El chef Gonzalo D'Ambrosio nos adentra en el mundo de la gastronomía, a través de los productos autóctonos de las comarcas que vamos a visitar. Gonzalo D'Ambrosio nos deleitará al final de cada programa con un plato que recoge todo lo vivido y aprendido en su ruta, pero eso sí, con su toque personal en cada receta que prepare.

4893939 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Las rutas de Verónica - Alt Empordà - ver ahora
Transcripción completa

(Canción de música pop en catalán)

¿Veis cómo se me mueve el pelo?

Esto es obra del viento de la tramontana.

Y es que estoy en Girona, concretamente, en el Alto Ampurdán.

En esta comarca, el carácter férreo de su gente

se ha forjado a lo largo de siglos y siglos

de frenar las invasiones de los piratas que llegaban

por este mar.

Pero si se conoce a esta región es por su gastronomía,

que fusiona lo mejor del mar y de la tierra

y que se ha hecho con muchos premios internacionales.

Bienvenidos a "Las rutas de Verónica" por el Alt Empordà.

(Sintonía del programa)

(Canción de música pop en inglés)

Aunque parezca mentira,

en el Alt Empordà hay muy buena mozzarella de búfala.

Y es gracias al empeño de una familia de la zona

que se ha dedicado siempre a la ganadería.

Con la crisis tuvieron que reinventarse

y optaron por el cuidado de las búfalas,

unos animales que veré ahora con Lluís,

aunque no sé bien cuánto me podré acercar a ellas

porque a priori me dan algo de respeto.

¡Buenos días, Lluís!

Hola, ¿qué tal, Verónica?

Te pillo ordeñando las búfalas. Sí, ordeñando un poco.

A hacer la mozzarella después.

Yo la mozzarella la asocio

a Italia. No sabía que aquí se hiciese también.

Ya desde el 2010

se hace en España también mozzarella de búfala española.

La búfala tiene la grasa y la proteína más altas

que la vaca. Y la mozzarella queda...

Deja mejor gusto. La mozzarella queda

más esponjosa, más... Mucho mejor.

(Canción de música folk en inglés)

¿Cuántas veces las ordeñas al día?

Dos veces al día: una por la mañana y otra por la tarde.

¿A ver cómo es?

Dime. Para abajo.

Apretar y...

Me parece un poco... ¡Huy, se nos enfada la búfala!

Yo creo que le he caído mal a esta búfala. No me deja ordeñarla.

Pues no me sale a mí, ¿eh?

Me parece más complicado que ordeñar una vaca.

¡Ahora, ahora, ahora! ¡Ahora!

Venía yo pensando que los búfalos y las búfalas

eran bastante más grandes,

pero son como las vacas. No, son...

Es un animal que genéticamente no se ha tocado. Lleva 3000 años

en la Tierra, 4000 años,... Sí.

...y no se ha tocado ni genéticamente ni nada.

La vaca sí. Se la ha ido mejorando genéticamente,

que casi todas son iguales ahora. Estas no:

las hay grandes y pequeñas. Son como nosotros.

¿Cuántas tienes?

Eh... Unas 400.

Unas cuatrocientas y pico.

Hay unas 250 madres

y 150 jóvenes y unos 10 machos.

¿Y dónde están? Aquí solo veo unas pocas.

Aquí están las que ordeñamos y fuera, en los campos, están...

las demás. Si quieres, las vemos. Pues sí, claro.

(Canción de música pop)

La verdad es que han sido bastante dóciles.

Hemos abierto la valla,

nos han seguido tranquilas. Sí.

Son muy tranquilas. Es un animal muy gregario.

Donde va una van todas.

Yo he pasado un poco de miedo porque estaban como en estampida

viniendo hacia nosotros. Sí.

Cuando salen la primera vez, les gusta correr, hacer ejercicio.

Después, ya se ponen tranquilas.

Lluís, tu familia se ha dedicado toda la vida a la ganadería.

Sí. Pero lo de las búfalas es cosa tuya.

Sí. ¿Por qué?

Esto... En un viaje que hicimos con mi mujer a Italia,

vimos a estos animales y nos entró curiosidad.

Miramos cómo eran, cómo hacían, qué hacían, qué se hacía.

Y vimos que quizá podía cuajar en España y empezamos.

¿Cómo se adaptaron estas búfalas? ¿Y de dónde las trajiste?

Las primeras, de Bulgaria.

Y costó. Costó que se acostumbraran un poco...

al tiempo. Aquí es un país de mucha tramontana.

En invierno, muy fuerte... Sí, la tramontana

que afecta tanto a paisanos

como a animales... A todos.

¿Cómo recibieron las búfalas este viento tan potente?

Al principio, mal.

¿Sí? Pero bueno, se han ido acostumbrando

y ahora, cuando hace viento, se ponen...

las primeras para que las toque el viento.

¿Sí? O sea, que lo disfrutan y todo. Sí.

¿Y cuál es tu empeño con este producto?

De aquí a dos o tres años

todas las búfalas habrán nacido aquí, en esta finca, ¿no?

Y a ver si podemos que sea una raza de España, ¿no?

Pero esa mozzarella está rica, ¿no? Riquísima.

Tengo que probarla. Vamos.

(Canción de música pop en inglés)

Oye, Lluís,

¿por qué la mozzarella viene siempre en bolsas con un jugo?

Porque es el agua de conservación.

Si no, se pondría mala. No se conservaría.

¡Espectacular! Muy buena.

¡Mmm! Está esponjosa,

suave, delicada en el paladar... Y tiene

muchísimo sabor para ser mozzarella,

que suele ser bastante insípida. Sí.

¡Esta tiene mucho sabor!

Un poco a mantequilla incluso. Sí.

¿Puede ser? Sí.

Sí, ¿verdad? Sí, sí.

Qué bueno. Sí, sí.

Aprendiendo poco a poco, vamos mejorando cada día.

Es todo natural, cien por cien natural.

Es un producto al que no ponemos nada, nada.

Además, están pastando y comiendo en el parque natural d'Aiguamolls.

Tras este bocadito, me voy antes de que me pongas el coche...

más perdido. ¡Que ya lo has ensuciado bastante!

(RÍEN)

Me voy con buen sabor de boca, muchas gracias.

Muy bien.

Y adiós. Adiós, adiós.

(Canción de música pop en catalán)

¿A que muchos no sabíais

que en el Alt Empordà hay muy buenas cerezas?

El cerezo se viste de blanco en primavera

y, cuando cae la flor, nace el fruto.

Yo he venido en el momento de la recolección.

Pongo rumbo al pueblo de Terrades,

donde Ferrán me espera en su masía rodeada de cerezos.

¡Qué hermosas estas cerezas, Ferrán!

Son preciosas, ¿verdad? Sí.

Y las estás recogiendo. Es la época en que se recogen.

Sí. Ahora es el mes de mayo y es cuando empezamos.

Si me dejas el capazo, te ayudo encantada.

Conocía la cereza extremeña,

pero me ha sorprendido encontrarla en el Alt Empordà.

Es una zona típica de cereza.

¿Sí? Hace ya...

más de 50 años que se cultiva.

Después de la guerra civil, había mucha crisis en el pueblo

y la gente iba a la temporada de la cereza en Serer,...

Sí. ...que está en Francia.

Sí. Al ver que allí vivían de la cereza,

cuando vinieron, plantaron cerezos y de ahí empezó todo.

Y aquí las condiciones del terreno, el viento de la tramontana...

No sé si esto influye

en que haya buena cereza. Todo influye.

Es un microclima especial con la tramontana,

el tipo de terreno, muy calcáreo, con potasa...

O sea, es terreno calcáreo y tiene potasio.

Tiene mucho potasio y le da un sabor único a la cereza.

¿Cómo es el ciclo de la cereza?

¿Se recoge una vez al año? Sí.

El cerezo empieza a florecer

en el mes de abril... Sí.

...y a los 40 días de la floración empieza la recolección,

que dura otros 40 días, 2 meses, depende.

Y ahora estáis en la recolección. Sí.

Estamos en plena cosecha.

Pues te ayudaré a coger algunas. Gracias.

(Canción de música pop en inglés)

Simplemente, buscar la de color más oscuro.

O sea, las que están más anaranjadas, no.

A esas les falta maduración. Se dejan y se cogen las más negras.

Siempre con rabo. ¿Por qué?

Porque es distinto de la picota.

La picota es la que no tiene rabo.

La picota tiene rabo, pero, si le quitas el rabo a la cereza,

sale el jugo. Sí.

Y la picota no.

Está muy jugosa.

Está en su punto. Y no demasiado dulce. Está perfecta.

Esto es un negocio familiar, ¿no?

Sí. Sí, aquí trabajamos mi hija, mi mujer y yo.

¿Y cómo te dio por esto? Por romanticismo.

Por libertad, porque...

es muy agradable trabajar la tierra, estar en plena naturaleza siempre.

Lo que tiene que ser gratificante también

es que tu hija se dedique a esto.

Sí, mi hija... La generación joven...

Sí, mi hija continuará, supongo, con el cultivo de la cereza.

¿Se comen también como parte de recetas

o siempre crudas como fruta? Sí, si quieres,

mi hija te puede mostrar.

Ella utiliza la cereza para hacer pasteles

y mermeladas...

¡Qué bueno! Sí, sí.

Te puede mostrar cómo lo hace.

Pues sí, claro, ¿dónde está? Ahí, en la masía.

Pues me cuelo en tu casa y le pido

que me haga algo.. Perfecto. Está allí.

¿Me puedo llevar este capazo lleno de frutos?

Estupendo. Podéis usarlas. ¿Sí?

Bueno, Ingrid, vengo de recoger estas cerezas con tu padre

y dispuesta a cocinarlas con la hija.

Con las cerezas suelo preparar una tarta de cerezas con ratafía.

Esto es la confitura de cereza con ratafía, ¿vale?

¿Sí? La hacemos nosotros...

Antes. La dejamos a un ladito

y pasamos a hacer lo siguiente. Vale.

Y con esto vamos a hacer una tarta de cerezas.

Una coca de cerezas será.

Coca, pero no coca como yo entiendo:

una base de pan, con... No.

No, es parecido a un bizcocho.

Lo único es que lo llamamos coca,

pero es lo mismo. Perfecto.

El viento de la tramontana...

decía tu padre que afecta al cultivo de la cereza,

y creo que también al carácter de la gente.

Eso es cierto, aquí... ¿Sí?

Al menos lo escucharéis

muy a menudo por el Ampurdán: "Están tocados por la tramontana".

¿Sí? Ciertamente, tenemos un puntito.

Me decía tu padre que tú también estás metida en esto de los cerezos.

Sí, exacto. Hace 11 años...

me vine para casa y nos pusimos los dos

a seguir con el proyecto.

Ya había empezado casi 30 años atrás, digamos...

Mi abuelo ya tenía alguno. Ajá.

Pero era poquito

y se trabajaba distinto: eran árboles altos

y se cogía con escalera. Y luego él quiso cambiar, ¿no?,

conocer este mundo, cambiarlo

y hacerlo de tal manera

que fuera fácil, práctico y pudiéramos vivir de ello.

Tu padre, la verdad, es que era un poco pesimista

con esto de trabajar en el campo.

Es una lucha constante. Y, si nos llueve o nos cae piedra,

lo perdemos todo

y es empezar con todo el trabajo de un año para el siguiente.

Yo me encuentro a poca gente que trabaje...,

a gente joven, como tú, que trabaje en el campo.

Y mujer menos.

Eso también es cierto. Pero cada vez somos más.

Yo aquí, en medio de los árboles, me siento bien, feliz,

con mi familia cerquita...

Estoy fuera, me toca el sol, el viento...

Es una experiencia superpositiva.

Le pones ralladura de naranja. Sí.

Yo este bizcocho lo hago parecido, pero le pongo ralladura de limón.

La naranja con la cereza

marida muy bien. ¿Sí?

Sí, mejor que el limón.

Por último, si quieres poner la esencia de vainilla...

¿Al horno cuánto tiempo? Al horno,

unos 40 minutos, y los últimos 10 con un papel de aluminio encima...

¿A qué temperatura?

A 170.

(Canción de música soul en inglés)

Cómo huele, ¿eh? A panadería, a bollería, a pastelería.

Y está calentito aún, ¿eh?

Está precioso.

Ha quedado muy bien. ¡Cómo se ven esas cerezas que hemos puesto!

Está superesponjoso.

Y lo que más me gusta

y me parece distinto con respecto a otros bizcochos

es el toque de la cereza, obviamente.

Le da un toque...

No está excesivamente dulce, como la cereza en crudo,

y además tiene un punto ácido.

Ciertamente. ¿Sí?

La ratafía le da el punto dulce. La ratafía

es el licor ampurdanés... Exacto.

...que le echamos a la cereza. A la confitura.

Ahora entiendo mejor que te guste trabajar

en el campo porque luego tienes aquí, en casa,

tus propias cerezas, lo que recoges... He estado recogiendo

con tu padre y este bizcocho me sabe mucho mejor tras trabajar.

Te da más satisfacción. ¡Claro!

Ahora estamos muy en paz las dos, y más después de este bocadito.

Sí. ¡Mmm!

(Canción de música pop)

Prohibidísimo venir al Empordà y no dedicarle tiempo

a una protagonista culinaria de la zona:

la butifarra, que es el embutido catalán por excelencia.

Aquí se echa al arroz, a las alubias;

se mezcla con huevos, con calamares, y se toma sola, como todo embutido.

Hay de muchos tipos, pero dicen que una de las preferidas

es la butifarra dulce, que aprenderé a hacer ahora con Ricard.

# ...apagar en mi corazón

# la llama que prendiste.

# Que tú prendiste.

# ¿Cómo voy a respirar, perderte así,

# volver a entrar en juego?

# ¿Cómo te podré olvidar?

# El cielo es ahora

# sin ti

# el suelo.

# ¿Qué tengo que hacer # para que veas que me importas?

Pero ¡bueno, Ricard! Si yo te esperaba aquí solo

y, de repente,... -¡Hola!

...te veo acompañadísimo. Y muy bien acompañado.

Estoy al lado de la generación futura

y de los maestros que nos enseñaron.

Haciendo butifarra, y butifarra dulce.

La hacemos entre todos los carniceros de Gerona.

Hacemos que todos estos productos artesanos

duren y duren para siempre.

Si me dais alguna tarea... -Claro que sí.

Me puedes echar un poco de sal mientras yo voy amasando la carne.

¿Esto es carne de...? Carne de cerdo, magra.

La butifarra normal se puede hacer con una carne que no sea tan magra.

Pero con la butifarra dulce sí que es importante que sea muy magra.

Azúcar puedes poner ya, ¿eh? Ah, también.

Si alguna particularidad tiene esta butifarra

es que tiene casi casi tanto azúcar como carne.

# -¿Cómo te vas a marchar? # ¿Y adónde irás?

# Ahí fuera nadie te espera.

# Date una vuelta.

¿A los jóvenes también les gusta la butifarra dulce?

-Hay veces que les gusta y veces que no.

Es un producto que o te gusta o no.

Ricard, ¿y esto siempre se hace entre hombres? Veo a tres hombres...

-Indiscutiblemente que no.

(RÍEN TODOS)

-Si algo tenemos nosotros es

tener grandes mujeres

que nos acompañan en todo. ¿Sí?

# -¿Qué tengo que hacer # para que veas que...?

¿Cuál es el origen de esto, Joan?

-Nació en las masías,

en las masías del Ampurdán.

La gente que iba en tiempo de siega...

Ajá.

Los pocos productos que podías llevártelos al bolsillo

y tenerlos en el campo, bajo el sol, todo el día.

# -Porque no sé lo que tú quieres,

# pero sí lo que yo siento.

¡Qué raro hacer...

una butifarra con limón!

-Bueno... Con ralladura de limón.

Creo que la ralladura le da frescor al embutido.

Sí. ¿Quién te enseñó a hacer esto, Ricard?

-Pues, aparte de Joan, que es mi gran compañero,

pues la propia herencia.

¿Sí? Sí, sí.

Esto se traspasa y es lo que vas aprendiendo.

Descubrieron que el azúcar es un gran conservador y hacía

que todo el año tuvieras una gran butifarra.

De aquí viene a comerla fresca,

cuando está acabada de hacer, elaborada,

y después seca.

La hemos presentado al Centro de Alto Rendimiento Deportivo.

Es el único producto de proteína y azúcar que dura cuatro meses.

Es una barrita energética natural. ¿La mezcla va ahí?

-Va aquí, se levanta... Lo metéis en la tripa.

Es como hacer un chorizo, una chistorra...

Lo bonito es que esta carne se deja macerar unos 15 días.

Entonces, lo que le hemos echado hasta ahora

es azúcar, sal, ralladura de limón y no sé si lleva más.

-Bueno, hay gente de nuestro colectivo

que le pone un poco de canela.

Cuando la cueces, la canela sube mucho el sabor de la carne.

# -Ay, pero dime

# cómo he de acercarme a ti # para romper este silencio.

# Porque no sé lo que tú quieres, # pero sí lo que yo siento.

# Dime qué más quieres de mí. #

¿Cuánto tiene que estar secando?

-Bueno, si la quieres cocinar, la puedes cocinar enseguida,

pero, si la quieres comer seca, que también se come seca...

Como embutido. Como embutido.

Lo hacemos con esta fina, con esta,

porque el dulce cuesta muchísimo secarlo.

Sí. Estarías dos meses tranquilamente

para secar una butifarra de este tamaño.

¿Esto se puede probar?

-¡Sí, que tienes ahí cortadita!

(Canción de música pop en catalán)

Pero qué especial, ¿eh? ¡Muy especial!

De hecho, parece una locura, pero me recuerda...

a las golosinas que son de gelatina, pero muy densas...

Eso de textura.

Y de sabor, de repente me viene como el recuerdo de un bizcocho de yogur

que lleva limón, porque predomina el limón.

Y esta que es dulce y cocida, ¿también?

¡Fantástica! -Sí.

Es el gran postre... La voy a probar.

-Esta está cocinada con canela.

¡Oh! ¡Buenísima!

(RÍEN)

Es muy diferente a la otra, mucho más pastosa...

Esta sí que recuerda un pelín de nada...

a la textura del chorizo,

pero un poco más glutinosa. -Muy bien.

Y de sabor no tiene nada que vez con el chorizo

porque es muy dulce. (RÍEN)

Me voy muy sorprendida

con este embutido tan exótico para mí

y sobre todo valorando el trabajo de los carniceros locales.

Cada uno decide qué condimentos, cómo sazonar su embutido...

-Cuesta mucho sonsacarles a los otros qué ponen.

¡Ah, pero eso no, no!

Es un secreto. Cada uno...

debe cocinar como le guste, ¿no? Sí.

Todos lo hacemos casi igual, pero no.

Pues no sé cuál es el mejor, pero el vuestro me ha encantado.

-¡Pues muy bien!

¡A ver si nos lo acabamos!

¡Yo creo que sí! ¡Para eso estamos!

En la zona más rural y verde del Alt Empordà,

más verde aún que esta por la que conduzco ahora,

es donde pastan las vacas autóctonas.

Son de la raza albera, que ha estado al borde de la extinción,

pero ha sobrevivido gracias al empeño de ganaderos como Marta.

Vamos a conocerla a ella y a sus preciosos terneritos,

que viven en régimen extensivo y ecológico.

(Canción de música folk en inglés)

Todos estos terneritos que tenemos detrás

son de la raza albera. Sí.

Es una raza autóctona que vive en la sierra de la Albera.

En su origen, solo quedaba un rebaño de unas 350 vacas

y ahora hemos hecho...

pequeños rebaños... Ajá.

...por toda Cataluña... ¿Los habéis separado?

Sí, hemos hecho núcleos reproductores

un poco distribuidos por toda Cataluña

para que, si algún día llegaba un incendio o una enfermedad

en la finca donde están,

en la finca Baussitges,... Sí.

...no se extinguiera esta raza.

Porque está en peligro de extinción. Sí, solo quedan 600 animales ahora.

Los criais en régimen ecológico.

Sí, en extensivo y en ecológico.

¿Ecológico quiere decir que esto es lo que comen ellas a diario?

Y que además no ha sido tratado con productos químicos.

Ajá.

¿Y estos terneros viven aquí, duermen aquí...?

¿Siempre en el exterior? Siempre.

Es una raza acostumbrada a vivir en un bosque

porque en la sierra apenas hay campos. Esto es una excepción.

Entonces, ellas buscan su refugio cuando hay tormentas

o el viento típico de aquí,

que es la tramontana... Ajá.

Siempre buscan refugio en el bosque.

No conocen refugios así, un refugio hecho por el hombre.

Entonces, ¿pueden denominarse salvajes?

Salvajes en el sentido de que viven en la montaña, en el bosque,

y que serían independientes de nosotras, sí.

Pero no salvajes porque son agresivas o tienen mal carácter. En absoluto.

Es una vaca supertranquila. Es muy espabilada, eso sí.

Aquí solo hay machos. ¿Por qué?

Porque los machos,

excepto los que guardamos para sementales,

no pueden quedarse en el rebaño madre

porque los adultos los echarían fuera.

Es como un herbívoro salvaje: el macho joven

se llevaría unas vacas... ¿Sí?

...para hacer otro grupo lejos. Sí, guardan mucho

del comportamiento ancestral de los herbívoros.

Marta, ¿y cómo te has visto tú involucrada en un proyecto así,

que protege una raza autóctona de tu tierra, Cataluña?

Bueno, porque esta raza estaba en la finca de mi familia.

No querían seguir adelante y a mí me supo mal que, tras tanto esfuerzo,

la raza pudiera desaparecer.

Para que no esté en riesgo de extinción, tenemos que llegar,

si no me equivoco, a partir de 9000 individuos.

Vamos por 600,... ¡Uf!

o sea, aún nos falta mucho trabajo. Mucho.

Ahora voy a seguir recorriendo el Alto Ampurdán

y me gustaría visitar algún huerto.

No sé qué producto es imprescindible conocer desde sus orígenes aquí.

Bueno, es muy típica la cebolla de Figueras.

Característica de ella es que no pica, que es dulce.

Pues me voy a ver si encuentro un huertecillo para ver

esa cebolla de Figueres, ¿no? Sí.

(Canción de música pop en inglés)

Salvador, ¿esto qué es? Es cebolla de Figueras.

No es cualquier cebolla. Se encuentra muy poco. Tiene más sabor.

Es muy distinta, una cosa distinta. Ajá.

¿Esto qué es? ¡No es una semilla! Es una planta.

Llevamos la semilla al semillero.

Te ponen la semilla en las cajas que has visto allí

y luego sale la cebolla.

¿Y cómo se coloca bien? Enséñame.

Con el dedo, mira.

Digo yo que cebolla de Figueres solo crecerá en Figueres o alrededores.

No. Vas a Castilla y León

y quizá también encuentras cebolla de Figueras,

pero la semilla ha salido de aquí.

¿Y qué tiene este terreno para que crezca esta cebolla?

Es muy arenoso. Y el microclima también es muy diferente.

¿El viento influye, la tramontana?

Según el cultivo, sí o no. La tramontana...

molesta mucho a veces más bien... ¿Molesta en vez de ayudar?

Muchas veces sí, porque estás a punto de coger la "mongeta del ganxet"

y está a punto de cuajar... Sí.

...y la rompe todo.

Y eso no interesa.

Oye, Salvador,

ya pocos cultiváis esta cebolla. Sí.

No sé, ocho o diez. O menos. ¿Y por qué tan pocos?

Porque la gente se está hartando del tiempo,

de las enfermedades, de los animales... Todo.

Salvador, esto es duro, entonces.

Sí. Te tiene que gustar.

¿Y a ti por qué te gusta? Siempre lo he hecho:

de pequeño, de familia y... Me gusta, no sé, es como un hobby.

Y quedamos cuatro prejubilados.

¿Y con qué tomáis esta cebolla? ¿Con qué está rica?

Pues mira, o la hacemos en ensalada o con sofrito...

¿Y con ternera de Albera se toma?

Hay que hacer el sofrito.

Me voy al restaurante de Joan Jordà, un chef joven con estrella Michelin,

y me va a hacer un plato

con esta cebolla y con ternera de Albera.

Sí, la ternera de Albera es famosa.

(Canción de música pop en catalán)

Hola, Joan y Màrius, o viceversa. (AMBOS) Hola.

Diferenciaros es difícil.

-Aquí tienes una ventaja:

gafas redondas es Màrius; gafas cuadradas, Joan.

Tengo la suerte de cocinar con los chefs españoles

que antes o más jóvenes recibieron una estrella Michelin.

Tuvimos la suerte

de que nos reconocieran el trabajo nuestro, de la familia,

con una estrella, y mira.

-Aquí estamos. -Fue el regalo de Navidad.

¿Sí? -Sí, sí.

Menudo. Vaya regalo.

Sí, sí. Y uno que me vais a hacer a mí.

Sí. Vais a cocinar algo con esto.

Ternera de aquí, de la Albera.

Es un producto de kilómetro cero que es excepcional.

Y con la cebolla de Figueres. Sí.

Que vengo justo de plantarla.

¿Cómo hacemos? -Es un tartar tradicional.

Vamos a cortar esta carne.

¿Qué tiene de especial la ternera de la Albera?

-Tiene muy poca grasa, no tiene infiltrado,

como podríamos tener en otro tipo de ternera,

pero es una carne muy sabrosa.

Y la condimentaréis como cualquier tartar.

Exactamente, vamos a seguir una receta clásica,

pero que nosotros, ya desde jovencitos,

lo hemos hecho un poco a nuestro modo.

-Nosotros, para intentar

que este huevo crudo no modifique tanto el gusto

de lo que es la carne,

hacemos una mayonesa con la mostaza incorporada.

¿Os lleváis bien en la cocina...

Sí. ...o tenéis rifirrafes de hermanos?

-Yo supongo

que, como todos los hermanos... -Discutimos...

-Hay de todo. -...y luego somos amigos y ya está.

En todas las casas cuecen habas, ¿no?

-Ahora lo que hace Joan es cortar la cebolla de Figueras.

La cebolla de Figueras la usaremos como parte de condimentación.

(Canción de música pop)

¿Por qué cocináis?

No sé si uno arrastró al otro, os viene de familia...

Esto, de pequeños, lo ves en casa cada día al volver del cole.

Empezamos, evidentemente, a copiar cosas que veíamos

y luego a hacer las cosas a nuestro estilo.

Esto, al fin y al cabo, es una receta clásica, de toda la vida,

pero que hemos hecho un poquito nuestra.

Y luego una cosa que, bueno, es un poquito curiosa,

que es este papel de cebolla.

Fue casi un accidente. Hervimos y trituramos una cebolla,

íbamos a hacer un puré... Se quedó ahí seca...

y, cuando llegamos después,

haciendo así, ¡croc!... "¡Ostras, mira!"

# -Si terminamos esta vez

# y nos quedamos juntos...

# -De sol a sol.

# De sol a sol.

¿Cómo os sentís al ser los españoles más jóvenes con estrella Michelin?

Porque os la dieron con 26... 26.

Esto... responsabilidad y sobre todo respeto a la familia.

Creo que, si no hubiera sido gracias a los bisabuelos,

ahora no haríamos lo que hacemos. -No.

# -Para dejarte,

# no debo verte.

# No quiero estar de pie, # no quiero...

Empezasteis superpronto.

No sé si les poníais a vuestros padres la cocina perdida.

-No, mira... -Yo recuerdo una vez,

una Navidad... -Bueno.

-Hicimos unos raviolis. -Sí.

-De mango con foie. -Sí, que lo vimos...

¿Con cuántos años?

(AMBOS) Con 14 años.

-Mi madre nos quería matar.

Los hicimos en la cocina... -Quedó la cocina...

-La vitrocerámica y tal...

Imagínate, cocinándolo y tal...

Todo lleno de aceite... -Los hicimos con almíbar, y se quemó.

# -Solo los dos...

# Si lo terminamos esto,

# de sol a sol. #

-Ahora pone Joan este papel de cebolla

del que hemos hablado y lo sazonamos de izquierda a derecha...

con un poquito de pimentón, coriandro y curri.

Vuestra gastronomía, vuestra cocina,

¿es de esta comarca la mayoría de lo que hacéis?

-Bueno, nuestra cocina es de producto.

Solo que nos centramos en el del Empordà.

-Producto y gusto. -Sí, y luego viene la técnica.

-Cuando pensamos un plato, pensamos primero en el gusto.

Màrius, decías que debía estar bueno y además tenía que ser bonito.

Pues doy fe que es muy bonito

y además va a ser el primer tartar que me tome

con manual de instrucciones. ¿Sí?

(Canción de música pop en inglés)

Se empieza por la izquierda, ¿no?

De izquierda a derecha. Vale.

Este plato evoluciona, decís,

tras varios bocados, pero yo os digo

que evoluciona ya en el primero, pues empieza siendo dulce, luego...

es ácido y al final sale el picante. Sí.

Prueba este trozo con setas.

Es divertido, cambia el sabor... Sí.

...según lo que cojas.

¡Qué bueno! Es todo contrastes.

Está delicioso y me encanta que el plato encarne la evolución

que habéis vivido desde que erais pequeños

y hacíais esas incursiones en el hotel de la familia,

hasta hoy, que tenéis una estrella Michelín.

Nuestra ruta culinaria por el Alt Empordà

para ahora en L'Escala,

un pueblo referencia en la conservación por salazón.

Su fama mundial se la debe a la elaboración artesanal

de productos naturales como las anchoas.

Tradicionalmente, han sido las mujeres, como Teresa,

las que han trabajado en la preparación de ese pescado.

(Canción de música pop)

Ser anchovera me significa que llevo trabajando 30 años.

Me gusta el trabajo y es mi medio de vida, ¿no?

# -Tú, que has andado

# por todas las grandes ciudades...

-El pescado viene del puerto, lo echamos a las mesas,

a unas pasteras, que decimos nosotros,

y allí le tiramos un poco de sal.

Le sacamos la cabeza y la tripa.

# -Viajas a mundos lejanos

# rodeado de...

-Y luego la ponemos en bidones: una capa de anchoas, una capa de sal.

Así hasta llenar el bidón.

# -...y ganaste. # Yo te quiero preguntar...

-Una vez está el bidón lleno, se deja macerar

durante unos seis, ocho o diez meses.

Después ya podemos hacer los botes de sal

o se puede hacer en filetes,

que es lavar el pescado y ponerlo en botes con aceite.

# -Mucho más lejos, dentro...

-Antes la gente compraba el pescado y se lo salaba en casa.

Pero ahora, desde que se vende

y hay tanta producción ya hecha, la gente va a comprarlo.

# -Yo te pregunto...

# si tú fuiste dentro...

# de ti.

-El futuro del oficio lo veo bien.

Se vende mucha anchoa.

# -Fuiste dentro de ti.

# mucho más lejos. #

-Tienen mucho nombre aquí, en L'Escala, las anchoas de L'Escala.

(Canción de música rock en inglés)

"Mar" y "montaña": esas son las dos palabras

que mejor describen la gastronomía del Empordà.

La montaña ya la hemos visto y ahora nos toca el mar.

Para eso nos vamos al puerto pesquero de L'Escala,

donde me espera Isaac, un pescador muy comprometido

con la preservación de la sepia, una especie que ha estado

muchos años en peligro de extinción. A ver qué nos cuenta.

¡Buenos días, chicos! (AMBOS) Buenos días.

¿Ya todo listo para salir a faenar? -Pues...

Hoy lo tenemos complicado. ¿Por qué?

Pues ya lo ves, la tramontana,

que en la Costa Brava un día sí y otro también.

Ya lo he visto. ¡Anda que no pega fuerte!

-El mar está blanco.

Hoy no es día de salir.

No se puede. ¡Vaya!

¿Y qué ibais a pescar? -Pues sepia.

La sepia se ha pescado aquí de toda la vida.

-Es una pesca tradicional, claro.

-Tradicional y fundamental para los pescadores artesanales.

La sepia, el pulpo y el calamar.

¿Y se ha pescado siempre igual? No.

Se empezó con nasas de junco y caña,

luego con las redes de algodón

y al final las redes que tenemos aquí,

que son ya redes de nailon, de tres paños,

que son las que usamos a principios de año para pescar las sepias.

Y creo que la sepia ha estado en peligro de extinción

varios años. -En peligro no exactamente.

Ha estado de baja. Pero es un problema

a nivel del Mediterráneo de todas las pesqueras.

Y vosotros trabajáis para revertir esta situación.

Exactamente.

-Todo empezó con lo que tienes aquí.

Estas redes, cuando las vamos a poner a la mar,

las ponemos por la tarde para recuperarlas al día siguiente

y pescar las sepias reproductoras.

Pero ¿qué nos encontramos en estas redes?

Nos encontramos los huevos

que las sepias y los calamares atan aquí.

¿Qué me dices? O sea, ¿que se enganchan a este cabo?

-Sí, los cefalópodos, que son los pulpos,

las sepias, los calamares, dentro de su biología,

siempre atan los huevos

a un sustrato sólido. -¿Hasta ahora qué hacíamos?

Decías: "¿Qué haces con esto?". Los cogías, los quitabas

y los tirábamos al mar.

Hasta que supimos que estos huevos que tirábamos...

Se perdían. Se pierden.

-¿Y qué pasaba? Que los pescadores mataban a los adultos para comer

y, sin querer, mataban los huevos,

que son los adultos del año siguiente.

Eso para la población es una espiral hacia abajo

año tras año tras año.

Boris, y esto tú lo sabes porque eres biólogo.

Isaac, tú eres pescador.

-Sí. Y entre los dos trabajáis

para cambiar la situación. Y lo habéis hecho.

Exacto. ¿Ahora qué hacéis

con los huevos de los cabos?

Al llegar a puerto, los ponemos en viveros

que tenemos de recolección

y, cuando ha pasado la mitad del tiempo de su maduración,

los introducimos en las incubadoras.

Estas van al mar y de aquí lo que hacen

es acabar de evolucionar, eclosionar y, por sí solos,

salen de la incubadora al mar. Así,

para haceros una idea, logramos salvar el año pasado 800 000 huevos.

-Dentro de lo que parecen olivas hay sepias.

Miden 15 milímetros cuando nacen, como mi uña pequeña.

¿Hay alguna por ahí?

-Aquí. -Míralas, ahí.

Pero ¡si tienen forma ya de pequeña sepia!

¡Esto es un universo maravilloso! (RÍEN)

¡Estoy maravillada! -En cuanto nacen,

ya son capaces de cazar, de cambiar de color, de echar tinta...

¡Qué barbaridad! ¿Y el calamar?

-También lo tenemos aquí.

¡Ay, ay, esto es supergelatinoso! -Sí.

Esto es otra textura. En cada columna

de estas que tenemos aquí hay unos 60 calamares.

Si te fijas, se ven los ojitos, los dos puntos.

Los puntos, cada uno es un calamar. -Solo el ojo no cambia de color.

Pues me parece admirable vuestro trabajo, Boris e Isaac.

Luego esto os lo coméis. -Y tanto.

(RÍE) -Claro, es una especie pesquera.

¿Y cómo os gusta o cómo se hace aquí la sepia?

-Pues hay bastantes recetas tradicionales,

pero la sepia, pues, no sé, con guisantes...

Ah, ¿sí? Con salsa...

Pues a eso voy yo ahora, a comer.

He quedado con un chef que se llama Jaume,

un chef que imprime a sus platos

la creatividad que ha imbuido históricamente a esta zona,

porque en el Empordà se han dado cita

artistas de la talla de Dalí, de Josep Pla, de Joan Miró...

Voy a ver qué hace este innovador gastronómico,

artista en esto de la cocina. -Será riquísimo.

Seguro que sí. Volveré cuando no sople la tramontana.

Te avisamos cuando amaine. ¡Venga!

-Que vaya bien.

(Canción de música pop en inglés)

¡Hola, Jaume!

¿Qué tal? ¿Cómo estamos?

Tú, listo para preparar la sepia. Preparado.

¡Y vaya sepia veo!

Es de aquí, del país, de L'Escala en concreto.

¿Y qué vas a hacer? Una receta, el "niu",

el nido, que es una receta que se encontraba

en encuentros entre pescadores y cazadores, ¿no?

Los pescadores traían en ese momento pescado, la sepia, poca cosa más...

Entonces traían el bacalao,

el pejepalo, la tripa de bacalao...

Y los cazadores traían o el pichón o el tordo o la perdiz.

Cada uno traía su cosa.

¡Fíjate, esto es pichón!

Eso es un pichón, sí, sí.

Y era un guiso que tomaban los cazadores con los pescadores.

Sí, sí. Se reunían... Es una receta de cabaña, digo yo.

De estos de... O en el monte o junto al mar, pero en una cabaña.

Y ahí hacían sus juergas.

Y es un plato super..., riquísimo, vaya.

¿Y pichón por qué? ¿Esta es una zona de caza?

Sí, aquí es zona de caza. Puede ser un tordo, un pichón o una perdiz.

Pichón, que es paloma pequeña.

Sí, sería una paloma torcaz

si fuera silvestre. En este caso, no lo es, pero sería una torcaz.

La patata que ponemos

es una patata recuperada... ¿Sí?

...de una patata francesa. Ellos la llaman charlotte.

Se están haciendo ya en el Ampurdán. Es muy dúctil, muy agradable

porque cuece muy bien, no se deshace,

pero sí que, al ponerla en el paladar, al dar el bocado,

es esencia total, ¿no?

Es "¡Qué graciosa es, qué bonita es,

qué paladar tiene esa patata!". Es buenísima.

Jaume, me hablabas de un plato mar y montaña,

pero predomina el mar, ¿no?

Porque, además de la sepia,

has echado el bacalao, el pejepalo...

La tripa del bacalao. Sí. Y el caldo de pescado.

Y después solo añadimos, en montaña, el pichón

y, obviamente, el morro de ternera, que da también un punto gelatinoso

a todo el caldo que se ha guisado aquí.

¿Y cuánto tiempo hay que cocerlo?

Eso son 20 minutos.

(Canción de música pop)

# -...giran un sol del mundo

# y todo lo que tengo

# se ha convertido en polvo, # en un incendio,

# y, desde que estamos juntos,

# mi casa es un desierto...

¿Cómo se come esto? No tenemos platos...

-Yo creo que iría directamente a la olla, ¿no?,

al puchero, y con una cuchara y degustar aquí

toda la historia. Los pescadores y cazadores

que lo comían en la cabaña no tendrían platos

para todos. Lo comerían de la olla.

De cuchillo, nada. Nada.

Todo con cuchara.

# -Y algunos días sale el sol.

El caldo está buenísimo, muy equilibrado, no tan potente

como esas sopas de pescado o marisco que a veces...

No, es un caldo educado, por decirlo así.

"Educado" es la palabra.

Supereducado. (RÍE)

Y la sepia, que ansiaba probarla, me ha maravillado.

Hay gente a la que no le gusta esa textura, que cuesta deglutir,

pero a mí sí. Y esta está tierna.

¿Quién te enseñó a hacer esto? Bueno...

Es una cocina de cocineras de antiguo,

de las masías del Ampurdán. Sí.

Normalmente, había masías importantes

donde una cocinera cocinaba para la familia durante todo el año.

Había eventos muy importantes como el nacimiento de un hijo,

el bautizo de un hijo, la boda

de un hijo también, el entierro...,

y también en días de la siega, que venía una cocinera extra.

Esa es la que llegaba tres días antes,

miraba en el patio todo el corral que había

y decía: "Hoy, pato; mañana, oca, y pasado, pollo".

O sea, que aquí sois de comidas opíparas,

muy generosas. Generosas, sí.

Me ha gustado mucho este plato

porque llevo todo el viaje hablando de la gastronomía del Ampordà,

que es la fusión perfecta del mar y la montaña,

pero este plato es

la perfecta conjunción de ambos ámbitos.

Es el equilibrio del terreno.

El equilibrio del terreno, muy bien.

Me lo he pasado muy bien en el Ampurdán.

Venid porque, además, la gente es encantadora.

# -...me quieres, # pero no lo dices.

# Y algunos días sale el sol.

# Y otros me encuentro un poco raro.

# Gira, gira hasta mí,

# que aquí te espero yo. # Llámame los días que lo necesites.

# Creo que me quieres, # pero no lo dices. Gira,

# gira hasta mí, # que aquí te espero yo.

# Llámame los días que lo necesites.

# Creo que me quieres, # pero no lo dices. Gira,

# gira hasta mí. # que aquí te espero yo. #

Las rutas de Verónica - Alt Empordà

54:11 15 dic 2018

La primera parada del periplo de Verónica por el Alt Empordà le lleva a degustar una mozzarella de búfalas traídas desde el extranjero pero totalmente aclimatadas a su nuevo hábitat. A continuación, Verónica ayuda a Ferrán a recolectar cerezas. Con el capazo lleno, se llevará estas cerezas para elaborar con ellas una coca, nombre que recibe un dulce de la zona. El programa también da cabida al ancestral método de conservación y envasado de la célebre anchoa de L'Escala. Llegados a este punto del viaje, Verónica se dispone a conocer dos elementos esenciales de la comarca: la ternera de raza Albera y la cebolla de Figueres. Ambos son ingredientes principales de la receta que hacen los hermanos Jordà. Verónica también tendrá tiempo para probar la butifarra dulce, una peculiaridad del Alt Empordà. Para finalizar su recorrido, Verónica conocerá cómo se está implantando un método de pesca sostenible de la sepia y probará dicha sepia dentro de la receta "El Niu" que aglutina productos de la tierra y el mar.

La primera parada del periplo de Verónica por el Alt Empordà le lleva a degustar una mozzarella de búfalas traídas desde el extranjero pero totalmente aclimatadas a su nuevo hábitat. A continuación, Verónica ayuda a Ferrán a recolectar cerezas. Con el capazo lleno, se llevará estas cerezas para elaborar con ellas una coca, nombre que recibe un dulce de la zona. El programa también da cabida al ancestral método de conservación y envasado de la célebre anchoa de L'Escala. Llegados a este punto del viaje, Verónica se dispone a conocer dos elementos esenciales de la comarca: la ternera de raza Albera y la cebolla de Figueres. Ambos son ingredientes principales de la receta que hacen los hermanos Jordà. Verónica también tendrá tiempo para probar la butifarra dulce, una peculiaridad del Alt Empordà. Para finalizar su recorrido, Verónica conocerá cómo se está implantando un método de pesca sostenible de la sepia y probará dicha sepia dentro de la receta "El Niu" que aglutina productos de la tierra y el mar.

ver más sobre "Las rutas de Verónica - Alt Empordà" ver menos sobre "Las rutas de Verónica - Alt Empordà"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Guida Segui

    Esta mozuela no tiene ni idea de lo que es una estampida!

    09 ene 2019

Los últimos 133 documentales de Las Rutas de...

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 54:13 pasado sábado Nuestro presentador viaja a Burgos, la provincia con más conventos y monasterios de toda España. Y esto, ha marcado su gastronomía. Gonzalo comienza elaborando morcillas de Burgos y ayudando en la preparación de un plato muy dulce: bombón de morcilla.

  • 53:01 09 nov 2019 Gonzalo recorre el Baixo Miño y las Rías Baixas. Su primera parada le lleva a conocer lo que para algunos es "la vampiresa del agua" y, para otros, "la reina del Miño": la lamprea, un manjar que degusta cocinada de forma tradicional en Arbo. En Tui descubre las peculiares "Sopas de burro".

  • 54:01 02 nov 2019 Nuestro presentador viaja hasta la ciudad autónoma de Melilla. En sus 12 kilómetros cuadrados conviven cuatro culturas y una rica gastronomía que no entiende de fronteras. Gonzalo descubre que musulmanes, hebreos, hindúes y cristianos están unidos por la comida y por una celebración común: las bodas.

  • 54:08 26 oct 2019 La Semana Santa en Zamora está considerada como uno de los acontecimientos religiosos más importantes del año. Y Gonzalo es, en esta ocasión, testigo de primera mano de la gastronomía de estas fechas. Comienza en Jambrina haciendo ristras de ajos, ingrediente fundamental del típico.

  • 55:32 19 oct 2019 Gonzalo D'Ambrosio hace un viaje gastronómico por diferentes lugares de España.

  • 54:14 12 oct 2019 Gonzalo D'Ambrosio hace un viaje gastronómico por diferentes lugares de España

  • 55:21 05 oct 2019 Gonzalo empieza su ruta en Huelva, buscando la preciada gamba blanca. Asiste a una subasta de pescado y puja, esta vez, por una raya para cocinar un plato muy típico: la raya al pimentón. Todo el que visita esta tierra no puede irse sin degustar otro manjar, las fresas.

  • Presentación 4 temporada

    Presentación 4 temporada

    00:25 25 sep 2019

    00:25 25 sep 2019 El chef Gonzalo D'Ambrosio vuelve a echarse a la carretera a lomos de su flamante descapotable para conocer de primera mano las bondades gastronómicas de nuestro país. Este viaje le llevará a descubrir nuevos mundos en Huelva, los ingredientes del futuro en Alicante, las cocinas de un Monasterio de Burgos, o las influencias de otras culturas en Ceuta y Melilla. "Las Rutas D'Ambrosio" son la conjunción perfecta entre tradición e innovación, recetas clásicas y cocina de vanguardia, gastronomía y viajes. Y tú, ¿te subes a su coche?.

  • Ibiza y Formentera

    Ibiza y Formentera

    54:01 06 abr 2019

    54:01 06 abr 2019 Gonzalo D'Ambrosio viaja hasta las islas Pitiusas: Ibiza y Formentera. La primera parada de nuestro presentador le lleva a conocer en la menor de estas islas los campos de un agricultor ecológico. Y es que esta isla, bautizada por los romanos como "Frumentaria", era la isla del trigo.

  • La Axarquía malagueña

    La Axarquía malagueña

    55:41 30 mar 2019

    55:41 30 mar 2019 La comarca de la Axarquía, oriente en árabe, se extiende por la costa malagueña desde la capital hasta la provincia de Granada. En los pueblos de costa, hay una gran afición a la pesca con caña en orilla. Y todo lo que se captura acaba cocinado en espeto que es la manera tradicional de asar.

  • 00:43 29 mar 2019 Gonzalo pone pie en tierra en la Axarquía Malagueña, una comarca con notables influencias históricas y gastronómicas de la cultura árabe. Aprendemos a cocinar con flores y a recoger aguacates, porque el clima peculiar de la zona permite el cultivo de frutas tropicales com esta

  • 53:58 23 mar 2019 Gonzalo comienza su viaje por la comarca de Urola Kosta, la cuna del navegante Juan Sebastián Elcano. Degustará deliciosas tapas, tan típicas del País Vasco y aprenderá con unas vecinas a limpiar anchoas en el puerto de Guetaria.

  • Tierra de Campos

    Tierra de Campos

    53:52 16 mar 2019

    53:52 16 mar 2019 Gonzalo inicia su viaje por Tierra de Campos para descubrir la gastronomía de esta comarca, que ocupa gran parte de las provincias de Palencia, Valladolid, Zamora y León. Su primera parada le lleva a conocer los palomares de Castroverde de Campos y degustar el pichón estofado, el plato estrella.

  • 53:53 09 mar 2019 Desde Cabo Finisterre, Gonzalo arranca su viaje por Costa da Morte. Llegará a Corme, cuna de uno de los mejores percebes gallegos y acompañará a Roberto, un percebeiro, a recoger tan preciado manjar.

  • La Siberia extremeña

    La Siberia extremeña

    53:24 02 mar 2019

    53:24 02 mar 2019 La segunda reserva de agua más grande de Europa, está en Extremadura. Y en la comarca de la Siberia, más concretamente. Esto es algo que se ha ido imponiendo en el día a día de sus gentes y, por supuesto, también de su gastronomía.

  • 54:23 23 feb 2019 El viaje gastronómico de Gonzalo por las islas continúa por Mallorca. Allí aprenderá a cocinar un producto muy tradicional pero poco conocido: los caracoles. No hay fiesta que se precie que no se complete con una degustación de estos moluscos con la contundente salsa mallorquina.

  • Poniente granadino

    Poniente granadino

    56:14 16 feb 2019

    56:14 16 feb 2019 En el extremo occidental de Granada se encuentra la comarca del Poniente granadino. Gonzalo visita Riofrío, uno de los parajes naturales por excelencia del término municipal de Loja también conocida como la "Ciudad del Agua".

  • 55:19 09 feb 2019 Gonzalo D'Ambrosio desembarca en Menorca, una isla que se encuentra en un lugar estratégico tanto militar como comercial. En este viaje conocerá a Rafael, un ganadero empeñado en la conservación de la raza menorquina de vaca roja. Su carne, ingrediente principal del Brou, plato típico menorquín.

  • 55:15 02 feb 2019 Gonzalo aprovecha la bajada del rio Eo hasta su desembocadura para conocer la Comarca de Oscos-Eo, en el extremo occidental del Principado de Asturias. Nuestro presentador conocerá a Jorge, un cuchillero en Santa Eulalia de Oscos casado con una japonesa.

  • Tierras sorianas

    Tierras sorianas

    55:43 26 ene 2019

    55:43 26 ene 2019 Nuestro presentador visita Soria, escenario de las primeras luchas del Cid Campeador. El frío marca su gastronomía. Gonzalo inicia este viaje en Ágreda para conocer un cultivo de cardo rojo. Un producto que tanto en crudo como cocinado vale la pena probar.

Mostrando 1 de 7 Ver más