La noche temática
­ ­ ­ ­

La noche temática

Los sábados en la 23:00 h.

Síguelo también en directo en RTVE.es

Dirigido por: Cecilia Fernández

La Noche Temática comenzó su andadura en La 2 de TVE en octubre de 1995. A lo largo de su trayectoria, el programa ha conseguido unos índices de audiencia muy por encima de la media de la cadena y una aceptación por parte del telespectador que se ha mantenido prácticamente inalterable en el transcurso de los años.

La Noche Temática utiliza un formato poco habitual en la programación de las televisiones generalistas. Un formato interesante y distinto, abordar un mismo asunto desde distintas ópticas en una combinación de documentales, apoyado en ocasiones con largometrajes. Un espacio abierto a todos los conocimientos, que explora todas las corrientes de ideas, abierto a la innovación y al cambio.

Los contenidos de los documentales de La Noche Temática facilitan una mirada a los acontecimientos que han marcado el último siglo y a los asuntos que marcan las tendencias del actual. El programa invita cada semana al telespectador a perfeccionar sus conocimientos, a analizar los más importantes acontecimientos de la historia, a profundizar en los temas sociales, a conocer a fondo personajes relevantes, a descubrir otros horizontes y a entender otras culturas.

El equipo del programa utiliza una gran parte de sus recursos e infraestructuras en la búsqueda de las mejores piezas documentales que existen en el mercado mundial para proponer al espectador tanto obras originales como obras de patrimonio, nuevos talentos y valores seguros, formas sorprendentes y formas clásicas.

Este contenido solo está disponible para España y Andorra por restricciones de derechos.

4599990 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
No recomendado para menores de 12 años La noche temática - Los marchantes de Hitler - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Música)

Ese día un coleccionista maldito fue enterrado en este remanso de paz.

Por favor, no graben.

Hace seis meses, era un perfecto desconocido.

Alrededor de su tumba, solo un primo,

abogados,

representantes del Gobierno alemán,

y marchantes de arte.

Cornelius Gurlitt tenía 81 años.

Unos meses atrás se descubrió en su domicilio, en Baviera,

una fabulosa colección de pintura conocida en todo el mundo

como el tesoro nazi de Múnich.

(TV) "Un descubrimiento que ha conmocionado a Alemania.

Durante un control en un tren procedente de Suiza,

en septiembre de 2010,

Gurlitt despierta las sospechas de los agentes de aduanas alemanes".

(TV) -"Los expertos tratan de determinar

la propiedad de las obras".

(TV) -"La Policía descubre por azar, en su domicilio,

un botín de la II Guerra Mundial".

(TV) -"En pleno Múnich, 1406 dibujos, óleos y acuarelas.

Obras maestras adquiridas gracias a los nazis".

(Música)

Un tesoro maldito para el viejo coleccionista,

que vivía aquí como un ermitaño acorralado,

subsistiendo a base de latas de conservas en medio de su tesoro.

No figuraba ni en los registros municipales, ni en los fiscales.

Oficialmente, no existía nadie con ese nombre en Múnich.

Era un hombre que no abría el correo si no conocía al remitente,

ni la puerta, si no sabía quién estaba detrás.

-Si escondía su colección, si él mismo vivía escondido,

y sin ver a nadie,

también es porque Cornelius Gurlitt sabía que parte de ese tesoro,

que había heredado, no era legal.

(Música)

El ermitaño de Múnich ha heredado este tesoro nazi de su padre,

Hildebrandt Gurlitt, marchante de arte que hasta su muerte, en 1956,

fue una personalidad de primer plano.

(Música)

Como tantos otros, tras la guerra, logró sepultar su pasado,

la ciudad de Düsseldorf le había dedicado incluso una calle.

Usted se encontraba en París, ¿no?

Apenas quedan testigos de ese pasado,

Barbara Göpel es la viuda del historiador de arte Erhard Göpel,

marchante de arte para Hitler, al igual que Gurlitt.

70 años más tarde, esta generación salpicada sigue negándolo todo.

Es espantoso.

Horrible.

Nosotros no teníamos nada que ver con todo eso.

Es espantoso.

(Música)

La colección Gurlitt conmociona a Alemania.

Hubo que esperar a que un semanario lo publicase,

para que el 5 de noviembre de 2013,

la justicia reconociese haber descubierto el museo clandestino.

La Fiscalía bávara llevaba más de dos años investigando en secreto.

Max Beckmann,

Otto Dix,

Oskar Kokoschka,

Ernst Ludwig Kirchner, Pablo Picasso.

¿Quiénes fueron esos hombres y mujeres del arte alemán

que se enriquecieron gracias a los nazis,

y quedaron impunes tras la guerra?

He llegado a la conclusión de que se había convertido

en un instrumento del diablo.

(Aplausos, vítores)

1933, media Alemania encumbra a Hitler.

Desde los primeros días del régimen,

el Führer aplica su ideología antisemita.

Decreta la prohibición de ejercer según qué profesiones,

y las primeras confiscaciones de bienes pertenecientes a los judíos.

Es un desposeimiento que afectará progresivamente

a todos los judíos en Alemania.

La expropiación de sus bienes no es más

que una etapa en su deshumanización,

que culminará con la detención de estas personas, y su exterminio.

A sus 38 años, Hildebrandt Gurlitt tendrá que escoger su bando.

(Música)

¿Cómo ha de comportarse con los nazis?

¿Qué rostro ha de mostrarles?

Y es que parte con dos desventajas,

en la familia de Gurlitt, el hombre más célebre del clan es su abuelo,

el pintor alemán Louis Gurlitt, casado con una judía alemana.

Aparte de una abuela judía,

Hildebrandt tiene una pasión artística que los nazis no toleran:

el arte moderno.

(Música)

A Gurlitt le gustan los expresionistas alemanes,

y los pintores parisienses de Montparnasse.

Esto le ha costado ya dos puestos de director de museo.

En 1933, tras montar su propio negocio,

Gurlitt es catalogado como un experto en arte moderno.

Al igual que los libros, el arte moderno está abocado

a la hoguera del odio artístico, orquestado por el ministro

de Propaganda y Educación Popular, Joseph Goebbels.

Hay un juicio estético, ideológico y político de los nazis

con respecto a la modernidad,

que les hace rechazar el arte pictórico moderno,

del mismo modo en que rechazan según qué literatura, o música.

Es la relación de los nazis con la estética.

(Música)

En su ambición totalitaria, Hitler dicta a los alemanes

lo que han de adorar.

En Múnich organiza grandes demostraciones de fuerza popular

en torno a exposiciones de arte oficial nazi.

(Música)

La Grecia antigua, los paisajes clásicos, la Edad Media,

las raíces alemanas...

(Música)

Pasen y vean el buen gusto nazi, que establecerá

la superioridad de la raza aria sobre la modernidad decadente.

(Música)

En julio de 1937, a unos kilómetros de ahí, en Múnich,

Goebbels organiza una exposición de arte moderno,

bautizado por los nazis como "arte degenerado".

(Música)

Es el arte de sus chivos expiatorios habituales:

judíos, comunistas, bolcheviques...

así como el de los pintores alemanes antimilitaristas,

Otto Dix,

y Max Beckmann,

acusados de menoscabar el alma alemana.

(Música)

El propio Hitler era pintor, muy de la vieja escuela,

le gustaban los paisajes, y detestaba todo lo moderno,

mientras que Max Beckmann se veía a sí mismo como un pintor europeo.

Siempre decía: "No quiero que me vean como un alemán",

quería ser apreciado en el contexto europeo.

-Mi abuelo contaba a su manera todos los horrores de la guerra,

sin hacer concesiones,

los pintaba sin embellecer nada.

Tenía una forma extrema de representar las cosas,

hasta el mínimo detalle, y asumía su técnica.

Los nazis lo catalogaron entre los pintores degenerados.

Lo que hacía no se enmarcaba en su forma de ver las cosas,

no era compatible con su concepción del hombre,

y menos aún, con sus leyes sobre la raza aria.

Goebbels decreta en los museos alemanes una purga total

de todas sus colecciones de arte moderno,

16 000 obras a liquidar.

Obras del español Picasso,

del holandés Mondrian,

del ruso Kandinsky...

Pero en vez de quemar estas obras maestras,

el ministro de Propaganda decide vender una parte.

Este arte "degenerado", servirá para financiar

el esfuerzo de guerra que prepara el Tercer Reich.

(Música)

En enero de 1938, Goebbels nombra una comisión de cuatro expertos

en arte moderno, encargados de dar salida a las obras.

Hildebrandt Gurlitt será uno de ellos,

tendrá licencia para ser de los primeros en servirse

y acceder a las reservas de los museos alemanes

gracias a los nazis.

(Música)

Este es el documento del Ministerio de Propaganda,

un mandato a Böhmer, Gurlitt, Möller y Buchholz.

Estos cuatro marchantes eran plenamente conscientes

de la increíble oportunidad que se les presentaba,

adquirir obras de arte.

De repente, se les ofrece una oportunidad milagrosa.

Se les brinda a estos cuatro caballeros

la posibilidad de comprar el arte moderno de todos los museos

a un precio ridículo.

Los cuatro, y esto es algo que podemos demostrar,

sacaron un enorme beneficio.

El propio Hitler legaliza esta purga general

en los museos alemanes.

El 31 de mayo de 1938,

un decreto del Führer prohíbe a los museos

toda reclamación posterior contra los marchantes,

autorizando así que estas obras puedan ser malvendidas.

La venta más importante se celebra en Suiza, en Lucerna, en 1939.

Cuadros para los marchantes

y alguna que otra divisa para el Reich.

El decreto de Hitler no será derogado tras la guerra.

Gurlitt y los demás nunca devolverán a los museos

las obras adquiridas gracias a los nazis.

Aún hoy, en Alemania,

hay muchos agentes del mercado del arte,

como el galerista Henrik Hanstein, que aún creen que lo que movía

a los marchantes de la comisión Goebbels

era el amor por el arte.

Es engañoso calificar la colección de Gurlitt

de tesoro nazi.

Gurlitt era culpable, pero a la vez, era un benefactor.

Compró lo que los nazis querían hacer desaparecer,

o sea, que salvó esas obras.

Algunas, las revendió a otros marchantes,

de estraperlo, por así decirlo.

Esta correspondencia

con el Ministerio de Propaganda de 1938,

muestra cómo Gurlitt regatea sin miedo ni pudor

con la mano derecha de Goebbels, Franz Hoffmann,

el precio de un cuadro de Munch.

Impone sus condiciones

siguiendo los códigos protocolarios de aquella época.

Podemos demostrar que de esos cuatro marchantes de arte,

dos por lo menos, Hildebrand Gurlitt y Karl Buchholz,

se ofrecieron espontáneamente

para ser miembros del comité de venta de arte degenerado.

A través de esas ventas,

y también de toda la historia

del marchante de arte Hildebrand Gurlitt

durante los años anteriores,

podemos comprender mejor hoy su carácter ambivalente.

El ambivalente Gurlitt,

también se aprovechará de los nazis para comprar bienes judíos.

En 1972, Christie's subastó este cuadro,

"Dos mujeres y un hombre",

del pintor parisiense de Montparnasse, Jules Pascin.

En el catálogo, nada apunta a su dudosa procedencia,

Dresde en 1935,

y es que Gurlitt había comprado este cuadro

al comienzo de la represión nazi a un periodista judío en paro,

Julius Ferdinand Bolz.

¿Se ha propuesto, acaso, ayudar a un hombre en apuros

o aprovecharse de la situación?

Como miles de judíos alemanes, Bolz se ve desposeído de todo,

fulminado por las prohibiciones antisemitas,

obligado a vender sus pertenencias para subsistir.

Lo cierto es que no cambia nada que Gurlitt fuera nazi,

medio judío o antisemita, da lo mismo.

El caso es que Bolz era una víctima de la persecución nazi en 1935.

Es decir, que el señor Gurlitt compró un cuadro robado.

Es la definición misma de una venta forzosa,

verse obligado a vender algo bajo coacción,

equivale a una confiscación.

-Evidentemente, es ruin comprar una obra en condiciones de coacción,

porque el vendedor está contra la espada y la pared,

amenazado,

sobre todo, tratándose de un judío, claro.

Julius Ferdinand Bolz y su mujer se suicidarán el 1942

para no sufrir el destino de los demás judíos de Dresde.

En el tumulto de las primeras confiscaciones

y expoliaciones nazis en Alemania,

Hildebrand Gurlitt acaba de adquirir

la primera parte de su colección secreta.

(Música)

En junio de 1940, tras un mes de violentos enfrentamientos,

las tropas alemanas rompen las líneas francesas

y entran en París.

París está en manos de los alemanes.

Cuántos franceses resentidos,

cuántos franceses aliviados.

La inmensa mayoría,

habrá de aprender a sobrevivir en el día a día.

Pero hay otro mundo que se está frotando las manos.

En junio de 1940, Francia vuelve a su vida normal

y lo hace en todas sus facetas, hasta la menos imaginable,

el mercado del arte, que retoma su actividad a toda velocidad

y es que hay muchas posibilidades de negocio.

Los alemanes quieren adquirir obras de arte

y vienen a comprar a Francia,

ya que disponen de una cantidad ingente de divisas.

-La edición número 155

es inaugurada por el nuevo ministro de Educación Nacional, Abel Bonnard.

El salón aspira a acoger

las tendencias e investigaciones más originales,

siempre y cuando sean conformes al buen gusto y la razón.

Hildebrand Gurlitt llegará en 1941.

Habla francés

y, al igual que los demás marchantes alemanes,

dispone de un "ausweis",

un salvoconducto de las autoridades nazis para viajar.

Tienen los bolsillos llenos de reichsmarks,

sobrevaluados con respecto al franco francés

por orden de Hitler.

Tiene una actividad desbordante.

Es decir, que tenemos rastros de compras

en las que ha estado involucrado, no solo, evidentemente, en París,

sino también en ciudades de provincia como Burdeos, Toulouse o Lyon.

De hecho, compra obras de todos los estilos.

Se trata, tanto de obras antiguas, de los siglos XVI, XVII y XVIII,

como de obras del siglo XX.

Gurlitt disfruta especialmente del fervor de Drouot,

la casa de subastas parisina,

que permanecerá abierta durante toda la guerra.

Se crean redes de tráfico entre marchantes poco escrupulosos

y tasadores igual de poco escrupulosos.

Durante todo aquel periodo,

encontramos obras que tienen una procedencia absolutamente dudosa.

El mercado está inundado de bienes vendidos para sobrevivir,

sobre todo, de bienes de judíos.

Además de los saqueos alemanes,

Vichy lanza su propia política antisemita de confiscaciones

con un decreto del mariscal Pétain del 3 de octubre de 1940,

que define una "raza judía".

Para los compradores, es una ganga.

Hay colecciones enteras, en general, pertenecientes a judíos,

que se ponen en venta.

En algunos casos,

los propietarios se adelantan a las expoliaciones

y venden las obras ellos mismos

porque saben que, de todos modos, se exponen a perderlo todo.

Pero también hay colecciones que son confiscadas

y vendidas directamente por el ocupante o por los franceses.

-¿La expoliación de mi bisabuela?

Durante la ocupación, los nazis vaciaron todo el apartamento

y todo lo que contenía su casa.

Entre otras cosas, cuatro cuadros,

un Utrillo, un Millet, un Anglade y un Vlaminck

y el cofre donde guardaba su Legión de Honor de diamantes.

Los documentos originales deben de estar aquí.

Este es el documento original del 43

autorizando el traspaso del apartamento

ocupado por la señora Carcassonne, de origen israelita,

liberado por las autoridades de ocupación

en beneficio de un tal Vazanoff,

al que las autoridades alemanas designaron para ocupar la vivienda.

Esta es la lista que estableció la prefectura de Policía.

Todo el mobiliario, todo, hasta la vajilla, todo.

-Una vez deportados los ocupantes,

desmontaban hasta las cañerías de los baños.

Todo tenía que desaparecer, literalmente,

y saqueaban las obras de arte,

todas las pertenencias que tuvieran algún valor.

Eran saqueos organizados por la Policía alemana

tras arrestar a los judíos.

Realmente, se lo llevaban todo.

Una parte de lo saqueado, se envía directamente a Alemania

para financiar el esfuerzo de guerra y las propias deportaciones.

Millones de objetos son saqueados.

Algunos, entre los más valiosos,

alimentan el mercado del arte de París

y a sus clientes, como Gurlitt.

En junio de 1940,

la familia de Federico Gentili Di Giuseppe,

un judío italiano de la capital, se refugia en Londres.

Menos de un año después,

todos sus bienes incautados ilegalmente

son liquidados en una gran subasta de tres días en la Casa Drouot.

Toda la colección fue vencida el 21, 22 y 23 de abril de 1941

en Drouot

y se vendió muy bien.

Pero lo extraordinario es que era el comienzo de la ocupación,

así que los nazis todavía se mostraban relativamente discretos

y no compraban en su propio nombre.

-Hemos rastreado el itinerario de un cuadro,

que, de hecho, fue objeto de una compensación,

un paisaje de Hobbema,

que se vendió en la subasta de Gentili Di Giuseppe

en abril de 1941.

Lo compró un tal Hann

y luego apareció en Museo Wallraf vendido por Gurlitt.

Ya sea para el Museo Wallraf de Colonia

o para su colección personal,

Gurlitt se convierte en un habitual de las subastas.

Cuando el marchante viaja a París, se aloja en un hotel del barrio.

Pese a sus orígenes,

no le afecta el letrero de "Prohibido a los judíos"

fijado en agosto de 1941 por orden del Gobierno de Pétain.

La persecución era algo violento

y visible para quien quisiera verla.

El exterminio era otra cosa,

pero la persecución se efectuaba...

a plena luz del día.

El 11 de diciembre de 1942, se celebra una gran venta legal.

Gurlitt establece el récord de Drouot de toda la guerra,

10 millones de francos por cuatro óleos,

entre ellos, "La montaña Sainte-Victoire",

de Cézanne, que resultará ser una falsificación.

También compra este Daumier

y un Corot.

Estos cuadros serán recuperados en Alemania tras la guerra

y confiados a los museos franceses.

Varios testigos de la época me han contado

lo contentos que estaban los agentes del mercado del arte francés

al ver lo bien que se vendía todo.

-Un montón de franceses aprovecharon la oportunidad.

Como el arte es un mercado, invirtieron para ganar dinero

y eso todavía no se ha investigado desde el punto de vista histórico.

Los mayores nombres del mercado del arte francés en activo

durante la guerra,

ocupan un buen lugar en los libros contables

del los marchantes alemanes.

Sobre todo, el del galerista Karl Haberstock,

el gran abastecedor de la colección privada de Hitler.

70 años más tarde, pese a nuestras solicitudes,

ningún agente del mercado del arte de París

ha accedido a recordar esos años negros.

Tras la guerra,

podemos decir que se emprende una limpieza muy selectiva.

La impresión es que castigan a dos o tres personas

para que sirvan de ejemplo mediático,

pero sin mucha severidad, si nos atenemos a la sentencias.

Por lo demás, todo vuelve, digamos,

a una especie de normalidad absolutamente aterradora.

Es bastante llamativo.

A medida que avanza la guerra,

Hildebrand Gurlitt reúne una inmensa fortuna.

Al igual que en Colonia,

los directores de los grandes museos alemanes

le compran cuadros, esculturas y tapices sin ningún miramiento.

A principios de 1943, le llega la consagración.

Es reclutado por el equipo de Hitler

para un proyecto delirante del Führer,

construir un inmenso museo en Linz, su ciudad natal.

Hitler había previsto incautar en los países ocupados

todas las obras arias,

todas las obras importantes para el Reich,

para ser expuestas en su museo.

El museo ideal que se proponía construir en Linz,

su ciudad natal.

A partir de 1933,

hay historiadores del arte alemanes recorriendo Europa

para localizar las obras que serán confiscadas

y expuestas en el museo de Linz.

Un saqueo premeditado.

Pero el 28 de junio de 1940,

Hitler realiza una visita relámpago a París

y sus decepción es inmensa.

Ha logrado forzar la desbandada del ejército francés,

pero los museos también han emprendido

una retirada artística.

Durante la "guerra de broma",

entre septiembre y diciembre de 1939,

los tesoros nacionales son trasladados

y están a buen recaudo en diferentes castillos en las provincias.

Desde "La Mona Lisa" hasta "La balsa de la Medusa".

Todo el personal ha sido movilizado

para no dejar nada en los museos cuando lleguen los alemanes.

Pero Hitler y sus cómplices quieren su colección a toda costa.

Las obras de arte tienen un valor financiero que interesa al Reich

y tienen un valor simbólico

que interesa a ciertos dignatarios del Reich

que son artistas fracasados, las cosas como son.

Y estos dignatarios nazis

van a buscar una forma de reconocimiento

reuniendo colecciones de arte.

Bajo las órdenes de un director de museo alemán,

Gurlitt se incorpora a la Sonderauftrag Linz,

la comisión especial

encargada de rastrear obras de arte para Hitler.

Al igual que Gurlitt en Francia, otros expertos recorren toda Europa.

En Holanda, un conocido suyo se encarga de tasar

las colecciones judías incautadas por los soldados alemanes,

Erhard Göpel, que tampoco tendrá problemas tras la guerra.

En Múnich, en 2014, la viuda de Göpel, Barbara,

ha tardado varias semanas en acceder a hablarnos de su marido.

La coartada de estos eruditos al servicio de los nazis,

como Göpel y Gurlitt,

siempre ha consistido en atrincherarse

tras su papel de asesores artísticos.

En 1943, Barbara era una joven secretaria

en la Embajada de Alemania en París cuando conoció a Göpel.

Insiste en contestarnos

en el francés que aprendió en aquella época.

¿Qué significaba trabajar para el Museo de Linz?

¿Era como trabajar para los nazis? -Sí, claro.

Pero entiendo bien una situación

en la que no sabemos dónde, cómo, qué va a pasar,

cómo va a evolucionar...

Eres joven,

te has sacado un doctorado,

así que tienes que encontrar un trabajo.

Para él, no era tan fantástico ir a Holanda.

Era otra vida, era una época terrible.

No era nada bonito.

En abril de 1943,

Göpel realiza una misión excepcional en París en ausencia de Gurlitt,

la tasación de la confiscación judía más importante de la guerra,

la de la familia Schloss,

la mayor colección de maestros flamencos y holandeses

de toda Francia.

Rembrandt, Rubens, Van Dijk, Brueghel...

333 obras maestras clásicas

que correspondían al gusto de Hitler.

Entre el comisariado francés de asuntos judíos

y la unidad nazi encargada de las confiscaciones antisemitas,

el reparto provocará una crisis.

Tras su peritaje,

Göpel envía este telegrama al canciller del Reich,

Martin Bormann, en Berlín.

Dada su calidad,

la confiscación de estas obras, supondría, dice,

un inmenso paso adelante para la colección de Hitler.

En su informe, el experto se muestra servil.

Los judíos Schloss, antiguos propietarios de la colección,

han sido detenidos por "gaullistas"

en la zona francesa ocupada por Italia

y están arrestados bajo la autoridad de la Policía alemana en Lyon.

Este dato no pinta nada bajo la pluma de un historiador

al que, se supone, que solo le interesa el arte

y cuando Göpel dice que se sospecha que son simpatizantes de De Gaulle,

quiere decir que trabajan para la resistencia,

o sea, que estamos hablando de unos judíos resistentes

y que están a las afueras de Lyon, quizá arrestados por Barbie.

Lo que Göpel formula en este telegrama,

sin venir a cuento, es una condena a muerte.

-El director del museo de la ciudad

ha ido por ahí enseñando ese telegrama

para demostrar que el señor Göpel había estado, como decía él,

carteándose con el señor Bormann,

pero no era...

-¿No era cierto? Conteste en alemán, no pasa nada.

-Tantos años después,

desentierran esta vieja historia para inculparlo. Es una idiotez, ¿no?

Dígame cómo quiere comprender esa época.

Cómo quiere comprenderla sin haberla vivido desde dentro.

Tras este saqueo francoalemán, se impone la razón del más fuerte.

En noviembre de 1943,

Göpel se ha llevado a Alemania

las cuatro quintas partes de la colección Schloss.

Solo quedan en Francia unas 50 obras.

El mariscal Pétain

y su política de colaboración con la Alemania nazi,

no logran aplacar el apetito sin límites

de los saqueadores del Reich.

Porque no está solo Hitler.

El número dos del régimen, Hermann Göring,

también es un gran coleccionista.

El jefe de las fuerzas aéreas

ha transformado su pabellón de caza de Karinhall, cerca de Berlín,

en un museo privado, el museo de las expoliaciones.

No solo hay un plan,

saben dónde están las colecciones y van a buscarlas inmediatamente,

sino que además hay una carrera,

una competición feroz entre los diferentes dignatarios nazis,

que intentarán apropiarse de esta función,

la función del saqueo.

Cada vez que viaja a París,

Hermann Göring se hospeda en el Ritz,

el cuartel general de los dignatarios del régimen.

A tiro de piedra, en el Jardín de las Tullerías,

está el Museo de Jeu de Paume, transformado en almacén

de las colecciones judías confiscadas.

Pronto verán que el Jeu de Paume

es un espacio que permite hacer exposiciones.

De hecho, Göring no tardará en usarlo.

En la Sala de los Mártires,

el arte moderno que no quieren los nazis.

En el Jeu de Paume,

el mariscal Göring ha puesto a uno de sus hombres,

el teniente nazi Bruno Lohse,

un joven historiador del arte de la ERR,

la unidad de Reich encargada de los saqueos en toda Europa.

Este cómplice apartará las mejores obras para Göring.

Lohse propondrá vaciar la Sala de los Mártires

donde están almacenadas las obras modernas

expoliadas a las familias judías,

para cambiarlas por obras de menor formato,

más conformes a los criterios estéticos del Tercer Reich,

que traerían estos marchantes al museo.

Un marchante llegaba, pongamos, con el "Puerto de Amberes",

de Jan Brueghel, un cuadro pequeño,

y deseaba canjearlo.

Göring le proponía entonces cuatro obras de Matisse

que estaban almacenadas en el Museo del Jeu de Paume.

O sea, que el trato era un Jan Brueghel

a cambio de cuatro Matisse.

Pero Gurlitt no compra directamente en el Jeu de Paume.

Se abastece a través de galeristas

que se ensucian las manos en su lugar.

Es un hombre que asume grandes responsabilidades.

Pero siempre es el segundo de a bordo.

Tiene la prudencia de permanecer en un segundo plano.

-Hildebrandt Gurlitt tratará de recurrir a intermediarios.

Se sabe que tiene un lejano origen judío,

y por eso no puede frecuentar el primer círculo

de dignatarios nazis, de las eminencias nazis.

El 24 de julio de 1942,

el marchante alemán Gustav Rochlitz, instalado en la rue de Rivoli,

lleva a Göring este cuadro clásico de la escuela de Fontainebleau,

"Las tres Gracias".

A cambio, el mariscal nazi le ofrece cuatro óleos

confiscados a marchantes judíos.

Entre ellos, un Gauguin y, sobre todo, un Matisse,

"Mujer sentada con abanico".

Es el cuerpo del delito más célebre de la colección de Gurlitt,

hallado en 2012 en el apartamento del hijo, Cornelius, en Múnich.

Un cuadro expoliado a un marchante judío de París,

Paul Rosenberg.

Estas adquisiciones indirectas permiten a Hildebrandt Gurlitt

huir de la vigilancia de la que será la resistente de Jeu de Paume,

Rose Valland.

Ella apunta en sus cuadernos la lista de obras saqueadas

y a los saqueadores.

Va a adoptar un rol sencillo y anodino,

haciendo, por ejemplo, como que está comprobando la temperatura.

La nombran una especie de intendente

que debe comprobar que está todo en orden.

Pero lo que hace es vigilar el vaivén de personas y cuadros.

Pronto, empezará a actuar como una especie de espía

dentro de esa máquina de saqueo que instauran los alemanes.

El hombre de Göring, Bruno Lohse,

menos prudente que Gurlitt,

es el primero en la lista de la resistente francesa.

Pero tras la liberación, Rose Valland participará

en la recuperación de los saqueos alemanes

y dará con la pista de Gurlitt.

Y es que, hasta julio de 1944,

el marchante alemán ha dejado rastros en el Louvre.

Michel Martin es un alto funcionario

y se ha topado en varias ocasiones con él y sus métodos,

pues se encargaba de firmar las licencias de exportación

para sus compras.

Los Archivos Diplomáticos franceses

han conservado el rastro de Hildebrandt Gurlitt.

Tras exhumarse sus licencias de exportación durante la guerra,

el caso Gurlitt cobra repentinamente una nueva dimensión.

Hay una treintena de carpetas es las que podemos encontrar,

entre otros rastros de su actividad,

una serie de licencias de exportación que permiten saber con exactitud

qué cosas fueron enviadas a Alemania desde Francia.

Tenemos listas enteras de obras adquiridas en Francia por Gurlitt.

Tenemos muchas pistas de su tráfico.

-¿De qué cantidades hablamos? -De cientos.

Casi mil.

En estos archivos también criaba polvo

un edificante informe sobre Gurlitt, el escurridizo.

Un retrato que hizo el funcionario del Louvre Michel Martin en 1944.

Quería enseñarte una serie de documentos

que muestran la personalidad del marchante.

-Esto es muy interesante.

El doctor Hildebrandt Gurlitt ha efectuado compras

cada vez más importantes en París entre 1941 y 44.

Muy codicioso, rico. Ante todo, era un hombre de negocios.

No parecía albergar sentimientos hostiles hacia Francia,

pero aprovechaba cínicamente cualquier ocasión

para despojar al país de sus obras de arte.

Aprovechaba esas compras oficiales para obtener, a título personal,

objetos para su galería o su colección particular.

En caso de negativa por parte de los franceses,

el marchante alemán les presiona

quejándose a la embajada alemana en París,

al embajador Otto Abetz.

Ocurrió con este retrato de un monje de Fouquet,

exportado por la fuerza en 1944, como tantas otras obras de arte.

Durante nuestro último encuentro, en julio del 44,

le trasladamos nuestra negativa categórica

a autorizar la exportación de dos pasteles de Peronneau.

El doctor Gurlitt nos declaró entonces:

"No importa. Si ganamos la guerra, todo se arreglará.

Y si perdemos, ya vendrán ustedes a buscarlos,

y les indicaré dónde están".

-En 1944,

no sabe bien hacia qué lado se inclinará la balanza

y lo dice claramente.

Dice que si ganan los Aliados, devolverá las obras.

Y si ganan los alemanes, seguirá trabajando para ellos.

O sea que siempre juega con ventaja.

El 6 de junio de 1944, cambian los vientos.

Un mes después del desembarco en Normandía,

a medida que las fuerzas aliadas avanzan hacia París,

los marchantes de Hitler también emprenden la huida.

Sálvese quien pueda.

Hildebrandt Gurlitt se proponía esperar

a que acabase la guerra en Dresde, su ciudad natal.

Pero, en febrero de 1945,

la ciudad es arrasada por un bombardeo aliado.

Los Gurlitt emprenden la huida.

Parten a bordo de un camión

para refugiarse en una pequeña aldea de Baviera, en el oeste, en Asbach.

(Campanadas)

Al lado de su padre, Hildebrandt,

Cornelius, el futuro ermitaño de Múnich, lo ve todo, lo oye todo.

Tiene 12 años.

Hildebrandt ha cargado en el camión 115 obras de arte,

una minúscula porción de su colección.

Ha escondido el resto por el camino.

Se refugian en la casa del barón Von Pöllnitz,

un oficial alemán al que Hildebrandt ha conocido en París

durante la guerra.

Von Pöllnitz también es el jefe regional del Partido Nazi.

Tres meses más tarde, en junio de 1945,

en la estela de los tanques americanos,

los Monuments Men detienen a Gurlitt.

Los Monuments Men son una unidad de historiadores del arte

del ejército americano encargados de recuperar

las obras de arte saqueadas por los nazis en toda Europa.

En el castillo del barón Von Pöllnitz,

comienza una partida de póquer mentiroso.

En las actas de los Monuments Men,

figuran los 115 óleos del camión de Gurlitt.

Pero no saben que solo han echado el guante

al 10 % de la futura colección de Múnich.

Bajo juramento, el marchante de Hitler minimiza su papel

y omite sus compras a judíos franceses y alemanes.

Es imposible comprobar sus declaraciones,

puesto que Gurlitt asegura que sus libros contables

han quedado destruidos por el bombardeo de Dresde.

Con total aplomo, además de esas mentiras,

Gurlitt ha preparado una coartada sobre sus orígenes.

Hildebrandt Gurlitt se defendió muy bien cuando lo interrogaron

después de la guerra.

Primero, les dijo:

"He sido víctima del régimen nazi porque tenía una abuela judía".

Cosa que le resultó muy útil, dadas las circunstancias.

En segundo lugar, les dijo:

"Lo que hice, lo hice porque me obligaron".

En tercer lugar, les dijo:

"No tenía un conocimiento directo de lo que estaba pasando".

"Nunca he perjudicado a un coleccionista judío.

No he tenido contacto ni relación personal con los nazis".

"Y de todas maneras, en el fondo,

estaba en contra de todo aquello".

Los Monuments Men desconfían

y advierten a los servicios franceses,

concretamente, a Rose Valland.

La resistente de Jeu de Paume es ahora capitana

de la unidad francesa encargada de recuperar las obras de arte.

A finales de 1946,

Rose Valland interroga al fugitivo en varias ocasiones.

Gurlitt comprende que ha de darle algo para salvar el pellejo,

así que, a la manera de los traficantes,

delata a los demás marchantes

y a los museos a los que ha vendido obras.

Así espera poder conservar su colección personal.

"Ustedes me dejan en paz.

Me dejan seguir a lo mío, y yo les informo,

porque estoy muy al corriente de todas las transacciones".

Y en los servicios aliados todos sabían que era muy valioso,

que, en el fondo, era un informador.

A falta de pruebas, la investigación no va más lejos.

Sin embargo, Francia conseguirá recuperar en Alemania

miles de obras de arte confiscadas.

Desde el final de la guerra,

las que no han sido devueltas a sus propietarios

están clasificadas como M.N.R.,

es decir, "Recuperaciones, museos nacionales".

Hoy quedan 2000 expuestas en los museos franceses.

Pueden verse junto a las demás,

a la espera de reclamaciones eventuales.

En 1947, tras dos años de arresto domiciliario en Asbach,

en Baviera, Hildebrandt Gurlitt se marcha a Düsseldorf

con su mujer y su hijo para rehacer su vida.

Tres años más tarde,

Gurlitt recuperará la práctica totalidad

de las obras confiscadas en su camión.

En Düsseldorf, el mundo artístico está en pleno renacimiento.

(Música animada)

Gurlitt es nombrado director de la Casa del Arte,

la Kunstverein.

Durante el día, se reincorpora a la alta sociedad.

Por la noche, termina su informe de desnazificación,

impuesto por los Aliados a miles de alemanes sospechosos como él

de haber colaborado con los nazis.

160 páginas en las que Gurlitt debe justificar

la explosión de sus ingresos durante la guerra,

multiplicados por ocho entre 1938 y 1944.

También recopila testimonios a su favor

destinados a distanciarlo del Tercer Reich.

Naturalmente, después de la guerra,

contará la historia de siempre.

"Siempre he estado en contra de los nazis.

He ayudado.

He salvado gente.

No he hecho nada malo".

Toda la gente de esa generación hizo piña.

La tendencia principal,

y será así en el conjunto de la sociedad,

será la omisión, el tabú.

El no enfrentarse a su pasado nacionalsocialista.

Gurlitt recibe su certificado de desnazificación

el 8 de enero de 1948.

Al igual que él, todo un núcleo de personajes influyentes

escoge Düsseldorf para su reinserción.

Como el arquitecto Friedrich Tamms, a la derecha en la foto.

El arquitecto Friedrich Tamms debía su reputación

a sus construcciones para el Tercer Reich.

Por eso lo reclutaron.

Es llamativo ver cómo en Düsseldorf, al acabar la guerra,

además de a Tamms, nos encontramos también a Arno Breker,

el escultor de Hitler,

a la secretaria personal de Hitler,

y ahora, a Gurlitt, el experto en museos de Hitler.

Es todo muy llamativo.

Tras sepultar su pasado,

se convierte en una personalidad que organiza incluso exposiciones

con las obras de su dudosa colección.

Durante una inauguración en 1954,

el presidente de la nueva Alemania Federal,

el mismísimo Theodore Heuss, le da un abrazo.

Aquí lo vemos en primer término con sus gafas redondas

guiando al escritor alemán Thomas Mann.

Hildebrandt Gurlitt ha salido definitivamente de la sombra.

Tras la guerra, mucha gente retomó su vida negando la realidad.

Mintiendo.

Era más fácil que explicar cómo habían podido apoyar a Hitler

y a sus esbirros.

Era una actitud tan extendida

que se dejó de hablar por completo de los crímenes de los nazis.

Se construyó...

un castillo de mentiras.

A su muerte, en 1956,

a consecuencia de un banal accidente de coche,

Hildebrandt no será enterrado

con los que le proporcionaron su coartada tras la guerra.

Descansa en el sector cristiano del cementerio de Düsseldorf.

Al lado de antiguos nazis,

como el escultor de Hitler, Arno Breker.

Allí se reunirá con él su hijo Cornelius

en mayo de 2014, tan solo seis meses después

de saltar a los titulares en todo el mundo.

70 años más tarde,

la historia de los saqueos del Tercer Reich

parece muy lejos de nuestras preocupaciones.

Hasta que el descubrimiento de la colección de Gurlitt,

en Múnich, llamó la atención del mercado del arte

y de los museos de todo el mundo

sobre la verdadera procedencia de parte de sus obras.

¿Cómo controlar las miles de obras expoliadas

que aún están en circulación?

¿Acaso Cornelius Gurlitt, el hijo maldito,

podía ignorar los pormenores de la colección paterna?

En noviembre de 2011, Cornelius puso en venta

"El domador de leones", de Max Beckmann,

apenas unos meses antes de la incautación de su colección.

Un cuadro que pertenecía al galerista judío Alfred Flechtheim

hasta su huida de Alemania en 1933.

Tras acceder al poder,

los nazis veían a Alfred Flechtheim como un símbolo.

Su nombre estaba en todos los periódicos.

Querían liquidarlo.

Así que emprendió la huida en mayo de 1933,

y tuvo que cerrar sus galerías.

La de Düsseldorf fue arianizada por uno de sus empleados, un alemán.

Para vender el cuadro expoliado a Flechtheim,

Cornelius Gurlitt acude a la Galería Lempertz,

la casa de subastas de Colonia,

que asegura no haber reparado en la procedencia dudosa del cuadro.

Naturalmente, el cuadro provenía de un Gurlitt.

Pero es una dinastía de marchantes.

No se sabía de qué Gurlitt se trataba.

Cuando empezamos a investigar para el catálogo, lo comprendimos.

Y en el dorso del cuadro reparamos en una etiqueta

en la que ponía: "Flechtheim",

que fue lo que nos alertó.

-La Galería Lempertz es una vieja casa de subastas alemana.

Allí conocen tan bien como nosotros a los agentes del mercado.

Y también conocen perfectamente

los nombres considerados sospechosos tras la guerra.

Entre ellos, Flechtheim y Gurlitt.

Nosotros, los profesionales del sector,

conocíamos a Gurlitt mucho antes de que estallase el caso en 2013.

Desgraciadamente,

hemos tenido que emplazar por correo a la galería

a que contacte con nosotros.

-Cornelius Gurlitt se mostró muy educado.

Nos preguntó cómo debía proceder,

y le aconsejamos un acuerdo amistoso.

Que se entendiera con ellos

para que el cuadro dejase de figurar en la lista negra.

Nuestro abogado entró en contacto

con los abogados de la familia Flechtheim

y, al final, conseguimos pactar un reparto.

Para evitar enzarzarse en un proceso incierto para recuperar el cuadro,

los herederos de Flechtheim han preferido compartir

con Cornelius Gurlitt los 840 000 euros de la subasta.

Los herederos de Flechtheim

hicieron lo que hay que hacer siempre en estos casos.

Es decir, un acuerdo amistoso.

No montar un escándalo. No reclamar el cuadro.

De esta forma, lograron llegar a un acuerdo.

-Vamos, que si no te ven, no te pillan.

-No ponga palabras en mi boca.

Puedo decirle incluso

que existen muchos otros Cornelius Gurlitt en el mundo.

Cuyas colecciones contienen mucho más arte expoliado que la suya.

Pues sí, por supuesto.

No voy a citar ningún nombre.

Pero créame, la colección del señor Gurlitt

no es nada comparada con estas que le estoy diciendo.

-Todo el mercado del arte es así.

No es muy sensible a estas cuestiones.

Por decirlo de alguna manera,

para ellos lo primero son los negocios.

Cuando el caso Gurlitt saltó a la palestra,

en noviembre de 2013, Alemania temió por su imagen.

Berlín se apresura a nombrar

una comisión de investigación internacional,

encabezada por la jurista Ingeborg Berggreen-Merkel.

A los especialistas en expoliaciones antisemitas,

que exigen un acceso directo

a las pruebas de la colección Gurlitt,

Berggreen-Merkel contrapone el derecho alemán

y el deber de memoria.

El señor Gurlitt era un particular

y, como tal, tenía sus derechos.

Derecho de propiedad y presunción de inocencia.

Debo decir que me conmovió profundamente

una discusión con un superviviente del Holocausto de más de 90 años.

Cuando le expliqué nuestro dilema, en este caso entre,

por un lado, las normas de nuestro estado de derecho

y, por otro, la memoria de lo ocurrido en aquel momento,

me dijo que estábamos protegiendo a los culpables

a expensas de las víctimas.

En virtud del derecho alemán redactado tras la guerra,

Cornelius Gurlitt era el propietario legal de su colección.

Pero es una nueva laguna en la desnazificación.

Pese a que los crímenes contra la humanidad son imprescriptibles,

no es el caso de las expoliaciones nazis,

que prescriben a los 30 años.

Este caso muestra que,

70 años después del final de la II Guerra Mundial,

aún pueden encontrarse obras de arte.

Cosas que nadie había reclamado hasta la fecha.

Porque nadie sabía que todavía existían.

Pero se puede demostrar que pertenecían a las víctimas,

judías o no, de las persecuciones

del régimen de terror nacionalsocialista.

Los museos alemanes tampoco pueden reclamar

sus colecciones de arte moderno.

Alemania no ha abolido nunca el decreto de Hitler

del 31 de mayo de 1938

que legalizaba la venta forzosa de obras de arte moderno

a los marchantes de la comisión Goebbels

como Hildebrandt Gurlitt.

Los obstáculos de la legislación alemana

complican el trabajo de los investigadores

y las familias expoliadas.

Es importante subrayar este hecho.

Porque demuestra la voluntad y energía desplegadas

por ciertos saqueadores.

La comisión de investigación alemana ha compartido online

450 obras dudosas encontradas en el domicilio de Gurlitt.

Pero no es el caso de los documentos más importantes,

los libros contables que Gurlitt padre

había jurado por su honor haber perdido en Dresde,

la prueba indispensable para descubrir la procedencia

de los cuadros expoliados.

Cualquiera que se dedique a investigar la proveniencia

de las obras de arte

le dirá que, solo con la reproducción de un cuadro,

sin más indicaciones, es imposible conocer su historia.

La comisión de investigación alemana no tiene por misión

proteger el legado de Hildebrandt Gurlitt.

Y así lo ha repetido muchas veces.

Su misión es ayudar a la justicia.

Ayudar a los demandantes a encontrar sus obras de arte.

El caso Gurlitt ha desvelado la inmensa injusticia

de las expoliaciones, perpetuada desde la guerra.

Estas obras de dudoso pasado aún se encuentran en los museos,

en las colecciones privadas

o en el circuito del mercado del arte.

Cuánto tiempo perdido desde hace 70 años

sin buscar a los descendientes legítimos

de los propietarios desaparecidos.

Absuelto de los secretos de su padre,

Cornelius Gurlitt se había comprometido

a devolver las obras expoliados de su tesoro de Múnich.

Pero no tuvo tiempo.

Al hospital donde falleció había llevado una pequeña maleta.

Tras su muerte,

encontraron en ella una enésima obra maestra.

¿Conoceremos un día todos los secretos

del tesoro de los Gurlitt?

(Música créditos)

La noche temática - Los marchantes de Hitler

01:01:45 12 may 2018

En noviembre de 2013, el descubrimiento de una fabulosa colección de cuadros en Munich sorprende al mundo. Cornelius Gurlitt logró esconder en su apartamento más de 1400 obras de arte. Una colección ilegal que su padre Hildebrand Gurlitt hizo durante el Tercer Reich enriqueciéndose gracias a los nazis para los que trabajó como marchante. Se especializó en el arte moderno que los nazis odiaban y consideraban degenerado.

Contenido disponible hasta el 27 de mayo de 2018.

Histórico de emisiones:
27/02/2016

En noviembre de 2013, el descubrimiento de una fabulosa colección de cuadros en Munich sorprende al mundo. Cornelius Gurlitt logró esconder en su apartamento más de 1400 obras de arte. Una colección ilegal que su padre Hildebrand Gurlitt hizo durante el Tercer Reich enriqueciéndose gracias a los nazis para los que trabajó como marchante. Se especializó en el arte moderno que los nazis odiaban y consideraban degenerado.

Contenido disponible hasta el 27 de mayo de 2018.

Histórico de emisiones:
27/02/2016

ver más sobre "La noche temática - Los marchantes de Hitler" ver menos sobre "La noche temática - Los marchantes de Hitler"

Los últimos 608 documentales de La noche temática

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 1968: Una revuelta global

    1968: Una revuelta global

    4:22 pasado domingo

    4:22 pasado domingo Hace 50 años la sociedad estuvo marcada por reivindicaciones lideradas por una nueva generación para reclamar una sociedad más libre y justa. ¿Cómo surge el movimiento de 1968 que puso al mundo del revés? La lucha por los derechos civiles, protestas estudiantiles, represiones, violencia. Todo quedó enmarcado en una década de agitación global. Hoy, La Noche Temática revive las revueltas sociales que en 1968 dieron lugar al grito unánime de justicia en distintas partes del mundo, rechazando todo autoritarismo. En La 2, el sábado 26 de mayo de 2018

  • 52:47 pasado sábado Segunda parte: 1948-1967 - De guerra en guerra Desde el nacimiento del Estado de Israel en 1948 hasta su expansión territorial a través de la ocupación en 1967 durante la guerra de los Seis Días, pasaron veinte años que pusieron las bases del Estado de Israel contemporáneo. Veinte años decisivos. Desde entonces el conflicto armado ha sido continuo. Contenido disponible hasta el 3 de junio de 2018.

  • 54:12 pasado sábado Primera parte: 1897-1948 - El nacimiento de un Estado El 29 de noviembre de 1947 se celebra en Nueva York la 128 asamblea general de la ONU. En el orden del día está la partición de Palestina en dos Estados, uno judío y el otro árabe. Los árabes de Palestina, y la totalidad de los estados árabes vecinos, rechaza el plan, y toda división de Palestina. Para que sea adoptada la resolución, ha de ser votada por dos tercios de las cincuenta y seis naciones representadas. Contenido disponible hasta el 3 de junio de 2018.

  • 3:33 13 may 2018 Cuando acaba la II Guerra Mundial los supervivientes del Holocausto buscan refugio en Palestina, sueñan con la creación de un hogar para el pueblo judío. El 14 de mayo de 1948 una muchedumbre eufórica llena las calles de Tel Aviv, ondeando banderas con la estrella de David. Ben Gurión proclama la fundación del estado judío que llevará el nombre de Estado de Israel. Con motivo del 70 aniversario de la creación del Estado de Israel, esta Noche Temática nos acerca a la génesis de un conflicto. La Noche Temática emite una serie documental de dos episodios, de 52 minutos de duración cada uno. Es una producción de nacionalidad francesa de 2018, dirigida por William Karel y Blanche Finger, producida por Roche Productions y Arte.

  • Los marchantes de Hitler

    Los marchantes de Hitler

    1:01:45 12 may 2018

    1:01:45 12 may 2018 En noviembre de 2013, el descubrimiento de una fabulosa colección de cuadros en Munich sorprende al mundo. Cornelius Gurlitt logró esconder en su apartamento más de 1400 obras de arte. Una colección ilegal que su padre Hildebrand Gurlitt hizo durante el Tercer Reich enriqueciéndose gracias a los nazis para los que trabajó como marchante. Se especializó en el arte moderno que los nazis odiaban y consideraban degenerado. Contenido disponible hasta el 27 de mayo de 2018. Histórico de emisiones: 27/02/2016

  • 52:32 12 may 2018 El patrimonio de Siria está siendo cruelmente aniquilado no sólo por el Dáesh, también por los estados y ejércitos oficiales que participan en esta guerra. Algunos civiles arriesgan sus vidas para salvar el patrimonio de la masacre. Contenido disponible hasta el 27 de mayo de 2018.

  • 2:52 06 may 2018 Estamos viviendo la destrucción masiva de un patrimonio de incalculable valor en Oriente Medio. Obras maestras que se utilizan como objeto de intimidación en los conflictos de Siria, Irak o Libia. Muchos ciudadanos se involucran para protegerlas y reconstruirlas. Adolf Hitler quiso apoderarse de toda Europa, incluida su riqueza artística. Un colosal saqueo de obras de arte que continúa sin resolverse 70 años después con hallazgos como la colección oculta de Gurlitt, en Múnich. La Noche Temática nos acerca al saqueo y destrucción del arte en tiempos de guerra, en La 2, el sábado 12 de mayo, a las 23.45 horas.

  • 2:53 29 abr 2018 El régimen de Corea del Norte mantiene uno de los sistemas de trabajo forzoso más grandes del mundo. 150.000 obreros están trabajando en el extranjero para proporcionar divisas para el régimen, incluso en países de la Unión Europea. La mayoría de los ciudadanos de Corea del Norte ven a Kim Jong-Un como una deidad. Es el resultado de una máquina de propaganda cuidadosamente construida. ¿Qué sabemos realmente del líder norcoreano que rige con puño de hierro su país desde 2011?   Esta noche temática, nos propone adentrarnos en el mundo oculto de Corea del Norte

  • 3:04 22 abr 2018 A lo largo de sesenta años, el cuerpo y estatus de las grandes modelos va a cambiar radicalmente. Esta evolución refleja la forma en que nuestra sociedad cambia. También es el espejo de la emancipación de la mujer. En los años 60 Londres se convierte en una fiesta permanente, es la época del “swinging London”, Twiggy una modelo adolescente de 16 años simbolizará la sed de cambio de una nueva generación de jóvenes. En los 90 llegan las supermodelos: Cindy Crawford, Naomi Campbell, Linda Evangelista, Claudia Schiffer o Carla Bruni, se convertirán en protagonistas por encima de lo que lleven puesto. Esta Noche Temática incluye los siguientes títulos: “Pop Models” y “Twiggy, el rostro de los 60”.

  • 2:36 15 abr 2018 Frustración, tristeza, decaimiento o incapacidad para disfrutar de cualquier cosa. Científicos de todo el mundo investigan el sistema inmunológico como una de las causas principales de la depresión. En el caso de la bipolaridad el cerebro pasa de la alegría eufórica a la tristeza más angustiosa. Un trastorno difícil de entender y que requiere de la sensibilización de la sociedad para mejorar la vida de las personas que lo padecen. Hoy, La Noche Temática nos acerca a la depresión, enfermedad cada vez más presente en nuestra sociedad La 2, sábado 21 de abril de 2018

  • 3:07 08 abr 2018 Las personas con autismo se enfrentan a numerosas barreras, que varían en función de cada individuo. En los años 90, la imagen del autismo era la de un adulto dependiente para siempre, pero hoy en día eso ha cambiado. La experiencia demuestra que la intervención temprana es decisiva. - Owen Suskind, el niño con autismo que volvió a hablar gracias a las películas de Disney - Carly y Stef lo dejan todo durante un año para centrarse en el tratamiento de su hijo Oskar, de dos años Con motivo del día mundial de concienciación sobre el autismo esta Noche Temática, nos acerca al lema elegido para este año “Rompamos juntos barreras por el autismo. Hagamos una sociedad accesible”. En La 2, el sábado 14 de Abril de 2018, a las 23.45 horas

  • 3:20 25 mar 2018 El 4 de abril de 1968 Martin Luther King, defensor de los Derechos Civiles de los afroamericanos, muere a manos de un segregacionista blanco. Para Martin Luther King la lucha por la discriminación racial pasaba por la desobediencia civil sin violencia alguna. Décadas después de su asesinato la lucha pacífica es parte fundamental de los movimientos pro Derechos Civiles en todo el mundo. “Tengo un sueño. Sueño con que un día mis cuatro hijos vivan en una nación donde no se les juzgue por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter. ¡Hoy tengo ese sueño!” Martin Luther King La Noche Temática nos acerca a la figura de Martin Luther King en el 50 aniversario de su asesinato. Emitimos "Los caminos hacia Memphis" y "Una historia de la no violencia". El sábado, 7 de abril, a las 23.45 horas, en La 2

  • 3:17 18 mar 2018 La fotografía de conflictos nos acerca a las raíces de los enfrentamientos más importantes de nuestro tiempo, ya sean guerras, violencia de género, violación o peleas entre bandas. Pero esa obsesión por contar la verdad significa a veces tomar demasiados riesgos. En la Segunda Guerra Mundial hubo un hombre que vivió el conflicto desde dentro, Tony Vaccaro soldado de infantería y fotógrafo. Sobrevivió a la guerra mientras documentaba su experiencia. Ni siquiera los grandes fotógrafos estuvieron tan cerca como él. Esta Noche Temática, nos acerca al poder de la fotografía para documentar la historia.

  • 3:00 11 mar 2018 Durante siglos hemos pensado que dormir no es más que una forma de recargar baterías. Pero ahora nuevas investigaciones desvelan que también nos ayuda a controlar el peso, a asimilar mejor lo aprendido y a luchar contra enfermedades como el Alzheimer. Además la relación entre los sueños, la memoria y las emociones influye inconscientemente en nuestro comportamiento. La Noche Temática nos descubre los secretos del cerebro dormido. Emitimos los documentales "La ciencia del sueño" y "La mecánica de los sueños". El sábado, 17 de marzo, a las 23.45 horas, en La 2

  • 3:34 04 mar 2018 Los ordenadores, los teléfonos móviles, los televisores y los electrodomésticos se han convertido en una parte de nuestra vida cotidiana y revolucionan la forma en que nos comunicamos y vemos el mundo. Pero, qué ocurre exactamente con nuestro ordenador roto, a dónde van a parar nuestros desechos electrónicos. África se ha convertido en el vertedero de Europa y América. En un mundo conectado, donde el teléfono móvil es la estrella. ¿Tienen las radiaciones de la telefonía un impacto sobre nuestra salud? Esta Noche Temática nos acerca a las consecuencias sociales y ambientales de nuestra vida electrónica.

  • 3:55 18 feb 2018 En Estados Unidos, la legalización del cannabis está viviendo un boom. Es un mercado que mueve alrededor de 7.000 millones de dólares anuales. El principal reclamo para su legalización es el uso terapéutico. Existe una delgada línea entre el derecho de toda persona a aliviar el dolor y la legalidad en las prescripciones médicas de, por ejemplo, los opiáceos, cuyo abuso ha llevado a una epidemia de adicción en EEUU. La Noche Temática analiza el consumo de cannabis y de opiáceos con fines terapéuticos. La medianoche del sábado 24 al domingo 25 de febrero, en La 2

  • 2:42 16 feb 2018 La Noche Temática inicia su emisión con el documental “La edad de las consecuencias”, una producción estadounidense de 2017, de 60 minutos de duración, dirigida por Jared P. Scott y producida por PF Pictures Production. ¿Cómo interactúa el cambio climático con otros problemas preexistentes? ¿Qué relación tiene el calentamiento global con el surgimiento de grupos radicalizados como el ISIS, el conflicto en Siria y la crisis de refugiados en Europa? Las consecuencias pronosticadas de un calentamiento global, ya son una realidad. “Si tenemos una zona que ya es inestable, y tiene el desafío adicional del aumento del nivel del mar, eventos climáticos extremos, escasez de agua o escasez de alimentos, o desastres que obligan a la gente a desplazarse; empezamos a ver situaciones de conflicto. Estas son todas las condiciones subyacentes. El cambio climático es el estímulo o el catalizador que puede provocar que todo ese cóctel se agite y se convierta en conflicto”, nos explica Sharon Burke, ex secretaria adjunta del Ministerio de Defensa de los Estados Unidos. @@FOTO[4467814] Este documental investiga el impacto del cambio climático en la creciente escasez de recursos, la migración humana y el conflicto, a través de la lente de expertos en la seguridad nacional de los Estados Unidos y la estabilidad global mundial. Estudios de distinguidos militares, generales y antiguos miembros del ejército nos llevan más allá de los titulares del conflicto en Siria, el malestar social de la Primavera Árabe, el surgimiento de grupos radicalizados como el ISIS y la crisis de refugiados en Europa para mostrar cómo el clima interactúa con las tensiones sociales provocando conflictos. @@FOTO[4467816] El documental profundiza en cómo la escasez de agua y alimentos, la pérdida de tierras, las olas de calor, la sequía, el clima extremo y el aumento del nivel del mar funcionan como aceleradores de la inestabilidad y catalizadores del conflicto en regiones volátiles del mundo. Los expertos están convencidos de que si continuamos dando prioridad a los negocios, las consecuencias del cambio climático, las oleadas de refugiados, estados fallidos y terrorismo, continuarán creciendo y llevarán a implicaciones graves para la paz y la seguridad en el siglo XXI.

  • 4:03 16 feb 2018 El documental que cierra esta Noche Temática se titula “Tormentas de polvo”, una producción de Reino Unido de 2017, de 52 minutos de duración, dirigido por Neil Cameron y producido por Clan Productions para la BBC. Este documental se ocupa del creciente problema de las tormentas de polvo; qué las causa, por qué parecen volverse cada vez más frecuentes y más severas en algunas partes del mundo; cómo podemos predecirlas y qué se puede hacer para ayudar a disminuir su impacto. El descenso de las precipitaciones, provocado por el cambio climático, combinado con la sobreexplotación del agua en la agricultura, están desecando peligrosamente las tierras. Las tormentas de polvo y arena son un problema en gran parte del mundo. Se producen sin previo aviso, paralizando el tráfico e interrumpiendo la vida diaria. Los componentes químicos y minerales de las partículas de polvo tienen un impacto directo en nuestra salud. El polvo puede enfermar a la gente, y la puede matar. Oriente Medio, es una de las zonas más azotadas. El descenso de las precipitaciones, provocado por el cambio climático, combinado con la sobreexplotación del agua en la agricultura, están desecando peligrosamente las tierras. Un ejemplo de las consecuencias de la mala gestión del agua es el lago Urmía, en Irán, desde la creación de una serie de presas que restringen la llegada de agua, el lago ha menguado drásticamente. La sal del fondo del lago ha quedado al descubierto, y ahora, a poco que sople el viento, la sal sale volando, y se convierte en un desastre que afecta a toda la región. Los proyectos de construcción de presas en Turquía e Irán están contribuyendo al problema de la desertificación y al consiguiente aumento de las tormentas de polvo. Para intentar disminuir su impacto, los científicos de la NASA usan satélites en órbita para modelar y observar el polvo en la atmósfera, y están desarrollando nuevas formas para ayudar a los agricultores, en áreas secas, a decidir cuándo y dónde sembrar sus cultivos. En Kuwait están reverdeciendo el desierto usando plantas nativas tolerantes a la sequía. Las tormentas de arena y polvo tienen consecuencias mucho más allá de donde se originan. El polvo del desierto del Sáhara viaja a través del Atlántico hacia América cada año afectando a los arrecifes de coral de Florida. Para predecirlas, se está estableciendo un sistema mundial de alerta temprana de tormentas de arena y polvo. En una antigua iglesia en Barcelona han instalado un superordenador donde se pronostican tormentas de polvo en Oriente Medio, África del Norte y Europa. Y muy pronto se podrá obtener un pronóstico de polvo de 72 horas en nuestros teléfonos inteligentes. El documental fue filmado en 2016 en Kuwait, EE. UU., Europa y el Reino Unido, y se centra en Oriente Medio, una de las regiones más afectadas por las tormentas de polvo.

  • 2:31 11 feb 2018 El cambio climático es mucho más que el derretimiento de los casquetes polares. Es clima extremo, sequía, tormentas de arena y polvo, aumento del nivel del mar, migración de las poblaciones, enfrentamientos entre países y terrorismo. El calentamiento global acelera la inestabilidad en el mundo y provoca conflictos en las regiones más volátiles. Una amenaza creciente para la seguridad y paz mundial. Esta 'Noche temática', nos acerca a las catastróficas consecuencias del calentamiento global.

  • 1:43 02 feb 2018 A lo largo de los años 70 y 80, los juegos de rol que mayor éxito comercial obtuvieron eran todos juegos de fantasía. En su mayoría eran variaciones alrededor del universo de “El señor de los anillos”. Había millones de personas jugando todo el tiempo. Se creó un fenómeno muy novedoso en el que los juegos tenían un componente narrativo tan potente que la gente se metía a fondo en ellos.

Mostrando 1 de 31 Ver más