www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5234872
Para todos los públicos La aventura del saber - 23/05/19 - ver ahora
Transcripción completa

Hola. Muy buenos días a todos.

Abrimos hoy el programa hablando de José Ortega y Gasset.

Más concretamente,

de su ensayo "Meditación de la técnica"

escrito en 1933

a partir de un curso de verano

en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo

aquel mismo año

y cuyo contenido sigue de plena actualidad.

Lo haremos

en el taller de pensamiento en español

con Reyes Mate dentro de un par de minutos.

Luego, taller de historia con León Arsenal

para hablar de la tradición solidaria en España

con especial atención

a las migraciones a lo largo de los siglos.

Grupos de fenicios, griegos, romanos, britanos, godos,

judíos, musulmanes, irlandeses, suizos y un largo etcétera

se asentaron a lo largo de la historia en España

y han convertido nuestro país en lo que hoy en día es:

un buen lugar para vivir.

A lo largo de su vida,

Joaquín Sorolla pintó cerca de 2000 piezas

en tablillas y cartones.

El Museo Sorolla presenta una exposición temporal

titulada "Cazando impresiones: Sorolla en pequeño formato".

Hoy la vamos a visitar.

Y, luego,

el fotógrafo Asier Garagarza estará en Boek Visual.

Dice que hace fotografías para ver, para sentir y transmitir.

Hoy comprobaremos a través de esa transmisión

cuál es su visión y cuáles son sus sentimientos.

Taller de pensamiento en español con el profesor de Investigación

del Consejo Superior de Investigaciones Científicas

Reyes Mate

para hablar hoy de uno de los pensadores españoles

más influyentes de todos los tiempos,

el gran José Ortega y Gasset,

autor de una obra que sigue de plena actualidad.

En este caso, Reyes, no hay duda, ¿no?

Fue un gran ensayista, ¿no? Así es.

Un pensador de primera categoría. Así es.

Reconocido en todo el mundo,

sus libros son leídos y traducidos,

y, como los buenos vinos, envejecen bien.

Cada vez es más reconocido, ¿no?

Y no lo tuvo fácil

porque Ortega y Gasset es un filósofo

y hacer filosofía en aquellos años era como llorar.

Él decía: "'in partibus infidelium'".

"Tengo que hablar de filosofía en España

como los misioneros

hablan del Evangelio a paganos, ¿no?

No hay oído.

España había perdido el tren de la filosofía.

Eso es un punto que hay que tener en cuenta.

También pertenece a una generación que llamamos la Generación del 14,

la Generación de entreguerras.

Entre el 98 y el 27.

Es la que está en medio. Eso es.

Sufre la crisis de Europa de la I Guerra Mundial

que fue algo que no nos podemos imaginar

porque Europa tomó conciencia

de que su proyecto de modernidad, su proyecto ilustrado,

fracasaba.

Había pensado en el siglo XVIII

que podría construir un espacio de libertad y de racionalidad

y se encuentra con la I Guerra Mundial

que es la negación de ese proyecto.

Fue una guerra de nacionalismos

y, por tanto,

se tuvo que sepultar la universalidad y la racionalidad.

Esa generación sintió que el proyecto europeo se rompía

y tenía la obligación de repensarlo de nuevo.

Él pertenece a una generación de potentes pensadores y artistas

como Heidegger, por ejemplo, en Alemania

o como artistas como Kafka que quieren repensar Europa.

Segunda característica.

En tercer lugar, es un pensador, un intelectual.

Un intelectual no es un académico.

Es alguien que interviene en la sociedad en la que vive.

Un médico, por ejemplo.

Marañón era un gran médico,

pero preocupado por problemas públicos

y los problemas políticos.

Y así era Ortega.

Era un hombre que tenía una idea de España,

pero no solamente una idea filosófica.

Él quería que fuera una idea política

y se trasladara a la política.

Por eso, es un intelectual.

Alguien cercano,

alguien que interviene constantemente

sobre los problemas sociales, políticos y económicos españoles.

En ese contexto de lo intelectual

es donde está su curiosidad y su interés por la técnica.

Hoy nos propones que hablemos especialmente de este ensayo,

uno de los ensayos paradigmáticos de la obra de Ortega,

"Meditación de la técnica".

Esta es la edición de Paulino Garagorri,

ya histórica, fantástica y buenísima,

en Alianza Editorial

que dirigió su hijo mayor.

José Ortega Spottorno fue el que la puso en marcha.

Así es.

¿Por qué has elegido "Meditación de la técnica"?

Para esta generación la técnica era un punto fundamental.

Había un entusiasmo desbordado por la técnica

y asistieron en poco tiempo a su deterioro.

Entonces, gran entusiasmo.

Llama la atención...

Si uno hojea, por ejemplo, los periódicos de la época,

descubre algo que a mí me llamó la atención.

Es que dibujan los trenes con patas de caballo

y los arquitectos, por ejemplo,

construían las estaciones de ferrocarril

imitando las basílicas romanas

y construían los almacenes de alimentos,

por ejemplo,

con el esquema del Partenón.

¿Eso qué significa?

Significa que ellos pensaban

que la técnica podía realizar los sueños

que generaciones pasadas expresaban en las basílicas

y en el Partenón,

pero que ahora se podía realizar porque había trenes.

Es decir,

el ser humano podía desplazarse a cualquier sitio

y, por tanto, podía superar las limitaciones

que suponía circular en caballo.

Cabalgar.

El caballo limitaba mucho el alcance de la cultura

porque tenía unos límites.

El tren no tenía límites.

Eso expresa el entusiasmo de esta gente.

Por fin, el hombre, el ser humano, podía realizar sus sueños

y, por eso, saludan con mucho entusiasmo

la llegada de la técnica.

Pero pronto se tuercen las cosas.

¿Por qué se tuercen las cosas en aquella época?

Porque oyéndote hablar de esto,

realmente uno se acuerda del momento que estamos viviendo.

Hablamos de internet,

de las nuevas tecnologías y de la digitalización

y parece que estuviéramos repitiendo

ese entusiasmo inicial.

Evidentemente,

la técnica ha supuesto descubrimientos

y mejoras indiscutibles.

Pero había algo preocupante.

Ellos descubren algo preocupante

que nos interesa mucho porque es de gran actualidad.

Ortega lo explica de la manera siguiente.

Él dice:

"La técnica es el resultado

de una gran maduración del ser humano".

Y distingue tres etapas.

Estaba el hombre primitivo que tenía algunos gestos técnicos,

pero no sabía que fueran gestos técnicos.

Por ejemplo, encender el fuego.

Lo sabía hacer,

pero él pensaba que era como beber o como comer.

Eran gestos naturales.

Y, luego, viene el hombre de la Edad Media

donde en algunos aspectos

hay un enorme desarrollo de la técnica.

Por ejemplo, los constructores de catedrales.

Se pensaba que la técnica era un don reservado a unos pocos.

Los constructores eran los masones.

Eran gremios cerrados. Cerrados.

Casi con unos conocimientos secretos

que se transmitían muy cuidadosamente

y que estaban muy por encima de la sociedad.

Por ejemplo,

si uno visita la catedral de Vitoria,

maravillosa,

descubre la gran técnica

que era necesaria para esa construcción gótica

y al mismo tiempo puede ver allí lo elemental

de la técnica de la gente común en sus oficios.

La técnica era en ese momento un desarrollo específico

y se creía que era un don.

Para ser técnico había que tener el don.

Dice Ortega:

"Y llega el hombre moderno

que descubre que todo ser humano es un ser técnico".

La técnica está al alcance de cualquiera.

Estamos haciendo gestos técnicos constantemente

y la técnica, además, puede resolver nuestros problemas.

Por tanto, ser humano y técnico es lo mismo.

Nosotros somos seres técnicos.

Pero esto tiene un problema.

¿Cuál es el problema?

Ortega dice:

"El hombre no viene al mundo para vivir o sobrevivir,

viene para vivir bien".

Eso significa, dice él,

que no tiene que satisfacer necesidades naturales,

sino crear necesidades artificiales que son humanas.

Por ejemplo,

el animal si tiene sed, busca el agua.

El ser humano, también.

Si tiene sed, busca el agua.

¿Qué hace? Hace un pozo.

Y utiliza el agua no solamente para beber,

también para ducharse o para lavarse

o crea esa maravilla de sonido con el agua.

La Alhambra. La Alhambra, por ejemplo.

Es decir, él va construyendo, va haciéndose con el agua.

Va satisfaciendo con el agua necesidades artificiales,

pero que son humanas.

Enriquece al ser humano.

Pero esto tiene un peligro.

Lo que él llama la hipertrofia de la técnica.

Es decir, que caigamos en el consumismo

y caigamos en los vicios de la técnica.

A lo mejor, considerar la técnica como el fin

y no como el medio para mejorar nuestra vida.

Sino como quedarse en ella, ¿no?

No es lo mismo considerar la técnica como un medio

al servicio de la humanidad o la humanización del ser humano

que la humanidad al servicio de la técnica.

Un poco es lo que está ocurriendo.

Él denuncia un par de vicios.

Él dice:

"Estamos banalizando la técnica".

Es decir, no sabemos lo que cuesta,

no sabemos el esfuerzo que supone,

pero como está al alcance de la mano

la gente piensa que se puede utilizar

y es de usar y tirar.

Él pone como ejemplo

lo que hicieron unos españoles de Níjar

cuando se coronó Carlos III.

Para festejar la proclamación del rey

incendiaron los almacenes de víveres

ignorando lo que significa y lo que cuesta.

Entonces,

en su libro sobre las masas,

"La rebelión de las masas",

critica precisamente esa banalización.

Ese desconocimiento

de lo que la técnica supone de esfuerzo y de energía.

Primer vicio.

Otro vicio que también denuncia es el de confundir técnica con moda.

La técnica es tan poderosa

y los productos técnicos son tan constantes y tan innovadores

que, al final, pensamos que lo bueno es lo último

y tenemos una relación absolutamente frívola

con la técnica.

Supersticiosa. Supersticiosa.

Pensando que lo último es lo bueno.

Y como dice Umberto Eco en un famoso artículo:

"Atrás a toda marcha porque esto es el progreso".

Él se enfadaba

porque la última modalidad de computadora

que le ofrecieron

era peor que la anterior

y decía que quería la anterior que era la buena.

El peligro de convertir la técnica en moda

lleva a la obsolescencia de la técnica.

Hacer productos

para que en vez de que tengan una vida larga,

tengan una vida corta

porque lo que quiere el ser humano es lo nuevo, la última...

No lo que sirve y te es útil para mejorar.

Y, desde luego, todo lo que tú dices.

El gran problema es no entender

que la técnica está al servicio del ser humano

o como Ortega dice:

"El ser de la técnica no es técnico".

El ser de la técnica es resultado de un proyecto humano.

Porque, ahora,

la técnica nos puede llevar a grandes dilemas éticos, ¿no?

A la hora de elegir

las características fenotípicas del embrión, ¿no?

Decir que el niño sea alto o bajo o grueso o delgado

o con los ojos de este color o de este otro, ¿no?

Claro. Eso da un poco de miedo.

Los biólogos están hablando en este momento

de la transhumanización

y lo dicen con toda seriedad.

Por eso, la Unión Europea,

cuando grupos de científicos

proponen para ser financiados

proyectos de investigación,

pide que haya un grupo de filósofos a su lado

porque se están planteando problemas como la transhumanización.

¿Qué significa?

Es poco a poco ir transformando al ser humano

por partes técnicas.

Partes técnicas del cerebro o partes técnicas...

De manera que mejore el ser humano,

pero produciéndose una... "RoboCop".

Una robotización. Una robotización.

Estos defensores del transhumanismo

piensan que esa generación futura de transhumanos

que están al caer

serán autónomos

y podrán luego programar un nuevo ser humano

absolutamente robotizado.

Esto no es ciencia ficción.

Esto está dentro de los proyectos de determinados biólogos.

Entonces, naturalmente,

el desarrollo de la técnica

plantea un tema grandísimo a la libertad

porque lo que el hombre no puede dejar de ser

es ser libre.

El hombre que hemos querido ser,

el hombre que, como decía Ortega, viene del pasado

y que toda la humanidad ha querido engendrar

es un ser libre.

No podemos ahora entregarnos a una técnica

que acabe destruyendo la libertad.

Una parte de esa destrucción se produciría

si, efectivamente, se encargarán niños a la carta.

Es decir, quisiéramos...

Y olvidando algo que él dice.

Es que hay una relación entre el nacimiento libre y natural

y la libertad

y, por eso, cuidado con la manipulación genética.

Bueno, lo dejamos aquí.

Yo creo que la próxima vez que nos veamos

podríamos hablar siguiendo un poco por este camino

de García Morente.

Que habla del progreso, ¿no?

De qué es lo que es

y qué es lo que no debe ser el progreso, ¿no?

En fin, hace una crítica muy interesante.

Sí, efectivamente.

Podemos recoger parte del análisis de Ortega

cuando él trata de dar una salida al uso de la técnica.

Que él no discute,

pero dice que hay que acomodar la técnica

a un proyecto vital

y ese es el gran desafío.

Muy bien, muchísimas gracias.

Seguimos.

Aunque las más célebres obras de Joaquín Sorolla

son de tamaño medio o grande,

buena parte de su producción está hecha en tamaños minúsculos.

Quizás, para que le diera tiempo a cazar la imagen al paso.

"Cazando impresiones" es el título de la exposición

a la que le invitamos ahora.

"Nos encontramos en pleno centro de Madrid

en el Museo Sorolla,

un precioso palacete con jardín de principios del siglo XX

que fue el estudio y la casa familiar

del pintor Joaquín Sorolla

y que a su muerte, en 1923,

siguiendo la voluntad del artista fue cedido al Estado español

junto con la colección de pinturas

por su esposa Clotilde y sus descendientes.

El museo conserva

buena parte de las estancias de la casa

amuebladas y decoradas por los Sorolla,

así como una exposición permanente que va renovándose continuamente

con algunas de las obras más significativas

del gran pintor valenciano.

Periódicamente,

el museo organiza interesantes exposiciones temporales

que giran en torno a la vida y la obra

de Joaquín Sorolla y Bastida.

En este caso,

la exposición temporal se titula

'Cazando impresiones: Sorolla en pequeño formato'

y como su propio nombre indica reúne una importante muestra

de obras pictóricas de pequeño tamaño

en tablillas y cartones

realizadas por Sorolla a lo largo de toda su trayectoria

a veces, a modo de apuntes,

bocetos o experimentaciones pictóricas,

y, otras, por el simple gozo de pintar.

Puede parecer una obviedad,

pero a Sorolla le gustaba realmente pintar.

Disfrutaba, y mucho, con el ejercicio pictórico.

Normalmente, trabajaba, a veces casi a destajo,

para cubrir los abrumadores encargos que recibía

habida cuenta de su gran éxito artístico y comercial,

pero aun así se reservaba tiempo para pintar para sí mismo

a modo de ejercicio de investigación formal

o por puro placer.

Estas pequeñas pinturas eran para él un cuaderno de campo

y un laboratorio portátil de ideas y formas pictóricas

que luego desarrollaba en sus obras a tamaño grande.

Su familia, su entorno hogareño,

los paisajes que frecuentaba por mor de su trabajo,

su ocio o sus viajes,

temas cercanos y cotidianos

que por algún motivo llamaban su atención.

Impresiones rápidas y directas,

'Cazando impresiones', que así se llama la muestra,

que captan la esencia de un momento,

de una luz o de una determinada acción.

En ocasiones,

el tratamiento pictórico tiene forma naturalista

y otras, experimental

rozando casi la abstracción.

Golpes de pincel rápidos y certeros,

a veces simples manchas, figuras apenas esbozadas,

pero rebosantes de vida y autenticidad."

Hay unas 240 piezas

y provienen unas 200 de la colección del Museo Sorolla

y unas 40 de colecciones particulares.

La importancia que tienen es no solo numérica,

sino como una forma más de expresión de Sorolla, ¿no?

Sorolla utilizó toda su vida estas tablitas

por la comodidad, la rapidez y la inmediatez

que representan para captar ideas,

tomar notas o inventar composiciones.

Las utilizó durante toda su vida.

Al principio, las utilizaba él para lo que llamaba hacer mano.

Él las llamaba notas de color.

Era el nombre que les daba.

Al principio, eran un puro entrenamiento

y a partir de cierta fecha él las empieza a embarcar

y a exponer en sus grandes exposiciones,

las vende muy bien

y ya las sigue haciendo siempre como obra terminada.

Nunca pierde la otra utilidad de ensayo o tomar nota.

Eso lo mantiene también hasta el final.

Esta es una exposición

que hace mucho tiempo que teníamos ganas de hacer

porque el pequeño formato

suele tener mucho tirón para el público.

Suscita mucha curiosidad

precisamente porque se suele considerar

como el producto más espontáneo del pintor,

lo que el pintor hace un poco al "impromptu"

y sin preparación previa.

Es cierto que estas obritas en pequeño tamaño

tiene una frescura, una gracia especial,

un atrevimiento en la composición y una audacia

que, a veces, en las obras más terminadas,

es más difícil de llevar a cabo.

"Cazando impresiones" es una exposición

que al contrario que la mayoría que organizamos,

está expuesta cronológicamente

y permite ver la evolución de la pintura de Sorolla

desde su etapa juvenil, mientras era un estudiante,

hasta los años finales del pintor.

Estos trabajos fueron esenciales para el dominio de la técnica,

porque lo que reflejan es la continua pasión

y el continuo trabajo sin descanso

que Sorolla realizó a lo largo de toda su vida.

