Juego de niños La 1

Juego de niños

Sábados a las 22.05 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5197299
Para todos los públicos Juego de niños - 11/05/19 - ver ahora
Transcripción completa

Por aquí, por favor. Bienvenidos, eh. Gracias.

Lo que vamos a hacer ahora es el pastel que vosotros decidáis

con todo lo que tenemos detrás.

¿No soy un chef? ¿Qué soy yo?

Un viejo. ¡Oh!

Pero... Pero se puede ser chef y viejo.

Miremos esto.

¿Tú crees que en una pastelería alguien va a comprar...?

Has tirado todo.

¡Hola, hola!

Hola.

¿Qué tal?

Un abrazo, un abrazo.

Bienvenidos a "Juego de niños", que es un programa donde los niños

reparten... buen rollo; niños y niñas.

Los adultos reparten... ¿Qué os diré yo?

Entusiasmo, por ejemplo.

Y el presentador... Gallifantes.

Ya está, todos repartimos de todo.

Y el público que está aquí, entusiasmo y aplausos, y de todo.

(Aplausos y vítores)

¡Gracias!

Bueno, vamos a ver quiénes son nuestros concursantes de hoy.

Tenemos a una actriz, presentadora, humorista;

la hemos visto en la serie "Servir y proteger";

ella se llama... ¡Llum Barrera!

¡Esa soy yo! ¿Qué tal?

Espera, eh.

Ay, que me caigo.

Bienvenida. Muchas gracias.

Bienvenida. Siempre he querido ser bailarina

y bailar con Sardà.

Sí, bueno... Qué maravilla.

Es más difícil esto que propones.

No, no me sigas, que te puedes partir la cadera.

Óyeme, vamos a retroceder ya a tu infancia.

Sí. Mira qué foto. Cuéntame.

Ay... Mírala.

Aquí ya apuntaba maneras de bailarina.

Mira qué guapa, mira qué rodillas,

bien rollizas de comer bien. ¿Y detrás quién está?

Mi madre. Claro.

Sentada, observando, Para que no me caiga, pero me caía.

Tú de pequeña bailabas bailes tradicionales mallorquines.

Sí, ball de bot, que se dice.

Y castañuelas. Y con las castañuelas.

(IMITAN EL SONIDO DE LAS CASTAÑUELAS)

Sí, sí; otra foto, tengo otra. Venga, va.

Mírala, ya más hechita, más hechita.

Más hechita, y más despeinada también.

Aquí estamos muy bien tú y yo, pero tengo un contrincante para ti.

¿Tengo un contrincante? Yo pensé que iba a ganar yo sola todo esto.

Ha sido concursante de "O. T."

y será nuestro representante en Eurovisión,

y él se llama... ¡Miki! Me suena, me suena.

¿Qué tal? ¿Qué tal?

¿Qué tal, cómo va? -Hola, Miki.

-Hola. Está bailando, le da por bailar.

Oye, da bien la mano. -¿Sí?

-Para ser joven, no da la mano floja; está bien.

Mira; de eso hace un cuarto de hora.

Madre mía. Claro, tan joven como eres...

Mira, ahí estás. Qué cara más animada, eh.

(RÍE) Sí. ¿Cómo eras de pequeñajo?

Eh, yo creo que era demasiado bueno.

¿Eras bueno? Mucho.

Pedía permiso a mi madre para ir al baño.

¿Sí? "¿Puedo ir al baño, mamá?";

y me decía: "Claro". -¿Y si te decían que no?

-Pues encima, ya está. Claro.

Ay, míralo, que se va a Eurovisión. ¿Puedo ir contigo, porfa?

-Claro. -Mira, yo bailo muy bien.

Me sé todos los pasos de las coreografías.

En Eurovisión pasa una cosa que también pasa aquí,

y es que solo uno de los dos podrá ganar el programa.

Jo... -Ya.

Sí; y así, con esta triste noticia, empieza "Juego de niños".

¡Vámonos!

-Bueno, a mí me gusta irme a Chipiona.

Es una playa que me gusta a mí.

-Pues a mí me gustaría irme a Cádiz y vivir allí, que está mi prima,

que viven en un campo y tienen...

¿Y sabes qué tienen allí?

Una perra y un perrito bebé, que es un cachorro.

-Yo nunca he visto Hawái, pero yo quiero ver Hawái

porque nunca lo he visto. -Pues yo también.

-Claro, yo también quiero. Por favor, Llum Barrera y Miki.

Yo también quiero ir a Hawái.

Bueno, llega el momento de las definiciones.

Llum Barrera, para ti. Venga, va.

Es un... Una cosa, un concepto... ¿Es un qué?

Una cosa, un concepto, un jaleo. El "conceto".

Sí, por favor. A ver, va.

-Es invisible. -Es un tiempo.

-Cuando ruge una cosa y después se para.

-Pues tener mucho miedo y huir cuanto antes

porque es que te puede pillar y te puede matar.

-Y puede hacerte pupita, mucha.

-Pues yo correría con mi madre o con mi padre.

-Y yo correría con mi amigo Josete, y con mi madre y con mi padre.

-Me puedo meter en una casa

o, si hay cerca una nave espacial, pues me meto y me voy a la Luna.

-Si hubiese un escudo en clase, yo lo cogería y me protegería.

-Pero eso no existe. -No, no existe.

No, no, a ver... Ahora me han liado.

Existir no existe.

A ver, no existe. Ahora me han liado.

No, es verdad; existir existir no existe;

es algo que... sucede.

Es algo que sucede, que es como un temblor...

¿Qué has dicho? Como un temblor.

¿De qué? De tierra.

¡Pues claro, pues ya lo tienes!

Pero es que... Pero no te quedes así.

No te quedes así. No, no, tal y como ha empezado,

iba a decir un pedo.

Pero lo ha dicho como chula,

como diciendo: "Es un temblor". Pero ha dicho que no existe.

Pero muy bien. Miki, ¿cómo te has quedado?

-No, muy bien. 30 gallifantes;

porque ya sabéis

que si la respuesta es a la primera son 30;

si es a la segunda, 20. Ah.

Y si es a la tercera, solo 10, naturalmente.

Ahora es para ti. Venga.

Eh, es una... Es un algo.

Ah, vale, gracias. Sí.

Agilidad mental, Miki. Venga.

-No tengo ni la más mínima idea. -Dilo tú; yo no lo quiero decir.

-Dilo tú. -No sé, es que yo...

A mí no se me viene nada.

-Eso se hace en la calle.

-O en el cole. -Sí.

-Así, y sale todo el agua.

-Los chicos hacen así como los perros.

-Bueno, no es para niños,

pero yo no sé por qué, a mí eso no me gusta.

-Y los chicos de mi clase a veces en el patio,

cuando juegan a fútbol, hacen así.

-Hay hasta que te dan, que te dan un tortazo.

-Eso sale en las películas a cámara lenta.

-Le hacen cosas guarras.

-Cómo hueles, si un chico se maquilla o no...

-Los chicos no se maquillan. -Sí, se pueden maquillar.

-¿Pasamos a la siguiente pregunta o vas a decir más cosas?

-Eh...

¿Qué puede ser? ¿Te has quedado igual?

Intuición, ingenio...

¿Qué te pasa por la cabeza? ¿Qué puede ser?

Podría ser... ¿Pelo?

No, pelo no.

No, pelo no. Pelo no. (PÚBLICO) Oh...

Hala, qué dramáticos os ponéis. Sí, si es la primera vez.

Drama total. ¿Tú lo sabes?

-Yo tengo... una ligera sospecha, pero no te voy a ayudar.

Cuando alguien dice que tiene una ligera sospecha...

Es que no tengo ni idea.

Te vamos a dar más información. Vale, gracias.

-Eso se hace en las discotecas.

-"Hola, guapa, ¿qué tal estás?".

-"Eres muy guapa"... -Como piropos.

-¿Piropos, qué es eso?

¿Te has hecho daño? -No, ¿por qué?

-Porque parece que te has caído del cielo.

Oh...

¿Como que se ha caído del cielo? ¿Dónde estaba la chica?

-Es un piropo; como que se ha caído,

pero le ha dicho que no se ha hecho daño,

y el chico le ha dicho un piropo, que se ha caído del cielo.

-¿Un piropo es una cosa no realista?

-Eres como Google porque tienes todo lo que yo busco.

-Este piropo ha sido una tontería.

-Que hace una estrella volando tan bajo.

-Qué tontería.

-Que le lleva a un sitio para beber mucho champán.

-No te casas, pero estás enamorado y te besas en la boca. ¡Ah!

No se besan en la boca.

-Ay, mecachis.

-Pues le chateas a la chica y le dices que quedáis en el bar.

-Pues... -No sé, hacer así con el pelo.

(SILBA)

-Hay que tener inteligencia para echarse novia.

(TODOS RÍEN)

-Me encanta Edurne. La frase final:

"Hay que tener mucha inteligencia para echarse novia".

Tiene que ser algo como ligar.

Sí, efectivamente. Vale, vale.

Lo es.

Lo es. Lo es, lo es, vale.

Todos esos gestos; tantos y tantos gestos.

Tantos y tantos. Me encanta eso de así.

Palabras bonitas. Claro, claro.

Pues eso, eso era, ligar, efectivamente.

Vamos a ver; no pierdas detalle, por favor.

Ay, perdón, es que esto me tiene... Llum, va para ti.

Venga, va, ¿ahora de qué hablamos? (TITUBEA) Esto es...

Cosa o concepto.

Algo. -Cosa o concepto.

-Mi abuela me ha hecho unas para ponérmelas aquí, de lana.

-Y si nos las quitamos, podemos coger frío también,

porque algunas cositas sí que entran,

como me ha pasado a mí alguna vez.

-Pues tienen una forma... de rayas

y después de montañitas por abajo.

¿Dónde se compra? En el Carrefour.

-Y en los chinos. -Y en los chinos...

Ay, pero espera, que estoy hablando yo.

-A un euro 50, dos euros.

-Son una cosa que se ponen las chicas...

-En... -En el ovario.

-Sí, lo que sujeta los huevos.

-Que se rompe la parte esa para que los pies puedan estar

y ya está,

y ya pueden usarlo. Es de goma también.

-Bueno... -Porque si fuese de hierro,

con los pies te costaría andar.

-Son una cosa para ponerse en el cuerpo.

-Casi me tiro un pedo.

(IMITA REDOBLE DE TAMBORES) Ah, es facilísima, eh.

-¿En serio? -Sí.

Requiere astucia, eh.

Eh... Una gorra no es, ¿no? No, una gorra no.

Y ya está. Otra cosa si quieres rápida.

No, no, ha dicho gorra. -Una diadema tampoco.

Tampoco es una diadema. Necesitas más pistas.

Más pistas, por favor. ¿Tú ya lo sabes?

-Para ponerse bajo el pantalón. -En las partes bajas.

-O también hay otras cosas que son sujetadores,

que se ponen en las tetas para que no se...

-Para que no se le manchen.

-Puede ser de color rosa, negra, morada...

-Las de mi abuela son rosas. (TODOS RÍEN)

-Pues las de la mía lilas.

-Es como amarilla,

se la pueden poner las mujeres cuando quieran...

-Se las pueden quitar. -Espera, ¿qué puedo decir ahora?

-Pues te lo pones por las piernas y se te mete por la raja del culo.

-Se venden en el mercado. -O también en una tienda de ropa.

-Como en el Carrefour. -O en el Intimissimi.

-En los supermercados.

-En los supermercados o en las tiendas.

-En los mercadillos. -Yo nunca he visto un mercadillo.

-¡A euro, a euro, una cosa, una cosa a euro, a euro!

-¡Una cosa! ¡Una cosa a euro!

¡Una cosa, un euro, un euro!

¿Qué puede ser? Esto son las bragas.

Ahí, ahí. Pero mira, claro,

es que lo de antes también era braga.

-Claro. Efectivamente.

Me ha despistado lo de la cabeza, pero tenía razón.

Lo que pasa que ha habido... No ha sido fácil al principio.

No, pero tenía razón; el concepto braga es doble.

Y tú has visto... Yo me he quedado en la gorra.

A ver, 50 gallifantes, Llum. "For me, yeah".

20 gallifantes, Miki, pero con un partido menos.

Una difícil para Miki, porfa.

Miki... ¿Una qué? Una difícil.

-¿Yo puedo decir ahora dos cosas como ella antes?

Claro, sí. Vale, vale.

-Te voy a decir una cosa;

hay que ser muy inteligente para tener novia.

Para echarse novia. Para echarse novia.

Vamos a ver si tienes o no tienes.

Venga, esto... Esto es algo muy concreto.

Muy concreto.

-Es una máquina que se pone en una parte del cuerpo

para arreglar... -Para arreglar esa cosa.

-Tienes piedras horribles que están torcidas

y enrevesadas por todas partes. -Y te hacen...

-Y los bichos empiezan a movértelas y a movértelas,

y cada vez se mueven más y te pones más nervioso.

-Te pegan con un pegamento que no se puede quitar...

-Es azul; el pegamento es azul, lo he visto.

-Haciendo agujeros y con una pinza estiran.

-Puede ser rosa, azul, verde... O de colorines.

-Puede ser de muchos colores. -El que la persona elija.

-Es de plata... y es de hierro.

-Puede tener los colores del arcoíris.

-¿Y por qué siempre el arcoíris?

"¿Y por qué siempre el arcoíris?", dice el otro.

¿Pero por qué tanta fantasía? ¿Por qué tienes esa obsesión?

¿Qué puede ser? ¿Es una... mascarilla?

Una mascarilla; no.

No era. No, no, no vas del todo mal.

Venga, más pistas. Ay.

-Son como cuadraditos.

-Porque hay algo que agarra.

-Sí, se pega... -Se pega y se engancha.

Y ya no se puede sacar.

-Si hay dos personas que llevan eso,

pues se pueden pegar; se pueden pegotear.

-Y te lo pones cuando eres mayor, cuando tienes siete u ocho años.

-Cuando te lo ponen hablas diferente.

-Parecen andaluces hablando.

(AMBAS) Se lo quitaron los dentistas.

-Parece una armadura para los dientes.

-Como una jaula, de la boca.

-Te lo ponen aquí.

-Pero si no te lo ponen aquí y te lo ponen aquí,

eso es que son malos dentistas.

(TODOS RÍEN)

-Vale, vale. Dentista malo, eh.

Son los brackets, ¿no? Sí, señor.

Los brackets.

Por eso andabas merodeando lo de la careta...

Pero bien. Sí, sí, sí.

Tienes ya 40 gallifantes.

¿Yo tengo...? 50. Mira a Llum.

50 gallifantes, eh, tampoco confundamos.

Llum, para ti; ahora es un personaje.

Vale. -Un personaje, vale.

Requiere imaginación, agudeza mental... Sí, sí.

Yo de todo eso tengo; vamos a ello.

Pues derróchalo, por favor. Vamos a ello.

-Es medio rana, medio mono...

-Medio gorila. -Medio gorila.

-Orangután. -Orangután.

-Tiene la agilidad de un leopardo, la vista de un tigre

y la fuerza de un león.

-Y tiene una prima.

-Que luego se va haciendo más mayor.

-Y también tiene una novia que es de otro país.

-Porque hubo una guerra y sus padres no pudieron cuidarlo

y entonces su madre lo escondió en un sitio

para que no le pasara nada.

-El amigo de su novia quiere cazarle.

-Ya. -Y después matarle

y ponerle en el museo, o algo así.

-Él es alto, con el pelo por aquí, largo o corto.

-Está... Tenía músculos.

-Cuando se muere, al final hace... Y se queda así.

-Yo podría sobrevivir, yo creo.

-Yo directamente me quedo en una roca

hasta que... me vaya pudriendo.

Tiene la agilidad de un leopardo,

la vista de un tigre y la fuerza de un león.

No es Juan Echanove... (RÍEN)

-Eh, vamos a ver... Escondieron a su madre

para protegerla porque había una guerra.

Me voy a lanzar; ¿es el Capitán América?

No.

No es el Capitán América.

¿Tú ya sabes? -No, tengo dos.

No es el Capitán América. ¿Pero está en esa línea?

(TITUBEA) Dime algo, una pista.

Personaje... Es americano.

Es un personaje de ficción, sí.

Oh, mira, claro. Adelante, más pistas.

¿Tú sabes quién es? -Yo sí.

-Entonces. -Es un niño pequeño,

que antes vivía con su madre...

Y no sé por qué se fue a vivir a la jungla...

-No; creo que estaban viajando... -No, sí, sí.

-Ah, sí. -Y entonces el avión...

-"Catacrash". -Aterrizó mal

y él se perdió.

-Come con lo que tiene, le dan los árboles los alimentos...

-Y camina un poco raro, así. -Sí, así.

-Espera, a ver. -De pequeño vivía con los humanos,

pero hubo una tempestad y luego lo encontró un gorila.

-Y se lo quedó. -Y se lo quiso quedar como hijo.

-Claro. -En la selva, con los gorilas.

Solo tiene como... un calzoncillo,

pero hecho de hojas.

-Y puede contactar... -Con los animales.

-Con los animales.

Puede contactar con los animales. Vale, claro.

El calzoncillo ha sido definitorio.

Yo diría... Que no es Juan Echanove.

Tampoco. Te saludamos, Juan. Un abrazo, un beso.

Te tenemos muy presente todo el rato.

Dime. Yo diría que es Tarzán.

¡Tarzán!

Es Tarzán.

También podía ser Mowgli. Ya, pero...

Pero como han hecho un "remake",

he pensado: "Calla, que va a ser Tarzán".

"Eso va a ser Tarzán".

Bueno, bien... Mira a él.

Estás nervioso, ¿eh, Miki? -Un poquito.

(CANTA) "La venda ya cayó"... Está invocando con la mirada.

Bueno, un personaje para ti. Vale.

-Es una muchacha.

-Muy famosa. Bueno, a algunos no les gusta;

entonces no es tan famosa. -Más o menos.

-Tiene... -Unas pestañas muy bonitas.

-Hace así y le sale un puente.

-Y la que lía con eso.

-Hace magia y tiene muchos amigos...

-Y tiene... Amigos no tiene.

Tiene hermanos, pero no tiene amigos.

Amigos... no tiene.

-Bueno, tiene un poco de todo; tiene amigos y enemigos.

-Es un personaje de una película.

-Y hay un jinete... (RÍE) -¿Un jinete?

Se monta en el caballo. -Que le corta la cabeza.

-Es como una telenovela; hay una que es mala y buena a la vez

y hay una que es muy buena.

-Vive en un castillo en Granada.

(RÍEN) -Para mí,

que ya la he visto 35 veces por lo menos,

es un rollo.

Miki. ¿Pero por qué las mías

son más difíciles? ¿Por qué son más difíciles?

Tienes las neuronas menos gastadas,

entonces hay que ponerlas en funcionamiento.

¿Crees que son más difíciles? Sin duda.

Es una heroína. -¿Yo? Sí, lo soy. Gracias.

Sí, es un personaje.

Vale. Sí, Llum también, sí.

Que tiene... Pero en este caso también.

Y hace así, ha dicho. Sí.

Un personaje animado. Sí, me voy a decantar

por la madre de "Los Increíbles". (PÚBLICO) No.

No lo es. Pero habéis dicho "no" antes,

¿sabéis quién es? -La sé hasta yo.

Son fantásticos, yo soy fan; pero no es.

Pero he dicho: "La madre de 'Los increíbles'",

y: "¡No!", antes que él. -Porque no hace así.

-Ya, pero es elástica.

-Es Elastigirl. Más información.

Es amigo de un muñeco de nieve.

-Yo creo que vive en el polo norte.

-Le gusta moldear cosas de hielo.

-Es una arquitecta.

-Hace un castillo así.

-Y tiene una trenza amarilla o blanca, ¿no?

-Amarilla, hombre. -Es un poco blanca.

-En su casa no hay nevera ni congelador

porque la comida que se compra, si la quiere enfriar,

la puede enfriar ella.

-Porque es como una diosa de congelamiento.

-Una diosa del hielo.

O sea, una diosa del hielo. -Sí, exacto.

Lo has pillado; ahí lo has pillado.

-Echa hielo. (RÍE) "Ahí lo has pillado".

Hielo.

-Es una personaje de Disney.

(CANTA) No lo puedo ocultarlo más...

Libre soy, libre soy; no lo puedo ocultarlo más...

(TODOS RÍEN)

-Es Elsa de "Frozen". ¡Elsa!

Elsa. -Es Elsa.

¡Sí! (LLUM CANTURREA)

Pero que sí, que sí, que sí.

Y ha habido una excelente... (LLUM CANTURREA)

Que ha dicho... Espera, que bailo.

"Tiene un castillo en Granada". Ya, eso me ha matado.

-Me ha encantado.

Vive en un castillo en Granada. Claro, ¿por qué no?

Porque en Granada nieva. Ya está, ella se imagina...

Pues ya está.

Ahora es el turno de películas.

(AMBOS) Vale. Para ti, Llum.

¿Cuál, la nueva o la antigua? ¿O las dos? Yo he visto las dos.

-Hay ocho. -No, hay dos.

-En la que yo he visto van a buscar...

No van a buscar a una persona, pero sí que intentan...

Pasan muchas pruebas hasta que encuentran a una persona

que había desaparecido años atrás.

-Salen rinocerontes, arañas, selvas...

Una selva, agua...

-Una manada de... -Ya sé cuál es.

-De las que... De elefantes.

-Serpientes y todo eso.

-Sí, me encantaría a mí.

A mí me encantaría. -Y a mí.

Para escaparme de los deberes, genial.

Arañas, selva, un montón de rinocerontes...

Arañas, selva... Cuando ha dicho que hay ocho...

Espera. Es que dudo.

Voy, que veo que va para largo y a mi edad estoy cansado.

Siéntate. Dime.

Siéntate. ¿Qué?

Siéntate y susúrrame algo al oído. ¡Sí, hombre, eso no puedo hacerlo!

¿No ves que Miki diría: "¿Dónde vais?"?

No, es joven, todavía no se queja mucho.

A ver... Vale. ¿Qué?

¿Quieres más pistas? Desengañémonos.

Sí. Mira, iba a decir "Star Wars" cuando han dicho que hay ocho;

pero en ningún momento han hablado de naves.

Más pistas. Pero iban a buscar a alguien.

-La película vieja era como de un parchís...

-Ah, ya sé cuál es. -Y la nueva es como un videojuego.

-Oh, sé cuál es.

-Hace mucho tiempo una niña y un niño,

que el niño iba a unas obras, se encontraba una maleta

y había un juego.

-En la antigua, cuando tirabas unos dados,

el número que te salía,

movías el número de casillas que sale.

-Y había un... -¡Ah, sí, internet!

(TODOS RÍEN) -Y había una persona gigantesca...

-Sí, muy fuerte. -Que tenía un corazón colgado aquí.

Y había una chica que podía...

Ahora no me acuerdo bien. (TODOS RÍEN)

Sí, señor, sí, señor.

Me da mucha rabia porque esta peli la hicieron para mí.

Ah, ¿sí? Claro.

Porque es "Jumanji".

¡Es verdad!

"Llum-Barrera-nji". Efectivamente.

Y he visto las dos infinidad de veces.

Fíjate ya, Llum, 90 gallifantes. "Jumanji", "Jumanji".

Cuidadito, Miki, que tú andas con 60.

Pero ahora es el turno de película. Venga, va.

-Esa película... -Hay un protagonista

que tiene la cabeza como un volcán y un cañón.

-Me has quitado la palabra.

-Tiene los ojos casi azules, pero los tiene marrones.

-Y es una persona, pero disfrazada, que no lo pueden saber.

-Va vestido de rojo, de azul y de blanco.

-Y una máscara.

-Para que no descubran su identidad secreta.

-Como le digan: "Te hemos reconocido"...

-Sí.

-Y tiene una capa, tiene botas, vuela,

tiene poderes...

-Y es muy fuerte.

-Y también pega a los malos.

-Yo tengo su traje.

-Y está dando así, así a todos los hombres,

con las escopetas. -Y con las pistolas.

-Y también la persona se defiende porque no va a dejar

que la persona que tiene la cara como un volcán le pegue.

Claro.

Máscara secreta para que no descubran su identidad.

Es que lo de la máscara secreta me ha dejado un poco como...

Y lo de la capa y que vuela con máscara secreta...

-Harry Potter no será, ¿no? No.

Estoy dudando entre Harry Potter... ¿Y?

Y Supermán, pero... Hum...

(PÚBLICO) ¡Bien!

¡Bien! ¡No, no, no, no!

¿Pero por qué no? Porque no.

Pero si tiene capa. Porque las cosas son así.

Yo me sé las tuyas y tú te sabes las mías.

¿Qué más quisiera yo?

Claro, yo quiero todo el rato deciros que sí,

pero si es que no... No puede ser.

Un poco más de información. ¿Pero por qué?

(AMBAS) Es un señor muy fuerte.

-Porque se metió en una máquina.

Porque primero era muy delgadito, muy sensible,

y luego se hizo fuerte metiéndose en una máquina.

-Lo habían sacado de una cabina porque estaba muerto.

-¡Ay! -No, no estaba muerto.

-Le han dicho que es americano y le han dado un disfraz.

Y ha ido a bailar.

-Y estaba desnudo.

-Sí, muy fuerte. -Sí, muy fuerte.

Tiene unos músculos que se le ven.

Un día mi padre me dijo que lo vio en su ordenador

y entonces me dijo:

"Ese no bebe agua y por eso se le ven los músculos".

-Y tiene un escudo que tiene una estrella en medio.

-Porque ese escudo era como mágico. -Sí.

-Casi nunca se rompía. -Nunca se rompía, más bien.

Con los meteoritos hacía así, y así, y así, y así...

-Con una A aquí, como América del Sur.

(RÍE) -¿América del Sur? (TODOS RÍEN)

-Jolín. -América del Sur.

¡Es sur también existe, sí, señor!

Es "Capitán América", ¿no? ¿Quién?

"Capitán América". ¿Quién?

"Capitán...". ¡Ah!

¡Sí, señor! ¡Es mi capitán, es mi capitán!

Que lo has dicho tú antes, eh. Te he dado la pista.

Antes lo ha dicho ella. Te estoy ayudando, eh.

Te estoy ayudando. A ver, 80 gallifantes, Miki.

90 gallifantes, Llum. Estamos ahí, ahí.

Quiero recordaros que solo uno de los dos ganará

y solo uno de los dos podrá llegar a nuestra finalísima.

Queda mucha, mucha, noche;

pero ahora vamos a tener una visión aleatoria, distinta.

¡Está con nosotros José Corbacho! ¡Bueno!

¿Dónde está, dónde está?

¡Hombre, Corbacho!

Ay, ay. Ay, mi vida.

"Llum-anji". Te ha gustado, ¿eh?

¡Miki! Hola.

¿Cómo estás? ¡Por favor!

Gracias. Muy bien, siéntense.

Bueno, vamos a ir con las definiciones

que han dicho nuestros niños, que cada día me gustan más,

porque por ejemplo para definir "bragas" una niña ha dicho:

"Son una cosa que se ponen las chicas en el ovario".

(RÍEN)

A ver, yo entiendo que hay bragas que aprietan,

pero si las notas tanto, igual no es tu talla, eh.

Va, va, ya. No...

Va, va. ¡Hombre!

Seguimos. Seguimos.

Jueguen, jueguen. Sí, va, va.

Ya lo analizaremos en el bar.

También, hablando de ligar, ha habido un niño

que ha dicho sinceramente: "No tengo ni la más mínima idea".

Pues, muchacho, te voy a contar un secreto;

yo tampoco; pero ni idea;

porque yo estoy siempre ahí con el cachondeo, con la guasa;

pero las sutilezas del flirteo se me escapan.

A mí siempre me ha parecido

que quienes saben ligar no lo comparten,

se guardan sus trucos, el "know-how",

y esto me parece muy mal.

Ligones y ligonas de España,

estamos en la época del saber compartido,

del software libre

y de la circulación de la información;

compartid vuestros conocimientos,

que el saber no ocupa lugar, el saber ayuda a ligar, compartan.

Estoy de acuerdo. Otra definición...

No, no. ¿No?

Esperen, va a hablar la voz de la experiencia.

No estamos dispuestos a compartirlo.

Esto son cosas que se tienen o no se tienen.

¿Ven? Se lo callan. Claro, sí, sí.

Se lo callan. Sigue, sigue.

Mira qué risilla.

¿Qué no habrá visto esa sonrisilla en esta vida?

Brackets, brackets. ¡Ah!

Un niño ha dicho:

"Los que llevan brackets parecen andaluces hablando".

Me ha encantado,

porque igual te pones brackets y hablas andaluz, "pisha".

Y eso es una idea de negocio buenísima.

Porque te puedes poner brackets vayas donde vayas.

Que vas a Bilbao...

(ACENTO VASCO) ¡Brackets vascos, ahí va!

"Eskerrik asko".

Que vas a Galicia, te pones unos brackets gallegos.

(ACENTO GALLEGO) Este quesiño está muy riquiño.

Que vas a Cataluña, brackets catalanes.

(ACENTO CATALÁN) "Escolta, un pan tumaca".

Y los brackets catalanes, por favor, con telepeaje

y así se van levantando las barreras cada 500 m.

¡Ah!

Está la cosa... ¡Hombre!

Han definido a Elsa de "Frozen" diciendo:

"En su casa no hace falta congelador

porque la comida la puede enfriar ella".

Claro que sí, eso sí que es un pensamiento práctico.

¿Para qué sirve un superpoder de crear hielo?

Para conservar las gambas, para hacer el hielo del mojito

o ponerte hielo en el tobillo si te lesionas.

Esa niña tendría que ser ministra de Medio Ambiente ya.

¡Que la nombren ya! ¡Bravo!

A otros niños les ha tocado hablar de un terremoto,

querido Sardà, y ahí se ha notado

la influencia eterna de Chiquito de la Calzada

en la idiosincrasia de este país.

Porque los niños han dicho de un terremoto:

"Puede hacerte pupita". Ah, es verdad.

Nada de describir un terremoto como una peli de acción,

que se caen edificios, se abren las autopistas,

el mar avanza hacia la tierra;

no, aquí se "achiquita" la cosa

y se dice: "Te hace pupita en el duodeno".

¡Ese terremoto que viene de "Bonanza"!

Bravo por Chiquito, que Dios lo tenga en la gloria de su madre.

¡Bravo, Chiquito!

Describiendo al Capitán América, cuidado, porque una niña ha dicho:

"Tiene los ojos casi azules; son marrones".

Claro... Y yo soy casi rubio.

Cuidado, que luego vienen las decepciones en Tinder.

Pero me ha gustado mucho, cuando han dicho:

"Capitán América porque tiene en el casco

una A de América del Sur".

Claro. ¡Sí, hombre!

Qué maravilla. Señores y señoras de la Marvel,

la gente está pidiendo el superhéroe latino;

¡lancen ya el Capitán América latino, ándele, ándele!

Capitán Latino Americano;

el único superhéroe que en vez de traje de licra y capa,

lleva un poncho.

Al único que le da igual si gana o pierde...

(CANTA) Porque sigue siendo el rey.

¡Bravo! América Latina, qué bonito.

Y ahora me voy a poner serio, me voy a poner serio,

porque definiendo Tarzán, una niña llamada Ana,

cuando Tarzán se quedó solo en la selva, ella dice:

"Yo directamente me quedo en una roca

hasta que me vaya pudriendo y ya está".

¿Si estuviese en la selva, dice? Sí.

Me ha preocupado mucho la desesperanza de Ana

y por eso quiero mandar un mensaje.

Ana; niños y niñas de España...

¿Esa es mi cámara? Vale, luego me la llevo.

(Risas)

Qué me gusta que rían cada semana el mismo chiste.

José Corbacho os saluda.

Sé que a veces uno solo quiere quedarse sentado en una roca,

mirando al horizonte, viendo la vida pasar;

pero eso no es lo que nos ha sido destinado.

¿Y cómo lo sabemos?

Porque a los cinco minutos de estar sentados en una roca

nos duele el culo.

Es una señal del cuerpo

para que nos levantemos y hagamos algo.

Hay gente que se resiste, que es perezosa,

que no cambia la postura

y se quedan ahí yaciendo durante horas;

¿y cómo les castiga el cuerpo? Durmiéndoles una pierna.

Y no nada más patético

que una persona andando con la pierna dormida.

¿Qué quiero decir con esto, Ana?

No lo sé, pero levántate de esa roca

y construye el futuro.

Puede que ahora no me creas, pero quizá ese niño de tu clase,

que ahora se come los mocos, en el futuro sea un genio.

Porque llegarán los robots,

la inteligencia artificial, la teletransportación;

y tú y tu generación seréis los líderes del mañana.

Créeme, los adultos de hoy

éramos mucho más tontos que vosotros, sobre todo Sardà,

y no ha ido mal del todo.

¡Hay detalles...!

Hay detalles que mejorar. ¿Eso dónde lo ponía?

No lo ponía. No lo ponía en ningún sitio.

Me ha salido a mí sin querer. Ha sido una aportación mía.

Pero no podemos hacerlo todo nosotros.

Nuestra generación no puede hacer todo.

Hemos inventado el chupachup, la tortilla y las autonomías;

solo os queda parar el cambio climático,

conseguir la paz mundial y distribuir la riqueza,

¡solo os hemos dejado tres cosas!

¡Levantad vuestro pequeño culo y arreglad el mundo!

(Aplausos y vítores)

¡Bravo!

Muy bien. ¡Presidente, presidente!

¡Presidente!

Venga; señoras, señores...

Tiene usted que cambiar de asiento. Venga.

Ponte ahí, Miki, al lado de Llum. Vente aquí.

Ahora tenéis un pulsador. Manos en los muslos.

Cada uno en los suyos, ¿no?

Cada cual en los suyos, sí. Ah, vale, vale.

Ahora es una canción. Vale.

El primero que sepa de qué canción se trata aprieta.

No hagas eso. Pues vamos, ¿de acuerdo?

¡Eh! Venga, vamos a ello.

Es una canción de unos cantantes,

de hace tiempo,

que cantaban un poco de sevillanas.

-Para que vea cómo ha sido su tristeza,

cómo ha tenido que vivir.

-Un hombre y una mujer... -Que... se odiaban.

-¡Ah!

-Casi me has dado. -Me he hecho daño.

-Pero no hace falta que lo rompas.

¿Quién ha sido? Yo.

¿De qué canción se trata?

(CANTA) ¿Quién es? Soy yo. ¿Qué vienes a buscar? A ti.

-Qué bien cantas. (CANTA) Ya es tarde.

(PUBLICO) ¿Por qué?

¡Porque ahora soy yo la que quiere estar sin ti!

(CANTAN) ¡Por eso, vete, olvida mi nombre, mi cara, mi casa,

y pega la vuelta!

"Pega la vuelta". Oye, pero que cantan sevillanas.

"Pega la vuelta". "Pega la vuelta".

Bueno, pues son 30 gallifantes. Bien, me está superando.

-¡Vamos, vamos! Bueno, otra canción.

Manos en las rodillas. Otra canción.

Me han despistado las sevillanas. Segunda canción.

Hay una persona que está así.

-Están bailando cuatro hombres.

-Y todos haciendo así. -Y estaban haciendo así.

-Y otros que están así.

-Y un tío... pues que movía mucho

la barriga, el cuerpo, las manos;

se tiraba al suelo...

(TARAREAN)

(Pulsador)

-¿Qué? (CANTA) "Because I'm happy"...

-¿Cómo va a ser esa?

-Me ha parecido que la tarareaba y me he lanzado.

Ah, era humor.

No, intentaba adivinar la canción.

Pero no. Baila mucho Pharrell, ¿no?

-¿Pharrell Williams? -Sí.

Seguimos, seguimos. Sí, sí.

Qué más quisiera yo, ¿eh? Ya sabes.

Venga. Hay que arriesgar en la vida.

-Como una lagartija moviéndose.

(CANTURREAN)

-¿Qué es esto?

-Unos pelos así como... Como los trolls.

-Vamos, seguro que lo ve la directora y lo echa,

porque viene más mal peinado... Que vamos, que un ratón.

-Creo que eran las Ketchup.

-El pelo muy "pomponoso".

-Es muy vieja. -Es muy vieja.

-Son morenas, muy morenas,

como si estuvieran en la playa muchas horas.

-Uno con un "pelocho" como de marciano,

e iba de blanco, como Elvis.

-Yo creo que se titula la canción: "Tarculo".

(TARAREAN)

¡Eh!

Miki. (CANTA) Daddy, Daddy Cool...

-No puedes saberlo. ¡Sí!

No puedes saberlo. (CANTA) Daddy, Daddy Cool.

(CANTAN) Daddy, Daddy Cool... Muy bien, muy bien, muy bien.

Es verdad, que bailaba como una lagartija.

Vale, vale. Mira, mira, mira.

Impresionante. Ostras.

Sí, señor, "Daddy Cool";

por lo tanto aquí se está produciendo, se ha producido...

Hay un desequilibrio muy preocupante.

Se ha producido algo como un cierto desequilibrio inesperado.

Miki tiene 140 gallifantes. Qué fuerte, por favor.

Y Llum tiene 90. No te puedo.

-No está mal, está bien. No está mal, no está mal.

Además con canciones de mi época;

no de ahora que cantan todos como raro e igual.

(RÍEN) ¿Como raro? Sí, sí,

todas las generaciones creen que cantan raros en su momento.

Hay un grupo de músicos en nuestro programa,

ya legendario;

es nuestra Mini Big Band. Qué nivelazo.

Yo la pregunta que te hago, Miki,

es si estás dispuesto a cantar con ellos.

Hombre, claro, por supuesto. Ah, ¿sí?

¡Sí! Y ellos conmigo también, ¿no? ¿Y nosotros?

¿Y nosotros podemos hacer algo? -Sí, me ayudáis.

¡Miki y nuestra Big Band! ¡Vamos!

-Pasa, pasa.

¡Hola!

A ver, a ver, a ver. ¿Qué tal?

Venga, va. -Vamos allá.

(CANTA) Te compran porque te vendes.

Te vendes porque te sobras.

Te pierdes porque hay caminos.

Te digo, hay otras cosas.

Te sales porque te quieres.

Te quieres, tu mente en forma.

Te eliges porque hay caminos.

Te digo, hay otras cosas.

La venda ya cayó

y solo quedó la alegría.

La venda ya cayó

y empezarán nuevos días.

La venda ya cayó

avivando fantasías.

La venda ya cayó

y serás como querías.

Te rezas porque confías.

Te sientes que ya tenías.

Te vives, alto voltaje.

Te traje buenas noticias.

La venda ya cayó

y solo quedó la alegría.

La venda ya cayó

y empezarán nuevos días.

La venda ya cayó

avivando fantasías.

La venda ya cayó

y serás como querías.

Lo que eres, lo que eres, eres...

Lo que eres, lo que eres, eres, eres.

La venda ya cayó

y solo quedó la alegría.

La venda ya cayó

y empezarán nuevos días.

La venda ya cayó

avivando fantasías.

La venda ya cayó

y serás como querías.

(Aplausos y vítores)

Yo recuerdo que teníamos a Nemo y a Dori,

en mi casa, en una pecera,

y un día "se murieron", según mi madre, y los tiró al mar;

pero yo creo que le dio la gana para ya no limpiar más pecera.

Qué bien, qué bien.

Bueno, impresionante. Gracias.

No, de verdad. Muy bien acompañado. Sí.

Por los niños. Sí.

Y por nosotros, ¿para qué negarlo? Yo creo que debemos apretar.

Qué ritmo llevabas, Llum. Sí, sí.

Yo la música la he llevado siempre dentro.

Te digo algo; con la Mini Big Band, con Llum y conmigo,

tú por poco que cantases... Podrías hacer hasta un gallo.

Ya funcionaba. Y ganábamos. ¿Qué puede fallar?

No; muy bien, muy bien.

Un aplauso de nuevo, muy bien. ¡Bravo, Miki!

-Y a la Mini Band también. Bravo.

Bueno, bien, vamos ahora a nuestra sala de juegos, ¿vale?

Y os voy a presentar a los protagonistas.

Empezamos, Llum Barrera, contigo. Vale.

Te presento a Marc, que tiene cinco años.

¡Hala! -¿A que es superchulo?

Me lo han estado enseñando antes. Hay un montón de juguetes.

Ahora mira.

Hazme un favor, mira.

Haz una cosa, ¿ves este botón? -Sí.

-¿Lo has visto? Mantén apretado fuerte, muy fuerte.

Fuerte, y no te muevas, ¿vale?

-¿Por qué? -No te muevas, vengo enseguida.

-Vale. -Apriétalo, eh.

¿Y ahora qué?

La pregunta es, Llum, muy sencilla:

¿dejará Marc de apretar en algún momento el pulsador

o mantendrá todo el rato el pulsador apretado

disciplinadamente?

Yo... Esa es la pregunta.

Yo... Por 100 gallifantes.

No quiero añadir tensión.

Espera... ¡Ah! Te juegas 100 gallifantes, Llum.

Es que así me destenso.

Yo creo que lo va a soltar en algún momento.

¿Que en algún momento lo va a soltar?

Sí. ¿Crees que lo va a soltar?

¿Qué hace Miki por aquí detrás? Me toquetea las palancas estas.

-Ha sido ella primera. ¿Pero qué hacéis?

Tengo que estar aquí vigilando, está claro.

He empezado ella. -Somos muy de "Juego de niños".

Así que dices que... Yo creo que va a aguantar un poco

y luego ya se va a ir directo...

Lo voy a decir como para añadir sabiduría,

al conejo ese enorme que había.

Bueno, yo no te pido tanto. Esto te lo digo de más,

pero creo que lo va a soltar. Vale, lo vemos.

Ay, pobrecito. Pobrecito...

A ver, Llum.

¿Tú dices que lo suelta? -Yo digo que sí.

-Aguanta, pequeño. -A esto no se puede resistir.

-¡Mami, hay un camión aquí! Hay tentación, eh.

Moviéndose...

-Pobrecito. -¡Ay!

Pero ese camión a ti te conviene, Llum.

No, pero lo tiene que soltar.

-¿Tú has dicho que lo suelta? -Sí. Venga, Marc, suéltalo.

(CANTA) ¡Suéltalo, suéltalo!

-Mira, yo creo... ¡Uh!

Es muy obediente.

Llum Barrera, este niño es muy disciplinado.

Se va a subir sobre el botón. -Yo lo hubiera soltado seguro ya.

-Sí... 13 segundos.

¡Ay, ay, ay! ¡Ay, que se hace pis!

13 segundos. Que se mea.

(CANTA) ¡Suéltalo, por favor, que pierdo 100 gallifantes!

(PÚBLICO) Cuatro, tres, dos, uno... -No, no.

¡Cero! -¡No!

Llum Barrera, lo siento. Tengo pis.

Lo siento, Llum. ¡Bravo, Marc!

Lo siento, pero Marc ha sido disciplinado,

ha hecho caso a su madre, ha aguantado la tentación,

ha aguantado el camión

y ha aguantado efectivamente las aguas menores,

porque ya no resistía más. No.

No resistía más. No soportaré que tú ahora aciertes.

Miki. Venga, va.

Te presento a Izan, que tiene dos años.

Por Dios...

-Corre, corre, mira. Míralo.

Ay, qué bonito. Míralo.

Cuántas cosas. Está... encantado.

Míralo. Ay, qué mofletes.

-Por Dios.

¿Veis allí que hay una especie de telón colgado?

Bueno, pues eso será muy importante.

¿La madre se ha ido?

¿Dónde está? -Así somos las madres.

No, aún está ahí. ¿Ahora qué?

La pregunta para Miki... Mira, cuando se levante el telón,

aparecerá un biberón y un peluche.

Vale. Y la pregunta que te formulo es:

¿qué va a coger Izan, el peluche o el biberón?

Yo creo que el peluche. El peluche.

Sí, ya ha comido.

¿Sí? Sí.

-Por favor, que tenga hambre.

Vamos a verlo. El peluche.

¿Lo tienes claro? Sí, sí.

¿No cambias de opinión?

No, el peluche. Vale, el peluche; pues lo vemos.

Vamos, Izan. -Ay, qué cara, por favor.

-Chanchán... Vamos, pequeño Izan.

Ve a por el peluche.

¿A quién quieres más, al peluche o al biberón?

-¿No tienes hambre? -El bibi solo te durará un rato.

-Un "chupi-chupi". -No, el peluche.

-¡Chupi, chupi, chupi! -¡Peluche, peluche!

¡No, cambia! ¡Cuidado!

No, ese bibi. -¡Peluche, peluche!

¡Miki! Ese bibi rico.

-¡Izquierda! -Para allá, no mires el peluche.

-¡¡¡No!!! -Espera, a que cambia...

-No. -¡Bien!

¡Oh, oh, oh!

No solo eso, sino que... Fíjate.

Ahí estaba Izan hambriento.

Es un niño, está sediento. Hambriento.

Miki... Iba a decir el biberón,

pero al final... Pero no sabéis cómo nos duele

ahorrarnos 200 gallifantes.

Pero... No sabemos qué hacer

con los gallifantes.

Dámelos a mí. Y no los habéis ganado.

Dámelos a mí. -Repártelos equitativamente.

-Dámelos a mí, por simpatía, por juventud, por alegría;

son tantos los motivos. Me ha gustado...

Oye, ¿qué le haces? Ya está bien, Miki.

Vais bajando, vais bajando... Al final acabaremos tumbados aquí.

No, los marcadores se mantienen igual, no bajan.

Jolín. Bueno, nos vamos a 1989.

En este programa, ¿de acuerdo?

Vamos a ver a Patricio.

(CANTA) ¿Dónde vas, morenuca?

¿Dónde dejas de ir?

Voy a peinarme los rizos

a la luz del candil.

Y voy a peinarme los rizos

a la luz del candil.

¡Quiquiriquí!

¿Qué debe ser de este niño, de Patricio, en la actualidad?

Vamos a ver si... Lo primero es una pregunta que yo formulo,

si lo habrán localizado o no.

Porque José Corbacho últimamente

falla más que una escopeta de feria.

Vale.

-El acierto nunca ha sido lo suyo. Venga, José Corbacho, pase, pase.

Se da un aire, eh, Corbacho.

¿Qué quiere decir "Corbacho falla más

que una escopeta de feria"? Es una broma.

¿Has conseguido localizar a Patricio?

No, he fallado, querido Sardà.

No, es broma; no he localizado solo a un Patricio;

he localizado a cuatro Patricios.

"Four", cuatro Patricios.

Cuatro Patricios, que van cantando:

(CANTA) Yo le peinaré los rizos...

O lo que cantaba ese niño en el año 89.

"O. T." no existía entonces. Cuatro Patricios;

solo uno es el verdadero; los otros tres son... plebeyos.

Son Bob Esponja. Muy bien,

vamos a ver quién es el Patricio verdadero.

Lo deberéis adivinar vosotros para ganar 100 gallifantes.

Claro. Vale.

Os presento a los cuatro Patricios, ¿de acuerdo?

Nuestro primer Patricio siempre sintió debilidad por las abejas.

Cuando a los 25 años se dio cuenta de que era demasiado mayor

para ver cada día "La abeja Maya", decidió hacerse apicultor.

Nuestro segundo Patricio trabajaba en una zapatería;

llegó a aficionarse tanto a los olores intensos,

que decidió dedicarse a la fabricación de quesos.

En su casa el ambientador no es de lavanda, es de cabrales.

Nuestro tercer Patricio trabaja

en una empresa de tratamiento de residuos.

Con el tiempo ha elaborado su propia teoría:

la mierda que generamos no se crea ni se destruye;

solo se transforma.

Y nuestro cuarto Patricio perdía siempre el autobús

y llegaba tarde al trabajo.

Ahora es conductor de autobuses

y ha conseguido que sean los demás los que lleguen tarde al curro.

Qué lío. Bien.

Bueno...

Ahora es cuando tenéis que decidir cuál de los cuatro...

Patricio apicultor, Patricio quesero,

Patricio tratador de residuos o Patricio autobusero.

Vale, y esto era del 89.

-¿Podemos ver la foto otra vez? No, memoria.

Esto era del 89... Este era del 89.

Ya podéis escribir. ¿Estás haciendo cuentas

por las arrugas? Cada cual que decida.

Lo que está claro es que son hermanos los cuatro.

-O primos. -O primos cercanos.

A ver, Miki y Llum... Patricio apicultor,

Patricio el de los quesos... ¿Tú cuál vas a poner?

Patricio el de los residuos o Patricio el de los autobuses.

A ver, ¿pueden sonreír? Los cuatro a la vez, ¡ya!

Que se vean los dientes. -Que eran de leche.

Venga. Ya está, sonrisa fuera, Patricios.

Patricios serios. Voy a contar hasta tres

y giráis la pizarra. Yo ya lo tengo.

-¿Seguro? ¿Sí? -Ah, no lo sé.

"Patricios serios", la nueva serie de TVE.

He escrito muy mal; espera. Eres más lenta que Llum Barrera.

Uh, es una tía de la que me han hablado fatal.

Ya está, va. Girad las pizarras.

Venga, va. Quesero, quesero.

¡Uh, dos queseros! ¡Dos queseros!

¡Muy bien, habéis puesto lo mismo!

Ah, ¿pero es? No lo sabemos.

Pero coincide, qué bonito. Qué bonito, sí.

O los dos han acertado o los dos se han equivocado.

¿Y otra vez regalamos gallifantes? No lo puedo consentir.

Dos queseros. Venga, pues vamos a ir dilucidando.

Vamos a ir dilucidando. Dilucida.

¿Dilucido? Sí, dilucida.

Los que buenos "dilucidadores"... (BALBUCEA)

Vamos a dilucidar. Venga, sí.

Patricio número uno, Patricio "number one",

que también nos ven por el Canal Internacional.

Patricio número uno, Patricio apicultor,

¿eres tú el Patricio cantarín que estamos buscando?

No. ¿No?

Gracias. Vale, uno que no.

-Muy bien, Patricio.

-Gracias, Patricio. Que vaya bien con las abejas.

Vamos con el Patricio número cuatro.

Sí. El Patricio que tiene un autobús.

Patricio "number four", Patricio número cuatro,

¿eres tú el Patricio que estamos buscando?

¡No! Bien, bien.

-¿Me lo puedo repensar ahora? Gracias, Patricio.

No te puedes repensar nada. A ver, ya no te lo puedes repensar.

Es un momento trepidante. Que no, que es el quesero.

A ver... Me parece...

-¿En serio? -Me parece que es el otro.

Patricio quesero,

el que han puesto Llum Barrera y Miki,

que los conocen en el mundo entero. Ay, qué bien te ha quedado.

¿Eres tú el Patricio que estamos buscando?

No. ¡No!

Oh, Patricio, ven para acá. Lo sabía.

¡Patricio! Deja esto aquí.

¡Un abrazo!

¿Cómo estás, cómo estás? Bien, bien, bien.

¡Miradlo! Tenía una duda.

Se han equivocado. Y al final me he quedado mirándolo

y digo: "Esos ojos son de ese chaval".

-Si era imposible fallar. ¿Pero cómo estás?

¿Y por qué no has hablado antes? ¿Cómo estás?

¿Y esa canción que cantabas, de qué era esa canción?

Que me la enseñó mi abuelo. ¿Esa canción?

Yo quiero un fragmento de la canción, por favor.

(CANTA) Voy a peinarme los rizos

a la luz del candil.

Canta entregado, simpático... (CANTA) Voy a peinarme los rizos

a la luz del candil. Míralo, míralo.

¡Quiquiriquí! ¡Quiquiriquí!

Óyeme, ¿y qué tal por tu Cantabria?

Muy bien, muy bien. Muy bien.

Muy bien. Óyeme, y...

¿Tú te habías visto? No.

¿En su momento no te habías visto?

No. ¿Nunca?

¿No te grabaron con el VHS? Pero...

Sí, pero se perdió. La escuela la cerraron y se perdió.

-Es que eso se pudre. Las cintas esas ya no valen.

Oye, hay otro fragmento que tenemos,

que es emocionante porque hablas de tu abuelo.

Sí, el que me enseñó a cantar.

El que te enseñó a cantar esa canción.

¿Quieres que veamos el otro fragmento?

Vale. Lo vemos.

Él siempre me da un duro.

Y también...

Como le ayudo a las vacas,

algún día me va a comprar una oveja.

Ya ha ido a encargarla.

-Qué gracioso. "Como le ayudo con las vacas"...

¿Tú ya le ayudabas con las vacas? Sí.

¿Tan pequeñajo? Sí.

Y las vacas eran enormes para ti. Sí.

¿Y le ayudabas, en serio? Sí, sí.

Óyeme, tengo esto para ti, si lo quieres.

Si no lo quieres... ¡Sí, hombre!

Igual no lo quieres... Aún conservo el pin.

Porque, claro, no es oveja y vaca. Ya.

Es gallifante. Para ti. Muchas gracias.

-¡Bravo, bravo!

Muchísimas gracias, Patricio. Muchísimas gracias.

Bueno, y vamos a ver cómo estamos.

Miki tiene 140 gallifantes y Llum, 90 gallifantes.

Bueno, estamos igual. Esa es la situación.

Pero ahora vamos a pasar a nuestro próximo juego,

en el que la teoría se acaba, vamos a la práctica:

hay que disfrazarse.

Vale, vale, vale. Venga, va.

-¡Va, va, va! Vale, vale, vale...

Vale, que vamos. Vale, que vamos.

Vale, que vamos.

Tres cabinas; en cada cabina, tres disfraces.

Podéis repetir disfraces, ¿vale?

Vale. Y ganará un punto

el que coincida con el disfraz de mi ayudante,

que es Nico. Ahí está Nico, ¡bravo!

¿Qué tal, Nico? Muy bien.

Bienvenido, bienvenido.

Bueno, bueno, bueno.

¿Estás preparado, Nico? Sí.

¿Sí, sabrás disfrazarte? No, espérate.

¿Estáis preparados?

Tú me lo chivas por debajo. -No.

-¿Por qué no? No, eh, eso no, eh.

¿Cómo hemos quedado?

Preparados; cada uno a su cabina. Vale.

Tres trajes, tres vestuarios... Vale.

Podéis repetir, ¿vale? Vale.

Cada uno dentro. Venga, Nico. Venga, va.

-¿Y cuándo salimos? Adentro.

Vale, voy. Sí, ya, ya.

Ya. Aquí toda la intríngulis es saber cuál es la decisión de Nico.

Si alguno de los dos coincide con la decisión que toma Nico,

es un punto.

Ya estoy. El que tenga más puntos,

100 gallifantes.

No, no. A ver, ¿preparados todos?

Ya sí, ya. ¿Llum?

¡Sí! Venga.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno, ¡cero!

¡Oh, oh!

¡Oh, oh!

¡Los tres mosqueteros! ¡Hala!

Me siento cardenal Richelieu. ¡Aramis, Pontos, vamos!

¡D'Artagnan, D'Artagnan! Uno a uno; un punto para cada uno.

(MIKI GRITA)

Extraordinario. Vale.

Todos dentro y a ver cuál es la decisión que tomáis ahora.

Venga, va.

Disfrazarse; ¿qué tiene eso de disfrazarse?

Desde pequeños nos ha gustado. Esto está difícil.

-Espera, espera. Para saber que a la gente

le gusta disfrazarse, solo hay que mirar al público.

Miraos. (EL PÚBLICO VITOREA)

¡Eh, eh, eh! O a mí, o a mí.

¡Todos disfrazados!

¿Preparados? ¡No!

¿Cómo que no? ¡Un momento!

¿Quién pide tiempo? Yo.

¿Quién es "yo"? Miki.

-¡Pues Miki no cuenta!

-Lo tengo, lo tengo. Venga, Miki.

Tres, dos, uno, ¡cero!

¡Ya!

No puede ser. No puede ser.

¡Es tan poco real! Pero...

(EL PÚBLICO VITOREA) ¡Eh, eh!

Mira, mira, mira cómo se ríe Nico.

¿Pero cómo puede ser? No lo sé.

Dos a dos. Nico, ¿ahora cuál te vas a poner?

Esta próxima es la decisiva y la del desempate o no.

Venga, adentro los tres.

Venga, va. Adentro los tres.

Son quizá demasiadas impresiones para los que estáis en casa

y para el público de aquí.

Tres tiestos con tres flores, como tres soles.

Nico, ¿cómo vas? Eh... Casi.

Casi, casi; vale, vale.

Eh... Llum, piensa que si estropeas algún traje, no pasa nada.

Ya, ya. Son gallifantes que os descontamos.

¿Me puedo llevar alguno, que me gustan mucho?

Eh... Yo ya estoy.

La respuesta es categórica: no.

Jo, luego hablas de mí. -Un momento.

Nico ya está. Sí.

Vengas, todos estáis, eh. Venga.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno, ¡cero!

Mi cesto. Espérate, espérate.

Había olvidado la cesta.

Había olvidado la comida de la abuela.

Oh, oh, oh. Vamos a entrar todos otra vez

y a ver si desempatáis. Nico, ¿cuál te ha gustado más?

-No sé. ¿Vale?

Esta tiene que ser la definitiva. Vamos a ver.

Si no, ya tomaríamos alguna decisión.

Pero bueno, el combate espera; "Juego de niños".

Vamos a ver qué decisión toman. Yo ya estoy.

-¡Ya estoy! ¿Ya estáis? ¡Vale!

Cinco, cuatro, tres, dos, uno, ¡cero!

¡Tachán! Nico...

-Por un momento he pensado

que se volvería a poner el más aparatoso.

Por un momento ha pensado... Mira la pareja.

¿En qué momento doña Rogelia ha pensado...?

Sí, o sor Rogelia, sí; no sabemos.

Lo cierto es que has ganado, Miki, ¡100 gallifantes!

¡100 gallifantes! ¡No puedo!

Mejor mosquetero, Nico.

Bueno, bueno, bueno. Vamos a repasar los marcadores.

Lo tenemos ahí. Miki, 240. ¡Uh!

Llum, 90. No hace falta que lo digas.

Pero Llum, Llum... Un momento; 90-60-90.

90-60-90.

Óyeme, una cosa tengo que deciros;

el juego al que vamos inmediatamente

se dirimen, os jugáis,

¡500 gallifantes!

O sea, que de un plomazo me lo quito de encima.

Podrías hacerle un "sorpasso", ¿vale?

Intentaré hacerle un "sorpasso", que no un zarpazo.

Vamos a nuestro próximo juego.

Por favor, tomen asiento. Vamos.

Llum, ¿pero qué haces con esto? ¿No me lo puedo llevar?

Es un momento muy serio.

Pero es que me ha encantado. Yo te lo regalo.

¿En serio? Pero lo dejamos aquí.

No, suelta... Es que no me fío.

Por favor, aquí, aquí... Que yo lo vea, eh, todo el rato.

Sí, todo el rato lo verás. ¡Me llevo una flor!

En este momento os vais a jugar 500 gallifantes

y de aquí saldrá el ganador que irá luego inmediatamente

a nuestro juego final, el gallifantazo,

donde podéis ganar 1000 más.

Uf, eso es... -Vale.

Me pongo nervioso de pensarlo;

me tiemblan hasta las gafas. Estoy muy nerviosa.

Vamos a retrotraernos a la infancia.

Vale. Tres historias nos vas a contar.

Veremos si sabes cuál es la... Falsa.

Auténtica. Ah, ¿la auténtica?

Ah, claro. Claro.

¿Entiendes de qué va la prueba? ¿O hay que volvértelo a explicar?

-Venga, tira.

-Bueno, va, venga. La primera historia.

Pues esto pasó cuando estaba en clase de Música

y de repente la profesora se tuvo que ausentar;

eso de que salía un momento, dejaba la puerta abierta

y aquello empezaba un poquito... a removerse.

Y yo, que ya sabes que canto bien

y me ha gustado siempre dar la nota en todo,

y además era la delegada y la gente me atendía,

me levanté y me fui al entarimado, a la pizarra.

Y empecé como a dirigir la clase: "Venga, chicos, orden".

"Vamos a empezar a hacer las notas; do, re, mi, fa, sol"...

¿Eh? Y luego, ya que estábamos, cogimos los lápices,

empezamos a dirigir la orquesta,

el otro haciendo un instrumento; total, se armó un guirigay.

Y estábamos todos ahí de cachondeo y de repente me da por girarme

y digo: "Y ahora vamos a poner las notas en el pentagrama".

Yo haciéndome la chulita, me puse con el pentagrama.

Y veo que... silencio. Ah, Dios.

"Venga, las negras"...

Y me doy la vuelta y veo en la puerta justo

al director y a la profesora de Música.

Y yo pensando: "Ya la he liado, aquí me cae un castigo".

O sea, yo me esperaba lo típico de: "Barrera, te vas a...".

Pero el tío se puso a reír,

a la profesora no le hizo tanta gracia,

porque la imitaba muy bien, tenía frenillo...

Y nada, pues... la cosa acabó con que yo la lección que saqué

de todo eso es que hay que tener morro en la vida,

porque si no, no te hubieras presentado a "O. T.".

Esa es la primera.

Está bien, está bien. Primera historia.

Vale. -Esa fue la primera...

Bueno, primer escollo del que me salvé.

Ah, la segunda, sí. Esta es muy buena también.

Esta era en la fiesta de carnaval, nos teníamos que disfrazar de algo,

y en aquella época habíamos hablado de "La Bella y la Bestia",

nos habían contando la historia, estábamos ahí un poco...

Y todas las niñas tenían que disfrazarse de Bella;

alguna se quería disfrazar de la rosa...

Tú sabes de qué va, ¿no? -Sí.

-Vale...

Y yo pensé: "¿Y la Bestia? ¿Nadie va a ser la Bestia?".

Y yo dije: "Yo quiero ser Bestia, es el protagonista".

¿Pero cómo te hacías una Bestia

si entonces no había chinos para comprar los disfraces?

Pues yo me fui al armario de mi madre,

que tenía un abrigo de visón del bueno de plástico...

Me lo coloqué, me coloqué unas botas,

me hice una cosa muy extraña que aún no sé cómo lo hice

con un fular amarronado de mi madre,

y con unos palillos me hice los dientes de Bestia,

que son como así... -Sí.

-La gente no tenía ni idea de qué iba disfrazada.

Entonces cuando subimos al escenario,

que subían todas las niñas de princesa y detrás de Bestia,

me decían: " Te has equivocado, tú eres de otro grupo".

Y yo: "Que no, que soy Bestia".

Claro. Ellos no sabían de qué iba yo.

Pero una cosa buena saqué de ahí;

las niñas se pelaron de frío porque era febrero, en Mallorca,

y yo... Ande yo caliente, ríase la gente, ¡toma ya!

Ole, ahí la tienes, segunda.

Miki, ¿qué impresiones tienes? No lo digas.

¿Tienes alguna intuición? Creo que sí.

¿Algo? Algo.

¿Tienes algo? Algo.

¿Piensas algo? Sí.

Pero claro, queda una. Ya, por eso.

Pues adelante. Venga, pues esta.

Esta es todavía mejor que las anteriores. Va.

Yo era pequeñita, tendría... dos o tres años.

Y mi madre venía del mercado de comprar huevos.

Entonces los huevos se vendían en una bolsa, no en la huevera.

Entonces había comprado dos docenas de huevos,

y la dejó en el suelo y se fue a cambiar,

con tan mala suerte que dos huevos se habían cascado.

Entonces yo me fui a la cocina y digo: "Estos huevos están rotos".

"Esto se tiene que tirar, no vale para nada".

Y tú piensas: "Los tiró a la basura".

Qué fácil, ¿no?

No, a esta niña Llum se le ocurrió, como estaba la ventana abierta,

¿por qué no tirarlos por la ventana?

Qué buena ocasión.

Entonces me fui a la ventana, cogí la bolsa e hice: "Hala".

"Ya no hay huevos".

Dos docenas de huevos a la calle.

Cuando sale mi madre para hacer la tortilla:

"Nena, ¿y los huevos?".

"Los he tirado, estaban rotos, eran para tirar".

Mi madre corriendo, cogiendo el mocho

para bajar a la calle a limpiar la acera

que se había quedado hecha unos zorros,

y lo peor, que le habían caído dos huevazos en la cabeza

a un vecino,

que no sabía de dónde se le habían caído.

Bueno, ya se disculpó con él y todo el rollo,

pero lo bueno que sacamos de ahí es que mi madre y yo

a partir de ese día tuvimos la complicidad maliciosa

de llamarle a ese vecino "el señor Tortilla".

¡Toma, encima de que se la había dado!

Toma. ¡Ah!

Bueno, Miki... ¿Cómo te has quedado?

Mírala... ¿Cómo te has quedado?

Mira, mira cómo te invoca.

Es muy buena actriz, es imposible.

Mira, vamos a poner las tres historias de Llum.

Dando la nota; primera historia, ¿recuerdas?

Bestia caliente.

Y manda huevos. (RÍEN)

Efectivamente. Bueno, bueno, bueno...

Vamos a liarlo más, porque ahora te toca a ti

recordar tres fragmentos de tu infancia.

Vale. Adelante.

Bueno, pues como es bien sabido,

mis abuelos tienen una finca en Tarragona

y tenían un perrito que se llamaba Roco.

A mí me encantaba... Bueno, yo veía en las películas,

en las series, las casas estas en los árboles;

veía mucho "Los Simpson" de pequeño;

y me encantaban las casas en los árboles.

Total, que un día se cambiaron de caseta de perro mis abuelos;

de hecho, mi abuelo hace las casetas de perro

porque es un manitas;

y la cambiaron y yo pensé:

"¿Qué puedo hacer con la caseta vieja?".

Total, la subí a un árbol, un olivo pequeño que había allí,

la puse allí, y nada, era una caseta... pequeña.

Cabía yo sentadito y ya está.

Y pensé: "¿Qué mejor manera de pasar un buen día

que cogiendo a Roco, el perro de mis abuelos?".

Y lo cogí y me lo metí. Digo: "Yo me lo subo

aquí a la caseta y voy a estar como en las películas,

acariciando el perro, viendo la finca...".

Total, que me subo al perro,

el perro se puso nervioso como él solo.

Estuve una hora con el perro nervioso ladrando,

yo cagado de miedo,

y lo que iba a ser un día fantástico fue un día de perros.

-Muy bien. Muy bien.

Muy bien contadas todas las historias hasta este momento.

Tengo que felicitaros. Muchas gracias.

A ver si la tónica se mantiene. Segunda historia.

Bueno, pues a mí cuando era pequeño me gustaba mucho

acompañar a mis padres a comprar.

Me sentía útil si lo hacía.

Entonces yo iba con mis padres a comprar al supermercado y demás.

Y bueno, no sé por qué,

si me quería hacer el fuerte, el guay, cualquier cosa...

Antes en los supermercados había bolsas de plástico superblanditas;

ahora hay que pagarlas y son duras y reutilizables;

pero antes eran de chichinabo.

Y claro, nosotros poníamos todas las botellas de vino,

de no sé qué, en las mismas bolsas.

Total, yo no sé... Mi hermano había nacido,

por tanto, tendría... nueve años, una cosa así.

Y yo quería coger la bolsa de las botellas.

Mi madre: "Venga, coge la bolsa de las botellas".

Cogí la bolsa de las botellas; yo ahí que no podía...

Vamos, porque había muchísimas.

Y caminando, caminando, hacia el coche, mi madre gritó:

"¡Miguel, pon la mano en el culo, que se va a romper la bolsa!".

Y yo hice... (TODOS RÍEN)

-Y me puse la mano en el culo. Y ahora cada vez

que oigo una botella romperse, me pongo la mano en el culo.

Muy bien.

En Nochevieja no vayas a la Puerta del Sol.

Llum, ya tenemos dos. Ya tenemos dos.

Ya tenemos dos. Bueno, pues como he dicho antes,

a mí me gustaba mucho mirar series y películas,

y vi un día una película de esas malísimas,

de las malísimas,

y vi cómo cada vez que clavaban un cuchillo,

era como que se lo metían debajo del brazo

y hacían ver que lo tenían clavado. Y luego salía la sangre y tal.

Bueno, pues como yo soy un poco peliculero y tal,

un día bajó mi madre a comprar

a la frutería que teníamos delante de casa,

y yo pensé: "Voy a gastarle una broma".

Y empecé a probar; cogí un cuchillo de los pequeños,

me lo puse aquí y veía como que no quedaba bien...

O sea, que no.

Entonces dije: "Voy a coger el del jamón".

Este enorme. Ay, Dios.

Entonces cogí el cuchillo del jamón y me lo puse debajo del brazo.

Me fui a la entrada, me senté así, en plan como...

¿Vale? Y me quedé así hasta que mi madre llegó.

Mi madre cuando abrió la puerta pegó tal grito,

que el susto me lo llevé yo.

Y a partir de ese día,

cada vez que alguien saca el cuchillo del jamón en mi casa,

los vecinos hacen así como en plan: "¡Eh, cuidado!".

Muy bien, muy bien, muy bien.

Este momento es delicadísimo.

Vamos a poner las tres historias de Miki: cabaña perruna,

mano en el culo y puñalada "fake".

Pensad que ahora son 500 gallifantes

y, por lo tanto, es el momento culminante

antes del gran juego final del gallifantazo.

Bien... Llum.

¿Cuál crees que es la historia verdadera de las de Miki?

¿Cuál quieres marcar?

Yo creo que... la auténtica...

Es... Es... la puñalada "fake".

La puñalada "fake". Marcamos puñalada "fake".

Has puesto cara de que he fallado. No digamos nada.

Miki, ¿cuál crees que es cierta de las tres historias de Llum?

Yo... la bestia caliente. Bestia caliente.

Marcamos bestia caliente.

Realmente hasta yo me asusto

con la banda sonora que hay en esta sección.

Me encanta el título "bestia caliente".

Acabo de tener un susto.

Bueno. Vale.

Vamos a ver, Llum, ¿cuál es tu historia verdadera?

"I'm so sorry, my dear",

pero mi historia verdadera es la de manda huevos.

¡Oh!

Atención. He estado a punto, eh.

He estado a punto. Jo, pues ya está.

-¿He adivinado la tuya? No, espérate.

Espérate, espérate. Me espero, me espero.

Ahora es... Miki,

¿cuál es tu historia verdadera?

Mi historia verdadera es mano en el culo.

Bueno, ninguno de los dos habéis acertado.

Ninguno de los dos habéis acertado la historia auténtica del otro.

Por lo tanto, el que gana de momento y pasa a la finalísima,

al gallifantazo, ¡es Miki, con 240 gallifantes!

Y Llum, toma, gallifante y al trono de honor.

No te vas, no nos dejes. ¿Pero puedo cantar?

Sí. Venga, va.

-Muy bien jugado, muy bien jugado.

(RÍEN) (CANTAN) Avivando fantasías...

¡La venda ya cayó!

Miki, esto es el gallifantazo. Vale.

¿Vale? De momento está aquí.

Tienes ahora la posibilidad, como decíamos,

de ganar 1000 gallifantes más.

Apoyándote psicológicamente, Llum Barrera,

que se ha quedado con parte de su disfraz.

Estás... bellísima. "I know, my dear".

Te lo digo sinceramente. Impresionas desde aquí.

Bueno, ¿preparado? Venga.

Venga, el encargado de todo el gallifantazo es...

¡José Corbacho!

¡¡¡El gallifantazo!!!

No dejes que te asuste. Vale.

No dejes que te impresione más allá de lo necesario.

Primero déjeme decirle a Llum que va a ver el gallifantazo

desde la barrera, haciendo la fotosíntesis.

(RÍE) Un aplauso por tu concurso.

Qué buen chiste. Lo he hecho muy mal, Corbacho.

Y para no asustar a Miki, sino animarlo, le voy a decir:

(CANTA CON AL DE "LA VENDA") Gallifantazo,

este programa es fantasía.

Gallifantazo... (EL PÚBLICO APLAUDE)

Vale, vale, vale.

Vale, que el que va a Eurovisión es él.

Muy bien. Menos mal.

Miki, el gallifantazo.

Te voy a explicar en qué consiste,

pero antes te voy a presentar a los gallicraks,

que son los ocho niños que van a jugar contigo.

Yo diría que te van a ayudar, pero a veces estos niños

son tan complicados que no sé si ayudan o dificultan el proceso.

Vamos a conocer a los ocho gallicracks

que van a jugar con Miki en el gallifantazo de hoy.

Ellos son:

Lucía, Alan y Yago, Daniel, Lluna,

Raphael, Álex, Marc y Martina.

Suerte. Mucha suerte, eh.

Gracias.

Miki, tienes tres minutos. Tú dirás: "¿Para qué?".

Yo te lo explico.

Para adivinar las ocho definiciones de nuestro panel.

Cada niño, o sea, cada casilla, es una definición.

Te van a ir dando pistas, diferentes pistas,

sobre la misma definición.

Cada casilla esconde una cosa o un nombre propio.

O un personaje. Exacto.

Y tú tienes tres minutos para adivinar las ocho.

Vale. ¿Preparado, Miki?

¿Preparado, señor Sardà? Usted manda, cuando usted diga.

Sí, sí, adelante. Perfecto.

Tres minutos. Empezamos. Tiempo, ya. Lucía.

Tiene los pelos de punta.

Tiene los pelos de punta. Goku.

No, siguiente.

Lleva sombrero. -Pero tiene una corona.

Lleva sombrero, pero tiene una corona.

El rey. No, siguiente. No vamos mal.

El tuyo lo aprendes escuchando a tus papás.

El tuyo lo... -Tu idioma.

¡Sí! ¡Sí!

Muy bien, muy bien. Con una primera pista.

Muy bien. Con una primera pista.

"La venda ya cayó",

y la primera definición del gallifantazo también.

Vamos, en apenas 19 segundos ya tenemos "idioma".

Efectivamente, se aprende el tuyo oyendo el de tus padres.

Una buena definición de Daniel.

Ya tenemos uno, vamos muy bien.

Venga. Vamos muy bien.

¿Seguimos, sí? (PÚBLICO) ¡Miki!

El público ahí, está caliente. ¡Vamos, Miki!

Pues vamos a seguir con Lluna. Lluna, tiempo.

Puede ser blanco o negro. Puede ser blanco o negro.

Ropa. Siguiente.

La de mi padre está llena de pelos. La de su padre está llena de pelos.

¿El peine? No, siguiente.

Parece un caracol blanco. Como un caracol blanco.

Medusa. No, siguiente.

Es como el bigote, pero de los ojos.

-Las cejas.

¡Sí! ¡Muy bien!

Esto ya te lo acerco un poquito más.

Como los Reyes al pesebre. Sí.

Muy bien. Oye, dos aciertos, además uno encima de otro,

dos en raya; vamos bien.

No sirve para mucho, pero queda bonito.

Muy bien. Has consumido solo 42 segundos

y ya tenemos dos aciertos.

Vamos muy bien, Miki. Muy bien.

Esperemos que esto sea una premonición

de cosas que vendrán.

¡Venga, dale, Miki! Muy bien.

Vamos con Martina. Tiempo. Martina.

Cuando no sale la estrujo. Cuando no sale la estrujo.

Nata. No, siguiente. Lucía.

Para usarlo mejor me pongo bata.

Para usarlo mejor me pongo bata. Eh... Pastel.

Siguiente.

Vive en un palacio y a las cinco toma el té.

-El rey de Inglaterra. ¿O...?

La reina de Inglaterra. ¡Correcto!

Es que no me acordaba de lo que me había dicho Lucía.

¿De qué no te acordabas? De Lucía.

Lucía, primera pista era: tiene los pelos de punta...

Sí. Y la segunda:

para usarlo me pongo una bata.

Son las dos pistas que te puedo refrescar de Lucía.

Pero correcto lo que has adivinado de Alan y Yago,

que llevaba sombrero y corona, vive en palacio

y a las cinco toma el té;

no era el rey de Inglaterra, en Inglaterra tienen reina,

y el marido pues el duque de algo.

Vale. De Edimburgo, de Edimburgo.

¿Y Lluna qué había dicho? (PÚBLICO) ¡Vamos, Miki!

¿Más pistas? ¿Me lo puedes repetir o no?

Lluna ha dicho que puede ser blanco o negro

y ahora llega la segunda pista de Lluna, ¿vale?

¿Preparado? Sí.

Estoy nervioso. Ya.

Pero es que llevas tres en poco más de un minuto;

o sea, vamos muy bien, vamos muy bien, Miki.

No te pongas nervioso que vamos bien.

¿Seguimos? Sí.

Lluna. Tiempo, Lluna.

A veces se derrite en la mano.

-Helado. No, siguiente.

Se bebe toda el agua. Se bebe toda el agua

y la de su padre está llena de pelos.

El baño, la pica del agua, el lavamanos.

No, siguiente.

No tiene ventanas. No tiene ventanas

y era como un caracol blanco.

Eh... Un iglú. ¡Correcto!

Muy bien, muy bien. (PÚBLICO) ¡Miki, Miki, Miki!

¿Esa asociación de ideas cómo ha ido?

El no tener ventanas y ser blanco, he pensado en un iglú.

Claro, no es Sergio Ramos, es un iglú, claro.

Sergio Ramos va de blanco y no tiene ventanas,

pero no, un iglú.

¿Puede repetirme que había dicho Martina?

No sé si...

No me puedes repetir. Vas muy bien.

O sea, en la mitad de tiempo,

dos segundos menos de la mitad del tiempo,

ya llevas la mitad del panel. Vale, vale.

Martina dijo: cuando no sale la estrujo.

Tiempo, Martina.

Necesita cepillo, pero no tiene pelo.

Si no lo sabemos, pasamos. Paso.

Pasamos. Siguiente.

Sirve para hacer cuadros. -Pintura.

No, siguiente. ¡Ah!

-También se puede beber.

-¿Agua? Siguiente.

¿Es un animal? ¿Es un animal?

Es que no me acuerdo de las anteriores.

Siguiente. Paso.

-Te sale espuma por la boca.

Sale espuma por la boca cuando lo usas.

¿Pasta de dientes? Correcto, pasta de dientes.

Pasta de dientes. Muy bien.

Muy bien, eh. Gracias.

Pasta de dientes, correcto.

Cuando no sale, la estrujo. Claro.

Necesita cepillo

y cuando la usas te sale espuma por la boca.

No hay quinto malo. Pero que muy bien.

Espera un momento. Un momento, un momento.

Ay, ay, ay, ay. Vale.

Vale. Vale.

Quedan tres.

56 segundos; tiempo sobrado.

Vamos a ir a Lucía.

Lucía había dicho... Que tiene los pelos de punta.

Ah, vale, sí, es un pincel. Vamos allá.

¿Preparado? Sí.

¿Sí, seguro? Venga.

Sobradamente preparado. Tiempo. Lucía.

Los hay gordos y finitos. -Un pincel.

¡Un pincel, correcto! (EL PÚBLICO VITOREA)

Tío...

Tío... (PÚBLICO) ¡Miki, Miki, Miki!

(PÚBLICO) ¡Miki, Miki, Miki! Mira cómo tienes a Llum.

Es fanática, fanática. Soy pro-Miki.

Soy pro-Miki, me voy a Tel Aviv.

Pero a este paso arrasa en Eurovisión.

Sí, sí. Si fuera de preguntas.

-¡A eso va, a eso va!

¡Hombre!

Igual para darle suerte, querido Sardà,

deberíamos nosotros acompañarlo.

Yo ya estuve con el primer "O. T.", con Rosa.

Usted estuvo con Massiel, ¿no? No, no, no.

Massiel... Yo era el hermano mayor de Massiel.

Ah, vale, vale, vale, vale.

Salomé, que me he equivocado. Eso, eso.

(CANTA) Desde que te vi yo ya no vivo cantando...

Muy bien, Miki, 51 segundos, tiempo de sobra.

Queda Lluna y Raphael.

Lluna había dicho que era o blanco o negro... ¿Qué más?

-Eso es Michael Jackson.

(RÍE) Puede ser blanco y negro; Michael Jackson.

Venga.

Fue las dos cosas, fue las dos cosas, Michael.

¿Qué ha dicho? Efectivamente, dijo que podía ser blanco o negro.

Vale. Tiempo. Lluna.

Si comes mucho, te duele la tripa.

-Chocolate.

-Solo le queda una.

-Claro. (PÚBLICO) ¡Miki, Miki, Miki!

Bueno...

¡Vamos, Miki!

Bueno, Miki... Bueno, bueno, bueno.

Bueno, bueno. (PÚBLICO) ¡Vamos!

Madre mía, cómo se está poniendo el plató de "Juego de niños".

Está la cosa calentita. 44 segundos.

Vale. Bien, bien.

Mucho tiempo. Solo queda una definición.

Quedan varias pistas de Raphael, las iremos poniendo sin parar...

Vale, una tras otra. Ya no se puede parar.

Irás escuchando las pistas

y pasando o diciendo lo que te venga a la cabeza.

Vale. ¿Vale?

Tiempo. Raphael.

Si aprietas se hace muy pequeña.

Si aprietas se hace muy pequeña. Paso.

Siguiente pista.

La mía es muy suavecita.

La suya es muy suavecita. Paso.

Primera pista.

La de mi padre está llena de pelos.

-¿Toalla? No, siguiente.

Se bebe toda el agua. Se bebe toda el agua.

Esponja. -Claro.

¡Oh, oh, oh! (TODOS GRITAN)

¡Tío! ¡Bravo!

¡Acabas de ganar 1000 gallifantes más!

Vamos a ver cuál es la situación.

El total de gallifantes es 1240.

Vamos a saber a cuánto se cotiza hoy el gallifante.

5,85. ¡Hala!

¡Ostras! Por lo tanto,

te llevas un total de 7254 euros. ¡Toma ya!

Y tienes tu gallifante aquí.

Increíble, Miki, has ganado el gallifantazo.

Por favor, por favor...

Cuidado. Bueno, 7254 euros.

¡Bravo! Por favor, qué suerte.

Qué guay, qué guay.

-Muchas gracias. Increíble.

Aquí tienes tu gallifantazo. Qué guay.

Ahora... ¿dónde van a parar todos esos euros?

Pues estos euros van a ir a una ONG llamada Dream Nepal,

que está trabajando en Nepal para que los padres y las madres

que están en prisión en Nepal se llevan a sus hijos a prisión;

entonces la ONG Dream Nepal lo que hace es rescatar

a esos hijos de la prisión y darles una casa, educación...

Así que va para esa gente. Muy bien.

¡Muy bien!

Felicidades. Muchas gracias.

¿Estás contento? Contentísimo.

Muy bien, muy bien.

Miki, gracias por ganarme. Bueno, bueno.

Dicen que los niños se ríen 400 veces al día;

los adultos solo reímos 20. Uh, muy poco. Mal.

Hacerse mayor no tiene gracia. No.

Hasta la semana que viene. ¡Gracias!

(MIKI GRITA) ¡Bravo!

La reina de hoy. Qué guay.

Muy bien. Muy bien, muy bien, muy bien.

Gracias.

-No me sigas que te puedes partir la cadera.

-Había una chica que podía...

Ahora no me acuerdo bien.

Los adultos de ahora éramos muchos más tontos,

sobre todo Sardà, y no ha ido mal del todo!

¡¡¡No!!!

"¡Pon la mano en el culo que se rompe la bolsa!", y yo hice...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Juego de niños - 11/05/19

Juego de niños - 11/05/19

11 may 2019

La actriz Llum Barrera y Miki, nuestro próximo representante en Eurovisión, compiten para descifrar definiciones infantiles en una primera prueba, mientras que en 'Y ahora qué' lo hacen para prever reacciones de los más pequeños a situaciones imprevisibles.

En el espacio musical del programa, Miki interpreta su canción 'La Venda' con la que competirá en Eurovisión, pero esta vez lo hará acompañado de la JDN Mini Big Band, la banda infantil del programa.

Llum y Miki también deben descubrir quién es hoy uno de esos niños y niñas que participaron en el Juego de niños de hace 30 años, además de poner a prueba su intuición en el arte del disfraz en 'Qué me pongo'.

En 'Juego de trolas', la prueba decisiva, Llum y Miki se enfrentan a un duelo de historias de su niñez, verdaderas y falsas. El vencedor opta a ganar 1.000 gallifantes más en el Galllifantazo.

ver más sobre "Juego de niños - 11/05/19" ver menos sobre "Juego de niños - 11/05/19"

Los últimos 10 programas de Juego de niños

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios