www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4830755
Para todos los públicos La aventura del saber - 08/11/18 - ver ahora
Transcripción completa

Hola. Buenos días a todos.

Hoy nuestro primer invitado en el estudio

será el editor, historiador y divulgador Ricardo Artola,

responsable de la reciente publicación en España

del clásico libro de Lord Moran

sobre el miedo, la presión máxima y la naturaleza del valor

"Anatomía del valor".

En una época tan incierta como la que vivimos

resulta especialmente interesante un estudio así,

de modo que hablaremos con Ricardo del libro,

las condiciones en las que fue escrito

y sus conclusiones.

Y en la segunda parte del programa

el poeta, traductor, catedrático

de la Universidad de Ginebra y Valencia, Jenaro Talens,

cierra su taller de lectura

con una de sus pasiones más duraderas,

el escritor irlandés

y premio Nobel de literatura Samuel Beckett,

a quien ha traducido

prácticamente toda su obra al castellano.

También les invitamos a conocer con nosotros

el Valle del Genal, en la provincia de Málaga,

al sur de Ronda.

Allí, la escuela pública está afrontando de manera ejemplar

los desafíos de la despoblación y la falta de salidas laborales.

Conoceremos, por ejemplo, el proyecto Nidus

dirigido a estudiantes de secundaria.

En el Boek Visual nos ocuparemos de la obra

del artista Francois Xavier Delmaire,

capaz de crear nuevas realidades con sus "collages".

En un mundo incierto como en el que vivimos

y en el que estamos viendo cómo crece el miedo al otro

y al mismo tiempo se hace dejación de nuestro deber de asilo y de ayuda

resulta particularmente oportuno el mensaje de Lord Moran,

médico del Ejército inglés y amigo de Winston Churchill

cuyo conocimiento del alma humana

en situaciones de peligro y presión extremas

recoge este libro, "Anatomía del valor",

que se ha convertido en un clásico dentro del mundo anglosajón

recientemente publicado en Arzalia Ediciones

en castellano por primera vez.

Y hemos invitado a Ricardo Artola, responsable de la publicación,

para hablar de él.

Bienvenido, Ricardo.

Muchas gracias por el libro, que es fantástico,

aparte de que la edición es perfecta.

Es sencillamente perfecta,

pero desde el punto de vista de lo que cuenta,

de lo que se expone ahí,

es muy oportuna, ¿no?

Bueno, yo creo que sí,

porque es un clásico importante de la literatura sobre la guerra

que era completamente inédito en español.

Yo creo que hay libros

que por la vorágine de las novedades se recuperan,

pero ya se han publicado en español hace años;

pero este era completamente inédito.

Cuéntanos. ¿Cómo te encontraste con el libro?

La historia es bonita

y al mismo tiempo tiene que ver con el periodismo.

Yo tengo una relación con Jacinto Antón

que es un periodista muy conocido de "El País"

y nos interesan temas comunes.

Y en un encuentro tomando un café en Barcelona

le pregunté así a bocajarro:

"Jacinto, ¿qué libro de estos temas que sea inédito

te parece que debería estar publicado en Español?".

Y me dijo absolutamente sin dudar...

O sea, fue una cosa que realmente la tenía ahí desde...

Hace mucho tiempo, ¿no?

Y me dijo: "'Anatomía del valor' de Lord Moran".

Y yo conocía el libro

porque había escrito sobre la I Guerra Mundial

y lo tomé al vuelo.

Y, bueno, él también es el gran culpable

de que se haya publicado.

Háblanos un poco de Lord Moran.

¿Quién era?

¿En qué circunstancias se vio para escribir el libro?

En fin, su relación.

Él fue un comandante médico

del Ejército británico en la I Guerra Mundial

y estuvo adscrito a una unidad de fusileros

durante tres años,

durante la parte más dura de la guerra

desde el 14 al 17

y, bueno, y, luego, además, tuvo una larguísima vida

porque murió con 94 años en los años 70.

Y, bueno, y fue o es su faceta más conocida todavía,

es que fue el médico personal de Churchill

desde el fatídico año de 1940

cuando Inglaterra se queda sola ante el nacismo

y hasta la muerte de Churchill.

Y, entonces, entre otros muchos cargos,

él le acompañó durante la guerra mundial

a los viajes que hacía de distinto tipo.

Y, de hecho, el libro lo escribió durante la II Guerra Mundial,

con lo cual es una cosa muy curiosa

porque es un libro sobre la guerra escrito durante la guerra

y publicado en 1945 cuando acabó la II Guerra Mundial.

No se llevaban muy bien,

pero luego hablaremos de la relación entre ambos.

Ahora vamos a hablar un poco del libro,

exactamente de los temas que toca.

Porque, en principio, la misma dedicatoria

parece, por lo menos a mí me lo ha parecido,

como un reproche al padre.

Era como decir "No te preocupaba. Estaba en la guerra".

Sí, sí.

Si te parece, la leemos que es muy breve y así el público...

Dice exactamente:

"Dedicada a mi PADRE que vivió sin temor

por su HIJO no tan afortunado".

Yo no lo he interpretado así.

Yo creo que tiene más que ver con que...

Es decir, en el siglo XIX no hubo grandes guerras en el mundo

y, entonces, la gente con la edad de su padre

no se tuvo que ver enfrentado a esas circunstancias

traumáticas y dramáticas

que supusieron la I Guerra Mundial en general

y para los británicos en cierto modo de una manera muy especial.

Y, entonces, lo que creo que viene a decir

es "Oye, tú tuviste la suerte de que no te viste obligado a esto".

Pero, no, no creo que se realmente un reproche.

Ha sido una maldad mía. Sí.

Bueno, mejor.

La primera parte se ocupa de definir el miedo

y cómo detectarlo.

¿Qué es el miedo?

Bueno, el miedo es la incapacidad

que provoca una situación de estrés, digamos,

para, en este caso, seguir combatiendo

o para seguir actuando en cualquier circunstancia

porque yo creo que el miedo es aplicable también

a otras circunstancias de la vida que no son la guerra.

Pero, bueno, él define el miedo como la fuerza de voluntad.

O sea, no que lo defina como la fuerza de voluntad, ¿no?

Como la falta de fuerza de voluntad. Exacto.

Como incapacidad. Claro.

Que el miedo o la ausencia de miedo o el manejo del miedo

tiene que ver con la voluntad.

Y con el valor, ¿no? Y con el valor.

Y una de las cosas que se dice y llama la atención

es que no se trata de no tener miedo,

sino de administrártelo.

Efectivamente.

De gestionarlo. Sí, sí, sí.

Es de las grandes aportaciones del libro

y de Lord Moran sin duda.

En las críticas que han aparecido sobre el libro

una de las cosas que se ven en varias

es que dan mucho valor, valga la redundancia,

al ensayito al principio

que él dedica a la imaginación,

a cómo la imaginación en unos casos puede provocar parálisis

y en otros no.

Yo creo que efectivamente.

¿Qué es lo que pasa?

Pero eso también es de nuestra vida cotidiana.

La anticipación del peligro puede ser estimuladora,

podríamos decir,

o puede bloquear, ¿no?

Muchas veces, la anticipación mental de una situación extrema

pues en distintos sujetos

puede provocar distintas actuaciones, digamos.

Y, en ese sentido, es en el que versa ese capítulo.

¿Y qué tipo de personas son proclives al miedo paralizante

y qué tipo de personas pueden sacar valor del miedo?

Bueno, él en eso habla mucho

de lo difícil que es identificarlo.

Es decir, que no es...

Él habla de una frase que él tiene

que las personas que tienen carácter en tiempos de paz

tienen valor en tiempos de guerra.

Más o menos viene a decir eso.

Define que el carácter es algo, es un reflejo o es un síntoma

de la actuación que puede uno tener en los tiempos.

Pero luego constantemente

lo que nos transmite es lo difícil que es identificarlo,

porque, de hecho, esa era una de sus funciones.

Hay que tener en cuenta que como médico daba altas y bajas;

con la diferencia de que darte altas o bajas en la vida civil

es simplemente ir a trabajar con mayor o menor incomodidad,

mientras que darte altas o bajas

es permanecer en una situaciones muy extremas

de la vida de trincheras pues durante...

Y, sobre todo, cuando estás a punto de quebrarte

eso puede ser la diferencia entre casi la vida y la muerte.

De hecho, él parte de un ejemplo

en el que hay un tipo que está callado, está silencioso

y cuando habla con otro compañero, no sé si es un compañero médico,

le dice: "Está perfectamente bien".

A lo mejor es que quiere escaquearse.

Sí, sí, sí.

Y, sin embargo, se vuelven y se dispara un tiro.

Se suicida. Sí.

Es tremendo.

O sea...

Bueno, hay que tener en cuenta que Lord Moran es un pionero

y, probablemente,

es uno de los médicos militares más importantes de la historia.

Entonces, él es un pionero de investigar esto.

Como digo, la I Guerra Mundial es la primera guerra moderna

podríamos decir claramente.

Y, entonces, evidentemente, la guerra siempre ha sido brutal,

siempre es brutal,

pero hay circunstancias añadidas.

Es decir, estás metido en un agujero lleno de ratas, lleno de humedad,

un día tras otro,

con una incertidumbre propia de lo que es una guerra

y, además, una guerra salvaje

en el sentido de que cuando sales de la trinchera

tienes enormes posibilidades de morir.

O sea, no es como otras guerras

en las que eso es más azaroso en cierto modo.

Entonces, bueno, pues...

También se convirtió, después de la amistad,

porque al principio no, pero después se hicieron amigos

Lord Moran y Churchill,

en un experto en el estudio de las personas,

de la vida de las personas bajo mucha presión.

Claro, yo creo que eso, por extensión, le hace aplicarlo

no solamente a las situaciones de guerra

que quizás sea el extremo del estrés,

sino a otro tipo, efectivamente, de situaciones,

pero que es aplicable sus conclusiones.

Hablemos de la relación de Churchill y de Moran.

Cuéntanos algo.

A ver, pues Churchill dijo en sus memorias

que agradecía...

Me parece que lo tengo por aquí en la solapa.

Decía algo así como "Describió a Lord Moran

como un abnegado amigo

a cuyos constantes cuidados debo probablemente la vida".

Bueno, dicho evidentemente... Por Churchill.

No está mal. Claro.

Y de hecho...

No era alguien muy dado a... Claro, efectivamente.

Y, de hecho, Lord Moran consideraba que su, quizás, máxima obligación

durante la II Guerra Mundial,

había estado metido en las trincheras tres años en la primera

y que ya había cumplido

porque por edad ya no le correspondía estar en el frente en la segunda,

pero que su mayor obligación era el cuidado de Churchill

en tanto encarnación de la máxima figura británica

en la conducción de la guerra

y de una guerra mucho más compleja incluso para los británicos

que la primera a pesar de todo.

Y uno de los personajes con mayor importancia,

un gran escritor y gran historiador porque sus memorias pueden leerse.

Sí, sí, sí.

Churchill es premio Nobel de literatura.

Con eso... Es por algo.

No automáticamente

porque ya se sabe que es un premio que puede tener sus...

Pero, bueno, desde luego es indicativo

y, evidentemente, es un buen escritor

y un hombre que escribió miles de páginas

y que tiene su historia de la guerra contada por él desde su perspectiva.

¿Qué crees que puede encontrar el lector actual en el libro

que sea de su interés máximo?

Quiero decir, aplicable a su vida actual y cotidiana.

Pues yo creo que esa advertencia que él nos hace.

Es decir, el valor,

y eso es aplicable a otras virtudes en cierto modo,

todos los seres humanos pueden tener en mayor o menor medida,

pero es un depósito, no es algo ilimitado.

No es un depósito en el sentido del depósito del coche

que cuando se agota lo rellenas y lo vuelves a tener lleno.

Lo puedes renovar en cierto modo,

pero tienes que estar pendiente de las señales.

Y hay señales como...

Él viene a decir que hay un momento en que te quiebras y se acabó

y que ya eres, desde un punto de vista militar,

como soldado,

inservible si llegas a agotarte.

Es como si dijeras "Si el móvil se te agota, se muere".

No lo puedes recargar.

Esa sería la metáfora que podríamos aplicar.

Eso pasa también, por ejemplo, entre los periodistas de guerra.

Llega un momento determinado que ya no pueden seguir.

Claro, efectivamente.

Es la idea del depósito, de que es algo limitado,

de que es algo que hay que...

Y por eso gran parte de su obsesión es saber interpretar las señales

y lo que decías antes

respecto a uno que puede estar callado,

pero que ese estar callado puede querer decir diversas cosas

y entonces hay que saber rascar.

Yo creo que Lord Moran es un pionero.

Claro.

Y según Lord Moran, ¿cómo debemos gestionar el miedo?

Perdona porque es una pregunta difícil

y está sacada de contexto.

Bueno, yo creo que de esa manera.

O sea, la manera es vigilándolo y vigilando a la persona

alguien cualificado como puede ser un médico,

interrogándole y viendo su comportamiento

para que al ver que ese estrés está llegando al máximo,

y con la experiencia de haberlo visto en muchos soldados,

pues decir: "No, este señor tiene que ir a la retaguardia

o tiene que preservarse un tiempo

porque si sigue así no...".

No va a funcionar.

No va a ser un buen soldado.

Y, aparte, es un activo que tiene el ejército.

El ejército es el primer interesado en una situación de guerra

en preservar no solamente la salud física,

sino la salud mental de sus soldados, ¿no?

Ha sido un verdadero placer, Ricardo.

A vosotros.

Te esperamos siempre que tengas cualquier inquietud,

cualquier nueva publicación que te interese.

Y yo creo que va a encajar muy bien

porque esta editorial la diriges tú.

Arzalia. Sí, sí.

Y tienen varias publicaciones

todas o casi todas

con el común denominador de la historia.

De la historia y la novela histórica, efectivamente.

Gracias. Muchas gracias a vosotros.

Seguimos.

El malagueño Valle del Genal,

como otros rincones del mundo rural,

se ve amenazado por la despoblación y la falta de perspectivas.

Sin embargo, hay iniciativas educativas

que son un agente de desarrollo.

"El Valle del Genal, en la serranía de Ronda,

al suroeste de la provincia de Málaga,

es un paraíso natural

donde castaños, alcornoques y jaras entre otros pueblan el paisaje.

Al valle se asoman 15 pueblos

que como este de Benalauría mantienen un especial encanto.

El fenómeno de la despoblación también afecta a la comarca.

Los escasos beneficios de la agricultura o la ganadería

empujaron a muchos a salir.

El mercado turístico y pequeñas iniciativas empresariales

son intentos de mirar al futuro con optimismo.

Aunque la escuela en el medio rural tiene sus ventajas,

el sistema educativo no es ajeno

a la dura realidad demográfica en la que está inserto."

-Cuando una escuela cierra claro que se muere una parte,

si no el pueblo entero,

porque estamos hablando contamos con que ya no hay alumnado,

no hay niños, no hay infancia.

Y no solo por las actividades

que se organizan desde el centro escolar,

sino también la vida que le da durante el curso escolar

ese centro escolar al pueblo,

ya también los docentes que acuden,

porque en estos pueblos también muchas familias se benefician

de esos compañeros maestros que vienen durante el curso.

Cada vez hay menos matrículas, cada vez hay menos alumnos

y cada año se va haciendo más notable

porque estamos viendo cómo hemos pasado,

de tener, por ejemplo Algatocín, uno de los núcleos con más alumnado

a verse reducido este curso escolar en ocho alumnos.

Es un salto muy grande.

-"La poca población motiva

que lo colegios rurales tengan que agrupar en un aula

a alumnos de diferente edad.

Esto trae beneficios

y también trabajo extra para el profesorado."

-La escuela es la que da movimiento y vida durante el curso escolar

a los alumnos,

ya no solo porque asisten,

sino porque también se hacen otro tipo de actividades

que promociona lo que es la cultura en ellos y la educación.

-"El gran tesoro de la escuela en este lugar

es el entorno natural.

En eso no les gana nadie.

Hoy toca excursión a Benalauría.

Aquí se ha creado el proyecto Pueblo Escuela."

-El proyecto Pueblo Escuela nace de la necesidad

de acercar a la comunidad educativa en general

y al alumnado en particular

a oficios y labores antiguas

que aún permanecen vivos en el mundo rural.

Está claro que la educación es el futuro

y hay que empezar por ahí.

Y también incidimos en el profesorado.

Me gusta incidir en el profesorado

porque se le da una herramienta importantísima

de trabajo en el aula y fuera del aula.

Hablamos de sostenibilidad,

estamos hablando de reutilización de recursos

como es el aceite, las borras, como es el jabón;

estamos hablando de mantenimiento de la vida

a través de oficios que no se han perdido,

estamos hablando de usos

que pueden posibilitar en un futuro a estos pequeños alumnados

una salida laboral,

sea turismo, sea el tema de la aceituna,

sea el tema de investigación...

-Os voy a decir cómo se hace la masa del pan,

cómo la hacemos aquí.

La masa del pan lleva agua, sal, masa madre,

que es levadura madre también, y harina.

Harina hay de varios tipos.

¿Qué utilizamos?

Utilizamos harina blanca.

La podéis tocar

para que veáis la diferencia que hay entre una y otra, ¿vale?

¿La habéis tocado?

Y esta.

-Es verdad, esta es más áspera.

-Es un poquito más áspera.

Esta es harina recia y esta es harina blanca.

Nosotros utilizamos los dos tipos de harina.

Y esta es la masa madre.

Oledla.

Veréis.

¿Cómo huele?

Un poco fuerte y ácida, ¿no?

Un poco ácida, como a vinagre.

Antiguamente, rara era la persona que no sabía hacer pan.

Ahora los niños prácticamente no saben cómo se hace

y con los talleres estos que hacemos van sabiendo cómo es más o menos.

Hay alumnos que no saben ni cómo se hace.

Muchos preguntaban: "¿El pan lleva huevo, lleva...?".

No sé, empezaban a preguntar muchas cosas

a otros grupos que han venido

y yo decía: "El pan solo lleva agua, sal, masa madre y la harina".

Vamos a echar el pan de vuestros compañeros.

¿Quién quiere echarlo con la pala?

Venga, a ver.

Venga.

Lo ponemos aquí, tú coges la pala con dos manos.

Por aquí no, porque quema.

Y, entonces, así.

Empujas hacia dentro y luego hay que darle un golpecito.

¿Ves? Fuera.

Venga, ¿el siguiente?

Venga, hala.

Hacia atrás.

Cuidado.

Vamos a cerrarlo un poco

para que coja un poco de color más rápido.

-"Mientras, en la plaza,

Inés y su madre, Pascuala, enseñan a hacer jabón a los alumnos

a la vez que estos

aprenden la importancia de reutilizar el aceite usado."

-El jabón tiene un ingrediente muy, muy importante

y es el ingrediente principal: aceite de oliva usado.

Cinco litros de aceite, cinco litros de agua

y un kilo de sosa cáustica.

-Es necesario ese trabajo de intergeneracionalidad

entre los chavales, niños y niñas del cole,

y la gente mayor

que tiene atesorada esa vivencia, esos oficios y esas labores.

¿Por qué?

La transmisión de conocimientos es fundamental en el aprendizaje.

Eso por un lado.

Segundo. El mayor se siente útil

y no cae en saco roto toda su experiencia.

-A ella creo que le encanta

y siempre que viene un colegio y le vamos a enseñar las cosas

ella me acompaña,

porque, vamos, yo creo que le encanta.

Además, se le nota que le gusta mucho.

-"La última visita prevista es a una impresionante almazara

del siglo XVIII."

-El aceite salía de aquí, de un molino de aceite

también llamado almazara de sangre.

La aceituna tiene dos procesos.

Primero se estruja y después se prensa.

¿A ver cómo se hace?

Se estruja, se prensa.

Se estruja, se prensa.

Y esto se llena de la masa que hemos dicho que parecía albóndiga

que es el machaque que hemos hecho

después de cuatro horas dando vueltas a la aceituna

y se va colocando aquí.

¿Vale?

Uno encima de otro hasta llenar esto que se llama cargo

que es los seis sacos del amigo Fran

que están aquí machacados ahora mismo.

Y lo sacaban con esto,

porque es un trabajo...

-Con las manos. -Perfecto.

Porque no había electricidad.

-Estos colegios rurales

desgraciadamente son los grandes desconocidos.

Pero, después, las ventajas profesionales,

y lo que aprenden de la educación y lo que aprenden...

No es solo que aprendan de ti,

sino tú vas aprendiendo de los alumnos, de los habitantes

y eso, sinceramente, en las grandes ciudades

desgraciadamente cada día es más difícil encontrarlo.

Todo lo que es trabajo de investigación en el campo,

diferentes catalogaciones de seres vivos,

todo eso tenemos en la zona muchos miradores

que para catalogar aves es magnífico.

Para trabajos de Ciencias Naturales es magnífico.

La verdad es que aporta bastantes recursos.

Si esto se aúna con las nuevas tecnologías,

con las tecnologías de la información y la comunicación,

y se adapta todo ese material a sus necesidades,

a su motivación, a sus intereses,

pues el resultado, probablemente, será de 10, de sobresaliente.

-"La atención a la diversidad en el ámbito educativo

es un gran reto en el mundo rural.

En Benadalid,

el trabajo de Claudia y sus compañeras

hizo posible atender la petición de la familia de Miguel."

-En Ronda había colegios donde ya había un bagaje

con niños con necesidades especiales

y todo estaba estructurado y quizás era más sencillo.

Más sencillo por esa parte.

Pero nosotros queríamos que Miguel estuviese integrado

en el medio en el que vive, en el que pertenece

y donde la integración era un hecho antes de ser escolarizado.

Entonces, para nosotros era prioritario

el que él estuviese aquí,

por ser uno más dentro de sus compañeros,

de los niños con los que Miguel había nacido.

-El niño viene con su grupo social, está totalmente integrado,

el resto del alumnado lo conoce bien

y ahora la escuela tiene que llegar a una metodología

que consiga que este niño pueda seguir disfrutando

de esa inclusión que ya trae.

Llegamos a hacer algo bonito que era enriquecedor para todos.

Entonces, la idea es diseñar actividades

en las que todos participen

buscando que cada uno saque de esa actividad lo que necesita.

Si estamos hablando del área de lingüística

pues la estimulación oral por un lado,

la lectura o la aproximación a la lectura

para niños de infantil

y el afianzamiento de la lectura en el primer ciclo.

Entonces, todas las actividades están buscando ese enriquecimiento

y lo conseguimos.

-Ha sido fantástica su integración, su participación en el colegio.

Miguel ha aprendido, ha aprendido de profesionales

que son capaces de ir más allá de donde yo voy también como madre.

Ha sido un complemento a su desarrollo

y a su conexión con el mundo.

-"Frenar la despoblación, crear una cultura emprendedora,

orientar la educación

hacia opciones laborales ligadas al mundo rural

son grandes objetivos del proyecto Nidus,

apoyado por la Universidad Rural Paulo Freire

y la Universidad de Málaga."

-Hay una gran parte del alumnado que se siente como perdido.

Es verdad que, bueno, así a bote pronto,

no ven recursos ni salidas en el entorno

y cuando empiezas a trabajar sí que los motivas

y empiezan a buscar

cómo podrían engancharse a continuar en su tierra.

Lo que sí intentamos

es que esa motivación interior que tiene alguien

para estudiar o para formarse

después les repercuta y revierta en el propio medio.

Si tú tienes que salir, como volar, y formarte,

vuelves para instalarte después en tu propia tierra.

Es un poco el sentido de Nidus.

-Cuando nos llegó Nidus

nos pareció que era lo que estábamos necesitando

porque a través del programa de orientación académico-profesional

necesitábamos algo para fomentar el emprendimiento

en el alumnado

y tuvieran opción de quedarse por la zona a trabajar.

-Tenemos una labor que hacer que es mirar a nuestro alrededor

qué trabajos podríamos ejercer aquí cerca.

¿Hay algún veterinario?

¿Tú quieres hacer veterinaria? ¿Nadie?

¿Algún bombero forestal?

Una bióloga, maestras...

-Medicina.

-Medicina.

¿Fontanero no quiere ser nadie? También hará falta.

¿Albañil?

También hacen falta.

Si os miráis, hay muchos trabajos.

Todos los trabajos están aquí. Todos.

-Mi sueño ha sido estar por aquí cerca,

por lo que es la provincia de Málaga, la serranía,

y estar trabajando aquí.

-Las mujeres queremos hacer más cosas

aparte de estar en una casa limpiando.

También tenemos nuestros sueños y nuestras aficiones.

No es todo el día estar en una casa, limpiar y dedicarte siempre a eso,

sino también querer hacer más cosas que nos gustan de verdad.

Todo lo que hemos visto hasta ahora

tiene cuatro patas fundamentales:

freno de despoblación para que, al final,

nos quedemos aquí, volar para volver, lo que dijimos;

buscar personas creativas

que sean capaces de emprender

emprendimientos antiguos

adaptados al nuevo tiempo,

pero en el mundo rural;

una cultura identitaria,

esto es, ser de pueblo no es malo,

¿vale?,

eliminar la connotación negativa

que tiene el mundo rural, somos de pueblo

y eso nos dignifica;

y, sobre todo, fundamentalmente,

todo esto

trabajarlo desde las nuevas tecnologías,

que es el futuro.

Uniendo estas cuatro cosas, yo creo

que, al final, si analizáis,

tenéis un porcentaje muy alto de ser feliz

viviendo en vuestro territorio.

"Ser feliz en un paraíso como este no es difícil,

siempre que las condiciones sociales,

laborales y económicas lo permitan.

La educación puede contribuir a ello.

Ese es el reto.

Esa es la esperanza."

Taller de lectura en "La aventura del saber"

con Jenaro Talens, quien hoy nos propone

a Samuel Beckett

y más concretamente su obra "Final de partida".

Para Harold Bloom,

su obra maestra.

¿Quién fue Samuel Beckett?

Samuel Beckett fue, por lo menos para mí,

uno de los dos o tres grandes escritores

del siglo XX

y el que cambió prácticamente

la forma de enfrentarse con la escritura

en la tradición occidental. Una vez,

recuerdo haber leído o escuchado,

no lo recuerdo muy bien,

a Juan Benet

definir a Joyce

como un gran escritor del siglo XIX.

En su momento, me pareció una "boutade".

Luego, profundizando,

me di cuenta de que era

una de las frases más inteligentes de las muchas

que dijo Benet en su vida

porque, efectivamente, lo que en...

Joyce funcionaba por acumulación,

Joyce intentaba hacer la obra total,

incluso me contaron

que se presentó a la cátedra de Ginebra, precisamente,

y le preguntaron

que qué es lo que pondría él para explicar literatura inglesa,

dijo: "Mi obra porque ahí está todo metido".

Por supuesto, no le dieron la cátedra.

Beckett hace lo contrario,

en vez de basarse en la acumulación,

se basa en el despojamiento.

Lo que hace fundamentalmente

es cortar, cortar,

quitar, quitar.

Y esa especie de sequedad

convierte su obra en algo absolutamente esencial.

Incluso cuando le preguntaron ya en los últimos años de su vida

que qué pensaba de una obra como "Esperando a Godot",

dijo: "Demasiadas palabras".

Yo no estoy de acuerdo.

Pero quiere decir que hasta a él

le parecía que había hablado demasiado.

Porque es verdad que, en general...

Quiero decir, el "Ulises" de Joyce, por ejemplo,

es una celebración de la literatura

y es como se canta en el flamenco por palos,

pues es hacer como...

Yo qué sé, hay un trocillo

que parece Chester, otro trocillo que parece..., ¿no?

Pero en el caso de Beckett,

todo es...

parece como, no sé, mínimo, ¿no?

Sí, es mínimo a partir de un momento,

porque él, cuando empezó,

como su gran modelo era Joyce,

él incluso le ayudó, la gente decía que era su secretario,

no es verdad,

simplemente, como él tenía problemas de vista,

le ayudaba porque eran dos irlandeses exiliados en París,

bueno, exiliado Joyce, él estaba de profesor

en la École Normale,

de lector.

Él, de alguna manera, intervino

en la promoción, por ejemplo,

de lo que entonces se llamaba "Work in Progress"

y luego fue el "Finnegan's Wake".

Pero cuando decidió convertirse en escritor

y evitar, en la medida de lo posible,

que la lengua le obligara a decir lo que no quería decir,

no solamente cambió de registro y se pasó al francés,

sino que intentó hacer lo contrario de Joyce,

no ir sumando, multiplicando las referencias,

que las primeras obras de Beckett son enormes.

Son muy eruditas.

En el "Echo's Bones", el libro de poemas

que yo traduje cuando le dieron el Nobel,

hay versos donde se mezcla el alemán

con el latín, con el italiano, con el español.

Es una cantidad tal de referencias

que te pierdes,

hasta el punto de que ni el propio Beckett

quiso traducirse a sí mismo ese libro.

Pero él dijo, a partir de los años 40,

que lo que quería era llegar a la esencia de las cosas

y, entonces, empezó a quitar, a quitar...

Quizá por eso decidió escribir en francés,

que era un idioma que conocía, que había estudiado,

pero que no era el materno.

Sí, porque para él, digamos,

el escribir en una lengua que no era la suya

le obligaba

a controlar exactamente qué decía cada frase.

No es verdad que él abandonó el inglés

para escribir en francés,

él, durante una etapa de su vida,

utilizó el francés

para construirse un dispositivo de escritura

donde él pudiera controlar

lo que quería más o menos decir.

Cuando eso lo tuvo hecho, volvió al inglés.

Porque a partir de la tercera obra de teatro, bueno, de la cuarta,

porque la primera nunca la publicó,

"Eleutheria",

después de "Final de partida",

la que hizo, "Play", ya está hecha en inglés.

Y, prácticamente, casi todos sus textos,

salvo un par de ellos al final de su vida,

los escribía ya directamente en inglés

y luego se los autotraducía él

al francés. Hubo una época

en la que quiso ser director de cine

o algo parecido. Él escribió

cuando estaba de lector

en París,

escribió una carta a Eisenstein

queriendo ir a aprender con él y a estudiar a Moscú.

Pero no sé si la carta llegó o no llegó,

si Eisenstein no se lo tomó en serio.

La verdad es que nunca contestó.

Y la verdad es que, a partir de ese momento,

el cine lo dejó de lado,

aunque, en un momento determinado,

el audiovisual le atrajo mucho

e hizo el guion de la película

que luego dirigiría Alan Schneider, "Film",

y trabajó fundamentalmente...

Con Buster Keaton, ¿no? Con Buster Keaton, sí.

No era Buster Keaton la opción primera

que él tenía,

él, primero, quería haber utilizado

a Chaplin.

No pudo conseguirlo.

Intentó con Zero Mostel,

el actor de...

De "Quo Vadis", ¿no?, salía Zero Mostel.

Zero Mostel era el de "Golfus de Roma".

Sí, claro. Era uno de los perseguidos

por McCarthy. Eso, eso.

No pudo tampoco... No "Quo Vadis",

"Golfus de Roma", es verdad.

Perdón. Y también lo intentó

con Jack MacGowran,

que es el que hace la película

con Polanski

sobre los vampiros, "El baile de los vampiros".

Sí. Que tampoco pudo

porque estaba ocupado.

Entonces, le dijeron

que por qué no Keaton.

Él no sabía que Keaton estuviera todavía en activo

y fue a verlo

y realmente creo que fue un acierto,

aunque a mí me hubiera gustado presenciar

la tarde en que se vieron en un hotel

y parece que estuvieron

como cuatro horas viendo béisbol en la televisión

sin abrir la boca,

sin decirse absolutamente nada.

Es una escena absolutamente beckettiana.

Keaton decía que no había entendido

nada de esa película

(RÍE) Que él le sugirió a Beckett

una serie de "gags"

cobrando, por supuesto,

y Beckett no quiso saber nada

y, bueno, pero ahí está.

Eso fue en la penúltima película que hizo Keaton.

Hablemos de "Final de partida",

que es, digamos, tu libro clave, ¿no?,

bueno, tu obra de teatro clave en el caso de Beckett.

Bueno, no es que sea la obra de teatro clave,

es la obra que me hizo entrar en Beckett.

Ajá. Yo creo que "Play"

o que "La última cinta de Krapp"

son tan importantes o más que "Final de partida",

lo que ocurre es que "Final de partida"

es lo primero que leí cuando tenía 14 años.

Un amigo del colegio

que me prestaba libros de la biblioteca de su padre,

que era enorme,

por ejemplo, todos los volúmenes de los Premios Nobel...

Por ejemplo, lo de Juan Ramón,

yo los leía enteros los libros que me dejaba.

Juan Bautista Egea se llama.

Lo digo para que, si él ve esto, que sepa que me acuerdo.

Me habló de que su padre

había visto una obra

de un autor muy extraño

que se llama "Final de partida",

donde había cuatro personajes:

dos que estaban metidos en cubos de basura,

uno que estaba en una silla paralizado

y otro que se mueve,

que se llama "Final de partida".

Entonces, como yo ya leía bien francés,

busqué y no sé cómo conseguí

en una librería de Granada la copia francesa, "Fin de partie",

y me la leí.

Yo no entendí absolutamente nada,

pero lo que sí puedo decir es que me fascinó hasta tal punto

que empecé a buscar a Beckett

por todos los sitios donde pude

hasta que me hice con la obra completa.

Creo que no tengo...

¿Estamos hablando de qué año, Jenaro?

Del año 60, yo tenía 14 años.

Si es que no habría mucho publicado

de Beckett en España. No había mucho publicado,

pero me lo busqué. Como ya entonces empezaba a estudiar inglés,

me busqué las obras en inglés, las obras en francés

y creo que tengo más ediciones de Beckett

que hasta de Cervantes

o de Juan Ramón.

Tengo en mi casa

una pared entera llena de libros de Beckett o sobre Beckett

porque todo lo que sale me lo compro.

(RÍE) Y, en ese sentido,

bueno, incluso traduje,

primero para mi tesina de la Facultad de Letras

en Granada,

las obras de teatro y de radio y de televisión de Beckett

mucho antes de que le dieran el Nobel.

Eso fue en el 67, creo,

cuando lo hice, o en el 68.

Le dieron el Nobel en el 69.

Y, entonces, cuando le dieron el Nobel,

me ofrecí para traducir sus poemas

que no los había traducido todavía

y los publiqué en Barral.

Luego Tusquets

me propuso hacer la edición de "Film".

Hice la edición de "Film".

Busqué las imágenes de la película.

Luego edité también

prácticamente todas las piezas para teatro

a partir de "Final de partida"

porque "Final de partida" y "En attendant Godot"

ya habían sido traducidas.

Todas las demás las he traducido yo,

menos "Eleutheria", la primera,

que entonces no estaba libre de derechos porque él

no quería que se publicara,

que luego la tradujo Pepe Sanchis Sinisterra,

una excelente versión también en Tusquets.

Traduje también todo lo de televisión,

todo lo de radio

y luego los textos también críticos,

teóricos y los últimos relatos.

Creo que, prácticamente,

habré traducido casi unos 50 libros de Beckett.

Pero ¿no es un autor que produce mucha desazón cuando le lees?

Bueno...

Puede dar desazón en la medida en que tiene

una mirada absolutamente trágica

y yo diría

que casi sin salida posible

sobre el mundo y la realidad.

Pero eso, al mismo tiempo,

hace que, como todo gran trágico,

sea un humorista,

quiero decir, a mí lo que me produce muchas veces

la lectura de Beckett

es una carcajada sistemática

cuando él habla de estos personajes

que si no están paralíticos, les falta poco,

y cómo explica cómo va avanzando

un hombre que está medio cojo

y dice: "Y avanzaba

como si fuera una sucesión de genuflexiones abortada".

Ese sentido del humor tan irlandés

nunca lo perdió.

Una vez, recuerdo que me contó

el cubano Sarduy,

que lo conocía, que lo había encontrado

en una playa de Túnez

y le dijo: "¡Hombre, Sam!

Yo creía que tú tendrías que...

No te quería encontrar aquí.

A ti lo que te gustaba era el desierto".

Dice: "Y él, sin perder la compostura,

me dijo: 'Yes, but from far'".

De lejos.

Quiero decir,

Beckett era absolutamente una persona

que tenía conciencia

de la inutilidad, digamos,

de la vida,

del poco sentido que tiene eso de nacer para morir.

Pero se lo tomaba, en ese sentido,

por una parte, con la lucidez suficiente

para expresarlo,

pero, por otra, con el sentido del humor

de quien sabe que, de todas maneras,

no hay nada que perder.

Es tan trágico como Chaplin, como el propio Keaton,

como todos los grandes humoristas que siempre han sido trágicos.

Muy bien. Muchísimas gracias.

Ha sido un verdadero placer,

como siempre, Jenaro. Gracias a ti.

Seguimos. Recuperamos nuestro trabajo sobre la iniciativa

de la Junta de Andalucía,

Rompemoldes, un espacio

para promover la actividad artística

en pleno centro de Sevilla.

El resto, en la Red.

El espacio Rompemoldes nace

como un espacio, un edificio

donde los artesanos puedan vivir y trabajar

en un barrio en el que, tradicionalmente,

se han desarrollado esos usos artesanales.

Hemos tenido claro que queríamos promocionar

esta marca nueva de Rompemoldes,

darla a conocer.

Partiendo de una situación económica

no demasiado ventajosa, porque la crisis

nos azota a todos, también a los artesanos,

empezamos a dar a conocer el espacio a través de eventos,

eventos culturales, gracias a que disponemos

de este patio, que es estupendo

y que a todo el mundo que ha entrado aquí

le ha gustado mucho el espacio

le ha llamado mucho la atención un espacio de estas características,

que parece más centroeuropeo

que andaluz.

Y hemos aprovechado

esa sensación

de sorpresa y de descubrimiento

que tiene la gente al entrar en este espacio

para hacer eventos culturales,

eventos culturales que sirvan para promocionar

tanto nuestros talleres como la marca Rompemoldes.

Rompemoldes tiene una riqueza, que es que no solamente artesanos

han ocupado estos talleres,

sino también

diseñadores, escultores, arquitectos, paisajistas.

(Música)

(Música)

(Música)

Voy a bajarle eso.

Sí, creo que están altos aquí la y mi.

-Habría que bajarlo. -Pues lo bajaremos

un cuarto de milímetro. -Me parece correcto.

Mi trabajo en la viola da gamba

no es ceñirse

a construir un instrumento que se conserva en un museo,

que esa es una parte fundamental del trabajo,

es partir de instrumentos que ya existen

para construir una pieza nueva.

Lo que reivindico es

es este instrumento como tal como instrumento nuevo.

Entonces, a partir de estos modelos

que ya existen, construir modelos nuevos

que permitan al...

además, adaptados a la tendencia actual

y a los requisitos de cada músico

para tocar el repertorio

que hoy se demanda.

Lo que sí es cierto es que este instrumento,

si bien se recupera para la interpretación

de la música historicista del Renacimiento

y del Barroco,

hoy en día tiene un resurgir

como instrumento para la música,

o sea, no es un instrumento barroco,

es un instrumento más,

que te permite interpretar

repertorio de todo tipo,

desde música "rock" al flamenco,

a música contemporánea.

Cada vez hay más compositores

que están dedicándose a este instrumento

por su versatilidad,

por su tesitura,

en fin, porque ofrece

unas posibilidades muy amplias.

Uno de los trabajos que también hago

es la reversión de moderno a barroco.

Es transformar un violín o un violonchelo

al modo en que fue construido,

volver a colocar el mango,

el batidor, el puente y las cuerdas de tripa,

todo en la forma en que se construyó

en su época, en el Barroco.

La profesión de lutier

o violero, que es un término que también reivindico,

que es el término que se usaba

en castellano hasta el siglo XIX,

al tener muchas facetas,

de reparación, de construcción,

vive un momento en el que se puede desarrollar.

Es un oficio, además, en el que, por suerte,

la artesanía

tiene una remuneración adecuada.

Me apetecía mucho compartir un espacio

con personas que se dedicaban a trabajos artesanales

y que trabajaban con la materia directamente

porque, además, se está comprobando

con el tiempo,

compartimos cierta idiosincrasia,

tenemos intereses comunes,

podemos afrontar proyectos

en común.

Al llegar aquí, el ir conociéndonos

ha ido creando

una serie de relaciones y de aprovechamiento del espacio

que, en principio, no se había organizado,

pero que está resultando muy productiva

y que tiene una repercusión muy atractiva

en el público de fuera.

Hemos llamado a este espacio Rompemoldes.

Creo que tiene mucho que ver ese nombre con nuestra actitud.

El conservador o restaurador de patrimonio

se debe ocupar de la preservación,

de la seguridad,

de la gestión

y de la valorización del patrimonio.

Se busca mucho la foto,

el momento, la restauración,

cuando, en realidad, lo importante

es la curativa, la conservativa,

lo que hace que los programas de seguimiento

y el mantenimiento

hacen que una cosa se mantenga.

Y aquí, en Sevilla, he realizado

desde intervenciones en pintura antigua importantes

con autores, como Lucas Valdés,

y también en cerámica.

Hice el levantamiento arqueológico de "La fuente de los peces"

de Cristóbal de Augusta

para las excavaciones del Metrocentro

y ahora he estado trabajando

en espadañas y en torres,

como, por ejemplo, la de San Pedro o la de San Juan de la Palma

y últimamente he estado

en la Plaza de España en los bancos provinciales

haciendo cerámica del siglo XX.

Me ha supuesto mucho a nivel personal

porque he estado trabajando mucho tiempo sola,

sola y muy...

y en el taller muchas horas.

Esto es un trabajo de muchísima dedicación,

y, entonces, muy aislada.

Y aquí me permite conciliar

la vida laboral con la vida familiar mucho mejor

porque tengo la casa arriba

y el taller abajo

y el trabajar en equipo,

el poder tener proyectos tanto en el ámbito...

o sea, no solo profesionales, sino culturales.

Rompemoldes está completamente ocupado,

son 20 talleres y viviendas,

que están ocupadas.

En el momento en que quedase alguna vacante,

cualquier artesano que cumpla con los requisitos

que exige la empresa pública

que los gestiona

puede acceder a Rompemoldes.

Trabajar aquí

te permite ver

procesos de trabajo

y conocerlos de cerca.

Y eso te permite también proyectar

mucho mejor.

O sea, buscar soluciones formales de diseño

que están mucho más en armonía

con los procesos de producción.

Eso sería por un lado,

lo que sería la parte de conocimiento.

Luego, desde el punto de vista práctico,

es muy interesante tener

una producción cerca,

que tú puedas controlar de una forma fácil.

Desde que vinimos aquí, nos hemos volcado mucho

en colaboraciones

Hemos empezado a detectar

dónde podríamos encontrar sinergias.

Y también nosotros

experimentamos cómo funcionan nuestros diseños

en un producto concreto.

Eso sería una de las colaboraciones.

Otra, por ejemplo, ha sido la producción de estas piezas,

que es una serie que se sacó este año.

Y estas piezas se ha ejecutado en uno de los talleres

de cerámica tradicional.

Esto se hizo para un diseñador de moda,

para una pasarela

que se hacía para la Semana de la Moda de Berlín.

El estudio se llama Todomuta.

El nombre viene un poco a raíz

de que es un estudio donde todo cambia,

digamos que todo se mueve,

es un estudio muy dinámico

donde siempre estamos investigando,

siempre estamos apostando por materiales,

por proyectos nuevos y distintos

que nos diferencian dentro del mercado.

Casi siempre nos movemos

en ediciones limitadas o en piezas únicas.

El "collage" es más que una segunda oportunidad

para una imagen:

la muestra de que es posible crear

nuevas realidades.

Los "collages" del artista François-Xavier Delmeire

narran una historia, momentos de una vida

que invitan con sutiliza y humor

a reflexionar sobre la identidad,

las relaciones y sus consecuencias.

"François-Xavier Delmeire,

artista autodidacta

y enamorado de las imágenes,

ha realizado en los últimos años

varias exposiciones en su país, Bélgica,

y en Francia.

Es dueño

de una librería especializada en novelas gráficas

y, en su segunda vida, se ha convertido poco a poco

en un artista creador devoto de 'collages' y ensamblajes.

Elevado a nivel de bellas artes

por las vanguardias del siglo XX,

el 'collage' es inseparable del movimiento surrealista.

Es una práctica irreverente

y lúdica por excelencia donde se cultivan

las discrepancias.

El 'collagista'

no se contenta simplemente con desplazar la realidad,

sino que engendra una experiencia estética intelectual

sin precedentes.

¿Es un 'collage'

una segunda oportunidad para una imagen

o tal vez surja de él

una nueva realidad

que, a su vez, sea una puerta abierta?

Cada uno de los 'collages' de Delmeire,

un simple 'corta y pega',

narra una historia.

No se trata de un 'érase una vez',

sino que cuenta un momento en la vida,

historias que son tristes o melancólicas,

pero también felices.

Frente a la avalancha

de imágenes en la actualidad,

sus 'collages'

son un experimento 'gourmet'.

Sus obras conducen

con sutilidad al humor y a la reflexión.

Sus mosaicos

juegan con imágenes y palabras

para crear

un nuevo lenguaje sensible y poético."

La editorial Gedisa ha publicado

"Meditaciones sobre la vida"

del filósofo norteamericano

Robert Nozick.

Recordemos que Nozick

se convirtió en una celebridad

criticando las posiciones sobre la justicia de John Rawls

y que su libro más famoso fue "Anarquía, Estado y utopía",

en el que sentaba las bases de su pensamiento político,

un liberalismo radical

de inspiración libertaria.

En el caso de estas meditaciones,

un Nozick más maduro

nos habla de las preguntas que se plantea y replantea

constantemente la filosofía

desde sus inicios:

la muerte, la vida mejor,

la relación con los padres,

los hijos,

la naturaleza de Dios, de la fe,

la sexualidad, la felicidad, etc.

Nozick cuenta que cuando era joven

se paseaba con un ejemplar de "La República" de Platón

por su barrio

para que algún mayor le admirara

y se pregunta

qué habría pensado aquel joven de este libro

y si ha acabado convirtiéndose

en la persona mayor que de joven imaginaba,

si, tras pasar por la etapa

que todos pasamos de convertirnos en padres de nuestros padres,

se ha podido convertir gracias a estas meditaciones,

por fin, en el padre de sí mismo.

Él, como la mayoría de sus lectores,

apuesta a que sí.

Antes de despedirnos,

la Universidad Nacional de Educación a Distancia

plantea hoy una pregunta fascinante:

¿cómo es la relación de humanos y robots en Japón?

La Universidad responde.

Nos encontramos en el siglo XXI

y estamos en la Cuarta Revolución Industrial.

En este contexto, no podemos dejar pasar por alto

el caso de Japón,

en el que la relación entre los robots y los humanos

es muy peculiar.

¿Por qué? Porque, en la tradición,

los japoneses incorporaron

los "karakuri", los muñecos autómatas

a sus festividades y ceremonias religiosas.

Pero posteriormente, en los años 50,

también incorporaron los robots al manga

y al anime,

de manera que estos seres se veían como héroes

que contribuían al bienestar,

al progreso de la sociedad

y a una, digamos, que lo tenían...

una relación armónica con los humanos.

De hecho, el sintoísmo

reconoce que todos los seres que tienen una fuerza motriz

los objetos,

pueden considerarse que tienen

un espíritu, un alma.

Y esto hace que esta relación haya crecido

más aún con la política del ministro Shinzo Abe,

que ha apostado por la robótica, con Tokio 2020

a las puertas de todo,

para demostrar que son pioneros en todo tipo de innovación robótica

y, además, que su relación con los robots,

en sus robots sociales,

es muy adecuada

por la longevidad de la población

y por, digamos,

la asistencia que ofrecen estos robots.

En general, los robots se han incorporado

a todas las dimensiones de la vida en Japón

porque ellos adoran los robots.

Ahora sí, nos vamos hasta la semana próxima.

El lunes que viene hablaremos de plásticos

y su enorme amenaza

con Juan Carlos del Olmo,

responsable máximo de WWF.

Será una conversación llena de información

y propuestas de soluciones.

Pasen un buen día,

pasen un buen fin de semana

y vuelvan todos el lunes

aquí, en La 2,

a partir de las 10:00.

Hasta entonces.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 08/11/18

La aventura del saber - 08/11/18

08 nov 2018

Ofreceremos los reportajes "Valle del Genal. Educación para el desarrollo" y "Boek visual: François-Xavier Delmeire". Además, entrevistaremos al historiador y editor Ricardo Artola y al poeta y traductor Jenaro Talens.

ver más sobre "La aventura del saber - 08/11/18" ver menos sobre "La aventura del saber - 08/11/18"
Programas completos (1580)

Los últimos 5.092 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios