www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4746665
Para todos los públicos La aventura del saber - 20/09/18 - ver ahora
Transcripción completa

Hola. Buenos días a todos.

Hoy comenzamos un nuevo taller.

Se trata de un taller de lectura

en el que escritores conocidos hablarán de sus libros favoritos.

Les preguntaremos en qué condiciones los descubrieron,

qué efectos les produjo su lectura,

por qué siguen recordándolos, entre otras preguntas.

Comenzaremos con uno de nuestros favoritos,

Jenaro Talens.

En la segunda parte del programa hemos invitado a Pilar Carrera

para que nos hable de Michael Cimino,

el director de películas inolvidables

como "El cazador" o como "La puerta del cielo"

en su versión menos mutilada.

Pilar acaba de escribir un libro

sobre este auténtico, pero desdichado genio.

Además, hoy les ofreceremos un documento

sobre el fotógrafo Antonio Martín, Michael,

un fotógrafo muy especial.

Su cámara ha visto nacer, crecer y envejecer

a sus vecinos del barrio madrileño de la Alameda de Osuna.

Hoy, concretamente, nos acercaremos a su exposición:

"Al borde del aeropuerto".

Y en el Boek Visual nos ocupamos de Juan Zamora.

La vida desde sus orígenes, las formas más simples,

y su capacidad imprescindible para asociarse

y llegar a estructuras más complejas

es el territorio creativo en el que se mueve

el artista Juan Zamora.

También les ofreceremos un pequeño documento

sobre el proyecto Barrios,

que se empeña en contar los barrios desde dentro

con la gente que los habita.

En "La aventura del saber" de hoy

vamos a ver una de las exposiciones más peculiares e interesantes

de la edición actual de PHotoESPAÑA.

Se trata de Antonio Martín, "Al borde del aeropuerto",

una muestra que recopila la labor fotográfica

de Antonio Martín, Michael, el nombre por el que le conocen.

Una insólita memoria gráfica de su barrio.

"¿Qué cosas tienen en común todas las personas

que observamos en estas fotos?

Una de ellas no es evidente.

Todos los sujetos retratados son vecinos y vecinas

de la Alameda de Osuna, un barrio de la periferia de Madrid

que se construyó en los años 60 al borde del aeropuerto de Barajas

y cuyos habitantes originales eran, en buena parte,

familias de empleados de Iberia y otros trabajadores aeronáuticos

relacionados con la actividad del aeropuerto.

La otra característica común que puede observarse en estas fotos

es que todos los que salen en ellas sonríen.

¿Por qué todos sonríen y se muestran felices

al menos, por el mínimo instante que dura la captura de la foto?

La respuesta es que el fotógrafo para el que están posando

es un ser muy especial al que todos quieren

y al que no dudan en regalar su tiempo y su sonrisa."

Yo soy Antonio Martín, alias Michael.

Tengo 46 años.

Me dedico...

Soy fotógrafo, piloto, constructor de palillos

y director deportivo del programa "El pichichi"

de Radio Terrícola.

"Estas fotos de gente que sonríe pertenecen a Antonio Martín,

"Al borde del aeropuerto",

una de las exposiciones más interesantes

de la edición de 2018 de PHotoESPAÑA.

La muestra, llevada a cabo en el centro Gloria Fuertes, Madrid,

finalizó a finales de agosto,

pero, por su especial interés artístico y humano,

hemos querido mostrársela."

Soy fotógrafo desde el 5 de mayo de 1991,

cuando fui a Tenerife sur, Arona,

con el colegio Virgen de Lourdes

para un viaje de fin de curso de cinco o seis días.

Cuando vi que tenía ese viaje,

le dije a mi padre que me comprase una cámara de fotos.

Llevo haciendo fotos desde esa fecha.

Un poco más de 27 años.

-"Cuando nació Antonio,

me di cuenta de que había algo diferente en él."

-"Tiene su personalidad y sus cosas que no pasan desapercibidas."

-Iberia 006.

Torre Colmenar, buenos días.

Iberia 006.

Muy buenos días, amigos y oyentes de Radio Terrícola.

Bienvenidos a este programa de "El pichichi".

¡Gol!

"Con Michael estamos ante un ser excepcional,

un baluarte para contemplar la discapacidad

desde una perspectiva creativa, alegre y positiva

alejada del dramatismo y la tristeza que suelen teñirla.

Antonio Martín es el mascarón de proa de Envera,

la asociación de empleados de Iberia padres de personas discapacitadas."

Mi padre era técnico aeronáutico

hasta que se prejubiló con 62 años.

Entonces, lógicamente...

Él ahora está jubilado

y, bueno, y lo disfruta.

-Envera nace de empleados de Iberia, como el padre de Michael,

que hace 40 pensaron que era posible un mundo mejor para sus hijos.

Que con trabajo duro, con esfuerzo,

podían conseguir que aquellos hijos

que, entonces, se les llamaba subnormales,

y, de hecho, todavía hay vigentes cartillas

hasta septiembre de 2018, de ayuda a familias

con personas subnormales para que sus hijos fueran capaces.

"Antonio Martín hace cosas asombrosas.

Está retratando sistemáticamente a su vecindario de la Alameda,

como hace ahora con Soledad y Marisa,

dos de sus vecinas que han venido a ver y disfrutar

la exposición de su estimado vecino Michael.

La cámara de Michael ha visto nacer, crecer y envejecer

a muchos de los habitantes del barrio,

una labor perseverante, ímproba y sin recompensa económica

que solo alguien como él estaría dispuesto a hacer

día tras día y año tras año.

Antonio no sale de casa

sin llevar a cuestas sus tres cámaras de fotos,

analógica, digital y de teléfono móvil,

que utiliza para hacer sus instantáneas

por triplicado en todos los formatos."

La de carrete es esta que tengo de Kodak,

que me regaló, hace casi cuatro años, mi vecino Pedro,

en octubre de 2014.

Luego la del "smartphone" que me lo compró mi padre

para tener WhatsApp.

Y ya esta digital que me la regaló Jesús de Frutos

para tomar las instantáneas.

Normalmente, suelo usar las tres,

que son en inglés "three".

"Three cameras". "Three".

-Michael es una persona extraordinaria

que refleja lo que venimos contando en Envera

desde hace casi 40 años.

Todos podemos ser los mejores en algo.

Michael refleja esas capacidades de las personas con discapacidad

demostrando que se puede ser el mejor fotógrafo,

el mejor constructor de edificios casi imposibles

construidos con ladrillos hechos de madera de palillos,

que es el único capitán y comandante de "terrevuelos" del mundo,

o que alguien al que nosotros, por prejuicios,

consideramos no solamente diferente, sino que es peor;

y, sin embargo, comprobamos que es una excepcional

y que hace cosas que para nosotros serían imposibles.

-Bueno, va a hacer diez años que hice esta instantánea

de Consu y sus hijas que ya han crecido.

Y...

Sara, Consu y la otra niña, que también ha crecido

y el niño también.

Con el paso del tiempo, ya va creciendo la gente

y los niños ya se van haciendo mayores.

Antes eran pequeños y ahora ya, con el paso de los años,

ya se han hecho mayores.

Es lógico. Es así la vida.

Entonces, lógicamente, pues van cambiando de "look"

y, entonces, eso es una muy buena noticia.

Pues en esta foto han ido evolucionando.

Desde cuando Ruth era muy pequeña hasta que ha crecido.

Eh...

Y ya esto es del 2005.

Ahora esto en el 2016, 2017.

Y, bueno, su madre Ana.

Es muy guapa.

Ahí la vemos con el cojín rojo de plástico del 600.

Bueno, llevo una vida...

haciendo proyectos de trabajo de fotos y de retratos,

y yo creo que eso para mí es muy importante.

Yo soy experto

y tengo garantías de...

de mostrar esta exposición tan mágica de fotos.

-Esta se llama Asunción,

fue profesora de mis hijos en el colegio.

"Aunque Antonio no recibe réditos de sus fotos,

en realidad, sí que obtiene recompensas por su trabajo.

La primera es su propia satisfacción personal,

y la segunda, y no menos importante, el cariño unánime de sus vecinos.

Unos vecinos que posan gustosos una y otra vez,

especialmente, las mujeres y los niños

y a quienes no parece importarles el hacerlo en plena calle,

en sitios incómodos, sentados a veces en la misma acera,

entre coches, mobiliario urbano o restos de obras.

No importa.

Si Michael se lo pide, posan con gusto

y luciendo una sincera sonrisa.

Aunque el escenario para la foto sea inhóspito,

acomoda siempre a sus personajes en su cojín."

Espera. Aquí mejor.

"Un cojín rojo destartalado

reciclado de un viejo Seat 600 de su padre

que él siempre porta en sus aparejos fotográficos."

Bueno, pues...

de pequeño me monté en un Seat 600

y luego resulta que mi padre sacó el Seat 600,

o sea, el cojín ese de plástico

que se usó hasta hace casi dos años.

Como estaba tan deteriorado el plástico,

pues me lo tiró mi padre al punto limpio.

Bueno, ahora tengo el cojín este de tela.

Este.

El de tela.

Para que la gente esté cómoda en mi cojín

y para que tengan buena...

buena instantánea a la hora de retratar la foto.

Yo sé que hay gente que me ha felicitado

por mi muestra fotográfica.

Me ha felicitado la gente conocida

y les ha impresionado y les ha gustado mucho

la exposición de fotos.

"Las fotos de Michael son buenas fotos.

Su valor estriba, no solo en la espontaneidad,

frescura y verdad que destilan sus instantáneas,

sino en que están bien ejecutadas

desde el punto de vista técnico.

Buenos encuadres y composiciones, poses naturales

y todo un tratamiento de escenografía a pie de calle

sumamente personal."

Para sacar la foto bien tiene que ser con un poco de tiempo

para que la persona que pose para la foto

salga bien en la foto.

Es que alguna vez sale borrosa,

pero depende si salen movidas o no salen movidas.

Por eso me tomo un poquito de tiempo,

así, concentrado en el objetivo

para que salga bien la foto.

En mi centro de trabajo, también...

eh...

muestro las fotos a mis compañeros y compañeras

de mi trabajo.

Les ha ilusionado mi proyecto fotográfico.

Es mi compañera del grupo C3, Irene Barrado,

que se puso en la foto en el centro ocupacional de Envera,

en Colmenar Viejo, Madrid.

Es muy simpática

y tiene una sonrisa muy bonita.

Aquí salgo yo con mi prometida, Isa.

Y aquí está la compañera de C3, Ana Alicia Treviño.

La profe de pádel, Patri, con Laura.

Y todo eso.

Mi compañeras salen muy bien.

La primera vez que hice palillos

fue 19 de marzo del 83, sábado.

El día que murió mi abuelo Rafael.

Entonces, empecé a hacer una casa de palillos

y, luego, hoy en día, estoy haciendo estas construcciones,

tengo hecho lo del...

lo del castillo, la pista de tenis,

la parroquia de Santa Eva,

el cagadero de perros,

el parque ese infantil con columpios y todo.

Y eso.

Y esto es un ambulatorio con ascensor de dos plantas.

"La pasión fotográfica no es la única

que vive este talentoso creador que es Antonio Martín,

todo un abanderado en la lucha contra los prejuicios

acerca de las personas con discapacidad."

Que tengáis una muy buena tarde de jueves.

Ahora soy el director deportivo de "El Pichichi",

porque, como sabéis,

Radio Terrícola se inauguró hace cinco años, un lustro,

en el aula pequeña del centro ocupacional.

Yo tengo muy buenos pensamientos

que resultaron...

Compuse esa canción, "Éxito feliz", el 20 de agosto del 96, martes.

Hace ya 22 años casi.

Y luego ya la grabé en disco, y luego ya me la sabía de memoria.

Y...

y, hoy en día, la sigo cantando.

Esa canción es un exitazo.

Yo me siento muy enamorado

de las estrellas de la tele.

-La escenificación es que está fenomenal.

-Muchas gracias.

-Pues yo creo que Michael es una referencia

haciendo posible que un barrio acepte con una sonrisa

ser fotografiado sobre su cojín rojo

aceptando lo que es Michael,

siendo su cómplice y, bueno, y formando una memoria gráfica

que sin Michael hubiera sido imposible.

-En esta exposición hay 360 fotos hechas por mí.

Esta me la hice con el "selfie" hace ya unos meses

en el metro, camino a la Alameda.

Ahí pone asiento reservado.

Es la única foto mía que me hice con el "selfie"

para mostrarla en la exposición.

Pero, bueno, sale muy bien.

Me da alegría ver cómo pasa la vida por mis fotos.

Abrimos un nuevo taller,

como anunciábamos al comienzo del programa.

Queremos invitarles a compartir la experiencia de lectura

de notables escritores que descubrieron, quizá, su vocación

leyendo tal o cual libro.

¿Qué sintieron dentro?

¿En qué les cambió la lectura?

¿Por qué?

¿Quién era el autor que les conmovió?

¿Qué relación tenían con el texto en cuestión?

¿Y el texto concreto de qué iba?

Hemos invitado de nuevo al catedrático, poeta, traductor

y estudioso de la literatura y el cine entre otras,

Jenaro Talens.

Bienvenido, Jenaro. Muchas gracias.

Gracias a ti por invitarme de nuevo.

Vamos a ver.

Hemos elegido a Cernuda,

porque tu tesis doctoral trataba sobre Cernuda.

¿No? Sí.

¿Y cuándo fue la primera vez que tú leíste un poema de Cernuda?

¿Te acuerdas cuál fue? Sí.

Sí, porque el... Digamos...

Cuando ya había publicado dos libros

y conocía bastante bien la obra de Alexandre, de Lorca,

de Salinas y los clásicos españoles,

no había leído de Cernuda absolutamente nada.

y recuerdo que un buen amigo mío,

un gran poeta de los años 50, Francisco Brines,

con quien...

Gran cernudiano. Gran cernudiano.

Con quien yo tenía relación,

no por la poesía, sino por el deporte,

porque él venía siempre a verme correr en Vallehermoso,

como velocista que era de la selección nacional,

un día me dijo: "Deberías leer a Cernuda",

y me leyó un poema, "Quetzalcóatl", que me impresionó.

Yo quería hacer la tesis sobre la generación del 27

y, bueno, lo que me hizo inclinarme por Cernuda,

aparte de que me gustó mucho lo que leí,

es que era prácticamente el único

que no tenía ninguna tesis hecha en España.

Claro. ¿Estamos hablando de qué año?

Estamos hablando del 69, 70.

Ajá.

Yo inscribí la tesis cuando acabé la carrera en el 69

y la leí en el 71.

No la leí en el 70 cuando ya estaba escrita

porque se me olvidó inscribirla en los plazos que marcaba

y entonces mi director de tesis, el profesor Orozco me dijo:

"Bueno, aproveche el año que le queda para retocarla".

Y lo único que hice fue duplicar el número de páginas,

por la primera versión tenía 500 y la tesis que presenté tenía 1000.

Pero a mí me parece una barbaridad, desde luego.

Pero bueno, cuando uno es joven, es bastante irresponsable.

Bueno, y también el entusiasmo, ¿no? No lo sé.

Tiene uno mucha energía.

Entonces veía a Lorca.

Se habían escrito miles de cosas,

aparte de que era un trabajo enorme el poner al día toda la bibliografía.

Alexandre tenía libros muy interesantes.

Incluso un colega y compañero mío de curso

Vicente Granados, luego ha sido profesor en la UNED,

preparaba su tesis sobre Alexandre, y decía:

"Para no repetir, vamos a hacer a Cernuda".

Y eso fue lo que me llevó.

Y lo que descubrí fue que Cernuda era algo muy distinto

de cómo, por lo menos para mí, de cómo se le había leído

y presentado en las...

en las lecturas de la generación del 50.

Con el propio Paco,

compartíamos el afecto y la admiración por Cernuda,

pero no por las mismas razones. Ajá.

Y tampoco la que se ha instaurado en la tradición cernudiana,

porque casi todo el mundo define a Cernuda

por ser una especie de poeta que cuenta su vida,

que tiene un alto valor moral, que es verdad.

Pero a mí no me parece, o por lo menos lo que me interesaba,

no era tanto la confesionalidad,

sino la construcción de un falso sujeto distanciado.

Y, por tanto, en "La realidad y el deseo"

lo que veía y descubrí

después de dos años de trabajar día y noche,

que acabé de sus poemas hasta la coronilla

porque me los sabía ya de memoria,

era, precisamente, una reflexión

sobre los límites de la confesionalidad.

Eso es lo que me interesa más de Cernuda.

No es el Cernuda oficialmente institucionalizado,

pero también existe y a mí es lo que me atrae de su obra

y lo que yo creo que aprendí de él, ¿no?

El Cernuda licenciado vidriera, o sea, persona...

El Cernuda persona te interesa menos que...

Bueno, es que Cernuda persona no lo conocí

porque, realmente, cuando él murió en el 63,

yo no sabía ni siquiera que existía.

Nunca lo conocí.

Pero, por las noticias que tengo,

debió ser una persona bastante complicada y difícil.

También tengo que decir que, así como crítico,

a veces se le ha achacado que era muy partidista.

También tengo que decir, estudié bastante su obra crítica,

que a pesar de que el tono fuera muchas veces osco

y malencarado,

casi siempre tenía razón.

Quiero decir que, por ejemplo,

su relación con Juan Ramón terminó muy mal.

Sin embargo, todo el mundo habla del poema que le dedica a Juan Ramón

cuando aparece la señora en la casa de Mr. Ruskin

y le dice: "Señor, el crepúsculo está servido",

y da una imagen de Juan Ramón absolutamente deplorable.

Pero hay otro poema donde él habla del poeta,

del poeta, y el poeta es él, Juan Ramón.

De manera que el odio que él pudiera tener a la persona

no le impidió reconocer que el gran poeta era Juan Ramón.

Yo creo que eso le da a Cernuda una categoría humana

que muchas veces se le niega.

¿Y cuál fue tu experiencia?

Bueno, ya has contado

que para escribir 1000 páginas acabaste un poco harto de...

Pero ¿tú qué crees que Cernuda significa

en el conjunto de la generación del 27

a la que antes de conocerles ibas a dedicar tu tesis doctoral?

Bueno, a mí me parece que es, posiblemente,

dejando aparte a Lorca,

que a mí me parece el más grande de la generación, sin lugar a dudas,

junto con Juan Ramón, son los dos grandes escritores

del siglo XX.

Me parece que es, en ese sentido, el más moderno

desde la perspectiva,

no de intentar hacer una literatura asequible

y, como he dicho antes, confesional,

sino por plantearse de manera estable y continuada

la reflexión metapoética, por decirlo de alguna manera,

el ser siempre consciente de los límites de la escritura

a la hora de enfrentarse con la poesía.

A mí me parece muy significativo

que un autor que también me impactó desde jovencito,

vamos, antes de cumplir diez años ya me lo había leído,

incluso aprendí a leer con él, que es Cervantes, se le...

"El Quijote", ¿no? "El Quijote", sí.

Pero hablo del Cervantes poeta.

Siempre me gustó el Cervantes poeta

y, sin embargo, es un escritor

al que la mayoría de la crítica ha estudiado

a partir de aquellos versos irónicos

en los que él decía:

"Yo que no tengo la gracia, que no quiso darme el cielo".

A mí me parece que esto era "excusatio non petita"

porque no estaba convencido de eso.

A mí siempre me pareció un enorme poeta.

Solo que era un poeta muy distinto de lo que era la tónica general

de Lope o de los otros poetas del Siglo de Oro.

Es una poesía de pensamiento, más que una poesía de la música.

Y a mí me gustó que Cernuda va en la misma línea

y, además, él habla muy bien de Cervantes.

Sí. Eso me gustó

porque era la primera vez que encuentro a alguien

con quien comparto el gusto por las mismas razones que él.

Yo creo que esa capacidad

de establecer la emoción

a partir del pensamiento

es la gran aportación, me parece, de Cernuda al 27, ¿no?

¿Cuáles son los temas que dirías que son más recurrentes

en "La realidad y el deseo"?

Yo creo que el título lo dice muy claramente:

una cosa es lo que uno espera tener y otra, lo que se encuentra.

De alguna manera, la distancia entre lo que queremos

y lo que podemos tener,

entre lo que queremos y podemos pensar,

entre lo que queremos y podemos decir

es una especie de binomio que está siempre presente en Cernuda,

aparte de, como digo,

esta visión, que él tenía, tan negativa,

de una tradición excesivamente maniquea

de que es difícil

que se acepte que alguien se salga de la norma.

Y no me refiero ya a los posibles planteamientos

homoeróticos que no vienen al caso,

me refiero

al hecho concreto de ir un poco a la contra de lo que era

el sentido de la literatura,

qué es lo que tenía que hacer la literatura,

cómo debía de plantearse.

Yo creo que, en España, si un poeta es bueno,

los demás tienen que ser malos, ¿no?

No es...

Es como lo de si eres del Madrid o del Barcelona, ¿no?

Esto es una cosa que, por ejemplo, en la tradición francesa,

que él aprendió mucho y yo también porque soy de formación francófona,

no existe. Quiero decir, puede haber admiradores de Sartre

y admiradores de Camus y admiradores de Beckett

y admiradores de Houellebecq.

Y no pasa nada.

En España, si un escritor es bueno,

los demás tienen que ser malos.

Entonces, él siempre estuvo un poco en contra

de esa especie de institucionalización

maniquea, ¿no?

Muchísimas gracias,

Genaro. Creo que podemos quedar dentro de 15 días.

(ASIENTE) Me decías, antes de iniciar

esta entrevista, que te gustaría hablar

de Espronceda.

Ya veremos por qué.

¿Vale? Muy bien. Gracias.

Seguimos.

Células, neuronas, las estructuras vitales más pequeñas

y su capacidad de asociarse y crear redes,

las herramientas imprescindibles de la vida,

las convierte Juan Zamora en herramientas

para la creatividad personal.

"En ciencia, existe un principio

que podría dar sentido a eso que llamamos "amor".

Denominado "el fenómeno de la emergencia", explicaría,

entre otras cosas, la creación primigenia de la vida

a partir de las diversas reacciones químicas

que posibilitaron a las primeras moléculas asociarse

para dar origen

a organismos simples cuya habilidad para duplicarse y diversificarse

dieron lugar a todos los seres vivos

que alguna vez habitaron el planeta.

Esa capacidad innata

de reproducción intrínseca a eso que llamamos vida,

sea lo que sea, le sirvió

a esta para emerger desde lo muerto

mediante la colaboración espontánea de sus partes simples

que, al multiplicarse, dieron lugar a nuevas

y más complejas entidades vivas.

Sirva como ejemplo el nacimiento de la conciencia

a partir de millones de neuronas

o de una civilización a partir de personas

o de tu persona a partir de células.

El trabajo del artista Juan Zamora

gira entorno a estas cuestiones primarias

ligadas a procesos vitales

en una búsqueda constante por dialogar con el lenguaje

y tiempos propios de la naturaleza,

sirviéndose para ello de materiales primarios

y cualquier medio artístico, como la instalación,

la "performance", el dibujo, la fotografía o el vídeo,

siempre dentro de la corriente contemporánea

denominada "Bioarte".

Sus obras funcionan, en primera y última instancia,

como breves apuntes sobre lo eterno."

Pilar Carreras, profesora titular

de la Universidad Carlos III de Madrid, acaba de publicar

esta monografía

sobre el gran y, en cierto modo,

malogrado director de cine norteamericano

Michael Cimino, autor de películas absolutamente inolvidables

como El cazador

o como La puerta del cielo, la versión extendida

con montaje de él y no del productor.

Es autor también de guiones memorables.

De todo ello, vamos a hablar con Pilar Carrera. En primer lugar,

bienvenida. Gracias.

Muchas gracias por el libro. Gracias a vosotros.

¿Qué fue lo primero que te llamó la atención de Michael Cimino?

¿Cuál fue tu primer contacto con él?

Mi primer contacto, en su momento, supongo que fue El cazador,

que es la película, probablemente, más conocida.

Pero contacto que, digamos, me marcó,

hasta el punto de decir que es una película que creo que he visto,

en sus diferentes versiones, porque es una película mutante...

Fue La puerta del cielo.

Creo que la he visto... ¿Cuántas veces?

Más de 30 veces.

Y es una película larguísima,

pero absolutamente fascinante.

Sí. Cuando vi esa película,

dije: "Aquí...".

Por una parte, está la historia que cuenta,

esa especie de wéstern muy atópico,

pero, por otra, hay algo que tiene que ver con la narración,

con el ritmo, que me resultaba absolutamente novedoso.

Luego, había, pero no era evidente tampoco...

Cimino es un director que aúna muchas características

de lo que se conoce como cine de autor,

pero que está inscrito en la tradición del Hollywood

que conocemos.

Y es alguien muy escurridizo también.

Pero en aquella película, yo decía: "Aquí hay algo absolutamente inusual"

y me parecía francamente fascinante,

o sea, del orden de esta fascinación que provocan

determinas melodías. Es un poco así.

Intenté ver qué había detrás.

Ajá. Esa fue...

Ese fue el punto de partida. De hecho, él empezó como guionista.

Sí. Es el guionista

y luego fue también... No sé si llegó a ser director

de Un botín de 500.000 dólares. Sí, es el director.

Es una película producida por Clint Eastwood,

que también la interpreta. Eso fue un poco su entrada

en el mundo del cine.

Una película ya en la que se inscribe mucho de lo que serán los rasgos

después de su cine.

Y es una película maravillosa,

muy divertida, muy triste también, muy radical,

como todo el cine de Cimino.

Pero sí, ese fue su comienzo.

Hablemos de las características generales del cine de Cimino.

Creo que hay muchas características que se podrían mencionar,

pero quizás se puede empezar por una,

que es como la que, además, está más vinculada

con lo que fue esencialmente una de las razones

por la que le criticaron mucho,

que es el exceso. A él siempre le acusaron de exceso en general,

de exceso, de extravagancia, de haberse gastado una...

cantidades ingentes de dinero

en el rodaje de La puerta del cielo, etc.

Pero creo eso que se nomina, ese exceso y esa radicalidad,

más allá de lo presupuestario,

porque, posiblemente, en muchas otras películas

se haya gastado tanto como en La puerta del cielo...

Sin embargo, con La puerta del cielo,

directamente le demonizaron.

Ese es un exceso, en el caso de Cimino, estructural.

Ajá. Sí, es un exceso estructural

porque, si nos damos cuenta, sus películas,

que probablemente responden de la manera, para mí, más clara

a lo que se puede entender por poesía en cine...

Y probablemente nadie diría que su cine es poético

porque no es poético en el sentido habitual.

Porque es muy violento, ¿no? Es un cine muy violento.

Pero es un exceso que voy a llamar "del código",

"de la propia narración".

Cuando vemos una película de Cimino, por ejemplo,

El cazador o La puerta del cielo, lo que solían decir los críticos es:

"¿Esto por qué dura tanto si lo que cuenta

se podría haber contado de manera mucho más breve?".

Pues dura tanto porque tiene que durar.

Esa noción misma de la duración, de la demora,

que tiene muy poco que ver,

y esto es muy interesante también señalarlo,

con lo que normalmente se dice: "Es una película lenta".

Las películas de Cimino no son películas lentas,

son películas cargadas de acción y de violencia,

pero, al mismo tiempo, existe ese componente circular,

ese componente de demora,

que lo que hace realmente que sintamos como receptores

es que ahí hay algo que nos opone resistencia.

No es una demora contemplativa,

es una demora de un orden muy físico,

que, aunque es un poco complicado, hace emerger el código.

Voy a poner un ejemplo muy claro:

él, cuando rodó La puerta del cielo, por ejemplo...

Toda esa película está rodada a través del polvo y del humo.

A él le planteaban en un momento dado

por qué no quería utilizar filtros, que sería lo normal.

Y decía: "Yo no quiero filtros, yo quiero materia".

Cuanto contemplamos esa película al margen de ver una historia,

lo que estamos, prácticamente, es sintiendo cómo esa materialidad

nos confronta. Es una sensación muy extraña,

pero le da una autenticidad y un peso

a esas historias... Particular.

Sí, particular, es muy difícil de encontrar y de conseguir.

Yo recuerdo, cuando El cazador se estrenó,

que una de las cosas que observábamos,

entonces éramos alumnos de la facultad,

es que en los bordes del plano,

todo seguía...

parecía todo real.

Sí. Era imposible pensar

que aquello era una película. Digo: "no puede ser".

Él juega mucho con las dos retóricas:

con la retórica, digamos, documental

y con la retórica ficcional. Y, además, consigue sacar

de ambas lo que ambas pueden aportar

en el sentido de que dejan ese efecto de autenticidad.

El cazador puede parecer

una película prácticamente documental.

Pero que una película como El cazador parezca

una película prácticamente documental,

cuando, desde el punto de vista formal,

es una película de una sofisticación brutal...

Y pongo un ejemplo:

si te das cuenta, en El cazador, que supuestamente es sobre Vietnam,

lo que menos aparece es Vietnam.

Todo Vietnam está condensado en escenas de ruleta rusa

que se prolongan durante un tiempo interminable,

con esa tendencia, digámoslo así, a lo circular,

que tienen las películas de Cimino, que rompe completamente

con la estructura lineal característica.

Luego, es una estructura completamente descompensada también.

Y él lo hace adrede, porque la introducción,

el momento en el que aparece el pueblo, los personajes, etc.,

y el desenlace

duran muchísimo.

Es una película que dinamita completamente la estructura clásica

de los cines de Hollywood y que, por tanto, ha pasado

por ser una película, hasta cierto punto,

clásica integrada dentro del sistema.

Lo que estaba haciendo Cimino ahí era de una radicalidad brutal,

mucho más radical que lo que han hecho

muchos cineastas vanguardistas.

Pero, al mismo tiempo, supo camuflarse

detrás de una historia de guerra, de Vietnam, etc.

Pero tiene muy poco que ver esa película de Cimino

con todas las historias de Vietnam. Sin embargo, es un clásico

del cine, se considera por todos... Por supuesto que es un clásico.

Y tiene mucho mérito que Cimino haya conseguido eso

porque supongo que él no quería estar ni en el lugar, digamos,

del "outside" del canónico diciendo: "Bien, esto es una película de autor"

ni tampoco estaba haciendo el cine más fácil, más característico.

Entonces, realmente es difícil mantenerse

en esa posición.

Hablemos de las otras películas.

Hemos hablado de las dos más principales, quizá,

de las dos más conocidas, pero hablemos de las otras.

También hemos citado el guion con el que se inició.

Hizo otros guiones, ¿no?

Cuando le fue mal con... Con La puerta del cielo.

De todas formas, hay una anécdota,

que quiero contar, de esta película

porque explica muy bien lo que viene después.

Cuando Cimino hizo La puerta del cielo,

le acusaron de hacer una película que resultaba un wéstern inverosímil,

claro, porque un wéstern en el que no había indios,

para empezar. El otro ahí eran también,

era mucho más radical por eso...

El otro eran también inmigrantes europeos.

El otro no eran los indios, que, al final, es otra cultura...

Entonces, era todo mucho más delicado.

Lo acusaban de hacer un wéstern inverosímil

en todos los sentidos. Decían: "Además, eso no es

el Oeste americano porque todas las calles

están llenas de gente, no tiene nada que ver con el Oeste".

Entonces, Cimino contestó:

"Es muy curioso que digan esto

porque cuando yo hice este film, me documenté, todos los decorados,

todo estaba hecho a imagen de fotografías de la época.

Aquellas ciudades eran populosas.

Me di cuenta de que la gente ha empezado a confundir

el wéstern con el Oeste americano.

Es decir, ese Oeste americano era un Oeste también del negocio".

Esto es una reflexión muy interesante

desde el punto de vista, ya no solo cinematográfico...

De hecho, muchas de las series que se han hecho después

sobre el Oeste han incorporado esa "populosidad".

Lo acusaban de inverosimilitud cuando posiblemente estaba siendo

mucho más fiel y se estaba documentando

mucho más. Pero se había confundido ya en el imaginario colectivo,

lo cual la cuenta del poder del cine y de la representación,

el Oeste con el wéstern. Una reflexión que...

A partir de La puerta del cielo, la crítica ahí es por muchas razones

y no solo razones estéticas,

también yo creo que una dificultad para adueñarse de ese cine,

para "discursivizarlo",

pero también porque era un wéstern muy radical

por lo que ya he dicho. Allí lo que estaba en juego

era todo entre descendientes de europeos o de occidentales,

más o menos, no se jugaba con...

Lo que hicieron ahí fue atacarle

con una virulencia absolutamente desmedida.

No sé si fue Robert De Niro quien lo dijo, Kris Kristofferson,

no me acuerdo, o Mickey Rourke,

dijo: "La crítica no le va a dar tregua".

Y nunca le dio tregua. Así fue, hasta el final.

Ahora bien, él siguió.

A partir de ahí, vinieron

películas hechas con menos presupuestos

que La puerta del cielo, pero películas maravillosas

y marcadas, además, por esa misma radicalidad

de la que estoy hablando,

como fue Manhattan Sur,

como fue aquel "remake" maravilloso de 37 horas desesperadas,

como fue El siciliano, como fue Sunchaser.

Y todas tienen un poco como trasfondo la misma idea

que articula todo el cine de Cimino.

Es qué pasa cuando esos protagonistas se enfrentan a lo otro.

Y da igual que lo otro sea Vietnam;

que lo otro sea, como en el caso de 37 horas desesperadas,

unos presidiarios fugitivos

que llegan a una casa de una familia más o menos bien,

en proceso de divorcio

y que rompen con toda la normalidad;

da igual que el otro sean los inmigrantes; pero esa idea:

qué hacen estos personajes

cuando se enfrentan con esa otra edad y cómo reaccionan a esto.

Ha sido un verdadero placer.

Muchísimas gracias, como siempre, Pilar.

Leeremos con muchas ganas este libro que acaba de salir ahora

y por eso no lo hemos podido leer porque lo tenemos...

Nos lo has traído tú misma.

Sobre todo, hay que ver a Cimino.

Hay que ver a Cimino. Sí, porque es una verdadera joya.

Gracias. Gracias.

Los barrios de Villaverde y Usera han sido escenarios

del proyecto comunitario de jóvenes Barrio.

La experiencia fue muy positiva el año pasado

y todo apunta que también lo será este año.

(GRITAN) ¡Villaverde!

El proyecto comunitario Barrios busca impulsar dinámicas

de empoderamiento juvenil

a través de un programa artístico facilitador que permita

un desarrollo creativo y musical

de los participantes.

Los territorios de Madrid en los que se intervienen

son dos: el barrio de Potes, en Villaverde, popularmente conocido

como Las Torres, en el que la mayoría de los vecinos

provienen de poblados informales cuyos residentes, en los 80,

fueron alojados en esas viviendas públicas,

y el barrio de Orcasitas, en Usera,

constituido popularmente a mediados de los 70

y con una fuerte tradición reivindicativa,

un barrio creado por los propios vecinos.

Para representar el inicio del programa

y realizar una llamada a la comunidad,

organizamos dos "block parties", uno en cada distrito.

El rap, cada persona tiene su concepto de para qué sirve.

Para nosotros, sirve para expresarnos.

Si hemos tenido vivencias duras,

es una manera de haber soltado un poco nuestra rabia.

Es muy bueno lo que estáis haciendo, sobre todo para los niños

porque en estos barrios,

que están las cosas un poco más difíciles,

siempre que traiga a la gente un poco de alegría

y que traiga música es de agradecer.

El "block party" estuvo genial porque te recuerda también

a muchos chavales del barrio o de la zona.

El barrio es un lugar de encuentro para crear sinergias, para compartir,

para hablar con las vecinas y con los vecinos

y tener relaciones.

Todas las culturas

y toda la peña, sea de donde sea, puede conectar.

Abres mundos, abres mentes y conectas a gente

que siempre les puede llevar a otras cosas

dentro del arte, de las cosas positivas.

Me parece muy importante que haya referentes femeninos

porque sirve como impulso.

Incorporar a mujeres en carteles

no es importante, es justo.

En nuestra zona, lo bueno es que siempre ha habido

gente un poco comprometida

con los chavales que nos veían más perdidos.

Talleres de hip hop, de "break dance"...

Nosotros éramos justo los mismos niños

que había aquel día en Las Torres.

Éramos nosotros, pero en otro barrio.

Pero dar talleres

es algo muy positivo

porque es tender una vía que a lo mejor no se ha encontrado.

A los chicos

les gusta estar en la calle,

les gusta aprender de lo que ven de los demás.

Y, sobre todo, es un apoyo muy fuerte

los chicos que salen desde abajo del barrio y llegan alto.

Por eso se crea esa sensación de que en los barrios hay arte.

Hay muchos chavales con talento

y lo tienen un poco más difícil para hacer este tipo de movidas.

Muchísimo talento, sobre todo los pequeños,

que vienen muy fuerte.

Pero no hay oportunidades y esto es una muy buena oportunidad.

Si en los barrios conseguimos que haya esa herramienta, que haya

un estudio del barrio, donde los chavales por las tardes

puedan reservarse su herida y tengan a alguien

que llegue con su base y les grabe y se vayan a casa

con una canción grabada.

Eso podría cambiar tantas mentes.

Tras esas "block parties",

que fueron un éxito de convocatoria, de asistencia

y de participación, decenas de chavales y chavalas

acudieron ilusionados a los talleres para conocer a los monitores

y todo el plan que se iba a seguir.

A finales de septiembre,

comienzan los talleres

una vez por semana y continúan hasta final de junio.

Al principio de cada taller,

vemos dos o tres vídeos de artistas

y luego hacemos técnicas de escritura.

Luego, intervenciones de personas que vienen

a dar una "master class", por ejemplo, sobre "beatbox",

tema que les gusta mucho. Y también hemos colaborado

con proyectos como La Cosa,

en la grabación de una canción en Villaverde

o ha venido alguien externo a grabar al lugar del taller.

Otra de las ideas del proyecto era intentar generar

algo que no funcionase por sí mismo. Si después de estos talleres,

les apetezca seguir trabajando

y haciendo cosas en cuanto a la música,

a la creatividad artística del hip hop,

es que es brutal.

Vengo para aprender rap.

Hemos hecho canciones.

También nos han enseñado

a hacer grafitis.

Traen aquí canciones que han escuchado

y nos las enseñan.

Nos dan folios y un boli y escribimos las ideas.

A mí me gusta rapear lo que me pasa durante el día.

Cuando yo escribo, suelto todo.

Te ponen una base

y tú tienes que escribir algo que rime.

Tienes que estar escuchando la música

un buen rato para que se te quede.

Los profes nos ayudaban mucho.

Son muy enrollados.

No son como la de Lengua.

Lo primero, encontramos ideas entre todos.

A partir de ahí, se empieza ya a decir:

"Vale, tú cantas, tú cantas lo otro".

La canción que hemos grabado me gusta mucho

porque hemos aportado todos.

Los de nuestro barrio

y cantamos un cacho cada uno.

Y, luego, el estribillo lo cantamos todos.

(CANTAN)

Seguimos recuperando los geoparques de la serie que dedicamos

en tiempos a ellos.

Hoy concretamente recuperamos

un fragmento del capítulo que dedicamos a Salburua,

uno de los cinco del Anillo Verde de Vitoria.

El resto, como siempre, en la red.

(AVES)

Estamos en el parque de Salburua,

uno de los cinco parques

que conforman el Anillo Verde vitoriano

Estamos a escasos 2 km del centro de la ciudad,

en un entorno realmente privilegiado,

donde el medioambiente y el área urbana establecen

una conexión entre el ciudadano y la biodiversidad

que alberga este espacio.

Salburua es un complejo lagunar conformado

por cinco áreas lagunares procedentes de las urgencias

del acuífero cuaternario que tenemos bajo nuestros pies.

El parque Salburua tiene una superficie de unas 200 hectáreas

y, aproximadamente, la tercera parte

son zonas húmedas, lagunas en el momento de máxima inundación,

que es en invierno, primavera.

De esta superficie, unas 60 hectáreas de lagunas

se reparten en una serie de láminas,

de las cuales, las mayores son las de Arcaute,

que está más al este, más alejada de Vitoria,

y la de Betoño,

que está contigua al casco urbano de Vitoria.

Luego, hay otras más pequeñas como la de Duranzarra,

la de Padragoya y estas mismas

que rodean el edificio de Ataria.

Salburua es un humedal natural

que fue desecado a mediados del siglo XIX

y ya para los años 60 del siglo pasado, más o menos,

ya prácticamente no quedaba ningún vestigio de los humedales.

Se hizo un proyecto de restauración.

Empezamos en el año 97

y se recuperó

el nivel natural del agua

en las balsas de Salburua

y se le restauró todo el entorno de las lagunas

creando un parque,

que es lo que conocemos hoy

por el parque de Salburua.

Lo principal, desde luego, fue devolver el nivel de agua natural

a esta zona húmeda.

Para eso, lo que hubo que hacer fue eliminar

los drenajes que se habían ido construyendo

y conseguían rebajar el nivel de inundación.

Fundamentalmente, lo que hicimos fue un dique

que cerraba el llamado Canal de la Balsa,

que era el canal el drenaje principal de la zona húmeda.

Y con eso simplemente se recuperó el nivel natural de inundación

y dio pie a todo un proceso de colonización natural

por parte de la vegetación y por parte de la fauna.

A eso ayudamos, en parte, haciendo también

una reforestación del entorno.

Aquí antiguamente había unos bosques de robles muy extensos

que habían desaparecido y se repoblaron en parte.

Una de las grandes experiencias

que deparar la lectura es, sin duda, la posibilidad de familiarizarse

con la inmensa obra novelística de Balzac.

Son 95 volúmenes nada menos.

Algunos, muy conocidos y otros, menos,

pero todos con un interés extraordinario

como documento del alma y la sociedad humanas.

Hoy recomendamos la lectura de este, La búsqueda del absoluto,

a la altura de los más conocidos de la comedia humana,

como, por ejemplo, Las ilusiones perdidas

o Papá Goriot y Eugenia Grandet.

Recordemos que La búsqueda del absoluto

data de 1834, el mismo año que escribió y publicó Balzac

Papá Goriot y Eugenia Grandet, precisamente.

Tiene una cierta relación con España porque los protagonistas

pertenecen a la familia Claës,

nobles flamencos con una parte de su ascendencia de origen español,

los Molina.

Y trata sobre un alquimista tocado por la locura del genio

y que anda a la búsqueda de la Piedra Filosofal,

que recordemos, se pretendía que fuera la fuente de vida eterna.

El resultado, otra apasionante muestra

de su ilimitado talento.

La Universidad de Valladolid nos responde hoy

a la siguiente pregunta: "¿Por qué es necesario vacunarse?".

La Universidad responde.

En 1979,

se erradicaba la viruela,

que había llegado a producir hasta 2 millones de muertes anuales.

También se han reducido espectacularmente los casos de polio.

¿Conocéis alguna otra terapia con tal éxito?

A la postre, este éxito se ha tornado en el peor enemigo de las vacunas

porque, como no vemos en nuestro entorno

niños con estas enfermedades,

se nos olvidan sus graves consecuencias.

No se vacuna frente a todo,

solo frente a aquellas enfermedades con consecuencias graves.

Y cuando una vacuna llega al mercado,

ha pasado ensayos y controles previos.

Su eficacia y seguridad están aseguradas.

Se administran, a veces, por vía oral y, a veces, inyectadas.

Y pueden tener efectos secundarios, sí,

pero en la mayor parte de los casos, son muy leves.

Corren mitos sobre las vacunas.

Los grupos antivacunas están creciendo

y las personas engañadas y malinformadas

no solo están arriesgando la vida de sus hijos,

sino todas las personas del entorno,

porque al vacunar a muchos niños

se consigue la llamada "inmunidad del grupo" de la sociedad.

Así que dejadme que os devuelva la pregunta:

¿Queréis arriesgar la vida de vuestros hijos?

Porque si no existieran vacunas,

entre 2 y 3 millones de niños menores de cinco años

estarían muriendo cada año.

Son, sin duda,

el mayor logro sanitario del siglo XX.

Aún mueren un millón y medio de niños al año

por enfermedades prevenibles por vacunas

por falta de dinero en algunos países.

Por tanto, ¿seguís preguntándoos

por qué es necesario vacunar a los niños?

Nos vamos hasta la semana próxima. Pasen un buen fin de semana

y vuelvan con nosotros el lunes que viene.

Recuerden: sean buenos,

y si no pueden, por lo menos, sean cuidadosos.

Hasta el lunes.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 20/09/18

La aventura del saber - 20/09/18

20 sep 2018

Emitiremos los reportajes "Antonio Martín. Fotos de gente feliz", "Boek visual: Juan Zamora" y "Barrios". Además, entrevistaremos a Jenaro Talens, poeta, ensayista y traductor, y a Pilar Carrera, Vicerrectora UC3M y escritora.

ver más sobre "La aventura del saber - 20/09/18" ver menos sobre "La aventura del saber - 20/09/18"
Programas completos (1568)
Clips

Los últimos 5.013 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios