Jara y sedal La 2

Jara y sedal

Viernes a las 18.00 horas

Jara y sedal
Viernes a las 18.00 horas en La  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.8.0/js
2997853
Para todos los públicos Jara y sedal - Un paso más en el reclamo - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

En la comarca del altiplano granadino

durante los duros días de invierno

todavía se pueden encontrar artesanos cuquilleros

como Antonio Torrente.

Al amor de la lumbre pasa las horas elaborando concienzudamente

las jaulas con las que más adelante colgará sus pájaros.

Llevo unos 40 años haciendo jaulas.

Esto me enseñó mi primo que es minusválido

y pues no tenía paga y él, el pobre pues empezó con esto.

Y yo ya, a raíz de gustarme la caza

pues fui haciéndome yo mis jaulillas.

Pues esta jaula está terminada

y esta está a medio hacer.

Ahora yo tengo que seguir cosiendo esta,

dándole vueltas a estos alambres, y le das las vueltas

que veas necesarias, o siete u ocho o diez, según.

Espero que algún cazador se anime y no se pierda esta tradición

y se haga sus propias jaulas y quedarse con ellas.

Antonio nos habla desde Cullar,

una localidad al nordeste de la provincia de Granada

y situada a muy pocos kilómetros de Baza.

Este municipio atesora una gran tradición cinegética.

Sus primeros pobladores ya se beneficiaban

de las oportunidades que les brindaba la abundante fauna local.

Hoy como antaño el aprovechamiento de los recursos cinegéticos

sigue siendo muy importante para la comarca.

Bien lo saben los hermanos Martínez Galera,

que en la sierra de la Hinojodra

gestionan con esmero la finca "El Palomar".

Carlos es el que se ocupa de la explotación cinegética

mientras que Javier es el que lleva

la gestión de las labores propias de la finca.

Mientras los hermanos Martínez Galera

terminan de comprobar el estado de la sierra,

los reclamistas Paco y Pedro llegan al bar "Los trillizos".

Durante la espera aprovechan

para reponer la comida de sus pájaros

y calentar sus frías manos frente a la lumbre.

Vamos a calentarnos un poquito que esta gente estará al llegar.

Buenos días, qué pasa Carlos, ¿cómo estamos?

Javier, qué tal, cómo estamos. -Buenos días.

Bueno, pues nada, aquí estamos. Una mañana muy fría con la nieve.

-Sí, la verdad es que el tiempo ha empeorado

pero no preocuparos que mañana podréis colgar.

-Muy bien. Pues vamos a calentarnos y nos quitamos el frío,

y nos terminamos de quitar el frío. -Muy bien.

-Mañana garantizamos buen día.

Los cuquilleros

han tenido que esperar a la tarde del día siguiente

para poder colgar.

De no haber desaparecido

el abundante manto blanco que ayer cubría el monte,

la jornada sería considerada como día de fortuna

y no estaría permitido practicar la caza en estas condiciones.

Qué tarde más mala, ¿no? -La tarde es mala pero vamos a colgar

-¿Este fue el que se le tiró al águila?

-Pues este fue el que se le tiró al águila.

-Pues la tarde que has escogido no es que sea muy buena

porque está... -Fría.

-Y el viento. -Y a punto de nevar.

-Incluso algunos copitos... -De nieve.

-A mí es que me gusta ponerle el latiguillo,

pero vamos, aquí está bien el pájaro.

-Vamos a quitarle la sayuela, este pájaro

es el segundo celo ya y yo tengo mucha confianza en él.

Mira, Pedro, qué nobleza. -Seguro que responde.

-Yo creo que sí. -Un poquito de suerte...

-Yo creo que sí. -Pues vamos a ver.

En esta ocasión el reclamo elegido es Samuel,

un excelente pájaro de dos celos

que Paco caza al estilo tradicional, con jaula.

A Paco le acompaña Pedro que ha dado un paso más como cuquillero

y apuesta por cazar con pájaro embragado.

¿Esa escopeta? ¿Esa es la que cazas siempre?

-No, esta es una escopeta... -Es preciosa.

-Sí, ya que estamos en una modalidad de caza tradicional

hoy lo vamos a hacer tradicional del todo.

-¿Y qué tiempo tiene?

-Pues esta escopeta decían que era de finales del siglo XIX.

Paco es un amante de las tradiciones y costumbres de antaño.

Cazar con esta centenaria escopeta

es para él un aliciente más en un día de reclamo.

De inicio un buen pájaro debe cantar suave

por si hubiera alguna campera en los alrededores.

Si no hay respuesta debe subir el tono

e intercalar silencios en sus cantos para oír al monte.

-¿Has visto Samuel qué rápido ha salido?

El problema que podemos tener esta tarde

es que sopla el viento de Levante y con el viento de Levante

las perdices no cantan. -Cantan poco.

Ya sabes que el viento es uno de los enemigos

más cerrado del reclamo. Con el viento la perdiz ni anda

ni quiere andar porque se siente más indefensa.

-Sí, la perdiz salvaje, sus instinto le dice

que con el viento...

Al no poder oír bien de dónde le puede venir el peligro

siempre está más quieta, le cuesta más trabajo moverse.

A parte el frío las tiene en una postura...

-De defensa, de abrigo. -Que conserven...

Exactamente, de abrigo, que conserven bien el calor.

A pesar de las dificultades Samuel continua moviendo el monte

a la espera de que una campera atienda a su llamada

y entre en la plaza.

-Mira, mira, Paco. -Está entrando.

Tenemos un par de ellos. -No, hay un par en la plaza.

-Otra, otra más. -Otra más.

-Qué extraño.

Para sorpresa de los cuquilleros

y a pesar de estar desde hace tiempo las perdices emparejadas,

en esta ocasión es un bando lo que extrañamente entra en la plaza.

-Sí, sí. -Hay cuatro.

-Y otra que viene... Tenemos cinco perdices en plaza.

Bueno, se puede producir, Pedro,

después de esta temperatura primaverales que hemos tenido

de cambio ahora...

Con el frío y el viento... Yo leí, en una ocasión,

que las perdices cuando cambia la temperatura,

cuando vuelve el frío invernal ellas vuelven a unirse en bando.

-Y así no se puede disparar. -No, no, no,

esto tenemos que resolverlo de alguna manera.

Esto es imposible hacer... -Vamos a aguantar

a ver si se queda alguna atrás... -Sí, sí.

Fíjate tú ahora, se puede hacer hasta una carambola.

Pero nosotros hemos venido a disfrutar del reclamo.

-Y lo estamos haciendo. Está siendo una faena tremenda.

-Para uno se descompone, has visto que templanza tiene...

con las perdices. -De miedo.

-Pero el objetivo es disfrutar del reclamo,

no de llevarnos más piezas o menos piezas.

-Es que si disparas y se estropea pues ya te quedas sin reclamo.

Aunque existe la posibilidad

de abatir hasta tres perdices de un solo disparo

estos reclamistas llevan a rajatabla las normas del recibo y la plaza.

Antes de pensar en resolver el lance

las camperas deben estar dentro de la plaza

y el cuco debe estar fijándolas con su suave canto de recibo.

No se trata de abatir más piezas

si no de aguantar hasta que la campera haya cumplido

y el cuco haya hecho su cometido correctamente.

Yo creo que es preferible casi toser y armar algo de ruido...

-¿Levantarnos? Tosen

Suavito, Pedro, tranquilito, que el reclamo no se espante.

Que no levanten vuelo. -Ahora, ahora, ahora.

Después de esta situación tan anómala

los cazadores esperan con incertidumbre

la reacción de su reclamo.

No es raro que un cuco

tras la entrada de un bando como este

enmudezca y tenga que darse por terminado el puesto.

Bueno, a ver si tenemos posibilidades de que entre un par solo

o alguna perdiz suelta y podamos terminar el lance.

-Es la única manera de disparar. -Sí.

Además, después de lo que ha hecho el reclamo...

-Lo que está haciendo... -Se merece un tiro.

A pesar de los inconvenientes Samuel se recompone rápidamente

y vuelve a llamar al monte como si nada hubiera pasado,

a la espera de que alguna campera se descuelgue de la sierra

y entre en plaza.

Los nervios en el puesto aumentan.

Aunque la sierra está respondiendo a la llamada del cuco

las camperas no dan la cara.

Es el momento de cruzar los dedos

y esperar a que el reclamo consiga acercarlas al repostero.

Está ahí, está ahí, está ahí. -Son tres pasos, Antonio.

-Sí, ahí está.

Prepárate, ¿no la tiras? -No, no, no, tengo mis dudas, no sé.

¿Está reviviendo, Pedro? -Sí, sí...

Ya no, ya se ha salido de plaza. No, no, pero...

Ya se ha salido... Ya no... ¿Y por qué no le has tirado?

-Porque he dudado, ante la duda he preferido no...

No abatirla y hacerle una buena faena al reclamo.

Yo creo que el reclamo no le ha molestado...

-Sí, pero ya llevamos un rato, el pájaro también se puede...

-Pero es que es una modalidad

que tienes que resolver la situación en cuestión de segundos.

-O disparas o no disparas. -Y es que he dudado y ante la duda

es preferible no disparar. Ya vendrá otra oportunidad.

-Sigue buscando. Está siendo perfecto.

Después de tanta brega

hay que ir pensando en resolver el lance

y premiar el duro trabajo del reclamo con un disparo certero.

Ahí está, ahí está, ahí está. -Cuando esté en plaza

porque el pájaro se merece un tiro. -Espérate, espérate.

Ahí está, ahí está. -Está saliendo perfecto.

-Mira, la hembrea se ha quedado atrás.

-Vale, vale, mira, mira, ahora, ahora, ahora.

-¿Tú ves? Míralo.

Viene con un poquito más de ánimo, más de alegría con el reclamo.

Míralo, míralo. -Cuando entre en plaza.

-Míralo, míralo, cómo se afila el pico

en los barrotes de la jaula. -Que no se vaya.

-No, no, no, espérate, ahora, ahora.

-Está recibiéndolo, Pedro. -Sí.

-Espérate, espérate. -Después de lo que ha hecho.

-No, no, no.

La presión sobre Paco es grande por lo que templar los nervios

y asegurar el tiro es en estos momentos su único pensamiento.

Espérate, espérate. -Está hecho.

-No, no, no.

Un error en el disparo puede malograr un pájaro

y más en una sentada tan atípica como esta.

Disparo

A ver, a ver, cómo carga el tiro después de toda la situación...

-Está cargando, está cargando. -Está sentando bien.

-Vale, vale. -Bien, bien.

Con la satisfacción de saber que tiene un pájaro de primera

y con la curiosidad de conocer como caza Pedro el pájaro sin jaula

Paco da por finalizada esta fría sentada en tierras granadinas.

Y eso que la tarde hacia mala. -Si quieres disfrutar

mañana te voy a enseñar a cazar con un pájaro embragado.

-Anda, anda. -Tú decides.

-Lo que ha hecho este pájaro esta tarde...

-Tú decides.

-Hala, ahí.

Perfecto. -Qué bien se ha portado.

-Mañana cazaremos el pájaro embragado pero primero me tienes que enseñar

cómo se embraga. -Primero cazamos...

-Y luego ya te contaré. -Primero embragamos y luego decides.

Pedro, además del reclamo tradicional

práctica otra modalidad muy poco común.

La caza con pájaro embragado.

Aunque en esta variedad de la caza del cuco

la existencia de jaula no es necesaria,

se hace imprescindible un sistema de amarre

que fije al cuco sobre el pulpitillo.

Pedro, aquí tengo el pájaro que quiero que me embragues.

-¿Qué es? ¿Pollo, segundo? -No, un pájaro de dos años.

Lo que pasa que a la hora del recibo es muy fuerte y alambrea un poco.

-¿Pero le has tirado? -Sí, le tiré de pollo.

Lo que pasa que es un pájaro fuerte a la hora del recibo.

-Los pollos no es bueno embragar. Ah, mira tiene un detalle...

La pluma blanca. -Pues sí.

Según la tradición puede ser un gallo de banda.

-Cógelo con la mano derecha... Ahí. Y dos deditos aquí, en la pechuga...

Este iría uno por cada lado del cuello

hasta llegar a los hombrillos.

Giraríamos la parte de abajo con la mano derecha hacia la derecha

y con la mano izquierda hacia la izquierda

para que el nudo... El cuello se le vaya cerrando.

Ahora me levantas la mano izquierda...

Tiene temperamento el pájaro. -Sí, sí,

no te digo que es un pájaro fuerte.

-A ver si nos deja embragarlo porque...

Dale otra vez, la mano ahí.

Entonces anudaríamos aquí arriba, entre las dos alas,

y ahora se le sacarían las plumitas de aquí para taparle la cuerda.

Ahora ya terminando, es coger un cabo de un trozo de cuerda

del otro unimos...

Uno...

y otro.

Amarramos y ya está terminado,

prácticamente para meterlo en el terrero.

-Pues vamos a meterlo en el terrero, que tengo aquí un terrero

que es antiguo. -Tienes que vigilarlo,

ahora tienes que vigilar la comida y el agua unos días.

-Pero es un terrero que me gusta mucho

porque está abierto por todos los laterales.

Finalizado el proceso

el cuco deberá permanecer un tiempo en el terrero

aclimatándose al embrague antes de poder dar salir al monte.

-¿Has visto ahí una clara? -Vamos a salir desde esta cañada

porque lo que vimos antes, en esa parte de ahí al pie del monte

me gusta mucho más. -Hombre, está pegado a la sierra.

-Que esta zona de la tierra. -Además, por aquí...

-Nos contamos la cacería y estamos a pie de la sierra.

Vamos a subir por aquí, que es más fácil.

¿Qué te parece esta zona? Estamos al pie del monte.

-¿Y el limpio este? Perfecto. -Sí.

-Podríamos probar ahí, y traernos a las perdices a lo llano del monte.

-¿Sí? Siempre habrá más posibilidades.

-Sí, seguro.

-Si te digo que me está gustando cada vez que me acerco,

me está gustando más la esquina esta. -Esta zona es preciosa,

con este pinar y los riscos esos.

Si se descolgara un macho de ahí, de esas piedras, sería espectacular.

-Hoy lo vamos a tener complicado porque con el aire y el frío...

-Pero bueno, de ilusión se vive en esta cacería.

-Si este te ha gustado el sitio, yo creo que este es el lugar.

-Este es el sitio.

-Podríamos poner a la sombra el puesto

y ponemos el pulpitillo aquí... -Yo voy preparando el puesto

y tú vas preparado el pulpitillo. -Venga.

Con la teoría aprendida es hora de llevar a la práctica esta modalidad.

En esta ocasión el pájaro elegido por Pedro es Resabiado.

Un pájaro de 3 celos

que en la última sentada sufrió el ataque de una rapaz.

Dar oportunidades a un reclamo

para que se recupere de algún contratiempo

debe ser considerado una obligación para cualquier cuquillero.

Hacer un buen pájaro es un duro trabajo

que no se puede desperdiciar ante la primera adversidad.

Para cazar con un reclamo embragado

es necesario que el pájaro sea valiente

y no se amilane ante las provocaciones de las camperas.

Muchas veces los pájaros que a pesar de ser buenos reclamos

no toman bien la jaula por ser demasiado inquietos,

son los más adecuados para ser embragados.

-Esto ya está. -El puesto también está listo.

-Vamos a ver el pájaro, el resabiado este como se da el puesto...

-Con tal de que se recupere, el puesto va a estar bien dado.

¿Te ayudo? ¿Que coloco, en la base del pulpitillo?

-Sí. -Enroscado, ¿no?

-Vas tomando... -Práctica.

-A ver si te convenzo de lo que es un pájaro embragado.

-Vamos a ver. -Las ventajas y los inconvenientes.

-Después de la experiencia que tú has tenido...

-Venga.

-Bueno, Paco, a ver qué te parece, si quiere el reclamo cantar.

Si se le ha quitado un poco el resabio de águila.

-Hombre, la mañana no es muy buena porque con el frío que hace

y demás pero yo creo que sí,

que una oportunidad había que darle a este pájaro.

Sino, cómo vamos a comprobar si sigue todavía con ese temor

a salir cantando y a las rapaces.

Al igual que durante el puesto de ayer

el viento sigue poniendo en aprietos al reclamo.

Resabiado soporta el envite

y continúa con su trabajo sin importarle las inclemencias.

Es bueno que el cuquillero tome nota de estos comportamientos.

En una próxima sentada con aire

sabrá que si cuelga a Resabiado le va a responder con garantías.

-Otro problema que yo estoy observando

y si se agacha en algún momento también es por el viento

porque el viento está moviendo el pulpitillo.

Aunque él está seguro en su pulpitillo,

el moverlo el balancín del viento también le hace que se agache.

-También corta un poco el tema de las camperas.

Con el frío no andan ni quieren guerra.

-Para la perdiz salvaje, el viento es un inconveniente

porque no escucha bien,

no puede escuchar de donde puede venir el peligro

entonces no se mueven.

-Mira, ya parece que ha visto a las perdices.

-Y viene una.

Parece una hembra. -Es una hembra.

Mira, mira, está muy bien con ella.

Qué suavidad tiene, qué suavidad.

Lo que pasa que la perdiz lo que quiere es llevárselo.

-Qué te estaba contando.

Te has dado cuenta lo que es un reclamo embragado.

¿Cómo lo disfrutas?

-Precioso, precioso, el lance es totalmente natural.

Ahí no hay extraños ninguno, no hay jaula de por medio...

Es precioso el lance, muy bonito.

Pero la perdiz no viene bien, la perdiz lo que quiere es llevárselo

La perdiz no se acerca al reclamo, le cuesta trabajo.

Pero lo está haciendo divino, cómo la recibe.

Y sin moverse.

Qué bonito. Pues yo esperaba que tirara de la cuerda

y quisiera irse detrás de la perdiz. -No.

-Mira, mira, se vuelve, se vuelve. Otra entra, otra entra.

Mira, mira, mira.

-Lo mismo que entra se va. -Sí, sí.

-¿Ves? Otra vez se va. -Se va, se para un ratito y vuelve.

-El pájaro está sacando todo lo que lleva dentro.

-Ahí está una cantidad de recursos que está utilizando.

-Estar de pie suave. -Un pájaro completo.

-El recibo también muy templado, muy bonito.

-¿Y has visto que antes le ha aguileado?

-Sí, y luego le ha mandado callar también.

Porque cuantas veces ha entrado y salido la perdiz de plaza.

-El resultado final es llevárselo. -Esa será una viuda,

que quiere llevarse el reclamo.

-Mira, mira, mira, ahora aguilea otra vez.

Mira cómo se para. -Las intención de ella es llevárselo

no quiere entrar en plaza. -Será una viuda, estará recelosa.

Y te voy a decir una cosa que veo positiva

si ha sido capaz de aguilear como recurso para parar la perdiz en plaza

eso es importante porque en este momento

él no ha visto ningún águila ni ha visto nada que...

Ni ninguna rapaz que le motive, a hacer ese sonido

pero sin embargo, lo está utilizando como un recurso.

Y esa viudilla, con lo que tú dice, que lo único que quiere

es llevarse... -Al final como no entre en plaza

nos vamos a tener que salir. -Espérate, hombre.

-Lo normal es que se descomponga.

-No todos los reclamos aguantan

lo que está aguantando este con la hembra

y de la manera que está entrando y saliendo.

Que hay momentos hasta que se pega su perrera detrás de...

del pulpitillo.

-Se está desesperando, yo no sé... En el momento que tenga oportunidad

disparar, porque es que me está desesperando incluso a mí.

-No, no, paciencia, paciencia. Tú sabes que en esta modalidad

hay que tener mucha paciencia. -Me esto desesperando yo también.

-Pues aguántate, un poquito más de paciencia

porque al final, si le haces una buena faena

yo creo que merece la pena porque la lección que le estas dando al reclamo

es bastante buena, y sobre todo, con la calidad que estamos viendo.

El comportamiento que tiene con la hembra.

-Ahora parece que viene más cerca. Yo pienso que sí, que esta va a ser.

Mira, mira, ahora, ahora. Prepárate, prepárate.

Espera, espera.

A la siguiente. -Ya, ya.

-No, no, espera, espera.

Ahora, Pedro, se va acercando más.

Ahora, ahora, ahora. -Vale.

-Está un poquillo atrás, pero vamos...

Ahora, Pedro. Que se va, Pedro. -No, no.

Pedro, yo creo que me has ganado, he caído en esta modalidad.

Enhorabuena, ya tienes otro discípulo.

Pero nada, es una modalidad que es sorprendente

y a mí me ha dejado la verdad que bastante emocionado.

-Yo voy muy satisfecho porque recuperar un pájaro así...

Yo ya lo tenía por perdido, lo de hoy ya me ha colmado.

Ya puedo colgar la escopeta este año. -El lance ha merecido la pena,

la espera también. -Si te parece, cuando quieras...

Más no vamos a esperar. -Enhorabuena.

-Qué pedazo de trabajo ha hecho.

Yo creo que se ha portado... -Este ave le has vuelto a recuperar.

-Este pájaro se ha recuperado.

Como en otras modalidades de caza

en el reclamo nunca se termina de aprender.

En esta ocasión gracias a los consejos de su amigo Pedro,

Paco va a poder disfrutar de su gran afición

de una forma aún más intensa y emocionante.

Lo que nunca va a cambiar es su gran amistad,

su afán por las cosas bien hechas y su tremenda pasión por el reclamo.

Es tu instinto.

Es tu refugio.

Es tu futuro.

Es tu gente.

Es tu vida.

Es tu desafío.

Jara y Sedal, la revista de los cazadores.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Un paso más en el reclamo

Jara y sedal - Un paso más en el reclamo

13 feb 2015

En este capítulo nos desplazamos a tierras granadinas  donde conoceremos una forma diferente de practicar la caza con reclamo. Dos expertos cuquilleros nos mostraran los secretos de la caza con pájaro embragado. Mira nuestro reportaje 'Cómo embargar un reclamo'.

ver más sobre "Jara y sedal - Un paso más en el reclamo" ver menos sobre "Jara y sedal - Un paso más en el reclamo"

Los últimos 182 programas de Jara y sedal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios