Lazos de sangre La 1

Lazos de sangre

Miércoles a las 22.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5369565
No recomendado para menores de 12 años Lazos de sangre: El debate - La saga Larrañaga Merlo - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos, en directo,

cuando son las 23:43,

hora menos en Canarias. Bienvenidos a "Lazos de sangre".

Bienvenidos al debate.

Una saga unida por anillos de oro.

María Luisa Merlo está

en el plató.

Gracias por acompañarnos esta noche.

Es un placer muy grande.

Nos hemos emocionado con tus declaraciones

en el documental.

También tenemos un gran elenco. Os voy a presentar a este elenco.

Ana García Lozano.

Otro día más con nosotros.

En una segunda enseñanza.

Rosa Villacastín, una periodista clásica,

como "Estudio 1".

En el documental hemos visto a Arturo Fernández.

Desgraciadamente, falleció al poco tiempo de conceder la entrevista.

Es la última del actor en televisión.

Jesús Marías, conociste a Carlos y sus historias para no dormir.

Le conocí cuando tenía 14 años.

Estaba soltero.

Estuve en su boda con la espléndida María Luisa Merlo,

que todos decíamos que parecía una actriz italiana

por su estilo y su forma de peinarse.

Muy bien. Me encanta

que lo recuerdes.

Lo comentaremos en el debate. Beatriz Cortázar está viviendo

con nosotros un verano azul. Hoy has venido de blanco.

Casi novia.

Paloma Barrientos contigo

no hay tristeza de amor.

Hablaremos de los gozos y las sombras de esta familia

con Antonio Montero.

Si Carlos Larrañaga es el pilar masculino,

el pilar femenino es María Luisa Merlo.

Está en este estudio para hacer labor de su familia.

Buenas noches, María Luisa.

Conocemos vuestra carrera y vuestros éxitos.

Bueno, mi vida, no sabes...

Qué guapo que eres.

Me he sentido un poco Carlos Larrañaga arreglándome hoy.

Es como el guapo oficial.

La pregunta es...

¿Quiénes sois los Larrañaga-Merlo?

Una cosa muy larga del teatro.

Mi abuela paterna,

Amparo Piquer era una gran diva en teatro en lengua valenciana.

Le hacían homenajes con palomas en el escenario.

Palomas vivas. También flores y de todo.

Mi abuelo, Abelardo Merlo,

pues escribía cosas en valenciano.

O sea,

tienen dos hijos más que no quieren ser del teatro.

Mi tía Carmina sí, que acaba de morir

y salió en los Premios Goya su foto.

Eso es por mi lado.

Carlos Larrañaga es hijo de María Fernanda Ladrón de Guevara.

Estupenda artista.

Entonces,

eras amiga de tu suegra por el teatro.

Siempre estaba de mi lado.

Cuando hacía alguna tontería, decía:

"No te lo tolero, no te aguanto".

Luego, Amparo Rivelles, mi cuñada y hermano de Carlos.

Luego, Amparo Rivelles, mi cuñada y hermana de Carlos.

Es una saga que entronca con el Maribel Verdú.

Vosotros, como personas, ¿cómo sois?

Es que no nos parecemos nada Carlos y yo,

pero nos enamoramos mucho.

No quiere decir nada.

Estaba haciendo cine en Italia.

Hice una película con él.

Entonces, nos enamoramos. Mi padre, que le adoraba

porque había trabajado en la compañía de María Fernanda

Ladrón de Guevara, nada más acabar la guerra,

pues conoció a Carlos de pequeño.

Le quería mucho.

Ver que nos habíamos hecho novios y que las dos sagas se iban

a juntar...

Vio la continuidad.

¿Cuando te enamoraste de Carlos qué sentiste?

Sentí que quería estar con él.

Era maravilloso.

Era tan divertido cuando quería, ¿eh? Cuando no quería...

Lo divertido de vivir con él es que no sabías nunca por dónde

ibas a leer.

No sabía si iba a estar encantador o iba a romper la casa.

¿No te daba miedo?

No me daba miedo.

Jamás tuve un maltrato por su parte.

Llegó un momento que ya eran demasiadas novias

las que tenía y dije que no podía ser.

Has dicho que el matrimonio era como una guerra civil.

Y las luchas eran esas novias.

Era por las novias.

Y por su carácter.

No teníamos nada que ver realmente.

Yo era bastante comedida.

Yo no era una mujer para los hombres de mi generación

porque yo era muy rebelde, pero me lo tragaba.

Por lo que veía lo que hacían las señoras de mi generación.

Eso no puede ser.

Al final, coges la maleta, bajas las escaleras...

¿Tragaban esas novias?

Porque no tenían posibilidad de vivir por sí mismas.

Al principio, Carlos no me quería dejar trabajar.

Yo tenía un niño detrás de otro.

Entonces, no podía trabajar aunque quisiera.

Un día le dije a mi padre que me sacara de allí.

Se lo dije Ismael Merlo.

"Sácame de aquí".

Estaba embarazada de Amparo.

Inmediatamente formó la compañía Larrañaga-Merlo.

Embarazada de Luis en televisión.

En "Estudio 1".

Cuando me quitaban el corsé empezaba a moverse como loco.

Imaginar las que armaba.

En un momento determinado,

dije que no podía ser. Me separé, pero fue estupendo.

La separación fue maravillosa. Ya había nacido todos los hijos.

La separación fue maravillosa. Ya habían nacido todos los hijos.

Me los quedé yo a todos. No hubo problemas.

Nos empezamos a llevar de maravilla al no tener

que convivir. Eso fue amor de verdad después de separarnos.

Una manera curiosa de vivir una familia. ¿Fue el amor de tu vida?

Sin duda. Cuando hablo de amor

en el escenario veo la cara de Carlos.

Visualizo lo que digo.

Entonces, yo le he querido como nadie.

Es verdad que le quise como a nadie.

Por eso, tuve tantos hijos.

Me parecían maravillosos.

De pronto, hubo un momento

que te acostumbras

y dije que 15 años teniendo una guerra civil no podía ser.

Estaba yo con 40 kilos.

Estaba hecha un asco de callarme.

Y me separé. Me hice íntima de Ana Diosdado.

Todas las mujeres que han pasado por su vida han sido amigas mías.

La última, Ana Escribano,

que nos ha traído una niña, que es la que va a continuar

la saga.

¿Cómo es la relación con esa niña?

Los nietos no quieren ser actores,

como lo quieran los bisnietos...

La niña de Ana Escribano quiere ser actriz.

Lo será muy buena.

Paula va a hacer...

La quiero muchísimo. También la quiere mi hija.

Amparo es alguien muy especial.

Amparo es una persona muy conservadora ahora en la familia.

Es la matriarca.

Yo ya les he dicho que yo ya soy pequeña. Es la que regaña.

"Tu madre necesita esto...".

Habla con sus hermanos y los convence de todo lo que yo pido.

Te voy a contar una anécdota.

Cuando ves mi carta astral,

en la casa de la pareja, no tengo planetas.

En la casa de los hijos y la creatividad,

tengo el sol y cuatro planetas. Está muy claro.

Lo dices en el documental.

Realmente no querías casarte.

Querías tener hijos.

Pero no podía ser en el franquismo.

Además, mi padre se moría.

Merlo, que era maravilloso y lo entendía todo, pero eso no.

El país no hubiera estado preparado para entenderte.

Estarás de acuerdo conmigo.

En el documental sales como una figura muy avanzada

en tu época. Debió ser difícil.

Era difícil.

Me costó mucho tener amigos y que me entendieran.

Emilio Gutiérrez Caba ha hablado muy bien de quién era yo.

Era un amigo.

O más que un amigo.

En tu biografía se desliza...

No por mí,

pero por él...

Pero no quería hacerle eso a Carlos Larrañaga.

Es algo que lo he ido dejando.

Es una historia tan bonita de amistad y amor profundo,

que la he ido dejando así. No quiero pensar en ello.

Hemos visto a Juan Luis Galiardo.

Era otro gran guapo. Ese fue un gran amor mío.

Pero ya llevaba muchos años separada de Carlos.

Me encontré que tenían celos el uno del otro.

Fue precioso.

Cuando llegó de México con Juan Luis

y veo que Carlos está muerto de celos y también Juan Luis.

¿Te dio ánimos?

Me encantó y me dio ánimos.

Me divertí muchísimo.

Se supone que Carlos era el gran seductor,

pero yo creo que la seductora eras tú.

Yo fui un donjuán femenino. No me lo permitía la época.

Yo me enamoraba todos los días, pero me tenían que enseñar la luna.

Era romántica.

Me enamoraba perfectamente.

Estuve muchos años enamorada de Carlos.

Hasta que nació mi hijo Luis.

Luego, empezaron problemas más serios.

Me decían que era muy guapo,

pero te acostumbras a lo guapo igual que a lo feo.

(Aplausos)

O sea, dejaste deberlo guapo. No era suficiente.

--de verlo

Luego, lo volví a ver guapísimo cuando no tenía que aguantarle.

No sabía nunca cómo se iba a levantar.

Luis dice que se bebió la biblioteca de vuestra casa.

Cerré "100 años de soledad".

Había estado toda la noche leyendo.

Cogí el coche y me vine a la televisión a grabar

un "Estudio Estadio".

¿Fuiste el gran amor en la vida de Carlos?

--"Estudio 1"

¿Fuiste el gran amor en la vida de Carlos?

Por supuesto. No lo dudes ni un momento. Estoy segura.

Estábamos ensayando juntos cuando le detectaron la enfermedad.

Después, se fue a Marbella.

No quería vivir ya.

Por la razón que fuera.

No quería ni tratar a nadie ni ver a nadie.

Solo hablaba con Ana Diosdado,

me veía a mí y a su hija.

No quería hablar con nadie ni quería que le vieran enfermo.

Su hijo Luis cuenta que no quiere pasar por el dolor.

Lo pasé muy mal.

Me rompí las dos rodillas. Me caí al suelo cuando él murió.

Le tenía una muerta muy grande.

El amor era muy grande.

Yo creo mucho en la reencarnación.

Estoy segura de que hemos estado juntos muchas veces.

Y nosotros dos también. Seguro.

El principio de la enfermedad de Carlos fue uno de esos episodios

de depresión que luego te han acompañado o...

Estuve muy mal.

No había tenido depresiones.

Cuando me separé de Carlos,

después tuve varias depresiones,

pero no podía darme cuenta.

Cuando murió, tuve una muy fuerte.

Me encerré sola en mi casa. No quería saber nada de nadie.

En tu libro nos indicas que hay que luchar para salir

de la depresión.

Salgo como un Spunik No te puedes imaginar.

Es gracias a la psicología espiritual.

Viene la gente a mi casa.

Voy a una librería esotérica.

Es algo muy sencillo.

No distingue de religión...

No perdona. Es igual que una enfermedad.

No distingue de nada.

Para ellos es maravilloso

lo que quieras hacer.

Si te quieres acostar con un dinosaurio,

pues te acuestas porque te gusta y ya está.

María Luisa.

Vamos a recordar un momento del documental.

Eres una maravillosa actriz,

pero eres una madre insuperable.

Es muy importante cómo tus hijos hablan de ti.

Vamos a recordarlo.

Mi madre es una persona que ha luchado muchísimo por sus hijos.

Es esencialmente buena.

A veces, es más moderna que yo. La risa une una barbaridad.

Vemos esa cosa desde el mismo punto de vista.

Con mi madre y compartido muchas risas

y también muchas lágrimas.

-No es la que te ha dado a luz,

pero ahora que estamos hablando de vientres subrogados...

De la gente que adopta en niños

de verdad, María Luisa es mi madre.

Me enseñó a andar. Me enseñó todo.

Qué monada...

Le enseñaste todo.

¿Cómo llegó Caco Larrañaga a tu vida?

Me llamó mamá nada más verme.

Tenía dos años.

Estaba sentado en un sitio.

Estaba en Navacerrada en un colegio.

Mi suegra, Ladrón de Guevara, había tenido que hacer una gira.

Carlos incorporó al niño.

Le adoro desde el principio al niño. Yo le conocí.

Se me quedó mirando...

"Mamá".

Pues ya me ha podido.

Ahora me tiene para toda la vida con mi sentido maternal.

Sin ser completamente tu hijo, pues era tu hijo.

Era divino.

Me acuerdo de una varicela que tuvo.

Me decía: "Mamá, ráscame".

Me ocupé mucho de él.

No trabajaba.

Al nivel de madre de toda la vida.

Tuvo que ser muy importante para Carlos

que aceptaras ese hijo como tuyo.

Cuando quieres a un niño así lo aceptas.

Es maravilloso mi niño.

En la boda, Luis Mariñas se lo llevaba sentado aquí.

Veamos lo que dice Amparo Larrañaga, la verdadera matriarca.

Mi madre, aparte de tener cuatro hijos, hacía "Estudio 1".

También hacía teatro.

Hacía anuncios.

Se iba de gira a principios de julio y volvía después

del Pilar a casa.

Mi madre dice que trabajaba más que cualquiera.

Tenía clases de cultura general y de todo.

Empezó a trabajar de bailarina,

de hecho.

Te hablo de vidas muy especiales.

Mujeres que se divorciaron y se casaron varias veces,

como mi abuela, María Fernanda,

que tuvo tres maridos y dos hijos con padres distintos.

Es como vive ahora cualquier mujer,

pero en épocas donde no era normal vivir la vida así.

Tampoco lo es ahora mismo.

No quiero saber nada de los hombres.

He terminado hasta aquí.

No lo soporto.

Hablo de amigos maravillosos.

Si pueden ser gais, mejor.

¿Te consideras adelantada tu época?

Sí.

Yo veía lo que sufrían mis amigas.

Todo iba por dentro.

Sentirse traicionada y tener que aguantar.

No sabían lo que hacer.

No se les daba una forma de vivir.

Era tremendo deber.

Para mí, era tremendo.

Por eso le dije a mi padre que me sacara de allí

antes de que Carlos pudiera conmigo.

Me quería tanto que me quería tener debajo de la cama. Me parecía fatal.

Yo sacaba la cabeza sonriendo.

Decías que siempre tenías que ser educada y niña buena.

Buenísima.

Mi debut fue como bailarina.

Entonces, no me dejaba bailar.

Decía que enseñaba las piernas.

Era muy celoso.

Empecé en Verona,

en el teatro de ópera como bailarina.

Recorrí Europa entera.

Por eso tienes esa clase.

Otra persona que te quería mucho y te hubiese sacado debajo

de la cama de Larrañaga era Arturo Fernández.

Estado en el Teatro Amaya y me ha tocado el fallecimiento

de Arturo actuando.

Salí llorando al escenario.

Me acuerdo de Arturo en mi casa.

No tenía ni familia ni hijos.

Y le encantaban mis hijos y todo el pollo.

Una vez le había enseñado

una novia italiana que tenía cómo se hacían los espaguetis.

Los tiraba contra la pared. ¿Qué está haciendo?

Vamos a ver momentos de "Tocata y fuga de Lolita".

Qué belleza de película.

(Risas)

¿Qué locura vamos a hacer?

-Qué locura hacemos desde hace dos años.

Si le llevó ese sello a Roberto hago lo que quiera de él.

-A por el champán.

Es todo improvisado.

Cuando Carlos la vio me sacó del cine.

He tenido una amistad tremenda.

No había manera, era íntimo de Carlos.

Hemos repasado los momentos donde estabas deprimida.

Te viste metida en un cierto laberinto.

Gordas,

lo que pasa es que yo soy muy fuerte.

Tengo mucho que agradecer al firmamento yo.

Soy fuerte como un demonio.

De repente,

digo que se ha terminado. Fue cuando nació mi último nieto. Ahora está

estudiando dos carreras.

Es el hijo de Amparo.

Los vi tan unidos que dije

que no me podía perder esta familia.

Hice así con los porros, también con los cigarrillos

y con las pastillas de dormir.

A partir de ese momento, nunca me ha vuelto a dar.

Eres maravillosa, María Luisa. Te quiero.

Gracias por acompañarnos.

Por ser tan sincera y honesta. Yo te admiro más.

Yo te quiero mucho de siempre.

Yo más.

María Luisa. Gracias, de verdad.

Te quiero.

Gracias por acompañarnos.

Eres lo más.

¿Cómo os habéis sentido vosotros

con esta muestra de sinceridad y de historia de la cultura

española?

La primera palabra que me inspira es que es una mujer deliciosa.

Es maternal. Para tocar.

-Auténtica y natural.

-Con la verdad en la boca.

-Su vivencia no ha sido fácil.

Explica que no sabía cómo se iba

a despertar Carlos por la mañana,

pero tiene alegría de vivir.

Tiene los ojos brillantes.

Da ejemplo de que la depresión se puede salir.

Que no se acaba el mundo. Que todos los días sale el sol.

-Habría que haberle preguntado a Carlos Larrañaga si sabía

cómo se iba a despertar María Luisa.

¿Crees que tenían el mismo carácter?

María Luisa ha tenido un carácter dócil aparentemente.

Carlos era explosivo.

María Luisa era paciente.

Yo no diría que reflexiva.

Paciente.

Lo que más que más me ha impactado es que conocemos

la figura de Carlos Larrañaga,

pero por la mala educación machista

no le permitía a ella hacer todo lo que era capaz de ser.

Era la España de los años 70.

Es una mujer que ha luchado contra eso.

María Luisa no solo ha vivido al lado de Carlos.

El padre era un gran actor.

Un hombre con mucha personalidad.

Eso la fortaleció muchísimo.

Yo siempre le digo que estaba enamorada de su padre.

Y es verdad.

Yo creo que ella tenía la imagen de ese hombre,

un gran actor, también coqueto.

Todo la fortaleció.

-También varios matrimonios.

-Parece débil por las cosas que le han pasado,

pero es una mujer fortísima.

Con unas ideas muy claras.

Decía que era como Pasionaria.

Quería hijos,

pero no quería maridos.

Era una época donde la mujer tenía hijos porque

había que tenerlos.

Te pasabas para eso.

Que una mujer en esa época fuera capaz de decirlo y hacerlo...

-Sobre el padre decía que se tenía que casar porque no podía

tener hijos naturales.

Me ha gustado cómo pide ayuda a su padre.

Una manera de vivir diferente al lado de la verdad tradicional.

En un momento determinado dice que la saquen de ahí.

-Cuando llegabas a casa,

Carlos Larrañaga se cuadraba.

Había un respeto.

Dice que mejora su relación con Carlos cuando se separa.

Pasa mucho.

Se sabe la mujer de su vida con claridad.

No duda, a pesar de que luego Carlos convivió 20 años con...

-Ana Diosdado. -Se tenían admiración mutua.

-Carlos, como persona,

para mi forma de ver, era más importante que como actor.

Jesús...

Cuando María Luisa queda embarazada del primer hijo

y Carlos estaba trabajando me decía que me quedara con ella.

Entonces me quedaba en su habitación,

tumbado en la cama con ella.

Lo que más le gustaba a María Luisa es que le diese masajes

en los pies y en los tobillos.

Me pasaba horas y se me caía el sudor.

-Eso no es una faceta desconocida. Una exclusiva.

-Gemía María Luisa.

Pero de placer.

Nos vamos a centrar en ese momento.

Como bien ha dicho,

el amor de su vida ha sido Carlos Larrañaga,

que también ha sido el principio de lo que podríamos llamar

un matrimonio casi perfecto, pero cuando se bajaba el telón

la historia era muy diferente.

El romance entre Carlos y María Luisa fue una sorpresa para muchos.

-Claro, acostumbrados a ver a Carlos con Ava Gardner,

María Luisa, que entonces tenía unos 19 años,

pues decían que no iba a llegar a ningún lado.

-Nos hicimos novios rodando "Siempre es domingo".

Tardamos siete meses en casarnos.

-Eran la pareja perfecta.

Se amaban y discutían. Había mucho amor entre ellos.

El amor se vio afectado por las inquietudes de cada uno.

-Tenía fama Carlos de rompecorazones.

Cada 15 días salía un estreno de romance de Carlos.

-Todo el mundo sabía de los amores de Carlos con unas y otras.

-Carlos no era y fiel por costumbre, lo era por aburrimiento.

-Carlos no era infiel por costumbre, lo era por aburrimiento.

-Me callaba lo que me molestaba porque había que ser obediente,

dulce, estupenda y femenina.

Un día, explotaba.

Cogía la maleta y me marchaba.

-La pasión por el teatro es lo único que une a la pareja.

Ponen fin a su matrimonio.

-La decisión fue tomada por mi posiblemente

desde los tres años de matrimonio.

Posiblemente sufrí más durante el matrimonio en la separación.

Haciendo un poco de matemáticas,

hacia los dos años se dieron cuenta que era un sufrimiento,

pues pasaron 15...

María Luisa es de estas mujeres...

Hay mujeres que reaccionan al momento.

Ella aguantó porque estaba muy enamorada, por sus hijos...

No pegó un grito, cogió la maleta y se fue.

No fue dramático.

¿Quién tomó la decisión?

No cuidó su matrimonio Carlos.

Ella se fue después de 15 años de sufrimiento.

Ella se vio forzada...

(HABLAN A LA VEZ)

El hombre hace lo que le da la gana y la mujer en casa.

Así lo entendía Carlos.

Ella ya tenía antecedentes,

la hermana y la madre de Carlos,

eso no mujeres que habían hecho lo que les había dado la gana.

Había una serie de mujeres muy rompedora

y eran capaces de enfrentarse...

-María Fernanda aprovechó

la ley de divorcio de la República

para divorciarse.

Además ella llevaba su propia compañía de teatro.

La madre y la hermana.

Pero ese punto de vista donde el hombre haya podido

colaborar sin darse cuenta en crear el desamor,

pues es un punto de vista interesante.

¿No crees que ella pensaba que podía cambiar a esa persona?

-Viene otro hijo, lo vas a cambiar, ya...

Lo ha explicado muy bien María Luisa.

-Paloma, era un matrimonio

que no nada en la abundancia.

que no nadaba en la abundancia.

El dinero vino después cuando formaron la compañía con Ismael.

Abarrotaban los teatros con el cartel de no hay billetes.

En la primera etapa, canutas.

Carlos Larrañaga también se divorció varias veces

en la pantalla.

Especialmente, de su eterna compañera de televisión,

Concha Cuetos.

Quiero decir, una decisión civilizada que nos permita

borrar este infierno donde vivimos hace años.

Precisamente por la niña,

que empieza a dejar de serlo,

empieza a estar harta de que la utilicemos como pretexto

de ese infierno donde ella se abrasa la primera.

Ocurría en "Verano azul".

Eran los padres de Desi.

La serie se estrenó en el otoño del 81.

Ahora mismo la repone La 2 de TVE.

Vemos la cabecera.

Nos sabemos los créditos de memoria.

Viendo esta escena,

eso de que los actores

se tienen que documentar tanto,

pues echaban mano de esas historias.

María Luisa contaba que a veces era muy generoso

con la prensa.

En los momentos de más follón,

abría la puerta de su casa y la gente entraba a hacer fotos.

-En el piso de Orense, 29, el único periodista entre fui yo.

-En el piso de Orense, 29, el único periodista

que entré fui yo.

-Eras masajista el periodista.

-También ha descuidado a los niños.

Amparo la llevaba al cine.

Cuando trabajaban en Barcelona, María Luisa debía tener 4-5 años.

Hacían la función a las seis y a las ocho.

Cogía a Amparo y me la llevaba al cine.

Era un problema.

No había tantas películas para niños.

Yo creo que es la única persona que llama a Amparo Larrañaga

María Amparo.

A Carlos le sigo llamando Juan Carlos. A Caco.

Descubrimos que es una familia moderna y liberal,

pero tiene unos personajes muy específicos.

Carlos Larrañaga, desde siempre, es un gran seductor,

nacido para seducir.

Tenía condiciones enormes para seducir.

Vamos a verlo.

El físico y la simpatía

de Carlos Larrañaga le convirtieron en un seductor sin quererlo.

No solamente con las mujeres que ha podido estar,

sino con todo el mundo.

-¿Cómo era Carlos Larrañaga?

Es todo un personaje.

El 70% de las señoras importantes del teatro español,

pues estuvieron con Carlos.

-Su carrera de seductor hizo que se le encasillada

en un papel muy concreto.

La oferta era a propósito de su condición de hombre atractivo

y de galán.

-Tal era su magnetismo,

que Ava Gardner cayó rendida a sus encantos.

-Cada madrugada,

le recogía en el teatro.

Se iban al apartamento de Ava Gardner en la calle Barquillo.

No solo las mujeres se sentían atraídas por Carlos.

-Cary Grant era maravilloso.

Era un caballero.

Era correcto.

Era irrepetible.

-Fue un flechazo la historia de Cary Grant.

Ni se confirmó ni se desmintió.

-¿Tanta seducción privó a Carlos de un amor verdadero?

-María Luisa tiene claro que su gran amor fue ella.

Sobre lo de Cary Grant, ni se confirmó ni se desmintió.

El hecho de que Cary Grant haya sentido algo muy especial

por la belleza de Carlos Larrañaga.

Se conocen en Madrid haciendo "Orgullo y pasión".

También trabajaba Frank Sinatra.

También trabajaba Sophia Loren y Cary Grant.

-Se llevaba fatal con Frank Sinatra.

-Cary Grant se quedó fascinado con Carlos.

Cuando acabó la película,

le dijo que se iba a los países nórdicos,

le preguntó si quería acompañarle.

Entonces, Carlos le dijo que encantado de la vida.

No lo conocía.

Iba invitado.

Entonces, llegan a Copenhague,

alquila un coche.

Salen a la calle.

El coche tiene un chupinazo y se entera todo el mundo.

Cary Grant ha tenido un accidente acompañado de un actor español.

Y se acaba la historia. Vuelven a España.

Al cabo del tiempo,

estaba Carlos en la barra del Gijón,

que era donde se ponían todas las figuras, con Arturo Fernández.

Entonces, Carlos estaba alardeando de sus romances femeninos.

Y hasta de este viaje a los países nórdicos.

Y le dice:

"Cuenta lo que te pasó con Cary Grant".

La barra se echó a reír hasta morirse, pero no sintió vergüenza.

-Eran dos guapos.

-Carlos, con 22 años, era el James Dean español.

Era muy guapo.

-Carlos era el eterno seductor de hombres y de mujeres.

-Bueno, hay que tener estómago,

según mi punto de vista.

-Era joven Cary Grant.

-Le llevaba 30 años.

-Carlos jugo.

Ni confirmó ni desmintió. Jugar a la ambigüedad es algo...

Muy moderno.

En aquellos años, confirmar eso...

¿Lo de Ava Gardner fue algo más?

No había que ser muy guapo.

Con Ava Gardner ha estado todo Madrid.

-La diferencia de la realidad

con lo que dices es que Ava Gardner

con Carlos se acostaba

sin estar borracha

y con los demás lo hacía estando muy borracha.

-Carlos decía que nunca se había acercado a una mujer

que no le hubiese dado primero una pista.

(HABLAN A LA VEZ)

Iba a por todo.

Hemos visto las imágenes de Arturo Fernández.

Ellos se querían muchísimo.

-Eran íntimos.

Carlos decía que Arturo era una copia mala de él.

-Era peor actor que él.

-Efectivamente, hubo un momento

en el que Arturo Fernández le robó...

No quiero fastidiar este clima.

Enseguida, vamos a tener un momento de recordatorio

a Arturo Fernández.

Recordamos que en la entrevista

que hemos visto en "Lazos de sangre" fue la última que concedió.

Desconocíamos la triste situación.

Es la última que concedió Arturo Fernández.

Veremos más fragmentos de esa entrevista.

Quiero hablar de un papel que rompió con el Carlos Larrañaga seductor.

Fue su intervención en "Los gozos y las sombras", adaptación

de la triología de Gonzalo Torrente Ballester.

Sin ir más allá.

Ayer compré unos terrenos que linda Alfonso Paso.

Ayer compré unos terrenos que linda con tu pazo.

Tus árboles les daban sombra y no dejan crecer la mies.

Te llevaré al juzgado y te haré cortar los árboles.

-No lo harás.

Vendré al casino todas las tardes.

Explicaré a tus súbditos que eres un pobre enfermo.

Un neurótico aquejado del complejo de Edipo.

Está muy de moda.

Cualquier médico de La Coruña podrá explicártelo.

-Y Amparo Rivelles.

¿Es el primer gran papel

de Carlos Larrañaga más allá de seductor y el guapo?

No. Había hecho películas muy buenas.

Como "A sangre fría".

También "15 bajo la lona". Fue un gran éxito en España.

-Es un papel de villano.

-Y una película francesa.

Que fue otro suceso en España.

Hay una cosa que me gustaría destacar de Carlos en relación

de su amistad con las señoras.

Es el único señor que yo conozco que estuvo tres veces

en diferentes etapas de su vida con la misma mujer.

Se trata de Enma Peñella. Y Maruja Asquerino.

¿Solo tres veces?

Claro, romances.

Lo dejaban, volvían...

-Es a favor de todos.

-Señoras importantes.

Nosotros no tenemos esta sapiencia

tuya tan extraordinaria.

Nos habíamos quedado

con María Luisa Merlo, pero la relación más estable

fue con Ana Diosdado.

Pero fue una relación de repartir.

Le ayudó mucho en su carrera.

Antes hubo una ristra de amores y de romances.

Ana Diosdado ya fue una relación seria.

También un matrimonio

y los hijos estaban a favor.

-En Madrid, existían unos apartamentos,

de los primeros bloques de apartamentos

que hubo en Madrid.

Estaban en la calle México. No sé si existen.

Carlos tenía mesa puesta allí.

Vamos a volver a recuperar Ana Diosdado.

Ana Diosdado no me gustaba mucho para Carlos.

-Pero le tenía que gustar a él, Jesús.

(Música)

Carlos se refugia en el intelecto de Ana Diosdado.

-De entrada, sorprendió a todo el mundo.

No era el tipo de físico

al que Carlos nos tenía acostumbrados.

-Además de con paciencia.

-Con mucha facilidad y con amor.

-Ana fue una segunda madre,

y una de las mejores amigas de María Luisa.

-Nos trataba como si fuéramos sus hijos.

En el día de la madre, hacía dos regalos.

-Amigas de toda la vida, amigas estupendas.

-Nunca quiso entrar en los temas de madre,

siempre ha sido muy generosa, intermediaria muy positiva.

-A pesar que esta relación duró 20 años,

tampoco Ana fuera mujer definitiva para Carlos.

-El reconocimiento oficial de un fracaso.

-La primera pregunta que le hago...

-Cuando finalmente nos hicimos íntimamente amigos

se divorciaron.

La entrevista de Ana Diosdado.

Todo era estupendo y maravilloso,

y llamé a Ana Diosdado, quedamos en la SGAE.

Empieza a ponerle a parir, pero lo más bonito era...

Yo te preguntaba para ver si podía bajar la tensión.

Me pongo a pasar la cinta, y esa mujer no se había dado cuenta

de las cosas que ha dicho sobre él.

La llamé y la digo que mira,

es que las cosas que me dices son tremendas.

Me dijo que las publicase.

El día siguiente de salir publicada la entrevista me llama Carlos,

a las 8:00 de la mañana,

me pregunta si está grabado todo,

y sabes que lo grabe todo,

y se iba a divorciar.

Después me la encuentro en Telecinco,

y no me saludaba nada.

Al contrario que este,

que no se corta un pelo, yo lo pasé muy mal.

Es que la faena con la entrevista,

publicar algo que yo te había contado a ti...

"Ana, yo te llamé por teléfono".

Tras 20 años de relación.

¿Cuál fue el motivo?

No me habló de una tercera persona.

-También tenía un despertar difícil.

Con María Luisa, 15, con Ana, 20...

En el momento que Ana dijera todo eso, y abrió un hueco

en su día a día, saltó la última realidad.

¿Pensáis que Ana Diosdado vio muchas novias como María Luisa?

No vio tantas,

pero vio algo y en el último momento, dio una entrevista.

-Ella se desahogó. No supo cómo dar el paso,

lo utilizo tranquilamente.

-Yo creo que no hubo tantas.

Quiero decir que las mujeres que han estado con Carlos,

de primeras piensan que no van a cambiar, y es muy complicado,

no es honesto si vas a ser infiel con tu pareja,

pero le Carlos Larrañaga era así...

-Fue reincidente con Ana.

-El matrimonio con Ana Diosdado,

parecía que era una pareja que no se entendía mucho desde afuera.

Era un matrimonio de comodidad, donde compartían la cultura,

el gusto por ciertas aficiones,

una vida que les sentó la cabeza.

Me da la sensación que hay un cierto patrón de conducta.

Puede ser que a Carlos Larrañaga le hemos conocido

muchas parejas sentimentales y también lo mantenían a él

como en el centro de la atención en la primera plana,

y a lo mejor, a él le gustaba. Conseguía el foco mediático.

También ha tenido en su vida mujeres que económicamente,

le han pagado todo. Le han servido para tener una vida

a lo mejor más cómoda. Luego hablaremos de Pilar Velázquez.

Era un seductor.

-Muy vanidosa.

En un momento determinado,

se pudo haber convertido

en el boy toy de la historia occidental.

Era un hombre que vive por determinadas mujeres...

La risa de María Luisa cuando era estaba celoso.

-Han sido relaciones muy largas.

No tiene que habría un interés puramente económico.

Pero tuvo un gran crecimiento profesional.

Ana Diosdado le dio mucha tranquilidad.

Los hijos le han querido muchísimo.

De la propia María Luisa Merlo.

Era una mujer intelectual,

y él era la fuerza y la belleza.

-Ella hablaba también de los hijos maravillosamente bien,

cómo no iba a querer todavía Carlos Larrañaga,

si le había dado hijos putativos,

y Carlos, como había contado María Luisa,

ese amor por la lectura de la cultura.

Cuando hablamos de estas personas,

es de la historia de la cultura española del siglo XX.

Las diferencias en el matrimonio de Carlos Larrañaga

y María Teresa Ortiz-Bau, una de las últimas parejas

de Carlos Larrañaga...

Una horrible señora valenciana.

-Es un poquito machista.

Con unas imágenes discutiendo el balcón.

En el peor momento en la vida pública,

por decirlo de alguna manera, estaban en plena discusión,

aquí está María Teresa,

un cámara, capturan las imágenes,

y estaban en plena tormenta en ese matrimonio.

Hemos tenido conocimiento de esos momentos,

la ruptura amarga, dolorosa, horrible,

con insultos y amenazas, con acusaciones...

Encima, con deudas económicas que arrastraron y salpicaron

a un Carlos Larrañaga estuvo en el peor de sus momentos.

-La traté bastante, para mí, tú tienes tu opinión,

y para mí, es una mujer bastante absolutamente profesional,

que se enamoró de Carlos Larrañaga, y lo pasó francamente mal.

La tengo mucho cariño.

En aquel momento, lo que averigüé,

esa pelea en la terraza

es porque en el salón había un cuadro

que era propiedad de María Teresa,

que era un cuadro de las dos hermanas,

ella y una hermana suya, y en un momento de pelea,

y tiró el cuadro Carlos Larrañaga.

(HABLAN A LA VEZ)

Carlos sale fuera de la terraza,

por lo que sea, no quiere discutir más, y la versión de María Teresa,

también sabe porque había unas cámaras en el piso,

había alguien afuera que estaba grabando las imágenes.

Ese alguien había sido...

Ya estaban en el punto de mira por todas las disputas,

había grabaciones de las peleas que tenían dentro de la casa,

y en esas grabaciones,

María Teresa le increpaba de una manera que Carlos,

me imagino que de vez en cuando,

dejaba para grabar para escuchar, y todo eso se podría dar la vuelta.

Muy penoso.

Ella era una señora con una renta buena valenciana...

1 segundo,

ese dinero se trataría de unas deudas

que había contraído por una cierta cantidad, con unos 400.000 E,

y ella las pagó...

Con un piso en Valencia y los perdió.

¿Cómo afectó esta situación,

este balcón de la pelea a la familia de Carlos Larrañaga?

Tampoco te creas esa historia,

ibas descubriendo cosas.

Esas flores que se pagaban con tarjeta de María Teresa...

Pilar Velázquez separa de su marido, un compositor famoso,

Pilar Velázquez se separa de su marido,

un compositor famoso, y se reparten el piso,

y la coge la mitad de lo que le corresponde.

Ese dinero se lo da también a Carlos

y Carlos tenía esa doble facilidad,

al final de su vida...

Lo has defendido mucho.

-Lo voy a seguir defendiendo.

-¿Por qué crees que hacía eso?

-Estaba acostumbrado a llevarle entre almohadones.

Le parecía normal todo lo que le ofrecían.

Él era consciente de la cara que tenía, de lo otro que tenía...

Entonces era una especie de pago por los servicios prestados.

-Si cualquier persona, no te hablo de Carlos a los 20 años,

todas las señoras que estaban con Carlos Larrañaga,

que era un seductor, con todas las comodidades, tener el último reloj,

y en cierta manera, lo tenías que costear.

-No todas eran malas.

No es la última mujer en la vida de Carlos Larrañaga,

ni el último amor,

sino que al final de esta Ana Escribano,

de la que hemos escuchado directamente a María Luisa Merlo

hablar maravillas de ella, y de la hija que estuvieron juntos,

la auténtica heredera.

¿Cómo recordáis vosotros esa relación,

con una inmensa diferencia de la edad?

Una anécdota muy buena, en casa de Ana Escribano,

ellos tenían una fórmula para esos 30 años y no fueran 30 años,

y en lugar de decir que tenía 70,

pues pongo de 60, y Ana se pone de 45,

y ella ya solo son 15, era una broma, y estaba encantado con Ana,

un chute de juventud, tuvo una niña.

-Él, 68, ella, 32.

-Pertenecía todo a la madre de Ana.

En el chalé situado al lado, había un geriátrico.

-Carlos parecía que estaba encantado.

Si me duele la cabeza...

Tengo la enfermera, el médico...

En ese momento no quería el dinero,

quería la tranquilidad.

-Una mujer estupenda, discreta, que no ha querido tener visibilidad.

Tú la conoces muy bien.

Llegaste a masajearle los pies en el embarazo.

No llegué a ese extremo.

Le pedí que en el documental, no aparece con demasiada importancia,

se sentirá más importante en la vida de Carlos,

y cuando Carlos Larrañaga reconoce que esa niña,

que le dedicó más tiempo, que se llama Paula,

fue un momento muy importante.

Una relación que solo dura cuatro años, y no me ha dado mucha opinión.

Me ha dicho lo que dijo María Luisa,

que son muy importantes en su vida, yo las quiero mucho...

Es una persona más reservada, es el rol como el último amor

que prefiere no ser referida de esta forma.

Para ella, la muerte de Carlos,

se desmarcó de todo,

quería estar completamente aparte.

-Se deslumbró con la historia de Carlos.

Y él, se van con una mujer mucho más joven,

creyendo que la juventud se va a contagiar.

-Pero fue el padre.

-Con la enfermedad, no quiso saber nada de esta mujer.

No quiso saber nada de esta señora o de su hija,

solo quería a sus tres hijos.

-Ella la encontraba con muy poco el amor físico

para lo que Carlos solía ser.

-Ella tenía 34.

-Para él, no tenía glamur.

-Ana Diosdado no tenía glamur.

No entiendo vuestra opinión y esa ligera ofensa,

pero Jesús no se está cortando nada.

Está previsto que José nos acabe masajeando a todos.

Espera un momento,

por ello me gustaría recuperar

una pareja masculina que destilaban un inmenso glamur,

como fueron Carlos Larrañaga y ese otro gran galán, Arturo Fernández.

En realidad, el gran punto de esto es que Arturo Fernández

concedió su última entrevista, y evidentemente,

no lo sabemos ninguno, y hasta el momento del documental,

a mí me ha emocionado mucho, esos dos hombres

que vivieron por el teatro, su talento, y al mismo tiempo,

crearon esa imagen tan extraordinaria.

Arturo, un poco más fantasma.

-Arturo y Carlos no solo se intercambiaban mujeres,

sino que compraban los calcetines,

el mismo modelo de calcetines en una tienda,

se lo digo porque se los compraba yo se los mandaba desde Barcelona.

-Este barrio para mí, este, para mí.

-En el paseo de Gracia,

un comercio centenario,

me decían que comprase los calcetines.

-¿Del algodón?

-El elegante.

He comprado en esa tienda.

El rey emérito, también.

Es importante dar este reconocimiento Arturo Fernández,

y los miembros del equipo del programa intenta seducirlos

durante la entrevista.

Que realmente ha sido un verdadero placer,

primero ser entrevistado por una gran profesional, que eso se nota,

y permite que te piropee para no perder la galanura,

tienes una sonrisa verdaderamente encantadora,

no la pierdas nunca.

Es lo que nosotros llamamos...

Podemos estar ideológicamente muy distante, pero es un grande.

Lo divertido de esto es que nuestra carrera profesional

los los recursos. Había terminado la entrevista,

estaba grabando la mirada,

estaba diciendo que me gusta tu sonrisa, la utilizas mucho...

Me impresionaba ver a Arturo,

de los recursos,

Arturo ya tenía 90 años, con esas manos...

Tiene las manos de un hombre joven.

-Seis meses antes estaba actuando.

(HABLAN A LA VEZ)

-Salir en calzoncillos a los 90 años,

al tener un buen cuerpo.

La última vez que lo vi en persona lo vi

en la salita de un centro de belleza estética y nos vimos,

me dijo que yo también...

(HABLAN A LA VEZ)

-Con una obra en cartelera, con 90 años,

que se llame "Alta seducción".

-Carmen, una gran mujer.

-Han sido un matrimonio muy bueno,

pero con Carmen, ha formado una familia fantástica,

son vecinos en Marbella.

-No tanto a Carlos Larrañaga.

-Se casó primero en Barcelona con una millonaria

de la Costa Brava.

Enseguida le aburrió a Arturo,

y luego conoció a Carmen Quesada.

-Gana mucho con los años.

-Con su primera mujer, tres hijos maravillosos.

-Han estado juntos.

Un momento más de Arturo Fernández,

donde habla de la magia de la actuación,

y de lo que para él significaba.

Cuando vine de Gijón,

y alguien me hubiese dicho que yo iba a ser actor,

me hubiera partido de risa.

Nunca he sentido esa vocación.

La sentí cuando empecé a trabajar.

Entonces, encontré la verdadera vocación,

la que siempre había buscado, pero no sabía dónde estaba,

y es una profesión que es como esa gran amante

que no te deja mirar a otra mujer.

No hay nada más hermoso que subir a un escenario

y ver que aquello que has elegido, no te has equivocado.

Cada uno tenemos un destino, y aquí estoy, chatina.

Qué grandes verdades,

pero eso que acaba de decir que los escenarios como una amante,

y la idea del destino, lo tuvo muy en cuenta Amparo Larrañaga.

Vamos a verlo.

Amparo, la primera y única hija de la saga,

nació bajo la luz de los focos y debutó en televisión

siendo adolescente.

-Pensaba que algún día me tocaría a mí, y tuviera todos los discos.

-Siempre ha tenido claro lo que supone llevar sus apellidos.

-No por ser hija o nieta,

sino porque me ha gustado muchísimo y lo he deseado toda la vida.

-Trabajar con Amparo fue una delicia, muy jovencita,

con experiencia muy profesional.

-Amparo ha tenido varias relaciones muy mediáticas.

-Lo más floreciente es de vuestro amor, dos meses.

-Fue un flechazo.

-A pesar de su imagen,

siempre ha sido una persona insegura.

-Muy insegura, y a veces me ha dado una impresión

a la gente de ser más madura.

-Para los hermanos, ella es el pilar de la familia.

-Amparo es un ejercicio de consecuencia,

de compromiso, siempre está allí.

-Una de las piedras más importantes de mi existencia

es mi hermana.

Son unas palabras bellísimas.

La gran pregunta es esta, cuando vine a vivir a este país,

Amparo Larrañaga de Joaquín Cortés era lo más allá de los 90,

como los nuevos Lecquio y Ana Obregón.

Estaban todo el tiempo en el foco.

En aquella época, salíamos mucho con ellos.

Es verdad que ya se ha hecho un tupido velo con su vida personal

y privada, una cosa es el escenario y su vida personal,

no hay manera de hacerle una entrevista,

pero es verdad que es la que sostiene.

-Es uno los medios de comunicación se volvieron muy peligrosos,

especialmente para este tipo de familias,

que ocultan tanta historia y contabilidad.

-La relación, lo hemos visto en "Lazos de Sangre",

la relación con los medios de comunicación es muy diferente.

Antes había complicidad más estrecha.

Ahora tienen más miedo.

No ocultó la relación con Joaquín Cortés.

Estaba empezando a crecer en la prensa del corazón caníbal,

y se puso delante sin miedo.

Se forjó en un fin de semana en Ibiza.

-Con la princesa.

Hacia unos desfiles e invitaba gente muy famoso.

Pero no se ocultaba.

Es verdad que han cambiado mucho,

sobre todo, las televisiones, pero ella es un muro infranqueable.

-No necesita estar permanentemente en los medios.

-Todos los artistas lo necesitan.

En medio de ese momento de mucho foco mediático,

nace su hijo, y una vez más,

en primera línea de fuego y lo presenta.

¿Tener a tu hijo a los 18 años?

-Tengo una familia maravillosa.

Dejar a mi niño, y ellos lo van a cuidar.

-Vas a seguir trabajando.

Son las imágenes de su primer hijo.

El del actor, y su madre ha estado hablando mucho de su hijo

con su otro marido.

Rocío Carrasco, que también estuvo muy expuesta,

Carmen Morales, deja de lado y luego se retiran absolutamente.

-Esta familia tuvo unos momentos muy desagradables,

con los problemas del hijo mayor de Carlos Larrañaga,

en las declaraciones públicas contra su padre...

Y ver todas las cosas de tu familia expuestas

en un escaparate tan mediático como las televisiones.

Fue cuando cerraron las filas.

Me sorprendió ver a Luis.

Como amigos de ellos,

¿no os sentís asustados de lo que sois capaces de generar?

Amparo tiene la misma delicadeza,

cuando escribes algo favorable, cuando murió Ana Diosdado,

tuve que hacer un perfil, y a través una tercera persona me lo agradeció.

Tienen esa necesidad de mantener su intimidad,

y me parece que está bien.

Estamos acostumbrados a ver en el caso de Amparo Larrañaga,

e incluso a los niños, don Juan Carlos y Sofía,

ver a los niños en sus cumpleaños,

Rocío Jurado celebraban los cumpleaños...

Una relación de toma y daca en esa relación con Joaquín Cortés,

van es el programa de Ángel Casas.

Fue como una persecución de paparazzi.

Fue una puesta de largo.

A partir de esa publicidad,

la relación empezó a bajar de intensidad.

-Maribel Verdú, que también era una muy buena actriz...

Amparo y Maribel son estupendas y maravillosas.

Joaquín.

Mediáticamente, Maribel cuando se casa con Pedro Larrañaga...

Vamos a ver ese momento de Joaquín Cortés

y Amparo Larrañaga.

-Sois dos precoces.

-Podemos tener muchas diferencias.

-Ahí está la magia.

-En muchas cosas somos muy parecidos.

-No se sabe, son dos personas que se conocen, el amor.

-Es bonito poder vivir intensamente la relación

sin perderse nada y sin tener miedo al futuro.

No es una preciosidad.

A partir de ese momento, Joaquín Cortés crece como una estrella,

es uno de los números más recordados de los Oscar

de los años 90, él bailando. Una estrella internacional.

Que decidan hacerlo público...

Eran jóvenes, estaban encantados de estar juntos,

era cuando todavía había esa naturalidad.

Puedo entender que tengan esa especie de cerrazón para protegerse.

Es lo que hacen toda la familia.

-Y Joaquín Cortés.

-Se puede hacer una entrevista divertida,

se pueden contar muchas cosas, y no pasa nada,

la prensa no es un coco, y cuando les interesa,

acuden a la prensa.

-De las primeras entrevistas que hago en mi vida,

quedó en un teatro, con la bolsa de fotos, casi a estrenar,

me pongo a hacer fotos con los carretes de 36 fotos.

Le estaba haciendo fotos, allí,

muy encantadora, y cuando llevo 50 o 60 fotos,

me di cuenta que no podía ser, no había puesto el carrete.

"Mira lo que me está pasando.

Si no te importa, no puedo irme sin hacer esto".

Después de esta relación,

varias mujeres en el medio, varias novias, pero Joaquín Cortés,

y Naomi Campbell, otro momento impresionante,

una pelea internacional,

esta pareja es una apuesta muy valiente por parte de Amparo.

Más que apuesta, le llamaría ceguera.

Creer realmente que te has enamorado

de un señor o una señora, y esa pasión te ciega

y al cabo de un tiempo...

-No todas las relaciones tienen que durar 80 años.

-Joaquín sigue siendo un grande.

Hace poco estuve en Colombia,

y allí es una gran estrella.

En el teatro no hay entradas.

Otra gran estrella masculina en este corolario de amores

de Amparo Larrañaga, que es José Coronado.

Una relación profesional, que conocemos a través

de una serie de TV,

¿hubo la relación más allá de la profesional?

Paula Dominguín, que estaba casada con José Coronado.

Ya lo estaba contando ya divorciada,

le contó que una vez José Coronado...

Le reconocieron que con Amparo...

-Además, va ganando con los años José Coronado.

-Igual que con la de Isabel Pantoja.

Tampoco citaría a todas.

Con la Pantoja fue con la película.

-Julio Iglesias dijo que 3000.

-Dime de qué presumes...

-Fue una fantasmada...

Tanto hablar de la seducción masculina,

se nos hace olvidar la femenina.

Puede ser que María Amparo haya heredado

las dotes de conquista de su padre.

De las dotes de Carlos de seductor

no le hubieran dado ningún hijo.

Me encanta, pero Carlos lo practicaba.

Además, no se cortaba un pelo.

Si tenía que seducir a una señora...

-Me contaba Arturo Fernández,

que cuando coincidían en el café Gijón,

que el Carlos iba en una vespa con chófer.

No tenía dinero para un coche.

Te imaginas a un señor en una vespa con un chófer... Eso es genial.

Esas personas sean referencias hayan existido en una España

que recordamos a España más oscura.

Pedro Larrañaga,

que es como el capitán organizador de la familia,

también decía algo de la seducción de uno de sus dos padres.

Un ejecutivo fantástico.

-Pedro Larrañaga tiene muy claro desde pequeño

qué quería ser en el futuro, empresario teatral.

-Mi hermano Pedro desde pequeño

le veíamos que recortaba papeles.

Cuando los tenía recortados, hacia el recuento.

-Esa gran familia de actores y actrices.

-Tiene los pies puestos en la tierra.

El que nos guía es él.

-Es igual que Carlos Larrañaga,

le gusta la belleza, seducir,

las mujeres...

Con Pedro tuve una historia, estuvimos un tiempo, dos meses,

hasta que un día descubro a través del contestador

que Pedro estaba teniendo una relación con Maribel Verdú.

-Yo fui la celestina de esa historia.

Maribel Verdú presentamos un programa de televisión

y nos hicimos hermanos.

Le dije que se quedaba en la familia.

Llevan 20 años juntos. Algo de salud Pedro por todo

Llevan 20 años juntos.

Es un matrimonio muy bueno para ambos.

Han hecho como María Luisa y Carlos, con un teatro...

La figura de él, que me llama la atención,

además de Maribel Verdú, que la adoro,

que él sea el administrador,

y también consiga que todos los hermanos se llevan bien.

No solo es el administrador del teatro, de la compañía,

es les dice a los hermanos dónde invertir, es como el coco.

(HABLAN A LA VEZ)

-La adoración de ellos...

-Estamos hablando del capítulo económico.

Es el que organiza todo.

-Ahora es un matriarcado,

Amparo es la que necesita algo... El hermano necesita algo,

luego del que lleva el dinero.

Deja muy claro el tema de Amparo,

como aglutinadora de la familia, en la enfermedad de su hermano,

porque los dos han sido operados en la clínica, en Estepona,

en una clínica de la Costa del Sol, han estado en su casa,

esa que ha estado permanentemente cuidando.

Y la teoría de Paloma y Beatriz,

Amparo, la figura de la matriarca...

Lo consolida, y Pedro, el otro hermano,

es el que organiza la administración del teatro Maravillas.

Son otros actores, creativos, son artistas.

Pedro es el que lleva las riendas económicas de la familia.

-Luis dice que es un desastre.

-Para eso hay que valer.

A veces se meten en empresas, lo hemos visto con muchos,

y se pueden arruinar.

Tenemos que reconocer a Pedro Larrañaga

que es una de las grandes dinastías de actores de este país,

e incorporar incorporar a una actriz como Maribel Verdú.

Maribel Verdú llevo muchos años antes de empezar su relación

con Pedro.

-No tendrá vergüenza de verme.

-Carlos Larrañaga fue mi primer padre en el cine.

El último que conocí fue a Pedro.

-Es increíble el paralelismo de la habilidad

que lleva a esta familia con Maribel.

Empieza siendo la hija de mi padre en una película,

y se acaba casando con mi hermano.

-Estamos muy enamorados el uno del otro.

Simplemente nos adoramos y nos admiramos.

-Cuando llega la vida de Pedro, es una actriz consagrada.

-Había hecho una serie de películas que estaban muy bien,

pero con la "Buena estrella"

fue un antes y un después para muchos.

-Es considerada como una más de la familia.

-Siempre ha querido tener una hermana, es como mi hermanita.

-Forma parte de nuestra familia desde hace muchos años.

Hace feliz Pedro.

Es maravillosa veíamos a Maribel Verdú con 15 años,

haciendo el papel de hija de Carlos Larrañaga,

y nos vemos la serie, que la "Segunda enseñanza",

con Ana Diosdado. Es un cruce de caminos,

cómo ha encajado Maribel a formar parte de esta familia.

Con Amparo la hemos visto reír como hermanas y como amigos.

Son muy parecidos en muchas cosas.

Pedro está loco de amor, no han tenido hijos,

el Maribel públicamente, nunca ha tenido la llamada de la maternidad.

Estaba mal visto esto.

Maribel lo ha reivindicado, tiene esa sinceridad,

y lo vemos.

-A nivel profesional, la unión con Pedro

también la ha hecho dar un giro de su carrera. La ha reforzado.

Al tener más años, pero el cambio ha sido espectacular.

Todas las películas en los últimos años

cada vez han sido mejor.

Sin dejar el teatro.

Estamos hablando de la piñas de la familia,

pero son muy piñas con los amigos.

Cada vez que se repiten los repartos de los mismos actores,

así son hacen un papel,

Maribel va a estrenar una serie dentro de poco,

pero ella intenta por todos los medios que estén sus amigos,

y eso dicen mucho de ellos como personas,

no solo como buenas actrices, como buena gente.

Repetir el sueño del equipo que pretendieron ser Merlo y Larrañaga.

Mucha vida al margen de la profesional.

Como actriz, es uno de los valores más importantes.

Empezó a trabajar siendo prácticamente una niña

una carrera que no ha parado de conseguir crecer y volverse

una de las actrices más prestigiosas del cine español.

Vamos a ver algunos de sus éxitos.

Vamos a tener otro hijo.

Yo te quiero, te quiero.

Me parece que es "La buena estrella",

una película realmente conmovedora, y fue nominada los Goya.

Deberíamos ir directamente de una película,

porque la historia de esta familia es como una gran película española,

al peso de la saga, con un legado, pero esa herencia

también tiene un precio, y Luis Merlo nos ha hablado de esto.

Continuar una saga de actores no es mi responsabilidad,

sería demasiado, mis padres son mis padres, mis hermanos,

mis hermanos, mi familia es mi familia, no cambia nada

que mi padre es Carlos Larrañaga,

porque Carlos es mi padre allí.

Más allá de la saga, que es lo que el otro,

estoy infinitamente agradecido a la vida,

que es una familia maravillosa.

Son palabras como para emocionarse realmente,

porque lo vemos como una saga, pero él lo ve como una familia.

-Son triunfadores por dentro.

-Es una obviedad, Carlos,

es seductor, pero son sus padres.

Estudiaban en el camerino de sus padres.

-Donde su madre estrenaba y él decía que estaba

en el camerino de su padre, y luego, Luis, repitiendo lo mismo.

Jesús.

Antes has hecho referencia

al equipo de Merlo-Larrañaga.

Quedó un poco en el aire.

Tenían un repertorio y compañía.

No triunfó por celos profesionales.

-Se percibe una cierta serenidad que ha ido dando la edad,

porque es una familia donde la convivencia

donde era muy difícil,

y durante los años, Caco se ha quejado de muchas cosas,

lo ha dicho públicamente,

y ahora, mirando hacia atrás, a pesar de todo...

Somos una familia.

Eso es maravilloso.

Los papás, pese a todos los celos y incertidumbres,

intentaron ser una familia. Es una también María Fernanda,

la madre, y Amparo Rivelles.

(HABLAN A LA VEZ)

-Y la hija de otro papá.

-Si les ponemos el foco en las 24 horas del día,

seguramente ocurrían historias como ellos, otra familia.

Hay muchas cosas, como los Gutiérrez Caba...

El momento terrible que tenemos que decir adiós en el mejor momento,

sin saber el truco de Jesús Mariñas

en sus masajes del pie.

Os emplazo la semana que viene tendremos otro momento maravilloso

de estos personajes más queridos como es Marisol.

Marisol y Antonio Gades,

que lucha por ser un arte Pepa Flores libre.

Va a ser fabuloso.

Una saga que nace en Málaga.

De la niña prodigio que creció en sus calles.

-Tenía tanta luz y tan importante...

-De ser un fenómeno de masas...

-Desaparece de la escena.

-Para mí es la mejor madre.

-Se casó con el hijo de su descubridor.

-Una Marisol más libre.

-¿Qué problema es enseñar el cuerpo?

-Como Pepa, encontró el amor conla fama internacional.

-Esta una persona arrolladora.

-Disfruta de un retiro voluntario.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El debate - La saga Larrañaga Merlo

Lazos de sangre: El debate - La saga Larrañaga Merlo

21 ago 2019

Programas completos (18)
Clips

Los últimos 210 programas de Lazos de sangre

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. María

    Pues a mi María Luisa Merlo me parece infantil.

    30 ago 2019