www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3938682
Para todos los públicos La aventura del saber - 09/03/17 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Buenos días a todos.

Hoy en "La aventura del saber" hemos invitado al estudio

al ganador del premio Anagrama de ensayo,

el catedrático de Filosofía de la Complutense de Madrid

José Luis Pardo.

Y tendremos ocasión de hablar sobre el español con Lola Pons,

profesora de Filología Hispánica de la Universidad de Sevilla.

También les invitamos a conocer

los famosos gallos de pluma de La Vecilla,

para lo que nos desplazaremos a este mágico lugar,

La Vecilla del Curueño, en la montaña central leonesa

y lo pasaremos bastante bien.

El Boek Visual nos muestra la obra de Charles Leval,

conocido como Levalet.

Se define a sí mismo como un artista de calle.

Su ciudad es París y su escenario las calles de París.

Y recuperamos parte del trabajo que realizamos

bajo el título "Esta es una plaza", que os bajará también a la calle.

Bueno, a una plaza muy famosa de Madrid: Lavapiés.

(Música)

Hemos invitado hoy a participar en nuestro Taller de Humanidades

al ganador del último premio Anagrama de ensayo,

que fue también ganador en 2005 del Premio Nacional de Ensayo.

El catedrático de Filosofía de la Complutense de Madrid,

José Luis Pardo.

El libro es este: "Estudios del malestar.

Políticas de la autenticidad en las sociedades contemporáneas".

Lo recomendamos hace algunas semanas.

Como este otro: "Estética de lo peor.

De las ventajas e inconvenientes del arte para la vida".

Muchísimas gracias por los libros

y muchas gracias por acercarte a "La aventura".

Gracias a vosotros.

¿Qué es lo que lleva a la gente a elegir la sociedad del malestar?

Elegir libremente la sociedad de la incertidumbre, del malestar...

Bueno, yo creo que hay un malestar derivado...

Un malestar completamente legítimo y comprensible,

derivado de las condiciones de precariedad,

del endurecimiento de las condiciones laborales...

Y bueno, yo creo que eso no se puede discutir.

Nos hemos visto arrastrados ahí sin haberlo previsto.

Otra cosa es cuando el malestar se convierte en un malestar político.

Es decir, cuando lo que se hace es buscar un gran enemigo

que sea responsable de todos esos daños que hemos sufrido

y de esa manera, producir división y enfrentamiento social.

Eso es lo que es preocupante en estos momentos.

Porque tiende a un estado de desagregación social

que es muy peligroso.

¿Qué ha pasado con lo que surgió de la II Guerra Mundial?

Fueron dos arquetipos de pensamiento político,

en cierto modo emparentados, bastante.

El pensamiento demócrata cristiano de los italianos primero,

después de la II Guerra Mundial.

Y los socialdemócratas alemanes o los laboristas ingleses.

¿Qué ha pasado con esos ideales?

Bueno, primero hay que recordar que la socialdemocracia,

o el Estado social de derecho, como dice la Constitución española...

en realidad es un gran pacto entre unos cuantos países europeos,

entre los partidos conservadores...

y laboristas o progresistas de bastantes países europeos

después de la II Guerra Mundial,

que viene a continuación de un gran fracaso,

como había sido la Guerra Mundial,

y un estado de devastación.

En ese momento, se pone en marcha

eso que después hemos llamado "el Estado de bienestar"

pero que, en realidad, en ese momento bienestar material no había mucho.

Era más bien un acuerdo de bienestar jurídico

en el sentido de repartir todo lo igualitariamente posible,

todo lo justamente que se pueda,

en ese caso no la riqueza sino más bien la pobreza...

para conseguir cohesión social.

¿Qué les ha pasado a esos ideales?

Claro, en nuestro presente más inmediato

es verdad que aparecen muy averiados, etcétera.

Pero el discurso contra el Estado de bienestar

y la desconfianza hacia este viene de mucho antes.

Viene, por lo menos, de finales del siglo pasado

donde, cuando todavía nadie hablaba de crisis económica

ni de cosas parecidas,

pues se empezó a decir que el Estado de bienestar

era una molestia,

que había que profundizar en el modelo del mundo de negocios,

que el Estado debía organizarse como un negocio,

que la Sanidad debía organizarse como un negocio

que la universidad debía organizarse como un negocio.

Y eso ya hizo mucho daño.

Produjo mucho desprestigio al Estado de bienestar,

a la estructura de la democracia de derecho.

Cuando llegó la crisis económica

y finalmente todo ese ideal, esa utopía de negocios se vino abajo,

naturalmente apareció el rostro más siniestro

de ese mismo desprestigio,

que es la idea de que quizá debería ser superado,

que quizá la democracia liberal debería ser superada

en favor de otra cosa más auténtica.

Y estamos ahí, ¿no? Sí, ahí estamos.

Oye, ¿y qué pasó con los líderes de opinión

que antiguamente razonaban estas cosas

e intervenían en el foro público?

Y ahora que hay Internet y parece que todo es más fácil,

se echan de menos.

Bueno, varias cosas.

Primero, el territorio de formación de la opinión pública

en el cual había un espacio público de discusión,

en el cual esas voces de intelectuales se oían...

Bueno, se oían para discutir.

No quiere decir que siempre fueran los que marcaban.

Parece que los intelectuales tengan una visión que no tiene nadie,

y tampoco es eso.

Pero el mundo de la formación de la opinión pública

se ha deteriorado también muchísimo.

Todos tenemos amigos en la prensa, o conocidos,

que llevan años diciendo:

"Vamos a cambiar el modelo de negocio.

Ahora los periódicos van a ser de otra manera".

Pero nadie tiene idea de cuál es ese nuevo modelo de negocio.

En realidad, estamos destruyendo lo que era el viejo sistema

de formación de la opinión pública

pero no lo estamos sustituyendo por otra cosa nueva.

La ilusión de que Internet es una nueva esfera pública,

una opinión pública mundial, es una ilusión muy conveniente

para empresas que, por supuesto, son privadas y no públicas,

que son las que dominan el sector.

Y lo que llamamos "redes sociales", por lo que sabemos hoy de ellas

son bastante apropiadas para el autobombo y para el insulto.

Pero que sean apropiadas para formar la opinión pública...

El razonamiento parece... No está todavía visto.

Por otra parte, en el caso de los propios intelectuales,

también ha aparecido una inversión del problema.

Cuando eso que llamamos "intelectuales"

empezaron a intervenir en la vida pública,

se trataba de personas que tenían un gran prestigio

en su propio dominio.

Fueran novelistas, escritores, científicos o lo que fuera.

Y, de alguna manera, incidían... Daban su punto de vista.

Devolver lo que la sociedad les había dado

interviniendo en la vida pública.

Ahora es más bien al contrario.

Se trata de personas que primero adquieren relevancia en los medios

y como consecuencia de ello, a lo mejor llegan a escribir novelas.

Lo hemos invertido completamente.

Por lo tanto, hay una pérdida de autoridad del intelectual.

Y los artistas comprometidos, idem, eadem, idem.

En el caso del arte, lo estudio bastante en el libro...

La verdad es que hay también una situación muy paradójica

que se produce en nuestros días.

Por una parte, el discurso de los artistas

quizá está más politizado que nunca.

Si uno se da un paseo por una feria de arte contemporáneo

enseguida encuentra muchas obras

cuyo reclamo es defender la causa de los oprimidos,

o atacar el capitalismo internacional.

Pero claro, ese tipo de justificación

es la que precisamente hace unos cuantos años atrás

habíamos quedado que es la que no se puede hacer.

Una obra de arte se debe justificar primero artísticamente,

literariamente, pictóricamente, como sea.

Y después el autor se puede comprometer

en lo que le parezca más razonable.

Y lo que parece es que los artistas han rechazado

esa autonomía que había sido tan trabajosamente conseguida...

hace tiempo.

Y sin embargo el arte está cerca de un sistema de legitimación

que hace poco nos parecía algo así como estalinista.

Justamente de lo que nos quejábamos del estalinismo en este terreno,

en la política cultural,

era que utilizaba el arte como propaganda de su causa.

¿Y es posible que haya una ley no escrita

que diga que quien no aprecia lo que tiene acaba perdiéndolo?

Hombre...

Desde luego, la palabra clave en este asunto

no sé si es apreciar lo que se tiene, pero está muy bien dicho, yo creo.

Pero es responsabilidad, ahí está la cuestión.

De pronto, todas estas estrategias

por las cuales se crea un gran enemigo

que es el que tiene la culpa de todo

y que es una estrategia muy fácil, muy cómoda y muy conocida,

pero como vemos, muy eficaz. Muy eficaz.

Es mucho más fácil eso que adoptar responsabilidades.

Es mucho más fácil decir

que los inmigrantes tienen la culpa de todo

que adoptar una política responsable en materia de inmigración.

No puede ser que no entre nadie, ni que entren todos.

Las dos cosas son absolutamente imposibles.

Y lo mismo en materia de desregulación financiera.

No podemos decir: "Los bancos tienen la culpa de todo".

No, hay que responsabilizarse de alguna manera

de qué tipo de regulación financiera queremos.

Entonces, en ese sentido,

desde luego que ha habido una época de políticas muy irresponsables.

Poco conscientes, como decías, de lo que teníamos que perder,

de lo que nos estábamos jugando.

¿Se ha estudiado suficientemente la importancia de la envidia

en la administración del bien público?

Bueno...

Claro, yo hablo en el libro

de una cierta manera de concebir la política,

cuyo exponente más claro serían las teorías de Carl Schmitt,

en la cual la política se concibe, decía Schmitt,

como "el juego de amigos y enemigos".

El juego de amigos y enemigos es la guerra, sin duda alguna.

Eso es como decir que la política es una forma de guerra.

Si eso es así, desde luego,

cosas tales como el resentimiento, el deseo de venganza, de revancha,

desempeñan en la política un papel fundamental.

Otra cosa es que nuestras democracias liberales

estaban, por el contrario, fundadas en la idea

de un pacto social, de un acuerdo social

por el cual no es que los hombres fueran todos amigos entre sí,

porque si todos fuéramos amigos no haría falta sociedad ni nada,

sería la Comunión de los Santos. (RÍE)

Sino que más bien lo que hay es que somos amigos de la ley,

por así decirlo.

Nuestros enemigos son los enemigos de la ley.

Pero, efectivamente,

está claro que cosas tales como el resentimiento,

el deseo de venganza, de revancha,

desempeñan un papel muy importante en la política.

Sobre todo cuando se peralta, como es el caso de nuestro tiempo,

el ingrediente emocional de la política.

Claro.

El libro lo acabas con una cita de Kant

que no me resisto a no leer, y que dice lo siguiente:

"No hay que esperar ni que los reyes se hagan filósofos

ni que los filósofos sean reyes. Tampoco hay que desearlo.

La posesión de la fuerza perjudica inevitablemente

al libre ejercicio de la razón".

Eso sigue siendo cierto, ¿no?

Sí, yo creo que hay una...

No quiere decir que la filosofía y la política estén divorciadas.

Desde luego, a la filosofía le interesa mucho la política

y a la política pensar los problemas que tiene entre manos.

Pero yo creo que el sueño

que a veces ingenuamente se escucha socialmente:

"Ojalá gobernasen los filósofos".

"Ojalá nuestros políticos filosofasen".

Bueno, yo creo que la filosofía, en contra de lo que pudiera parecer,

tiene una gran influencia en la sociedad.

Claro está que las obras de Platón, de Aristóteles, de Hegel...

han tenido una influencia enorme en nuestra cultura y sociedad.

Pero no es una influencia política directa, inmediata, a corto plazo.

Es una influencia a largo plazo, llena de mediaciones, etcétera.

Entre otras cosas, mediaciones escolares, académicas...

La idea de que las ideas filosóficas deben poder realizarse inmediatamente

es una idea, y creo que eso quiere decir Kant,

muy peligrosa, porque eso solo se puede hacer con la violencia.

Fue, además, la idea de Karl Marx. Sí, claro.

Voy a terminar la entrevista, si no te parece mal,

con otra cita que me gustaría que comentaras.

Es de Bertrand Russell.

Es el libro que recomendaremos hoy en el programa como lectura.

Y termina de esta manera.

Termina diciendo:

"El tiempo en el que podía haber una minoría feliz

viviendo por encima de la desgracia de una gran masa pasó.

Ese tiempo pasó.

La gente no lo consentirá y tendrá que aprender a tolerar

que su vecino también sea feliz

si quiere ella misma ser feliz.

Creo que si se educa a la gente de forma inteligente,

tendrá una naturaleza más sociable y no encontrará dificultades

para permitir la felicidad de los demás

en tanto que condición necesaria de la suya propia".

¿Qué opinas de esto?

Yo creo que es una muy buena manera

de expresar un dilema que es muy antiguo en filosofía.

Es decir, bueno...

Si...

¿Qué debo elegir en la vida?

¿Ser feliz o ser justo, ser digno?

En realidad es un falso dilema, porque una dignidad sin felicidad...

Nadie podemos renunciar a la aspiración a ser feliz.

Y claro, una felicidad indigna, pues realmente es un poco...

Es la maldad. Es poca felicidad.

Cuando se da cuenta de que la única felicidad digna

es la que pasa por permitir

que los demás intenten ser felices. No digo que lo consigan.

Porque eso no sabemos si se puede conseguir del todo.

Pero que consigan llevar a cabo su proyecto de felicidad

es, evidentemente, la única solución posible.

Muy bien, ha sido un placer compartir estos minutos.

Muchísimas gracias, José Luis. Gracias a vosotros.

Y mucha suerte con los libros, especialmente con el último.

Gracias. Seguimos.

Está en la misma ruta del Curueño

que inmortalizó el escritor Julio Llamazares.

Son unos animales hermosos y muy curiosos.

Su pluma se usa para hacer moscas artificiales de pesca.

Y se dice que solo vale la pluma si sale de La Vecilla.

Les invitamos a comprobarlo con nosotros.

(Música)

-En la montaña central leonesa se extiende un valle de gran belleza

por el que discurre el río Curueño.

Y junto a este río truchero,

un municipio que ha sido bendecido por la naturaleza:

La Vecilla de Curueño.

Un impresionante entorno natural.

Desde la grandiosidad de las cumbres a la suavidad de la rivera.

Con buena gastronomía y una gran oferta de ocio.

Pero lo que da fama internacional a este enclave mágico

son los gallos de pluma.

Ilustres habitantes únicos en el mundo

que se crían aquí desde hace siglos para elaborar moscas de pesca.

Su importancia en La Vecilla es tal que cuentan con un Museo del Gallo

y con la Muestra de Gallos de Pluma y Mosca Artificial,

el punto de encuentro anual

que todos los meses de marzo reúne a pescadores y criadores

en torno a esta tradición de la que ya se hablaba en 1624

en el "Manuscrito de Astorga".

El gallo de la pluma empieza a criarse, que se conozca,

sobre el siglo XV o XVI.

El primer manuscrito que sale es del siglo XVII,

hablando ya de las dos variedades del gallo de pluma que tenemos.

Tanto el pardo como el indio.

La diferencia del pardo al indio

es que el pardo lleva un moteado de color negro,

y el indio va del blanco al negro pasando por los tonos aceros.

Dentro de cada raza hay, aproximadamente, 40 subvariedades.

Un criador de gallos, lo primero que debe ser es pescador

para saber distinguir los mosquitos.

Hay subvariedades dentro de las razas

que prácticamente las hemos creado nosotros.

Precisamente, buscando los colores de la naturaleza.

Buscando los colores de las alas de los insectos.

Así como los indios imitan perfectamente a los bétidos,

los pardos imitan a todas las larvas planas.

Dentro de ese multicolorido que tenemos dentro de los gallos

es precisamente para eso,

para hacer que las alas de los insectos sean cristalinas.

Porque si algo tiene el gallo de León es precisamente eso: cristalidad.

Es cristalino completamente.

Poder de secado, finura, tersura...

Eso es lo que hace de verdad a un buen gallo de pluma.

En el momento que sale el gallo de aquí

pierde brillo, pierde finura y, sobre todo, barra la pluma.

Nadie sabe por qué.

Si es el microclima que tenemos aquí,

pero algo hay que el gallo, los siglos que lleva aquí,

no se ha perdido nada y cuando sale se pierde.

León tiene 3500 kilómetros de ríos trucheros.

A la espalda tenemos el río Curueño, que da nombre al valle.

Uno de los mejores ríos que tenemos para la pesca.

Y, quizás, las primeras moscas que se crearon

se crearan por esta zona.

Por dos razones, es muy simple.

La primera, tenían la materia prima.

La segunda, que tenían el río detrás.

(Música)

(Gallo)

-En cualquier gallo, sea de la variedad que sea,

tenemos tres tipos de pluma.

Tenemos el riñón, que le llamamos "riñonada".

Después, las que cuelgan. Todas estas, las "colgaderas".

Y después, una particularidad que nació cuando empezó la mosca seca

es que se le empezó a arrancar unas poquitas aquí, del cuello.

¿De qué depende de que sea muy buena o que sea menos buena?

Principalmente lo que es, primero, la obra.

La obra es el largo de la fibra.

Esta fibra puede medir un centímetro, dos, o más.

Ahí estaríamos en una pluma de mucha obra.

Y después, tenemos también otra cosa.

Que pase el brillo y el color por el envés de la pluma.

Ese sería el perfecto.

Que tenga mucha obra, que tenga mucho brillo,

que tenga mucha flexibilidad y resistencia al agua,

y que pase por detrás.

El pardo tiene la particularidad, que el indio no la tiene,

lo que llamamos "penca".

La penca es la mancha que tiene la pluma.

Tienes una pluma lisa, de color blanco,

y le vas metiendo manchinas.

Y la mancha esa puede ser fina, media o gruesa.

Y dependiendo de que sea fina, media o gruesa,

tenemos lo que es el corzuno y el aconchado.

Todas las combinaciones que podemos hacer

entre el color y la penca,

tenemos casi hasta 44 variedades de lo que es el pardo.

Entonces, el corzuno tendría la mancha muy fina.

Y en este caso, por ejemplo,

tendríamos un aconchado, que es la mancha más gruesa.

Aquí tenemos otro tipo de gallo, para diferenciar lo que es la penca.

En este caso, sería una penca menuda, sería corzuno.

También varía mucho del riñón a la colgadera.

Tenemos el riñón con mucha penca, la semicolgadera con menos,

y ya casi la colgadera sin nada.

Por ejemplo, este pescaría a media temporada.

Si el tono es mucho más oscuro pescaría a principio de temporada,

y si es el tono fuera muy blanco y la penca muy fina,

pescaría cara al verano.

(Música)

-Una gallina no tiene pluma.

No sabes nunca la que es...

Sabes la raza, pero no sabes si es si es color de escoba ni aconchada,

pero ahí entro yo.

Esa gallina la pones individual

con un macho que se corresponda,

y los huevos que da, cuando salgan,

tienes que marcar con una numeración al pollito

para saber la línea a la que corresponde.

Es la manera de que cuando sea adulto yo sepa la raza que tiene.

Si es flor de escoba, aconchada...

Y al año siguiente, ya es mucho más sencillo

volverla a emparejar con el gallo correspondiente.

Antes se sacaba con la gallina, con sus pollitos.

Si salían diez pollos...

Fíjate, hoy sacamos una incubadora de 240 pollitos.

Entonces, sacamos mucha más cantidad.

Al sacar más cantidad, también seleccionas mucho más.

Esa es la razón de que también hoy en día

haya una pluma muy buena.

Fuera de León, en cualquier sitio que se hable de pesca,

en Nueva Zelanda, en Canadá, en Irlanda,

conocen esto.

En la finura de la pluma y el brillo que le da

que hace que sea diferente a todas las plumas del mundo.

Entonces, eso montado en la mosca,

hace que sea exactamente igual que el ala de la mosca.

Esto es mucho de observación.

Tú te vas a la orilla del río

y cada río tiene sus moscas en particular.

Observas, ves la eclosión de moscas que tiene,

e intentas hacerlo lo más real posible.

La mosca seca, como bien dice la palabra,

son moscas que pescan en superficie, secas.

Van flotando, y la trucha las come cuando están en superficie.

Y la mosca ahogada también puede pescar en superficie,

ya metida en el agua, más ahogada.

Son dos tipos de montaje muy diferentes.

Y a la vez, igual de efectivos, dependiendo de la hora y del río.

¿La mosca ahogada en León?

Pues en León lo ha sido todo.

La mosca ahogada ha nacido en León y aquí es una tradición.

Es una tradición que ha ido un poco a menos

al quitarnos la pesca sin muerte,

pues mucha gente que pescaba ahogada se está apartando.

Estamos luchando para volver a conseguir

que se enganche la gente.

Porque es una pesca que se están enganchando

en el resto del mundo, que no la conocían,

y ven que es superefectiva.

Es cierto que en la zona quedamos tres o cuatro.

Cuando antes en todas las casas había.

Te hablo de... no sé.

Aquí igual había 40 vecinos, 40 personas con gallos.

Y ahora quedamos dos.

Entonces, al final, a la gente joven hay que motivarles para que sigan.

Para que haya alguien que coja el relevo.

Es que, si no, esto sí se termina.

(Música)

-Es algo que yo escuché desde bien pequeñita.

Por familiares y por criadores de la zona.

Bien de La Vecilla o el entorno de los pueblos de alrededor,

que si en el momento que el gallo...

Se cogía un gallo, como decía la gente de antes,

lo montábamos en el tren

y en el momento que pasábamos La Vecilla

ese brillo que tenía el gallo lo perdía totalmente.

Los gallos han sido una referencia a nivel mundial.

Desde el Ayuntamiento y todos los pueblos de alrededor

estamos muy contentos de que sigamos manteniéndolo.

Como veis, estamos en el museo, que tiene diferentes cosas.

Desde libros referentes a todo lo que es el gallo,

los espolones de los gallos, anzuelos,

cañas colgadas en la pared,

cuadros que han hecho criadores de aquí

con distintos tipos de anzuelo y distintos tipos de mosca,

mazos de pluma...

Todo lo relacionado con el gallo.

La famosa Feria de la Pluma, ya son 20 años, vamos para 21.

Será el 11 y 12 de marzo, segundo fin de semana de marzo.

Es cuando ya se empieza con el tema de la pesca.

Por eso, todo el mundo se mueve a La Vecilla

para comprar la pluma para luego ir a pescar.

La Feria de la Pluma de La Vecilla es, sobre todo, por los criadores.

Son los protagonistas de esta feria.

Los criadores son, al fin y al cabo,

los que están manteniendo y sosteniendo el gallo

con las dificultades que hay, pero es gracias a ellos.

Si no fuera por ellos, indudablemente,

esta feria tampoco se podría hacer.

Sí que hay otro tipo de actividades,

como hemos hecho años anteriores, exhibiciones de lucha leonesa,

bailes tradicionales de la zona, de los alrededores.

Y vuelvo a reiterar que es todo gracias a los criadores.

Es algo que, por supuesto,

no queremos que se pierda bajo ningún concepto.

Hay que darles todo el apoyo y toda la ayuda posible

para que ellos sigan luchando y trabajando por el gallo de pluma.

(Música)

(Música)

Vamos hoy a hablar de la letra "Ñ"

en el Taller de Español con Lola Pons.

Desde que en 1991 se produjo la polémica, ya célebre,

sobre su inclusión o no

en los teclados de los ordenadores de la Unión Europea,

han pasado más de 25 años. ¿Tú te acuerdas?

Sí, España se levantó indignada

contra esa idea de Europa de quitarnos la "Ñ" de los teclados.

Porque la "Ñ" solo existe en español.

Existe en español y en otras lenguas a las que el español ha dado la "Ñ",

como el aimara, el quechua...

Gran parte de las lenguas amerindias lo han incorporado, desde el español.

Pero es cierto que en España se tiene como una letra simbólica,

casi emblemática.

Es la letra que simboliza a la lengua española.

Y si me apuras, también incluso al país.

En un país como España, cuyo himno no tiene letra,

se abraza a la "Ñ" como un símbolo patriótico.

¿Y desde cuándo existe la letra "Ñ" en español?

Tenemos que remontarnos a la escritura de textos

en la propia época latina.

En los textos latinos y, después, en los textos escritos en castellano.

No solo los manuscritos,

sino incluso los impresos a partir de finales del siglo XV,

se abreviaba muchísimo.

Todas las páginas estaban llenas de marquitas voladas.

Y palabras como "persona", "tierra", "cristiano", "con",

son palabras que aparecen continuamente abreviadas.

Como ahora en el WhatsApp. Pues más o menos.

Había una marca de abreviación muy común

que consistía en utilizar sobre una vocal una línea,

una pequeña rayita, que añadía a esa vocal una "N".

De tal manera que una palabra como "ante"

se podía escribir "ãte", poniendo sobre la "A" esa rayita.

Eso es un hábito gráfico de lo más frecuente

tanto en los manuscritos como en la imprenta.

De esta manera, palabras con una doble "N" en latín,

como por ejemplo "pannus", "paño", también se podían escribir abreviadas

poniendo una "N" con la línea arriba,

que significa algo así como: "añada usted otra 'N'".

Claro, porque en latín no existía la "Ñ".

No, en latín no existe ese sonido.

Es un sonido que llamamos, técnicamente, "palatal nasal".

¿Por qué? Nasal porque el aire sale por la nariz.

Y palatal porque utilizamos la lengua presionándola al paladar óseo.

Y no hay ningún sonido consonántico palatal en latín.

Los que hay son nuevos de las lenguas hijas del latín.

De tal manera que este sonido surge en castellano

a partir de diferentes orígenes.

Por ejemplo, surge cuando hay una "N", una "I" y una vocal en latín

como "Hispania", "España".

Cuando hay una "N", una "E" y otra vocal.

"Vinea", "viña".

Pero, sobre todo, hay un origen muy frecuente,

que es el de la doble "N".

Cuando hay dos "N" en latín: "annus", "año".

O el ejemplo que poníamos antes de "pannus", "paño".

De manera que es la doble "N" el origen más común,

uno de los más frecuentes, del sonido palatal.

¿Y eso desde cuándo, más o menos?

En el siglo X y XI tenemos el sonido plenamente incorporado al romance.

Pero después está el problema de la representación gráfica.

¿Cómo se escribe un sonido

para el que no había una tradición gráfica en latín?

Si en latín no se utilizaba, ¿cómo lo escribimos en castellano?

Pues tanto para el sonido de la "Ñ" como para otros sonidos nuevos

los que escribían,

las poquitas personas que manejaban el código de la escritura

en la Edad Media, se apañaban como podían.

Algunos escriben ese sonido de la "Ñ" como una "G" y una "N".

Otros, una "N" y una "I".

Normalmente con combinaciones de dos letras.

Pero en esa etapa primera es muy complicado

representar este sonido nuevo.

Y cuando ya aparece claramente la historia del español.

Hablemos un poco de la historia de la letra.

Ya en el siglo XIII,

en la época de Alfonso X el Sabio,

una época muy importante para el español,

porque se escribe mucho en nuestro idioma.

En el siglo XIII está plenamente incorporada.

Porque se traduce mucho, recordémoslo.

Sí, se traducen muchos textos del árabe y el latín al castellano.

Textos científicos, se escriben muchos textos jurídicos nuevos.

Y la grafía de la "Ñ" es ya una grafía común,

incorporada a la grafía del castellano.

En el siglo XV, mi paisano Nebrija decía que era una injuria

no incorporar la "Ñ" al alfabeto del español.

Entonces, si te parece,

vamos a ver ahora el fragmento que has seleccionado

y luego seguimos hablando de ello.

-En la Real Academia de la Historia se encuentra este libro,

el Códice Emilianense 60.

Datado a finales X o principios del XI.

En él están plasmadas las primeras palabras

que conocemos del castellano escrito.

Las trazó con cuidadosa caligrafía

un monje del monasterio riojano de San Millán de la Cogolla.

Estos balbuceos del idioma castellano son pequeñas anotaciones manuscritas

que figuran entre líneas o en los márgenes del texto latino.

Qué emocionante ver la primera manifestación del idioma.

Sí, esos primeros balbuceos

que representan para nosotros esa primera escritura del castellano

donde, como decíamos antes, sonidos nuevos como este

encuentran una representación todavía muy vacilante.

Y que comenzó como notas a pie de página.

Bueno, en el lateral.

A veces también se hacían notas en el lateral.

Oye, y en otros idiomas, ¿la "Ñ" existe?

Antes nos has dicho que aimara y tal.

Pero como sonido, ¿existe? Claro.

En francés, por ejemplo, no. Sí, existe en otros idiomas.

En la mayoría de las lenguas romance, las lenguas hermanas del castellano.

Lo que ocurre es que tienen el mismo sonido del español

pero lo representan con una letra distinta.

Con combinaciones de dos letras.

Pensemos en la "G" y la "N" del francés,

"N" y "H" en portugués, "N" e "Y" del catalán...

Lo característico del español no es el sonido de la "Ñ"

sino la letra de la "Ñ". Claro.

A lo mejor podríamos convencerles para que todos usaran la "Ñ"

y entonces se ahorraran... Sí, ¿por qué no?

O incluso animar a que en los lugares

donde parece que el español pierde posiciones,

como recientemente está ocurriendo en EE.UU.,

pues utilicemos la "Ñ" como bandera, claro que sí.

Lola, antes te has referido lateralmente a ello.

Pero ¿qué tiene que ver el sombrerito este de la "Ñ",

con el sombrerito de algunas vocales en portugués?

Como hemos dicho antes,

la abreviatura de poner una rayita sobre una vocal

significaba añadir una nasal.

Pues en portugués también existía ese hábito gráfico

y ha perdurado, existe hoy para indicar

que una vocal tiene que pronunciarse con un sonido nasal.

Por ejemplo, donde en latín existía "mannu"

y en español "mano",

esa "N" se ha perdido para el portugués

y se pronuncia "mão" con la "A" nasalizada.

Claro, "mão", como "mano". Mantenemos esa rayita

que, técnicamente, se llama "virgulilla".

Y esa virgulilla antes era plana.

En la Edad Media, hasta el siglo XV, era plana.

Después se fue rizando por estética. Como escribían con pluma.

Lo hacía más bonito.

En América la llaman "cola de chancho", "cola de cerdo".

¿Recuerdas ese personaje de García-Márquez

que cerraba la desventurada saga de los Buendía?

Oye, Lola, vamos a ver.

¿Qué cosas tenemos que recordar de lo que hemos dicho en el taller?

Pues en primer lugar,

y volviendo a algo que decías al principio,

no hay que espantarse de las abreviaturas.

A veces nos llevamos las manos a la cabeza

porque en medios digitales, por prisas, por hábito,

eliminamos algunas grafías y abreviamos.

Mientras que ese tipo de código no salga de ese tipo de canal,

no hay que asustarse.

También se abreviaba en la Edad Media y como resultado de eso...

"Vuestra merced" es "usted", ¿no? Se abreviaba en "VM".

Como resultado de las abreviaturas medievales

tenemos nuestra fantástica "Ñ". Claro.

Muy bien, muchas gracias. Hasta siempre.

Hasta siempre. A vosotros.

Seguimos con el programa, vamos con el Boek Visual,

dedicado hoy al artista visual francés Levalet.

(Música)

-Charles Leval, llamado Levalet,

es un artista visual francés

que hizo sus estudios de arte en Estrasburgo

y se sirve de las calles de París desde 2012

para colocar sus obras de "street art",

un arte reconocido ya por el mundo de la cultura

como un movimiento.

Combinando sus conocimientos de teatro y de pintura

con un buen ojo topográfico,

produce escenas específicas muy personales para cada lugar.

Unas iconografías pintadas en papel con tinta china.

En estas, habla de lo que hace posible su trabajo.

De su fondo artístico.

De la legalidad de hacer arte

en los espacios públicos de la ciudad.

La mayoría de las veces,

las representaciones, que rayan lo absurdo,

y que no están carentes de poesía ni de crítica social,

se basan en situaciones inspiradas en la vida cotidiana,

y siempre fuera de sincronía con el contexto,

pero estableciendo cierto diálogo visual y semántico con él.

Puestas en escena lúdicas

que interactúan y se funden con el transeúnte

para crear escenografías compartidas, únicas.

Dramatizaciones que conviven en armonía

con las del mundo real.

Quién sabe si en un futuro no muy lejano

las salas de arte serán las propias calles.

Hoy por hoy, ese es el sueño de Levalet.

(Música)

(Música)

Para que pasen un rato inmejorable este fin de semana

queremos recomendarles que lean este librito

que acaba de publicar la editorial Tecnos.

"Conversaciones con Bertrand Russell".

Se trata de una transcripción precisa de las entrevistas

que el famoso matemático, ensayista y activista ingles

concedió al periodista Woodrow Wyatt en la primavera de 1959

que se emitieron por la BBC

y que trataban sobre filosofía, religión, guerra y pacifismo,

poder, moralidad, tolerancia y fanatismo,

la felicidad y el futuro de la humanidad,

entre otros temas igualmente inagotables.

El libro se lee de una sentada y te deja con la sensación

de haber compartido una experiencia extraordinariamente grata

con el amigo Woodrow,

y luego, las brillantes y a veces sorprendentes

observaciones de Lord Russell

no dejan de ayudarte cuando las necesitas.

Una verdadera maravilla.

Esta es una plaza es un espacio autogestionado en Lavapiés.

Un lugar abierto que favorece el encuentro

entre generaciones y culturas.

Todo empezó en 2008 con un huerto urbano.

(Música)

-Esta es una plaza es un proyecto comunitario,

un espacio comunitario creado por ciudadanos

sobre un espacio cedido desde lo público,

donde compartimos experiencias vitales,

conocimientos, trabajo.

Es como un patio de vecinos de ahora.

Hay varias experiencias prototipo en Europa y EE.UU.

que inspiraron de dónde parte Esta es una plaza,

que al final tuvo una idiosincrasia propia y una identidad personal.

Parte de la inquietud de algunos planificadores urbanos,

o gente relacionada con la participación ciudadana,

de intervenir en espacios abandonados en las ciudades, sin uso.

Este sitio llevaba 30 años abandonado, sin uso.

Se mira qué hace falta en el barrio.

Si un espacio verde, uno deportivo, un sitio de juegos,

un sitio para adultos, para niños.

En función de eso se organiza una planificación

para levantar, construir o diseñar en ese espacio

eso que parece que demanda,

o que la gente que está alrededor querría ahí.

En eso consistía el taller de La Casa Encendida.

Al acabar el taller, parte de la gente involucrada,

planificadores urbanos, arquitectos, que eran los que participaban,

unidos a vecinos, que vimos que aquí se hacía algo

y no sabíamos qué era y curioseamos,

decidimos que era buena idea realizar no solo sobre el papel,

sino llevar a la práctica la experiencia.

Se creó el proyecto para presentar al Ayuntamiento.

Decir: "Queremos hacer esto aquí".

Y eso fue el comienzo de unas negociaciones de tiempo.

Los que no quería que estuviéramos,

pues dijeron que no podíamos entrar más.

Desayunábamos los domingos en la puerta cerrada,

reclamando de una forma tranquila y pacífica.

Y a la vez negociábamos con el Ayuntamiento.

Y un día apareció la puerta abierta, porque se cerró,

volvimos a continuar con el huerto y la construcción de lo que había.

El Ayuntamiento, por el momento,

parecía que ganaron los que no querían nada aquí.

Un día metieron excavadoras y arrasaron con todo lo que había,

y lo vaciaron otra vez, como estaba al principio, sin nada.

Y meses después,

el otro sector del Ayuntamiento debió ganar,

y nos dieron una cesión por cinco años.

Esto es un melocotonero.

Hay 30 o 30 y tantos árboles frutales en el espacio,

que plantamos después de que se quedaran

un poco colgados en el Ayuntamiento con ellos.

No sabían dónde ponerlos.

Les sobraron de una iniciativa de unos americanos, Falling Fruit.

Y nosotros los plantamos con poca esperanza de que salieran,

porque bajo el suelo hay escombros.

Y al final tiran muy bien.

Esto es un níspero, hay perales, ciruelos, manzanos...

Y en este lado hemos hecho un jardín.

Esto estaba completamente sin nada.

Estaba vacío, desnudo, la tierra vista.

Hemos traído especies autóctonas de descampados alrededor de Madrid.

Y esto es un jardín salvaje.

Y luego tenemos algunas construcciones.

Experiencias de bioconstrucción que desarrollamos aquí.

Esta con cañas, que ahora está sin las telas,

que dan sombra en verano en esta zona de comer.

Hay un horno de adobe y un teatro.

Esta cúpula que vemos aquí es la que usamos de semillero.

Aquí plantamos y surgen plantones que ponemos en el huerto.

Y esa zona de allí, al lado del campo de petanca,

es otra parte de jardín salvaje.

Este es nuestro invernadero.

Aquí se ponen las plantas en semillero en su época.

Están sacando los tomates, que se plantaron hace un mes.

Esta cúpula es una cúpula geodésica,

que nos la dieron cuando cogimos esto,

un colectivo de okupas que había en la calle Olivar.

Esto tiene unos diez metros de diámetro.

Lo trajimos entre muchas personas, cortando el tráfico,

y desde entonces está aquí y sirve de invernadero.

-Nos reunimos para accionar.

Nos reunimos de forma asamblearia,

y juntos compartimos qué pensamos que hace falta,

y decidimos por consenso, no por mayorías ni votaciones.

Al final es: "El espacio está vacío. ¿Qué nos gustaría que hubiera?".

"Vamos a empezar por un huerto". "Sí". Nadie dice no.

Empezamos por un huerto.

"¿Cómo queremos hacer el huerto, ecológico o no?".

"Ecológico".

Nadie dice que no, pues vamos adelante.

¿Quién dice qué hacer?

-Hay una comisión de huerto.

Hay unas 10 o 12 personas que una vez al mes se reúnen

y deciden qué se va a plantar, las rotaciones, sugerencias.

Se decide en común.

-¿Sabes qué hacemos hoy aquí? -Hoy sí.

Vamos a trasplantar el huerto de verano.

-Una "performance".

Estamos en plena primavera,

y ahora nos ponemos de acuerdo en todo lo que hemos planificado.

-Sí.

Si lo ponemos, dónde lo ponemos y si acertamos con la planificación.

(RÍE)

-Los bancales están preparados, la semana pasada los preparamos.

Ya sabes, se airea con una horca, y luego se echa estiércol.

-Yo soy colaborador. -No te había visto hasta ahora

-Porque yo vengo a las 8:30 de la mañana.

Yo suelo hacer un bancal de cada cosa.

Luego voy rotando por bancales, no mezclo.

-No haces asociaciones de plantas. -No.

Puedo poner una para los insectos, en cada bancal.

-Ah, vale.

Y a cambio de que os uso el semillero,

colaboro lo que queráis. -Ah, vale.

Haces un intercambio de trabajo por espacio.

-Exacto.

-El escaparate del espacio fue el huerto.

Era lo que más atraía.

Lo demás estaba en construcción,

y el huerto era lo que más cuidados necesitaba.

Fue lo primero que brotó en este solar.

Y era por lo que la gente se enganchaba.

Luego ha evolucionado el espacio.

Es un jardín comunitario.

Antes era un huerto y ahora es mucho más.

-No es solo un huerto.

Fue la excusa para venir aquí y participar codo con codo.

Y al final te encuentras con un grupo de amigos

que no se cierra.

Siempre viene gente nueva a trabajar: "¿Qué hago?".

"Coge guantes y trabaja".

Entonces, este espacio es así.

Es participación, es conocimiento mutuo,

y bueno, lo que tiene el huerto, ¿no?

Que da muchos frutos a nivel social

(Música)

Como cada jueves en "La aventura del saber",

acabamos con música.

Hoy hemos invitado a Nando Agüeros para hablar de su último trabajo:

"Todo gira".

Diez temas que han contado con colaboraciones muy especiales.

Como la del acordeonista Gorka Hermosa.

Como la del guitarrista de los DelTonos Hendrik Röver.

O como al del saxofonista Óscar Rodríguez

y la producción de Iván Castañeda.

Muchísimas gracias, Nando, por acompañarnos.

Gracias por venir desde Cantabria.

A vosotros por invitarme, por supuesto.

¿De qué va "Todo gira"?

¿Cómo podríamos definir este trabajo?

Yo creo que es un trabajo de evolución.

Es una colección de canciones que yo tenía,

que iba guardando en un cajón,

y nunca veía el momento de sacarlas a la luz

porque yo estaba sumergido en otros proyectos,

en otro estilo de canciones.

Y bueno, pues animado por el productor del disco,

por Iván Castañeda,

nos decidimos a sacar esas canciones a la luz

y de ahí ha surgido este trabajo, "Todo gira".

Ya en su definición indica que todo cambia, evoluciona...

Todo cambia. Claro.

¿Qué te parece si vemos lo que habéis colgado en Internet

para presentar el disco y luego seguimos hablando?

Estupendo. Vamos a verlo.

(Música)

¿Esta canción es por la que te han dado el premio?

¿Es la canción esta concretamente?

Bueno, no. Es otra, ¿no?

El premio que me han dado, que recojo mañana...

¡Anda! Sí.

En el auditorio Príncipe Felipe de Oviedo.

Es a la canción "Viento del norte", que luego interpretaremos aquí.

Es una canción que ensalza ese sentimiento hacia mi tierra,

hacia Cantabria.

Aunque toda la gente del norte la ha hecho suya,

porque es una canción que no sabe de fronteras

y cada uno la puede hacer suya

porque, como te decía,

ensalza ese sentimiento hacia el terruño, hacia la tierra.

Hacia lo tuyo, porque tú eres una persona muy querida

en toda Cantabria.

Eres una persona muy conocida allí.

Vamos, que este premio no es casualidad.

Es producto del tiempo.

Bueno, ya son 20 años de carrera.

He recorrido, sobre todo, Cantabria,

Asturias mucho también.

He estado en Galicia, en el País Vasco,

y la verdad es que sí me siento muy querido y bueno...

Ahora ya...

Próximo al verano, tengo unas cuantas galas en el norte.

Para enterarse de dónde se te puede ver, en esas galas,

¿hay una dirección de Internet?

Sí, tengo una página web: "www.nandoagueros.com".

Tengo también página en Facebook.

Para informarse ahí pueden... Sí.

Ahí se pueden informar de todas las actuaciones que tengo

a lo largo del año.

Muy bien, pues preséntanos.

Son tus dos músicos habituales.

Son dos de mis siete músicos.

Hoy he venido acompañado de Jorge Ibáñez,

a la guitarra acústica.

Y de Sergio Sordo, en esta ocasión a la flauta.

Aunque él también toca la gaita.

Y bueno, al resto de la banda les he dejado trabajando.

No podían acudir.

Son Luis Escalada, Elizabeth Núñez, Eduardo Basterra, Bruno Gómez,

y Chema Murillo. Muy bien.

Pues te deseamos lo mejor con este trabajo.

Que vaya todo extraordinariamente bien.

Y mientras te acercas a ellos, vamos a despedir el programa.

Muchísimas gracias a vosotros. Gracias.

Les dejamos con Nado Agüeros.

Pasen un buen fin de semana

y vuelvan el lunes a las 10:00, más o menos, en La 2 de RTVE.

Será un placer compartir esta aventura del saber con todos.

Sean cuidadosos.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 09/03/17

La aventura del saber - 09/03/17

09 mar 2017

Veremos los reportajes "Gallos de pluma de La Vecilla" y "Boek visual: Levalet". Además, entrevistaremos al filósofo José Luis Pardo, a la filóloga Lola Pons y al cantante y compositor Nando Agüeros.

ver más sobre "La aventura del saber - 09/03/17" ver menos sobre "La aventura del saber - 09/03/17"
Programas completos (1398)
Clips

Los últimos 4.106 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios