www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5438959
Para todos los públicos La Paisana - Oña - ver ahora
Transcripción completa

"Hola, soy Eva Hache y no, no tengo pueblo, pero me encantaría.

Salir al fresco, tener pandilla, saludar a todos por el apodo,

sentirme como en casa en todos los rincones.

Ser de pueblo mola. Así que agarro el coche, el micro,

y a 'paisanear' que me voy".

(Música cabecera)

"Hoy voy camino de Oña, un pueblo milenario de 1024 habitantes,

a una hora en coche al norte de Burgos,

aquí me pasaré 48 horas".

(Aplausos y vítores)

¡Muy buenas noches, paisanos de Oña!

(Aplausos y vítores)

(Música)

(Música)

Solo un poco de relax,

y volverán las ganas.

Nunca pares de bailar,

que ya descansarás en invierno,

ya descansarás en invierno.

Empiezo a pasear por las calles de Oña,

y en una terraza, bajo un sol de justicia,

veo a dos hombres completamente concentrados.

Mira, voy a preguntar aquí.

¡Hola! Hola.

Buenas tardes. (AMBOS) Buenas.

Aquí, al solete. Sí, se está bien aquí, sí.

¿Cómo estáis? (AMBOS) Muy bien.

¿Qué estáis, estudiando? Repasando el guion.

¿Cómo que el guion? ¿El guion de qué?

Es una representación medieval que hacemos,

que es la fundación del monasterio que tenemos aquí.

¡Anda! Es un poco la historia de Castilla.

La historia de Castilla. (ASIENTEN)

¿Qué lo hacéis, en...? En agosto.

Llevamos 32 ediciones. ¡Toma ya!

Son 31 años.

De los cuales, hay mucha gente como él y yo,

que llevamos 30 años haciéndolo, desde que éramos chiquitines.

¡30 años! Sí, hemos tenido que pasar

por todos los papeles. -Empezamos de...

-Hemos ido, ya te digo, creciendo, de monaguillo, portafaroles, soldado,

menos noble y monje, yo creo que he sido de todo.

-Que a monje ya llegará, también.

Ya llegaremos, ¿no? Ya llegaremos.

Víctor, Rubén,

¿qué tal?, muy buenas noches.

Madre mía, qué... qué espectáculo.

En "El Cronicón" contáis la historia de Castilla en un rato.

Representan cinco siglos en un par de horas,

que esto sale aproximadamente a cuatro años por minuto.

(Risas)

Eso es capacidad de síntesis,

a vosotros el "Quijote" os cabe en un post-it.

(RÍEN)

En estos 30 años, habéis hecho prácticamente

todos los papeles del "Cronicón", exceptuando noble y monje,

que dices tú: "Vaya por Dios".

Este hombre, que... Rubén, que tiene pinta de noble.

Dirá: "Yo soy noblote". Es noblote, es noblote.

Hombre, por favor, el director de esto, que le den el papel de noble.

Y Víctor, que no le falta ya... Si está metiendo tanto en el papel,

que se ha quedado descapotado.

(RÍEN)

¿Cuantos actores hay en la obra? ¿Actores? Actores...

O personajes, vaya.

La compañía en general serán entre 170 y 200 personas.

¡Hala! Entre acomodadores,

gente que cose, que te prepara los trajes, que te plancha, que...

Unas 200 personas.

Hay gente que por tiempo, porque trabaja fuera, y demás,

hay gente que hasta por ejemplo los días de ensayo general,

y aún así, al día siguiente tiene que trabajar, es cuando viene.

¿Trabaja en Bilbao? "Vale, vengo, ensayo, y me vuelvo".

¿Qué dices? Sí, sí, sí, sí.

Esto es auténtico amor al arte,

200 personas participando en "El Cronicón", sois unos salvajes.

Esto no es una compañía de teatro, esto es un pueblo entero.

En lugar de apuntaros a la compañía, os empadronáis, y ya está:

"Algún papel me tocará". Es increíble, de verdad.

No duelen prendas, que si hay que viajar, que no sé qué...

Bueno, que a los de Bilbao, cuando vienen al ensayo general,

les ponen una Operación Salida para ellos.

(RÍEN)

-Hay mucha gente que lo hace, y tiene su familia, su mujer, sus hijos,

su marido, sus hijos, y claro: "Me voy a las 8 a ensayar, y bajo

a las 10", o: "Me voy a las 10 a actuar, y bajo a las 12".

Son...

Por amor al pueblo, por amor al arte, nunca mejor dicho.

Totalmente. Sí, sí.

Bueno, es... es querer a tu pueblo.

¿Lo hacéis por amor?

(AMBOS) Sí.

-Emociona, cuentas la historia de Oña, al final,

la historia de Oña, de Castilla...

-Es tu pueblo, donde has vivido toda tu vida.

No sé, porque me emociona. -Hay una frase...

-Hay una frase, al final, que te hace emocionarte.

¿Cuál es? Viene...

El narrador dice, cuando está acabando la función, dice:

"Y todos los que siendo de Oña, o vinculados a ella,

nos sentimos orgullosos de su pasado".

Y esa frase, claro, nos emociona a todos.

Mira, tú estás "Candy Candy".

Bueno, me emociona a mí, que no soy de Oña.

(RÍE COMPRENSIVO)

Lo hacemos con mucha emoción, sí.

(ASIENTE)

¿Y si algún día no pudierais?

Lo hemos pensado más de una vez, si por motivos de trabajo,

o por motivos de... No estás, o no puedes venir a Oña...

-Me cojo vacaciones para hacerlo,

aunque esté en Cádiz.

Es así, me gusta el pueblo.

Oña es como una droga, engancha. -Sí.

¿Tú crees? Yo creo que sí.

Vosotros estáis enganchadísimos. (AMBOS) Sí, sí.

-Mucho. -Muchísimo.

Y es verdad lo que dijisteis: "Oña es una droga".

Yo acababa de llegar,

y me di cuenta de que es un pueblo muy especial.

Porque la historia del pueblo, vuestra propia historia,

os enamora hasta los entresijos.

Aquí tenéis una atmósfera muy vuestra, muy diferente,

hay tanta concentración de dulzura,

de amor,

que...

se paladea la miel.

No sé si sabéis que los Beatles

estuvieron pasando una temporada en Oña,

y al volver a sus lugares, a sus casas, sus "homes",

escribieron la canción "All you need is love".

(RÍEN)

En un principio iban a escribir: "Oña need is love",

lo que pasa es que como no tenían eñe en el teclado,

al ser extranjeros...

(RÍEN)

Chicos, ha sido un grandísimo placer conoceros,

a ver qué me pasa a mí por el cuerpo.

(APLAUDEN)

(Música)

"El amor por Oña se ha fraguado durante más de mil años.

'El Cronicón' es la obra donde hacen bandera de la historia de una villa

que tiene los títulos de "Valerosa" y "Muy Leal",

y no me extraña, porque aquí todos son leales a su pueblo,

fieles de corazón".

(Música)

En la plaza principal de Oña me encuentro con el bar...

Bar Janfry.

(TARAREA CANCIÓN DE "CASABLANCA")

Digo: "Creo que este va ser el comienzo de una gran amistad".

Hola. Hola.

¿Qué tal? Muy buenas.

¿Cómo estás? Bien, ¿y tú?

¿Tú eres Janfry? Sí, sí, sí.

Es un mote que me pusieron de niño, no tiene nada que ver con el actor.

¿Tú eres de Oña? Soy nacido aquí, he vivido aquí,

y llevo toda mi vida aquí.

Y fui donde la señora... ¿Esto siempre fue un bar?

Sí, sí.

Es un bar que ha sido un referente de la noche aquí.

¿Ah, sí? También en la comarca, también.

Aquí conoces a las personas como son, como son en casa,

porque igual una vez pueden disimular,

pero claro, todo el año, hay alguna vez que sale su...

su otro yo. Y con la bebida de por medio,

que siempre despereza. Sí, sí, sí,

que cambia un poco.

(RÍEN)

Yo, por ejemplo, soy abstemio. ¡Ah!

Nunca he bebido, no he fumado, no...

Entonces, tú vendes un género que no calibras.

Yo te puedo poner un cubata superbueno, y no sé cómo sabe.

(RÍEN)

Nunca has bebido, y nunca has fumado,

pero sirves unas copas fantásticas.

(Risas)

Eso es lo que tú te crees, que eso es imposible, Janfry,

es que eso es como... como un pintor daltónico.

(RÍEN)

Yo trabajo 36 horas al día.

¿Trabajas 36 horas al día? Eso no puede ser.

Que sí. Estoy 24 horas de guardia con la grúa.

¿Con la grúa? Sí. 24 horas de guardia.

¿La grúa de coches? De coches, sí.

Entonces lo que hago, como aquí nos conocemos todos,

lo que hago es... cuando sale algo,

le digo a uno:"Toma la llave y déjamela en el Deportivo"...

No me extraña que necesites 36 horas al día,

porque además de llevar la barra, llevas la grúa del pueblo

24 horas de guardia, bueno, que son 36...

Yo no sé cuántas horas llevas tú en el cuerpo.

El bar, la grúa. Parece como que no... Pero sí que va, va, va.

Me he dado cuenta de que va al pelo. Claro.

Son negocios completamente complementarios.

Porque si algún sábado por la noche se te queda alguien

más tostado que de costumbre, llegas con la grúa...

La gente se porta bien.

Y nunca me...

echan la bronca porque me voy.

Ahora, si me rompen una puerta y entran por el agujero,

tampoco les digo nada. Venga ya...

No puede ser... Sí, sí, sí.

Pero ¿y cómo no les vas a decir nada?

Quiero decir, si alguien hace el mal en tu casa...

No, nunca les he dicho nada.

En ese momento... Soy bastante... con calma.

Yo no suelo...

Siempre lo pienso y luego al día siguiente puedo hablar con ellos,

pero en ese momento lo que intento es calma, porque no puedes hablar

con alguien que lleva 30 copas. Ya...

Janfry...

El hombre tranquilo. No se altera por nada.

Se monta una pelea del oeste en el bar...

Le roban cosas...

La gente se va sin pagar...

A ti en un test de alcoholemia no es que no te encuentren

alcohol en las venas, es que no te encuentran sangre.

No he conocido nunca en mi vida a una persona

tan alejada del infarto como tú.

Es una paz...

Me parece inconcebible. No, pero para mí es normal.

Yo siempre he vivido así. No concibo una vida...

¿Pero ni de pequeño no tenías rabietas, de bebé?

No... yo he sido.

¿Tú no sabes que lo que eres de niño eres ahora?

Eres igual que cuando tenías 7 años. ¿Y tú nunca te enfadas...?

(Teléfono)

Ay, perdona...

Me parece increíble que alguien no se haya enfadado nunca.

Perdona, me tengo que marchar. ¿Me puedes hacer un favor?

Faltan de servir estos señores. Cuando acaben de beber,

cierras el bar y lo dejas en el Deportivo la llave, ¿vale?

En el... En el Deportivo, el bar de enfrente.

Ah, el bar, creí que era un coche. No, no, no. En el bar.

¿Está cobrado ya? Sí, sí, sí.

Pues nada, muchísimo gusto. Que te vaya muy bien.

(Música)

¡Por cierto!

¡Las llaves!

He cerrado tarde porque al final me puse ahí a poner cañas,

y como yo sí que las pruebo, ¿sabes?

Se me fue un poquito de las manos. Te has quedado sin vasos.

Hubo un poquito ahí de alegría... cristalera.

Y también sin puertas...

Alguien llegó y... Menos la del baño,

porque hay un señor encerrado por dentro que dice que no quiere salir.

Así que, tú tranquilo. Bueno, qué te voy a decir yo.

(Risas)

¿Te ha sentado mal, Janfry?

No, claro...

(Risas, aplausos)

(Canción en inglés)

Estamos en el norte de la provincia de Burgos,

justo donde acaba la meseta.

Estamos en un entorno de la naturaleza interesantísimo,

muy, muy rico.

Ahí escondido, dentro del valle del río Oca,

nos encontramos con un pueblo que fue superinteresante

durante la Edad Media.

Importantísimo en la formación de Castilla.

Mira, ven, ven.

Oña.

Caminando fuera del núcleo de Oña, me acerco a una de las 13 pedanías,

que son esos pueblos que tenéis por ahí diseminados.

Y yo digo: "Claro, mira, mira".

Todos juntos, diseminados, pero juntos.

Y digo yo: "Será para aprovechar el calor".

Y "andandiviri", me topo con una casa preciosa,

de piedra, aflorada...

Hola. Hola.

¿Qué tal? Pues mira, aquí estamos.

Qué buen día. ¿Puedo pasar?

Sí, sí, hija, sí. Puedes pasar.

¿Qué tal?

Aquí en el pueblo, que hay poca gente, pero bueno.

Hay poca gente, ¿no? Muy pocos.

¿Cómo te llamas? Me llamo Visitación.

Visitación, yo soy Eva. Aquí estamos muy pocos en el pueblo.

¿Sois muy poquitos? Cinco.

¿Qué?

Cinco personas. Nosotros tres y dos más.

¿Y cómo os lleváis?

Pues casi mejor los tres solos que acompañados.

No me digas.

Pero bueno, no nos llevamos mal. Bueno...

Es que digo que si sois pocos vecinos y encima mal avenidos...

Pues eso te digo, somos cinco, nada más.

Visi, buenas noches.

¿Qué tal, cómo estás? Bien.

Bien, bien, bien.

Hay que ver lo poco que te gustan a ti las visitas, ¿no?

Que digo yo, qué mala suerte, llamándote Visi...

de Visitación...

Igual te deberías cambiar y ponerte Sole de Soledad.

Mi marido ya va a hacer 90. ¿90?

Yo tengo 82. ¿Tú tienes 82?

Sí, hija, sí. Si no parece que tengas más de 81.

Así es la vida... Así es, maja, así.

¿Y tu marido cómo se llama? Ignacio.

Preséntamelo. Vamos a verlo.

Ignacio. Muy buenos días. Buenos días.

Visi está siempre acompañada de Ignacio,

y esta noche también, Ignacio. Muy buenas noches.

Buenas noches.

No sé si os habéis dado cuenta de que, entre los dos,

sumáis 172 años.

"El Cronicón"...

Más que la historia de Castilla, podría ser vuestro libro de familia.

¿Cuánto tiempo lleváis juntos vosotros?

Llevamos casados 63. Madre mía.

Y de novios 3. Llevamos 66 años juntos.

¡66 años juntos! Sí.

-Y oye, que se ha hecho muy corto. ¿Se te ha hecho corto?

Sí.

-Sí, de verdad, se nos ha hecho cortísimo.

¿Sí? De verdad.

Se pasa la vida en un vuelo.

Yo tenía 16 años cuando nos conocimos en medio de la calle.

¿Aquí mismo? Aquí mismo.

-Ya nos conocíamos, pero aquel día nos conocimos mejor.

Nos encontramos.

Y ya sabes lo que pasa, cuando uno se enamora...

-Así empezamos. Y hasta ahora, hija,

y tan contentos. Y nos queremos igual que el primer día.

¿Sí? Igual.

66 años juntos...

Y se os ha hecho corto. Cortísimo.

Cortísimo...

Vamos a ver, Visi, cortísimo, cortísimo...

Cortísimo es un suspiro, un viaje en ascensor,

una minifalda, pero 66 años... son 66 años...

Qué concepción del tiempo más extraña.

Esta gente, si hubiera estado en la guerra de los 100 años,

hubiera dicho: "Uy, qué mala tarde hemos pasado".

(Risas)

¿Oye, seguís durmiendo juntos? ¿Qué?

¿Dormís juntos? Sí, hombre.

-Sí, sí. No nos hacíamos a dormir separados.

Llevamos muchos años juntos sin estar muy separados.

Cuando más se ha separado, cuando tenía cosechadora

e iba a cosechar por ahí, pero lo demás siempre juntos.

Hemos trabajado siempre juntos en la labranza.

El uno sin el otro no somos nada, hija.

Qué fuerte, ¿no? No somos nada el uno sin el otro.

Juntos levantamos montañas, pero separados nada.

Siempre juntos, a todos los sitios.

¿Qué va a pasar el día que falte uno de los dos?

¡Mal!

Ya nos lo dicen los hijos, no sé que será esto.

Mal...

Es que para mí él lo ha sido todo en este mundo, hija.

Yo subí a este pueblo, me enamoré a los 16 años,

mis padres se marcharon a Bilbao y mis hermanos,

que éramos 8...

Me quedé con él... Para mí es que ha sido todo.

Ha sido tu amigo, tu marido, tu amante... tu todo.

Y no sabes vivir...

Yo, por lo menos, a mí es que me resultaría imposible.

Ir a casa y no verle, o este rincón...

Si por lo que sea pasaría... Yo en este rincón no podría estar.

Aquí llevamos más horas que horas nosotros.

Habéis encontrado la fórmula mágica del amor...

(TARAREA) "Oña need is love".

Ignacio, Visi, muchísimas gracias por contarnos vuestro amor,

por explicarnos que las parejas pueden estar mucho tiempo enamoradas

y yo espero que ese mal llegue muy tarde, muy tarde,

porque, pase lo que pase, el amor que os tenéis

para nosotros ya es eterno.

(Música)

"Llevo poco tiempo aquí y ya me he dado cuenta

de que este pueblo es puro amor, amor sin barreras.

Amor incondicional, amor para siempre.

Estoy segura de que en Oña, como en la canción,

el amor está en el aire,

así que aquí solo hay que respirar hondo y dejarse llevar

para poder seguir descubriendo nuevas historias de amor".

En las afueras de Oña, el río Oca...

Cruzo por uno de los puentes y allí veo a dos personas pescando.

¡Hola!

¡Hola!

¿Qué hacéis? Pescando un poco.

¿Sabéis lo que pasa?

Que cuando el río suena... Agua lleva.

No, no, no. Que cuando el río suena, no se oye nada.

¡No me entero de nada! ¡Espera, que te lo cuento ahora!

¿Dónde te veo? Por ahí mismo.

¿Por ahí? Okey.

Pescando, están pescando.

¿Te ayudo? De momento puedo.

¿Puedes? Hola.

¿Qué tal? ¿Cómo te llamas?

Javier. Javier... Eva.

Pues nada, aquí, pescando un poco. Pero superprofesional.

Hombre... Aquí siempre elegante, ya sabes...

¿Ah, sí? Eso dicen.

Oye, cómo va este hombre a pescar.

Hecho un pincel el tío.

Si vas así a pescar... ¿cómo irás a las bodas?

Teresa, buenas noches... Tú sí que has picado, ¿eh?

Te han pescado pero bien.

¿Cómo estás? Hola, soy Teresa.

Hola, Teresa. ¿Qué tal? Justo acabo de dejar la cucharilla.

-Vaya... -En un árbol.

La cucharilla es una cosa de la pesca.

Sí... Es otra modalidad diferente. ¿La has dejado en un árbol?

Sí, se me ha enganchado. Ay, madre, se ha enganchado.

Pues nada, habrá que ponerle otra. ¿Tú pescas con cucharilla también?

No, yo practico otra modalidad, es un poco más avanzada

y es pesca mosca o "fly fishing" en inglés.

"Fly fishing". Yeah.

Consiste en unas imitaciones de insectos que las hacemos nosotros.

¡Ah, las haces tú! Sí.

Y lo que tratamos es de imitarle en las diferentes etapas

en las que está.

Nace en huevo, luego se convierte en una ninfa,

de ahí sube a la superficie, se convierte en una emergente

y de ahí pasa al subimago, mago,

y la mosca vuelve a poner los huevos y se vuelve a morir.

¿Qué complicado lo de la pesca, eh? Que si nacen huevos,

luego ninfas, luego emergentes, luego subimago, luego mago,

luego Mago Pop, luego Gandalf, Merlín, Tamariz, Harry Potter...

Qué cosas os gustan. ¿Por qué os liáis tanto?

Cuando tú te aprendes los nombres ya se te ha secado el río

y tienes que volver a casa.

¿Tú todo esto te lo sabes?

Un mundo, me lo tengo que aprender todavía.

¿No te lo has aprendido todavía? No...

¿Tú eres un apasionado de la pesca? Sí.

¿Y tú eres una apasionada de la pesca?

No me queda otra. ¿Tú amas pescar?

Yo sí... ¿Y tú le amas a él?

Le amo a él, sí, y la pesca también.

-Me conoció pescando ya... No se llama engaño.

¿Tú cómo lo ves? Yo...

Parece aburrido la pesca desde lejos. No, digo a él.

¿A él? Bien, lo veo bien pescando. Lo lleva en las venas, en la sangre.

¿Pero todos los días? Todos los días que puede.

Y yo le tengo que acompañar si quiero estar con él.

¿Y si no? Claro, pues me deja en casa.

(Risas)

Mira, Teresa...

El próximo día que a ti, por lo que sea,

no te apetezca ir a pescar...

o te quedas en casa,

o chica, te vas por ahí con las amigas,

que a lo mejor también pescáis algo.

Oye, si quieres te dejo echar unos lances...

aunque sea para que hayas hecho algo nuevo, ¿no?

Por favor. ¿Te apetece?

Claro que sí.

Allá voy. ¿Dónde me pongo, Javi?

Por aquí. ¿Ya está?

Intercambio de armas.

Mira, así. Ah, que lo estoy cogiendo mal.

La tiro...

Lejísimos, a un metro.

Pesqué orilla y piedra, primer intento.

Se me lleva, se me lleva la corriente.

Un poco mejor, un poco más lejos. Toca agua, recojo...

Que viene con peso, que viene con peso...

Una bola verde...

No sabemos qué era.

El Seprona ya está haciendo un informe

para repoblar el helecho del río,

pero yo creo que pesqué algo... Igual un constipado.

Chicos, fue un placer enorme compartir vuestro amor por la pesca.

Bueno, el amor de la pesca... el amor de Javier por la pesca

y el amor de Teresa por Javier...

(Canción en inglés)

"En Oña he aprendido que el amor puede ser como el río.

Para pescar algo hay que tener paciencia y mojarse.

Si quieres llegar lejos, lo mejor es dejarse llevar por el caudal

y fluir... Uy, esto me está quedando un poco sentimental.

Claro, es que me estoy dejando llevar por la corriente de Oña".

(Continúa canción en inglés)

Hola. Hola.

¿Qué tal? ¿Me puedo sentar?

Muy buenas. Sí, siéntate conmigo. Ay, sigue, sigue.

Qué chulo. ¿Te gusta el instrumento?

¿Cómo se llama? Hang.

Creí que era un wok. Parecido.

¿Y tú cómo te llamas? Guillermo.

Es como...

Invita mucho a la meditación. Sí.

¿Te gusta? Mucho.

Sí. Me alegro mucho. Entra mucho en el cuerpo.

Y en este entorno que se está tan a gusto,

con tan buena energía, es verdad que ayuda mucho.

Está muy bien para relajarse, para pasar buenos ratitos,

la verdad que es muy interesante.

¿Tú lo usas por eso o es que eres músico?

Me gusta la música, me gusta la percusión, guitarra,

y este instrumento curioso lo conocía a través de una amiga,

y me enamoró, entonces decidí comprarme uno hace unos meses

y ahí estoy con él, poquito a poco practicando.

Hola, Guillermo, ¿qué tal? ¿Ha venido Hang?

No, claro, estará levitando.

Qué relajante es el Hang.

¿Vosotros sabéis la historia de Obelix,

que se cayó en la marmita y por eso tiene la poción mágica dentro?

¿De dónde te crees que viene la tranquilidad de Janfry?

En un Hang que se cayó.

El Hang te lo presentó una amiga, y cómo no, te enamoraste.

(TARAREA) "Oña need is love".

Guillermo, es que eres muy enamoradizo.

Es un tío mimoso a tope.

¿Tienes pareja? Sí.

¿Cuánto tiempo lleváis juntos? Pues... un año. No llegará.

Lo has tenido que pensar.

Sí, he tenido que mirar atrás, más o menos en qué fecha

del año pasado empezamos.

Eso es porque no te pesa. No me pesa, no. La verdad es que no.

¿Va bien? Sí, estoy muy contento.

Disfrutando de la vida. Hombre, es un amor muy joven.

¿Crees en el amor eterno? ¿El amor eterno?

Pues...

Sí. Yo creo que sí.

Siempre he sido más romántico, yo creo,

pero...

Puedo creer en él, pero también sé que no se puede dar en esta vida,

así que tampoco me voy a volver loco por eso.

¿Dejarías Oña por amor?

Uf, no lo sé.

Dejar, dejar... Siento que no lo dejaría nunca.

Siempre estaría aquí, aunque no estuviera viviendo,

siempre estaría aquí de alguna forma, sí.

O sea, que no dejarías Oña. Los que somos...

Eso es "no", la respuesta es no. Los que somos muy de Oña...

Sois muy de Oña. Esta comarca, Las Merindades,

es una comarca con mucha raíz,

y la gente de aquí, como que somos muy de Oña, sí.

Sí, sí. (ASIENTE)

Guillermo, por cierto, ¿sabe tu pareja que estás enamorado de Oña?

Sí.

¿Sabe el hang que tienes novia?

Se llevan bien. ¿Se llevan bien?

Es que ahí hay...

Aquí hay amor a más bandas que en un billar.

(RÍEN)

Muchísimas gracias, Guillermo, por haberme contado

todo sobre el instrumento este tan relajante,

sobre el amor eterno.

Vimos cómo se iba la tarde, y fue el final del día perfecto.

(APLAUDEN)

(Música)

(Música)

Al día siguiente, me levanto por la mañana,

salgo a pasear, y me encuentro...

a un pájaro de cuidado.

Hay un señor ahí observando algo. Hola.

Hola, buenos días.

¡Hombre! ¿Qué tal?

¿Cómo te llamas? Me llamo Josu.

Yo me llamo Eva.

Aquí estoy, pajareando un rato antes de ir al curro, ¿qué te parece?

Las estrellas, a estas horas, no puede ser.

A estas horas, estrellas no.

Estoy viendo estas cosas emplumadas que vuelan aquí,

fíjate qué locura.

Y estoy observando unas aves

que me tienen de un tiempo a esta parte fascinado.

¿Sabes qué son? No.

Son vencejos comunes.

Vencejos. Fíjate.

Ese bichito que tú ves volando ahí,

lleva 10 meses volando de manera ininterrumpida.

¡Venga ya!

Sí, sí, como lo oyes. Ha venido aquí,

a posarse por primera vez en el año para poner los huevos en su nido.

Pero lo de que llevan 10 meses... ¿Ni por la noche?

Sí, ellos son capaces de volar

durmiendo, incluso beben, comen, incluso llegan a copular volando.

¿Qué te parece? Madre mía, me parece acrobacia pura.

(RÍEN)

Hay que ver qué prodigio el vencejo común.

(Risas)

10 meses volando sin parar.

Dices: "Si ese es el vencejo común,

a saber cómo será el vencejo poco común".

(RÍEN)

Qué portentos, que lo hacen todo volando:

beben, comen, chingan...

(Risas)

La coordinación que hay que tener, me vas a perdonar,

para ahí arriba, entre la lluvia, las ráfagas de viento,

las nubes, los truenos...

Eso, copular volando...

Copular volando es como copular en tierra firme, va a rachas.

(RÍEN)

Mira, estoy viendo un ave supergrande, ¿qué será?

Bueno, y mira este. ¿Qué es eso? Es un buitre leonado.

Es un buitre, se ve por el cuello blanco, ¿no?

Exactamente.

¡Mira, mira! Los tenemos...

¡Mira, mira, mira, mira!

¡Hala!

Es muy grande. Sí.

Todos esos cortados rocosos que veis, son buitreras.

¿Quieres que te invite a pajarear un poco conmigo?

Por supuesto que sí.

¿Nos vamos a pajarear? ¿Te apetece?

Me apetece, no hay cosa que me apetezca más, vámonos.

Pues venga.

(Música)

Y allá que nos fuimos, nos subimos a la furgoneta,

carretera para adelante, y a 10 minutos de aquí

descubrí todo un mundo.

(Música)

¡Guau, Josu!

Vaya sitio más chulo, ¿eh? Según bajamos...

Mírala, mírala cómo coge...

¿Qué te parece? Mira qué vuelo. ¡Uy!

Qué baile, ¿no? ¿Sabes cómo se llaman?

¿Cómo se llaman? Avión roquero.

¿Qué hago, qué hago? Estira los brazos.

Ahora, por la cabeza.

Varias cosas de los prismáticos. A ver.

Si no tienes gafas, tienes que desplegar,

y adecuarlo a tu distancia de ojos.

"All right".

Los aviones son primos hermanos de las golondrinas, pero son aviones.

En este caso no están... No veo nada.

Eso es, distancia de ojos, y luego mira, escucha,

esta rayita es la del enfoque. Ah.

Sujétame esto, hazme el favor.

Fíjate en el hueco que ves ahí pequeñito.

Veo fatal. ¿Estás viendo fatal?, a ver.

Estoy viendo fatal,

estoy viendo fatal.

Josu, qué fáciles son los prismáticos, ¿verdad?, de usar.

(RÍEN)

Fácil, fácil.

Lo importante es distancia de ojos.

Cuando tú tengas un círculo perfecto, tiene que ser un círculo perfecto.

Voy a ver. Eso es.

En el momento que tú tengas el círculo perfecto...

Igual es que yo no veo por un ojo, ¿eh?

(Risas)

(RÍEN)

"Hay que hacer un circulito perfecto", dice.

"Un circulito perfecto, la distancia al ojo, la distancia al ojo".

¿Ves un agujero? Veo el agujero.

Sin dejar de mirar el agujero, mira, mírame.

Y lo tengo en el punto de mira, ¿has visto?

Eres más inteligente... Me cago en la mar.

¿Ves?, ya lo tienes en el punto,

y lo único que tengo que hacer es enfocar.

Y me dice: "No, no, la bolilla de enfoque, la bolita de enfoque".

Hombre, la bolita de enfoque, claro, hombre, de toda la vida.

Ahora funciona, ahora funciona.

¿No ves arriba a la derecha una acumulación de barro?

Sí la veo. Ese es el nido del avión roquero.

¡Toma ya!

Si te fijas... Ahora ha entrado, ¿has visto?

¡Lo he visto! ¡Lo has visto!

¡Lo he visto! ¡Prueba conseguida!

Voy a coger el telescopio. Coge el telescopio.

He visto el avión roquero, he visto su casa.

Esta probablemente ya tenga pollos. Está alimentando a los pollos, ¿no?

Exactamente.

Flipa, porque están los pollos.

¿Qué dices? ¡Ah, ah!

¡Míralos, están los pollos! ¿Has visto?

(Música)

Increíble, ¿verdad? A que emociona.

¡Hay tres ahí, no, hay cuatro! Están esperando.

(Música)

Mira. ¿Has visto otra vez?

Es increíble, cuando llega la madre o el padre, hacen...

Todos a la vez, qué bonito, qué guay.

Muchas gracias, ay, qué bonito, qué bonito ha sido,

qué bonito, tío.

Emoción, ¿verdad?, se siente una emoción al ver estas cosas.

Sí, sí, sí, sí.

Fue, de verdad, una sorpresa maravillosa,

ver que pajarear es algo mucho más grande que una afición, y es...

(CANTA) "Oña need is love".

El amor por la naturaleza. Josu, muchísimas gracias.

(APLAUDEN)

(Música)

"Josu me ha sorprendido,

nunca pensé que pajarear de buena mañana fuera tan emocionante,

yo siempre he sido más de pájaros en la cabeza.

Pero está claro que los pájaros de verdad

ya saben qué se cuece en Oña,

y por eso vienen aquí a posar sus niditos de amor".

(Música)

Mira, vamos a ver si tienen morcilla.

Hola.

Hola. ¿Cómo estás?

Bien.

¿Cómo te llamas? Conchi.

¿Vendes morcilla? Sí, sí, sí.

Claro, estamos en Burgos, y hay morcilla.

Morcilla de Burgos, sí. ¿Sí, es buena?

¿Qué te voy a decir?, es la mejor. ¿Sí?

Sí, sí, la del norte de Burgos es buenísima.

¿Qué más haces? Chorizos,

toda clase de embutidos.

¿Te gusta? Sí.

Sí, sí, mucho.

¿Es un trabajo que has elegido tú? No.

Lo hice por amor.

¡Venga ya! Sí.

¿Por amor a la morcilla? No.

(RÍEN)

Conocí a mi marido y me casé con él,

y me dediqué a lo suyo.

¿Ah, sí? Sí.

Él era carnicero, ¿y tú? Yo soy economista.

¡Anda!

Cuando te enteraste de que era morcillero, te...

Le conocí con 19 años. Me lo presentó mi hermana, y...

y flechazo instantáneo.

¿Sí? Sí, llevamos 30 años.

Qué bonito. (ASIENTE)

Fíjate, Conchi vino a Oña

por amor.

(RÍEN)

¡Qué raro!

Cómo sois aquí, en Oña, con el amor.

Es que hacéis todo por amor, hasta las morcillas.

(RÍEN)

Llevas con tu marido 30 años.

(Risitas)

Visi, Ignacio, esto... ¡Ag!

(VISI) Están en camino. Están en camino, están en camino.

(CANTA) "Oña need is love".

(TARAREA)

(RÍEN)

Estudiaste Economía,

y has acabado entre morcillas y embutidos.

Fíjate tú, dos conceptos que parecen tan alejados, ¿no?

Pues aparentemente, porque a mí me han dicho

que en la economía hay también un montonazo de chorizos.

(RÍEN)

Y si alguna vez... No sé,

¿tuvieras que dedicarte a otra cosa?

¿Has pensado algo que te gustaría?

Dos cosas. Ah, ¿sí?

La enseñanza,

y el maquillaje.

Me encantaría enseñar cuidados de piel, maquillaje,

y dar clases me ha encantado siempre.

¿Y lo del maquillaje?

Eso me viene de nacimiento. Ah, ¿sí?

Sí, sí, con seis años ya...

ya me hacia mis cosas, mis pócimas y mis cosas, sí.

Y a Conchi lo del maquillaje le viene de nacimiento.

(RÍEN)

De nacimiento, sus padres, el día del parto preguntaron:

"¿Qué ha sido, niño o niña?".

Dice: "No sé, va tan cargada de cosas...

han tenido ustedes una 'drag queen'".

(RÍEN)

Debes tener un neceser completito, ¿no?

Sí, si te lo enseño, alucinas. Enséñamelo, por favor.

No me hagas...

(RÍE)

Lo tengo en mi habitación.

O sea, que no. Espera, voy a bajar una bolsita.

¿Eh? ¿Bajo una bolsita que tengo?

"Una bolsita", dice.

(RÍE) Vale. Vale.

Conchi se va a por el neceser...

(Risas)

Y vuelve con un kit de maquillaje

que hay que facturarlo en el aeropuerto.

(Risas)

Tiene varios pisos, planta joven, cafetería...

(RÍEN)

Esto es poco, ¿eh?

Esto es lo que uso más o menos al día.

¿Eso es lo que usas más o menos al día?

(RÍE) Sí.

¡Madre mía!

Centella asiática. Fíjate.

¿Centella asiática qué es?

Es un blanqueante. ¡Oh!

Mira, un "primer", para que te crezcan las pestañas.

Ajá.

Para los poros.

(RÍE)

(RÍEN)

Yo digo: "Esto que me está contando, ¿son accesorios cosméticos,

o esto es un combate de lucha libre, esto qué es?".

¡En la esquina derecha del cuadrilátero,

con 78 kilos de peso, Centella Asiática!

¡A la izquierda, con 90 kilos, Glicólico el Blanqueador!

(RÍEN)

Oye, Conchi,

yo, si no te animas a vender morcillas maquilladas...

(Risas)

Ahí te dejo un nicho de mercado que a lo mejor está sin explotar,

te animo mucho a que hagas tu propio canal de vídeo de maquillaje.

(RÍEN)

Con lo que tienes en una bolsa,

te da por lo menos para 80 videotutoriales.

(RÍEN)

Ha sido un grandísimo placer conocerte,

hasta la vista.

Recuerdos al neceser.

(RÍEN)

(APLAUDEN)

(Música)

(Flauta)

(CANTA) "Sobre la tela de una araña".

Voy por una calle, y de pronto me dejo llevar por una melodía

que me atraía,

que digo: "Date,

que el flautista de Hamelín va a ser de Oña".

(RÍEN)

(CANTA) "Como veía que no se caía...".

(Flauta)

¡Hola!

Hola.

Qué tal? Bien.

¿Bajas un poco a hablar conmigo?

Mira, te espero aquí en la escalera. Voy.

Conozco a la artista, le pido que baje,

para no estar a grito pelado en mitad de la calle,

y la espero sentada en unas escaleritas.

Aquí está. Buenas tardes, flautista.

Siéntate aquí conmigo.

¿Cómo te llamas? Mariana.

¿Y eres flautista profesional? No.

¿No?

Aficionada. Sí.

¿Tú crees que vas a ser música el día de mañana?

No. ¿No?

¿Qué vas a ser?

Médica.

Oh, vas a ser médica.

¿Tienes mucha vocación?

Bueno. "Bueno".

Sí. ¿Qué te gustaría?

¿Qué me...? Ser... No sé.

Ingeniería biomédica.

Ingeniera biomédica de vocación.

(RÍEN)

Madre mía, tecnología más medicina.

Que os quede claro: tecnología más medicina,

todo por pares, aquí todo por pares: tecno y medicina;

Janfry: bar, grúa.

(RÍEN)

Conchi: morcilla, rímel.

(RÍEN)

¿Dónde te irás a estudiar?

No lo sé, donde está la carrera. No sabes.

Donde esté. (ASIENTE)

¿No tienes miedo de salir de Oña?

No. No.

Me he dado cuenta de que en este pueblo

hay mucha gente enamorada.

De sus parejas, de sus trabajos... Mi profe.

Del pueblo. ¿Tu profe? Sí, Carmen.

¿Tu profe Carmen está enamorada? (ASIENTE)

¿De quién? De su mujer.

¡Ah! ¿Qué te parece?

Bien. Bien.

Que amen a quien quieran.

Que amen a quien quieran.

Y tú, del amor, ¿qué piensas del amor?

No sé, que es muy bonito, muy romántico, muy... No sé.

¿Te has enamorado alguna vez? No.

Todavía no. No.

Pero crees que te vas a enamorar. Sí.

(ASIENTE) Más mayor.

Claro.

¿De un chico, o de una chica?

No lo sé, lo que surja. No lo sabes.

Claro, de momento, ¿no?

¿Cómo te parece a ti el amor de las películas de amor?

Un poco de ficción.

Sí, ¿no? Un poco...

En la realidad no ocurre tanto eso.

¿Qué diferencias hay?

Lo ponen demasiado sobrecargado. ¿Sobrecargado por qué?

Están todo el día de abracitos, dándose besos,

y así todo el rato juntos, sin separarse.

Y aquí, las parejas que veo,

conozco a parejas que están enamoradas,

y tampoco están todo el día juntas, pero se quieren.

Están bien, pero no todo el día juntas, dando besitos y abracitos.

Pero tienes razón: el cine ha hecho mucho daño.

(RÍEN)

Tanto besito,

tanto abracito,

todo pegajosito.

(Risas)

Y venga amor, y venga amor, y venga amor y venga amor.

¿En las películas qué se creen que es la realidad, Oña?

(RÍEN)

Ha sido un auténtico placer aprender tantísimo de ti,

me gusta mucho, mucho, mucho cómo miras el mundo.

Muchas, muchas gracias.

(Aplausos)

(Música)

"Al final, la lección más grande me la llevo de la más pequeña.

Aquí el amor se vive con la total libertad

de poder dejarse llevar por lo que surja.

Ya tengo claro que Oña te llena el vaso de amor,

y te deja sedienta de quererla cada vez más".

(Música)

He pasado 48 horas con vosotros,

y tengo que deciros

que me he enganchado.

(RÍEN)

Me he hecho adicta a Oña:

como mal, duermo mal...

(Risas)

No puedo pensar en otra cosa.

(Risas)

Os llevo dentro de mí,

no miento.

(Risas)

(Aplausos y vítores)

¡Bravo!

¡Bravo!

Ah.

Y como dice "El Cronicón":

"Todos los que siendo de Oña, o vinculados a ella",

me siento orgullosa de vuestro presente.

Paisanos de Oña, sois muy buena gente.

(Aplausos y vítores)

-"Dale, dale, camina".

-"Buah, vaya lateral. ¿Dónde vas? Espera un momento, Eva".

Esto es la iglesia de San Salvador de...

(RÍE)

Chan, chan, chan, chan. Voy a afilar mis papilas gustativas,

empieza el concurso del paté de Oña.

"Para allá. No, no" (RÍE)

Mira qué morcilla, qué maravilla,

esto es Burgos.

(CANTA) "Oña, Oña, qué hermosa es, Oña, Oña, qué hermosa es".

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Oña

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La Paisana - Oña

08 nov 2019

Eva se desplaza hasta Burgos, al norte de Castilla León para visitar Oña y sus paisanos. Allí descubrirá un pueblo que es cuna de la historia de Castilla pero que también es un auténtico nido de amor. Amor por el pueblo y sus tradiciones como el que tienen Víctor y Rubén.

Contenido disponible hasta el 18 de febrero de 2024.

ver más sobre "La Paisana - Oña" ver menos sobre "La Paisana - Oña"
Programas completos (8)

Los últimos 46 programas de La paisana

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Javier

    Me ha gustado Mucho, aunque estoy fuera yo también llevo a Oña muy dentro, hasta en los apellidos

    10 nov 2019