Sorolla pintaba constantemente

desde que se levantaba hasta que se acostaba

en todo tipo de formatos

y este tipo de trabajo más rápido y más pequeño

y de sesiones mucho más cortas

fue fundamental para el dominio de las luces,

de algunos temas en concreto

y de diferentes aspectos

que le van interesando a lo largo de su carrera.

Se puede observar la evolución pictórica de Sorolla

y personalmente pienso

que es de lo más interesante de esta exposición

comparar al principio

cómo son cuadros o notas de color muy detalladas

y con mucho dibujo

y cómo, al final, básicamente,

podrían parecer composiciones casi rozando lo abstracto.

Este trabajo en pequeño formato

que Sorolla a veces llama manchas, apuntes o notas de color

es muy característico del siglo XIX

y cuando la industria y la producción de colores

permite envasarlo en tubos,

se inventan una especie de cajitas que pueden verse en la exposición

y que el museo conserva

en las que estas tablitas se metían

y se llevaba todo como un pequeño maletín,

lo que permitía a los pintores pintar y trabajar muy rápido

en varios cuadros, notas o manchas diferentes

y al natural.

Permitía trabajar en el exterior y abandonar el estudio,

lo cual fue fundamental

para la evolución de la pintura del siglo XIX.

"Se ha dicho a menudo

que Sorolla tenía una mirada fotográfica

y que en ello residía buena parte de la fascinación

y atractivo de su pintura.

Estas pequeñas obras a modo de instantáneas al óleo

superan a menudo en inmediatez a la propia fotografía.

En aquella época

se producía la controversia artística

de si la fotografía era rival o aliada de la pintura.

Sorolla, por motivos familiares y personales,

era un gran aficionado a la fotografía.

Su mujer, Clotilde, era hija

de un prestigioso fotógrafo valenciano;

su suegro, Antonio García Peris,

con quien el pintor estaba muy unido.

De hecho, Sorolla atesoraba multitud de fotografías.

En muchas de las que se conservan en los fondos del museo

podemos verle en plena acción

pintando en exteriores o en estudio."

Sorolla es fundamentalmente un pintor del natural

y aunque su técnica fue muy rápida,

son estos formatos reducidos los que le permiten esa inmediatez

que tiene tanto interés.

Digamos que parte de la clave

y de la gracia de este pequeño formato

es la espontaneidad

y la rapidez de la captación muy rápida

que tamaños de 10x15 o 20x15 permiten al pintor.

Sin duda, ese deseo de captación del instante,

de la luz, de eso que pasa de forma inmediata,

es algo que está muy relacionado

con la evolución de la técnica fotográfica

y que puede verse mejor en cuadros reducidos

en los que la técnica permite ser más rápido

y más espontáneo.

"Si bien la maestría de Sorolla puede verse ostensiblemente

en sus obras monumentales o de gran formato,

es en estos pequeños apuntes fugaces

donde puede palparse la esencia de la mirada de Joaquín Sorolla,

todo su talento, fresco y concentrado,

sin trampa ni cartón,

en estos pequeños cuadritos al óleo hechos con agilidad y premura

y repletos de gracia.

Hay obras de todas las épocas del pintor.

Las primeras corresponden a su periodo de formación

y su paso por Roma, Venecia o París.

Las siguientes pertenecen a su etapa de consolidación artística

tras instalarse y abrir estudio en Madrid

y a su fase de plenitud artística

acompañada de un éxito arrollador en España

y, sobre todo, el extranjero.

En estos minúsculos cuadros

podemos ver un muestrario de sus temas recurrentes.

Muy especialmente, las playas,

el lugar crítico de encuentro del mar,

la tierra, el viento, el sol

y todos los estados posibles de la luz

junto con toda una galería de seres humanos

disfrutando de esa delicia natural.

Desde los niños, niñas y mujeres de clases populares

de las playas de su Valencia natal

hasta las clases altas veraneando

en las aristocráticas playas de San Sebastián y el Cantábrico."

Al principio, teníamos el temor

de que siendo tan pequeñas no iban a llenar la sala.

Hay que tener en cuenta

que este museo tiene una estética decimonónica

en cuanto a la forma de presentación,

una presentación abigarrada

como era normal en la época de Sorolla

y como Sorolla tenía su casa expuesta.

Se ha resuelto superponiendo en varias filas

que, por otro lado, es lo normal que hacía Sorolla.

Precisamente, en la sala primera,

hemos puesto una foto del estudio de Sorolla,

del primer estudio que tuvo,

y vemos cómo Sorolla las tenía en su propio estudio

no en tres filas,

sino como en 15 filas absolutamente pegadas unas a otras.

Nos ha parecido que se podía respetar

esa estética un poquito amontonada

que va con el estilo de la casa, que va con el estilo de Sorolla

y que eso nos resolvía el problema

de exponer una gran cantidad y una densidad.

"Mientras que su casa museo

expone al Sorolla más íntimo y pequeño,

el gran Sorolla está siendo expuesto con éxito

en una de las catedrales del arte pictórico mundial:

la National Gallery de Londres."

Sorolla, en vida, fue un pintor muy reconocido,

muy popular y muy cotizado.

Sorolla, realmente, llegó a ser un hombre rico

y célebre en vida, ¿no?

A la muerte de Sorolla,

digamos que los estilos en pintura habían cambiado de manera radical.

Era el momento de las vanguardias

y digamos que la crítica y el propio público

se volcó en este tipo de pintura absolutamente nuevo

en el que Sorolla nunca había querido alinearse

porque siempre decía que lo hermoso era el natural.

Por esa razón digamos que Sorolla desapareció

del mapa de la crítica, de las exposiciones

y de la apreciación del público.

Aunque en España no ha perdido jamás la popularidad.

Siempre ha sido conocido y estimado

y no ha dejado de tener éxito cada vez que se ha expuesto.

Ya había estado en el Museo del Prado,

pero, al fin y al cabo, el Museo del Prado es estar en casa

y en España siempre ha sido muy estimado.

El caso es que fuera de España Sorolla era muy desconocido,

ahora es un poquito más conocido,

y uno de los objetivos que teníamos propuestos en el museo

era volver a poner a Sorolla en el mapa internacional

cómo él estuvo

y cómo, además, se propuso en vida estar.

Es caso es que una de sus grandes exposiciones

fue la que se hizo en Londres en 1908 en las Grafton Galleries.

Fue una exposición que tuvo un éxito mediano.

Sorolla vendió poco, ¿no?

Y para Sorolla fue una especie de desilusión.

Luego, al año siguiente, en 1909,

se quitaría absolutamente la espina con la exposición de Nueva York

que fue un éxito absolutamente delirante, ¿no?

Pero el caso es que era como la sensación

de que le debíamos a Sorolla quitarle la espinita de Londres

y, sobre todo,

porque la National Gallery de Londres

es una de las principales galerías de pintura del mundo

y, realmente, es una satisfacción ver a Sorolla

donde pensamos que le corresponde.

A mí, personalmente, que trabajo en el Museo Sorolla

y que llevo muchos años con la colección,

me gustan, especialmente, algunos de los 40 préstamos

de colección particular que han venido a esta muestra,

sobre todo porque es una oportunidad única

de ver cuadros que quizá no se vuelvan a ver

Yo destacaría quizás "Elenita en la playa"

o "Elena y María en la playa"

porque son dos cuadros de colección particular maravillosos

y, además, ellas están en Asturias,

que especialmente me gusta.

"Sorolla en pequeño formato,

una oportunidad única para poder contemplar reunidas

todas estas joyitas pictóricas

poco o nada conocidas por el gran público.

La esencia y el talento de Sorolla concentrados a raudales

en estas pequeñas, pero nada insignificantes tablillas

y cartones de apuntes tomados

por Joaquín Sorolla: 'Cazando impresiones'."

Taller de historia con León Arsenal para hablar hoy

de migraciones en España desde muy antiguo.

¿Qué tal?

Hola, encantado, como siempre, de estar aquí.

¿Dirías que el lugar geográfico

en el que está España ha condicionado eso?

Quiero decir, que es la entrada al Mediterráneo,

es el extremo occidental del continente europeo.

Nos ha condicionado por varias razones, sí,

porque, efectivamente, España...

La península ibérica, no nos olvidemos de Portugal,

es un fondo de saco de Eurasia.

Entonces ha sido un lugar adonde iban llegando

migraciones de gentes.

Es también una conexión con el norte de África

y es un lugar, y también esto es determinante,

ya no puramente lo geográfico,

pero era un lugar extremo que acabó convirtiéndose

para los habitantes del Mediterráneo oriental en tiempos

en lo que para nosotros sería luego América,

un lugar lejano donde alguien podía hacer riquezas sin cuento

y empezar una nueva vida

y eso influyó a la llegada ya en tiempos históricos

a la península ibérica

de toda una serie de migrantes fenicios, griegos...

Claro, porque en el sur de la península, por ejemplo,

es paradigmático, hay restos arqueológicos,

hay restos arqueológicos fenicios y el siguiente yacimiento

son griegos y luego fenicios y luego griegos.

Se produjo un fenómeno muy interesante,

que sería largo de explicar,

pero podíamos decir que la emigración fenicia,

la emigración púnica, que son dos nombres para lo mismo,

fue la primera gran migración o una de las primeras grandes migraciones

que de verdad podemos datar

porque lo que sucedió es que empezó a llegar un montón de población

desde el extremo oriental del Mediterráneo y empezaron

a fundar ciudades y luego a extenderse por el campo

de tal forma que una gran zona

que podríamos decir que va desde la zona de Almería hasta Cádiz

se pobló de una población fenicia pura

y también mestiza y, por lo que estamos viendo ahora,

a su vez, entre esa gente, porque no es un fenómeno tan nuevo

como podemos creer a veces,

había grandes colonias griegas,

pero colonias griegas dentro de las colonias fenicias,

es decir, los obreros especializados,

comerciantes, entonces, a su vez, toda esa población

produjo una eclosión cultural, tanto en el levante como en el sur,

que primero fue el periodo orientalizante del sur

y luego daría lugar a la cultura que los romanos llamaron "iberos",

que es un nombre que viene de fuera, pero es de una de las primeras veces

que podemos decir que hay un aporte considerable de masa

y esa gente, lógicamente,

venía en busca de mejores oportunidades,

mejores negocios y constituyó un momento cultural muy floreciente

en la península.

También hay migraciones de britanos a Galicia.

No sé si son tan conocidas como estas, pero...

No lo son y es una pena porque es un episodio muy bonito,

casi mágico, y con nuestra...

Como debe ser, tratándose de Galicia.

Exacto, tratándose de Galicia

y tratándose de los britanos del rey Arturo,

porque en un lugar que aún hoy constituye eclesiásticamente

la diócesis de Britonia,

a finales del siglo IV después de Cristo,

un emperador oriundo de la provincia de Gallaecia,

que no confundamos con Galicia, era más amplia,

decidió asentar a un grupo de celtas de las islas británicas

para frenar la famosa herejía priscilianista.

Y luego, en el siglo siguiente,

cuando la invasión de los sajones, jutos, anglos

y la derrota de esos británicos,

lógicamente, ante la amenaza del exterminio,

unos se refugiaron en Gales, otros se refugiaron en Armórica,

que ese convirtió en la pequeña Bretaña,

lo que ahora es la Bretaña,

y otros huyeron más lejos junto a esos parientes asentados

en el norte de Galicia.

Y se creó ahí una población de britanos,

que fueron los britones,

que podemos decir claramente "artúricos"

porque el legendario... Ya sabemos que es una leyenda,

pero ese legendario Arturo trató de frenar a los sajones.

Durante mucho tiempo tuvieron obispo propio, rito propio,

sus monjes se tonsuraban

según la forma de tonsurarse en el norte de Europa.

Y si hemos de creer a los documentos,

como, por ejemplo, el tumbo de Santa María de Meira,

todavía en el siglo XIII, podían hablar su propio idioma

y estaban claramente diferenciados de...

¿Era gaélico o era otro...?

Un lenguaje céltico, emparentado con el gaélico.

El gaélico es del norte escocés,

pero era, vamos a decir, celta.

Y, según dicen los que saben, que son los filólogos,

porque es bueno dejar que cada uno hable de los suyo

y no... tu cuarto a espadas.

Ese idioma que acabó desapareciendo dejó resabios en los dialectos,

en las formas dialectales del gallego de las Rías Altas.

Una historia muy bonita, o sea, gente que conservó

muchos rasgos de su cultura

durante mucho tiempo, incluso lazos familiares

con Bretaña.

Estamos en lo de siempre,

en otro país hubieran hecho 60 series sobre el tema,

ahora, probablemente, mucha de la gente que nos está viendo

conoce esa historia por primera vez

porque abandonamos nuestra propia historia.

Bueno, todavía se pueden hacer. Se puede repescar, efectivamente.

Esa es la ventaja, que todavía tenemos mucho por hacer,

mientras que en otros países... Ya lo tienen hecho.

Exacto, su historia de mucho más corto recorrido

la han explotado mucho más.

Esto ocurre en la Hispania romana, ¿no?

Sí, eso ya... ¿Y qué pasa después,

en la Edad Media? Quiero decir,

respecto al tema que estamos tratando,

este de las migraciones masivas.

Hispania, España, entendido como tal la península,

siempre ha sido lugar de migraciones continuas.

A veces son migraciones pequeñas,

por ejemplo, la invasión árabe no es tanto la población que llega

como que, al ocupar puestos de poder,

tiene una enorme influencia cultural.

Todos sabemos que enormes masas...

Por ejemplo, Estados Unidos es el ejemplo

de que enormes masas procedentes

de ciertos países llegaron a Estados Unidos,

pero no dejaron una impronta tremenda cultural,

sino que se disolvieron

en la cultura que se estaba forjando.

En cambio, en otros casos, llega una minoría, una élite

y deja una impronta cultural muy grande.

Este fue el caso de las invasiones de los árabes al principio, llegó...

De España musulmana. Exacto, llegó población berebere.

También, previamente, por decir estos casos de refugiados,

ya antes, pero ya en la Edad Media,

cuando los vándalos...

No, a punto de entrar en la Edad Media,

cuando los vándalos invaden el norte de África,

la cosa se pone tan fea

que un grupo de monjes emigran con todos sus documentos

a la Hispania visigoda.

Es un caso curioso que tenemos de refugiados

por razones, vamos a decir, político-religiosas,

porque, claro, nadie se va por gusto,

abandona todo y huye de un día para otro

si no es porque teme por su vida o por su integridad.

Pero luego la mayor parte de las migraciones

durante la Edad Media son gente del norte de Europa

que está llegando, que está llegando porque...

Godos. Llegan en busca de una oportunidad.

Esto es posterior, ya hablo de la Edad Media,

durante la Reconquista. Sí, pero me vengo a referir

a que si son de origen godo, es decir, que si son germanos.

Sí, evidentemente, nosotros tenemos primero las invasiones germánicas,

que son las entradas de los suevos, los alanos,

los godos, que...

Eso es anterior a la invasión árabe.

Sí, claro. La invasión musulmana, perdón.

Claro, efectivamente, estamos yendo un poco adelante

porque también aquí entran...

Tras ser derrotados en Francia por los francos,

entran aquí los visigodos, que son 200.000 personas,

que 200.000 personas

en una población de 6 millones habitantes,

tampoco... Es notable.

Pero durante la Edad Media,

en el proceso que ahora conocemos como la Reconquista,

se está produciendo la llegada continua

de migrantes del norte de Europa en busca de mejor oportunidad.

De hecho, piden emigrantes,

porque en la frontera muere mucha gente,

y les dan lugares donde tienen privilegios, leyes especiales,

que son las villas francas, los barrios francos. ¿Por qué?

Porque tienen unas leyes especiales para ellos,

cosa que, por cierto, era muy mal visto por los autóctonos

porque, claro, estaba lo de siempre, esta es la vieja diatriba,

por ejemplo, en Pamplona hubo una verdadera guerra

entre el burgo de los francos y lo que llamaban la Navarrería

porque, claro, la gente decía: "O sea, viene uno de fuera

y le das más privilegios que a mí. Yo tengo que pagar más impuestos".

Y llegaron verdaderamente a las manos.

Nunca... Esto tampoco hay que ir a una visión buenista,

nunca las migraciones,

aunque nunca no han tenido por qué ser

catastróficas y sangrientas,

como nos presentaba la historia clásica,

nunca han estado exentas de fricciones.

Yo aquí me interesaría para que abandonemos esta idea

que nos decían a los de cierta edad en el colegio:

primero llegaron los iberos,

luego llegaron los celtas, luego llegaron los romanos,

luego llegaron los árabes.

Y tú pensabas: "¿Y los iban matando unos a otros?".

Eso es absurdo, eran... Se iban entremezclando.

Y movimientos de población y quiero dar un ejemplo muy rápido

para que lo entienda la gente.

Esto era que los arqueólogos,

en un momento dado, dejaban de encontrar

restos iberos, encontraban celtas

y "ya está, han llegado los celtas y los han matado a todos".

Estoy simplificando. Pero esto es como si aquí

excavaran los arqueólogos

dentro de 10.000 años y, hasta los años 50, encontraran

huesos de borrico, botijos y guitarras;

y, a partir de los años 60,

encontrarán Coca-Colas, vaqueros y discos vinilos.

Con esa misma perspectiva,

llegarían a la conclusión de que en los años 60

una horda de anglosajones enfurecidos

llegaron y mataron a todos los indígenas.

No es cierto, simplemente se produjo un cambio cultural

y esa es la mayor riqueza de las migraciones, además,

esos cambios culturales que propician y esa evolución,

que es esencial en la historia de la humanidad.

Antes de que se produjese la expulsión de los judíos,

España había sido un país de acogida, ¿no?,

para los judíos. Efectivamente.

La expulsión de los judíos españoles es tan sonada porque fue la última

y, por tanto, muy traumática,

pero los judíos fueron,

por una serie también de procesos históricos...

A finales de la Edad Media, se está formando lo que conocemos

como la Edad Moderna y ahí hay otra visión de Estado

que no contempla la existencia de minorías de religión, costumbre,

incluso leyes diferentes.

Entonces se va produciendo un fenómeno de expulsión

de Inglaterra, de Francia,

de lo que ahora conocemos como Alemania

y esa gente va yendo a donde puede y es España y Portugal.

Y es en España y Portugal, curiosamente, donde se producen

las últimas expulsiones, porque en Portugal se produce

poco después de la de España,

pero hasta entonces había sido un lugar de acogida

y había sido un lugar de recepción.

¿Y por qué cambia eso? Quiero decir, ¿qué intereses

podrían estar debajo de esa decisión?

Es muy complicado. Es muy complicado.

Se estudia mucho sobre ello.

Desde luego, hay una visión política distinta.

Hay que pensar que durante siglos

los judíos, los mudéjares que vivían en territorios cristianos

y los cristianos

vivían al margen, al punto de que, cuando,

en tiempos de Alfonso X,

se produce la herejía de los caraítas entre los judíos,

los rabinos los condenan y acuden al rey Alfonso X

a que proceda militarmente contra ellos

porque son unos herejes, es decir,

su pueblo le ha juzgado, aunque el ejercicio de la fuerza

es del rey.

Pero ya aparece una nueva visión de Estado de que eso no puede ser,

de que la gente ha de estar homogénea,

estar bajo unas leyes, tal.

Está también un pecado muy español,

que está detrás, en parte,

sobre todo, de la expulsión de los moriscos,

un trauma, porque fueron 300.000,

y es que de los españoles en el norte de Europa se burlaban

porque decían que permitía que hubiera infieles en sus tierras

y, como aquí el qué dirán nos importa tanto...

A veces, las tonterías desencadenan...

No son el único detonante,

pero las cosas se producen por una suma de factores.

Claro, y eso también suma. Eso, evidentemente, sumó.

Nos dicen que no nos queda tiempo,

pero me gustaría que habláramos un momento de los esclavos negros

que se acogieron en España.

Eso es muy interesante porque, vamos a ver,

dicho muy brevemente, España tenía un régimen de esclavitud,

que seguía siendo un régimen de esclavitud y, por tanto, indigno,

pero era mucho más benévolo,

mucho más humano que el de otros países.

Por ejemplo, no se podían deshacer familias.

No era un esclavo de una propiedad donde cogías

un niño y lo vendías, ese niño tenía familia aunque fuera esclavo

y no podías hacer esas barbaridades.

Los esclavos de las colonias inglesas

huían a La Florida española

porque sabían que tenían muchas mejores condiciones.

Los españoles ahí, además, por sus leyes,

los declararon hombres libres y, de hecho, formaron una comunidad,

que fue la de Fuerte Mose,

que luego fue atacada por los ingleses

y tan mal no les iría, puesto que estos esclavos negros y mulatos

ya habían formado unos Regimientos de Voluntarios

y les dieron una buena paliza a las tropas,

que también era folclórico porque eran, sobre todo,

tropas escocesas de los ingleses de América.

Es una historia curiosa, pero, efectivamente, el tiempo manda

y no la podemos contar.

Y también es otra, y con esto acabo,

que también los españoles, como siempre, hemos olvidado.

Por desgracia.

Bueno, León, yo creo que podríamos quedar

para la próxima vez que nos veamos

y hablamos un poco de algo que ha quedado al margen,

que son las dos guerras mundiales

y la relación con la migración que hubo a España.

Eso es... Es un tema muy interesante

y que da para... Sí, y eso es ya otra era

dentro del fenómeno de las migraciones.

Nos venimos ya al siglo XX. Sí, pero dentro del mismo concepto

y lo que sucedió es algo totalmente distinto

y sí que merece la pena. Estaré encantado

Muchas gracias, León. A vosotros, como siempre.

Seguimos. "Boek Visual" nos invita hoy a compartir

la siguiente selección de fotografías de Asier Garagarza.

"'Ver, sentir y transmitir es todo lo que puedo decir sobre mí.

Muchas veces son nuestros actos, y no nuestras palabras,

los que hablan de nosotros.

Lo mismo sucede con los fotógrafos,

que, por mucho que nos empeñemos en describir nuestra obra,

son las mismas imágenes que producimos las que revelan

el contenido de nuestra alma'.

Asier Garagarza es un fotógrafo vasco nacido

en Donostia-San Sebastián, Gipuzkoa.

Vive en Tolosa,

amante de las fotos en las que la abstracción

o las personas sean protagonistas

o en las cuales se sienta su presencia.

También disfruta perdiéndose en alguna playa o bosque

para captar un paisaje solitario.

Asier comenzó a interesarse por la fotografía siendo un niño

y viendo cómo su tío revelaba fotos en el cuarto oscuro.

Por aquel entonces, su tío tenía una Hasselblad 500,

la cual, en cuanto de despistaba,

cogía para tratar de hacer alguna foto.

Pasado un tiempo,

le regalaron su primera cámara,

una Minolta Dynax 300,

y comenzó a mirar a través de su visor

y a disfrutar de la fotografía.

Aquella semilla sembrada en su infancia fue creciendo

lentamente con sus luces y sus sombras

hasta que, tras la llegada de la fotografía digital,

sus clases de fotografía y revelado y el estar rodeado

de gente experimentada en el mundo de la fotografía,

esta dejó de ser un pasatiempo

para ser una afición apasionante,

exigiéndose cada día más en su fotografía y a sí mismo.

Desde 2011 ha participado en diversos concursos nacionales

e internacionales, obteniendo más de 150 premios.

Además de esto, ha expuesto su trabajo a nivel internacional

en países, como Alemania, Austria,

Reino Unido, Francia, Bélgica,

Italia, Grecia, China, Japón, Montenegro y Estados Unidos."

La editorial Taurus

acaba de publicar "La soberanía del bien"

de la novelista y filósofa británica

de origen irlandés Iris Murdoch.

Viene muy bien presentado

y está traducido brillantemente por Andreu Jaume.

Se trata del primer ensayo amplio

que publicó la autora de "El mar, el mar"

y, como ella misma dejó escrito en algún lugar,

se trata de una nota a pie de página

del canon de la filosofía occidental.

Fue escrito por encargo para una colección de libros

que trataban de ética y filosofía de la religión

y está compuesto por tres capítulos que procedían

en parte, de tres conferencias dictadas

por Murdoch en 1966 en el University College

de Londres sobre el bien y la voluntad.

Los tres capítulos son, respectivamente,

la idea de perfección,

de Dios y del bien y la soberanía del bien

sobre otros conceptos.

Para quienes están interesados en estos temas,

se trata de una lectura verdaderamente inexcusable

y muy placentera.

La Universidad de Salamanca

nos propone hoy la siguiente pregunta:

"¿Cómo se construye Wikipedia?".

"La Universidad responde".

Wikipedia, recientemente galardonada con el Premio Princesa de Asturias

de Cooperación Internacional,

se construye con el trabajo de miles de voluntarios a lo largo del mundo.

Estos voluntarios, que se denominan "wikipedistas",

se rigen por cinco grandes normas llamadas

"los cinco pilares".

El primero es que Wikipedia es una enciclopedia,

no es un lugar para publicar artículos originales

ni un sitio de enlaces de internet

ni un espacio para páginas promocionales.

El segundo pilar es que Wikipedia busca el punto de vista neutral,

es decir, cada artículo se construye tratando de dar

todas las posibles visiones

del hecho, no se trata de promocionar

un determinado punto de vista como el único o el verdadero.

El tercer pilar es que Wikipedia es de contenido abierto,

todo lo que se publica puede ser referenciado y copiado

bajo licencias abiertas.

El cuarto pilar es que todos deben comportarse en Wikipedia

con una serie de normas de etiqueta,

todos deben comportarse civilizadamente,

tratar de evitar los enfrentamientos

y actuar de buena fe.

Por último, la quinta norma o quinto pilar

es que Wikipedia no tiene normas firmes

más allá de estas cinco que acabo de enunciar.

Wikipedia trata de reunir todo el conocimiento generado

por la humanidad en un único sitio.

Tú también puedes colaborar.

¿A qué esperas?

Nos queda justo el tiempo necesario

para recuperar un fragmento del trabajo que hicimos

sobre La Escocesa, un antiguo complejo industrial

situado en el barrio barcelonés del Poblenou

reconvertido en centro de producción artística.

Soy Diego Mallo, llevo tres años aquí, más o menos, en La Escocesa

y llegué un poco de casualidad

a través de unas actividades de una jornada de puertas abiertas

de hace cinco años.

Yo hace como ocho años que vivo en el barrio.

Y una de las actividades era visitar

una visita guiada en La Escocesa.

Y cuando entré, aluciné.

El espacio en sí mismo arquitectónicamente es alucinante

y la atmósfera que había era realmente increíble,

era un momento de lucha

en que la Asociación de Artistas trataba

de que permaneciese este espacio como centro de creación.

Con las dificultades que había en el momento para que así fuese,

finalmente lo consiguieron.

Y entré en una convocatoria abierta

hace tres años y, desde aquello, aquí estoy

y aprovecho el espacio todo en la medida de lo posible.

Es un espacio alucinante, unas ventanas de cuatro metros

en la planta baja estupendas.

-Me llamo Idoia Montón, llevo aquí tres meses,

entré en una convocatoria

que hicieron, me eligieron entre varios proyectos

y el sitio me ha servido mucho,

me ha dado inspiración, vamos, no he parado.

Estos tres meses no he parado.

-Me llamo Rina Rina Ota, soy de Japón

y yo trabajo con volumen,

pero dibujo y pinto también.

Y en La Escocesa,

si no me equivoco, llevo como dos años y medio,

algo así.

Es... Hay...

Me enteré por casualidad

porque un amigo ya estaba aquí

y necesitaba espacio grande

y entonces solicité a la convocatoria

y, por suerte, me han dejado entrar.

-Mi nombre es Raquel,

aunque trabajo más conocido

con el pseudónimo de Labuena Ylamala,

y estoy en La Escocesa desde poco más de dos años y medio.

Entré por convocatoria,

como la mayoría de la gente,

y mi trabajo es este.

Trabajo, sobre todo, la escultura móvil,

pero también escultura de pared, murales,

intervención en el espacio público.

-Soy David Franklin, soy artista irlandés.

Bueno, estoy aquí

dos años, dos años y medio, más o menos.

Y hay una convocatoria abierta

y me presento y ya está, estoy aquí.

-Soy Emil Naula, un artista de Suecia,

y he encontrado La Escocesa por internet

porque vivo aquí, en Barcelona, y he buscado

un espacio para trabajar más

e investigar mi proyecto

de mujeres y simbólicos femeninos.

Y he estado aquí tres meses ahora

y me voy a quedar tres meses más

para hacer mi exposición.

Nos vamos hasta el lunes.

Tendremos con nosotros a Rafael Ansón,

presidente de le Real Academia de Gastronomía de España,

de la Academia de Gastronomía de Europa,

de Iberoamérica y del Mediterráneo,

y hablaremos con él de nuevos alimentos.

Y ahora, como siempre, tengan un espléndido fin de semana.

Les esperamos a todos a la vuelta el lunes.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 23/05/19

La aventura del saber - 23/05/19

23 may 2019

Ofreceremos los reportajes "Sorolla en pequeño formato" y "Boek visual: Asier Garagarza". Además, entrevistaremos al Profesor de Investigación del CSIC Reyes Mate, y al escritor León Arsenal.

ver más sobre "La aventura del saber - 23/05/19" ver menos sobre "La aventura del saber - 23/05/19"
Programas completos (1693)
Clips

Los últimos 5.869 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios