www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4421639
Para todos los públicos La aventura del saber - 15/01/18 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Muy buenos días y bienvenidos a "La aventura del saber".

Hoy esperamos la visita de Alonso Barán,

que nos presenta su nueva novela, "El arte de morir dos veces".

Después hablamos del nuevo número de la revista "Comunicar",

que esta vez se centra en la neurocomunicación.

Charlaremos con tres de las personas

que están detrás de este interesante monográfico.

Otros contenidos, los de nuestros reportajes, en el sumario.

Hoy nos acercaremos a la obra del que, probablemente,

es el arquitecto más famoso del mundo, Norman Foster.

Para ello visitamos la exposición retrospectiva "Futuros comunes",

que reúne una muestra significativa de su obra arquitectónica

y urbanística.

Y más exposiciones.

Esta en la sala Alcalá 31 de la Comunidad de Madrid.

Una muestra de Daniel Canogar que, bajo el título "Fluctuaciones",

aborda una reflexión sobre los paradigmas de la sociedad de datos

y el camino de ida y vuelta

que existe entre el mundo virtual y el mundo real.

(Música)

Saludos cordiales a todos al comienzo de la semana

desde "La aventura del saber",

donde nos disponemos a escuchar atentamente, como cada semana,

a don Rafael Anson,

presidente de la Real Academia de Gastronomía

y de la Academia Europea de Gastronomía,

quien hoy nos propone hablar de los huevos y la vida de las gallinas.

Porque, claro, si una gallina vive bien, pasa como con los cerdos.

Cuando viven en libertad...

Habría que preguntarse qué es antes, el huevo o la gallina,

supongamos que es la gallina, que pone huevos.

Hay que respetar mucho a los animales.

Primero, porque se lo merecen.

Hay que procurar que vivan en unas condiciones razonables.

Segundo, porque si viven en unas condiciones razonables,

hacen ejercicio, comen lo que buscan y lo que encuentran,

los huevos son mucho mejores. Sin duda alguna.

Hasta el punto de que,

cuando uno habla de que las tortillas, por ejemplo, de Betanzos,

son mejores, es porque las gallinas ponen unos huevos

que permiten hacer esas tortillas.

Yo conozco restaurantes

en los que tienen unos huevos para hacer una tortilla

o para hacer una crema catalana o unas natillas, diferentes.

Por lo tanto, respetemos a los animales,

tratemos de que tengan una vida amable, confortable y razonable,

pero además, porque eso genera más calidad en los productos que tienen.

Un cerdo ibérico en la Dehesa que anda 3 km y que come bellotas,

está mucho más bueno que uno que está quieto todo el día

o le das las bellotas en la mano, ya no es igual.

Ya no es igual el jamón. Por lo tanto,

los huevos son un alimento muy importante.

Ahora hay una variedad enorme porque depende de lo que la gallina coma

y lo que la gallina se mueva,

y por lo tanto, seamos, como he dicho siempre,

una gastronomía saludable, solidaria, sostenible,

que las gallinas vivan como Dios manda

y, por supuesto, tratando de disfrutar más a la hora de comer.

Es compatible.

Además, hablábamos no hace mucho tiempo

de lo bien que estaba que algunos restaurantes

tuvieran un huerto al lado del que se surtían,

pues también por qué no un gallinero.

Ya hay sitios que lo tienen.

Ten en cuenta que se ha puesto de moda la cocina de proximidad.

La que hacía nuestras madres, abuelas y bisabuelas

era de proximidad a la fuerza.

Lo que había en 500 km... 500 m perdón, alrededor, menos de 1 km.

Ya quisieran. Era medio kilómetro 0.

Por lo tanto, comían los huevos que ponían las gallinas que tenían allí.

Tomaban las verduras y las frutas que tenían alrededor.

Había un mercado a la semana en el pueblo donde hacías trueque.

Pero por lo tanto...

Y eso es una de las cosas que es muy importante que vuelva,

los huertos urbanos, las instalaciones cercanas.

No es igual tomar un tomate recién cogido

que cuando ha pasado dos días por cámaras y frigoríficos.

A golpes, además.

Nunca es lo mismo. Por lo tanto,

la ecología, la sostenibilidad,

no solo hay que defenderla pensando en el futuro

y pensando en que tenemos que mantener la tierra

y el mar en condiciones, sino también por egoísmo.

Está mucho más bueno lo cercano, lo ecológico

y lo sostenible, que lo otro. Muy bien, muchas gracias.

Nos vemos en 15 días. Muy bien.

(Música)

El espacio Fundación Telefónica de Madrid

exhibe hasta el 4 de febrero la exposición Norman Foster

"Futuros comunes".

En ella podemos contemplar, a modo de retrospectiva,

una colección de algunos de sus proyectos más significativos.

Foster es un creador inquieto

que conjuga técnica, arte, comunicación y sentido empresarial.

Desde sus inicios, hace 50 años, ha estado preocupado especialmente

por la dimensión social y medioambiental de la arquitectura.

(Música)

Este señor octogenario de aspecto tan lustroso

e inequívocamente británico, es Norman Foster.

Posiblemente, el arquitecto más famoso de todo el mundo.

(Música)

En torno a su figura y su obra, el espacio Fundación Telefónica

lleva a cabo en su sede de Madrid

una interesante exposición antológica

titulada "Norman Foster, futuros comunes".

La muestra está producida en colaboración

con la Norman Foster Foundation,

una fundación que reúne el legado del artista

y cuya sede ha sido instalada recientemente

en la capital de España.

(Música)

Para ello, Foster ha contado con el impulso y la colaboración

de su esposa, la española Elena Ochoa.

La exposición reúne un amplio y variado conjunto

de los proyectos más significativos

llevados a cabo por este gran arquitecto inglés

a lo largo de sus 50 años de carrera.

La selección mostrada abarca desde sus más antiguos trabajos,

cuando aún era estudiante a finales de los años 50,

o sus primeros proyectos de envergadura en los años 60 y 70,

hasta obras en curso de absoluta actualidad,

incluso proyectos pensados para ser ejecutados en un futuro

a medio y largo plazo.

(Música)

Norman Foster es un ser inquieto, ligeramente hiperactivo,

que no ha parado de crear en estas cinco décadas.

Según sus propias palabras, él es como una peonza,

si se detiene, se cae.

De este modo, Foster ha realizado más de 300 obras

de muy diverso tipo y entidad en los cinco continentes.

Viviendas, centros comerciales, oficinas,

espacios públicos de uso cultural o social,

puentes, viaductos, puertos y obras de ingeniería,

proyectos pensados para medios de transporte,

diseños urbanísticos, intervenciones paisajísticas,

palacios de congresos, auditorios, museos, torres de comunicaciones,

remodelaciones de estadios de fútbol

y hasta yates, vehículos y objetos cotidianos de diseño.

(Música)

Foster es un creador laureado.

A lo largo de su carrera, Norman Foster ha recibido

todos premios y distinciones habidos y por haber.

Entre ellos, el Premio Príncipe de Asturias de las Artes de 2009.

Sir Norman Foster, pese a su pomposo título de lord

y su porte ciertamente aristocrático,

no es noble de cuna, ni mucho menos.

Nacido en 1935, Foster fue un niño más bien pobre

que creció y se educó en plena posguerra

en un barrio de la ciudad obrera de Mánchester.

Tuvo que trabajar en múltiples ocupaciones

para pagarse sus estudios de arquitecto.

Además, su éxito no fue precoz en absoluto.

Sus proyectos de envergadura le llegaron a una edad tardía,

a partir de haber cumplido ya 50 años.

Pero, desde entonces, no ha parado de construir

envuelto en un halo de éxito y reconocimiento casi unánime.

Como arquitecto, Foster se ve a sí mismo como alguien con una misión.

Foster no concibe la arquitectura desligada del urbanismo.

Un ejemplo de ello es un gran proyecto,

actualmente en fase de ejecución, en las afueras de Londres,

llamado Thames Hub.

Un trabajo multidisciplinar de desarrollo de infraestructuras

que integra arquitectura y redes de transporte por tierra, mar y aire

para desarrollar una zona del estuario del río Támesis

que incluye un aeropuerto, estaciones de trenes y autobuses,

muelles de carga y un nuevo dique fluvial.

(Música)

Foster ha intentado siempre

aunar el legado de la tradición y la modernidad.

Este es el caso del Centro Maggie,

una residencia para enfermos de cáncer.

Es un edificio recién construido en 2016,

cuyo armazón está formado por vigas y elementos estructurales

hechos en madera, ensamblados al estilo tradicional.

La idea es que resulte un lugar confortable y agradable

para los enfermos,

gracias a la calidez que aporta la madera, la gran cantidad de luz,

que su liviana estructura deja pasar al interior,

y la abundancia terapéutica de flores y plantas.

(Música)

Cuando Foster diseña un centro de trabajo, fundamentalmente oficinas,

se preocupa de crear espacios diáfanos, con luz natural,

sin barreras físicas ni estamentos espaciales jerárquicos,

intentando que sean agradables y eficaces

y que contribuyan a la socialización y al trabajo en equipo.

El moderno proyecto Apple Park, recién construido,

es un buen ejemplo de ello.

Una apuesta innovadora que incluye una intervención paisajística,

con un 80 % de zona verde

y un espectacular edificio acristalado de planta circular,

con un gran jardín interior

que constituye la nueva sede del gigante tecnológico Apple

en Silicon Valley, Estados Unidos.

A veces sus proyectos más osados o utópicos,

por diversas circunstancias, no han llegado a realizarse,

pero algunas de sus propuestas han sido aprovechadas

y materializadas en trabajos posteriores.

Este es el caso de esta casa autónoma

que Foster y su equipo diseñaron a principios de los 80

como residencia familiar para Buckminster Fuller,

un arquitecto norteamericano que ejerció de maestro de Foster.

Sin duda, esta frustrada casa moderna

ha servido de inspiración décadas después

para la cúpula del Reichstag, el parlamento alemán,

una de las más célebres obras de Norman Foster.

(Música)

Este proyecto de principios de los 70 llamado Climatroffice,

tampoco llegó a ejecutarse.

Un hipermoderno complejo de oficinas aterrazadas y ajardinadas

recubierto de una enorme cúpula transparente

que mantuviera la temperatura y la humedad dejando pasar la luz.

Este concepto de oficinas aterrazadas en escalones

presente en Climatroffice,

ha sido materializado por Foster cuatro décadas después, en 2015,

en la nueva casa de Gobierno

del ayuntamiento de Buenos Aires, Argentina.

Un moderno espacio de gestión de servicios municipales,

de cubierta ondulada

y espectaculares espacios interiores,

amplios, diáfanos y luminosos,

que da cobertura al trabajo de 1500 empleados.

Foster tiende la mirada al pasado y se ocupa del presente,

pero le interesa muy especialmente el futuro

y el valor social de la arquitectura.

De ahí el nombre de la exposición, "Futuros comunes".

Norman Foster disfruta cuando percibe que sus obras son útiles

y gozosas para los usuarios.

Un ejemplo de ello es su diseño de las construcciones de uso público

del metro de Bilbao.

(Música)

Andenes, estaciones, escaleras, zonas de paso, cartelería...

Todo ello eficaz y dotado de cierta belleza y estilo.

Una intervención que añadió valor

a la remodelación sufrida en los años 90 por la ciudad de Bilbao.

Las bocas de metro,

los famosos "fosteritos", como los llaman algunos bilbaínos,

son la punta del iceberg

de un proyecto de diseño sumamente acertado.

Además del metro de Bilbao,

Foster ha llevado a cabo en España trabajos de todo tipo.

Su primer proyecto importante en nuestro país

fue la famosa torre de comunicaciones de Collserola,

de 1991.

Uno de los emblemas más significativos

que aún quedan en pie de la Barcelona olímpica.

En su momento, tuvo un impacto novedoso

y sirvió para dar soporte a las telecomunicaciones

y emisiones por radio, frecuencia de las Olimpiadas del 92.

(Música)

Actualmente, Foster se halla inmerso en un gran proyecto en España,

la remodelación de un edificio histórico

en los aledaños del Museo del Prado, el Salón de Reinos,

que funcionará como una ampliación del mismo.

A veces los proyectos de Norman Foster son colosales,

como es el caso de las instalaciones,

aún en fase de construcción,

del nuevo aeropuerto de ciudad de México.

Su diseño no distingue entre paredes y techos,

sino que está formado por una estructura reticular continúa,

mediante el ensamblaje de infinidad de elementos de acero y vidrio,

generando así grandes espacios diáfanos

que otorgan majestuosidad y funcionalidad,

facilitando los desplazamientos de los viajeros.

(Música)

Foster ha sabido anticiparse a problemas relacionados

con el componente sociológico y medioambiental de la arquitectura

con fórmulas viables y asentadas en la realidad.

Hasta sus más osadas propuestas

no son quimeras ni proyectos descabellados,

sino que están basados en una realidad ciertamente posible.

Este es el caso de este diseño de carril bici suspendido en el aire

llamado Sky Cicle.

Bicicletas que fluyen por el cielo aprovechando el espacio inútil

que queda por encima de las infraestructuras ferroviarias.

(Música)

A Foster le encantan los retos.

Por ejemplo,

cómo construir a bajo coste un insospechado aeropuerto

para aviones teledirigidos en el corazón de África,

el Droneport de Ruanda.

(Música)

Otro reto osado, pero verosímil, y toda una apuesta cara al futuro.

Cómo construir edificaciones interplanetarias.

Cómo hacer en el futuro una casa en la Luna o en Marte

con lo que allí hay disponible,

a sabiendas de que no es factible transportar por el espacio

los materiales de construcción.

La solución aportada por Foster es ingeniosa.

El módulo espacial que aterriza en el planeta

contiene una cúpula autoinflable que hará de estructura

sobre la cual unas miniexcavadoras,

dotadas de un sistema de impresión 3D,

van acumulando y compactando en capas

el terreno de la superficie circundante,

haciendo una especie de iglú de tierra solidificada.

(Música)

La preocupación de Foster por la eficiencia energética

y la reducción del impacto ecológico de la arquitectura

llega a su máximo exponente con el ambicioso proyecto,

aún inacabado, Masdar City,

una ciudad edificada en mitad del desierto de Abu Dabi,

construida siguiendo los patrones urbanísticos

de las poblaciones tradicionales árabes,

y cuya intención es ser una ciudad totalmente autónoma

desde el punto de vista energético,

en base al desarrollo intensivo de energías renovables,

sin generar basuras ni residuos

y con nivel cero de emisiones de carbono.

(Música)

(Música)

(Música)

Alonso Barán acaba de publicar su tercer libro.

Recordemos que le entrevistamos por el primero, una novela,

"El azar no se llora", y por el segundo,

un breve ensayo, "Librepensamiento".

Ahora acaba de publicar en Plan B, de Ediciones B, este libro,

"El arte de morir dos veces".

Bienvenido, Alonso, gracias por esta nueva oportunidad

de hablar contigo. Gracias a ti por invitarme.

Y son 700 páginas, Alonso. Son un montón, ¿no?

Eso parece. Es una novela de largo aliento.

Un tocho, una novela tocho, sí. (RÍE)

¿Y por qué? ¿Por qué decidiste que fuera una novela así, amplia?

¿Porque necesitaba, de alguna manera,

la estructura de la historia ese desarrollo?

Sí. Bueno...

Es como... Es un viaje...

Es una novela de viajes. Bueno, de viajes...

Una "road"... Que ocurre un viaje en carretera

a través de Estados Unidos, pues claro,

te daba la oportunidad de escribir muchísimas aventuras.

Y como toda la novela es una alegoría por el tránsito de la vida,

necesitaba desarrollar determinadas, alegóricamente,

determinadas épocas por las que todos pasamos durante la vida.

Claro. Y, vamos a ver, ¿tú dirías, entonces, que el género literario

al que pertenece es una novela de carretera

o es más bien una novela negra, es una mezcla?

Es una mezcla. Realmente es un thriller existencialista

porque se fundamenta en el existencialismo,

pero está encuadrado dentro de los géneros "neo-noir",

"neo-western" y lo que es una novela de carretera,

que ocurre como las "road movie", como las películas,

pues también las hay en novelas.

Y trascurre, porque es un viaje en carretera,

pues desde Atlanta hasta México, y atraviesa todos los Estados Unidos.

(ASIENTE) ¿Qué modelos has seguido, más o menos, o has tenido en cuenta?

¿Cuáles son tus, digamos,

referentes literarios a la hora de...?

Eh... Sí, bueno, realmente, referentes literarios...

Más que nada es un...

Parte de la imaginería cultural del cine de las "road movies".

(ASIENTE) Tenemos "Easy Rider"

o, no sé, hay cientos, ¿no?

Entonces, es algo que ya está...

Entonces, como referentes literarios, pues en sí, más que nada,

son referencias filosóficos

por la estructura del existencialismo.

Y luego, lo que va en todo el encuadramiento

de lo que son los géneros thriller,

de lo que ocurre con la trama thriller,

lo que ocurre con la trama del "noir"

y del genero de "neo-western", ¿no?

(ASIENTE) Y trascurre en Estados Unidos, como has dicho,

de Estados Unidos a México.

¿Era obligado por el tipo de género al que pertenece o...?

Sí. Lógicamente, todos tenemos en la cabeza

lo que son las "road movies" o novelas de carretera,

que transcurren en grandes extensiones de terreno,

y luego, aparte, que es que...

la trama transcurre a través de la América profunda,

que lo que hacen las costumbres

y el tipo de personas que se encuentran allí

me permitían hablar de la profundidad

y de la maldad del ser humano intrínseca.

Eh... Entonces, eh...

no era un capricho,

era que valorando diferentes escenarios,

consideré que... Que era lo mejor.

Era lo mejor por extensión de terreno y por las costumbres

y los personajes, que me permitía, ya te digo, la América profunda

con todas sus variedades, ¿no? (ASIENTE)

¿Y te has documentado bien? Existen los lugares, ¿no?

Sí, sí, sí, todos. ¿Has estado allí? ¿Has visto...?

No, allí no he estado, no he estado. Ah, muy bien.

Lo único que sí me documenté muy bien,

aparte, tenemos una cosa que es muy buena en nuestra época,

que es Internet, ¿no? Entonces... Claro. El Google Earth, ¿no?

Claro, ¿no?... Efectivamente.

Además, hay lectores que me dicen que usan Google Street para ver...

cuando están leyéndolo, y van viendo los sitios.

Entonces, me documenté mucho también en bibliotecas públicas,

que ellos las tienen casi todas en español,

a través de sus webs, de sus...

Por ejemplo, vas al Gobierno de Texas,

y tiene toda la información que necesitas...

Entonces, ¿qué ocurre?

Pues la verdad que el viaje, lo que más me...

Disfruté muchísimo documentándome y creando toda, todo lo que es el...

El itinerario. El itinerario, efectivamente.

Eso fue realmente divertido. Llevó mucho trabajo, cierto,

porque tienes que considerar que no le habla lo mismo

alguien de Atlanta, que las costumbres de un texano

o que de uno de Alabama. No tienen nada que ver.

Entonces, todo eso lleva trabajo, pero, bueno, el resultado es que...

¿Cómo se te ocurrió la historia?

Pues, realmente, fue por por un pensamiento.

Es decir, eh...

Pensé: "Y si una persona... Estamos en una época

en la que la sociedad te lleva a llevar un género de vida

que, a lo mejor, no es el que quieres llevar,

y cuando te quieres dar cuenta, a lo mejor es tarde,

a lo mejor dices: '¿Qué he hecho?'".

Y, entonces, se me ocurrió que alguien fingiera su muerte

para poder recomenzar una nueva vida. (ASIENTE)

Y surgió ahí. Recuerdo, además, que iba cruzando una calle,

Santa María de la Cabeza, creo que era, y se me ocurrió ahí.

Y dije: "Bueno...". (RÍE)

Y a partir de ahí vi que todo empezaba a encajar.

Es decir, que él finge su muerte, pues el existencialismo

como forma de empezar a llevar tu vida

rigiéndote en tus propios paradigmas. ¿Y cómo es esta persona,

este personaje principal?

Lo único que sabemos al principio de él

es que está en una mala situación económica y, en fin,

que tiene muchas deudas y poco dinero, ¿no?

(RÍE) Pues sí. Más o menos.

Bueno, es buena persona. O sea, yo lo que planteo es...

Se llama Alex White, ¿no? Entonces, el nombre está hecho

como que se vea una cosa normal. Claro, Blanco, ¿no?

Efectivamente, no es...

Y es una persona que, bueno,

que la sociedad le ha llevado a tener deudas,

que... cuando te quieres dar cuenta dices: "Oye...".

En realidad, se ha endeudado, precisamente,

para ayudar a otra persona a sobrevivir, ¿no?

Claro, efectivamente. Planteo una disquisición,

que es que dices: "Bueno...". Hay veces que que tú tienes que,

por hacer lo correcto o por el mismo funcionamiento de la sociedad

y de cómo está estructurada, te lleva a una situación existencial

que puede ser asfixiante. (ASIENTE)

Lo que le ocurre a esta persona es eso,

que está asfixiado por hacer lo correcto,

por seguir los paradigmas sociales y las corrientes sociales,

y se da cuenta, que dice: "No he sido dueño de mi destino

en ningún momento". Y le surge una oportunidad

de robar una cantidad de dinero a sus jefes y tal,

y de poder empezar de nuevo.

Entonces, dice: "¿Cómo empiezo de nuevo?".

Por una vía paralela. Efectivamente.

Una vía alternativa que es ilegal. (RÍE) Sí, efectivamente.

Dice: "Si lo legal no me ha llevado nada más que a un abismo".

A penar. Efectivamente, ¿no?

"Pues entonces, tomo esta oportunidad y empiezo de cero".

Y, entonces, eso es una forma de tomar las riendas de tu destino.

Dice: "Hago mi propia moral, no sigo las morales impuestas,

las morales impuestas...".

Y empieza de cero, como un renacer, un thriller existencialista.

Finge su muerte, se coge otra nueva identidad,

que es Newt Mann, que es Newton Mann, es una nueva, es una alegoría,

es decir, "nuevo hombre", y es como... renace, ¿no?

Y a partir de ahí empieza un viaje

que representa lo que es el tránsito por la vida,

por épocas y circunstancias que pasamos todos,

y es lo que representa el viaje a través de Estados Unidos.

Lo único que, claro, el imagina que será un viaje placentero

para ir a México y empezar de cero...

Y no... Y no lo es, no.

Como es la vida en sí, que viene... Es salir de problemas

para meterte en más problemas. Sí.

Y hay un antagonista, que es un policía.

Hablemos también de él. Sí, es Solomon.

Solomon Schwarz es un exmilitar que estuvo en Irak

y que quedó traumatizado, y, entonces, es, realmente,

es al que le pertenece el dinero, y Alex no lo sabe, ¿no?

Entonces, este hombre representa, digamos, lo que es la muerte.

El nuevo personaje, o sea, el protagonista, renace

y, como todos en la vida, según nacemos,

la muerte está ahí y nos va persiguiendo.

Claro. Poco a poco morimos cada día.

Entonces, él le persigue a través de Estados Unidos.

Y esta es una persona que está capacitada

para desplegar violencia, es un exmilitar,

y no duda en perseguirle por todo Estados Unidos.

Entonces, la novela se convierte, al final, en una persecución a tres

porque Alex huye, Solomon persigue a Alex,

y un matrimonio de policías, que están encargados

de solucionar unos crímenes que se producen,

persiguen a los dos, sin saber que persiguen a dos personas.

Piensan que solo persiguen Alex.

Y eso se convierte en una persecución a tres bandas.

Y, bueno...

el principal protagonista no sabe que le persigue nadie,

y, bueno...

Claro, el lector sí, y creas... El lector... Efectivamente.

... una cierta intriga. A ver cuándo, a ver cómo...

Efectivamente. Y luego van sucediendo una serie de...

todo lo que sucede.

Entonces, en la acción de género thriller está fundamentada...

Insisto, son alegorías del tránsito por la vida.

Es decir, que tiene un trasfondo

que la idea era que fuese útil para el lector,

que se vea reflejado en circunstancias

que le pueden pasar en su día a día y en su...

Aunque no vaya por el mal camino, ¿no?

(RÍEN) No, no, por supuesto.

Oye, y la estructura de la novela...

Hablemos un poco de ella,

porque el hecho de que vaya pasando por distintos sitios parece,

a mí por lo menos, en cierto modo, salvando las distancias,

me recuerda un poco a la "Comedia" del Dante.

Es decir, que es como una bajada a los infiernos y es... no sé.

Sí. La estructura es una estructura general

de inicio, nudo, desenlace. Lo que sí hice fue estructurarla,

luego, todo el contenido de la novela,

efectivamente, no lo había visto así,

en episodios que tienen unas...

que son representativos de determinadas cosas.

En este caso, del tránsito por la vida.

Entonces, sí, los escenarios...

Una de las cosas, también,

que la ambienté en Estados Unidos, era por los escenarios,

que me permitían poder representarlo con esos escenarios y personajes...

Simbólicamente, determinadas... Efectivamente...

... situaciones. Claro, una persona es joven,

le pasan una serie de cosas,

cuando tiene encrucijadas en su vida, siempre tenemos encrucijadas,

y esas encrucijadas están representadas alegóricamente

en los personajes y los episodios que ocurren en la novela.

Nos quedan dos minutos. Me gustaría hablar de la sucesión,

de esa sucesión de conflictos.

Sí. Hablemos de algunos de los...

Selecciona algunos.

Sí, eh...

Por ejemplo, hablo de...

Bueno, es que no...

Te hablo de estos años, pero... Claro, lo que es hacer spoiler.

(RÍE) Claro, es que... Bueno, vale.

No, mira, por ejemplo...

Pongo un ejemplo, cuando llegas a una determinada época en la vida,

cuando ya eres...

ya eres mayor...

has hecho tu dinero y tal. Sí.

Entonces, ¿qué pasa? Que ya tienes vejez,

y, ¿qué ocurre? La metáfora del león viejo

y el león joven. Es decir, que hay alguien

que quiere quedarse con tus... Claro.

Alex llega a un pueblo en el que hay una persona rica,

y hay una conspiración para quitarle su dinero.

El tío llega normal, no sabe nada,

llega con su coche y tal, y se ve envuelto

en una conspiración, por ejemplo.

Otra es, por ejemplo, el...

Por ejemplo, no contamos con la enfermedad.

Puedes conocer a alguien...

Todos tenemos unos planes de vida,

pero ninguno es que te puedes poner enfermo.

Entonces, conoce a alguien que le pasa eso.

Otros ocurren con el antagonista.

Se ve reflejado en gente que ha sido como él,

que es una persona que ha ido a lo suyo,

cometiendo crímenes y tal, y se ve reflejado

en gente que llevó ese género de vida y cómo acabó.

Entonces, eso, claro, son 700 páginas, hay muchísimo,

hay muchísimos episodios, sí.

Alonso, vamos a ver, ¿en qué te ha transformado

la escritura de la novela?

¿Qué esperas que sienta el lector cuando lo lea?

Porque está claro que hay adrenalina y cada página, como dices bien,

además, en la contraportada. Pero aparte de la adrenalina,

¿qué es lo que te gustaría que quedara en el es...?

"En el espectador" iba a decir. (RÍE) Sí, espectador y lector.

En cierto modo es así. En el lector.

Eh... Sí, claramente, la doctrina del existencialismo.

El existencialismo, lo que te permite...

Es una doctrina que te dice: "Haz tu propio camino,

toma tus decisiones, persigue tus sueños", al fin y al cabo, también.

Pero no vamos a hacerlo de forma abstracta y desordenada,

sino uno tiene que saber que toda decisión implica pérdida,

que toda decisión tiene una consecuencia, etc., etc.

Entonces, la sensación, lo que quiero transmitir al lector

cuando acaba de leer el libro es que ha adquirido, digamos,

herramientas para poder enfrentarse a lo que es la vida en sí,

que en la vida tienes que elegir cada segundo.

Decía Sartre que el hombre está condenado a ser libre,

quiere decir, y a inventarse, tiene que estar constantemente

creando su propio destino.

Entonces, ¿qué ocurre? Claro, pues, hombre,

no es como ir a la universidad o al colegio, que tienes exámenes,

cuándo hay que estudiar... Claro.

La vida no te pone esas estructuras,

y el existencialismo sí te da esas estructuras,

esas herramientas intelectuales

para poder conducirte bien a lo largo de tu vida

y que te equivoques lo menos posible,

porque equivocarnos, nos equivocaremos siempre.

Muchas gracias, Alonso.

Ha sido verdaderamente un placer compartir contigo estos minutos.

Esperamos que vaya estupendamente el libro,

que seguro que sí, porque está editado por Ediciones B

y tiene una gran distribución.

Sí. Mucha suerte. Éxito.

Muchísimas gracias. Ha sido un placer estar aquí.

Seguimos. Recuperamos unos minutos del trabajo que hicimos

sobre la ciudad de Viena y pueden seguir viéndolo

tras la emisión de esta edición de "La aventura del saber".

Si no tuvieron la oportunidad de verlo,

aprovéchenla ahora. Les gustará.

(Música clásica)

Viena es una ciudad del centro de Europa

situada en las orillas del Danubio

y al pie de las primeras estribaciones de los Alpes.

Es la capital de Austria y uno de sus nueve estados federados.

Su área metropolitana cuenta con 2,4 millones de habitantes.

El idioma oficial es el alemán.

La ciudad tiene una larga historia,

ya que es una de las más antiguas capitales de Europa,

por lo que cuenta con un importantísimo patrimonio artístico.

La historia de la ciudad de Viena está ligada a la casa de Austria.

Los Salzburgo han sido la dinastía con más poder y más larga de Europa.

Se creó en 1278 y tuvo su ocaso en 1918,

al final de la Primera Guerra Mundial.

El XIX fue un siglo definitivo

en la consolidación de Viena como gran ciudad.

Durante el reinado del último emperador de los Salzburgo,

Francisco José I, 1848-1916,

se produciría el paso de Viena desde el mundo antiguo a la modernidad.

(Música animada)

La Viena monumental que hoy podemos visitar

debe su esplendor a un hecho que ocurrió hace ahora 150 años:

la construcción de la Ringstrasse, su calle más emblemática.

En diciembre de 1857 se anunciaron en el periódico de Viena

las históricas palabras del emperador Francisco José:

"Es mi deseo".

El extrarradio vienés debía unirse al centro del poder imperial.

El 1 de mayo de 1865 el emperador Francisco José

la inauguró oficialmente ante la puerta del castillo.

La revista "Comunicar" es un referente internacional,

una publicación científica de éxito

que tiene detrás un número enorme de profesionales.

Autores, editores y revisores

cuya labor vamos a poder conocer mejor hoy

con la ayuda de Rafael Repiso, editor de "Comunicar",

Jesús Timoteo, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid

y Ángel Rubio, que viene también

de la Universidad Complutense de Madrid.

Hola, ¿qué tal? Buenos días.

Bueno, Rafa, obviamente los años ayudan, dan prestigio,

pero más allá de eso,

¿qué dirías que aportan las revistas en el campo de la investigación?

Las revistas son fundamentales para la investigación, ¿no?

Porque el conocimiento es acumulativo y las revistas, lo que hacen, es...

Las revistas tienen dos funciones fundamentales.

Primero, evaluar los trabajos que se publican

y, en segundo lugar, como medio de comunicación,

difundirlo y registrarlo, ¿no? Esto es...

Podemos decir que la revista, o la difusión,

es la última parte del proceso de investigación

y ahí es donde están las revistas.

¿Y el éxito de "Comunicar",

si nos fijamos en concreto en nuestra protagonista de hoy?

Pues el éxito de "Comunicar"

es gracias a la comunidad que hay detrás.

Es decir, una buena revista... Una revista, lo que hace,

refleja la comunidad científica que hay detrás.

Si detrás hay una comunidad de investigadores

que publican con calidad, la revista será buena.

Nosotros, lo que hacemos, es reflejar los trabajos...

Pues todas las luces de la comunidad y tratar de ocultar las sombras

y mejorar, en la medida de lo posible,

esos trabajos que nos llegan.

Somos... Representamos a una comunidad iberoamericana,

principalmente, aunque también publican de otras partes,

y somos una comunidad emergente.

Somos una comunidad que cada vez tiene más peso a nivel internacional

y "Comunicar", al estar posicionada, somos la única revista...

Bueno, junto a otra de psicología,

solamente hay dos revistas iberoamericanas

en primer cuartil en JCR que eso es lo más.

Somos punta de lanza de esta comunidad.

Hoy nos vamos a centrar en este número, el número 52.

Vosotros no tenéis que ver con el grupo "Comunicar".

¿Por qué se os ocurre poneros en contacto con la revista

para publicar este monográfico, y por qué con esta revista?

Bueno, nos invitaron a formar un número monográfico

sobre un tema emergente y muy importante

para el futuro del sector de la comunicación.

Nosotros somos de la Facultad de Comunicación

de la Universidad Complutense. Tenemos un grupo de investigación

que desde el año 2005 estamos trabajando

en lo que comúnmente denominamos neurocomunicación o neuromarketing.

Y por eso el hecho de que estemos con este monográfico en esta revista.

Y, Ángel, ¿puedes explicarnos un poco esto de "cerebro social,

inteligencia conectiva", qué incluye o qué habéis querido reflejar?

Pues, probablemente, para resumir, brevemente, diremos que todo.

Porque una de las cuestiones que se plantean y que surgen

a partir del 2003, y es un poco lo que origina

este grupo de investigación,

es que el panorama comunicativo, el paradigma comunicativo

que prácticamente se había venido manteniendo desde dos siglos atrás,

estaba totalmente en crisis.

No funcionaba desde el punto de vista de la publicidad,

de los medios, de la política...

y a partir de ese año, 2003, 2005, hay toda una serie de innovaciones

en el ámbito de la neurología, del estudio del cerebro,

que es lo que abre un panorama totalmente nuevo.

Es decir, nuevas perspectivas y nuevas posibilidades

para encontrar solución a problemas que se venían planteando, sobre todo,

en el tema de la comunicación, en el ámbito de la publicidad,

en el ámbito de... del periodismo en sí,

que sigue viviendo una profunda crisis estructural.

Entonces, la idea de este monográfico era intentar contactar

con esa comunidad científica de la que hablaba Rafael

para que nos aportaran experimentos, metodologías nuevas,

de cómo, realmente, se puede estudiar esos problemas

y aportar soluciones nuevas. No solamente en la comunicación,

también, sobre todo, en el ámbito educativo

donde, particularmente alguno de los artículos

han sido, realmente, espectaculares.

Y a nivel académico está fuera de toda duda

el valor de lo que publicáis, pero para el usuario de a pie

¿que podríamos destacar? Pues, miren...

todo el mundo sabe que el sector de los medios

y de la comunicación está en crisis.

Por desgracia ayer mismo cerró

una revista tan importante como "Interviu", etcétera.

Y "Tiempo".

Y esta crisis la venimos viviendo de modo muy agudo desde el año 2007.

Entonces, lo que estamos buscando con estas investigaciones,

son formas nuevas para que la publicidad, los medios,

sean eficaces. Eficacia que se ha perdido y, por tanto,

inversiones que han desaparecido. Y estas formas nuevas

aprovechamos los resultados

y las investigaciones de las neurociencias

y las aplicamos en dos líneas complementarias.

Una la llamamos neuromarketing y otro lo llamamos neurocomunicación.

La diferencia, que conviene que quede clara, es sencilla.

El neuromarketing busca dentro del cerebro individual

aquellos puntos neuronales en los cuales, hipotéticamente,

se toman las decisiones de compra o las decisiones de voto.

Y la neurocomunicación parte del principio,

derivado también de las neurociencias,

de que existe un cerebro social, una inteligencia común, grupal,

conectiva... Y todo el mundo puede entender.

Cuando una persona compra un coche,

la decisión de compra de ese coche no es individual.

Hay un grupo en torno a esa persona,

que nosotros evaluamos entre siete y 34,

que son las que deciden el coche que una persona va a comprar.

Entonces, la neurocomunicación trabaja,

fundamentalmente, con herramientas de big data

siguiendo los comportamientos

de los grupos en la toma de decisiones

y lo que nosotros buscamos,

aprovechando las aportaciones de las neurociencias,

es cómo funciona ese cerebro individual

y cómo funciona ese cerebro colectivo a efectos de decisiones de compra,

decisiones de voto, decisiones... selección de información, etc.

Ángel, y si vamos un poco más allá, ¿qué aporta la neurocomunicación,

específicamente, a la comunicación?

¿Cómo podríamos entender algunos detalles más?

Por ejemplo, y desde el punto de vista

de lo que ya no es el futuro, sino el presente de la comunicación,

que es Internet, los medios digitales o las redes sociales,

no funciona exactamente igual que la comunicación tradicional.

Es decir, hay que saber entender cómo se mueven las redes sociales,

cómo reaccionan. Por ejemplo, hay infinidad de estudios en el ámbito

de la red social Twitter o Facebook de cómo se genera la opinión

en torno a determinado tipo de acontecimientos, de hechos,

cómo moverla, cómo manipularla, en cierta forma, diríamos.

Entonces, la neurocomunicación nos ayuda a entender ese cerebro.

Ese cerebro, sobre todo, la parte colectiva.

Aunque en ocasiones nos gusta pensar

que tomamos decisiones de forma individual,

porque nos sentimos, en cierta forma, nos reconforta, más poderosos,

pero, como decía Jesús, no hay un proceso individual.

Es decir, nos dejamos seguir...

Por ejemplo, en los procesos de compra

lo vemos a través de plataformas como Amazon,

en donde no compramos deliberadamente.

Leemos y consultamos las opiniones, las sugerencias,

las experiencias previas, y, en función de eso,

adoptamos una decisión. Y el hecho de que la palabra neuro

se haya puesto delante de casi todo en los últimos años, perjudica,

entre comillas, ¿quita un poco de valor?

Hombre, alguien lo puede pensar como una vulgarización

y, tal vez, qué sé yo, haya en otras ciencias

donde no es tan evidente esa relación, pero en nuestro caso

la relación es absoluta. Es decir, nosotros, en nuestro sector,

el de la comunicación, publicidad, información,

desde hace 10 años, tenemos problemas serios de retorno,

de funcionamiento, de inversión.

Entonces, ¿cómo resolvemos esos problemas?

Como acaba de decir Ángel, los modos convencionales de hacer

que se han utilizado, llamándola comunicación de masas,

durante más de 100 años, ya no funcionan.

Y en consecuencia tenemos que buscar estrategias nuevas, formas nuevas,

herramientas nuevas.

Y los fundamentos de esas estrategias,

formas y herramientas a nosotros nos vienen

del funcionamiento del cerebro. Por tanto, el recurrir...

Nosotros no somos neurocientíficos. No queremos competir con los médicos.

Lo único que nos interesa es que ellos nos digan

y nos ayuden a saber cómo funciona el cerebro

y nosotros hoy sabemos que ese cerebro es,

por una parte individual y por otra parte social, colectivo, grupal,

y, por tanto, en las tomas de decisiones

que a nosotros nos interesan, por qué uno compra, por qué uno vota,

por qué uno sigue estas informaciones,

por qué uno se hace fan de esta línea de pensamiento, etc.,

todos esos fenómenos que antes lo solucionábamos

con la propaganda de masas,

ahora recurrimos a los resultados de las neurociencias.

Por eso en nuestro ámbito de competencia

del término está completamente justificado.

Hace unos años uno lo veía una película

y parecía ciencia ficción, como del futuro,

aquello de la publicidad casi personalizada,

que te leían la retina e ibas por la calle

y te iban saliendo anuncios acorde a tus necesidades,

tus gustos, al tipo de persona que eras.

Es que eso ya ha venido para quedarse.

Ha venido para quedarse,

pero, a pesar de que esto ya tenga un largo recorrido,

sin embargo, a día de hoy,

sigue planteando serias dificultades éticas.

Es decir, gran parte de los experimentos

desde el punto de vista de la metodología,

implican el uso de técnicas de resonancia magnética,

de seguimiento ocular, etc.,

que, aunque desde el punto de vista científico son la base

de estos experimentos y de gran parte de los trabajos que hay publicados,

todavía siguen generando una cierta reticencia por parte de la sociedad,

diríamos, puesto que el conocimiento en profundidad del cerebro

permite albergar la sospecha de que ese conocimiento

en profundidad puede permitir la manipulación del cerebro.

¿Un poco más en la teoría que en la práctica?

Tengo la sensación de que en frío la gente te dice que está en contra,

pero luego valora esos progresos.

Ese conocimiento que tenemos, esa publicidad tan personalizada

que recibimos y que antes pasábamos de ella es, precisamente,

ese conocimiento del funcionamiento del cerebro que hay.

Va en aumento y cada vez permitirá que veamos o que nos programen

los programas, las series y las películas que nos interesan,

y no aquellas que, prácticamente, interesan a aquellos que programan,

que preparan la programación del cana canal.

¿Tenéis alguna propuesta más a futuro, algo pensado?

Sí, claro.

Nosotros continuamos trabajando. Por ejemplo, una idea fundamental

que quien nos escuchen y nos vean deben de tener claro es que

es más importante el nosotros que el yo.

Aunque todos ustedes crean que no es así,

tengan ustedes por seguro que el nosotros

es más importante que el yo.

No quiere decir con ello que el yo no sea importante, sí.

Como decía refiriéndose a la opinión pública el viejo Sartori:

"Es de todos y de ninguno", pero no es individual,

es el cerebro grupal, el cerebro colectivo

quien posiciona nuestros comportamientos y cada vez

estamos más convencidos de que son los comportamientos

los que generan las ideas.

Pero por ejemplo, esto también está sometido a debate.

Es un campo nuevo, es un campo donde llevamos trabajando

en todo el mundo más de 10 años, pero en lo que queda mucho

por investigar porque ya quisiéramos tener la fórmula según la cual

si tú vendes un coche o un jabón de lavadora,

pudiésemos tener la eficacia segura de que te compraban lo que tú dices.

Pues no, gracias a Dios el cerebro individual

tiene sus márgenes de rechazo a cualquier propuesta

y el cerebro grupal también.

Al final esta charla nos sirve para hacernos una idea del por qué

podía ser un tema perfecto para una revista, un monográfico

del grupo Comunica. Es un tema que está ahí

y que a todos nos llama la atención, más y menos expertos en la materia

entienden que es algo que esta cerca de todos, que nos interesa a todos.

Por supuesto y además que tiene una relación clave

con la comunicación y tiene una relación clave con la educación.

Rafael, ¿a futuro algún número más, algo así que nos puedes avanzar?

Acabamos de cerrar un monográfico, que ahora mismo se está evaluando,

sobre ciberacoso que es muy interesante para comunicación

y educación.

Tenemos otro sobre arte y movimientos sociales.

Tenemos otro sobre aprendizaje y medios emergentes,

y terminamos el último monográfico que tenemos lanzado,

que para todos estos estamos recibiendo trabajo,

es sobre medios de comunicación individuales, sobre móviles.

Pues nada, muy interesantes todos. Esperamos que pronto vengáis

al programa y nos contéis ese acuerdo que tenemos

de servir de puente entre educación y divulgación.

Nosotros encantados de recibiros. Nosotros más.

Gracias por el ratito. Gracias a vosotros.

Ahora hacemos un alto en el camino visitando

la exposición "Fluctuaciones". Una instalación que firma

Daniel Canogar y conforman 24 vías de "media-art".

Se pueden visitar hasta el domingo 28 de enero

en la sala Alcalá 31 de la Comunidad de Madrid.

(Música)

La exposición se llama "Fluctuaciones".

Recoge obras de los últimos 10 años y en esos 10 años yo creo que todos

hemos vivido unas transformaciones importantes tecnológicas.

Muchas de ellas tienen que ver con tecnologías.

En los últimos 10 años han aparecido los teléfonos móviles inteligentes.

En los últimos tres años han aparecido las redes sociales,

que no existían.

Facebook y Twitter empezaron en 2007. Justamente, en esos 10 años

también se ha instalado una nueva economía global

que también ha cambiado muchísimo el mundo laboral.

Internet ha explotado totalmente.

Casi vemos más información a través de Internet

que a través de la prensa o a través de otros medios, la lectura.

Mi exposición "Fluctuaciones" intenta retratar ese cambio,

esa transformación y, sobre todo, cómo el ser humano

está siendo afectado por este cambio.

(Música)

Yo creo que se tiene que ver la exposición con un pie

en el pasado y otro en el futuro.

Yo no soy nostálgico, no creo que necesariamente el pasado

era mejor que el presente, pero por lo menos yo creo que sí

que necesitamos entender mejor el pasado para saber

hacia dónde vamos en el futuro.

Esto es uno de los temas que planteo aquí en la exposición,

que estos avances tecnológicos han sido tan rápidos,

tan veloces que no nos han permitido procesarlos.

Está muy presente la idea de la memoria en la exposición.

Tenemos que recordar de dónde venimos para saber hacia dónde vamos.

Recordar qué tecnologías hemos usado en el pasado de alguna forma reflejan

memorias colectivas que nos permite entender

un poco mejor las tecnologías del momento presente.

Ahí está un poco mezclado la memoria tecnológica

con la memoria humana y cómo de alguna forma las dos están

un poco hilvanadas una con la otra. Eso es otro tema para mí muy central

de la exposición.

(Música)

(Música)

(Música)

Para mí ha sido realmente importante tener la oportunidad de exponer

en la sala Alcalá 31. Yo soy madrileño, esta es mi ciudad.

Yo creo que por eso también he hecho un esfuerzo especial

en hacer un proyecto potente.

Conté con el consejo inestimable del arquitecto que me ha ayudado

con el proyecto, Marcos Corrales, con la comisaria Sabine Himmelsbach

y entre los tres miramos muchísimas opciones diferentes,

y al final yo creo que lo que hemos conseguido es una obra central,

"Sikka Ingentium", que ocupa el espacio central,

el patio central por decir una zona de la sala.

Con otros espacios anexos como el que tenemos detrás,

que funcionan también como otras miniexposiciones dentro

de la gran exposición.

(Música)

Nadie que ame el arte, que ame la cultura puede perderse

esta exposición. "Fluctuaciones" de Daniel Canogar

en la sala Alcalá 31.

Un espacio imprescindible para entender

las bellas artes internacionales.

El trabajo de Daniel Canogar gira en torno a varios aspectos.

Por un lado la memoria y también la historia,

pero por otro en torno a las nuevas tecnologías,

a lo que representan en nuestra vida.

Hasta qué punto han venido para convertirse en una segunda piel.

En una segunda piel en la que la información,

la saturación de la información, de las imágenes,

conforman nuestro día a día.

Esa es la reflexión de esta exposición.

Hasta qué punto la velocidad a la que actualmente vivimos

hace que todo se convierta en historia,

que la memoria sea algo casi del pasado.

(Música)

Hace ya casi 15 años de la primera edición de "El secreto del orfebre",

de la escritora Elia Barceló. Ahora acaba de salir

una nueva edición ampliada en Roca Editorial.

Esta, preciosa y en pastas duras.

Recordemos que Elia Barceló es una escritora española

afincada en Austria, donde trabaja como profesora

de literatura española e hispanoamericana

en la Universidad de Innsbruck y que se inició

como escritora de género.

Primero cultivó la ciencia-ficción y luego la novela juvenil

y siempre la sensibilidad. Quizá, lo demostró de la manera

más contundente con este cuento fantástico y romántico que obtuvo

de inmediato un rotundo éxito y ha sido traducido

a un montón de idiomas.

Ahora quien no lo leyó en 2003 tiene la oportunidad,

otra oportunidad de disfrutarlo. Recuerden, "El secreto del orfebre",

de Elia Barceló.

Recientemente publicado en una nueva edición ampliada por Roca Editorial.

Hasta aquí "La aventura del saber" del día.

Mañana martes volvemos. Por ejemplo, para abrir el gabinete

de nuestros psicólogos de confianza y contestar algunas de las consultas

que ustedes nos han hecho llegar. Además, el corresponsal de TVE

en Oriente Próximo, Óscar Mijallo nos presenta en su primera novela

y hablamos de cine documental. En concreto de una historia

de supervivencia en plena naturaleza siendo autosuficiente

y sin depender de la tecnología.

Los detalles mañana aquí en "La aventura del saber. Adiós.

(Música créditos)

  • La aventura del saber - 15/01/18

La aventura del saber - 15/01/18

15 ene 2018

Emitiremos los reportajes "Exposición Norman Foster. Futuros Comunes" y "Exposición Daniel Canogar". Además, entrevistaremos al escritor Alonso Barán y a Rafael Repiso, Jesús Timoteo y Ángel L. Rubio, de la Revista Comunicar.

ver más sobre "La aventura del saber - 15/01/18" ver menos sobre "La aventura del saber - 15/01/18"
Programas completos (1476)
Clips

Los últimos 4.500 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios