Actualmente más del 70% del litoral español está urbanizado. Esta serie documental, producida en colaboración con el Ministerio de Medio Ambiente, estudia la evolución de la costa y la riqueza de los ecosistemas acuáticos, ofreciendo un espectacular viaje audiovisual.

4090222 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
Las riberas del mar océano - Gimnesias y Pitiusas - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

Tras brillos mediterráneos, y olor meridional,

emergen bondadosas briznas de tierra ocre doradas y verdes.

Cantos de serenidad, que en el pasado invitaban a vivir

la vida en silencio.

Compartiendo el destino sombrío del campo,

y al latir al son del mar entre artes de pesca,

y espumas de azul y blanco.

Sus acantilados, calas y playas,

descubren nuestros sentimientos más profundos.

Y sus valles quebrados refugian el alma,

aligerada con silencios y sonidos de vida.

Es el archipiélago baleárico.

La Gimnesia mayor Mallorca, y la Gimnesia menor Menorca,

Son las dos islas mayores del archipiélago.

Alrededor de ellas, como satélites con personalidad y atributos propios

la isla Dragonera, y el sud archipiélago de Cabrera,

observan sosegadas el paraíso.

Con el último ascenso y estabilizado del nivel del mar,

se inició la ocupación permanente de las islas.

2.000 años antes de Cristo ya estaban habitadas,

y sus pobladores nos dejaron Talayotes y Navetas.

Torreones de piedra que combinaban la función defensiva

con la religiosa y funeraria.

Es posible que sus habitantes aprendieran de las fugitivos

de la guerra de Troya al lanzar la Honda.

Fenicios, Cartaginenses y Romanos se asentaron en las islas,

dejando numerosos vestigios de su presencia.

Pero, no realizaron transformaciones apreciables,

en el paisaje litoral.

desde entonces no han dejado de recibir viajeros

con actitudes diversas.

Colonizadora, conquistadora, pacifica.

A comienzos del siglo XX se inició la última invasión.

Formada por minorías procedentes de en su mayor parte centroeuropa,

buscando, vivir la vida en silencio y latir al son del mar.

A partir de la década de los 50 del siglo pasado,

el archipiélago balear, fue el paradigma

del turismo de masas de sol y playa y del todo en uno.

De su mano se produjo una transformación profunda

de su territorio y de su régimen económico y social,

principalmente en Mallorca

y en menor medida en Menorca, Ibiza y Formentera.

Con el turismo como justificación

se experimentó con pautas urbanizadoras del litoral

que primaban el desarrollo socioeconómico

sobre la sostenibilidad ambiental,

ignorando los procesos físicos que tienen lugar en los acantilados

lagunas litorales playas y dunas.

Este capítulo se dedica al archipiélago baleárico,

Gimnesias y Pitiusas,

solar mediterráneo de cultura conocimiento y turismo.

explicaremos la razón ser de su belleza y su personalidad.

También analizaremos las transformaciones

que el hombre ha inducido en el litoral

especialmente en los últimos 50 años.

Descubriremos cómo se ha llegado a la situación actual,

y cuál es la posible evolución del litoral balear,

y nos preguntaremos si ha merecido la pena

tanto encono por destruir el paraíso.

las crestas de la cordillera bética

que se extiende desde Gibraltar hasta Córcega y Cerdeña,

emergieron dando origen al archipiélago Balear.

este proceso se gestó hace unos 25 millones de años,

cuando colisionaron los continentes

de Eurasia y África.

Partiendo de Denia y navegando con rumbo este,

las primeras islas que se avistan son las Pitiusas.

Un sudarchipiélago formado por Ibiza y Formentera,

y por pequeños islotes cercanos a sus costas.

Detrae, Espalmador, Espaldel.

Tras ellos, escondidos en la historia de sus gentes,

mitos y realidades, religiones y anhelos,

vidas de esfuerzo al ritmo de la naturaleza.

Las Pitiusas sufren de escasez de lluvias.

La reducida profundidad

y la naturaleza de sus fondos marinos,

nos embriaga con sus juegos de luces

y la vida de ella discurre mansa, pacífica.

Las Gimnesias se diferencian notablemente,

Ubicadas más al norte,

reciben lluvias periódicas acompañadas de vientos fríos.

Desde la sierra de la tramontana, hasta sus costas meridionales,

discurre el agua por torrenteras arroyos y ríos menores,

y en su seno se almacenan las aguas subterráneas

antes de alcanzar la mar.

Hace 13.000 años, cuando finalizaba la última glaciación,

y el nivel del mar se encontraba a 120 metros por debajo del actual,

Ibiza y Formentera formaban una única isla,

no así Mallorca y Menorca que se mantuvieron separadas.

El clima de las islas es típicamente Mediterráneo,

En invierno el archipiélago

está sometido a la acción de los vientos y el oleaje

por los cuatro costados.

Las borrascas pueden alcanzar las islas

por los cuatro puntos cardinales.

EL Mediterráneo es un mar semiserrado,

caracterizado por un área de población muy intensa,

de forma que si serrásemos el estrecho de Gibraltar,

el nivel en el Mediterráneo descendería

del orden de un metro por año.

Esto implica que existen unos intercambios

entre el Atlántico y el Mediterráneo muy significativo,

unas corrientes marinas en el Mediterráneo

que son intensas y variables

y estas corrientes conjuntamente con el oleaje y con el clima

modelan, determinan y de hecho, modulan

el litoral de las islas Baleares.

El paisaje de la cara norte de las tres islas mayores,

lo define el encuentro de las serras tramontana en las Gimnesias

y las serra Elssas Mun en Ibiza.

Una costa de acantilados de incomparable belleza.

Quizás sea por el juego de luces y reflejos

entre el mar y los acantilados,

o por la embriagues de nuestros sentidos.

Pero, desde la atalaya de las tres islas,

casi se puede tocar la orilla del mar.

Durante los últimos 9.000 años,

la acción erosiva de los vientos y de las olas del noreste,

han orientado la costa norte de Mallorca e Ibiza

hasta acomodarla paralela a sus crestas.

Los acantilados de la costa norte de Menorca

la isla más oriental, el frontis del promontorio

están tallados por los temporales del Golfo de León,

aún más recios y temibles que los del noreste.

La acción de las olas y la diferente resistencia de la roca,

han conformado en las tres islas una costa acantilada

con una alternancia de entrantes y salientes,

puntas y calas, cabos y ensenadas, que no dan refugio en invierno

pero, que te protegen del sol

y te reciben con su serenidad y quietud

en los largos días estivales.

Las cumbres separan las aguas de lluvia que traen las borrascas

en dos cuencas vertientes: del lado norte

las aguas descienden vertiginosas

por torrenteras y arroyadas, hasta alcanzar el mar

las gravas y las arenas se acumulan entre farallones verticales

formando playas efímeras que aparecen y desaparecen

según domine la furia de las olas

o la capacidad de acarreo de los cursos de agua.

En este entorno agreste y bravío

sólo resisten los grandes bloques de piedra

desprendidos del acantilado y apilados en la orilla.

Las olas se encargan de echarlos a rodar,

chocar entre sí, y deshacerse en pequeños tamaños

que caen rápidamente en las aguas profunda.

allí, van rellenando el fondo del mar

lenta pero inexorablemente,

hasta que dentro de unos millones de años,

un nuevo choque de continentes los vuelva hacer emerger

formando parte de una nueva cadena de montañas.

Bajo el agua, a varios metros de profundidad,

el acantilado finaliza en un fondo de roca casi horizontal,

es la rasa, un vestigio de la capacidad erosiva

de las olas y de la dinámica marina

que acoge entre sus grietas y canales una fascínate fauna.

Donde la pendiente del acantilado no es muy pronunciada,

se asientan pequeños pueblos de pescadores,

constructores artesanales de gradas y abadaderos,

donde resguardan sus chalanas y llaus

las olas del viento y del sol.

Temprano por la mañana, con las primeras luces

y al atardecer, cuando el horizonte enrojece,

suenas las cadenas y los chigres

arrastrando el carro sobre el que descansa la embarcación.

Pero entre tanta dificultad geográfica hay algunos paraísos.

Alargadas caras que ofrecen un abrigo natural frente al oleaje.

A su alrededor medraron pueblos que vivieron del mar.

Hoy todos ellos tornaron al turismo y la navegación deportiva.

Sus calles y sus plazas de viejas piedras

guardan en silencio

los sufrimientos de las familias del mar.

La costa litoral compite en belleza

con los acantilados del norte balear.

En Menorca, la costa del Millor tal como la vemos hoy en día,

se debe a la compleja interacción entre la atmósfera, el océano

y la geología terrestre.

El resultado es una línea de acantilados

de múltiples colores y fuertes pendientes

que de vez en cuando se adentran en tierra

como si fuera las espigas del mar.

Son calas poco profundas de fondo blanco y suave pendiente,

y en su cabecera, reposa las arenas de la playa y de la duna,

sujetadas por pinares.

Tras miles de años de modelado natural

la armonía entre mar y la tierra gobiernan el día y la noche,

pone color en nuestra existencia,

aligera las penurias y acrecienta los sentimientos nobles.

La mayoría de estas calas se formaron

durante la última glaciación.

Bajo su fondo reposan entre 20 y 30 metros

de sedimento de origen calizo enriquecidos con materia orgánica.

La espectacularidad de los acantilados costeros

como éste en punta Nati isla de Menorca.

Se debe básicamente a la naturaleza caliza de su roquedo.

Las rocas calizas,

son rocas, muy resistentes a la gravitación mecánica.

Pero si esas rocas, han sido afectadas

por una deformación tectónica,

presentan abundantes fracturación y grietas.

Lo cual las debilita y provoca o favorece la erosión mecánica

por parte deloleaje y los temporales.

Esta agua de infiltración a través de las grietas

además de su interior, producir una serie de cavidades

que se denominan cavidades kársticos Marinas,

estas cavidades podrán en un momento determinado

colapsar, con lo cual, se producirá un importante

retroceso del acantilado.

Los hombres de la Cultura Talayótica

pudieron observar el proceso de transformación natural

de la costa de acantilados y calas.

Desde entonces, accedemos al mar a través de ellas

pescamos en sus alrededores,

utilizamos las cuevas y los cursos fluviales.

En los últimos 50 años hemos podido observar la transformación humana

de este paraíso Mediterráneo.

afortunadamente la protección de algunas zonas,

nos permite todavía contemplar con fascinación,

el funcionamiento de los sistemas tierra-laguna, litoral-mar.

La vida en las lagunas,

depende de la capacidad de renovar las aguas interiores.

Ante la debilidad de la marea astronómica,

la naturaleza utiliza la energía del viento para esa función.

En las mañanas estivales,

cuando salta la brisa y ventea hacia tierra,

se incrementa el nivel del mar en el interior de la laguna.

Cuanto más larga es la laguna,

y mayor la diferencia de temperatura entre tierra y mar,

mayor es la subida del nivel.

Las aguas saladas limpias, oxigenadas y frescas

pasan todos los días desde el mar a la laguna.

Por la noche, cuando la brisa se invierte,

la laguna actúa como una conducción,

por la que circula el aire terral, cálido y seco.

Esta salida de aire reduce el nivel del mar de la laguna,

facilitando la evacuación de las aguas cálidas

cargada de nutrientes.

Durante las estaciones lluviosas en ausencia de brisas locales,

los cursos fluviales y las aguas subterráneas

renuevan la laguna.

Son Bou, se encuentra en la costa meridional de Menorca,

un cordón litoral de más de 4 kilómetros de longitud.

Tras él, un humedal que renovaba sus aguas a través de pequeñas golas

que intermitentemente se abrían paso entre las arenas.

En el siglo VI, se construyó en el extremo este de la playa,

La Basílica paleocristiana.

En el siglo XII el nivel del mar más alto

favoreció la inundación de la bahía

y posiblemente el abandono del edificio.

Desgraciadamente el hombre urbano,

el civilizado, ha intervenido en este paraje

y ha bloqueado el intercambio de aguas

entre la laguna y el mar,

construyendo una carretera un aparcamiento, y una urbanización

directamente sobre el humedad y la gola del este.

Sin renovación de agua el humedad se extinguirá lentamente.

¿Estarán ya redactados los proyectos de ampliación de la trama urbana?

¿Dónde esta la sensibilidad ambiental y cultural

del hombre civilizado?

¿Por qué no se ha cumplido la Ley de Costas?

¿Quiénes son los responsables?

Lamentablemente, en la costa meridional de Mallorca,

muchas de las calas ya están totalmente urbanizadas.

Los humedales de Porto Colom y Porto Cristo

prácticamente no existen.

han sido suplantados por urbanizaciones, aparcamientos,

paseos marítimos y atraques.

¿Se podría haber alcanzado el desarrollo turístico

sin a haberse llevado por delante

estos entornos privilegiados y únicos

Para ello sólo habría sido necesario

aplicar el conocimiento para no interferir

en los procesos naturales.

Esos que hacen que estos entornos,

sean algo más que un paisaje de portal.

Hace 2.600 años Push Decor Mari Desfalcó, e Ibiza eran islotes

desde los que se podían vigilar la costa y el mar.

Entre aquellos islotes y esta costa circulaban empujadas por el viento,

las aguas marinas ricas en pesca.

Siguiendo los ritmos de la variabilidad climática

y la acción del hombre,

los islotes se unieron con cordones de arena y grava,

confinando una inmensa laguna litoral.

durante el último descenso del nivel del mar,

en los siglos XVII y XVIII

se aisló definitivamente la laguna.

Desde entonces acosada por tierra y mar

ha perdido más de la mitad de su superficie.

Lo queda de ella se conoce por el Estany de Cuvula.

La laguna se rellenó para tierras de labor,

mientras que en su parte más occidental

se explotó como salina.

Por Fuero Real, abastecía gratuitamente a todos los ibicencos,

hasta que confusas actuaciones administrativas

terminaron por entregar las salinas a manos privadas.

Hoy alberga el aeropuerto.

En la capital de la isla

para ampliar las instalaciones portuarias,

albergar el puerto deportivo y construir el paseo marítimo.

Se ganaron tierras al rededor de la playa de Talamanca,

y el islote de Botafoc.

Hacia el sur, la isla se prolonga bajo el agua

formando una sierra submarina que alcanza la isla de Formentera.

Entre ellas, aquí y allá, sin orden aparente,

emergen pequeños islotes que forman estrechos pasillos

de poca profundidad,

donde las olas y el viento se encrespan

alimentado remolinos de espuma y sonidos de mar.

Son los Freus, que jalonan el camino más corto entre las dos islas.

Su forma y orientación,

son el resultado de un sorprendente equilibrio energético

del régimen de oleaje y viento, que alcanzan estas costas

unas veces por poniente y otras por levante.

La tierra firme de Formentera es la parte emergida

de un potente depósito de calizas blancas

que las fluctuaciones del nivel del mar han ido inundando

y desecando sucesivamente.

Los procesos de disolución de la roca

y la intensa evaporación, forman costras calcáreas.

Polvo fino, arena y nódulos de arena y piedra

que añaden cromatismo y textura al paisaje.

El viento selecciona y transporta las arenas más finas

para formar las dunas.

Mientras que el oleaje redistribuye la arena y los nódulos calcáreos

a lo largo y ancho de la costa.

vientos y oleaje, esculpieron las playas del Millor al sur,

y de tramontana y Es Pujols al norte.

Del mismo modo se formaron los cordones litorales

que dieron origen a los dos grandes Estanys de la isla.

El de Pes y el de Pudú.

Dos lagunas litorales muy próximas pero con un futuro bien diferente,

ya que mientras el primero mantiene comunicación con el mar

a través de su bola, el segundo el Estany Pudent,

está condenado, no tiene bola, no recibe aportes de agua,

no se renueva, no sobrevivirá.

La mano del hombre, al igual que en Ibiza,

intervino en la formación del paisaje.

Rellenó las tierras bajas para labranza,

cercó las lagunas y desarrolló el arte de las salinas.

Después, en el segundo tercio del siglo pasado,

construyó el puerto, asfaltó carreteras

y comenzó la colonización urbanística.

El futuro de la isla de Formentera,

depende de la gestión de su borde litoral.

En su mayor parte es blando y fácilmente erosionable y soluble

y su reducida altitud,

le proporciona poca defensa frente a la subida del nivel del mar.

El deslinde del dominio público marítimo terrestre

debería tener en cuenta estas circunstancia.

Nos encontramos en la bahía Alcúdia,

uno de los destinos turísticos más importantes de Europa.

Todos los años procedente del norte de Europa,

llegan a estas playas tan hermosas, con arena tan fina,

miles de turistas a disfrutar y bañarse en estas aguas turquesas.

Hace varios miles de años,

desde el mar procedentes desde el Mediterráneo,

tenían otras culturas,

aprovechando esta maravillosa bahía con otras industrias,

industrias salineras, industrias de pesca.

Desde entonces,

ha habido una profunda transformación del espacio.

La agricultura, Las salinas, y finalmente el turismo,

ocupando la principal barra y la principal cordón litoral,

han transformado esta bahía,

en algo que poco a poco,

va perdiendo su sensibilidad natural

para convertirse en algo artificial.

Abiertas al noreste, abrigadas por la inmensidad de Formentor,

y buscando con la mirada la Gimnesia menor,

se muestran apacibles, cálidas, acogedoras

las playas de pollensa y Alcúdia.

Son cordones litorales,

emergidos definitivamente hace unos 200 años.

A partir Can Picafort la costa de la bahía de Alcúdia

es el borde de una extensa llanura,

elevada entre tres y cuatro metros sobre el nivel del mar.

La acción del oleaje ha erosionado la antigua plataforma

hasta alinearla prácticamente con el cordón litoral.

sobre esta línea de costa,

se construyó entre los siglos VII y VI antes de Cristo,

la necrópolis de Son Real.

Con un nivel del mar más bajo que el actual,

la costa se extendía varios centenares de metros mar adentro,

y posiblemente lo que hoy es, el islote de Porreres,

no fuera más que una parte de la citada necrópolis.

En el siglo XII,

posiblemente el mar llegara unos nueve kilómetros tierra adentro

a la altura de Sa Pobla.

Tras la conquista de Mallorca por el rey Jaime I

se intensificaron los rellenos

de las zonas más humeras de la albufera.

La agricultura y la consolidación de los arenales

entre los siglos XVII y XVIII,

pusieron durante largo tiempo los límites al humedal

hasta que llegó el turismo de masas.

Se canalizaron las golas, se urbanizó todo el sistema dunar

e incluso se relleno tras él una franja de humedal

para levantar una ciudad lineal de hoteles y apartamentos,

desde el puerto de Alcúdia hasta Can Picafort.

Se dijo por entonces

que aquello se hacía para atender las necesidades

del visitante.

Resulta curioso observar la forma de trabajar el mar,

Del lado de Alcúdia el descenso del nivel del mar

y la acción de las olas construyeron el cordón.

Del lado de Can Picafort las olas están erosionando la costa

hasta conseguir alinearla con la playa de Alcúdia.

Busca afanosamente que la costa forme una línea continúa

paralela a las crestas de las olas.

Sin embargo, durante este y los próximos dos siglos,

el nivel del mar ascenderá más de dos metros,

la playa de Alcúdia retrocederá y se reinundará la albufera.

Las olas continuarán

su trabajo escultor de modelado de la línea de costa

amenazando seriamente la integridad física de la necrópolis de So Real

y de las colonias asentadas directamente sobre el borde litoral.

Que deberán protegerse o trasladarse tierra a dentro.

Se dice que fue en las islas Baleares,

donde comenzó el boom turístico de sol y playa,

y la contratación de los servicios todo en uno.

El modelo venía importado de la ribera italiana,

y de las isla caribeñas y Cuba.

También se dice que fue allí donde se inició hace unos 60 años,

la construcción desmedida y desaforada de la rivera del mar.

Posiblemente sea al oeste de la ciudad de Palma,

donde el descontrol y la aplicación del desarrollismo económico,

se ha aplicado con mayor furor.

La entusiasta incitación al desarrollo sin limites ni reglas,

a intercambiar, negociar y enriquecerse como último objetivo.

Ha formalizado conductas delictivas y corruptas,

entre algunos responsables municipales

y profesionales del sector tal y como ocurrió en Andratx.

En mayo del 2006, el Govern Balears

había catalogado más de 24 municipios de baleares,

con alto riesgo de inundación.

Entre ellos Andratx y toda la bahía deAlcúdia.

La tormenta ha entrado en Mallorca por el sur

por las zonas turísticas de Calvià y y Andratx,

En pocos minutos la combinación del viento la lluvia y el granizo,

han provocado multitud de daños

afortunadamente no ha habido victimas personales.

El 15 y 16 de diciembre del 2008,

cayó sobre el municipio de Andratx una tromba de agua y granizo

que se prolongó durante varias horas.

El torrente que desemboca el puerto de Andratx se desbordó,

inundando viviendas caminos y fincas

varias carreteras locales quedaron cortadas

por desprendimientos de tierra y deslizamientos de laderas.

¿Quiénes corren con los gastos de este despliegue de servicios?

¿Y quiénes pagan los costes de rehabilitación?

¿Fue una emergencia natural, inesperada e insólita?

¿O provocada por la incorrecta ordenación del territorio?

En los últimos años se ha iniciado en las islas

un tímido proceso de racionalización de los usos del litoral.

Ha sido esencial el papel de los movimientos ciudadanos,

empujados por el sentimiento de desarraigo

que la masificación turística está produciendo,

por la voluntad de recuperar los elementos naturales

y culturales del archipiélago,

y por reflotar los viejos estilos de vida

rural y marinera.

Se están firmando convenios entre el Govern Balears

y los principales operadores turísticos,

para promover un desarrollo sostenible del turismo

que asegure los recursos naturales

y el futuro de la actividad en la comunidad.

Se habla de cooperar, de colaborar, para afrontar una nueva época

en la que el turista exige calidad del paisaje

y gestión sostenible de los recursos.

¿Hemos alcanzado la madurez colectiva, social y ambiental,

para cambiar el modelo de desarrollo a cualquier precio,

por la calidad de paisaje y gestión sostenible de los recursos?

Es fácil caer en la tentación de repetir el modelo ya agotado,

del desarrollo basado en el turismo de masas,

asociado a la construcción depredadora.

Las islas tienen más de 1.000 kilómetros de costa,

reserva de aguas limitadas, y una oferta energética

basada principalmente en el consumo de carbón y petróleo.

¿Cómo se debe gestionar la escasez de los tres recursos fundamentales

suelo, agua y energía para no agotarlos en esta generación?

¿Cuántos habitantes pueden residir de forma permanente en las islas?

¿Pueden acoger cualquier número de visitantes temporales?

¿Deben los visitantes y la industria turística,

contribuir a la recuperación y conservación del medio natural?

¿Seremos capaces de enfrentarnos a este nuevo reto

sin caer en la tentación de dejarlo, para la siguiente generación?

¿Qué debemos hacer?

¿Ocupar la costa totalmente

y proteger las propiedades teniendo alto riesgo de ser arrolladas

por los agentes naturales?

¿o reordenar y ubicar lo mal hecho?

¿Quién se beneficia en cada caso y quién debe correr con los gastos?

Hay voces que claman por repetir el desarrollo del siglo pasado.

Sin embargo las circunstancias económicas, sociales

y ambientales de España, no son las mismas que en 1960

cuando se lanzó el boom del turismo y la urbanización de la costa.

Debe una sociedad moderna

que es consciente del deterioro ambiental de nuestras costas

permitir que se repita esta experiencia.

¿Cómo debe ser para nosotros los ciudadanos?

¿Un modelo de gestión sostenible de la costa?

No basta con desearlo y decirlo ardientemente

hace falta saber cómo se puede hacer y tener voluntad de hacerlo.

Subtitulación realizada por Francisco José Fernández Rey.

Las riberas del mar océano - Gimnesias y Pitiusas

45:53 30 jun 2017

La prolongación de las Sierras Bética y Penibética, al penetrar y sumergirse en el Mediterráneo, cabalgan entre cuencas oceánicas y emergen, con extraordinaria belleza, en el archipiélago balear. La Gimnesia Mayor (Mallorca), y la Gimnesia Menor (Menorca), son las dos islas de mayor superficie. Alrededor de la más grande, la isla de Dragonera y el archipiélago de Cabrera. Al Sur, Las Pitiusas, Ibiza y Formentera, que durante la última glaciación, hace 13.000 años, formaban una sola isla.

Histórico de emisiones:
28/11/2010

La prolongación de las Sierras Bética y Penibética, al penetrar y sumergirse en el Mediterráneo, cabalgan entre cuencas oceánicas y emergen, con extraordinaria belleza, en el archipiélago balear. La Gimnesia Mayor (Mallorca), y la Gimnesia Menor (Menorca), son las dos islas de mayor superficie. Alrededor de la más grande, la isla de Dragonera y el archipiélago de Cabrera. Al Sur, Las Pitiusas, Ibiza y Formentera, que durante la última glaciación, hace 13.000 años, formaban una sola isla.

Histórico de emisiones:
28/11/2010

ver más sobre "Las riberas del mar océano - Gimnesias y Pitiusas" ver menos sobre "Las riberas del mar océano - Gimnesias y Pitiusas"

Los últimos 14 documentales de Las riberas del mar océano

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuestro legado

    Nuestro legado

    42:04 28 jul 2017

    42:04 28 jul 2017 En el capítulo "Nuestro legado" se hace balance y se trata de responder a algunas preguntas relacionadas con los derechos fundamentales de todos los españoles, los derechos y las obligaciones de las diferentes administraciones, las consecuencias futuras de agotar los tres recursos fundamentales: suelo, agua y energía, el agotamiento de la capacidad de defensa del litoral ante sucesos extremos, grandes temporales, maremotos y el ascenso del nivel del mar, la pérdida de los grandes valores ambientales de nuestra costa: lagunas litorales, rías y estuarios, ramblas y acantilados, playas. Histórico de emisiones: 19/12/2010

  • Legalidad y conocimiento

    Legalidad y conocimiento

    48:40 21 jul 2017

    48:40 21 jul 2017 La Ley de Costas promulgada en 1988 proclama que la ribera del mar, rías, marismas, albuferas, marjales y esteros son bienes del dominio público marítimo-terrestre estatal. En su Exposición de Motivos, la Ley, contiene un catálogo de prácticas negativas de ocupación del litoral, que, pasados los años, no han disminuido, sino que muy al contrario de lo deseado, se han ampliado e intensificado. Histórico de emisiones: 12/12/2010

  • 46:51 14 jul 2017 El archipiélago canario está formado por siete islas, Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife, La Gomera, La Palma y el Hierro además de otros islotes menores y numerosos roques. Se trata de islas de origen volcánico cuyo substrato se formó al separarse África de América. Histórico de emisiones: 05/12/2010'

  • Gimnesias y Pitiusas

    Gimnesias y Pitiusas

    45:53 30 jun 2017

    45:53 30 jun 2017 La prolongación de las Sierras Bética y Penibética, al penetrar y sumergirse en el Mediterráneo, cabalgan entre cuencas oceánicas y emergen, con extraordinaria belleza, en el archipiélago balear. La Gimnesia Mayor (Mallorca), y la Gimnesia Menor (Menorca), son las dos islas de mayor superficie. Alrededor de la más grande, la isla de Dragonera y el archipiélago de Cabrera. Al Sur, Las Pitiusas, Ibiza y Formentera, que durante la última glaciación, hace 13.000 años, formaban una sola isla. Histórico de emisiones: 28/11/2010

  • 45:50 23 jun 2017 Los pueblos primitivos que encontraron su principal fuente de alimentación en las riberas del mar, se asentaron en las proximidades de la costa, sobre acantilados y promontorios. Histórico de emisiones: 21/11/2010

  • Los deltas

    Los deltas

    45:24 16 jun 2017

    45:24 16 jun 2017 Los deltas son acumulaciones de sedimentos depositados en la desembocadura de los ríos por las sucesivas avenidas. Allí, la acción marina del oleaje y las corrientes los dispersan a lo largo de la costa y hacia mar abierto. Histórico de emisiones: 14/11/2010

  • 44:32 09 jun 2017 Hasta mediados del siglo pasado, el litoral español estaba festoneado por un amplio número de lagunas. Eran la vía de comunicación entre los sistemas oceánico y continental, e intercambiaban, en los dos sentidos, agua, materia y energía, motores inagotables de diversidad biológica. Hoy, la superficie de estas lagunas está reducida a su mínima expresión, rodeadas por urbanizaciones, calles y carreteras. Histórico de emisiones: 07/11/2010

  • Estuarios históricos

    Estuarios históricos

    44:02 02 jun 2017

    44:02 02 jun 2017 Como una línea dibujada por un dios griego, la costa atlántica de Andalucía, es un arco de parábola interrumpido por múltiples ballestas. Entre ellas discurren los ríos Guadiana, Piedras, Odiel y Tinto, Guadalquivir, Guadalete y Barbate. Ya cerca de Tarifa, tras la playa de los Lances, serpentea el río Jara. Son los estuarios históricos. Durante milenios, visitados dos veces al día por la marea, que llegaba con sus aguas frescas, salobres y oxigenadas. Hoy, sólo algunas mareas vivas consiguen inundar los estuarios de la Andalucía Atlántica. Histórico de emisiones: 31/10/2010

  • 44:48 26 may 2017 Las rías cantábricas constituyen unos ambientes costeros excepcionales. Muchas de ellas están, en su mayor parte, ocupadas por campings, carreteras y urbanizaciones que lenta, pero inexorablemente, reducen el ritmo vital de sus humedales. Histórico de emisiones: 24/10/2010

  • 45:30 19 may 2017 A finales de los años 40, se podía caminar en grandes franjas de litoral español sobre playas de arena dorada. Primero líneas férreas y carreteras, más tarde autovías y autopistas, invadieron las arenas y dunas de las playas. Histórico de emisiones: 17/10/2010'

  • Orden en el caos

    Orden en el caos

    45:15 12 may 2017

    45:15 12 may 2017 La costa, es un organismo vivo, que está en permanente proceso de remodelación y embellecimiento gracias a los procesos geológicos y a la acción de las dinámicas marina y atmosférica. El resultado es un paisaje de gran belleza, complejidad y multiplicidad de colores y texturas en el que habitan flora y fauna diversas, capaces de soportar fuertes variaciones de salinidad. Histórico de emisiones: 10/10/2010

  • La historia compartida

    La historia compartida

    47:02 05 may 2017

    47:02 05 may 2017 Hace 9.000 años el hombre inició la transformación de la corteza terrestre para adecuarla a sus intereses y necesidades.

  • Las costas españolas

    Las costas españolas

    47:37 03 oct 2010

    47:37 03 oct 2010 La transformación de las costas españolas ha sido enorme en los últimos 50 años. Apenas quedan espacios vírgenes en nuestro litoral.

  • Entre el mar y la tierra

    Entre el mar y la tierra

    50:40 26 sep 2010

    50:40 26 sep 2010 Desde la Ley de las Siete Partidas, hasta la ley de costas, apoyándonos en la Constitución, defendemos que el litoral español es de todos los ciudadanos; pero deltas, playas, acantilados, lagunas, estuarios y rías del litoral español están sometidos a una gran presión urbanística y en gran medida han sido privatizados.

Mostrando 1 de 1