www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
945691
No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

-Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis. ¡Ay, madre mía!

Le pones un carrito y una cajera y se llama "empanada supermercado".

Tú no lo entiendes. Ya lo creo que entiendo.

Se refiere a las empanadas, no a los tíos.

Esto va a estar para chuparse los dedos.

Algo tendrás que chupar, porque esto no hay quien se lo trague.

Cuando cocinábamos para los labradores de mi padre,

que salían a faenar a las cinco de la mañana,

era yo quien la preparaba. ¿Sí?

Pues creía que el exterminio de tu pueblo fue el cólera.

Ponía todo lo que necesita el cuerpo para estar fuerte y sano.

Como esta empanada. Ponle chinchetas, que tienen hierro.

¿Has vuelto para hacer de chacha o para criticar a Rosa?

Bastante tiene con su desgracia. ¿Qué desgracia?

Ni siquiera se ha dado cuenta. Yo estoy fregando los cacharros.

Mira, estas pueden ser tus ganancias en un mes y sin impuestos.

Ah... ¿Qué me dices? ¿Somos socias?

El caso es que yo había pensado poner una consulta.

Un rollo zen para mis pacientes. Ah, pero ¿tiene pacientes?

No, quiere dedicarse a la cría del caracol,

porque es menos estresante que atender a zumbados.

Y estará buscando sitio.

Claro que no me vendría mal un poco de dinero extra.

Pero, ¿por qué tiene que ser una bocadillería?

Porque para poner una cadena de montaje de coches de fórmula 1,

nos falta la licencia y el espacio.

Pues puedo llamar a Fernando Alonso para que nos eche una mano.

¡Es mi ídolo! ¿Te gusta la fórmula 1?

No, me gustan los chiquitos con temperamento.

Pues mira para otro lado, que no eres mi tipo.

Bueno... ¿Y tú le conoces personalmente?

No, pero sé quién es. ¿Y cómo le vas a llamar?

Por teléfono, como se llama a todo el mundo.

Con esta socia, me hago rica o idiota.

¿Y dónde vais a poner el negocio? En una caseta de la playa.

Son tres meses de turistas horteras.

Sofía, no empieces insultando la clientela.

Pero si no es insulto, es denominación.

¿No ves cómo van? ¿Cómo?

Con un bañador pasado de moda, unas sandalias de franciscano

y calcetines de rayas.

Pero se pirran por la sangría y sus bocadillos.

Quieres decir comida basura. Eso.

Entonces, ¿no llamo a Fernando?

¿A qué huele? La "nouvelle cuisine" de tu madre,

que quiere cargarse al turismo chusquero.

¿Qué tal me veis? Muy guapa.

Maquíllate para que no parezcas un espantapájaros.

Mamá, ya estoy maquillada. Pues cámbiate de vestido,

para que no despistes a los espantapájaros.

¿Adónde vas tan guapa? ¡Se ve que no entiendes de mujeres!

Me gustan menos las brujas. (RÍE) He quedado con Julián.

Ese es nuevo. No, de cuarta mano.

Pero es capitán de fragata y en tierra se marea,

así que a lo mejor traga. Ah, es el marinero.

Pues con ese ya llevas saliendo un tiempo.

Es alto, guapo y viene a recogerte vestido de blanco, ¿verdad?

Eso solo el día de su primera comunión.

Lo que es la vida. Cuando ya había renunciado

a cualquier posibilidad de ilusionarme, apareció él.

Descríbeme el marinero.

Cuidado no se le haga la boca agua y se nos ahogue,

que tiene que poner tres lavadoras. Es culto, galante, varonil,

y la persona más agradable que he conocido en mi vida.

Y seguro que sabe tratar de maravilla a una mujer excéntrica,

amargada, autoritaria y un poco decadente como tú.

¡Qué suerte! ¿Cuándo me lo vas a presentar?

Cuando él quiera ver visiones. Ah, vale.

Doroti, ha venido tu marido.

Yo no tengo marido. Llama a la policía.

¡Uy, qué culebrón! Unas tanto y otras tan poco.

-Hola, chicas. Hola.

-Que yo también estoy. Por eso ha dicho: "Hola, chicas".

-¿No os acordáis de mí?

Doroti, cuando vaya a venir un hombre a visitarte,

te agradecería que me lo avisaras. (MURMURA) ¡Pero si solo es Alberto!

¡Ya lo sé! Pero podría haber sido un hombre fuerte, alto, guapo,

millonario y a mí no me puede pillar con estas pintas.

Sí, tú lo preferirías en tu cuarto y deshojándote el geranio.

¿No era la margarita? Eso hasta los 25 años.

Cariño...

¿Podemos hablar un momento?

Te ha llamado "cariño". Necesitará pasta.

Se me ha puesto hasta mal cuerpo.

¿Has traído a tu mujer o está en casa jugando con muñecas?

Mamá, te conté que se habían divorciado.

¡Anda! Si también las pilinguis se casan.

Claro, como él es un vejestorio,

le habrá querido sacar la pasta en artículo mortis.

¡Que se han divorciado! ¡Ah! (RÍE)

¡Uh!

¿Qué pasa? Al grano, que he quedado. ¿Qué te hace pensar que pasa algo?

Que no vives aquí, que te conozco como si te hubiera parido,

que puedes ocultar tu calva, pero no tus desgracias.

¿Qué te ocurre? (LLORANDO) Lo he perdido todo.

Tranquilo, tú nunca tuviste nada.

Mi negocio. 25 años de lucha y esfuerzo

y, de repente, ¡todo se ha ido por el retrete!

Pero ¿qué tenías, una fábrica de papel higiénico?

¡Es que no sé qué hacer!

De verdad que lo siento, pero tengo una cita.

¿Podríamos hablar del tema en otro momento?

No, no, no me dejes solo en este trance.

No sé de qué árbol ahorcarme.

¿Qué tal las dos bigas del garaje y una banqueta?

No hablaba en serio. Ni yo tampoco.

Tú eres mi único sostén.

(IRÓNICA) Sí, y tú mi liguero. A buenas horas.

Me tengo que marchar. He reservado mesa en Tarantina.

Ya sabes que me relaja sorber espaguetis.

Y pringarte la corbata de salsa de tomate.

Pero me están esperando, así que... Doroti, por favor, ayúdame.

Necesito a alguien que me apoye y me consuele.

Un hombro en el que poder llorar.

Por favor.

(INSPIRA)

Siéntate. Enseguida vuelvo.

Chicas, necesito un hombro donde poder llorar.

¿Por qué? ¿Qué te ha hecho ese canalla?

No es para mí, es para Alberto. lo ha perdido todo.

Y también te perdió a ti. Que se apoye en su madre.

Mamá, no seas burra, necesita consuelo.

Le puedo recetar una cura de sueño. Te deja grogui una semana.

Y arruinado, pues se ahorra en comida.

Necesito que una de vosotras salga con él.

¿Cuánto paga? Mamá, no tiene dinero.

Él se lo pierde. Estaba dispuesta a hacerle un precio.

¿Por qué no vas a consolarle tú? Porque, aunque me da mucha pena,

no es suficiente como para cancelar una cita.

Y pretendes largarnos el muerto.

¿Está muerto? ¿No sería mejor incinerarle que salir con él?

No, no, con el calor los muertos se ponen fatal.

¡Uy! Ha resucitado.

(BALBUCEA) ¿Te queda mucho? No. Voy enseguida.

Blanca, está vivo y necesita compañía.

¡Y pretendes que yo anule mi cita!

Tú no tienes ninguna cita. Eso nunca se sabe.

Si prometes que no se vuelve a morir, voy yo.

Pero te advierto que no se me dan nada bien los deprimidos.

Pero ¿no eres psicóloga?

Pero tengo el récord de suicidios de separados que pierden negocios.

No pongas excusas.

Si no quieres salir con él, di: "No quiero salir con él".

Ahora que lo dices, es verdad. No quiero.

Porque me da pena, me de asco...

(RIENDO) Y es que me da risa. Me da risa. (RÍE)

Blanca, tú has salido con cosas peores.

Se estará poniendo a prueba. Blanca es muy profesional.

Doroti, me estás pidiendo

que pase la noche con un hombre que ronca, le huelen los pies

y dura tres minutos en el mejor de los casos.

¡Ya has estado con él! No, nos lo contó Doroti.

No tienes que acostarte con él, solo ir a cenar.

Tendrás que buscarte a alguien en las páginas de contactos.

Te presto mi conjunto de seda natural

tanto como quieras. Me está grande.

Te doy mi crema anti arrugas. No funciona. (RÍE)

El set de fragancia Beau Ruache. No, no cuela. No cuela.

Te presento a todos los marineros del barco de Julián.

Algunos llevan seis meses en el mar.

¿Seis meses? Sí.

(CANTANDO) ¡Me voy a cambiar! ¡Me voy a cambiar!

Lo sabía. Lo sabía.

Toma, a esos mételes patatas.

Pero ¿las patatas fritas no se hacen en el momento?

Frías sienta fatal. ¿Y qué más te da?

No estarás con ellos cuando les dé descomposición.

Eso sí.

Hola, buenas noches. ¿Todavía levantadas?

Lleváis todo el día haciendo bocadillos.

Es nuestro nuevo negocio.

Si te lo hemos dicho, nos vamos a forrar.

Queremos comprarle la casa a Blanca.

¿Esta casa? Mhm.

¿Para qué? Para echarla y montar un puticlub.

No le hagas caso, es una lianta. No, es muy buena idea.

Me dijo: "Si te funcionaran la mitad de las neuronas de los hombres,

se te habría ocurrido a ti" y me pareció muy razonable.

Tú no seas aguafiestas y vete a la cama.

Además, va a ser muy divertido.

Me recuerda cuando era jovencita y puse

un puesto de rollitos de primavera en la Plaza Mayor.

¿Chinos? No, míos.

En realidad eran empanadillas de arroz con espinacas,

pero las enrollaba y daban el pego. Y parecía tonta, la estafadora.

También es que era muy mona.

Entonces, me subía el dobladillo de la falda y lo vendía todo.

¡Y además, pelandrusca! Dios Santo, ¿dónde me he metido?

¿Qué tal te ha ido con el capitán? De maravilla. Cada vez mejor.

Lo he pasado tan bien que me siento culpable

de haber encasquetado mi ex a Blanca.

Temo que me deje de hablar.

No te preocupes, la compensarás con los marineros.

¿Te has convertido en una madame?

No, es que Alberto es el segundo hombre más aburrido

y más pesado del mundo cuando está deprimido.

¿El segundo? ¿Y quién es el primero?

Alberto cuando no está deprimido. (RÍE)

Doroti, ha sido la noche más rara que he pasado con un hombre.

¿Eso incluye la del equipo de rugby de Nueva Zelanda?

Ha dicho con un hombre. Aquella noche había nueve.

¿De qué son estos bocatas? Estoy hambrienta.

Pues los hay de todo pero no creo que...

Es ecológico y depurativo. Te sentará genial.

Además le hacemos precio, 5euros.

Vale, ponlo en mi cuenta.

Serás tacaña.

¿Es que Alberto no te invitó a cenar?

Por desgracia. Déjame adivinar...

¿A que ha prometido llevarte a un romántico restaurante

de cinco tenedores al borde de la playa?

¿Y por qué tantos? ¿No había cuchillos?

Sí, a una marisquería junto al mar.

Cuando de repente, como de casualidad,

descubrió un pequeño y costoso restaurante pakistaní.

Hindú. Y el curry le salía al portero hasta por las orejas.

Seguro que el aperitivo eran unas galletas secas

con unas pasas todavía más secas y unos vasos con agua sucia

con unas hierbas dentro que después hierven

para que te quemes la lengua y no puedas averiguar

a qué sabe la comida. Yo solo me fijé en el agua.

Tú has estado en ese restaurante.

Cada vez que me invitaba a cenar.

Y después te propuso: "Elegiré el menú para los dos

sin dejarte ver la carta".

¿Cómo lo sabes?

Pues a lo mejor porque fue su marido.

¿O eres adivina?

Y al final pagó la cuenta con un billete de 20 euros.

De 10 y le trajeron el cambio.

La verdad es que no ha estado tan mal,

incluso me he divertido.

Como ninguno de los dos debíamos fingir nada,

nos mostramos como somos y fue genial.

Incluso he quedado para mañana.

¿Cómo?

Si a ti no te parece bien le llamo y le digo que no.

No, ¿por qué iba a parecerme mal?

Pues porque es tu marido.

Y donde hubo fuego siempre queda rescoldo.

Aquí no queda nada.

Estamos divorciados ¿recuerdas?

Lo único que no le perdono esque me dejara por una chica

que tenía 35 años menos que Blanca.

Pues a mí me sentaría fatal. Pues a mí no.

Puedes seguir saliendo con ese desperdicio sin problemas.

Yo acabo de tener una cena oficial con mi capitán.

No sabes cómo está con su uniforme de gala.

Date prisa, que dentro de nada amanece.

Ya... No entiendo por qué tenemos que salir tan temprano.

Antes de las 9 no soy nadie. Y después, una coliflor.

Tenemos que llegar las primeras. ¿Por qué?

Ayer nos tocó el peor puesto.

¿No tendríamos que meter los bocadillos en una nevera

para que no se estropeen?

Y una vacuna para cuando les dé el tifus a los que los coman.

¿A dónde vais de madrugada y con los bocadillos?

A misa de 5.

Hay menos gente hay y Dios aún no está harto de oír chorradas.

Mamá, hasta las 8 no abren la iglesia.

No podemos llegar tarde porque si no "Juan Sin Dedos"

nos quita el mejor puesto. ¿"Juan Sin Dedos"?

No es que no tenga dedos.

Solo le quedan seis entre las dos manos.

¿Competís con un tipo al que le faltan los dedos?

Estáis locas. ¿Por qué locas?

Porque puede pertenecer a una banda

y tener a toda la mafia detrás.

Si le protegiese alguna mafia, tendría sus dedos, no seas lela.

Ayer se enfadó porque tu madre le saludó con el dedo tieso

y él se debió dar por aludido.

Vete a la cama y nosotras a lo nuestro.

El que algo quiere, algo le cuesta. Mira Amancio Ortega.

Empezó vendiendo batas de boatiné

y ahora es rico.

Ese señor empezaría con 16 años.

Nosotras no queremos ser las más ricas.

Nos conformamos con ser las cuartas o las quintas.

Ala, a dormir.

No he pegado ojo en toda la noche.

¿Y eso?

No volveré a ver a Julián. Se ha embarcado.

¡Lo sabía!

¡Es que lo sabía!

Bueno, lo sospechaba, en mi interior, por dentro,

como para mí misma. ¿Pero qué dices?

Cuando supe que salías con un marinero dije:

"Doroti lo pasará mal, pero no mal, fatal".

¿Qué quieres decir?

Los marineros tienen su base, su hogar,

en un sitio y luego tienen un amor en cada puerto.

Engatusan a mujeres maduras como tú

o jovencitas ingenuas como esta y yo,

enseñándonos sus brazos fuertes y potentes

llenos de tatuajes como "Amor de madre", "A mí la legión",

"Si te he visto, no me acuerdo".

Nos hacen el amor como chimpancés en celo

y luego nos dejan abandonadas hechas un mar de lágrimas

mientras vemos el barco que se va y agitamos el pañuelo.

Eso suena a una canción de María Dolores Pradera.

Menuda película te has montado.

Mis tatarabuelos fueron gente de mar.

Y el tatarabuelo del bisabuelo del padre de mi padre

fue de los primeros vikingos de hacer el camino de Santiago.

Los vikingos también se ponían cuernos en la cabeza

y no se bañaban hasta que se caían al mar.

¿Qué tiene que ver conmigo? Ese cabestro te ha dejado, ¿no?

No, es que le han destinado a una isla que está

enfrente de las Galápagos, a una misión especial que durará

entre seis meses y tres años. Te ha dejado.

Sí. No sabes cuánto lo siento.

¿Por qué seré tan mema que sigo ilusionándome

con el primero que pasa? Porque te pasa de higos a brevas.

¡Huy! ¿Qué hacéis levantadas? Creíamos que dormías.

¿Te has contratado con la brigada de limpieza?

He estado con Alberto. ¿Con Alberto?

Si lo sabes... Ha sido estupendo, pero te cuento mañana

porque vengo loca por darme una ducha.

Ya es por la mañana.

¡Ah, sí! Claro, qué tonta.

Cuando uno lo pasa tan bien

la verdad es que pierdes la noción del tiempo.

Si os digo que es un pendón desorejado, ¿qué diríais?

¿Celos? ¿Frustración?

Que durmáis bien, si os lo permite vuestra conciencia.

¿Vamos? Vamos.

Yogures, detergente,

mantequilla, pinzas para la ropa...

Deja de ignorarme como si fuera una farola.

Leche descremada, huevos, aceite...

¿A que te dejo plantada y te mando a hacer puñetas?

Si lo haces, no llegas a la caja de menos de 10 artículos.

Si no me hablas cómo voy a saber lo que te pasa.

Lo sabes perfectamente. Mientes. Sí, muchas veces,

pero ahora no sé a qué te refieres.

Oh, es un simple capuchino, yo siempre paseo por la playa.

Es mi inocente paseo con Alberto, es por eso, ¿no?

Sí.

Es que no me crees. ¿Cuándo has vuelto tú

de dar un simple paseo por la playa y te has pasado más de una hora

sacudiéndote la arena de tu ropa interior?

¿Qué insinúas? Te conozco muy bien

y tú no eres de las que pasa toda la noche fuera de casa

con un hombre para dar un simple paseo por la playa.

No es mi estilo, lo reconozco, pero como me dijo José Carlos

cuando cumplí los 16, hay una primera vez para todo.

Así que anoche te acostaste por primera vez con mi marido.

Eso no es así. ¿No ha sido la primera vez?

No, no. Pues lo estás arreglando.

No, Doroti, escucha.

¡Déjenme pasar que estoy perdiendo una amiga!

¡Doroti, escúchame, por favor! ¿Es que no me crees?

Llena el carro.

Ya no estás casada con él. Le desprecias y no te gusta.

Coge el tique para el pescado que nos darán el podrido...

Me pediste que saliera con él

y te enfadas porque lo paso bien, estás como una cabra.

Sí, es verdad, lo reconozco, estoy furiosa; este asunto

Este asunto me tiene furiosa.

Quisiera pasar de este tema

y poderte ver como a una cualquiera, pero no puedo.

¿Verme como a una cualquiera? No, pasar de esto. ¡Ay, lo siento!

Perdóname. No hay nada que perdonar.

Te dejó el que pensabas que era... El hombre de mi vida.

Sí, el hombre de tu vida. En realidad, el que me descolocó

fue Alberto y su problema. Es como si ese desecho de tienta

que se va con cualquiera me siguiera importando un carajo.

Tranquilízate, ¿quieres?

Te comprendo

y cuando analices esta situación te darás cuenta de que Alberto

ya no significa nada para ti. Por supuesto que no.

¡Ay! No sabes el peso que me quitar de encima.

Solo estaba un poco nerviosa. (ALIVIADA) ¡Ay!

Me alegro, si no hubiéramos aclarado esto,

lo hubiera pasado fatal al irme al ballet con Alberto.

¿Que vas a salir otra vez con él? Claro, dan cascanueces

por un ballet ruso con unos bailarines

con leotardos marcando paquete que resucitarían a Pavlova.

(RÍE)

¡Ah! Ay, mi espalda, me darán inútil total.

Pide el libro de reclamaciones y llama a mi abogado.

Mamá. ¿Ah, pero sois vosotras?

¡Fuera de mi camino! Casi dejamos vacío el súper.

Mañana duplicaremos los bocatas, coge más papel de aluminio.

¿Seguiréis con el puesto a pesar de las amenazas

de ese tipo al que le faltan dos dedos?

No nos ha amenazado, solo dice que tiene amigos.

Quizá quiere hacer un Facebook. O una fiesta.

Si tiene visos de orgía, avisadme.

Quería deciros que estuvierais prevenidas.

Si ese tiene amigos, yo también.

Una llamada al tío Paco, "el Rompehuesos",

y "el Sin Dedos" es hombre muerto.

Mamá, el tío Paco era temible cuando tenía 18 años.

Ahora es un pobre anciano artrítico.

¿Artrítico? (RÍE) Tócale las palmas por bulerías,

verás donde deja a Joaquín Cortés. Vamos, Sofi.

Sí, jefa.

Chao. (RÍE)

¡De verdad creen que harán dinero con la tontería de los bocadillos!

Hay tonterías peores que vender bocadillos.

¿Y ahora qué te pasa a ti?

Que me parece una cerdada que vuelvas a salir con Alberto.

No estoy de acuerdo. ¡Los dos somos libres!

Y yo una puñetera ingenua por creer que eras mi amiga.

¡Soy tu amiga! ¿Sí? Pues si eres mi amiga...

(GRITANDO) ¿Por qué te acuestas con mi marido?

¿Uds. qué miran? ¿No tienen nada mejor que hacer?

-Sí, pero no es tan divertido.

Por favor, Doroti. Tienes que creerme.

No hay nada entre nosotros. ¿No hay nada entre vosotros?

Pues si eso es verdad, ¡no vuelvas a salir con mi marido!

¿No les parece? TODOS: Sí, sí, claro.

Si solo vamos a ir a un ballet. Además, no es su marido,

¡es su ex marido!

Pero ¿por qué debo dar explicaciones yo ahora?

Ni que esto fuera un juicio. ¡Oh!

A ver.

¿Quién es el Pocholo?

Es ese chico alto, con ojos bonitos, que les gustan

los de anchoas con atún y aceitunas.

¿Y este vale por tres euros con su firma qué significa?

Pues que solo tenía billetes grandes.

Y mucho morro.

Nosotras no teníamos cambio. ¿De cuánto era el billete?

De los moraditos.

Ah, de esos que llaman "Bin Laden" porque nadie lo ha visto.

No sé, pero me parece que era de 500, sí.

¿Y estos otros? Todos tenían billetes de 200.

¡Coño! Han venido solo los millonarios de la playa.

Es que nuestros bocadillos son muy sofisticados.

Rosita, bonita,

tengo que darte unas nociones de economía.

Sí.

La primera y más importante. Mhm.

No seas tontolaba. Ah, vale.

Segunda, la ley del talión. Esa me la sé.

Ojo por ojo y diente por diente.

Si se comen un bocadillo, yo me tengo que comer otro...

No le veo mucho sentido. No. Eso significa

que bocata que se comen, dinero que apoquinan.

Con una mano das el bocata y con la otra coges la pasta.

¿Y si tengo las dos manos ocupadas?

Pues lo coges con los dientes. ¡Arg!

Vale.

Ah. Pensé que erais Blanca. ¿Las dos?

Es la falta de hombre. Tengo que verla.

¿Ya le vuelves a hablar?

Solo para insultarla y acordarme de su familia.

¿Todavía no ha vuelto? No.

¿Adónde vas?

A tomarme un helado o a cometer una locura.

Lo pensaré en el coche.

Timbre

¿Sí? -Somos Horacio y Pancho.

Venimos de parte de "Juan Sin Dedos".

Ah, Juan Sin...

(TARTAMUDEA) ¡So-Sofía! Preguntan por ti.

Golpean la puerta

-¿Quién es? Soy yo, ¡Doroti!

¡Ostras! Doroti... Enseguida me la quito de encima.

Estoy durmiendo, ¿qué quieres?

Golpea la puerta ¡Abre la puerta!

¡Voy!

(JADEA)

¡Voy!

Pero, ¿adónde vas en camisón?

He venido por un impulso que no he podido evitar.

Bueno, eso me sube la autoestima.

¿Cuándo te hiciste el último encefalograma?

¿No te han dicho nunca que tienes la sensibilidad de una mofeta?

No quiero ser descortés, pero mañana madrugo y debo dormir.

Ah, claro, por eso llevas puesto el peluquín.

Eso puede querer decir dos cosas:

que mañana quieres ahorrarte el tiempo de ponértelo

o que estás haciendo el ridículo con una mujer.

Para. ¿Has venido a provocarme?

No, esto no tiene nada que ver contigo.

Pues te has confundido de habitación.

No, quiero hablar con ella. ¿Con quién?

Será solo un momento.

Cuando termine, puedes seguir con lo que estuvieras haciendo.

No entiendo nada.

Llevo tres noches torturándome,

tratando de encontrar alguna razón que justifique lo que haces,

pero, por más que me he esforzado,

no logro comprender que pongas en peligro nuestra amistad por esto.

Ya es difícil comprender que te guste este

aunque, después de haber vivido con él más de 30 años,

no soy yo la más indicada para reprochártelo.

Lo que más me ha dolido

es que no hayas tenido el valor de decirme la verdad,

de confesarme que te ibas a acostar con él.

-Le aseguro que lo hubiera hecho, pero ni yo misma lo sabía.

Hasta que me recogió para llevarme al casting.

¡Si no sé ni cómo se llama!

Qué me diste, qué me diste que así me has cambiado

de nieve a la hoguera, de rojo a pasión.

¡Ole!

No te alejes de mi vera, que sin ti no hay para mi remisión.

¿Qué hacéis todavía levantadas?

-¿Y tú de dónde vienes disfrazada así?

De resolver un asunto en un hotel, ¿pasa algo?

Si te estás ganando un dinero extra, te equivocas de uniforme,

ahora hasta los transexuales llevan un pecho fuera.

¿No habrás hecho ninguna tontería? Vestida así solo el ridículo.

¿Y este jardín botánico? ¿Habéis cambiado de negocio?

¿Has visto que belleza? Las ha mandado "Juan Sin Dedos".

¿Habéis comprobado que no trae alguna bomba, una plaga o algo?

¿Te acuerdas del tío Paco? Sí, el de la artrosis.

Pues le llamé, y le envié una nota a nuestro competidor.

"Juan Sin Dedos. Anda que el nombrecito...

Y el que ponía en el sobre: "Juan sin piernas".

Él recibió el mensaje y nos trajo flores. ¿No es divino?

Eso me preocupa.

Y a mí tu impermeable sobre el camisón. (RÍE)

Ya hemos dejado el negocio de los bocadillos.

No era rentable. Me alegro.

Vamos a por el otro de energías renovables.

Ya sabes, el combustible a base de maíz,

los molinos de aspas gordas... Grandes.

Eso.

¿Sabéis dónde está Blanca?

Hace un momento la vi por el pasillo.

Me ha pedido unas natillas con mucha canela.

¡Eso es que ha ligado! Seguro.

(RÍE) Se lo llevo.

Bueno, pues ale.

¿Podemos hablar? Depende.

Quiero pedirte disculpas. Vaya, ¡eso es nuevo!

Perdóname. ¿Así de sencillo?

No creas que me resulta fácil.

Claro, con tu carácter lo más fácil es insultar.

Esta noche he estado en la habitación de Alberto,

en el hotel, ¡qué escenita! (RÍE)

¿Por qué fuiste allí, si puede saberse?

Pensaba que estabas tú con él. Pues no estaba.

Ya.

Hablé con Alberto y le dije que, aunque no lo entendía,

teníamos que dejar de vernos.

Me he portado como una colegiala. Como una colegiala mema.

Sí, pero tiene su explicación. ¿Sí? Me muero por oírla. (RÍE)

Déjame terminar.

Si me interrumpes, quizá no tenga el valor de sincerarme.

Perdona.

No me importaba perder a Alberto,

porque hace tiempo que ya no era mío.

Cuando le vi tan dependiente, tan vulnerable, tan frágil,

todos los recuerdos de mi matrimonio,

se hicieron presentes.

Y eso era lo que yo no quería que me quitaras saliendo con él.

¿Qué exactamente?

Mis recuerdos.

Por eso me sentía celosa, más sola que nunca

y completamente fracasada.

Gris oscuro. ¿Qué? ¿Cómo?

Gris oscuro.

Así defino esta situación de angustia y confusión,

que no tiene explicación, pero te agobia,

y que te deja sin poder respirar. Conozco esas sensaciones.

Pues yo le llamo estado gris oscuro,

que es un color que aborrezco. (RÍE)

¿Podrás olvidar este incidente? ¿De qué incidente hablas?

Entre amigas no hay que dar demasiadas explicaciones.

Nos queremos,

nos comprendemos

y nos necesitamos.

(ALIVIADA) Oooh...

Gracias. No hay porqué.

Y te quiero hacer una pregunta personal.

¡Claro!

¿Cómo pudiste casarte con Alberto?

Seguramente porque me pilló en el momento gris oscuro.

Ya.

Entonces, con todo su pelo, Alberto daba el pego.

Tenía un algo.

Era incluso elegante, alto, simpático, buen conversador...

Quien lo diría... (RÍE)

Y yo estaba embarazada de cuatro meses. Así que...

Señoras, tenemos un problema.

Vaya por Dios.

No cabe la menor duda. ¿De qué?

Es como si hubieran instalado esta casa en la selva del Amazonas.

¿Hay pirañas en la ducha? Hay bichos de todas las castas.

Y eso que todavía no ha visto a tu madre.

¿Eso es una gracia?

Perdona, me horripilan los bichos.

Tienen polillas en los armarios, termitas en las vigas,

hormigas en las cañerías,

y en el sótano se ha instalado la blattaria andropolis.

¿Has oído? El presidente de Grecia se ha mudado al piso de abajo.

La blattaria andropolis es una de las cucarachas

más prolíficas que existen.

¿En Grecia gobierna una cucaracha?

Entonces es normal que tengan problemas.

¿Y qué tiene que hacer para dejar la casa limpia de bichos?

Los insectos vienen de abajo a arriba.

Habría que hacer una inspección en profundidad

a partir de los cimientos de la casa.

¿Quiere Ud. decir excavar en el sótano?

Eso o investigar si tiene una rata que les quiera dar la información.

(RÍE)

Bueno, les enviaré el estudio y el presupuesto.

(RÍE)

Pues no sé de qué se ríe,

con una profesión tan horrible como la de verdugo.

Vivir matando bichitos inocentes...

¿Inocentes?

Ellos no han elegido ser chinches o cucarachas.

¿A ti te gustaría que te mataran si hubieras nacido garrapata?

Pues no me lo había planteado nunca,

pero te prometo reflexionar sobre ello detenidamente.

Me siento muy orgullosa de ti. Eso te hará mejor persona

ymás humana. Tú tienes muchas posibilidades.

¡Chicas! ¡Mis pies no tocan el suelo!

¡Mi corazón late a 300 revoluciones por minuto!

¡Estoy a punto de desmayarme de la emoción!

¡No sabéis lo que me ha pasado! Sí, sabemos lo que te ha pasado.

Solo nos falta saber con quién te has acostado.

Como directiva de un hotel he conseguido entradas

0para el estreno de la última película de Antonio Banderas.

¡Ah!

¡Y pases VIP para la fiesta que se dará después de la proyección!

En la que será anfitrión absoluto el mismísimo Banderas.

(GRITAN)

Sofía, verás...

Ni una sola palabra de lo que vas a intentar decirme

o te estampo la regadera.

Perdona, lo he intentado... ¡Que te calles!

Estoy harta de ser la cenicienta.

Lo siento, pero no he conseguido la cuarta entrada.

Pues nos la jugamos a los chinos. No, no, mamá.

Yo no puedo perder la oportunidad de conocer a Antonio Banderas.

Y tú haces trampas.

No, no, yo tampoco. Es mi ídolo.

Sueño con él tres veces por semana.

Y cosa curiosa, en mi sueño no está Melanie.

Blanca, ¿qué dices?

Has tenido más hombres que los de la guía telefónica.

Antonio Banderas es más que un hombre, es un mito.

Dentro de nada le darán un Oscar.

Por favor, Sofía, no te puedo dar mi entrada.

Sois una pandilla de solteronas resentidas

que disfrutáis maltratando a esta pobre vieja.

Pero mamá...

¡Yo no soy tu madre!

Si me necesitáis me encontraréis en los cubos de basura

haciendo crucigramas.

No os preocupéis, se le pasará.

Y si no se le pasa, ¿a quién le importa?

¡Vamos a conocer a Antonio Banderas!

¡Yuju!

Me voy a poner el vestido rojo para estar a juego con la alfombra.

Yo me tengo que comprar algo.

¡Oh! Es que estamos...

Discúlpenos.

-No, tranquilas, si estoy acostumbrado.

Todas se ponen así cuando me pongo este mono azul.

Se me ajusta demasiado y luego pasa lo que pasa.

¿Ha traído el presupuesto?

Sí, y malas noticias.

Tienen también oruga blanca, chinches carnívoras

y el gorgojo de la patata

que es muy sorprendente porque no tienen patatas.

Si es que Dani no fumiga.

Le utilizamos para todo y el pobre no sabe qué hacer.

¿Dónde está ahora? Arreglándome el coche.

Me dejó tirada ayer a la salida de la consulta.

Se tendrán que mudar Uds. un par de días.

Aquí la atmósfera será irrespirable. Tome.

(RÍE)

Bueno, buenas tardes.

Buenas tardes. Buenas tardes.

(RÍE) (RESOPLA)

¿Y si hacemos el fin de semana completo?

¿Cómo?

Nos alquilamos un hotel en la playa,

cogemos los bikinis y los vestidos y pasamos un fin de semana genial.

No tenemos dinero para eso.

¿Nos harían un precio en el tuyo? Está lleno.

Pero siempre hay paquetes y oportunidades...

Ay, Blanca, siempre estás obsesionada con lo mismo.

(RESOPLA) Paquetes turísticos.

¡Voy a buscar el hotel perfecto para el fin de semana perfecto!

Mamá, te vamos a compensar.

Te llevaremos a un hotel de cinco estrellas en la playa.

¿No me dejaréis aquí para que me fumiguen con las termitas?

(GRUÑE)

¿Qué cama quieres? ¿La de la izquierda o la derecha?

La que me pille más cerca de Antonio Banderas.

Yo cogeré esta, así estás más cerca del baño.

¿Me estás llamando meona? No, es que quiero que estés a gusto.

(TOSE) ¿Te pasa algo?

Nada importa, viene y va. (TOSE) ¿El qué?

Las secuelas de aquella neumonía que cogí cuando anduve 3 km

bajo la lluvia helada del frío invierno

para llevarte al colegio el bocadillo que te olvidaste.

Mamá, ¿quieres dejar de torturarme? Es igual, así es la vida.

Iros a la fiesta, yo me quedo aquí sangrando por vuestra puñalada.

Ten cuidado no manches de sangre la moqueta.

Tú ten cuidado no te tropieces con la celulitis.

¡Ahí, va! Si se ha disfrazado de pepinillo.

(RÍE) Mira.

¿Qué te parece? ¿Es la parte de delante o de atrás?

La de delante, esto es el escote. Ah.

Si quieres enseñar tu ropa interior, te podrías ahorrar el vestido.

Es una mezcla de escote moda imperio y de palabra de honor.

Palabra de honor que enseñarás hasta la partida de nacimiento.

Ya sabes que mi parte fuerte es el escote.

Sí, y la débil cuando te quitas el vestido.

¿Desde cuándo crees que no me pongo esto?

Desde la caída del Imperio Romano. Mamá...

Bueno... Voy a hacerme las uñas.

¡Chicas! Hablan de la fiesta de Antonio Banderas.

¡Dice que acudirán más de 600 personas!

Tendremos que llevar prismáticos para verle.

Me he camelado al maître para que nos dé la mesa de al lado.

Habrá políticos, artistas, gente de la nobleza...

Estará Bisbal, Isabel Pantoja... ¡Uh!

¡Penélope Cruz con la criatura! ¡Y Javier Bardem!

¡No! Javier Bardem es mi otro ídolo de la pantalla.

¿Tu otro de cuántos?

De memoria no se los sabe y no trae la calculadora.

¡También va Ricky Martin! ¡Qué cantidad de tíos potentes!

Y yo voy a estar en el centro de esa multitud de testosterona,

apretándome como si fuera en el metro en un punta,

pero en versión bacanal de alfombra roja y yo.

¿Por qué no te das una ducha fría? No te dé un infarto y no puedas ir.

Teléfono Que no...

¿Sí? Sí, soy Rosa Crespo. Sí, viuda de Tembleque.

¿Que me ha tocado qué?

Porque mi número coincide...

Carnet de identidad con la lotería de...

(EMOCIONADA) ¿Un crucero? ¡Uh! Nos vamos de crucero.

¿Para cuántas personas? A ver si me dan el camarote nupcial.

Sí, sí. ¿Tengo que ir ahora mismo a la agencia?

Ay, pues no puedo porque tengo una fiesta. ¿Qué?

¿Que deje en la recepción la invitación?

¿Mi invitación?

¿Cómo...?

Mamá, deja el teléfono. Métete en tus cosas, petarda.

¿Mi invitación a la fi...?

¿Cómo sabe que es la fiesta de Antonio Banderas?

Chicas, no hay crucero.

Es tu madre, que me quiere choricear la invitación.

Falsa, mentirosa. Sinvergüenza.

-Buenas noches. -Gracias.

-Tomás, queremos una habitación. -Son 30 euros.

-¿30 euros? -Y 150 del servicio de habitaciones.

-Si todavía no hemos pedido nada. -Es que la bebida va aparte.

-Venga, cariño. -¿150?

-La primera hora. -¿Y si no me gustas?

-Pides el libro de reclamaciones. Va, que he quedado con mi novio.

-La 108.

¿Qué os parece nuestro hotel? Pues... diferente.

Y la gente tiene como prisa. Mhm.

Al menos es más acogedor que los de cinco estrellas.

¿Dónde lo has encontrado? Está dentro del presupuesto,

a pie de playa y el vestíbulo está lleno de hombres.

Deberíamos irnos ya, odio llegar tarde.

Pero a los estrenos hay que llegar en el último minuto,

como las grandes estrellas.

¿Y si cogemos un taxi y damos vueltas alrededor del cine?

¿Quieres que lleguemos las tres borrachas?

Mejor nos tomamos una copa. Vale.

Hay un ambientazo aquí bárbaro. Yo creo que por aquí está el bar.

Por aquí, por aquí.

Chicas, ¿no notáis algo raro? Sí, que no salimos nunca. (RÍE)

Y huele fuerte, como a pachuli barato.

Sí.

Y los hombres miran como alienígenas.

¿Con cuántos alienígenas has salido tú?

Pues... ¡Todos los hombres lo son!

Pero no quieren que se sepa.

¿Ah, sí? Mhm. (RÍE)

Señorita, me...

Ni caso. ¿Os habéis fijado?

Aquel tipo me está comiendo con la mirada.

Será miope. O tendrá hambre y será tímido.

Por eso no se le acerca y se la come en pepitoria.

(AMBAS RÍEN)

-Perdonen. Las he estado observando

y son de las tipas más elegantes del chiringuito.

¿"De las tipas"? Bueno, perdone la expresión.

Es que si las llamo "señoritas", no me lo creo.

Y si digo "señoras", no me motivo. Pues díganos "adiós".

Porque yo creo que tiene un serio problema de inseguridad.

No le haga caso a mis amigas.

Es que ellas tienen deformación profesional.

Ah... ¿Es de las que se creen marquesas?

No... Soy psicóloga y estoy muy orgullosa.

Qué interesante. Seguro que a mis amigos

les encantaría conocerlas e invitarlas a una copa.

No, gracias, nos tenemos que ir. ¡Si es un momento!

Ellos son Carlos y Juan. -Señoritas.

TODAS: Hola. -Hola, buenas noches.

Yo soy Blanca, ellas son mis amigas Doroti y Rosa.

-¿Trabajáis siempre en este hotel?

No, yo trabajo en uno de cinco estrellas.

Doroti se dedica aenseñar a jóvenes.

-¡Coño, una experta!

Y Rosa está especializada en casos difíciles.

-¡Qué morbazo! Bueno...

Como os he dicho, nos tenemos que marchar.

-Oh... ¿Vosotros a qué os dedicáis?

Estamos aquí por la semana de la moda.

¿Sois modelos? Sí, premamá...

-(RÍE) No, no. -Somos mayoristas.

¡Ah, estupendo! A Doroti le encanta el cuero.

-Tiene toda la pinta. ¿Cuánto tiempo lleváis trabajando?

Uy, yo desde que me acuerdo. -Pues eso es tener buena memoria.

(TODOS RÍEN)

¿He dicho algo gracioso? Para los mayoristas de ropa, sí.

Doroti es la primera que empezó a trabajar.

Es la que más tiempo lleva, ¿no? 30 años, más o menos.

-Mmh, debe ser buenísima. Pues sí.

La mejor. Incansable. Se lleva trabajo a casa y todo.

-¡Qué máquina! ¡Eso es afición!

Pero creo que la que empezó antes fui yo.

-¿Por un desengaño amoroso? No, me encantaban los animales.

-¿Los animales? Mi padre me dio a elegir.

Dijo: "O te vas con los braceros o te dedicas a los animales".

Y yo no lo dudé ni un segundo. -¿Tu padre?

-Oye, ¿y habéis trabajado alguna vez las tres juntas?

Solamente en casa. Allí, sí.

La más activa es la madre de esta. -¿Tu madre?

¿Mi madre? Es la que más.

-Oye, ¿y si nos imaginamos que estamos en vuestra casa

y subimos para que nos enseñéis vuestras habilidades?

Es que en las habitaciones no hay microondas,

y yo sin horno no soy nadie.

-Pero las camas parecen plazas de toros.

Yo soy poco taurina. Y a mí me gustan más los bolos.

Yo, si no hay cocina, lo mío son las bufandas.

-¿Nos estáis rechazando?

No, es que tenemos prisa, vamos a un estreno.

-(RIENDO) ¡No será el vuestro! (TODOS RÍEN)

No, es el de Antonio Banderas. Nosotras no somos actrices.

Pero aunque lo fuéramos, no nos gustan los tríos,

ni los catetos, ni los babosos.

-¿Nos estáis rechazando o quedándoos con nosotros?

-No, da igual. Perdona si te hemos ofendido, miss Universo.

Hay chavalas con 20 años menos que no le harán ascos a nuestro dinero.

¿Y por qué han hablado de dinero? ¿Sabes por quiénes nos han tomado?

¿Por camareras? Por inspectoras de Hacienda.

Por prostitutas.

¿Por eso nos querían llevar a los toros?

¡Claro!

¡Por eso este hotel es tan barato! ¿Por qué?

Porque es un picadero.

-¡Que no se mueva nadie! Esto es una redada.

Ay, la Poli. ¡Uh!

Sirenas

Esto es humillante. Nunca había estado encarcelada.

-Pues con tu edad, o tienes un chulo poli

o eres más escurridiza que una sardina. (RÍE)

Señor agente, si tiene usted necesidad de una psicóloga,

le doy mi móvil encantada.

-Gracias, guapa, prefiero mi abuela, que me echa las cartas.

Venga.

Rosi...

Rosa, pero ¿cómo se te ocurre hablar con un policía?

Porque trabajar aquí debe ser muy deprimente.

Pero ¿qué te han hecho? Mira.

¡Uy! ¿No te han dado una toallita?

Sí, pero estaba tan nerviosa que me he sonado la nariz.

Toma. Gracias.

¿No tendrías también un poco de gel de baño?

Rosa, es su pecho, no un supermercado.

Me ha fichado y me ha fotografiado. No podré volver a mi pueblo.

No, mujer, ¡nosotras somos inocentes!

-Y yo, la virgen del Carmen.

Pero me sacaron el Procesión, me dejaron fuera,

y ahora nadie se lo cree. (TODAS RÍEN)

Además, en tu pueblo no se van a enterar.

No conoces a los de correos, y a los de la central de teléfonos.

Estarán mandando faxes a toda la provincia:

"Rosa es una delincuente, Rosa es una delincuente".

¿Y cómo se han enterado, por telepatía?

No, es que son muy cotillas, y cuando no saben algo,

se lo inventan.

Como no salga pronto, me volveré loca.

Espera un momento, ¡hay que luchar!

¿Señor agente?

Se está cometiendo una grave injusticia con nosotras tres.

Yo, si me lo permite,

puedo demostrarle que soy una mujer honesta y educada

y que lo único que me puede hacer perder la cabeza,

es un uniforme y la espalda de un cachalote.

Bueno, viendo la suya, me recuerda el frontón de Vista Alegre.

Pienso que si tiene así la espalda, ¡cómo tendrá lo demás!

-¿Qué pasa, querías algo, nena? (TODAS RÍEN)

¡Hola, hola, hola! Soy escritora, sí.

Esta situación me ha sugerido una historia para una novela.

Quería consultar con Ud. el título, ¡a ver qué le parece!

"Amor entre rejas".

Seguro que ahí dentro encuentra su pareja.

(RÍEN)

Lo has puesto peor.

¿Cómo se te ocurre sacarnos de aquí ligando con un policía?

Porque era una mujer, ¡pero estaba casi convencida!

(MURMURA) -¡Estas obsesionada con el sexo!

Hombres, sexo, hombres, sexo...

-Hombres, sexo... ¿Es que hay otra cosa?

-¡Dinero! (RÍEN)

¡Y sexo! Por eso nos hemos metido en un lío.

¿A quién se le ocurre entrar

en un bar todo lleno de tíos? -¡A mí!

-¡Y a mí! -¡Y a mí!

¡Ya está bien de culparme!

Al fin y al cabo, fui yo la que consiguió las entradas

para ir a la fiesta de Antonio Banderas.

A ver si os creéis que a mí me gusta estar encerrada,

¡con toda esta gentuza!

-¿Qué has dicho? No, no.

Era una forma figurada de hablar.

No consiento que ninguna vieja me insulte,

te sacaré los puntos a guantazos.

(MURMURA) -¿Esta cómo sabe que está operada?

Odio la violencia y si no te comportas

de una manera civilizada, te meterás en un lío.

Mira, antes te mando al hospital. ¡Por favor!

Oye, tú, aléjate de mi amiga si no quieres que te desfigure,

para toda la vida, esa cara de mono que tienes.

¿Tú y cuántas más, eh? Yo, sola.

Pero te advierto, que cumplí condena en Carabanchel.

Carabanchel, era una prisión para tíos.

¡Lo sé! Estuve año y medio. Hasta que me descubrieron.

Eso es jugar con ventaja, ¿eh? Pero no descuides a tu protegida.

¿Qué, hombre? ¿Qué vas a hacer? ¿Qué?

Doroti. Oye, has estado maravillosa.

¿De dónde has sacado esa cosa de... (VOZ RONCA)

Estuve dando clases a unos chicos de 18 años,

no te creas que son muy diferentes a estas.

(MURMURA) ¡Qué alivio, Doroti!

Blanca, siento mucho lo que te he dicho, perdóname.

Más siento yo que nos perdamos la fiesta.

-Por aquí, señora.

¡Mamá! ¡Mamá! ¡Has venido a buscarnos!

Sofía, ¿cómo nos has encontrado? Fui a la perrera municipal,

y al no figurar en el registro, se me ocurrió venir aquí.

Estás guapísima. Deja de hacerme la pelota.

¡Yo preocupada y nadie me dice nada!

¡Es que nos han quitado hasta el móvil!

Detenidas por prostitución, ¡y parecíais tontas!

¡Pero somos inocentes! Por supuesto,

no creo que haya ningún idiota que pague por vosotras.

¿Has venido a pagar la fianza? No, Rosa,

ha venido a traernos un bocadillo con una lima dentro.

Date prisa, Sofi,

¡si nos aceleramos aún podemos llegar a la fiesta de Banderas!

Pensé que ya no usaríamos las entradas.

Una de vosotras se fastidia y me cede su invitación.

¡Yo conseguí las entradas! Sí, ¡pero mamá pagará la fianza!

No, a mí me han cacheado, me han fichado y me han ultrajado.

¿No os parece que ya he sufrido bastante?

Sofi, date prisa, todavía podemos llegar a la fiesta.

Mamá, ¿quieres ser razonable?

¿Razonable? Mi hija me avergüenza

echándose a la mala vida a la tercera edad,

y me pide que sea razonable.

-Señora, ¿cuáles son sus amigas? No están aquí. Vámonos.

¡Mamá!

¡No me llames mamá, pendón desorejado!

¿Cómo puedes hacerle esto a tu propia hija?

En cuanto termine la fiesta les pediré que os suelten.

TODAS: ¡Sofi!

¡Mamá!

Es mala. Vieja, chocha.

Es la primera boda que los langostinos son frescos.

¿Qué boda? No se casaba nadie.

Por eso no serían congelados.

Me convertí en la reina de la fiesta.

Todos querían vuestras invitaciones.

Ese sadismo puede convertirse en un brote sicótico.

Mientras no me den paperas...

¿Nadie te preguntó por mí?

Los de seguridad. Les dije que estabas entre rejas.

Mamá... Me sentaron entre Javier Bardem

y el Duque. ¿Había gente de la nobleza?

No sé lo noble que será

pero si tuviera 40 años menos no se me escapa.

¿Eres monárquica? Soy vieja.

Pero me gusta el buen jamón

y el Duque resucita a un muerto.

Ya basta. No queremos saber más.

Las madrastras se cabrean con Cenicienta

por tener una noche feliz.

No... Es que pensamos que mientes.

Delirios producto del estrechamiento de venas cerebrales.

Estamos furiosas porque nos dejaste encerradas

y robaste las invitaciones.

¡Pagué la fianza!

Y le envié a uno para que no llegase

hasta que no acabara la fiesta, ¿qué queréis?

Que no mientas. Seguro que ni entraste.

Si la envidia fuera tiña...

Cuando quiero soy convincente.

El invitado más importante vendrá a buscarme.

Tú alucinas. ¿No te jugarás 1000 euros?

Timbre

¡Allí está! ¡Abrid!

Vamos a ver. Venga.

Tanto decir. A ver quién la viene...

A ver quien viene...

-Muy buenas noches. ¿Está Sofía?

Hola, cielo. No pases, que no estarías seguro.

¿Dónde quieres ir? A un sitio de mariscos.

Conozco el mejor.

¿Con tu enfermedad puedes tomar marisco?

¿Qué enfermedad? La que le hizo invitarme.

Ni una palabra. ¿De qué vas?

Lo mejor que tengo, el estómago. Bien.

Tú eres el mismísimo... Santiago Segura.

¡Eres Santiago Segura!

Me gustan los hombres como tú... Y los demás también.

Y con el sexo en las pelis, ¿tienes doble?

De esas escenas no me dan muchas, pero sí,

lo hago yo mismo. Me gustan los riesgos.

Quédate con esta y verás lo que es el riesgo.

Vámonos.

¿Cuál es la coqueta?

Yo soy la más.

Yo cocino muy bien.

Ha sido un placer. Adiós.

Adiós. Adiós.

Si tienes algún problema de pareja...

Un papelito...

A mí me llama seguro, al ser psicóloga...

Ya sabe que lo soy.

Timbre

Ya voy.

Ah.

Timbre ¡Ya voy!

-Muy buenas. Le traigo su ropa del tinte.

¿Está seguro?

Siempre vamos a recogerla.

Nos han dicho que era urgente, son 20 euros,

más la propina.

Espere un momentito.

Repíteme, ¿cuánto has dicho?

8 prendas que serán 76 euros, 20 de transporte más la...

Más la propina, sí.

Juraría que tenía aquí 200, déjame la ropa, pasaré a pagarla.

Imposible. Con la crisis hay quién se muda por no pagar.

Bueno, lo siento. Ya se pasará.

Venga, adiós.

Ah... Bueno.

Vaya cara.

Tres horas quemándome para esto.

Te he dicho que la cocina no es lo tuyo.

Se te da mejor la informática.

Si pusiera un restaurante, Arzak me haría los recados.

¿Y por qué no te hace el menú?

Alguien se ha puesto ciega de empanada y la dejado así.

¿Quién ha sido?

¿El qué?

Es cachemir del Tíbet.

Parece de muñecas, ¿vas hacer colección?

Esto me lo iba a poner yo.

No es de tu talla.

¡Es un modelo de 300 euros que iba a estrenar el sábado

para ir a cenar con el jefe de bomberos!

¿Y por qué quieres hacer el ridículo con él?

Alguien lo ha metido en la lavadora.

Alguna envidiosa que no pueda soportar

que los hombres me los tenga que quitar a puntapiés.

No digas tonterías.

¿Has sido tú la que ha destrozado mi empanada

porque pensabas que había lavado tu jersey?

No he entrado en la cocina para nada.

¿Sabéis si han traído la ropa del tinte?

¿Qué pasa?

¿Os ha dado un chungo y no me reconocéis?

¿Me has cogido 200 euros del monedero?

Pues claro.

No pretenderás que por 200 euros atraque un banco.

¿Te suena esto?

Como no tengo radio, no me suena. ¿Qué es?

Un jersey de cachemir y angora que cuesta un dineral.

Te han timado, cuando lo saqué de la centrifugadora

parecía un pañal usado.

¡O sea que has sido tú! Y yo que sé, estaba en tu cama

al lado de las medias y el pijama y lo eché a lavar.

¡No lo había estrenado! ¡Pero, Mamá!

¿Y qué me dices de esto? Ah, genial, mano de santo.

Han caído como moscas, la deberías patentar.

¿Como moscas? ¿Quieres han caído como moscas?

Los gatos del barrio, llevaban una semana en celo

con unos maullidos que no me dejaban dormir.

¿Y le has dado mi empanada a los gatos?

Les había puesto albóndigas de arsénico y nada,

fue probar tu empanada y todos "espanzurrados".

Doroti, por respeto a que es tu madre no hago una barbaridad.

Ni yo te lo permitiría porque te quiero

y porque, además, eso no se puede comer.

Tú te has comido esta empanada como te comes todas mis cosas.

Tienes que hacer algo, tu madre se convierte en un problema.

Mamá, ¿te das cuenta de lo que has hecho?

¿Yo? Alegrar la vida de tres solteronas resentidas.

Te equivocas, somos tres mujeres independientes infelices.

Sí, que se cabrean por un cacho de empanada, un jersey de mierda

y 200 euros que me tendrías que dar sin que te los pidiera.

Pero, tranquila, ya no me volveréis a ver nunca más.

¿Dónde vas? A la residencia, así moriré antes.

No seas melodramática, es genial, tiene hasta gimnasio.

Es verdad, ya echo de menos las pesas y la máquina de remo.

Me voy corriendo a ver si me da tiempo a prepararme

para míster universo.

Habrá que llamar, no sea que no tengan plaza.

Tranquila, cada día palma alguien. ¿Te llamo un taxi?

No, prefiero irme a la parada, estar aquí ya me quema.

Mamá.

Adiós.

Habéis ganado una batalla, pero no la guerra. Volveré.

¿Te casas o no te casas? Sí, la semana que viene.

Si se casa, ¿qué será de nosotras? Esta es su casa.

Pues nada, nos vamos y ya está.

Hola, chicas, ¿me ayudáis?

¡Quieta ahí, quieta!

Si te casas con este no tengas hijos que te pueden salir coalas.

Divorcios, suicidios, asesinatos, mal rollo, herencias.

¿Un poco de té? Prefiero un pelotazo de orujo.

No puedo comer nada que se mueva.

¿Cómo qué? ¿Caballos?

Soy como un reloj, siempre orino a las siete de la mañana.

Qué felicidad.

Lo malo es que no me despierto hasta las ocho.

Me han cerrado el hogar donde trabajaba.

No. Sí.

Las ostras, muy despacio, pero se mueven.

Lo que pasa que son muy tímidas y hay que mirarlas de reojo.

No. Sí.

Que sí, lo ha dicho tres veces.

Cuando estoy nerviosa suelto más líquido que la Cibeles.

Y con unas mierdas, unas mierdas de elefante.

Cuando la sangre me hierve, me hierve.

La menopausia que le dura mucho.

Las chicas de oro - Capítulo 12

29 nov 2010

Alberto, el ex marido de Doroti, lo ha perdido todo, y vuelve al lado de su ex, buscando apoyo y consuelo a su desgracia. Pero cuando dicho consuelo lo encuentra en Blanca, Doroti se enfada muchísimo con su amiga.

Sofía y Rosa deciden poner un negocio de bocadillos para vendérselos en la playa a los turistas. Un fumigador descubre en la casa de Blanca un montón de bichos, y las cuatro mujeres han de irse a un hotel para que puedan fumigar. Lo malo es que eligen uno que se dedica a la prostitución y acaban teniendo problemas. El hecho de que Blanca haya conseguido tres invitaciones para asistir a una fiesta de Antonio Banderas, hace que Sofía se sienta discriminada por ellas, y haga lo que sea para poder asistir. Al final se presenta en casa un personaje sorpresa.

ver más sobre "Las chicas de oro - Capítulo 12" ver menos sobre "Las chicas de oro - Capítulo 12"
Clips

Los últimos 48 programas de Las chicas de oro

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Capítulo 9 Completo 53:41 19% 30 ago 2013
    Capítulo 9 30 ago 2013 "Mala pata". Las tres amigas están preparando un número de baile para participar en un festival benéfico, cuando Doroti se hace un esguince de tobillo que va a impedir su participación en el espectáculo. Cuando e...
  • Capítulo 8 Completo 53:49 15% 23 ago 2013
    Capítulo 8 23 ago 2013 Blanca se siente feliz porque ha conocido al que considera el verdadero y definitivo hombre de su vida. Gloria, la hermana de Doroti, viene a pasar unos días con ella y su madre. Gloria tiene una posición económi...
  • Capítulo 7 Completo 51:45 14% 16 ago 2013
    Capítulo 7 16 ago 2013 "Un pequeño idilio" y "Las mentiras peligrosas".  Rosa ha empezado a salir con un compañero de trabajo, que es psiquiatra, y con el que se entiende muy bien. Pero cuando Blanca le invita a venir a casa para ...
  • Capítulo 6 Completo 1:01:08 12% 16 ago 2013
    Capítulo 6 16 ago 2013 "Fácil y agradable" y "Un lecho de rosas". Lucía, la sobrina de Blanca, viene a pasar con ella una temporada. Siempre se han entendido ambas de maravilla, pero el hecho de que la muchacha disfrute tanto gustando ...
  • Capítulo 5 Completo 57:48 13% 09 ago 2013
    Capítulo 5 09 ago 2013 Recordando los tiempos en que iban a jugar a la bolera, Doroti, Blanca, Rosa y Sofía deciden organizar entre las cuatro un Torneo de bolos. Los conflictos comienzan cuando se trata de determinar cuál de ellas for...
  • Capítulo 4 Completo 54:15 13% 02 ago 2013
    Capítulo 4 02 ago 2013 ROSA LA INOCENTE        Blanca liga con dos hermanos y le pide a Rosa que les acompañe para ser dos parejas. Ésta acepta salir de mala gana, pero al final es la única que se divierte esa noche...
  • Capítulo 3 Completo 1:00:06 12% 26 jul 2013
    Capítulo 3 26 jul 2013 La hija de Blanca está pasando una crisis en su matrimonio y decide hacer un viaje con su marido. Lo malo es que, para poder irse ellos dos solos, han de dejar a Toño, su hijo adolescente, con su abuela Blanca du...
  • Capítulo 2 Completo 57:43 17% 19 jul 2013
    Capítulo 2 19 jul 2013 La madre de Rosa viene a pasar unos días con su hija y eso va a provocar ciertos problemas en la casa, especialmente en lo que a su hija respecta. Blanca conoce a un profesor de aerobic, que se interesa por ella ...
  • Capítulo 1 Completo 55:08 17% 12 jul 2013
    Capítulo 1 12 jul 2013 Al volver a casa por la noche tras asistir a un concierto, Sofia, Doroti, Blanca y Rosa descubren que han entrado ladrones, e intentan resolver  la inseguridad que esto les produce.Histórico de emisiones:13/...
  • Capítulo 13 Completo 49:39 51% 06 dic 2010
    Capítulo 13 06 dic 2010 Cuando Doroti y Rosa se enteran de que Blanca se va a casar, su reacción no es precisamente de alegría sino de preocupación, pues ello significa que han de abandonar la casa de su amiga, y no tienen dónde ir. Ent...
  • Avance del capítulo 13 Avance 1:01 49% 30 nov 2010
    Avance del capítulo 13 30 nov 2010 Cuando Doroti y Rosa se enteran de que Blanca se va a casar, su reacción no es precisamente de alegría sino de preocupación, pues ello significa que han que abandonar la casa de su amiga, y no tienen dónde ir.Ent...
  • Capítulo 12 Completo 58:04 50% 29 nov 2010
    Capítulo 12 29 nov 2010 Alberto, el ex marido de Doroti, lo ha perdido todo, y vuelve al lado de su ex, buscando apoyo y consuelo a su desgracia. Pero cuando dicho consuelo lo encuentra en Blanca, Doroti se enfada muchísimo con su amiga...
  • Capítulo 11 Completo 53:45 49% 22 nov 2010
    Capítulo 11 22 nov 2010 Doroti, Blanca, Rosa y Sofía se muestran muy ilusionadas con asistir a una cena de gala, en la que se va a proclamar a la ganadora del premio a la mujer más solidaria de su comunidad. Cuando las cuatro se dispone...
  • Avance del capítulo 12 Avance 1:06 48% 22 nov 2010
    Avance del capítulo 12 22 nov 2010 Alberto, el ex marido de Doroti, lo ha perdido todo, y vuelve al lado de su ex, buscando apoyo y consuelo a su desgracia. Pero cuando dicho consuelo lo encuentra en Blanca, Doroti se enfada muchísimo c...
  • Avance del capítulo 11 Avance 00:53 48% 16 nov 2010
    Avance del capítulo 11 16 nov 2010 Doroti, Blanca, Rosa y Sofía se muestran muy ilusionadas con asistir a una cena de gala, en la que se va a proclamar a la ganadora del premio a la mujer más solidaria de su comunidad. Cuando las cuatro se dispone...
  • Capítulo 10 Completo 50:20 49% 15 nov 2010
    Capítulo 10 15 nov 2010 El padre de Blanca es un hombre peculiar, que lleva ya unos cuantos años viudo y solo. Cuando se entera con estupor de que se ha hecho cantautor y está dispuesto incluso a cantar en público, a Blanca le invade la...
  • Avance del capítulo 10 Avance 1:11 48% 10 nov 2010
    Avance del capítulo 10 10 nov 2010 El padre de Blanca es un hombre peculiar, que lleva ya unos cuantos años viudo y solo. Cuando se entera con estupor de que se ha hecho cantautor y está dispuesto incluso a cantar en público, a Blanca le invade la...
  • Capítulo 9 Completo 53:45 49% 08 nov 2010
    Capítulo 9 08 nov 2010 "Mala pata". Las tres amigas están preparando un número de baile para participar en un festival benéfico, cuando Doroti se hace un esguince de tobillo que va a impedir su participación en el espectáculo. Cuando e...
  • Avance del capítulo 9 Avance 00:46 48% 02 nov 2010
    Avance del capítulo 9 02 nov 2010 Las tres amigas están preparando un número de baile para participar en un festival benéfico, cuando Doroti se hace un esguince de tobillo que va a impedir su participación en el espectáculo. Cuando el médico la d...
  • Avance del capítulo 8 Avance 1:03 48% 26 oct 2010
    Avance del capítulo 8 26 oct 2010 Blanca se siente feliz porque ha conocido al que considera el verdadero y definitivo hombre de su vida. Pero cuando se entera de que tiene dos hijos de corta edad, su decisión de emprender una nueva vida con él s...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos