www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3782913
Para todos los públicos La aventura del saber - 02/11/16 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Hola, muy buenos días y bienvenidos a "La aventura del saber".

Arrancamos la mañana invitándoles vivir a cámara lenta.

Es una propuesta de Juanjo Garbizu, un publicista que hoy nos presenta

un manifiesto a favor de abandonar un reloj

dando un simple paseo por la montaña.

Antes de coger la mochila, el sumario.

Hacemos la primera parada de la mañana

en una exposición que permanecerá abierta al público

hasta el domingo en la Sala Alcalá 31 de Madrid.

Bajo el título "Los bárbaros",

el poeta y artista visual Rogelio López Cuenca

nos invita a reflexionar acerca de conceptos como viaje,

migración, refugiado y fronteras.

Como suele decirse, de casta le viene al galgo.

Francis Paniego se cría entre fogones

y aprende, en primer lugar, de su madre, Marisa Sánchez Paniego,

su amor por la gastronomía y por las cosas bien hechas.

Los dos han sido Premios Nacionales de Gastronomía

con 25 años de diferencia.

Con el tiempo, Francis ha sabido reinventar y modernizar

la cocina popular de su tierra.

Es, sin duda, el gran valor de la cocina riojana contemporánea.

(Música)

Francis Paniego fue jefe nacional de gastronomía

a Premio Nacional de Gastronomía al mejor jefe de cocina de 2012.

Es uno de los grandes, grandes cocineros de España.

Tiene la suerte de haber nacido en una familia de restauradores,

de cocineros, en Ezcaray, en el restaurante Echaurren.

Su madre todavía mantiene su carta y él la compagina con la suya,

que es más moderna.

Tiene un hermano, José Félix,

que tiene una de las cartas de vinos más interesantes de España,

porque relaciona el vino

con el cocinado del vino, con el que prepara los vinos.

Creo que realmente Francis Paniego

es uno de los mejores cocineros de su generación,

una cocina que es una mezcla de respeto a la tradición,

de respeto a su madre y a su familia,

pero también con una enorme capacidad creativa,

que le sitúa de lleno en lo que es

la cocina de la libertad, de la innovación y de la vanguardia.

(Música)

De una manera un tanto inconsciente,

porque he tenido la suerte de vivir en un restaurante,

en esta casa, de nacer aquí y de vivir aquí.

Este no es solo el negocio de mi familia,

sino nuestra propia casa.

Entonces, he visto a mi madre cocinar, a mi hermano,

a mi abuela,

y de una manera natural, ayudabas en casa,

echabas una mano los fines de semana,

una familia normal, sencilla, trabajadora,

y cuando había jaleo había que arrimar el hombro.

(Música)

Para mí, la tradición tiene muchísimo peso,

porque nutre gran parte de mi trabajo creativo

y el producto es fundamental.

La creatividad también es importante,

porque primero es importante para hace las cosas nuevas,

pero también es importante para el comensal.

(Música)

La cocinera que más me ha influido sido mi madre.

Creo que vivo con ella, veo sus trabajos y eso es así.

Quizás de una manera inconsciente,

aunque luego como joven te sientes atraído e iluminado

por grandes cocineros con los que he tenido

la ocasión de trabajar, que para mí me han marcado muchísimo,

que son Pedro Subijana, Juan Mari Arzak, sin duda,

pero también he trabajado en Zalacaín, que me gustaba muchísimo.

Yo soy un cocinero que crece como cocinero en los años 80,

finales de los 80, principios de los 90,

y esa parcela casi al final de mi formación llega Ferrán,

que lo cambia todo, y viene esa transición,

ha sido muy bonito.

(Música)

Aquellos que tienen que ver con nuestro patrimonio,

con mi patrimonio cultural, y lo que forma parte

de mi propia historia gastronómica, de lo que yo he vivido

y lo que yo he sentido.

Ahora mismo estamos trabajando con cariño la casquería,

que es un mundo complicado, difícil, como concepto,

porque me parece que los cocineros tenemos la responsabilidad

de poner en valor aquellas cosas que forman parte de nuestro patrimonio,

y que, de alguna manera, pueden quedarse en el olvido.

Como productos, adoro la merluza,

que me pilla a unos kilómetros de aquí,

pero me parece un pescado sedoso, suave, ligero,

y siento veneración por ese producto.

(Música)

Nosotros, por ejemplo, en el trabajo que estamos haciendo

en torno a la casquería, es fundamental el sentido del gusto,

hacer cosas ricas, es que es de una obviedad absoluta.

Es igual de importante la belleza del sentido de la vista,

porque la casquería tiene añadida la fealdad, ¿no?

Entendemos por casquería muchas veces cosas feas.

Entonces, tenemos la necesidad de hacer platos

que rompan en el primer golpe de vista

y que cuando la gente se encuentra entre un seso de cordero

o ante una asadurilla, que tenemos asociado pulmones, hígado,

la primera imagen que te viene no es buena,

necesitamos presentar un plato donde la belleza esté

casi en la misma posición que el gusto.

El primer impacto visual es importante.

Con lo cuál, depende qué cocines, cómo lo cocines,

necesitas un sentido u otro.

(Música)

Echo de menos ser más cocinero,

porque tengo que ser a veces muy empresario y muy gestor

y estar muy encima de esa parcela que es bonita,

que la estoy descubriendo y es fundamental,

pero que, de alguna manera, todas esas parcelas

te quitan un poco de tu menester principal,

que es eso de la cocina, pero es fundamental.

La parte didáctica también me gusta mucho,

estar con la gente, estar con los chavales,

sobre todo ahora que tenemos la oportunidad

de que llegan gente de prácticas, que hace su periodo de formación

y poder hacer, vincularte con ellos me parece bonito.

(Música)

Hubiera aceptado las críticas, depende de quién vengan, ¿no?

Hay críticas que te enseñan y te suponen una oportunidad

para crecer y para hacerte reflexionar

y bienvenidas sean todas ellas.

Luego están yo creo que las guías cumplen un papel extraordinario

de orientar y creo que son insustituibles

por mucho Internet que tengamos ahora mismo.

(Música)

La colección Signo e imagen de la editorial Cátedra

acaba de publicar este libro, "Películas para la Educación.

Aprender viendo cine, aprender a ver cine".

Un libro pensado como material de apoyo

a profesores y alumnos de Bachiller y contamos con la presencia

de Carmen Arocena, coeditora de él.

Bienvenida, muchísimas gracias por aceptar nuestra invitación.

Muchísimas gracias a vosotros por tenernos en cuenta

y dejarnos hablar de este libro.

Oye, ¿cómo se os ocurrió la idea de usar películas para educar?

Fue un proceso largo, de reflexión.

En un primer momento nos dimos cuenta

de que se estaba perdiendo esa cultura cinematográfica

que, por la edad, tú y yo hemos tenido.

Los programas, los ciclos de directores.

La tele, ¿no? Sí.

Programas como "La clave" o el de Garci

que enseñaba a analizar y a ver las películas.

Luego también nos dimos cuenta de que en los institutos

se estaban utilizando las películas como apoyo

en ciertas asignaturas o también en las tutorías,

y pensamos que podíamos tener ahí un espacio

y que podíamos aportar algo.

La idea de la peli en clase es ¿para ver compartiendo la proyección

o es más bien como que tienes tu vídeo,

te lo miras en tu tablet o en tu casa,

en, cualquier caso, en la tele

y luego vienes a clase y hablamos de la peli que hemos visto?

No, yo creo que hay que volver a compartir las películas.

Sobre todo, parte de esa experiencia común

en la que todos acceden al mismo tiempo al mismo material

y también se comparten emociones cuando se ven.

Se convierte en un rito,

que vas al salón de actos del instituto, a proyección,

y luego los comentarios que hacen los chavales,

justo cuando termina la peli, todo eso...

Claro, que sea motivo de reflexión y debate,

porque solo intercambiando opiniones,

intercambiando ideas y contrastándolas

podemos llegar a aprender.

¿Cómo elegisteis las películas?

Las películas se eligieron...

Hay dos criterios básicos que son:

uno el tema de la película y el otro la calidad cinematográfica.

Luego intentamos que las películas fueran unas películas

que hablaran de los problemas, de la realidad,

que no presentaran solo lo bonito o lo superficial.

Que fueran películas que pudieran hacer pensar,

en la que lo blanco es blanco y lo negro, negro,

si no que hay muchos grises. Claro.

Esos fueron los criterios...

Pero también todos son bastante actuales, ¿no?

En general, quiero decir, que a lo mejor la que más...

Claro, menos la del ruiseñor, "Matar a un ruiseñor",

que esa sí es de los años 50,

pero la mayoría son bastante actuales, ¿no?

Sí, hay películas bastante actuales,

y hay películas de cine clásico como "Plácido".

Intentamos poner también de cine español.

Así están "Plácido" y "Familia", de León de Aranoa.

Luego también hemos intentado hacer un hueco

a otras cinematografías.

Que no todo sea cine americano.

No, hay películas iraníes, hay otra del este de Europa.

¿No habéis tenido miedo esto los chavales

no lo van a aceptar de la misma manera?

¿Tenéis ya experiencia del visionado de películas?

Indirecta, en nuestras casas,

algunas películas las han visto nuestros hijos,

otras de ellas también las han visto ellos en el cole

y muchas son un reto.

Hablemos ahora de la estructura del libro.

Yo creo que una de las cosas más importantes del libro

es cómo está todo supermegapensado

y está todo estructurado de un modo que te lleva hasta el análisis

y, sobre todo, principalmente al pensamiento,

a pensar, a reflexionar sobre lo que se ha visto.

Sí, cada bloque temático empieza

con una breve definición del tema.

Luego están las fichas técnicas

de las películas que han sido seleccionadas.

Vamos a ver los bloques temáticos, si te parece,

estaban aquí, son...

Hay siete grandes bloques temáticos, las relaciones personales,

la socialización, la moral, los derechos humanos, la política,

la vida biológica y la postmodernidad.

Todos son, todos tratan temas que, de alguna manera,

nos atañen a todos.

Por ejemplo, el de la postmodernidad, se habla de la violencia,

de la multiculturalidad y de consumismo y las adicciones,

el narcisismo, entendido también como una adicción.

Otros como las relaciones personales.

Hemos elegido el amor, la amistad o el sexo.

Vamos a hablar de esas películas.

Por ejemplo, de la película con la que habéis querido, digamos,

ejemplificar el amor.

Hay dos, una es "Dos en la carretera", de Stanley Donen,

y otra es "Antes del amanecer".

Una de nuestra generación, de una generación anterior,

y esta otra de la actual.

Claro, "Antes del amanecer" habla de cómo se inicia una relación amorosa,

esos momentos del rechazo, del romance.

"Dos en la carretera" habla de todo lo que viene después,

de la vida en pareja, de la rutina, de los desencuentros,

de la lucha por seguir juntos.

Yo recuerdo que en "Dos en la carretera"

era muy llamativo el tema del machismo

del personaje masculino, era un pájaro.

Sí, era un pájaro, era un pájaro. Tenía su encanto, pero era un pájaro.

Era simpático.

Es una película de finales de los 60.

Entonces, esa visión del mundo, gracias a Dios, está cambiando.

Vamos a hablar de la estructura, que te preguntaba antes.

¿Cómo es cada capítulo?

Creo recordar que tiene al principio una parte que es...

Hay parte que es contextualización,

otra parte que es una especie de sinopsis de la película,

la contextualización, luego hay un análisis.

Luego hay una serie de ejercicios,

que son ejercicios, por una parte, las actividades para el alumnado,

y ahí planteamos dos tipos de actividades,

una serie de cuestiones que den lugar al debate y a la reflexión,

y luego otras cuestiones que ya se centren en la película,

porque lo que intentamos, además, es enseñarles a mirar una película,

establecer una cierta pedagogía de la mirada, para que...

Porque claro, están bombardeados

por todo tipo de mensajes audiovisuales

y hay que aprender a verlos para poder ser críticos.

El origen del libro está ahí.

Es decir, viendo que muchos institutos de Secundaria

usan trocitos de audiovisuales, salir al paso y decir:

"Cuidado, vamos a hacerlo bien, vamos a..."

Ese es un poco el origen, ¿no?

Sí, que sea un libro útil, y que luego cada profesor o cada padre,

porque también puede ser útil para los padres, que elija un poco.

Las personas que habéis hecho el libro, ¿os conocíais?

¿Cómo fue la mecánica?

Es una mecánica totalmente universitaria.

Formamos todos parte de un grupo de investigación,

y hemos trabajado durante mucho tiempo.

¿Cómo es nuestro grupo de investigación? ¿De qué universidad?

Es un grupo de investigación que se llama MAC,

Mutaciones de lo Audiovisual Contemporáneo

y formamos parte

de la Facultad de Ciencias Sociales y Comunicación

de la Universidad del País Vasco.

Trabajamos todos en el Departamento de Comunicación Audiovisual.

¿Qué os pasa a los vascos con la comunicación audiovisual,

que vais siempre, estáis ahí, delante de los demás?

No, no lo creo.

Como te oigan los madrileños, no sé, los catalanes...

No, pero es verdad que tradicionalmente,

yo creo que desde que se inició la Universidad del País Vasco

ha habido mucha preocupación por la imagen, por la comunicación,

de una manera especial.

Igual es por el director de nuestro grupo de investigación,

Santos Zunzunegui, que es una de las personas más prestigiosas

dentro del mundo de la historia del cine

y del análisis fílmico del Estado,

y nos enganchó a él, a su trayectoria,

a su forma de hacer las cosas.

¿Qué pensáis, cómo pensáis que se va a implementar esto?

¿Creéis que, tenéis contacto con gente de Secundaria,

para ir viendo cómo les funciona?

¿Tenéis pensado hacer algo en ese...?

De momento, no hemos pensado nada.

Yo creo que las cosas surgirán sobre la marcha,

pero si que estaría bien el colaborar con gente de Secundaria,

que no son dos mundos tan distintos la Secundaria y la universidad.

Sobre todo, empezando por el País Vasco,

por la gente más cercana que tengáis,

y ver cómo funciona eso en Secundaria,

porque yo creo que tiene un gran interés el libro.

Yo creo que puede funcionar bien, yo creo que puede facilitar mucho

el trabajo al profesor de Secundaria.

Muy bien, ha sido un verdadero placer, Carmen,

tenerte con nosotros, gracias por haber venido desde Bilbao

hasta "La aventura del saber".

Mucha suerte y cualquier noticia nueva sobre este tipo de iniciativa,

por favor, cuenta con nosotros. Muchísimas gracias a vosotros.

"Agur". "Agur".

Seguimos, reportaje en red, Museo de la Evolución.

(Música)

Atapuerca es noticia con frecuencia.

Primero porque a nadie se le escapa ya

que en estas tierras están las claves de lo que fuimos

y segundo porque los hallazgos y su incuestionable valor

permiten el contacto permanente con la sociedad en general.

El trabajo científico convertido en proyecto social

consigue aquí su mejor ejemplo.

-El grupo Edelweiss se creó en Burgos en el año 1951.

Es uno de los grupos de espeleología más antiguos de España.

Se vinculó con la Diputación de Burgos en 1954

y desde esa vinculación se dedicó exclusivamente

a las cavidades,

a la investigación de cavidades en la provincia de Burgos.

Lógicamente, la Sierra de Atapuerca está aquí, al ladito,

de la ciudad de Burgos

y fue una de las primeras cavidades en las que ya en el mismo año, 1954,

empezaron a explorar.

Entonces, uno de los primeros hallazgos de cierta importancia

tuvo lugar mientras hacían esas exploraciones

cuando advirtieron que en uno de los rellenos

de la trinchera del ferrocarril aparecían uno de los restos fósiles.

Eso ocurrió en estas fechas, o sea que ahora se cumplen 50 años

de ese primer descubrimiento.

A partir de esa fecha, la vinculación con diferentes investigadores

que pasaron por Atapuerca se mantuvo durante décadas

hasta que llegó el proyecto de Emiliano Aguirre

y que hoy están los tres codirectores continuando con él.

El grupo, desde 1962, ha estado vinculado

a las investigaciones arqueológicas y paleontológicas de Atapuerca

desde sus orígenes.

Posteriormente, también el jefe de nuestro grupo

se ha implicado en las propias labores de excavación

de alguno de esos yacimientos,

y hemos estado colaborando en otras facetas

como la fotografía, en temas de geofísica,

estudios geomorfológicos...

Han sido varias facetas en las que, aun siendo un grupo de espeleología,

en el caso de Atapuerca, digamos,

hemos tenido una vinculación especial.

-Hace 40 años yo pertenecía al grupo de espeleología Edelweiss,

y, naturalmente, yo continuaba una labor

que todos mis compañeros anteriores habían iniciado.

Uno de los yacimientos estrella, al que el grupo Edelweiss

se había dedicado con mayor intensidad,

era el trabajo, al conocimiento, y, sobre todo, también

a la protección de los yacimientos en la Sierra de Atapuerca.

Tenía un inconveniente, que era la cercanía con la ciudad de Burgos,

y se utilizaba en muchos casos para las aventuras, sobre todo,

por los grupos de jóvenes que encontraban a las cuevas

como un elemento muy atractivo.

Este acceso, naturalmente, no podía ser positivo en absoluto

para los yacimientos, porque desde los espoleos,

las pinturas en las paredes, los saqueos,

la extracción de materiales arqueológicos en superficie, etc.,

lo que hacían era degradar irreversiblemente el yacimiento.

Hace 40 años, sí que es verdad, que comenzamos,

sobre todo a partir del descubrimiento

de una de las cuevas importantes del conplejo,

como es la Galería de Siles,

que era una galería intacta, que ese selló despuésdel acceso

del hombre de la Edad de Bronce, se selló,

y tuvimos la suerte, la ventaja de poder encontrarlo intacto.

Pudimos cerrar el portalón,

el portalón es el acceso principal a la cueva mayor,

donde se encuentra la Sima de los Huesos y se encuentra el apodo mayor.

Pudimos cerrarlo y comenzar ya

unas medidas más eficaces para su protección.

-Lo que es característico de las cavidades

es que cualquier rastro que caiga a su interior,

cualquier rastro como puede ser de ser humano, de fauna,

se conserva prácticamente de forma extraordinaria,

porque las condiciones ambientales no varían.

Entonces, lo que sí que puede ocurrir es que en los lugares

en los que caen esos restos,

corrientes de agua interiores, grandes excavaciones,

siempre producidas por grandes avenidas de agua

lo hagan desaparecer.

En caso de Atapuerca, en parte, algunos de esos antiguos yacimientos

que se formaron hace más de 1 millón de años

algunos de ellos han desaparecido,

pero el río que jerarquiza toda esta zona

que se río Arlanzón,

la ventaja es que se fue separando de la sierra

a medida que avanzaban los tiempos.

Con lo cual, eso influencia en los rellenos

que hay dentro de las cavidades, cada vez ha sido menor.

(Música)

El río Arlanzón también vigilar de cerca

el Museo de la Evolución Humana,

un sueño cumplido que se erige a 15 kilómetros de los yacimientos

y que solo pasaba por la mente de los más atrevidos.

Un nombreque todos repiten es el de Emiliano Aguirre,

el padre de Atapuerca.

-Hace 50 años nadie podía pensar

que en la ciudad de Burgos y en la Sierra de Atapuerca

se iban a organizar un conjunto de edificios

para hablarle a la gente de algo tan interesante

como todo no que Atapuerca atesora y todo la historia

yo lo que ha sido nuestra propia evolución.

Sí que es cierto que hace 50 años hubo grupos espeleológico,

el grupo Edelweiss.

Yo creo que esta gente ya podría tener una primera intuición.

No podrían adivinar que los fósiles tuvieran antigüedad que tienen,

estamos hablando de 1 millón de años.

Tampoco podían adivinar que eso iba a cambiar

en las teorías sobre la primera ocupación en el continente europeo,

que decían que los primeros europeos tenían 500 000 años

y ahora hemos duplicado nuestra propia antigüedad

como especie europea.

Realmente hace 30 años es cuando ya se empieza a ver

que en Atapuerca hay

un potencial paleontológico y arqueológico muy importante.

De hecho, incluso el primer organizador

del equipo científico de Atapuerca, Emiliano Aguirre,

empezó a decir que todo eso podía dar lugar

a que hubiera un gran museo dedicado específicamente

a Atapuerca, ¿por qué?

Porque veía que ya el potencial que tenía Atapuerca

iba a ir creciendo e iba a ser necesario un museo.

Solo cuando se ha visto la importancia y la riqueza

de lo que Atapuerca atesora y se ha llegado al convencimiento

de que era interesante que el gran público lo conociera,

es cuando se han ido haciendo los equipamientos, centros y museos.

(Música)

A pesar de que se han reproducido estas pastillas

sobre los distintos paisajes que ha habido en la evolución,

los yacimientos de la Sierra de Atapuerca.

En la Sierra de Atapuerca ha habido momentos más fríos

donde ha llegado a haber hayas

y ha habido momentos más calientes, como el actual,

que está lleno de robles, de encinas, etcétera,

y eso ha marcado bastante lo que ha sido

las ocupaciones humanas en el territorio.

Yo pienso que cuando visitan el museo,

tienen que entrar en la ecología de la sierra,

porque encima tiene el río que pasa al lado.

Tienen que saber que el río que pasa

es el mismo que los antepasados vivieron seguramente

hasta se bañaron en él, cazaron animales junto al río.

El paisaje que hay naturalizado es una síntesis,

los paisajes que vivieron en la sierra durante en millón de años.

(Música)

Los investigadores están de acuerdo al estimar que lo que Atapuerca

ha dejado ver hasta ahora, es solo la punta del iceberg.

Los yacimientos más importantes de Europa

son hoy lo que son, en buena parte, gracias a todos los jóvenes,

que, trabajando apasionadamente sobre el terreno y en el laboratorio,

han llegado a ser científicos de prestigio,

reconocidos internacionalmente.

-Hace 34 años, precisamente, fue mi primer año de excavación.

Yo vivía en Burgos entonces, y me enteré de la excavación,

porque Atapuerca no era conocida ni mucho menos,

por un anuncio que se puso en el periódico.

Pero, claro, las cosas han cambiado mucho.

En aquel momento, el primer año que yo fui,

éramos 10 personas y yo era la única chica.

Me cuidaban muchísimo.

Ahora, por el yacimiento, pueden pasar por del orden de 250,

en varios turnos,

y creo que en un 65-70 % somos mujeres.

Las cosas han cambiado mucho, tanto en cuanto a lo que es el equipo

y a lo que es la infraestructura que rodea a los yacimientos.

De hecho, ahora mismo, uno de los símbolos del yacimiento

es toda la infraestructura necesaria para excavarlos.

(Música)

En estos años ha habido, por supuesto,

momentos de oscuridad y momentos de alegría,

pero yo creo que el proceso de los diez primeros años fue difícil,

pero es lo que nos ha asentado como un gran equipo de investigación

y como uno de los proyectos más interesantes a nivel internacional

en cuanto a lo que es el conocimiento de nuestros antepasados.

Atapuerca siempre había tenido un gran potencial,

pero después de los primeros años de excavaciones duras,

con poco material, montando nosotros mismos los andamios,

las excavaciones no daban los resultados

o todos los resultados que nos parecía que debían dar.

Aquella mañana de 1994, sorpresivamente,

dio el resultado que nosotros queríamos.

Era encontrar unos restos humanos que, en principio,

no estuvieran conectados con el homo heidelbergensis,

que es el que aparece en la Sima de los Huesos

y del que ya teníamos muchos datos sobre su forma de vida

y su morfología.

Lo vivimos, por una parte, con una enorme alegría,

pero un entusiasmo general,

porque somos un equipo interdisciplinado,

en el que sabemos que cada granito de arena suma, no resta,

pero además una especie de éxito a la continuidad,

a la fidelidad al equipo de yacimiento,

a muchos años de esfuerzo, que somos privilegiados,

.porque hay otros investigadores que jamás reciben esa satisfacción

y nosotros la recibimos y, al mismo tiempo,

con un gran respeto, porque sabíamos que esto era...

Se abría una nueva etapa en Atapuerca

y, sobre todo, éramos los primeros que hablábamos

de un europeo hace 800 mil años,

cuando los investigadores decían que en Europa que no vestigios

antes de 500 mil,

y, además, con la gran suerte que lo teníamos en un nivel

que estaba acompañado por la industria que realizó ese homínido,

y con la fauna con la que convivió y a la que se comió.

-La verdad es que modestamente pudimos formar parte

de aquella primera época, no puede causarnos

más que una profunda satisfacción y un cierto orgullo,

porque es distinto, no teníamos la capacidad tecnológica

y la capacidad social.

No había las grandes maquinarias tan grandes que usamos

para la onda de electrones,

espectrómetros no existían.

Hace 30 años, cuando empezamos en Atapuerca,

más de 30 años, aún la tecnología era algo poco aplicado

al conocimiento de la evolución humana.

Tiene que ser una persona que le guste la naturaleza,

que le guste el campo, que le interese los registros,

que le interesen los fósiles,

que le interese la vida de la humanidad,

que le interese el pasado, que le interesen las personas,

cómo somos, cómo vivimos, etcétera.

Por supuesto, que tenga ilusión para convertir esta ilusión

en conocimiento y un pensamiento científico.

Yo pienso que el problema es que un arqueólogo

tiene que integrar todo conocimiento,

el de la naturaleza, en la naturaleza estamos todos,

están los animales, están los homínidos

y esto es el trabajo de un arqueólogo.

A partir de los fósiles que encuentra,

tiene que reconstruir la vida de nuestros antepasados.

(Música)

El Museo de la Evolución Humana complementa a la perfección

la visita a los yacimientos.

Un museo hecho por y para nosotros, un homenaje a toda la humanidad

que en Atapuerca arranca hace cinco décadas.

Aquí se exponen piezas originales, los restos fósiles más emblemáticos.

De alguna manera, así se cierra el círculo,

y se devuelve a la sociedad parte de lo dado

con todos estos años de apoyo.

Aunque nada sustituye la experiencia de conocer personalmente

los yacimientos,

esta plataforma de aprendizaje y divulgación

cumple sobradamente con lo que se espera de ella.

En una superficie total de 15 000 metros cuadrados,

reposa la historia de lo que somos.

-Los dos primeros años de funcionamiento,

el Museo de la Evolución Humana nos ha permitido

conocer ya, a través de lo que nos han dicho los visitantes del museo,

más de medio millón de visitantes, nos permite ya saber

que la temática especializada, muy específica

del Museo de la Evolución Humana

es una temática que interesa al gran público,

que interesa a todas las edades

y que tiene capacidad de atracción,

porque no es un museo que se visite solo por los burgaleses, que también,

o por las provincias limítrofes.

Nosotros vemos que al museo acuden familias, padres e hijos,

a veces, incluso los abuelos,

y vemos la misma cara de interés en unos que en otros,

porque saber más de cómo éramos

cuando empezamos a caminar erguidos, qué supuso eso,

desde el punto de vista biológico, cómo cambió nuestra anatomía,

el saber que hemos habitado en espacios

que no siempre han tenido el mismo clima,

que ha habido cambios climáticos que han hecho

que las condiciones de subsistencias no sean las que hoy conocemos

en un mismo lugar, por ejemplo, en Atapuerca.

La gente cae en la cuenta de una serie de cosas sencillas,

pero que le interesan mucho,

porque explican por qué hoy en día tenemos las capacidades que tenemos

y nos plantean la tercera pregunta: "¿A dónde vamos?

¿Hacia dónde va la evolución?"

Es decir, el visitante del museo le interesa lo que le contamos,

pero sale también un poco con esa inquietud

de decir: "Bueno, este proceso de la evolución, sí,

llevaba millones de años, pero no ha acabado".

Nos obliga también a acompañar lo que enseñamos en el museo

con mucha actividad didáctica.

Hoy en día es fundamental que los museos tengan

una parte didáctica viva y cambiante.

En este, todavía más, porque a la gente

le hablamos de una cosa que le llega muy directamente,

se refiere a las personas muy directamente,

pero también le deja muy sorprendido.

De tal manera, que le tenemos que llevar

al terreno del conocimiento de la evolución humana,

no solo visitando el museo, sino participando en talleres,

con actividades participativas en las que nuestro visitante

se convierta en un arqueólogo, en un paleontólogo,

o se imagine él hace tres millones de años

en qué entorno vivía, incluso qué capacidades tenía,

intelectuales, manuales, tecnológicas.

(Música)

Hemos intentado contribuir a cambiar la imagen social

de la investigación científica en nuestro país.

Para nosotros era muy importante,

porque nosotros somos hijos de la posguerra,

nacidos en un país donde no había nada

y un país pobre y salimos para construir, organizar,

para ser conscientes de la importancia

que puede tener el conocimiento

para cambiar la mentalidad de una sociedad.

(Música)

Este no es el final del viaje.

De hecho, a partir de aquí, podemos hacernos más preguntas.

En los últimos 7 millones de años los homínidos han evolucionado así.

¿Qué pasará luego?

Es una invitación formal para reflexionar sobre el futuro.

Ese también es el gran legado de la Sierra de Atapuerca,

un lugar vivo lleno de misterios.

(Música)

Hablamos ahora por el amor de la montaña,

no tanto por conquistar grandes cumbres

como por incluir entre nuestros valores, en nuestra filosofía vital,

lo que la montaña es capaz de enseñarnos.

Juanjo Garbizu ha reunido lo que en su opinión

es capaz de ofrecernos el contacto con la naturaleza

en "Slow Mountain".

Hola, Juanjo, ¿qué tal? ¿Cómo estás? Hola, buenos días.

Cuéntanos, ¿cuánto tiempo te ha llevado a ti,

por lo menos, configurar, elaborar esa filosofía vital,

lo que para ti significa la montaña?

En realidad, te diría que me ha llevado

toda mi vida como montañero.

Una cosa es lo que tardas en escribir el libro,

de forma mecánica,

pero otro es todo lo que has tenido que ir viviendo año tras año,

montaña tras montaña, para realmente configurar un poso,

que es lo que te permite hacer una pequeña catarsis.

Tanto en "Slow Mountain" como en "Mounterapia", mi primer libro,

volcar toda esa reflexión que me ha aportado la montaña.

En ese sentido, supongo que a ti la montaña

te ha gustado desde siempre, quizás desde crío.

Bueno, no tan chaval.

Yo acudía a la montaña ya con 18 años,

hay gente que ya va con 4-5,

hay gente que llega con 30-40, es maravilloso.

Sí que me ha dado los años suficientes

como para tener un bagaje que me ha permitido,

de alguna manera, compartirlo.

Esta recomendación de vivir la montaña a cámara lenta

es ¿por qué? ¿Tú crees que realmente reconstituye más?

A ver, en realidad, aunque el término de "slow mountain"

viene del movimiento universal "slow"

y la traducción es lento, no es que yo abogue

por ir en plan caracola a ver si te pasan los caracoles

subiendo y demás, sino,

realmente es dar a las cosas el tempo justo.

Y, sobre todo, participar de ellas y poder integrarte

en el entorno natural.

Es un poco lo que está pasando.

Ese estrés, esas prisas de la ciudad se están trasladando a la montaña

y estamos perdiendo un poquito ese norte

y al final, con este libro, lo que trato es de reivindicar,

de alguna manera, esa montaña reflexiva, contemplativa.

Digamos que la montaña puede acogernos a todos.

Al que quiere ir, correr y necesita hacer 50 kilómetros,

pero también al que tiene menos experiencia.

Poquito a poco... Atreverse a dar...

A veces nos da como vértigo. No sé.

Tenemos esa sensación competitiva.

Incluso: "No, yo no puedo llegar hasta allí".

Bueno, quizá antes de llegar ahí, puedo llegar ahí.

Efectivamente. Lo que pasa es que...

De entrada, lo que yo quiero decir, porque es importante...

Respeto cualquier forma de acudir a la montaña,

para mí lo importante es acudir a la montaña,

siempre y cuando se respete el medio ambiente, por supuesto.

¿Que quieres ir a correr? Me parece fantástico.

¿Que quieres ir a coger setas? Me parece fantástico.

Lo que pasa es que, de alguna manera,

en esas prisas, por ejemplo, lo que acabas de comentar.

Un poco los pasos lógicos para ir avanzando

en el mundo de la montaña.

Antes empezabas con una montaña pequeña.

Ibas subiendo de forma gradual.

Ahora hay tanta prisa,

tanto postureo digital.

Las redes sociales, en este sentido,

también han influido en esa "fast mountain".

En el que yo quiero llegar allí,

pero pasándome todos los pasos previos

y sin una disciplina y un aprendizaje lógico.

A ser posible, donde casi nadie haya llegado.

Claro, para hacer mi selfie y luego colgarlo en Facebook,

que queda muy bien.

A todos nos encanta colgar nuestras hazañas en Facebook,

pero digamos que esto está alimentando

un poco a la bestia.

Cuando tú decías que has ido aprendiendo montaña a montaña,

no lo sé.

¿Cuál ha sido para ti...?

No sé si es fácil quedarse

con uno o dos puntos de inflexión en tu vida.

Hombre, digamos que hay una montaña, que lo hablo en el libro,

que para mí era una imagen icónica de pequeño.

Es el Cervino, Matterhorn.

Es una montaña tan bella.

Yo de pequeño tenía una caja de lápices,

y tenía una fotografía espectacular del Cervino con la bandera suiza

y, de alguna manera, mi subconsciente quedó grabado.

Cuando en el año 95 pude coronar la cima,

para mí fue un momento muy intenso.

Pero, precisamente, María,

por ese cúmulo de sensaciones, de vivencias.

No tanto el aspecto físico de conquista.

Era una montaña mucho más emocional.

En este libro se habla mucho de emociones.

Hay una labor de investigación,

no solo de lo que uno puede encontrar

más o menos cerca de casa,

que tu abogas por que lo intentemos.

Que salir a la montaña a veces es contacto con la naturaleza.

El bosque, el pequeño monte que tienes al lado.

Luego se habla de experiencias más lejanas.

Cuéntanos un poco cómo ha sido esa labor de investigación.

De entrada, el libro,

aunque parte de mis experiencias personales y percepciones,

que también han sido compartidas con gente de alrededor,

siempre tiene una base científica.

Yo no empiezo a soltar conjeturas.

Y que alguien me diga que es lo que pienso yo.

Siempre hay estudios que lo corroboran.

Digamos que la "mounterapia" o el "slow mountain"

empieza realmente en la montaña más cercana.

En la que tenemos al lado de casa.

Pero luego, investigando, te das cuenta, por ejemplo,

que hay experiencias fantásticas con lo que se llaman los baños de bosque.

El "Shinrin―Yoku" que se creó en Japón en los años 80.

Hay una cultura alrededor de los bosques impresionante.

De alguna manera, te das cuenta que hay mucha gente que,

incluso cuando piensa en la montaña, piensa en la cima, en la cumbre.

Se olvida del camino.

Por algo tan maravilloso y tan asequible.

Cualquiera pudo hacerlo.

Vagabundear por un bosque en otoño.

Todo el cúmulo de sensaciones. Es un bálsamo para la mente.

Vienes absolutamente renovado.

En ese sentido, el libro "Slow mountain"

lo que intenta es abarcar todo ese espectro.

Incluso, hablo de la montañesa sanadora.

De experiencias reales con gente enferma de cáncer.

Una experiencia de una persona en San Sebastián,

de donde yo soy, que de forma altruista,

está llevando a un grupo de gente buscando una montaña sanadora.

No curativa, ¿eh? Es diferente.

Las posibilidades y las capacidades terapéuticas puede tener el entorno.

Hay unos testimonios que yo recogí en primera mano

que me llegaron muchísimo.

Es una experiencia maravillosa.

Todo lo que la montaña, más allá del deporte,

que, lógicamente...

Tiene unos beneficios, una segregación de endorfinas,

un bienestar, etc.

Pero la montaña, yo diría que va más allá.

¿Para ti ha tenido, realmente...?

Hablamos de esos puntos de inflexión.

Cumbres, picos, valles que tiene la vida.

La montaña para ti ha sido curativa.

Sí.

Cuento una experiencia personal que me tocó de lleno.

El fallecimiento de una persona, un familiar, un hermano,

para que me entiendas.

Yo me fui a hacer un trekking al norte de la India.

A un valle que era Zanskar.

En esa época, además,

digamos que se había abierto al mundo occidental.

Yo no soy una persona mística,

pero realmente volví renovado de esa experiencia.

Caminar, por ejemplo...

Visitamos monasterios tibetanos a cuatro días de caminata.

Los diez días de trekking solo nos cruzamos con unos franceses

como occidentales.

Los demás eran pastores o monjes tibetanos.

Entonces es imposible.

Hay una cosa importante.

Alguien puede pensar: "Ya se está yendo al Tíbet,

ya se está yendo a un collado de 5100 m".

No, no.

La experiencia "mounterapeutica" o "slow mountain"

arranca en la colina que tienes al lado de casa.

¿Y habrá "Mounterapia 3"?

Porque algo que empieza...

No sé, uno quiere reunir parte de sus vivencias en un libro.

Se da cuenta que ha abierto un camino

y mucha gente se identifica con lo que cuenta.

No lo sé. ¿Te has parado a pensar si es posible?

No, hombre.

Todavía estoy con el parto este

y no sé si quiero tener otro hijo más literario.

Aparte, ¿sabes qué pasa, María?

Aquí hay mucha catarsis.

Y de alguna manera, cuando terminas esto,

que ocurrió con "Mounterapia" hace cuatro años.

Te quedas vacío, en el buen sentido de la palabra.

Han tenido que pasar cuatro años para retomar...

Hay que...

distancia, ¿no?

Esas cosas "slow". No hay prisa.

Mucha gente me decía: "Oye, ¿y otro libro?".

De alguna manera es como que notas que viene de forma natural.

¿Habrá "Mounterapia 3"? No lo sé...

Puede que sí, puede que no.

Es curioso.

La gente va a descubrir cuando lo lea

que tú eres el primero, que eres muy protagonista en lo que escribes,

en el sentido de que tú estás diciendo

que a veces civilizamos demasiado la montaña,

estamos llevando las prisas ahí, la competitividad,

la tensión de la gran ciudad.

Tú mismo fuiste víctima de eso.

Cuando te comprometes a escribir este libro,

¿cuéntanos cómo fue esa experiencia?

Cómo uno se da cuenta del: "Madre mía, me está pasando a mí.

Me está pasando lo que no quiero que les pase a los demás".

Sí, al final, quieras o no,

aunque tengas las cosas muy claras,

al final el entorno te puede.

Te das cuenta que, en un momento dado,

te estás dejando arrastrar cuando sales con amigos y grupos.

Cuento la experiencia. A todo el mundo nos ha pasado.

Querer llegar el primero de la cima, ese tipo de cosas.

Incluso lo que comentabas del postureo digital.

Yo, siempre que llego a una montaña, pues...

Foto y demás.

Sí que recomiendo en el libro,

no retransmitas tu excursión en tiempo real.

El libro termina con un manifiesto.

Es una cosa bonita.

"Manifiesto slow mountain".

Los pilares y las directrices.

Al final, a veces eso ocurre.

"Consejos vendo que para mí no tengo".

Yo voy contando, voy recomendado. Compartiendo.

A veces soy humano y te dejas arrastrar.

Cuando vas con un amigo, y el amigo, de repente, aprieta el paso...

Yo no me voy a quedar atrás. Ese tipo de cosas.

¿Tú te habías marcado un plazo para escribir este libro?

Sí, esa anécdota tiene gracia.

Yo había hecho el proceso de pensar en el libro.

Una sinopsis muy profunda.

Hablando con la editorial...

"Mira, podemos establecer este plazo".

Y yo: "Sí, no hay ningún problema".

Me di cuenta que me bloqueé.

Iba con un amigo por una montaña preciosa

que hay en la sierra de Aralar nevada...

Y le digo: "¿Sabes qué?

Tengo una especie de pequeña angustia porque me doy cuenta

que no voy a poder cumplir el plazo".

"¿Y qué problema hay? Habla con el editor".

Y digo: "Es verdad". Muchas veces...

las cosas más sencillas te las tienen que poner enfrente.

Hablé con el editor.

Y me dijo: "Hombre, por favor, no te agobies. Lo que haga falta".

En ese momento, cuando asumí que podía hacer una escritura "slow",

sin prisa, sin estrés, sin un cronómetro,

el libro fluyó de forma natural.

Ahí se pasó toda la tensión.

Si quieren descubrir todos los consejos que nos da Juanjo Garbizu

en "Slow mountain" solo tienen que buscar este libro

que está escrito al estilo "slow", con un dedito, ¿verdad?

Efectivamente.

Yo soy de los que escribo con el dedito.

Es muy "slow" y publicado en Editorial Diéresis de Barcelona.

Gracias por haber visitado "La aventura del saber".

A ti. Gracias por los consejos.

Muchas gracias a ti.

Y dejamos la montaña buscando otro refugio.

Para muchos, el mejor está en una exposición.

Nuestra sugerencia de hoy nos lleva a la sala Alcalá 31 de Madrid.

Si no pueden ir,

en "La aventura del saber" les llevamos la muestra a casa.

Hablamos de arte contemporáneo analizando el trabajo

de Rogelio López Cuenca.

(Música)

Rogelio es una persona auténtica. Eso se ve en su trabajo.

Hay verdad detrás del trabajo de Rogelio López Cuenca.

Lo que se cuenta no es una postura, no es una moda,

no es una tendencia.

No es un discurso adecuado para un momento adecuado.

Sino que, con independencia

de qué esté saliendo hoy en los telediarios,

él lleva más de 20 años trabajando en esa temática.

Y haciéndolo de una forma honesta, continuada, sincera.

Como tú decías, sin imposturas.

Eso se ve en el trabajo.

-El texto dice literalmente en árabe:

(HABLA EN ÁRABE)

Tiene un montón de traducciones,

porque los idiomas no se traducen automáticamente.

Pero la más común es "El paraíso es de los extraños".

Procede un hadiz del profeta.

Esas frases atribuidas a Mahoma, pero que no están en el Corán.

Lo interesante es pararte y utilizarlo como un verso.

Es decir, que las múltiples interpretaciones que permite.

Vinculadas al tema... A qué se dedica la exposición.

Serían las migraciones y el turismo.

Esa idea de que el paraíso siempre está en el otro sitio.

Los habitantes del norte lo ponemos en el sur.

Fantaseando con las vacaciones.

Mientras que los habitantes del sur global

colocan el paraíso imaginario en el norte.

Migraron a donde se puede sobrevivir.

Es decir, que el paraíso, en realidad...

Siempre es algo por venir.

Es algo, más que por venir, que tenemos que esperar.

Algo que tenemos que esforzarnos por construir colectivamente

y en colaboración con los extraños.

Con quienes, en principio, no contaríamos.

Pensaríamos que no nos hacen falta, precisamente.

-Finalmente, hemos optado para esta exposición

por coger toda su línea de trabajo que está vinculada

con migraciones, refugiados, con el concepto de viaje,

de movimiento, de límites geográficos,

de fronteras...

Todos esos conceptos que los ha trabajado intensamente en su obra

y que son los que han sido el eje principal

en esta exposición.

-Las tácticas artísticas en la actualidad

tienen unas posibilidades muy ricas

de poner en circulación otro tipo de informaciones

que cuestionen el modo dominante de entender el mundo

en la actualidad.

Lo más peligroso es pretender que una obra de arte

va a cambiar el mundo mañana.

Eso...

La constatación de que eso no es así conduce, con muchísima frecuencia,

al cinismo.

-No se trata tanto de hacer una lectura histórica

o historicista acerca de las cosas,

sino generar y crear a día de hoy una lectura

de lo que una persona o uno de nosotros,

en este caso, un artista, un pensador, un investigador,

estará llevando a cabo en tiempo real.

Eso generará siempre un margen de error,

en cuanto a que no tenemos una perspectiva

para analizar lo bien o mal que estamos planteando las cosas.

Lo cierto es que eso es lo que estamos, a día de hoy,

pensando o creyendo, acerca de los acontecimientos que nos rodean.

-Nos falta esa perspectiva temporal, a pesar de que, en este caso,

en esta exposición, desde 1990 hasta aquí,

ya tenemos una perspectiva para ver

cómo han evolucionado las circunstancias.

Y cómo, lamentablemente, no han evolucionado.

Hay historias que cuenta Rogelio en esta exposición

de hace 20 años que parece que nos las contaron ayer,

porque son las mismas.

Al final su trabajo es una apropiación de las imágenes

y de los acontecimientos que los medios de comunicación

nos salpican cada día.

-La intención de trabajar extrayendo imágenes de los flujos

de los medios de comunicación.

Deteniéndolas, congelándolas momentáneamente,

buscan, no solamente que veamos esa imagen,

sino que seamos capaces de enfrentarnos

a nuestra responsabilidad a la hora de aceptar las imágenes

que se nos ofrecen, como si fueran la realidad.

-Su obra lo que es es tremendamente irónica, ácida,

crítica y con un gran componente de compromiso social.

Creo que el gran problema que tiene nuestra sociedad

es que ha perdido la capacidad de pensar,

y eso nos empobrece enormemente como sociedad y como personas.

Al final, el arte contemporáneo no tiene la responsabilidad

de dar solución a los problemas.

Pero sí tiene la capacidad de señalar

cuáles son algunos de esos problemas y darles una interpretación,

facilitando una vía de acceso al público

que permita que se activen resortes de cuestionamiento.

-En los titulares de los 90 se detenían inmigrantes.

90 inmigrantes detenidos.

En el 2000 se empezó a hablar de interceptar.

Se interceptaba una patera o se interceptaban inmigrantes.

Ahora mismo se rescatan los inmigrantes.

Es la misma situación.

Se está...

Las fuerzas de control de las fronteras...

Agarran a una persona, la encarcelan y la devuelven...

Pero vemos cómo el propio lenguaje va transformando

la percepción que tenemos.

Y hasta que se detenían era una cuestión de alarma.

Se interceptaban...

Estás tratando una situación de guerra, como si fuera un torpedo.

Que rescatemos inmigrantes...

de ese naufragio, en realidad nos tranquiliza.

El problema sigue siendo el mismo, pero la construcción...

del relato, es la que nos permite permanecer,

como que todo está bajo control.

-A lo largo de los últimos 25 años,

a través de un sin fin de obras,

esa exposición trata de plantearnos todas aquellas dudas

que, frente al televisor, cada vez que vemos el telediario,

se vuelcan en nuestras cabezas cuando vemos vallas,

vemos muros, vemos fronteras y el resultado de conflictos bélicos

a lo largo de todo el mundo.

Por su parte, Rogelio,

también habla de la identificación con la publicidad.

De, hasta qué punto, la globalización

y las marcas publicitarias, hacen uso de determinadas imágenes,

nuevos iconos, para devolverle al mundo un nuevo sistema de valores.

Una nueva manera de entender dónde vivimos.

-Creo que hay que ser muy cauteloso a la hora de aceptar los retos

que el poder te... hace.

No aceptar nunca esas reglas, sino contestar siempre por otro sitio.

Nuestras fuerza consiste, precisamente,

en nuestras debilidades.

-Hasta el próximo 7 de noviembre invito a todos los madrileños,

a todos aquellos ciudadanos que visiten Madrid,

a entrar en la sala Alcalá 31 y a disfrutar con la exposición

"Los bárbaros" de Rogelio López Cuenca.

A parte del indudable efecto humorístico que produce

que alguien dedique un concienzudo estudio del asco,

es decir, una reacción biológica que no nace en las partes del cerebro

diferencialmente humanas.

"El significado del asco", del profesor Colin McGinn,

tiene un interés filosófico e incluso literario.

Se trata de un estudio a partir de la literatura,

la psicología y la filosofía,

aunque con implicaciones en biología y hasta en sociología.

Está compuesto por 10 capítulos dedicados a las causas

y función del asco, las teorías que se han lanzado para explicarlo,

y entre otros temas, también a su relación con el propio cuerpo

y la cultura.

Recuerden, "El significado del asco",

del profesor Colin McGinn, recientemente publicado

por la editorial Cátedra.

Hasta aquí "La aventura" de hoy.

Mañana volvemos para escuchar un precioso fado en directo

en la voz de Carla Pires.

También tendremos taller de español de Lola Pons,

visitamos el geo parque en la sierra norte de Sevilla

y descubrimos un festival de cortos

relacionados con el mundo de la robótica.

Todo aquí, en "La aventura del saber", como siempre.

Unos minutillos antes de las 10. Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 02/11/16

La aventura del saber - 02/11/16

02 nov 2016

Ofreceremos los reportajes "Chefs: Francis Paniego", "Museo de la evolución" y "Exposición Rogelio López Cuenca".

ver más sobre "La aventura del saber - 02/11/16" ver menos sobre "La aventura del saber - 02/11/16"
Programas completos (1626)
Clips

Los últimos 5.420 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios