www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4424292
Para todos los públicos La aventura del saber - 16/01/18 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Hola, muy buenos días.

Este martes en "La aventura del saber" recibimos la visita

de Alfredo García Gárate y Guillermo Blázquez.

Hoy el "Taller de convivencia" es para que ellos contesten

a las consultas que ustedes nos han hecho llegar al programa.

Después el corresponsal de Televisión Española

en Oriente Próximo, Óscar Mijallo, nos presenta su primera novela,

"La niña a las puertas del infierno".

Sumario y empezamos.

Nos hemos acercado a Asturias para entrevistar a José Díaz,

es el protagonista absoluto de la película documental

"100 días de soledad".

Su reto personal ha sido vivir durante 100 días

en su cabaña de la Reserva de la Biosfera de Redes,

siendo autosuficiente y sin depender de la tecnología.

Subtítulos adaptados mediante un sistema de realidad aumentada

o un mecanismo de audiodescripción individualizada.

Son algunas de las ventajas que ofrece una innovadora tecnología

desarrollada por la Universidad Carlos III de Madrid

para que las personas con discapacidad visual o auditiva

puedan disfrutar de espectáculos teatrales.

Es una de las noticias del resumen NCI del día.

Ahora les invitamos a ver un reportaje

sobre una película documental en la que ha participado RTVE.

El naturalista y fotógrafo asturiano José Díaz

ha grabado cientos de horas de paisajes, fauna y flora,

entre el 13 de septiembre y el 21 de diciembre de 2015.

Es una invitación a reflexionar sobre la importancia

de vivir aislado durante un tiempo para recuperar el equilibrio

y el respeto por la naturaleza.

(Música)

Yo soy José Díaz, de aquí, de Oviedo.

Mi vinculación al parque viene de muy pequeño.

Venía con mi padrino a una cabaña que tenía aquí en el parque.

Y, bueno, a partir de ahí empecé a enamorarme de este lugar

y yo creo que desde aquella tierna edad hasta ahora

vengo periódicamente, prácticamente todas las semanas.

(Música)

De alguna forma se me ocurrió el tema de los 100 días,

no solo por demostrar al mundo que se puede vivir 100 días

apartado de la sociedad, sino comentar que se puede ser feliz

sin tener prácticamente nada.

Nadie es imprescindible, que la vida sigue sin estar ahí.

Y, bueno, y tomarme un tiempo para pensar.

La verdad es que yo creo que nadie tiene la suerte y el privilegio

de poder en su vida pararse tanto tiempo a pensar

y a plantearse qué es lo que hace aquí.

Porque de alguna forma quiero demostrar con el documental es eso,

que se puede ser absolutamente feliz sin conexión con nadie,

simplemente con la naturaleza.

(Continúa música)

Yo creo que la compra de la cabaña fue todo a raíz

de seis o siete años que marché a vivir fuera de Asturias.

(Música suave)

Buscar fue complicado porque buscaba una cabaña rodeada de bosque,

cerca de un río, bastante separada de la población,

que no estuviese a más de hora y media de mi casa.

Muchos requisitos... Que quedaría bien orientada...

(Continúa música)

El proyecto de "100 días de soledad" empezó en el 2014,

con una visita de José María Morales, que es el productor,

el dueño de Wanda.

Vino aquí al parque, estaba buscando localizaciones

para un documental que estaba haciendo, "Cantábrico".

Y, bueno, me llamaron a mí para enseñarle.

Cuando alguien quiere conocer algunas zonas un poco especiales

del parque me suelen llamar a mí.

Y por aquel entonces estaba,... estaba leyendo yo, si no me equivoco,

un libro que se titula "La vida simple", de Sylvain Tesson,

y, bueno, uno que tengo en la mesita siempre

que es el de Thoreau, "Walden".

Se me ocurrió emularlos de alguna forma.

Siempre quise pasar temporadas largas aquí en la cabaña.

Entonces, bueno, busqué una cifra que cuadrase bien,

que no fuese extremadamente larga

y se me ocurrió plantearle "100 días en soledad".

A mediados del 2014 o principios del 2015.

Y, bueno, un año más o menos, o siete, ocho meses

de planificar, organizar.

Yo tuve con cierta antelación preparar una huerta,

acopiar leña, preparar un gallinero.

En fin, hablar con los ganaderos y los propietarios de cabañas altas

para que me las pudiesen dejar

y mentalizarme, que casi fue lo más complicado.

Vine con mi familia, nos despedimos,

hicimos una pequeña rueda de prensa en el pueblo.

Me acompañaron hasta aquí, me despedí

y, bueno, ahí empezó todo.

Ahí fui ya consciente de la aventura en la que me metía.

(Música)

Muchos aparatos que ni controlaba o no sabía ni cómo se utilizaban

y, bueno, ahí empezó la aventura,

filmar todo lo que pasase en esos 100 días.

Y nada.

Tengo afición a la fotografía de hace años

y el equipo fotográfico es bastante más ligero.

Llegamos a la conclusión de que tenía que filmarlo yo todo

para que fuese singular el documental y por evitar tener gente conmigo.

Creo que subí seis cámaras, una cámara de cine,

tres cámaras de fotografía que graban también

y dos GoPro, una de ellas montada en un dron.

Baterías, que eran muchas, micrófonos, aparatos de sonido,

muchos desconocidos para mí, ¿no?

Tengo ese recuerdo de montar la cámara,

no la había montado, montar la cámara,

traje algunos teleobjetivos que aproveché,

un 500, si no me equivoco, fue el primero que monté

con la cámara, trípode... Cuatro o cinco baterías grandes.

Cargué la mochila y creo que di dos pasos,

posé el trípode y, vamos, lo vi imposible.

Di cuatro pasos ese día, al día siguiente di 10 más

y, bueno, acabé desplazándome donde quería.

El dron era, quizá, el utensilio más complicado para mí,

pero el que da una perspectiva un poco diferente.

Solía hacer planos generales de paisaje

y algo de seguimiento de fauna.

Siempre con el máximo respeto, intentando no presionarles,

pero, bueno, siempre manteniendo las distancias.

Muchas de las tomas que hice en condiciones normales

no las podría hacer si no llega a ser por el dron.

Pero, curiosamente, los animales que más control tenía sobre ellos,

el corzo, por ejemplo, se me atascó, no fui capaz.

Yo creo que hasta el día 60 no tuve el primer encuentro

con un corzo... importante, vamos, y cercano.

(Música)

De venado muchas porque coincidió la época de berrea.

El rebeco se me dio bastante bien porque también accedía

a zonas así muy habituales de ellos.

Tuve un encuentro en el día,

no me acuerdo si en el 20 y pico, 30, con una marta.

Por la mañana soltaba a las gallinas,

las gallinas estaban aquí alrededor de la cabaña

y luego las metía por la noche y ese día noté un pequeño revuelo,

ya estaban sueltas.

Y, bueno, se me ocurrió ir al gallinero

y estaba en el gallinero, dentro del gallinero, una marta.

Quedarme sin las gallinas, que hubiese sido un desastre,

seis gallinas se las ventila una marta en minuto y medio,

me hubiese privado de la fuente principal de proteína,

que eran los huevos.

Me levantaba una hora antes de amanecer,

hora y media antes de amanecer, preparaba la mochila

y me marchaba pues, bueno, a dos, tres horas máximo de la cabaña,

cuatro horas como mucho.

(Música)

Este es uno de los sitios más guapos y con mejores vistas

cercanos a la cabaña. Se llama la Cerveriza.

Aquí a mi espalda está la cabaña, en el valle se ve al fondo,

a la derecha ahí está Caleao,

que es el pueblo donde nace la pista que llega a la cabaña.

Entonces, más o menos son los dominios de la cabaña.

Un radio de 10, 7, 10 kilómetros,

pero, bueno, un terreno muy abrupto con valles muy profundos,

que, vamos, que cuesta mucho caminar.

Hacía alguna espera, siempre intentaba grabar a un animal,

muy pocas veces salí solo en busca de paisajes.

Y, bueno, lo que me pasaba siempre es que me oscurecía.

(Música)

Últimos pasos.

(RESPIRA AGITADAMENTE)

Se planteó el problema de cómo almacenar

todo el material de 100 días.

Establecimos los domingos como la fecha en la que yo dejaba

en una cabaña el material grabado en un disco duro

y el lunes por la mañana ellos venían a la cabaña a buscarlo

y aprovechaban ellos a dejarme otro disco duro

para grabar lo de la semana siguiente.

Una promesa que tuve que hacer en casa

cuando dije que me marchaba 100 días era poder cambiarnos,

poder intercambiarnos correo.

No me contaban nada, absolutamente nada del exterior,

y, bueno, yo los mantenía un poquitín al corriente

de que me encontraba más o menos bien.

En una de las entregas, pensando también en documentarlo

y poder utilizar las imágenes en el documental,

ya por carta le expliqué a mi hijo que lo iba a grabar con el dron.

Bueno, eso fue muy emocionante.

(Música)

Me endulzó un poquitín la tristeza, que hoy es lunes

y recogí el disco duro que me dejaron,

y me manda mi hijo Pablo la tercera canción del documental.

Tiene ya muchas, pero la tercera más o menos ya acabada.

(Continúa música)

Gerardo Olivares me dio unas pautas que me sirvieron mucho

y, bueno, me tranquilizó cuando empezó el proyecto.

Luego ya en la posproducción, bueno,

la inestimable ayuda de Carlos, que le dio también

mucho empaque al documental porque, bueno,

el sonido que yo había grabado era bastante malo.

Juan Barrero yo creo que fue el que le dio el alma al proyecto.

Las mismas imágenes contadas de otra forma.

Yo creo que no hubiesen quedado tan bien como quedaron

con Juan Barrero.

(Música)

Yo semanalmente paso del contraste de la ciudad,

del nerviosismo, de la tensión, a llegar al pueblo,

a sentarme en casa de Pepín y Enedina,

de dos amigos del pueblo. Lo poco que tienen te lo ofrecen.

Mientras que en la ciudad estás rodeado de gente

que tiene absolutamente de todo y no te ofrecen nada.

Una vez acabado el documental, ahora ya tengo que volver otra vez,

quiero empezar otro libro. -No sé si volverás ya.

-Sí, sí, te lo juro por mi madre que vuelvo.

Estuve sin veros los 100 días.

Pepín me escribió una carta muy guapa.

-Te escribimos todas las semanas, o casi.

-Yo solo escribía...

-"Téngoles" en reserva.

-Sí, yo las vuestras también.

Yo solo escribía a Mari José, a Josín, a Pedro, a Pablo

y a Pepín y Enedina. -Ay...

La que lo pasó muy mal fue María José.

-Hombre, era porque estabas solo.

-Nada, nada, yo lo pasé muy bien. Yo lo pasé muy bien.

-Pero la "muyer" aquí con tres "fíos" mozos,

estando el mundo como está...

Y eso que yo no viví en Madrid. (RÍE)

-Pero, curiosamente, Enedina, la gente que piensa que lo pasé peor,

es la gente que conoce el monte.

Toda la gente de ciudad,

todos los amigos míos que tengo yo por Oviedo,

todos me dicen lo mismo: "Jo, 100 días allí leyendo,

sentado delante de la chimenea, vaya chollo".

Sí, sí. Lo que me senté yo.

Claro, si tienes animales, yo no tenía nada,

tenía seis gallinas y un caballo y una huertina

y echaba todos los días hora y media o dos solo haciendo eso.

(RÍE) -Y las ovejas no duran en un día ya.

(RÍE) -Mira cómo se ríe.

(Canción en inglés)

Desde que conocí Redes y, particularmente,

desde que conocí esta parte del parque,

empecé a valorar algo que no había valorado hasta ese momento.

Siempre me llamó mucho la atención la fauna del parque, el paisaje,

pero el paisanaje, bueno, pasó desapercibido.

No había conocido ningún pueblo en concreto

de la forma que conozco ahora Caleao

y yo creo que fue el gran descubrimiento.

Están muy contentos con que se difunda de alguna forma

un poquitín la riqueza de este territorio.

Y, bueno, alguna actuación de las que se me ocurrieron hacer

para promocionar el parque,

pues fue la celebración de unos conciertos de música clásica.

Siempre pensamos en mezclar la naturaleza y la música.

Lo hicimos cuadrar, más bien hicimos cuadrar los 100 días

con... que el final coincidiese con el concierto

y sabíamos que era el día más cercano al solsticio de invierno del 2015.

En ese caso caía en 19 de diciembre.

Empecé a contar para atrás y fue donde me salió

el comienzo del documental, el día 12 de septiembre.

Y eso fue un contraste muy importante

porque pasé de estar 100 días absolutamente solo

a encontrarme el día 19 de diciembre con creo que fueron 350 personas,

de las cuales había a lo mejor 100 familiares directos

y 100 de mis mejores amigos.

Entonces, fue... muy emotivo, muy emotivo.

(Música clásica)

Cuando me pregunta la gente, además el título lo dice,

que qué sentí tantos días solo

y, bueno, todo menos soledad.

Aquí realmente rodeado de animales, de árboles,

te sientes mucho, pero muchísimo más acompañado.

(Música)

Se es mucho más feliz cuanto menos se tiene,

que no se puede vivir a este ritmo

y que, bueno, todo lo que tiene que ver con modernidad, consumo,

bueno, no ayuda mucho a vivir feliz.

(Continúa música)

"La naturaleza se apodera de la cámara

del mismo modo que la maleza se apropia de los senderos

que ya no se usan.

O de las cabañas tristemente abandonadas.

Me gustaría entregar la cámara a las montañas y al cielo

y que hablara a su antojo y recuperarla más tarde

y encontrarme a quienes se han ido,

mirándome en las imágenes que yo no he tomado".

Pepín iba a ver "les vaques", las tenía por allí,

iba y volvía en el día caminando. -Hombre, en un ratito.

-En un ratín. Vamos, y eso lo hacía varias veces por semana.

¿Qué subías, por lo menos una vez a la semana mínimo?

-Sí, sí, "todes les semanes".

-Sí, todas las semanas subía por lo menos, sí.

-Fíjate, te estoy hablando que yo lo conocí yendo allí, ¿eh?

O sea, que con 80 años subía y bajaba...

(Música)

"Taller de convivencia" con Alfredo García Gárate

y Guillermo Blázquez, psicólogos clínicos.

Hoy volvemos a contestar sus preguntas a través del teléfono,

el WhatsApp o los mensajes de texto y audio.

Hace un par de semanas dejábamos pendiente un vídeo

y hoy, si os parece bien, podríamos comenzar por él, ¿no?

Por supuesto. -Genial.

Pues vamos a verlo y lo comentamos. Venga.

Hola, soy Fernando, ingeniero agrónomo.

Primero de todo, felicidades por el programa

y abordar temas tan interesantes.

Me gustaría que en algún programa nos contarais

sobre la influencia del medio ambiente en las ciudades

y cómo nos afecta en nuestra forma de ser,

nuestro estado de ánimo, los cambios de estaciones.

En general, el medio ambiente y los árboles cómo nos influyen.

Muchas gracias y seguid así.

Muy bien por Fernando, ¿no? O sea, una pregunta curiosa.

A mí me parece interesante. Sí, lo es.

¿Yo o tú, quién empieza? ¿Quién empieza el año?

-Venga, empieza tú. -¿Yo?

Vamos a ver, a mí la verdad que hasta me sensibiliza la pregunta

porque el ser humano muchas veces hablamos de él

como extrayéndolo, sacándolo de un contexto,

como si estuviera en la nada, ¿no?,

Es un ser social, pero no solo un ser social,

o sea, es un ser también que está fuertemente,

es casi, yo diría hasta simbiótico, o simbiótica, la relación que tenemos

con el medio ambiente en general. O sea, a todos los niveles.

Incluso, esto lo hablaba hace poco con un arquitecto,

me voy a salir un poco, pero para que se vea el ejemplo

de lo importante que es a la hora de diseñar los espacios

porque estás de alguna forma marcando cuál va a ser la dinámica

de la sociedad o la organización que va a vivir dentro de ese espacio.

Entonces, al fin y al cabo, en las ciudades es lo mismo.

Tenemos o diseñamos espacios

que de alguna manera regulamos también cómo va a ser esa dinámica,

en cómo nos vamos a relacionar. La convivencia, ¿no?

Sí, claramente.

Si haces, por ejemplo, casas y casas y casas

y no hay un parque, y no hay una plaza, ¿no?

Es muy complicado... A lo mejor los comercios...

Entiéndeme, toda la organización, los bares, los comercios en general,

el súper, cómo está creado,

va a permitir que haya flujos de corrientes de personas o no,

que estén más cómodas a la hora de estar o no,

entonces, puedan permanecer más o menos.

Y luego, por supuesto,

todo lo que tiene que ver con la contaminación...

y la biodiversidad...

O, bueno, en general, respetar el clima y el medio ambiente

y todo esto es de suma importancia. Claro.

Afecta directamente, claro. El ser humano...

A colación de otros programas hemos visto cómo nuestra vida

está sostenida por cientos de personas todos los días

que no nos damos cuenta, ¿no?

Pues quien nos ha traído hoy a trabajar,

la persona que conduce, quien nos atiende en Urgencias

o lo que sea.

Esto en las ciudades se hace mucho más evidente

la característica que es algo orgánico.

Una ciudad es un ser vivo, ¿no?

Entonces, experimentos y estudios, desde el principio de los tiempos.

Se ha hecho mucho, por ejemplo,

con el hacinamiento.

El hacinamiento, por ejemplo, unos experimentos que hicieron

con estudiantes que vivían hacinados

y si les llegaban las cartas de sus familiares.

Pues en el 40% de los casos no llegaban.

Ahí tenemos cómo el hacinamiento de una manera incluso secundaria,

provoca aislamiento.

Los estudios de Glasgow con las luces azules,

pues las luces azules provocan que haya un descenso del crimen, ¿no?

También tiene que ver con que te recuerda a la Policía.

En las prefecturas de Japón también se han hecho cosas parecidas

con el color azul y con el color verde.

La gente contamina menos, ensucia menos.

Qué curioso. Exacto.

Estudios que ha llevado, por ejemplo, Martínez Gallardo

de lo que llaman el efecto regulador de la conducta normativa

a partir de la autoconsciencia, que es un fenómeno como que es...

No sabes si, por ejemplo, en el metro ponen fotos

de personas mirándote o dibujos de ojos, ¿no?

Pues la gente tiende menos... Tira menos papeles al suelo, ¿no?

Por ejemplo. Bueno, y no solo papeles.

Se tiende menos a la impudicia, lo dejo ahí entre líneas,

se tiende menos al crimen.

Y, por supuesto, pues el "Calor Science"

hace poco hizo un artículo, bueno, hace poco, en 2015.

A partir de los 40° la testosterona empieza a subir,

el cortisol, nos empezamos a poner un poquito de malas, ¿no?

Claro.

Es verdad que afecta, pero así mismo,

es verdad que en períodos estivales somos más generosos

porque se estimula más la corteza insular, las emociones.

Afecta radicalmente la ciudad en la que vives a tu manera de ser.

Hay un estudio, por ejemplo, sobre la ciudad de Nueva York

que se demostraba que cuando estaban pintadas las señales de tráfico,

o recién pintadas, y las calles limpias,

la gente no tiraba nada al suelo. Exacto, sí, es verdad.

Conducían de una manera más educada. Cívica, es verdad.

Y es la parte de las diferencias que hay, por ejemplo,

entre vivir en una ciudad muy grande, muy afinada,

o en un pueblito, o al lado del mar, o en el interior,

o en un sitio donde hace muchísimo frío o mucho calor.

El frío es una historia,

el frío provoca un acercamiento físico

que genera un acercamiento psicológico.

Para los occidentales el frío estimula las conductas románticas.

-Sí, pero también es verdad que te socializas menos.

-También, también es verdad.

-Cuando hace frío, vamos a coger el estereotipo de Suecia

y el sur de España. Claro, no sales a tomarte una copa.

El tipo de vida es completamente diferente.

Bueno, de hecho, ya en el norte de España y en el sur de España

hay muchas formas de relacionarse que tienen que ver precisamente

por la temperatura.

Dónde quedan, dónde se reúnen y el tipo de intimidad

que crean entre ellos, un vasco y un andaluz te lo va a decir,

no tiene nada que ver. -Es verdad.

Bueno, enséñame el texto para que no nos pase como la última vez,

que nos quedamos sin...

A ver, es un texto que viene desde México y dice:

"Un saludo. Les agradecería si pudieran hablar

de los niños de la llave". Desde México.

Estos son los niños que están solos en casa,

como Macaulay Culkin, pero ya más mayores.

Diferente, a Macaulay se lo olvidan. (RÍEN)

(RÍE) Es todavía peor, ¿no? Claro, claro.

Niños entre, normalmente porcentaje de edad,

entre los 6 y los 14 años, que sus padres y madres,

debido a las condiciones laborales y económicas de la actual Tierra,

están trabajando todo el día y pasan muchísimas horas solos.

A grandes rasgos esto es lo que es, ¿no?

Recomendamos desde aquí, salido del año pasado,

es decir, allá por junio, un informe...

Hace seis meses. Exacto.

Un informe brillante y espeluznante desde la Fundación Educo

acerca de estos niños de la llave.

En 2009 teníamos aproximadamente más de 350 000 niños

en situación de desamparo.

Al fin y al cabo es eso, niños que están completamente solos.

Lo que dice este informe,

y eso no es solo la situación en la que se encuentran,

es la tan cacareada solución y gestión de la crisis que han hecho.

A día de hoy hay más niños con este problema.

¿Cuántos, Alfredo, aproximadamente?

-Pues medio millón aproximadamente ahora en España.

Muchísimo, ¿no?

Oye, ¿y qué es lo que ocasiona este tipo de,...

quiero decir, de obligación?

Sí, realmente es una obligación,

no es porque los padres quieran, claro.

Pues, bueno, lo que se suele llamar la conciliación familiar,

que en este caso es imposible, por decirlo así. ¿Por qué?

Trabajan los dos padres,

pero a lo mejor no llegan a tener el dinero suficiente

para poder encontrar recursos, como por ejemplo...

Sobre todo, cuando más duro es esto es en verano, en el periodo estival,

cuando no hay colegios, no hay comedores sociales

o lo que sea y, entonces, claro, qué remedio. ¿Qué haces?

No les puedes llevar si no tienes dinero a un campamento...

¿Y qué es lo que les pasa a estos niños normalmente?

¿Cuáles son los problemas más frecuentes

que ocasiona este tipo de situaciones?

Yo diría que... Que no se relacionan con sus iguales,

esto es superimportante, y luego que no hay barreras ni límites.

En principio están muy expuestos a lo que es internet,

los videojuegos, la propia televisión.

Porque se pasan tantas horas solos

que los padres tampoco le van a decir:

"No hagas esto, no hagas tal". Qué pueden hacer los pobres, ¿no?

Claro.

-La frase que suele encontrarse, que se repite en muchos informes, es:

"Sí, me vas a decir tú no,

que no me lo dice ni mi madre o mi padre".

Te encuentras niños con un problema de irritabilidad,

trastorno de los límites, aceptar el no,

problemas también de depresión.

Estos menores, que se cuentan por miles,

primero, te encuentras con que... ¿Cómo decir?

El problema es muy serio porque, insisto,

no es que sean malos padres ni malas madres.

Se ha demostrado que el bienestar,

el tiempo de calidad con tu madre y tu padre genera

un bienestar afectivo y mental, pero lo hemos montado de tal manera

que no genera un bienestar económico, ese es el problemón,

y a colación de otros programas,

lo que se está priorizando como siempre es la economía

en detrimento de esto y de esto, y, por tanto, te encuentras niños

que están creciendo, como decíamos, sin esos límites.

Niños a los cuales se les exige que gestionen sus emociones,

que saquen sus notas, que sean buenos chicos y chicas

y que no se metan en cosas de droga, por ejemplo, ¿no?

¿Cómo puedes exigir todo eso si sencillamente...?

Cuando tú no... estás con ellos. Exacto, no estás.

-Pero... Parece que, ya sé que tú has dicho que no,

pero no estamos culpabilizando al padre.

No, no. No, para nada.

No queda más remedio.

En cierto modo, es una falta común de todos,

de la sociedad en la que vivimos. Claro, claro.

No se ha planteado eso.

Para nada, demonizar nunca a los padres.

-Hay una pobreza, digamos, en cuanto a este sentido

que tiene efectos colaterales que hay que tener en cuenta

porque aunque en principio tú llegues a casa

y esté tu hijo ahí, bien, sano y salvo,

y cada día hagas eso y no pasa nada,

realmente tiene un efecto muy gordo sobre la sociedad,

no sobre tu hijo en general, sino sobre la sociedad.

Claro.

Bueno, me dicen que nos queda un minuto.

¿Queréis que hablemos del último texto que teníamos previsto o no?

Hombre, yo la verdad, en un minuto... Bueno, venga, minuto y medio.

Os lo leo, que lo tengo aquí. Te regateamos tiempo.

Danos un par de minutos.

(LEE) "En todo ser humano hay deseos que no quiere confesar a nadie

y deseos que no quiere confesarse a sí mismo".

Es un texto que nos envía una persona

y que quiere que comentemos. Muy bien.

Es de Freud, una frase de Freud, si no me equivoco, ¿verdad?

-Sí.

-Es la idea esa de dentro de nosotros pues existen demonios, vale,

esto ya lo sabíamos.

Freud tenía otra al respecto.

"Cualquier ser humano que quiera guardar un secreto

se dará cuenta que es imposible y, aunque se calle,

le traicionará cada una de la punta de sus dedos y de sus poros".

¿De qué está hablando Freud?

Freud está hablando de miedo en la cultura.

Hemos creado un mundo en el que para ser civilizados,

cuando sufrimos, es una cosa que nos encanta,

cuando uno sufre y se siente un bicho raro en esta cultura,

lo que hace es en vez de pedir ayuda es sentirse aislado,

y de estos polvos, estos lodos, como suelo decir.

Porque en esta sociedad cuando uno tiene algo dentro de sí

piensa que es un monstruo.

No, ni mucho menos, yo también soy un monstruo,

y tú, y tú. Claro, todos, ¿no?

¿Y hay diferencia grande entre los secretos

que queremos mantener aislados de los demás,

en secreto propiamente dicho,

y los que no nos podemos contar ni a nosotros mismos?

Por supuesto.

Ten en cuenta que los primeros que has dicho

somos conscientes de ello, pero nos da miedo

lo que puedan pensar los demás,

y en los segundos que has dicho, nos da miedo siquiera poder mirar

porque nos da miedo el reflejo que nos devuelva.

Nos da miedo lo que pensaríamos nosotros

si lo admitimos, ¿no? Es como el cuadro de Dorian Gray,

Dorian Gray nunca quería ver su cuadro porque sabía

que iba a dolerle e iba sufrir mucho al verle,

pero lo que no se da cuenta es que es parte de él.

Quitando la metáfora que acabo de poner,

creo que es una frase que ha cogido siempre mucho mito

y es parte de lo que la gente tiene miedo a conocerse,

este tipo de frases.

A todo el mundo le da miedo descubrir algo,

sobre todo porque siempre tienes miedo de ser peor

de lo que eres, ¿vale? Pero es que la única manera...

De ser peor de lo que creías. Exacto.

Y eso es un golpe para tu autoestima, siempre, ¿no?

Pero es que es la única manera de poder ajustar tu yo real

con tu yo ideal. De mejorar, ¿no?

Claro.

-Claro, es que es una sociedad patologizante en la cual uno...

(RÍE) -Me río porque es que está el regidor ahí...

-Vale, vale... Venga, termina.

El problema es ese que, de verdad, si alguien nos está escuchando

y se siente que es un maldito... Y viéndonos.

Y viéndonos, y piensa que eres un maldito monstruo,

de verdad, no estás solo en esta monstruosidad

y la sociedad indica, te hace ver que te tienes que callar,

qué va, no te calles. Lo mejor es no callarse.

No. Verbalizarlo.

¿Nos quedamos con eso? Claro que sí.

Bueno, nos vemos dentro de dos semanas.

Muchísimas gracias. Ha sido una "rentrée" estupenda.

(RÍEN) Un placer.

Es siempre un placer compartir minutos con vosotros,

de verdad, amigos. Muchas gracias, Salvador.

Seguimos. Tiempo para el Noticiario Cultural Iberoamericano

que hoy, entre otras cosas,

nos invita a visitar la Colección Nacional de Paleontología de México.

(Música)

Hola, ¿qué tal están?

Bienvenidos a NCI Universidad Iberoamericana,

la cita semanal con la ciencia, la tecnología

y la educación de la región.

Estos son los asuntos que abordaremos hoy.

Conocemos la Colección Nacional de Paleontología de México.

Además, un colegio de Madrid convierte los deberes

en un videojuego.

Y también viajamos por Chile, Panamá y Perú

con el resumen de noticias de "Conexión Universidad".

Comenzamos con una tecnología pionera en el mundo

que mediante el uso de la inteligencia artificial

ayuda a las personas con discapacidad visual o auditiva

a disfrutar de los espectáculos teatrales.

Se llama Stage-Sync, sincronización de etapa,

y ha sido desarrollada

por la Universidad Carlos III de Madrid.

(Música)

Lo que hemos hecho ha sido un sistema que permite realizar

la sincronización automática en una obra de teatro

para enviar a las personas con discapacidad sensorial

los elementos de accesibilidad.

Para las personas sordas serían unos subtítulos adaptados,

también se incluye lengua de signos y además la audiodescripción

para personas ciegas.

(Música tensión)

"En el escenario tres halos de luz desde el techo iluminan

a tres personajes vestidos de negro".

-El teatro tiene una complejidad muy grande

porque el que se adelante un actor, o se retrase,

o haga una pausa mayor, o haya unos aplausos intermedios,

significa que se desincroniza.

Hay un servidor que es el que se encarga de saber

en qué momento de la obra, de la representación nos encontramos,

va aprendiendo de lo que ha ido sucediendo

a lo largo del resto de representaciones

y va lanzando estos elementos de accesibilidad.

(Música)

Hasta ahora lo que se solía hacer era que, por ejemplo,

los subtítulos o los sobretítulos estaban en la escenografía.

Ahora ya es de forma individual.

Lo que tiene, y que no hay nada en el mundo,

es que ya no es necesario nadie

para lanzar los elementos de accesibilidad,

que todas las representaciones son accesibles.

(Continúa música)

Lo hemos estrenado en un musical de Broadway,

que es "La familia Addams", que está en el Teatro Calderón.

Incluso ya nos han llamado de Brasil para hacer musicales

y también de Estados Unidos.

Hay dos millones de personas sordas y ciegas en España

que son los potenciales beneficiarios del sistema,

sin tener que ir a determinada representación

que es la que se va a hacer accesible.

(Música)

Y ahora abrimos una ventana al pasado

y nos asomamos a la Colección Nacional de Paleontología de México.

Allí se restauran, protegen y estudian

fósiles de plantas y animales

pertenecientes a diferentes edades geológicas.

(Música)

La Colección Nacional de Paleontología

es la más importante de México.

Es donde está resguardado prácticamente la mayor cantidad

de fósiles de nuestro país.

Tenemos fósiles cámbricos.

Tenemos fósiles muy recientes, prácticamente del día de ayer.

Tenemos fósiles mesozoicos.

Vaya, no nos limitamos en la profundidad del tiempo

que estamos investigando.

(Graznidos)

-Para que un ejemplar llegue a esta colección

se necesita como todo ese trabajo previo, ¿no?

Necesitan ir al campo,

después de que traen su material, aquí lo preparan.

Donde se dedican no solo a limpiarlos,

sino también a restaurarlo y a protegerlo.

Una vez que ya está limpio y restaurado

ya se puede comenzar con la determinación taxonómica,

que es, en el caso en el que se pueda,

ver a qué género y especie corresponden.

(Música)

No en todos los casos se puede llegar a determinarlo a nivel de especie.

Hay algunos casos en los que el fragmento de hueso

o el hueso no es suficiente para dar una determinación

hasta ese nivel.

-La sección más importante de la colección

se llama Colección de Tipos.

Es donde se resguardan los fósiles

que de alguna manera han sido utilizados

para nombrar nuevas especies.

Actualmente tenemos cerca de 10 000 fósiles de este tipo

en nuestra colección,

y también fósiles que de alguna manera han sido utilizados

en investigaciones científicas, que han arrojado algunos resultados

y que se mantienen ahí como evidencia,

como aval de ese conocimiento científico.

-Estos ejemplares que nosotros tenemos aquí,

que se colectaron a finales de 1800, pues siguen en condiciones idóneas,

pero gracias a que se han mantenido las condiciones ambientales

y físicas adecuadas para que se pudieran preservar.

(Continúa música)

(Música)

En el colegio Madrigal de Fuenlabrada, en Madrid,

el profesor Salvador Carrión ha transformado los deberes

en "quereres".

Los alumnos los hacen de forma voluntaria.

¿Cuál es su secreto? Un videojuego.

(Música)

Mi proyecto es la Torre de Salfuman,

que es una gamificación que hemos desarrollado

para 5 de Primaria.

En vez de hacer deberes,

los deberes en mi clase son jugar a este videojuego.

Yo cuando entré en la educación formal,

primero descubrí que tenía un montón de alumnos muy desmotivados

y empecé a incorporar estas técnicas de gamificación.

El siguiente problema era el trabajo en casa.

Cómo conseguir que el hacer los deberes no sea un proceso

de sufrimiento, de agonía.

(Música)

Básicamente, los alumnos de mi clase son pequeños duendecillos

que trabajan para mí, que soy un mago,

que vivo en una torre y van teniendo un montón de distintas aventuras

relacionadas con los contenidos de clase.

Por ejemplo, estábamos trabajando la energía,

energías renovables, no renovables, etc.

Pues el argumento fue que el rey Goblin,

que es un Goblin malvado que vive en las montañas,

tiene el monopolio del carbón y del petróleo,

así que se ha cargado las energías renovables de la ciudad.

(Música)

La misión de estos duendecillos

era ir recorriendo la ciudad del juego

para volver a activar la energía geotérmica

o energía eólica.

(Música)

Lo fundamental es que yo ya no tengo que pedir

que traigan los deberes.

Esta actividad no era obligatoria y la hacía, como te digo,

más del 90% de los alumnos.

Muchos más alumnos que los deberes obligatorios de mis compañeros.

O sea, creo que eso es algo muy revolucionario.

(Música)

Hacer una gamificación básica es un proceso muy sencillo.

Hay un montón de aplicaciones y de herramientas

que te lo facilitan.

Hombre, para hacer todo este proceso del videojuego,

también la narrativa, es un proceso más largo,

pero el inicio la puede hacer cualquier profesor

y se tarda, te lo prometo,

media hora en preparar todo lo necesario

para tener un curso gamificado.

Nunca se acaba.

O sea, yo la Torre de Salfuman la sigo jugando este año en mi curso.

De hecho, en el escenario ideal, tendríamos una plataforma,

una página web, algo similar, en la que pudiésemos,

con la colaboración de más gente,

tener un montón de capítulos del videojuego

para distintas asignaturas y para distintos cursos

en los que los profesores directamente

solo tuviesen que descargarlo.

(Música)

Es el momento de conocer el resumen de noticias

de "Conexión Universidad",

que hoy nos lleva por Panamá, Chile y Perú.

(Música)

El objetivo de este software es ayudar en la reeducación

de lo que son los niños con dislexia,

en lo que es específicamente su tratamiento.

Hay tres niveles y dentro de cada nivel

hay tres actividades que los niños pueden realizar.

Tenemos ya una escuela piloto.

Hemos tenido el impacto en 38 niños,

en los que estamos haciendo el estudio de factibilidad del sistema.

Una invitación a mirar más allá de las bellezas paisajísticas

del borde costero de la región.

-Ha sido una oportunidad excepcional para enseñarle

a geólogos en formación, incluso a académicos

de otros puntos de Chile, digamos, la riqueza geológica

y paleontológica de este sector de la costa de Atacama.

-Aquí los futuros geólogos e investigadores pudieron conocer

cuáles eran las especies que habitaban esta zona

hace millones de años.

-Con la finalidad de premiar el talento y la creatividad

de los estudiantes del programa de doble grado,

se realizó la tercera edición del "Project Fair".

-Nuestro proyecto se llama "Good brains".

Es un proyecto que busca conectar a los alumnos y a los profesores

mediante clases online.

-Esta feria de proyectos busca evaluar el avance académico

de los alumnos y desarrollar sus cualidades competitivas

para enfrentarse a un mundo profesional globalizado.

(Música)

(Música)

Chichén Itzá es uno de los principales sitios arqueológicos

de la península de Yucatán en México.

Allí se encuentra la pirámide el Castillo,

una de las siete maravillas del mundo.

Con este templo maya les dejamos. Hasta pronto.

(Música)

Nuestro siguiente protagonista de la mañana

es corresponsal de Televisión Española en Jerusalén,

pero hoy Óscar Mijallo nos visita en calidad de escritor.

Su primera novela se titula "La niña a las puertas del infierno"

y es una historia de historias enmarcadas en la guerra de Siria.

Hola, Óscar. ¿Qué tal? Hola, ¿qué tal?

Oye, se me hace raro verte aquí y no verte por la tele,

es como una sensación rara para mí, ¿y para ti pisar un plató?

Para mí más. (RÍEN)

Estamos más acostumbrados a los exteriores.

Oye, ¿escribir una novela es algo que tenías pensado

desde hacía tiempo, siempre lo habías tenido ahí,

surgió de repente? Cuéntanos.

Bueno, la verdad es que no, es decir, yo siempre he sido lector,

no escritor.

El problema es que de tantas experiencias

que al final has podido vivir

cuando viajas como corresponsal de Televisión Española,

yo creo que se produce un aumento de la masa crítica

que tienes en el interior, entonces, pues...

La verdad es que después de tres o cuatro viajes a Siria

tenía muchas historias guardadas en el cajón

y tenía una necesidad de contarlas, ¿no?

Algunas de ellas eran unas historias un poco incompletas,

difíciles de contar para los telediarios,

que no caben en el formato de la televisión,

de los telediarios, de programas nuestros,

como "Informe Semanal" o como el 24 Horas,

y sí que cabían en un libro, ¿no?

Y la verdad es que si eres un periodista

y cuentas historias, te da mucha pena olvidarlas

y dejarlas guardadas en un cajón.

Y sobre todo historias que te han marcado de alguna manera,

no hablamos de historias sin más, ¿no?

Claro, es decir, no sé,

dejar en un cajón historias como las de un refugiado

que tiene que dejar su casa para salvar la vida,

para salvar a su hijo, para salvar a su familia;

o las de gente que lo pierde todo en cuestión de segundos,

en un minuto, que su vida cambia de la noche a la mañana.

Es muy difícil guardarlas ahí.

¿Y por qué Siria?

Llevas muchos años trabajando como corresponsal,

has cubierto un montón de eventos, de guerras, de conflictos...

¿Por qué la de Siria te parecía la guerra

que tenía que marcar esta historia de historias?

Bueno, yo creo que en Siria se han roto,

se han pasado todas las líneas rojas que se pueden imaginar.

Tenemos violaciones de los derechos humanos

documentadas por la ONU, por parte de los dos bandos,

tanto por los rebeldes como por el bando gubernamental,

más por el bando gubernamental, lógicamente,

porque además es el que tiene la obligación de proteger

a sus ciudadanos, pero también por los rebeldes.

Tenemos la irrupción como una fuerza sobre el terreno

de un tamaño colosal del Estado Islámico, ¿no?,

del Dáesh,

que luego tiene sus tentáculos también aquí en Europa.

Entonces, yo creo que se produce ahí un punto de inflexión

en el que empiezo a conocer una serie de ideas

y me apetecía mucho contarlas.

Y tú has tenido la oportunidad,

una que no han tenido muchos otros periodistas,

que es la de visitar tanto la parte gubernamental

como la parte insurgente, digamos.

Yo no sé si de algún modo te has podido poner

en la piel de todos, en la de ninguna,

si eso te ha ayudado a tener una perspectiva más amplia

o al final es que uno no entiende nada, ¿no?

Tú siempre dices que la verdad

es como la primera gran víctima de una guerra.

¿Tienes una sensación así, más amplia aún,

cuando has podido ver más? Sí, sí, sin duda.

Es decir, la verdad es, no lo digo yo,

es una frase muy antigua,

que es la primera víctima de la guerra.

Cada cual la hace suya, cada cual trata de manipularla

para justificar sus acciones, ¿no?

Cuando dos partes llevan tanto tiempo en conflicto,

los dos son capaces de invocar razones para seguir matándose.

Eso es una de las cosas que ocurren en Siria.

Yo creo que el haber estado en las dos partes,

por una parte me ha perjudicado,

pero por la otra beneficia mucho la narración porque puedes...

entender cada una de las posturas.

Yo al principio el régimen me daba muchísimos visados para ir a Damasco,

fui a Damasco en varias ocasiones.

Lo que ocurre es que en una ocasión en 2013

se me ofreció la posibilidad de entrar desde Turquía

por la zona rebelde, ¿no?

Claro, yo sabía que ponía en riesgo

la concesión del visado gubernamental,

pero, siendo periodista, cómo... No podías decir que no.

Pero, cómo vas a decir que no, ¿no?

Conocer la otra parte, entrar, y ya conocías una y conocer la otra.

Yo creo que gracias a eso en la novela,

en "La niña a las puertas del infierno",

pues aparecen las dos partes, ¿no?

Es decir, la guerra de Siria es como todas,

como la guerra civil española, como la guerra de Irak...

Es muy difícil encontrar buenos y malos... separados.

Puros, ¿no? Vamos a llamarlos puros.

Es como una especie de todo gris, todo negro, todo blanco,

una mezcla que es muy difícil de entender.

Y aunque esta novela está ambientada en 2013,

lamentablemente, sigue todo absolutamente vigente,

pero ¿ves posibilidades de solución? ¿Hay tiempo?

Bueno, parece que la solución militar no va a tardar en llegar, ¿no?

Es decir, el régimen apoyado por Siria, por Irán, por Hezbollah,

pues está ganando terreno.

Queda prácticamente un bastión en Idlib,

la solución militar de la victoria de Al-Ásad

parece que está muy cercana, ¿no?

En cierto modo, cuando había...

esas ganas de libertad que tenían los rebeldes,

que yo pude comprobar en Turquía, también en el norte de Siria,

pues parecía que quizás Siria iba a ser el lugar

donde iban a triunfar las primaveras árabes,

donde se iba a imponer la democracia, donde iba a caer la dictadura,

y luego no ha sido así.

Pero también puedo decir que, como te he dicho antes,

no es una cosa de blancos y negros, sino de grises.

Es decir, yo en la zona rebelde,

sobre todo donde había presencia de grupos islamistas,

absolutamente todas las mujeres iban tapadas,

aquella libertad que proponía el Ejército Libre sirio

se destruyó totalmente,

sobre todo con la llegada de los islamistas

y con la radicalización del propio Ejército Libre Sirio,

que pasó a ser cada vez más un grupo islamista o islamizado,

y, sin embargo, en la parte de Al-Ásad veías mujeres con...

con el cabello suelto, había sitios en los que se vendía alcohol,

en los que se salía por la noche,

cosa que no se veía en el otro lado, ¿no?

No quiere decir con esto que la parte gubernamental

fuera un reino de libertad, pero, claro,

que no hay blancos y negros.

Estamos hablando de un sitio donde se han bombardeado,

se han usado armas químicas contra la población civil

y se han cometido toda clase

de atrocidades por parte de ambos, ¿no?

¿Y en la novela siempre tuviste claro

que tenía que aparecer un periodista?

Bueno, más de uno, pero en concreto hay uno

que es uno de los protagonistas.

No sé si era importante para ti que no se pareciera mucho a ti.

Bueno, la verdad es que yo creo que se parece en algunas cosas

y en otras no. Como te digo, son personajes construidos...

Pero no, la verdad es que no se parece mucho a mí.

Bueno, hay dos, pero yo creo que ninguno se parece mucho a mí.

Lo que pasa que los utilizo como un vehículo para contar algo más.

Es decir, no quería que los periodistas fueran

los protagonistas, no quería que fuera una novela de periodistas,

pero los periodistas me servían para unir en todo momento

las otras historias. Me parecía bonito utilizar

una estructura en que las historias se entrelazaran

entonces, esos periodistas me valían. Son simplemente un vehículo,

es decir, un vehículo de la narración.

¿Te ha sido fácil componer ese puzzle?

Porque al final si intentamos enumerar un poco

alguna de las historias, bueno, hay un musulmán venido de Europa

que va a alistarse al Estado Islámico,

historias en un campo de refugiados,

espías que se infiltran en organizaciones vecinas...

¿Te ha sido fácil componer todo ese puzzle

o al final que ha resultado un poco el pan nuestro de cada día?

Lo que tú nos decías, que lo tenías tan cerca

que has ido almacenando esas historias y sin darte cuenta,

habían ido adquiriendo orden. Claro, las historias estaban ahí.

Es decir, son historias que están,

lo que ocurre que las hacemos coincidir

en un tiempo y en un espacio, pero las historias están.

Entonces, yo creo que cuando uno tiene la materia prima

y se dedica a escribir como nosotros, que llevamos...

En mi caso quizá más de 20 años dedicándonos a esto,

tienes buena materia prima, en realidad sale una cosa

que no es difícil de hacer, no es difícil porque estaba ahí.

Es decir, estamos trabajando todos los días con yihadistas,

jóvenes radicalizados que están aquí, en España, en Francia,

que se van a Siria y que luego vuelven y cometen atentados

como los de París, como los de Ámsterdam,

como los de Londres, como los de Barcelona.

Es decir, estamos trabajando con eso en nuestro caso,

que somos periodistas.

Estamos trabajando con refugiados, contando sus historias.

Estamos contando las historias de refugiados

que lo dejan todo, que tienen que salir de corriendo

porque si no les matan, chicas que tienen que aceptar

matrimonios de conveniencia, esclavas sexuales del Dáesh,

todo este tipo de cosas, ¿no?

Entonces, la verdad no ha sido muy difícil

porque la materia prima estaba ahí.

Y tú me decías: "No puede haber una historia con final feliz

tratándose de Siria", es verdad, probablemente es así,

pero sí que hay lugar para la esperanza.

En tu novela hay historias... No todo acaba mal,

siempre hay alguna puerta abierta y eso también lo podemos aprender

de esa guerra y supongo que de todas,

el lugar que queda para la solidaridad

como la ayuda al final de tu vecino, de gente anónima salva vidas

y hace la vida más llevadera. Sí, suena a tópico,

pero la guerra saca lo peor, es cierto,

pero también lo mejor de cada persona.

En unos casos lo peor y en otros casos lo mejor

y a veces, todo revuelto.

Pero la verdad es que ha sido tan triste

lo que han tenido que pasar algunas personas,

es decir, esos refugiados,

esa gente que lo ha ido perdiendo todo por el camino.

Es decir, hablamos de un 30 o un 40 % de población desplazada en Siria.

Algunos dicen que centenares de miles de muertos,

yo diría que más.

De atrocidades, de torturas, de centros de detención...

¿Hay final feliz? Pues, aunque solo sea sobrevivir,

es que el mero hecho de sobrevivir en una situación de estas

ya es un final feliz. Que siga la oportunidad abierta.

Claro, entonces...

Pero es que es tan difícil...

Al final hay una historia, por ejemplo, la de unos padres

que tienen un hijo enfermo, tienen que salir

y tienen que intentar llegar a Damasco para buscar

acceso a un simple hospital para salvar la vida de sus hijos.

Esos padres que se juegan la vida porque saben que si no

no hay posibilidad de sobrevivir para su hijo.

Son experiencias vitales.

Son experiencias a las que para nosotros,

gracias a Dios, en occidente, somos ajenos a ellas,

pero hay que tener en cuenta que esta gente, es su día a día.

Es decir, si tú tienes a tu hijo enfermo en Guta,

ahora mismo en Guta está habiendo combates

y los ha habido terribles, o en Mosul, simplemente en Mosul,

no hay agua y no hay luz, prácticamente no hay comida,

toda aquello es destrucción y muerte.

Ahora hemos estado para el Telediario en Mosul,

que es una situación muy parecida a la que podía haber en Alepo,

que se acaba de cumplir un año de la conquista de Alepo

por las tropas gubernamentales, todo está destruido.

Me acuerdo me decían: "Lo que habrás visto allí",

no es tanto lo que he visto como lo que he olido,

porque el interior de los escombros está lleno de cadáveres

y entonces, sobre todo en verano, con las altas temperaturas,

los cuerpos se descomponen y es que tú no puedes tener

a tu hijo ahí, te tienes que marchar.

Pero además, es que si eres refugiado no puedes volver,

tienes que quedarte en el campo de refugiados,

porque no hay agua, no hay luz, no hay escuelas

y tu hijo tiene que estudiar, tu hijo tiene que comer

y, ¿cómo vas a ir a cualquier sitio de Alepo o de Mosul

o de Deir ez-Zor si no hay nada para que tu familia pueda vivir?

Es decir, tienes que quedarte. Atrapado completamente.

Claro, entonces tienes que primero haberte marchado

y haberte jugado la vida para marcharte,

pero luego tienes que sobrevivir en un campo de refugiados

en el que las mafias, es decir...

Yo he visto como en los campos de refugiados

que había en la parte siria de la frontera

se vendían las parcelas. Es decir, las tiendas que daban,

tú tenías que ir allí, porque las organizaciones humanitarias

no pueden entrar o no pueden llevar el control que deberían.

Se vendían las parcelas, se trafica con la comida,

a la gente se le van agotando los recursos

y tiene que vivir con lo que le queda.

¿Y qué te queda si eres refugiado y ni siquiera tienes la posibilidad

de encontrar trabajo? Es un problema...

Bueno, son historias que Óscar Mijallo

nos cuenta en "La niña a las puertas del infierno".

Una historia muy conmovedora

que también nos tiene que hacer reflexionar.

En la que hay guerra, hay miedo, hay dolor,

pero también hay esperanza

y bueno, es importante también destacar ese mensaje.

Pues gracias, Óscar, por habernos visitado aquí,

en tu parada, y vuelta otra vez a Jerusalén, ¿no?

Otra vez. Muchas gracias a vosotros. Gracias, Óscar.

Bueno, y ahora una propuesta que completa

solo pueden ver en la web del programa.

Es el capítulo final de la serie que dedicamos

a las prácticas artísticas colaborativas.

Este es solo un pequeño fragmento.

(Música)

Formo parte del equipo de Intermediae.

Un proyecto que se desarrolla en Matadero,

un centro de creación contemporánea que hay en Madrid.

Dentro de Matadero nosotras somos un poco el ámbito

que trabajamos más en el ámbito de la mediación,

desarrollamos proyectos experimentales, colaborativos

donde se genera una red de alianzas con nuestro contexto.

Hay muchas formas de iniciar un proyecto.

A veces proponemos nosotros,

a veces de recibimos propuestas de artistas.

Lo que se generan son espacios de negociación

con una diversidad de agentes y eso posibilita que los proyectos

sean muy diversos y a la medida, digamos, de los interlocutores

o de los artistas o agentes sociales que se involucran en ellos.

Modernito Books ha publicado recientemente esta novela gráfica,

"Larson, el hombre con más suerte del mundo",

dibujado por Javi de Castro y con la colaboración

del guionista Josep Busquet.

Cuenta la historia de Michael Larson,

un vendedor de helados de Ohio que hizo historia de la televisión

de los Estados Unidos cuando llegó a ganar,

en la década de los 80 del pasado siglo,

una cantidad aproximada a lo que hoy serían 260 000 dólares

en un concurso de la CBS, "Press your Luck",

rompiendo todas las marcas del concurso antes y después de él

y es un buen modo de introducirse en este género de literatura

que tanto tiene en común con el cine

y supone un desarrollo narrativo complejo y con muchos matices,

tantos como para sorprender, entretener y hacer pensar

a los lectores más exigentes, aún no estando demasiado

familiarizados con el cómic y su lenguaje.

Recuerden, "Larson, el hombre con más suerte del mundo",

Recuerden, "Larson, el hombre con más suerte del mundo",

editado recientemente por Modernito Books.

Hasta aquí nuestro tiempo por hoy.

Mañana tenemos Taller de Empresa con Arturo de las Heras.

También hablaremos de las posibilidades de usar el rap

como herramienta educativa y para terminar,

dejaremos algo de espacio a la gastronomía

y al emprendimiento y la innovación.

A partir de las 10:00 de la mañana les damos todos los detalles.

Nos vemos aquí, en "La aventura del saber".

  • La aventura del saber - 16/01/18

La aventura del saber - 16/01/18

16 ene 2018

Ofreceremos los reportajes "100 días de soledad" y "Noticiario Cultural Iberoamericano". Además, entrevistaremos a los psicólogos Alfredo Gª Gárate y Guillermo Blázquez, y al corresponsal de TVE en Oriente Próximo Óscar Mijallo.

ver más sobre "La aventura del saber - 16/01/18 " ver menos sobre "La aventura del saber - 16/01/18 "
Programas completos (1543)
Clips

Los últimos 4.881 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios