www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4616069
Para todos los públicos La aventura del saber - 28/05/18 - ver ahora
Transcripción completa

Hola, muy buenos días.

Bienvenidos a un nuevo "La aventura del saber".

Comenzamos por lo principal,

una reflexión gastronómica

para aprender a alimentar saludablemente el cuerpo

y, así, el espíritu tenga más fácil comportarse bien.

Luego hablaremos con una querida amiga del programa,

la escritora María Menéndez Ponte, quien acaba de confeccionar

el guión de un tebeo extraordinario que ha dibujado Evaduna.

Es sobre cómo se organizan las chicas

para ser buenas madres, grandes profesionales,

buenas esposas, con grandes dotes psicológicas,

y todo lo que haga falta.

Pasaremos con ella un rato muy divertido.

Y en la segunda parte, en el "Taller de matemáticas",

seguiremos con las cuentas con Santi García Cremades.

Y trataremos de enterarnos qué son de verdad

los números enteros.

Y que son de verdad los números racionales.

Aquellos que se pueden racionar, es decir,

dividir en partes exactas.

Hoy, además, revisitaremos mayo del 68

a través de la exposición "El gran río: resistencia,

rebeldía, rebelión, revolución",

que está abierta en el Círculo de Bellas Artes

de Madrid. Una nueva oportunidad

para valorar, a 50 años vista, aquellos acontecimientos.

Finalmente, abrimos hoy la "Agenda natural" de mayo,

que nos invita a conocer el Instituto de la Grasa de Sevilla.

Un referente internacional

de la investigación sobre ese tema

con tantas implicaciones para la salud,

por otra parte.

Reflexión gastronómica al comienzo de la semana

de "La aventura del saber con Rafael Ansón,

quien hoy nos propone que pensemos

en el valor verdadero de cada producto.

Porque es de necios confundir valor y precio.

No cabe ninguna duda.

No, pero, sobre todo, el alimento es lo más importante.

Como hemos dicho otras veces,

el ser humano dedicó toda su actividad

a generar alimentos.

Y luego, evidentemente,

a darles la respuesta adecuada para hacerlos comestibles.

¿Qué es lo que ocurre? Para que la gente lo entienda.

Había unos alimentos estupendos pero tan duros,

que no se podían masticar.

¿Y qué se hace? Se ablanda. Hay que cocerlos.

Alimentos estupendos, como cereales o legumbres,

que no son digeribles.

Pues se hierven y los puedes digerir.

Alimentos tan asquerosos que no eran para tales.

Entonces, los cocinas, les das un sabor diferente

y te los puedes comer.

Bueno, ¿qué es lo importante?

El pensar que los alimentos

son buenos o malos en origen si los tienes que tomar naturales.

Es evidente que te comes con más facilidad

un melocotón que una lamprea cruda. Claro.

Pero si se cocina, la lamprea está más buena.

Por lo tanto, lo que yo quiero explicar para que se entienda:

nuestras madres y abuelas, con productos de muy mala calidad,

porque eran restos, hacían...

Maravillas. Albóndigas... Hacían lo que fuera.

Y conseguían, con tiempo y con amor,

que los platos fueran muy nutritivos y muy saludables

y, además, estuvieran buenísimos.

Ahora, cuando los cocineros con estrella dicen:

"¿Cómo voy a cocinar yo con un pescado de piscifactoría,

con un rodaballo de un kilo?"

Pues exactamente igual que un bacalao en salazón

se hizo al pilpil,

que es el mejor plato, posiblemente, de la cocina española.

O con una bebida asquerosa hicieron una buena.

Por lo tanto,

es verdad que es muy importante que haya alimentos,

sobre todo alimentos que nutran

y que nos den las calorías que necesitamos

porque eso es lo fundamental.

Y si los alimentos en sí mismos tienen calidad, mejor.

Pero si no la tienen, que no se preocupen;

la calidad se le da en la cocina, que es el gran invento humano,

mucho más importante que la música o la pintura. Sí.

Que ya es decir. Ya es decir.

Muy bien, muchas gracias.

En torno a los significativos acontecimientos de mayo del 68

en París, Praga, México y otros lugares,

están publicando diversos estudios en este mes,

justo cuando se cumplen 50 años.

Ahora les ofrecemos un reportaje

que nos ayude a mirarlos y valorarlos

con perspectiva, a partir de la exposición

abierta en el Circulo de Bellas Artes

de Madrid.

Las efemérides y aniversarios son hitos en la historia y cultura.

Tienen un carácter convencional,

pero no dejan de ser útiles como justificante

para traer a colación el tema que los ocupa.

Estamos en tiempo de aniversarios de revoluciones políticas.

Cuando todavía esta cercano

el centenario de la revolución por excelencia,

la Revolución Rusa de octubre de 1917,

celebrado el pasado año,

se conmemora, en 2018,

el cincuentenario de la Primavera de Praga.

Y también, justo por estas fechas,

los 50 años de otras de las emblemáticas revoluciones:

la de mayo del 68.

Si la Revolución de Octubre fue una revolución total

que supuso el derrocamiento del régimen zarista

y la instauración del comunismo,

y la Primavera de Praga una rebelión cívica

precisamente contra la denominación soviética,

la de mayo del 68 en París fue una fugaz, un tanto pintoresca

revolución estudiantil e intelectual

en contra del sistema democrático burgués,

que si bien no triunfó, sí que supuso, en mayor o menor medida,

una convulsión en las sociedades occidentales.

Al hilo de estos hechos,

el Círculo de Bellas Artes de Madrid exhibe la muestra

"El gran río: resistencia, rebeldía, rebelión, revolución".

Pretende ser un estímulo para el debate y la reflexión

sobre los procesos revolucionarios y, en general,

sobre el concepto de conflicto

en el que toda revolución de sustenta.

"El gran río" no es una exposición al uso,

en la que la sustancia de la muestra son piezas de gran valor en la sala,

sino que está compuesta por imágenes fijas,

en forma de fotografías,

muchas veces simples fotocopias,

fragmentos de películas o vídeos

y una elaborada selección de textos alusivos

presentados en un mural.

La base de citas cortas, lemas, eslóganes o meditaciones

que ejercen como catalizador de la reflexión que ha de ejercer

por su cuenta el propio espectador.

El proyecto, a parte del espacio expositivo

de la sala Minerva del Círculo,

incluye un amplio programa de actos, un prolijo catálogo

con ampliar información textual y audiovisual

y un magnífico documental hecho "ex profeso"

que se exhibe en la sala y en Internet,

y que vertebra todo el grueso del contenido de la muestra,

jalonado con citas de filósofos, artistas y políticos,

desde Sófocles, Leonardo Da Vinci o Albert Camus.

O rebeldes y revolucionarios reales de todas las épocas,

como Caín, Prometeo,

Sócrates, Platón, Jesucristo, Marx o Lenin.

(Música)

"El gran río" es un proyecto multidisciplinar

en el que llevamos trabajando más de dos años.

"El gran río" es una película que se le parece

a un documental lírico, yo creo.

"El gran río" también es una antología

de textos relevantes de la historia, de la política y de la filosofía

entorno a la idea de revolución y cambio social.

También es una muestra, como la que tenemos aquí.

Y también son un ciclo de conferencias

y de intervenciones de corte teórico

que se produce a lo largo de este periodo

en el Círculo de Bellas Artes.

-"El gran río" es una física del conflicto.

Es una física de la revolución, es una física de la rebeldía,

de las rebeliones y de la resistencia, ¿no?

Hay un filósofo que me gusta especialmente,

que es Espinosa, y él, para construir su política,

me parece muy pertinente para nuestro momento.

Necesito ir a la ética, y de la ética a la física.

Entender cómo funcionan los cuerpo a cuerpo.

Entonces, me parece que "El gran río" es eso, es entender una física

de esos conflictos.

(Música)

-Justo queríamos distinguirnos de conmemoraciones al uso, ¿no?

Porque eso, de alguna manera, circunscribe pues la revolución

o el cambio a un periodo muy concreto de la historia

y, de algún modo, se parecen más a una especia de turismo cultural.

La Revolución Rusa comenzó en un momento determinado,

terminó, te vas a casa y te quedas igual, ¿no?

Nosotros queríamos aprovechar nuestros aniversarios

acudiendo a la historia como un repertorio

de motivos interesante para pensar el presente, ¿no?

Lo que queremos es que, de alguna manera,

pensemos en la revolución, la rebeldía y la resistencia hoy.

-La mayor diferencia, una cosa distintiva

de las exposiciones que se hacen aquí, es la amplitud.

Y es la generosidad de ofrecer un trabajo

para el que se adentre en ello

tenga una posibilidad de caminos infinita.

Tanto en el atlas que hemos generado, como en esta exposición,

como en el audiovisual que se ha producido,

cada una de las entradas

ofrece muchas más luces y posibilidades

para seguir investigando.

Es una exposición que no se agota en sí misma,

sino que es una puerta a muchas más preguntas.

-Lo claro es que teníamos que trabajar en equipo

y que había que recurrir a gente distinta,

también de otra de edad y con otros intereses.

Se ha convertido en una obra colectiva,

en la cual cada uno ha aportado puntos de vista distintos.

En primer lugar, Juan, que el alma de este proyecto,

que ha puesto mucha pasión.

Y quería destacar también a Óscar Vicente

y a Alisa Zelda porque parece que tienen

un talento increíble como cineastas.

Desde el punto de vista técnico son muy jóvenes,

pero estoy seguro de que van a dar qué hablar.

-Hemos intentado, en todo momento,

huir de cierta melancolía que puedan generar.

Nosotros, y de hecho, en estas paredes,

hay un intento de huir de un imaginario fijo.

De esa imagen que te atrapa.

El mismo hecho de que no hay imágenes icónicas en la exposición.

Hemos huido de ellas, hemos buscado imágenes que se acercan más

a una experiencia de los cuerpos, de esa física que define

la construcción del conflicto.

-El conflicto es inherente a la vida humana

y a la existencia social con los otros.

El conflicto tiene que ver con una apreciación de una injusticia

con la que hay que luchar y que gestionar.

El conflicto es, lo que subyace en la política, ¿no?

La política, según nosotros, tiene que ver

con la gestión del conflicto, que es inherente al hombre.

Nos interesaba pensar en la revolución

como una especie de constante antropológica

que se produce a lo largo de los tiempos.

Pero no desde el punto de vista de grandes individuos,

grandes personalidades, revolucionarios profesionales

y demás.

Por eso lo del agua servía muy bien; adaptar un punto de vista global.

Por el camino descubrimos, sobre todo Juan,

que acabó editándolo, unos escritos interesantísimos

de Leonardo Da Vinci a propósito del agua,

cuya importancia ya había subrayado Lichtenstein

a la hora de filmar

en las películas y demás.

Y eso ha venid muy bien al proyecto.

-"¿Quién no ha jugado alguna vez al trompo en su juventud?"

-Al final, una peonza o una turbulencia,

un pequeño remolino en el agua, es una cosa que todos comprendemos

de forma sensible, con nuestro cuerpo.

El cuerpo que se reúne con otros,

el cuerpo que es arrastrado por otros,

siente en ese momento y por lo que se levanta, ¿no?

Un filósofo dice que uno no se revela porque haya oído un discurso

o tenga una razón para ello, sino porque no puede respirar.

-Aquí, la metáfora o el lengua vinculado al fluido

y al agua que recorre todo el documentario y el proyecto

nos parece realmente relevante.

Después de la revolución, como después de la tormenta,

se supone que llega la calma, llega el día a día,

llega el hacer colas, el rellenar informes,

la burocracia y el sosiego.

Hasta que una nueva injusticia es percibida

de un modo más o menos colectivo

y la gente cambia.

-Hablaban de que lo más interesante, lo más importante de una revolución,

son los abrazos, son las nuevas relaciones que se forman,

las nuevas formas de vida que surgen de ese momento de intensidad.

-Tiene que ver con un momento de reconciliación

entre lo individual y lo colectivo, ¿no?

LA revolución es un momento excepcional

que, en cierto modo, rompe lo cotidiano

para acercarlo a una utopía, a un estado ideal,

bueno, más querido por los que la protagonizan.

Y mientras dura la revolución,

hay una sensación de comunidad que luego se pierde en el día a día

en la experiencia cotidiana,

que es más burocrática, rutinaria y carente de esa intensidad.

Yo creo que esa idea de fiesta

tiene que ver con esa pertenencia en una comunidad

de un modo más genuino que se experimenta en la revolución

mientras dura.

-Hay una cosa que son las épicas menores.

Estamos cansados, quizás, de grandes épicas,

del gran héroe de la revolución, de la gran imagen.

Y nos atraía esa idea de una épica menor,

de las relaciones que se construyen desde el anonimato,

desde las voces de cualquiera en Sol,

en las asambleas,

las voces mejor acogidas...

tomadas con más atención eran aquellas del cualquiera,

del que hablaba desde el miedo

de estar hablando de pronto ante otros, ¿no?

No del que domina perfectamente el discurso y la retorica.

Entonces, hemos intentado capturarlas.

Algunos de los documentos que hay

están escritos en unas hojas de cuaderno

y están escritos a mano.

Y cuentan momentos silenciosos

de estos momentos de conflicto, ¿no?

-Creo que toda revolución implica un grado de violencia.

Sin violencia, quizá no usaríamos el término revolución.

Lo que pasa es que hay violencia de muchos tipos y grados.

Violencia no quiere decir muerte sangrienta

ni gran número de crímenes ni nada por el estilo.

Pero un componente de violencia siempre se da

porque revolución significa, fundamentalmente, ruptura.

Y para que haya una experiencia de una ruptura

tiene que haber esa brusquedad, esa intensidad

que están asociadas a la violencia.

-Hay un punto de ingenuidad necesario y que tenemos que reivindicar

en nuestro momento porque, quizá, lo hemos perdido.

Estamos atrapados en un cierto cinismo.

Y en la sala tenemos algunas imágenes de cuentos infantiles.

Estas ilustraciones porque ahí está presente

esa voluntad de rebelión, ¿no?, de decir "no".

"No lo sé, no lo sé justificar,

pero aquí hay algo que me dice que esto es injusto".

Ese sentimiento de injusticia que puede tener el niño

lo hemos acallado

porque es la ingenuidad de donde salen las revoluciones.

-El rebelde y revolucionario tiene un punto soñador, ¿no?

Creen que se pueden cambiar las cosas y que está en su mano.

Los niños, los ángeles y uno, podía decir un poco

los locos, en cierto sentido, son los rebeldes y revolucionarios

por excelencia porque creen que pueden lograr sus sueños.

Hay dos opciones: descansar o ser libres.

Acaba de publicarse este cómic para adultos

y, también, para los aspirantes a serlo alguna vez,

sobre aspectos muy sensibles de la vida cotidiana de la mujer

en nuestros días.

El regalo perfecto para mamá.

Y como contamos con la presencia de la guionista,

y ustedes la conocen muy bien porque es María Menéndez Ponte,

y es una persona muy cordial a la que admiramos mucho,

pues vamos a hablar ya con ella del libro.

En primer lugar, bienvenida. Muchas gracias.

¿Es tu primer guión? Sí, el primero.

Bueno, para una novela así, gráfica, ¿no?

He hecho más guiones para... Un montón.

Exacto, pero más para más pequeños.

Y este sí, ha sido un territorio nuevo para mí.

¿Y cómo fue la historia de decidirte a hacer ya...?

Porque es una novela gráfica, ¿no?,

una novela para aspirantes a adulto por lo menos, ¿no?

Sí. Pues mira, vino de una petición

de la propia editorial, de Grijalbo, sí.

Me dijeron que querían algo así, ¿no?

Una novela que tratara de la relación madre e hija,

pero ya de una hija treintañera que, a su vez, va a ser madre.

Y bueno, yo, a partir de ahí, ya me salieron las ideas.

Quería algo muy fresco, ¿no?, muy emotivo

y, a la vez, con mucho humor, ¿no? Porque esa mezcla...

Claro, la emoción, el humor y la verdad.

Porque claro, no escondes ninguno de los problemas

que pueden plantearse, ¿no? Exacto.

Yo creo que eso, además, es una etapa que estoy viviendo yo,

que es la etapa esa de abuela y de empezar a que tus hijos,

a su vez, sean padres y madres.

Y entonces, claro, hay mucho guiño propio

de todas las vivencias,

tanto de... Porque en realidad, la madre con la hija,

pues le sirve también el que la hija sea madre

y su madre la ayuda.

Y luego están en un dilema importante porque le ofrece...

Trabajo. Trabajo, exacto.

Como es hoy en día la vida, que el trabajo es fundamental

y no puedes perder el ritmo, o sea, no puedes perder comba.

La sociedad no te deja pero tu hijo te hace parar de pronto.

Y la hija se encuentra en esa encrucijada,

en la que te ofrecen el trabajo de tu vida

pero tiene que dejar, a los diez días de haber nacido la niña,

a ponerse a estar con el trabajo. Y ahí recurre a la madre, lógico.

¿Y qué va a hacer, no? (RÍE) Claro.

Y, de alguna manera, recupera, ¿no? Quiero decir, la madre recupera

su madurez como madre, ¿no? Bueno, su juventud

cuando ella estaba en ese caso y, a la vez, la hija

se da cuenta de lo que significa lo que ha hecho la madre.

Eso es. Es verdad que la relación madre e hija

es una relación muy íntima, especial, muy profunda, son unos lazos.

Y también hay partes buenas, pero también está la adolescencia,

choques... Una relación amor-odio, ¿no?

Y aquí van, efectivamente, como a través de los regalos

que le ha hecho la hija desde pequeña,

el típico collar de macarrones,

la escultura esa horrenda que tienes que decir

"Qué bonita", ¿no? Y que vas poniendo la casa...

Lo vas escondiendo donde puedes.

Pero la niña también tiene lo suyo, por ejemplo, con las camisetas.

Y desde ahí, tienen esa relación. Van recuperando y se ríen

y, a la vez, se echan cosas en cara,

otras veces es risas...

Y eso hace que, en la hija, se afiance más

la importancia de quererse quedar con su hija,

porque no es fácil esa decisión.

Pero la madre, a su vez, porque es verdad que, hoy en día,

a nuestros hijos los hemos preparado muy bien,

con idiomas, carreras, másteres...

Y también, como madre, te da pena, ¿no?,

que eso no se desarrolle en tu hija. Claro.

Pero también la comprendes porque sabes lo que significa

tener un bebé, y eso te llena la vida.

Porque el vínculo que se crea entre los dos en esas fechas

no se puede sustituir. Exacto.

Esos cuatro meses que son, además, la lactancia,

que te dicen hoy que es tan importante

para el bebé para su desarrollo en general,

pues claro, de pronto renunciar a eso es duro también.

Dices: "¿Para qué lo he tenido?"

Y les he puesto ahí muy en el límite, la verdad.

Pero eso creo que da... Sí, pero está muy bien,

porque siendo...

Es decir, no diciendo nunca cosas que no son

y diciendo siempre las cosas que son,

incluso las peores.

Sin embargo no pierde nunca el tono estimulante,

divertido y tierno.

Claro, porque siempre se ve que el afecto es tan grande

y que las emociones están a flor de piel.

Es verdad que cuando estás recién parida

tienes las hormonas, vamos, totalmente disparadas.

Y lo mismo te da llorera por cualquier cosa.

Y bueno, eso también la madre lo sabe y se hace eco.

Y a mí me divirtió.

La verdad es que es una etapa que yo estoy viviendo,

así que se nota. Hay mucha verdad ahí.

Claro, se nota que hay cosas que dices:

"¿Qué está pasando?"

¿Y qué tal la relación con Eva Duna, que es la dibujante?

Pues muy bien. Nos conocíamos solo de habernos visto

en comidas multitudinarias, donde realmente no te acuerdas

de haber hablado, pero enseguida conectamos.

Además, yo le hacía el diseño de página, ¿no?,

las de viñetas. Cuántas iban,

le ponía en cada viñeta qué dibujar

sobre lo que yo visualizaba. Claro.

Pero siempre diciendo: "Siéntete libre

por si se te ocurre una idea mejor para ponerla,

que esto no es algo cerrado".

Yo pensaba, cuando lo estaba leyendo,

viendo y degustando, porque es para eso el libro,

pensaba que la ropa

es, incluso, hasta la que lleva María.

Sí, claro. Es verdad, es muy actual. Creo que eso se ha recogido muy bien,

tanto en mobiliario que comentábamos antes,

como la ropa, como...

Yo creo que sí, que le ha dado un toque de modernidad

y de actualidad, que es lo que es hoy en día.

Fíjate que la fisio, la que me arregla la espalda siempre,

me decía que hasta la hija se le parecía a mi hija.

Y digo: "Si no la conoces". "No la conoces".

Hay una sensación de familiaridad. Y la gente cree que estás ahí,

te ve. Eso es muy bueno.

Eso es muy bueno, muy bueno.

Y el objetivo del libro es llegar también a los chicos, ¿no?

Porque aunque sea historia de la relación de una madre

y una hija y, en fin, todo el universo femenino alrededor...

La verdad es que yo lo he leído con mucho gusto,

y muy rápidamente, y me he sentido concernido.

Creo que también...

Hombre, hoy en día es fundamental.

Yo creo que los padres, en general, están concienciados

y son muy maternales también los propios padres;

cambian pañales, están incluso deseando que pase la etapa del pecho

para ellos también poder dar biberones al bebé.

Yo creo que hoy cada vez más,

pero es muy bueno que lo lean porque nunca saben

hasta qué punto la mujer, los dilemas interiores, internos,

esas luchas que vives ahí, ¿no?,

esas noches sin dormir tan duras... Y creo que es muy bueno.

Es un momento para acercarte a los sentimientos,

ponerte en la piel del otro, ¿no?, de ella.

Porque no es una hipótesis. No es decir:

"Esto es lo que hay que hacer". No, esto es lo que hace el personaje.

Se pueden hacer otras cosas. Claro.

Pero sí explicas muy bien las razones...

Las realidades que tienen, ¿no?, y por lo que pasan ahí

con esas noches.

Cuando está toda la noche la pobre con una cara

que se muere, decir: "¿Cómo puedes querer tanto

a alguien que solo caga pañales que te desvela,

que tienes que poner todo el día la lavadora..."

Pero bueno.

Y luego también hay momentos con el marido de ella

que son graciosos porque también tiene esos momentos que...

Tengo que decir que yo en casa reciclo todo.

O sea, estoy con los oídos... Qué bien.

Hay cosas ahí de las que me acuerdo. Que te han pasado.

Sí. Me acuerdo que una vez, que a mi hija le salió

la crema de zanahoria como de color remolacha.

Imagínate, como roja.

Y es una anécdota que también...

Un día que estaba planchando la cama, sentada y tal,

y se le calló el agua y no se dio cuenta

y por la noche, bueno, pues con el marido...

Hay anécdotas muy divertidas con la pareja.

¿Y cuál dirías que es el objetivo de esta novela gráfica?

Iba a decir del libro, de esta novela gráfica.

Pues yo creo que es eso, el ver la importancia tan grande

que tiene esa relación, y la intensidad tan absoluta

de esa relación madre e hija

que explica tantas cosas en la sociedad.

Hace poco, decían las estadísticas que las mujeres nunca tienen un tope,

que no llegan nunca al nivel directivo, el subir más.

Entre otras razones... Claro.

Es que son las propias mujeres...

Otras elijen, efectivamente, su vida profesional y es lícito

y es genial, o sea, tienen todo el derecho.

Y es que tiene que ser así.

Pero también veo, por lo que tengo alrededor,

que en cuanto tienen a su bebé, aquello les cambia completamente

los esquemas de vida totalmente. Claro, y también a la abuela, ¿no?

La abuela, cuando ve a la nieta, es recuperar su propia maternidad.

Eso es.

Cuando le dice a la hija: "Si hace nada te tenía en brazos".

Y la niña: "Mamá, de nada no; han pasado 32 años.

De nada no, pero bueno". Para ella es...

Y es verdad, es recuperar totalmente

cuando tú tenías en brazos a esa niña,

a esa hija tuya, ¿no?

Además, ves rasgos también, ves parecidos, ves guiños...

Y es precioso, la verdad, esa relación.

Ha sido un placer, María. Muchas gracias por este nuevo libro

sobre cosas tan importantes, tan importantes

y que, a veces, olvidamos, ¿no?,

que son las cosas de la vida de todos, ¿no?

Y personas que hacen que la vida sea importante.

Porque, a veces, buscamos la importancia en...

En un bolígrafo más bonito.

Sí, y en más cosas, como por ejemplo, que no te funciona Internet,

no te funciona. Y de pronto, el tener ese bebé

te cambia completamente la vida, sí.

Gracias. A ti, Salvador. A ti.

"La agenda natural" del mes de mayo que se ocupa hoy

del Instituto de la Grasa, en Sevilla,

un centro de investigación con proyección internacional.

El invernadero más grande del mundo abrió en el jardín botánico de Kew,

en Londres, tras una restauración integral

que ha durado cinco años.

Es un invernadero victoriano de cristal que alberga

más de 10 000 plantas ordenadas provenientes de climas templados

de todo el mundo.

O muestras extraordinarias de especímenes amenazados

que podrán sobrevivir en el jardín de la capital británica.

Entre las 1500 especies de plantas, hay una "cicala de butsula",

casi desaparecida en el mundo salvaje,

que ha recibido el sobrenombre

de la planta más solitaria del mundo.

Las payas lucirán este verano 590 banderas azules.

Este año, 11 banderas azules hondearán, por primera vez

en su historia, en 11 sitios de España.

Y uno de ellos, en Madrid.

Se estrenan las del Pantano de San Juan, Madrid,

la de los Álamos, en Málaga, y la de Cuberris, Cantabria.

Tienen más banderas Valencia y Galicia.

Andalucía es la que más ha conseguido este año.

En el año 2018,

el 100% de las playas con bandera azul

tienen desfibrilador

a menos de cinco minutos de ser usados por un socorrista.

Los socorristas han salvado en los últimos años a 3000 personas.

"Fotociencia" es una actividad nacional

que acerca la ciencia a la ciudadanía

a través de fotografías que abordan cuestiones científicas,

con un enfoque artístico y estético.

Cada imagen va acompañada de un comentario del autor,

en el que explica el interés científico

de lo que ilustra.

Podrán contemplar 49 fotografías de temáticas muy diferentes,

seleccionadas entre las 700 que se han presentado

en esta edición en alguna de sus cinco modalidades:

general, micro, la ciencia en el aula,

agricultura sostenible y alimentación y nutrición.

Durante 2018, la muestra de esta 15 edición

recorrerá diferentes salas, museos y centros culturales, educativos

y de investigación españoles.

El Centro del Lobo Ibérico, en Robledo,

cuenta con 20 hectáreas de superficie.

Se puede disfrutar de la observación de un grupo de lobos ibéricos

procedentes de centros de recuperación.

El centro cuenta, además, con una equipada instalación

donde se adquieren enseñanzas sobre la biología

y las costumbres del lobo, así como la historia de convivencia

con el ser humano.

El centro también sirve de herramienta educativa

para sensibilizar sobre el respeto al lobo.

Este equipamiento está dedicado a la memoria

del naturalista burgalés Félix Rodríguez de la Fuente,

que dedicó su vida a la defensa de la naturaleza

y que, ahora, da nombre al centro.

Para que este lugar se convierta, con el nombre de mi padre,

en un espacio de diálogo

donde cualquiera pueda entrar.

Donde respetemos hasta al más radical,

si el entra con respeto a las demás opiniones.

Y donde, entre todos, logremos forjar una tregua,

una tregua para que pueda coexistir, que estoy convencida de que podrá,

el hombre y el lobo. Y estoy convencida también

que el lobo beneficiará al mundo rural

y el mundo rural beneficiará al lobo.

El ayuntamiento de Madrid restringirá, con contaminación,

el acceso a toda la ciudad a los vehículos que no tengan

distintivo ambiental, es decir,

a los matriculados antes del año 2000

o los diesel de antes de 2006, incluidas las motocicletas.

Se tendrán en cuenta las superaciones

de dióxido de nitrógeno en toda la red.

La almazara experimental del Instituto de la Grasa,

perteneciente a CSIC, en Sevilla,

es un referente a nivel internacional.

Como almazara experimental,

aquí puede tener acceso cualquier tipo de agricultor

o de productor

que quiera obtener un aceite de oliva virgen extra

de calidad.

A veces estamos relacionados más con agricultores

y, otras veces, con industriales

que quieran probar cualquier tipo de maquinaria,

se sensores...

Que tienen en esta almazara su sitio para poder

experimentar y hacer un trabajo de investigación

en colaboración con ellos.

Aprovechamos el proceso de investigación

para cualquier tipo, también, de elemento o equipo

que pueda suponer una mejora,

tanto de la cantidad del aceite como de la calidad de este.

Es una planta de elaboración de aceita de oliva industrial,

con un amplio abanico de maquinaria de diversas capacidades,

que usa las técnicas de separación más modernas

de las distintas firmas de fabricantes de almazaras.

A parte de eso, la formación a todos lo niveles.

Tanto divulgación a nivel de colegios,

institutos, escuelas de hostelería, personas del sector, cooperativas,

que nos mantienen en formación durante todo el año.

Está al servicio de la comunidad científica

y los industriales y productores de la zona.

Se trata de la primera limpieza colaborativa de basura

de espacios naturales que se darán en, al menos, 100 puntos geográficos

del territorio nacional.

Las batidas de limpieza serán el día 17 se junio,

y constituirán la primera de las acciones

planteadas en el marco del ibera.

La campaña "Un metro cuadrado por la naturaleza"

va más allá del significado convencional,

asociado a lo que entendemos por unidad de superficie.

Se quiere destacar el futuro de la diversidad en el país

para que seamos conscientes de lo que conseguiríamos

si cada uno de nosotros se responsabilizara de mantener

su metro cuadrado libre de basura.

La feria contará con un espacio de unos 12 000 metros cuadrados

que nos acerca al conocimiento de la flora y fauna

en pleno corazón de Madrid.

Durante la celebración de MADbird,

hubo un amplio repertorio de actividades paralelas

relacionadas con el arte, la literatura,

la fotografía y la cultura en general,

que incluyen actividades para urbanos, exposiciones,

conferencias, talleres, exhibiciones y concursos.

La Feria de Turismo MADbird cumple ya la 5 edición,

y muestra a la sociedad las diferentes formas

de relacionarnos con la naturaleza a través de la promoción

de la observación de los animales y de los espacios naturales.

Reivindica el turismo de observación de la naturaleza

como un elemento respetuoso y profesional

capaz de generar recursos económicos en los territorios

y con grandes posibilidades de futuro.

"Taller de matemáticas", con Santi García Cremades.

Hoy hablamos de los números enteros y los números racionales,

que, según tenemos entendido,

son los números que se pueden dividir

por otros números y dan un número concreto.

Y no una sucesión indefinida de decimales distintos.

No sé si lo he dicho bien o no. Sí.

(RÍE)

¿Y qué diferencia hay entre los números enteros

y los que tratábamos el otro día? Los números naturales.

¿Hay diferencias? Claro.

Los naturales, dijimos, son los que podemos contar con los dedos

empezando por el uno. Con el cero hay un debate abierto.

Pero en principio, no. El uno, el dos, el...

Porque dicen: "¿Qué es cero? Vamos a empezar con el uno".

Uno, dos... Y así, hasta el infinito, tenemos los números naturales.

Y los enteros son esos mismos pero en lo opuesto,

es decir, menos uno, menos dos... Hasta el menos infinito.

¿Y cómo se inventaron los números negativos, Santi?

Pues fue una necesidad, básicamente, que viene de la suma.

Ya dijimos una vez lo que era una suma,

y también venía del siglo XIX, cuando ocurrió todo esto a la vez.

Ya una vez que se formulan los números naturales,

después formamos la suma.

¿Y qué pasa si junto ahora los números naturales

en una suma?

Yo, por ejemplo, digo:

"A más B igual a C".

Pues es una ecuación que yo veo sencilla de resolver.

Si yo digo: "Uno más dos es igual a tres".

Se supone que A vale uno.

Vamos a decir...

A vale uno...

Y B vale dos.

Pues esto lo suman hasta los niños. Pues igual a tres.

A tres. Todo eso es muy sencillo.

Pero hay ciertos problemas.

Si yo voy a resolver ecuaciones, en general,

si yo digo ahora que la A,

voy a cambiar los numeritos.

Si digo que la A es un tres,

y como hemos cambiado de número, la C es un uno.

Vale, ¿qué número...?

Se usa para que te dé uno. Claro, menos dos.

Menos dos; no conozco ninguno natural.

Entonces, ya se inventaron otro conjunto,

que era lo opuesto más el cero, del que estuvimos hablando.

Lo dejamos por ahí. Pongo dos paréntesis.

Es menos dos.

Tres menos dos, o tres más menos dos, es igual a uno.

Ya, con los enteros, tenemos resuelta

cualquier ecuación

en los números naturales de este conjunto,

de esta ecuación.

Vale, ya tenemos claro

por qué hemos inventado los números negativos.

Vamos a los números racionales. ¿Qué son los números racionales?

Yo he dicho que son aquellos que se pueden racionar,

es decir, que puedes partir. No es de la razón.

Porque la razón nos dice que son todos naturales.

Y después la razón matemática...

Es de ración, de partir algo, por ejemplo, una naranja

en gajos de naranja.

Depende de lo que contemple como unidad de medida,

es decir, si mi unidad es la naranja,

yo puedo tener una parte, que puede ser un cuarto,

un tercio, una mitad...

Depende de la gente a repartir.

Y se inventaron también para eso, para poder partir en varios trozos.

Eso puede ser casi intuitivo,

pero también jugamos con los números negativos en medio,

o podemos contemplar números muy grandes:

101 dividido entre 45...

Puedes hacer la división que tú quieras.

¿Y qué pasa cuando no te da un número exacto?

Cuando tú divides una unidad en partes

y resulta que no es definida...

Por ejemplo, la tercera parte de una unidad

es 0,333333...

Y así hasta el infinito.

Pero hay otras proporciones,

la proporción aurea, ¿no? Como el número Pi.

Esos son otro tipo de números.

Si hablamos de números racionales,

se pueden explicar como ración de dos cosas.

También se dice número fraccionario como fracción de dos cosas.

Si vamos a la definición de por qué tenemos números enteros,

vamos a la definición "A por B igual a C".

Vamos a hablar de esto.

Esto, vamos a hablar de números naturales, positivos,

pues si uno por tres es igual a tres. Como los niños.

Con la multiplicación también es sencillo.

Pero está el caso, como pasaba con la suma,

que si yo digo: "Si yo tengo aquí un tres,

¿cuánto hay que multiplica para que me salga un dos?"

Y digo: "Pues, ostras. Hay que pensar un poco".

Por la mitad de uno, ¿no? Pues claro.

El tres me lo llevo para allá y salen dos tercios.

Son tres partes.

¿Y qué tengo que hacer para que, al final, sea dos?

Pues tengo que hacer dos tercios para que, multiplicado por tres,

o si hago uno, sería un tercio.

Por esto nacieron los números fraccionarios.

Para resolver este tipo de ecuaciones y números naturales.

También para repartir, ¿no? Porque tiene que ver,

yo creo que es de los egipcios, ¿no? Claro.

Los egipcios manejaban muy bien las fracciones de las cosas.

Y como comentamos antes, tenemos ahora decimales.

Si queremos contarlo con números decimales,

hay curiosidades bastantes interesantes.

Por ejemplo, que hay algunos en los que salen decimales finitos.

Uno entre dos... Es 0,5.

Es 0,5.

Incluso me podría ir a lo más básico.

Yo digo: dos entre uno

es igual a dos. Ni siquiera me han ayudado los fraccionarios,

aunque esto sea una fracción.

Bueno, pero si hablamos de otro tipo de facciones,

como uno entre tres...

Claro, ahí es 0,333333... ¿No?

Y así, hasta el infinito.

Unos decimales infinitos

pero que resulta que tienen un periodo.

Un periodo siempre tiene que ser finito.

Y tenemos el tres que se repite hasta el infinito.

3333....

Y eso ocurre con muchos, y, a veces, en vez de ser de una cifra

tenemos de dos cifras, de tres,

incluso de 50 cifras.

Y lo que decía del número áureo o el número Pi,

que es el más famoso de todos,

aquí no ocurre.

Recodemos, Santi, qué es lo que expresa el número Pi.

El número Pi es la fracción, precisamente, la razón,

se puede asumir, de un perímetro de un círculo

con respecto a su diámetro.

Por eso siempre se dice que viene de un círculo.

Viene de esto,

de un perímetro entre su diámetro.

Es dividido el perímetro de una circunferencia

por el diámetro. Exacto.

Divide cualquier círculo, lo más grande imaginable,

la Tierra, que se asume que es una esfera

aunque esté achatada por los polos. Desigual.

El número Pi, entonces, es un número que no tiene la cualidad

esta de un periodo finito.

Porque no es 31416. Era 3141594...

Y hay gente que se aprende hasta los 100 primeros decimales.

Da igual porque hay infinitos, y no se repite ningún patrón.

Entonces, es un tipo de número curioso, diferente,

que ya veremos, en otro día, que es otro conjunto.

Estamos hablando de los números racionales,

que son un conjunto diferente al de esto...

Que son los llamados números irracionales, ¿no?

Y la proporción áurea también sería un número irracional.

Los números así, como el número E, raíz de dos, raíz de cinco,

todos estos números, el Pi, el E...

Estos están en el conjunto de los irracionales.

Y son unos números muy chulos, que llaman mucho la atención

no solo a los matemáticos, sino que pueden encontrarse

en la naturaleza, ¿no?

Claro, aparece en cualquier tipo de armonía natural,

como, por ejemplo, el cómo crecen los pétalos de las flores

o incluso de la reproducción de las especies.

Siguen un patrón que, casualmente, tiene un número irracional.

Cabe pensar que es natural pero no, es irracional, incluso.

Como si la biología estuviera relacionada

con los números irracionales.

Dicen que las matemáticas se inventan, se descubren...

Están ahí y son una herramienta.

Es un debate filosófico en el que podríamos decir mucho.

Oye, y el caso aquel de los griegos

que descubrieron los números irracionales,

¿es verdad que los metieron en un barco?

Cuéntanos un poco. Sí.

La historia que pertenece a los griegos

y que es dura,

es la de un griego que empezaba a calcular

la diagonal de un cuadrado. Tan simple como esto.

Dice: "De un cuadrado, vamos a hacerlo fácil,

hacer que sea el lado uno y uno".

Como solo conocía los números naturales,

conocían también los fraccionarios, la ración de dos números naturales,

y los enteros, lo opuesto de un número,

querían calcular esta diagonal

con un número de estos.

Y se dieron cuenta de que empezaron a calcular

y decían: "¿Qué número será este?"

Y se dieron cuenta de que no pertenecía

a esa familia de conjuntos.

Y el que lo descubrió, de hecho,

no sobrevivió a ese descubrimiento.

Hipotarco, me parece recordar.

Y cuando lo descubrió dijo:

"Esto, dicen aquí la escuela pitagórica,

que no saben explicar este número con lo que conocemos".

Y esto puede ser una cosa diabólica

porque pensaban que los números cuadraban siempre

con una cierta divinidad.

Y esos números, para ellos, se escapaban de la razón,

escapaban de nuestra humanidad

y era un debate bastante fuerte

porque esto es el número raíz de dos.

Que no pertenece a lo que conocían, que eran los racionales, los enteros

y los naturales.

Y raíz de dos es, también, un irracional, ¿no?

Nunca responde a un patrón finito de decimales.

Bueno,pues tenemos que dedicarle un capítulo

a los números irracionales.

Y yo creo que, incluso,

a cada uno de los grandes, de los más significados, ¿no?

Claro. Yo creo que el número Pi y el Fi

se merecen una explicación propia de cada uno.

Pero quiero comentarte algo, Salva,

los decimales son curiosos porque, a veces,

los que parecen que son irracionales,

resulta que luego te dan unos decimales finitos.

Yo tengo aquí unos decimales bastante curiosos.

A ver si da tiempo a comentarlos.

Por ejemplo, tengo 10 entre 81.

Yo ya sé que es racional porque son dos números naturales divididos.

Pero resulta que si yo, lo pueden hacer con la calculadora,

te da que es 0,1.

Es decir, es 0,123456...

Toda la sucesión de los números naturales.

Hasta el nueve.

Ah, hasta el nueve. Y se repite todo el rato.

Aquí hay un cero.

0123456789.

Después, 01... Y así hasta el infinito.

Y hay otra curiosidad más. ¿Y qué significado puede tener?

Ninguno. (RÍE)

Siento romper la magia, pero al final,

los números tiene belleza por sí mismos.

No quiere decir nada, simplemente que los decimales

nos descubren propiedades.

Si a este anterior le meto un cero,

lo bajo y le meto un nueve,

resulta que me hace exactamente lo mismo,

pero por partida doble.

112233...

Son como curiosidades de pasatiempo, ¿no?

Y esto lo puedes extrapolar a tres.

Y lo puede hacer todas las veces que tú quieras.

Y aquí, sería tres veces.

Y cuando ya hay un caso general, ahí sí que hay matemáticas.

Ahí no es que se haga magia,

sino que responde a que si metes aquí dos ceros

y metes aquí dos nueves,

ahí pasa algo y se puede estudiar.

¿Y está estudiado eso, Santi?

Claro, y se puede generalizar a N casos

o infinitos casos, en este patrón.

Bueno, pues ha sido un verdadero placer.

Creo que nos ha quedado más claro que la anterior vez,

que estaba un poco perdido, ¿eh? Es que, a veces, despistan mucho.

Muchas gracias, Santi. Gracias, Salva.

Recuperamos un fragmento del trabajo que hicimos

sobre el zoo botánico de Jerez.

Una referencia en conservación, investigación y educación ambiental

en nuestro país.

El resto puede verse en la red

al acabar la emisión de este programa.

Estamos muy concienciados del momento en que vivimos.

Estamos en el siglo XXI, en la época del Cambio Climático.

Estamos activos ante este reto, ¿no?, de este siglo.

Y los zoos, ya sean urbanos, pequeños,

pero tienen bastante alma en ese sentido.

Tememos grandes técnicos y gran personal

que se dedica a colaborar

con muchas entidades, tanto a nivel europeo

como mundial

para integrar esas experiencias y que el producto final sea

el que especies que están amenazadas dejen de estarlo.

-Yo creo que ninguno de los que empezamos en el 2002

con el programa del lince éramos capaces de predecir

el éxito tan grande que ha tenido, ¿no?

Ha pasado de menos de 100 ejemplares en 2002,

que fue cuando tocamos suelo,

cuando la población llegó a tener menos ejemplares,

pues ya hay más de 400 en el campo

en un periodo de tiempo bastante breve,

poco más de una década.

En cautividad, hay entorno a 150 ejemplares

y el futuro está asegurado.

La diversidad genética se ha conservado bastante.

Y precisamente, en 2001,

pues, de forma fortuita, se extrajo un cachorro

que se vio en el campo que estaba a punto de morir, ¿no?

El equipo de Miguel Delibes, en Doñana, lo localizó

y, de acuerdo con las administraciones,

decidieron que los traerían al zoo de Jerez

para sacarlo adelante, ¿no?

Entonces no existía ninguna experiencia

con la cría en cautividad, cría en mano de un cachorro así.

Y más con tan pocos días y tan débil como estaba este.

Y había muchas expectativas en este animal,

por eso le pusimos Esperanza.

Y afortunadamente, Esperanza salió adelante y todo fue muy bien.

La editorial Siruela ha publicado "Diez grandes rutas del mundo",

un libro para documentarse bien

y viajar con la imaginación y la vista.

Está concebido y diseñado

para este mundo digital en el que nos movemos

con estupendas fotografías de los lugares

con útiles mapas e ilustraciones precisas.

Las autoras son Gillian Richardson, escritora, y Kim Rosen, ilustradora.

Y aunque parece dirigido a los jóvenes,

el libro no tiene edad.

Las rutas son muy conocidas por los aficionados a viajar.

Las calzadas romanas, el Camino se Santiago,

en Gran Camino Inca, el ferrocarril transiberiano...

Una ocasión para disfrutar de una buena lectura en voz alta

para provocar y, luego, consultar las ilustraciones

en familia.

La Universidad de La Coruña habla de nombres científicos.

Vamos a verles y escucharles con atención.

Tiene que ver con el lenguaje científico

en general. En particular, en el de la medicina.

Donde el sufijo "-itis" nos sirve

para designar enfermedades de carácter infeccioso, ¿no?,

cuyo síntoma es la inflamación de un órgano en particular,

por ejemplo, la hepatitis del hígado.

La explicación radica, como en otras parcelas,

del lenguaje científico moderno,

en la lengua griega antigua,

que tiene un sufijo "-itis" en nominativo, "itidos", en genitivo,

para formar adjetivos derivados de órganos corporales.

Así, la hepatitis sería la enfermedad del hígado.

O la nefritis, la enfermedad del riñón, "nefros".

En griego hay una buena cantidad de palabras

con este sufijo. Algunas de ellas también

pasaron a la lengua latina.

Y a partir de ahí, en el siglo XVIII en adelante,

se fueron incorporando al lenguaje de la medicina,

a la taxonomía, digamos, de las enfermedades

de la medicina en los diversos idiomas.

Es un sufijo productivo, de tal manera que se pueden crear

todavía palabras con ese mismo sufijo

para designar enfermedades de este tipo

que se vayan acotando.

Por último, esta palabra tiene un uso coloquial

referido a la propensión exagerada, morbosa, a cualquier cosa.

Pongamos por caso la "titulitis",

cuando hablamos de una desmesurada preocupación

por tener títulos universitarios,

o la "papaditis", "mamitis",

que todos conocemos bien.

Acabamos el programa recodando que mañana nos visitará

en "El taller de convivencia" la doctora Rojas Marcos.

Laura Rojas Marcos nos hablará de la maldad,

de cómo manejarnos con ella

cuando no tengamos más remedio.

Nos visitará también el joven profesor de filosofía

Pedro Insua para hablarnos de cómo la leyenda negra

ha condicionado la imagen y el papel de los españoles

en el mundo, y tantas veces, mal valorado

su aportación a la cultura mundial.

Y ofreceremos un trabajo sobre el 4 encuentro "Smart School"

y una nueva colaboración de la televisión educativa

iberoamericana con "La aventura del saber".

Nos vamos, les dejamos.

Esperamos que vuelvan todos con nosotros mañana,

a las 10:00, en La 2, como siempre.

Hasta mañana.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 28/05/18

La aventura del saber - 28/05/18

28 may 2018

Emitiremos los reportajes "El Gran Río", "Agenda natura", "Zoobotánico de Jerez". Además, entrevistaremos a la escritora María Menéndez-Ponte, matemático Santi García Cremades.

ver más sobre "La aventura del saber - 28/05/18" ver menos sobre "La aventura del saber - 28/05/18"
Programas completos (1567)
Clips

Los últimos 5.007 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos