www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3768956
Para todos los públicos La aventura del saber - 24/10/16 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Muy buenos días. Hoy en "La aventura del saber"

recibiremos la visita de dos nostálgicos

que han pasado revista a los cachivaches que se vendían

en los kioscos en los años 60, 70 y 80.

Vamos a abrir esa ventana al pasado y, seguro que quieran o no,

les refrescamos la memoria.

Antes otros contenidos, los de nuestros reportajes

en el sumario.

Se cumplen ahora 40 años desde la abolición

de la censura en prensa en España.

Hoy, en "La aventura" nos acercamos a la exposición

"Letras clandestinas", una muestra que reúne

una amplia gama, y representativa, de la prensa y la literatura

generadas en la clandestinidad desde 1939 a 1976.

Abrimos también un espacio a la naturaleza.

Hoy para contarles que en España existe un centro de referencia

para conocer y proteger especies que viven en nuestros entornos,

como la trucha común, el cangrejo de río autóctono,

la nutria europea y el visón europeo.

En la agenda natural de este mes de octubre

hablaremos de este centro de fauna, El Pont de Suert, situado en Lleida.

(Música)

Buenos días. Comenzamos, como cada lunes,

con un tiempo de reflexión gastronómica.

Nos acompaña Rafael Ansón, quizá la persona que primero usó

la expresión "la cocina de la libertad"

para referirse a la actual cocina española.

¿Cuándo sale el libro? Pues en noviembre, calculo.

El libro se llama "La cocina de la libertad:

el Big Bang de la gastronomía española en el siglo XXI".

Porque ha sido un auténtico Big Bang.

Cuando se crea un espacio de libertad se crea una posibilidad

de enriquecer culturalmente un espacio de una forma extraordinaria.

Y, efectivamente, hasta los años 90 existía la cocina tradicional

de los diferentes países y la alta cocina francesa.

Lo que hizo España, en lugar de intentar sustituir a Francia,

que hubiera sido imposible, y, entre otras cosas,

tampoco quería eso, fue decir: "Oye, porque no hacemos,

que lo hemos hecho en la política con la democracia,

en la economía con la economía social de mercado,

en la cultura con Picasso y con la libertad en las bellas artes,

¿por qué no creamos un espacio de libertad

en el que el cocinero es un artista que crea su propia cocina?".

Y creamos la cocina de autor. Ese espacio de libertad

permite que cada cocinero sea el autor, el innovador,

el creativo... El artista.

Si es buen artista, además, es un artista mediático y con éxito.

¿Que ha dado lugar eso? Voy a poner un dato.

Hasta el año 90 todos los cocineros famosos

que había en el mundo han sido franceses. Todos.

No hay ni uno que no sea francés.

Bueno, de los 10 mejores del mundo ahora, en julio pasado,

de ocho países, de tres continentes. Eso es la libertad.

Hay aquí tres españoles pero, sobre todo, de ocho países.

Y el primero es un italiano.

Ya no es un español, aunque puede que este año vuelva a ser un español.

Por lo tanto. yo creo que el ser humano

es un proyecto de libertad individual y colectivo.

La libertad es el valor máximo del ser humano.

Es lo que crea responsabilidad y lo que crea posibilidades.

La fuerza creadora de la libertad.

Por lo tanto, llevar la libertad al ámbito de la cocina ha permitido,

por ejemplo, que Ferran Adrià haya inventado más platos

que el pueblo catalán durante toda su historia.

En la cocina de la libertad se da lugar a que,

en lugar de tener que poner todos los platos en vajillas,

que tenían plato hondo, llano y de postre,

ahora hay 718 soportes distintos para colocar sus obras artísticas.

El escultor coloca su obra de arte en la peana que quiera.

El artista coloca su obra de arte,

su obra de arte culinaria, en el soporte que quiera.

La libertad

abre posibilidades que es imposible saber por dónde van a evolucionar.

Ángel León ha creado la cocina del mar.

Hace embutidos con productos del mar. Con verduras y peces del mar.

Algas y...

David Muñoz ha creado el teatro. Ha teatralizado la comida.

Joan Roca ha hecho el espacio más completo y más integrado

que puede haber en el mundo.

Es decir, no tienen porque hacer las cocinas de nuestras madres,

abuelas y bisabuelas o la alta cocina francesa.

Picasso no hacía pintura española. Hacia pintura de Picasso.

Barceló no hace pintura española, hace pintura de Barceló.

Por lo tanto, Ferran Adrià no hace cocina española,

hace la cocina de Ferran Adrià.

Y Massimo Bottura hace cocina de Massimo Bottura,

no hace cocina italiana.

Y el señor René Redzepi no hace cocina nórdica,

hace la cocina de René Redzepi.

Yo soy un ferviente partidario de la libertad.

Y el libro, lo que recoge, son las tendencias que ha habido,

los diferentes soles y estrellas, que han ido surgiendo

y deja abierta la puerta a que en ese firmamento de libertad

aparecerán muchísimas más cosas, no solo un cocinero que haga bien

el gazpacho o que haga bien el lenguado meunière,

sino que aparecen auténticos creadores, artistas,

innovadores y cada vez tendremos oportunidad de comer más y mejor.

Muy bien, Rafael, en cualquier caso, cuando el libro salga,

volveremos a hablar de él, lo tendremos aquí lo comentaremos...

despacio. Con toda libertad.

Muy bien, muchas gracias.

Nos vemos. Nos vemos.

Ahora en "La aventura" nos disponemos a adentrarnos

en la exposición "Letras clandestinas. 1939-1976",

que reúne gran cantidad de documentos escritos

en la clandestinidad en España durante el franquismo.

Libros proscritos, prensa, panfletos, pasquines,

octavillas, dibujos... Toda una suerte de textos políticos,

sociales y culturales impresos, habitualmente a escondidas,

y de forma rudimentaria por protagonistas anónimos

de la historia reciente de nuestro país.

La muestra permanecerá abierta al público hasta el próximo domingo

en el espacio expositivo de la imprenta municipal

Artes del Libro del Ayuntamiento de Madrid.

(Música)

Corría el año 1976, el primer año de la transición,

cuando la censura de prensa, vigente durante todo el periodo franquista,

comenzó a ser paulatinamente agónica.

No obstante, la libertad de prensa no llegó a España de forma efectiva

y total hasta la entrada en vigor de la Constitución de 1978.

Son casi 40 años ya los que llevamos de libertad de impresión.

Al hilo de esta efeméride el espacio expositivo

de la imprenta municipal de Madrid Artes del Libro, celebra la muestra

"Letras clandestinas. 1939-1976".

Una exposición que recoge buena parte del legado más representativo

de la prensa escrita publicada en la clandestinidad

durante las cuatro décadas de régimen franquista.

Hoy en día, en un mundo globalizado

e intercomunicado por la red cibernética

cualquiera tiene acceso, prácticamente libre e ilimitado,

a la expresión de sus ideas, pero esto no siempre ha sido así.

Se hace raro pensar que en España hace apenas unas décadas,

a consecuencia del escaso desarrollo tecnológico y la represión política,

las ideas disidentes solo podían ser comunicadas en papel,

de forma rudimentaria y clandestina.

Esta exposición muestra un amplio y variado catálogo

de ese tipo de letras clandestinas

producidas y distribuidas al margen de la ley.

-La muestra reúne 450 piezas.

Todas tienen en común que fueron clandestinas en su origen

y, por esa definición, también libres en su configuración

y tiene cinco partes centrales.

La primera se dedica a los libros.

A los libros impresos y a los folletos

que fueron secuestrados, que fueron prohibidos,

o libros proscritos o libros que nunca pasaron por censura.

En segundo lugar está dedicada la muestra a la prensa impresa.

Todo tipo de prensa.

No solamente política, sino también de estudiantes,

de mujeres, de trabajadores, de pescadores...

Una amplísima gama de prensa escrita.

La tercera la he denominado como las letras escondidas.

Es la clandestinidad de la clandestinidad.

Fueron todos los manuscritos generados en la cárcel.

Periódicos hechos a mano en la cárcel,

informes cifrados, cartas...

En suma, toda la cultura manuscrita emanada de la cárcel.

La cuarta parte son los instrumentos a partir de los cuales se elaboraron

todo este tipo, toda esta cultura impresa, que son las máquinas,

la tipografía, y, en concreto, las denominadas vietnamitas.

Y hay una quinta y última parte

que es la cultura impresa o manuscrita efímera,

las octavillas, los panfletos, las pintadas, las pegatinas,

las exposiciones, los murales...

Para terminar con los testimonios orales.

Uno es de sus protagonistas

y otro la grabación de una habitación subterránea

donde se imprimía "El socialista" en 1945.

La última parte de la muestra

es un mapa del Madrid clandestino de los años 40 y 50

donde se señalan todos los puntos donde se imprimía clandestinamente.

La recopilación ha sido producto de un largo

y profundo proceso de investigación.

Son 450 documentos,

pero de 33 centros públicos y privados de documentación

en España y el extranjero.

Lo que figura en la muestra son un conjunto de libros editados...

fuera. Es decir, editados... de Ruedo Ibérico en París y, antes,

en las editoriales latinoamericanas.

Estos son los libros proscritos y de contrabando.

En segundo lugar fueron libros que, inicialmente fueron la censura,

que fueron autorizados, pero después fueron denunciados

al Tribunal de Orden Pública, a la Fiscalía

y fueron secuestrados después.

Y, en tercer lugar, libros camuflados.

Libros que tenían pies de imprenta falsos,

libros sin autor...

Eran unos pequeños libritos, folletos, con cubiertas falsas.

De tal manera que en la portada aparecían "Recetas de cocina",

"El fútbol como deporte popular", "Una novena de San José de Calasanz",

o el ensalzamiento de la figura del caudillo

y por dentro tenían literatura disidente,

contestataria o revolucionaria.

Bueno, la segunda parte, que es el ámbito de la prensa,

es un tipo de prensa muy plural.

Había una prensa política, es decir,

con dimensiones políticas e ideológicas.

Era tan importante esta prensa y estos boletines,

sobre todo en los años 40 y en los años 50,

porque era la confluencia,

era el elemento en el que se centralizaba,

se canalizaba, el funcionamiento de la propia organización.

De tal manera que los instrumentos punitivos de la dictadura,

los elementos de control, iban directamente vinculados

a descubrir los aparatos de propaganda

de la prensa y los boletines porque eran el centro neurálgico

del funcionamiento de la organización, era la soldadura

de todas las piezas de la organización.

Por eso era tan importante.

El volumen de lo que se ha podido destapar

debió ser tan descomunal que el único que sabía de la fuerza

de la cultura escrita era el propio régimen.

Sabiendo de la amenaza que este tipo de publicaciones

y boletines podía suponer como disidencia

al funcionamiento de la propia Dictadura.

Uno de los elementos más característicos de la clandestinidad

fueron las octavillas. Los panfletos.

Era un tipo de literatura efímera.

Había algunas que eran de tamaño folio.

Eran elementos doctrinales de las organizaciones

en los que, bueno, pues se establecían modelos

de aparato propagandístico, de elementos ideológicos,

pero la octavilla tenía una fácil difusión porque era la tirada.

Tirar octavillas en un segundo. Las octavillas eran...

era un lenguaje muy sucinto, eran llamamientos, eran consignas,

eran convocatorias... era un modelo panfletario de lo inmediato.

Y, de hecho, podían tirarse a las puertas de las fábricas,

en las calles de las ciudades o en los escenarios universitarios,

a la puerta de las escuelas y de las facultades.

Las cárceles se llenaron.

Más de 200 000 personas en los años 40.

De tal manera que, la necesidad de escribir,

la necesidad de comunicarse con el exterior,

la necesidad de comunicarse entre los propios presos,

hizo de la cultura un elemento vital de esa supervivencia de coordinación,

de organización política, pero también de comunicación humana.

Las joyas de exposición,

una de ellas, son los periódicos manuscritos,

hechos a la cárcel, por las organizaciones

o por los propios presos.

De hecho son ejemplares únicos y solamente se hacían una vez

porque circulaban de mano en mano entre los presos.

Las caligrafías son, desde luego, auténticas obras de arte.

Algunos casi cabían en una mano.

Entre ellos hay uno que da sentido y vida imagen a la exposición.

Es el periódico "Universidad"

hecho por los estudiantes en la cárcel de Carabanchel en 1947.

Y el otro es un periódico hecho a mano en la cárcel

que se llamaba "Juventud", también en color,

de caligrafía apretada, cuyo director era el poeta Marcos Ana.

Fue descubierto ese periódico,

fue condenado a muerte por ese periódico

y, en la muestra, se expone por primera vez un consejo de guerra

donde, como prueba de cargo,

está el original único de ese periódico

que se llamo "Juventud".

Hay letras falsificadas.

Letras camufladas. Letras escondidas.

Habitualmente podían ser mensajes cifrados.

¿Qué función tenían?

Comunicarse clandestinamente entre las organizaciones.

Se transmitían en carteras de doble fondo.

Se transmitían en la maleta que se reproduce

que llevaba "Mundo obrero" hasta París pasando por Hendaya.

Y también un tipo de falsificación de documentos.

Son letras falsificadas con pasaportes, carnés de identidad,

carnés y organizaciones de falange y del movimiento donde,

cambiando con una destreza y con una habilidad,

cambiando la fotografía, pues, los dirigentes de organizaciones

y militantes de partidos

podían circular en los términos de la clandestinidad.

En estas letras escondidas y falsificadas

hay algunas tan interesantes como las de el diario "Egiz".

El diario "Egiz", de los sacerdotes vascos,

fue censurado en 1951.

Para que esto no volviera a ocurrir, los números siguientes le llamaron...

No le titularon con ningún nombre. Le llamaron "Sine nomine".

No se puede censurar aquello que no tiene nombre.

El objetivo de la muestra no es el contenido político de los documentos.

No son sus proyectos políticos. El objetivo no es político.

Es cultural.

De tal manera que hay una amplísima pluralidad de documentos

que no necesariamente tienen que ver con proyectos

y organizaciones políticas e ideológicas sistematizadas.

En esa prensa hay... prensa de trabajadores, prensa de mujeres,

prensa de estudiantes, prensa de soldados,

o una revista como la de "Camarón" de los pescadores de Huelva,

que la pone en marcha un sacerdote del apostolado del mar

que luego es denunciado al Tribunal de Orden Público.

Aquí está retratado la disidencia, la rebeldía, el inconformismo...

Ese conjunto de actitudes que son mucho más plurales

y mucho más ricas que la oposición estrictamente política.

Las formas de imprimir fueron muy diversas.

Había algunas que, por su volumen, por su coste, por su funcionamiento,

eran máquinas tipográficas, máquinas de imprimir convencionales.

Se utilizaron en aquellos locales, en aquellos establecimientos

o en aquellas instituciones donde sus propietarios

desconocían estas impresiones. Se hacían en horas de madrugada.

Por ejemplo, en lo que fue la embajada americana,

se estuvo imprimiendo "Mundo obrero" durante más de un año.

Hubo también procedimientos muy caseros. Eran los ciclostiles.

Era un procedimiento muy sencillo y muy casero

de tal manera que con una pequeña máquina de escribir,

una caja de madera, gelatina y una plancha

podían salir a ciclostil, de manera muy rápida y muy rudimentaria,

y en gran volumen, las octavillas.

Estas, en los años 60, les llamaron las famosas vietnamitas

porque eran pequeñas, rudimentarias, fácilmente camuflables

y esto permitía que en cualquier sitio,

en cualquier domicilio o en cualquier condición

se pudieran imprimir rápidamente este tipo de literatura efímera,

de prensa y, sobre todo, de octavillas clandestinas.

Uno de los ejemplos donde se pudo verificar la tirada de octavillas,

la vinculación de las letras con la música, fueron los conciertos.

Uno de los más significados, cuyas fotografías se exponen en la muestra,

y también los programas de mano y las octavillas que circularon,

fue el concierto de Raimon del 18 de mayo de 1968

en la que entonces era Facultad de Económicas

de la Universidad Complutense de Madrid.

Entre los testimonios audiovisuales que hay en la exposición,

hay uno muy significado,

es un local, una habitación subterránea debajo de una vivienda,

en la calle Palencia 35 de Madrid donde, en 1945,

su responsable, Antonio Donoso, editaba "El socialista".

-Aquí esta de trabajaban unos tres o cuatro compañeros con mi padre.

Imprimían por la noche y trabajaban toda la noche

y mi padre se iba a trabajar...

después de pasar toda la noche imprimiendo el periódico.

Por lo visto fueron los compañeros que la Policía...

Clandestinos también, que la Policía los cogió y,

como los torturaban tanto,

dijeron que aquí era donde se imprimía "El socialista"

y entonces vinieron en la noche...

del 9 de marzo de 1945.

Entonces, cuando vio que era la Policía, se escapó.

La Policía salió detrás de él

y, como no podían cogerle,

le dijeron al sereno de la calle Jaén que tirara.

Y luego ya pues...

Luego lo acribillaron de tiros.

El 10 de marzo de 1945.

-Estamos acostumbrados a hacer descansar el protagonismo

de la historia en personas individuales, en las élites,

como si fueran los únicos conductores de un larguísimo proceso histórico.

Lo que se trata con la exposición es rescatar la historia

de las gentes sin historia.

Sacarlas del anonimato, darle el protagonismo que se merecen y,

sobre todo, dar visibilidad a aquellas gentes anónimas

que protagonizaron un profundo proceso histórico,

político y cultural de su tiempo

y que hoy no aparecen, no ya en los libros de historia,

si ni siquiera en la memoria de las gentes.

¿Cuál es, entonces, lo que da sentido a la exposición?

¿Cuál es la transversalidad?

En ella se reproduce una tirada de octavillas.

Hay un muñeco vestido de época que está tirando unas octavillas.

¿Qué contenido tiene esa octavilla?

Esa octavillas está escrita y divulgada, tirada,

en la Universidad Complutense de Madrid el 1 de abril de 1956.

En el anverso, el texto, dicen los estudiantes:

"Nosotros, hijos de los vencedores y de los vencidos,

cuestionamos una dictadura que no ha sido capaz de integrarnos,

ni de crear un porvenir común, ni de reconciliarnos con España,

ni con nosotros mismos.

En el reverso esa octavillas, lo que está reproduciendo,

es la Declaración Universal de Derechos Humanos.

(Música suave)

Y seguimos mirando por el retrovisor

buscando nuestro lado más nostálgico,

ahora gracias a "Aquellos maravillosos kioscos",

un libro que han escrito Juan Pedro Ferrer y Miguel Fernández

y que recorre la historia de los pequeños tesoros

que albergaban los kioscos

y que todos los niños soñaban coleccionar

en los años 60, los 70 y los 80. Hola, ¿qué tal? Buenos días.

Hola, ¿qué tal? -Buenos días.

Aquí tenemos ese retrato, pero antes de entrar con detalle

a explicar qué es lo que incluye este libro,

hay que decir que vosotros sois unos nostálgicos de mucho antes

y por motivos que van mucho más allá del libro.

Efectivamente. Ya, en mi caso, yo llevo coleccionando unos 15 años.

Todo empezó con la visión de un madelman.

No sé si tú te acordarás. Era una figura de 17 cm.

De acción. Casi artesanal. Me llevó, de repente, a la infancia.

Entre otras cosas porque, igual que Miguel,

tenemos esa capacidad de recordar tantos detalles de la niñez

que, yo, viví el encuentro con el madelman de una forma maravillosa.

Igual como este libro de "Aquellos maravillosos kioscos".

Hasta qué punto un pequeño objeto te puede llevar de viaje.

Empezó un madelman, el segundo madelman, un tercer madelman y ya...

hace 10 años monté un blog para compartir

sobre estos objetos de kiosco y de baratijas

porque siempre he querido darle la importancia a estos objetos que...

nos hizo felices en nuestra niñez.

Aunque sea por un día o por un momento.

Porque luego lo usabas y te olvidabas de él perfectamente.

Al otro día ibas a buscar al kiosco otra novedad.

El kiosco siempre tenía una novedad que ofrecerte.

No ha cambiado, yo creo.

Los niños de hoy en día, en ese sentido, son parecidos.

Son parecidos y las colecciones es algo que les pirra totalmente.

No es que las acaben nunca, pero sí que es cierto que hacen muchas.

Tampoco duran mucho en el tiempo. Es un capricho puntual.

Es una cosa de marketing.

Ahora el negocio está mucho más establecido.

Yo, particularmente, no soy puramente coleccionista.

Si que tengo objetos, porque me gusta tenerlos,

y soy muy compulsivo

y, entonces, me gastaría el sueldo entero,

pero sí soy coleccionista de recuerdos.

A mí, lo que me interesa, es la parte sociológica, sobre todo.

Cómo han cambiado las cosas, cómo eran entonces...

Es un poco lo que reflejo en mi blog, que es una mirada un poco más...

sociológica. Y, como dice Juan Pedro, nuestra perdición es la memoria.

Yo, cuántos amigos tengo, que dicen: "¿Cómo puedes acordarte de eso?".

No sé. Debemos tener el disco duro ya a punto de petar,

pero no nos olvidamos de nada. Y prueba es que cuando vosotros

habéis visto estos objetos,

de pronto se ha abierto una puerta. "¡De esto no me acordaba!".

Uno recuerda una cosa y otros otra, pero al final lo curioso

es comprobar que da igual que uno fuera de Zaragoza

o de San Sebastián o de Sevilla... Da igual.

Las historias son muy parecidas.

Sí, como por ejemplo las historias que se narran en el libro.

Son una pandilla de chavales que crecen en el extrarradio

de una gran ciudad rodeados de descampados, de kioscos,

de aquel ambiente un poco rural que quedaba de lo que sus padres

habían traído de los pueblos.

Eran como pequeños pueblecitos los barrios.

Y, es curioso, cuando enfrentábamos las historias,

y con más gente, con la que habíamos comentado

cómo todos los que vivimos en unas circunstancias parecidas

y acabamos haciendo exactamente las mismas cosas.

Tuvimos una infancia muy parecida todos.

Por eso la gente se verá muy reflejada en estos relatos.

-Realmente en la historia no hay nada inventado.

Entonces, no hay ningún guion establecido.

Sí te va a parecer una especie de "Cuéntame",

porque tiene su sentido,

pero lo que hay es la realidad de hace pocos años para nosotros.

Entonces, el libro tiene,

aparte de varias historias que hablan sobre el Domund,

el descampado y los juegos en el descampado,

el día de la comunión,

tan importante en aquella época para todos los niños, en fin...

Hay una cantidad de capítulos que el lector se va a ver,

como ha dicho Miguel, identificado con el propio libro.

Y es un tipo de nostalgia que te hace sonreír.

No que te pone triste.

Exacto. Eso es muy importante.

La nostalgia es un ejercicio de recuerdo lúdico. Debe ser así.

No se debe uno atrapar en la nostalgia

y en pensar que otros tiempos fueron mejores.

No fueron mejores ni peores, éramos unos niños.

Entonces eran unos tiempos estupendos.

Este libro es como abrir una ventana al pasado, recrearse un poco en él,

luego lo cierras, lo vuelves a abrir...

La vida hay que vivirla tal y como se va presentando,

pero es bonito recordar.

Y, de todos los objetos que hay aquí,

¿os puedo preguntar cuál es vuestro favorito?

¿Cuál os hizo más ilusión reencontraros con él?

Yo, por mi oficio, soy ilustrador,

te diría que prácticamente

de lo que más tengo son los libros, los cómics de la época,

los libros que Bruguera editaba

y que formó una generación de lectores

porque buscaban fórmulas en las que combinaban

el dibujo con relatos clásicos.

Y, por supuesto, estos mini libros.

Pero, si hablamos puramente de objetos de kiosco,

uno de mis preferidos, sin duda, fue el paracaidista,

que lo recordarán porque las ciudades estaban llenas

de paracaidistas colgando de todos los cables de la luz.

Fue muy divertido. Fue un hallazgo este juguete.

Y, para ti, ¿cuál es tu juguete favorito?

Has nombrado los madelman, pero de lo que tenemos aquí...

Ahora mismo... todos.

(RÍE)

Todos, porque me gustan todos los objetos de kiosco.

Pero, bueno, mira, este es sorprendente.

No sé si lo habrás visto o sabes algo de ello.

Es el lápiz mágico.

Simplemente había magia en estos pequeños cuadernillos.

Tú lo abrías, cogías un lápiz

y rayabas.

Y aparecía el dibujito, que está en dos aguas... ¿no?

¿Cómo se dice?

-Es una impresión... hay una parte que es más porosa

y absorbe el grafito y otra que no y así realzaba el dibujo.

Y esto te parecía impresionante.

Era mágico porque aparecía un dibujo. Me quedaba impresionado con 7 años.

No sé si se puede ver.

No sé si se verá en cámara bien. -Es un poco complicado.

Sobre todo si se rayaba

con uno de los lápices de las tablas de multiplicar.

Y hablamos de juguetes

tan disfrutables por niños como por niñas.

¿Eran igual de consumidores?

Porque estamos hablando de 60, 70 y 80,

pero tengo la sensación

de que los que hacen realmente estadísticas son los de los 60.

Quizá en los 70. Luego ya.. Exactamente.

En los kioscos había material para todos. Para niños y niñas.

Pero era un reflejo de lo que era la sociedad en aquella época,

que era una sociedad muy sexista.

Por lo tanto los juguetes para niñas eran sobrecitos

de este tipo que en lugar de llevar soldaditos

eran el supermercado, el jardín de infancia,

los cartoncitos con sartencitas...

Estaban las niñas como amitas de casa ya, ¿no?

Era a lo que jugaban ellas. Los cafetines...

Aquellos juegos de café con los que te obligaban a jugar

a hacer de papás y mamás. Entonces, los niños íbamos más

por el tema de la aventura... -La aventura...

Aquí está la aventura. -Pero había material para todos.

-Luego, el material unisex, como eran colecciones de cromos...

y pequeños libros para colorear. El kiosco es que tenía

una variedad de surtido bastante grande.

Juan Pedro, ¿cuántos juguetes de este tipo,

de los que aparecen en el libro, que son... cientos,

han sobrevivido con el paso del tiempo?

No sé si vosotros pasáis por un kiosco y echáis un vistazo.

A ver... si algo os recuerda a aquello

o si, para vosotros, en los 80 se acabaron los kioscos,

tal y como los recordáis. No, mira...

Los objetos que han tenido éxito en el kiosco

que eran, sobre todo, los juegos más populares

como las trompas o trompón, el yoyó, las canicas...

Eh, la cuerda de saltar... Cromos, ¿no?

Los cromos... Todo eso es cíclico. Es decir, también lo podéis ver

en el libro, que es una cosa que siempre los niños van a tener

esos juegos. En nuestra época, sí que es cierto

que lo ponían de moda cada X tiempo para que el niño tuviera

una motivación y todo el mundo con trompa...

Luego, desaparecían un tiempo, ¿no?

Y desaparecía y sigue sucediendo. -Hoy en día,

el negocio ha cambiado bastante. Lo que es el kiosco puramente ahora

es más bien el kiosco de prensa, quizá, con alguna chuche.

A lo mejor, en pequeñas librerías o así,

podemos encontrar las colecciones de cromos

o algunos juguetes. En los kioscos se colecciona todo.

Se venden todo tipo de colecciones. Díselo a los quiosqueros

que no tienen sitio ya donde poner las cosas.

Exacto. Entonces, en aquella época,

eran como el centro neurálgico de la chavalería de una zona,

pues era el kiosco directamente. Vosotros, que habéis tenido

la oportunidad de hacer un análisis tan profundo...

De lo que hablábamos, que lleváis años investigando

sobre el mundo de la infancia, no sé,

¿cuánto han cambiado los niños, de los de entonces y los de hoy?

¿En qué se parecen? A ver, son diferentes

en cuanto a lo que consumen, pero son iguales que los de entonces.

Son niños. Prueba de ello es que para enseñar

el paracaidista de kiosco...

Cogimos a un niño de 10 años, en este caso, era hijo.

Y le hicimos lanzarlo. Y a la primera lo supo hacer.

Como decimos en el libro, nos demostró que los niños son niños,

independientemente de su generación. ¿Le gustó o le pareció una baratija?

Le pareció fantástico y se pasó toda la mañana tirándolo.

(RÍE)

Sí, bueno, claro. La diferencia que yo siempre pongo

lo que es mi punto de vista, muy personal,

es que los niños de antes y nosotros...

Nuestro videojuego o nuestra máquina de juego

era nuestra imaginación.

Con eso, jugábamos y nos pasábamos toda la tarde.

La creatividad aumentaba en nosotros. Socialmente, jugábamos en la calle.

-Bueno, era esta y era esto. Que esto fue la fábrica

de lectores empedernidos que hemos sido durante toda la vida.

Lamentablemente, al menos en este país,

está bastante crisis; no así en el resto de Europa,

donde los niños leen, juegan a la Play,

juegan en su casas, juegan... -Tienen el tiempo más repartido

que nosotros. Una buena manera de recuperar

esta forma de jugar, también de compartir un poco

con los padres, con los abuelos... Es hacer una lectura en familia.

Desde luego. "Aquellos maravillosos kioscos"

que nos ofrece esa posibilidad. Gracias a los dos

por habernos visitado, por haber compartido con nosotros

todos vuestros cachivaches... Encantados.

-Gracias a ti. Suerte con el libro.

Muchas gracias. -Muchísimas gracias.

Tiempo ahora para las recomendaciones

que nos llevan a la web del programa.

Hoy, para invitarnos a conocer la iniciativa "Esto no es un solar",

un proyecto que empezó en 2009 en el casco histórico de Zaragoza

y que ha transformado más de 30 espacios degradados

en parques, zonas de juegos, áreas deportivas y huertos.

Aquí tienen un fragmento del reportaje,

que está íntegro en la web.

(Música)

"Esto no es un solar" es el fruto de muchos años

de investigación que hemos llevado adelante

desde el estudio, desde un grupo de arquitectos.

Llevábamos muchos años enfocando todos los problemas

que representan estos vacíos salpicados

en las tramas urbanas de muchas ciudades contemporáneas.

Intentando invitar también a la ciudadanía

para mirar estos espacios con otros ojos.

Realmente, el mismo nombre es una invitación a decir

si eso no es un solar, ¿qué es entonces?

¿Qué es lo que ves? En 2009, como os decía,

hemos empezado en el casco histórico, se reactivan 14 solares.

Eran intervenciones de una escala muy reducida,

muy puntual. Realmente, siempre hablamos

de intervenciones de microcirugía urbana,

justamente, porque son pequeños espacios

que consiguen poner en común, incluso a distintas franjas de edad,

a nivel local de barrio. Es muy importante la posibilidad

que hemos tenido de infiltración de la franja de edad más joven.

Hemos hecho espacios destinados a la población mayor,

hemos colaborado con muchos centros de mayores

e, incluso, hemos intentado, dentro de lo posible,

infiltraciones de espacios verdes. Realmente, el casco histórico

tiene una trama construida muy densa. Estas pequeñas infiltraciones

han permitido estos espacios de usos públicos.

Y han permitido...

esos usos flexibles que han dinamizado mucho...

a nivel también social del barrio.

(Música)

Recuerdo el primer día que empezamos. Íbamos a plantar ajos.

Empezamos a picar ahí, en esa parte.

Yo creo que era en febrero o por ahí, sobre febrero o así,

de 2009, parece que era. Pero estaba mal.

O sea, lo tuvimos que adecentar y bien, lo arreglamos.

-Ahora, ¿qué sensación te da cuando lo veis que está bien?

-Pues ahora, nos da una sensación de mucha alegría.

Además, cuando bajas aquí, ves tres tomates rojos, que los coges...

Y dices: "Tomates que los he criado yo".

Pues te hace una sensación muy grande, sí.

(Música)

Un lugar no es un espacio físico, que sí que lo es, pero es algo más.

Ese algo más es la intención o el significado

que le aporta la existencia y el paso de la gente

por ese espacio urbano. En ese sentido,

lo que hacemos con estas intervenciones

es crear una plataforma en la que la gente

puede entrar en interacción, en contacto entre ellos

y, de esa manera, crear vínculos sociales,

que es lo que hacen es cohesionar los barrios,

cohesionar la ciudad. Primero, a pequeña escala.

Después, quizá, a una escala más global de ciudad.

Estos solares vienen a ser como un centro de gravedad

en la que capacitan y dan facilidad a que haya encuentro entre gente.

Al final, es el encuentro entre la gente

lo que carga de significado a un espacio

para convertirlo en un lugar.

(Música)

La mayoría de estos espacios tenían una calificación

de uso residencial, uso de equipamiento.

Por lo tanto, todos estos usos deportivos,

usos verdes, huertos urbanos que se han ido plantando,

son usos que han sido posibles solo a modo de transición.

El presupuesto que se ha invertido es mínimo.

Todos estos espacios, en su media, han costado 24 E.

Por lo tanto, no ha supuesto para la ciudad

una gran inversión económica, pero sí ha representado

y ha recogido también unos enormes beneficios

de cara a la ciudadanía, como hemos podido ver

en la mayoría de estos espacios. Otra vertiente muy importante,

que ha sido siempre muy valorada, es la de la integración social.

De hecho, el premio EuroCity, por ejemplo,

el lema era "Planning for people". O sea, todo esto ha sido planificado

siempre dando una respuesta específica

a un determinado grupo social o a determinada asociación

o a determinado colegio.

(Música)

Siempre hemos hecho mucho hincapié sobre la regeneración y el "reuso".

El programa "Esto no es un solar", realmente, nace de un estudio

de todos los espacios vacíos y sin uso del casco histórico.

No solo solares, sino locales...

grandes contenedores, edificios públicos,

que muchos fueron cuarteles, antiguos conventos...

algunos colegios públicos que no tenían usos...

Se presentó una propuesta al Ayuntamiento

de dar una segunda oportunidad, o sea, de poder revitalizar

lo ya existente antes que hablar de una ampliación de suelo urbano.

Porque todo esto conlleva unos enormes costes

de infraestructuras, en redes, en transporte...

Sobre todo, esto representa una oportunidad importante

de cohesión social.

(Música)

¿Qué diferencia hay entre vuestro proyecto

y otros proyectos de otros colectivos que existen en España ahora?

-Bueno, al final, más que de diferencia,

tenemos que hablar de una sensibilidad común,

que es una sensibilidad que está tendente a pensar

que la ciudad contemporánea no tiene que pensar

en expandir sus límites, sino en aprovechar

la ciudad que ya existe. ¿Cómo se hace esto?

Reciclando aquellos espacios que vemos que tienen potencialidad,

pues porque son solares vacíos, como son edificios vacíos.

Lo que nos permiten es reprogramar la ciudad.

Utilizar aquello que estaba pensado para otra cosa

para una cosa que nosotros creemos que es adecuada

para activar la realidad social, ¿no? En este sentido,

cada uno ya tiene su sensibilidad y su campo de acción

o su manera de ver las cosas; pero en todos ellos subyace

este deseo de intentar reciclar la ciudad contemporánea.

(Música)

Nuevo libro de Luis García Jambrina,

"La corte de los engaños".

Recordemos que Luis García Jambrina es profesor de Literatura Española

de la Universidad de Salamanca, doctor en Filología Hispánica

y máster en Guion de Ficción para Televisión y Cine.

Bienvenido, Luis, gracias por aceptar de nuevo

nuestra invitación. Gracias por este libro.

Encantado de estar aquí. Que transcurre en 1492.

¿Qué pasó en 1492, aparte de que se descubrió,

en teoría, América? Pasaron muchísimas cosas.

Yo creo que es el año...

el año crucial de la historia de eso que luego se llamará España

y ahí se gestaron muchas cosas, empezaron a cuajar muchas cosas.

Yo no sé si para bien o para mal, eso ya depende de cada uno, ¿no?

Es el año que empieza con la toma de Granada,

después de diez años de guerra,

y se continúa con el famoso decreto de expulsión de los judíos,

que tanto daño hizo a esos reinos de los que fueron expulsados

y a Sefarad, como lo llamaban ellos.

Es el año de esta gran aventura, de ese gran proyecto

de ir a oriente por occidente, que al final culminó bien

cuando nadie daba un duro por ello. Bueno, luego es un año

que termina con un acontecimiento del que no se suele hablar mucho,

ni siquiera en los libros de historia.

Parece que se echa tierra sobre el asunto,

que es el atentado que sufre Fernando el Católico

o Fernando de Aragón... Barcelona.

En Barcelona en diciembre, el 7 de diciembre de ese año.

Que es un atentado que pudo haber cambiado

la historia de... de España y de Europa

de eso que se llamaba la cristiandad entonces.

(ASIENTE) Y "La corte de los milagros",

"La corte de los engaños", perdón.

(RÍEN)

La confusión es natural. "La corte de los engaños"

es la corte de los Reyes Católicos, ¿no?

Sí. ¿Qué tenía la corte de especial,

de diferencial? Bueno, muchas cosas.

A mí me hubiera gustado titularlo "La corte de los milagros",

pero ya estaba pillado. Al final, apunta hacia lo mismo.

Es una corte en la que suceden muchas cosas,

en la que hay muchos personajes. Como suele ser habitual

en las cortes, pero yo creo que en este caso más,

dada la relevancia que tuvo y el poder que allí se ejercía;

pues muchas intrigas y muchas conjuras palaciegas...

Era difícil salir indemne en esa corte, ¿no?

Y podían pasar muchas cosas, sobre todo, si eras mujer y guapa.

Porque allí estaba el rey Fernando, como un ave rapaz,

dispuesto a dejarse caer. Además, tenía bula papal, ¿no?

Podía hacer lo que le diera la gana. Lo que le diera la gana,

salvo que la reina se lo tomaba muy a mal

y le daban tremendos ataques de celos y esto está documentado.

Bueno, es una corte donde, como digo, pasan muchas cosas,

todo el mundo pasa por allí. Es importante

desde el punto de vista político, pero también es importante

desde el punto de vista cultural. Es un momento fantástico...

en literatura, música, en arte en general.

Y también es un momento, de esto se habla poco,

muy importante para las mujeres. Justamente, en ese momento

y en esa corte, pues aparecen varias mujeres muy destacadas.

Y esto no había ocurrido antes ni va a ocurrir después.

Es como un paréntesis. Y eso se explica por la reina Isabel,

que es la primera de ese conjunto de mujeres.

Todas con un carácter muy fuerte y ambicioso,

todas muy bien formadas. Recordemos que la reina

se lleva a Beatriz Galindo para que le enseñe el latín.

Y ella cuenta con un conjunto de mujeres,

se rodeaba de los mejores, ya fueran judíos o no, curiosamente.

En este caso, le gustaba rodearse de mujeres.

Ella fue la que impulsó, en ese momento,

la educación de las mujeres. Naturalmente, de la nobleza

y, sobre todo, de las damas de la corte.

A mí eso me parece que es algo muy relevante

y que cuenta en el haber de la reina Isabel.

Era una corte itinerante, ¿no? Claro, empieza, como decías,

conquistando el Reino de Granada al principio del año,

pero siempre están de un lado para otro, ¿no?

Efectivamente, la novela empieza en los últimos meses

de la guerra de Granada y están en Santa Fe,

en esa ciudad-campamento que se levanta en muy poco tiempo.

Un poco para ya decirles a Boabdil y compañía

que de allí no se van a mover hasta que no caiga "la Granada",

como decía Isabel. "De aquí no me muevo

hasta que la Granada no caiga".

Es un lugar fantástico, donde ocurren también muchas cosas.

Funciona realmente como una ciudad.

En realidad, es una ciudad renacentista

está construida a escuadra. Exacto.

En vez de ser radial, como lo eran las medievales, ¿no?

Exactamente. Que surgían en torno a las parroquias,

a las iglesias... y aquí no. Es una ciudad, pues eso, militar,

un poco en la romana, con una plaza central

y con mucha actividad. Parece ser que había

una vida cotidiana, aunque estuvieran en guerra.

Aquí había un mercado permanente...

Ese es uno de los lugares de la novela.

Cuando acaba la guerra, están unos meses resolviendo

los asuntos urgentes que habían quedado aplazados;

pero, enseguida, empieza el peregrinaje.

Van a Barcelona, pero recorriendo media península.

Oye, la historia está contada por tres mujeres, ¿no?

Una es Beatriz Galindo, la profesora de latín de la reina,

y hay otras dos. Hablemos de las tres.

De si existieron realmente, bueno, Beatriz Galindo sí.

Si existieron las otras dos... En fin,

hablemos de ellas como personajes. Yo creo que es lo más interesante

que tiene la novela, ya no es la historia en sí,

que tiene un referente real, sino cómo está contada la historia.

Le di muchas vueltas. Quería hablar de ese acontecimiento,

de ese atentado, de las consecuencias que tuvo

y también de los antecedentes. Podía haberlo hecho

como una novela detectivesca y haberme inventado

un personaje que resolviera ese... o un pesquisidor

que resolviera ese asunto, pero me parecía que era un recurso

ya muy manido y que aporta poco a esta novela.

Quería entrar en los entresijos de este atentado.

La otra posibilidad es que la narrara un cronista en tercera persona,

así de forma más o menos objetiva, esto es lo que ocurrió.

Realmente, como es un asunto tan complejo

y con tantas aristas, pensé que lo interesante

era ofrecer diversos puntos de vista sobre esos hechos

y también sobre todo el año 1492. Para unos, fue horrible;

y, para otros, fue maravilloso. Cuando planifiqué la novela,

en este caso, esta novela, a diferencia de las mías anteriores,

está escrita con mucha preparación y planificación

porque es una historia compleja... Y empezaron a destacar las mujeres.

Una de ellas, Beatriz Galindo, que vive en la corte,

que es la maestra de latín de la reina y una de sus consejeras.

En ese momento, es la que representa un poco

la mirada más cercana a la corte de una mujer cristiana

con mucha formación, para la que escribir y reflexionar

es algo natural... Luego, tenemos los otros dos puntos de vista.

Que son los de una joven judía, que pertenece a una familia

que lleva viviendo en Sefarad mucho tiempo,

más tiempo que los cristianos. En su caso,

lleva una vida muy integrada en su familia

y las costumbres de su pueblo y esa vida se ve violentada

por el decreto de expulsión que obliga a su familia

a tomar la decisión de irse cuanto antes de Barcelona.

Y eso le va a cambiar la vida y a someter a unas situaciones,

algunas de ellas muy trágicas, y se va a convertir

en una mujer muy luchadora y muy activa.

Y es la que nos va a dar ese otro punto de vista:

víctima de las decisiones de los reyes.

Por último, está Catalina de Dalt,

que es una noble de la nobleza levantisca catalana.

Esa parte de la nobleza que está enfrentada

al rey de Aragón porque quiere someterlos

y quiere que abandonen sus usos y costumbres.

Los malos usos que tenían con respecto a los campesinos

que trabajaban para ellos. No se podían independizar

ni abandonar las tierras. Para ello, tenían que pagar

un dinero a los señores... Tenemos otro punto de vista.

Además, es una mujer ambiciosa,

una mujer... un tanto perversa, capaz de hacer lo que sea

por conseguir sus objetivos. Entre las tres,

cada una va contando su historia personal

desde un punto de vista íntimo, va contando todo lo que sucede...

Y algunas desgracias. Las tres, en cierta medida,

son víctimas también de los reyes, sobre todo, de Fernando.

Luego, entre las tres, el lector va entrelazando

las historias y tenemos la visión de todo ese año de 1492.

Y las diferentes posibilidades a la hora de buscar

al culpable de ese atentado, lo que hoy llamaríamos

el "autor intelectual" del atentado. Porque el que agredió al rey

fue detenido y juzgado de una manera sumaria

y ejecutado de una manera muy cruel, a pesar de que supuestamente

estaba loco. Pero lo que nunca se investigó

ni se averiguó fue la autoría intelectual,

la posible conspiración que, sin duda, yo creo que hubo

detrás de ese atentado. En el origen de la novela,

¿hay una reflexión también sobre la España de hoy?

El presente... quiero decir. ¿Se te ocurrió la idea de escribir

precisamente esta historia sobre la base de lo que ocurre hoy?

Pues en cierto modo.

Es una época en la que surgen muchas cosas.

Somos hijos de esa época y muchos de los problemas,

todavía hoy vigentes, surgieron allí. Vienen de ahí.

En la novela aparece tratado. Yo le cedo la voz

a estas tres narradoras y cada una va incidir

en algunos de estos problemas. El problema catalán está ahí,

en la base, y tiene mucho que ver con estos acontecimientos.

Como suele ocurrir con la novela histórica, vamos,

con la auténtica novela histórica, la novela histórica escrita

con cierta ambición, pues te adentras en el pasado

para conocer mejor el presente. En este caso,

yo creo que el lector puede ir trazando

toda una serie de paralelismos. A la hora de plantear el atentado,

puede tener paralelismos con algunos otros atentados

donde la autoría intelectual ha quedado sin esclarecer.

Sin descubrir. Porque hay intereses

que tratan de ocultarlo. Hoy en día es más difícil.

Pero, aun así y todo, todavía no sabemos qué paso

con el asesinato de JFK. Por ejemplo.

Con el que, por cierto, este de Fernando el Católico

tiene bastantes similitudes. Pues muchísimas gracias, de verdad,

por estos minutos tan estupendos, tan entretenidos

y tan instructivos. Y gracias por la novela,

por "La corte de los engaños". Léanla, no se van a aburrir

ni 15 segundos seguidos en ningún momento del libro.

Es fantástico, de verdad. Hasta cuando tengamos

otra oportunidad. Gracias, ha sido un placer.

Seguimos, 2016 podría ser el año más cálido de la historia.

Este es uno de los titulares de la agenda natural de octubre.

También hablaremos del Centro de Cría en Cautividad

de Especies Protegidas Pont de Suert, entre otras noticias.

(Música)

300 voluntarios de toda España se han reunido recientemente

con motivo del Día Mundial de los Mares.

Gracias a la Asociación de Labores Solidarias de la IAIA,

además, ha tenido lugar una muestra de mantas azules

y especies marinas protegidas y, precisamente, tejidas a mano.

La idea no es solo concienciar sobre la necesidad de proteger

nuestros mares, el fin último de esta acción de "yarbombing"

es solitaria. Todo lo tejido durante estos meses

se va a hacer entrega en campos de refugiados

en Turquía y Grecia y a personas en riesgo de exclusión social

en España, en forma de decenas de mantas y peluches

para los más pequeños. De hecho, gran parte de los muñecos tejidos

están ya en casas de acogida en Camboya.

(Música)

En la última reunión

del Patronato del Parque Regional de Picos de Europa,

los alcaldes han decidido que los espacios protegidos

en los ámbitos autonómico y nacional no mantengan un mismo nombre,

ya que está creando una gran confusión.

La propuesta es que el parque regional se llame

Montaña de Riaño y Mampodre. Se inician así los trámites

para el cambio de nombre del parque. El primer paso es la aprobación

de la nueva denominación en pleno de los ayuntamientos

y, posteriormente, los acuerdos plenarios

pegan a remitir a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente

y a la propia Junta de Castilla y León,

con el fin de realizar el cambio modificando

la ley por la que se creó la figura de protección.

Para los regidores, el nombre de Montaña de Riaño y Mampodre

es el que mejor define la zona, dado que aparecen, por ejemplo,

en la Comunidad Montaña de Riaño los cuarteles de la Reserva Regional

de Caza de Riaño y Mampodre o el grupo de acción local.

Respecto al Mampodre, consideran que es lo más emblemático

y une zonas como Acevedo, Maraña, Puebla de Lillo o Reyero.

(Música)

El Parque Natural Cabo de Gata-Níjar fue declarado como tal en 1987

y sus gestores explican con orgullo

que es de los pocos espacios protegidos que es ya

Zona de de Especial Conservación de la Red Natura 2000.

Su origen volcánico es único

dentro de la Red Europea y Mundial de Geoparques.

Y es un territorio que fue declarado Reserva de la biosfera por la Unesco.

Además, los fondos marinos son zonas de especial interés

del Mediterráneo y sus salinas forman parte de la lista

de humedales del Convenio de Ramsar.

Cuenta con más de un millar de especies vegetales,

algunas endémicas de la zona, y más de 80 animales,

entre los que destacan las aves, que encuentran en este entorno

un punto estratégico para sus migraciones hacia África

y convierten al espacio en Zona de Especial Conservación

para las aves.

Compatibilizar los valores ambientales

con un desarrollo económico sostenible

es una de las claves para la conservación

del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar,

donde los empresarios se han adaptado al entorno.

La Organización Meteorológica Mundial ha advertido que 2016

está camino de convertirse en el año más caliente

que se haya registrado en la historia con temperaturas muy altas.

La superficie de hielo en el Ártico ha alcanzado su mínima extensión

durante el verano el 10 de septiembre,

con lo que ha sido la segunda más reducida desde 1978,

cuando empezaron los registros por satélite.

Nueva edición de Rehogar.

La exposición colectiva es una muestra

con un contenido muy variado. Abarca desde propuestas

de mobiliario e iluminación hasta procesos de transformación,

investigaciones e iniciativas ciudadanas.

Son objetos que podemos ver en el Museo del Diseño de Barcelona

hasta el 4 de diciembre.

(Música)

El Centro de Fauna de Pont de Suert es un centro de investigación

y cría en cautividad de especies están protegidas

y alguna en peligro de extinción.

-Este trabajo es importante porque la presión humana

es muy fuerte en los ríos. No solo para la trucha,

sino para todos sus seres vivos. Por lo tanto,

aquí intentamos subsanar todas estas presiones negativas

hacia la especie: la contaminación, los hábitats degradados,

la sobrepesca.... y un montón de actuaciones

que hacemos sobre los ríos.

-Es un centro de referencia para conocer y proteger especies

que viven en nuestros entornos, como la trucha común,

el cangrejo de río autóctono, la nutria europea

o el visón europeo. -La nutria es un animal

que vive en familia cuando cría. Después, los machos viven solos

y las hembras también. Solo se juntan para copular.

En su día, en los años 90, llegó porque estaba en peligro

la población en toda España. Hoy en día, está estable.

Por lo tanto, ya no es necesario reintroducirla.

-Se realizan visitas guiadas y gratuitas muy didácticas

y adaptadas a todo tipo de público.

(Música)

La editorial Anaya acaba de publicar una nueva versión

de uno de los más celebrados y extensos cuentos de Andersen,

"La reina de las nieves", con ilustraciones de Óscar T. Pérez

y traducción de Enrique Bernárdez. Recordemos que el tema central

es la lucha entre el bien y el mal, sus protagonistas son dos niños,

niña y niño, Gerda y Kay o Margarita y Carlos,

en algunas otras versiones en castellano.

Hace tres años tuvo una nueva adaptación al cine

a cargo, en esta ocasión, de la factoría Disney, "Frozen",

que ganó dos Óscar, uno por la animación

y otro por la canción principal. Como aparece destacado

en la contraportada, para Ana María Matute,

este cuento de Andersen tiene la particularidad

de ser comprendido mejor a medida que se va creciendo.

Recuerden, nueva edición del clásico de Hans Christian Andersen,

"La reina de las nieves", recientemente publicado por Anaya.

Hasta aquí las recomendaciones del día.

Mañana, volvemos con muchas otras. Por ejemplo, para hablar

con Laura Rojas Marcos acerca del poder de la autoestima.

Estrenamos un nuevo capítulo de la serie dedicada

a las prácticas artísticas colaborativas.

Después, les presentamos una novela que protagonizan cuatro hermanas

que vivieron en Sanlúcar de Barrameda

en la segunda mitad del siglo XIX. Todo aquí, de buena mañana,

en "La aventura del saber". Pasen un feliz lunes.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 24/10/16

La aventura del saber - 24/10/16

24 oct 2016

Emitiremos los reportajes "Exposición Letras Clandestinas", "Estonoesunsolar" y "Agenda natural". Además, entrevistaremos a Juan Pedro Ferrer y Miguel Fernández, autores del libro "Aquellos maravillosos Kioscos" y al escritor Luis García Jambrina.

ver más sobre "La aventura del saber - 24/10/16" ver menos sobre "La aventura del saber - 24/10/16"

Los últimos 4.053 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios