www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5453478
Para todos los públicos La 2 Noticias - 25/11/19 - ver ahora
Transcripción completa

La connivencia social y el ambiente permisivo

con las actitudes machistas son

el caldo de cultivo de la violencia de género.

Palabras de Pilar Martín Nájera,

fiscal del Supremo contra la Violencia sobre la Mujer.

Esto es La 2 Noticias.

Comenzamos.

Es la manifestación a esta hora en Madrid,

contra la Violencia de Género,

una imagen que se ha repetido hoy por toda España,

y por todo el mundo.

Actos que ya comenzaban durante el fin de semana.

Hoy es el Día Internacional

de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer,

una fecha en la que millones de personas

unen su voz para reivindicar que se acabe con esta lacra.

Que la mujer deje de ser atacada, menospreciada, humillada,

violada o asesinada,

sólo por el hecho de ser una mujer,

y por tanto, considerada inferior, con menos derechos,

por la aún muy poderosa ideología machista.

HOLA QUÉ TAL BUENAS TARDES

Una fecha en la que recordamos lo importante

que es romper el silencio para acabar con la violencia

y el terrorismo machista,

lo importante que es denunciar al agresor.

En lo que va de año se han cursado más de 64.000 denuncias en España

por violencia de género.

Es un 11% más que el año pasado, y no quiere decir necesariamente

que haya más hombres violentos, sino que sus víctimas

están perdiendo el miedo a hablar, a señalarles.

4.300 hombres cumplen condena en España por violencia de género,

y el 74%, tres de cada cuatro, son españoles.

Hoy se recuerda a las víctimas por todo el mundo y se alza la voz

junto a las supervivientes, pidiendo acciones urgentes

para erradicar la violencia machista,

en todas sus formas.

Es fundamental que salgamos a la calle,

porque a día de hoy está muriendo mucha mujeres.

- hay mucho camino que recorrer,

y tenemos que estar todos juntos.

- que tenga la oportunidad de crecer como personas,

como mujeres

y que nadie les imbécil hice .- mujeres con incapacidad,

que a la hora de tratarles con respeto,

se le está tampoco mal.

- habría que educar a los niños desde primera,

para que no se le pase esto por la cabeza.

A Sara la ha asesinado hoy su pareja,

de 29 años Está detenido, no había denuncias previas.

Antes del crimen, hubo dos llamadas al 016

Los vecinos alertaron a las fuerzas de seguridad.

Si el estado fuera democrático, no habría tolerancia social

a la violencia de género Marcela Lagarde

Con la última mujer asesinada,

se eleva a 1.028 la cifra de víctimas mortales

por violencia de género en España.

Y eso sólo desde que se tienen registros,

que es desde el año 2003.

Hay además 43 menores asesinados por agresores

que querían hacer daño a las madres, sus parejas.

Estas cifras son sólo la punta del iceberg de esta lacra.

Más allá de las agredidas por sus parejas o exparejas,

no se cuentan víctimas como Diana Quer o Laura Luelmo,

asesinadas por depredadores sexuales.

Contándolos todos, la página feminicidio.net

eleva los crímenes machistas a 93,

sólo en lo que llevamos de año.

En cualquier caso,

cada una de esas 1.028 mujeres asesinadas

de la estadística son más que una cifra,

son personas que tenían una vida

y el derecho de vivirla en paz.

Sólo este año hay 52 mujeres asesinadas.

Son 52 madres, hijas, hermanas, nietas mujeres

que son mucho más que un número, tienen nombre, apellido, trabajo,

familia y tenían una vida.

Ojalá Pilar Cardeñoso hubiera estado hoy de guardia

y hubiera ido a ver a sus pacientes a quien unos días

antes había operado y seguramente les habia salvado la vida.

Seguro que Pilar hubiese salido de su trabajo

y se hubiese tomado un helado con su hijo de 9 años,

como cualquier otra tarde de verano.

Probablemente Yurena estaría ahora dando un paseo a sus perros

que era lo que más disfrutaba del día

Jessica se acababa de sacar el carnet de camionera

Silvia había decidido teletrabajar para poder estar más tiempo

con sus niños.

Kelly estaría en clase y hubiese acabado 4 de la ESO.

Y María Jesús habría sido abuela.

Pero ya no pueden porque esa oportunidad de vivir,

se la arrebataron sus parejas.

Parejas porque según los datos del Gobierno un 60% de los asesinos

tenían una relación afectiva con ellas y sólo el 22% eran exparejas.

Tampoco al 60% de ellas les dio tiempo a denunciar,

solo un 20% pudo hacerlo.

La mayor parte de ellas eran españolas y su asesino también.

1028 víctimas de casi todas las edades.

Porque la violencia machista no tiene edad, pero sí un género

y también por desgracia demasiados nombres.

Son imágenes del minuto de silencio que guardaron los vecinos de Planes,

en Alicante

después de que en febrero un hombre matara a su pareja

en este municipio de menos de 1.000 habitantes.

Fue el primer asesinato del año en la Comunidad Valencia.

Las mujeres víctimas de violencia de género lo tienen más difícil

para salir de esta situación en un entorno rural,

entre otros factores por la mayor dependencia económica,

la dificultad para desplazarse o el entorno.

-Al ocurrir en un pueblo pequeño, la vergüenza, el silencio,

el no querer que se entere la gente,

no querer que me culpabilicen,

también actúa de una manera importante.

Además, los medios a los que pueden acudir estas mujeres no son

los mismos que en una gran ciudad.

Para paliar esta situación,

desde abril funcionan en la Comunidad Valenciana

4 centros de atención a la mujer como este de Yátova.

Son centros especializados e integrales

ubicados en entornos rurales.

-Cubrimos el aspecto social porque tenemos en los equipos

trabajadoras sociales, el aspecto terapeútico,

por la atención que realizan las psicólogas,

y el aspecto legal, ya que tenemos una letrada que presta apoyo

a las mujeres.

Y esa letrada es Ana.

Nos explica que Los procesos judiciales

en entornos rulares son más complicados por las distancias,

los medios

y la falta de profesionales y juzgados especializados.

-Ellas, desde su localidad, tienen más de una hora, hora y media

en autobús para acudir al Juzgado, y esto hace que, por ejemplo,

incluso se tengan que ver con el agresor en los autobuses.

No solo dan ayudan a las mujeres en este centro si no que acuden

a los municipios donde se requiere su atención.

-Cuando ya acceden a un recurso,

ya han hecho un recorrido muy largo, muy duro

y de mucho trabajo.

El reto,

acabar con esa violencia machista también en el entorno rural.

"La violencia contra las mujeres es una de las violaciones

de derechos humanos más extendida, persistentes

y devastadoras de todo el mundo"...

Lo dice la ONU que da unos datos sobre violencia de género

que ponen los pelos de punta.

1 de cada 3 mujeres y niñas sufren violencia física o sexual

en su vida, principalmente por su pareja.

- A casi la mitad de las que están casadas

o que viven en pareja no se les permite decidir

sobre su salud sexual o reproductiva:

sobre sus relaciones sexuales, uso de anticonceptivos

o atención médica.

- 200 millones de mujeres y niñas se han visto sometidas a la ablación,

es decir que han sufrido la mutilación genital.

- El 71% de las víctimas de trata son mujeres y niñas,

y de estas, 3 de cada 4 son explotadas sexualmente.

-A la mitad de la de las mujeres asesinadas en el mundo,

las mataron sus parejas o familiares.

En el caso de los hombres, 1 de cada 20 fue asesinado

en circunstancias similares.

- Son cifras de la ONU.

Esos datos y muchos más que permanecían ocultos,

han ayudado a visibilizarlos millones de mujeres

que se han unido a movimientos universales

de denuncia como el Metoo o el Ni una Menos.

Y es el Convenio de Estambul.

En mayo de 2011 se terminaba de cocer en Estambul

el mayor tratado internacional en materia de violencia

contra la mujer jamás redactado.

Lo hicieron los países miembros del Consejo de Europa.

A iniciativa del gobierno de Rajoy,

España lo ratificó a mediados de 2014.

Entonces, nuestros políticos adquirieron el compromiso

de moverse, de cambiar leyes,

para eliminar la violencia contra la mujer y la doméstica,

promover la igualdad y proteger a las víctimas.

El documento, que es vinculante, se refiere a la violencia

contra la mujer como una forma de vulneración

de los derechos humanos, una forma de discriminación.

Contempla como violencia no solo la física, psicológica

o sexual, también la mutilación genital,

el matrimonio forzado, el acoso, obligar a una mujer a abortar

o esterilizarla por la fuerza.

Las mujeres españolas claman por que en nuestro Código Penal

se refleje lo que ratificamos en Estambul.

El Convenio es claro: cualquier acto de carácter sexual no consentido,

es violación.

Hoy en un acto en Madrid Amnistía Internacional

reclamaba medidas contra la violencia machista.

A todas nos obliga el Convenio de Estambul.

Lo primero: poner siempre la protección de las mujeres

en el centro de las políticas.

Dice el tratado que ni siquiera hace falta

que las mujeres denuncien para que se le presten los servicios,

por ejemplo, de protección o de asistencia jurídica.

Más cosas: que no se está garantizando la formación

en igualdad de manera generalizada en todos los centros educativos.

El Convenio de Estambul obliga a incluir temas

sobre igualdad en todos los niveles educativos.

Otro reto que incumbe a los niños:

los menores son también victimas de violencia de genero y eso no se

puede desconectar de la violencia que puedan estar sufriendo

sus padres.

El Convenio de Estambul establece que el derecho a la custodia

y a las visitas nunca puede poner en peligro

la seguridad de la víctima y de los niños.

9 años después, 34 países europeos han ratificado el tratado.

No acaban de comprometerse

Reino Unido, Bulgaria, Hungría, República Checa, Eslovaquia,

Letonia y Lituania.

Azerbaiyán y Rusia están completamente al margen,

ni siquiera han firmado el Convenio.

14.000 feminicidios al año y 36.000 maltratadas cada día.

Son las escalofriantes cifras de Rusia,

el imperio de la violencia machista.

Aquí el hombre puede pegar una paliza a su mujer,

sin consecuencias, mientras solo sea una vez al año

y no le rompa los huesos.

Lo llaman "la ley de la bofetada".

Pero la espantosa realidad rusa no es tan distinta para las mujeres

de otros países de Europa.

Como Francia, donde no hay estadísticas oficiales.

De visibilizar a las víctimas se encargan las ongs

y las asociaciones feministas.

Estos días empapelan las calles de París con los nombres

de las mujeres asesinadas: 138 en lo que va de año.

Las francesas piden leyes eficaces Y Macron parece tomar nota hoy

ha anunciado medidas, y más fondos,

contra la violencia machista.

Por primera vez se considerará delito el maltrato psicológico.

Casos como el de esta mujer vejada durante años por su ex.

Cuando quiso denunciar, la policía le dijo

que no iban a meterse en "cosas de pareja".

En la avanzada Alemania, las leyes también son retrógradas.

En la avanzada Alemania, las leyes también son retrógradas.

El maltrato sigue siendo tabú, un estigma, o cosa de inmigrantes

a pesar de que el 70% de los crímenes

los cometen hombres alemanes.

El 80% no se denuncia.

Lo mismo en Italia allí cuando un hombre mata a una mujer

aún se habla de "crimen pasional".

En Reino Unido no hay juzgados especiales,

nadie guarda minutos de silencio, ni los feminicidios

abren las noticias.

De los 28, solo 2 países - España y Suecia -

tienen una ley específica contra la violencia de género.

¿Lo bueno? Que en toda Europa despierta la conciencia antimachista

En Irlanda, por un tanga el caso de un violador absuelto porque

su víctima llevaba esa prenda.

Y en Bélgica, el metoo lo ha provocado una hamburguesa,

que se publicitaba así con la imagen de un hombre dándole un puñetazo

a una mujer porque no le había comprado su marca favorita.

España es un país ejemplar y pionero en la lucha

contra la violencia de género, llevamos muchos años de ventaja

y además, es el único país en el que las instituciones se paran

cada vez que se asesina a una mujer, con un minuto de silencio,

prueba de la importancia que se le da a la lucha contra esta lacra.

Sin embargo ese consenso que ha existido por toda España

en los últimos 15 años se ha roto con la llegada de VOX.

Este año no se han podido aprobar declaraciones

contra la violencia de género en los municipios y comunidades

donde la formación de Santiago Abascal

tiene representación, ya que se necesita la unanimidad

de todos los partidos para aprobarlas.

Estas cifras ponen de manifiesto la necesidad

de que sigamos trabajando

para erradicar esta lacra de la sociedad

y de que lo hagamos todos juntos.

Creo que sería bueno que estuviéramos todos de acuerdo

en luchar, sin cuartel, contra los maltratadores

y sobre todo en seguir poniendo presupuesto para la prevencion

y la protección de las víctimas.

No dar un paso atrás, sino muchos adelante,

también interpelando a los hombres a que tengan un rol activo

en la lucha contra las violencias.

Sino lo hacemos entre todas y todos no lo vamos a conseguir.

La ultraderecha ha llegado para hacer contra la democracia

algunos envites importantes y han empezado por éste,

por cuestionar libertades y por cuestionar una realidad.

VOX equipara la violencia de género

a la de las mujeres que agreden a hombres.

Sin embargo, el 95% de las personas condenadas en España

por violencia en la pareja, son hombres.

Alega VOX que se acusa a los hombres falsamente,

aunque según la estadística judicial,

sólo el 0.01% de las denuncias resultan falsas.

En contraste, un alto porcentaje de las denuncias por malos tratos,

hasta el 80%, acaban retirándose

porque las víctimas optan por no declarar contra su agresor.

Eso obliga a los jueces a absolver

aunque estén convencidos del maltrato.

Hoy, un acto de VOX en el Ayuntamiento de Madrid,

en el que el portavoz Ortega Smith

ha vuelto a negar y relativizar la violencia de género,

ha provocado momentos muy tensos.

Durante el discurso ha habido muchas protestas de las asociaciones

de mujeres, que le han acusado de mentir,

y al finalizar el discurso, se le ha acercado a Ortega smith

una mujer que está en silla de ruedas

por los disparos del marido de su hermana,

cuando intentaba protegerla.

La víctima es Nadia Otmani, presidenta de la asociación Amal,

que ayuda a mujeres migrantes maltratadas.

Otmani pretendía rebatirle al líder de la extrema derecha

sus opiniones sobre violencia de género,

y pedirle respeto por las víctimas.

Ortega Smith ni siquiera la ha mirado.

La primera verdad sobre la violencia de género

es que no se denuncia.

Desde 2007 las acusaciones no han dejado de crecer

en los juzgados, hasta un 32%, pero tres de cada cuatro

mujeres asesinadas, no dieron la voz de alarma.

Denuncias y a los dos días esta fuera y llega más enfadado claro,

porque le has denunciado.

Desde la aprobación de la ley Integral

contra la Violencia de Género hace 15 años

los crímenes machistas están tipificados.

Hace dos años se quiso dar un impulso a las medidas

con un gran Pacto de Estado que, por ahora,

ha conseguido el reconocimiento oficial de las víctimas

independientemente de que hayan puesto denuncia o no,

también la inclusión de los menores en los protocolos.

Se regulan las ayudas económicas para combatir estos asesinatos.

Hasta 200 millones para las comunidades

y 20 para los ayuntamientos según su población.

Pero se invierten de manera desigual.

El Pacto incluye más de 200 medidas y van lentas,

varias asociaciones de juristas y organizaciones alertan

de que solo se han puesto en marcha un 25%

y que los recursos no llegan.

Muchas mujeres detectan que están sufriendo violencia

y cuando acuden a estos servicios están saturados.

Quedan pendientes cuestiones como las visitas

de los hijos a los padres condenados o denunciados

y el propio concepto de violencia de género

en el caso de que la víctima no tenga relación con su agresor.

A estas dificultades legislativas o ejecutivas se añaden ahora

las dudas de los grupos políticos.

Quien niega la existencia de este fenómeno como tal,

que es una fantasía, una imposición ideológica

de determinados grupos feministas o sea fuerzas oscuras

que parece que nos han impuesto este concepto,

pues esto significaría deshacer todo el camino andado.

Esto no es una cuestión de género, esto es una cuestión

de realidad social y sí, la violencia tiene género.

Muchas de las medidas del pacto tienen que ver

con la prevención, la educación desde la infancia,

y la sensibilización de jueces, policía o sanitarios.

Con resultados a largo plazo

y difíciles de evaluar en el corto.

El dolor que genera la violencia contra las mujeres

no se puede medir

pero si se puede cuantificar lo que nos cuesta.

Y es mucho.

Como mínimo cerca de mil300 millones de euros anuales,

es decir, 28 euros por persona al año,

según el primer estudio sobre este problema

que ha hecho la Universidad de Alcalá de Henares.

Ahí se incluyen los costes laborales,

por la dificultad que tienen las víctimas para trabajar

o hacerlo con normalidad y los costes sanitarios,

deben ser atendidas en centros de salud

y recibir atención psicológica.

A ello hay que añadir además los servicios policiales,

judiciales y penitenciarios.

La perspectiva económica no es la más importante

cuando se habla de violencia de género

pero conviene no ignorarla porque tiene un único causante:

el agresor.

Muchas gracias.

¿Por qué no es equiparable

la violencia que sufren las mujeres por parte de los hombres,

que la que sufren los hombres por las mujeres?

No es el mismo fenómeno.

No nos encontramos con hombres,

que sufran violencia sexual,

de la manera que lo sufren las mujeres en la calle

lugares de ocio etc.

Obligaba a las mujeres acondicionar sus oportunidades,

a que estuvieran dispuestas a prestar favores sexuales

a hombres de poder.

No existe un fenómeno como la mutilación genital femenina,

aplicable a los hombres.

Mujeres prostituida es,

que son objeto de vulneración es,

específicas y gravísimas de sus derechos fundamentales.

En el ámbito de la familia,

ha sido una pauta histórica,

que recusa la violencia,

para mantener la dominación de los hombres sobre las mujeres.

Ya lo dijo el tribunal constitucional en 1984,

que no había un fenómeno

como el de los malos tratos,

que que fuera predicable a la de los hombres.

¿Siempre que se absuelve al hombre estamos ante una denuncia falsa?

Eso es un bull o de los que se repiten.

La estadística sobre denuncias falsas

en este aspecto de la política criminal

son mínimas.

Con toda seguridad,

en el ámbito de los delitos contra la propiedad,

existe una mayor proporción de denuncias falsas.

Pero nadie se le ocurre aplicar la política criminal,

como sectores como los joyeros,

porque haya una denuncia falsa.

Es un Bullock,

que se repite una y otra vez.

En España, un punto de inflexión fue

la Ley contra la violencia de género de 2004,

aprobada por unanimidad por los partidos.

¿Esta ley funciona?

Sabemos que la impunidad, la negación

y la invisibilidad cardíaco respecto a la violencia,

por el número de mujeres que son afectadas,

que ya hace muchos años están la mimas estadísticas,

un 90% de las víctimas de violencia en el ámbito familiar

son mujeres.

Esa cultura de impunidad

sin fatalidad de estos crímenes,

que se denominaban crímenes pasionales,

esos, han desaparecido.

También como pauta entre relaciones entre hombres y mujeres

también es cierto que el número de víctimas mortales ha descendido,

de los años 70

el índice de homicidio es bajo,

pero la mujer tiene muchas más posibilidades de ser asesinada

por quien ha escogido como pareja.

¿La ley de violencia de género ataca a los hombres, por ejemplo,

vulnerando su presunción de inocencia?

Eso es una absoluta barbaridad.

El principio de presunción de inocencia.

No hay ningún delito de autor,

ningún delito del código penal

ni introducido por la ley

que tenga como presunto culpable al hombre.

Una mujer que mata es igualmente castigada.

Con idéntica contundencia.

No es verdad que se ataque la presunción de inocencia,

se recoge un fenómeno de la realidad,

un fenómeno de fin de la violencia sobre las mujeres

que ha existido como pauta cultural

a lo largo de los siglos.

Atajarlo,

porque es una vulneración gravísima,

a los derechos universales fundamentales.

- muchas gracias.

Empezó como un taller musical, como una ayuda para superar

el maltrato, donde cada martes un grupo de mujeres

agredidas podían crear y cantar sus propias canciones.

Una denuncia contra el maltrato que trata de animar a otras mujeres

en situaciones similares y que ahora se convierte

en un concierto benéfico en las voces de artistas

como La Mari o Rozalen.

Hoy se alzarán las voces de muchas mujeres

supervivientes a la violencia machista

gracias al proyecto "Vive el concierto".

Las mujeres de la asociación Generando Igualdad

llevan años creando junto al cantautor Rafael Sánchez Gálvez

canciones sobre sus experiencias de vida

que transmiten un mensaje de superación a otras víctimas.

Es su manera de decirles a todas que no están solas,

y que pueden salir adelante.

Esos talleres han estado poblados de dolor, de toneladas de miedo

pero también de infinita esperanza de una inacabable necesidad

de gritar que ya basta,

y sobre todo una cosa muy bonita que tienen estas mujeres,

un grito que ellas repiten mucho ellas dicen

- si yo pude, tu puedes -.

De los temas creados en ese taller fueron seleccionadas once canciones

para formar parte del disco "Vive",

interpretadas por voces conocidas como La Mari de Chambao,

Rozalén, Olga Román, El Kanka,

o el mismo cantautor Rafael Sánchez Gálvez, entre otros.

Intentamos sobre todo, echarle ese abrazo sabes, ese cable, ese aliento

de... vamos que podemos, vamos para arriba, no?

sobre todo por las mujeres que ya no están, las que están, puesmira

por lo menos están vivas y gracias a que están vivas

pueden seguir haciendo y poco poniendo voz a las que ya no están.

Canciones bellísimas y las letras también, me siento muy identificada

con ellas y mi mayor respaldo sobre todo estas canciones

las habrá empoderado a estas mujeres que han podido escribirlas

y verlas ahora en un disco y esta noche en un escenario,

yo creo que es un proyecto bellísimo

Voces que se unen a la de estas mujeres para interpretarlas

esta noche en el madrileño teatro Lara.

Nos vamos ya...

terminamos este programa monográfico,

que hemos dedicado al Día Internacional

para la eliminación d e la Violencia de Género,

por ser una de las peores violaciones de los derechos humanos.

Y nos vamos con un símbolo, uno de los muchos

que se han mostrado hoy en las calles de todo el mundo.

58 pares de zapatos de mujer, rojos, para recordar a las 58 víctimas

de violencia de género en Bélgica.

Se han expuesto en la plaza Jourdan e Bruselas

junto con una lista de los nombres

de todas esas mujeres asesinadas.

El de los zapatos rojos es un proyecto que nació en México en 2009

y se ha extendido por el mundo.

Leed, reflexionad, hasta mañana.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La 2 Noticias - 25/11/19

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La 2 Noticias - 25/11/19

25 nov 2019

Programa informativo diario con contenidos alternativos al resto de los informativos de la cadena.

ver más sobre "La 2 Noticias - 25/11/19" ver menos sobre "La 2 Noticias - 25/11/19"
Programas completos (2798)
Clips

Los últimos 5.565 programas de La 2 Noticias

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos