www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3168111
Para todos los públicos José Mota presenta - 12/06/15 - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Sin prisa, divisa la carcajada. Vacila, improvisa, no cuesta nada.

Ocurrencia precisa televisada. Tienes la risa asegurada.

Apura deprisa la bocanada. Sopla la brisa descontrolada.

Suelta sonrisas acumuladas. Breves, concisas, encadenadas.

Voy a soltar quinientas risas. Y luego quinientas más.

Para ver el lado positivo detrás de cualquier adversidad.

Señor productor, escúcheme.

Los guionistas están en su despacho esperándole.

Quieren llegar a un acuerdo con usted.

"Llegá" a un acuerdo conmigo es "palmá".

"¿Pende jicí?" ¿Cómo?

Que si comprendes lo que te quiero decir.

Eso es como "pajtá" con el diablo.

¿Eh?

¿Y bien, Kevin?

¿Quieres pactar con el diablo?

La deseas, ¿verdad, Kevin?

Te gustaría ponerla con los tacones en el techo.

Sí. Si hurgas ahí, te mato.

Te van a tener que recoger con una escobilla, Kevin.

Entonces, ¿qué me ofreces? Bebe.

Mira, pero no toques.

Toca, pero no pruebes.

Prueba, pero no saborees.

(ESCUPE)

¿Pero qué mierda es esta? Orín de asno tísico.

¿Es una maldita broma?

Una broma que cada vez que la hago me descojono de todos.

Me parto el culo, Kevin.

Me temo que no va a haber trato.

No te precipites.

Conmigo no tendrías que cargar con el maldito saco de piedras.

Te refieres a mi conciencia. No.

A ese maldito saco de piedras.

¿Quieres que te venda mi alma

a cambio de cargar con un saco de piedras?

Me bajas por la cara una bolsa de escombro a la calle.

Estoy de obra, Kevin.

Voy a sacarte el saco de piedras, y hemos terminado.

Buena lección, Kevin.

Para ti, el saco de piedras. Y para mí, tu alma.

Eso no fue lo que hablamos.

Me has mentido. Por supuesto, Kevin.

Te olvidas de que pactaste con...

El diablo.

¡Uah!

El esportillo también.

(Risas)

Eh, Kevin, de todos los pecados de la humanidad,

sin duda ninguna mi favorito es...

¿Cuál? La estupidez.

Eres "mu" tonto, Kevin.

"Mu" tonto.

(Música de tensión)

Esther.

Hazme el favor.

Mira, te vas a coger un carro,

te acercas al supermercado y me traes esto.

Tengo que hacer un sketch y me falta un material.

Mira, me parece que son dos tambores de detergente,

eh, dos bolsas de nueces...

Es para un sketch, ¿no? Para un sketch, sí.

Y... dos kilos de manzana Reineta.

Pera Conferencia, si hay, kilo y medio.

Puede estar bien.

También te traes chufa, cruda, almendra y naranja Washingtonia.

Tres kilos, que no está en oferta. Vale.

Digo, aprovechando para el sketch. Vale, pues genial.

Venga, ah, oye, si podéis me lo traéis...

O no, me lo dejáis en el coche, mejor, vale. Venga ya.

Esta es mi compra personal.

Yo, con tal de no ir al híper, hago lo que haga falta.

¿Qué tal, mi amor?

Bien, ¿Y tú?

Muy cansado.

(RESOPLA)

¿Te acuerdas de lo que íbamos a hacer hoy?

Claro.

Claro. Claro que no me acuerdo.

Me voy a acordar.

Y esto es por la memoria selectiva masculina.

Si no me acuerdo es por tres cosas: porque es malo, aburrido o incómodo.

Pues vamos que nos cierran el híper.

Al híper de compras, "na".

Me he caído con todo el equipo. Venga.

Cariño, espera.

Déjame un euro.

Por lo del carro, para sacar...

Echo la moneda y en cuanto lo saque...

¿Tú no tienes o qué? No, no llevo.

(Risas)

(Tirón)

(Risas)

Un euro no va a ningún sitio.

Pero ¿y si sí?

(Risas)

¡Todo el mundo al suelo!

(GRITAN) -¡Al suelo!

¡Al suelo! ¡Vamos, al suelo!

(Música de tensión)

¿Qué haces? ¿Qué haces ahí?

Has dicho: "Al suelo".

¿Cuándo has visto un atracador de un banco

que se tira al suelo con los rehenes?

Listo.

Tienes el conocimiento, hijo mío, justo para pasar el día.

Hacia el otro lado.

(Risas)

A la caja fuerte. Espera.

Recuerda que solo disponemos de cinco minutos

antes de que suene la alarma para salir pitando.

Cinco minutos, de acuerdo. Andando.

¡Tú, abre, abre!

Quiero que todo el mundo permanezca en silencio y quieto.

Si estamos tranquilos, yo también estaré tranquilo.

Ya. -¿Cómo?

-He abierto la caja y he llenado la mochila.

-¿Ya? Pero si nos sobran 4,5 minutos.

-¿Cómo? -Sí, ya que estamos aquí,

¿por qué no aprovechamos el tiempo?

Eh, sí, me gustaría ver la cartilla de ahorros.

Además, el coche que tiene que recogernos,

hasta que suene la alarma no aparece.

Para esperar en la calle, aprovechamos.

También voy a consultar el plan de pensiones.

¿Qué? Información general.

Joder, tampoco pasa nada. No estamos aquí para...

¿A quién llamas?

-A mi mujer, a ver si me trae la Renta.

-Pero, pero... ¿tú estás loco?

-Locos están los de la asesoría, majo.

Que me sacaron el año pasado 300 euros.

Yo la hago aquí gratis en el banco.

Que nos tenemos que pirar ya. Eh, que ese no era el plan.

¿Qué, qué, qué, qué pasa?

-Tendrías que estar fuera con el coche.

-Tenía que estar en segunda fila.

He dado mil vueltas y he encontrado un sitio cojonudo.

-¿Qué dices?

-Hay que pasar dos calles y un parque.

Pero está aparcado genial.

-Venga, vámonos.

Escuchadme bien, las manos arriba donde pueda verlas.

Ahí. Ahora vamos a salir.

No quiero ningún movimiento en falso, ¿de acuerdo?

El que se mueva lo va a lamentar.

Vámonos. -Eh, espera.

Ya que estamos aquí, actualizo mi cartilla.

Perdona, ¿me actualizas la...?

(Disparo)

(Gritan)

(Música de tensión)

¿Qué haces?

¿No has dicho que el que se mueva lo va a lamentar?

Pues ya está. Lamentado.

Por fuerza. ¿No ves que está muerto?

Acércate un momentito que yo te comente.

Tú eres tonto, tonto con retrogusto a taninos de roble americano.

(Risas)

Que a lo mejor no.

Pero ¿y si sí?

(RÍE)

A ti lo que más te preocupa es el "y si sí".

No el que yo sea tonto o no. Que no lo soy.

Pero ¿y si sí?

(Risas)

Andando, andando.

(RIENDO) ¿Y si sí?

(Suena teléfono)

¿Sí?

Odio venir al súper, te lo juro. Es incomodísimo, incomodísimo.

Por ejemplo, el carro.

No sé quién lo fabrica que siempre una rueda se engancha.

Lo hacen a mala leche.

Hay veces que llevándolo, o sea...

Pues vas de aquí...

Vas de lado, e intentas enderezar

y te sientes...

tonto.

Pero no tonto, tonto. No.

Tonto a las finas hierbas.

Perdón.

Este es el típico pringao...

Ahora me ha dado en el carro.

Que normalmente te sacude en lo seco del tendón de Aquiles

con la rueda del carro.

"Lo siento".

Aquí lo que está haciendo falta ya

son rotondas dentro del supermercado

y una pareja de la Guardia Civil dentro de cada una.

Está claro.

¿Pero con quién hablas?

Que voy repasando la lista de la compra.

Nos van a cerrar, estás ahí con la tontería del móvil...

Ya verás al final.

(Música triste)

(Se abre puerta)

Carmen Fonollosa, ¿verdad? -Sí, soy yo.

Ya hemos terminado.

Ahora saldrá el veterinario a hablar con usted.

-Gracias.

(LLORA)

(Se abre puerta)

Carmen. Sí.

Ya hemos terminado, ¿de acuerdo? (LLORA)

Ay, madre mía, va a pensar usted que soy una tonta por llorar así.

Pero es que se les toma tanto cariño, se les quiere tanto.

Has hecho lo correcto. (LLORA)

Estaba muy mayor.

Ya lo sé, pero es que da tanta pena.

¿Puede avisar a mi marido, por favor?

También tiene que estar destrozado. Claro.

Eh...

Carmen, solo una pregunta porque...

Pancho, de los dos, ¿cuál era?

(Risas)

Bienvenidos a "El chiringuito de juguetones".

Empezamos con la polémica.

Había una polémica que es el fútbol de patio. Atención.

En el recreo del colegio

Nuestra Señora del Amparo del Canguro en Murcia.

18 a 2.

18 a 2. Clase de 3 A contra la clase de 1 E.

Jorge. -Buenas noches, Josep.

Yo no vi el partido, pero diré una cosa...

Entonces, ¿para qué hablas?

Déjame hablar, Tomás, que te voy a explicar por qué.

A ver, ¿por qué?

Porque te voy a explicar. A ver, ¿por qué?

¿Puedo hablar o no? Dime, a ver, por qué.

¿Puedo hablar? A ver, por qué.

Te iba a explicar. No tienes ni idea.

Tengo más razón que un santo. Que un santo, dice.

Hablemos claro, ¿por qué?

En esa cancha de juego, se utilizan dos mochilas

que hacen las veces de poste.

No tenemos larguero, por amor de Dios. ¿Qué implica eso?

Que de esos 18 balones, muchos no fueron gol.

Eran altas. Tonterías y pulmonías.

Ahí está... Tonterías y pulmonías.

Hay polémica en "El chiringuito de juguetones".

¿Qué opina, míster?

(CON ACENTO ITALIANO) Bueno, el portero del 1 B

tiene una cosa muy importante para ser portero.

Es que lleva gafas.

Por el amor de Dios, no Tomás.

Yo soy portero y no llevo gafas, por amor de Dios.

Este hombre viene aquí y encima está mascando chicle.

Dile algo, por amor de Dios.

Vamos a ver. Fin del chicle, joder.

Cruyff toma chupa-chups y le defiendes.

Ancelotti toma chicle y no. ¡Es que no es lo mismo!

Chicle sí, chicle no. Esto está que arde.

Irene Junquera, ¿los seguidores han subido cuánto?

Josep, 80.000 más.

(RÍE) Eso es, gracias.

Bien, la última polémica del día.

Jorge Sandoval. Sanción a Jorge Sandoval ejemplar.

Cinco añitos.

No atendió a las indicaciones de su madre

cuando le llamaba para merendar.

Se quedó jugando con el triciclo.

Ahora ha sido sancionado con una semana

sin bajar al parque, sin postre.

¿Exagerada la sanción?

A mí sinceramente, Josep, me parece una sanción excesiva.

Una semana, por amor de Dios.

¿Le vas a enseñar tú a educar a la criatura?

Además, es un crío. Venga ya.

Le quitas la merienda.

Pero tú... ¿Qué es lo que te pasa?

Que te vayas.

¡Ah, venga ya! ¡Bah!

¿Triciclo, Tomás? Fin del triciclo.

Joder, fin del triciclo.

Ahí está.

François tiene una exclusiva muy fuerte.

Se trata de... Raúl, siete añitos, 3 B.

¿Podrías...?

Estarían implicados, eh... compañeros,

rivales de clase, en este caso también.

-Yo solo digo que...

Raúl, y esto que voy a decir,

está corroborado.

-¿Puedes decir nombres?

-No.

-Pincha, pincha.

-Yo solo digo que Raúl

está colado por una chica.

-Aquí, François, nos va a dar el nombre.

Y el nombre

de la chica es

Martita.

(Risas)

Y si no,

desmiéntemelo.

(Risas)

Perdone, ¿qué tal sale esta lavadora?

-Ah, esta lavadora sale muy bien.

Es un diseño sueco.

Tiene un programa que deja la ropa casi seca.

En formato lana virgen, seda y ropas delicadas es una maravilla.

"Cuidao" el arte que tienen "pa" colártela.

Voy a ver qué tal me la vende a mí.

Disculpe, ¿esta lavadora qué tal sale?

Hombre, esta lavadora es Ecobox, ¿eh?

Tiene una carcasa

de acero tungsteno.

En este portón delantero metes ocho kilos y medio, ¿eh?

Y se te pone en 3500 revoluciones pero en 2,8 segundos.

Esto es un diamante total.

Como soy un tío,

me ha querido vender la lavadora como si fuera un coche.

Pero a mí no me la va a colar.

Yo sé que no.

Pero ¿y si sí? ¿Y si sí?

(Música de acción)

Buenas noches.

Bienvenidos a "La Nave del Misterio".

Prepárense porque hoy tenemos una historia de esas que...

que le dejan a uno patidifuso

o con las nalgas más duras que un bloque de cemento.

Psicoquinesias, precogniciones, piroquinesis.

Carmen, para que los espectadores puedan de alguna manera entendernos,

¿de qué estamos hablando?

Pues, Iker, estamos hablando de un caso documentado

de la chica de la curva.

¿La chica de la curva?

Veamos una fiel recreación de este suceso

absolutamente insondable.

(Motor)

(Música de tensión)

(Pasos)

(Risas)

(CON VOZ GRAVE) Buenas noches.

(ASUSTADO) Buenas.

¿Es... es usted la chica de la curva?

-Déjese de tonterías.

¿Usted sabe a qué velocidad iba? -¿Eh?

Me saca los papeles del coche

y sople aquí de manera constante.

(Risas)

(Sopla)

No sé ustedes, pero yo tengo los pelos como clavos del doce.

¿Hay algo que asuste más que un control de tráfico?

Un control de tráfico efectuado por un fantasma.

Para buscar respuestas, saludamos a un invitado de excepción.

Julián Guzmán Villanueva, oficial de tráfico, buenas noches.

Buenas noches, Iker.

Hace un año descubrimos que la chica de la curva era real.

No una leyenda urbana.

¿Era real? Completamente.

Entonces decidimos contratarla a ella.

¿Erais dos?

¿La chica de la curva y vosotros?

La chica estaba en la curva, nosotros no.

La vimos... Pero has dicho...

Que vosotros ibais, con lo cual, y la chica de la curva,

eso da un sumante de tres.

En total, pero, por favor...

En España lo de contratar a seres del más allá no está regulado.

¿No está regulado? No, no está regulado.

Contratar a seres del más allá.

No, contratar a seres del más allá no está regulado.

Por otra parte... Por otra parte, ¿no?

Por otra parte, he dicho, sí.

Los fantasmas no necesitan dormir, ni se toman vacaciones.

La productividad es máxima.

Sencillamente increíble, Julián.

No sé si habéis pensado en incorporar en plantilla

a cualquier otro ser misterioso.

Sí, de hecho, ya tenemos...

De hecho, ya tenemos.

(Ruido artes marciales)

Sí, de...

Las caras de Bélmez ya están trabajando con nosotros.

Y además, tenemos incorporados también a los ovnis,

que sustituyen a los radares y a los helicópteros

y que nos sacan las fotos de los coches que van a más de 120.

-¿Entonces, agente, los extraterrestres

también les ayudan a poner multas?

-No, no, no, no, eso... del cobro de las multas

se encarga el chupacabras.

Ojo. Ojo porque el chupacabras suma un total de cuatro, ¿no?

Ustedes dos, la chica de la curva y...

y el chupacabras.

No, no, no, no... no va... no va con nosotros.

Ah, que va por libre.

El chupacabras va por libre.

Desde luego, no sé a ustedes.

A mí se me hiela el espinazo solamente con pensarlo.

Si la chica de la curva fue por su lado,

ellos dos por otro y el chupacabras por el suyo,

¿quién puso la multa?

(Risas)

(Ruido acartonado)

(Golpe y risas)

Cariño, cariño, no te ansíes que te conozco.

¿Para qué coges tanto? ¿Va a haber guerra nuclear o algo?

Ay, ¿no ves que hay un 3x2?

Pero qué manía con el 3x2.

Si yo solo quiero uno.

O sea, pagas dos y te llevas tres.

¿No será mejor llevarte el tercero que es gratis

y dejar los otros dos que son pagando?

¿O acaso el supermercado te va a decir algo?

Es que se lleva usted el terce... No.

Es que me llevo el que es gratis.

Usted atienda a lo que tiene que atender y deje vivir.

¿De qué se trata? Cuénteme.

Verá, yo estoy bien.

El problema lo tiene mi marido y me tiene muy preocupada.

¿Estrés, ansiedad?

No, mucho peor que eso.

Es que él tiene una imaginación increíble.

Y hace un tiempo que vimos que tiene...

Un amigo imaginario, es eso.

No, no tiene ningún amigo imaginario.

Tiene una hipoteca imaginaria.

Hipoteca imaginaria. Sí, sí.

Nosotros no pagamos ninguna hipoteca real.

Pero él no hace otra cosa que hablar de eso.

¿En qué medida le afecta a su vida conyugal?

(LLOROSA) Pues mucho, doctor.

Porque no salimos nunca,

no hacemos nada de nada, no gasta un céntimo.

Si me tomo un café con una amiga, no vea el drama que se monta.

Que si tenemos que ampliar el crédito, así todo el día.

A ver, el asunto tiene su importancia, de acuerdo.

Estamos hablando de que las hipotecas imaginarias

son muy difíciles de cancelar.

(Risas)

O las paga el cabeza de familia, en este caso el marido,

o esto se come la economía de la casa.

¿Cómo?

Tenemos que tener muchísimo cuidado

con lo que vienen siendo penalizaciones imaginarias

por amortización anticipada imaginaria,

que llegarían incluso a veces al 5 %.

A ver, doctor, ¿se puede hacer algo con lo de mi marido?

Algo haremos.

Ay, menos mal.

(Escribe y arranca papel)

¿Qué le ha recetado?

Es la dirección de la Agencia Negociadora Imaginaria.

Siempre es mejor que pedir un préstamo imaginario

y tener que pagar letras imaginarias que quizá no llegamos a hacerlo.

Doctor, yo quiero que me dé una solución

para que a mi marido se le vaya eso de la cabeza.

Se la acabo de dar, señora.

Deje de pagar los plazos de la hipoteca imaginaria. Se acabó.

No podemos dejar de pagarlos.

Que mi madre se ha puesto de avalista, por Dios.

(Risas)

Jose, ¿vienes o qué?

Sí, voy, voy, voy.

No, no voy. Vengo.

Vengo de mula de carga.

Ella se compra unas sartenes, yo cargo.

Una batidora, yo cargo.

Una tostadora, yo cargo.

Y si digo que no vengo más, es cuando me la cargo de verdad.

(Risas)

El euro, me lo dejaba. No es que me importe, pero bueno.

(Risas)

Cariño, ¿el euro?

Ya lo he cogido yo.

(Risas)

¿Podemos decir que yo soy un miserable

por haberle chuleado un euro a mi mujer?

Por supuesto que no.

Pero ¿y si sí?

¿Y si sí?

(Risas)

Me vais a escribir los guionistas

un sketch sobre el descubrimiento de América, ¿eh?

"1492, La conquista del Paraíso".

¿Eh?

¿"Ende ese"? ¿Cómo?

Que si comprendes lo que te quiero decir.

No hay tiempo para eso.

¿Pero tú quieres que te domicilie la nómina en Banco Madrid

y que tengas que hacer un corralito para sacar 50 euros?

No, señor. Me voy a quedar más solo que la una.

¿"Ende ese"?

(Música de acción)

Bienvenidos a Historia Directo. Hoy estamos con Cristóbal Colón.

¡Hola, Cristóbal! ¡Ahí están!

Hola. ¿Qué tal, cómo estáis?

Pues muy bien. Son los de Historia Directo.

Ay, cariño. Encantada, ¡hola!

Le encanta el programa. Sí, me encanta.

Le encanta. Me encanta.

¿A que sí, cariño? Le encanta.

Sí. A mí también.

Que es lo que tiene el matrimonio.

Que como es reciente, hay acaloramientos y fogonazos.

¿Todo listo para salir al nuevo mundo?

Absolutamente, no tengo ninguna duda.

Llámalo América, llámalo Indias, pero algo tiene que haber.

Ah, mira, precisamente ahí están los Pinzones.

¿Queréis conocerlos?

¡Oye!

Se enzarzan.

Se pinzan mucho, por eso les pusimos los Pinzones.

En realidad, su apellido es Gutiérrez.

Bueno, esto es, de verdad, 1492, un año...

para chuparse los dedos.

Venid, venid.

Va a haber suerte. Vais a conocer a la Reina Isabel.

Majestad.

Que están aquí los de Historia Directo.

Anda, pues no me habéis pillado muy católica.

Levántese, levántese.

Es de "cuidao".

Le tuve que dar con un martillo pilón

para que me pagase los gastos del viaje.

¿Me está llamando "agarrá"? ¿Eh?

¡Ay! Me conoce.

¡Fernando! ¡Que vinieres!

¡Que están aquí los de Historia Directo!

No es que vinieres, es que vengaras.

(Torta)

Te ha dado. Dos veces.

Es una "manejanta" de "cuidao".

Te ha dado otra vez.

"Tié" un geniazo...

Te ha dado.

Al final me va a gustar.

Y aquí está Rodrigo de Triana, anda que no tiene arte.

Él va a ser encargado de ir en el mástil.

Y si divisa tierra, pues dice: "¡Tierra!".

Me dijiste que iba a cantar "pa" animar el viaje.

Si estoy arriba, no se me oye.

Más divertido, ¿no?

Al menos una cervecita, unas acedillas, unas puntillitas.

Algo de eso, ¿no? Claro.

Ya sabes cómo va, se le dice que sí para luego decirle que no.

¿Lo sabes, no? Bueno, sí.

Pues muchas gracias por habernos atendido.

¿Pero ya os vais? Sí, hijo.

Anda que no lleváis prisa, espera un pocooooooo...

Historia Directo.

(SILBA)

Niños, que se van ya los de Historia Directo.

¡Adiós! -¡Hasta luego!

Adiós. -Venga.

Chao, ¿gracias, eh?

(Forcejean)

Madre mía con el 92, ¿eh?

Venga, chao.

Buf.

Ay, madre.

Cariño. ¿Sí?

¿Me das el euro? Sí.

Sí, sí. Voy dejando esto y ahora ya...

(Risas)

Jose. ¿Qué, qué es lo que pasa?

El euro.

¿Eh? El euro.

Ya mañana si eso, cuando me despierte, te lo doy.

¡Jose! ¿Qué, qué es lo que pasa ahora?

El euro. La monserga que traes con el euro.

Todo el día venga, venga, venga.

Que me levanto dentro de tres horas, por el amor de Dios.

Vamos mal, ¿eh, Jose? Pero muy mal. Muy mal.

Eso sí que te lo digo.

Mañana mismo estoy como un clavo visitando a los abogados.

A Garrigues. Motivo: un euro.

Macho, a quien se lo cuentes esto, es acojonante.

¿Y para qué hice contigo separación de bienes?

Claro, hice separación de bienes pero no de males.

(Risas)

No voy a dormir, Señor.

Menuda paciencia que tengo, madre mía.

Hasta aquí hemos llegado.

(Música romántica)

(Aplauden)

Buenos días. Bienvenidos a Hombres, Mujeres, Fumis y Viceversa.

Hoy tenemos a nuestros tronistas:

Jonatan, de Barakaldo.

Toño, de Santander.

Y Fumi, de Morata.

¿Dónde está el Fumi?

(Música)

Esto sí es felicidad, yo nací para descansar, olé, olé.

Dices tú de...

de echarme novia.

Te comento un momentito por encima cómo está el tema.

Me levanto todos los días a las dos.

(AMBOS) ¡A mesa puesta!

A eso de las cinco, cinco y media, me vengo echando una siesta.

(AMBOS) ¡Gorda!

Si será gorda que cuando me levanto, ha caducado la garantía del colchón.

Vivo... ¡A cuerpo rey!

¡Esa es la verdad!

No hagas números.

Muy bien, Fumi, si quieres, siéntate

y vamos a ver cómo ha ido la semana con tus citas.

A mí lo que me gustaría es hacer planes divertidos contigo.

Vivir experiencias inolvidables.

Dices tú de... experiencias.

"Pa" experiencia la mía,

que cuando salgo del bar, me lleva mi abuelo

en una carretilla para acostarme.

¿Me meto en el sobre yo? No, mi padre.

Ronca mi madre y el beso en la frente

se lo dan los del Samur al tábano.

Que pillo un catarro, estornuda mi padre,

se pone el termómetro mi madre y le pone la inyección al tábano.

Si el trabajo es salud, yo estoy podrido del "to".

De pequeño me iban apartando las herramientas.

Me salían como granos. Es verlo y caerme desplomado.

(Aplauden)

Muy bien, ya hemos visto cómo te han ido las citas, Fumi.

Ahora elige cuál de las tres chicas te vas a quedar.

Lo tengo claro, con las tres. No.

Fumi, tiene que ser una. Te doy a elegir, ¿vale?

Saray.

Jenny.

O Estéfany.

Qué emocionadas, están locas por mí, míralas.

(RÍE)

Venga, Saray, tira.

(Aplauden)

Que además, te quiero decir

que lo que te he dicho ahí en el restaurante antes,

no hace falta que me lo mejores.

Conque me lo iguales, tienes tronista para toda la vida.

¿Qué me dices del trato, pájara?

Ahora que estamos aquí, en las Viceversas.

¡Mira, chaval, tú eres...! -¡Saray, Saray!

No insultamos, ¿eh? No insultes, que ya lo insulto yo.

Mira, Fumi, eres imbécil.

(Risas)

(RÍEN IMITANDO UNA SIERRA) -¡Ahí!

(Risas)

Sabía yo que no iba a haber trato, es más.

Que esto de las Viceversas está muy bien.

Pero que como en casa de los padres de uno, en ningún sitio.

¡No hagas números!

(Música animada)

Esto sí es felicidad, yo nací para descansar, olé, olé.

Esto sí es fenomenal, todo el día en el sofá, olé, olé.

Yo voy con mi cubata, de noche y de día.

No se puede mejorar.

Si me quieres conquistar, iguálamelo.

Amigos, estamos en directo aquí a las cinco de la mañana

en PremierCansino jugando a la ruleta

y repartiendo, como siempre, miles de euros

entre los afortunados jugadores.

Recordemos que el último número fue el 18 rojo par y pasa.

Y desde este momento vamos a ver quién se ha atrevido a jugar

a través de nuestra página web.

Tienen abiertas las líneas desde este mismo momento.

Y quedamos a la espera.

Os recordamos a todos aquellos

que llamen también desde fuera, del extranjero,

que pueden llamar utilizando lógicamente el prefijo

222 125 352.

2 si llaman desde Japón.

Y si llaman desde Lisboa también, con el 2 delante del 5325.

2... 7... Si llaman desde... Holanda.

Cariño.

¿Qué tal, mi amor?

Madre mía, vaya día de oficina.

No te lo puedes ni imaginar.

¿Qué tal, mi vida?

¿Por qué me quitas la cara?

No estoy yo para fiestas ahora, ¿eh?

Bueno, léete esto.

¿Ha pasado algo?

(Música suave)

(ASOMBRADO) ¿Esto qué es, una broma?

(Música suave)

¿Demanda de divorcio? No, no, no, lee bien.

Demanda de divorcio entre semana.

No te entiendo. Pues eso.

Que yo los fines de semana estoy súper a gusto contigo

y lo pasamos muy bien.

Pero es que entre semana ya no te soporto, hijo.

Es que no... no sé lo que dices.

Hijo, lo de siempre.

Que siempre vienes cansado, enfurruñado.

Bueno, hoy como un cascabel, pero normalmente...

¿Ayer vine... enfurruñado? Ayer venías cabreado, sí.

Estás mintiendo, y lo sabes. No, mira, Juan.

Tú te quieres escudar en esto, vale.

Normalmente vienes que eres un tío "pesao".

¿Entre semana? Entre semana.

¿Y los fines de semana? Yo me muero por ti.

¿Y entre semana? Fatal, no te aguanto.

Vete con tu madre entre semana, a ver si ella te aguanta.

Lucía, yo sé que no soy

el mejor marido del mundo entre semana.

No, el mejor no.

Pero ¿tú no me podrías dar un poquito de tiempo?

No. Un miércoles.

Sí, hombre. Un miércoles.

¿Ahora un miércoles? No.

El verano está a la vuelta de la esquina,

lo vamos a pasar juntos y esto se va a arreglar.

Por favor.

Con el tema del verano, quería que te leyeras también esto.

(RÍE)

¿Qué me estás pidiendo?

La demanda de divorcio de la 2 quincena de julio-agosto.

¿Es que tú te crees que está bien lo de todos los veranos

en la casa con tus padres en el pisito de La Manga?

Fue por la discusión con mi madre. No, porque ya está bien.

Lo sabía, lo sabía. No, mira.

Eres rencorosa como tú sola. Ya.

Yo no he visto una cosa igual.

No quieras poner ahora excusas. Que esto no se acaba por mí.

Quédate tranquilo, haz una maleta, ¿vale?

Muy bien.

Y... bueno, espero que te vaya bien.

¿Vale?

(Música triste)

Pues... ¿Sí?

Hasta el sábado, ¿vale? Claro.

Oye, que no olvides pasarme la pensión de entre semana.

(Risas)

(Música burlona)

(Ruido cucharilla y reloj)

¿Don Froilán? Eh, ¿sí?

¿Me permite una pregunta, señor?

Por supuesto, Sebastián.

¿Qué haría usted si algún día fuese mayordomo como yo?

Visto lo visto, pegarme un tiro.

Cómo no, señor marqués.

Así que... Así que...

(Ruido cucharilla y reloj)

(FARFULLA)

(Golpe)

¿Qué haces? (EN FALSO INGLÉS)

No, no, ¿qué haces tú?

¿Yo? Sí.

Tú. No, tú, "ameloná".

A ver si miras por dónde vas. (EN FALSO INGLÉS)

No, no, yo voy por mi "lao".

La que no vas por el tuyo eres tú. (EN FALSO INGLÉS)

No, como sí no.

Toma, toma, toma.

¿Qué haces? (EN FALSO INGLÉS)

Pero... ¿me vas a pegar tú a mí?

¡Sí! (EN FALSO INGLÉS)

¿Pero quién te has pensado que eres? Yo soy la Cloti.

La mujer del Cansino Histórico.

(EN FALSO INGLÉS)

"Tonait". Tú vas a pegarle a tu...

¡Mecagüen! (EN FALSO INGLÉS)

Que me desato mecabien, ¿eh? Hago así.

Eh, la pata te voy a hacer así.

Mírala. ¿Pero tú quién eres?

(EN FALSO INGLÉS)

Mecabien.

(Música celestial)

¿Pero eres la Reina de Inglaterra Victoria?

Te pido disculpas, hija mía. No te había conocido.

Cuando le cuente a mi marido

que me estado lizaleando con la reina de Inglaterra.

Victoria Moss, no sabes la admiración que te tiene en casa.

En un altar te tiene.

Que me habían hablado que tenías las piernas

igual que un jugador de rugby.

Eh, igual que un jugador, fíjate.

Así que ya....

Hala, esta.

¡Vente "pa ca", eh!

(EN FALSO INGLÉS)

(GRITA EN FALSO INGLÉS)

(GRITA EN FALSO INGLÉS)

Estás chalada, tontalaba.

(EN FALSO INGLÉS)

¡A la mierda!

¡Vete a la mierda, "veste" ya de una vez!

Y seguimos aquí esperando a todos aquellos que...

por circunstancias no anteriormente mencionadas

pueden permanecer en el Cuerno de África

o en Zimbabue, pueden utilizar

el 272

75... (VOZ MASCULINA) y 8.

Los que estén allí.

Los que sean de otro lado, no, no.

Estamos esperando aquí vuestras llamadas.

(RESOPLA)

(Música cabecera)

Hoy en artesanos "made in espain"

me encuentro en Alcafrán.

Y estoy acompañada de Eutimio Bullangas,

que fabrica algo muy tradicional.

Pues sí, la verdad, desde...

1887 ya mi abuelo salaba tunos,

los echaba en adobo y, bueno,

desde entonces viene la tradición, ¿no?

El tuno, ¿verdad?, de calle viene bruto.

Hay que descortezarlo, quitarle toda la cultura

que ha adquirido accidentalmente en la facultad,

y luego se les pasa una vara de retama, ¿no?

Para ya dejarlos, digamos, el pulido final.

Y Eutimio, para que sea un tuno de categoría,

¿qué equipación debe llevar?

A ver.

Como mínimo, cintas en la capa, mallas, y calzón abullonado.

¿Tan importante es el calzón? Es donde van a parar las propinas.

¿Y cómo preparan los de los saltos?

Los de los saltos se les somete a una sesión de pinzas,

con batería de coche, 24 vatios, dos horas,

y salen que los tienen hasta que pegar.

Oiga, y Eutimio, veo en el fondo

un tuno así bastante mayor... Sí.

Es un Gran Reserva.

Lleva 25 años para sacarse la carrera de Aparejador.

Le quedan dos de primero y no lo saben sus padres.

(Risas)

(Pitido)

En esta noche clara ves que "tol" lucero

lo que yo más quiero te vengo a...

Este se nota que es de calidad.

Es un Gran Reserva, sin duda ninguna.

Bueno, pues aquí estamos, a las puertas del desafinadero.

¿En qué consiste esto?

Aquí intentamos extraerles el gusto musical que puedan tener.

Acompáñame. Vamos allá.

¿Preparada?

(CANTAN DESAFINANDO)

A este grupo no se le paga para que canten.

Se le paga para que se callen.

(Pitido)

(CANTAN DESAFINANDO)

Bueno, Eutimio, ¿y estos que vemos aquí?

Bueno, toda esta partida de tunos van para Japón.

Lo único que hemos tenido que hacer es

adaptarles, ¿no? Allí es donde van.

¿Y podemos escucharlos? Por supuesto.

(CANTAN)

(Risas)

(INSPIRA CON FUERZA)

Por el amor de Dios, Charito,

a esto me estaba refiriendo cuando decía casa rural,

fin de semana, desintoxicación.

¿Lo oyes?

No oigo nada. Cómo vas a oír.

No hay tráfico, ni chavales en el portal haciendo botellón.

(RÍE)

Ay, conexión total con la naturaleza, Dios mío.

Increíble. (INSPIRA) ¡Ah!

¿No te da morbo? Mucho.

Igual que a mí. (RÍE) Sí.

¿Lo hacemos o qué? Lo hacemos.

¿Sacamos? Sacamos.

¿Cuánta cobertura tienes? Yo cinco.

Igual que yo.

Todo el fin de semana

con toda la cobertura para nosotros solos.

Feliz cobertura, vida. ¡Igualmente!

Hasta luego, chao.

Adelante, comisario. Adelante.

Ya hemos concluido con la investigación.

Le hemos atrapado. ¿A quién?

Al que atropelló a la mujer y se dio a la fuga.

Buen trabajo, Solsona. Aquí lo tiene.

(Risas)

Pero esto es un... Sí, un delincuente sin escrúpulos.

Lo sé.

(SUSPIRA) Se agarra a la quinta enmienda.

No quiere hablar si no está su abogado.

Solsona... (CARRASPEA)

¿Puedo hacerle una pregunta? Sí, señor.

Usted ingresó en la policía por enchufe, ¿no?

Sí, yo por mi padre, señor.

La verdad es que a él le debo

todos los secretos de este noble oficio.

Pero da igual que no hable.

Porque aquí tenemos, comisario, la prueba del delito.

Compruébelo.

Esta es una foto que hizo uno de nuestros radares

unos momentos después del atropello.

Pero lo importante no es la foto del coche.

Lo importante... Sí, señor.

Es la confesión.

Y créame, hemos intentado sacársela de cualquier manera.

Incluso con descargas eléctricas.

Y lo único que hemos conseguido ha sido

cargarle la batería, señor.

Solsona, usted... ¿usted se ha vuelto loco?

Usted no rige.

¿Cómo un vehículo va a tomar la decisión

de atropellar a una mujer?

¿Un vehículo?

Tiene que haber otro más.

Yo sospecho de un Chrysler 150,

que se ha visto la noche de autos.

¡Eran dos!

(SUSURRA) ¡Qué cabrón!

Sí, Solsona, yo voy por delante.

Créame, en este asunto de los coches,

hay gato encerrado.

(Risas)

(Música cabecera)

Buenas noches, hoy en El objetivillo tenemos a Tomás Ravero Pellejero,

un señor que vive en Alcafrán y que no suelta ni un euro.

Hola, Tomás, ¿cómo estás?

Pues bien, contento.

No nos podemos quejar.

Cómo no vas a estar contento

si te has guardado en un táper la mitad de la comida del catering.

¿Que me he guardado...? Mira.

Si empezamos con ese tipo de acusaciones,

pillo, cojo, me levanto y me voy ahora mismo.

Vale, pero si te vas, no te van a pagar la entrevista.

(Risas)

Me voy a quedar

por no hacerle un feo al espectador.

Oye, Tomás, habíamos quedado para la entrevista hace una semana.

¿Por qué no te presentaste?

Es que... el autobús que me trae desde Alcafrán a Madrid

ha subido 20 céntimos.

¿Sabes lo que te quiero decir? Sí. ¿Y cómo viniste?

En ambulancia.

Que habrá quien piense que fingí un infarto de miocardio

para que me trajesen gratis desde Alcafrán a Madrid.

Eso, eso tengo que decir que es

rotundamente cierto.

(Risas)

¿Y la ambulancia tardó una semana en venir?

No, eso no fue culpa de la ambulancia.

Fue por el hospital.

Como me ingresaron al llegar

y me daban comida y techo gratis, digo: "¿Les voy a hacer un feo?".

(Risas)

Ya apuré esa semana, y por eso no acudí por aquí.

Tomás, ¿en tu pueblo hay una fuente donde los enamorados

tiran monedas para pedir deseos?

¡Aaaaah!

¿Pero conoces la Fuente el Conde?

¿Y es verdad que te has comprado un imán de los gordos

para por las noches coger el dinero?

¿Tú me crees a mí tan roñoso y tan miserable

como para pegar un imán en el bastón

e ir sacando las monedas que la gente

ha depositado con toda su alma para pedir un deseo?

¿Tú me crees a mí tan miserable?

Sí.

(Risas)

Pues has acertado, esa es la verdad.

¿Es verdad que te pegaste un tiro en la pierna

para cobrar la pensión de invalidez?

(Risas)

Me pegué un tiro en la pierna, es verdad.

Pero porque hice las cuentas y me salía a devolver.

Pero no por...

¿Por qué?

Pues por... por eso.

No es por eso. ¿Qué "por eso"?

No, pues por lo que... por lo que a lo mejor

alguno...

¿Pero qué alguno?

No, lo... lo que te han contado.

¿Lo de qué? Lo...

(Risas)

Lo que te he dicho.

¿Qué me has dicho? ¿Eh?

No seas impertinente, ya hombre por Dios, deja vivir.

¡Que no dejáis vivir a las personas!

¿Tú te crees que se puede acorralar a un invitado de esa manera?

Que he venido aquí sin cobrar prácticamente.

Oye, Tomás, tú antes trabajabas con José Mota.

¿Por qué ya no?

Ya que lo mencionas,

te tengo que decir que trabajé con él un tiempo,

pero lo tuve que dejar porque era un miserable y un aprovechado.

Vamos, que te echó, ¿no?

¿A mí me echó?

El que le eché fui yo a él.

No se quiso ir, y me tuve que ir yo.

Tú te crees. ¿Qué?

Nada. ¡Ah!

¿Tienes algo más que preguntarme,

o damos por concluida la entrevista ya?

Bueno, pues terminamos con la entrevista.

Muchísimas gracias. De nada.

Bueno, ¿y aquí dónde hay que ir a cobrar la manteca?

Aquí nadie ha hablado de pagar.

¿Cómo que no? No.

(RÍE)

¿Es una broma, no? No.

(Risas)

(Sonido acartonado)

(Golpe)

¿Te has dado cuenta tú también, no?

(GRUÑE)

(VOZ FEMENINA) ¿Eh? Ah.

Sí, claro.

Me están haciendo señales, lógicamente,

que si ustedes no se hallan en el Cuerno de África,

entonces no.

No llamen, salvo que estén... en Australia.

Y entonces sí, tendrán que llamar al revés.

Con el teléfono aquí, y la pierna...

(Risas)

Para arriba.

Todos aquellos que se encuentren en las Antípodas.

Si se encuentran en Membrilla, no.

No hace falta hacer... (CARRASPEA)

(Música alegre)

(CANTA)

Este es mi nuevo vicio.

Este es mi nuevo vicio.

(Risas)

(Música de tensión)

Llegan tarde. -Disculpe, jefe.

Es que había obras en la Línea 4 de metro.

Y nos han cerrado un tramo. -Bueno, vamos al grano.

Tenemos una misión para vosotros.

-Velázquez nos ha informado que Goya ha descubierto la puerta 6

y quiere usarla para que Picasso no invente el cubismo.

-¿Picasso? Es posterior a mi época.

Si no me equivoco se trata de... Sí.

Del pájaro ese gordo amarillo que tiene poderes.

Le encantan los niños del siglo XXI.

Ese es Pikachu, desgraciado.

-Picasso es el autor del Guernica.

-Basta de sandeces, Alonso.

Deben vigilar la puerta 6 e impedir lo de Goya.

No nos dará tiempo entonces. Claro que nos dará tiempo.

Por eso los he reñido.

¡Basta! Me refiero a Goya, voto a bríos.

Cayó también en la Línea 4 de las obras del metro.

Con todos los respetos, me importa un carajo lo del metro.

Estamos aquí para salvar las obras de Picasso.

¿Cómo? ¿Pikachu en obras?

Vive Dios que no entiendo nada.

No te líes, Alonso. Estamos hablando del pintor.

Pues con más razón.

Si el metro está alicatado, ¿para qué necesita un pintor?

Es todo baldosas.

¿Sabemos qué planes tiene Goya una vez atraviese la puerta 6?

-Uno de nuestros funcionarios sacó esta foto.

Goya sale de casa con una daga en la mano.

Puede perseguir a Picasso y...

-Lo degolla. Querrás decir lo "degüella".

A ver, o degolla o degüella.

Pero quieren hacerme caso a mí, que no es tan difícil.

Tienen que trasladarse a la puerta 6

que conecta con los tiempos de Picasso,

seguir las huellas de Goya e impedir que Goya lo degüelle.

Eh, no tan rápido, maese Salvador.

Lo del metro lleva su intríngulis.

Aún no lo tengo dominado.

Usted limítese a seguir a sus compañeros.

Le ruego maese Salvador que se aclare.

O sigo a mis compañeros o a Huella.

Ellos siguen las huellas, y tú los sigues a ellos.

Ah, o sea que es Huella el que degolla a Pikachu.

A Pikachu no le degolla nadie. Ustedes sigan a Goya, ¿de acuerdo?

¡Salvamos el cubismo y todos contentos!

Se trataba de salvar el cubismo. Haberlo dicho antes.

Si es así, tengo un plan. Seguidme.

(Risas)

(Música de tensión)

Ha sido un desastre.

Le seguimos hasta las obras del metro y...

-Allí se puso a interrogar

a una china que vendía muñecos de Pokémon

y luego cogió un tren a Vera.

Le perdimos la pista.

En resumen, que el cubismo no lo ha salvado ni Dios.

Se equivoca, señor.

El cubismo está más a salvo que nunca.

Alonso, ¿qué broma es esta?

Ninguna, maese Salvador.

Viajé siguiendo las huellas que habían dejado

y llegué hasta una playa cubista.

Allí encontré a muchos señores como este,

y le puedo asegurar con absoluta fiabilidad

que el cubismo se sigue practicando.

(Risas)

Alonso, es usted "mu" tonto.

(Risas)

Se conoce.

(Risas)

(LLOROSA) ¡Llamad ya, por Dios!

(LLORA) Ya me vuelvo loca.

(Golpe)

¿Y ahora qué dirá?

(Risas)

(Golpe)

(Motor)

Vamos mal, ¿eh, Jose? Pero "mu" mal.

Pero muy mal. Ahora sí que te lo digo... (RÍE)

Ahora sí que te lo digo yo.

Vamos mal, ¿eh, Jose? Pero "mu" mal.

Muy mal.

(Risas)

Pero es que se... les toma tanto cariño, se les quiere tanto.

Espere, espere que se me ha... (RÍEN)

Tapadera el camión de la basura.

(Risas)

Ay, que se me ven "to" los bajos.

Ay, qué mareo me ha entrado. Ay.

Sé que estoy en Madrid pero no sé dónde.

Bueno, el tuno como bien...

(RÍEN)

Bebe tu boca, dame... (CANTA DESAFINADO)

(RÍEN)

Es que has salido... has cantado un fado, tío.

(CANTA DESAFINADO) Yo te daré cascabel...

(RÍEN)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 16

José Mota presenta - Programa 16

12 jun 2015

"José Mota presenta" regresa este viernes con una nueva edición cargada de humor televisivo. En esta ocasión, la historia esta muy presente a través de los personajes de ‘El Ministerio del Tiempo’ e ‘Historia Directo’. Tampoco falta el cine, con ‘Pactar con el diablo’, o la nueva entrega de ‘Historias de arribabajo’, con Don Froilán y Sebastián.

 

ver más sobre "José Mota presenta - Programa 16" ver menos sobre "José Mota presenta - Programa 16"
Programas completos (36)
Clips

Los últimos 529 programas de José Mota presenta

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios