www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4056332
Para todos los públicos La aventura del saber - 08/06/17 - ver ahora
Transcripción completa

Buenos días.

Hoy jueves en "La aventura del saber",

hablaremos con Felipe García, el creador de Buaala,

una aplicación informática

que pone a la inteligencia artificial

a trabajar como consejera y nos adelanta

los contenidos audiovisuales que nos pueden interesar

de acuerdo con nuestro historial de navegación.

También hablaremos con Jenaro Talens,

de cómo la tecnología ha ido cambiando

el modo de comunicarse entre los seres humanos

y cómo esos cambios pueden cambiar cualitativamente

la naturaleza del propio conocimiento.

Fuera del estudio, les invitamos a conocer

cómo se teje solidaridad en Madrid.

Iaia es una iniciativa que invita a varios colectivos

a tejer con un objetivo solidario.

La conoceremos en profundidad y a las personas que colaboran.

El Boek Visual nos presenta hoy a Patricia Bolinches,

quien con tijeras, revistas, imaginación

y años de entrenamiento crea unos collages,

que demuestran que, en este mundo, queda mucho por hacer.

En el Taller de Comunicación de "La aventura del saber",

hablamos con el poeta, traductor, crítico

y catedrático de comunicación de la Universidad de Valencia

y de la Universidad de Ginebra, Jenaro Talens,

para hablar de cómo la evolución de los modos de comunicarse

entre seres humanos está modificando la naturaleza del conocimiento.

Bienvenido, Jenaro, gracias. Gracias a ti.

¿Qué sabemos de cómo se comunicaban

los seres humanos antes de la escritura?

Bueno, los seres humanos, como los animales,

siempre han tenido una forma de contactar

con los seres que están alrededor.

Antes de la escritura lo hacían, como es normal,

a través de la oralidad,

pero poniendo en juego no únicamente lo que se dice,

sino cómo se dice, cómo se mueve el cuerpo,

cómo se mira, cómo se gesticula.

La aparición de la escritura no es que cambiara eso,

sino que hizo posible, de alguna forma,

cambiar la estructura global

donde se insertaba ese tipo de comunicación,

porque ya se podía trasmitir mediante la representación

o la sustitución de lo que se quería decir por las palabras

sin que toda esa gestualidad y toda esa presencia corporal

estuviera delante de quien lo leía.

Hubo también otro cambio

y es que la mayoría de la comunicación establecida,

podemos decir, físicamente,

muchas veces funcionaba,

en general, en sentido colectivo,

alrededor del fuego contando cuentos o en mitad de la plaza de un pueblo.

Mientras que la escritura permitía

establecer una especie de relación aislada.

Íntima, ¿no? Bueno, sí.

Aparecía la posibilidad de tener el libro.

Entonces, escuchar con los ojos, como decía Quevedo:

"Escucho con mis ojos a los muertos".

Poder leer lo que otros dijeron sin que nada interfiriera

establece un tipo de relación absolutamente distinta.

Claro.

Y eso se ve todavía más intensamente cuando se inventa la imprenta.

Sí, claro.

La imprenta convierte el libro en esa facilidad.

Sí, porque digamos que la escritura

no es que sea posterior a la oralidad,

lo que ocurre es que, hasta la aparición de la imprenta,

la oralidad es la que organizaba la forma de circular del conocimiento

porque escritura había,

aunque se hiciera en barro o pergamino.

El problema es que,

en lo que conocemos como culturas orales,

de alguna forma, la trasmisión de ese conocimiento

se hacía mediante, lo que podemos decir,

la memorización, que pasaba de boca a oído de la gente

mediante una lógica que ahora nos puede parecer

y que aún llamamos así, primitiva,

pero que no tenía mucho de primitivo, sino que tenía un cierto sentido.

Si todo el mundo físico funciona mediante elementos cíclicos,

es decir, sale el sol, sube, baja y se hace de noche,

al día siguiente vuelve, hay primavera, luego el verano,

luego otoño, invierno, luego la primavera.

Hay una especie de voluntad de ciclo,

que permitía pensar que el mundo se puede adivinar,

es decir, la lógica de la cultura oral es la de la adivinación,

porque uno puede esperar que, si las cosas han sido siempre así,

van a seguir siempre así.

Cuando aparece la escritura y, sobre todo, la imprenta,

cambia el chip, por así decirlo.

Lo que funcionaba como adivinación y, por tanto, como trasmisión oral,

que por eso el dispositivo básico era la memoria

y por eso la música y por eso la poesía,

que era anterior a la prosa,

lo que ocurre es que eso da paso a la biblioteca,

ya no hace falta memorizar.

Es una de las cosas que aparecen en los diálogos platónicos:

el desastre de que haya aparecido la escritura,

porque ya nadie necesitará recordar nada.

(RÍE) Sí.

Luego, ahora con Internet, eso se intensifica aún más.

Bueno, ahí no tengo muy claro

que Internet haya significado un avance

respecto a la democratización que la imprenta posibilitó,

porque antes de la imprenta, si alguien quería ver un escrito,

tenía que irse a un monasterio.

La aparición de la imprenta

hizo que uno pudiera leer en solitario,

pero tener el libro con él.

Ahora, parece que Internet pone muchas más cosas

al alcance del mundo, pero claro,

el problema es que Internet ha convertido a los internautas

en solitarios pegados a la pantalla de un ordenador o de un móvil

o de una tablet.

En ese sentido, yo creo que lo que tenía la comunicación en persona,

que desapareció un poco mediante el dispositivo

de representación o sustitución de los hechos por las palabras

o por la imprenta, ahora se ha convertido

en un simulacro de comunicación.

Yo creo que nunca ha habido seres tan incomunicados como hoy.

Precisamente cuando se piensa que el elemento fundamental

de la tecnología ha sido potenciar la comunicación.

Yo creo que justo lo contrario.

Oye, vamos a ver, volvamos al libro.

Cuando se inventa el libro, la imprenta lo expande y distribuye.

Se pueden estudiar bien otros idiomas, ¿no?

Sí.

Bueno, uno piensa que...

Una cosa que recuerdo que me comentaba un colega

especialista en literatura medieval.

Los caballeros andantes, los guerreros, los aventureros

iban pasando de país en país, pero ¿cómo se entendían?

Porque era una lengua universal, aparte del mito babélico,

nunca existió.

Entonces, siempre se supone que hubo alguien que servía de intermediario

y yo creo que no se ha hecho mucho hincapié

en qué papel cumplían los intermediarios,

porque la traducción, por llamarlo de alguna manera,

tiene el mérito de dar la sensación de que establece puentes,

pero también puede decir lo contrario de lo que se está diciendo

y dar origen, no a un entendimiento, sino a un enfrentamiento,

es decir, si alguien, por ejemplo, en una interpretación simultánea,

en una conferencia en la ONU traduce algo mal

o como me decía mi hermano, que era traductor de textos médicos,

se confunde en un término,

pues en el primer caso puede derivar en una guerra

y en el segundo puede derivar en una pandemia.

(RÍE)

Entonces, la idea de que el libro ayuda,

pues sí, relativamente.

Siempre que se tenga en cuenta que traducir

es reconvertir, reconducir, llevar a un territorio nuevo

y por tanto manipular.

Con eso no hago un juicio negativo, es decir,

manipular no necesariamente en el sentido de hacer las cosas mal,

sino no pensar nunca que hay algo trasparente

y que se pueda pasar de una lengua a otra.

Esa idea de que traducir es decir lo mismo en otra lengua es mentira.

Yo creo que es, como decía Umberto Eco:

"Intentar decir casi lo mismo".

Hay un ejemplo que yo recuerdo siempre,

que estudiaba cuando yo estaba en la facultad como estudiante,

en teoría de la traducción, el ejemplo que ponía siempre el autor

era la falsa equivalencia que hay

entre cruzar el río a nado

y "to swim across the river" en inglés.

Resulta que la acción en castellano es cruzar

y el lugar donde haces esa acción es el río,

pero en inglés la acción es nadar

y el río queda ahí como está,

pero el "a nado" se convierte en lo principal en inglés.

¿Es lo mismo una frase que otra?

Bueno, casi lo mismo. Casi.

Claro, a veces, incluso las palabras son parcelas diferentes.

El Borges recuerdo que ponía el ejemplo

de "pesadilla", en castellano, y de "nightmare" en inglés,

que es como la yegua de la noche,

que es algo que te lleva locamente y que no sabes dónde vas a parar

y la pesadilla es que uno se imagina no poder dormir,

porque tiene pesado el estómago o así.

La idea del bosque y la selva en francés y en castellano.

"Bois" es bosque, pero también es madera

y el campo semántico del término en francés

no equivale al campo semántico en español.

Entonces, muchas veces, los malentendidos de la traducción

permiten crear significados nuevos, que eso está muy bien.

Claro, está muy bien, porque es un organismo vivo.

Oye, vamos a ver.

Por ejemplo, ¿los modos de los verbos son iguales

en todos los idiomas? No.

No, porque cada gramática, cada lengua

tiene la manifestación de una forma de entender el mundo.

Digamos que la función del lenguaje

y el verbo como parte del lenguaje no está exento de eso,

es convertir lo que es el caos externo

en un organismo organizado para poder controlarlo,

entender o trasmitirlo o lo que sea.

En ese sentido, no piensa lo mismo una cultura que otra.

En el campo de los verbos,

yo recuerdo que, cuando estaba de profesor en Minnesotta, EE. UU.,

en la agencia de viajes de la universidad

había como una especie de chiste puesto en la pared,

donde un estudiante entraba y decía: "Por favor, deme usted un billete

a algún país que no tenga verbos irregulares".

(RÍE)

El miedo que tenían era llegar a España o a un país hispano

y no aclararse porque el sistema verbal del inglés

no tiene absolutamente nada que ver con el castellano.

Cada lengua tiene sus riquezas

y su particular idiosincrasia,

pero no necesariamente porque haya equivalencias.

Creo que no las hay.

A lo mejor el idioma es un instrumento social

de supervivencia, es decir,

lo que hace es adaptarse al medio en el que está

y tratar de optimizar las posibilidades de la sociedad.

Sí, efectivamente.

Una cosa curiosa.

En determinadas culturas y en determinadas lenguas,

hay conceptos que no se pueden pensar,

porque no tienen verbalización posible

y por tanto eso no se puede decir.

Esa idea de que...

Por ejemplo, los colores.

Nosotros tenemos muy claro en nuestra tradición castellana

a qué llamamos azul, a qué llamamos amarillo,

a qué llamamos verde, a qué llamamos rojo,

y todas las variantes que haya son variantes de un solo color,

pero hay culturas donde todas esas variantes son colores distintos.

Alguien me dijo, aunque yo no puedo testificar como experto,

pero por ejemplo, que para los gauchos en argentina,

un caballo quieto es un animal,

un caballo a galope es otro animal,

un caballo sudando por haber estado a galope es otro animal.

Entonces, claro, si hay que traducir caballo, ¿cómo lo traduces?

Lo que para nosotros es un calificativo

que añade un modo al concepto, a la palabra,

para ellos está trasmitiendo una realidad distinta.

A mí eso me parece uno de los grandes atractivos de la lengua.

Por eso es tan malo que se pierdan las lenguas, ¿no?

Claro.

Que se intente normalizar todo a través de una lengua

que, por cierto, la mayoría de la gente habla muy mal,

que es el inglés, porque aquí todo el mundo habla inglés,

pero me gustaría que la mayoría de los que oficialmente hablan inglés

fueran capaces de entender un soneto de Shakespeare,

es decir, el inglés que se ha generalizado,

que es el que, de alguna forma,

es el que está detrás de este idiolecto informático,

es tan reducido y tan simple,

que la gran cultura que el inglés creó

no está al alcance de los que se mueven ahí.

Muy bien.

Ha sido un verdadero placer, Jenaro, compartir estos minutos contigo.

Esperamos hacerlo de nuevo en cuanto nos sea posible.

Gracias, de verdad. Gracias a ti.

Seguimos.

Tejer es la excusa.

De la mano de la asociación "La Iaia",

hoy vamos a conocer a algunos colectivos

que desarrollan esta actividad como la asociación "Miastenia".

El punto de encuentro es el Museo del Traje.

Se nos ocurrió hace un par de años poner en valor

todas estas artes del bordado, de la aplicación, del encaje,

que enriquecen la moda.

Yo me dedico al estudio de los tejidos en el museo,

tejidos de todas las épocas,

y me apetecía mucho poner en valor estas actividades.

Se crea el Museo A Mano, se empiezan a hacer talleres,

todos gratuitos.

La inscripción en el Museo A Mano, en el club, es gratis,

los talleres son gratis.

Admitimos público de todos los tipos:

jóvenes, adultos, gente mayor...

Hemos dedicado un especio dentro del club

a colectivos con necesidades especiales

y los incluimos en los talleres junto al resto de socios.

Creo que hemos conseguido crear equipos de trabajo.

Cuando uno tiene una dificultad,

enseguida hay otro socio del club en el taller

que se pone a su lado, le explica cómo hacerlo

y hay gente que luego queda para colaborar

como voluntarios y eso.

Está funcionando fenomenal.

Es que el traje todo el mundo lo entiende.

Forma parte de la vida.

Entonces, se lo toman con esa naturalidad.

Venga de donde vengan quieren compartir.

Están tejiendo, están bordando

o están estampando un pañuelo de seda.

Nos da igual de dónde vengan,

pero la actividad es la que une al grupo.

"Iaia" se pone en contacto con nosotros

para pedirnos un espacio, para desarrollar su actividad.

Nosotros estamos encantados de recibirles aquí.

Se han hecho campañas de mantas de solidaridad,

bufandas para el invierno...

Ellas son muy creativas a la hora de organizar un proyecto y de venderlo.

Nosotros actuamos como anfitriones.

-La asociación Iaia es una asociación solidaria de tejedoras

que empieza hace como tres años,

en la que la idea principal

es juntarnos con nuestras agujas y con nuestras lanas

y llegar a gente que lo necesite,

gente a la que podamos ayudar con nuestros tejidos.

Empezamos haciendo varios proyectos pero, sobre todo,

damos asistencia y apoyo a la gente que lo está pasando mal.

Desde campos de refugiados

hasta gente que, por circunstancias miles, están en la calle.

Tejido Social se creó para coordinarnos,

pero nosotras somos las que proporcionamos las lanas

para que las Iaias puedan tejer y poder entregar a quien corresponda.

Empezamos elaborando cuadritos para hacer las mantas.

Luego nosotras las cosemos y las entregamos a quien lo necesita,

pero nuestras Iaias están muy ocupadas, están muy contentas

y, como son tan solidarias,

pasan muchas partes del día dándole a la aguja,

con lo que esto le repercute a la persona.

A ellas la autoestima les sube muchísimo,

porque se dan cuenta de que no solamente es que no sirves para nada,

sino que sirves para mucho

y puedes ayudar a otro que lo está pasando mal.

Nosotros nos vemos aquí, en el Museo del Traje, una vez al mes.

Nos han cedido este espacio

y es el entorno ideal por todo,

porque es el Museo del Traje,

porque toda su actividad está en torno al tejido,

porque el espacio no puede ser mejor.

Tejido Arganzuela es parte del proyecto

que está en el centro de día Arganzuela,

donde hay personas con problemas de salud mental

que, junto con la gestión de Grupo 5,

son los terapeutas que acompañan a estas personas.

Nos vemos una vez al trimestre en el Museo del Traje,

porque ellos están utilizando el tejer como terapia.

-A mí me ha ayudado mucho.

Para mí es un pilar fundamental en mi vida

y estoy muy agradecida de que haya estos centros,

porque te dan la posibilidad de estar

y de cada día sentirte útil

y de tirar para delante.

-Aunque venimos una vez al trimestre aquí al Museo del Traje,

es una actividad que se enmarca dentro de nuestro centro

una vez a la semana.

Lo hacemos en el matadero,

en donde es también otro recurso que tenemos

para hacer una integración más comunitaria

y, por eso precisamente, ellas lo demandan y lo ven

como una socialización más dentro de su proceso de vida y terapéutico.

-Me siento muy relajada.

Es un sitio diferente, no es el centro, sales.

Para mí, es una terapia bastante buena.

Conoces a gente nueva que participa dentro de la solidaridad

de hacer las mantas para gente necesitada.

-Es una enfermedad neuromuscular, es poco frecuente

y, aunque es neuromuscular, su origen es autoinmune.

El problema está en nuestro sistema inmunitario.

Es crónica y bastante discapacitante en muchos casos.

AMES es una asociación que se creó

para ayudar a los diagnosticados de miastenia

y para hacer un seguimiento de esa enfermedad

o derivarlos adonde tienen que ir cuando le dan el diagnóstico

que es un poco complicado de asumir.

Es una enfermedad un poco complicada y se vive dentro de la casa.

La gente se encierra en sí misma

y pierde su ámbito social.

Entonces, contactamos con ellas,

les explicamos que nosotros creíamos en el poder terapéutico de la lana

porque, cuando a veces estás en casa y necesitas entretener tu mente,

el tejer o el hacer alguna cosa son tus manos es muy importante.

Nos idearon eso, que tejiéramos nosotros

e invitáramos a nuestros socios y a las personas allegadas a nosotros

y a las personas que conociéramos

a crear una manta lo más grande posible.

Exponerla en un sitio que aún no tenemos decidido.

Será en algún lugar emblemático de Madrid

y así poder hacer lazos verdes.

En fin, hacer un mundo en verde para que cuando nos pregunten,

podamos explicar de qué se trata nuestra enfermedad

y que la gente lo vaya entendiendo.

Se han juntado dos asociaciones que no tienen nada que ver,

pero hemos encontrado un punto en común

que es bueno para las dos y que beneficiará a un tercero,

porque esas mantas luego se donarán a personas sin recursos.

No se puede parar porque todo el mundo se ha volcado.

Desde los centros de mayores, todas las asociaciones.

Nos llegan de toda España.

-Seguimos recibiendo mantas.

Cogemos un destino.

Intentamos mandar a un campo que se desmanteló, Calais,

pero como aquello se desmanteló, cogimos las mantas

y las llevamos a otro sitio, a la fundación Arena,

que es una señora con una furgoneta,

que tiene contacto con los refugiados y nos las lleva para Grecia.

A veces nos empeñamos en ayudar a gente de fuera

y aquí hay gente que lo está pasando francamente mal.

Familias que, por circunstancias, pierden el trabajo

y están en la calle.

Hay muchísima necesidad.

El Pato Amarillo es otra asociación que también nos ha pedido ayuda.

Granito a Granito, que da asistencia a gente que está en la calle.

Entonces, pues repartimos un poco.

Tenemos un pequeño almacén con todo lo que nos va llegando de toda España

sobre todo, bufandas, gorros y mantas.

-Una asociación como Iaia con toda la calidez que aporta

es algo de lo mejor que le podemos dar.

No solamente que se les dé una manta,

es que cuando les explicamos que esa manta ha sido tejida para ellos,

se emocionan, la guardan y la cuidan como un tesoro.

Las mantas, las bufandas, los gorros.

La idea era atender sus necesidades,

sobre todo, de compañía.

La necesidad de que alguien se parara,

estableciera una conversación

y lo de darle un bocadillo o un zumo era importante,

pero no era lo fundamental.

-Yo he visto los beneficios de tejer en los alumnos.

Hemos hecho un proyecto que se llama "Tejer para aprender",

porque en todos los países que van bien en el ranking de educación

los niños tejen en el aula.

Se ha demostrado que, si coges un grupo de 30 alumnos,

15 tejen y 15 no tejen,

los 15 que tejen mejoran en matemáticas y en lengua.

El tejer te obliga mucho a echar muchas cuentas,

a calcular mucho.

Más la concentración, que parece que el mundo se para.

-A veces, hablamos de lo que estamos tejiendo,

que la mayoría no, porque estas cosas las haces tú solo en tu casa,

pero la mayoría conoce al que está al lado.

Se ha perdido esto también y nosotras lo hemos recuperado.

Charlas de la vida, de si tienes hijos, si no tienes hijos,

qué te gusta, adónde has ido de vacaciones,

pero da igual.

La cosa es esta comunicación fluida

entre toda la gente que se sienta alrededor con las agujas en la mano.

Hemos invitado hoy a Felipe García,

que tiene más de 25 años de experiencia en diversos proyectos

relacionados con la inteligencia artificial en España,

que ha trabajado en bastantes empresas,

como por ejemplo, Telefónica, el banco Santander o Servicom.

Es el director general de Knowdle Media Group

y el creador de la aplicación Buaala.

Bienvenido. Gracias, buen día.

Vamos a hablar de la primera invención,

es decir, de tu primer trabajo personal, Knowdle.

¿Qué es?

La verdad es que todo parece una aventura.

Yo soy de los primeros de Internet

y de los primeros de inteligencia artificial,

cuando nadie hacía Internet ni inteligencia artificial.

Estamos hablando, ¿de qué años?

Pues...

Mi proyecto de fin de carrera era conectar

sistemas de expertos por Internet

cuando no había sistemas expertos que conectar ni Internet.

Estoy hablando del año 90 y algo.

Empecé los primeros años de cero

con la inteligencia artificial en los años 80.

Yo sí que he hecho inteligencia artificial,

no como muchos por ahí.

Llevas desde el principio. Claro.

Mi vida paralela era inteligencia artificial con vida académica,

tesis doctoral y demás, y vida profesional e Internet.

En 2011 lo fusionamos y pensé que era el momento de fusionar las dos cosas.

Entonces, empezamos en 2011 con esta aventura de Knowdle.

¿Qué es exactamente?

Ya lo has dicho:

conectar inteligencia artificial con Internet.

Empezamos montando una asociación de conocimiento abierto bioinspirado,

que tiene tela.

Luego llegamos por casualidad, con esto del I+D,

a la inteligencia colectiva.

Entonces, todo es fruto de un error.

Nada esperado.

Yo me empeñada en decirle al equipo:

La inteligencia colectiva tiene que valer mucho,

porque yo decía que era lo que teníamos en común,

que era lo que parecía más evidente.

Un día me dijeron que no,

que llevamos 7 meses perdiendo el tiempo con eso.

Yo ya no llevo nunca la contradicción al equipo.

Me dicen: No, la inteligencia colectiva no es lo que nos une.

Y dijo una frase muy bonita:

la inteligencia colectiva es lo que tú sabes que yo no sé

y lo que yo sé que tú no sabes.

Eso es el complementario.

A partir de ahí, hicimos un algoritmo

que lo pensamos aplicar al mundo audiovisual,

pero ahora te cuento, porque hay cosas más interesantes también.

Bueno, vamos a ver.

Es que todo esto es chulísimo, porque te abre la mente

a posibilidades caside ciencia ficción.

Correcto.

Por otro lado, vamos a concretarlo. Cuéntanos.

Por ejemplo, empezamos con conocimiento abierto bioinspirado,

porque el conocimiento abierto ya sabes

que hay información y datos en Internet,

pero no sabes qué hacer con ellos.

De hecho, tengo un artículo que se llama

"El síndrome de Diógenes Data".

Nos encanta acumular datos en todos los sitios y no sabes para qué.

Entonces, empezando a ver que había mucha información

que había que transformar en conocimiento,

porque la información en sí misma no vale nada.

Si tú no comercializas el conocimiento que tienes,

no vale, para ti sí, por placer si quieres.

Cuando coges y buscas cómo dar valor al conocimiento,

una de las formas es la inteligencia colectiva.

Entre lo que tú sabes y yo no sé y lo que yo sé que tú no sabes,

algo se nos ocurrirá hacer para sacarle dinero.

Eso es lo bueno.

Demostró el matemático que tenemos, que es un crack,

que de ese tú que sabes y yo no sé y yo que sé que tú no sabes,

el valor de esa inteligencia colectiva siempre es mayor que cero.

Por poco que sea, siempre.

Es decir, tenemos que conocernos, pero a partir de ese momento,

algo servirá de lo que tú sabes que no sé y lo que yo sé que tú no sabes.

Ponme ejemplos concretos,

es decir, cosas que ya se hayan hecho,

porque esto es la aplicación Buaala.

Claro, la primera que nos financió el ministerio en el proyecto

fue una aplicación para hacer

lo que era la televisión inteligente del futuro.

Claro, en aquel momento cuando empezamos

solo había TDT y dos cadenas privadas que emitían,

pero poco a poco hemos ido metiendo Netflix, HBO, Wuaki.

¿Por qué?

Había una oferta muy compleja

de un montón de conocimiento audiovisual y entretenimiento

que tú no tienes tiempo para averiguarlo.

En ese caos, lo que hace nuestro algoritmo es poner orden.

Lo que hace es: tú te identificas con tus redes sociales

y automáticamente el algoritmo utiliza esas redes sociales

para ver quiénes son tus amigos y qué les gusta a tus amigos.

Entonces, a diferencia de otras técnicas,

nuestro algoritmo lo que hace es algo distinto.

Cuando tú te conectas a Amazon, ¿qué hace Amazon?

Ve que otros libros han comprado tus amigos,

pero tú no eres el mismo a todas las horas del día.

Conmigo tendrás unos gustos comunes y complementarios

y con tu familia tienes otras apetencias.

No es lo mismo como tú actúas entre semana

que como actúas el fin de semana.

Nuestro algoritmo es como un ecualizador de música

que en función de dónde estás, con quién estás,

qué estás viendo o qué quieres ver, cambia completamente.

Si tú juegas con nuestra aplicación y te la bajas del PlayStore,

cambias tus amigos y las recomendaciones cambian.

Es lo que yo llamo la magia de Buaala.

Cambias parámetros, cambias de canal y todo cambia.

No es lo mismo estar en el sofá de casa, que estar en la oficina.

Vamos a ver, Felipe.

Por ejemplo, tú compras un bolígrafo en Amazon

y ahora te enseñan otros bolígrafos, te van diciendo:

Mira qué bolígrafo más bonito, por este precio tienes esto.

Pero ya has comprado el bolígrafo.

Aquí no.

Aquí es capaz de inferir cosas que, gracias a comprar el bolígrafo

y otras 50 000 cosas más,

en el momento siguiente, te recomendará otra cosa,

pero bolígrafos no.

Lo que es capaz es de inferir o de predecir

lo que te interesaría dentro de unas horas.

Si te has ido de viaje a Fiji, pues ya no vuelves a viajar

y todas las webs de turismo te vuelven a recomendar viajes.

Por una vez que maté a un burro me llaman mataburros.

Pues eso es lo que hacen todas las técnicas

que se llaman "clustering", de agrupamiento.

Te enclaustran.

Y no, nuestro algoritmo es dinámico y esa es la bondad que tiene.

Te calcula en cada momento distinto cómo eres tú,

con quién estás, dónde estás o desde qué dispositivo.

-Para ti, que quieres saber lo que ponen en la tele

en cualquier plataforma online,

que te encanta compartir con tus amigos

tus contenidos favoritos

o que necesitas inspiración para ver qué es lo que más te va a gustar ver,

ha llegado Buaala.

Buaala es la aplicación perfecta para ti.

Con ella puedes conocer toda la oferta que tienes a tu alcance,

ya sea una serie, un partido, un reality;

consultar toda la programación en directo

y todos los catálogos bajo demanda;

crear tu parrilla personalizada; acceder a material extra;

y comentar los programas en tiempo real.

¡Buaala!

Buaala tiene un potente inspirador

que te sugiere contenidos adaptados a ti.

Te ayuda a encontrar personas con intereses similares

y te dice qué están viendo tus amigos.

¡Buaala!

¿Cómo hacemos esto?

Pues uno de nuestros técnicos diría:

"Buaala es el escaparate de un potente algoritmo

de inteligencia artificial basada en la inteligencia colectiva".

Vamos, que descubre lo que más te va a gustar

y lo que no debes perderte con tus amigos.

Cosas que ni tú sabes que necesitas.

¡Buaala!

¿Cómo va funcionando?

Porque este año tenéis financiación.

Sí, tenemos un family office vasco,

unos muy majos que nos apoyan mucho y, gracias a eso,

hemos pasado de un prototipo, que en España no es muy normal,

pasar de un prototipo con financiación de I+D

para pasar a la versión comercial que lanzamos el 14 de febrero

para que se enamorara la gente de Buaala

y, a partir de ese momento,

el equipo de márquetin está averiguando

cómo a la gente le gusta más

y esta semana hemos lanzado una versión nueva,

en la que automáticamente te gusta una película de Netflix,

porque te lo dice él, pulsas y te abre Netflix.

Con lo cual el potencial es que continuamente escuchamos...

Esto es como Facebook.

Facebook tienes una idea, la puedes lanzar,

pero luego tienes que escuchar a los usuarios.

Ahora estamos en el proceso de cambiar todas las semanas,

escuchar lo que hacen los usuarios, cómo les gusta

y modificarlo para que se vaya adaptando.

Es como el algoritmo pero en base de desarrollo

para ver cómo la gente prefiere utilizarlo

y cada semana sacamos una versión actualizada con cosas nuevas.

Ahora mismo se utiliza en España.

Sí, ahora mismo tenemos TVE en España,

básicamente tenemos TDT Andalucía,

Movistar, Vodafone y estamos metiendo más.

Hemos metido HBO, Wuaki y Netflix

y la idea es ir metiendo muchos más contenidos.

Luego lo bonito es que, además, te conecta con Amazon

y te dice qué cosas de Amazon te pueden gustar.

O sea, que está conectado con todo prácticamente,

con todas las grandes.

Claro, la idea es que también conectemos con periódicos,

vayamos metiendo más tiendas de deporte,

porque claro, sabemos qué deporte ves.

La verdad es que fue curioso,

porque el mundo del entretenimiento nos abrió un conocimiento

que no sabíamos y es que, claro,

si tú en determinadas circunstancias eres romántico,

te podemos recomendar turismo romántico.

En función de que te gusten más documentales de aventuras y con quién

pues hacemos paquetes turísticos.

En turismo estamos aprendiendo mucho

y el sistema es una inteligencia artificial en embrión,

porque está aprendiendo.

Claro.

¿Cuánto crees tú que tardará en aprender?

Llegar a la mayoría de edad.

Bueno, todavía le quedará,

pero va mucho más rápido que las personas.

Hombre, yo digo que inteligencia artificial,

para ser verdadera inteligencia artificial

como lo entiendo yo que soy pionero del tema,

nos quedan dos o tres años,

porque ahora lo que está haciendo con un sistema inteligente

es empezar a aprender.

Hemos detectado que hay una diferencia

entre lo que nosotros denominamos que el algoritmo calcula,

que es la función óptima para cada momento,

incluso si le diéramos poder al algoritmo,

él tomaría la decisión óptima, pero curiosamente,

vemos que hay una diferente entre lo que el algoritmo recomienda

y lo que tú decides y eso está aprendiendo ahora

y se incorpora al algoritmo.

Es una secuencia continua que, cuanto más lo utilices,

más sabemos de ti.

Cuando más amigos lo utilicen, mayor acierto,

con lo cual seremos capaces, en 2020, de predecir.

Yo creo que, entre 2020 y 2021

ya tendremos una verdadera inteligencia artificial

que haya aprendido de ti durante tres o cuatro años.

-¡Buaala!

Crea tus propias alertas, listas con tus favoritos,

recuerda por qué capitulo vas con tus series preferidas,

únete a retos, participa en conversaciones

y conoce a gente que comparta tus mismos gustos.

Ya nunca volverás a sentirte solo viendo tus contenidos favoritos.

Antes tú te adaptabas al consumo de contenidos.

Ahora, con Buaala, es ese consumo el que se adapta a ti.

¿Qué extensión calculas que podrá tener esta aplicación?

Pues la idea es...

Nos gustaría llegar a final de año con dos o tres países,

o sea, ya estamos planificando la versión en inglés,

la versión en italiano y en alemán, que son las que queremos lanzar

y, al año que viene, ir ampliando.

¿Cuándo os vais a EE. UU.?

Pues yo me iría ya.

Todo el equipo tiene la maleta hecha.

Creo que la meca nuestra es ir a EE. UU.

¿Tenéis posibilidades?

Sí, ya hemos estado varias veces.

Lo que nos dicen los bankers americanos:

"Mira, Felipe, nos gusta porque nos dices algo disruptivo".

Claro, porque normalmente son variaciones y esto es nuevo.

Somos los únicos en el mundo que hemos hecho un algoritmo

de inteligencia colectiva utilizando inteligencia artificial.

Lo que me dicen es que no saben si es mejor o peor

que los algoritmos que hay por ahí, pero nos suena distinto.

Como somos los únicos que podemos cambiar la recomendación

en función de qué amigos quieres involucrar.

Por ejemplo, te podemos elegir el regalo de tu mujer

en función de qué amigos queremos hacer el regalo.

Por ejemplo, los chicos jóvenes nos dicen:

"Esto es muy bueno para decidir entre todos qué películas ver en el cine".

Ahí estamos viendo, porque claro,

como él automáticamente escucha a todo el grupo.

Si fuéramos al cine conmigo, vendrías a ver ciencia ficción.

Claro.

Pero él verá que si yo voy a ver ciencia ficción, tú te aburres,

porque a ti te gusta el cine negro y a mí no me gusta.

Busca una que es algo de aventuras.

Ni tú ni yo ni todo lo contrario.

Ni ficción ni cine negro, "Blade runner".

Claro, busca un mix.

No es ni lo que a mí me gusta del todo ni lo que ti te gusta del todo,

pero sí es a lo que vamos a tomar la decisión,

nos recomendaría.

Esa es la bondad que nos hace inéditos.

Muy bien.

Ha sido un verdadero placer compartir contigo estos minutos.

Muchísima suerte para Knowdle y también para Buaala.

Claro, bajárosla.

Eso está hecho. Muy bien.

Seguimos.

Cuando hablamos de gastronomía, el mundo mira hacia España.

Le ofrecemos un fragmento que hicimos sobre Madrid Fusión,

donde la élite de la gastronomía mundial se dio cita.

Pueden verlo completo en la red.

Desde hace 40 años,

la cocina de la libertad en el Madrid Fusión

ha hecho posible que el mundo perciba lo que es la cocina de la libertad

y del escaparate,

en el cual los grandes artistas de la cocina

han podido exponer sus creaciones e innovaciones.

Por lo tanto, Madrid Fusión ha contribuido de forma exclusiva

a difundir por el mundo que se ha acabado la comida de artesano,

para convertir la comida en un arte, en una creativa,

en la cocina de autor.

Lo que hacen los cocineros es muy importante,

pero lo que hacen los agricultores, los ganaderos, los pescadores,

las conservas y la industria es igual de importante.

Se disfruta comiendo materia prima, alimentos y bebidas,

que España ha ofrecido al mundo en ese espacio de libertad

que cualquier país que tenga una materia prima de calidad,

que sus madres, abuelas y bisabuelas hayan creado recetas divertidas

e interesantes, vale la pena el viaje,

vale la pena visitarlo y vale la pena saborearlo.

-Mirando unos 10 o 15 años hacia atrás

y viendo cómo estamos hoy,

al final, nosotros cuando éramos más jóvenes salíamos

a Francia a ver qué es lo que se hacía.

Hoy tenemos la suerte de que cocineros franceses

y de todo el mundo vienen a España

a estar en diferentes restaurantes españoles para aprender.

Calle 2017 cumple ya cuatro años.

Aún podemos ver muchas de las intervenciones artísticas

de esta nueva convocatoria que pretende potenciar

la creatividad en el barrio de Lavapiés.

Arte al aire libre.

Es un proyecto que empezó hace cinco años

a raíz de una idea de cambiar un poco lo típico que estamos moviendo

con la asociación de comerciantes de Lavapiés.

Estuvimos buscando ideas y, de repente,

hubo una parte emergente y dijimos que íbamos a cambiar todo.

Empezamos con 38 intervenciones hace cinco años

y ha ido creciendo poco a poco.

Hay gente que se apunta desde otros países

y quieren venir a hacer una intervención en Lavapiés.

Es convocatoria artística libre en el Lavapiés emergente.

¿Qué significa eso?

Significa que, primero, no nos ceñimos

a una convocatoria típica en la que tienes que trabajar

un concepto en particular, sino que dejamos mucha creatividad

y, sobre todo, nos enfocamos

al intercambio que puede haber con el comercio.

Cada artista se va a adaptar a lo que está haciendo el comerciante

que puede ser un bar, puede ser una ferretería,

puede ser una tienda de medias, lo que sea.

-Nuestra intervención se llama "La deriva"

y queríamos trasmitir lo que es Lavapiés para nosotras.

La idea es que tú vienes a Lavapiés y te dejas llevar por el barrio,

que te ofrece siempre algo que te gusta,

porque está lleno de cosas que puedes hacer,

de bares, cultura, gente...

Los iconos que hemos hecho son iconos de gente

que puedes encontrar en el barrio,

de edificios muy típicos de aquí, de la comida...

Cada uno tiene su deriva y da las vueltas que quiere por el barrio.

-Surgen colaboraciones con estos artistas

para acciones que hacen los bares o los comercios durante el año

y también muchas de las obras se quedan de un año a otro.

-He intentado reflejar lo que sería una fiesta gallega

traída aquí al barrio de Lavapiés

con un montón de gente pasándoselo bien, bailando,

disfrutando de la noche y con botellas, animales...

Lo que sería todo mi universo gráfico llevado aquí a las cristaleras.

Calle pone de alguna forma en valor nuestros comercios,

nuestras fachadas, hace el barrio más bonito,

lo hace más atractivo para que nos visite gente

y es una imagen de Lavapiés siempre positiva.

La editorial Malpaso acaba de publicar

las memorias de Roman Polanski,

hechas con la ayuda de un periodista editor, Edward Bell,

que trasladó las conversaciones grabadas

y las ordenó de la mejor manera de acuerdo con el biografiado.

El resultado es deslumbrante y absorbente.

No solo por la personalidad directa, la sutil inteligencia,

el humor negro y el talento creativo de Polanski,

sino porque su vida está llena de una intensidad dramática

absolutamente extraordinaria.

Niño superviviente de un campo de concentración,

joven promesa del cine del este,

genio incorporado al cine internacional,

estrella perseguida por la desgracia,

supuesto pervertido perseguido por la policía,

etcétera, etcétera.

Se escribió originalmente en 1981, pero no circularon mucho

y ahora están de nuevo disponibles.

Diversión en estado puro para cualquier aficionado al cine.

Desde muy pequeña, Patricia Bolinches

entendió que lo suyo era la creación artística.

Eligió dos herramientas: las tijeras y el papel.

Boek Visual.

Abrazar la obra de Patricia Bolinches por primera vez

es descubrir el arte de lo exquisito,

el gusto por el detalle del trabajo cuasiartesano,

tijeras y corazón en lo que hace,

mujer amante de lo bello allá por donde vaya o pase,

ritmo, cadencia de lo elegante,

del brillo de la luna, del baile,

de los sonidos aterciopelados,

ambrosía en las imágenes.

Nos llena los ojos de poemas visuales,

de pequeños gestos y rituales.

Nos invita a coger un Chevrolet descapado,

sin mirar atrás de nuestro mundo inanimado,

rumbo a no sabemos dónde,

escapando de rutinas hacia paisajes que alguna vez habíamos soñado,

caídas al vacío,

miradas al infinito,

escaleras y precipicios,

caminos que no llevan a ningún lado,

rías que no combustionan,

imposibles logrados, faros y flores.

Aviones y aeroplanos,

llaves que se nos ofrecen para cruzar al otro lado,

hombres sin rostros, paisajes televisados,

fauces abiertas,

manchas de tintas y abecedarios,

mecheros rojo fuego, pasiones y deseos,

corazones ramificados, nubes, agua,

misterios y hielo, el mar y los barcos,

agujeros, bolígrafos,

sofás que engullen la tristeza y los anhelos,

mapas y hogares,

damas y caballeros, pasen y vean,

este es su patio de recreo.

Toda la obra de Patricia Bolinches es poesía y es desvelo,

música a los ojos de quien reclama de vuelta lo bello.

Así ve la obra de Patricia Bolinches Aida Moratón.

Para acabar la semana como solemos, escuchando música en directo,

hemos invitado a Flaco Barral,

que acaba de publicar su nuevo trabajo:

"Huy, huy, huy".

No sé si lo que dicho bien. ¿Cómo se dice?

¡Uy, uy, uy!

O sea, que significa: "la que está cayendo".

Justamente, la que está cayendo.

Estamos en un momento un poco así, descolocados.

Entonces es la que está cayendo.

¿Y el dibujo?

Me has dicho antes de empezar que lo hizo tu padre.

Sí, en el 1933.

Se llama "La codicia del oro".

Cuéntanos.

Háblanos un poco de la significación de ambas.

Hombre, en "La codicia del oro" ya se dice todo, ¿no?

Parece que vivimos solamente

para alcanzar una meta de dinero únicamente.

Hoy en día estamos dejando mucho de lado la humanidad de la persona

y hay mucha soledad y mucho dolor, ¿no?

Todos los días hay un atentado.

Todos los días hay dolor.

Aunque parece que estamos en la era de la comunicación,

hay muchísima soledad también.

Pero eso sin ser negativo.

Sí.

Te iba a decir, en el libro...

Bueno, en el cedé, pero en la parte escrita,

hay un lema que pone:

"after hippie, after ego, after blues".

"After hippie", porque mi vida a nivel artístico

comenzó en aquella época de los hippies,

pero han pasado muchos años

y, aunque sigues guardando parte de esa ideología,

principalmente el amor.

Yo pienso que sin amor, sin respeto, no se hace nada absolutamente nada.

Pero claro, ya no tenemos aquellos pajaritos.

Las cosas han cambiado, por desgracia.

Ha cambiado muchísimo.

Luego, "after ego", porque a estas alturas del partido,

uno va dejando un montón de cosas de lado

y no tienes el ímpetu de ser tú a toda costa.

"After blues", porque normalmente me encajan dentro del blues,

pero soy bastante más amplio.

Aquí en España empezaste con Hilario Camacho.

Sí, hice cosas con Hilario.

Hilario Camacho me trajo, vamos a decir.

Aunque empecé en Barcelona y estuve tocando con Gato Pérez,

que teníamos un grupo en Barcelona,

pero realmente el grueso fue con Hilario Camacho,

que me trajo a Madrid para grabar "La estrella del alba"

que compusimos junto en Menorca y a partir de ahí...

Ha pasado tiempo.

Oye, Flaco, háblanos de la canción que has elegido,

del tema que has elegido para interpretar aquí en directo.

El tema se llama "Nos vamos al monte"

y es un tema que yo compuse en los años 70,

que iba a zona de la arquitectura negra

de los pueblos negros de Guadalajara,

a un refugio de cabras macho que había ahí.

Todo lo que vi, más o menos,

lo interpreto en el tema, lo cuento en el tema.

Es como un cuento.

Esa alegría que te da el ir al campo y al monte.

Por lo menos a mí, que me gusta tanto la naturaleza.

Muy bien.

El disco lo presentas el día 22.

A las 21 horas en Costanilla de los Ángeles, 20.

(RÍE) 20, 21, 22.

Muy bien, Flaco.

Puedes empezar ya si quieres a acercarte

y ha sido un verdadero placer contar contigo.

Lo mismo, muchas gracias y ya me voy para allá.

Muy bien.

Les dejamos con la sugerente música de Flaco Barral

y sí, no estaría mal ir de paseo este fin de semana al monte.

Pasen un buen fin de semana y vuelvan con nosotros el lunes

a las 10 de la mañana en la 2 de TVE.

Será un placer, como siempre, compartir esta aventura con todos.

(CANTA) "Nos vamos al monte

el fin de semana

a respirar buen aire, tirarme en la hierba,

mirar las montañas.

Flores, brezos y mirando al cielo,

volando va el águila.

Hay un buen refugio de machos cabríos,

negra en la pizarra entre jaras y pinos,

en la noche cantan las estrellas,

estamos reunidos juntos en la hoguera.

Nos vamos al monte

el fin de semana.

Nos vamos al monte

el fin de semana.

Nos vamos al monte

el fin de semana

a mirar estrellas

hasta que llegue el alba.

Nos vamos al monte

el fin de semana

a respirar buen aire, tirarme en la hierba,

mirar las montañas.

Flores, brezos y mirando al cielo,

volando va el águila.

Nos vamos al monte

el fin de semana.

Nos vamos al monte".

(TARATEA)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 08/06/17

La aventura del saber - 08/06/17

08 jun 2017

Veremos los reportajes "Tejiendo solidaridad", "Calle 20117" y "Boek visual: Patricia Bolinches". Además, entrevistaremos al Catedrático de Comunicación Jenaro Talens, a Felipe García, CEO de Buaala TV y Knowdle Media Group.

ver más sobre "La aventura del saber - 08/06/17" ver menos sobre "La aventura del saber - 08/06/17"

Los últimos 4.035 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios