www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5134866
Para todos los públicos La aventura del saber - 11/04/19 - ver hora
Transcripción completa

Hola. Buenos días a todos.

Taller de historia para comenzar la aventura de hoy.

Acaba de fallarse el Premio Comillas de este año

que ha recaído en "A finales de enero"

de Javier Padilla,

un ensayo escrito casi casi como si fuera una novela.

Se cuenta en él la historia

del movimiento estudiantil español antifranquista de los años 60

a través de la historia personal de Enrique Ruano,

Dolores González y Francisco Javier Sauquillo.

Para quienes comenzamos a estudiar en la universidad

durante la década siguiente

sus nombres aún resuenan como un aviso

de lo que nos podría haber pasado a nosotros.

Luego, taller de música

con Miguel Guinea y Joaquín Sánchez,

componentes de Vibra-tó,

para hablar hoy de instrumentos de percusión,

sus variedades y sus respectivas historias.

Como siempre,

la entrevista quedará entreverada de demostraciones

e interpretaciones musicales varias.

También les ofreceremos un documento

sobre la relación entre las vanguardias artísticas

y la Revolución rusa

a partir de la exposición

que la Fundación Mapfre ha abierto en Madrid,

concretamente en su sede de Recoletos.

Dicho sea de paso, por si pasan por Madrid,

porque merece la pena.

"De Chagall a Malévich: arte en revolución".

En el espacio Boek Visual

hoy presentamos el proyecto "Cámara rota"

de Lola López-Cózar

en el que todo comienza con un accidente habitual:

el teléfono cae al suelo y la pantalla se rompe.

Taller de historia hoy

para ocuparnos del último Premio Comillas.

Este ensayo.

"A finales de enero".

A ver si no se cae el libro. Ahí está.

De Javier Padilla.

Cuenta la historia del movimiento estudiantil español

durante la década de los 60 del siglo pasado,

que para ti es historia historia.

Sí, desde luego.

A mí me pilla algo lejos.

Porque tú tienes 26 años. Exacto.

Los protagonistas de este libro que siguen vivos

tienen de 60 años para arriba.

Claro.

65 a lo mejor. 65 más bien, sí.

65 o 70.

Y, vamos a ver,

¿la historia de tus padres podría estar relacionada con ellos?

¿Cómo fue el encuentro con esta historia?

¿Qué conexión?

Bueno, desde niño, ciertamente, mi padre me contaba algunas cosas

de las que le habían pasado en la universidad.

Mi padre es más joven

y no había tenido relación con el Frente de Liberación Popular

o con Enrique Ruano ni nada parecido,

pero sí que en los 70 estuvo en el entierro de Atocha

y estuvo en alguno de los acontecimientos

desde el Partido Comunista donde estuvo durante un tiempo.

Pero más que mi padre,

fue un encuentro en el colegio mayor Chaminade

con el director del colegio

y una charla con él

lo que hizo que empezara a interesarme en este libro.

¿De qué hablasteis en aquella charla?

Yo tenía la idea de escribir alguna cosa

y él me contó un poco de la vida de Dolores González Ruiz.

Era enero del 2016

y había un obituario de la muerte de Lola

que había sido en enero del 2015.

Entonces, era un obituario muy completo

en el que venía mucha información sobre ella

y me pareció desde el primer momento muy interesante

y pensé que podía merecer la pena escribir algo.

Porque ella es una de las tres protagonistas

de la historia que cuentas en el libro, ¿no?

Bueno, la historia es más amplia,

pero ellos, de alguna manera, la concretan y la personalizan.

Sin duda el libro combina una historia personal de los tres

con una historia del movimiento estudiantil primero

y, luego, de los abogados laboralistas

en un momento fascinante de la historia de España

que era el tardofranquismo y la transición.

Porque Dolores, Lola, era la novia de Enrique Ruano.

Sí.

Dolores fue novia de Enrique y luego se casó con Javier.

¿Y ellos de qué se conocían?

¿Se conocían del movimiento estudiantil

o se conocían del barrio o de la facultad?

Aunque los tres venían de la misma zona de Madrid

y eran de familias muy buenas,

en general, no se conocieron por eso.

Se conocieron en la universidad cuando se politizaron.

En concreto, en el 67,

cuando entraron en el Frente de Liberación Popular,

se hicieron muy amigos,

lo cual era muy habitual

en entornos de organizaciones clandestinas

en que, al final, hacían todo juntos.

Iban tanto al cine como a la manifestación.

A tomarse una caña y manifestaciones y tal.

Porque Felipe, el famoso Felipe...

Ellos, en concreto...

O sea, quiero decir,

¿cuando te encuentras con Lola inmediatamente te vas a investigar

o cómo fue el proceso?

Sí, fue interesante,

porque al principio no sabía exactamente qué hacer

e incluso dudaba

de si hacer solo un trabajo solo para la universidad.

Al principio, me entrevisté con pocas personas.

Tampoco sabía qué ideas claves transmitirles.

Recuerdo haberme entrevistado con Alejandro Ruiz-Huerta.

Pero, bueno, pronto llegué Margot Ruano

y empezó a compartir información que me parecía muy interesante.

Entonces, ya ahí pensé que merecía la pena hacer un libro.

Un libro al que podría dedicarle dos o tres años de mi vida.

Y un poco fue así.

Fue a partir de la concatenación de factores,

de ver que la historia merecía la pena,

que había una historia personal que era muy interesante

y, por otro lado, una historia más colectiva

que también parecía que merecía la pena contar.

Bueno, durante todo el tiempo

de la documentación que has hecho durante varios años

de esta historia,

¿qué aspectos te han llamado más la atención

por contrastar especialmente,

por ejemplo, con tu vida de estudiante?

Bueno, pues es buena pregunta

porque ha habido muchísimas cosas

que me han parecido diferentes antes que ahora.

Por un lado, la más obvia,

la situación de la mujer en el sesentaitantos

y la de ahora,

cómo había tan pocas mujeres en la universidad

y cómo en los ambientes politizados eran todavía menos.

Luego, también, la vida juvenil

y las cosas que se hacían.

Por un lado,

la ideología de la universidad de los antifranquistas

era bastante más radical que la que puede ser hoy en día

porque estaban luchando contra el franquismo

y el contexto era muy diferente.

También me ha llamado la atención,

aunque ya medio lo sabía, pero quizás no tanto,

la extrema represión y brutalidad del régimen franquista

con los estudiantes

que, al fin y al cabo, hacían cosas que eran inofensivas

y que en su mayoría eran cosas relativamente parecidas

a los que algunos estudiantes pudieron hacer el 15M

sin que obviamente les pasara nada.

¿Y qué cosas? ¿Qué cosas les pasaban a ellos?

Cuéntanos algunas.

Era muy fácil

que a los estudiantes los expedientaran

y si tenían alguna beca, se la quitaran.

También que no les dejaran presentarse a los exámenes.

Eso era en los casos más leves.

También hubo casos de tortura.

He entrevistado a varias personas torturadas.

¿Y qué te han contado?

Bueno, cómo eran los interrogatorios con la policía,

qué tipo de cosas les hacían,

qué tipo de prácticas tenía la policía...

Aparte no podemos olvidar sale uno de los casos más...

Más sonados, ¿no?

Es el caso del aparente suicidio de Ruano

que todo el mundo sospecha que nunca...

Que no fue así, vamos. Sí, exactamente.

En el libro queda bastante claro

con toda la documentación que he podido recopilar

que fue un asesinato

y que los tres policías que estaban allí

junto al Ministerio de Información y Turismo,

más la trágica actuación de "ABC"

consiguieron hacer

que pareciera una especie de suicidio, ¿no?

Pero, ciertamente, en el libro,

con todos los datos sobre los testigos

y la reconstrucción que se hace en el sumario

cuando se reabrió el juicio de Enrique Ruano

queda claro que fue un asesinato

o, por lo menos,

que la versión del suicidio es totalmente...

Totalmente falsa, ¿no? Sí.

¿Y qué te contó Margot sobre su hermano?

Margot fue la persona clave en el libro

porque una vez ya conseguí contactar con ella

ella me dio muchísimos más nombres

y también me dio mucha documentación de su archivo.

Entonces, claro, Margot me contó cosas

sobre la personalidad de su hermano, su relación con Lola,

sobre cómo se politizó, sobre lo...

¿Cómo se politizó?

¿Cómo se politizó Enrique?

¿Cómo fue el proceso?

El caso de Enrique es muy curioso

porque, al principio, en el colegio del Pilar,

tenía ciertas convicciones

y llegó a ir al seminario pensando quizás ordenarse sacerdote.

Pero siempre tenía convicciones sociales muy fuertes.

Había mucha gente

que del cristianismo llegaba al comunismo, ¿no?

Era algo muy típico.

El caso de Enrique fue un poco así.

Tenía dudas siempre sobre el cristianismo,

el papel del cristianismo en el mundo

y el papel de las personas o los hombres

en la sociedad, ¿no?

Enrique se politizó relativamente pronto,

pero un poco más tarde que Javier Sauquillo

a través de "Cuadernos para el diálogo"

y todo el entorno

que Gregorio Peces-Barba o Joaquín Ruiz Jiménez

creaban en la universidad

con los estudiantes que eran más inquietos, ¿no?

Enrique iba a una serie de seminarios

y fue politizándose.

Poco a poco empezó a participar más en las actividades de la FUDE,

que era una organización importante en la universidad

y de ahí llegó al Frente de Liberación Popular

que era sin duda más revolucionario

que el grupo de "Cuadernos para el diálogo".

Era...

Más radicales porque también les tocaba por edad.

Sin duda les tocaba

y una gran parte de las personas

que fueron importantes en la transición

y que ocuparon cargos en varios partidos políticos

de distinta ideologías

pasaron por el Frente de Liberación Popular.

Por el famoso Felipe como decíamos antes.

¿Y qué tal con Francisca Sauquillo?

Con Paquita Sauquillo.

Pues muy bien.

A Paquita Sauquillo la entrevisté en su momento.

Fue una de las primeras entrevistas

y quizá no sabía en ese momento que yo...

Porque yo tampoco quizás sabía

que quería hacer un libro de tanto tamaño, ¿no?

Pero... Son...

¿Cuántas son? ¿500 páginas?

Sí. 426.

Lleva cuatrocientasipico, ¿no? Sí.

Teniendo en cuenta que ha habido recortes y tal

llegó a ser...

Y, entonces, Paquita, bien.

Me dio información

y luego también me ha dado fotos de Javier

y ha estado muy atenta siempre.

Estuve con ella en la presentación el otro día en Madrid

y también fue un encanto.

Y hasta ahora es muy raro

que el Premio Comillas se dé a una persona

que no es historiador profesional.

¿Qué te han dicho los integrantes del jurado?

Entre los que está...

Hay gente que estuvo precisamente en aquella época

en el movimiento estudiantil.

El caso, por ejemplo, de Miguel Ángel Aguilar

o de Álvarez Junco, ¿no?

Sí, bueno.

El jurado ha valorado mucho la historia

porque no se había hilvanado nunca

la historia de Enrique, Javier y Lola.

Entonces, había muchos libros

y muchos artículos

sobre algún aspecto concreto de sus vidas,

pero no algo que fuera hilvanando todo

y uniendo todos los nombres y personas

que han ido pasando por la vida de estas personas

que son muchos.

Creo que lo que más se ha valorado la oportunidad de la historia

y la minuciosidad de la misma.

Quizás es verdad que no lo ha hecho un historiador.

Eso también puede ser parte... Te daba frescura, ¿no?

Una ventaja porque puede que dé frescura.

Obviamente puede que haya cosas que no estén tan bien

precisamente porque no soy historiador.

El caso de la relación

entre Lola y Javier,

Francisco Javier,

es muy curioso porque él le salva la vida

en la famosa matanza de Atocha.

Cuéntanos un poco esa relación

que supongo que cambiaría con el tiempo,

porque primero Lola era la novia de Enrique.

Pero hay que tener en cuenta que eran situaciones muy normales

en un entorno tan politizado y con gente tan joven

que cualquier persona de mi generación

ahora mismo también la entiende con mucha normalidad.

O sea que sí.

Pero, bueno, Javier y Lola se casaron

y fueron...

Para Lola, Javier fue muy importante.

Era su marido

y era la persona

con la que pretendía tener una vida en común.

Javier muere intentando salvar a Lola.

Y la salva, ¿no? Sí.

Probablemente, sí,

porque le dieron un tiro en la garganta,

pero si le hubieran dado más, seguramente...

Y Lola tuvo la tragedia de que no perdió la consciencia

y vio cómo su marido, Javier, perdía la vida

intentando taparle un poco las heridas.

Para Lola, esto fue...

Aparte del disparo que recibió,

para Lola fue la tragedia máxima en su vida

y le dejó secuelas de todo tipo.

Tanto físicas como psicológicas.

Y, bueno, quedó muy marcada.

Encima, lo de Enrique Ruano anterior

también había sido una cosa totalmente trágica

y muy dura para Lola.

Lola siempre vino...

La vida de Lola estuvo marcada por esas tres muertes que tuvo.

Después de haber hecho esta investigación

y de haber escrito el libro,

¿tú dirías que la transición fue fácil?

Bueno, es muy buena pregunta.

La transición, desde luego, no fue fácil

y creo que queda claro en el libro

que hay muchos puntos

para desmitificar el relato de la transición.

Pero una vez dicho eso,

también creo que queda claro en el libro

que la situación actual de España es mucho mejor de la que era

y que la transición consiguió mejorar mucho el país.

Y de todo lo que tú has descubierto a la hora de estar investigando,

¿con qué cosa te quedarías?

¿Qué crees que te ha enseñado más?

¿Qué conclusión sacas?

Me ha enseñado tres cosas a muy distintos niveles.

A un nivel más sobre la historia de España

creo que lo que más he conseguido

es aprender un poco a matizar sobre la transición.

Ha habido dos relatos dominantes en los últimos años

para la gente joven.

Uno diciendo que fue una estafa

y que seguimos en el mismo régimen que en el franquismo

y otro diciendo que fue un proceso sin mácula

y un proceso perfecto de consensos.

Toda la investigación me ha llevado a matizar mucho

mi discurso sobre la transición,

que considero que no fue un fraude,

pero que fue un proceso complicado con momentos muy oscuros.

Eso es lo primero que me ha enseñado.

Lo segundo que me ha enseñado yo creo

es a escribir un libro de estas características.

Al fin y al cabo, no sabía cómo hacerlo

y ha sido una experiencia...

Es tu primer libro. Sí, sí.

Mi primer libro.

Con 26 años, ¿no? Sí.

No está mal, ¿eh?

Y lo tercero ha sido un poco...

Me ha enseñado a tratar con gente de otras generaciones

y ha hecho

que mi admiración a muchos de ellos aumente mucho

y que los conozca mucho mejor.

En concreto, personas como Margot Ruano,

Héctor Maravall o Javier García Fernández

han sido personas muy importantes en el libro

y haberlos conocido ha sido todo un honor.

Pues ha sido un honor también hacerte esta entrevista.

Muchísimas gracias por el libro.

Mucha suerte

y que vaya bien con ese doctorado que vas a empezar ahora, ¿no?

Vas a hacer un doctorado en Políticas, ¿no?

Eso pretendo.

¿Y dónde?

Tú estudiaste en la London School of Economics

y ahí hiciste un máster.

Antes habías hecho ADE, ¿no? Sí.

Ahora tengo que ver.

Tengo varias ofertas y tengo que ver dónde voy.

Bueno, nada,

que te tengamos con el próximo pronto.

Gracias.

Seguimos.

"De Chagall a Malévich: arte en revolución"

es el título de la exposición

que tiene abierta la Fundación Mapfre en Madrid

sobre la relación entre las vanguardias artísticas

de principios del siglo XX

y la revolución soviética.

"Estamos en la exposición

'De Chagall a Malévich: arte en revolución'

que lleva a cabo la Fundación Mapfre en su sede de Recoletos en Madrid.

Su pretensión es mostrar

cómo era el panorama artístico en Rusia

previo y posterior a la revolución soviética de 1917

presentando una selección de obras de 29 artistas representativos

de las diferentes corrientes

que constituían la modernidad rusa de la época.

Se produjo una gran efervescencia artística

que, de algún modo, supuso uno de los más visibles anticipos

de lo que sería el proceso revolucionario."

Justo en los años anteriores a la Revolución rusa

hay un fermento creativo extraordinario

en todo lo que era entonces el Imperio ruso

de artistas que están viajando a París,

a Berlín, a Múnich

y están en contacto con las vanguardias internacionales.

Es interesante

cómo llevan esas innovaciones a su país de origen

y a sus ciudades de origen,

pero también cómo incorporan ciertas tradiciones rusas

como, por ejemplo, los iconos ortodoxos

a su manera de entender.

"Generalmente, se ha mantenido la idea

de que el cambio de paradigma global que supuso la revolución soviética

propició e impulsó el desarrollo de las vanguardias artísticas.

Pero cabría preguntarse si esto fue realmente así

o quizás justo al contrario.

Puede que la agitación artística de vanguardia

facilitara el camino de la revolución política y social."

La tesis de la exposición

viene a ser que la vanguardia precede a la revolución.

La vanguardia fue revolucionaria antes de la revolución.

Es un debate que siempre estará abierto.

Los artistas tienen la capacidad

de reflejar cuál es el estado de ánimo

de un contexto determinado y de una sociedad.

En ese sentido,

fueron no solo revolucionarios antes de la revolución,

sino que diría que en su ámbito llegaron a ser más revolucionarios

que la propia revolución.

"Muchos de los modernos artistas de la Rusia presoviética

llegado el momento se erigieron revolucionarios

apoyando decididamente

el proceso de cambio político y social

con la esperanza de que de tal convulsión

surgiría el arte nuevo del hombre moderno.

En torno a estas cuestiones

se plantea el discurso de la exposición

'De Chagall a Malévich: arte en revolución'."

Tiene a Chagall y Malévich como cabezas visibles,

por un lado,

porque representan polos opuestos de una forma de entender la pintura

y, por otro,

porque hay un diálogo entre ellos muy interesante

que fue un diálogo real a lo largo de su vida.

Ellos coincidieron en un momento determinado

en el que Chagall estaba ya metido

en su pintura más poética y más narrativa que todos conocemos

y al mismo tiempo

en que Malévich ya estaba aplicando a su trabajo

una manera de entender el arte mucho más radical

que le llevará hasta la abstracción más absoluta.

Hasta el monocromo,

como algunos de ellos están en esta exposición.

Aparte de Chagall y Malévich hay otra serie de figuras

que algunas de ellas serán conocidas

para gran parte del público que venga a visitarnos.

Seguramente, la más conocida es Kandinsky,

que está representado con varias piezas

y que tiene un papel fundamental en ese momento,

puesto que al igual que Malévich, pero desde otro punto de vista,

es uno de los padres de la abstracción más colorista.

Para mucha gente también más atractiva.

Es el padre del expresionismo.

Está también El Lisitski,

que es un artista del constructivismo,

Ródchenko, que es el padre de esa tendencia,

también pueden encontrar libros con poemas de Mayakovski...

"Hay dos obras presentes en la muestra

que simbolizan los dos polos opuestos

en torno a los cuales

giraba el arte experimental ruso de la época.

Una es 'El paseo',

un cuadro de gran formato pintado por Marc Chagall en 1917

pleno de simbolismo y carácter onírico.

Por otro lado,

el austero y radical 'Cuadrado negro'

pintado por Kazimir Malévich en 1923.

La abstracción y el minimalismo llevados al extremo."

"El paseo" de Chagall representa un momento muy dulce

no solo en la vida del autor, sino en su propia creación,

porque ya tiene un lenguaje forjado.

Esa imagen que vemos de él mismo

en que sujeta a un pájaro con una mano

mientras que en la otra tiene a su mujer, Bella,

con la que acaba de casarse, volando

de alguna forma precede

y precede en varios años a lo que será el surrealismo.

Esa capacidad para presentar algo que parece inverosímil

con una naturalidad pasmosa.

El "Cuadrado negro" de Malévich

es el principio de toda una línea en la historia del arte.

Una línea absolutamente influyente como es no solo la abstracción,

sino la capacidad de los artistas para renunciar a la representación

y para decir

"nuestros cuadros son una forma de reflexión

sobre la realidad

más allá que papel pintado para decorar vuestros salones".

"En este elenco de artistas

figuraba un grupo distinguido de mujeres

siendo uno de los primeros casos en la historia del arte

donde las mujeres artistas dejan de ser una excepción

y toman un papel decisivo en el mundo del arte.

Pintoras como Liubov Sergeevna Popova

o Natalia Goncharova, Xenia Ender, Olga Rózanova,

Varvara Stepánova, Aleksandra Ekster o Nadiezhda Udaltsova

tuvieron gran significado en el arte ruso del momento."

Muchas artistas mujeres,

que a lo mejor son menos conocidas para la gente

precisamente por su condición femenina,

que en ese momento

tuvieron tanta influencia, si no más,

en la evolución de las artes

como sus compañeros hombres.

"'Clasicismo y neoprimitivismo' es el título de la primera sección.

Algunos de los artistas presentes en ella,

con Marc Chagall y Malévich a la cabeza,

militaron en este movimiento singular

de la escena artística rusa.

El neoprimitivismo fue una corriente

que pretendía aunar acerbo y modernidad

integrando formas tradicionales del arte ruso

con modernas técnicas pictóricas como el posimpresionismo,

el expresionismo o, incluso, el cubismo.

Artistas como Natalia Goncharova e Iliá Mashkov

practicaban el paisaje, el desnudo, la naturaleza muerta

y otros géneros clásicos de la pintura,

pero con propuestas llamativas o poco usuales."

Por neoprimitivismo

en el contexto ruso se entiende como una tendencia

por la cual los artistas tienden a mirar al pasado,

a su propio pasado y a los iconos,

a jugar con lenguajes que se consideran primitivos,

en este caso, medievales sobre todo,

para aplicarlos a sus obras.

En ese sentido, se habla de un primitivismo nuevo

y distinto del de Picasso, del de Derain

y de los artistas del entorno parisino.

"El cubofuturismo integraba la fragmentación

y las nuevas perspectivas visuales propias del cubismo

con el dinamismo y la fascinación

por los entornos urbanos y mecanicistas

del futurismo italiano.

El rayonismo era un estilo de planteamientos semejantes,

teorizado y propagado por Mijaíl Lariónov,

en el que las formas

que representaban los objetos y la realidad

han ido perdiéndose en favor de texturas cromáticas

y haces de luz a modo de rayos

que responden a la esencia misma de la pintura:

la luz y el color,

más que un carácter utilitario de representación espacial."

El cubofuturismo viene a ser, como su nombre indica,

una síntesis del cubismo y el futurismo.

Vendría a ser el cubismo más un movimiento.

Se parecen mucho entre sí el cubismo y el futurismo

y los artistas rusos tuvieron la idea

de vincularlos entre sí

jugando con esa idea de la velocidad de la vida moderna

que está muy presente en ese momento no solo en Rusia,

sino en prácticamente toda Europa.

"'Camino de la abstracción' es la siguiente sección

y muestra obras de los autores rusos

que apostaron por formas

cada vez más radicales de abstracción.

Desde planteamientos

cercanos al expresionismo o al cubismo

pintores como Vasili Kandinski o pintoras como Aleksandra Ekster

prescindían sin tapujos de la realidad

en pos de la geometrización o la expresividad colorista.

Otro grupo diferenciado de artistas presentes en la muestra

está formado por Mijaíl Matiushin,

que, además de pintor, fue compositor y músico,

y dos de sus discípulos, los hermanos Boris y Xenia Ender."

Lo que trataba de hacer Matiushin junto con sus estudiantes

es plantear

cómo tenemos una visión reducida de la realidad

y ampliarla.

Es decir, mirar,

como decimos en España, por el rabillo del ojo.

Es un fenómeno más experimental y más científico

que otros movimientos más poéticos.

"El suprematismo

es la culminación del proceso de abstracción

en la pintura rusa,

composiciones pictóricas

a base de formas geométricas abstractas

alejadas de cualquier resquicio de naturalismo.

Kazimir Malévich fue su creador y máximo representante.

Según sus palabras,

el suprematismo supone la supremacía del sentimiento puro

en el arte creativo

intentando desesperadamente liberar al arte

del lastre del mundo de la representación."

El suprematismo de alguna manera es la madre

de los movimientos de vanguardia posteriores a la revolución

porque es el movimiento generado por Malévich.

Su nombre viene de la visión suprema.

Trata de tener una visión superior

que tiene que ver con, a través de la abstracción,

acceder a una realidad que estápor encima de nosotros.

Algo invisible.

Yo destacaría los arquitectones de Malévich

que hemos expuesto aquí sobre un fondo negro

porque son una experiencia muy interesante.

De alguna manera, anteceden

a todo lo que será la arquitectura soviética

con toda esa dureza,

pero también está ahí

el movimiento moderno de la arquitectura.

Le Corbusier, los rascacielos, etcétera.

Y también por una historia muy bonita.

Cómo los conservadores de los museos rusos

mantuvieron estas obras escondidas durante décadas

en armarios distintos en pequeñas piezas

para evitar que las destruyesen en el momento del estalinismo.

"El constructivismo fue un movimiento

formado por pintores como Ródchenko y El Lissitzky

y pintoras como Stepánova, Ekster o Popova.

Sus planteamientos

pasan por abandonar la pintura convencional,

considerada por ellos elitista,

y apostar por un arte revolucionario

donde el artista obrero produce obras de interés colectivo

alejadas de estimulaciones y frivolidades

de carácter personalista.

La pintura de caballete, como la denominaban,

no era el fin en sí mismo,

sino un laboratorio experimental donde probar formas y técnicas

que posteriormente podían tener una aplicación práctica

en construcciones, muebles, objetos, vestidos

o escenografías teatrales o cinematográficas.

La sección de la muestra 'Hacia una nueva representación'

reúne obras de la época de transición

posterior al triunfo y consolidación de la revolución de 1917

y anterior a 1934.

En ese año

Stalin implantó por imposición el realismo soviético

como única opción artística tolerada por el régimen comunista.

Se muestran obras

del pintor y teórico del arte Pável Filónov

que abogaba por lo que llamaba arte analítico

y por la figura del artista proletario.

También pueden verse obras del propio Kazimir Malévich

que en esa época definió su estilo como supranaturalismo

tomando las figuras arquetípicas revolucionarias

del obrero, el campesino o el deportista

y despojándolos de faz y singularidad,

algo que lejos de ser una loa revolucionaria

fue interpretado como una crítica o denuncia velada

contra la alienación y uniformización

que empezaban a sufrir los trabajadores

al poco de haber triunfado la revolución soviética.

Algunos de los artistas que habían simpatizado

o incluso colaborado activamente con la revolución

se volvieron al cabo de un tiempo incómodos para el régimen

siendo considerado su arte como elitista

y alejado de los intereses del pueblo soviético."

Lo que es interesante

es cómo esa ilusión que tuvieron en los años previos al 17

y en los años inmediatamente posteriores

en un momento dado se tornó en un cierto desencanto.

Con la llegada de Stalin

y la conversión de ese régimen en un totalitarismo

muchos de ellos fueron depurados,

algunos de ellos fueron completamente olvidados,

y sus obras, durante mucho tiempo, se mantuvieron escondidas

en los rincones más recónditos de los museos rusos.

De alguna manera, no fue hasta los años 60, 70 u 80,

gracias a artistas contemporáneos, algunos de ellos aún vivos,

que se empezó a recuperar el discurso de estos artistas

desde fuera de Rusia.

(Música)

Taller de música con Joaquín Sánchez y Miguel Guinea

del colectivo Vibra-tó hoy

para hablar de los ritmos e instrumentos de percusión.

Bienvenidos. Muchas gracias.

-Muchas gracias. Buenos días.

Supongo que en el origen de la música está esto, ¿no?,

la percusión, no lo sé, lo pregunto.

Sí, la percusión, como es de lo más antiguo,

pero, sobre todo, el ritmo es un elemento

que es natural al hombre.

A lo mejor la armonía la inventaron en un momento dado,

pero el ritmo está en el corazón,

el ritmo está en los pasos.

Entonces, simplemente, por ejemplo, en los pasos

tenemos un ritmo en dos tiempos,

mientras que el corazón tiene un ritmo en tres tiempos,

cuando tiene un silencio y contracción y dilatación.

Entonces eso es como una base que ya va natural

en el ser humano. ¿Y qué habéis usado?

¿Qué instrumentos habéis usado para tocar

esto que suena a africano?

Pero no sé... Mira, hemos empezado utilizando

unos panderos.

En este caso, un pandero hecho con la olla de mi casa y un globo,

ya que, básicamente, un membranófono de este tipo

lo que tiene es una caja de resonancia

y una membrana, que tradicionalmente son de piel

de diferentes animales,

pero también lo podemos hacer

de cualquier tipo de plástico flexible.

-Y este tiene muchos nombres, uno de ellos es "riq",

de la parte de Azerbaiyán, Irán, Turquía, toda esta zona,

y tiene aquí como unas sonajas

y luego el parche bien tenso.

En principio, solo tiene un sonido,

que podemos modular un poco ensordeciendo.

Este, el riq.

A mí me recuerda a esto, a lo que se toca en Navidad.

-Claro, una pandereta. -La pandereta, de la misma familia.

Hablemos de los instrumentos

que habéis traído, que son muy diferentes

y supongo que todos son relacionados con el ritmo,

todos están...

Sí. Mira, en el mundo de la percusión,

tenemos instrumentos idiófonos,

"to idios" significa "lo mismo" en griego,

y es el mismo elemento el que suena.

Entonces, por ejemplo, tenemos esta olla.

Es el mismo metal el que suena.

Y luego tenemos instrumentos con membranas o membranófonos.

Luego, por ejemplo, los instrumentos idiófonos

podemos afinarlos con diferentes notas.

Por ejemplo, esta bombona de butano

que ha hecho nuestro amigo Moke,

que le corta unas lengüitas

y depende de lo grande que sea la lengua,

tiene una afinación u otra.

Y más cosas, más instrumentos.

Mira, dentro de la percusión,

como decía Miguel, a veces es un poco vago el término

de decir "instrumentos de percusión",

por eso siempre acotamos en instrumentos idiófonos,

instrumentos membranófonos

y otra de las características también

de los instrumentos de percusión

es que algunos nos dan una nota determinada

y otros una nota indeterminada.

Por ejemplo, últimamente estamos trabajando

con este tipo de tubo, te vamos a dar aquí uno de ellos,

que, simplemente golpeando el tubo,

obtenemos una nota

en función de la longitud de dicho tubo

e incluso podríamos tocar una pequeña melodía.

-¿Sí? Vamos allá.

Vamos a ver.

(Música)

-¡Ole! -Ahí lo tenemos.

Pero me he metido en un sitio donde no tenía que meterme.

Esos son instrumentos muy sencillos, muy baratos de hacer, incluso gratis

porque puedes reciclar el tubo.

Te puede servir para ver también

competencias matemáticas en distancias de cada tubo

y pueden servir de diferentes técnicas,

bien golpeando... Reconozco que como instrumento

de percusión no me lo habría imaginado,

igual que tampoco la bombona esa

porque yo no tenía ni la menor idea

de que fuera una bombona, sinceramente, pensaba que era

un instrumento musical asiático

o... Suena a eso.

Parece, ¿no? ¿Y el otro, este que tienes ahí

que tiene como cuerdas?

Mira, este nos lo han prestado de este museo que hay en Sevilla,

que es el museo de instrumentos africanos,

y este se llama "tama".

Nos lo ha prestado nuestro amigo Ballena Gurumbé

y es un tambor, el cual podemos tensar o destensar

el parche según cerramos el brazo o lo abrimos.

Se le da con una baqueta así,

en forma de anzuelo.

Entonces esto lo utilizaban mucho los pregoneros

para dar mensajes,

como a viva voz llegaban a una determinada distancia,

con los tambores llegaban mucho más lejos.

Entonces depende de cómo lo afines.

"La aventura del saber".

Por ejemplo.

Casi casi. Casi casi.

Sí, muy bien.

¿Y el metrónomo este

que habéis traído qué tiene que ver?

Bueno, imagino que será lo que lo determina, pero no lo sé.

Claro, hombre, el metrónomo es un elemento básico

que revolucionó la forma de estudiar la música,

de entender la música, de medirla.

El metrónomo, encontramos...

El predecesor, digamos, del metrónomo fue un invento

que hizo el científico...

Un paisano nuestro. Paisano nuestro, de Ronda,

Ibn Abbás Firnás,

y este hombre, alrededor del 1840 o 50,

no, 850, perdón,

inventó un aparato para medir el tiempo,

del que no se sabe mucho,

pero 1.000 años después, en el 1814,

el señor Winkel inventó este aparato,

aunque luego fue Mälzel

el que, digamos, le robó un poco la idea y lo patentó.

Fue un poco más rápido.

Y, básicamente, es un doble péndulo.

Él lo que hizo fue aplicar el sentido

de que, si tenemos un péndulo que oscila

y otro péndulo a la misma distancia,

eso no va a dar un movimiento constante

con el cual tenemos ya pulsos equidistantes y con...

A lo mejor el origen de este ritmo

¿cuál podría ser?

El origen, antes de tener el metrónomo,

una forma... El corazón, por ejemplo, no sé.

Claro, de decir "vamos a hacer una obra

y a ver a qué velocidad la tocamos".

Por un lado, depende del nombre de la obra,

si era una marcha, con la velocidad de una marcha.

O se tomaba como ejemplo también

el pulso en reposo de una persona adulta.

Entonces eso te da un tiempo, como 60 pulsaciones por minuto,

más o menos, y, a partir de ahí,

te basabas para tocar

un poco más rápido, un poco más lento...

Y tenía algunos nombres en italiano,

debido a que en esa época los compositores italianos

eran los que mandaban. Los que mandaban en la música.

Decían "allegro", depende de...

-Claro, que es la terminología que se sigue utilizando hoy en día,

de hecho, pero ya con cierta precisión,

al tener... O sea, sin metrónomo,

es muy difícil, a lo mejor, componer o...

Bueno, luego, más adelante, en el Romanticismo,

rechazaron un poco la idea de ir como un robot

porque también bailar un poquito en el tiempo

también le da su cosita.

-Claro, lo justo.

-(RÍEN) -Hombre, lo justo.

-Lo justo, pero desde aquí recomendamos estudiar con metrónomo

a todos los músicos que nos ven

en "La aventura del saber".

¿Qué os parece si a partir de esta semana anterior ya,

la vez última que estuvimos ya lo pusimos,

pero, a partir de ahora, respondemos las preguntas

que las personas que estén interesadas

en este mundo de la música y eso nos hagan?

Tenéis mucha experiencia de eso en los talleres que dais,

¿no? Sí, claro.

-Y un poco de "feedback"

con la gente que nos ve, para responder algunas preguntas.

Recordadnos algunas preguntas

que os suelen hacer en los talleres de primeras.

Un niño nos preguntó una vez después de un concierto:

"¿Cómo hacéis todo eso sin mancharos?".

Qué bueno. Esa fue una pregunta así, más...

Pero sí, la gente la verdad es que te sorprende

con el montón de peguntas y de interés que suscitan

los instrumentos que hacemos

con elementos cotidianos.

-Muchas veces las preguntas de los niños,

sobre todo de los más chicos,

son propuestas de inventos.

Al ver cómo suena cada instrumento, te dicen:

"¿Y si pongo un tubo

y le pongo un globo y soplo por el globo y le pongo...?".

Muchas veces son propuestas directamente.

Bueno, creo que vamos a quedar en eso

y ahora contadnos, a ver,

la interpretación de final, de salida.

Nos vamos a despedir con un instrumento

que nos ha traído también Miguel del museo de instrumentos africanos.

Este se llama "laoko",

viene de Costa de Marfil

y prácticamente es un rascador con una semilla,

con la cual rascamos.

Y ahora en este mano cogemos otra semilla

y el funcionamiento es muy curioso

porque, cuando acercamos

esta otra semilla, amplifica el sonido.

Pero no solamente eso, sino que ya podemos tapar

con el pulgar y cambiar el sonido que sale.

Entonces a ver cómo sale.

-Vamos allá. -Un instrumento novedoso.

Muchas gracias.

"Boek Visual" nos trae "Cámara rota",

un proyecto de la artista Lola López-Cózar.

Su origen, la caída de su teléfono al suelo

y la rotura de la pantalla.

"'Cámara rota' es un proyecto de reducción a lo básico.

Todas las palabras, todas las imágenes,

todo el contacto con lo geográficamente lejano,

en una mochila.

'Una buena pluma no hace escribir bien,

pero una buena cámara sí consigue buenas fotos'

es la opinión generalizada.

Partiendo de que ignoro en qué consiste escribir bien

o hacer buenas fotos,

ofrezco aquí la pequeña historia

de un día pequeño, de un momento, de un nadie en su estado más puro.

Una historia que podría empezar así:

emprendo un viaje. Mucho tiempo.

Poco equipaje.

El teléfono no me sirve como medio de comunicación verbal.

No me gusta.

Mi móvil sufre el impulso de un golpe.

Cae al suelo y se rompe.

El cristal parece una tela de araña.

A través de ella, las imágenes se vuelven frágiles y quebradas.

Ese giro violento hace

que capte mi atención.

Va desplazando a la máquina de fotografiar.

Se convierte en el que fija los estados de ánimo,

los deseos de buen día,

singular y concreto.

Como animando a conseguirlo,

se transforma en el mapa que me guía con su voz femenina

permitiendo todos los cambios de sentido.

Se erige en el único vínculo con el que me comprometo a dar

una señal de vida cada jornada."

Con un breve y vibrante prólogo de su traductor, Víctor Andresco,

en la actualidad, director del Instituto Cervantes en Dublín,

la editorial Navona_Carmina

acaba de publicar esta verdadera joya

para los amantes del pensamiento poético

y, en general, de la literatura casi casi considerada

como una religión:

"Gozo y misterio de la poesía",

de Osip Mandelstam,

una reunión de 11 ensayos escritos

a lo largo del tiempo con el denominador común

de la literatura como tema de reflexión.

Se publicaron en diferentes lugares

y se escribieron en diferentes circunstancias.

Tienen también en común la intensidad y la verdad

de su brillante escritura.

Recordemos que Osip Mandelstam

es uno de los principales poetas rusos

del siglo XX y que mereció el amor

de su mujer, una extraordinaria prosista

cuya vida dejó escrita en otro de los monumentos literarios rusos,

"Contra toda esperanza. Memorias", extraordinario.

La Universidad de Granada

nos propone hoy la siguiente pregunta fundamental:

"¿Transcurre el tiempo

a distinto ritmo para cada persona?".

"La Universidad responde".

Es estrictamente cierto

que el tiempo pasa a distinto ritmo para cada cual

y no es algo subjetivo, pues se ha comprobado

experimentalmente.

Aunque se trata de un fenómeno imperceptible

en la mayoría de las situaciones cotidianas,

tiene mucha importancia práctica.

Una de las consecuencias de la teoría de la relatividad

de Einstein es que los relojes

de dos observadores, incluidos sus relojes biológicos,

marcarán cada uno un tiempo distinto

si se mueven entre sí; un efecto tanto más acusado

cuanto mayor sea su velocidad relativa comparada

con la enorme velocidad de la luz, 300.000 km/s.

Si un reloj se mueve respecto al nuestro,

su hora se retrasa.

Por ejemplo, si subimos un reloj

a un avión durante una hora a 800 km/h,

el retraso es de un nanosegundo,

la mil millonésima parte de un segundo.

Por otro lado, la teoría de la relatividad general

nos enseña que la gravedad

también enlentece el paso del tiempo.

Por eso, a 10 km de altura,

un reloj adelanta cuatro nanosegundos por cada hora

respecto a otro situado

al nivel del mar, donde la gravedad es mayor.

Estos sutiles efectos son importantes en los sistemas

de navegación basados en el GPS,

satélites que orbitan a gran velocidad y gran altura.

Como la localización se determina a partir

de la diferencia de tiempos de llegada

de señales emitidas por varios satélites,

si no se tuvieran en cuenta,

el error en la posición sería de más de 11 km al día.

Sin embargo, ningún observador percibe

cambio alguno en la marcha de su tiempo propio,

solo nota que se desacompasa

respecto al de otro cuando se comparan ambos.

Si un astronauta partiera de la Tierra a enorme velocidad

o se sometiera a un campo gravitatorio muy intenso,

podría regresar al futuro lejano de la Tierra,

gracias a que su tiempo

fluiría más lento que el del resto de los terrícolas.

Este viaje, solo de ida, es físicamente posible,

aunque no está al alcance de la tecnología actual.

Pero sí se ha hecho en el cine,

en películas, como "El planeta de los simios"

o "Interstellar".

Nos queda el tiempo necesario justo

para recuperar un fragmento de nuestro trabajo

sobre la Asociación de Celíacos de Madrid.

Vemos un fragmentito y el resto, en la red.

Y, por último, haremos un adobo,

adobo que podemos emplear

en boquerones, podemos emplear también palometa,

podemos emplear también cazón, que es característico.

Si queréis, si os gusta con más vinagre,

tres cuartas partes de vinagre...

Soy Alfredo Gil, soy profesor

en la Escuela de Hostelería del Sur en Madrid

y también soy el cocinero

en la Asociación de Celíacos de Madrid.

¿Qué hacemos aquí? Impartir talleres, recetas,

dar soluciones a todas las personas

que tienen esta intolerancia de celiaquismo,

que cada día son más.

Yo no soy celíaco, soy celíaco por vocación,

como digo siempre, y lo que hago es dar salidas,

dar recetas, dar consejos

y que ellos me vayan preguntando siempre

todas aquellas dudas que tienen

siempre que se ponen al frente de un fogón en casa.

Hoy vamos a hacer una clase de rebozados, de fritos.

Vamos a hacer unas tortas gaditanas con harina de garbanzo.

Vamos a hacer también unos tigres,

la bechamel con el mejillón envuelto.

Y luego, por último, vamos a hacer un adobo,

el clásico adobo por excelencia, pero también empleando

un rebozado especial para que quede crujiente.

-Me diagnosticaron celiaquía hace...

En octubre del año pasado.

Y, desde entonces, estoy llevando una dieta estricta sin gluten

y creo que estas clases sí que realmente te ayudan

a acostumbrarte un poco más a cocinar.

Ves que realmente no es tan difícil como al principio piensas,

porque sí que es verdad

que es un "shock" de repente cambiar de utilizar

harina de trigo o beberte una cerveza en un bar

a de repente tener que cambiar todos tus hábitos

y no poder hacer nada de esto.

-Hay muchos más diagnósticos

que antes y, además, se sabe que el gluten

produce tres patologías:

la alergia al trigo, que es del 0,4 o 0,6 %;

la enfermedad celíaca,

que es del 1 %,

en otros países es mucho más elevada la prevalencia;

y luego, desde hace, ya digo, aproximadamente siete u ocho años,

la sensibilidad al gluten no celíaca,

que esta es de un 6 % de la población,

de un 6 % a un 10 %.

Estas son personas que tienen los mismo síntomas que un celíaco,

pero cuando les haces las pruebas

a ver si son alérgicas al trigo

o a ver si son celíacos, no son ninguna de las dos cosas

Pero cuando retiras el gluten, todos estos problemas desaparecen.

Solamente el 10 % de los celíacos

están diagnosticados, es decir, que uno de los retos

es que haya campañas a todos los niveles

y que no seamos solamente las asociaciones

las que trabajemos difundiendo

el conocimiento de la enfermedad celíaca,

sino que necesitaríamos

un apoyo fuerte por parte de la Administración

porque hay que darse cuenta

de que esta enfermedad sin diagnosticar,

al ser una enfermedad tipo autoinmune,

se le pueden añadir toda una serie de enfermedades tipo autoinmune.

Son personas que durante años están visitando médicos, hospitales,

siendo tratados de enfermedades que no padecen

y esto es un gasto enorme para la Seguridad Social.

-En los talleres siempre lo que hacemos

es un taller al mes, un sábado, en el cual elaboramos tres recetas.

Generalmente, siempre intentamos hacer recetas con masas,

masas panificables,

masas de churros, masas quebradas,

porque es donde tienen el principal problema.

Al no poder emplear harinas de trigo,

hay quedarles otras soluciones.

-Se va a quedar una pasta.

-Mi hijo es celíaco.

Se lo diagnosticaron con 15 meses.

Hoy en día tiene 12 años,

13, perdón, 13 años.

Y, desde entonces, llevamos aquí, en la asociación, siendo socios.

Con el tiempo, me hice voluntaria

y eso me ha llevado a participar

en los talleres de cocina y en los talleres de niños.

-Hoy tenemos nuevos compañeros

que vienen por primera vez.

Hoy es un día en el cual vamos a leer etiquetas.

Ha entrado en vigor una nueva normativa sobre etiquetas.

Por eso os dije que trajeseis algún producto.

Pero muchos habéis traído productos sin gluten todos.

¿Hay alguien que haya traído

un producto que no sepa si es sin gluten o con gluten?

A ver, déjame la etiqueta.

"Harina de trigo, grasa vegetal".

Igual que hemos puesto esta etiqueta aquí,

este año las etiquetas tienen que venir con los alérgenos, ¿vale?

Y vamos a ir leyendo etiquetas, ¿vale?

-"Emulgente, lecitina".

Es sin gluten.

-Nosotros hacemos los talleres de niños

específicamente para, primero,

que el niño no se sienta como único,

ve que hay un montón de niños igual que él, que son celíacos,

y, segundo, para que vayan aprendiendo

ciertas herramientas para poder encontrar

los productos sin gluten,

para que puedan cocinar sin gluten

y sepan qué es lo que tienen que escoger.

Inclusive nosotros hacemos talleres

en los cuales leemos cartas de restaurantes

donde eligen platos y ven que aquellos platos que en casa

normalmente son sin gluten

fuera puede ser que sean con gluten.

Entonces tienen que aprender vocabulario que no es el habitual,

pero sí es el necesario

para que un celíaco se pueda mover por el mundo.

¿El trigo sarraceno qué es?

¿Es un cereal?

¿Es igual que el trigo normal?

-No.

-¿Se puede consumir por los celíacos?

-Sí. -Sí, señores.

Se puede consumir. ¿Por qué? Porque no es un cereal,

es una herbácea, ¿vale?

-Yo diría que la asociación tiene tres objetivos fundamentales:

la atención al celíaco;

el tema de la difusión, divulgación

de la enfermedad celíaca, de la dieta sin gluten;

y, por último, el tema de la investigación.

En atención al socio, información sobre la enfermedad,

información sobre la dieta, talleres

de cocina, de máquinas de cocinar,

talleres de niños,

organizamos campamentos, organizamos granjas escuela,

incluso alguna

de fines de semana para padres y niños.

Todos los años vamos a todas las escuelas de cocina

que hay en la Comunidad de Madrid

para darles información sobre la enfermedad celíaca

y la dieta sin gluten

a los estudiantes para que, cuando salgan,

conozcan lo que es la dieta sin gluten.

También hacemos dos veces al año

dos jornadas para las empresas de cáterin

o cocineros de colegios.

Esto es fundamental.

Y luego también hacemos difusión

entre el personal sanitario.

-Llevo diagnosticada ya cerca de ocho años

y la verdad es que para mí ha supuesto un cambio maravilloso

la dieta sin gluten.

Ahora estoy sana.

Pero, como adulto normal al que le gusta compartir

el ocio con las personas, el problema que me sorprende mucho

que me estoy encontrando es los restaurantes.

En los restaurantes, en los bares,

quiero decir, no puedo tomar cerveza,

salvo de la mía y no tengo ningún problema,

pero es que no son capaces de ofrecerte una tapa,

no son capaces de plantearte una alternativa

para que puedas llevar una vida social normal.

En los restaurantes te encuentras con varios problemas.

En primer lugar, tienes que identificarte como celíaco.

A la persona que te atiende le resulta una molestia explicarte

los ingredientes de los platos que están aportando

y muchas veces no se da cuenta de ser exhaustivo en la información.

Entonces te cuenta el grueso de los ingredientes,

pero no te cuenta los que precisamente vas buscando,

que son los que te van a fastidiar el día.

-Como pasó con las croquetas el día que las hicimos.

Soy profesor en una escuela de hostelería,

como os que comentado antes.

¿Qué busco? Que mis alumnos no lleguen a buscar

dos estrellas, tres estrellas Michelin

para dar solamente a un tipo de comensal tipo,

sino que busco también que ellos busquen dar de comer

a todo tipo de comensal,

sea celíaco, sea intolerante a la lactosa,

sea intolerante al huevo, me da exactamente igual.

Que sepan tener esas armas para, en el día de mañana,

poder trabajar. El lunes, por ejemplo,

tenemos una visita de la Asociación de Celíacos

a nuestra escuela porque cuando les hablas de celíacos

no saben lo que es muchas veces al principio.

Gracias a estas charlas,

las personas que vienen desde la asociación

gratifican mucho y, sobre todo, les abren mucho

ese horizonte que no conocen para nada.

-Claro, todo sin gluten, ¿eh, aquí no hay con gluten.

-Cuando le diagnosticaron a mi hijo,

no sabía ni en qué consistía la enfermedad celíaca.

A mi hijo le costó que le diagnosticaran,

puesto que era sintomático y no sabía ni en qué consistía.

Para mí fue mis pies y mis manos.

Salí del hospital con esta dirección,

vine aquí, me atendieron estupendamente

y desde entonces hasta el día de hoy tenemos esa...

Más que...

Son amigos, más que una asociación,

para mí son amigos y tengo mucha confianza con ellos

y me han ayudado mucho.

-Entre las propiedades que tiene el garbanzo,

que es espesante y, conforme vaya pasando el tiempo,

se va secando y luego en el congelador va tomando cuerpo.

Pensad que cuando haces una harina con trigo,

tiene ese gluten que te hace

que le aporte elasticidad a una masa,

luego te quede migosa,

te quede crujiente.

Aquí es todo lo contrario, cuando tú trabajas una masa,

es plastilina pura.

Por lo tanto, hay que intentar aportar

aquella elasticidad que le falta a cualquier producto

que no tiene gluten.

Las soluciones principales son emplear harinas panificables,

que ahora vienen muy bien preparadas,

y luego aportarlo con tu toque distintivo.

Yo empleo vinagres, yo empleo xantana, yo empleo miel,

que te ayuda siempre a buscar esa elasticidad

que le falta a cualquier masa sin gluten.

Me gusta hacer muchas cosas de postres, de comidas

y quiero intentar comer lo más...

Como todas las personas comen.

-Recuerdo que cuando a mi hijo

le diagnosticaron, prácticamente no había

productos sin gluten en el mercado,

había que importarlos.

Luego ya convencimos

a algunos obradores a que hicieran productos sin gluten,

lo que pasa es que en aquel momento

se hacían con almidón de trigo, que estaba altamente contaminado.

Había niños que no se recuperaban.

Luego ya, poco a poco,

se fueron haciendo normativas,

al principio en España,

luego a nivel europeo,

para que el celíaco tuviera una mayor seguridad

a la hora de comprar los productos.

Por ejemplo, acaba de entrar en vigor

un reglamento europeo del año 2011

en el que, por un lado, en los restaurantes, cáterin,

hospitales, charcuterías, etc., todo lo que compres

te lo tienen que etiquetar, tiene que estar etiquetado.

Nos vamos hasta el lunes.

Tendremos con nosotros a Christina Rosenvinge,

que acaba de publicar "Debut",

una reunión de reflexiones,

recuerdos y canciones, de la que hablaremos.

Y también les ofreceremos

un documentos sobre la edición de AULA de este año,

entre otros invitados y contenidos.

Y ahora, como siempre, pasen un buen fin de semana.

Les esperamos a todos el próximo lunes. Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 11/04/19

La aventura del saber - 11/04/19

11 abr 2019

Ofreceremos los reportajes "Arte en revolución" y "Boek visual: Lola López-Cózar". Además, entrevistaremos al escritor Javier Padilla y a los profesores y músicos Joaquín Guinea y Joaquín Sánchez.

ver más sobre "La aventura del saber - 11/04/19" ver menos sobre "La aventura del saber - 11/04/19"
Programas completos (1670)
Clips

Los últimos 5.721 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios