www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3348452
Para todos los públicos La aventura del saber - 05/11/15 - Ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Buenos días y bienvenidos a "La aventura del saber",

a una edición muy marcada por los contenidos culturales.

Si les gusta la arquitectura, la buena fotografía,

la mejor literatura, y además aprecian la música en directo,

este es su programa. Empezamos.

El frontón Beti Jai de Madrid va a ser rehabilitado

tras haber estado abandonado décadas.

Pocos saben que no solo es el frontón con gradas

más antiguo del mundo, sino que se trata

del edificio deportivo más antiguo de Europa.

Monumento patrimonio histórico y bien de interés cultura,

el Beti Jai se cerro en 1919 con el auge del fútbol,

y en su interior se instaló un taller.

En la guerra civil y la posguerra se utilizó como cárcel.

En este reportaje les damos más detalles de su historia

y les avanzamos sus posibles usos futuros.

Y como cada jueves, hoy es día de "Boek Visual".

Les vamos a presentar una antología personal

de la obra de un artista que trabaja con la evocación

a partir de conjugar lo material con lo anímico.

En sus fotografías destacan los dobles sentidos y el humor.

Se podría decir que son greguerías visuales.

Se llama Román Montesinos.

Nuestro primer invitado se llama Diego Trelles

y nos visita con nuevo libro bajo el brazo.

"Adormecer a los felices" reúne once historias

que dan mucho en lo que pensar,

sobre todo si son de ese tipo de personas

que creen que es saludable salir de la confort.

Hola, Diego. Buenos días. Buenos días.

Gracias por venir a "La aventura del saber".

No sé si con "Adormecer a los felices"

tú querías hacernos reflexionar justo sobre eso.

¿Somos todos un poco indolentes en el mundo actual?

¿Pasamos un poco de puntillas por los grandes problemas

que tiene la humanidad, que siguen existiendo?

Bueno, un poco es un cuestionamiento

sobre cierto pragmatismo o cierto no darse cuenta

de que los problemas están presentes,

y hay problemas sobre los cuales mucha gente

simplemente prefiere negarlos o cerrar la puerta.

Un poco el título va por ahí, por el hecho de que yo,

como autor, y una persona que siempre se está haciendo cuestionamientos,

pensando de cosas existenciales y de Dios y de la vida,

y siento que a veces hay gente que estaba muy feliz.

Y yo digo:

"Pues vamos a poner un poco en cuestionamiento esa rutina".

Porque en los cuentos hay eso, cómo se altera esa rutina

en los días donde no hay preguntas,

por la llegada del arte, de la literatura.

Cómo los pone en jaque.

Preguntas sobre Dios, preguntas sobre la muerte...

¿Y qué comparten todos los personajes?

Nos vamos a encontrar profesiones diferentes,

estilos de vida diferentes, gente que está bien,

gente que está mal, pero ¿qué comparten?

¿Ese miedo un poco a lo que vendrá mañana?

¿A la infelicidad? Al comienzo hay cierta inocencia.

Es cierta inocencia que se va a perder.

Como has dicho, los personajes del libro son...

Hay desde un pornógrafo que tiene esta pretensión

de hacer películas rindiendo culto a Buñuel,

a cineastas de autor,

y también hay tablistas,

hay personas que cuidan museos.

Todos ellos simplemente viven la vida hasta que algo aparece,

algo inesperado rompe esta vida,

y comienza a generarles ciertos cuestionamientos

sobre la rutina misma.

El adormecimiento a los felices,

que viene de un epígrafe de un autor que yo admiro mucho,

que viene de un epígrafe de un autor que yo admiro mucho,

que es Céline,

esto es lo que une a estos personajes,

que es, básicamente,

qué pasa cuando esas preguntas

aparecen en nuestra vida y lo trastornan todo.

Entonces, eso me interesaba.

Me interesaba por un lado también lo político.

Hay cuentos en los cuales lo político,

que es el tema principal de mi novela "Bioy",

está como oculto, como dormido,

y aparece de pronto por detalles.

"Dios está en los detalles" es una cita que me gusta mucho

de un crítico alemán que se llama Aby Warburg.

Y ni siquiera es una cita mística. Es una cita que habla

de que a veces los detalles, los pequeños detalles,

nos revelan un infierno o un mundo que parece oculto.

Y de las pequeñas cosas que nos unen a todos al fina.

Uno, cuando está leyendo el libro,

se encuentra identificado en muchos aspectos

con personajes que no tienen que ver entre sí,

que quizá no tienen que ver contigo,

pero, al final, esas inquietudes nos unen a todos.

Por ejemplo, a nivel geográfico.

Hay relatos que se desarrollan en México, en Perú...

Hay emplazamientos en Europa.

¿Te ha sido difícil hacer esa hoja de ruta?

¿Ha sido accidental, ha sido algo buscado,

persiguiendo matices?

De hecho, la estructura misma del libro

persigue ese dentro y fuera.

Siendo los primeros cinco relatos dentro de mi país, Perú,

una especie de intermezzo, que así es como se llama

este cuento dialogado entre dos gánsteres,

uno mexicano y uno peruano, en el DF,

que rinde tributo a cuentos como "The killers", de Hemingway,

o "Detectives", de Roberto Bolaño.

Y la segunda parte es el afuera, es el mundo que yo he transitado.

Porque yo soy una persona que la mitad de su vida

ha vivido fuera del Perú.

Y a mí me encantan los dialectos, las formas...

Por ejemplo, los malentendidos que genera lo lingüístico,

que eso también lo explora el libro.

Y otro de los temas que yo creo explora

tiene que ver con el racismo.

Cómo el racismo está impregnado muchas veces

en actitudes cotidianas,

en frases, en cosas que se dan por hecho,

y el libro pone en cuestionamiento también esto.

Es un libro que aspiraba, de alguna manera,

a tener esta estructura bien marcada

de cinco cuentos dentro y fuera del Perú.

Pero al mismo tiempo era un libro que habla de manera global de esto.

Porque los cuestionamientos que yo hago no son localistas.

Son cuestionamientos que están presentes en todos nosotros

y que, conforme avanza más el mundo, conforme todo se hace más pragmático,

todo se relativiza con tanta facilidad,

entonces es bueno recordar que siempre está presente

un cuestionamiento metafísico, existencial,

que tiene que ver con nosotros.

Unas preguntas que nos hacemos los escritores, los filósofos,

siempre está presente esta forma de ver la vida.

Puede ser un poco catastrófica,

pero no deja de tener la nota de comedia.

En el libro hay comedia. Casi es un personaje.

El humor negro, una forma de reírse que a veces te cuesta encajar.

Son como puñetazos casi. Exacto.

Es un personaje más que está presente en los relatos.

Me interesaba esa risa doliente. Esa risa que te ríes,

pero a veces es un poco de miedo.

Es algo que he admirado mucho en algunos escritores,

como por ejemplo el mexicano Jorge Ibargüengoitia,

que lo hace de una manera interesante.

Es decir, uno se ríe, pero a veces se ríe

porque está descolocado.

Como que le han quitado el piso y se ríe un poco de miedo.

Pero hay también chistes, tal cual.

La misma forma de los cuentos también es un poco atrevida.

Es un poco atrevida porque no aspira a la circularidad,

sino más bien es un poco...

Se pone metas, se pone a jugar con la forma.

Y es algo que estaba persiguiendo.

Porque me interesa, en mis otros libros lo he hecho.

En "Bioy", la risa también está presente,

pero es una novela que habla de una época trágica del Perú,

que es la violencia en los 80.

¿Qué te ha permitido el relato que no te permita la novela?

"Bioy", que es tu novela más premiada,

ahora está a la venta en Francia. Salió en Francia hace poco.

Te está yendo muy bien con ella.

¿Qué te ha dado el relato que en la novela se te resistiera?

Son formatos distintos.

Yo creo que siempre el relato es un poco más difícil.

Es decir, en el relato, en pocas palabras,

uno tiene no solamente que captar la atención del lector,

sino que desarrollar lo que la novela te permite con más libertad.

En esencia, me gustan los dos géneros.

Los practico. Empecé escribiendo relatos,

luego novela, ahora estoy haciendo una novela.

Me gusta el aliento largo.

Cuando hablo de literatura, me gusta hablar de fútbol,

porque la siento cercana siempre.

Me han gustado los jugadores que pueden patear con ambos pies

o tienen la posibilidad de ir más rápido o más lento,

poner pausa... Me encanta eso, entonces, yo intento

ambos géneros porque los dos me generan el mismo placer estético.

En esa investigación de formatos que comentabas,

el libro no es unitario, uno se va a encontrar

relatos clásicos, otros que tienen forma de diario,

por ejemplo, ¿cómo ha sido enfrentarse a un trabajo así?

Porque eso complica más la elaboración de un libro.

Me gusta mucho el cambio de los registros,

me gusta mucho

meter textos, jugar con la autoría,

cosas que son clásicas, de la novela moderna,

pero ahora uno tiene más atrevimiento.

Creo que es el mismo relato el que exigen cierta forma.

Por ejemplo, el relato "Vinilo" es un relato muy libre, es casi...

Es un diario cibernético que habla de un crimen,

pero también del mundo pop estadounidense,

de cierto acercamiento de dos jóvenes homosexuales a las drogas,

la vida conjunta...

También está lo de los chistes, que son tal cual, chistes,

me gustaba mucho,

porque hemos hablado seriamente de "Adormecer a los felices",

pero parece un libro trágico y, por el contrario,

hay esos escapes que son comedia o, a veces, son...

párrafos enormes de diarios intimistas.

Creo que la forma determina siempre la manera de contar una historia,

pero la historia exige la forma

y los personajes exigen cierta manera de acercarte de ellos sin miedo,

y esto es una de las grandes cosas que he aprendido en mi carrera,

no imponer mi voz de autor, sí mi estilo, quizás,

pero saber escuchar lo que los personajes quieren relatar

y, como en "Bioy" que es una novela

que mucha gente tiene cierto resquemor,

dice: "Qué fuerte",

pero siempre la he definido como una montaña rusa

que va muy rápido, se detiene, llega a picos y baja

y, además, otra cosa que me interesa como autor

es, no ser complaciente con el lector,

no quiero que todos me quieran, quiero ser fiel a mi historia

y llevarla, si es que tengo que llevar los límites más duros,

así será.

En "Bioy" hablaba de una época terrible en Perú,

de varias, no solo el conflicto armado,

sino la dictadura.

Yo no quería embellecer nada,

quería que fuera una especie de experiencia catártica, ¿no?

Entonces dije: "Voy, si no quieren leerla, pues...

me va a doler, pero bueno".

Soy leal y fiel a mi planteamiento. Nos queda solo un minuto,

pero quería preguntarte, en estos relatos,

están tus gustos por el cine, hablas de música,

de cultura en el sentido amplio, y, por supuesto, del escritor.

¿Qué tenemos que entender en España, desde Europa?

¿Qué diferencia al escritor peruano del del resto?

¿Cómo se vive allí la profesión?

Uno de los temas de mis libros

es la literatura como un campo de batalla.

Creo que Perú es un lugar donde casi no hay apoyo gubernamental

a diferencia de otros países latinoamericanos,

pero se vive el arte con una intensidad...

Se siente. No sé si es el peso de los autores que hemos tenido,

como César Vallejo, Arguedas, Vargas Llosa,

pero hasta el día de hoy es una cosa sagrada,

con o sin dinero, la literatura se vive al máximo

y eso me interesa, no solo porque me da material para escribir,

sino porque siento esa intensidad y me provoca escribir,

incluso en el combate uno puede sentirse inspirado.

Gracias por visitarnos.

"Adormecer a los felices" es un libro que merece

una reflexión profunda, son historias muy interesantes

y desde aquí les recomendamos a todos. Gracias.

Gracias a ti.

El Ayuntamiento de Madrid rehabilitará el frontón Beti Jai,

el edificio deportivo más antiguo de toda Europa.

Las obras comenzarán en 2016, aunque aún no se sabe su uso.

"Salvemos el frontón Beti Jai"

pide que se converse su función original.

El Ayuntamiento ha avanzado que respetará su uso deportivo,

aunque también se habla de crear un recinto para 4000 espectadores.

Pronto saldremos de dudas.

(Música)

Beti Jai es el frontón más antiguo que queda en pie en estos momentos.

El frontón entendido como industrial,

no como los de los pueblos que había antiguamente,

que de esos seguro que hay más antiguos,

sino el primero concebido como un frontón comercial,

donde se daba espectáculo de pelota,

la gente acudía a ver los partidos y se cobraba una entrada.

-Beti Jai hay que salvarlo desde todos los puntos de vista

porque es un edificio singularísimo, único.

Es único en su tipología, es el único que queda de un momento

de edificios deportivos, de esa época no queda ninguno.

-El problema del patrimonio es que es irrecuperable.

No solo tiene los valores históricos de la fecha de construcción,

sino que son técnicas constructivas, materiales, usos que ya no tenemos.

Toda pieza que se pierde patrimonialmente,

no la podemos recuperar.

Cae en el olvido, se queda cerrada y 100 años después la descubres

y en este edificio hasta los urinarios

son los originales del siglo XIX.

-Pensamos que el juego de pelota puede volver a tener interés,

pero, sobre todo, en nuestro país

debe tenerlo porque debemos proteger un patrimonio cultural.

-Por un lado los pelotaris, los amantes de la pelota,

jugadores actuales, antiguos, aficionados.

Por otro, los ciudadanos,

que queremos recuperar este espacio para el barrio.

Por otro, el mundo del arte, la cultura, el patrimonio

y la arquitectura que lo reivindican como una joya arquitectónica.

Juntos llevamos varios años haciendo lo que está en nuestras manos.

Recogemos firmas para recuperar el Beti Jai.

Nos hemos reunido con las instituciones públicas

responsables de Beti Jai.

Es un lugar único, que no hay en otra parte del mundo,

porque de los frontones de esa época, no queda ninguno.

Los que había en el País Vasco, han sido derribados.

Es el frontón más antiguo que queda a nivel nacional,

seguramente, a nivel europeo.

El juego de pelota es un deporte muy nuestro

y es el último que queda.

Aparte de ser el último, es una joya arquitectónica.

Se construyó como un edificio que tenía que ser único.

Uno de los problemas es que poca gente lo conoce

y queremos poner en el mapa y poner en valor el frontón

para que la gente sepa la joya que tiene escondida,

que no es un edificio en ruinas que se ve desde la calle,

que hay mucho más detrás de ese muro, que nos engaña,

que detrás hay un edificio precioso, parte de la historia de Madrid,

que es muy importante dentro de la historia deportiva

porque es uno de los primeros lugares donde el deporte se profesionaliza.

Queremos que se restaure, y si no hay dinero para ello,

como mínimo, unas obras de consolidación

que permitan que la ruina del edificio no vaya a más.

(Música)

Pertenece a lo que se llama "Arquitectura del hierro",

todo el desarrollo de la arquitectura construida con hierro en el XIX.

Es muy interesante cómo está construido este edificio

porque está hecho en taller, es prefabricado,

una prefabricación que Joaquín Rucoba, el arquitecto,

había experimentado cuando construye

la Malagueta, la plaza de toros de Málaga,

o el Mercado de las Atarazanas.

Aquí hace una tecnología muy ligera de piezas unidas con roblones.

Todo viene de taller, todo se monta aquí

y es muy ligero, una arquitectura muy ligera

y, además, muy sincera.

No tiene apenas albañilería, salvo el muro de ladrillo,

el muro de ladrillo que lo envuelve sí está hecho de albañilería,

pero la construcción principal, la grada,

es una construcción desmontable.

Es muy interesante en ese aspecto porque es un antecedente

de toda la construcción industrial que luego se va a hacer,

incluso en el siglo XX.

La forma es muy interesante también porque tiene un componente,

por un lado, funcional, de que el público tenga

la mejor capacidad de visual de lo que es la cancha, el juego,

pero, al mismo tiempo, tiene un componente simbólico,

y es la forma de la cesta.

-La fachada construida de piedra

tiene un revestimiento con atauriques de yeso,

con todo tipo de acerías

y la construcción en hierro es fascinante,

porque hace celosías de dibujo árabe, pero en fundición.

Emplea todo tipo de técnicas de hierro, columnas de fundición,

hace unos elementos de cerrajería que sujetan la visera.

Es un edificio riquísimo desde todos los puntos de vista,

constructivos y decorativos.

-Quien no lo entienda, igual no comprende los valores que tiene,

valores tecnológicos, formales, espaciales, históricos,

son muchos valores los que acumula el edificio.

Lo que pretendemos con esos informes es relatar esto,

contar qué es el edificio, qué significado tiene,

cuál es su historia.

(Música)

La pelota vasca murió en Madrid de éxito en muy poco tiempo.

Desde el año 1891 al 95, se construyeron cuatro frontones.

Impresionantes.

Desde 1700 localidades el más pequeño

a las 3500-4000 de Beti Jai o de Fiesta Alegre

y es un boom tremendo.

Como esto está basado en la apuesta,

hay que pensar que cuatro recintos con función, prácticamente, diaria,

haciéndose la competencia,

para una población de 500 000 habitantes,

¿quién tenía y de dónde sacaba dinero para poderse jugar?

Si uno mira la sociología de la España de la restauración

y de la España del 98, etcétera,

se encuentra con que había muchos enemigos ideológicos,

como podía ser, en este caso concreto, la moral.

La moral de la Iglesia Católica, muy restrictiva,

y el juego de apuestas se consideraba como algo maligno y pernicioso,

pecaminoso.

Mi interés por la pelota, sobre todo,

a partir de un accidente que tuve en el año 81 de coche,

que me dejó inválido para la práctica deportiva,

me dediqué, un poco, al estudio y recopilación

de la documentación de la historia de la pelota, etc.

En la época de Madrid ya conocí esto del Beti Jai.

En ese momento, todavía había gente viviendo dentro del frontón.

Saqué mis fotografías y cosas.

Y al interesarme por qué había pasado con este frontón y qué iba a pasar,

una serie de pelotaris nos mantuvimos en la brecha de la denuncia,

el tocar puertas para ver si se podía hacer algo.

En aquellos momentos,

apenas tuvimos un pequeño contacto con el Colegio de Arquitectos,

que ya llevaban un tiempo moviéndose desde el plano arquitectónico,

defendiendo la singularidad y la importancia del edificio.

El mundo de la pelota se movilizó, pero no teníamos fuerza.

Realmente, es la plataforma la que potencia todo esto.

Ahí nos juntamos arquitectos, ciudadanos y, específicamente,

yo, dentro del ámbito de la pelota, por aquello de llenar de contenidos

la importancia del frontón Beti Jai

y del juego de pelota en sí,

pero también muy singularmente, en Madrid.

(Música)

Un empresario decide construir una fábrica de vehículos Studebaker,

marca de lujo para la época.

Construye en la cancha, con lo cual el frontón deja de serlo.

En la cancha construye una nave que era la fábrica.

Aparte de fábrica, en los años 50 se cierran todas las gradas,

todas las paredes, y se utiliza como almacén

de las cervecerías de la Cruz Blanca, hay una fábrica de aceitunas,

una de escayolas,

también en la parte del edificio hay un estudio cinematográfico

donde se han rodado algunas películas y ese tipo de usos.

Después de la Guerra Civil,

el taller de coches Studebaker no sigue funcionando,

pero se sigue utilizando la infraestructura como taller

y hasta nuestros días llegó como un taller de Citroën,

que mucha gente del barrio conocía porque traía a reparar sus vehículos.

A finales de los 90, entre el 95 y el 99,

es cuando se cierra definitivamente todo uso del edificio

y se abandona al 100 %.

-Es milagroso que un edificio sin mantenimiento desde 1919,

que siga en pie.

Tiene ya casi un siglo.

Sin mantenimiento, el edificio está ahí.

Es un edificio muy bien construido,

a pesar de su aparente fragilidad, está muy bien construido, pero claro,

el tiempo es implacable contra la arquitectura.

Nos preocupa mucho la cubierta, que es muy delicada, muy frágil.

Vista desde abajo se ve lo bonita que es,

con toda su cerrajería, muy ligera.

Se está yendo toda la protección, se está pudriendo la madera,

está entrando el agua

y la ruina es un proceso que empieza en menos

y luego se va acelerando.

-La plataforma creada por vecinos a través de la red,

ha logrado dar el conocimiento

que el Colegio quedaba en un ámbito académico, erudito.

Los arquitectos sabíamos de asistencia de edificios,

de esta joya, pero no lográbamos transmitirlo.

La posibilidad de unirnos a una plataforma que lo difundía,

era fundamental.

Nosotros les aportábamos información técnica,

sobre el valor histórico, patrimonial, arquitectónico,

y ellos aportaban el empuje.

La plataforma ha logrado la declaración BIC

que el Colegio y la Real Academia de Bellas Artes no fueron capaces.

-Pedimos unas obras de consolidación,

lo mínimo para que el deterioro no vaya a más,

a la espera de que en un futuro haya un proyecto para el Beti Jai,

un proyecto de restauración y rehabilitación del Beti Jai.

(Música)

Para hacer una restauración normal, no requeriría costes excesivos.

Hay mucha labor de limpieza, hay que reponer piezas,

pero de todas las piezas a reponer, hay patrones,

porque de las piezas de fundición, de rejería, de todo eso,

se pueden replicar, se pueden rehacer.

De la fachada, igual.

Es una fachada que es escayola en su mayor parte, piedra artificial,

no es una piedra tallada.

No son materiales caros

como para decir: "Esto es imposible restaurarlo", no.

-No necesitamos una restauración muy complicada,

habría que tener en cuenta la actualización de las tecnologías,

instalaciones eléctricas,

la adecuación de los sistemas de seguridad,

escaleras de evacuación,

ajustar las que haya o añadir alguna si es necesario,

pero la rehabilitación podría hacerse

llevándolo a la recuperación estricta del edificio tal y como es.

-Pensamos que el juego de pelota puede volver a tener interés,

pero sobre todo, en nuestro país debe tenerlo

porque debemos proteger un patrimonio cultural nuestro,

donde somos lo que la NBA del baloncesto es en Estados Unidos.

España es el único ámbito donde hay profesionales

de juego de pelota,

y el espectáculo que se ve en televisión

de juego de pelota a mano, es maravilloso

y cada vez está encantando más,

pero, realistamente nos abrimos

a algo que entronca con la historia de los frontones,

y es que han sido siempre espacios polivalentes,

tanto desde el punto de vista deportivo como cultural.

-Un edificio que sería una plaza, que planteamos que podría tener uso,

pero que cuando no lo tuviese, funcionaría como una plaza abierta.

Tienes abierta la cancha y entran los niños a jugar,

la gente se sienta en las gradas a leer, una plaza.

Un sitio para organizar mercadillos, actos,

en las fiestas, dar el pregón y organizar espectáculos,

desfiles de moda, teatro, todo tipo de actividades deportivas.

-Si me dices: "Como pelotari, ¿cuál sería la aspiración?"

Que, a comienzos del siglo XXI, Madrid retomase

el protagonismo que tuvo a finales del siglo XIX.

Que fue a partir de Madrid

donde la pelota se expandió por todo el mundo

y donde el juego de pelota es reconocido hoy en día,

en las modalidades de pelota vasca,

pero se identifica juego de pelota y frontón

con lo nuestro

y resulta que aquí lo tenemos

y además, tenemos aquel, el único, el que queda.

¿Qué más se puede pedir?

(Música)

Hola, buenos días,

tal y como prometimos hace algo más de un mes

cuando recomendamos la lectura de este libro,

"El espectador es el protagonista", hemos invitado hoy a su autor

para hablar de él y de su tema principal,

el trabajo de guionista de series de televisión y cine.

Bienvenido, ¿qué tal, Daniel? Muy bien, estupendamente.

Es tu tercer libro sobre el tema. Sobre el guion, sí.

Tengo "Las paradojas del guionista", que fue el primero,

y después "El guion del siglo XXI",

que era un panorama de las novedades que hay en el mundo del guion,

y "El espectador es el protagonista",

que tiene un subtítulo, "Manual y antimanual de guiones",

que es el tercer de esta serie.

Llamas la atención sobre eso, sobre el espectador,

porque el guionista debe pensar siempre en el espectador.

Esa sería la parte de "antimanual",

no porque sea una cosa contracultural de los años 60 o 70,

eso sería muy pretencioso, siempre huyo de eso,

es porque es "anti" algunas de las normas

que dicen los manuales, entonces, contra esos manuales,

que creo que han hecho la vida de los guionistas más difícil...

(RÍE) Además de algunos otros como productores, directores...

Exactamente, eso no lo contamos.

Incido en que el protagonista es el espectador.

Cuando se recomienda a los guionistas reglas, normas,

se hace pensando en lo que le pasa al personaje

y hay que pensar en lo que le pasa al espectador.

Tienes que saber dónde está el espectador,

no dónde está el personaje, también dónde está el personaje,

pero sobre todo, el arte narrativo es hacia el espectador.

¿Cómo sabemos cómo es el espectador? Porque cada uno es distinto, ¿no?

No es que vayas a saber lo que piensa cada espectador,

pero hay ciertas maneras de saber qué preguntas se hace el espectador,

qué expectativas tiene cuando le das la información.

Hay que tener en cuenta que el cine, si vas a una sala de cine a oscuras,

es muy parecido al hipnotismo,

todo el mundo mirando fijamente a una pantalla,

y lo que le vayas contando es sobre lo que irá pensando,

con lo cual, puedes controlar más de lo que parece

a ese espectador que está viendo la película o la serie.

¿Qué tienen de común todas las narraciones?

Por ejemplo, lo que se hace en cine, televisión,

contando un cuento oralmente, escribiéndolo en un libro...

Hay algunas estructuras o temas comunes, por ejemplo,

se ha hablado del "viaje del héroe",

que en todas las narraciones de la mitología, fábulas, leyendas,

y en los guiones, cuentos, novelas, hay una especie de estructura

de que al héroe le van pasando ciertas cosas,

va atravesando diferentes etapas.

No es que tenga que ser obligatoria esa estructura,

pero se ha detectado esa estructura.

Después, lo que hay es una característica

de que los seres humanos buscamos como relaciones de causa-efecto

en las cosas, entonces, en una narración,

si nos ponen a un personaje que tiene un objetivo

y le van surgiendo obstáculos y los va superando,

parece que empatizamos muy bien con ese tipo de estructuras.

No es la única posible, hay otras maneras de narrar

que no son tan narrativas, aunque parezca paradójico.

Por ejemplo, categóricas, organiza las cosas en categorías,

no lo organizas en una historia.

Pero sí, la más universal es una forma narrativa

en la que hay un personaje con un objetivo

y que encuentra obstáculos en ese camino al objetivo.

¿Dirías que la narración puede ser infinita?

Es decir, el tipo de historia que se te cuenta,

¿cada una es diferente de otra

o hay un número limitado de narraciones posibles?

Ese es un tema muy complejo.

Borges creo que decía que había cuatro historias solo,

él reducía todo a cuatro únicas historias.

Después hubo un teórico italiano que Goethe lo conoció en Italia

porque lo cuenta en su viaje a Italia,

y decía que había 39 historias posibles

y que todo lo demás era repetición.

Después otro hizo una variación... No, 36 creo que decía,

porque Polti hizo las 36

y las desarrolló en 365, una por día del año.

Hay ciertos elementos comunes,

pero la verdad en que lo cuenta siempre es diferente.

Pon un lado, nada nuevo bajo el sol,

por el otro, todo lo contrario, todo es diferente,

simplemente, con que cuentes una historia griega

y la lleves al presente, ya es distinta,

aunque tenga los mismo elementos.

Claro, y si los organizas de otra manera pues...

Más todavía, exactamente.

¿Hay algo común a todas las narraciones?

¿Dirías que eso es posible?

¿Algo común?

Lo del "viaje del héroe" se puede considerar común,

la búsqueda de causa-efecto,

hay algunos elementos comunes,

pero diría que sí, puedes encontrar elementos comunes,

pero no significa que todo deba ajustarse a ellos.

Es lo que digo en el libro,

durante los últimos 20-30 años, se ha insistido mucho

en los elementos más comunes

y se han hecho muy previsibles las historias.

Las historias han sido, buscando esos elementos,

demasiado repetitivas.

Recuerdo en las memorias de Buñuel,

decía: "El cine es muy fácil porque basta con que veas

los 10 primeros minutos de una película,

ya sabes quién es el malo, el bueno y qué es lo que va a pasar".

Claro, decíamos de esa relación causa-efecto y esa siembra

para que el espectador vaya aceptando todo lo que vas a contar, pues sí,

se hace muchas veces previsible, pero curiosamente,

con las nuevas series de televisión que han surgido,

primero por EE. UU. y que se están extendiendo por todo el planeta,

hay una manera nueva de narrar que rompe esa causalidad,

esa causa-efecto tan férrea,

y que sorprende un poco más al espectador

de lo que pasaba hasta hace poco.

Un ejemplo curioso, eso lo hace mucho Woody Allen,

que al minuto 40 de sus películas le da una vuelta al asunto

para que no sea todo tan previsible.

Lo hacen "Los Simpson" también, empiezan con una historia

y de pronto se van por otro lado completamente imprevisible,

para romper esa... Esto pasa en "Psicosis", ¿no?

Al principio es una cosa

y se convierte en algo que no tiene nada que ver.

Es un ejemplo prefecto, de pronto vas con una película

que crees que la protagonista llegará hasta el final

y de pronto la liquidan y empieza otra película.

En el libro das muchos ejemplos y dices que es un manual,

en cierto modo, los otros dos libros también lo eran, ¿no?

Tú eres profesor de guion aparte de guionista.

Hablemos un poco de lo que debe saber un guionista.

Un guionista, creo, precisamente en la parte de "antimanual",

creo que en el mundo del guion, en los últimos 20-30 años,

ha estado un poco cerrado,

lo comparo al principio del libro con una metáfora de Ortega,

que el amor era como un cuarto cerrado mal ventilado,

el amor pasional, donde solo ves ese cuarto

y no ves nada fuera

y hay que ventilar ese cuarto, hay que abrirlo.

Los manuales de guion y los profesores mismos,

hemos cometido el error de centrarnos en el mundo audiovisual.

Creo que está bien la idea de desconocer el mundo audiovisual,

las referencias audiovisuales,

pero debes añadir lo que no está en el mundo audiovisual,

como la propia vida o tus propias fantasías

y llevar esas cosas que no están en el mundo audiovisual,

convertirlas en audiovisual.

Eso hizo, por ejemplo, Buñuel, que trajo nuevas imágenes al cine

igual que hizo también Fellini, por ejemplo.

Grandes creadores de cosas que no están en el mundo audiovisual

y que las han llevado allí.

Pero muchas veces lo que se hace repetir cosas que hemos visto

en una serie hace una semana o en una película,

entonces todo es un poco... De segunda mano.

Exactamente, una copia de una copia.

Daniel, ¿cómo se trabaja? ¿Cómo trabaja un guionista?

Porque me parece que son grupos grandes de guionistas,

¿cómo se reparte el trabajo? Depende.

En cine, puedes encontrar un guionista

que trabaje en solitario, en pareja, en trío...

O en estrecho contacto con el director,

pero en televisión se trabaja con grandes equipos.

Normalmente, se pone en marcha la serie, se hacen reuniones,

"brainstorming", se hace esa técnica.

No sé si aquí hablo de esta técnica o en otro de mis libros,

porque muchas veces se aplica mal, pero bueno, si se aplica bien,

te da ideas... A partir de ahí,

se empiezan a construir las tramas, las historias.

En grandes pizarras se trabaja, primero, las tramas de la temporada,

los 13 capítulos, por ejemplo,

cuando eso está desarrollado, se desarrolla un solo capítulo

y ahí se desarrollan las 40 secuencias o escenas

que puede tener un capítulo.

Luego, una vez que se ha hecho un mapa de tramas

con todas las historias de los diversos personajes,

se pasa a los dialoguistas, los que hacen el guion como tal.

Es un proceso colectivo de trabajo.

Es un trabajo en equipo

y se parece un poco a la investigación científica.

En muchos de los aspectos, sí.

Luego hay otra cosa que me llama mucho la atención

y es que en algunos casos, en series americanas,

hay un guionista que lleva a un personaje

y otro lleva a otro y están peleándose...

En la series americanas es muy interesante

la figura del guionista porque ha cobrado más importancia.

Por ejemplo, en "Breaking Bad" contaba el creador, Vince Gilligan,

que en las reuniones

tenían que presentar un conflicto para un personaje,

y hacían una especie de psicodrama entre todos los guionistas

para ver a quién le había pasado algo parecido,

había tenido un divorcio,

cualquier problema que se pareciese al personaje,

y este se identificaba con el personaje

y contaba cosas que no contaba ni a su familia,

de la sala de guionista salía cualquier tipo de detalles

y se metía en ese personaje,

digamos que era la voz de ese personaje.

Pero después, al escribir el guion, muchas veces lo escribe otro

que no es el que se ha identificado con el personaje,

sino el que le ha tocado escribir ese guion.

Claro, eso da un poco igual, ¿no?

De todos modos, creo que...

hay mucha gente que piensa que detrás de la gran eclosión

de las series televisivas en todo el mundo,

no solo en España, primero en Estados Unidos,

también en España, desde luego,

está el cambio de importancia del propio guionista, es decir,

convertir al guionista en productor ejecutivo.

Es el caso de Vince Gilligan de "Breaking Bad",

también en "Los Soprano"... David Chase en "Los Soprano",

Matthew Weiner en "Mad Men"... De los mejores, ¿no?

Efectivamente,

se ha dado al guionista un poder absoluto,

mayor todavía que el que tiene un director de cine.

El productor ejecutivo o creador de la serie,

que es un guionista, ha llegado a tener un dominio

sobre todos los aspectos de la producción audiovisual,

decorado, vestuario, guiones, etcétera,

y esto ha cambiado la narración televisiva, para bien,

y ha mejorado muchísimo

al dejar que la persona que ha creado la serie

y que participa en los guiones,

normalmente, revisa todos los guiones de la temporada,

muchas veces escribe el primero y el último él mismo,

a veces lo dirige incluso, etcétera.

Todo ese poder absoluto a la persona que lo ha concebido

y a su equipo de guionistas que lo rodean,

ha mejorado muchísimo la narrativa audiovisual.

De hecho, se hace mejor narrativa hoy en día en lo más comercial,

en televisión, que en el cine, que es curioso.

Daniel, ha sido un placer. Hemos terminado el tiempo.

Me gustaría, el último minuto, hablar un poco de las personas

que no están dentro del mundo de los guionistas

ni de los guiones, que puedan ser buenos lectores

de "El espectador es el protagonista",

editado recientemente por Alba Editorial.

En este libro, como en todos mis libros,

intento, por un lado, son libros que van a un público especializado,

guionistas, escritores, narradores,

pero entiendo que todos mis libros se pueden leer por cualquier lector.

Escribo de una manera, lo hago a propósito,

para que cualquier persona que, sin pertenecer al medio

y no haya tenido ningún interés en el tema,

de pronto lea el libro y empiece a interesarle.

Esa es mi propuesta como narrador, también construyo unos ganchos

para que el lector se sienta interesado.

Cualquier lector interesado en cómo narramos

y por qué nos interesan unas cosas, nos interesa la narrativa,

le gustará el libro, esa es mi intención.

Desde luego, a nosotros nos ha encantado.

Muchísimas gracias, Daniel.

Hasta la próxima que tengamos cualquier ocasión

para volverte a invitar. Muchísimas gracias.

Seguimos con el programa, vamos con la digitalización del día,

un nuevo capítulo de la serie

"El vínculo con la Tierra: reductos de naturaleza".

(Música)

España ha sido hasta hace poco tiempo un paraíso biológico

gracias a la variedad y riqueza de sus ecosistemas.

La pertinaz degradación ecológica sufrida en apenas unos siglos,

ha determinado que buena parte de su territorio

se halle en la actualidad sensiblemente alterado.

No obstante, aún quedan en nuestro país

abundantes espacios naturales que, a modo de reductos,

conservan buena parte de la enorme biodiversidad

atesorada secularmente en la Península Ibérica.

La Red de Espacios Naturales Españoles abarca

desde los 13 Parques Nacionales de titularidad estatal

hasta la multitud de espacios de diverso rango y características

gestionados por las Comunidades Autónomas,

Diputaciones provinciales, Ayuntamientos,

organizaciones no gubernamentales y entidades privadas.

(Música)

"Crowdsourcing" es un término que identifica

al grupo de personas que pueden ayudar en un proyecto.

Normalmente se utiliza dentro de ciencia ciudadana

porque hay un proyecto en el que un grupo de personas

ayudan tomando datos, analizando datos, etcétera.

No tiene mayor misterio que un proyecto en el que colaboras

y contribuyes parte de tu tiempo

para hacer que ese proyecto llegue a un fin.

Hola otra vez.

Recomendamos hoy la lectura de un nuevo libro

sobre la historia de la mafia.

Tiene la particularidad de estar escrito por un inglés,

John Dickie,

titular de Estudios Italianos del University College de Londres,

quien ya había escrito "Cosa Nostra",

un estudio menos ambicioso.

En este caso, "Historia de la mafia. Cosa Nostra. N'dranghetta Camorra",

de 1860 al presente, publicada por Editorial Debate.

850 páginas.

Estamos ante un estudio académico con vocación de exhaustivo.

Está divido en dos partes:

"Hermandades de sangre" y "La mafia, una república aparte".

Comienza en 1851 y acaba en nuestros días.

En su edición original inglesa se publicó en dos volúmenes

que se corresponden con ellas

y es la primera vez en la que un estudio de la mafia

es un estudio de las tres mafias que operan en Italia.

De sus relaciones, de sus métodos, de sus crímenes

y se trata, además, del relato de un historiador,

pero que también es un periodista, un periodista de éxito,

y consigue interesarnos en él como si estuviéramos leyendo

"La comedia humana" de Balzac,

solo que con personajes mucho más peligrosos.

Es tiempo para las imágenes experimentales.

"Boek Visual" nos presenta la obra del fotógrafo Román Montesinos.

Fotografías definidas como auténticas virguerías visuales.

Un nuevo y excelente ejemplo de que la imaginación,

el lirismo y el humor pueden convertir

el objeto más cotidiano en un artefacto poético.

(Música)

Viendo en su imaginación lo que no veía ni había,

con voz levantada, comenzó a decir:

"Aquel caballero que allí ves de las armas jaldes,

que trae en el escudo

un león coronado rendido a los pies de una doncella,

es el valeroso Laurcalco, señor la Puente de Plata",

escribió Miguel de Cervantes en su "Quijote".

(Música)

"Mi nombre es Román Montesinos

y en mi vida he visto muchos laurcalcos,

micocolembos y brandabarbaranes.

Nací en La Coruña en la ciudad vieja,

dicen que una tarde brumosa de finales de agosto

de allá por el 52.

Comencé mi andadura fotográfica a finales de los años 60.

Geólogo, especializado en Paleontología.

Actualmente, soy profesor en la Universidad de La Coruña".

(Música)

"En mis fotografías intento evocar distintos tipos de sentimientos

conjugando lo material, objetos diversos y personas

con lo anímico.

En mi obra predominan los dobles sentidos

y con mucha frecuencia, un humor subyacente".

(Música)

"La periodista Marta García Márquez, de 'El Ideal Gallego',

ha definido mi obra como 'greguerías visuales'".

Así nos presenta su trabajo el artista Román Montesinos.

(Música)

El cierre musical hoy lo ponemos gracias a un artista gallego,

que lleva ocho años en Madrid, y no se imagina viviendo

de otra cosa que no sea la música.

Ahora está en la promoción de su sexto disco,

con paradas en Argentina, México, y en toda España.

Un auténtico maratón que reconoce el éxito de Andrés Suárez.

Buenos días. Hola, encantado.

Gracias por hacer parada aquí, lo tuyo ahora es no parar, ¿no?

A vosotros, yo encantado de que amplifiquéis mi carrera,

esta pequeña historia me ayudéis a que sea más grande,

me tratáis muy bien, encantado de estar aquí.

"Mi pequeña historia" son once pequeñas historias,

compuestas por ti, como siempre. Sí.

¿A qué le cantas?

Le canto a lo que me modifica, a lo que me hace mejor.

Le canto a un paisaje, a un cine, a un teatro, a un viaje en tren...

Cuento historias más artesanas que de artistas.

Historias que te suceden a ti o a quien nos esté viendo ahora:

un amor, un desamor, un canto a mis padres, a mis abuelos...

Creo que eso me une mucho a la tierra, a la gente que viene a verme,

porque ¿a quién no le han dejado?, ¿quién no ha vivido...? Yo qué se.

Habla desde mi tierra, Galicia, Pantín y Ferrol,

hasta la historia de un desahucio, de un enamoramiento en la vía del metro.

Creo que cantar a la piel de la gente hace que una sala se llene,

porque esa historia es suya. La historia del que escucha

es más importante que la del autor. Las canciones de Sabina

y Serrat son mías. Solo por oírlas, las hago mías.

Uno se apropia de ellas, es verdad. Me quedo con ellas y digo:

"Esta es mi historia, cantada por otro". Es así.

¿Por qué crees tú que lo de cantautor ahora parece que no tiene

el valor que ha tenido en años anteriores?

¿Ahora parece que desmerecemos al tío que canta lo que compone?

No llega a ser del todo.

Lo que trato de decir en la promoción,

es que ojalá lo fuera más, ahora que estoy viajando, Argentina, México,

estoy cruzando con frecuencia el charco, me da algo de pena.

Llegas al aeropuerto de Argentina, de México, de Cuba...

y te dicen: "Víctor Manuel, Serrat, Aute, Sabina", y te hablan

con una devoción, con un fanatismo por momentos, con un amor...

Y a veces te da pena que no sea tanto así. Sí lo es, hablo de figuras

que socialmente y musicalmente tienen el cielo más que merecido,

pero creo que debería tener todavía más consideración.

Respeto todo tipo de música, pero hay un sector del medio que apoya

lo que se vende, es todo al final un círculo comercial.

Yo echo de menos determinados discos de Aute en las tiendas,

o determinados videoclips de Víctor y Ana en la televisión.

Cuando yo los versiono en mis conciertos, me encanta que gente

de 14 o 15 años me diga: "No conocía esta obra...".

De Pablo Milanés, o de Silvio, "La voy a escuchar, me ha encantado".

Reivindico esa palabra porque parece a veces que es una persona

aburriendo a una sala de conciertos, o con una mirada triste, pesimista...

Cuando un cantautor también es Iván Ferreiro, Glen Hansard,

Roberto Iniesta, de Extremoduro,

y hacen que pegues saltos en un pabellón de deportes.

No tiene que ser todo a media luz... Totalmente.

Ha cambiado...

Cuando la gente escuche tu disco, va a descubrir la música que oyes,

lo que lees, las cosas que te emocionan.

¿Compartes mucho de lo que tú eres? Sí.

Algo que he descubierto sobre ti es que cuando te viniste a Madrid,

decidiste aquello que hacen muchos artistas para empezar,

tocar en el metro a ver qué pasa. Ese día palmaste dinero.

(RÍE)

Yo vine a Madrid hace 8 o 9 años ya, no lo recuerdo bien.

No me había subido a un metro nunca.

No debería, pero lo voy a contar, perdía dinero haciendo transbordo,

salía a la calle y volvía a entrar. No sabía lo que era un metro,

me multaron más de una vez, pero yo quería comerme el mundo.

Al final, el mundo me comió un poco, y me sentí solo en Madrid.

Pero no tenía miedo a nada, y tenía la misma energía que ahora,

no me considero mayor, ni de vuelta, soy un aprendiz en la música.

Pero tenía esas ganas de comerse una gran ciudad, y decir:

"Existo, vengo de Ferrol, de Pantín, y tengo una historia que contar.

Quiero luchar en el Libertad 8, en el Galileo, quiero que me escuchen,

quiero llegar a los corazones de la gente".

Y mi obra tiró más de mí,

nunca he dudado de mis canciones.

Si puedes soñarlo, puedes hacerlo. Si crees en lo que haces,

llegarás tarde o temprano, no creas al que te diga que no vales.

Y con multas, metro, Rincón del Arte Nuevo, Zanzíbar, y muchas salas,

llegué al Palacio de Vistalegre, a tener un disco en una discográfica,

a un público mayor, pero me gusta de esta historia que sea lenta.

No ha sido de 2 a 2000. Una carrera de fondo.

Creo que debe ser eso.

Temo mucho las carreras, con todos mis respetos,

en las que aparecen 10 000 personas de golpe,

temo que se vayan con la misma velocidad.

Es importante tocar en un bar para los camareros,

y entender que eso no es un fracaso,

y que luego lleguen tres personas, seis, nueve...

Porque ese público no se va.

El tema que vas a interpretar en directo,

es un tema que quizá habla de la soledad del artista.

De esa incomprensión, a veces... Sí.

Uno tiene que estar contento y sonriendo todo el tiempo.

¿Eso lo has notado también?

Sabéis más de mí, que yo. Me asusta un poco cuando hablo con vosotros.

Sí lo he notado, pero no... No pretendo dar pena, por favor.

Me levanto y tengo trabajo, trabajo en lo que amo,

no hay persona más afortunada que yo en el mundo.

Es cierto que uno...

Desde fuera, lo que llaman la vida del artista, no me gusta, o las giras

se ve con un romanticismo y una bohemia alucinante, parisina casi.

Parece una vida fantástica, de sueño.

Pero si estás solo. Uno se despierta solo en un hotel,

y a veces uno está rodeado de muchas personas, y le falta,

yo, como buen gallego y su morriña, su gente, su playa, su paisaje.

Eso es el 0,01 % malo de mi trabajo, el echar tanto de menos.

Cada día visitas una ciudad, o cada dos días.

Tienes que ir a la promoción, me encanta,

y dar un concierto, y son caras nuevas,

que a veces pueden llegar a decirte lo mismo.

Uno se pierde.

Siendo del norte, no se puede perder el origen.

Pero a veces es importante volver a casa, y cada vez que tengo dos meses

de parón, cada año y medio o así,

o tres meses, el año pasado fue el 10 de enero en Vistalegre,

y ahora será al año que viene en Madrid, sin duda, mi segunda casa.

No sabemos el recinto, pero cuando sea, volveré a Galicia,

vuelves a escribir... A recargar pilas.

¡Total! Pulpo de mami, y la comida de papá...

Y a recargar pilas, escribir, y volver a hacer un disco.

Queremos que estés como en casa. Gracias, así es.

Ve al escenario, vamos a escuchar este tema. Gracias y suerte.

Muchas gracias.

Con estas once "Mi pequeña historia", título del disco.

En "La aventura del saber" recuperamos la música en directo

en televisión, y cada semana hay más artistas dispuestos

a remar en la misma dirección. Gracias a Andrés Suárez,

que nos ha hecho un hueco en su apretadísima agenda.

¿Quieren saber la fórmula de su éxito?

Sobre todo por canciones como esta. Que pasen un feliz día.

(Música)

La gente quiere que esté contento,

y no les hable más de desamor.

La gente quiere que siga atento.

Me está fallando hasta la voz.

Pero la gente no sabe de ti.

Pero la gente no entiende...

Ey, supongo estarás bien, por aquí todo igual.

Aunque no te importe,

cada vez me olvido más de ti.

Canté con Milanés, grabé un disco en Madrid.

Ya no te veo en cualquier cielo gris.

Ya diferencio colores.

Voy a hacerte una canción, que hable en realidad de ti.

Voy a ser la habitación donde te miraba al dormir.

Voy a hacer de ti solo una canción.

¿Qué será Madrid sin nosotros dos?

Háblale de mí a otro como yo.

Yo estaré sin ti, tú estarás mejor.

Ey, supongo estarás bien. Supongo y además,

supongo olvidarías hasta el nombre del hostal,

donde te vi feliz, donde me hiciste hablar.

Fue la noche más bella del mundo. Dijo "no recuerdo nada",

despertando al día siguiente. Se vistió, y entre la gente

a otro sueño que se apaga. Dijo que no era tan mala,

pero no era diferente.

Dijo "llámame mañana", y mañana dura siempre.

Dije "vuélvete a la cama", ¿quién supiera que se siente

cuando lleva la corriente en la más hermosa playa?

Voy a hacer de ti solo una canción.

¿Qué será Madrid sin nosotros dos?

Háblale de mí a otro como yo.

Yo estaré sin ti, tú estarás mejor.

La gente quiere risas, pero no...

no saben de ti tanto como yo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 05/11/15

La aventura del saber - 05/11/15

05 nov 2015

Emitiremos los reportajes "Beti Jai" y "Boek visual: Román Montesinos". Además, entrevistaremos a los escritores Diego Trelles y Daniel Tubau y al cantautor Andrés Suárez.

ver más sobre "La aventura del saber - 05/11/15" ver menos sobre "La aventura del saber - 05/11/15"
Programas completos (1717)
Clips

Los últimos 6.049 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios