Juego de niños La 1

Juego de niños

Sábados a las 22.05 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5350758
Para todos los públicos Juego de niños - Eduardo Casanova e Itziar Castro - ver ahora
Transcripción completa

¿Y dónde está la gracia de esto?

¿Todo el rato es así?

Gracias.

¡Guau, este es una pasada!

(NIÑOS) ¡Swish, swish!

¿Swish, swish? Sí.

¿Qué tal, cómo estáis?

¿Cómo estáis?

Bueno, bueno, bueno, bueno, bueno.

No sabéis el ambiente que hay en este momento ahí fuera.

Todo, hasta el último momento,

estamos recabando impresiones, opiniones, vídeos

de niños de toda España y niñas de toda España,

y aquí estamos, en "Juego de niños".

Ya sabéis, los niños son los protagonistas

y nosotros intentamos estar a su altura.

Tenemos a un hombre al que vimos crecer en "Aída"

y que ha dirigido un peliculón que se llama "Pieles",

y se llama Eduardo Casanova.

(Aplausos)

¿Cómo estás? ¿Qué tal?

Qué alegría verte. Gracias, gracias, gracias.

Muy bien. Muy bien.

Eres un director de cine serio, serio, serio.

No sé si serio es la definición. No, no, sí lo es.

Haces películas muy inquietantes, muy inquietantes.

Pero vamos a recobrar algunas imágenes de tu infancia.

Ahí me falta como labio,

¿no te parece? Sí.

Me falta como labio. Sí.

Tenía la inocencia, que he perdido. Una mirada profunda, eh.

Sí, sí. Una mirada profunda.

Otra foto tenemos tuya. A ver.

Fíjate, aquí estás. ¡Ay!

Foto playera donde las haya.

Menos mal que os la he enviado con bañador

para que no se me viera la churra.

(RÍE)

Estaba gordito, ¿has visto?

Luego empecé a desarrollar ansiedad y dejé de comer.

Oye, ¿a los diez años escribías historias de terror?

Sí, yo siempre he escrito...

A mí el terror es lo que más me gusta,

pero nunca me sale terror, me sale otra cosa.

Bueno, yo qué sé... ¿Sería un terror a medias?

Sí, me sale una cosa muy personal, muy mía, ¿sabes?

¿Y por qué eras el raro de la clase?

(TITUBEA) Bueno, supongo...

Pues no tengo ni idea de por qué era el raro.

Pero lo eras. ¿Por qué uno es el raro de clase?

Yo siempre he intentado ser yo mismo,

pese a las consecuencias de ser yo mismo.

Ya. Y ya uno

que se coma el tomate como pueda.

Como pueda. Claro.

Bueno, oye...

Vas a tener una contrincante.

Sí. Una contrincante a la que conoces.

Conozco bien.

Porque precisamente ha sido la protagonista de "Pieles".

Ajá. ¡Y es Itziar Castro!

(Aplausos)

¿Qué tal, qué tal?

¿Cómo estás? Ay, encantada.

Tenéis que competir, eh. Vengo a vengarme.

¿De qué? Hombre, si has visto "Pieles,

sabrás por qué. Sí.

Me hizo hacerme una lavativa.

-Viene a vengarse. -Hoy vengo a vengarme.

-Hoy me va a hacer hacerme la lavativa a mí.

Mira allí, con un caballo. Eres tú. Mira. Sí.

Es que yo quería ser como... Una amazona, del cine.

Una amazona. Me veía como Geena Davis, ahí...

"Piratas del Caribe" y estas cosas; y acabé en "Pieles".

(RÍEN)

Hay otra foto. Esto... Vamos a ver, cuéntanos.

¿Esto qué es? ¿Pero qué traje regional es ese?

-Es el traje regional de Vall-llobrega.

Nada, yo quería ser artista ya desde pequeña, como ves,

ya venía yo puesta de casa. Con la cesta, la cestita.

Sí, es que entre leerte el futuro, iba pillando setas.

Óyeme, ¿estáis preparados? Superpreparada.

-Con muchas ganas. -Y te digo una cosa;

yo, ahí donde me ves, quería ser niña de "Juego de niños".

Ah, pues hoy. Y nunca lo conseguí

porque ya era más mayor. Hoy es tu día.

Entonces yo soy fan de este programa de hace 30 años.

30 años.

Me lo acabas de recordar. Somos jóvenes.

Me lo acabas de recordar. Pero seguimos aquí.

Yo he estado disimulando; he dicho que hacía 15 solo.

Bueno... Ah, bueno, han pasado solo dos.

(RÍE)

Vamos a empezar nuestro "Juego de niños" de hoy.

Como cuando tu madre te dice: "Adiós, cariño, pásalo bien";

pues yo siempre me escapo, porque no me suelta.

Porque yo soy muy poco mimosa; no soy muy mimosa, que digamos.

De hecho, mi madre una vez nos dijo que cuando yo nací

me dejé todo el cariño en la barriga;

pero cuando vino mi hermano lo cogió todo,

porque él es, vamos, el oso amoroso en versión real.

Eduardo, Itziar... Qué guapo, Eduardo.

Bien, empezamos contigo, Eduardo. Venga.

Concentración. Vale.

Alerta. A ver.

Vista y cautela. Vamos a la primera definición.

Pues es algo... -Estirados.

-Algunos son estirados y pegajosos y otras veces son redonditos.

-Y cuando no están secos están blanditos y se resbalan.

-Pues son así pequeñitos, muy pequeñitos,

y son verdes.

-Son asquerosos, ah.

-Y se los comen así.

-Y deliciosos.

-A ver, gordo te puedes poner

comiendo muchas veces la misma comida, seguidas,

y muchas veces.

-O te puede doler la barriga. -Pero comer eso...

-Yo me los comía, pero ya no me gustan.

-Sé lo que son. -A mí todavía me siguen gustando.

-Yo lo sé. -Es que...

Bueno, un momento. Vale.

Si respondéis a la primera, son 30 gallifantes.

Sí. Si es a la segunda, 20.

Y si es a la tercera, 10.

¿Qué nos dices tú? A ver, tengo varias opciones,

pero, claro, ¿qué hago? -Suéltate.

-Me debo decantar por una, ¿no? -Venga.

-Voy a decir la primera opción que tengo: guisantes.

-Oh... Oh, oh, oh.

¿No?

¿Y tú por qué lo tienes tan claro? -¿Le puede ayudar?

No, no puedes ni debes. Ah, bueno...

-A lo mejor sí debe. No puedes ni debes.

Ni debo. Te vamos a dar más información.

Vale, a ver. Te la brindamos ahora.

Lo que tenemos en la nariz.

-Ah, bueno. -Sí, aquí está.

-Cuando están duros no salen.

-Son células muertas.

-Son muy sucios.

-Y... -Molestan mucho.

-Son pegajosos.

-Es blanco, verde, amarillo y rojo, de sangre.

-Como muy viscosos así.

-Puedes pegar piezas... Piezas. -Ay, qué asco, me encanta.

-Es como un mini-BluTack raro.

-¿Como un mini...? -BluTack.

-Y algunos superguarros que se meten el dedo en la nariz

y después se lo meten en la boca.

-Sí. -Eso sería superguarro.

-Ella lo sabe hacer mejor.

Casanova. Hombre...

Ya si quieres un esquema... No, no, ya la digo; son los mocos.

¡Los mocos!

Bien, los mocos. Claro, pero es que...

Mira, Eduardo, 20 gallifantes, de momento.

Vaya foto de ambos, eh.

Itziar, mira qué guapa estás ahí. Estamos iguales.

Estás guapísima. Bien, vamos contigo.

Ay, sí. Por lo tanto, ver, oír y hablar.

Pues cojo la lata, la pongo aquí; cojo la otra cosa, la pongo aquí;

otra cosa aquí...

-Para no malgastar la comida, en Año Nuevo, cuando me sobró,

a los siguientes días comí de esa que quedaba.

Si no lo hacemos, moriríamos. -Está claro.

-En unos países no y en otros sí,

porque en algunos no hay papel

y en otros hay papel.

-Pero si papel, tienes mocos, puedes limpiar los mocos

y meterlo en tus bolsillos, y otra vez te limpias tus mocos.

-Se reutilizan y los convierten en nuevas formas de vida

o en otras cosas.

Hay que ver, eh, hoy es el Día Internacional del Moco.

El moco lo sabía; las tuyas son más fáciles.

-Están obsesionados con los mocos.

No empecemos a... Veo que aquí hay favoritismo.

A la queja, eh. Favoritismos.

No nos abonemos.

Habrá de todo.

¿Qué dices tú? Eh, pues algunos sí,

otros países no...

Sí. Mira, voy a decir...

Para no malgastar la comida del Fin de Año comí lo que quedaba.

Sí, yo digo un tupperware.

Pues es muy bueno;

es muy bueno, te digo que es muy bueno; pero no.

Yo había pensado lo mismo; no tiene tanto mérito.

No esto, por tanto, también a ti te vamos a brindar

una segunda oportunidad. Gracias.

Aquí estoy más perdida que con los mocos.

Itziar, aquí la tienes.

Yo tengo un cubo... Es como gris.

Y ahí es donde lo puedo tirar.

Y necesitas la tarjeta del bus para...

-Más o menos; la tarjeta ciudadana. -Sí, eso.

-Porque se cortan árboles y cuando se cortan árboles

cada vez queda todo más feo.

-Lo cogen y creo que lo trituran.

-¡Ah! -Y lo transforman en otras cosas.

-En mocos. -Porque se ponen locos

los que lo recogen. -¿Croquetas?

(RÍE) -¿Croquetas? -¿No?

-Dicen: "¿Esto dónde es?". "Es del plástico". "No, de esto".

-Los del vidrio lo ponen así, así, y luego lo ponen en el camión.

Por ahí. Tiene que estar la basura

y metemos las basuras en la basura,

y luego vamos a la basura a meter las basuras

en la otra basura. Sí, sí...

Xin Yu me está dando la clave. -Y luego ya está esa basura vacía.

-Lo podéis hacer, por favor.

-Claro. Sí, sí.

Ellos tienen una enorme dificultad para explicarlo,

pero a los adultos nos pasa a veces...

Más que para explicarlo, para hacerlo.

Exacto. Nos cuesta más.

Por aquí, por aquí... Sobre todo en Madrid,

que es complicado. -No me estoy enterando.

¿De qué se trata? ¡Del reciclaje!

¡Del reciclaje, de reciclar! Ah...

-Xin Yu me ha dado la clave;

la basura, la basura, basura y basura.

Sí, a ellos les cuesta, pero a veces nosotros decimos:

"Espera, ¿esto dónde va?".

Mira, sois demasiado políticamente correctos;

muy políticamente correctos y muy... concienciados.

Yo no reciclo. ¡Ah!

Ah... Irás al infierno. Eduardo...

No reciclo y me saco mocos, que es algo que me fascina.

Y aquí no vayáis de guáis... ¿Tú reciclas?

Claro. No te lo crees ni tú.

Pero Eduardo... ¿Reciclas?

¿Qué te está pasando, qué estás haciendo?

No reciclo. -En Madrid es complicado.

No me extraña haga películas como "Pieles", no me extraña.

La película "Pieles" te demuestra que no creo en la humanidad;

por eso tampoco creo en el reciclaje.

Venga, pues vamos a ver qué dices de esta definición

que te brindan ahora mismo. A ver.

-Es el que nos quiere mucho. -Y nos cuida.

-Bueno, tiene algunos ayudantes. -Sí, pero no son sus esclavos.

Si tuviera esclavos... -Bueno, a lo mejor tiene esclavos.

-Pero que no tiene, jolín.

-Yo, como nunca lo han sacado en la tele ni lo han comentado,

yo no puedo decir nada.

-Creo que era rico.

-Es muy famoso y va en un coche descapotable.

-Es el chico... -Está casado con su trabajo.

-Esa persona está casada con una señora, que...

No sé si es rubia o morena, negra, blanca...

No lo sé.

-No está casado.

-Ah, ¿no está casado? -No.

-Bueno... -A ver.

Bueno, no está casado.

Me ha desconcertado lo del descapotable;

pero si no fuese por eso... Sí.

Si no fuese por ese pequeño detalle que me ha desconcertado,

diría que se trata de Papá Noel.

Ay, ay... ¡¿No?!

¿No? No.

¿Por qué no? Porque no está casado

y Papá Noel está casado con Mamá Noel.

-A Mamá Noel yo no la he visto. -¿A qué sí?

(PÚBLICO) ¡Sí!

Pero... Es que...

¿No? Ahora te damos más información,

porque has dicho... Ya has avanzado la mitad,

pero no exactamente.

¿Tienes claro...? Es un personaje.

Aquí tienes más información. Ay, no, no quiero perder.

Me genera mucha ansiedad. -Es una persona que creó el mundo

y que es muy buena.

-Pues yo creo que vive en...

-En una casa. -No, yo creo que vive en Italia.

-O en Chicago.

-Chicago es muy lejos. Hombre, en Italia viven mis primas.

-Lleva una túnica blanca, tiene barba...

-Igual yo creo que los fans de ese señor

son los que creen en Dios.

-Y que también va en coche saludando a la gente,

como ha dicho Carla. -Claro, no va en ningún coche.

-A ese señor le paga el sueldo yo creo que toda la gente,

porque algunas veces da pan a los que creen en Dios

y han hecho la comunión.

Entonces al comprar ese pan, los que lo compran

luego las vueltas le pagan el dinero a ese señor.

-Y... es un buen tío.

-Yo diría que es fan de "Pieles".

-He confundido a Papá Noel con Jesucristo, ¿no?

¡¿No?! No.

No. Un poco por debajo.

Está ahí, está ahí. Eduardo, por debajo.

Va en un coche. Por debajo.

Va en un coche descapotable; por debajo.

Ninguno va en coche descapotable. -¡Sí!

-A ver, parad y callaos todos.

A ver, Casanova, Casanova. Qué fácil se lo ponéis a él.

-¿Quién va en un coche descapotable?

Han dicho que da pan... Pan.

Y también han dicho como si las hostias se pagasen;

pero bueno es igual, no sé... ¡El papa!

¡Ahora!

Eduardo Casanova, 40 gallifantes.

Claro, pero podría tener 60. Un partido menos tiene Itziar.

Ahora vamos contigo. Vamos.

Pero las suyas son más fáciles. Personaje también.

Personaje. Vale.

Estas cosas se parecen a los plátanos disfrazados

de... unas personas jipis.

-¿Cómo? -Y unos son altos, otros son bajos.

-Son una bombilla, solo la media bombilla,

porque no tienen eso como un palito.

-A una montaña, solo que en vez del pico de punta

lo tiene como redondo y es pequeño.

-Estos bichos son como una patata.

-Y están en una fábrica que fabrican algo...

-Sí, que fabrican juguetes.

-Son como unos gérmenes que nacieron del mar.

-¡Ah, ya lo sé! -Patatas.

-Patatas. -¿En serio?

-Hortalizas. Hortalizas y verduras.

-Si le chupo un dedo a un bicho de estos,

puede ser dulce.

-Pueden llevar de años... Cuatro mil y pico mil.

-Y más. ¿Y qué, y qué?

-Me frustra que Itziar la sepa. -Y dicen: "Patata, papa".

¡Los minions! ¡"Yes, yes"!

Bravo, muy bien, muy bien.

50 gallifantes. Venga, por la mía.

Tienes 50 gallifantes.

Pon la mía, no soporto este momento.

(RÍE) Vamos a ver... Ja, ja, ja.

Me ha gustado... ¡Necesito ganar, eh!

-Tiene ansiedad. ¿Necesitas ganar?

Sí, soy muy competitivo.

¿De forma imperiosa? ¡Calla ya y ponla!

O sea, no reciclas y quieres ganar. Claro, soy humano.

Claro, es lo que tiene, ¿no? Es verdad. Bueno, vamos a ello.

Esa cosa puede ser negra o gris.

-A veces azul...

-Es de todos los colores. -De todos los colores;

menos los colores que nos gustan a nosotras.

-A las arañas, a las culebras... (AMBAS) A las serpientes.

-Porque esa cosa es como que te apaga...

Tus colores, porque... -La luz, como la luz.

-A los tigres, a las leopardas, a los leones...

-Eh... -¡Ah!

Ah, ah, ah.

-Si se acerca un señor, me da esa cosa.

-Como se acerca un señor, me da una cosa.

-A los monos. -Tú ya lo eres.

Y a... -Tú eres un cerdito, Peppa Pig.

¿Qué podría ser?

A ver, es que... Que apaga los colores.

Yo diría... Ángel Cristo no puede ser.

(RÍEN) Como hablan tanto de zoo...

No, me niego a no acertarla.

No voy a continuar el programa hasta que no acierte esto.

Que lo pongan otra vez.

No, no, otra vez no; te ponemos más información.

No, porque no quiero bajar a 20. ¿Pero qué vamos a hacer?

Dame un momentito.

Esta es una situación sin precedentes.

A ver... Puede ser azul o negro,

pero no puede ser del color que nos gusta...

-Ahora ves cómo vendió la película a Álex de la Iglesia.

Así la vendió, diciendo: "Si no te la vendo no me voy".

Exacto. Mira, yo creo...

Espera un momento. Te digo sinceramente, Eduardo,

que creo que necesitas más información.

Yo creo que han sido... ¿A ti te queda una más?

-Me queda una más. Sí.

Ojalá pierdas. Ya, sí...

Eduardo, venga, adelante. Vale, lo asumo.

-A mí esa cosa me la da cuando veo a Ana Belén

y sale un niño, está asustado,

y le come la cabeza.

-Yo por la noche siempre la tengo.

-Y yo también.

Me cuesta un poco dormir por esa cosa.

-Pero es que necesita lucecitas también.

-Lo tienen todos los del mundo.

-Los mayores, los pequeños, los abuelos...

-Al perro, al gato... -A los tiburones.

-No, a los tiburones no. -Sí.

-Cuando tienes pesadillas, pasa.

-Cuando estás como "¡ah!", y sientes escalofríos.

-A los jabalís. -Y yo no me sé nada más.

Y eso es todo. -A los caballos.

-Los caballos porque te dan una patada en todas las costillas.

-Oh, es el miedo. ¡Miedo!

(CANTURREA) Miedo, tengo miedo...

Mira cómo mira el marcador. Sí, sí.

-Itziar debería... 60 gallifantes.

Debería no acertar. Itziar, 50.

Tenemos que pactar.

-Debería no acertar nada para tener 10 o ninguno, ¿no?

-No acertaré más. -Para que no me ganara, ¿no?

Pregunto. (RÍE)

Itziar Castro. Vamos.

Es una cosa, un concepto. Una cosa, concepto.

Más bien, más bien... cosa. Más bien cosa.

Venga, adelante. Tipo yo, cosa.

-Esa cosa, cuando la tocas o la coges,

está como un poco dura.

-Tiene muchos puntos. -Sí.

-Y es un poco fea.

-Cuando tocas la parte de arriba de esa cosa, es como una esponja.

-Es una cosa redonda... -Con pinchos.

-Con pinchos así grandes. -Y son como hierbas.

-El principio es como blanco más o menos

y triangular...

-Y también... -Tiene un rabito.

-Y se puede masticar y se siente por las papilas gustativas.

-Y es muy asqueroso. -No me gusta nada, ah...

¿Qué puede ser? Yo creo que también es difícil.

(RÍE) O sea... Es difícil.

He pensado en un cactus, pero no se come.

No eres el único que tiene problemas.

Yo me voy a callar. -Me venía cactus a la cabeza,

pero creo que no. No es cactus.

Ay, me alegro muchísimo. Te alegras muchísimo.

A ver, ahora tendría 20 con la siguiente, ¿no?

Sí, claro. Pero es el primer juego, Edu,

relájate, que queda mucho.

Queda mucho. Vale.

Venga, más información para Itziar. No tengo ni idea.

-Esa cosa es una verdura.

-Una verdura verde. -Que no le gusta a los niños.

-Que a mí no me gusta nada.

-Es de color verde, parece un arbolito...

-Esto tiene gusto de hierba más o menos.

-Cuando te la comes, está un poco blanda.

-Y cuando la hueles, no sabes lo que es

y te extrañas y luego sabe mal.

-Da un poquito de asco.

Y a la mayoría de los niños no nos gusta.

-Sí, eso es verdad.

A ver, Itziar, es verde y parece un arbolito.

Ay, que no la acierte. Pueden ser muchísimas, eh.

-Parece un arbolito; eso es lo que más me despista.

-Es que hay muchísimas. Y no les gusta a los niños.

Y no les gusta a los niños. Sí.

Imagínate qué puede ser con forma de arbolito...

Me viene Shin-chan a la cabeza, que dice: "No me gusta...".

Pero no es eso. No, es algo que les gusta comer.

Ya, ya. -Venga, dilo.

-A Shin-chan no le gusta el pimiento,

pero como tiene pinchos... Mira, pepino.

Pues no es el pepino. ¡No!

No es el pepino. Me alegro muchísimo, muchísimo.

Con lo cual nos encontramos en una situación...

Un arbolito que se come...

Que no se ha producido en toda la noche.

¿Tú comes arbolitos? -Claro, hija.

-Así estás.

-Y sauces. Más información, a ver.

Ahora sé por qué esos guiones.

-Más o menos es así esa cosa. -Así.

-Hay algunos que se pueden escocer, otros triturar para hacer puré...

-Tiene como así verde, con puntitos.

-Para cenar. -Nos la hacen para cenar

con jamón y champiñones.

-Nos obligan a ser fuertes y que la barriga esté bien...

Y estas cosas.

-No me gusta. -Te da como...

Te da como forma de vomitar.

-A ver, voy a pensar en verduras así...

Con forma de arbolito.

Es que no he comido ninguna verdura con forma de árbol.

Ellos te lo dicen. ¿Sí?

(PÚBLICO) ¡Sí! -Yo te he ayudado, suelta un poco.

Empieza por b. ¿B?

B, por la letra b. B...

-Itzi... -Estoy: "¡Ah!".

(TITUBEA) Be...

Es que no me sale.

Rebote para el señor... ¡Brócoli!

¡Brócoli!

¿Pero dónde...? ¡No! ¿Dónde tiene los puntos negros?

Es un arbolito... No es un árbol.

-Es un árbol pequeño.

-Ay, madre. -Es un árbol pequeño.

10 para Eduardo. Me siento supertranquilo ya.

-¡No tiene puntos negros! Lo sé, lo sé; queda mucha noche.

Lo de los pinchos confundía.

Y en vista de la actitud de Eduardo...

Sí, mejor así, por el bien.

Yo te tengo muy cerca. Gracias.

Venga. Gracias.

La siguiente definición es de película.

Brócoli. -Vale.

Eduardo Casanova, de película; es una película.

Vale, a ver.

-Uno quería darle una patada a una lata...

Y se cayó.

-Se cayó de espalda, el pobre.

-Había una pared y la atravesaron. -Sin abrir la puerta.

-Es un chico que puede como atravesar a las señoras

y luego hacer como si no la ha atravesado.

-La chica es con la cara marrón, el pelo negro...

-Y tiene un traje un poco verde, azul...

-Era entre joven y entre persona mayor.

-A la mujer le ha hecho que sienta amor por él

y se ha...

Y cuando ya se ha salido,

aún no se quitó el amor

y él le tocó así en la cara.

-Jo, tío... -Todavía falta otra clase.

-No vale, las tuyas son mucho más fáciles.

¿Cómo que fácil? Es superfácil.

No es fácil. Puedo cantar hasta la canción.

No es fácil. ¿Es de dibujos animados?

-Puede.

Eduardo, ¿tienes alguna idea?

Es alguien que atraviesa una pared.

Es que paredes atraviesa Harry Potter en...

Atraviesa Harry Potter, atraviesa el Hombre Invisible...

Di algo, Eduardo. Ya, pero es que no...

-Rebote, rebote. -Rebote no porque me queda mucho.

Di algo. ¿Eh?

Debes decir algo. Rebote, rebote.

-Pues... -Esta me la sé.

O no. A ver, por favor.

Sí. Que atraviesa paredes...

Sí. ¡Parémoslo todo! Marisa Paredes.

(RÍEN)

¿No? Venga, más información.

Lo siento, vamos a ello.

Unos chicos que están como haciendo un...

-Cerámica. -Cerámica.

Y tiene las manos supersucias. -Ok, ok.

-Y son los dos chicos.

Tienen el pelo corto. -Era fácil, fácil.

-Y están desnudos. -La verdad es que sí.

-Y el fantasma se mete en ella.

-Que... la señora está descansando

y el señor... -Fantasma.

-El fantasma ha metido en...

-Ella. -En la señora.

-Elizabeth podría hacer de... -Se volvía blanco.

-¿Qué dices? Atravesaba con la mano una pared blanca.

-¿Te canto la canción? -Y se volvía blanco.

-Se nos olvidan las cosas muy pronto.

-Voy a decirlo antes a ver si van a darte los puntos a ti.

Es "Ghost". "Ghost".

Pero canta la canción.

(TARAREA EN INGLÉS)

Es que me ponen la música...

¡Venga, todos!

(TARAREA EN INGLÉS)

(TARAREA EN INGLÉS)

-La cerámica ha sido clave. -Ya.

Itziar, para ti, una película.

¿Cuántos llevo? ¡90! Y tú 50.

Ojos y oídos atentos. Vaya paliza, eh.

-Que hay un chico y una chica que cantan y bailan.

-Están enamorados. -De dos personas que se casan.

-Están haciendo volteretas en el coche;

después sacan una lancha y se ponen encima de la lancha...

-Los chicos son muy guapos y las chicas, un poco "fashion".

-Yo he visto esta canción en "Yes dance"

y también salen ellos;

pero en un sitio más divertido, que es todo de color...

Rojo.

-En el instituto algunos tienen novios, otros no.

(TARAREAN)

-Y así, así, y más cosas. Y la canción es como:

(TARAREA EN INGLÉS) Y más cosas.

Itziar. no es fácil.

(ITZIAR CANTA EN INGLÉS)

(TARAREA)

¡Vas a perder, Edu Casanova!

¡Es "Grease"! ¡"Grease"!

30, 30 gallifantes.

30 directos.

Era mucho más fácil.

30, 30 gallifantes.

Pero bailaban y cantaban muy bien estos chicos.

-Sí. Por tanto, Itziar 80,

Eduardo 90. Eh, cuidado. La cosa está muy igualada.

Nos queda todavía una prueba de este primer juego, de pulsador,

pero será en un instante

porque ahora tenemos una visión desde fuera,

distante y distinta,

¡José Corbacho! ¡Hombre!

(Aplausos y vítores)

¡Hola! ¿Qué tal? José Corbacho,

que está en todas partes. ¡Hola!

Pareces yo. Ay, ¿sí?

¿Qué tal, señor Sardà? ¿Cómo estás?

¿Cómo estás? Encantado de verte.

Edu, te veo con tensión. Yo vivo así.

Con un mal rollo... Yo vivo en tensión.

No vaya a ser la camiseta de Sonia y Selena,

que ya sabemos que no había muy buen rollo entre ellas.

Itziar, tranquila; aunque vayas perdiendo,

no te echaremos a mitad de programa.

Qué bien. Puedes disfrutar.

Estoy salvada.

Querido Sardà, está muy bien

poner fotos de los concursantes de niños;

es muy bonito, da un aire angelical al programa;

pero no hemos visto ninguna foto suya de pequeño.

Entonces mi departamento, que como sabe

hay un montón trabajando en él,

hemos estado buscando y hemos encontrado este documento.

Esta foto que vemos aquí... Qué miedo, por favor.

De Sardà, que aquí ya debía tener cinco o seis años,

porque esto es s. XIX.

Tiene la misma mirada

y el mismo labio. Igual, igual, igual.

No sé si va vestido

de chico o chica. Igual, igual...

Pero... ¿Eras tú y no tu hermana?

No, este dice que soy yo. Va vestido como de Palomo Spain.

De hecho, querría hacerle una pregunta:

¿es foto o daguerrotipo?

Por el color sepia... (TODOS RÍEN)

Perdona, ¿me están indicando algo? Sí, dispensa. De acuerdo, vale.

Me están diciendo que la grúa se te está llevando el coche.

No me diga. Sí; me sabe muy mal, eh.

Me sabe muy mal, Corbacho.

¿Quién ha llamado? Oh, qué lástima.

Qué lástima. ¿Quién ha llamado a la grúa?

No lo sé, ¿qué quieres que te diga?

Bueno, la tercera vez esta semana.

Entre el IRPF, el IVA y la grúa, no me sale a cuenta el programa.

Vamos por partes.

Los niños han definido brócoli para Itziar.

No me extraña que te hayas equivocado con cactus,

porque que vigilen a esas niñas que dicen "tiene pinchos";

cuando tienen hambre se están comiendo los cactus.

Cuidado que eso da acidez.

Me ha gustado mucho la definición que le han dado a Eduardo, miedo.

Miedo, que han dicho: "Me da cuando veo a Ana Belén

y le come la cabeza a un niño".

No... (RÍEN)

Que te imaginas a Ana Belén por las guarderías:

"Mírala, mírala", y los niños: "¿Qué?". ¡Ah!

¿A qué se referían? Annabelle, Annabelle.

Annabelle... Ah, Annabelle.

Ah, Annabelle.

De la película. (RÍEN)

"Annabelle" la película.

Yo también he oído Ana Belén. Annabelle...

Anabel Alonso sí que le come la cabeza a los niños.

Muy bien, a Itziar... Un besito.

A Itziar le han definido minions como...

Como una patata. Plátanos que se visten de jipis.

Es que yo como he visto todas las de los minions,

ya estaba encauzada.

Me faltaban las estrellitas y la concha, que sale uno así.

Pero ninguno sale con melenas... Sale uno del mar con todo ahí.

Y poniendo incienso, fumando cosas, ¿no?

Muy bien, lo ha adivinado.

Luego ha venido un tema estrella en el programa de hoy,

momento mocos, que ha tocado definir,

que ha habido un niño que ha dicho:

"Yo me los comía, pero ya no me gustan".

Esto lo debió de aprender de "Chimoco Bayo";

este sí, este no, este me gusta, me lo como yo.

El moco es la nueva vanguardia gastronómica.

A ver, Ferrán Adrià, Joan Roca, Dabiz Muñoz,

dejaos de algas y de plancton y potenciemos el moco español,

que puede ser el nuevo jamón ibérico.

Ese moco que respira la nariz española.

Jordi Cruz ya lo está preparando en "MasterChef".

Pues denominación de origen para los mocos:

Guijuelo, los Pedroches, Jabugo...

El moco español se puede exportar.

Además,

perdona,

con lo que me costó a mí hacer en MasterChef esferificaciones

y el moco ya se esferifica solo. (Risas)

Si sale esferificado de la cocina, pero bueno.

La última definición, he dejado para el final algo que los niños

le han explicado a Eduardo y que también ha costado...

¡El papa! El papa.El papa.

Los niños diciendo "es muy famoso y va en coche descapotable".

Una persona como el papa Francisco que quiere ser humilde,

que quiere ser cercano y lo definen como si fuera Pitbull o Marc Anthony

o un rapero. (Risas)

Por favor, señores del Canal Internacional de TVE,

yo sé que en el Vaticano gusta mucho este programa,

Juego de niños es un éxito, pero intenten que este capítulo no se vea

no se vea porque al papa Francisco le va a dar un disgusto, hombre.

Y sobre todo me ha llamado la atención que ningún niño haya dicho

¡que va siempre vestido de blanco! Claro.

Entonces, por favor, ¿cuál es mi cámara? Esta.

Gente cristiana, apostólica y romana Tuya, tuya, tuya...¡Basta ya!

Le exigimos al papa la perfección y no puedes ser.

Ese hombre es argentino

y desde que es papa no le dejan tocar la salsa chimichurri.

¿Tú sabes lo que es eso para un argentino?

Es peor que pedirle que esté callado (Risas)

El papa se gasta la mitad de su jornal en blanqueador(Aplausos)

Si eres papa no puedes llevar la ropa amarillenta,

tiene que ser un blanco perfecto,

como una montaña de nieve donde se refleja el sol

y te deja cegado y la marca de moreno en las gafas.

Lo que yo espero del mensajero de Dios en la Tierra es

que me deslumbre con su blancura.

Pero seamos más abiertos y permitamos un papa con sotana blanca

sí, pero hecha ¡de hule!

No es blasfemo, es práctico.

Se te mancha el papa con unos espaguetis a la carbonara,

no pasa nada, le pasas una bayeta y te queda perfecto.

Una pasadita y ya lo tienes brillante, el futuro es el papa hule

¡Coread conmigo!

(TODOS) Hule, hule, hule, hule...

(TODOS) Hule, hule...

(TODOS) Hule, hule, hule, hule...

(TODOS) Hule, hule...

Adiós... Corbacho.

Le acaba de dar una fantástica idea a Palomo Spain.

Itziar, tienes que cambiarte de sillón.

Ay, no. No, los dos juntos.

Vale, vale. Los dos juntos.

Ahora vamos a hacer un juego

que consiste en intentar averiguar de qué canción se trata.

Ok. -Vale.

Y el primero que lo sepa aprieta el pulsador.

¿Preparados? Sí.

-Pero deberíamos poner las manos en algún lugar. Aquí.

Sí, manos en los muslos. Venga, primera canción.

Lo que pasa primero es que hay unos chicos

con un micrófono cantando

y un chico con un coche, que se va una morrada

y le sale fuego del coche.

Y ahora continúa ella.

-Un señor que iba con coche...

-Y tenía una guitarra, que tocaba dentro del coche.

-Un señor que iba con coche

que hacía así y así.

Después ese señor... -Y era muy...

-¡Ah! A ver.

Eduardo. #Y cuanto más acelero,

#más calentito me pongo...#. No, no, no.

¿No? No, no.

No, no. ¿Y ahora qué pasa?

Mira qué cara pone Itziar de satisfacción.

Me he quedado muerta. Ya has dado una primera respuesta.

Pero ¿y ahora qué pasa? Ahora seguimos.

Qué lejos estamos de pensamiento. Continuamos.

¿Puedo volver a dar? -Tenía una bola así.

-Va de una chica que tiene un vestido,

que lo tiene roto.

Y los chicos están como... ¿Sí?

#Por la raja de tu falda...#. ¡Sí, señor!

¡Oh! ¡Sí, señor!

Sí, señor. Sí, señor. Pero iba por el rollo, ¿eh?

Mirad cómo la cantan Mateo y Rodrigo.

#Por la raja de tu falda

#yo tuve un piñazo con un Seat Panda.

#Por la raja de tu falda

#yo tuve un piñazo con un Seat Panda#.

-Mateo está entregado. Bravo Mateo, bravo Rodrigo.

Itziar, no te me duermas.

No, no. ¡No me te duermas!

Estaba muy lejos. -110, 110.

Eduardo tiene 110 gallifantes.

Itziar, 80.

Venga. Itziar, no se me duerma.

¡Ha sido todo culpa del brócoli! ¡No volveré a comer brócoli!

Vista y cautela; la otra canción, siguiente.

Manos aquí.

-Pues cantan como clásico y rock a la vez.

(Pulsador)

¿Pero cómo vas a saber ya de qué se trata?

He sido yo. -Le ha dado ella.

Ah, ¿tú? Sí, sí.

¿Pero qué vas a decir? Queen.

-Claro. ¡No!

¿No? -¿Cómo que no?

Pero te has precipitado mucho, eh.

Clásico y... -Sí, claro.

Ya, te entiendo...

Hay presión, hay presión. Pero es una canción.

Es una canción, no un grupo. Es canción, ¿vale?

Venga, sigamos.

Es muy antiguo,

pero las canciones se siguen cantando.

-Una va vestida toda de rosa con brillantes...

(Pulsador)

¿Qué? A ver, Itziar.

(CANTA "MATERIAL GIRL")

¿Cómo, cómo?

Rosa y diamantes; Madonna... ¿Cómo haces?

(CANTA "MATERIAL GIRL")

Pues no, te queda solo una oportunidad.

Bueno... Te queda solo una oportunidad.

Vamos a continuar. Lo siento, Itziar.

Bueno, estoy arriesgando. Qué más quisiera yo. Seguimos.

Unos zapatos de tacón de color rosa también.

-Se están moviendo así. -¡Vale!

¿Qué? Ahora sí.

Es de Madonna, eso sí.

(CANTA EN INGLÉS)

Pero no lleva tacones rosa. -¿Cómo que no?

-Era blanco y negro. -No.

-¡Ah, en la actuación de la MTV! -Claro.

(CANTA EN INGLÉS) No...

-¿No? Tampoco.

Pero aquí no tenemos límites. -No, mi amor.

-Están haciendo así. -No, se llama... ¿Lo puedo decir?

-No, tienes que darle. Si lo sabes, dilo.

¿"Strike a Pose"?

¿Cómo? ¿Eh?

"Strike a Pose". No, sois muy modernos.

Tampoco. Demasiado modernos.

¿Pero qué modernos? Antigua tú. -Que dice que es más antigua.

Venga, acabamos de verlo; si queda algo, no sé.

Eso es muy Madonna. -Es que eso es...

Mira, ¿qué está haciendo? ¿Pero qué hace?

-Como un vestido de novia, lo que le arrastra,

pero aquí en la pierna, en la pata.

-Se maquilla superrosa la cara y se pinta los labios rosa pastel.

-Se maquillaba mucho, como las abuelas.

-Que dice que no le mire, al chico este.

-Salían dos chicos y dos chicas,

que una era la que no se quería mirar en el espejo.

-Iba vestida y peinada muy "extrabagoso".

-Y hacían así y así.

-No, no lo tengo claro.

Esta me voy a equivocar, pero... Loco Mía.

No. No, claro.

Venga, ahora no le puedes dar tú; me toca...

Seguimos, esto se complica.

Había gente que se giraba y hacía muchas cosas.

-Están vestidos de rosa.

-Después sale un espejo muy grande con diamantinos y hace...

(TARAREA)

(CANTA) -Un espejo de cristal, un espejo de cristal...

(CANTAN) No me mires, no me mires...

-¡Ah!

-Eh...

-Te la han cantado, eh. -Ya, ya.

(CANTA) No me mires, no me mires...

Sombra aquí, sombra allá, maquíllate, maquíllate...

¡Sí!

Sí.

Sí, hombre, cómo ha costado. Mecano, Mecano.

Ha costado mucho.

120. Ha costado mucho. Mira cómo va.

¡Pero yo he arriesgado! 120...

Pero has perdido.

120 gallifantes, Eduardo. ¿Qué pasa?

¡Vamos, es mi turno! No hay más, no hay más.

¿Cómo que no hay más? Mira, calma;

para que nos calmemos un poquito todos,

tenemos a Juan Carlos Ortega con nosotros.

(Aplausos)

Amigo, ¿cómo estás? ¿Cómo estás? Bien, muy bien.

Él se dedica a capturar algunos momentos

que no apreciamos a simple vista. Exacto;

momentos que tienen que ver hoy con el amor.

No sé si vosotros de pequeños os enamorasteis, ¿sí, no?

Sí. -De pequeño yo creo que no.

Con siete años, por ejemplo. Sí, sí.

-No. -Yo soy superenamoradiza;

nací el 14 de febrero. El Día de los Enamorados.

Ignoro lo que sentisteis y los líos que teníais en la cabeza

cuando erais pequeños y estabais enamorados;

pero estoy seguro que nada comparado con el tremendo lío

que tiene en la cabeza Ainhara de siete años.

Como tengo tres novios desde P3...

Bueno, ya me deshice de dos

y, bueno, ahora me he echado dos novios más,

que son Jesús y Álex, y al Albert lo tengo desde P3.

Y fue el primero que nos dimos un beso en los labios,

en el cole, los únicos. Los únicos, eh.

El Álex un día me hizo un dibujo que ponía: "Te quiero"

y luego me empezó a decir al oído: "Te puedo llamar 'cariño'";

solo me llama "cariño" cuando estamos solos.

Y el Albert, bueno, es que lo quiero mucho

y además hace unos regalos superbonitos.

Atención al regalo. El Día de San Valentín

me regaló unas pulseras, que no tenían luz en la oscuridad;

pero eran preciosas, tenían como diamantes,

y me encantaron.

Y también me hizo un dibujo.

Pero entonces el Álex un día, como nos hicimos amigos,

él me preguntó al oído: "¿Puedo llamarte 'cariño'?".

Pero... Porque quería ser mi novio.

Pero nunca nos hemos besado; solo con el Albert.

Yo solo me he besado con el Albert.

Y el Jesús... Este es otro.

Bueno, es mi amigo, pero no lo suelo ver mucho

porque suele venir al bar El Rincón de Carlos...

Esto es publicidad encubierta. Pero no viene mucho.

O sea que nunca nos lo hemos dado.

Fantástica esta niña. Un aplauso, por favor, para ella.

Presidenta en breve.

Me siento... Dominas todo.

Yo me siento un poco mal porque esta niña con siete años

tiene un currículo sentimental más amplio que yo.

Pero con qué naturalidad habla. Fantástico.

De cómo es la relación con cada cual.

Sí, lo tiene claro. -Y que anuncio ha metido ahí, eh.

Y el regalo. A mí me parece fantástica.

Y el regalo, dice: "Las pulseras estaban bien,

pero no brillaban". No brillaban en la oscuridad,

pero igualmente eran bonitas. Eran bonitas.

Vamos a viajar ahora a la Francia del s. XVII.

Imagino que conocéis la historia de Cyrano de Bergerac.

Quiero que conozcáis

a una auténtica "Cyrana de Bergerac" llamada Aisha.

Hola, Vanesa.

Este hombre está enamorado,

pero no sabe cómo decirle a Vanesa que lo está.

Y Aisha le está ayudando, le chiva, como una "Cyrana".

Que... (SUSURRA) -Yo te quiero.

-Yo te quiero.

¿Sabes? Espera, "te quiero". Me hacía mucha falta...

(SUSURRA) -Decirte que me hacía... Le chiva, le apunta.

Que te hacía mucha falta... (SUSURRA) -Me hace mucha falta.

Le está ayudando a seducir a Vanesa.

Algunas veces yo te veía.

(SUSURRA) -Tú hacías como si no me vieras.

-Y aunque tú no me reconocieras... Atención, ahora el niño...

(SUSURRA) Eso me ponía muy mal. -Eso me ponía muy mal.

(SUSURRA) -Así que... -Así que...

(SUSURRA) -Te quiero decir... -Te quiero decir que te quiero.

Lo ha dicho él solo y ella le aplaude.

Maravilloso.

Muy bien. Te quiero decir...

Ha cogido carrerilla. Ay, qué maravilla.

"Que yo te quiero". Me fascina cómo aplaude la niña.

Sí. Se siente orgullosa de su trabajo.

Hombre, claro. Ahí, ahí.

Esta "Cyrana de Bergerac" es maravillosa.

Vamos a cambiar de la Francia del s. XVII

al Harlem de los años 70,

porque esta niña demuestra unas dotes para la interpretación,

para seducir a las masas,

para hacer eslóganes en colegios; para todo,

que de verdad que me cautiva.

Aisha, por favor.

Vanesa. Hola, Vanesa. Le habla.

A mí ya me reconoces,

pero sin las gafas. Atención, los gestos.

Yo te quiero decir que no sé por qué te fuiste,

porque todos los días que veo a Ashley,

Ashley dice que tú estás en el colegio.

Y Vanesa, me haces mucha falta, mucha, mucha, mucha.

Porque Tatiana se va a cambiar de cole y Fátima también,

y Xi Mei y De Mei, que son unas chinas que han venido,

se van del cole. También se van.

Te necesito a ti, mucho, mucho. Mira qué gestos.

Bueno, o sea... "Me haces mucha falta".

Ella es Annalise Keating en "Cómo defender a un asesino".

Es maravillosa. Es total.

¿Pero está declarándose también a la niña?

Se quita las gafas... Ella sabe.

Para que la conozca. No, no, no, claro.

Sabe cómo dirigirse.

Yo creo que una niña así, con estos gestos...

Pero que hay unas chinas que han venido, pero que se van...

Claro, claro. El control sobre toda la escuela.

Es como la película aquella de... ¿Cómo se llama? "West Side Story";

Es un "West Side Story", en niño, en pequeñito.

Yo creo que podemos hacer, para despedirnos,

un videoclip con esta niña,

cuyos gestos valen para cualquier tipo de videoclip

relacionado con el mundo del rap. Adelante, por favor.

(Música rap)

Mírala, mírala, mírala.

Maravillosa. Es ella, es nuestra líder.

Es increíble ella, eh. ¿Es maravillosa o no?

Bravo Aisha, bravo Aisha. Lo es, lo es.

La reina de Harlem. Juan Carlos Ortega, gracias.

A ti, gracias. Y nos vamos a nuestro próximo juego

en "Juego de niños".

Hola, ¿está abierto? Sí.

-El pescado está muy fresco, ¿quiere?

(RÍE) ¿Está fresco?

Pues oiga, espérese; ¿qué más tiene usted?

Tomates. ¿El tomate está bueno?

Sí. ¿Qué está más bueno,

el tomate o el pescado? Las dos cosas igual a su punto.

¿Qué vende usted? Un pastel.

Un pastel. ¿Y qué tiene usted por aquí?

Yo, dulces.

Bueno, cóbreme; a ver, ¿cuánto es? ¿Con esto es suficiente o no?

Oigan, gracias. Ha sido un placer, eh.

¿Sabe qué? Mire, dejo también el dinero, un donativo.

Nos repartiremos el dinero.

Bien, bien, bien.

Eduardo, Itziar, vamos a ver, la situación es:

Itziar Castro tiene 80 gallifantes y Eduardo 120.

Pero observemos una cosa... La situación es dramática.

Itziar está sonriente.

¿Qué vamos a hacer? Y Eduardo está satisfecho.

Pero si la situación fuese al revés,

me temo que Eduardo estaría insufrible.

Sí, estaría seguramente con un Orfidal debajo de la lengua

y estaría intentando hacer cualquier cosa

para boicotear el programa.

Puede pasar. Sin embargo, no es así.

-Yo lo hago todo por su salud y por su bien.

-Ella me está cuidando. -Sí.

-Sabe que no tengo tolerancia al fracaso.

-Pero la venganza se sirve lenta. Venga, ahora vamos a la ludoteca,

el parque de juego,

donde analizamos el comportamiento, las reacciones;

un poco las conductas. Ah, ok.

Y debéis adivinar lo que irá sucediendo, ¿vale?

(AMBOS) Sí.

Empezamos por Dídac, que tiene cuatro años.

Eduardo, fíjate bien.

Vale. -Es tuyo.

-Puedes jugar con todo lo que quieras.

Escúchame, escúchame.

Puedes jugar con todo lo que quieras,

menos con la pelota, ¿vale?

A jugar, cariño; con lo que quieras.

-Un coche. -Sí, es un coche.

A ver cómo es el coche.

-Un coche...

¿Me puedo subir? -Sí.

-Es que no se lo está dejando claro...

-Mamá ahora viene, ¿vale, cariño?

-No, no... La pregunta es:

¿jugará a la pelota?

Yo tengo que decir que esto tiene trampa

porque... ¿Qué es, la madre? Sí.

La madre no le ha dejado claro que no puede jugar con la pelota;

se lo ha dicho por encima y el niño estaba...

Piénsatelo bien, son 100 gallifantes.

Ya te digo, es que no se lo ha dejado claro.

La pregunta es: ¿jugará a la pelota, sí o no?

(ITZIAR CARRASPEA)

¿Qué dices, Eduardo Casanova?

Piensa que hay trampa. -Dejadme en paz un momento.

Autor de "Márgenes", que es un libro

y de la próxima película, "La Piedad".

¡El niño no juega con la pelota! Vale, no juega.

Lo tienes claro. Vamos a verlo. ¡Uh, uh, uh!

Lo vemos. ¡Vas a pringar!

-¡No, el niño sí juega con la pelota!

Eh, ¿qué dices, que sí o que no? ¡Que sí!

-¡No, no vale, ya ha dicho que no! Sí vale.

¡No vale! Sí vale.

¡Sí, sí, sí, cállate!

-¡No vale! Callaos, silencio.

Observemos lo que hace el niño. Tú has dicho...

Que sí. Vale.

No, ha dicho que no. Ha dicho que sí.

He dicho que sí. -Trampas, trampas, trampas.

Ha dicho que sí.

Mira, mira, mira, 58 segundos.

No... ¿He dicho que sí? Sí, has dicho que sí.

¿Me he hecho un Remedios Cervantes? Has dicho que sí.

Pero ha dicho que no primero. ¿Dónde vas?

No puedo verlo. ¡No te vayas!

Va a jugar con el brócoli. Mira, mira.

No puedo verlo.

¿Jugará a la pelota o no? No lo puedo soportar.

Mira. ¡Dídac, Dídac!

Quedan 36 segundos. ¡No juegues!

¡No juegues! Quedan 36 segundos.

No lo puedo soportar. -¡No juegues!

31, 30... ¡La pelota naranja!

-¡No! -¿Dónde está la pelota?

-Ah, ¿aquí o aquí? -Callaos. Es esa, ¿no?

-No, es otra. -Es esa, ¿no?

No, cualquiera. ¡No, cualquier pelota no!

-¿Cualquier pelota? La cuestión es si jugará

con cualquier pelota. A ver, ya no le da tiempo.

Has dicho que sí. ¡Coche, Dídac, coche!

¡Coche, Dídac, coche! -¡Coge la puta pelota!

-¡No sueltes el coche!

-¡Coge la puta pelota, Dídac! -¡No, no, Dídac, no!

Tres, dos, uno... ¡y cero!

¡Oh! ¡Bien!

¡No ha jugado a la pelota! ¡Sí!

No ha jugado a la pelota.

Ahora es el turno de Itziar.

Piensa que si ganas... Piensa que si gano la final,

voy a hacer el "spagat". Te adelantas mucho a Eduardo.

Xavier, eso da mucha audiencia; la gorda haciendo el "spagat".

Te presento a Marc, que tiene cuatro años.

Marc. Yo no voy a hacer un Remedios Cervantes.

Mira qué madre más guapa y maja. -La sala de juegos.

-Muy bien, díselo bien. -Escúchame, Marc.

-Ha sido mucho más clara. -Calla.

-Juega con lo que quieras, menos con la pelota.

-¡Venga ya! -¿Vale?

-Ha sido clarísima. -Yo ahora vengo, ¿vale, mi amor?

Todo menos la pelota, ¿vale? Ahora vengo.

-¿Por qué?

-¿Pero por qué? ¿Chutará la pelota?

Claro, pero ¿por qué? Itziar, ¿chutará la pelota?

A ver, negro por dentro... El mito del balón.

Pregunta; has dicho todas las pelotas.

Sí, cualquier pelota. Todas.

Sí, chutará todas las pelotas.

(RÍE) Incluso las tuyas. ¡Sí! Tú dices que sí.

¿Seguro? Sí.

Haces un mecanicismo... Piensa en el "spagat", eh.

Haces un mecanicismo inteligente; como el otro no, este crees que sí.

Yo creo que sí porque Marc ha sido inteligente

y ha dicho: "¿Por qué no?". Vale.

"A mí si no me das un porqué"... Te veo muy segura.

No, pero... Vamos a verlo.

Estoy sudando toda.

-Me daría muchísima rabia. Tú has dicho que chutará, eh.

Sí, pero claro, empieza a tirar pelotas.

Venga, ahí, venga, pelotas.

Ah, claro. -¿Has dicho que sí?

-Sí. ¡Marc, vamos, Marc!

-No, eso no es chutar la pelota, cariño.

No. Marca, pelotas, dale a las pelotas.

De momento no. Uh...

Itziar, de momento no.

Venga, 50 segundos, ¡dale a la pelota!

Pelotita, pelotita, pelotita...

-No, no, no lo va a hacer. No lo va a hacer.

El conductismo del deporte. No lo hagas.

-Vamos, ahí, ahí.

Derecha, derecha, izquierda, izquierda.

Caliente, caliente. Pero su madre le ha dicho que no.

Marc, dale, ahí. -¡No!

¡No! -¡Sí!

Oh...

Marc, 28, dale. Pelota, pelota... -Cállate, por favor.

-Pelota, ¡ay! ¡Pelota!

Pelota... ¡Sí, sí, sí! -No, no, no

-Sí, está jugando con la pelota. -No está chutando.

-Está jugando con la pelota. No, no está chutando.

¡Está jugando con la pelota! -No está chutando.

Son las pelotas que van a él. No está chutando.

De momento no ha chutado. No está chutando.

-Está jugando. Siete, seis, cinco, cuatro,

tres, dos... No está chutando.

-Está jugando. Uno, ¡cero!

Pero ha tocado la pelota. No, no, no.

Tú has ido a ayudarla. Los balones se acercaban a él.

Mira, los niños de este país comen mucho brócoli.

¡Dejad de darles brócoli! ¡Y no juegan al balón!

Habéis perdido cada uno

la posibilidad de ganar 100 gallifantes.

¡Oh! -No pasa nada.

-Pero es que... Has dicho "jugar".

-No, "chutar". Ha jugado.

A ver, Itziar 80, Eduardo 120.

Sigo ganando. Sí, la cosa sigue así.

Ah, me has estrujado, eh. Oh, me ha hecho daño, ¡violencia!

Vamos a ver; estamos en el año 1990.

No habías nacido tú, esta es mía. Pero ya había "Juego de niños".

Había un niño muy llamativo que se llamaba Marc

y le tenemos aquí. Marc.

-Está enamorado, tiene mucha pasta...

Pero pobrecillo,

está triste porque tiene poca miringa.

Si no tiene miringa no puede hacer el amor.

¿Me has oído, cámara?

(TODOS RÍEN)

"¿Me has oído?". Lo raro es que no presente él.

"¿Me has oído, cámara?".

Muy bien. Qué malicia.

Tenemos al representante

de un departamento que se dedica a buscar,

a buscar a estos personajes

que participaron en ediciones hace 30 años

de "Juego de niños".

¡Es José Corbacho!

El director... El director del departamento.

Cuando ha dicho: "Tenemos a un representante",

pensaba que iba decir "de calzado" o algo.

Del departamento. Muy bien.

Tu departamento, que tú diriges.

Usted en 1990... Ya estaba en este programa, ¿no?

Sí, sí.

Madre mía, TVE no es como Eduardo, sí que recicla.

(TODOS RÍEN) Le ha reciclado a usted.

Muy bien, a ver, he encontrado... ¿Lo has encontrado o no?

He encontrado a Marc, pero no tengo ni idea de quién es.

¿Pero qué me dices? Os lo explico.

¿Qué me estás contando? He encontrado a cuatro individuos

que juran y perjuran que son Marc hoy.

Y vosotros deberéis adivinar cuál es el auténtico

por 100 gallifantes. Claro.

¡Son míos, son míos! ¿Sí?

Estos no han comido brócoli; entonces no se comía.

¿Estáis preparados?

¿Queréis conocer a los cuatro Marcs?

(AMBOS) Sí, claro. "Four Marcs for you".

Nuestro primer Marc de pequeño quería ser acróbata; adelante.

Pero a la tercera rotura de tobillo cambió de idea

y se dedicó a los videojuegos; naturalmente ahora es informático.

Me gustaría hacerle salir y entrar

como hacen ellos con los ordenadores.

Bienvenido. ¿Lo veis?

Pues vamos a por el segundo. Nuestro segundo Marc

de joven se dedicaba a la natación.

Harto de tragar agua con diferentes variedades de cloro,

lo dejó y se especializó en catar otro elemento mucho más festivo:

el vino.

No es que empine el codo, sino que es catador.

Hola, Marc. Muy bien.

Nuestro tercer Marc, adelante.

Trabajó un tiempo de albañil,

pero lo dejó tras una discusión con el tocho de su jefe

y se fue a trabajar a la empresa de fontanería

de su cuñado. Hola, Marc.

Los conocen en el barrio como Pepe Gotera y Otilio.

Y nuestro último Marc; adelante, cuarto Marc;

toca la batería en un grupo de rock

y aspira a llenar algún día el Palau San Jordi,

aunque sea de telonero de Melendi.

Mientras llega ese momento, trabaja de pintor industrial

y pinta coches a ritmo de AC/DC; como dice mi cuñado, "ACE/DECE".

Os voy a hacer un repaso.

El primer Marc, Marc informático;

que como veis es el único informático que lleva

gafas de pasta del mundo. Vale, ya está, lo tengo claro.

El segundo Marc; distingue un vino blanco de un vino negro

solo con mirarlo.

El tercer Marc... ¿Y el rosado?

Es tan buen fontanero que te desatasca el fregadero

solo con una mirada.

Y nuestro cuarto Marc,

nuestro cuarto Marc, que pinta los coches.

Yo ya lo tengo, el fontanero que está así cagado.

"Que no me descubran, que no me descubran".

Venga, pronúnciate, Itziar. Fontanero.

Itziar, fontanero. El Marc número tres.

Muy bien. No digamos nada todavía.

Vale, pues yo digo que es... Eres tú.

¿El mismo que Itziar? El pintor.

No, el mismo que Itziar no. El pintor.

Pues un momento. Paren máquinas.

Paramos máquinas. Paramos máquinas.

El que gane recuerdo que se lleva 100 gallifantes.

100 gallifantes. Bien, lo va pillando.

100 gallifantes.

Eh... Itziar dice fontanero...

Sí. Y Edu dice pintor.

Vamos a ir descartando. No sé por qué he dicho pintor.

-Bueno, porque...

(CANTA) Pintor, que pintas con amor...

No sé. Vamos a nuestro Marc informático,

con disquete de los años 90.

Marc informático, ¿eres tú el Marc que estamos buscando?

Bueno, ¿sí o no? ¿Lo sabes? No.

Ah, vale. Madre mía, qué tensión.

¡No, no es este! Gracias.

Lo han delatado los disquetes.

-¿Eres tú? Digo: "No solo tengo cuatro Marcs,

sino que no saben quiénes son". Yo primero dije él, pero luego...

Vamos al segundo Marc. Vamos a descartar un segundo Marc,

nuestro Marc que está entre catador de vino

de la Tierra Media, por la barba.

A ver, Marc catador de vinos, ¿eres el Marc de 1990 que buscamos?

No. ¡No, muy bien!

¿Qué queréis, saber quién ha acertado o quién no?

Vamos a sufrir igual. Vamos a saber quién ha acertado.

Venga, ¡que se desnude! O no.

¡El Marc que sea que se desnude! Me la juego,

a Marc o cruz. (RÍEN)

Marc pintor,

el que ha escogido Eduardo... Venga, arranca.

¿Eres el Marc que estamos buscando?

Sí. ¡Sí!

Marc, Sardà; Sardà, Marc.

Itzi, es que ha dicho que no él antes.

¿Cómo está? Bien, bien.

Bueno, pongamos esto aquí. Me voy.

¿Cómo estás?

-¿Por qué no presentas tú el programa?

-Pero no te pareces nada; has cambiado muchísimo.

Míralo, míralo.

Es verdad. -A ver.

-Pero Edu se ha acercado... Extraordinario.

He cambiado, eh. Extraordinario.

En altura no; en altura más o menos la misma.

Tienes un grupo de música. Sí.

¿Cómo se llama? Red Square.

¿Y tocas? (EL PÚBLICO VITOREA)

Míralo, están por ahí. Sí, sí.

Muy bien. Han pasado casi 30 años.

Casi no; han pasado ya, ¿no? Sí, han pasado,

pero digamos casi, por favor. Sí, sí, casi.

¿La vida te ha ido bien? Sí, sí.

¿Familia? Bueno, me caso ahora,

de aquí a cuatro meses.

¿Por primera vez? Por primera vez, sí, sí.

Te casas por primera vez. Sí, sí, sí.

Con la chica más maravillosa del mundo, que está ahí.

¡Oh...! Guapísima.

Y bueno... -Qué envidia.

Bueno, óyeme... Vamos a recordar

otro fragmento de tu participación en "Juego de niños".

Sí. Mírate.

Sí que liga, sí; ese sí que tiene suerte.

Pero yo no tanta.

Él es más guapa... Ay, más guapa... Más guapo.

¿No? Pues las tías le dan besos...

Le besan en los labios, que le dejan marcas.

Y a mí en cambio...

Pobre. Pero qué desparpajo.

Qué desparpajo.

¿Tú te acuerdas de esos años? Sí, sí.

Que fueron al cole, que tal... Sí, y tanto, y tanto.

Saliste bastantes veces, eh. Sí, sí.

Bueno, de las veces que salí no me acuerdo;

me acuerdo de cuando me vinieron a buscar, a hacer las pruebas...

-Yo tengo una pregunta;

tu mujer, o tu futura mujer, ¿te deja marcas como a James Bond?

(RÍE) -A veces, a veces. (RÍE)

Por eso te casas con ella, ¿no?

Muchísimas gracias por estar aquí. A vosotros.

Por aceptar esta invitación y este recuerdo,

con tus vídeos... Impresionante.

Muchísimas gracias. A vosotros.

Hasta siempre. Gracias.

Gracias. Es uno de los momentos... Chao.

Bien especiales, eh.

Bien especiales.

Vamos a ver cómo está el marcador. Está fatal.

El brócoli ha acabado conmigo. Cómo está la situación.

Uh, qué paliza. Bueno, bueno; Itziar en 80,

fiel a los 80... ¿Te has fijado en una cosa?

Itziar coherente con los 80. Sí.

Y Eduardo, en cambio, esta manía, 220 gallifantes.

Pero yo me quedo con el más redondito como yo.

80.

Ay, ay, ay... Ahora nos vamos a nuestro próximo juego.

Preparaos. Sí.

Porque aquí ya no es mirar a los niños,

no es intentar averiguar qué dicen;

es convertirse en un niño, es disfrazarse.

Vale. Vamos a ello.

Bueno, bueno, bueno.

Aquí tenemos nuestras tres cabinas, ¿vale?

Tendréis que entrar cada uno en una cabina...

Ajá. Donde hay tres trajes.

Ajá. Pero tengo a una ayudante,

que Martina. Por favor, que venga Martina.

¡Oh!

Qué guapa. ¿Cómo estás, qué tal?

¿Qué tal, Martina? Bien.

Tú te vas a disfrazar. Sí.

¿Sabes disfrazarte? Sí.

¿Ya sabes cómo son los disfraces? Sí.

Muy bien. Entonces, eres muy importante en esta prueba,

porque el que salga de aquí, de aquí dentro,

disfrazado como Martina, como tú, gana un punto.

Lo vamos a hacer tres veces.

El que gane más puntos se lleva... ¡100 gallifantes!

Martina, qué nervios.

Tú conmigo, Martina. Todo lo que haga yo.

Podéis repetir disfraz.

Ah. Podéis repetir disfraz.

Y chutar la pelota.

Cada uno ya puede ponerse frente a su... cabina.

Estoy tan nerviosa que me voy a desnudar.

Venga, venga, ganando tiempo.

¿Vale?

¿Preparados? Sí.

Pues adentro, venga. Martina, qué nervios.

Vamos ver qué sucede. Oh, nena, qué bonito.

Vamos ver qué sucede. ¡Martina, el rosa me encanta!

No puedes decir nada. Ah, bueno, no...

No puedes decir nada, Itziar. No digo nada.

Silencio absoluto. Vale, vale.

Sé que es muy difícil en tu caso, pero te lo ruego.

Por favor. No digo nada, no digo nada.

¿Ya? No.

¿Ya estáis preparados? No.

¿No lo estáis aún? Ya.

-Yo sí. Bueno.

¿Estás preparada, Martina? Muy bien.

Martina, estoy contigo. Martina ya está preparada.

¿Itziar lo está? Sí.

¿Y tú también? Sí.

Vale, muy bien.

Entonces, cinco... Aquí huele fatal.

Cuatro, tres, dos, uno, ¡cero!

(TODOS GRITAN)

¡No puede ser! ¡Choca!

¡No puede ser! ¡Choca!

Lo tenía clarísimo. Un punto para cada uno.

Otra vez, ¿vale? Vamos adentro. Vale.

Vamos a ver qué pasa. Vamos empate de momento.

Tenéis un punto cada uno porque habéis coincidido con ella.

Vale. Venga, adentro.

Este es el momento en el que disfrazarse

es una buena vía de conectar con nuestra locura de infancia.

¿Cómo estáis? Divina.

¿Estáis preparados más o menos? Sí.

-Sí. -Martina, estamos.

¿Y Martina? No te oigo.

Sí. ¿Qué?

¡Que sí! Vale, de acuerdo.

Pues cinco, cuatro, tres, dos, uno, ¡cero!

(TODOS GRITAN)

No puede ser. Choca.

No puede ser. Se lo estáis diciendo.

No, te juro que no. Se lo estáis diciendo.

Es que estamos conectados con Martina.

Los tres mosqueteros. Es intuición.

Es intuición y...

¿Ahora de qué nos disfrazamos, cariño?

¡Ah! ¡Adentro los tres!

Qué difícil ahora. Venga, la última.

La última. Claro, es decisiva, es decisiva.

Estarán dudando. Yo voy a perder,

pero con dignidad. A veces se visten de una cosa

y luego deciden cambiarse de otra.

Y a lo mejor esa es la decisión errónea.

¿Estáis ya preparados? ¡Yo no!

¿Tú no? No.

Esto es una noticia. ¿Ella ha dicho que no?

Martina, ¿tú no? Si ha dicho que no, me cambio.

¿No? No.

-¡No, yo no!

-Yo ya estoy. Ah, ya estás, vale, perdón.

Venga, ya está.

Pues adelante; cinco, cuatro, tres, dos, uno, cero.

¿Ya? Saliendo, saliendo.

(TODOS GRITAN)

No puede ser, no lo entiendo. Os habéis comunicado con ella.

No, pero este es el más difícil de poner

y al decir que no estaba preparada...

-Somos la familia flamenca. ¿Cómo puede ser?

Es un empate. 100 gallifantes para cada uno, ¿no?

-Gallifantes para todos, para Martina también.

A ver... Que decida Martina para quién.

Son 100 gallifantes para cada uno. (GRITAN)

Y ahora vamos a una prueba; escuchadme bien;

una prueba que puede ser definitiva y dar un cambio a la situación.

Por aquí.

Venga, ahora es el momento de reconstruir

retazos, momentos, recuerdos de vuestra infancia, ¿vale?

(AMBOS) Sí. Cada uno explicará tres historias.

Sí. Tres momentos.

Solo una es cierta

y el otro tiene que averiguar cuál es la cierta del contrario.

¿De acuerdo?

Empezamos, Eduardo, contigo. Sí.

-Yo que lo conozco mucho a Edu, está muy nervioso. Míralo.

Sí. Está megatenso.

-Para nada, en absoluto. Bueno, es lógico.

Mírale fijamente.

Tú eres actriz, él es un simple director de cine.

¿Vale? Venga.

La primera que voy a contar es una cosa que me pasó...

Tú sabes que yo soy asmático.

Soy asmático de siempre; eso lo sabes.

Pero hubo un momento

en el que mis padres y mi familia se dieron cuenta.

Entonces yo era superpequeñito, superpequeñito,

y era mi cumpleaños.

Entonces me pusieron la tarta para soplar las velas;

pero querían hacer la bromita y las velas que pusieron

eran de esas que tú soplas y no se apagan.

¿Sabéis cuáles son esas velas? (PÚBLICO) ¡Sí!

-Pues el caso es que me pusieron la tartita con las velas,

me cantaron "Cumpleaños feliz" y, cuando llegó el momento soplar,

yo empecé a soplar y las velas no se apagaban.

Empecé a soplar, soplar y soplar; ¿y qué me pasó?

Pues que hiperventilé.

Hiperventilé... Eso pasa.

Y además, estábamos en primavera, porque mi cumpleaños es en marzo.

Y entonces empecé a soplar, hiperventilé, hiperventilé,

e hice... ¡Pum! Y me desvanecí, me desmayé.

Y me comí toda... No me llegué a dar con la tarta,

pero todo el pico de la mesa me lo clavé en la frente.

Hipoxia.

Ajá. Chan, chan, chan.

A ver. A ver, Teresa, Teresa...

¿Alguna impresión? Comodín de la llamada.

No digas nada, no digas nada; solo si tienes una intuición.

Yo le sigo el rollo. Bueno, segunda historia.

Segunda historia.

Pues a ver, yo siempre he sido un niño muy curioso.

(RÍE) -No vamos a preguntar en qué.

-En todo lo posible; siempre he sido un niño muy curioso.

Entonces una de las fechas que a mí más me gustaban

eran las Navidades

y yo tenía mucha curiosidad por los Reyes Magos.

Yo ahí veía tomate y a mí me fascinaban.

El caso es que estando con mi madre en Navidades y tal,

yo le pregunté: "Mamá, claro,

a mí los Reyes Magos me traen lo que pido,

pero ¿qué le traen a los psicópatas y a los violadores y asesinos?

-Esto es muy Edu, sí. -Mi madre se quedó con una cara...

Y entonces yo saqué rápidamente la conclusión y dije:

"Bueno, les regalan cuchillos, navajas, pistolas";

esa fue mi conclusión. Mi madre no contestó.

-Ferreterías.

Ya tenemos dos. Esta es muy yo.

Ya tenemos dos. Dos.

Fíjate que ya tenemos dos.

Tercera historia. La digo ya.

Sí, sí. ¿Eh?

(RÍEN) -Acércate que te necesita.

-A ver...

Itziar. -Eduardo.

-Yo empecé a trabajar con 12 años.

Entonces, cuando trabajas y haces televisión,

eso es un tomate, porque el mundo del colegio...

Además cuando yo empecé no existía esa ley del menor,

de cuatro horas y tal.

Yo encantado porque a mí el colegio no me interesaba una mierda;

pero me comía horas y horas de rodaje.

Entonces esto con los colegios era un jaleo

y al final yo en el colegio no; no me encontraba bien.

Y en el último colegio que yo fui

antes de cambiarme a uno a distancia, por la serie,

abrieron una tienda de esas típicas de cien pesetas, al lado de...

Las de cien pesetas. -En el colegio.

-No, coño, enfrente.

El colegio San Buenaventura, justo enfrente.

Y claro, todos los niños compraban sus cosas en el recreo...

Y yo me dediqué durante mucho tiempo a comprar bombas fétidas.

Bombas fétidas, de las que tiras y huelen.

Y como yo iba poco a clase y tenía una cosa

de que iba cuando quería y las broncas no me las comía

porque si me castigaban, yo me piraba a rodar...

Pues no se me ocurrió otra cosa que justo en medio de un examen

tirar toda una cajita de bombas fétidas.

Y eso fue maravilloso porque de repente a Ana,

la profe de Lengua, le empezaron a dar arcadas,

los niños empezaron a copiar en el examen...

Y eso fue un Cristo.

No me llegaron a echar del cole, pero me fui yo.

No sé cuál es peor.

No sé cuál es peor. Bueno...

Conociendo a Edu, han sido "light". ¿Podemos situarlas ya?

Tenemos el cumple asmático,

el examen fétido

y los regalos malvados de los Reyes a los psicópatas.

Sí, sí, sí. Tenemos esas tres.

De momento lo dejamos ahí, ¿vale?

Venga, Itziar.

Primera historia. Vale.

Pues nada, cuando yo era jovencita, mucho más que ahora;

aunque lo sigo siendo, ¿a que sí? (PÚBLICO) ¡Sí!

-Tengo a las señoras encantadas.

Pues estaba Eva Nasarre. ¿Sabes quién es?

No, porque él es joven;

pero esa chica con esas mayas y esos calentadores...

Y yo, como te ha contado... Que hacía gimnasia por la tele.

Exacto. A mí me gustaba más Bruce Lee y eso.

Entonces apareció Hulk Hogan y todos los del "Pressing Catch";

esa cosa de: "¡Ah!"; de romperse las vestiduras.

Y yo pues empecé a jugar a eso en el colegio.

Y tenía un amigo, Uriol... Uriol, un beso desde aquí.

Con el que jugaba a eso en el colegio.

Empezábamos: pam, pam...

Y un día se nos fue de las manos tirando las sillas...

Mira qué golpe. Toca, toca. Aún lo tengo desde entonces.

¿Sí o no? Sí, sí.

Me abrió la cabeza, rompimos un cristal...

Y cagada. ¿Me expulsaron? No, me hicieron pagar el cristal.

Bueno, a mis padres.

Pero mis padres dijeron: "No, lo vas a pagar tú";

y como se acercaba mi cumpleaños que es...

-No lo sé. Sí, 14 de febrero.

Ahí está. El Día de los Enamorados.

Ay, Eduardo, mira que lo sabes.

-Pero la felicité, eh. -Sí, lo sabe.

14 de febrero. Pues dijeron: "Ni tarta, ni regalos, ni nada".

Y desde entonces ni brócoli ni "Pressing Catch".

Esta es una de las historias.

Y la segunda... Bruce Lee;

yo siempre he sido muy femenina. Ojo que te mira con mucha malicia.

Sí, sí. Ojo con tu pestañeo.

Venga, segunda historia. Segunda historia.

Yo siempre he querido ser actriz,

pero para eso yo pensaba que lo mejor era hacerse famosa.

¿Y cómo una niña de ocho años se hace famosa?

Jugando al tenis. -Hija...

-Pues sí, yo el camino más largo.

¿Por qué? Porque era deportista. Yo he estado federada al fútbol,

baloncesto, esgrima, equitación, natación, yudo; de verdad, a todo.

Todo, todo, todo.

Y tenía de entrenador al mismo que Arantxa Sánchez Vicario;

de cuando ella era niña. Sí, sí, sí.

Entonces, pam, pam, no, "out"; estas cosas.

Yo me veía como Navrátilová, ahí...

-Es que estás metiendo datos certeros en las dos.

-Hombre, y tú. -No.

-Y entonces, pues nada, yo decidí que quería ser actriz

siendo primero tenista.

-Joder, colega.

-Y gané varios torneos.

Ahora cuando fui al primer casting y me dijeron: "¡No!",

ya me quedó claro... Te dijeron: "¡No!".

Vale, esta es la segunda.

Mírale...

Se estaba mordiendo uña. Te digo una cosa;

si de repente gana Itziar, después de lo que me he esforzado,

es que me voy del programa.

-Hombre, te vas a ir. ¡Y yo! -Ya...

Tercero, tercero... Tercero.

Está dudoso, eh.

Está dudoso. -No tanto, eh.

-¿No? A ver la tercera. A ver.

Yo soy una niña que ha crecido entre fogones.

Hemos tenido un restaurante la familia; ahora es mío;

y pues nada, yo me he crecido ahí, entre fogones y eso,

y no tenía mucho tiempo para mí.

Y mi abuela me sacaba de paseo; a un sitio, a otro...

Y en mi pueblo, Corbera de Llobregat,

un pueblo maravilloso, me llevó a ver el pregón.

Y claro, como yo era muy inquieta, me perdí.

Me perdí, me encontré con tres señoras como esas,

tres señoras maravillosas, y empecé a llorar.

Una niña pelirroja, que es natural, como habéis visto en la foto,

llorando, y las señoras:

"¿Qué te pasa?", "He perdido a mi abuela".

Mi abuela también buscándome, pero que...

Me llevaron arriba al pregón a ver si la veía,

desde... el balcón.

Pero no la veía.

¿Quién daba el pregón ese año? -¿Quién?

-El de los Sírex. -¿Quién es ese?

-Un cantante. Señoras, ¿se acuerdan?

(PÚBLICO) ¡Sí!

(CANTA) -Que se mueran los feos, que se mueran los feos,

que no quede ni uno, ni uno, ni uno, ni uno de feo.

¿Ves? -Vale.

-Entonces yo no veía a mi abuela, no había forma;

mi abuela es como mi padre y mi madre, enanitos de jardín...

Y no la podía ver.

Entonces me cogió cual rey león y dijo: "¿De quién es esta niña?".

Y la abuela dijo: "Yo, yo, yo".

Entonces la llevaron hacia arriba y vimos el pregón desde ahí.

Mi primera experiencia pregonera. -Sé cuál es.

Vamos a repasar.

En el caso de Itziar; primero, "Pressing Catch"...

Tengo claro cuál es. Itziar Sánchez Vicario.

Y el rey pregón. ¿Cuál marcarías? No, cuando lo hagamos todos.

No, no, no.

Pero no es seguro. No es seguro, tú marca.

Lo que no quiero es marcarlo y que me digas: "Ya está".

Marca la que crees que es verdad.

Sardà nunca ha tenido tanta dificultad.

No, siéntate. Lo hacemos nosotros.

Había entendido que la marcara, te lo digo de verdad.

Venga, marcamos Itziar Sánchez Vicario.

Después de tener a Edu,

quieres que vuelva Margarita Seis Dedos a tu vida.

La marcamos; mira, ya la tienes marcada.

Había entendido de verdad... Ya, vale.

No era una broma. -¿Estás seguro?

¿Cuál dirías que es la historia cierta de Eduardo?

¿Cumple asmático, examen fétido o regalos malvados para psicópatas?

Pues yo me quedo con el examen fétido.

¿Examen fétido? Sí.

Marcamos examen fétido.

Vamos a ver.

Eduardo. ¿Qué?

¿Cuál es tu historia cierta? La tuya.

-Bueno, mi historia cierta...

¡No es examen fétido! Oh...

El cumple asmático. -Tampoco.

-No...

-Mi historia es regalos malvados. -Regalos malvados.

Pero es que eso es tan obvio que no podía ser.

-Claro. Oh...

Lo pones muy fácil.

-Bueno, pero ella no ha ganado los 500 gallifantes, ¿no?

Vale, o sea, increíble. -Es que era tan tú eso...

Y ahora vamos a ver.

Itziar, por favor, ¿cuál es tu historia cierta?

Jugaba a tenis e iba para tenista.

-O sea, te quiero mucho, mi amor, pero te he dado una paliza...

-Porque me has pedido ganar y yo te he dejado.

-No, no, no.

En estos momentos tengo que proclamar...

Espera, tienes que proclamar que voy a salir en su próxima peli,

porque es el pacto, y que le he dejado ganar

porque soy buena gente y me lo ha pedido.

En la película "La Piedad". Eso es.

Vamos a ver.

Tengo primero que decirte que estos gallifantes...

Esto es lo que más me importaba. Son para ti.

Y que te vas directamente a nuestro trono especial,

no abandonas el plató.

Itzi, lo importante es participar. Y has conseguido 180.

Ahora no te voy a ayudar. Espera un momento.

Y a ti tengo que decirte que has ganado.

¡820!

820.

Pero... ¿Qué?

Pero, pero, pero... Puedes ganar 1000 más.

Joder, me pone muy cachondo eso. Tú al trono

y tú a jugar al último juego.

Vamos allá. Vamos.

Es el momento del gallifantazo.

Tenemos a Itziar en nuestro trono de honor,

en nuestro trono de honor, con sus gallifantes...

Me falta el brócoli.

Sí, te ha matado el brócoli. Me ha matado el brócoli.

-A partir de ahí empezó a decaer. Eduardo.

¿Qué? Ahora tienes la oportunidad

de ganar 1000 gallifantes más. Vale.

Tenemos a José Corbacho, que es el hombre...

¡¡¡El gallifantazo!!!

Yo quiero darle mi aplauso a Eduardo y a Itziar

porque como los grandes actores e intérpretes que son,

en Juego de trolas, yo me he creído las seis.

¿Sí? Sí, totalmente.

Impresionante.

Pero ahora llega el gallifantazo. Te explicaré en qué consiste,

pero antes te presento a los gallicracks,

que son unos niños... Vamos, unos niños impresionantes,

que saben que Lord Byron no es un personaje de Harry Potter,

que la tortilla francesa no se inventó en Francia,

sino en Cádiz; que hablan de Kant, de Descartes...

Son la Champion de "Juego de niños".

Vamos a ver qué gallicracks juegan hoy en el gallifantazo.

Vamos allá.

Jorge, Paula, Marc, Lena, Ainhara,

Alan y Yago, Martina y Lola, y Malva.

Venga, ánimo, mucho ánimo. Vale.

Complicado. ¿Cómo lo tiene?

Es complicado, eh, porque estos ocho niños...

Bueno, son diez, pero están en ocho casillas,

te van a dar cada uno una pista, te van a ir dando pistas,

sobre definiciones.

Cada casilla es una definición. Sí.

¿Vale? De un concepto o personaje, con nombre propio.

Entonces tienes tres minutos como máximo,

180 segundos,

para completar las ocho definiciones

y llevarte... ¡1000 gallifantes!

(Aplausos y vítores)

Vale, vamos a ello. ¡Corbacho, Corbacho!

¿Y yo le puedo ayudar? No.

No, no.

Yo soy como de ayuda, ¿no? Ya, pero...

Bueno... Pero claro...

¿No? Si le ayudas,

te sumergiremos durante un año en crema de brócoli.

Sumergida.

Bueno, has entendido, ¿no? Perfectamente.

A la que se vayan ocurriendo cosas, las sueltas...

Voy a conseguirlo. Y si no, pasas.

Si no, tienes que decir que pasas.

Y si no, pasas. Vale, dale.

Tiempo, vamos allá.

Es muy alto y muy chulo. -Fernando Romay.

No, siguiente.

Si te manchas, parece que estás herido.

Parece que estás herido. Paso.

Pasamos, siguiente.

Habla siempre a gritos. ¡Habla siempre a gritos!

Un altavoz. Un altavoz. No, siguiente.

Está lleno de turistas. Está lleno de turistas.

Paso, puede ser cualquier cosa. Pasamos, siguiente.

Hace tiempo era solo para niños,

pero ahora también puede ser para los mayores.

Hace tiempo era solo para niños y ahora puede ser para los mayores.

¿Alguna idea? Paso.

Pues pasamos. Siguiente.

Hay algunos que no entiendo. -Ni yo.

-Políticos. Hum... Siguiente.

Tiene muchos agujeros. -Como un queso.

Tiene muchos agujeros como un queso.

Pues un queso.

¿Un queso? No. Siguiente.

Toda la familia nos peleamos por él.

-Por el baño. No, seguimos.

Siempre corre por su calle. Siempre corre por su calle

y es muy alto y chulo.

Siempre corre por su calle...

Puedes pasar. ¡Paso!

Vale, siguiente.

Siempre hay que dejarlo boca abajo. Siempre hay que dejarlo boca abajo.

El pan. ¿El pan, boca abajo?

Yo qué sé, paso. Siguiente.

Es un sabelotodo. Es un sabelotodo.

Y hablaba a gritos.

Hablaba a gritos y es un sabelotodo.

Paso. Pasamos. Siguiente.

Cuando vamos con el cole es un rollo.

Cuando vamos con el cole es un rollo.

Excursión. No, siguiente.

No hace falta que te impulses; ya va solo y a toda velocidad.

Va solo y a toda velocidad. Ahora lo llevan los mayores.

No tengo ni idea. Ah, sí, sí.

Paso. Pasamos, siguiente.

Mamá, mamá, en el cole me llaman...

(ITZIAR) -Chiste.

-Chiste. ¡Sí!

Pero... Sí, sí, sí.

Corbacho, sí. Chiste.

Es que me voy a comer una mierda. Muy bien.

Venga, vamos. A ver, te voy a hacer un repaso.

Jorge: es muy alto y chulo, y siempre corre por su calle.

Paula: si te manchas, parece que estás herido

y hay que ponerlo boca abajo, y no es el pan.

Marc: habla a gritos y es un sabelotodo, ¿vale?

Tienes uno cerca.

Lena: está lleno de turistas... Pueden ser personas también, ¿no?

Sí, claro, personas, gente... Habla a gritos y es un sabelotodo.

Perdona, Corbacho, antes tenías más ritmo.

Vale, perdón. Tenías más ritmo.

Veo que estás como cansado.

Es que todos nos hacemos mayores. Estás en una edad difícil.

Vale. Lena: está lleno de turistas y cuando vas con el cole

es un rollo. Ahí va.

Ainhara: es algo con lo que antes iban los niños

y ahora van los mayores, y va solo.

Martina y Lola: tiene agujeros y es como un queso.

Falta la segunda pista. Y de Malva también.

Toda la familia se pelea por él. ¿Seguimos?

Sí. Venga. Tiempo, adelante.

Es cocinero. -Y hace muchas hamburguesas.

Es cocinero... ¿Karlos Arguiñano?

-No... ¿Quién? Siguiente.

A veces cuesta encontrarlo. -No la he entendido.

A veces cuesta encontrarlo. ¡La dignidad!

(RÍE) No.

Jorge.

Siempre viste de verde, negro y amarillo.

¿Verde, negro y amarillo? -¡Jamaica!

Verde, negro y amarillo; es alto, chulo, corre por su calle

¡Jamaica! -¿Bob Marley?

-¡No! Siguiente.

Puedes pintar en la comida... -¡El kétchup!

-¡Bien! ¡Sí!

¡Sí! Dale, que se va el tiempo.

No, está parado. Ah...

Es imposible. No, es posible.

A ver, vamos a ver... Llevas dos ya, solo te faltan seis.

(Risas)

Es posible. Presentador.

¿Eh? Nada.

-Habla alto... Es Sardà.

Habla alto, un sabelotodo... -Presentador.

Presentador. -¿Y es un presentador?

-¿Él? A ver, seguimos. Venga.

Presentador.

-¿Eres tú? No, yo no.

(RÍE)

¿Qué quieres que te recuerde? Elige un niño y te recuerdo.

La que tú quieras, porque no me suena ninguna.

Vale, mira. Dios, me las sé todas.

Jorge; muy alto y chulo, corre por su calle,

va de verde, negro y amarillo.

Verde, negro y amarillo. Dijiste Bob Marley; cerca.

Usain Bolt. Marc dice:

"Habla a gritos, es un sabelotodo". Presentador.

Lena; se llena de turistas; cuando vas con el cole es un rollo.

Ainhara; antes era para niños, ahora van los mayores...

Patinete. Y lo usan para llegar antes.

Martina y Lola; tiene agujeros, es cocinero...

Ratatouille. Y Malva;

la familia se pelea y cuesta encontrarlo.

Mando a distancia.

¿Vale? Tiempo, seguimos. Pero me los acaba de decir.

Sale por la mañana, por la tarde... -Paso.

Siguiente.

Si rompes algo, se lía una... -¡Paso!

-Museo, museo. Siguiente.

Lo suelen usar los mayores para ir más rápido.

-Patinete. ¡Sí!

Patinete. Venga, dale.

Espera, espera, paramos tiempo.

¿Con esto ni siquiera puedo conseguir algo?

No, queda tiempo, quedan dos segundos.

O sea, 1000 son todo, ¿pero tres no es un poquito?

Te llevas muchos esta noche. Pero no sé cómo está el cambio.

Ahora lo veremos. Ahora veremos la cotización.

Venga, va. Ya nada, soy un fracaso.

-Sí puedes, Edu, venga. Tú puedes. Martina y Lola.

Aunque acabe el tiempo, si va la definición, de lo dejo.

Tiempo, vamos. Ratatouille.

No, siguiente. Tiempo agotado, tiempo agotado.

Tiempo agotado, tiempo agotado. Bueno, bueno, bueno.

Tiempo agotado, tiempo agotado. Bueno, bueno, bueno.

A ver, las soluciones.

Las soluciones, que creo que Itziar sabía unas cuantas.

Jorge; muy alto, muy chulo, corre por su calle,

de verde, negro y amarillo: Usain Bolt.

Es que a mí Usain Bolt no me interesa nada.

Marc; habla a gritos, es un sabelotodo,

sale por la mañana, tarde y noche: tertuliano.

Lena; se llena de turistas, con el cole es un rollo,

si coges algo se lía: museo.

Martina y Lola; tiene agujeros, es cocinero, es amarillo

¡y vive en una piña debajo del mar!

¡Bob Esponja! ¡Bob Esponja!

Y Malva; la familia se pelea, cuesta encontrarlo...

¡El mando a distancia!

Lo has hecho muy bien. He hecho lo que he podido.

Lo has hecho muy bien. Me hacía mucha ilusión ganar.

Lo has hecho muy bien. Es difícil.

Es el momento de conocer

el total de gallifantes que has obtenido.

A ver. 820 gallifantes.

Vamos a ver a cuánto se cotiza hoy el gallifante.

¡Eh! 5,14 euros.

¿Un gallifante, 5,14 euros? Sí.

Colega, eso es pasta. Por lo tanto,

un total de 4215 euros.

Estoy contento, vale, me voy contento.

4215 euros. Qué guay, eso es una pasta.

¿A quién se lo envías? Pues mira,

se lo quiero enviar, lo quiero donar,

a la asociación, a la ONG, Apoyo Positivo,

que es una asociación que lucha sobre todo

contra el estigma de las personas con VIH,

porque el mayor problema actualmente del VIH es el estigma;

da apoyo a las personas que acaban de contraerlo

y colabora con diferentes asociaciones LGTB

contra la discriminación y para la lucha.

Pues en esto consiste ganar.

Me voy muy contento, eh. Por favor, Itziar, por favor.

Mis gallifantes. Corbacho, Corbacho...

Sabías muchas, eh. ¿Has visto

cómo me he dejado ganar?

Enhorabuena. ¡Bravo, Itzi!

Bueno, recordad que si alguna cosa...

(Aplausos y vítores)

Si alguna cosa hay que reconocer a los niños es que tienen

una paciencia extraordinaria con los adultos.

Hasta la semana que viene.

¡Bravo, bravo! Felicidades. Gracias.

Gracias.

¡Mira, los niños de este país comen mucho brócoli!

#Por la raja de tu falda

#yo tuve un piñazo con un Seat Panda#.

-¿Lo podéis hacer, por favor?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Eduardo Casanova e Itziar Castro

Juego de niños - Eduardo Casanova e Itziar Castro

20 jul 2019

Visitan Juego de niños el actor y director Eduardo Casanova y la actriz Itziar Castro. Ambos se "enfrentan" para ver quién es mejor intuyendo las reacciones de los niños en el programa presentado por Xavier Sardá.

Eduardo e Itziar tienen que adivinar una serie de definiciones infantiles y las reacciones de los más pequeños ante determinadas situaciones en la sección ‘Y ahora qué’. Y recordando el Juego de niños de hace 30 años, competirán para reconocer a uno de aquellos niños o niñas que participaron por aquel entonces en el concurso.

Asimismo, juegan a disfrazarse como niños en ‘Qué me pongo’, el reto de elegir el mismo disfraz que elija un niño o una niña.

En el decisivo ‘Juego de Trolas’ los dos concursantes ponen a prueba sus dotes actorales confrontando vivencias de su infancia verdaderas y falsas. El vencedor opta en solitario al gran reto del ‘Gallifantazo’.

ver más sobre "Juego de niños - Eduardo Casanova e Itziar Castro" ver menos sobre "Juego de niños - Eduardo Casanova e Itziar Castro"

Los últimos 22 programas de Juego de niños

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Ana

    No nos gustó nada el vocabulario y expresiones de Eduardo... No sabía que estaba en un programa para niños?

    21 jul 2019