www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4437143
Para todos los públicos La aventura del saber - 25/01/18 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Hoy en "La aventura del saber" recibimos la visita

de Juan Eslava Galán. Ha publicado más de 80 libros

a lo largo de toda su carrera.

En esta ocasión repasa con nosotros lo que supuso

la concesión del Premio Planeta hace 30 años a su novela

"En busca del unicornio", cuando aún no era

un autor conocido por todos y traducido a varios idiomas

que es ahora.

Después le hablaremos de la colaboración de RTVE

en materia de innovación con la universidad.

Destacamos el valor de la investigación

y la divulgación.

Sumario y empezamos.

"El Túnel del Tiempo" sigue en los cielos gallegos.

El mismo paisaje desde hace miles de años.

Es el tercer capítulo de la serie que hoy se fija

en los preciosos amaneceres que se pueden ver

desde algunos monumentos megalíticos.

Se sorprenderán con lo que dicen del pasado.

Las relaciones que se establecen entre el ser humano,

la naturaleza, el paisaje, el tiempo y la memoria

son el origen de la obra fotográfica de José Quintanilla.

Imágenes cargadas de emoción y poesía para atrapar

lo que el paso de los años quiere llevarse

por el sumidero del olvido.

Se cumplen 30 años desde que "En busca del unicornio"

logró el Premio Planeta.

Y un entonces muy joven Juan Eslava Galán,

catedrático de pata negra de instituto de inglés,

comenzó a ser conocido por los lectores masivamente.

Bienvenido, Juan. Muchas gracias.

Enhorabuena por los 30 años del Planeta.

Muchísimas gracias.

¿Cómo eras tú hace 30 años?

Era un escritor vergonzante, que escribía... Un dominguero.

Tenía ya 14 novelas escritas

cuando escribí "En busca del unicornio".

Lo que pasa que esta se me ocurrió presentarla al Planeta.

La iba a presentar a un premio menor, pero me daba tiempo

y la presenté al Planeta y, bueno, sonó la flauta.

¿Habías publicado ya muchas novelas? No, no.

Solo había publicado un libro de cuentos

y un ensayo de tipo antropológico, nada más.

Ya eras doctor, ¿no?

Sí, sí. Había estudiado y tal, pero, ya digo,

tenía artículos de tipo histórico, pero nada de ficción.

"Y habías sido un poeta juvenil", que dice aquí la portada.

Es muy divertido. Es el cursus honorum

de casi todos los escritores. Empiezas siendo un poeta joven,

después pasas a hacer cuentos; luego te sale un cuento largo

que puede ser una novela y ahí te metes...

Hay una definición muy buena y cínica, dice:

"Novelista es el poeta que quiere ganar dinero".

(RÍE)

La poesía está siempre, creo, en el fondo de todos nosotros.

¿Y cómo fue la historia?

¿Cómo fue la idea, que a mí me parece brillantísima?

¿Cómo se te ocurrió la idea de la novela?

La idea de la novela en un principio, hay un libro poco conocido,

pero interesantísimo, una crónica medieval

de un señor que vivía en Jaén, el condestable de Castilla.

Y esta crónica se interrumpe bruscamente

tres o cuatro años antes de su muerte.

Entonces se me ocurrió pensar que se interrumpe

porque Juan de Olid, que es el secretario suyo

al que se le atribuye la crónica, ha desaparecido

porque el rey lo ha mandado a África. Ajá.

Luego eso en confluencia con otra idea

y es una carta que escribe el rey de Castilla, Enrique IV...

De Trastámara. A la señoría de Venecia

pidiendo un cuerno de unicornio que tienen allí.

Efectivamente lo tienen.

El unicornio como todos sabemos no existe,

pero en la Edad Media circulaban cuernos de narval,

que es una especie de cachalote que desarrolla un colmillo largo,

y circulaban por Europa cuernos de narval

falsificando el cuerno de ese animal mítico que no existe.

El que tenía un cuerno de narval creía que con eso...

Primero, la raspadura del cuerno

era la Viagra de la época,

por decirlo así. Ajá.

Y creían que si se engastaba un trocito de cuerno en una copa,

eso desactivaba los venenos, que entonces era muy propio

que la gente muriera envenenada; sobre todo cuando había gente

que te pudiera heredar, tus personas queridas.

La historia que cuenta la novela es cómo un señor va a África

a buscar el cuerno del unicornio para que el rey...

Exactamente, para que el rey, el rey que se llama "el Impotente"...

(RÍE) ¡El Impotente! Remedie sus historias.

Unos años después,

viendo una película de John Ford,

"El hombre que pudo reinar"... Ah, sí,

que está basada en un cuento de Kipling.

Efectivamente. Sí.

Pues me di cuenta de que sin haber visto esa película

yo no habría escrito "En busca del unicornio".

Porque viene a ser lo mismo, viene a ser una expedición de gente

más culta y más preparada europea

entre gente más inculta y menos preparada

y llevan allí también su ideología.

Una de las cosas que más llama la atención en la novela

es la prosa en la que está escrita,

que es una prosa que recuerda al siglo XV, XVI.

Arcaizante. Arcaizante.

¿Cómo te pusiste...?

Quiero decir, ¿en qué libros, en qué modelos...?

En las "Crónicas de las Indias".

"Crónicas de las Indias", que están escritas en ese estilo,

uno de leerlas mucho se te queda el sonsonete

y yo tengo cierta facilidad para impostar ese estilo.

Entonces se me ocurrió, para que pareciera más verdad,

hacerlo en ese estilo.

¿Y qué documentación tiene?

Porque al final de la novela te quedas completamente estupefacto

cuando te enteras que en 1946 exhumaron...

Sí. Esa parte es cierta.

Esas...

Esas actas de la exhumación del cadáver del rey Enrique IV,

que está en el monasterio de Guadalupe,

eso es cierto.

Lo redactó el doctor Marañón, que era uno de la comisión

que fue a verlo.

Lo que ocurre es que yo he introducido un escorio ahí,

es decir, un párrafo es falso. Claro.

Con el que yo digo que se encontró en una esquina del cajón

un cuerno de rinoceronte. Obviamente es falso.

Obviamente para ti, pero el lector...

Claro, el lector piensa: "Todo esto es verdad".

Es verdad. Claro, pero eso es una mentira más.

Oye, recuerdo, no sé si lo recuerdo o lo he leído posteriormente,

que en la época en la que se te concede el Planeta,

en el año 87, hubo quien dijo que la prosa no era exacta

a lo que habría sido la prosa del siglo XV.

Sí, sí.

Obviamente no puede ser exacta. Si no, no hay quien lo entienda.

Es una imitación.

Yo tuve cuidado de que en la novela, cuando la repasé por segunda vez...

Obviamente había muchos vocablos desconocidos para el lector actual.

Entonces yo los limé y solo dejé tres vocablos

que el lector actual tuviese que ir al diccionario,

para no molestar, ¿no? Si son 30, pues ya

dificultas un poco la lectura. Una exhibición

es muy fácil hacerla por el vocabulario de la época,

pero entonces resulta que la novela no avanza

y la novela tiene que avanzar.

¿Y cuáles eran esos tres? Uno de ellos era,

no los recuerdo todos, pero uno es virote.

Ah. Virote es el proyectil,

la flecha de la ballesta, cortita,

y con las aletas de cuero, no de pluma. Eso es un virote.

O un pasador, también se le decía pasador.

Esa es una de las palabras que aparece

que hay que buscar en el diccionario. Oye, vamos a ver,

a lo largo de todo este tiempo la escritura de esta novela

ha significado mucho para ti porque es un antes y un después.

Absolutamente. ¿Tú sigues...?

Lo he discutido con Terenci Moix, buen amigo mío.

Él decía que de todos los Premios Planeta

el más beneficiado había sido él porque incluso lo sacó

de una tremenda depresión en la que estaba.

Y yo le decía: "No, mira, más beneficiado he sido yo

porque a mí me ha cambiado por completo la vida".

Yo tenía novelas en el cajón que no pensaba publicar nunca

y desde que publiqué "En busca del unicornio"

pues vengo saliendo muchas veces a dos libros por año.

¿Ahora qué llevas, como 80, 70 y tantos libros?

No los he contado, pero por ahí debe andar.

Novelas son menos. Novelas quizá 20 y el resto son ensayos,

me interesan más los ensayos.

Pero efectivamente el Premio Planeta te cambia la vida

porque entre cosas te da acceso a una cantidad de lectores

que de otro modo no tendrías.

Incluso a los autores que ya son famosos de por sí,

de pronto... Les proyecta...

Sí, les proyecta en una población

a la que no alcanzaban antes. Vamos a ver, Juan,

el hecho de que una novela guste a mucha gente

no significa necesariamente que sea mala, ¿no?

Efectivamente.

Existe a veces el prejuicio de que si le gusta a mucha gente,

no será tan buena. No, puede ser una novela excelente,

"El Quijote" por ejemplo.

Y viceversa, el hecho de que una novela

no tenga mucho éxito no quiere decir que sea buena.

Hay muchos autores que se consideran de culto

y es porque aburren a las ovejas y obviamente son para una minoría,

normalmente los familiares y amigos que tienen que soportar esa lectura.

Claro. Con los debidos respetos.

Habrá excepciones. Claro.

Normalmente, lo ideal para un escritor

es comunicar al mayor número de personas lo que siente,

lo que piensa. Un escritor quiere comunicarse

y no ya por cuestión de ventas, no esas historias;

sino por cuestión de que su obra se lea.

Tú escribes para que se lea.

Y si lo lee más gente, pues mucho mejor, claro.

En tu caso no podía ser ese, digamos,

el motor de escritura

porque eras catedrático, como hemos dicho, de pata negra.

De inglés. Te presentaste de primeras

a catedrático en aquella época. Sí, sí.

Sí, señor. Y luego te has caracterizado

por ser un escritor viajero. ¿En este caso también viajaste?

Porque recordemos que Juan de Olid...

Sí, sí.

En la novela tengo el recorrido hasta el desierto del Sahara.

Porque también por mi tesis que fue sobre fortificación medieval,

viajé algunas veces a Marruecos.

Pero curiosamente, con un grupo de amigos

de la Universidad de Granada, yo había preparado un viaje

donde íbamos a atravesar el desierto por la ruta de la sed y del espanto,

por la antigua ruta, la más difícil.

Y la promoción de "El unicornio" hizo que no pudiera ir a ese viaje,

así que me lo perdí. Y el resto de África,

esto que voy a decir no es broma. Ajá.

Lo que hay en la novela del África negra

está todo sacado o de mis vivencias de las películas de Tarzán

o de la Guía Michelín de África, pero no de un contacto directo.

Mucha gente me ha dicho: "Cómo se nota que tú...".

No, yo no sé lo que es la Sabana. (RÍE)

Lo sé por el "National Geographic", pero ya está.

Y si tuvieras que elegir un trocito de la novela

que te parezca especial, que no hayas olvidado,

que haya permanecido contigo todo este tiempo.

Quizá el final. Ese final devastador. Sí.

El hombre es un hombre medieval,

un hombre que vive por el honor

y al servicio de su rey.

Y cuando regresa de la expedición se encuentra a Colón,

que va a a ir ya a descubrir América, etc.,

y lo ve con pena porque dice:

"Este no sabe dónde se está metiendo".

Y, claro, se encuentra con una España completamente distinta,

ya se ha iniciado, digámoslo así, el Renacimiento.

Ya las mentalidades son, ya es el mundo de los mercaderes,

no es el mundo de los caballeros.

Entonces, claro, el que vuelve derrotado de África,

quizá esos párrafos que describen... Sí, el final es...

Sean los que más me han tocado a mí y a muchos lectores.

A mí una de las partes que más me ha divertido

en cualquier lectura que haya tenido es al final de la novela,

bueno, no al final, final, sino un poco antes

cuando por fin llega a ver al unicornio,

que es un rinoceronte. Un rinoceronte.

Y le cuenta a los de la tribu africana

que necesita una púber. Sí, una doncella.

Una doncella.

Y la reacción que produce en los de la tribu.

Sí. Lo voy a leer, no es muy largo

y creo que nos recordará un poco a todos

el tono en el que está escrito y todo eso.

Dice: "Y cuando supieron que habíamos llegado

de tan lejano país porque nuestro rey

quería un cuerno de unicornio, nos tuvieron por locos

y gente de poco seso y dijeron que era imposible de hacer.

Mas nosotros dijimos cómo llevando una doncella

el unicornio se amansaba y se dejaba quitar el cuerno.

Y los negros en su ignorancia se reían mucho de nosotros

y se daban grandes palmadas en los muslos como niños.

Y Andrés de Premió y yo nos mirábamos

y no sabíamos si enfadarnos y tomarlo a afrenta

o si habíamos de dejarlo pasar lo mismo que el mesamiento

de cabellos y barbas por ser gente tan sin malicia

y desconocedora de ahora..." Perdón.

"Tan desconocedora de las cosas del mundo,

mas no queríamos guerra con nadie

ahora que tan cerca estábamos del fin".

Es una parte muy divertida, para mí, ¿no?

Porque en cierto modo el que se cree menos ignorante

no significa necesariamente que lo sea, ¿no?

Claro, los negros con mucha razón se están riendo

de que cómo con una doncella va a amansar a un rinoceronte, ¿no?

Claro, ellos traen, luego traen también esa idea

de que aquí no se puede aplicar el honor, en África.

Es decir, en España, en Europa

si te tocan la barba, eso se salda con sangre.

Claro. Pero allí los negros

que ven que estos tienen barbas y ellos no tienen,

pues les tocan las caras y tal y ellos se miran como diciendo:

"Esta gente son como niños". Pobrecillos, ¿no?

"No tienen malicia".

El honor aquí no vale, es decir, es otra cosa.

Muy bien. Juan, ha sido un verdadero placer

comentar el libro contigo y leerlo de nuevo.

Sí. La verdad es que merece la pena.

Gracias. Afortunadamente es un libro

que después de 30 años todavía se mantiene vivo,

sigue teniendo lectores. Y yo estoy muy orgulloso de él.

Gracias. Gracias.

Seguimos. Tiempo ahora para introducirnos

en el "Túnel del Tiempo" y asistir a la tercera entrega

de la miniserie sobre arqueoastronomía

que ha confeccionado Adrián Paredes.

(Música)

Estamos en el monumento megalítico de Forno Dos Mouros

en la Sierra del Bocelo.

Es la mañana del 22 de diciembre, exactamente el solsticio de invierno,

hoy ha empezado el invierno;

a las 4:38 horas más o menos.

Estamos ahora mismo contemplando la salida del Sol,

el orto solar alineado exactamente

con la entrada a la cámara, con la entrada al corredor;

el corredor y la losa central de la cámara.

Este es un fenómeno conocido desde hace muchos años.

Es una imagen espectacular, como tantas otras

frecuentes en el megalitismo europeo de alineamiento

en la cámara megalítica para poder registrar

perfectamente el punto del orto solar del solsticio de invierno.

(Música)

Esta cámara es un ejemplo de cómo los constructores

de los megalitos elegían el sitio para construir sus monumentos.

Estamos en el interior de la Sierra del Bocelo.

Una sierra que precisamente por su importancia regional

concentró una necrópolis numerosa, de numerosos túmulos,

con más de 30 monumentos de este mismo tipo.

Todos ellos se alinean a lo largo de un camino real

de menos de diez kilómetros de recorrido

que conecta diferentes comarcas entre sí.

Los túmulos están todos ellos en los márgenes del camino,

a un lado y al otro, y en puntos exactamente

donde a su vez es fácil atravesar transversalmente la sierra

para ir en direcciones norte-sur.

Por otra parte,

estamos al lado de un espacio

del que hemos verificado hace unos años

la presencia de un asentamiento contemporáneo

de estos monumentos.

Un asentamiento del cuarto milenio con presencia

en superficie de cerámicas, industria lítica;

manos de molinos, herramientas de molinos.

Toda la evidencia que nos permite reconocer

la existencia de un asentamiento de las personas

que construyeron y utilizaron estos monumentos.

Al mismo tiempo estamos al lado de otro túmulo

que está justo en el borde norte del camino.

Y estamos al lado de una gran roca, afloramiento rocoso singular

que, como acabamos de ver, además sirve de telón

para reflejar la sombra de la cámara

según es proyectada

por el orto solar en el solsticio de invierno.

Esto quiere decir también que desde aquí,

desde la cámara y desde la alineación

de la entrada a la cámara hacia esa roca

se está marcando la puesta del Sol

en el solsticio de verano.

Al final vemos entonces

cómo las orientaciones arqueoastronómicas

son también un componente más del proceso de elección

del sitio en el que se construían los monumentos.

La verdad es que visto incluso desde nuestra actual perspectiva

resulta complicado comprender cómo aquella gente era capaz

de equilibrar tantos factores, tantas circunstancias distintas

y encontrar el punto de equilibrio entre todos ellos

para seleccionar sitios cargados de tanta significancia,

de tanto sentido desde múltiples puntos de vista:

el punto de vista de relación con los vivos;

en relación con otras comunidades y otros muertos;

desde el punto de vista también de la relación

con los eventos astronómicos, con el calendario, con el Sol,

con el firmamento.

Este paisaje artificial se construyó

a través de los monumentos megalíticos

procurando que los túmulos y las cámaras megalíticas

cumplieran toda una serie de condiciones

de emplazamientos determinadas.

La primera de ellas y más importante

es que los túmulos se construían para ser vistos.

Esto quiere decir, de hecho en sentido recíproco,

que los túmulos se construían de tal forma

que desde allí se contemplaban

panorámicas especialmente significativas.

Además se construían al borde,

alineados con las rutas principales

que permitían atravesar un determinado territorio.

Más concretamente era normal que se ubicasen

en puntos de paso claves en ese territorio.

Es decir, en cruces de caminos, en encrucijadas

ante las cuales se pueden ir en diferentes sentidos;

se pueden coger diferentes alternativas.

Sabemos también desde hace ya tiempo

que muchas veces los túmulos se construyen

en relación de proximidad directa

con las aldeas o pequeños poblados

en los que las comunidades

que construían y utilizaban los monumentos megalíticos vivían;

si no todo el año, al menos una parte del año.

Sabemos también ya desde hace tiempo que en Galicia, en España

y en otros puntos de la fachada Atlántico europea

cómo los túmulos se construían en relación

con puntos del territorio

que trasladaban una imagen, una tradición,

un prestigio previo.

Accidentes naturales, como rocas;

pequeñas lagunas como la que se ve en la pantalla,

que resultan llamativas precisamente por excepcionales.

Y es al lado de estas ubicaciones, de estos puntos

donde se construyen los túmulos.

Pero donde mejor se ve, de hecho, cómo los túmulos

incorporan una tradición anterior para monumentalizarla

y trasladarla hacia el futuro es en el hecho,

también muy frecuente en toda Europa,

de que los túmulos, habitualmente, muchas veces se construían

sobre túmulos anteriores.

Unos pocos cientos de años después de haberse construido

el primer monumento, se ampliaba este

y se construía un monumento que lo embebía.

Sabemos también, por ejemplo,

este punto es muy importante, que los túmulos

se construían de tal forma

que primaba una orientación visual hacia el sureste.

Un abanico visual marcado por el punto del nacimiento del Sol

en el solsticio de invierno.

Sabemos también, por ejemplo, que los túmulos,

y sobre todo los grandes grupos de túmulos, las grandes necrópolis,

era normal que se ubicaran

en espacios del territorio especialmente prominentes;

con relieves que se podían ver a docenas de kilómetros de distancia.

Con todos estos factores conjuntamente,

los túmulos al final

ordenaban el paisaje

construyendo un paisaje cultural,

el primer paisaje cultural artificial.

Este paisaje cultural lo que estaba haciendo

era petrificar o materializar el concepto de espacio

que aquellas comunidades utilizaban.

Y que somos capaces de reconstruir en la actualidad

a través de un análisis detallado de la arquitectura

y del paisaje megalítico.

Sobre todas estas cosas que más o menos son conocidas

por la investigación desde hace tiempo,

el estudio de la arqueoastronomía relacionada con megalitismo

nos permite terminar de comprender la complejidad

de este proceso de construcción de un paisaje cultural.

Por ejemplo, es ya sabido

que las puertas de entrada a las cámaras megalíticas

y sus corredores es normal que se orienten

hacia ciertos eventos astronómicos.

Particularmente para esta zona de la fachada Atlántica

el punto preferente era la orientación

hacia la salida del Sol en el solsticio de invierno.

Pero al lado de esto

podemos registrar otros eventos astronómicos

como la salida del Sol en el equinoccio, etc.

Durante muchos años

los investigadores de arqueoastronomía

han estado mirando a las orientaciones del megalitismo

de una forma muy unidimensional, muy unilineal.

Simplemente fijándose en la orientación de las puertas

y corredores de las cámaras según la salida del Sol.

Nosotros hemos empezado desde hace poco

a ver que las relaciones arqueoastronómicas del megalitismo

son mucho más complejas porque no es solo

la orientación de las entradas lo que es importante,

sino que un túmulo puesto en relación

con todos los otros túmulos del entorno

crea una serie de relaciones visuales

que, por lo que estamos descubriendo actualmente,

están además significando relaciones arqueoastronómicas,

relaciones astronómicas concretas.

Así es bien cierto que, por ejemplo,

la puerta de la cámara megalítica de este túmulo

puede estar orientada hacia el solsticio de invierno.

Pero en relación con los otros túmulos del entorno,

ese monumento nos está marcando

la puesta del Sol en el solsticio de invierno;

la salida del Sol en el equinoccio;

la puesta del Sol o la salida del Sol en el solsticio de verano

y así sucesivamente.

Incluso hemos descubierto

efectos visuales, efectos lumínicos especiales

que la luz del Sol en estos días

especialmente señalados generan la propia cámara.

Por ejemplo aquí se ve

cómo la luz del Sol,

la luz del Sol del solsticio de invierno

que incide sobre esta cámara

proyecta la sombra de la misma

hacia un telón trasero

que está marcado por una piedra especialmente grande

que hace en definitiva como un telón de fondo.

Lo llamativo en este caso

es que este fenómeno lumínico tan característico

se puede observar apenas cuatro días en el año.

Porque el desplazamiento del Sol después,

dos días antes del solsticio de invierno,

hace que esta sombra ya no se proyecte en ese punto.

Incluso recientemente se ha subrayado

que los puntos

donde se sitúan los túmulos

son aquellos que primero recogerían la primera luz del amanecer,

los primeros rayos del Sol en cuanto el Sol despunta.

Con todo esto junto,

vemos cómo los túmulos al final

se sitúan en puntos concretos

que cumplen conjuntamente

hasta 15 criterios de emplazamiento distintos.

Y no es solo que lo cumpla cada túmulo individual,

sino que lo cumplen conjuntamente todos los túmulos

que forman parte de la misma necrópolis.

Esto nos permite entender

la complejidad del proceso cultural

que dio lugar al paisaje megalítico.

Pero si nos lo traemos hacia el presente,

nos permite incluso poner un poco en cuestión

si la ordenación del medio,

la planificación del territorio, el ordenamiento del territorio,

el ordenamiento urbano son cosas tan recientes

como nosotros queremos que lo sean.

Es más, a la vista sobre todo

de muchos desastres urbanísticos que sobrellevamos como podemos

en la actualidad, uno hasta se podría plantear

quién tenía más capacidad para ordenar

el territorio de una forma racional;

de una forma que permitiese equilibrar

todos los intereses y todos los factores dominantes

en ese territorio.

¿Eran más capaces de hacerlo en las comunidades megalíticas

que construyen todo esto hace 6000 años?

¿O seguiremos creyendo que es precisamente

nuestra contemporaneidad la que es capaz de hacer

una ordenación del medio

que al final ha terminado en la construcción sistemática?

(Música)

Los próximos minutos los queremos dedicar a hablarles

de la colaboración de RTVE en materia de innovación

con la universidad.

Es una actividad intensa que nadie conoce

como Pere Vila, el director de Estrategia Tecnológica

e Innovación Digital de RTVE, y Esteban Mayoral,

que es Jefe de Gestión del Centro de Innovación de RTVE.

Bienvenidos. (AMBOS) Gracias.

Vamos a empezar por explicar que cuando hablamos de innovación,

hablamos de diferentes iniciativas. Unas se producen dentro,

otras de puertas afuera. ¿Cuál sería el punto de partida,

lo que deberíamos entender todos? El punto de partida

es que se trata de hacer evolucionar y continuar evolucionando

con el paso del tiempo y transformando

lo que son las herramientas y el trabajo de RTVE.

Y hay que enmarcarlo como una pieza dentro de este proceso.

Hablamos de diferentes líneas de trabajo, Esteban.

Bueno, me estabas explicando que no hablaríamos tanto

de líneas que van por separado,

sino de unas que realimentan a las siguientes.

Eso es. Dentro de la estrategia de innovación

de la corporación de RTVE teníamos claro desde el principio

que la cadena de valor de una industria,

nosotros somos una industria, no es sino la trasposición

de la cadena de conocimiento y que todo empieza

en el mundo de la universidad, en el mundo de la educación,

de la formación. Por eso nosotros,

además es la línea más antigua de actuación,

lo primero que pensamos es en colaborar con la universidad

y creamos las cátedras de las que hablaremos

y estamos muy orgullosos, que son cátedras

de investigación aplicada a nuestra propia industria.

A continuación pasamos del mundo de la universidad

al mundo de las pequeñas empresas, al mundo del emprendimiento.

Por eso creamos Impulsa Visión RTVE, que es un acelerador de startups.

El paso lógico siguiente era colaborar

con empresas ya constituidas, de cierta identidad,

pequeñas, medianas y grandes en proyectos

de investigación nacionales, como hacemos a través de proyectos

que gestionamos con FECYT y de proyectos internacionales

que gestionamos con la Comisión Europea

a través de los proyectos Horizonte 2020.

Pero ahí no se cierra, sino que simplemente

volvemos al principio porque revertimos esos proyectos

y volvemos a colaborar con la universidad.

Es un círculo que no solo engloba lo que sería la innovación externa,

sino que también tenemos nuestra propia innovación interna

que hacemos todos los días. Somos una empresa

que tiene en su ADN la innovación.

Tenemos proyectos estupendos de los que podría hablar Pera.

O proyectos de investigación en audiencias.

Estamos a punto de lanzar un proyecto importante

que Pera puede comentarlo sobre innovación

en el mundo de los informativos.

Proyectos de innovación con la participación

de los empleados, los profesionales de RTVE.

Es todo un mundo, pero al final el objetivo

es lo que ha dicho Pera, se trata de transformar

la corporación, de dar un mejor servicio a la ciudadanía

y de ayudar y colaborar en el desarrollo del sector.

Y si ponemos el foco, Pera, en la universidad,

ahí tienen lugar estas cátedras de RTVE.

¿Ahora mismo cuántas hay en marcha? Tenemos cuatro cátedras en marcha.

La más antigua la tenemos con la Politécnica de Madrid

y lo que trabajamos con ellos fue el tema de la ultra alta definición

hace un par de años y ahora estamos trabajando

todo el tema de la nueva telefonía, 5G.

Trabajamos no en un plano muy teórico.

Hablamos de investigaciones aplicadas, sería importantísimo.

Dentro de RTVE, y RTVE es pionera en España

en este sentido, muchos de los documentales

se están produciendo en 4K. La última serie de documentales

que eran ciudades patrimonio de la humanidad

está todo rodado en 4K con los conocimientos

y la experiencia que tiene nuestra gente

que ha adquirido de la relación con la cátedra.

En el tema de la telefonía de última generación

vamos a ensayar lo de cámaras permanentemente conectadas

para colaborar en informativos. Tampoco es una teorización

porque estos días estaremos en FITUR con informativos

y centros territoriales haciendo pruebas.

Esto del 4K y del 5G lo tenemos con la Universidad Politécnica.

Luego, la segunda cátedra que montamos lo hicimos

con la Universidad Autónoma de Barcelona.

Que fueron unos meses después, en el mismo año.

Para trabajar la innovación en informativos

dentro de este nuevo mundo digital. Ver qué tecnologías hay;

cómo impactan. Empezamos a hacer temas

de Mobile Journalism, de colaboración ciudadana;

hicimos unas jornadas el año pasado.

Actualmente hay un centro territorial de Extremadura,

de Castilla-La Mancha, el de Sant Cugat y el 24 Horas

que están trabajando... Tampoco son entelequias.

La tercera cátedra que montamos

fue con la Universidad Carlos III,

que era para intentar tratar de analizar

cosas que puede pensar la audiencia sobre nosotros, nuestros programas

o nuestros presentadores. Y está basado en técnicas

de lectura automática de textos que se publican en redes sociales

o en revistas o líderes de opinión;

capacidad para leer estos textos,

para analizarlos y para entrever opiniones

o puntos de vista respecto de cosas. Tampoco es una cosa...

Hay un margen de error que puede ser más alto o más bajo,

pero ya hemos empezado a manejar las primeras cosas

para analizar posibilidades y tener un punto de vista...

Más amplio a la hora de tomar decisiones

respecto a un presentador; tener una información más amplia

de qué opinan los espectadores. Exacto.

Y la última cátedra que hemos hecho con la Universidad de Zaragoza

era para trabajar el análisis automático

de los contenidos, me explicaré. Por ejemplo,

si alguien estuviera grabando, si alguien analizara automáticamente

esta entrevista cuando acabara, entraría dentro de un procesador

que analizaría las imágenes; miraría si reconoce a las personas,

si reconoce a las personas, les pondría nombre;

escucharía el texto... Escucharía la voz,

la pasaría a texto y analizaría estos textos

para ver de qué estamos hablando. "Esto es 'La aventura del saber',

están hablando de innovación..." Y por tanto,

en el momento de archivarlo tendrías una información adicional.

Esto con las técnicas actuales tienes unos porcentajes

de acierto relativos...

Facilitaría el proceso de orientación, ¿no?

Estamos trabajando estas cuatro y, como te comentaba,

ya estamos utilizando, en unos casos más y en otros menos,

los resultados para el trabajo.

¿Llegaremos a ver una aplicación real 100%...?

Real sí porque por lo que nos estáis contando

ya lo habéis tocado con las manos. Pero ¿hablamos de investigaciones

que van a llegar a formar parte del día a día

o quizá eso no es lo más importante de todo?

Creo que nos complementan y nos ayudan.

Si todo lo que estamos trabajando en informativos

cuando pasa algún suceso, que pasan cada día,

nos permite llegar diez minutos antes o un cuarto de hora antes

a lo que ha sucedido y nos permite comunicarlo

media hora antes de cómo lo haríamos de otra manera,

pues eso ya vale la pena. O, por ejemplo,

si nos ayudan a poder clasificar los contenidos,

generamos muchos contenidos de radio y de tele cada día.

Los necesitamos, creo que nos van a ayudar.

Y en estos dos años y pico que lleva este proyecto en marcha,

proyecto en el sentido amplio, ¿cuál es el feedback

que recibís internacionalmente? Ha sido una experiencia muy positiva.

A nivel internacional somos uno de los socios más buscados,

por ejemplo en Europa, para participar en proyectos de I+D

de Horizonte 2020. Somos una corporación pública

y por lo tanto somos un socio fiable, solvente.

Somos un gran grupo de comunicación audiovisual;

somos el mayor proveedor de contenidos en español del mundo.

A veces no somos conscientes de las implicaciones

y la repercusión que tenemos y tiene que venir gente de fuera

para decírnoslo. Y en el sentido de que nosotros

siempre hemos considerado que las cátedras

deberían ser algo abierto y participativo,

hemos creado alrededor de ellas todo un ecosistema de empresas,

tanto españolas como instituciones o empresas internacionales,

que nos han ayudado y que nos han permitido impulsarlas.

Por ejemplo, con la Politécnica de Madrid participamos

no solo en la cátedra, sino que con ese grupo de la cátedra

colaboramos en un gran proyecto europeo sobre 5G

que se llama 5G-MEDIA en el que participan

consorcios tan importantes como IBM, Telefónica

o grandes consorcios internacionales. Digamos que se generan alianzas

en un sentido más amplio del que a priori pueda parecer.

Ahondando un poco en lo que comentaba Esteban,

hay mucho interés en que participemos nosotros,

aparte de que sea una televisión interesante y moderna,

porque a Europa y a las empresas les interesa de que de sus ideas

haya alguna entidad solvente que diga:

"Esta idea sería interesante y estoy dispuesto a esforzarme,

a probarla y a ayudarte a desarrollarla".

Por eso el que nosotros nos presentemos,

quiero decir, para Europa o para FECYT en España, dices:

"Bueno, esta idea que tiene esta empresa

parece que habría usuarios que les interesaría".

Podría echar a andar, ¿no? Claro.

Y cuando hablamos de divulgación, ¿hace falta poner en conocimiento

de la sociedad en general en qué se está trabajando,

por dónde va el sector audiovisual? Creo que sí.

Nosotros miramos hacer comunicaciones formales

y luego también estamos haciendo con un observatorio,

una academia... -De ingeniería, sí.

Uno de los aspectos que nos preocupaba bastante

es que efectivamente las cosas no solo hay que hacerlas,

sino que hay que comunicarlas en este mundo.

Para ello creamos un observatorio sobre la transformación digital

del sector media con la Real Academia de Ingeniería

donde organizamos jornadas monográficas

sobre aspectos concretos e invitamos a la industria.

Acabamos de celebrar en noviembre precisamente

una sobre BitApp aplicada a media con la Universidad Carlos III.

Pero han estado otras grandes empresas

que han podido aportarnos su visión.

Nos queda poco tiempo, medio minutillo.

Si tuviéramos que destacar algo, esa otra parte,

iniciativas internas. Hay una iniciativa interna

que se está poniendo en marcha en estos momentos

que se llama "Mi RTVE", que es para llevar a medio plazo

pues que la comunicación de RTVE con la audiencia no sea en general,

sino que pueda ser persona a persona personalizando la experiencia

y personalizando el contenido y la oferta.

Los análisis de contenido; llevar todos los sistemas

de información a la nube para hacer trabajo colaborativo.

Hay varias actividades dentro de RTVE que son de tocar con las manos.

Parece que hablamos de futuro, pero es casi presente.

Pues gracias por acercarnos a esto que está a punto de llegar,

por hacernos partícipe de lo que hacéis ahora mismo.

Gracias. Gracias.

Gracias a vosotros.

Atrapar los paisajes y los objetos de un mundo

que se va perdiendo; fijarlos en la memoria

y reflexionar sobre lo que supone su pérdida

es el objetivo de la fotografía de José Quintanilla.

"Boek Visual" nos muestra una selección de su obra.

(Música)

(Música)

Transitar por el pasado entre la memoria y el recuerdo.

Recorrer paisajes impregnados de emociones en ellos.

Descubrir las ruinas del abandono sepultadas por los años

cubiertas de un pozo de desolación indiferente.

Imaginar los profundos secretos que guardan sus piedras.

Posar la mirada en los restos del olvido.

Contemplar la terca acción de la naturaleza

que florece entre los escombros;

cómo el tiempo transcurre,

se precipita imparable.

(Música)

El trabajo de José Quintanilla surge de su fascinación

por la naturaleza;

de cómo el hombre se relaciona con el paisaje que lo rodea;

de la búsqueda de territorios impregnados de memoria

donde la melancolía predispone a la poesía.

Podemos sentir en sus imágenes una gran carga emocional

que nos conecta directamente con nuestros orígenes.

La añoranza de un paisaje que desaparece

en medio de una sociedad tan degenerada

que apenas deja tiempo para contemplaciones.

(Música)

Hay en las fotografías de Quintanilla

una profunda reflexión sobre la España rural;

los pueblos y aldeas que se vacían;

los campos que se desangran

en un éxodo inevitable hacia la ciudad.

Un homenaje a la memoria de nuestros padres y abuelos

condenados a un doloroso olvido;

a los que no forman parte de la historia

que la construyeron a base de esfuerzos,

sudor y lágrimas.

A los perdedores,

a los ignorados que no forman parte de la traición

como mentira compartida.

(Música)

(Música)

Para terminar la semana, recomendamos hoy la lectura

de este librito del escritor holandés

Cees Nooteboom, que publica Siruela

en su biblioteca de ensayos: "Cómo ser europeos".

Se trata de un conjunto de ocho conferencias

con el tema que marca el título como común denominador.

Recordemos que el autor es un europeo de origen holandés

y triple residencia en Berlín, Palma de Mallorca y Holanda.

Trataremos de invitarle al programa para hablar con él

de su sentimiento de Europa y su obra en general

tan pronto como sea posible.

Recuperamos un fragmento del trabajo

que hicimos no hace mucho sobre niños

con trastornos en el espectro del autismo

y la iniciativa Padres Empoderados.

(Bullicio)

Hello, children.

Hola, niños.

How are you?

¿Cómo estáis?

Very well, thank you.

Muy bien, gracias.

Come on, let's go...

Empower Parents nace en el 2013.

Es un proyecto que viene desde una iniciativa

que se desarrollaba en Nueva York, en el Queens Museum.

Y en el 2013 tuvimos la oportunidad gracias a una beca,

a un premio internacional de conseguir financiación

para poder implementar el proyecto aquí en Madrid,

en el Museo ICO.

Es un proyecto que está dirigido a familias

que tienen niños o niñas con trastorno del espectro autista

y lo que se genera desde Empower Parents,

de ahí el nombre,

es orientar una acción y un trabajo dirigido a los padres

que tienen estos niños para generar con ellos

una comunidad de aprendizaje.

(Música)

Desde la Fundación ICO llevamos ya mucho tiempo

apostando por desarrollar,

por implementar una línea de actuación

en torno a la accesibilidad y a la inclusión del museo

y digamos que Empower Parents fue el pistoletazo

de salida definitivo para poder desarrollar esta línea.

Y si nuestra pequeña aportación puede ayudar

a sensibilizar a parte de la población

sobre qué es el autismo y que debemos tener

una capacidad más empática hacia las personas que lo sufren,

pues también es uno de los objetivos conseguidos

además del resto del proyecto.

Siempre tenemos una misma rutina de sesión,

la misma rutina de trabajo porque este aspecto

es fundamental en lo educativo para los niños y niñas

con las que trabajamos.

Es necesario que haya una estructura muy definida de espacio

y una estructura muy definida de tiempo

para evitar frustraciones y para poder permitir

que los niños puedan crear y puedan desarrollar

su actividad en el museo con total libertad.

Hola, me llamo David. (TODOS) -Hola, David.

¡Otra vez!

Me llamo...

Nacho. (TODOS) -¡Hola, Nacho!

Nos quedan unos minutos para echar el cierre

a "La aventura del saber".

Es el tiempo justo para presentarles a Sinouj,

el grupo que conforman Pablo, Sergio, Javier y Akin Onasanya.

Hola, Pablo, ¿qué tal? Hola, ¿qué tal?

¿Lo dije bien, Akin Onasanya? Sí.

Esto me preocupaba de entrada.

Te toca presentarnos un poco vuestro proyecto

que terminó el año pasado de una manera estupenda,

presentando disco.

Sí. Acabamos de presentar nuestro nuevo disco

y ya es el tercer disco que hacemos en estudio.

Como puede ver es un grupo bastante variado.

Tenemos a Akin de Nigeria; Sergio es de Italia;

Javier de aquí, de Alicante.

Y falta Larbi Sassi, que es el violinista y cantante,

pero está en Túnez. Viene aquí para grabar discos,

para conciertos y festivales, pero en esta ocasión no está.

Háblanos un poco del nombre, el título del disco y el nombre.

¿Qué significa Sinouj? ¿De dónde viene ese nombre?

Sinouj es una palabra árabe que significa comino negro.

Es una especia que se usa en el norte de África,

sobre todo en Marruecos y Argelia, que se echa en el pan

y también sirve contra el mal de ojos.

El nombre no lo puse yo porque el grupo

empezó anteriormente en Túnez y Argelia.

Y decidimos guardar este nombre cuando me vine a España

porque queríamos seguir la tradición de este grupo.

¿Y "Labu", el nombre del disco?

Labu es el nombre de mi tío, José Luis Ramos,

que falleció hace dos años, el apodo.

Y quería dedicarle el disco a él en su memoria.

¿Cómo suena este trabajo?

De entrada lo conforman siete temas firmados por ti.

¿Cómo le explicaríamos a la gente que nunca ha escuchado

nada de Sinouj?

Bueno, es un viaje, es un viaje por diferentes países

a través de sus músicas.

El primer tema se llama "Essaouira", una ciudad de Marruecos.

Por ahí encuentras también músicos de Irán, de Brasil.

Vamos como pasando de un sitio a otro.

Todo esto un poco a través del jazz

que puede ser el punto de unión entre estas músicas, las estructuras.

Digamos como un viaje...

Vosotros lo definís como música sin fronteras.

Sí, música sin fronteras.

¿Y os ha costado entenderos en lo musical?

Tú decías un italiano, un nigeriano, españoles.

No, no hay problema. La música es un lenguaje universal

y hay mucho menos problema que con otro tipo de lenguaje.

Que sabemos. Sí.

Es curiosa tu relación con el mundo árabe.

Lo que te ha traído a la música tiene mucho que ver

con lo que fue tu formación, que iba en una dirección

y al final se quedó solo con la música.

Sí, yo siempre he estado con la música.

Estudié filología árabe y a raíz de esto,

cuando acabé la carrera, me fui a vivir a Túnez.

Allí empezó Sinouj, conocí a Larbi.

Luego he estado viviendo en el Líbano, Marruecos.

He estado en Siria, Argelia. Tocando un poco por todas partes.

Y la influencia de la música árabe es bastante evidente en el disco.

Lo vamos a poder escuchar enseguida. Preséntanos el tema

que vais a interpretar en directo, este "Samawé".

"Samawé" es un tema que está inspirado

en un ritmo egipcio;

tiene una parte también argelina, incluso un toque de jazz.

Pero bueno, está inspirado en músicas del norte de África.

Ahora vamos a ver un aperitivo, pero esta noche

ofrecéis un concierto. Háblanos del de esta noche

y de alguna fecha más que tengáis a la vista.

Esta noche actuamos en Madrid en la sala Intruso

con un invitado, un auténtico lujo,

uno de los mejores músicos en España, Javier Paxariño.

Larbi estará con nosotros en marzo, en Madrid, el día 18

en la sala Intruso.

Luego iremos cerrando más conciertos, en nuestra página web lo ponemos.

"sinouj.com".

Eso, hay que decirlo, Sinouj. "sinouj.com".

Ahí iremos actualizando toda la información de conciertos

y material nuevo. Bueno, pues nada,

estamos deseando escucharos en este avance.

Hoy tampoco tiene que ser un día relajado,

esta noche tienes concierto. Tampoco era el mejor día...

No, está bien, así vamos entrando en el modo.

Entrando en calor. Sí.

Gracias, Pablo, cuando quieras. Muchas gracias.

Gracias.

Con los sonidos de Sinouj nos despedimos por hoy.

Les llevamos de viaje para conocer nuevos territorios musicales.

Una búsqueda que a ustedes y a nosotros

nos va a dejar un buen sabor de boca.

Que pasen un feliz día.

(Música jazz)

(Música jazz)

(Música jazz)

(Música jazz)

(Música jazz)

(Música jazz)

  • La aventura del saber - 25/01/18

La aventura del saber - 25/01/18

25 ene 2018

Emitiremos los reportajes "El túnel del tiempo: Arqueoastronomía megalítica 3" y "Boek visual: José Quintanilla". Además, entrevistaremos al escritor Juan Eslava Galán, a Esteban Mayoral y Pere Vila, responsables de innovación en RTVE, y al grupo de música Sinouj.

ver más sobre "La aventura del saber - 25/01/18" ver menos sobre "La aventura del saber - 25/01/18"
Programas completos (1543)
Clips

Los últimos 4.881 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios