especial.

Sí, a esta casa le tengo mucho cariño...

Es mi verdadero hogar, mi padre...

Nos regaló... me lo regaló a mí y a Lex el terreno,

cuando nos casamos. Luego, Lex y yo construimos la casa.

Y... es una casa a la que le tengo mucho cariño.

Lex... y Heini eran sus casas preferidas...

Del mundo entero.

Este lugar... el lugar, ¿no?

El lugar... el mar.

La brisa costera de Girona

trae recuerdos imborrables y una espina clavada.

Lo que me ha dado siempre pena es no haber tenido un hijo con él.

Ya viuda, la vida de Tita Cervera se convierte en un carrusel

y pasa por su época más nocturna.

Una mujer joven que, durante años, había estado bajo las exigencias

de un marido más mayor que ella, veía en la noche marbellí

y madrileña, una forma de cumplir

con las necesidades propias de su edad.

Una etapa como ella misma reconoce...

Muy divertida, bailando todo el día todo lo que hacía era bailar.

Bailar...

Luego, ella tuvo este momento loquísimo y, también, trepidante

con Espartaco Santoni. (T. CERVERA) Fueron unas vivencias

que viví con él que, en ese momento me enamoré,

creí que estaba más enamorada de lo que estaba.

Mi madre, siempre, estuvo en contra... ¡Uf!

Muy en contra, sí, se ponía furiosa conmigo.

Sí... sí.

Me decía que no entendía nada.

Lo que empieza como una relación de salidas nocturnas,

da paso a una época convulsa, un circo caótico en la vida de Tita

no sin antes pasar por el altar,

por la insistencia del empresario venezolano.

Entonces, fuimos a Nueva York y un amigo mío muy bueno,

el jefe supremo de...

De Nueva York, nos casó porque no nos casaba nadie

y José Antonio no paraba de decir: "Por favor, vamos a casarnos".

Y este jefe supremo nos casó enseguida.

Con Espartaco Santoni se lo pasa bomba,

es la época que se lo pasa fenomenal.

Bueno, luego, la dejó sin dinero, pero se lo pasó muy bien.

Un año después de la boda,

Espartaco Santoni es detenido por un delito de presunta estafa

y falsedad documental.

Los 35 días en la cárcel de Carabanchel del playboy

fueron más condena para Tita que para él.

Tenía que ir a visitarlo a la cárcel, casi...

Casi iban a ir a la cárcel juntos, al final, fue él

y ella, pues bueno, todavía como esposa,

comportándose como esposa,

iba allí a este tipo que... realmente,

se portó fatal con ella.

Me embargaron los muebles, me dejaron la cama,

habían cortado... cortaron la luz.

Eh... me duchaba con agua fría cada día...

Dormía con... con mi abrigo y una manta.

Tenía frío, era invierno.

Y le decía a mi madre, cuando me llamaba,

le decía: "Mami, ni se te ocurra acercarte, es como una droga,

que la voy a pasar sola".

Pero Tita resurge de sus cenizas una vez más.

Cuando Santoni sale de prisión, logra darle la vuelta

a una situación desesperada con una llamada.

Él me llamaba cada día a cobro revertido desde Venezuela.

Y me decía que si no iba a Venezuela, se mataba.

Entonces, se me ocurrió, menos mal, que llamé a la mujer de su padre

y me dice: "Está con una chica de 18 años monísima

y una señora muy rica que tiene un hotel".

Y digo... "Ah, gracias".

Cojo mi maletín, tiro las llaves dentro

y nunca más volví y nunca más supo de mí.

Me dije: "Bueno, si voy a ser pobre,

sé hablar idiomas,

me voy a un hotel de relaciones públicas

y tendré un sueldo". (RÍE)

Nunca me dio miedo,

pero fue la única época que lo he pasado mal,

lo pasé mal por sus deudas y ayudarlo, como lo ayudé.

Por generosa, pero tampoco me arruinó porque mi madre evitó

que me arruinara.

La gran decepción amorosa de Tita no la apartó de la libertad

y la apertura que experimentaba la España desde los 70.

Es en esa época, cuando conoce al padre de su hijo, Manuel Segura,

un playboy capaz de conquistar a Úrsula Andrews o Raffaella Carrà.

Manolo Segura... era un playboy, era un publicista

al que le iba muy bien la vida, atractivo, le gustaban las mujeres.

Éramos jóvenes.

Eh... estábamos enamorados.

Los dos teníamos muchas cosas en común

y teníamos muchas ganas de disfrutar de la vida.

Y lo conseguimos...

fue una relación que yo recuerdo maravillosa.

Un malentendido hizo que la vida de Tita

tomase un camino completamente distinto.

Ella creía que estaba casada con Espartaco Santoni,

por eso nunca le dio el "sí, quiero" a Manuel Segura.

Yo le pedí el divorcio y dijo que nunca me lo daría,

yo no me podía casar con Manuel Segura.

Manuel me decía: "Parece mentira que no te quieras casar conmigo".

Hubo un momento en que sí lo planteamos,

se planteó la boda.

Yo fui a ver al juez, había fallecido y vi a su hijo

y me dijo: "Si mi padre se dio cuenta de que...

Tú no eras la persona... esa persona no era para ti".

Estuvo buscando todo...

y era bígamo, tu matrimonio no existe.

Como era bígamo, se destruyó el papelito

que decía que había estado casado conmigo,

estuvo casado con otras personas pero conmigo no y se acabó.

Si yo me llego a casar con Manuel que es encantador

y amigo mío y nos queremos mucho,

yo a lo mejor no me hubiera casado con Heini Thyssen,

si es que son destinos.

Si es que mi destino ha sido hecho...

Por unos angelitos muy traviesos.

Lo que ocurrió es que hubo un embarazo

y eso... eso hizo que su relación que, en un primer momento,

fue algo divertido y...

Y de dos personas ya adultas e independientes.

Eh... hubo que tomar una decisión.

Creo que me lo comunicó, si recuerdo bien, la madre,

Carmen madre... creo recordar.

Tita Cervera se convierte en madre

en una época difícil para las mujeres

que decidían llevar adelante un embarazo en soledad,

algo que la afecta social y personalmente.

En ese momento estábamos ya...

Separados, fue una gran sorpresa.

Y, bueno... dentro de la situación...

Que ya no nos veíamos y no nos tratábamos,

pues lo asimilé...

Lo mejor posible.

Ella no quiso nunca, hasta pasados muchos años,

desvelar el nombre del padre.

Con Manolo Segura, el padre de Borja,

el padre biológico de Borja,

tiene relación...

Pasan veranos juntos.

(MANUEL SEGURA) Mi relación con Borja ha sido,

siempre, muy buena porque lo traté desde pequeño.

Siempre encantador, buena persona,

buen chico, educadísimo y muy bien, somos amigos, de verdad,

que es lo bueno, lo que perdura en la vida.

Él siempre estuvo a la sombra y él siempre...

Quiso lo mejor para su hijo y, en ese momento, lo mejor era...

Que él no apareciera.

Mi hijo se enteró a los 12 años que se lo dije,

Heini y yo hablamos con Manuel y con Borja

y se lo dijimos, tienes dos papás, qué suerte tienes.

Yo creo que a él no le ha producido ningún problema,

ni ningún complejo ni nada.

Él lo ha asumido, completamente, el hecho de tener dos padres.

Porque nunca le mentí a Heini, le dije que había un señor

que es el padre de Borja, deberías conocerlo.

Y a Heini le cayó muy bien, dijo que era un buen chico,

encantador... mi pasado, fue muy reciente.

Él lo respetaba, como yo respetaba el suyo.

La relación de Borja con el barón, era la relación de un padre mayor

con un niño muy pequeño.

Se querían los dos muchos, lo conoce con pocos meses.

En cuanto nos conocimos, me dijo... empezamos a salir juntos

y le dije: "Yo voy con mis perros, mi madre y mi hijo".

Y fuimos todos a vivir a Lugano y adoró a mi hijo.

(ENTREVISTA) "Lo quiero mucho, es un cariño que lleva muchos años,

está muy bien... y, vamos, es mucho el amor que tenemos juntos.

Nos queremos mucho".

Pero Manolo siempre ha estado ahí, siempre ha intentado ser

muchas veces el puente de unión entre madre e hijo

en momentos que no eran nada fácil mantenerse en una posición neutral.

Yo diría que, a lo mejor,

para ser más precisos, más que aconsejar

lo que les he dado a ambos es mi opinión.

Y, a veces, he intentado que vieran la postura del otro

cuando ha habido algunos pequeños problemillas...

O diferencias.

Me escuchan... que me hagan caso o no... es otra cosa.

Pero ambos me escuchan.

En la vida de Borja soy su compañero y amigo.

La historia de la saga de los Thyssen es, en parte,

la historia de la Europa de los últimos 200 años.

Las dos Guerras Mundiales y el Crac del 29

hicieron temblar el imperio industrial

y artístico de la familia.

Pero un joven barón, Hans Heinrich von Thyssen Bornemisza

recuperó el imperio de la saga y llegó a formar

un grupo con 234 empresas en 26 países.

Estaba todo confiscado por los alemanes, además, cuidado.

Porque a su padre le dijeron los alemanes:

"Si tu hijo no viene a Alemania

a luchar con los alemanes, vamos a confiscarte

todos los negocios y todo lo que haya en Alemania

y donde sea, en Europa".

Y el padre dijo: "Igualmente lo vais a hacer, mi hijo no irá".

Y no fue jamás mi marido.

Llegaron a ser dueños del puerto de Rotterdam

era el puerto más importante que había en Europa,

en el norte de Europa

y, luego, tenían negocios de acero, minas...

Mi marido tuvo que ir a rescatar algunos negocios, era muy valiente

y muy... tirado para delante, nació un 13 de abril, aries,

y era un típico aries tirado para adelante.

El 13 de abril él y yo el 23,

parece mentira lo bien que conectábamos.

Quizá porque fue en el mes de abril.

Guillermo Cervera, mano derecha de su tía Tita

y director del museo Carmen Thyssen de Andorra,

recuerda el carácter del barón.

Era un hombre con una personalidad, tenía... un áurea alrededor,

era una persona muy cercana,

podría parecer distante o...

Era muy cercano... Y muy muy agradable.

(T. CERVERA) Era más loco que yo, era más divertido que yo, a veces.

Hacía unas volteretas...

Ponía las rodillas así, daba una voltereta

que nadie lo podía hacer, era muy ágil.

Desde la primera conversación que mantuve con él, me impresionó

por la sencillez de trato, por la falta de presunción...

Emulando al mar que tanto le gustaba,

el barón acogió en sus aguas cinco barcos

en forma de matrimonio que perfilaron su imagen

de playboy excéntrico, pero solo uno de ellos

llegó a buen puerto y le trajo la calma y la felicidad

que siempre deseó.

Las mujeres del barón Thyssen eran unas señoras espectaculares,

yo creo que de señoras sabía mucho.

Yo fui la quinta de dos maridos, de Lex Barker y de Heini;

y siempre me he casado con el cinco.

En el 65 con Lex y en el 85 con Heini.

El cinco es un número, se ve, que para mí... muy especial.

La llegada de Tita Cervera

a la vida del barón se produce gracias a la suerte

y una vez más, a su particular hada madrina:

su madre, que parece predecir el futuro que le esperaba a su hija.

Fue el destino... mi madre.

Borja tenía tres meses, llegan unos amigos de Nueva York

y vienen a casa a pasar unos días, entonces, me invitan a su barco

que iba a Cerdeña y yo no quería y mi madre dijo: "¿Cómo que no?

¿Qué haces aquí? ¡¿Qué haces aquí...?!

Venga, yo estoy aquí con el niño, se acabó, te vas".

Ella está allí fascinante, divina, estupenda...

y el barón ve de pronto una alegría

después de haber pasado mucho tiempo bastante triste.

-Entonces me dicen: "Mañana hay una cena que damos

en honor del barón Thyssen y su mujer, Denise Thyssen.

Digo: "Bueno, yo mañana me voy".

Y me fui al aeropuerto, a Olbia.

Llegué al aeropuerto y no pude tomar el avión.

Estaban llenos.

Vuelvo

y esa noche salgo...

Pues nada, vestida para la cena.

Salgo, llego, estaba Heinrich, que justo me mira.

-Eso fue como un milagro,

ella era una mujer muy guapa

Tenía un éxito enorme con los hombres.

Era muy libre, muy divertida.

Y de repente conoce a este personaje tan extraño

que es el barón Thyssen.

-Se miraron y ya no se separaron. Fue amor.

-Me miró de una manera como alucinado,

y me mira y me mira y me mira, nos sentamos en la mesa:

"¿Puedes venir mañana a almorzar a casa?".

Y digo: "Sí, si vamos todos".

Fuimos a bañarnos, a la playa. Estábamos nadando

y me dio un beso en la mejilla.

Y luego, todo el mundo comentando.

El barón acudía a las vacaciones en el Mediterráneo

con su cuarta y distanciada esposa,

la brasileña Liane Denise Shorto,

a quien Tita, casualmente había conocido años atrás

e incluso le había quitado el novio.

En aquella cena, ocurrió una anécdota

que tuvo como protagonista una pizza.

Heinrich se puso a mi lado sentado

y al otro lado mío, la mujer de él.

Ponen la media pizza, nos la comemos Heinrich y yo,

y llega ella a la mesa y no ve la pizza.

(RÍE) Y se ve que no había ninguna más.

Puso una cara... Yo pensé: "Madre mía".

Yo pensé nada más una cosa. Le quité el primer novio

porque el primer novio se lo quité sin querer yo también en Ginebra.

Digo: "Ahora le he quitado el primer novio,

Heinrich está detrás de mío y encima la pizza".

Empezaba a gustarme, me empezaba a gustar.

Me empezaba a gustar.

Me contó que había conocido a una persona

que era el barón Thyssen,

que era un hombre importante en Europa

y que el barón se había enamorado de ella

y estaba empezando a salir con él.

La niña del ensanche había encontrado a su príncipe

con forma de barón y ahora se la nombraba Lady España.

Pero en la alta sociedad, ¿la trataban ya como a una igual?

Yo creo que la aristocracia española no le ha abierto

las puertas a la Baronesa.

Creo que no pertenece a ese círculo ni se lo han puesto fácil

ni la han aceptado.

(MARÍA EUGENIA YAGÜE) Cuando llega como Baronesa Thyssen

la cosa cambia de forma radical. Ya le tienen

un respeto social mayor y ya la consideran

la señora que todo el mundo quiere tener

en su mesa o en su fiesta

que a lo mejor antes no tenía.

La vida de Carmen Cervera cambia radicalmente

y de asistir a fiestas en Marbella o Madrid,

pasa a viajar por todo el mundo al lado del barón.

Heinrich le dio ese punto de estabilidad.

Y mira, la dejó Baronesa para siempre.

Tita ha evolucionado y sigue evolucionando

como persona,

pero básicamente es siempre

la misma Tita.

Tras unos años de noviazgo discreto,

en agosto de 1985,

Tita y el barón se casaban en un juzgado

de Inglaterra. A pocos kilómetros

de una de las mansiones de Heinrich.

Muy bonita, muy romántica.

(TITA) Cuando te enamoras y eres feliz... Pero tampoco...

Yo no luché mucho por la boda. No, no, no, no...

Decía Heinrich que yo no luchaba como él. Eso sí.

Yo he sido una persona

que no me gusta forzar a nadie las cosas.

Hay una anécdota que me contaba

cuando ella estaba casada con su primer marido, Tarzán,

Lex Barker. Entonces le enseñó un pedrusco inmenso,

era un diamante, y dijo:

"Tócalo porque te va a dar buena suerte".

Al cabo de los años, Heinrich le regala

el brillante La Estrella de la Paz,

que era el que ella había tenido

en sus manos en bruto.

No sé si es superstición, pero ella cree en las señales.

Tan especial era la relación con el barón, que en una época

en la que las mujeres se acercaban a Heinrich

era Tita quien abortaba cualquier posible infidelidad.

Una vez, una chica que le venía detrás,

que no hacía más que llamar todo el día por teléfono en Madrid.

Digo: "Oye, Heinrich, hay una chica que está todo el día llamando.

¿Qué pasa aquí?". Se puso todo colorado.

Digo: "¿Qué pasa? ¿Qué ha pasado en Londres?".

Porque era una inglesa.

Dijo: "Bueno, tomé unas copas con ella". No me pudo mentir.

Le dije: "¿Te importa que le diga que no llame más?".

Dijo: "Claro". Digo: "Pues ya está".

Le dije a la secretaria: "Dígale a esa señora que no llame más".

Cuando una persona está conmigo y no es correcta o algo ocurre,

la que puedo armar.

Yo nunca le he sido infiel, pero él sabía que yo...

Que nos queríamos los dos y ya está.

Nunca me peleé con Heinrich.

Porque cuando había un momento que yo tenía razón,

le decía: "Ahora vuelvo". Y me marchaba una hora.

(RÍE) Hasta que se me pasaba.

No quería pelearme.

Con Tita y con Borja, el barón encontró el entorno familiar

que no había conseguido con cuatro mujeres anteriores

y otros tantos hijos.

Apenas estuvo con ellos, es que no estuvo con ninguno.

Estuvo poquísimo porque se habían divorciado.

Entonces con el que más vivió y más conoció desde pequeñito

y vivió fue con Borja.

Lo quería con locura.

(PROGRAMA) "Es curiosa la mirada del barón hacia Borja".

Borja apenas estuvo unos años en un colegio internado.

Decidieron que se educara en casa.

Borja estaba muy protegido, muy entre algodones.

Y en cierta manera muy aislado de lo que era el mundo.

(PROGRAMA) "Baronesa, ¿dónde está tu madre?".

-"¿Mi madre dónde está?" -"Ahí".

-"Mira el niño".

-"Sí, por favor. Hagamos el retrato de familia".

-"Sí, por favor". (RÍE)

Y la abuela Carmen ayudó a cocinar ese calor de hogar.

(TITA) Yo sigo echando de menos... Y Heinrich..., bueno,

adoraba sus platos también.

Cuando veníamos aquí o venía alguna vez con nosotros,

Heinrich decía: "Por favor, que tu madre baje a la cocina

a darme un plato de ella". Las croquetas.

(TITA RÍE)

Paella...

¿Cómo se llama? Los calamares rellenos.

Hasta el huevo frito era con gracia.

Éramos familia, ese concepto de familia

él lo valoró mucho. Con mi padre tenía muy buena relación también.

Lo que más me divertía de todo es cuando teníamos muchas cenas,

teníamos invitados, teníamos mucha vida social.

Pero nuestra ilusión era cuando se iba todo el mundo

y nos quedábamos solos él y yo hablando hasta la madrugada.

Poníamos un poco de música bajita y bailábamos un poco,

tomábamos una copita...

Eran los momentos más bonitos que he pasado con él,

hablar los dos. Era impresionante.

El barón era por fin feliz. Y con su multimillonaria cuenta

corriente, se alejaba cada vez más de su antigua familia,

que intentó ingresarle en una clínica.

Tita reaccionó y fue casi como un rapto de película.

Iba a una clínica mental, lo mandaban allí.

Alquilé otra ambulancia más yo.

Hablé con el doctor que le operó y le dije:

"¿Mi marido puede viajar?"

Y dijo: "Señora, sáquelo de aquí ya,

porque si sigue donde está, no saldrá".

Tenía yo un avión privado con enfermera

y toda la prensa española

en el aeropuerto.

Pensé: "Si me lo quieren quitar, voy a armar un follón

que la voy a armar".

Y entonces, la ambulancia que tenía que ir con mi marido

se fue con una persona que no era mi marido.

Llegamos a Sant Feliu.

Alquilamos una habitación maravillosa

y vivió muchos años más.

Un capítulo oscuro que enfrentó a Tita con los Thyssen.

(TITA) Únicamente se le acercaban para pedirle cosas.

Y utilizarlo.

Digo: "La gente no te ve a ti,

ven un dólar delante de tu cara y no te ven a ti".

Eso me ha ocurrido a mí después, ¿qué te crees?

Esto es lo que ocurre.

Tampoco vas pensando que te van a utilizar,

si no, no vives tranquila. Me gusta ser feliz.

La felicidad se acaba un 26 de abril de 2002.

(Sintonía)

(PROGRAMA) "Muere a los 81 años de edad el varón Thyssen.

Una insuficiencia que le provocó un paro cardiaco

acababa con su vida esta madrugada mientras dormía

en su domicilio de Sant Feliu de Guíxols

en Girona. En el momento de su muerte

estaba acompañado por su esposa,

Carmen Cervera".

El varón Thyssen muere junto a Tita,

dejándola sumida en la tristeza y la soledad.

Mi vida siempre ha sido un poco trágica porque...

Digo "trágica" porque si lo veo en un libro digo "caramba".

Nunca hay tiempo de despedirse en esta vida

cuando alguien se te va.

Eso es lo más triste que hay y lo más horroroso que hay.

Estábamos juntos aquí,

pero no sabes... Es horroroso.

(Música triste)

(TITA) Más le he querido en su vida y eso es así. Y le quiero.

Y le quiero. Es un hombre especial.

Nos comprendimos, nos conocimos por un destino.

La muerte del barón desató una dura batalla.

Hizo que sus hijos adultos, con Francesca a la cabeza,

se enfrentasen a Tita por la administración

de la herencia.

Fue una herencia muy complicada de repartir.

Tuvieron que montar en las Bahamas o en el Caribe,

donde fue ese juicio.

Hicieron como una especie de escenario

que parecía una sala de juicios inglesa.

Francesca Thyssen es una mujer, una socialité,

que tuvo una juventud como corresponde

a una chica multimillonaria que vivía esos años en Inglaterra.

Vivía una época efervescente de salir, de música... En fin.

Cambió radicalmente cuando se casó con el archiduque de Habsburgo.

Con lo cual se situaba en la sucesión

al trono de Austria.

La relación de Francesca con Tita Cervera

ha sido como casi de libro.

O sea, la madrastra de Blancanieves y Blancanieves.

Pero después, Carmen es una mujer que es bastante componedora.

Aunque hubieran tenido una bronca tremenda,

para las fotografías la agarraba del brazo.

Admiro muchísimo la manera en que ella lo ha gestionado.

Una extraordinaria matriarca y una gran mujer de empresa.

No sé, eso no sirve para nada.

Simplemente los conozco, sé cómo son.

Eso es lo único que tengo.

Parte de esa herencia la recibe Borja,

que cuando nació en 1980

era Alejandro Borja Cervera Fernández.

Pero desde la llegada del barón a su vida

es un Thyssen-Bornemisza de Kászon et Impérfalva.

El varón había dado los apellidos a Borja, por lo tanto lo incluyó

como un hijo más en ese reparto, que también fue uno

de los escollos a la hora de que sus otros hijos

lo firmaran. Pero ahí Tita fue luchadora y tenaz

y consiguió que su hijo figurara como hijo

y recibiera su parte del legado.

Incluso la pertinaz Francesca a acabado aceptando

que Borja es un Thyssen de pleno derecho.

Hace un par de años, compartí una cena con ella en Montecarlo.

Hablamos bastante de Tita.

No habló en muy buenos términos de ella,

y sin embargo, sí que habló

muy bien de Borja.

(ENTREVISTADORA) ¿Qué es Borja para ti?

Toda mi vida. Le adoro.

Borja tiene el mismo sentido del humor que tenía Heinrich.

Yo también tengo sentido del humor.

La bondad, la bondad nuestra,

de Heinrich y mía la tiene Borja.

Es muy inteligente y muy listo. Es también muy buen chico.

Una gran persona.

Borja, que soñaba con ser capitán de barco o de helicóptero,

pilota desde hace tiempo su propio vuelo.

Lejos quedan aquellas celebraciones familiares,

todavía bajo la atenta mirada de sus padres.

(PROGRAMA) "Bien. Te has quedado sin aire al final".

En las que Tita formulaba el deseo

que toda madre ansía.

(PROGRAMA) "¿Tiene miedo a perderlo y que se vaya de casa?".

"Todos los hijos se van de casa y espero que vuelva siempre".

Al poco de estas imágenes, un jovencísimo Borja

despegaba del nido para anunciar su relación

con una modelo que le sacaba varios años

y más experiencia en el mundo real: Blanca Cuesta.

Los anhelos maternos caían en un pozo

mientras Borja cruzaba el puente que le llevaría

de la juventud a la madurez.

Blanca no tenía pasado oscuro. Era hija de médico

y enfermera. Una chica de su generación.

Había tenido algún novio, lo normal.

Pero no tenía una doble o triple vida.

(PROGRAMA) "Cuando llegó Blanca cambió la vida de mi hijo y mía".

No recuerdo muy bien cuándo llegó Blanca a la vida de Borja.

Pero sí sé que llegó a la vida de Borja hace más de 20 años.

(PROGRAMA) "¿Al teléfono? Muy bien".

-"¿Le llamas y no te coge?"

-"Tu madre dice que no te localiza, ¿habéis cambiado de móvil?".

-"Es absurdo, ella cuando quiere localizarme,

me localiza cuando quiera. No voy a entrar al juego.

Y mientras que mi madre no respete a Blanca o mi familia,

las cosas estarán complicadas a que se resuelvan".

A veces, Borja tendría que saber

que todo lo que tiene es gracias a su madre.

Los problemas de Tita con su hijo y Blanca

llegan a un punto que el mismo día de la boda de ambos,

la baronesa no aparece.

Fue una boda muy polémica,

hasta el último minuto se pensó que su madre aparecería.

Manolo Segura hizo lo imposible.

Hablo con uno, hablo con la otra, pero no hubo manera.

(PIENSA) Hum...

He podido dar mis opiniones

a Carmen, a Tita,

pero me he procurado mantener al margen.

Es un tema muy personal.

La relación de Carmen Cervera con su nuera,

la verdad, tiene muchísimos altibajos.

La relación era tan buena en algunas etapas

que cuando Blanca Cuesta se opera el pecho,

quien paga esa operación de aumento de pecho es Carmen Cervera.

Cuando Blanca y Borja, los dos,

dieron la noticia de que iban a ser padres

es cuando todo cambió.

Es cuando, tal vez, Carmen se dio cuenta

que Blanca estaba ahí para quedarse.

(MANOLO SEGURA) Luego tuvieron cuatro hijos

y la relación es muy buena.

Están muy pendientes uno del otro y de los niños.

(PROGRAMA) "La familia, es lo más importante de cada persona

y en ese aspecto nosotros estamos muy felices".

Borja dedica su vida a construir una familia numerosa

y tradicional, la que él nunca tuvo.

Siempre están sus hijos alrededor.

A pesar de que estén saliendo o de cena,

al día siguiente les llevan al colegio y eso es bonito.

La pareja intenta vivir alejada de los focos

e incluso Blanca se ha involucrado

en el mundo de la pintura.

(PROGRAMA) "Quiero dedicar

esta primera exposición, la quiero dedicar a...

Bueno, a tres personas.

La primera tú, Borja, por lo que es obvio.

Te quiero".

La familia formada con un presente y futuro

bien definido, con conocimiento de arte.

Es una con energía especial también.

(PROGRAMA) "Creo que mi pintura transmite bastante alegría.

Eso seguro por lo que me dice todo el mundo.

Tiene muchísimo color, mucha energía".

Todavía no acabo de entender

por qué Carmen adoptó esa postura tan tremendamente radical.

¿Por qué se enfrentó?

¿Por qué hubo que someter a su futura nueva

a varias pruebas de ADN para saber

si el hijo era de su propio hijo?

Sospecha que Blanca es infiel a su hijo

y ve que, en lugar de contar con un colaborador

para ayudarla en la colección y en sus negocios,

él se dedica completamente a Blanca, que no trabaja

y que no hace nada.

Lo que podíamos transmitir es que Borja estaba enamorado

de Blanca y que estaba feliz.

(PROGRAMA) "¿Lo mejor de estar enamorada?

Pues tener a tu lado a una persona que está ahí

para lo bueno, para lo malo... Eso es lo mejor".

Después que pasan los siete años

en los que no hablan ni ponen querellas

cuando me la vuelvo a encontrar, con esa cara

de felicidad que dice: "Nos hemos quitado todas las querellas,

todas las demandas, todo eso limpio...

y amo a mi hijo, por encima de todo".

(PROGRAMA) "Creo que el tiempo ha demostrado que valía la pena".

Al igual que los cuadros de la colección

deben pasar por la sala de restauración,

la relación entre Tita y su hijo Borja

pasó por un proceso similar, más lento tal vez,

para recuperar los sentimientos de otras épocas

como un lienzo recobra sus colores.

La tranquilidad ha vuelto a la vida de Tita.

Una vida que comparte, por fin,

con su hijo, sus nietos y sus hijas.

Con 63 años, Tita siente la necesidad de ser madre de nuevo

por medio de un vientre de alquiler en Estados Unidos.

¿Qué mueve a Tita a querer ser madre de nuevo?

Me contó el plan que tenía

y el proyecto de que iba a adoptar dos niñas,

y que las niñas iban a nacer en Los Ángeles.

Fue una cosa totalmente circunstancial.

Ella no... No sé, cualquier mujer un poco sensata

no es madre a los 62 años o 63.

Ya tenía un hijo.

Son preciosas y además grandes estudiantes.

Mucho más que yo.

(PALOMA BARRIENTOS) Las niñas no estuvieron escolarizadas

porque como decía Carmen, quería darles

una educación renacentista.

Y las niñas no van al colegio para que se socialicen y tal.

Dice: "No, aquí ellas estudian violín, piano, no sé qué...".

Están en la ESO, sacan notas impresionantes

que yo estoy alucinada. De verdad, estoy feliz

y les digo: "Felicidades, felicidades".

Muy contenta y muy feliz.

La verdad es que las niñas

y los hijos de Borja se llevan de maravilla.

Desde que han nacido han estado metidas en museos,

en cuadros, en cómo se pinta, cómo se dibuja...

Estudiando arte... Están preparadas.

La saga de los Thyssen crece con dos miembros más

que se suman a los cuatro hijos

de Borja y Blanca. Todos ellos para gestionar

una colección que llegó a España en 1992,

tras un largo camino de luchas familiares

e intrigas diplomáticas.

Hubo una gran disputa y de una manera muy especial

Margaret Thatcher e Inglaterra.

(Música)

(ESPERANZA AGUIRRE) De hecho, en las memorias de Thatcher,

de lo único que habla relativo a arte

es la pena que le dio a ella

que no se quedara en Inglaterra la colección Thyssen.

Y esto se lo debemos a Tita Cervera.

Venían a vernos de Getty y estos países para conseguir

la colección de mi marido para España.

Para el mundo entero, para California y todas partes.

Heinrich se molestó con Alemania

porque un presidente de ese momento de Alemania le había dicho

que iban a hacer el museo para entretener a las esposas

en los "summits" que iban a hacer y mi marido dijo:

"La colección no está para entretener a ninguna señora".

(RÍE) Esto es arte, no es para entretener.

Se molestó mucho, dijo: "No voy a Alemania".

(IZAGUIRRE) La colección podría estar en Japón.

O se podría haber quedado en Suiza.

Podía estar en cualquier parte pero está aquí.

Está en España, en Madrid.

Recuerdo la visita de la familia real británica.

Carlos de Inglaterra, el príncipe Carlos,

que fue a Lugano con la clara intención

de poder tener la colección en Inglaterra.

El hecho de que fuera a España fue porque mi tía apretó mucho.

La lucha más fuerte fue con los Getty.

El Getty en California, en BelAir, es un museo maravilloso.

Los hijos preferían vender a Getty a que yo tuviera la colección aquí.

Fue una lucha fuerte contra los herederos.

Le dije: "Heini, se va a llamar Getty-Thyssen,

pero en diez años no queda Thyssen, lo han quitado.

¿Qué quieres?

¿Tu colección por tu abuelo, tu padre y tú? Tú.

¿O quieres que se llame Thyssen?". Por favor...

Entonces ahí se me puso una vez firme, nada más.

Una de las principales ayudas de Tita para conseguir

que la colección se quedase en España

fue el marido de doña Pilar de Borbón,

Luis Gómez Acebo.

Uno de los mejores amigos que he tenido.

Un hombre encantador, divertido, entrañable.

Bien, nos ayudó muchísimo.

La feliz coincidencia de que a Tita

y el entonces ministro de cultura Javier Solana

les dieran un premio juntos sirvió para que Luis y Tita

pudiera planificar la estrategia.

Fuimos Naranja y Limón, hablamos con el ministro Javier Solana.

Entonces ya, Luis habló también con la casa real,

habló con el ministerio y empezamos los trámites

bastante en serio.

El empeño de Tita por que la colección se quedase

en España hizo que los abogados

de los herederos del barón volviesen a atacar.

(PROGRAMA) "¿Cómo le afecta al barón personalmente

la situación de distanciamiento con su hijo George?"

-"Es un problema que debe contestarlo él.

Aparte de ello,

estamos hablando de cuadros. (RÍE)

Hay una querella puesta".

Luchas, luchas, luchas, siete años.

Para conseguir su colección. Y se consiguió.

Siete años sin poder leer un libro.

Ni estar tranquila ni estar feliz. Siete años.

Tuve que... Porque claro, los hijos...

Normal, ellos no son españoles, no tenían por qué.

Y luego tuve que renunciar a todo. La herencia íntegra de mi marido.

Dijo: "Podrás salvar los cuadros, esto no lo pueden tocar".

A los herederos, tuve que pagar todas las joyas,

renunciar a la herencia de una viuda,

y lo volvería a hacer.

Lo que no vuelvo es a perder esos siete años de vida.

Luchas que le roban el tiempo de estar junto al barón.

Lo que más pena me da era que no pudiéramos

estar más tranquilos y felices.

También, pobrecito, estuvo sufriendo hasta que se solucionó.

Tita consigue que la colección se quede en España, en Madrid,

en un palacio situado frente al Museo del Prado.

Cara a cara. Ella misma se encarga de colgar los cuadros

uno a uno. Carmen Cervera,

la baronesa, pasaba a la historia.

La particular entrada de Tita

en el paraíso de la cultura y el arte bien podría ser

el mensaje de la obra "El paraíso" de Tintoretto,

que recibe a los visitantes a la entrada del museo.

Ella ha aportado al mundo de la cultura muchísimo.

Vive para el arte, continuamente está prestando sus cuadros

a diferentes museos. Y no solo sus cuadros,

sino también su tiempo.

Ella está totalmente dedicada al arte.

"Esto me lo llevo para España y hago un museo".

Ya no ha hecho un museo, ha hecho tres museos.

La satisfacción de Tita por su labor cultural

tiene, sin embargo, un poso de amargura.

Hacienda se ha portado fatal.

Fatal. No me lo merezco ni tampoco Borja.

Eso es la realidad.

Sí, tengo rencor.

Los políticos creo que se han portado muy mal con ella.

Porque ella tenía que ser una persona en España

fuera de categoría. Lo que ella ha dado es impagable.

¡No a la tala!

La pasión de Tita por el arte la lleva

a protagonizar una de las imágenes más icónicas del Madrid

de principios del siglo XXI.

Un proyecto para talar los árboles del paseo del Prado

lleva a toda una baronesa a encadenarse

como signo de protesta.

Algo que la hizo aún más popular.

Vi un papel, una convocatoria de los ecologistas

para evitar la tala. Digo: "Por fin".

Llamé a Esperanza Aguirre.

La baronesa me llamó para pedirme ayuda.

En este momento del no a la tala,

se vivía un conflicto

entre el ayuntamiento y la comunidad de Madrid.

Gallardón y Esperanza Aguirre.

Yo le dije: "En el último caso, amenaza con encadenarte".

(PROGRAMA) "Hasta donde sea.

Hasta la copa, me subiré a la copa y me pasaré un mes o dos".

Como la amenaza no fue suficiente,

ella se encadenó. Gracias a eso, tenemos esos árboles.

O sea que felicito a la baronesa por encadenarse e impedirlo.

Un momento extraordinario porque su convocatoria

fue impresionante.

Creo que la gente veía que ella estaba haciéndole un pulso

a otro poder. Al poder político.

(PROGRAMA) "¡No a la tala! ¡No a la tala!"

(TITA) Se presentaron no sé cuántos. Madre mía.

Cientos y cientos de personas,

los ecologistas estaban ayudándome.

Fue estupendo.

Cruzó y se plantó delante del árbol

al que se iba a encadenar diciendo "no a la tala".

(PROGRAMA) "Pienso que es una mujer

que ha hecho dos cosas históricas.

Una es este museo y ahora la defensa de este bulevar".

Es una de esas cosas que solamente Carmen Cervera puede conseguir.

Así como consiguió traer la colección Thyssen a España.

De repente, al día siguiente yo estaba almorzando

con Ruiz-Gallardón.

En casa de Polanco, de Jesús Polanco.

Digo: "Pero si somos amigos".

Ruiz-Gallardón y yo.

Ella tenía mucho carácter. Hay que decir

que lo de encadenarse se lo recomendé yo.

Me pareció que si se encadenaba la baronesa

eso iba a ser la bomba

y lo íbamos a impedir. Y lo impedimos.

Conseguí que los árboles se salvaran.

Creo que tú abrazas a un árbol

y te da mucha alegría y mucha energía.

Salvar a los árboles no solo era un pulso al poder.

Tita nos descubre en su casa que mantiene

una conexión especial con la naturaleza.

Este pino es mi gran amigo.

Este pino está desde que...

Desde que construimos la casa está ahí el pino.

Siempre estábamos pensando: "Qué bonito es este pino".

Siempre que vengo le saludo, le digo "hola".

Cuando me voy le digo "adiós", le tengo mucho cariño.

Es mi pino.

El legado de los Thyssen quedará en manos

de los descendientes de Tita:

su hijo Borja y sus hijas mellizas.

Pero la colección pictórica, valorada en más de mil millones,

y que genera entre siete y ocho millones de euros al año

preocupa precisamente por quién será el encargado de gestionarla.

Borja, por lógica y por ley natural,

es el sucesor lógico de Carmen Thyssen.

Es su heredero y es su sucesor.

Sí, sí. Es el heredero natural.

Es el hijo mayor.

Borja es un gran desconocido.

Sobradamente preparado, le gusta muchísimo el arte,

tiene su propia colección.

Y está Guillermo, mano derecha de su tía

en el día a día de la colección Carmen Thyssen.

Yo intento hacer un buen trabajo.

Crecí con la colección.

Sabe que no la defraudaré.

Yo creo que sabemos más de su capacidad de ella

como gestora y coleccionista

que de sus hijos, por ahora.

Soy la que firmo todo. Visto lo ocurrido con mi marido

y con cosas, firmo todo.

Estoy muy atenta. Por eso trabajo tanto.

Procuro tenerlo todo controlado.

Tita es la décima mujer más rica de España.

Pero sigue llevando los libros de cuentas

como buena descendiente

de comerciantes barceloneses. (TITA) El pantalón,

¿sabes cuántos años tiene? Bastantes.

Si veo una cosa que es cara y es una tontería, no lo compro.

No se puede hacer tonterías. Nunca he sido despilfarradora.

No tengo complejos. Si es un chino

que tiene cosas monas, pues me las compro.

No pasa nada.

Algún caprichito me doy, claro que sí.

Me lo merezco. He trabajado mucho.

La mujer de las mil vidas, todas de película,

ha conseguido cumplir sus sueños. Aunque le quedan deseos.

¿Mi sueño? Las niñas, que sean guapísimas,

que estén felices, que consigan un buen destino

y que mi hijo sea feliz también. El destino de la familia.

(ENTREVISTADORA) ¿Podrías enamorarte de nuevo?

No.

Estoy tan llena de amor de los hombres maravillosos

que han estado en mi vida que no pienso en el amor más.

Pienso nada más en que tengo que seguir adelante.

Eso es lo que pienso. Nada más.

Si no tuviera herederos, viviría encima de una montaña,

en el mar, con florecitas y plantando flores,

que es lo que más me gusta.

Y pintar, que también me gusta pintar.

Ahora pasea entre imborrables recuerdos,

buscando siempre su destino en el horizonte.

(Música clásica)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T2 - La saga Thyssen

Lazos de sangre - T2 - La saga Thyssen

03 jul 2019

Es posiblemente la entrevista más sincera de Carmen Cervera. Una cita que la Baronesa ha querido tener con Lazos de sangre en la intimidad de su hogar. Carmen abre las puertas a las cámaras de TVE de su casa más querida y en la que ha vivido los momentos más importantes de su vida, su casa "Mas Mañanas", en Girona.

ver más sobre "Lazos de sangre - T2 - La saga Thyssen" ver menos sobre "Lazos de sangre - T2 - La saga Thyssen"
Programas completos (12)
Clips

Los últimos 119 programas de Lazos de sangre

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Nieves

    Gran Mujer, luchadora, hermosa y muy amada. España tiene una gran mujer, reconocerle su mérito para que todos lo sepan, Gran acierto de programa. Gracias

    05 jul 2019