www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5442128
Para todos los públicos La aventura del saber - 13/11/19 - ver ahora
Transcripción completa

Buenos días y bienvenidos

a una nueva edición de "La aventura del saber".

Hoy comenzaremos de nuevo

con el profesor del Instituto de Empresa

Enrique Dans

hablando de futuro casi inmediato

a partir de su libro "Viviendo en el futuro".

Nos centraremos en esta ocasión

en lo que harán las nuevas tecnologías

para mejorar nuestra sanidad.

Enrique nos contará cómo serán los marcadores personales de salud

y cómo, nuestro médico de teleasistencia.

En nuestro taller de ciencia,

el meteorólogo José Miguel Viñas nos va a mostrar la íntima relación

que existe entre la meteorología y la música.

Y es que a lo largo de la historia

los compositores no se han cansado de escribir melodías

sobre el sol, la lluvia, el verano o la primavera.

La serie documental que elabora la CRUE

con equipos docentes

e investigadores de la universidad española

para "La aventura del saber",

"Universo sostenible",

se ocupa hoy de robótica.

¿Hasta dónde va a llegar la confluencia

entre la robótica industrial, los datos masivos

y la llamada inteligencia artificial?

Hoy nos lo cuentan un montón de especialistas.

Y nuestra sección de arqueología

para visitar el mundo hace miles o millones de años.

El túnel del tiempo dedica su último día

a conocer el Castro de la Encarnación

en Rabanales, Zamora.

Tal y como prometimos hace un par de semanas

en nuestro primer encuentro con Enrique Dans,

autor de este libro,

"Viviendo en el futuro:

Claves sobre cómo la tecnología está cambiando nuestro mundo",

hemos vuelto a invitarle a "La aventura del saber"

para seguir hablando precisamente de ello.

Hoy nos vamos a detener

en cómo la tecnología puede cambiar nuestra sanidad.

¿Pública o privada? ¿O es indistinto?

No es indistinto.

Depende de los incentivos que tengas para cada lado.

Es muy posible, por ejemplo,

que la privada sea la primera que empiece a innovar,

porque tiene más grados de libertad, porque depende más del dinero...

Genera el dinero de otra manera con otros condicionantes.

Pero, en último término,

tienes que acabar en los sistemas públicos

porque, lo lógico,

es que la innovación acabe influyendo

en toda la sociedad.

Pasa como con las farmacéuticas.

Con las medicinas, ¿no?

Primero, las inventan unos; luego se explotan,

y al final todo el mundo se beneficia.

Sería algo así, ¿no? Efectivamente.

Tienes que justificar la inversión en investigación

y tienes que dar cierta capacidad de generar beneficios

a los que investigan desde cero,

pero, a partir de ahí,

lo lógico es que esos beneficios lleguen a toda la sociedad.

¿Las nuevas tecnologías qué van a producir principalmente?

¿Que no tengamos que tomar medicinas?

¿Que no tengamos que hacer uso de la propia sanidad?

¿Que antes de que llegue la enfermedad

la preveamos?

Fundamentalmente,

la idea es el paso de una sanidad paliativa

que actúa cuando ya estás malo.

El hecho de que me encuentro mal y voy al médico, ¿no?

En lugar de eso,

a lo que vamos es a un sistema de sanidad preventiva.

Es el médico el que te llama a ti.

"Oye, ven a verme".

Le dirías seguramente:

"Estoy bien, me encuentro perfectamente".

"Ven a verme porque he detectado algo".

Son sistemas que vayan por delante.

¿Por qué?

Primero, mejoras el bienestar, lógicamente.

No llegas a sufrir las consecuencias

o a experimentar los efectos de un problema en tu organismo.

Y, segundo,

aparte de mejorar el bienestar de las personas,

puedes mejorar los costes asistenciales

encontrando antes determinadas...

Tratando antes determinados problemas.

En el capítulo del libro que dedicas al tema

cuentas una historia personal.

Me gustaría que empezáramos la charla

recordando un poco lo que cuentas.

Es el capítulo más personal del libro,

pero porque me pilló en ese momento.

Me pilló escribiéndolo

cuando un día me levanté por la mañana...

Yo era de dormir más bien pocas horas.

Durmiendo cuatro o cinco horas,

estaba razonablemente bien todos los días.

Los únicos que tenían algún problema eran amigos míos

con los que a la hora de cenar

indefectiblemente a las 23:00 empezaba a...

A dar cabezadas. A cabecear.

Pero, dejando ese tema aparte,

yo tenía una vida razonablemente buena

y era bastante productivo durmiendo poco.

Un día, me levanto a mi hora habitual,

me voy al baño

y, estando en el baño, me empiezo a notar incómodo.

Como que me falta aire, ¿no?

Llevaba el Apple "watch", miro el Apple "watch",

y me estaba marcando nada menos que 140 o 150 de pulso.

Estando en reposo.

Recién levantado.

No tenía ningún sentido.

Lo miro un momento después, y me marca mucho menos.

Me marca mi frecuencia habitual y después vuelve.

Me noto raro, ¿no?

Me acuerdo de que tenía en casa...

Por estas cosas que...

Como escribo sobre tecnología, te mandan dispositivos para probar.

Tenía este cacharrito en casa.

Este dispositivo.

Está el pobre hecho un asco

porque es blanco y lo llevo en el bolsillo.

Este dispositivo es para ponerlo aquí,

poner dos deditos, y que haga un electrocardiograma.

Te hace un electrocardiograma con un nivel de precisión...

Eso va al teléfono móvil.

Va al teléfono móvil

y desde el teléfono te hace un diagnóstico.

Lo probé, puse los dedos,

y al cabo de un momentito me dijo

que tenía probable fibrilación auricular.

La fibrilación auricular es el caso más común de arritmia.

Pero ¿qué pasa cuando lo pruebas, te lo hace y te lo dice?

Que tú llegas al hospital de otra manera.

Claro.

Yo me encontraba mal, pero no tan mal.

Yo dije:

"Estoy incómodo, pero puedo hacer mi vida".

Tenía un consejo de administración más adelante.

A mediodía.

Pensé incluso en ir al consejo

y, luego, si me seguía encontrando mal,

ir al hospital.

Mi mujer me dijo directamente:

"Tú, al hospital ya".

Entré por la puerta del hospital diciendo:

"Hola, muy buenas. Tengo fibrilación auricular".

Imagínate la cara de la persona.

Diría: "Este...".

"Llega el listo que todo lo sabe".

O "sí, bonito, sí".

Pero directamente me pasaron.

Me pasaron a triaje,

me pusieron los electrodos, etcétera.

Por supuesto,

un electrocardiograma con 12 electrodos por el cuerpo

es más preciso que un cacharro como este.

Por supuesto.

Pero tiene otra cuestión.

Ese aparato solamente lo usas una vez al año

si es que te sometes a un chequeo.

O cada...

Esto lo tienes en casa y te lo pones cuando te dé la gana.

Cuando te encuentras raro.

De hecho, fue avanzando el tema,

y este,

que es un cacharrito

que estará en torno a ciento y mucho o doscientos y pico euros,

lo sustituí al cabo de un tiempo por este otro.

Es más pequeñito y la batería dura muchísimo.

Es el mismo en principio. Haces así y tal.

Este es de una empresa americana, y este, de una húngara.

Este es de una empresa americana

que lo ha conseguido homologar con la Food and Drug Administration.

De hecho, los médicos te dicen...

Este es el que llevo ahora mismo.

Este lo llevo simplemente hoy para enseñarlo.

Este es el que llevo ahora mismo porque es muy sencillo.

Segundo, mi cardiólogo lo adora.

Le encanta.

¿Con cualquiera de los dos qué pasa?

Tú te haces tu electrocardiograma y en un botón...

Lo tienes ya en tu móvil,

y en un botoncito se lo envías a tu cardiólogo.

¿Podemos hacer eso en la sanidad actual?

Difícilmente.

Aún no. Todavía no.

Colapsaríamos seguramente a los cardiólogos.

Yo lo puedo hacer porque es amigo mío.

Le escribí un par de prólogos a libros

de la Sociedad Española de Cardiología

y me cuidan mucho afortunadamente.

Yo soy un niño mimado en ese sentido, ¿no?

¿Qué pasa cuando pasamos de este tipo de cacharros

que vas a ellos cuando te encuentras mal

o cuando notas algo o crees notar algo

a esto?

El Apple "watch" del momento era el Apple "watch" 3.

El primero que te detecta una fibrilación auricular

es el 4.

¿Cuál es la diferencia?

¿Esto es más preciso o menos preciso que esto o que...?

Lo tienes puesto siempre, ¿no? Ahí estamos

Esto es estadística.

No tienes que sentirte mal. Eso es.

La cuestión estadística...

Hay muchos médicos que dicen:

"Esto no tiene la precisión que necesitamos

y es mucho menos preciso

que el aparato que tengo en el hospital".

Por supuesto.

Pero esto te genera lecturas a lo largo de todo el día,

y el error estándar disminuye cuando tienes más datos.

¿Qué ocurre si fuésemos capaces...?

Como está haciendo ahora Singapur,

que ha llegado a un acuerdo con Fitbit.

Fitbit la acaba de comprar Google.

Ha llegado a un acuerdo

para que mucha gente en el país utilice pulseritas de Fitbit.

¿Qué pretende?

Primero, encontrar determinados problemas.

Localizarlos antes de que de verdad sean un problema

Segundo,

educar mucho mejor los algoritmos

capaces de detectar un posible problema.

Que aprenden. Efectivamente.

El "machine learning",

lo algoritmia capaz de detectar un problema,

ahora mismo no te puede detectar un infarto.

Muchos infartos ocurren.

Simplemente aparecen y ni siquiera avisan, ¿no?

Pero a lo largo del tiempo,

cuando vayamos teniendo cada vez más datos,

la detección de enfermedades cardiovasculares

se va a hacer muy certera.

¿Y qué otros sensores llevaremos en el futuro relativamente cercano?

Tendremos un poco de todo.

Sensores y pruebas diagnósticas.

Un análisis de orina se puede hacer ya con un aparatito

que introduces en la primera orina de la mañana.

Directamente, con una aplicación, le haces una foto,

y evalúa los patrones de colores.

¿Qué pasa cuando puedes hacerte un análisis de orina diario?

O, por ejemplo, la tensión.

La tensión es un parámetro clínico muy apreciado.

Seguramente, un cardiólogo te dirá

que solo con una estimación de la frecuencia cardiaca

no le sirve.

Necesita un indicador...

Eso también lo tienes en los relojes.

Sí.

Es relativamente sencillo.

Es el típico regalo para el abuelito,

pero, en muchas ocasiones, es muy interesante tenerlo en casa

y tener un cierto control.

A lo que voy

es a cómo actúa la consciencia en este sentido.

Durante muchos años,

salíamos a correr para hacer deporte.

Ahora ya no salimos a correr.

Ahora salimos a correr con una gama de sensórica

que nos permite saber cuánto hemos recorrido,

por dónde, con qué inclinación,

cuánta hidratación necesitamos en función de la temperatura...

Parecemos profesionales

y hemos salido a echar una carrerita sin más, ¿no?

¿Qué pasa cuando ya no sales a correr,

sino que te mantienes a un ritmo determinado

para hacer ejercicio cardiosaludable o para quemar grasas?

¿Adónde nos lleva todo esto?

¿Adónde nos lleva, Enrique?

Nos lleva a la capacidad de controlar,

de que sean algoritmos los que controlen todos esos datos.

Que todos esos datos de tu cuantificación personal

estén sometidos a una algoritmia que de vez en cuando pite,

porque no vas a tener a un gabinete médico

examinando todo lo que tú haces.

Pero eso también te da un poco de miedo, ¿no?

Imagínate...

Yo qué sé.

Que se entera el del seguro médico de que tienes arritmia

y no le interesa o te sube el precio, ¿no?

Los datos de salud son de enorme confidencialidad.

Son datos personales de especial protección,

y hay que tratarlos adecuadamente.

Fíjate qué interesante

que la compañía que parece que está avanzando más

en este sentido

ha hecho bandera de la privacidad e incluso desafía a otras, ¿no?

Apple se dedica últimamente a poner anuncios

en el Consumer Electronics Show, en el CES de las Vegas,

de "lo que pasa en tu iPhone se queda en tu iPhone".

Desafían incluso al Gobierno de los Estados Unidos,

que les pide desbloqueen el iPhone de un terrorista

y ellos dicen: "No puedo.

Es un iPhone, no se puede desbloquear.

Si quieres buscarte 'hackers' que lo intenten,

inténtalo,

pero no lo vamos a hacer porque no se puede".

¿Qué buscan?

Inspirar en el cliente la idea

de que si son ellos los que te venden un servicio,

ese servicio va a ser para ti y eres tú el que tiene el control.

¿Hasta dónde va a llegar la prevención?

Recuerdo la película, seguro que la has visto,

de Spielberg,

"Minority report",

que son personas que aún no han delinquido, ¿no?

Se supone

que todo lo que está diciendo la estadística

es que van a delinquir, pero aún no lo han hecho.

Efectivamente.

La película está muy bien

salvo el detalle de los tres aquellos

que están metidos en la piscina.

Esa parte era...

Los sensores humanos. Efectivamente.

Todo lo demás es correcto.

Tú, hoy en día,

de la misma manera

que puedes poner un anuncio a una persona

para que llegue en el momento adecuado

y en sus intereses adecuados

puedes predecir en cierto sentido la salud de una persona, ¿no?

¿Qué vamos a poder hacer?

Empezando por nuestra dotación genética,

nuestra predisposición genética.

El conocimiento del ADN. Efectivamente.

Ni siquiera llegando a secuenciación,

pero como mínimo a detección de marcadores.

Una prueba de detección de marcadores

vale 99 euritos, ¿no?

Es una cosa sencillísima.

Entonces, hoy en día,

la gran discusión es si el Estado está de acuerdo

con que tú tengas tanta información sobre ti mismo.

¿Y eso por qué?

Es tu propia información.

Es lo que se suele achacar

a lo que llaman el síndrome de Angelina Jolie.

¿Qué pasa cuando tienes tanta información

que te dicen que tienes un marcador genético

que te predispone al cáncer de mama?

Puedes tomar la decisión, médicamente errónea seguramente,

de operarte y sustituir tu pecho por implantes

porque tienes miedo

a que llegue a provocarte un cáncer de mama.

Esa decisión, médicamente, tiene una justificación compleja.

A algunas de las empresas

que están haciendo este tipo de pruebas

lo que les han restringido

es cuánta información pueden dar a sus clientes.

Es curioso

porque tu información debería ser tuya.

Y, sin embargo, es el Estado el que llega y dice:

"No tienes la madurez o la preparación suficiente

como para asumir la información que te podríamos dar".

Así dicho no parece muy aceptable. Suena raro, ¿verdad?

Y, sin embargo, se está haciendo.

Yo tengo una analítica completa de 23andMe de esta prueba genética

porque la hice antes de que el Estado norteamericano,

la FDA norteamericana,

les impidiese dar esos resultados,

pero mi mujer se la hizo después que yo

y la suya es sobre todo útil para temas de genealogía.

Pero no para salud.

¿Y lo de la teleasistencia cómo va a cambiar?

Se supone que es un gasto enorme

que el médico venga a casa cuando ya estás enfermo;

pero si por una videoconferencia, por ejemplo así,

hablas con el médico antes,

te ahorras ir tú o que venga él, ¿no?

Efectivamente.

Por un lado, es un ahorro existencial.

Por otro lado, lógicamente, es un control más periódico,

más periodificado, más constante y más consistente.

Y, además, se puede llevar a algoritmización.

No es tan terrible que te llamen "chatbot"

cuando un "chatbot" realmente no lo diferencias

si tiene buena memoria

y es capaz de preguntarte por aquello que es relevante, ¿no?

Realmente llegas a no tener la impresión

de que estás hablando con...

Con una máquina. Con una máquina, ¿no?

¿Se puede hacer?

Se puede hacer muy bien para conseguir calidad asistencial

en zonas que es difícil que tengan cobertura adecuada.

Claro.

Y también, por ejemplo,

en el caso de las personas mayores que se encuentran solas.

Es un problema cada vez mayor, ¿no?

A lo mejor ya se pueden hacer máquinas

que puedan ayudar a estas personas con llamadas de teléfono...

La tecnología, sin duda, ayuda a estas cosas.

La tecnología puede hacer

que una persona se sienta menos sola.

Todos los patrones que se han encontrado últimamente

de usuarios de Facebook por encima de los 65

tienen que ver con gente que se siente razonablemente sola

y que lo que quiere es saber qué hace su familia y sus amigos

y recurre a esto.

De la misma manera, puedes ir a...

Lo ideal sería que una persona no se sintiese sola,

pero hay circunstancias de todo tipo en este sentido.

Había otra película que se llamaba "Her",

no sé si la viste,

con Joaquin Phoenix,

que se enamora de una especie de algoritmo

o no sé qué.

¿Eso es previsible que ocurra?

¿Puede ocurrir

que en el futuro

estas máquinas lleguen a tener vida propia?

Sin duda.

¿Cuál es el primer...?

La primera industria que explota este tipo de tecnología

suelen ser las industrias relacionadas con el sexo.

Se habla mucho, cada vez más, de los "sexbots" por ejemplo.

Que tengas sexo con un robot

y que incluso esa experiencia sexual

se especula que llegue a ser mejor que "the real thing".

Mejor que la... Sí, sí, sí.

Porque se acostumbra

a lo que a ti te gusta y te deja de gustar,

y a tus ritmos, etcétera, etcétera.

Sin entrar en detalles escabrosos.

Ya.

¿Adónde podría llegar algo así?

Posiblemente podría llegar

a una reducción importante de la prostitución.

Imagínate.

Pero también estamos hablando de máquinas que te...

Yo tengo una experiencia muy curiosa con un pequeño "chatbot"

que se llama Politibot

que te analiza una noticia y la discute contigo.

En realidad, no es una discusión real.

Te da unas cuantas opciones,

y tú en vez de leerte la noticia lo que estás es hablando.

Tienes la sensación de estar chateando.

Una especie de amigo. Claro.

Al cabo de muy poco tiempo,

tienes la sensación de que es tu amigo politibot

y que esas noticias las retienes y las interiorizas mejor

que si estuvieses leyéndolas en una columna.

¿Y las recomendaciones estas que hacen las pulseras deportivas?

"Levántate", "vete para allá", "haz esto", "haz lo otro",

"respira", "tómate un minuto para respirar"...

¿Eso cómo va a evolucionar?

Evolucionará

hacia una personalización cada vez mayor.

Hay personas a las que no les hace falta

y tienen una vida razonablemente equilibrada,

y otras que requieren eso o incluso más.

O requieren...

Yo creo que el ejercicio se va a ir convirtiendo

en una especie de terapia que te administran

en función de tus necesidades en cada momento, ¿no?

Pero tú tendrás la libertad de sí, no o tal vez,

me viene bien o me viene mal.

Pero que esas recomendaciones puedan llegar a tener correlación

con la supervisión de lo que ingieres,

de tu alimentación,

con una serie de pruebas diagnósticas

que digan cómo estás en cada momento real...

Yo creo que por ahí vamos sin duda.

Para resumir, para concluir,

¿cómo va a ser la sanidad del futuro?

La sanidad del futuro tendrá un intento de reducción

de los problemas en las personas,

del incremento del bienestar de las personas,

y a partir de ahí una reducción del coste.

Por lo tanto,

es esperable que esto ocurra

en sistemas de salud que tengan una cierta calidad.

Si todos pensamos adónde te irías...

¿Si te detectan una enfermedad muy mala

a qué país te irías?

A Estados Unidos no.

A no ser que tengas mucho dinero.

Si tienes mucho dinero, sí; pero si no...

Era el gran mito de la sanidad.

"Si te pones muy malo, vete a Estados Unidos"

Hoy en día, seguramente, lo más juicioso es irse a China.

En China ensayan terapias que no se ensayan en otros sitios.

Que van un poco por delante, ¿no?

El coste, además, está más contenido.

¿Dónde sería normal que se innovase mucho en sanidad?

Estados Unidos no porque tiene costes disparadísimos.

Lo normal será que ocurra en países

con calidad existencial razonablemente universalizada.

En Singapur o en España en un momento dado.

Es muy posible

que España tenga mucho que decir en estos temas.

Ha sido un verdadero placer como siempre, Enrique.

Yo creo que podríamos quedar

para seguir hablando de "Viviendo en el futuro"

en otros ámbitos.

Por ejemplo,

cómo va a ser la casa de nuestros sueños

en el futuro, ¿no?

Si va a ser un piso

o va a ser una casa con terreno o cómo va a ser.

O nuestra relación con la casa. Nuestra relación con la casa.

Si vamos a hablar con ella cuando lleguemos, ¿no?

Por ejemplo, como hablamos con los coches.

Efectivamente.

Un placer. Encantadísimo.

Seguimos.

La Universidad de Salamanca nos propone contestar una pregunta

sobre un material fascinante.

¿Qué ventajas tiene el grafeno?

La universidad responde.

El grafeno es una lámina de átomos de carbono

dispuestos según una red hexagonal como de un panel de abeja.

Lo denominamos material bidimensional

para distinguirlo de los materiales habituales

que son tridimensionales.

El carácter bidimensional se lo da que el espesor es el menor posible,

una monocapa atómica.

De hecho,

el grafeno es simplemente una de las miles de láminas atómicas

que forman un trozo de grafito habitual.

La investigación en estos materiales despertó mucho interés

por sus propiedades extraordinarias,

pero se pensaba que sería imposible obtenerlos,

ya que se pensaba

que en su forma plana no iban a ser estables.

De ahí la sorpresa

que cuando los profesores Geim y Novoselov

descubrieron el grafeno por un método sorprendente

nadie esperaba que pudiera ser posible.

Este método consistía

en la exfoliación del grafito con celo

y de esta forma obtener estas monocapas de grafeno.

De hecho, la investigación...

El interés por el grafeno se despertó después, en 2005,

cuando se descubrió el efecto Hall cuántico anómalo

en este material

demostrando

que las propiedades del grafeno se podían medir en el laboratorio.

Hoy en día es prioritaria la investigación en grafeno

y otros materiales 2D

para todas las agencias públicas de investigación

así como para las empresas

que intentan trasladar desde el laboratorio

estas propiedades extraordinarias

en aplicaciones en la sociedad.

Entre ellas se citan normalmente

las pantallas táctiles ultraligeras y flexibles,

supercapacitores; es decir, superbaterías,

materiales ultraligeros y resistentes,

etcétera.

Lo que marca nuestro estado de ánimo

un día de sol o un día de lluvia.

Sensaciones

que sin duda han sabido trasladar los compositores musicales

a sus partituras.

En nuestro taller de ciencia

José Miguel Viñas quiere explicar esa cerca relación

que a lo largo de la historia ha existido

entre la meteorología y la música.

¿Qué tal estás? Bienvenido. Hola, Mara, buenos días.

Si la música es la expresión de nuestros sentimientos

y de nuestras vivencias,

la meteorología tenía que estar muy presente.

Totalmente.

A veces de manera muy clara

y otras veces está un poco escondida,

pero al final sale esa conexión.

¿Y cómo vamos a descubrir estas conexiones

entre el tiempo y la música?

¿Con qué empezamos?

Vamos a empezar con algo que todo el mundo conoce.

Por ejemplo, "Las cuatro estaciones" de Vivaldi.

Aquí están.

(Música)

Esta música, sobran presentaciones,

es el primero de los cuatro conciertos de Vivaldi

dedicado a las cuatro estaciones.

Lo que la gente no sabe bien

es que lo que está describiendo

no son únicamente esas cuatro estaciones,

sino la evolución de la vida.

Con "La primavera",

lo que nos está enseñando es la vivacidad.

El nacimiento. En primavera nace todo.

El nacimiento de nosotros, del hombre.

Las primeras etapas de la vida.

Según van avanzando las estaciones,

llegamos finalmente al final, a la muerte,

que sería la representación de "El invierno", ¿no?

A esa "Primavera" le sigue "El verano".

A esa "Primavera" le sigue "El verano"

y en "El verano" hay una parte de ese concierto

que para mí es espectacular

y que creo que merece la pena que escuchemos ahora.

A ver cómo suena.

(Música)

Esta tormenta...

El que más te gusta creo. Sí.

Esta tormenta vivaldiana tiene una parte precursora

que va poco a poco poniéndote en situación

hasta que ya estalla la tormenta.

Para mí,

tanto esta tormenta que compone Vivaldi

de esta manera tan magistral

como la tormenta que también compone Beethoven

en su sexta sinfonía, en la "Pastoral",

son dos de los mejores ejemplos

de cómo a partir de la música se puede representar fidedignamente

un fenómeno meteorológico.

En este caso, una tormenta, que a todos nos impresiona, ¿no?

Esta música ciertamente es impresionante.

Estamos ahí viendo los rayos.

Totalmente.

Bueno, "El invierno".

Sí, lo que te decía.

"El invierno" ya es el final.

Si empezamos a escuchar ahora esos primeros compases

y esos primeros ritmos de "El invierno",

inmediatamente nos transmite esa sensación de frío.

Hace poco leía...

Alguien preguntaba:

"¿Vivaldi hubiera compuesto hoy día 'El invierno'

igual que en la época en la que lo compuso?".

Realmente tendría menos relevancia dentro de toda la obra.

Ahora lo vemos.

Hay días que hace frío, pero cada vez son más escasos.

Y, sin embargo, en esa época,

había bastante tiempo durante el año en el que el ambiente era frío.

Aquí se representa incluso...

Si cierras los ojos,

llegas incluso a sentir el frío con el castañeteo de los dientes

y la tiritera que te entra.

Inviernos duros de los de verdad.

Eso nos está reflejando Vivaldi.

¿Cambiamos de compositor?

Venga, de compositor y de época.

Venga, ¿nos vamos con Chopin? Nos vamos con Chopin.

En este caso,

vamos a escuchar uno de sus preludios,

el preludio número 15,

porque tiene una conexión directa con la meteorología.

Aquí lo estamos escuchando.

(Música)

Vemos que hay una nota repetitiva.

Sí, ¿verdad?

Un la bemol todo el rato ahí.

De hecho,

este preludio se ha bautizado como "La gota de lluvia".

Esa gotita que va cayendo. Sí.

Y cuando sabemos la historia que hay detrás de esta composición,

llegamos a entender esa conexión.

Chopin era una persona atormentada

y con muchísimas dolencias durante su vida.

Un médico, él vivía en París,

le recomendó viajar al sur, al Mediterráneo,

para tener un clima más...

Que le diera energía de alguna manera.

Con más sol y con temperaturas más altas.

Y decidió viajar a Mallorca.

Viajó a Mallorca con su pareja entonces,

que era la novelista francesa que firmaba como George Sand.

Llegaron a Mallorca con unos días estupendos

de ese sol de finales de otoño magnífico

que a veces hay en Baleares,

pero la cosa se torció.

Empezó a llover, a haber tormentas, ambiente frío...

Y eso fue calando en Chopin. Nunca mejor dicho.

No encontró ese clima que él esperaba.

Hay un momento en el que se van a la cartuja de Valldemosa,

en el norte de Mallorca,

y ahí es donde compone este y otros preludios.

Concretamente este nos está contando casi,

si cerramos los ojos también,

esa lluvia que un día tras otro tenía en esa zona.

Que escuchamos así detrás de la ventana.

Más compositores.

Vamos si quieres a cambiar de tercio ahora.

Vamos a escuchar ahora un violín, pero un violín muy especial.

Aquí está.

(Música)

No es un violín cualquiera este.

No es un violín cualquiera.

Es un Stradivarius.

Seguramente,

a todos nuestros amigos ese nombre les suena

porque los expertos en música están de acuerdo

en que los instrumentos que hizo el maestro Stradivari

son los que tienen mayor calidad

cuando se comparan con otros violines de la época.

También hay ahí una conexión interesante climática.

Estamos en el siglo XVIII, a principios,

y justamente en Cremona, en el norte de Italia,

es donde se establecen

una serie de familias de los lutieres,

de constructores de instrumentos de cuerda,

que en esa época estaba muy de moda,

y los instrumentos que hacen son muy refinados.

Pero los de Stadivari tienen un punto extra de calidad.

¿Dónde está la conexión con el clima?

Ese periodo coincide con el periodo más frío o álgido

de la llamada pequeña edad de hielo.

El tiempo en Europa en esa época durante varios siglos

era bastante más frío y extremo que el de ahora.

Los inviernos eran muy crudos.

Estamos en el norte de Italia

y los instrumentos que hacían de cuerda los lutieres

los hacían con madera de picea,

que es un árbol que hay habitualmente en los Alpes.

De ahí cogían la madera.

Durante periodos fríos, la madera está más compacta.

El crecimiento es más pequeño

que cuando hacen inviernos más templados y húmedos.

El árbol, por así decirlo, crece un poquito más.

Cuando hace mucho frío, lo contrario.

Al ser más compacta

a la hora de hacer una caja por ejemplo de un violín

la resonancia del instrumento es mejor.

Por lo tanto,

la calidad de esos instrumentos estaría justificada

por la dureza particularmente que tuvo la madera de picea

durante ese periodo.

Pero, claro, me puedes preguntar...

"No era únicamente Stradivari el que hacía violines y violas.

También estaban otras familias de lutieres".

Por qué era tan especial. Por qué era tan especial.

El truco o la clave

parece estar un poco en los barnices que usaba Stradivari

precisamente para tapar los poros de la madera

y que esa resonancia todavía fuera un poquito mejor.

Tenía, dicen, una fórmula secreta

que aplicaba a todos sus instrumentos;

y entre la calidad de la madera y esos barnices que usaba

parece que el resultado es este que suena.

Son pequeños detalles, pero mira qué diferencia, ¿no?

Y ahora ya que se acercan las Navidades,

y que ya tenemos los turrones en los supermercados

con qué terminamos.

Yo creo que vamos a terminar con un villancico

si te parece bien, Mara.

No un villancico cualquiera, el villancico por excelencia.

Lo escuchamos.

Sobran las presentaciones.

(Música)

"Noche de paz". "Noche de paz".

Claro. No podía faltar.

Este villancico lo compone un sacerdote austriaco,

Joseph Mohr,

en el año 1816.

Aunque no se representa por primera vez

hasta 2 años después, 1818.

1816, en climatología, se llama el año sin verano.

Y me dirás: "¿Por qué?". Eso no suena bien.

Porque en el año anterior, 1815,

tuvo lugar en la Tierra una erupción volcánica brutal.

La erupción del Tambora, en Indonesia.

Tuvo tal magnitud que provocó un cataclismo.

Tuvo un impacto climático a escala de toda la Tierra.

Se produjo el año siguiente y los posteriores

un enfriamiento a nivel global,

de manera que los inviernos,

debido a eso que lanzó el volcán a la atmósfera,

fueron particularmente fríos.

En esa pequeña localidad austriaca

donde por primera vez se interpretó "Noche de paz"

la rigurosidad de esos inviernos

hizo que se estropeara el órgano que había allí.

Se iba estrenar el villancico para órgano

y vieron que no funcionaba

relacionado con el frío, con los rigores,

y el mal tiempo que hacía,

de manera que Joseph Mohr

a un amigo suyo, que era el compositor y organista,

le dijo que la hiciera la obra, pero para interpretar con coro.

Se hizo y se interpretó en una iglesia cerca de Salzburgo.

Cuenta la leyenda,

yo creo que entra dentro de lo legendario,

que fue en una sola noche

cuando el compositor Gruber hizo esta composición

a partir de la letra que había compuesto Mohr.

Pero ahí ya no he investigado tanto.

Lo que parece claro

es que este villancico tiene una conexión

con la erupción del volcán Tambora del año 1815.

Es que multitud de ejemplos nos podríamos encontrar.

Hoy he mostrado estos, pero hay muchísimos más.

Es que nuestro día a día está marcado por la meteorología.

Sí, es lo que te dije al principio, a veces la conexión no es evidente.

Cuando uno es cucha "Las cuatro estaciones" de Vivaldi,

lo asocia con el verano, la primavera,

la tormenta, el viento, pero en este caso, por ejemplo,

cuando tiras de ese hilo, sí que ves algún tipo de conexión,

porque al final cualquier manifestación artística,

bien la música, bien sea la pintura,

bien sea la literatura, está hecha por seres humanos

en los que el factor ambiental influye e influye mucho.

Si ahora vivimos una época en la que apenas vemos el sol,

nos limitamos a ponernos tristes y a deprimirnos,

y, si escribes o compones música o pintas cuadros,

no vas, precisamente, a reflejar ahí mucha luz,

sino todo lo contrario. Ese es un poco el fundamento

de esto que hemos hecho hoy.

José Miguel Viñas, gracias.

Gracias a ti, Mara. Gracias por acercarnos

a estas músicas y a estos compositores

y por mostrarnos una vez más

la relación que hay entre la meteorología

y nuestro día a día. Un placer, como siempre, estar

en el programa. Hasta la próxima.

Adiós. Y nosotros continuamos.

Las máquinas son una herramienta de futuro

que está muy presente en la sociedad.

En el siguiente capítulo de "Universo sostenible",

los expertos nos explicarán los principales departamentos

de trabajo, como la ingeniería telemática,

tecnología y arquitectura de computadores,

robótica industrial, automatización, "big data"

e inteligencia artificial. Como innovaciones de proyectos,

nos encontramos con el proyecto SUPERION

y el ordenador IAMUS.

La tecnología modifica y crea trabajo, o sea,

la evolución tecnológica,

ya desde la primera revolución industrial,

ha cambiado la forma de trabajar.

Yo diría que la tecnología va a crear

y a modificar puestos de trabajo actuales,

que van a tener que dar un cambio

de acuerdo a todo lo que está ocurriendo.

Entonces hay estudios de incluso la aparición

de unos 100.000 puestos de trabajo asociados

a temas de robótica, por ejemplo,

¿Qué tipo de trabajo se crea en las empresas debido

a la tecnología? Podríamos diferenciar

dos categorías: los trabajos directos,

donde son puestos de trabajo cualificados

en tecnología, informática, científico de datos;

y luego también tenemos los puestos de trabajo indirectos,

aquellos que se crean debido a que la tecnología

cambia el modelo de negocio de las empresas

y aparecen puestos de trabajo que antes no existían

o no se demandaban.

-Lo que cambia es la naturaleza del trabajo.

En el futuro, cada vez las máquinas realizarán

trabajos más complicados y la tarea de las personas será

la mera supervisión.

"Aunque la tecnología lleva años mejorando nuestra calidad de vida,

cuesta imaginar un futuro en el que los robots

y la inteligencia artificial puedan sustituirnos en el trabajo.

Sin embargo, ya ocurre en algunos sectores

y es una posibilidad en muchos otros."

Los robots son especialmente útiles

en aquellas tareas

que se conocen como "las 3D": "dirty", "dangerous" y "dull",

o sea, son tareas que son duras,

que son peligrosas o que son monótonas.

En qué punto una máquina podrá realizar tareas

que requieren lo que nosotros llamamos pensar

y esto donde...

El futuro es bastante incierto,

pero lo que sí que es cierto es

que a corto-medio plazo, las tareas que desarrollan

los robots son relativamente muy mecánicas

y con poca autodecisión,

por así decirlo.

Eso va a afectar a la sociedad

de una forma profunda, de formas que aún no conocemos,

pero es importante que estemos alerta

y que vayamos pensando en cómo redistribuir la riqueza

en ese escenario.

¿Cuáles son los puestos de trabajo

que son más difíciles de automatizar?

Aquellos que tienen alto nivel de cualificación

y también que tengan responsabilidad, es decir,

la responsabilidad no se puede automatizar.

Y la robótica se tiene que ver como una herramienta,

por lo menos, no lo veo como una sustitución

de la persona y cualquier sistema automático tiene

que tener un concepto manual porque los sistemas automáticos

pueden fallar.

En la medida que lo que ocurre es que los robots

van a estar ocupando, van a hacer más tareas.

Nosotros digamos que vamos a tener menos trabajo.

Entonces se puede ver como un inconveniente,

pero creo que hay una serie de propuestas

que pueden mitigar mucho

estos problemas.

"También hay que tener en cuenta la repercusión social.

En algunos países se plantea la reducción de la jornada laboral

o incluso una renta universal para compensar la desaparición

de puestos de trabajo. Antes de que llegue esta situación,

nuestras universidades ya trabajan en las posibilidades

que ofrece la tecnología."

Mi campo de investigación se sitúa en la intersección

entre el aprendizaje computacional

y la visión por computador, es decir,

cómo hacer que los ordenadores aprendan a ver de la experiencia.

Es un campo de fácil retorno social

porque hay muchas aplicaciones. Nosotros

estamos trabajando en aplicaciones médicas

o en aplicaciones financieras, en aplicaciones de satélites.

Es fácil encontrar problemas en los que nuestras tecnologías

son útiles. Un buen ejemplo de la aplicación

de nuestra tecnología

al ámbito médico puede ser un proyecto en el que actualmente

estamos trabajando y que consiste en analizar

los vídeos que se obtienen

a partir de una cámara que te tragas,

viaja a través de tu tracto intestinal

y recoge más de ocho horas de vídeo.

Analizamos automáticamente esas imágenes

y el damos al médico aquellas que son

relevantes para el diagnóstico. En el futuro la consulta del médico

va a ser, seguramente, una simbiosis entre el médico dando

atención personal al paciente y calidez

y la máquina ayudándole

a tomar decisiones más precisas

y más ajustadas al contexto y a la realidad del paciente.

Mi equipo de investigación está trabajando

con robots sociales, como podrían ser PBS o los Nao

en la ayuda a niños en procesos

de aprendizaje de logopedia y pedagogía.

Estamos ayudando a un logopeda,

disponiendo de una herramienta como es un robot,

para ver si así los niños atienden durante más tiempo.

Todos los trabajos de logopedia suelen ser

muy repetitivos y cansados para los niños.

Utilizar otra herramienta más, un robot,

estamos viendo que hace que el niño colabore más

y que se le pase el tiempo más rápido,

incluso mantenemos mantenemos más la atención del niño.

El robot ocupa varias posiciones durante la sesión,

puede ser ayuda al logopeda como una posición de profesor,

pero también como un niño más,

en el que él se puede equivocar y el niño digamos que empatiza más.

"-¡Bien hecho!"

-Hemos visto que hay veces que empatizan más con un robot

que con el propio logopeda y eso nos está dando unos márgenes

de actuación a nivel de investigación muy interesantes.

Esa es nuestra línea.

Trabajamos en dos campos.

Uno de ellos es el aprendizaje automático,

donde lo que se pretende es

que un sistema de inteligencia artificial

aprenda con la experiencia.

Igual que un humano hace cada vez mejor una labor

cuando aprende con la experiencia,

llevar eso al campo de la inteligencia artificial.

El segundo aspecto en el que trabajamos es

el científico de datos y consiste en sacar utilidad

a grandes conjuntos de datos, como, por ejemplo, "big data".

Los resultados de investigación

que realizamos en nuestro laboratorio

de inteligencia artificial se materializan a nivel económico

las empresas porque conseguimos que sean

más eficientes y más competitivas en el mercado

y a nivel social se materializan en aplicaciones, como, por ejemplo,

criminología, aplicaciones en salud

y también, por ejemplo,

en aplicaciones más puramente sociales,

como, por ejemplo, la disminución de la pobreza.

Aquí, en el laboratorio, sobre todo, trabajamos con tecnologías aplicadas

a los vehículos inteligentes

y autónomos la parte de vehículo submarino

para hacer tareas relativamente complejas.

Dos sectores son interesantes para nosotros:

uno es el relacionado con los trabajos submarinos

para la industria del gas

y petróleo y otro, para el segmento de defensa

para la desactivación de artefactos explosivos.

El tipo de trabajo que nosotros queremos abordar

son trabajos que son relativamente peligrosos

para las personas o que requieren mucho tiempo

y el poder hacer

parte de ese trabajo de forma automatizada

o semiautomatizada influye favorablemente

en el desarrollo de la operación.

Por ejemplo, hacer una tarea de soldadura bajo el agua

es complicado y, si tienes un robot que te ayude

a hacer la tarea, ahí tienes una ventaja bastante importante

de la tecnología.

Estamos trabajando en dos líneas.

Por ejemplo, en la línea de la investigación,

tenemos un proyecto del Plan Nacional del Ministerio

de Economía, Ciencia e Innovación

donde estamos desarrollando

robots de rehabilitación, sobre todo robots de rehabilitación

de miembro inferior para la recuperación

de lesiones en rodillas y tobillos.

También estamos trabajando en la línea del desarrollo

de nuevas aplicaciones de robótica,

pero, sobre todo, de interfaces amigables

entre hombre-robot.

De esta forma, por ejemplo, lo que podemos hacer es coger

y programar el robot

para que de una forma simple se pueda apagar él automáticamente

cuando apretamos cualquier parte del robot.

También estamos utilizando las técnicas de visión artificial

para todo lo que es el control y la programación

del robot, de manera que lo que te puedes hacer

es poner una serie de marcadores

en la muñeca, en el codo, en el hombro,

donde sea, y, de esa forma,

después el robot puede repetir automáticamente

los movimientos que estás haciendo y, por tanto,

eso ya se puede almacenar dentro de lo que es un programa.

"Las máquinas todavía están muy lejos de poder pensar o crear,

así que, de momento, la educación y la investigación

siguen siendo nuestros mejores aliados."

Con la formación

podemos adquirir conocimientos específicos

cada vez más cualificados que van a ser más difíciles de automatizar

y también podemos conseguir habilidades de responsabilidad,

que, evidentemente, son bastante complicadas,

incluso imposibles de poder automatizar.

Excepto la capacidad creativa

y la imaginación del hombre, que eso creo que nunca se va

a poder conseguir, el resto, todo lo que es imitar

los movimientos, imitar las acciones

de las personas humanas, se puede hacer sin ningún problema.

Soy totalmente optimista respecto a la tecnología, es decir,

creo que la tecnología durante la historia de la humanidad

siempre ha sido una gran oportunidad,

con peligros, pero ese es el reto:

conseguir que la tecnología se decante

por la parte de la oportunidad y no por la parte del peligro.

Y eso no depende de la tecnología,

depende de nosotros.

(ROBOT)

Último día dedicado a conocer el castro

de la Encarnación, en Rabanales, Zamora.

También visitamos el de El Castillón,

en Santa Eulalia de Tábara, poblados amurallados

de pueblos astures donde podemos observar su proceso

de romanización y sucesivas ocupaciones:

suevos, visigodos y hasta fechas muy recientes.

Un elemento definitorio de lo que es un castro es

la propia muralla, que ahora mismo estoy caminando.

Otro podría ser y, de hecho, es

el control visual del espacio,

el ver para controlar y el ser vistos, quizá para dominar.

En el caso del castro de la Encarnación, además,

se encuentra ubicado junto a un recurso hídrico, a un río,

que es el río Mena,

y no es el único, porque, a tan solo 4 km

en esa dirección,

encontraríamos el castro de la Luisa.

El abandono del castro de la Encarnación

por sus habitantes en tiempos remotos

generó que aquellas poblaciones

que siguieron o que llegaron a este espacio tiempos después

siguieran percibiendo el castro gracias a sus murallas,

pero sin comprender

qué podía ser.

Para explicarse ese elemento en su paisaje cotidiano, comenzaron

a generar leyendas, pero también edificios religiosos

que santificaran aquel elemento tan especial

en su paisaje.

Ese edificio, en este caso concreto,

fue la ermita de la Encarnación,

conocida gracias a las fuentes documentales

de época moderna hasta el siglo XVIII,

pero que, lamentablemente, hoy día no se conserva.

No obstante, todavía tenemos en su lugar

el cementerio, en uso hasta nuestros días,

del pueblo que se ve allí al fondo: Mellanes.

(Campanadas)

Estamos en Mellanes.

Estamos tratando el tema del castro de la Encarnación,

que es un castro bastante importante

en la zona de aquí, del Ayuntamiento nuestro

de Rabanales, en el cual también se ubican

bastantes castros, pero, en este caso,

estamos tratando el castro de mi propio pueblo, de Mellanes.

El castro es muy importante en cuanto al tema de la cultura,

porque estamos dando a conocer

lo que sucedió durante hace muchísimos años.

Gracias a la asociación Zamora Protohistórica, gracias

al Ayuntamiento, gracias a la Fundación Fomento Hispania,

se está pudiendo llevar a cabo todo este proyecto

para intentar explicarle

a la gente lo que ahí ha sucedido

y la verdad es que la gente tiene mucha inquietud

por el tema de que, claro,

han visto ahí siempre unos montículos

y una serie de vaguadas y tal y se dicen:

"Oye, ¿qué ha pasado ahí?". Claro, lo que ha pasado es que ahí

hay un castro y la gente quiere explicaciones

de lo que ha sucedido y, gracias a todo este compromiso

que hemos adquirido y tal,

se está poniendo en valor.

Para la zona nuestra es muy importante, ya que es

una zona muy deprimida, poner en valor todo el tema

de turismo, todo el tema de cultura,

todo el tema de patrimonio, y se está llegando a conseguir

gracias al esfuerzo de muchos profesionales.

Soy una persona muy inquieta

y me gusta saber qué ha sucedido en mi zona

y en mi contorno, o sea, que ojalá que, como yo

y como muchos vecinos que preguntan, la gente también se siga interesando

para que estos proyectos

sigan adelante.

-Hala, polvo.

-Lo último que hacemos todos los días

al abandonar el sondeo es recoger la mayor parte

de la tierra y recoger todas las herramientas

para que no se nos quede ninguna perdida.

Una de las cosas más importantes

que tenemos siempre en mente es no dejarnos nada

de lo que hayamos subido,

ni herramientas, ni bolsas de plástico,

ni envoltorios de nada de lo que gastamos aquí,

para que el yacimiento quede siempre

impecable.

Excavando en asentamientos

de la Edad del Hierro, como el castro de la Encarnación,

podemos llegar a conocer el grado de impacto

que tuvo la romanización en estas comunidades indígenas

en aquellos periodos.

La presencia romana en la península ibérica

durará todavía cinco siglos,

y, para conocer qué ocurrió precisamente

a finales de dicho periodo, tenemos las excavaciones realizadas

en El Castillón, también por Zamora Protohistórica,

en Santa Eulalia de Tábara.

El siglo V abre en la meseta del Duero

un nuevo periodo de inseguridad e inestabilidad

debido a que el aparato imperial romano

había quedado completamente desmantelado.

Esta nueva situación hace que las poblaciones locales

vean en el recurso del castro una opción viable para mantener

su control del territorio, así como garantizar

su supervivencia.

Gracias al trabajo de Zamora Protohistórica

durante ocho campañas arqueológicas,

conseguimos trabajar en uno de estos castros,

en el que nos encontramos, que es el de El Castillón.

Concretamente, en este espacio pudimos encontrar

una gran fase de almacenes relativa

al siglo V

que, además, perdura en el siglo VI,

donde encuentra su mayor auge en cantidad de materiales

y de restos faunísticos y que incluso podemos llevar

hasta el siglo VII.

Más en concreto, en el V encontramos,

como ya he señalado, grandes elementos de almacenaje,

así como piezas de metal significativas,

el osculatorio siendo una de ellas;

fases de horno más de este muro hacia delante;

y en el VI, como curiosidad,

el sacrificio ritual

de una pequeña oveja,

la que encontramos en los cuartos traseros.

Uno de los primeros sondeos que Zamora Protohistórica realizó

en El Castillón consiguió dar con dos estructuras

de reducción de mineral de hierro u hornos.

En ello recuperamos

hasta 80 kg de escoria que, al analizarla, resultaron dar

con que su origen provenía de la no muy lejana sierra

de la Culebra. Estas estructuras bastante simples

se componen de tres primeras hiladas

de cuarcita sobre las que se instalaba

una cúpula de adobe

que, tras cada uso, era destruida.

Nos encontramos ante uno de los últimos sondeos realizados

en el yacimiento de El Castillón.

Concretamente, fue excavado en los años 2016 a 2018.

Se trata de un edificio religioso. Concretamente, una primitiva iglesia

que tiene una planta rectangular,

como podemos ver, con bancos corridos en los laterales

y una cabecera cuadrangular.

Tendría, a su vez, dos naves laterales,

como podemos ver aquí, precedido por un pórtico.

Dentro de esta estancia,

nos encontramos, justo en la entrada de acceso,

con dos tumbas infantiles,

que datan del siglo IX, y luego,

en la ampliación que realizamos en 2018,

nos encontramos con tras tres tumbas,

pero serían ya de individuos adultos,

que dataron del siglo X aproximadamente.

Aparte de los enterramientos,

ha aparecido numeroso material.

Concretamente, cabe destacar la aparición

de dos pizarras numerales.

El hallazgo es importante, puesto que en estos diez años

no habían aparecido en un yacimiento visigodo

estas pizarras numerales.

También destacar la presencia de unas siete monedas

que se descubrieron de distintos periodos,

tanto del siglo XI hasta el siglo XIV y XV.

Este derrumbe que tenéis ante mí

representa la ruina de la muralla de El Castillón.

Esta muralla delimita el yacimiento encerrando

un total de unas cuatro hectáreas

aproximadamente, aunque no es perfectamente cerrado,

sino que, adaptándose al terreno, acaba en un cortado

que desciende bruscamente hacia el río Esla.

La muralla, gracias a lo que hemos podido aprender

a través de nuestras excavaciones,

presenta diferentes elementos constructivos

y técnicas y, en algunos tramos,

una anchura de en torno a 3 m.

Una de las fases mejor constatadas

en el asentamiento de El Castillón es,

sin lugar a dudas, la fase tardantigua,

como hemos podido ver en el interior del asentamiento,

un periodo entre los siglos V y VI, que son

los más importantes que Zamora Protohistórica

ha podido constatar. Sin embargo, el asentamiento,

la ocupación en el asentamiento

ha sido alargada a lo largo del tiempo.

Podemos tener fases anteriores

y fases posteriores. Dentro de la fase posterior,

destacamos, sobre todo, el abrigo de El Castillón,

que es una formación rocosa de cuarcita,

en el que se pintaron de manera esquemática

varios motivos. Aquí podemos encontrar

un antropomorfo, que es una forma simple esquemática

de representar la forma humana,

y, si avanzamos hacia el interior,

podemos encontrar también motivos ancoriformes,

que son imitando anclas o flechas,

anclas invertidas o flechas, y, en la parte exterior del abrigo,

encontramos algunas digitaciones.

Todas ellas tienen en común que está pintadas en el mismo color,

son monocromas de tonos ocres, rojizos,

y es uno de los elementos más conocidos

del asentamiento.

También anterior al poblamiento tardantiguo,

destaca la fase de la Edad del Hierro,

que conocemos gracias a una estructura,

a un muro que apareció debajo de los hornos

que hemos visto en el interior

y en el que hemos podido constatar

una habitación, una ocupación, tanto en la primera

como en la segunda Edad del Hierro

gracias a cerámicas de la cultura castreña

y también de entornos meseteños, como, por ejemplo, celtibéricos.

La editorial Paidós acaba de publicar este divertidísimo

y provocador ensayo: "La trampa de la inteligencia"

del matemático y periodista inglés David Robson.

El libro está dividido en cuatro partes:

la primera, sobre cómo pueden la inteligencia

la experiencia y la educación

alimentar la estupidez; la segunda, sobre cómo evitarlo;

la tercera, sobre un método ancestral

para ayudarnos; y la cuarta, sobre la sabiduría de la multitud,

sobre cómo evita la multitud la trampa de la inteligencia.

El libro está escrito con gran habilidad

y su lectura resulta muy muy divertida.

Recuperamos ahora un fragmento de nuestro trabajo

sobre la experiencia eTwinning

en Asturias. El resto, como siempre,

en la red tras acabar la emisión del programa.

(HABLAN EN INGLÉS)

Hola.

(TODOS) Hola.

-Hola.

¿Cómo están?

(HABLAN EN INGLÉS)

Yo, realmente, desde que conocí eTwinning

hace tres años,

no puedo entender vivir

sin eTwinning, y no solo por los alumnos,

sino por la parte profesional,

porque eTwinning tiene una parte de desarrollo profesional

muy importante también, que a veces parece que eTwinning

es solo proyectos con alumnos,

pero eTwinning es mucho más.

Somos casi 400.000 docentes ahora mismo inscritos en eTwinning.

No voy a decir que 400.000 docentes

estén continuamente trabajando

en eTwinning, pero hay una gran masa de docentes

que sí trabajan casi a diario en eTwinning.

Aquí terminamos la edición de hoy, miércoles.

Volvemos mañana para, entre otras cosas, hablar

de la resignificación del Valle de los Caídos

con el filósofo Reyes Mate, quien, recordemos, ya estuvo

al frente de una comisión de estudio

y ha reflexionado desde hace bastante años

sobre monumentos a la memoria de los vencidos fuera de España.

Además, vamos a conocer la historia del Museo del Prado

de una forma muy especial: a través de sus visitantes,

de la sociedad de cada momento histórico.

Será con la catedrática rusa

Eugenia Afinoguénova, que nos va a presentar

su libro "El Prado: la cultura y el ocio (1819-1939)",

que ya recomendamos aquí en su día, en el programa.

Serán dos de la media docena de temas que trataremos mañana,

jueves, aquí mismo, en "La aventura del saber".

Feliz día. Hasta mañana. Hasta mañana.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 13/11/19

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 13/11/19

13 nov 2019

Emitiremos los reportajes "Universo sostenible: El trabajo del futuro" y "El túnel del tiempo: Zamora protohistórica III". Además, entrevistaremos a Enrique Dans, profesor del IE Business School, y al meteorólogo José Miguel Viñas.

ver más sobre "La aventura del saber - 13/11/19" ver menos sobre "La aventura del saber - 13/11/19"
Programas completos (1760)
Clips

Los últimos 6.279 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios