www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
954440
No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

-¿Qué me diste?

¿Qué me diste, que así me has cambiado?

De nieve noguera, de rojo pasión.

No me alejes de tu vera

que sin ti no hay para mí remisión.

Hola. Hola, ¿de dónde vienes?

Hoy ha sido mi primer día en el colegio.

¿Cuál? El mejor de la zona.

Si solo hay uno... ¿Y por qué lo preguntas?

(RÍE) ¿Y qué tal?

Dos chicas tenían la cabeza rapada. Tres chicos llevaban el pelo verde

y la esvástica nazi tatuada en el cuello.

Los jóvenes ahora se expresan así. Yo también.

¿Te raparás la cabeza? No.

Les eché de la clase. Serás antigua...

(SUSPIRA) Hola. AMBOS: Hola, Rosa.

Qué día me han dado.

Una persona deprimida detrás de otra.

Todo el mundo hecho polvo. Para mí que es el cambio climático.

Te recuerdo que trabajas de psicóloga

en un centro social para personas con problemas.

¿Esperabas encontrarte con los payasos?

¿No era un manicomio? No, eso ya no existe.

Es un centro de salud para personas en situaciones límite

tipo divorcios, suicidios, asesinatos, mal rollo, herencias...

En fin, trastornos de conducta. Qué horror.

Doroti, ¿puedes prestarme tu estola de visón?

¿Con el calor que hace?

Ahora solo llevan piel los gatos. ¿Vas a salir?

No, se quedará en esta cocina a 35 grados con el visón puesto

y se comerá dos platos de fabada, a ver si revienta.

De aquí lo único que necesito es un pepino.

¿Para qué? Para ponérmelo en los ojos.

En rodajas. (RÍEN)

Tendrás problemas de visión. Es buenísimo para los párpados.

Reduce las bolsas y elimina las arrugas.

¿Y sirve para la parte interna de los muslos?

Ay, no sé, cariño, los míos no lo necesitan.

Son dos pistas de patinaje. (RÍE)

¿Y con quién sale que necesita pepinos?

Con Alfredo. Será vegetariano. ¿Quién es Alfredo?

Todo lo que dice de él es que los dientes de delante son suyos

y de trasplantes, solo tiene la coronilla.

Y... ¡Ah! Y el fin de semana se iba a Colombia.

Sí, le gusta mucho el trópico. Y a mí.

Te despelotas con una facilidad... ¡Y se ve cada cosa!

Es maravilloso pasar un fin de semana romántico

a nueve horas de avión y luego, una vez allí,

los únicos solteros que ves menores de 80 años

o son terroristas o traficantes de cocaína.

Terroristas y traficantes...

Me encantaría tener 20 años otra vez.

Y yo escabecharía por tener 40.

Hoy he sufrido el shock de mi vida. Los chicos del pelo verde.

Estaba en el recreo hablando con unas niñas de 18 años...

¿Y las entendías? Calla, memo.

Qué carácter. Sigue, venga.

A esa edad, son guapas hasta las feas.

¿Hasta las que tienen granos? Yo llevé aparatos hasta los 23.

Por eso te casaste a los 40.

Hablando con ellas se me olvidó que yo soy tan mayor.

Es lo que tiene hablar, que rejuvenece la leche.

Era una más. Qué bonito.

Fue maravilloso, pero cuando entré en el coche,

eché un vistazo al retrovisor y casi me da un infarto.

Me encontré con una vieja que me miraba fijamente.

Y no la reconocí. ¿Y quién era?

Ah, una ladrona que se metió para robarte el coche.

Si es que con la crisis... Era yo.

Ah... Entonces, sí que era vieja, sí.

Rosi, te he cogido prestados unos pendientes.

Dios, me gustaría hacerme la cirugía antes del fin de semana.

Blanca, ¿quién es Alfredo? Alguien sencillamente maravilloso.

Es muy galante, un caballero perfecto,

un gran bailarín

y no hace ruido cuando mastica el chicle que nunca se saca.

¡Qué bonito, no hace ruido con el chicle!

¿Y cuando come? Ah, no voy a entrar en detalles.

Masticar está en los primeros puestos de mi lista,

inmediatamente después de la inteligencia.

No habla alto en el cine,

no se toma a sí mismo la presión arterial...

Y está interesado. ¿Interesado en qué?

Rosa, si tienes que preguntar eso, mejor hablamos de otra cosa.

Anoche se me declaro. (DE ASOMBRO) ¡Ah!

¿Qué, qué, qué? ¡Espera! ¡Blanca!

¿Una semana que le conoces y ya se te ha declarado?

A nuestra edad no hay tiempo para noviazgos.

¿Y si fuera el estrangulador de Boston?

Estaría muerto y convertido en una reproducción de cera.

Deberías conocerle mejor.

Y no somos tan mayores.

Yo, personalmente, me siento como de 37.

Eso puede ser amnesia.

Quiere una respuesta esta noche. AMBAS: ¿Esta noche?

¿Y qué le vas a contestar?

No lo sé, estoy llena de dudas. Ay, no me extraña.

Estas cosas se piensan despacio.

Solo una semana y me parece que le conozco de toda la vida.

Mejor, así te cansarás antes de él. No quiero perderlo.

Voy a arreglarme.

¡Ay! Y si se casan, ¿qué será de nosotras?

Esta es su casa. Pues nada, nos vamos y ya está.

No tenemos dinero para comprar una casa.

Ni buena nómina. ¿Qué damos de garantía, el cocinero gay?

Nadie se va a casar. Vamos a hablar con Blanca.

Seríamos las damas de honor. Yo pamela no quiero, ¿eh?

Quiero uno de esos sombreritos con un velo que cae...

Eso, a ver si te confunden con la novia.

No, no es que quiera coger protagonismo...

Llaman a la puerta ¡Blanca!Pasa.

¿Podemos pasar? Sí.

Qué vestido tan bonito. Y los zapatos, preciosos.

¿Has pensado ya lo que le vas a decir a tu Romeo?

Sí. ¿No se llama Alfredo?

Lo he pensado, pero...

Todavía no lo sé. Ay...

¿Y cuándo lo vas a saber? Pues...

Supongo que cuando me lo oiga salir de mi boca.

Que esto no es un eructo, se trata de un matrimonio.

Y una decisión equivocada te puede llevar al abismo.

Sí, y a la cárcel.

Con ese vestido, por escándalo. Vaya escote, hija.

¿Qué creéis que pensaría Jorge, mi marido,

de esta relación con Alfredo?

Si estuviera vivo, seguramente no le gustaría nada.

Al estar muerto, no creo que pusiera inconveniente.

Me gustaría que supiera que estoy feliz.

Ah, pues pone un e-mail. Pero si lo ve esta noche.

Digo al muerto. ¡Ah, claro, qué buena idea!

Aunque nunca podría ser tan feliz con Alfredo como lo fui con él.

Él lo sabe, Blanca, él lo sabe. Sí, de toda la vida.

Tus sentimientos y pensamientos van directos a él.

Sí, directos. Directos, directos.

Te comunicas mediante tu corazón. Tú también puedes hacerlo, Doroti.

¿Yo? Pero si no sé ni ponerle un mensaje a mi madre,

como para charlar con un difunto.

Timbre

¡Es él! Llega temprano.

Y todavía estoy sin terminar de maquillarme.

No, un poquito de chapa y pintura. Además, el amor es ciego.

Ya abrimos nosotras. Vale.

Tú, tranqui, ¿eh? Gracias.

Me pregunto cómo será el tal Alfredo.

Por la edad, tendrá pelos hasta en las orejas.

Y a mí eso me da un asco...

Hola, chicas. ¿Me echáis una mano?

Mamá, ¿qué pasa? A mí nada. ¿Y a ti?

Eso es una maleta. Genial, Rosa.

Ya veo que has terminado de formación profesional.

¿Qué haces aquí?

Si tuviera fuerzas, te daba un par de bofetadas.

¿Es esa manera de recibir a tu única madre?

¿Has tenido varios padres?

No, me alegro mucho de verte, pero no te esperaba. ¿Ha pasado algo?

Nada grave. Todo el mundo está bien.

Ningún muerto. Solo se quemó la casa.

¿La casa? ¿Eh?

Estás perdiendo hilo, lo que te faltaba.

¿Cómo ha ocurrido? Qué tragedia. ¿Cómo has llegado aquí?

Creía que pasaste la menopausia, pero te veo igual de acelerada.

¿Quieres hablar en serio?

¡Me has preguntado ocho cosas a la vez!

Déjame a mí, que yo sé.

A ver, Sofía, ¿por qué no nos avisaste?

¿Te han echado de la residencia? ¿Te encuentras bien?

¿Cómo has venido? Volando.

Llamé a mi amiga Mary Poppins y me prestó el paraguas.

¿Tenéis una copa de orujo, que tengo la boca seca?

No habrás venido andando, mamá. Hija, que la tonta es esta.

Vine en taxi. ¿En taxi? ¿Y cuánto te ha costado?

No me he fijado porque lo vas a pagar tú.

Deberías haberme llamado. ¿Para qué?

Lo mismo me dices que no venga. Te habríamos ido a buscar.

Soy perfectamente capaz de manejarme sola.

Entonces, paga.

Menos con los números. Es que yo soy de letras.

Toma.

¿167 euros? Pero si la residencia está a la vuelta de la esquina.

Es que el taxista era rumano. ¿Qué tiene que ver?

Dijo que había un coste adicional por tener chófer bilingüe.

Ya me encargo yo de esto. Vaya jeta.

Anda, Sofía, ven aquí.

Ven aquí y siéntate, que debes estar exhausta.

¿Por qué? Vine en el taxi sentada, no empujándolo.

¡Sofía! ¡qué alegría verte! (RÍE) ¿Y tú quién eres?

Soy Blanca. Si me conoces perfectamente.

Ah, sí, es que así disfrazada, me pareciste una prostituta.

Ah... Qué cosas dices, Sofía...

No ha querido decir eso. Por supuesto que quise.

Mírala, mi taxista se volvería loco con ella.

¿Puedo servirme algo de comer

o sigue la locaza del asistente haciendo platos imposibles?

Con lo chiquitaja que es, vaya carácter...

Le pasa a muchas viudas.

Las mujeres necesitamos compañía.

¿Y si le regalamos un hámster? Me refiero a hombres.

A su edad no padece furor uterino. Un hombre.

¿Y si la llevamos al hogar del pensionista

a ver si encuentra algo? Una depresión.

Ella necesita a alguien joven. Ya está, le regalamos un cachorro.

Sí, de león, para que cuando crezca se la coma.

Qué manía te ha entrado con los animales.

Oh...

Timbre ¡Yo abro, yo abro!

(RÍE) -Qué alegría, cariño.

Besos

Estás radiante.

Eso se lo dirás a todas.

Ven, te voy a presentar.

Esta es Rosa. Encantada.

Doroti. Doroti.

Hola, Alfredo. Y Sofía.

Debes ser la hermana de Blanca.

A ti te han operado mal de las cataratas.

A Sofía se le acaba de quemar la casa.

¡Eso es terrible!

A mí no me lo parece. Mamá...

Un caserón de madera carcomida con más años que la tos.

¿Era un hotel?

Si te casa con este, no tengas hijos,

te pueden salir koalas. (RÍE)

Era la residencia más cara de la zona.

Y como la zona es una mierda, imagínate la residencia.

¿Ha habido muchos heridos?

No me enteré bien, porque cuando empezó

el olor a barbacoa salí pitando. No me lo creo.

¿A quién se le ocurre poner una alarma en un asilo?

A mí me parece buena idea. ¡No seas lela!

¿Quién puede salir corriendo cuando se disparan las sirenas?

Aquello parecía el desembarco de Normandía.

Y si hay fuego, ¿cómo se les comunica a los ancianitos?

Por código Morse, que es lo único que pillan.

Pobres, si la mitad van con andadores

y la otra mitad no se levantan de la silla.

¡Qué barbaridad! Llamaré a la residencia.

¡Llama, llama!

¿Sabes qué le pueden hacer esas sirenas

a unos corazones que laten un par de veces por semana?

¡Es una cerdada! Eh... Cariño, debemos irnos.

Tenemos reserva. Sí.

Señoras, un placer. Igualmente.

Adiós, ¿eh?

Es un encanto, ¿verdad? Sí...

Que lo paséis bien. Gracias, igualmente.

Ese hombre es un patán. Es maravilloso.

¿El qué? ¿Ligar con un patán?

¿De qué hablas? De nuestra situación.

Nosotras estábamos tan solas...

Y entonces, por un milagro, nos encontramos unas a otras.

No, las dos respondimos a un anuncio que nos encontramos

en el supermercado para compartir la casa de Blanca.

¿No fue el destino el que obró el milagro?

¿Esta qué se echa en el desayuno?

¿Qué tiene que ver la resurrección con que vivamos aquí las dos?

Para mí fue un milagro.

Nuestros maridos murieron, nuestros hijos se fueron

y de repente algo nos unió.

La falta de dinero para comprar una casa en Ibiza.

Estábamos solas.

Y aún tenemos muchos años por delante.

¿Qué podríamos hacer?

Tú dedicarte a la cría de gusanos de seda.

Hacen mucha compañía.

(TARTAMUDEA) Le dará el sí.

Seguro, yo lo sé. Cuando sé es que lo sé.

Rosa, no te pongas así. No puedo evitarlo.

Blanca necesita un hombre. -Y yo dos.

Para tener de quita y pon.

Era broma.

Blanca me contó que, cuando murió Jorge,

en el funeral, se ligó a un restaurador.

¿Y a quién restauraba: a ella o al difunto?

Al altar mayor de la ceremonia. No puede vivir sin un hombre.

¿Sabes a qué me refiero? No sé qué hago levantada.

Lo mismo que acostada: nada. Aquí todas dormís solas.

Me voy a la cama aunque sé que no voy a pegar ojo.

No quería preocuparte, lo mismo ni se casan, ¿eh?

No es por eso,

es que estoy enganchada con un profesor de la UVI.

¿Le dio un infarto?

No, le pegó un tiro un estudiante por suspenderle.

Qué barbaridad... Ya no se dialoga, ¿eh?

Necesito dormir como una marmota.

Yo no te encuentro tan hortera. Ni yo a ti tan loca.

Me quedo roque y ya ni me muevo.

(IRÓNICO) Qué divertido.

Hay días que me levanto con el pelo igual que me acosté.

El exceso de laca produce migrañas.

Carlos, sin embargo, se mueve como un bailarín de reggaetón.

Su lado de la cama parece el escenario de una orgía.

Tu marido ha muerto.

Qué mala eres, ¿para qué se lo recuerdas?

Murió hace 15 años.

15 años, 4 meses, 3 semanas, 5 días

y 48 minutos.

Pero hablando de él en presente me parece que seguimos juntos.

Por mí no te cortes. Tengo una amiga bruja

que me contacta los sábados por la noche con Elvis.

No sabéis cómo me canta el "My way".

Ese era Frank Sinatra.

A propósito de tu marido, mejor pon un cubierto en la mesa.

Guapa.

Hola.

Hola. Hola, ¿cómo fue?

Una velada maravillosa.

Fuimos a Joyce, ¿vosotras habéis ido?

Sí. ¿Y qué pasó?

Que pedí patas de cangrejo.

Nunca las había comido. ¿Vosotras las habéis comido?

Sí, Blanca. ¿Qué pasó?

Que me tranquilizó ver que no tenían ojos.

Tranquiliza saber que las patas no tienen ojos.

Ya sabéis que no como nada que me mire.

Y yo nada que se mueva. ¿Como qué, caballos?

Me refiero a las ostras. ¿Se mueven?

Sí, y bailan samba fuera de carnavales.

Pero deben ser brasileñas. ¿Qué tendrá que ver?

Las ostras se mueven despacio, pero se mueven.

Pero son tímidas y hay que mirarlas de reojo.

Siéntate.

(RÍE) Blanca, ¿te casarás con Alfredo?

Casarse con Alfredo, casarse con Alfredo...

Le ha dado un yuyu.

Enamorarse a los 50 reblandece el cerebro.

Ya está bien.

¿Te casas o no te casas? Sí, la semana que viene.

Tengo que poner una lavadora.

Esta no se casa, hay que impedirlo.

Ya me dirás cómo te las apañas porque está convencida.

Lo sabía, te lo dije.

¿El qué? Que se casa, lo desea.

Pero en una semana.

Los noviazgos largos a nuestra edad

acaban en el crematorio.

¿Y dónde viviréis? Aquí.

¿Y nosotras? Tranquila, nosotras nos iremos.

A hacer puñetas, por lo menos. No había pensado en ello.

No es fácil encontrar un sitio como este. Y tan barato.

Os podéis quedar aquí. Genial, asunto arreglado.

Eres una amiga estupenda.

¿Cómo nos quedaremos a vivir aquí

con una pareja de recién casados haciéndose carantoñas?

Me moriría de envidia. Pues no mires.

Blanca ha dicho que... Os podéis quedar

hasta que encontréis otro sitio. ¿Lo ves?

¿Y si tardamos?

No importa, Alfredo y yo nos vamos de luna de miel

a hacer un safari. No se la comerá una hiena...

¿Un safari lleno de monos jugando con avestruces?

Hm. Qué romántico.

Y con las moscas tsé-tsé y la malaria

y con unas mierdas así de grandes de elefante en la sabana.

Es genial, dormiremos en tiendas de campaña.

Como en Mogambo.

¡Huy, con el morbo que me da eso!

Qué suerte...

A mí estos me encantan. ¡Ah!

¿Te hemos despertado?

Oí un ruido, creí que eran ladrones.

Escondí mis joyas, pero no recuerdo dónde las metí.

Mamá, no tienes joyas.

Gracias a Dios, qué peso me has quitado de encima.

¿Un poco de té? Yo prefiero orujo.

¿No te habías ido a poner una lavadora?

Quería saber si había habido follón. Ay, ¿qué hago?

Beber té. Esta cada día está peor.

Es que si bebo ahora iré al baño toda la noche.

Y despertarme a mí cada 15 minutos.

No, cada 28 o 29. Yo nunca tuve ese problema.

Duermo como un tronco.

No me levanto nunca a medianoche.

Qué suerte. Soy como un reloj.

Siempre orino a las 7. Qué felicidad.

Lo malo es que no me despierto hasta las 8.

¿Un bomboncito? No, prefiero orujo.

¿Y Blanca? En el baño.

Debo hablar con ella. ¿Sobre qué?

Sospecho algo grave. ¿Cómo?

Alfredo. ¿Su Alfredo?

Tiene algo que no me gusta. Pero tú no eres la novia.

Por eso debo decírselo a Blanca. ¿Decirle qué?

Que no se puede casar con él. ¿Por qué?

Miente. ¿Sobre qué?

Sobre todo. Ella se habría dado cuenta.

No, porque el amor anula el sentido.

Creí que era lo contrario.

No ha querido decir eso. Por supuesto que quise.

Mírala, mi taxista se volvería loco con ella.

¿Puedo servirme algo de comer

o sigue la locaza del asistente haciendo platos imposibles?

Con lo chiquitaja que es, vaya carácter...

Le pasa a muchas viudas.

Las mujeres necesitamos compañía.

¿Y si le regalamos un hámster? Me refiero a hombres.

A su edad no padece furor uterino. Un hombre.

¿Y si la llevamos al hogar del pensionista

a ver si encuentra algo? Una depresión.

Ella necesita a alguien joven. Ya está, le regalamos un cachorro.

Sí, de león, para que cuando crezca se la coma.

Qué manía te ha entrado con los animales.

Oh...

Timbre ¡Yo abro, yo abro!

(RÍE) -Qué alegría, cariño.

Besos

Estás radiante.

Eso se lo dirás a todas.

Ven, te voy a presentar.

Esta es Rosa. Encantada.

Doroti. Doroti.

Hola, Alfredo. Y Sofía.

Debes ser la hermana de Blanca.

A ti te han operado mal de las cataratas.

A Sofía se le acaba de quemar la casa.

¡Eso es terrible!

A mí no me lo parece. Mamá...

Un caserón de madera carcomida con más años que la tos.

¿Era un hotel?

Si te casa con este, no tengas hijos,

te pueden salir koalas. (RÍE)

Era la residencia más cara de la zona.

Y como la zona es una mierda, imagínate la residencia.

¿Ha habido muchos heridos?

No me enteré bien, porque cuando empezó

el olor a barbacoa salí pitando. No me lo creo.

¿A quién se le ocurre poner una alarma en un asilo?

A mí me parece buena idea. ¡No seas lela!

¿Quién puede salir corriendo cuando se disparan las sirenas?

Aquello parecía el desembarco de Normandía.

Y si hay fuego, ¿cómo se les comunica a los ancianitos?

Por código Morse, que es lo único que pillan.

Pobres, si la mitad van con andadores

y la otra mitad no se levantan de la silla.

¡Qué barbaridad! Llamaré a la residencia.

¡Llama, llama!

¿Sabes qué le pueden hacer esas sirenas

a unos corazones que laten un par de veces por semana?

¡Es una cerdada! Eh... Cariño, debemos irnos.

Tenemos reserva. Sí.

Señoras, un placer. Igualmente.

Adiós, ¿eh?

Es un encanto, ¿verdad? Sí...

Que lo paséis bien. Gracias, igualmente.

Ese hombre es un patán. Es maravilloso.

¿El qué? ¿Ligar con un patán?

¿De qué hablas? De nuestra situación.

Nosotras estábamos tan solas...

Y entonces, por un milagro, nos encontramos unas a otras.

No, las dos respondimos a un anuncio que nos encontramos

en el supermercado para compartir la casa de Blanca.

¿No fue el destino el que obró el milagro?

¿Esta qué se echa en el desayuno?

¿Qué tiene que ver la resurrección con que vivamos aquí las dos?

Para mí fue un milagro.

Nuestros maridos murieron, nuestros hijos se fueron

y de repente algo nos unió.

La falta de dinero para comprar una casa en Ibiza.

Estábamos solas.

Y aún tenemos muchos años por delante.

¿Qué podríamos hacer?

Tú dedicarte a la cría de gusanos de seda.

Hacen mucha compañía.

(TARTAMUDEA) Le dará el sí.

Seguro, yo lo sé. Cuando sé es que lo sé.

Rosa, no te pongas así. No puedo evitarlo.

Blanca necesita un hombre. -Y yo dos.

Para tener de quita y pon.

Era broma.

Blanca me contó que, cuando murió Jorge,

en el funeral, se ligó a un restaurador.

¿Y a quién restauraba: a ella o al difunto?

Al altar mayor de la ceremonia. No puede vivir sin un hombre.

¿Sabes a qué me refiero? No sé qué hago levantada.

Lo mismo que acostada: nada. Aquí todas dormís solas.

Me voy a la cama aunque sé que no voy a pegar ojo.

No quería preocuparte, lo mismo ni se casan, ¿eh?

No es por eso,

es que estoy enganchada con un profesor de la UVI.

¿Le dio un infarto?

No, le pegó un tiro un estudiante por suspenderle.

Qué barbaridad... Ya no se dialoga, ¿eh?

Necesito dormir como una marmota.

Yo no te encuentro tan hortera. Ni yo a ti tan loca.

Me quedo roque y ya ni me muevo.

(IRÓNICO) Qué divertido.

Hay días que me levanto con el pelo igual que me acosté.

El exceso de laca produce migrañas.

Carlos, sin embargo, se mueve como un bailarín de reggaetón.

Su lado de la cama parece el escenario de una orgía.

Tu marido ha muerto.

Qué mala eres, ¿para qué se lo recuerdas?

Murió hace 15 años.

15 años, 4 meses, 3 semanas, 5 días

y 48 minutos.

Pero hablando de él en presente me parece que seguimos juntos.

Por mí no te cortes. Tengo una amiga bruja

que me contacta los sábados por la noche con Elvis.

No sabéis cómo me canta el "My way".

Ese era Frank Sinatra.

A propósito de tu marido, mejor pon un cubierto en la mesa.

Guapa.

Hola.

Hola. Hola, ¿cómo fue?

Una velada maravillosa.

Fuimos a Joyce, ¿vosotras habéis ido?

Sí. ¿Y qué pasó?

Que pedí patas de cangrejo.

Nunca las había comido. ¿Vosotras las habéis comido?

Sí, Blanca. ¿Qué pasó?

Que me tranquilizó ver que no tenían ojos.

Tranquiliza saber que las patas no tienen ojos.

Ya sabéis que no como nada que me mire.

Y yo nada que se mueva. ¿Como qué, caballos?

Me refiero a las ostras. ¿Se mueven?

Sí, y bailan samba fuera de carnavales.

Pero deben ser brasileñas. ¿Qué tendrá que ver?

Las ostras se mueven despacio, pero se mueven.

Pero son tímidas y hay que mirarlas de reojo.

Siéntate.

(RÍE) Blanca, ¿te casarás con Alfredo?

Casarse con Alfredo, casarse con Alfredo...

Le ha dado un yuyu.

Enamorarse a los 50 reblandece el cerebro.

Ya está bien.

¿Te casas o no te casas? Sí, la semana que viene.

Tengo que poner una lavadora.

Esta no se casa, hay que impedirlo.

Ya me dirás cómo te las apañas porque está convencida.

Lo sabía, te lo dije.

¿El qué? Que se casa, lo desea.

Pero en una semana.

Los noviazgos largos a nuestra edad

acaban en el crematorio.

¿Y dónde viviréis? Aquí.

¿Y nosotras? Tranquila, nosotras nos iremos.

A hacer puñetas, por lo menos. No había pensado en ello.

No es fácil encontrar un sitio como este. Y tan barato.

Os podéis quedar aquí. Genial, asunto arreglado.

Eres una amiga estupenda.

¿Cómo nos quedaremos a vivir aquí

con una pareja de recién casados haciéndose carantoñas?

Me moriría de envidia. Pues no mires.

Blanca ha dicho que... Os podéis quedar

hasta que encontréis otro sitio. ¿Lo ves?

¿Y si tardamos?

No importa, Alfredo y yo nos vamos de luna de miel

a hacer un safari. No se la comerá una hiena...

¿Un safari lleno de monos jugando con avestruces?

Hm. Qué romántico.

Y con las moscas tsé-tsé y la malaria

y con unas mierdas así de grandes de elefante en la sabana.

Es genial, dormiremos en tiendas de campaña.

Como en Mogambo.

¡Huy, con el morbo que me da eso!

Qué suerte...

A mí estos me encantan. ¡Ah!

¿Te hemos despertado?

Oí un ruido, creí que eran ladrones.

Escondí mis joyas, pero no recuerdo dónde las metí.

Mamá, no tienes joyas.

Gracias a Dios, qué peso me has quitado de encima.

¿Un poco de té? Yo prefiero orujo.

¿No te habías ido a poner una lavadora?

Quería saber si había habido follón. Ay, ¿qué hago?

Beber té. Esta cada día está peor.

Es que si bebo ahora iré al baño toda la noche.

Y despertarme a mí cada 15 minutos.

No, cada 28 o 29. Yo nunca tuve ese problema.

Duermo como un tronco.

No me levanto nunca a medianoche.

Qué suerte. Soy como un reloj.

Siempre orino a las 7. Qué felicidad.

Lo malo es que no me despierto hasta las 8.

¿Un bomboncito? No, prefiero orujo.

¿Y Blanca? En el baño.

Debo hablar con ella. ¿Sobre qué?

Sospecho algo grave. ¿Cómo?

Alfredo. ¿Su Alfredo?

Tiene algo que no me gusta. Pero tú no eres la novia.

Por eso debo decírselo a Blanca. ¿Decirle qué?

Que no se puede casar con él. ¿Por qué?

Miente. ¿Sobre qué?

Sobre todo. Ella se habría dado cuenta.

No, porque el amor anula el sentido.

Creí que era lo contrario.

y oí un canturreo.

Pensé que alguien se estaba duchando conmigo.

Pues hacen falta ganas.

Pero no, estaba sola. Ya me extrañaba.

El canturreo era mío.

Era yo quien cantaba. Y pensé:

"me siento bien,

vuelvo a la vida".

Y ha sido gracias a vosotras. Sois mi familia.

Por vuestros cuidados vuelvo a ser feliz.

A esta le han echado algo en el dentífrico.

Claro, pareces otra.

Es fantástico, os invito a un chino.

Hay que celebrarlo. ¿Que cantaba en la ducha?

No, que estamos juntas y que no nos vamos a separar.

Que pase lo que pase, aunque nos casemos,

siempre estaremos juntas.

Necesitaremos una casa más grande.

Claro que sí, cuando volvamos te pones a buscar madera.

¿Vienes, mamá? No, tengo una cita esta noche.

Tengo que descansar.

¿Con quién? Un hombre joven, guapo

y muy refinado. ¿Dónde vais?

A las carreras de galgos. Yo prefería peleas de gallos,

pero México pilla lejos.

¿Tu madre apuesta? No, solo delira.

Vamos, chicas. TODAS: (RÍEN)

No te muevas, mamá.

Este se ha largado sin poner la mesa.

¿Y mamá? Me ha dicho Dani que hoy está muy rara.

Estoy aquí. Se cree el ladrón que todos son de su condición.

Quiero que pruebes esto. Sí, pero apunta a otro lado.

No vomites, que le tengo cariño a la bata.

Está muy rico. ¿Te pasa algo, mamá?

Toma, se acabó el chorizo, ¿cómo quieres que esté?

Al borde de un ataque de nervios.

Mira, mamá, he descongelado esta gallina.

¿La quieres en pepitoria? Te la preparo.

¡Qué pinta! ¿Qué le has hecho?

Debería denunciarte.

Es una gallina, ¿la quieres o no?

Me da asco, me da pena y me repite.

Y el chorizo, no. No alucines,

solo tienes que decir: "quiero pollo".

Creí que era una gallina. ¿Qué más da?

Pues que no quiero pollo travestí. Quiero chorizo,

a poder ser, de cantimpalo.

¡Qué fijación!

Lleva así desde que se ha levantado.

A ver si es un antojo y estoy embarazada.

¿Qué pasa? Estamos en el siglo XXI.

Una madre se inseminó y tuvo al hijo de su hija.

O sea, un "nietijo".

Blanca, ¿la prefieres asada? No, yo solo tomo primero.

Aunque no lo notéis, tengo dos kilos de más.

En cada nalga.

Hace poco tenía la cintura de Penélope Cruz,

de unos 45 cm.

Y yo, el bigote de Harry el Sucio,

pero me lo depilaré con láser en cuanto ahorre.

Yo tengo la misma talla que cuando me casé.

Qué manía de recordar las desgracias.

Mamá... (RÍE)

Se ha perdido la moral, los valores y todo.

¡Gibraltar! ¡Una injusticia!

Pero, tranquilízate.

¿Te preparo una infusión de anís con valeriana?

¿Qué le pasa? ¿Tiene gases?

Han cerrado el hogar ¿Qué hogar?

¡Me lo han cerrado! ¿De qué hablas?

¿Quieres tranquilizarte? Mejor llama a un cura;

esta no tiene arreglo.

¡Nos han cerrado el hogar! ¿Qué hogar?

Si esto es una jaula de locas.

Mamá, ¿te quieres callar?

Quiero pero no puedo. Cuando me callo pienso,

y me deprimo.

Siéntate y te preparo algo. No puedo...

Me hierve la sangre y cuando me hierve...

La menopausia, que le dura mucho.

Mamá... Era broma.

Nada puede ser tan grave que perjudique tu salud.

Sí, que le encuentren una enfermedad.

¿Ahora quién es la payasa "metepatas"?

Quiero decir que tienes una salud estupenda.

¿No lo veis? Me han cerrado el hogar donde trabajaba.

¡No! ¡Sí!

¡No! ¡Sí!

Sí, coño, lo ha dicho tres veces.

Cuando se os pase el drama y esté la comida en la mesa, avisáis.

Yo me voy a hacer sudokus. ¡Ay!

¿Qué será de toda esa gente desequilibrada

por los golpes que da la vida?

¿Cómo encontrarás trabajo, tal como están las cosas?

¿Cómo vamos a pagar los gastos de la casa?

¿En esta casa no se come?

¡Eh! ¡Eh!

Con esas caras se me quita el apetito.

Qué dices, mamá. Si comes como la incineradora de Valdemingómez.

Me da pena que se eche a perder.

Estoy bien.

Me preocupan los desdichados que se quedan sin ayuda.

¿Qué le pasa?

Le han cerrado el centro donde trabajaba.

¿Y ahora cómo entrarás? ¿Has probado con una horquilla?

Lo han clausurado, se lo han cargado, mamá.

O sea que te has quedado en la puñetera calle.

Y sin trabajo.

Pues te han hecho una guarrada. Dando ánimos eres única.

En realidad, me angustian mis pacientes.

¿Desde cuándo eres médico?

Creí que no había pasado de la primaria.

Mamá... Lo económico no me importa.

Será un consuelo cuando nos corten la luz.

Menos mal que tuve la feliz idea de casarme por dinero.

¿Serás indecente? ¿Por qué?

Por dinero fue la primera, con los demás fue gratis,

¡Ay! Si volviera a nacer...

Por mí no os preocupéis, encuentro trabajo en cualquier sitio.

Soy profesional, amable, alegre, animosa, mona, entusiasta...

Y si aprendes a dar la patita y traes las zapatillas,

puedes trabajar de caniche.

Tu madre... Sí.

Tremenda.

(CARRASPEA)

¡Perdón! -Puedes tutearme.

¿Te conozco? No creo.

¿Y conoces a alguien de...? Sí, conozco a mucha gente.

Soy muy sociable.

Soy Jordi... Jordi con "J".

Yo, Doroti, con "D".

Encantado. Mucho gusto.

Siento interrumpirte. No te preocupes.

¿Puedo ayudarte en algo? No, a mí en nada.

Solo quería que supieras que vivo aquí.

Haces muy bien.

Es una casa preciosa. Muy bonita. ¿Y tú?

Yo en mi casa, como a 20 minutos de aquí andando.

Pero prefiero coger el autobús.

¿Esperas alguno en este momento?

No, intento recuperar mi autoestima.

¿Cómo? ¿Haciendo mis crucigramas?

¡Dios! Estaban ahí y pensé que...

Hola, veo que has conocido a Jordi.

Sí, a Jordi con "J".

¿Quién es este jeta?

Tu amiga es simpática pero preguntona.

Solo cuando no conoce.

Es uno de mis pacientes del centro.

Algo he notado.

Su socio se lió con su esposa y se llevó el dinero de la empresa.

¡Oh! ¡Cuánto lo siento! Te puedes quedar mis crucigramas.

¿Sí? Muchas gracias.

Pero no te preocupes por mí. Yo ya estoy casi bien.

Es un chico estupendo. No se lo llevó todo.

Menos mal. Me dejó los tres niños.

Siempre es un alivio. Solo que eran de ella,

de su primer matrimonio.

¿Quieres un whisky? No, gracias.

La medicación no me lo permite.

Muy bien. Vamos.

Mira, aquí tienes la dirección

de un centro de terapia intensiva. Además tienes mi móvil.

Muchísimas gracias.

Qué pena que no nos hayamos conocido antes.

Me puedes llamar a cualquier hora.

Muchas gracias. Al centro.

Adiós. Adiós.

Se ha ido sin pagar. No tiene dinero.

Además, a los del centro les atiendo gratis.

¿A ti quién te va a atender económicamente?

Mi padre decía que siempre hay un empleo

para quien no teme el trabajo duro.

Sí, pero hablaba de ordeñar las vacas de la granja,

marcar los terneros, arar los sembrados...

Toma, dile a tus llorones que no llamen cuando estoy viendo

"Amar en tiempos revueltos".

Me cabrean. Perdona.

-(TEL) "Rosa, soy Irene, se me ha disparado la tensión

y se me han acabado las pastillas,

¿qué hago?"

-(TEL) "Doctora, he leído el prospecto.

Si tomo esto no puedo conducir

y soy taxista. O estoy deprimido o en paro".

Quita eso, ¡oh!

-(TEL) "Doroti, soy Pedro Alcaraz. ¿Te acuerdas de mí?"

Pero claro que sí.

Estaba como un queso. Como roquefort, seguro.

-(TEL) "Estaré una semana en la ciudad, ¿nos vemos?"

¿Vas a verle? Claro que sí.

Si me moría por sus huesos. Hace 30 años.

Ten cuidado ahora, no te mueras de un barrigazo.

Sofía, la gente se cuida.

¡Ah! Llamó una tal Clara Montes.

Encontró su gato, que la llames.

¡Ah! Menos mal. Una buena noticia.

Ese gato lo era todo para ella, estará feliz de haberlo recuperado.

No estés tan segura.

Lo encontró espanzurrado debajo de un todoterreno.

¡Rosa!

¡Rosa!

¡Rosa!

¡Rosa! ¡Ah! ¡Es gallina!

¡Yo no he sido! ¡Yo no he sido!

Se te ha revolucionado el gallinero y ha llamado a mi habitación.

¿Los pollos? No, tu Jordi con "J".

No sabe qué hacer con los hijos de su mujer.

Si son las tres de la mañana. Le dijiste que te llamara

a cualquier hora del día o de la noche, a cualquier hora.

Pero era como una expresión, como si le hubiera dicho:

"Cuando veas las barbas pelar, pon las tuyas a remojar".

Pues ve afeitándote.

Y atiende la llamada que yo sí trabajo.

¡Oh!

¿Qué pasa? ¿Quién es? ¿Has llamado a la Policía?

Teníamos que ir armadas. Ha sido solo una llamada.

¡No! No me vas a dejar sola,

estoy al borde de un infarto. Mira, me levanto a las 6:30

y a ti no te va a pasar nada.

Sí, sigue tu rutina,

qué importa que esté aquí sin pegar ojo,

que me quede tumbada en el sofá deprimida.

Si al fin y al cabo, no somos ni familia. (LLORA)

Mira qué te gusta el melodrama. ¿A ti no te asustó el teléfono?

Me asusta más la factura del móvil de mi madre.

Los telegramas, los burofaxes, las llamadas nocturnas

no te dan más que disgustos. Mira el pulso.

Es por lo único que echo de menos no tener un hombre al lado.

¿Cuándo te tiembla el pulso? Cuando duermes y suena el teléfono.

Lo cogen de maravilla y te das la vuelta al otro lado...

No es lo único que hacen bien en la cama.

Cuando son buenos en la cama, el teléfono ni lo oyes.

Mamá, pero ¿qué haces aquí? ¿En la oscuridad?

Esta horterada de habitación me la conozco de memoria

y con luz, me impide tener fantasías eróticas.

Quería disculparme, pero no os he encontrado.

Pasa cuando se han venido al salón a jorobar mi rato de ocio.

Si me desvelo y voy a la cocina, como como una vaca

y destruyo mi dieta. Cuando ayunas en el salón,

necesitas una canguro, aquí no duerme nadie.

Yo estoy fatal. Esto no volverá a ocurrir

y os participo que estoy pasando una grave depresión.

Así que perdonadme y buenas noches.

Que no, que no pasa nada,

de todo se sale, lo importante es la autoestima.

Y el dinero. ¿Has intentando con Internet?

Me he anunciado en la hoja parroquial.

(LEE) "Rosa Crespo Tembleque nacida el 16 de abril

de 1945, viuda.

Si eres mayor que yo. ¿Mayor que tú o que tu DNI?

No seas desagradable, era una broma.

¿Queréis un sándwich de jamón?

Rosa, ¿a quién le importa tu edad y si eres viuda?

Lo prefiero vegetal. Hay que poner los datos.

¿Para que te lleven a un asilo? ¡Ay!

(LEE) "Licenciada en Psicología por la Universidad Santa Clara,

única experiencia cinco años en el Centro de Recuperación

San Juan Crisóstomo hoy clausurado.

Informática, no; idiomas, no.

¿Alguna que otra capacitación? El pastel de manzana,

los animales de granja y el punto de cruz".

¿Lo han visto en algún sitio? En mis entrevistas.

La verdad no vende y, mucho menos, contrata.

Hay que rehacerlo.

Tengo una entrevista que necesitan una psicóloga, una administradora

y una enfermera de UCIs. No me cogerán, quieren jóvenes.

¿A qué hora? A las 8:30.

Pues hay que darse prisa.

A ver, experiencia.

32 años de experiencia

en tratamientos de andropausia

masculina,

trastornos de comportamiento

y patologías sexuales del hombre

después de los 40.

No sé nada de eso, eh. ¿Estuviste con tu marido 32 años?

35 con el noviazgo. Entonces eres una experta.

Conocimientos de informática a nivel programador.

Solo chateo, me bajo películas de amor y la lotería.

Ya sabes más que yo. Idiomas: Portugués, griego,

finlandés, conocimientos de inglés. No hablo nada de eso.

¿Y si me hacen una prueba? Es una amnesia transitoria.

Si no te contratan con esto, no hay justicia en el mundo.

Justicia no hay en el mundo, no hay.

Presiento que mañana va a ser nuestro día.

Tú vas a conseguir trabajo y yo me voy a reencontrar

con el hombre de mi vida.

¿Y no lo puedes posponer? Tú sin dormir estás fatal.

¡Ay! Buenos días, Blanca. Buenos días.

Nunca he odiado tanto un despertador.

Pareces que vienes de pelear el primer día de rebajas.

Siéntate un poquito.

Gracias, hija. Buenos días, chicas.

He dormido dos horas y he tenido tres pesadillas.

¿Dónde vas así? ¿A una entrevista o a ligarte al encuestador?

Mirad qué pinta y voy a encontrarme con el hombre de mi vida.

Que te hizo la vida imposible durante 30 años.

Eso sí lo reconoces. Fue mi primer amor.

No sabéis cómo olía.

Varon Dandy, como todos. (RÍE) ¿Y qué pasó?

Pues no sé. las tonterías, la juventud, la inocencia...

Deseaba que fuera el primero.

¿El primero en qué? En ganar las carreras de saco.

Ah... Rosa, espabila.

Para mí la virginidad era muy importante.

Uy, sí. Para mí lo más.

Sí, de eso hace tanto tiempo.

Pero ¿qué pasó? Mi marido. Eso es lo que pasó.

¿Estabas casada cuando perdiste la virginidad?

No, era soltera. Me llevó a un cine de verano.

¿El que olía o el que se casó?

Alberto me contó una milonga de que se había alistado

en la legión extranjera y que, probablemente, moriría.

Sí, de gusto. Haciéndote el amor en un cine de verano.

Fue mi aportación a la patria. ¿El qué?

Dejar feliz a un soldado que no hizo la mili por pies planos.

Fue en la trasera del coche.

Duró exactamente minuto y medio.

Y no me enteré hasta nueve meses después cuando nació la niña.

A lo mejor no hicisteis nada.

¿Y Alicia cómo nació, por generación espontánea?

Por amor, ¿no? Sí, a primera vista. (RÍE)

Yo esperé hasta la noche de mi boda.

¿No? Sí.

¿Y? (DUDANDO) Fue un poco chocante.

¿El acto? Más bien el primer... acto.

No había visto a un hombre antes.

(DOROTI Y BLANCA RÍEN)

Lástima de cámara oculta.

¿Ni a tu padre saliendo de la ducha?

En el pueblo no había duchas.

Había una tina con patas bonita y ahí se metía mi padre,

en calzoncillos, creo,

y agarradito a mi madre porque se querían.

¿Tú no habías visto nunca láminas de Anatomía en la carrera?

Eso, yo no lo miraba.

Lo más parecido a un desnudo eran los animales de la granja.

¿Parecido?

Hombre, los caballos, los burros, los bueyes, los.. En fin.

Te olvidas de los cerdos.

Entonces, no me extraña tu shock de la primera vez.

No, no fue un shock. (RÍE)

Fue más bien confusión. Pero me duró poco.

Sí, eso suele pasar.

Cuando supe qué había que hacer, no le vi la gracia.

Bueno, depende mucho del salero de tu compañero.

¿La primera vez no lo encontrasteis un poco patético?

Hombre, tanto como patético...

¿Y más bien forzado? A mí me parece maravilloso.

Sí, a mí también. He leído que retrasa la osteoporosis.

A mí se me puede romper la cadera de un momento a otro.

Mi primera vez fue con Guillermo. Lo recuerdo como si fuera ayer.

Debajo de una enorme encina. (RÍE)

Fernando había extendido una manta de colores.

¿O fue Raúl?

Oye, ya llevas tres. Bueno, da igual.

De lo que me acuerdo es de la manta.

Era así como mejicana. Fue increíble... ¡Ay!

¿Y llegaste a tener...? De todo.

Un éxtasis entre bellotas. Qué romántico.

¿Y tú qué? ¿Yo?

Estar con Carlos era muy agradable.

¿Solo agradable?

Tardé cinco años en saber por qué, en un momento determinado,

se le ponían los ojos en blanco, echaba la cabeza para atrás,

y se ponía a temblar.

¿Y tú? (RÍE) (RÍE)

Para mí fue muy interesante,

lo único que durante años no comprendía

por qué todo había acabado antes de quitarme el camisón.

Qué imaginación. Sí, ¿por qué dices eso?

Yo qué sé. Uy, qué tarde se me ha hecho.

Uy, a mí también. A mí me esperan, como soy la jefa.

Chicas, que os vaya muy bien.

Juntas ganaremos todas las batallas.

Una para todas... Todas para una.

Qué ilusión. Como las tres mosqueperras.

(TODAS RÍEN)

Las chicas de oro...

Las chicas de oro - Capítulo 13

06 dic 2010

Cuando Doroti y Rosa se enteran de que Blanca se va a casar, su reacción no es precisamente de alegría sino de preocupación, pues ello significa que han de abandonar la casa de su amiga, y no tienen dónde ir. Entre tanto, Sofía se presenta de nuevo en casa con las maletas, porque la Residencia donde se alojaba ha ardido a causa de un incendio. Rosa cae en una depresión cuando cierran el centro donde prestaba sus servicios y se queda sin trabajo. Está convencida de que, a su edad, ya no encontrará empleo en ningún sitio. Las amigas tratan de animarla en todo momento.

ver más sobre "Las chicas de oro - Capítulo 13" ver menos sobre "Las chicas de oro - Capítulo 13"
Clips

Los últimos 48 programas de Las chicas de oro

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Capítulo 9 Completo 53:41 19% 30 ago 2013
    Capítulo 9 30 ago 2013 "Mala pata". Las tres amigas están preparando un número de baile para participar en un festival benéfico, cuando Doroti se hace un esguince de tobillo que va a impedir su participación en el espectáculo. Cuando e...
  • Capítulo 8 Completo 53:49 15% 23 ago 2013
    Capítulo 8 23 ago 2013 Blanca se siente feliz porque ha conocido al que considera el verdadero y definitivo hombre de su vida. Gloria, la hermana de Doroti, viene a pasar unos días con ella y su madre. Gloria tiene una posición económi...
  • Capítulo 7 Completo 51:45 14% 16 ago 2013
    Capítulo 7 16 ago 2013 "Un pequeño idilio" y "Las mentiras peligrosas".  Rosa ha empezado a salir con un compañero de trabajo, que es psiquiatra, y con el que se entiende muy bien. Pero cuando Blanca le invita a venir a casa para ...
  • Capítulo 6 Completo 1:01:08 12% 16 ago 2013
    Capítulo 6 16 ago 2013 "Fácil y agradable" y "Un lecho de rosas". Lucía, la sobrina de Blanca, viene a pasar con ella una temporada. Siempre se han entendido ambas de maravilla, pero el hecho de que la muchacha disfrute tanto gustando ...
  • Capítulo 5 Completo 57:48 13% 09 ago 2013
    Capítulo 5 09 ago 2013 Recordando los tiempos en que iban a jugar a la bolera, Doroti, Blanca, Rosa y Sofía deciden organizar entre las cuatro un Torneo de bolos. Los conflictos comienzan cuando se trata de determinar cuál de ellas for...
  • Capítulo 4 Completo 54:15 13% 02 ago 2013
    Capítulo 4 02 ago 2013 ROSA LA INOCENTE        Blanca liga con dos hermanos y le pide a Rosa que les acompañe para ser dos parejas. Ésta acepta salir de mala gana, pero al final es la única que se divierte esa noche...
  • Capítulo 3 Completo 1:00:06 12% 26 jul 2013
    Capítulo 3 26 jul 2013 La hija de Blanca está pasando una crisis en su matrimonio y decide hacer un viaje con su marido. Lo malo es que, para poder irse ellos dos solos, han de dejar a Toño, su hijo adolescente, con su abuela Blanca du...
  • Capítulo 2 Completo 57:43 17% 19 jul 2013
    Capítulo 2 19 jul 2013 La madre de Rosa viene a pasar unos días con su hija y eso va a provocar ciertos problemas en la casa, especialmente en lo que a su hija respecta. Blanca conoce a un profesor de aerobic, que se interesa por ella ...
  • Capítulo 1 Completo 55:08 17% 12 jul 2013
    Capítulo 1 12 jul 2013 Al volver a casa por la noche tras asistir a un concierto, Sofia, Doroti, Blanca y Rosa descubren que han entrado ladrones, e intentan resolver  la inseguridad que esto les produce.Histórico de emisiones:13/...
  • Capítulo 13 Completo 49:39 51% 06 dic 2010
    Capítulo 13 06 dic 2010 Cuando Doroti y Rosa se enteran de que Blanca se va a casar, su reacción no es precisamente de alegría sino de preocupación, pues ello significa que han de abandonar la casa de su amiga, y no tienen dónde ir. Ent...
  • Avance del capítulo 13 Avance 1:01 49% 30 nov 2010
    Avance del capítulo 13 30 nov 2010 Cuando Doroti y Rosa se enteran de que Blanca se va a casar, su reacción no es precisamente de alegría sino de preocupación, pues ello significa que han que abandonar la casa de su amiga, y no tienen dónde ir.Ent...
  • Capítulo 12 Completo 58:04 50% 29 nov 2010
    Capítulo 12 29 nov 2010 Alberto, el ex marido de Doroti, lo ha perdido todo, y vuelve al lado de su ex, buscando apoyo y consuelo a su desgracia. Pero cuando dicho consuelo lo encuentra en Blanca, Doroti se enfada muchísimo con su amiga...
  • Capítulo 11 Completo 53:45 49% 22 nov 2010
    Capítulo 11 22 nov 2010 Doroti, Blanca, Rosa y Sofía se muestran muy ilusionadas con asistir a una cena de gala, en la que se va a proclamar a la ganadora del premio a la mujer más solidaria de su comunidad. Cuando las cuatro se dispone...
  • Avance del capítulo 12 Avance 1:06 48% 22 nov 2010
    Avance del capítulo 12 22 nov 2010 Alberto, el ex marido de Doroti, lo ha perdido todo, y vuelve al lado de su ex, buscando apoyo y consuelo a su desgracia. Pero cuando dicho consuelo lo encuentra en Blanca, Doroti se enfada muchísimo c...
  • Avance del capítulo 11 Avance 00:53 48% 16 nov 2010
    Avance del capítulo 11 16 nov 2010 Doroti, Blanca, Rosa y Sofía se muestran muy ilusionadas con asistir a una cena de gala, en la que se va a proclamar a la ganadora del premio a la mujer más solidaria de su comunidad. Cuando las cuatro se dispone...
  • Capítulo 10 Completo 50:20 49% 15 nov 2010
    Capítulo 10 15 nov 2010 El padre de Blanca es un hombre peculiar, que lleva ya unos cuantos años viudo y solo. Cuando se entera con estupor de que se ha hecho cantautor y está dispuesto incluso a cantar en público, a Blanca le invade la...
  • Avance del capítulo 10 Avance 1:11 48% 10 nov 2010
    Avance del capítulo 10 10 nov 2010 El padre de Blanca es un hombre peculiar, que lleva ya unos cuantos años viudo y solo. Cuando se entera con estupor de que se ha hecho cantautor y está dispuesto incluso a cantar en público, a Blanca le invade la...
  • Capítulo 9 Completo 53:45 49% 08 nov 2010
    Capítulo 9 08 nov 2010 "Mala pata". Las tres amigas están preparando un número de baile para participar en un festival benéfico, cuando Doroti se hace un esguince de tobillo que va a impedir su participación en el espectáculo. Cuando e...
  • Avance del capítulo 9 Avance 00:46 48% 02 nov 2010
    Avance del capítulo 9 02 nov 2010 Las tres amigas están preparando un número de baile para participar en un festival benéfico, cuando Doroti se hace un esguince de tobillo que va a impedir su participación en el espectáculo. Cuando el médico la d...
  • Avance del capítulo 8 Avance 1:03 48% 26 oct 2010
    Avance del capítulo 8 26 oct 2010 Blanca se siente feliz porque ha conocido al que considera el verdadero y definitivo hombre de su vida. Pero cuando se entera de que tiene dos hijos de corta edad, su decisión de emprender una nueva vida con él s...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos