En multitud de ocasiones en la Historia no se ha buscado la respuesta más sencilla, sino que se interpreta a través de la magia y lo exotérico.

Serie documental de divulgación que ofrece al espectador una revisión crítica y racional de creencias ancestrales, mitologías y leyendas fantásticas.
Además, se muestra la realidad histórica y científica, rigurosa y material de distintas creencias irracionales. Durante esta primera temporada de seis capítulos, se abordan temas referidos a las brujas y sus aquelarres, animales malditos y sagrados, vampiros, hombres lobo, chamanes y horóscopo.
 

5466782 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años La navaja de Ockham - Hombre lobo - ver ahora
Transcripción completa

El 30 de junio de 1764, fue encontrado

el cadáver a medio devorar de una joven campesina

llamada Jeanne Boulet.

La chica, de tan solo 14 años, apareció muerta

y degollada en el bosque en la región francesa de Gévaudan.

Los aldeanos, al principio, sospecharon de algún animal,

un lobo, tal vez.

Todo habría quedado en un triste incidente puntual de no ser

porque poco después apareció el cadáver de otra chica.

Y las terribles muertes se sucedieron una tras otra.

Meses después, las víctimas se contaban por decenas

y el terror invadió el sur de Francia.

Había nacido la leyenda de la Bestia de Gévaudan.

Un monstruo que tenía predilección por los niños

y las mujeres jóvenes.

Algunos cuerpos aparecían desnudos y decapitados.

La misteriosa bestia atacaba

con la ferocidad de un gran lobo sumada a la inteligencia humana.

Los obispos y el conde de Gévaudan llamaron a la oración

y la penitencia;

pensaban que Dios los estaba castigando por sus pecados.

Tres años más tarde, los ataques cesaron

y la figura del hombre lobo parecía explicarlo todo.

El caso de la Bestia de Gévaudan, en Francia,

mantuvo en jaque a todo un país, a toda Francia.

Incluso el rey, el rey de Francia,

mandó al lobero de la corte para aniquilar

a este monstruo con el que nunca dieron.

¿Puedes explicarnos tú qué pasó? ¿En qué acabó este caso?

Mira, la realidad, que esta historia es una trama muy rocambolesca.

Hay muchas piezas.

Un rompecabezas que nunca hemos llegado realmente a descifrar.

De repente, empiezan a aparecen cadáveres,

algunos de ellos degollados, algunos desnudos.

Es extraño que un lobo pueda desnudar a alguien.

Entonces, en un primer momento, se culpa a una sola bestia.

Luego, las teorías de manadas de lobos, de perros salvajes,

o una sola bestia que ni siquiera, a lo mejor, es un lobo,

pero sí que tiene forma cánida.

¿Qué ocurre? Incluso, como tú bien has dicho,

el rey de la corte envía una comitiva a buscarlo.

Durante más o menos tres años, entre 1764, si no recuerdo mal,

y 1767, bueno, la zona es asolada.

Multitud de cadáveres van apareciendo.

Algunos hablan de más de 100, otros 150...

La cifra pulula entre una y otra.

La realidad es que, seguramente, con total seguridad,

no es solo un animal, ni siquiera una manada de lobos.

Pueden haber intervenido los lobos, por supuesto.

Pero también hay otro aspecto muy importante:

Francia, en aquel momento, estaba fragmentada socialmente.

Políticamente estaba en un caos.

Las guerras religiosas habían sometido

a toda la población a grandes problemas,

y aparecieron personas que, seguramente

aprovechándose de la coyuntura, cometieron asesinatos muy crueles;

buscando una excusa que ya estaba,

que era la existencia de un animal, de un hombre lobo.

El mito del hombre lobo tiene una gran tradición en Francia.

Un país que, en el siglo XVI, celebró más de 300 juicios

contra presuntos hombres lobo.

Y hay quien eleva esta cifra a los varios miles.

En la región de Franco Condado,

completamente cubierta de densos bosques,

se produjo una de las matanzas más encarnizadas

de lobos de la época y, también, una de las persecuciones

más instigadoras contra los hombres que se convertían en bestias.

En un viejo tratado francés del siglo XVI podemos leer:

"Cae la noche del Viernes Santo y la Luna todo lo ilumina".

"El hombre siente su llamada interior".

"Se reviste por una piel de lobo y adopta

la misma naturaleza de esa bestia".

"El vello le cubre el rostro".

"Corre por los campos y bosques

y ataca con fuerza animal a otros hombres".

"Con la llegada del día, esconde su piel muy cuidadosamente,

el vello desaparece y vuelve a su casa en secreto".

El lobo, animal de penetrante mirada,

fue venerado en Grecia y Roma,

donde le atribuyeron la nobleza y el valor.

En cambio, en “El bestiario de Aberdeen”

escrito en Inglaterra en torno al año 1200,

el lobo se describe como la representación misma

de Satanás en la Tierra.

Nuestros antepasados veían al lobo como una criatura infernal.

Una muestra de ello nos acompaña todavía

en los relieves de muchas iglesias.

Si las personas se volvías despiadadas,

era porque se mimetizaban con los demonizados lobos.

Pero ¿por qué el lobo?

El primer factor viene de la mitología.

Pensemos que, por ejemplo,

en mitología griega tenemos a Licaón,

aquel hombre que quiere engañar a Zeus.

Asesina a sus hijos y se lo da a comer a Zeus.

Zeus conoce esta trama y al final lo castiga convirtiéndolo

en un lobo.

También tenemos que entender algo,

que dentro de esta mitología tenemos un mito

que está relacionado con la Luna.

Antes de entender el por qué el lobo,

hay que entender el por qué en la mitología aparece el lobo.

Las diosas, las diosas cazadoras,

Artemisa, Diana cazadora, Istar,

son aquellas diosas que realmente en la noche salen a cazar,

y los que le acompañan son hombres convertidos en cánidos,

en perros y en lobos.

¿Cuándo se transforman? Por la Luna.

Por lo tanto, el tema de la Luna empieza a estar englobado.

Luego, hay otro factor muy importante.

Hay que entender que el hombre, mientras es cazador-recolector,

no compite con el lobo, sino que lo tiene como un referente,

porque ve cómo cazan en manada, que son muy inteligentes,

que tienen a un líder, al macho alfa;

pero cuando el hombre se convierte en sedentario,

lo que estamos haciendo es robarle territorio al lobo,

compartir territorio con el lobo, y es cuando el lobo ataca.

Y ataca ¿cuándo?

A lo largo del día, pero también por la noche.

Y la noche siempre nos lleva a ver aquello que nosotros queremos ver,

nuestros miedos más profundos.

Nosotros, durante siglos, milenios, se adoraba al lobo,

era un referente; incluso, nos disfrazábamos como ellos.

Y esto es importante para entender las conexiones

entre el ser humano y el lobo,

y esa unión que, al final, una vez más,

deriva en un ser mitológico y una criatura diabólica

porque realmente nosotros creemos que está atacando,

cuando realmente los que le atacamos somos nosotros por el territorio.

Se llama teriomorfismo

a la transformación parcial o completa

del ser humano en otro animal, ya sea admirado o temido.

El hombre lobo y sus variantes culturales conforman

el mito más universal, un mito esencialmente masculino.

Los hombres bestia quedan suspendidos entre dos mundos:

el humano y el monstruoso.

Los ataques del hombre lobo a sus propios familiares

fueron interpretados como actos de canibalismo,

pues la bestia no deja del todo de ser, en parte, un humano.

El lobo tal y como lo entendemos, físicamente, esa transformación,

empieza a mediados del siglo XIX a través de una novela

escrita por George Reynolds

que se llama "Wagner: el hombre lobo".

Es ahí donde se transforma el hombre realmente en un lobo,

en un lobo bípedo.

Hasta ese momento, el hombre que se transformaba en lobo

era un lobo.

Era un lobo tal y como conocemos a un lobo.

-Si tuviéramos que hablar de la anatomía del hombre lobo,

encontramos caracteres dentro de la misma criatura

que constituyen ciertas formas que vienen de dos especies

que se combinan dentro de la misma, como, por ejemplo,

el ser humano, homo sapiens,

que vemos ciertas características en el hombre lobo bípedo,

como los brazos o la forma de la cabeza en algunos casos

que podemos encontrar en películas, como "The Wolfman"

o incluso en "Underworld" o seres...

Hombres lobos como el de "Harry Potter",

que la forma de los brazos corresponde más

a los de un ser humano e, incluso, el torso.

Sin embargo, luego, encontramos ciertos caracteres

como los de un lobo de la especie canes lupus que podemos ver

en la forma dentaria en algunos casos, la forma de la cabeza,

las garras o, incluso, en el hombre lobo bípedo el carpo

y el metacarpo.

Sin embargo, podemos encontrar casos de películas,

como en "Crepúsculo", en los cuales la transformación

del ser humano en lobo es completa.

Simplemente se convierte en un lobo

y retorna a convertirse en un ser humano.

Los hombres lobo tienen bastante en común con los vampiros.

Ambos son criaturas nocturnas, malvadas y caníbales.

La transformación del ser humano en otro ser siempre temible.

Además, los dos tienen la capacidad de convertirse en animales.

¿Dónde está la diferencia?

La diferencia fundamental está en lo que los origina, en su causa.

Mientras que el vampiro está marcado por la muerte,

al hombre lobo lo causa y lo origina el nacimiento

y una especie de culpa o de maldición

que siempre le acompaña.

Las condiciones que transforman

a un hombre en hombre lobo son varias.

Maldiciones, sortilegios, encantamientos,

maldiciones familiares...

Por lo tanto, toda la estirpe se puede transformar en hombre lobo.

También hay otras características

que tienen que ver con el chamanismo,

temas ancestrales.

Es cómo adquirir el alma de estos animales, de estos lobos.

Animales totémicos, al final.

Es decir, cubriéndote con pieles de lobo,

que, a lo mejor, no es que te transformes en lobo,

pero sí que adquieres ese rol.

Algo muy común durante muchos siglos fue la existencia

de unos cinturones de pieles que se decían que, al ponértelo,

te otorgaban toda esta dimensión sobrenatural.

Hay diversos factores.

Además, también existen ciertos días, por ejemplo,

nacer en Navidad, bajo unos parámetros en concreto,

la luz de la Luna, etcétera.

Lo único que tienen en común, entiendo,

es que, si bien se transforman de maneras distintas,

todos ellos sufren durante la transformación

y, además, se vuelven muy peligrosos.

Pierden la conciencia humana. Claro.

Al perder la conciencia humana, son capaces

de agredir a sus propios familiares.

Es decir, se convierten en bestias.

La parte animal del ser humano surge desde lo más profundo.

Se olvidan de quiénes son.

Según entiendo, este libro era el que servía para encausar

a los supuestos hombres lobo.

Es decir, para llevar a juicio a las personas

que parecía que se habían convertido en animales monstruosos.

¿Por qué es tan importante? Bueno, es un manual.

Un manual para, a través de una serie de directrices,

poder sacar la verdad a esos supuestos hombres lobo.

Ahí se habla del tipo de torturas que se tienen que infringir

sobre el cuerpo de este supuesto hombre lobo.

Porque hay una cosa muy clara,

era imposible discernir entre el hombre y el lobo

si no confesaba el propio hombre.

Porque, claro, era un lobo. Era un lobo más.

De otra forma, era un lobo más.

Solo cuando era hombre era capaz de ser apresado

y, a partir de ahí, juzgado.

Tenemos que pensar también que las torturas

que les infringían hacían que siempre confesaran

porque eran terribles, eran atroces.

Es verdad que gran parte de la Iglesia estaba a favor

de este tipo de hechos y de actos,

pero también había eclesiásticos y teólogos que consideraban

que todo esto era una necedad, que realmente los hombres lobos

no existían

y que todos estos manuales no servían para nada.

La temática del hombre lobo

tiene una enorme presencia en el folclore

de los pueblos nórdicos de Europa.

La mitología escandinava

cuenta con un montón de relatos que narran la transformación

de las personas en animales.

Los normandos, que es el nombre que se dio

a los pobladores del Norte,

descendieron desde la actual Dinamarca navegando

hacia el Sur y bordearon justo estas costas vascas.

Ellos buscaban tierras para explorar y para conquistar,

y en sus conquistas, estos vikingos

contaban con un grupo de luchadores de élite:

los guerreros lobo.

Son guerreros formados por hombres aguerridos y valientes

reverenciados en sus comunidades.

Los guerreros lobo recibían el nombre de "bersekers".

Eran hombres corpulentos y fieros combatientes que luchaban,

según algunas tesis actuales,

bajo los efectos de drogas vegetales alucinógenas.

Por un lado, estas drogas lo que hacían era rebajar

su sensibilidad al dolor, y, por el otro,

potenciaban su fuerza y su agresividad.

Los bersekers se cubrían de pieles de animales, de osos y de lobos,

por un lado, para abrigarse,

y, por el otro, porque creían verdaderamente

que así podrían absorber la energía y la fuerza vital de estos animales

que ellos mismos habían matado.

La importancia de los lobos en la mitología nórdica es enorme.

El Ragnarok, la batalla del fin del mundo

tiene ecos del Apocalipsis cristiano,

con un protagonista de la destrucción final:

el lobo Fenrir, que devoró a Odín en su lucha final.

Además, dos lobos son los protagonistas

del llamado "Invierno Espantoso".

El lobo Sköll engulle al Sol y el otro lobo, Hati,

devorará la Luna.

De nuevo, encontramos a nuestro satélite

cargado de poderes.

La influencia de la Luna sobre la Tierra

es evidente cuando observamos el mar.

Los cambios en los niveles de los océanos

se deben a las fuerzas de atracción gravitatoria que ejercen el Sol

y la Luna sobre nuestro planeta.

La Luna, como está mucho más cerca de nosotros,

es la que más afecta a las mareas.

Hoy en día, cuando casi nadie cree ya en los hombres lobo,

muchos piensan que la Luna tiene un poder

de influencia enorme sobre nuestro comportamiento.

Se habla de que, cuando sale Luna llena,

se cometen más crímenes y las personas estamos

como incontroladas y desatadas.

No hay ninguna evidencia científica de que esto sea real.

A la Luna le echamos la culpa de casi todo porque la vemos,

porque se ve en el cielo.

Porque las noches de luna llena, unos días antes

y unos días después, es imposible no verla en el cielo.

Igual, ahora que no miramos apenas, nos pasa,

pero hay una noche de urgencias complicada y la gente sale,

ve la Luna y dice: "Es por la Luna".

Los partos, los accidentes, las hemorragias, los robos,

los grandes terremotos, incluso,

se han asociado a las posiciones de la Luna.

Y cuando se hacen las cuentas, sale que no.

No hay más que ver las estadísticas de delito en España,

y se ve que no tiene relación con la Luna.

Ni en España ni en otros países.

Sin embargo, nos creemos que está la Luna,

y eso está tan metido en el ser humano,

que hasta nos imaginamos

o hay mucha gente que se imagina que su conducta

está mediada por la Luna.

Ese lunatismo del que hablaba la psiquiatría se ha demostrado

que tiene que ver con la creencia en que la Luna te influye.

En pacientes de manicomio, a los que se les aislaba

completamente del exterior y se les ponía un influjo, es decir,

una luz de noche, como una farola, no era la Luna,

se veía que cuando se iluminaba como si fuera la Luna,

esas personas desarrollaban la manía correspondiente

a su lunatismo.

Es decir, no era una enfermedad real,

era una enfermedad imaginaria, como tantas otras.

A la Luna, yo creo que es al astro al que más injustamente

le hemos tratado, a pesar de dedicarle tantos poemas

y tantas canciones en la Historia de la Humanidad.

Dormir bajo la luz de la Luna llena podría convertirme

en hombre lobo según la creencia popular.

Tendremos que remontarnos hasta el siglo XIII

para encontrar la primera referencia

que une Luna con licantropía.

Una idea que, al principio, pasó desapercibida,

pero que luego, con los escritores de ficción

alcanzó mucha popularidad.

La novela sobre hombres lobo más conocida es

"El hombre lobo de París", de Guy Endore,

publicada en 1933.

Luego, se rodó la exitosa película "Un hombre lobo en Londres",

el primer largometraje sobre el tema.

El aspecto del hombre lobo de Hollywood

es muy diferente al del hombre lobo que se temía antaño.

Otra característica de los hombres lobo de la actualidad,

de los licántropos de las películas de ciencia ficción actuales,

es, por ejemplo, su comportamiento gregario

e, incluso, jerárquico dentro de los grupos de licántropos;

siendo destacable que el licántropo dominante,

por lo general, es aquel que tiene unas características agresivas,

un temperamento mayor,

que es algo que podemos encontrar

en las manadas de lobos de la naturaleza.

Eso, biológicamente, no sería incorrecto,

pero discierne del hombre lobo mitológico, un ser solitario

e, incluso, marginado por la propia sociedad.

Algo también característico que podemos ver en relación

a esto es la capacidad antropomórfica

de que los hombres lobo puedan controlar su transformación

sin depender de un estímulo externo, como es el caso de la Luna llena.

A pesar de que los científicos sabemos que los licántropos

no existen, es verdad que, en el caso de que existieran,

tendríamos que utilizar ciertos elementos químicos,

recurrir de nuevo a la ciencia, como, por ejemplo, la plata.

En la ficción, se representa, respetando el mito original,

el hecho de que los hombres lobo son sensibles a la plata,

entre otras muchas cosas.

En la ficción actual, se utiliza la plata para la elaborar armas,

como espadas o balas, por ejemplo.

Esto es una tergiversación de la Historia

porque a lo que consideramos plata, en la Historia era mercurio,

a lo que se consideraba plata líquida.

Debido al desconocimiento,

se ha ido transmitiendo el mito de la plata,

y realmente la plata no haría daño al hombre lobo,

lo que tendríamos que usar serían armas de mercurio,

un producto tóxico que podría acabar con el.

Hay otro tipo de hombre lobo que no lleva pelo,

que es mucho más sórdido... Más terrorífico.

Más terrorífico y mucho más oscuro del que estamos acostumbrados

a ver en la ficción. Y mucho más cercano.

El cuento de la "Caperucita",

no deja de ser una alegoría de este tipo de personajes.

Aquellos personajes que conviven entre nosotros.

Seres humanos de aspecto normal,

pero con un grave problema psiquiátrico.

Unas ansias de sangre que les llevan a cometer actos

que son actos de hombre lobo.

Incluso, se creen hombres lobo. Hablamos de psicópatas perversos.

Sí.

Además, a lo largo de la Historia, hay varios.

Uno de ellos Peter Stubbe, un alemán que fue torturado.

Es verdad que a lo largo de toda su vida parece ser

que cometió varios asesinatos.

Tenía aquel cinturón que decían que te transformaba en lobo,

por un pacto con el Diablo.

Siempre todo esto lo confesó bajo torturas, ¿de acuerdo?

Realmente, fue decapitado, desmembrado, puesto en la rueda...

Sufrió las torturas más increíbles

tras haber sido declarado un asesino, un hombre lobo.

Luego, tenemos en Francia a Jean Grenier,

que también es un personaje de este tipo.

Era un adolescente, era un pastor adolescente,

que parece ser que lo que era es abusar de algunas chicas,

a las cuales también asesinaba.

Era un hombre lobo.

Realmente, este no es ejecutado, acaba en un monasterio,

y parece ser que sí que se va transformando

cada vez en un animal. Deja de comer, mengua de estatura...

Realmente era un hombre enfermo. Un hombre enfermo.

Les llamamos hombre lobo, pero... Era un hombre con...

Asesinos, enfermos. Al igual que Romasanta,

que es nuestro hombre lobo por antonomasia.

El hombre lobo español, el hombre lobo gallego.

Más que un hombre lobo era un asesino en serie

que se aprovechaba de esa vida nómada que llevaba.

Era una persona muy inteligente.

Eso es algo que hay que testimoniar.

Tan inteligente, que se hace pasar por hombre lobo

para tener un atenuante en su juicio y no ser condenado a muerte.

Él atestigua que por las noches se convertía en lobo

y, entonces, despedazaba a una serie de personas.

Lo importante de todo esto es que los hombres lobo

parece ser que sí que existen, pero son personas enfermas.

Que a lo largo de la Historia habrán existido muchas más,

que se habrán confundido con esa leyenda del hombre lobo.

Si las gentes del pasado no pudieron ver hombres lobo,

si los lobos nunca caminaron erguidos,

¿cómo podemos explicar un mito tan arraigado?

Al margen de los fríos asesinos psicópatas,

ya en la Antigüedad, los médicos describieron raros episodios

de agitación súbita, así como una extraña enfermedad.

La persona afectada aúlla, cree convertirse en animal,

se muestra agresiva y anda a cuatro patas.

Lo llamaron licantropía melancólica o manía lupina.

Lo interesante es que la ciencia actual está consiguiendo explicar

las posibles causas materiales que se relacionan

con algunos de los mitos de los que estamos hablando,

como, por ejemplo, el del hombre lobo.

Hay ciertas enfermedades, de las que nos vas a hablar ahora,

que podrían explicar el comportamiento animal y salvaje.

Sí, sí. No solamente enfermedades,

sino también respuesta a la ingesta de ciertas sustancias

que también provocan síntomas que, en el fondo,

son los propios de la psicosis.

Una de esas enfermedades se llama ergotismo.

Exacto.

¿Qué puedes decirnos sobre el ergotismo, Manu?

Bueno. El ergotismo es...

Viene provocado por la ingesta del cornezuelo de centeno,

que es algo que se ha producido en la historia de Europa

desde el principio de los tiempos.

El ergotismo por la ingesta de esta sustancia,

en realidad de la ergotamina, la que contiene el cornezuelo

y de la cual, además, se derivan productos, como el LSD,

famoso producto alucinógeno.

Esto es para que entendamos un poco de qué estamos hablando.

Pues los síntomas que suele provocar,

aparte de alucinaciones,

suelen llevar también espasmos, suelen llevar, también,

alteraciones en la conducta, agitación,

y llevan también consecuencias cuando el consumo es muy reiterado,

consecuencias físicas graves, como incluso gangrena

en las partes más extremas de los miembros.

Bueno, las experiencias de estas personas

que han sido intoxicadas por la ergotamina,

y al igual que con otras sustancias tóxicas,

se lo creen fielmente.

Es decir, para ellos eso no es imaginación.

Realmente, si nos fijamos en cualquier cerebro,

como estos que tenemos aquí, todo lo que funciona en ellos

no es más que actividad eléctrica y química.

Entonces, estamos introduciendo una química

que interfiere en los circuitos cerebrales

y hace creer a la persona,

al propietario del cerebro, digámoslo así,

que está viviendo una situación, unas circunstancias

que son absolutamente reales, es convencimiento total.

Y encima, en el caso del ergotismo,

la manera de intoxicación

es a través de un hongo, del cornezuelo.

Que suele estar en las espigas de ciertos cereales, ¿no?

Como el centeno. Por tanto, muchos de estos casos

se producían de manera accidental.

La persona se intoxicaba sin saberlo.

En la harina, por ejemplo, podía aparecer.

Y sin saberlo, empezaba a desarrollar todos estos síntomas

que le hacían pensar que estaba transformándose en un animal.

O a otros hacían pensar que la persona ya no es la misma:

tiene convulsiones, tiene ataques de ira, tiene prurito,

tiene gangrenas...

Exacto. Por su comportamiento,

la propia persona, con sus alucinaciones

y su propio comportamiento, que serían autoconscientes,

conscientes de lo que les estaba ocurriendo,

pensaban que se estaban transformando.

Si todo eso lo unimos a una tradición europea,

donde ciertos animales son importantes

y hemos convivido con ellos, para bien o para mal,

como los lobos, de ahí es fácil que algunas personas

se transformen cuando se transforman en algo malo,

incontrolable, inexplicable... Agresivo.

Agresivo... Sí.

Pues acabe siendo un hombre lobo o una persona lobo.

Y dentro de la psicosis, se conocen más trastornos

que conllevan alucinaciones y trastornos de la personalidad

y del comportamiento que podrían explicar muchos de estos mitos.

Y de hecho, una psicosis establecida,

aunque no es muy frecuente,

pero es conocida dentro del mundo clínico,

es lo que se llama la licantropía clínica.

Curioso nombre. Sí. Fíjate.

En la psicosis puede haber, esto es muy curioso...

La persona se puede sentir mezclada,

o unida o transformada

en otro animal, no necesariamente un lobo.

Es decir, puede sentirse una vaca, puede sentirse un gato, un perro...

Muchos otros animales.

Pero la que más ha transcendido por las sensaciones de miedo

o de incertidumbre o de peligro que pueden transmitir

a la población son estas licantropías.

-Es posible explicar el mito del hombre lobo

a través de la ciencia.

En el siglo XVI, aparece un personaje, Petrus Gonsalvus,

el primer caso de una enfermedad,

hipertricosis generalizada congénita,

en el cual, la enfermedad se caracteriza

por la aparición de vello corporal excepto en palmas

y plantas de los pies.

Es fácil de imaginar el rechazo social que produciría

una persona con una enfermedad de este corte.

Rechazo, además del miedo, de ese enfermo a salir a la calle.

Por lo cual se ocultaban y reforzaban más todavía ese mito.

Esta enfermedad, la hipertricosis generalizada congénita,

es una enfermedad rara.

Afecta al cromosoma ocho, y se estima que afecta,

maquillamos un poquito las cifras,

a uno de cada diez millones de personas.

Actualmente, hay una familia en México,

los Acebes, que padecen esta enfermedad.

Las matanzas de lobos aceleraron su extinción

en la mayor parte de una Europa llena de miedos

que vio en ellos el mal encarnado.

Nuestros bosques apenas son ya refugio de unos pocos ejemplares.

Pero borrar a los lobos del mapa

no destruyó la leyenda del malvado hombre lobo.

Una alegoría sin fecha de caducidad que nos remite

a nuestros instintos más salvajes.

El hombre lobo es lo opuesto a la civilización.

Encarna el caos, la violencia, la barbarie.

Es un mito que, además, no está fundado únicamente

en el temor y el desconocimiento.

Al igual que ocurrió con las brujas o con los vampiros,

creer en la existencia de los hombres lobo

fue antiguamente muy útil,

ya que se les podía culpar de las crueles atrocidades

que, en realidad, cometíamos las personas

unas contra otras.

El licántropo, ser de leyenda mitad humano y mitad monstruo,

es el reflejo de nuestra doble naturaleza,

pacífica y sanguinaria.

Un gran invento para evitar asumir que, como decía el clásico,

"El hombre es un lobo para el hombre".

La navaja de Ockham - Hombre lobo

27:29 17 dic 2019

Las temibles leyendas del hombre lobo son tan viejas como el hombre. Algunas mentes escépticas estudiaron seriamente el fenómeno, encontrando una explicación plausible para el mito de estos seres.
El capítulo comienza con la leyenda de la primera supuesta víctima del monstruo, Jeanne Boulet, una niña de tan solo 14 años que apareció muerta en el bosque con mordeduras en su cuerpo.

Las temibles leyendas del hombre lobo son tan viejas como el hombre. Algunas mentes escépticas estudiaron seriamente el fenómeno, encontrando una explicación plausible para el mito de estos seres.
El capítulo comienza con la leyenda de la primera supuesta víctima del monstruo, Jeanne Boulet, una niña de tan solo 14 años que apareció muerta en el bosque con mordeduras en su cuerpo.

ver más sobre "La navaja de Ockham - Hombre lobo" ver menos sobre "La navaja de Ockham - Hombre lobo"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. gerard

    hablar de los hombres lobo se me hace una manera de antropocentrismo tonto sin ningún tipo de fundamento científico - solo cinismo comercial . piensa en el lobo hombre como base de la idea del pensamiento .

    25 dic 2019

Los últimos 6 documentales de La navaja de Ockham

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Chamanes

    Chamanes

    26:10 23 dic 2019

    26:10 23 dic 2019 El chamanismo se remonta a la prehistoria y engloba una serie de prácticas que buscan la sanación de la persona con ayuda de drogas vegetales. Mediadores entre el mundo natural y el de los espíritus, estos personajes han llegado hasta el siglo XXI.

  • Horóscopo

    Horóscopo

    27:03 23 dic 2019

    27:03 23 dic 2019 Muchas culturas utilizaron desde la Antigüedad distintas formas de predicción basándose en calendarios que marcaban la posición de los astros. Descubriremos la mitología del zodíaco y examinaremos su realidad científica.

  • Hombre lobo

    Hombre lobo

    27:29 17 dic 2019

    27:29 17 dic 2019 Las temibles leyendas del hombre lobo son tan viejas como el hombre. Algunas mentes escépticas estudiaron seriamente el fenómeno, encontrando una explicación plausible para el mito de estos seres. El capítulo comienza con la leyenda de la primera supuesta víctima del monstruo, Jeanne Boulet, una niña de tan solo 14 años que apareció muerta en el bosque con mordeduras en su cuerpo.

  • Vampiros

    Vampiros

    26:41 17 dic 2019

    26:41 17 dic 2019 La creencia en los vampiros se remonta a la Antigüedad y estuvo muy extendida entre los eslavos, aunque tenemos en nuestro país casos como el de Enriqueta Martí, la llamada vampira del Raval de Barcelona o del Conde Estruch en Llers (Gerona) que alcanzaron gran fama.

  • 28:24 10 dic 2019 ¿Por qué algunos animales son considerados impuros o maléficos en unas culturas y no en otras? Lo mismo ocurre con los sagrados. ¿Qué animales arrastran esas famas en nuestra península, desde tiempos inmemoriales? ¿Y por qué? Buscaremos las respuestas.

  • 28:05 09 dic 2019 Existen una serie de malentendidos que han ganado fuerza con el paso del tiempo respecto a la mitología brujeril y que procuraremos desenmascarar en el programa. La caza de brujas de los siglos XV al XVII no deja a nadie indiferente.

Mostrando 1 de 1