www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3987184
Para todos los públicos La aventura del saber - 20/04/17 - ver ahora
Transcripción completa

Buenos días a todos.

Hoy jueves en "La aventura del saber"

hablaremos de la Revolución Rusa, de la que se cumplen 100 años.

Con Juan Eslava Galán, que acaba de publicar

un libro sobre ella.

En la segunda parte del programa estarán con nosotros

Luis Alberto de Cuenca y Rafael Escuredo

para contarnos detalles sobre el proyecto Biblioteca BLU,

una iniciativa editorial diferente, muy interesante,

como comprobaremos dentro de un rato.

Otros contenidos del programa de hoy serán los siguientes.

Para hacer fotos no hace falta

comprar la última cámara salida al mercado,

ni pagar un precio muy alto.

Una lata puede convertirse en una cámara fotográfica.

Las fotos que estamos viendo están hechas así.

Lola Barcia y Marinela Forcadell llevan años

recorriendo el mundo, cargadas con latas y fotografiándolo.

El "Boek Visual" nos muestra la obra de Philip Mackay,

nacido en Liverpool, y uno de los exponentes

del llamado surrealismo digital.

Al combinar su metodología con una singular estética del ensueño,

desafía y amplia el concepto de fotografía

como medio artístico.

En medio de ambos contenidos, recuperamos el reportaje Scarpia,

una iniciativa que persigue analizar y poner en práctica

enseñanzas y experiencias relacionadas con el arte público,

participativo y social.

(Música)

Es siempre para nosotros un placer invitar al programa

al escritor Juan Eslava Galán por todo,

principalmente, por los libros que escribe,

que nos dejan pegados a la historia que cuentan hasta que terminamos

y comprobamos una vez más con asombro

que no nos defraudan, y los recordamos luego.

Así ocurrió con el anterior a este,

una novela sobre el nazismo honrado hasta el final y fascinante.

Así está ocurriendo con esta nueva entrega

de sus historias para escépticos.

"La Revolución Rusa contada para escépticos".

Bueno, absténganse doctrinarios de toda laya.

Bueno, también invito a los doctrinarios a que lo lean.

A lo mejor dejan de ser un poco doctrinarios,

sería lo perfecto.

Entonces, cumplirías, te sentirías justificado.

Oye, vamos a ver, los dibujos, no, perdón,

las postales que aparecen aquí son de esas que tú coleccionas.

Muchas son de mi colección y hay también fotografías.

A mí me gusta ir a los lugares donde ocurren mis libros.

Entonces, hay fotografías que las he tomado yo personalmente.

Y también hay reproducciones de cuadros.

Sí, de cuadros históricos, la Escuela Historicista Rusa

pervive con mucha fuerza, incluso ahora.

Está resurgiendo. Hay cuadros fantásticos.

Bueno, vamos a ver, el libro comienza con dos citas.

Una, de la abuela de Villalonga,

y otra, de un poeta que yo no conocía,

Enrique Gracia Trinidad. Efectivamente.

Explícanos el sentido que tienen al principio.

La primera cita es de un cinismo espantoso,

pero a una abuelita se le permite todo.

Dice: "No me explico cómo habiendo tantos pobres en el mundo

y los ricos, que son tan muy pocos, cómo nos aguantan".

Ella es una aristócrata.

Ella era una aristócrata montada en el dólar

y no se explica cómo los tontos estos

no se sublevan y nos aguantan a nosotros

que vivamos tan bien y ellos tan mal.

La otra cita es de un señor que hace un poema enternecedor para mi gusto,

que dice que no hay nada que valga una vida humana.

"Ninguna bandera justifica una muerte".

Una ideología, digamos.

Y estas dos citas las has colocado al principio del libro.

De algún modo, se contraponen.

De algún modo, una es la injusticia pura

y lo otro es, sí, la bondad también pura,

que no sabemos hasta qué punto es admisible.

Para abrir boca del libro, digamos.

La historia empieza con una visita tuya a la National Library,

y allí hay un sitio que siempre hay gente que se sienta.

Yo años estaba trabajando en la National Library,

y yo iba temprano porque, en fin, tenía que aprovechar el tiempo,

pero siempre había gente delante de mí.

Cuando abrían, quitaban un cordón en la puerta,

abrían y estas, las que estaban delante de mí,

se precipitaban todas a sentarse.

Entonces, allí había, ya ha cambiado la National Library,

y estamos hablando de la biblioteca del museo británico inglesa,

para que nos entendamos.

Ya ha cambiado de lugar, pero entonces,

era debajo de una rotonda inmensa que había 200 y pico asientos.

¿Cómo se pelean por uno?

Se lo pregunté a uno de los bibliotecarios

y me dijo que allí es donde Marx es donde se sentaba

para escribir "El capital".

Eso me llevó a indagar un poco sobre Marx.

¿Cómo era Marx?

Era un tipo, era un intelectual, evidentemente.

Se ha manipulado mucho como era, pero en cualquier caso,

era un intelectual que el hombre se debía a sus ideas,

escribió una serie de libros.

El comunismo que él fundó, de alguna manera, es una religión.

Realmente, es la religión del siglo XX.

Como toda religión, necesita un profeta

que, en este caso sería Marx y su amigo Engels,

y después tiene que haber un hombre de acción

que sea el que ponga aquello en funcionamiento.

Lenin.

En el caso de Jesucristo, fue San Pablo,

y en el caso de Marx-Engels, fue Lenin, evidentemente.

¿Qué decía Engels de Carlos Marx? ¿Qué sabemos de él como persona?

Era un hombre que estaba fascinado.

Carlos Marx era un hombre muy autoritario,

al que había que obedecer y, como le llevaras la contraria,

tenía, digamos, muy mal asiento.

Entonces, Engels no le llevaba la contraria,

estaba completamente obnubilado por él

e incluso hay un detalle biográfico, típico, por cierto, de los señoritos.

El señorito que se apuesta con la criada y le hace un hijo.

Eso que parece que es una situación de señoritil,

Marx se acuesta con la criada y le hace un hijo.

El hijo, para no tener problemas con la parienta,

el hijo se lo endosa a Engels.

Ahí ves un poco cómo podía ser la relación.

Para contar la historia de la Revolución Rusa,

que empezar contando un poco contra qué se revelan en la revolución,

cómo eran la aristocracia rusa del momento, cómo era la vida.

La situación era absolutamente espantosa,

no nos lo podemos imaginar.

Sabemos, por ejemplo, que en Europa en la Edad Media hubo siervos,

hombres que se vendían o se compraban con el terreno.

Si tú eras un potentado, tenías una aldea y te pertenecían.

Esta situación pervive en Rusia hasta bien entrado el siglo XIX.

Entonces, nos parece un poco espantoso.

Consecuentemente, hay una tremenda pobreza y una tremenda miseria

en esta gente, y eso contrasta con la aristocracia.

La aristocracia no tienen nada que ver

con la aristocracia del resto de Europa.

Rusia está a caballo entre Europa y Asia.

No hay que perder de vista eso.

Incluso actualmente no hay que perderlo de vista.

Hay muchos detalles que son meramente asiáticos.

Entonces, esta aristocracia, por ejemplo,

había nobles que tenían, no sabían los vasallos que tenían

ni las propiedades que tenían.

Había nobles que tenían su propio orquesta de cámara,

para cuando daban una cena o tal, su orquesta, pagaban los músicos.

Tenían una orquestra propia suya.

Los mejores caldos que hacían en Francia

iban a parar a San Petersburgo, donde todos los nobles rusos,

que era donde estaba la corte, allí había un montón de palacios,

que todavía los hay. Uno ve calles y calles de palacios.

Vivían en un lujo

absolutamente asiático.

Un lujo asiático.

Entonces, eso es difícil de entender desde la perspectiva europea.

¿Lenin se parecía a Carlos Marx o no se parecía?

Lenin es un hombre de acción, es un hombre de acción.

Por supuesto, escribe mucho Lenin, sus obras completas son varios tomos,

pero fundamentalmente era un hombre de acción.

Aprovechó una ocasión perfecta que tuvo en la Primera Guerra Mundial.

En la Primera Guerra Mundial está enfrentada a Rusia

con los imperios centrales,

y la antesala de la Segunda Guerra Mundial, donde hay dos bloques.

A los alemanes no les interesaba tener dos frentes.

Entonces, piensan: "Si conseguimos que haya en Rusia una revolución..."

Los tendemos entretenidos ahí.

Los tenemos entretenidos,

los revolucionarios pueden pactar con nosotros

y ya nos quedamos solo con un frente, con el de Francia.

Eso fue lo que hicieron.

Entonces, estaba Lenin, estaba en Suiza,

y le pusieron un tren a su disposición,

eso sí, los vagones cerrados

sin que se pudiera bajar del tren en ningún momento.

Cruzó a Alemania, lo dejaron en los países nórdicos,

por los países nórdicos entró en San Petersburgo

y allí hizo la revolución.

Claro, virtualmente era un agente alemán,

digámoslo claramente.

Estaba pagado por Alemania para hacer la revolución.

Hizo la revolución, que después de varios conatos,

finalmente triunfó esa revolución,

y lo primero que hizo fue un tratado con Alemania, un tratado de paz.

En virtud del cual, le cedía a Alemania prácticamente media Rusia,

que fue el Tratado de Brest-Litovsk, algo espantoso.

A cambio del poder, lo daba todo.

Lo que ocurre es que, como al final Alemania perdió la guerra,

Rusia perdió sus territorios.

Luego, curiosamente, con Stalin también hubo un acuerdo

en la Segunda Guerra Mundial, pero no nos vamos a meter en ese tema,

que si no nos desviamos.

Si hemos visto que la nobleza rusa se diferenciaba mucho, por ejemplo,

de la nobleza francesa, siendo Francia entonces

el país cultural de referencia también en Rusia,

los revolucionarios eran, digamos, lectores de la Ilustración francesa.

La Ilustración francesa fue, ahí se hizo una revolución

contra la aristocracia,

la aristocracia que tenía unos derechos no solo económicos,

sino de todo tipo, por encima del pueblo.

Esa revolución la hizo en realidad la burguesía

contra la aristocracia.

Pero después, cuando se supone que en algunos países se ha suprimido

la aristocracia, no en todos obviamente,

pero a lo largo del siglo XIX hay una nueva aristocracia,

que es la aristocracia del dinero.

La revolución industrial, los grandes capitales,

yesos grandes capitales prácticamente esclavizan al obrero.

De ahí surge el anarquismo y surge el comunismo

y surgen todo este tipo de conatos revolucionarios,

que a lo largo del siglo XIX está empedrado de ellos.

Es decir, que hay esa gran diferencia.

También, si queremos, ese gran parecido,

y también que son revoluciones cruentas, obviamente,

porque tienen que desalojar por la fuerza

a los que están mandando.

¿Entonces tú dirías que en Lenin, Bakunin, Trotsky

son personas que leen a los ilustrados franceses?

No exactamente.

No leen el ilustrado francés, pero se leen entre ellos.

Leen a Marx, es otro tipo de lectura.

Obviamente, también hay entre ellos gente culta,

por ejemplo, Trotsky era una persona muy culta,

y obviamente esto tienen conocimiento del "Contrato social"

y han leído a todos los enciclopedistas, pero no todos ellos.

Trotsky estuvo en España,

Trotsky tiene una cierta relación con nosotros.

Murió en México.

Lo largaron, cuando la guerra mundial,

Rusia es aliada de Francia, están a partir un piñón,

y entonces los revolucionarios rusos que están en el exilio

y que están chinchando continuamente al zar

tienen que largarse.

Trotsky se larga a España.

En España, hay varias cosas curiosas.

Él escribe sus memorias de España, de cómo pasó por España.

Por ejemplo, cada vez que se encuentra con un policía,

porque los policías lo interrogan, es sospechoso,

se lo quieren quitar de encima, y al final se lo quitan de encima,

lo primero que le preguntan es si habla francés.

No saben más, pero ya está.

Todo el mundo me dices si hablo francés y luego nadie habla.

Hay cosas curiosos, por ejemplo, cuando está en Madrid

lleva un guía, un guía voluntario se le presenta,

lo lleva a ver La Almudena, entonces no estaba todavía la catedral,

pero si estaba la cripta,

y luego lo lleva a ver el puente este, el viaducto,

y el viaducto ahora ya es de piedra, entonces era de hierro,

y le dice que ese es el mejor sitio para suicidarse la gente.

Un paseo por Madrid... También incluye esto.

No lo lleva a El Prado, sino que lo lleva al viaducto.

Juan, tenemos que terminar,

ya me han dicho que hemos terminado con el tiempo,

pero no me gustaría que te fueras sin que hicieras

una valoración general, es decir,

no va a sustituir evidentemente el libro,

se trata de invitar a leerlo,

¿pero tú que dirías de la Revolución Rusa,

de la revolución soviética?

¿Realmente cambió la vida del pueblo ruso al mejor?

¿Cómo la valoras?

Hay que decir que sustituyó una aristocracia que abusaba

con uno nomenclatura, la aristocracia comunista,

que igualmente abusaba del pueblo.

Es decir, el pueblo mejoró algo, obviamente,

porque salieron de esa situación de semiesclavitud en la que estaba,

pero digamos que el cómputo absoluto

sería negativo, francamente negativo,

porque luego el comunismo ha fracasado.

El comunismo era, como dijo, una religión muy elevada,

pero en la práctica fracasó por completo.

Lo que finalmente lo precipitó por completo,

yo aquí lo indico también en el libro,

fue que después de la guerra mundial tuvieran que enfrentarse

como el vecino que tiene un coche mejor

y tú tienes que dejar de comer para tener un coche como el del vecino,

ese enfrentamiento con los Estados Unidos.

Está la Guerra Fría. Está la Guerra Fría.

Tenían que tener el mismo armamento que los Estados Unidos

y eso llevó al sacrificio económico del pueblo tremendo,

porque no podían compararse económicamente con Estados Unidos.

Eso ya ha precipitado el fin del comunismo

que, en cualquier caso, ha sido pernicioso para Rusia,

como hemos visto, ha sido pernicioso para todos los países.

Quedamos a la espera de una historia para escépticos de la Guerra Fría.

Muchas gracias, Juan. Muchas gracias.

Seguimos, no disparan fotos, las cocinan en lata.

Cualquier lata puede convertirse en una máquina fotográfica.

Lola Barcia y Marinela Forcadell son fotolateras

y llevan años siéndolo.

Hacer fotos en lata es también una forma de mirar más atenta.

(Música)

Esto es Shibuya, en Tokio, hace un mes.

Este que es tan famoso,

el paso de cebra más transitado del mundo terrestre.

-Del mundo conocido. -Del mundo conocido.

-De los otros siete planetas no sabemos.

-No sabemos, pero no se ve a nadie.

Esto es Shibuya.

Vais a ver ahora un timelapse que hicimos

durante el tiempo que se estaba cocinando la fotolata.

-Mirad lo limpio que está, no hay ningún fantasmita.

(Música)

Durante el tiempo de cocción de nuestra fotolata,

que fueron 30 segundos, pasaron muchísimas personas,

cuando revelamos la fotolata,

solo estaba el paso de cebra y los edificios,

no había nada, nadie, no había nadie, nadie, nadie,

y ni siquiera un mito.

Entonces, claro, te sorprendes,

diciendo: "¿No vamos demasiado rápidos?,

que no somos capaces ni de permanecer en el papel fotosensible,

que ha estado 30 segundos".

¿En toda esa plaza no había ni una persona quieta? Es alucinante.

-Esta foto, mientras la estábamos haciendo,

pasó una lancha y nos mojó con del rastro del agua.

El agua estaba superturbulenta, y mirad cómo ha salido.

-Esta foto está hecha con esta cámara.

-Flipante, es que yo sigo poniéndome nerviosa y emocionada

de decir: "Guau". Ahora estamos obsesionados.

"Mi cámara tiene que ser,

me he comprado un cuerpo de cámara de no sé cuántos miles de euros".

Dices: "Sí, fenomenal, pero con una lata se pueden hacer cosas".

-Sobre todo la emoción del luego, hasta que no lo revelas.

-Lola conoció la técnica por una gente de Francia,

y al contármelo, hicimos la primera fotolata,

y al estar en el laboratorio y ver

que con una lata y con un papel fotosensible

habíamos capturado una imagen,

realmente fue tal pasión lo que sentimos en ese momento,

que yo le dije: "Yo me quiero dedicar a esto el resto de mi vida".

En eso estamos.

-Lo bueno de elegir latas metálicas,

es que hay una gran variedad de formas,

aparte de por la resistencia que se pueden abollar,

como veis que esta está abollada o se pueden mojar,

y luego la gran variedad de formas que nos permiten

que cada una sea un objetivo distinto, una lente.

Esta haría a ojo de pez al ser curvada, esta también,

pondríamos el papel dentro de forma curvada,

con lo cual la imagen quedaría deformada

como un objetivo ojo de pez.

-Este es el único del edificio de la Ciudad de las Artes y las Ciencias

que Calatrava hizo recto, y lo hemos curvado.

-Aquí se ve perfecto el ojo. Es un ojo de pez perfecto.

Este sería un gran angular, esta también se puede tumbar,

con lo cual coge más imagen, y esta nos haría una panorámica,

al poner el papel de forma estirada, todo lo que es la lata.

(Música)

¿Sabes por qué no puedo abrir? Aquí.

-Hay tres posiciones de la cámara, que es esta, con el precinto bajo,

y esto bajo quiere decir que la puedes abrir,

porque estaba vacía.

Cuando la cargas, estaría arriba y con el precinto puesto.

Cuando salgamos a la calle y hagamos la foto, ya está hecha la foto,

coges esto y lo pones bajo.

Sabes que está cargada, pero ya está disparada.

-Ya tienes que ir al laboratorio a revelarla.

-Todas tienen que tener dentro un poquito del blu-tack.

Entonces, lo mejor es que cojáis el blu-tack de la cámara,

se lo peguéis por detrás al papel,

y ya pongáis el papel y apretéis poquito.

-Sin miedo de dejar la huella. -Así sabéis que es vuestra.

(Música)

¿Alguien tiene dudas?

(Música)

Tenemos que estar iluminados, el que vaya a salir en la foto o el objeto.

Entonces, el sol tiene que estar detrás.

(Música)

No tiene visor, tienes que conocer tu lata.

Normalmente, la gente se suele construir una.

Por experiencia, ya sabes la apertura de ángulo que tiene,

y luego mediante un trípode

o cualquier objeto que te sirva de cuña,

tienes que enfocarla de forma que te capte lo que quieres sacar.

-Realmente nunca sabemos que lo que va a salir,

sabemos que va a salir lo que ahí enfrente.

Lola está especializada justamente en el encuadre,

en ponerla por sí es una iglesia, no contar la punta del campanario.

-Es emocionante, sí.

Lo que hacemos es que siempre ponemos el estéreo en medio de la lata

y entonces cuando yo quiero sacar un edificio, una persona

y me quiero asegurar de que sale bien centrada,

hago como una recta desde el estenopo hasta la mitad de la iglesia

o hacia la parte media de la persona y entonces eso me asegura

que va a encajarse.

Tiempos de exposición.

Con el chorrazo que hay y realmente no hay nada muy blanco,

esta la podemos dejar perfectamente 50 segundos.

Estas de aquí, 30 segundos.

La redonda, 30.

-Depende un poco de la luz de cada ciudad donde viajamos.

Hay luces mucho más intensas como puede ser Marrakech

o Tokio, que nos dio una luz muy, muy suave, porque era enero.

Todavía la luz era muy, muy; el sol estaba muy bajito,

pero era mucho más suave.

-Depende también de la hora del día. -De lo que vayamos a fotografiar.

Si es una pared blanca o es un callejón oscuro.

Los tiempos de exposición varían. Eso nos ha dado la experiencia.

(Música)

-Hablamos de cocina porque vemos que la gente entiende mucho más

los conceptos de cocina lenta que supone este tipo de fotografía,

que los términos fotográficos de disparar y de...

de capturar esas imágenes. Nosotras decimos que la lata

sería el horno donde se va a cocinar nuestra fotografía,

que sería la pizza, nuestro trozo de papel sería una pizza,

y para que no quede cruda, y tampoco se queme,

tenemos que calcular el tiempo exacto de temperatura para que se cocine.

-La playa, digamos, el sol, es la temperatura del horno,

es mucho más alta que un día de invierno en Tokio,

hemos puesto el horno a temperatura baja, que necesitaría más cocción,

por eso no hablamos de disparar, hablamos de cocinar.

-Además, no tiene lente, este tipo de cámara, la luz entra

de forma natural, es más parecida a una cocina tradicional,

que a la fotografía.

-Y también tiene un carácter muy didáctico este tipo de fotografía,

es otro de los...

El sentido que le queremos dar a este tipo de capturar imágenes,

porque entendemos que nuestro ojo funciona igual,

que la luz cuando se encuentra con la oscuridad hace un cono de luz,

que en otros dispositivos, no llegas a entenderlo.

-Vuelves a valorar y a enamorarte de la imagen única,

que antiguamente, para tener una imagen,

eran carretes de 12, de 36, elegías muy bien el encuadre,

intentabas elegir bien la luz...

Bueno, era un trabajo conseguir una imagen.

Nosotras, para hacer una fotolata, utilizamos por lo menos 20 minutos

entre que cargamos la cámara, elegimos el encuadre...

Luego, lleva un mimo en el revelado.

-Cuando se cocina, luego te vas al laboratorio, entonces, realmente,

nos ha hecho frenar vitalmente, ir a un ritmo muchísimo más pausado.

En un día, en un viaje fotográfico, como mucho, al día,

podemos hacer 40-45 fotos, cuando hoy en día, con un móvil, haces mil...

Si haces ráfaga, has hecho mil en 0 segundos,

entonces, nos permite viajar a un ritmo lento, pausado,

viendo las ciudades de verdad, viendo el ritmo lento que van las personas,

no como turistas, sino como personas que viven la ciudad.

(Música)

Cocinas el coche parado,

y luego, como arranca lentamente,

¿a que da la sensación de que van a toda pastilla?

Pues están parados. -Es la Quinta Avenida, están parados.

-Al final, conseguimos... -Entonces...

-Movimiento, pero que realmente estaban parados los coches,

aquí, lo mismo. -Aquí, lo mismo.

-También se puede hacer con personas, ¿veis?

Sí, esta soy yo, y de pronto, en los 10 últimos segundos,

di un paso adelante, me dejaron un traje medieval.

-Esta es de Iker Jiménez, ¿eh?

-Esta es que era un día muy soleado en Londres,

por ejemplo, esta chica que está hablando por teléfono sale perfecta,

porque no se movió, y aquí hay gente como que se duplica.

Cuando hacemos una fotografía, la arquitectura permanece,

solo las personas y los objetos que están bastante tiempo permanecen,

pero hay veces que nuestra existencia la vivimos sin darle la importancia

que debíamos dar a nuestras obras, y a nuestra vida.

Cuando hacemos un retrato, la gente que retratamos,

luego se acuerda de por vida, porque no es un instante lo que ha estado,

ha sido también poner de su parte, el esfuerzo de estar bajo el sol.

-Sí, y cuando hemos enlatado ciudades,

de cada foto tenemos el recuerdo, lo que pasó, lo que no pasó,

si sucedió algo, si había muchísima gente en esa plaza en ese momento,

o no había nadie...

-Es vivir la fotografía de una forma más romántica.

(Música)

Es curioso cómo la gente reacciona, según en qué ciudades,

según en qué país, reaccionan de una forma u otra.

Estábamos en Turquía, ya caía el sol, nos quedaba una única lata,

que era de ojo de pez, la última oportunidad

para sacar la Biblioteca de Celso, y cuando colocamos la lata,

no sabemos por qué, una señora la vio,

y no se le ocurre otra cosa que chutarla.

Curiosamente, la señora nos dio el tiempo exacto de...

-Fue mágico, porque salió fenomenal la foto.

-Porque a lo mejor se nos hubiese quemado, o sea que, a lo mejor,

mágicamente salió bien, pero no...

-También, cuando nos hacemos selfis estenopeicos, ponemos un trípode,

la lata enganchada encima del trípode fotográfico,

y no dejamos de ser dos señoras vestidas de negro

mirando durante 60 segundos fijamente a una lata enganchada en un trípode.

Claro, en los lugares más transitados del mundo, las dos mirando fijamente,

ves pasar a la gente, cómo te va mirando,

en la plaza de Tiananmén, de Pekín, pasaban los chinos, alucinados.

-En Tokio, también.

-En todas partes. -Donde vamos.

-El último problemilla que hemos tenido, a la vuelta de Tokio,

justamente, en el aeropuerto Charles de Gaulle, en París,

que nos abrieron una de las maletas de mano

porque se nos había olvidado que llevábamos una botella de agua,

el agua no fue un problema, nos la bebimos, pero al abrir la maleta,

de pronto el policía ve tanta lata, y empieza: "¿Esto qué es?".

-Es que cuando viajamos, llevamos cosas dentro de las latas,

para aprovechar el espacio, empiezan a salir latas de todas partes,

no entienden bien qué hacemos. -Claro, se mosqueó un poco.

Nos hizo un control de drogas, y ya está.

-Y todo ese conocimiento de ya nueve años,

lo hemos reflejado en un libro... -"60 segundos de luz",

y el libro está dividido en varias partes.

Hay una parte que es muy didáctica, está hecha en cómic, por Lola,

y luego hay un apartado que son "Las ciudades enlatadas",

donde vamos poniendo las fotos de las ciudades donde hemos estado,

y un poco la anécdota, las luces que nos hemos encontrado...

-Las dificultades técnicas, porque queríamos que este libro

no solo fuese un libro sobre nosotras y nuestro viajar por el mundo,

sino que fuese un manual para quien quiera conocer esta técnica,

a través de nuestra experiencia, vea en qué hemos fallado.

Al final tenemos "Fotolateras por dentro", donde enseñamos

los laboratorios que montamos en los cuartos de baño cuando viajamos.

-Y el de "Yo de mayor quiero ser fotolatera",

porque eso es una frase que nos dijo un chaval en un cole,

fuimos a darles un taller allí, y se quedaron extasiados.

-Me encanta. ¿No os pasaríais la vida aquí dentro?

(RÍEN)

-Ahora mismo, funciona.

(Música)

(Música)

Lleva 20 años, se creó tras un acuerdo en 1997

firmado por Luis Alberto de Cuenca,

director entonces de la Biblioteca Nacional,

y el entonces director del Instituto Cervantes, Santiago de Mora,

es la famosa Biblioteca de Literatura Universal,

que publica la fundación creada a tal fin, la Fundación BLU,

presidida en la actualidad por el abogado y escritor Rafael Escuredo,

a quien hemos invitado, junto a Luis Alberto de Cuenca,

actual director literario de la colección, para hablar

de las actividades de una fundación que cumple dos décadas.

Bienvenidos, muchas gracias por aceptar nuestra invitación.

Muchas gracias. -Gracias a ti.

Y gracias por la Biblioteca BLU, por la Fundación BLU,

por toda la labor que llevan haciendo ya dos décadas.

¿Cómo nació, Luis Alberto?

Nació en la Biblioteca Nacional,

en el despacho de su entonces director, que era yo,

y nació por una especie de obsesión personal,

hacer algo parecido a lo que se hizo en los años 20, 30 y 40,

que empezó a finales de los 20, en la editorial Aguilar,

aquella colección "Obras eternas", de obras en papel biblia,

tenían en un volumen todo Cervantes, en un volumen todo Shakespeare,

en cinco volúmenes todo Galdós, que es inmensa la producción de Galdós,

y eso a mí me fascinaba, que pudiera tener, en un libro,

muchísimo material de un determinado autor, y así surgió la BLU.

Y los objetivos, ¿cuáles eran entonces?

Los objetivos eran, evidentemente, difundir la literatura universal,

tenían que ser clásicos de gran arraigo general,

no podían ser libros raros, tenían que ser libros muy importantes,

y de firmas muy señeras.

Y hechos, digamos, especialmente bien, bien editados,

bien presentados, bien traducidos, ¿no?

Efectivamente, con una introducción amplia, con notas,

y sobre todo, vigilando muchísimo la calidad de la edición,

que siempre la hemos tenido, eso lo sabe Rafael, en nuestra mira,

que sea una colección apetecible de tener en las manos.

Además, el diseño corrió a cargo de Gonzalo Armero,

que en paz descanse, el director de la revista "Poesía",

uno de los mejores diseñadores gráficos del país.

Precisamente fue él el que tuvo la idea de BLU,

porque BLU es las iniciales de Biblioteca de Literatura Universal,

y entonces, empleó el color azul para distinguir la serie.

Rafael, ¿cuántos ejemplares hay?

27.

De los cuales... 27...

Bueno, desde Homero hasta Cavafis, que es el último,

hemos pasado prácticamente por los grandes de la literatura universal,

como decía Luis Alberto.

Y luego tenemos una edición minor,

que hemos publicado cuatro pequeños libros

con una edición tipo facsímil, en rústica, que está muy bien.

La verdad es que esta colección es un recorrido, yo creo,

absolutamente necesario para un lector

que quiera tener una mirada de conjunto

sobre lo que es o lo que son los grandes escritores.

Con un elemento añadido que introduce la BLU

y, concretamente, Luis Alberto de Cuenca,

que es nuestro director literario,

que es hacer de las traducciones de estos grandes autores

algo ciertamente de excelencia.

Yo creo que son las mejores traducciones.

Técnicamente, el mejor tratamiento.

Lo que hace que haya estos autores.

Han sido editados por otras editoriales,

pero no acaban de conseguir el nivel de excelencia.

De hecho, "Orlando Furioso", corrígeme si estoy equivocado...

"Orlando furioso" obtuvo el Premio Nacional de Traducción,

que fue una traducción ex profeso.

No siempre tenemos traducciones que se hagan ex profeso para la BLU.

Cogemos siempre las que existan mejores,

o bien las encargamos. Son las dos vías que tenemos.

Por ejemplo, en Homero empleamos la traducción de Emilio Crespo,

que es, para nosotros, de la "Ilíada", la mejor.

Ya no se puede conseguir, ¿verdad? Está agotada.

De los 27, ¿verdad, Rafael?, hay como 16 agotados.

-Vamos a reeditar. Eso iba a decir.

A los patronos no se les puede decir:

"Oye, lo vamos a distribuir muy bien,

va a ir a todas las bibliotecas públicas del país.

A ver si podemos...".

Hay que decir que sin los patronos no hubiéramos podido hacerlo.

La Fundación BBVA, ¿no?

La Fundación BBVA, la Fundación del Banco de Santander

y la Fundación Ramón Areces son el corazón de la BLU.

-Sin ellos, evidentemente, no existiría la BLU.

Hubo otras fundaciones en su momento y otros socios

que fueron, desgraciadamente, por el tema de la crisis económica,

desapareciendo, pero estos tres, Fundación BBVA, Fundación Santander

y Fundación Areces, han permanecido fieles

desde el principio y hasta ahora. -20 años.

De hecho, las editoriales han ido cambiando.

Creo recordar, porque hemos ido presentando

algunos de los libros, al principio estaban en Espasa,

luego pasaron a Almuzara, luego a Edhasa...

Y han vuelto a Almuzara. Han vuelto a Almuzara.

La editorial cordobesa que dirige Manuel Pimentel

y que tiene mucha ilusión también.

Ha sido muy cómplice con nosotros en la gestación de esta serie.

El último libro es este, la "Poesía completa" de Cavafis.

Versión bilingüe, ¿no? Está en griego y en español.

También hay una parte, los poemas ingleses de Cavafis,

que has traducido tú. Lo traduje yo.

Pero todo el mérito es de Pedro Bádenas de la Peña,

que es el máximo "cavafólogo", perdonad el palabro,

que tenemos en España.

Y la verdad es que ha hecho una labor extraordinaria.

Y tiene un volumen de prosa que vamos a sacar el próximo mes de septiembre

en la misma colección, en la que se ofrece la faceta

menos conocida de Cavafis, que es su faceta como prosista,

pero igual de interesante que la faceta poética.

A cargo siempre de Pedro Bádenas de la Peña.

Muy bien. Le invitaremos, a ver si puede venir al programa,

y le hacemos una entrevista cuando se publique.

Sobre todo, Cavafis, ¿no? Por supuesto.

Cuando salga la prosa en septiembre, tenéis una cita con él.

Creo que sería bárbaro que lo trajerais.

Hablamos del Acta Internacional de la Lengua Española.

Bueno, un elemento dentro de la Fundación BLU

fue considerar que la lengua española es un activo,

desde nuestro punto de vista,

creo que hoy está suficientemente acreditado,

es un activo muy importante,

y nosotros queríamos poner de relevancia

el valor económico que tiene la lengua.

Algo que suena como muy prosaico,

pero que viene a poner encima de la mesa

todo lo que supone nuestra literatura, nuestros libros,

lo que eso aporta al PIB incluso, a la economía española.

Hicimos cuatro actas, levantamos cuatro actas,

con unas conclusiones que luego se editaron

y que la primera fue en San Millán de la Cogolla.

Vino el presidente Rodríguez Zapatero a la inauguración.

Luego la segunda la tuvimos en la ciudad de Bogotá, en Colombia,

que reunimos del área iberoamericana a muchos expertos

que nos hablaron sobre la trascendencia

que tenía también para sus países la lengua,

el valor económico de la lengua española.

El tercero lo hicimos en la universidad, en la UNIA,

la Universidad de Huelva,

y la última la celebramos aquí en Madrid, ¿no?

Y todo ese conjunto de conclusiones, yo creo que fue una aportación,

sigue siendo una aportación importante

que luego ha dado pie a otras manifestaciones

en esta misma dirección.

Oye, Luis Alberto, ¿está bien distribuida la Biblioteca Blue?

Bueno, tan bien distribuida está que hay agotados

no sé cuántos volúmenes.

La verdad que ha tenido muy buena acogida.

Más de la mitad, ¿no? Más de la mitad están agotados.

Pero en cualquier caso hay que decir que los libros últimamente

tampoco se encuentran en cualquier parte,

hay que buscarlos, y eso internet siempre es muy buena consejera

para conseguir estos libros.

Yo, a quien se interese por la Blue,

aparte de que está en las mejores librerías de España,

yo le diría que también puede ir por internet a la Almuzara

y allí tiene los libros que quedan de la colección a la venta

y puede conseguirlos.

Son libros que ornan cualquier biblioteca

y que la verdad que quedan bien siempre y no defraudan nunca.

Y luego... A mí me gustaría... Perdón.

No, Rafael.

Que me gustaría poner de manifiesto que los libros,

hasta esta última edición del Cavafis,

eran libros muy caros, ¿verdad?

Valían más de 100 E, ¿no? No, vale 100 uno solo.

-60, 70 E.

Los compraban la universidad americana, hispanistas y tal,

pero ahora con el Cavafis hemos puesto en marcha

yo creo que unas ediciones que están muy bien tratadas

y que colocan estos libros a un precio asequible.

-A un precio asequible. -A cualquier ciudadano.

Alrededor de 30 E. Ah, pues muy bien.

Y luego siempre está la oportunidad

de leerlos en la biblioteca pública, ¿no?

Porque estarán supongo distribuidos...

Por supuesto, en todas las bibliotecas públicas.

Hemos hecho un regalo, porque ha sido un regalo.

-Un importante remanente de lo que teníamos.

-En casi todas las bibliotecas de Madrid, ¿eh?

Las hemos llevado y prácticamente están en casi todas

y en otras ciudades también hemos hecho una aportación.

-Lo importante también que no hemos dicho

es que la biblioteca Blue se propone ofrecer esas obras

de los grandes autores de la literatura universal,

pero cuando se trata de poesía, siempre en ediciones bilingües.

Ah, muy bien.

De tal manera que Homero, por ejemplo,

la única edición bilingüe que existe de la obra completa de Homero

es la de la Blue. -Shakespeare.

-Shakespeare, lo hemos...

Pero todavía no ha salido, pero también va a ser bilingüe.

Todo va a ser bilingüe, siempre que esté en verso.

Ajá.

Por ejemplo, las obras en prosa de Flaubert,

pues eso no está en bilingüe, pero, en cambio,

los poetas provenzales que hubo un volumen

que hizo Martín de Riquer y su hija Isabel están en bilingüe.

Oye, otra cosa, hemos hablado del corto plazo,

el próximo libro será la prosa de Cavafis,

¿y qué otros libros hay esperando ser editados en la Blue?

-Pues el próximo...

-Conan Doyle, va a haber Conan Doyle que va a ser la obra histórica

de Conan Doyle, sobre todo sus dos grandes novelas,

"Sir Nigel" y "La compañía blanca" y los cuentos,

que tiene muchísimos Conan Doyle maravillosos

de carácter histórico.

-Conan Doyle va a ser la bomba, ¿eh? Sinceramente.

Yo creo que es menos...

Está menos asequible en castellano, ¿no?

Claro, porque "Sherlock Holmes" lo ha copado todo...

En Cátedra está todo "Sherlock Holmes",

hay muchas ediciones, pero eso no.

En cambio, yo creo que esa edición va a tener mucho interés

y luego continuaremos con Stevenson, con Kipling,

con Eliot, con Maquiavelo, que va a ser un pelotazo también

porque no está en las librerías en este momento "El príncipe"

y "La historia de Florencia" sobre todo.

En fin, tenemos mucha bibliografía pendiente.

Muy bien, ha sido un verdadero placer

teneros con nosotros estos minutos.

Quedáis invitados permanentemente al programa,

bueno, ya sabemos que estás a punto de publicar un libro

y estarás aquí si quieres venir para hablar de él.

Muchas gracias. Claro que sí.

Y, Luis Alberto, nosotros nos vemos dentro de nada en la...

Nos vemos dentro de nada, pero el libro de Rafael debo decir

que es una novela que va a aparecer muy en breve

que la presentaremos en la próxima Feria del Libro

y que además es una novela negra entretenidísima y divertidísima,

de modo que yo creo que lo van a pasar muy bien los lectores con ella.

Muy bien, muchísimas gracias. Gracias.

Un placer.

Nos desplazamos momentáneamente a la localidad cordobesa del Carpio

donde hicimos un documento sobre Scarpia,

un proyecto artístico con participación

de gente del pueblo y que se celebra anualmente.

Vemos unos minutos y luego pueden...

Perdón, luego pueden acabarlo en la página web del programa.

(Música)

Soy Miguel Ángel Moreno, artista plástico y gestor cultural.

Actualmente pues también soy director de Scarpia,

las jornadas de arte y naturaleza

que se realizan aquí en El Carpio, en Córdoba.

Este año está dedicado a la ironía y el absurdo.

-Senador, senador, senador, senador,

senador, senador, senador

-El absurdo vendría a... se definiría por su condición de paradoja,

es decir, por lo que está al margen de la opinión dominante.

Nosotros lo que estamos intentando establecer

como punto de partida que la norma, que la "doxa",

es efectivamente la paradoja y el absurdo.

(Música tensión)

-Algo que no tenía sentido, algo que lo hacías

y ves que todos se ponían: "¿Eh, qué hace este?

(Piano)

Interviene mucho como interviene la luz del sol,

o sea, no me lo quito de encima, lo tengo ahí,

entonces, yo reacciono contra ello.

Contra la luz del sol puedo reaccionar con una sombrilla

si es que me molesta, y contra el absurdo reacciono

fabricando mis absurdos o mis contraabsurdos.

(Música)

Hoy les recomendamos una lectura de un clásico del pensamiento,

este ensayo del gran John Locke, el autor de la célebre

"Carta sobre la tolerancia", "La razonabilidad del cristianismo".

Acaba de publicarse en la Colección Tercer Milenio

de la editorial Tecnos y se trata de un análisis racional

de las sagradas escrituras desde los hoy día generalmente

bastante admitidos supuestos de la corriente de pensamiento

conocida por los académicos como empirismo.

Quien haya leído "La carta"

o su "Ensayo sobre el entendimiento humano"

encontrará en estas páginas

el mismo interés por la verdad entendida por cada persona,

sin más mediación que el uso de su propia razón

y la confrontación dialogada con la razón de los demás.

El libro es una total novedad en castellano.

Utilizando la manipulación digital, filtros y largas exposiciones,

Philip Mackay crea escenarios atemporales y oníricos.

Grandes espacios que, paradójicamente,

nos invitan a mirar hacia adentro.

"Boek visual".

(Música)

(Música lenta)

Nacido en Liverpool, el interés de Philip Mackay por la fotografía

se remonta a una edad temprana, pero no fue hasta hace unos años

cuando hizo la transición al surrealismo digital.

Al combinar su metodología técnica con una singular estética de ensueño,

desafía y amplía el concepto de fotografía tradicional

como medio artístico.

(Continúa música)

Empleando una variedad de procesos de manipulación digital,

filtros y largas exposiciones, el artista abraza la luz

como si se encontrara en la soledad de su estudio.

Un estudio cuyas paredes son la inmensidad del espacio

y la transitoriedad del tiempo.

Los escenarios que crean las fusiones de temas monocromáticas

con el tratamiento digital,

estimulan a cierta exploración existencial del ser.

Las imágenes resultantes expresan una visión

excepcionalmente atemporal, onírica,

pero sus montajes fotográficos

no solo captan momentos suspendidos en el tiempo.

(Continúa música)

Sino que contienen mensajes, transportan amablemente

hacía una reflexión surrealista del mundo

y de nuestro espacio interior.

(Continúa música)

(Música)

Como cada jueves en "La aventura del saber" acabamos con música.

Hoy hemos invitado a Random Thinking,

dos hermanos unidos también por la música

que hacen folk, blues, smooth jazz,

y este año tienen preparado su segundo trabajo.

Cuando ocurra los volveremos a invitar,

de momento para hacer boca vamos a recordar

el trabajo anterior que es el primero, ¿no?

Bienvenidos, Aurora, Ángel. Muchas gracias. Buenos días.

No, gracias a vosotros, de verdad.

Este es el primer trabajo, ¿no? Sí, este es nuestro disco debut.

Que además lo habéis paseado por muchos sitios,

que os ha dado... muchas satisfacciones.

Sí, estamos muy contentos porque, bueno,

tiene aproximadamente dos años ya y nos ha permitido tocar un poco

por toda España, girar por salas pequeñas,

teatros, festivales.

Y luego también pues bueno, buen apoyo de crítica y público.

Claro, Radio 3 os eligió el mejor disco de 2015, ¿no?

Sí, entre los cinco mejores. Entre los cinco mejores.

Muy bien.

Oye, vamos a ver, Random Thinking, yo que no sé mucho inglés,

bueno, sé un poquito, lo que me sugiere

es pensamiento azaroso, ¿no? (ASIENTE)

¿Qué significa, qué significado tiene para vosotros?

Viene un poco de la idea con la que nos acercamos

a la composición, ¿no?

Que es un poco libertad creativa.

Entonces, bueno, dejar a las composiciones

tener su propia vida en lugar de partir de:

"Vamos a hacer una composición de folk,

o vamos a hacer una composición de tal..."

Preferimos partir de la idea y dejar que aquello acabe

lo que tenga que... -Esa mezcla de estilos.

-Esa mezcla de estilos...

Oye, vamos a ver, tú eres ingeniero industrial,

tú eres química, ¿no?

¿Cómo os encontrasteis con el mundo de la música?

Y además escribís en inglés, ¿no?

Porque hay una canción tuya que está también en inglés,

todas las demás están en inglés. Sí.

Pues, bueno, nosotros desde pequeñitos, ¿no?

Bueno, somos hermanos, como bien has dicho,

y desde pequeños empezamos a estudiar guitarra clásica

y, bueno, técnica vocal también

y siempre nos había gustado mucho la música.

En casa oíamos muchos vinilos, yo que sé, de los Rolling,

de Beatles, de Mick Jagger, etc.

O sea, que no oíais flamenco porque sois de San Fernando...

Oye, pues oíamos, oíamos también, sí, sí.

Somos de San Fernando, Cádiz, y allí, bueno,

cuna del flamenco como ya sabéis, pero...

Pero, bueno, también nos gusta, pero no es, digamos,

lo que nos sale de manera natural, ¿no?

Nos sale más esos estilos de folk...

¿Y el inglés?

Porque para escribir, quiero decir, poemas con una cierta...

En fin, delicadeza, en inglés es muy difícil.

Eso viene un poco por nuestro padre, que viajaba, era marino y tal.

-Dominaba el idioma. -Nos lo enseñaba de pequeños.

-Nos pasó un poco la cosilla por el idioma, por el inglés,

luego también es cierto que son estilos que tradicionalmente,

pues, bueno, están siempre o casi siempre tocados

o cantados en inglés, ¿no?

Entonces, un poco de manera natural pues nos sale así ahora,

quién sabe en un futuro, igual podemos meter algo en español.

Claro.

¿Qué canción vais a interpretar aquí ahora?

Pues vamos a interpretar una canción de nuestro nuevo disco,

lo vamos a interpretar aquí en primicia

y que se titula: "Doing fine", "Haciéndolo bien",

y es una canción homenaje a esas pequeñas cosas de la vida

que al final pues son las que le dan salsa

y sentido a las cosas, ¿no?

Muy bien, ha sido un placer estar aquí con vosotros.

Muchísimas gracias. Igualmente.

Mucha suerte con el nuevo trabajo. Muchas gracias.

Volveréis supongo, espero que volváis,

será para septiembre más o menos, ¿no?

Sí, para otoño.

Nosotros encantadísimos de estar aquí en "La aventura del saber".

Nada, un placer. Pues os esperamos, ¿vale?

Muchas gracias. Gracias.

Ahora si queréis iros preparando y yo ya despido el programa.

Les dejamos con Random Thinking.

Pasen un buen fin de semana y vuelvan el lunes

a las 10:00 de la mañana más o menos en La 2 de RTVE.

Será un placer como siempre compartir

esta "Aventura del saber" con todos.

(Música)

(CANTA EN INGLÉS)

  • La aventura del saber - 20/04/17

La aventura del saber - 20/04/17

20 abr 2017

Emitiremos los reportaje "Fotolateras" y "Boek visual: Philip Mackay". Además, entrevistaremos al escritor Juan Eslava Galán, a Luis Alberto de Cuenca, filólogo y escritor, a Rafael Escuredo, Presidente de la Fundación Biblioteca de Literatura Universal y al grupo de música Random Thinking.

ver más sobre "La aventura del saber - 20/04/17" ver menos sobre "La aventura del saber - 20/04/17"
Programas completos (1429)
Clips

Los últimos 4.289 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios