www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4004618
Para todos los públicos La aventura del saber - 03/05/17 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Buenos días a todos.

Hoy miércoles abriremos nuestro "Taller de humanidades"

en dos ocasiones.

Para hablar de una nueva película, "El jugador de ajedrez",

con su director, Luis Oliveros.

La película está basada en una novela

y cuenta con guion de su propio autor,

el novelista Julio Castedo.

Y para hablar de Murillo en su cuarto centenario,

con las hermanas Lara.

Aunque no todo ocurrirá en el estudio.

También les ofreceremos un documento

que nos trasladará a Sevilla en el Día Internacional de la Danza.

Allí, vecinos de Triana y Cerro-Amate

se han unido en el proyecto "Bailar mi barrio".

Como señala el dicho popular,

no tiene huesos ni espinas, todo es carne.

Quizá por eso, en Galicia el pulpo tiene carácter de animal totémico.

Hoy, será el protagonista de la sección

"Armonías gastronómicas".

(Música)

Conseguir la armonía

es una de las cosas más difíciles de la vida.

Y la armonía en gastronomía todavía más.

Sobre todo, cuando se refiere a la relación

entre lo sólido y lo líquido.

Hay que tener en cuenta

que para conseguirla hay que probar muchas cosas.

Hoy vamos a hacer una prueba con el pulpo.

Vamos a hacerla, nada menos, que de la mano

de uno de los grandes chefs que tiene este país, Óscar Velasco.

Dos estrellas Michelin, tres soles Repsol,

un restaurante excepcional, Santceloni, que es donde estamos.

Óscar. -¿Qué hay?

-A ver, cuéntanos, ¿cómo has hecho el pulpo?

-El pulpo ha sido una receta muy fácil, en este caso.

Solamente hemos abierto la lata, uno de pulpo en aceite vegetal,

en aceite de oliva.

-De manera que esto lo puede hacer cualquiera, hasta yo.

(RÍE) -Sí, efectivamente. -Que no sé cocinar.

Abres la lata... -Sí.

-Lo sacas tal cual... -Sí.

Bueno, podemos añadirle, si queremos,

un chorrito de aceite de oliva virgen crudo, algo de pimienta,

un poco al gusto de cada uno. -Pero me parece estupendo,

porque realmente nosotros tenemos unos pescados y mariscos en lata

que son maravillosos.

-Sí, desde luego. Creo que este es uno de estos casos.

-Pero en fin, el pulpo, en general, en Galicia, en la zona Feira...

-Sí. -¿Y tú cómo lo haces

tú cuando lo haces de verdad y lo cocinas? ¿Tienes alguna receta?

-Sí, hacemos una receta...

Al final, utilizamos el pulpo con producto muy español.

Lo cocinábamos, envasado al vacío,

y lo cocinábamos con un poquito de pimentón...

-Fíjate. -Un poquito de aceite de oliva,

un poquito de miel, un poquito de vinagre de jerez.

-Mira, te voy a leer una frase muy divertida

de Rosalía de Castro, que dice:

(LEE EN GALLEGO)

En castellano:

"El pulpo no tiene huesos ni espinas ni cáscara

ni cortezas ni pepitas. Todo es carne, qué carne".

¿Es verdad?

Para vosotros, ¿es una carne muy fácil y muy sencilla de combinar?

-Es una carne de textura tersa,

que tienes que jugar en ese punto de cocción

de no pasarte ni dejarlo duro, pero es interesante.

Y un sabor intenso que yo creo que ayuda.

-A mí me gusta mucho.

Le he puesto, a lo que hemos comido antes,

le he puesto un poco de pimienta,

porque creo que le da un poco más de gracia.

Luego, lo hemos probado con estas bebidas.

El agua no es imprescindible. -No.

-Lo que pasa es que cuando uno come, conviene beber agua de vez en cuando,

que conste.

No armoniza bien, pero conviene beber agua.

En cambio, la cerveza le iba bastante bien.

El vino blanco, es natural que sea un vino blanco gallego,

un Albariño, un Godello.

Perdón, primero lo hemos tomado con un cava.

Luego un vino blanco y luego, con un vino tinto ligero.

(ASIENTE) -¿Cuál te ha parecido mejor?

-En esto voy a ser muy tradicional, me voy a ir con el vino gallego.

Creo que esa mezcla geográfica es algo que a mí me gusta mucho.

-Creo que le va muy bien,

lo que pasa es que también va muy bien,

un plato tan simple, va muy bien con la cerveza.

Por lo tanto, yo, en este caso,

casi pensando que esto lo voy a tomar de aperitivo,

casi lo tomaría con cerveza.

De manera que vamos a brindar cada uno con el nuestro

y vamos a repetir una vez más

que la mejor armonía es la que a uno le gusta más.

Si uno tiene la posibilidad, y la tiene,

en lugar de poner cuatro vasos de vino tinto

o tomar cuatro vasos de vino tinto,

de tomar un poco de cerveza, un poco de cava,

un poco de Albariño, de un vino blanco ligero, afrutado,

y de un tinto crianza, bueno, lo que le guste más.

Prueba evidente es que tú y yo discrepamos.

(Música)

El próximo 5 de mayo se estrena "El jugador de ajedrez",

una película que, dirigida por Luis Oliveros,

nos retrotrae a los días de la Segunda Guerra Mundial

con Francia ocupada por los nazis.

Hemos invitado a Luis Oliveros para hablar de ella.

Bienvenido, Luis, gracias por estar aquí.

¿Qué tal? Muchas gracias a vosotros.

Cuéntanos, ¿cómo fue el encuentro con el texto de Julio Castedo?

A mí me ofrece, Julio Castedo, ya desde el principio,

que también es productor de la película, me ofrece el guion.

Él, aparte de ser productor, es el guionista de la película

y, además, es el autor de la novela.

O sea que tiene una implicación muy... Muy importante.

Tienen una implicación máxima en la película.

Él, sobre su novela, escribió un guion,

porque él es, además, muy cinéfilo.

Además ha escrito libros sobre historia del cine.

Ha hecho críticas sobre cine.

Entonces, él, en su novela, vio que podía adaptarla

y le apetecía adaptar la novela suya a un guion.

Entonces, él escribió el guion y entonces él,

después de ver la otra película que hice para esta casa, justamente.

"El ángel de Budapest", ¿no? "El ángel de Budapest",

me ofreció la película, me ofreció a hacer ese guion.

Entonces, a mí lo que me llega primero es el guion.

El guion me pareció magnífico, muy bien escrito, maravilloso,

muy emocionante.

Entonces, a partir de ahí, me ofreció leerme la novela...

La pregunta que siempre te hacen, ¿qué tal ha ido la relación con él?

Porque cuando uno está tan... Pues mira...

Tan implicado... Era uno de los grandes retos.

Al final, dije: "El propio guionista es el autor de la novela

y, además, productor". ¿Cómo te vas a llevar tú...?

Porque, al final, quieras o no,

guion, novela y película, aunque son, por decirlo de alguna forma,

hermanos gemelos, tienes que buscar su propia identidad

a cada una de ellas, ¿no? Y, sobre todo, la entidad.

En la novela, por supuesto, la da el autor de la novela

y en una película, la da, sobre todo, el director.

Pero me llevé muy bien con él.

Por lo que he dicho antes, él era cinéfilo y sabe,

a lo largo de la historia de las películas que ha habido,

que la visión de un director es muy importante.

Aceptó muy bien y de muy buen grado todo aquello que yo le ofrecía.

Porque, además, creo que sumaba a la historia que queríamos contar.

Claro, porque en "El ángel de Budapest"

también, digamos, se sitúa la acción en, más o menos, una época parecida.

Sí, es, más o menos, el mismo periodo histórico

que es, al final, la Segunda Guerra Mundial,

salvo que esta película transcurre en París

y la otra transcurría en Budapest. En Budapest.

¿Dónde habéis rodado? Nosotros hemos rodado en...

La película como transcurre, como te he dicho, en París,

transcurre, sobre todo, en Madrid, el principio de la película,

y en Budapest. Perdón, y en París. Y en Madrid.

En París ahora es muy difícil rodar. Claro, por el tema del terrorismo...

Por el tema del terrorismo, el tiempo que teníamos

para preparar la película era muy pequeño

para poder, todos los permisos que te pide París y tal,

entonces, como ya había hecho esa película

y Budapest hay muchos sitios muy parecidos a París...

Sí, sí, es clavado. Clavados.

Los barrios... Idénticos.

De hecho, esta película tiene un casting muy internacional.

Hay muchos franceses en la película.

Llegaban allí, cuando veían el set decían: "Esto es París".

(RÍE) Por esta calle yo he paseado.

Eso te daba una mayor satisfacción de ver que estabas consiguiendo

recrear eso que tú estás buscando, ¿no?

Entonces, rodamos parte en Budapest y parte en Canarias.

Vamos a ver, si te parece, un fragmento.

Lo vemos tranquilamente y luego comentamos.

Muy bien.

-Vamos a brindar. -Gracias.

-Por el campeón.

-¿Y de dónde eres, Marianne?

-Pensaba que la entrevista era a él.

-Diego es el mejor jugador del mundo. Un fenómeno.

Es todo lo que necesitas saber. ¿París?

-¿Y qué piensas de la situación actual de su país?

-No soy político.

Ni me interesan los políticos.

-Pero tendrás una opinión de lo que está pasando.

Los mineros de Asturias, Cataluña... -Solo soy un jugador de ajedrez.

Siento decepcionarte.

Bueno... Qué bien, ¿no?

Oye, háblanos de los actores, de sus personajes, ¿no?

Bueno, pues mira,

el protagonista absoluto, por decirlo de alguna forma,

que es Diego Padilla,

que es jugador de ajedrez, campeón en el año 34,

lo interpreta Marc Clotet.

Se casa con Marianne Latour, que es Melina Matthews

y que, en principio, es una parisina que después de...

Es una actriz, perdona, de origen, bueno...

Es una actriz española, se ha criado en España...

Pero de padre...

De padre inglés y de madre francesa, entonces, claro, es trilingüe

y, además, es capaz de hacer los acentos de una forma maravillosa.

Aparte de una grandísima actriz. Entonces, yo cuando la vi...

Además, tuve la suerte de hacer justamente el casting

a los dos juntos. Qué bueno.

Según lo estaba viendo, vi la pareja.

"Esta es la pareja que nosotros necesitamos para la película".

Y, bueno, Alejo, que está aquí, que fíjate, hace un papel de amigo.

Fue, fíjate, casi el papel más complicado.

Al final, era... Parece más fácil, viendo la película,

sin embargo, es el papel más complejo de la película.

No el más complejo, porque hay muchos complejos en la película,

pero muy complejo.

Porque justamente es el que primero es como más dicharachero, muy...

Y luego se convierte en un tipo...

Es el que más se transforma a lo largo de la historia.

Sí, sí, exacto.

No es que se transforme, sino que tiene que, de repente, ver

el típico dicharachero, mujeriego, que piensas: "Es un poco superficial"

y luego, al revés, es el tipo más metido en la historia,

el que más lucha por sus ideales.

Alejo estuvo realmente increíble y magnífico.

Cuéntanos, un poco, la historia que plantea,

el conflicto que se plantea.

"El jugador de ajedrez", sobre todo, es una historia

sobre el amor y la supervivencia

en ese París ocupado de la Segunda Guerra Mundial.

Es una historia sobre intolerancia,

es una historia desgarradora

y es, sobre todo, una historia de lo que te puede quitar una guerra,

lo que te puede hacer que tu vida cambie

y la necesidad de sobrevivir a eso.

Nuestros personajes, por decirlo de alguna manera,

intentan sobrevivir con lo que tienen.

Unos jugando al ajedrez y otros tirando del amor, sobre todo.

Es una película de amor.

Lo que más tiene la película es el amor.

El amor en su tono universal, es decir, no solo el amor romántico.

Es el amor a la familia, el amor a los amigos,

el amor a la amistad, la fraternidad, todo eso.

Que es, realmente, lo que debería de mover el mundo.

Claro. Oye, y el tratamiento de imagen, ¿cómo ha ido?

Ya la estamos viendo, pero quiero que nos cuentes.

Por ejemplo, lo de Madrid es increíble.

Lo de Madrid es increíble, porque claro, recrear ese Madrid...

La suerte es tener un equipo técnico que te ayude,

un director de fotografía, que nos sentamos mucho,

viendo, un poco, cambiar las luces de ese Madrid,

primero mal luminoso, año 34, que todavía no ha llegado la guerra.

Luego, pasa la guerra.

De repente, hay una sola secuencia en la guerra civil española,

pero había que marcarla muy clara. Luego, la posguerra.

Luego ese París antes de la entrada de los nazis.

Luego, el París en la entrada de los nazis.

Y luego, el final. Había muchas, diferentes...

Tonos, ¿no? Tonos de la película

que, junto con la decoradora, una decoradora húngara maravillosa,

intentamos que el espectador, cuando ve la película,

vaya entrando en ese juego.

La película pasó por Málaga, ¿no? La película pasó por Málaga.

Ahora va a Barcelona.

Ahora va a Barcelona a un festival nuevo que hay en Barcelona.

A finales de este mes va al Festival de Houston.

Luego, se presenta en el Festival de Melilla,

creo que es en mayo.

Y luego va al Festival de Houston en septiembre, por ahora.

Y hasta ahora, ¿cómo vais viendo, cómo va siendo recibida?

Se estrena ahora.

En el Festival de Málaga, la verdad es que tuvimos mucha aceptación.

Al público le gustó mucho.

Los pases que hemos hecho privados para pequeños grupos,

para ir viendo qué tal les funciona la película,

realmente, son muy buenos.

Pero bueno, la prueba de fuego es el fin de semana del 5,

que es donde demostraremos,

intentaremos mostrar al público la película que van a ver

y que espero que les guste, por supuesto.

Lo deseamos de todo corazón.

Muchísimas gracias por esta visita, Luis.

Gracias a vosotros.

Te esperamos en la próxima película. Muy bien, eso espero.

Y mucha suerte. Muchas gracias.

Seguimos. Recuperamos un trabajo de "La aventura del saber"

y viajaremos a Barcelona para comprobar

que se puede conciliar la crianza con la vida social y el ocio.

Visitaremos lugares,

conoceremos los productos y servicios que lo hacen posible.

(Música)

Cada vez más emprendedores ponen en marcha iniciativas

que conectan ocio y familia.

Se trata de fomentar la parentalidad positiva,

respetando el ritmo, las necesidades físicas,

psicológicas y emocionales de los niños,

para que crezcan seguros y felices.

Ahora, muchas iniciativas y herramientas distintas

abren la puerta a otras formas de vivir esa etapa.

-Antes de tener a Lucía, era una persona muy activa.

Me gustaba mucho bailar, hacía clases de baile todas las semanas.

Al tener a Lucía, no me permitía tener todo el tiempo sola

para ir a bailar, porque no la podía dejar con nadie.

Entonces, encontré MAMIfit, puedes venir con tu bebé,

haces ejercicio, recuperas tu figura poco a poco,

y puedes venir con tu niño

y estar todas las horas que necesites,

que no la tienes que dejar con nadie.

Porque tú, cuando tienes un niño, es por eso, para poder estar con él

y realizar cosas con él.

Entonces, mi experiencia con MAMIfit es genial.

-Yo lo que más valoro

es que puedo estar con mi hija en la clase,

que es un rato de ocio entre las dos.

Ella disfruta con otros bebés

y disfruta conmigo haciendo los ejercicios.

Disfrutamos, porque es un vínculo muy bonito con ella.

Yo, ahora que ya he vuelto a trabajar,

al menos puedo estar, en mi rato de ejercicio, con ella.

Y son clases muy... Muy prácticas y muy divertidas.

Con otras mamás y con otros bebés.

-Nuestra filosofía es el poder hacer deporte con tu bebé,

es decir, recuperar el cuerpo que teníamos antes del embarazo,

pero sin tener que renunciar a pasar este tiempo con tu bebé.

Conciliar lo que es deporte y maternidad.

Y nada mejor que eso que llevarte a tu bebé

y hacer deporte con él.

En nuestras clases, el bebé no solamente está,

sino que hace presencia, es decir, interactúa con las mamis.

Esto es importante,

porque entre mami e hijo se crea un vínculo muy especial.

No solamente esto,

sino que cuando eres madre, sobre todo, primeriza,

tiene un puntito de soledad.

La maternidad tiene un puntito de soledad.

Y el venir aquí, juntarse con otras mamis

que están pasando la misma situación que tú,

el poder expresar ideas, interactuar entre ellas,

el tema social, socializar entre ellas,

pues va muy bien.

Sobre todo, para evitar la depresión posparto.

En la primera parte, utilizamos el método hipopresivo,

que es un tipo, trabajamos lo que es la faja abdominal

para reducir el perímetro de la cintura, sin presión,

es decir, sin dañar lo que es el suelo pélvico.

Y no solamente que no lo dañas, sino que lo tonificamos.

Cuando estamos embarazados y el bebé crece en nuestro interior,

el suelo pélvico, esa musculatura, sufre muchísimo,

y al hacer este tipo de ejercicios, ayudamos a que vuelva a su tono,

lo musculamos.

Luego, la segunda parte que hacemos es un poquito de cardio,

para recuperar aquella energía que nos falta

y lo que nos quita el bebé.

Tonificamos tanto las extremidades del tronco superior,

como del inferior y recuperamos el equilibrio,

porque con el tema del parto,

es una capacidad que se pierde totalmente.

-En el embarazo, el beneficio del ejercicio físico,

aparte de la parte psicológica,

está demostrado que es, sobre todo, a nivel físico

y a nivel de que va a minimizar las complicaciones del embarazo.

Luego, entramos en la fase del posparto.

En el posparto inmediato,

hay muchas pacientes que enseguida quieren volver a recuperar su silueta

y yo siempre les digo que con calma,

que todo vuelve a su sitio, pero con calma.

Y el beneficio igual de hacer ejercicio físico suave

en este posparto inmediato, yo lo veo más psicológico,

de cara a poder, un poco, recuperar tu persona

e independiente de tu bebé, tener tu momento como persona,

a poder socializarte con otras personas

que están en tu situación,

más que al momento de volver a recuperar tu línea y tu silueta,

porque eso yo creo que no hay que forzarlo.

En el posparto inmediato, no es bueno volver a intentar

hacer el deporte que hacías antes de estar embarazada.

-Y si los beneficios para la madre, tanto físicos como emocionales,

son importantes, tampoco debemos olvidar

que existen grandes ventajas para los bebés.

Son niños más sociables desde el primer día y más curiosos,

con ganas de ver el mundo.

Sea como sea, parece claro que en pocos años

ha cambiado la forma de entender la maternidad,

por ejemplo, en relación a la crianza

entendida como algo más natural y responsable.

(Música)

De toda la vida, en los entornos rurales,

se han tenido muy en cuenta

las necesidades naturales de los bebés,

y esto se ha ido perdiendo en las ciudades,

también por la frialdad,

por la dificultad de tener apoyos comunitarios.

Cada vez más estamos viendo papás y mamás

que buscan apoyo, que buscan herramientas

para poder, otra vez, acercarse,

que leen bibliografías sobre crianza natural,

crianza respetuosa,

porque quieren poder entender y atender mejor a sus hijos.

Más allá de lo que a ellos les han transmitido

o lo que ellos han podido vivir.

(Música)

Una de las herramientas que pueden encontrar

y que en la ciudad cada vez vemos más es los portabebés.

Los portabebés es una herramienta que acerca a los papás a los hijos,

que tiene en cuenta, realmente,

cuáles son las necesidades naturales del bebé, le aporta bienestar,

integra al bebé en tu día a día, hace que tu vida sea más cómoda.

Sí que es importante poder elegir un tipo de portabebé

que sea cómodo, que sea seguro,

que respete la forma natural de la espalda del bebé.

La espalda curvada, las piernecitas en posición ranita,

un poquito las rodillas más elevadas, la cabeza bien cogida,

el bebé siempre siempre mirando hacia el portador.

Porque ahí es donde se va a sentir seguro,

es donde va a estar protegido y donde va a aprender a través de ti.

-Es parte de la llamada crianza responsable

o crianza con apego.

Toda una filosofía que busca estrechar los lazos

y que nos invita a mirar lo que nos rodea

buscando algo más.

Valorando, por ejemplo,

las iniciativas que hacen las ciudades más amables,

más habitables para los niños.

-Mammaproof es una web colaborativa, porque, bueno, parte de la filosofía

de que en la ciudad, muchas veces, estamos un poco aislados

y nos sentimos solos.

Sobre todo, cuando tenemos un hijo

y, un poco, nuestra vida social, incluso, profesional se corta.

Nos falta, un poco, el apoyo de la tribu.

En Mammaproof tenemos, más que la familia,

lo que nos importa es la tribu.

La sociedad somos todos,

son nuestros amigos, con hijos o sin hijos,

el vecino, el tendero,

y queremos que, un poco, toda la sociedad

se implique en hacer sentir a los niños que son bienvenidos.

Cuando empezamos a visitar lugares en Barcelona,

nos dimos cuenta de que había muchos lugares

que tenían muy buena actitud con los niños

y había otros que tenían muy buena actitud y, además,

tenían una serie de servicios y de requisitos, de infraestructura,

para que tú te sintieses cómoda, como mamá o como papá,

al ir con un bebé, sobre todo.

Esta serie de requisitos,

como es tener un cambiador, una trona, un menú infantil,

un servicio de ludoteca, un rincón para juegos,

fueron el origen del distintivo Family Welcome,

un poco como la Guía Michelin,

que, además, la gente, desde la calle,

pueda ver que en este lugar serán bienvenidos.

Queremos, realmente, que la gente sea consciente

de que los niños son ciudadanos, realmente, participan

de que nuestro mundo sea un mundo más agradable.

Si no hubiese niños por las calles, sería todo muy triste.

-Una vez conquistada ya nuestra conciliación

de la vida social con la maternidad,

vimos que ya necesitábamos dar un paso más,

que era conciliar nuestra vida profesional

también con la maternidad, ¿no?

Que es la gran necesidad que tenemos todas las madres.

Fue así, una cosa que empezó, un poco, como hobby,

fue evolucionando y convirtiéndose en un negocio

y forma de vivir profesional.

Estábamos justo en aquel momento cansadas, un poco,

de trabajar en casa

cuando nos vino como una, vamos, como un guante a las manos.

Eso de tener un espacio, un coworking,

que es Family Welcome.

Porque está pensado para las madres que necesitan trabajar

y que no tienen con quien dejar a su vez, por ejemplo.

-Acompañamos a Mavi en una de esas visitas cotidianas

que dotan de contenido a Mammaproof.

Hoy le toca el turno a un espacio familiar infantil

y a una galería

que apuesta por acercar el arte contemporáneo a los niños.

-Para nosotros es muy importante una frase de Joan Miró,

que hemos utilizado para explicar nuestro proyecto,

que es: "Más importante que una obra de arte,

es, en sí misma, es lo que va a sembrar".

El arte puede morir, una pintura puede desaparecer,

pero lo que siempre queda es la semilla.

El espacio es pequeñito,

pero lo hemos pensado para que los papás

vengan con los niños y hagan visitas y puedan estar el tiempo que quieran.

Porque se trata de, nosotros colgamos el máximo de obra posible

para que haya para todos los gustos.

También tenemos como distintas edades.

Entonces, cuando vienen niños un poco, no sé, a partir de 5, 6,

sí que se toman su tiempo y lo miran todo de otra manera.

Para los más pequeños, tenemos un pequeño espacio

que dentro pueden, normalmente, se están, la mayoría de las veces,

ya no quieren salir, es un espacio chiquitito,

en el que pueden entrar y salir por esta pequeña abertura.

Y también es una manera de que los padres,

si les apetece comprar o hacernos preguntas

o qué artistas son, los niños se distraigan

y los padres estén mirando más tranquilamente.

-Papá, papá. Mira, mamá.

(HABLA EN CATALÁN)

(Música)

La educación viva es el cómo acompañar, realmente,

el crecimiento del pequeño

a medida que el pequeño lo va necesitando.

Es decir, una cosa que el pequeño aprende

porque ha querido aprenderla,

porque ha tenido interés en aprender algo,

eso lo va a aprender de verdad.

Una cosa que yo le estoy obligando a que aprenda,

eso, seguramente, lo olvide.

Hay una gran, un gran espacio, que funciona de sala de estar.

Los padres pueden venir, aunque no sea en taller

y aunque no sea en el grupo de crianza,

para respirar y vivir y trabajar en estos juguetes

que, la mayoría de ellos, son hechos por nosotras.

La mayoría siguen estos estándares

de no botones que aprietas y te lo hace todo,

sino que, realmente, ejercita tu mente

y no les corta las alas a estos bebés que nacen con unas alas muy grandes.

-Colaborar, compartir y aprender de otros

son algunas de las ideas que subyacen en este tipo de negocios.

Aunque hay más.

También iniciativas sin ánimo de lucro,

movimientos sociales o experimentos como Social Toy.

-Un día en el parque estábamos Sarah y yo

jugando con los peques

y había venido la madre de Sarah de visita.

Entonces, en el momento de recoger los juguetes,

nos dijo: "¿Por qué os estáis volviendo tan locas

por recoger los juguetes de los peques?

Dejarlos aquí, en el parque, y ya mañana ya los tendréis aquí".

Le dijimos: "No, porque seguro que van a desaparecer.

Esto no puede funcionar".

De aquí saltó la chispa

de: "Y por qué no cogemos una caja, reunimos los juguetes

y los dejamos aquí, en el parque,

para que los niños puedan compartirlos

y sin tener que estar

trayendo y llevando todo el rato los juguetes".

Cada juguete estaba marcado con el nombre

o con alguna frase que decía: "Únete" o "Comparte",

frases que explicaran un poco cuál era la filosofía de Social Toy.

Poco a poco, ha ido cogiendo forma

y se ha ido manteniendo con los padres del parque.

(Música)

Lo que nos gusta destacar es que esto es una iniciativa social.

Es un movimiento que ha empezado aquí,

ha tomado fuerza y la prueba de ello

es que hay muchos parques en Barcelona,

mucha gente que nos ha escrito preguntando: "¿Cómo puedo hacerlo".

Interesa a los padres enseñar a los niños

lo que es el compartir.

El respeto al bien público, a lo que no es de nadie.

Y esto, cada padres sabrá, es muy importante.

(Música)

Detrás de todas estas iniciativas está la idea de mejorar el mundo,

de apoyar una economía sostenible basada en la cooperación

y de hacer de los niños de hoy unos adultos seguros de sí mismo,

responsables y, sobre todo, felices, muy felices.

(Música)

Hemos invitado hoy a "La aventura del saber"

a María y Laura Lara,

profesoras de Historia Moderna y Contemporánea

de la Universidad a Distancia de Madrid,

para hablar de Murillo

en el cuarto centenario de su nacimiento,

que se celebra durante todo este año.

De hecho, el Ayuntamiento de Sevilla, su ciudad natal,

propone llamar a este año "Año Murillo",

y en él, además, pretende abrir seis exposiciones de su obra.

Bienvenidas. Gracias, como siempre.

Encantadas de nuevo de estar en "La aventura del saber", Salva.

Bueno, María, vamos a ver, bueno, a las dos,

¿qué se sabe de Murillo como persona?

Lo primero que tenemos que decir es que nació hace 400 años,

en diciembre de 1617,

aunque el primer dato documental es su partida de bautismo,

del 1 de enero de 1618.

En una Sevilla que empezaba a vivir grandes contrastes.

Desde esa bonanza económica del siglo XVI

por los descubrimientos, por la llegada del oro y de la plata

en aluvión y en afluencia al primer puerto de América,

el Guadalquivir.

Y en el siglo XVII, sin embargo, esa etapa de decadencia,

de crisis, de corrupción por la revolución de los precios,

la subida de los alimentos

como algo que casi no era accesible a la población

y, sobre todo, también la peste en el año que nace Velázquez.

En 1599 hay una gran epidemia

y, posteriormente, en 1649, otra

que suponen que Sevilla pierda 60 000 habitantes de su censo,

entre ellos, varios hijos de Bartolomé Esteban Murillo.

El ambiente en el que vive, sin embargo, es bastante acomodado.

¿Pero él era, procedía de una clase acomodada

o era, más bien, de una clase humilde?

El padre de Murillo, Gaspar Esteban, era cirujano barbero.

Era la misma profesión que tuvo Rodrigo de Cervantes.

El padre de Cervantes. El padre de don Miguel.

Pero a diferencia de este,

que siempre ha atravesó penurias económicas,

tenía, Gaspar, una posición desahogada en Sevilla.

También se dice que tenían inmuebles, alquileres, rentas

que ayudaban a la economía familiar.

Y pensemos que Bartolomé fue el hijo pequeño de 14 hermanos,

por tanto, una familia muy numerosa.

Pero se dio la circunstancia de que su padre muere

cuando tiene, Bartolomé, 9 años. Su madre cuando tiene 10.

Muy pronto tiene que salir de su hogar porque se queda huérfano

y se va con su hermana Ana

y con su cuñado, Juan Agustín de Lagares,

que también era cirujano.

Con ellos pasa esa adolescencia, junto a sus sobrinos,

que comparten edad y juegos con él, hasta que, finalmente,

consigue entrar en el taller de pintura de Juan del Castillo,

un pariente también,

porque era el marido de su prima hermana por vía materna.

Que era la manera de aprender el oficio de pintor, ¿no?

Sí, eran como los antiguos gremios, los aprendices y los maestros,

pues en este caso, en talleres de pintura.

En una época en la que desde el Renacimiento en Italia,

el pintor reivindicaba su condición de artista

y no de artesano.

De hecho, en 1670, cuando Murillo pinta el segundo autorretrato,

a petición de sus hijos,

como dice la leyenda en latín que acompaña al cuadro,

es porque ha conseguido ascender socialmente

y conseguir ese prestigio hispalense. Saca la mano por fuera, ¿no?

Y parece que sujeta el propio cuadro.

Sí, siguiendo la tradición de los retratos holandeses

y flamencos, sujeta su propio marco.

Vamos a ver, entonces, ¿qué significaba ser un pintor?

Quiero decir, ¿para quién se trabajaba?

¿Cuáles eran los clientes principales?

En Sevilla, había 70 conventos.

Uno, muy cerca de su casa, de la Iglesia de la Magdalena,

el convento de San Pablo el Real, de dominicos.

También, a un paso de su domicilio estaba el Guadalquivir

y al otro lado, Triana, con ese castillo de San Jorge,

sede inquisitorial,

por lo que formaban parte de su ambiente los autos de fe

del Santo Oficio.

Hace también un propósito, Murillo, de viajar a América con 15 años,

o sea, siendo un adolescente.

Como a Cervantes, le dicen que no y se queda en la Península Ibérica.

¿Hay alguna duda sobre si su origen era judío,

como en el caso de Cervantes?

No, no se han levantado sospechas en esa relación.

Era alguien, digamos, que congeniaba bastante

con los ideales de la contrarreforma,

aunque también tenía comitentes que eran personas casadas o laicos,

como ocurre, por ejemplo, con Nicolás Omazur,

que era un comerciante de sedas, de Amberes,

muy aficionado a la poesía,

y que va a ser uno de sus grandes amigos.

De toda la vida, ¿no? Oye, ¿y qué funciones tenía?

Por ejemplo, yo me imagino, hacer retratos a la nobleza,

hacer, digamos, ilustrar, un poco, el Evangelio

para que aquellas personas que no saben leer y escribir

entiendan cuando entran en una iglesia cómo fue la historia.

Así es.

El 75 % de la población en el Siglo de Oro era analfabeta,

por tanto, las biblias, los retablos

y en el interior de las iglesias y de los fomentos,

estaban representadas a través de las esculturas y de las pinturas,

era una forma de transmitir la piedad y la catequesis al pueblo

en plena contrarreforma.

Pero a diferencia de otros pintores, como Giuseppe Ribera, el Españoleto,

que trataban de recrearse en las escenas del martirio,

de hecho, Lord Byron dijo que Ribera

había enjugado sus pinceles en la sangre de los mártires,

Murillo transmite una imagen dulce.

De ahí que también reivindiquemos

esa condición de Murillo como pintor de la infancia.

Recientemente, a María y a mí

nos han nombrado embajadoras de honor de la Gira por la Infancia 2017,

el CIPI, el Consejo Independiente de Protección de la Infancia,

y, por tanto, siempre, nuestras investigaciones históricas,

María y yo, también prestamos nuestra atención a esos niños,

a esas niñas de otras épocas,

como era el caso de la sociedad hispalense del siglo XVII,

donde había muchas necesidades económicas,

pero donde Murillo capta con su pupila

esa imagen inocente del niño,

siempre sonriente, aunque fuera descalzo,

como en esa imagen del niño... De "El buen pastor", ¿no?

Sí, escenas religiosas, niños religiosos,

por ejemplo, Jesús o San Juan Bautista,

pero también otros niños anónimos, del pueblo, en esa pintura cotidiana,

con esa abuela que le está quitando las pulgas,

quizá también los piojos, al niño y que él está jugando con un perro

y comiendo un mendrugo de pan descalzo.

Es esa mirada, siempre, positiva de la infancia,

porque él, como hemos dicho, había tenido 13 hermanos

y luego tuvo 11 hijos, así que siempre estuvo rodeado de niños.

Entonces, ¿diríais que esta característica

es lo fundamental de la obra que ha legado a la historia Murillo?

Sí, y otras dos más.

Una, que a los niños de las escenas sagradas

los presenta con gestos traviesos.

Como vemos, por ejemplo, en la "Sagrada Familia del pajarito",

donde San José está sujetando al niño

y se ve ese afán de divertirse, aunque sea Jesús.

Y, sin embargo, en los pícaros, presenta inocencia y dignidad.

No son los bandidos del hampa de Monipodio

en la novela ejemplar cervantina, en "Rinconete y Cortadillo",

tampoco son esos hijos en un nuevo rico

que van, digamos hoy, engominados al colegio

acompañados por un paje,

son chicos sencillos que luchan por sobrevivir,

pero con una sonrisa como esos niños que comen melón y uvas

como si fuera el mayor manjar de los dioses.

Vamos a ver, hay una serie de etapas reconocidas

a lo largo de la evolución como artista de Murillo.

Vamos a hablar un poco de ellas, cómo empieza y cómo acaba.

Comienza formándose en ese naturalismo tardío

con Juan del Castillo en una época en la que Sevilla

era un gran centro de atención pictórica.

Podemos decir que era la principal metrópoli del mundo,

porque era el puerto de comunicación con América,

hasta que en el XVIII se abre también Cádiz,

y era un momento en el que también están

otros pintores, andaluces, extremeños, por ese entorno,

el caso de Zurbarán con el tenebrismo,

también Herrera, el Viejo.

En esa corriente se forma,

pero se va a consolidar como el gran pintor barroco.

Se dice que nadie es profeta en su tierra.

Pues Murillo sí que lo fue,

porque mientras que otros pintores andaluces,

como el granadino Alonso Cano o el hispalense Velázquez,

se marchan a probar fortuna a Madrid,

intentando entrar en la corte, como así consiguen,

en el caso de Murillo, él se queda en Sevilla.

Sabemos que hizo un viaje en 1658 a Madrid.

Ahí pudo encontrarse con Velázquez e incluso ver "Las meninas",

que se habían pintado dos años antes.

Pero él quiso tener su residencia siempre junto al Guadalquivir.

Y eso hace que se convierta en el gran pintor

de los 70 conventos que había en la ciudad,

de esa burguesía y de esos comerciantes, mercaderes

que, en realidad, se van a convertir en sus mecenas,

porque son los que le encargan las obras.

No pintó a nadie de la realeza.

Hay una hipótesis que dice su biógrafo, el tratadista Palomino,

pero idealizando que, quizá, Carlos II lo llamó a la corte

y que él no quiso ir. Bueno, es una hipótesis.

En realidad, él no pintó a nadie de la realeza,

pintó nobles, burgueses y también escenas religiosas

y al pueblo llano en general, con esa mirada que nos transmite

como fotografías instantáneas del Siglo de Oro español.

-Y muchas mujeres.

Vemos a las chicas asomadas a la ventana,

mirando al espectador... No solo vírgenes, ¿no?

Porque digamos que uno de los cuadros más emblemáticos...

"La Inmaculada". En "La Inmaculada".

Crea el tipo iconográfico en un momento

en que ni siquiera el papa había aprobado el dogma.

Hasta 1854 no se aprobaría el dogma de la Inmaculada Concepción

y, sin embargo, él se posiciona ya a favor.

Vemos también esa escena de la Virgen aprendiendo a leer,

una reivindicación de que las mujeres lean,

cuando los clichés que se estaban vendiendo

era el de "La dama boba", de Lope de Vega,

o el de "La perfecta casada", de fray Luis de León.

Dijo también Manuel Machado

que Murillo había sido el "sevillarizador" de lo divino

y que las Inmaculadas eran adorables chiquillas Macarenas.

Una cosa, vamos a ver, hemos hablado un momento

y no nos queda mucho tiempo, me gustaría terminar

hablando un poco de la relación con Velázquez.

Porque los dos son sevillanos, son, más o menos, coetáneos, ¿no?

Velázquez se marcha a Madrid, realiza los viajes a Italia

y va a ser el pintor de Felipe IV.

Murillo resiste en su entorno, pero llega a ser el presidente

de la Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría,

que él funda, donde se pintaban desnudos,

donde los profesores llevaban las velas y la leña

para que se calentaran los aprendices.

Da esa otra imagen, como decía Laura,

de la contrarreforma desde un punto de vista amable.

En el Hospital de la Caridad, su contrincante,

porque se llevaba fatal con este otro pintor,

con Valdés Leal, pinta "In Ictu Oculi",

en un abrir y cerrar de ojos, la vida se pasa y llega la muerte

a través de las calaveras y la guadaña.

Sin embargo, él pinta a Santa Isabel de Hungría

curando a los tiñosos.

Lo de la salud y la enfermedad

venía mucho también del oficio de su padre,

porque como era barbero cirujano, tan pronto cortaba el pelo

como hacía una operación odontológica.

-De hecho, solo 4 de sus 11 hijos llegan a la edad adulta.

Uno de ellos se sabe que viajó a América

y que se convirtió en corregidor de naturales en Ubaque, en Colombia,

Gabriel.

Y Gaspar se hizo canónigo,

es con el que pasó el final de su vida,

junto a varios de sus criados y a una esclava,

que se dice que también tenía.

Son los convencionalismos de esa época.

También, ya para finalizar,

decir que la pintura de Murillo fue muy valorada en su propio tiempo,

a diferencia del Greco,

que celebrábamos en 2014 también su cuarto centenario,

en ese caso, de su óbito.

Murillo nunca durmió después de su letargo.

Es decir, siempre estuvo de moda.

En el siglo XVII, sus pinturas llegaron a Flandes, a Italia,

por supuesto, España, a Alemania también,

pero en el XVIII se expanden por Francia,

en el XIX causan furor en Inglaterra,

de ahí que veamos también la influencia,

no solo en el romanticismo francés, con Delacroix, admirador suyo,

sino también en los prerrafaelitas británicos.

Hay que decir que en la corte de los Borbones

entran las pinturas de Murillo gracias a Isabel de Farnesio,

porque la de los Habsburgo,

en el inventario de 1700 no había existido ningún cuadro.

Cuando se produjo también la expulsión,

la primera expulsión de los jesuitas, hace 250 años,

dictada por Carlos III y el conde de Floridablanca,

estos se preocupan de que los Murillo no salgan,

cosa que sí sucedería después con la Guerra de la Independencia.

Muy bien, Laura, María, muchísimas gracias, como siempre,

por vuestra compañía, por vuestra información

y por vuestra inteligencia, de verdad.

Un honor celebrar el centenario de Murillo aquí,

en "La aventura del saber". -Gracias

y acordémonos de esa copla de Rafael de León

que decía que al museo de Sevilla iba a diario Juan Miguel

y, ¿qué iba a hacer?

Pues pintar las maravillas de Murillo y Rafael.

(RÍE) Muy bien. Así nos vamos.

"Bailar mi barrio" es un proceso transversal

que propone dos actividades fundamentales,

crear espectáculo para una plaza o rincón emblemático

en uno de los distritos sevillanos

y elaborar una pieza de videodanza

con los propios vecinos como protagonistas.

(Guitarra española)

Realmente, lo que nos ha permitido

poner en pie el programa "Bailar mi barrio"

es una petición por parte del Ayuntamiento de Sevilla.

Nos llaman para que les presentáramos un proyecto

que tuviera como objetivo

llevar la cultura a los distritos periféricos.

Nos inventamos "Bailar mi barrio",

que tiene, básicamente, dos ejes de trabajo.

Un eje que sería el trabajo con los creadores coreográficos,

con coreógrafos y bailarines profesionales

y, por el otro, la otra pata, sería trabajar con la comunidad.

(Continúa la música)

La idea es, con "Bailar mi barrio",

recorrer todos los distritos de Sevilla

y que, al final del ciclo,

todos los distritos tengan su videodanza,

que tiene como protagonistas a los vecinos y vecinas,

y un espectáculo.

(Continúa la música)

Hicimos dos sesiones de ensayos sobre una coreografía previa

que ya la tenía trabajada

para el espectáculo que íbamos a hacer.

Entonces, se la enseñé.

Les enseñaba la coreografía

y luego, ya la rodábamos al tercer día,

creo que era bastante continuado.

Para mí, ha sido tan bonito que la idea que era

hacer el videodanza el tercer día en uno de los distritos,

en el distrito de Los Remedios,

les propuse que salieran en el espectáculo también.

Entonces, habían hecho un proceso de ensayo,

habían hecho una grabación

e iban a hacer ahora el espectáculo en vivo.

Entonces, hicieron un trocito de la coreografía

que yo les había enseñado, que tenían montada,

lo hacían en un momento específico del espectáculo.

(Guitarra española)

(Música)

"Pacto de fuga" ha sido una experiencia diferente

porque ha sido la primera vez que trabajaba con el formato de trío,

con tres bailarinas.

(Continúa la música)

Se queda como repertorio de la compañía

y ahora comienza el proceso de distribución y venta.

Hasta ahora, estamos muy contentas.

Estuvimos en Córdoba en la inauguración del C3A,

del Centro de Arte Contemporáneo de allí.

(Continúa la música)

Nos han llamado para trabajar en los institutos haciendo esta pieza

y haciendo un pequeño taller con ellos

y acercándoles lo que es la danza contemporánea.

(Música)

Es muy muy importante, en este caso, la complicidad de los distritos.

Es decir, a mayor implicación por parte del distrito,

mejor resultado.

Porque, claro, de alguna manera quien conoce el terreno

son la gente que trabaja en el distrito,

que nos pueden decir cómo respira un barrio,

dónde se mueve la gente.

Pero claro, hay que llegar al vecino y a la vecina del distrito,

y eso se llega a través de las entidades locales,

es decir, las asociaciones de vecinos,

grupos locales, etc.

(Continúa la música)

Cuando te encuentras sumergida en el proyecto,

una cosa es que te lo digan,

pero cuando no hay referencias anteriores, un histórico anterior,

luego te das cuenta, bueno, ves realmente de lo que se trata

y ves la de ramas que tenía y que tiene el proyecto

y lo agradecidísimo y lo emocionante que es ese trabajo.

Te compartían un montón de cosas superpersonales.

Gente que tenía mucha timidez y decir: "Me he apuntado esto

porque creí que jamás podría hacer esto"

o gente con dislexia,

la derecha y la izquierda, para ellos, es un gran trauma.

De repente, empezaban a contarte estas cosas.

O sus historias de amor, te contaban sus historias de amor.

Porque mi nombre lo tapa

letra de mala intención,

me dicen todos "la guapa"

como quien echa un borrón.

La guapa, la guapa, la guapa.

El principal problema es diferenciar lo que es un vídeo de danza

que un videodanza.

Eso es lo primero que hay que tener claro,

sobre lo que hay muchos estudios,

sobre lo que se dan infinidad de talleres, sobre lo...

Eso es un mar para bucear y para investigar sobre la temática.

Entonces, dónde se coloca la cámara,

desde qué punto la cámara cuenta y es un integrante más,

un componente más de la coreografía.

Trabajo mucho queriendo contar un mensaje claro

o, por lo menos, con una idea general clara.

No tanto por sensaciones o atmósferas,

sino me gusta, intento, al menos, que sea algo,

que a todo el mundo le llegue la misma idea,

aunque sea un pequeño detalle de todo lo demás.

Entonces, intentar, con el vídeo,

hacer esa pequeña película donde quede eso claro,

era complicado.

Luego, también dependía muchísimo del montaje y, sobre todo,

de las conversaciones con el equipo de vídeo,

en este caso, con la Buena Estrella,

contándoles lo que había en mi cabeza,

porque ellos son los profesionales, ellos son los que entienden de esto

y ellos eran los que iban a ir acompañando

hasta conseguir esto que pretendíamos.

Y un cuchillo me clavó y la sangre chorreó

el embozo

de tu capa.

Ya he perdido hasta mi nombre,

no es Mercedes, ni María...

Bueno, Raquel ha sido una entrega total y absoluta,

un entusiasmo enorme.

Esto también yo creo que es como fundamental,

es decir, esta capacidad que tiene este equipo,

empezando por la persona, digamos, encargada de toda la parte artística

que, en este caso, bueno, el año pasado era Raquel Madrid,

transmitir entusiasmo con lo que hacemos.

Porque es la mejor manera de convencer.

Al preguntarme los jueces

porque en el banquillo está...

Me quedo con la señora que se asomaba cada vez que,

nosotros usamos música de Concha Piquer,

y cada vez que sonaba la canción en el patio de la plaza El Kirri,

porque llevábamos el altavoz,

esa señora se asomaba a la ventana con su bata roja

a ver lo que estábamos haciendo.

Esos pequeños detalles

es con las cosas con las que yo me voy quedando.

Con la señora que se asoma,

con la otra señora que bailando se descubre su cuerpo,

que tiene toda esa confianza y no tiene ningún problema

en expresarse físicamente,

cosa que jamás en la vida se podía haber imaginado.

No protestaron nunca.

Las hice ir con tacones y no protestaron.

Era... Luego, te lo decían al final, a las tres de la tarde,

"Ya no podía más", y me estaba enterando ahora, ¿no?

Eso es superbonito.

(Música)

Más pequeñito, sí, sí.

Lo que intento es que acá tengan una conciencia corporal,

la importancia de la conciencia corporal,

que se puede recibir o se puede conseguir

a través de la danza contemporánea como de otras técnicas.

Entonces, lo que planteé fueron juegos muy sencillos,

juegos que usamos nosotros, los intérpretes,

en la coreografía que vamos a montar, "Siempre habrá cuerpos que abrazar",

y son juegos casi infantiles.

De jugar a agarrarse a las manos, a saludarse, a rechazarse.

Y así empezamos, a jugar

y a saber qué capacidad tiene cada persona

y qué le puedes sacar tú a esa persona,

todo lo bueno que le puedas sacar tú a esa persona.

Lo que me interesa mucho es el encuentro.

El encuentro, encontrarte con las personas

y la importancia de sentir realmente ese contacto.

Por eso siempre habrá cuerpos que abrazar.

(Música)

Es muy curioso ver eso,

cómo una misma secuencia o un mismo movimiento

puede cambiar su significado

dependiendo de la colocación de la cámara.

Aparte, que me parece una maravilla a nivel...

Cuando se baila a la cámara, cuando esa cámara va, baila,

se mete en los cuerpos.

Es como un acercamiento mucho más cercano.

(Continúa la música)

Es verdad que muchas veces la gente se apunta sin saber muy bien,

realmente, a qué se está apuntando.

Yo creo que lo que les seduce

es el hecho de que sea una actividad participativa,

que sea una actividad en la que se baila.

Es decir, en el fondo,

a prácticamente todos nos gusta bailar.

-Nosotros, cuando escuchamos que era una coreografía,

pensamos en un baile más moderno, una cosa más activa.

Pero bueno, me resultó interesante,

porque siempre es bueno experimentar cosas nuevas.

-Muy bonito.

Vamos, todavía estamos ensayando. Eso es lo primero.

Pero ahora, cuando ya termine, veremos el baile la mar de bonito.

Que bailan igual que las sevillanas.

-Me está costando más el no saber, en realidad, de qué va.

Haciendo unos movimientos, pero no sé cómo va a quedar la cosa.

Eso, la verdad que hago cosas y no le veo, ahora mismo, sentido.

Ahora, gustarme, es que lo estoy pasando muy bien.

Estoy conociendo a gente, personas que no conocía.

-Somos una productora muy pequeñita de audiovisuales

y estamos especializados en artes escénicas.

En este proyecto de "Bailar mi barrio"

somos los que realizamos

el videodanza con los vecinos del barrio.

No partimos de una idea previa,

sino partimos de los mismos vecinos, de sus movimientos,

de sus posibilidades y, a partir de ahí,

vamos construyendo el videodanza.

Entonces, intentamos reflejar siempre el barrio,

de donde son los participantes y el barrio que estamos tratando.

Es muy importante el pequeño comercio,

esta calle, que es muy comercial.

Los pequeños detalles, pero sí que esté muy presente el barrio

y la idiosincrasia del barrio.

-Afán de Ribera es como la columna vertebral del barrio,

donde se encuentran los principales bares, las tiendas.

(Música)

Ellos disfrutan mucho, tanto el proceso

para aprender las coreografías, como el rodaje en sí,

lo disfrutan muchísimo.

Les hace mucha ilusión y, realmente, lo disfrutan.

Lo disfrutamos todos.

(Continúa la música)

Y ha sido una experiencia muy muy muy emocionante

de ver la entrega del grupo,

de verlos fascinados por descubrir algo nuevo.

Es mi emocionante también porque es una actividad transversal

desde un punto de vista social, es decir, de pronto, en un grupo,

detectas que hay varias clases sociales

y también intergeneracional.

(Música)

La Biblioteca Cátedra del Siglo XX ha añadido a su colección

la novela "El triunfo", de Francisco Casavella.

Se trata de una novela que desde su aparición en 1990,

cuando el autor contaba con 27 años, no ha dejado de editarse y leerse.

Obtuvo el Premio Tigre Juan

y fue unánimemente celebrada por la crítica.

Se desarrolla en la Barcelona suburbial

de finales del siglo pasado,

entre personajes reales que hablan como hablaban

y cuentan lo que les pasó.

La sensación, de verdad,

se tiene desde la primera a la última frase.

La novela es intensa, certera e inolvidable.

Así acabamos hoy el programa.

Mañana contaremos con una actuación musical, como solemos,

recibimos a la vocalista y pianista Jennifer Almeida.

También contaremos con la compañía de la escritora Elia Barceló,

que acaba de publicar su nueva novela.

Será, como siempre, en "La aventura del saber",

en La 2, alrededor de las diez. Feliz día. Les esperamos a todos.

(Música créditos)

  • La aventura del saber - 03/05/17

La aventura del saber - 03/05/17

03 may 2017

Veremos los reportajes "Armonías: Pulpo en aceite de oliva", "Ocio y familia" y "Bailar mi barrio".

ver más sobre "La aventura del saber - 03/05/17" ver menos sobre "La aventura del saber - 03/05/17"
Programas completos (1429)
Clips

Los últimos 4.289 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios