Jara y sedal La 2

Jara y sedal

Viernes a las 18:00 horas

Jara y sedal
Viernes a las 18.00 horas  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4866584
Para todos los públicos Jara y sedal - Carreras en la campiña - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Hoy nos desplazamos hasta la campiña sevillana

para disfrutar de unas jornadas galgueras.

Osuna tiene mucho por descubrir,

así que vamos a recorrerla antes de echarnos al campo

en busca de esas liebres peleonas.

Osuna es una ciudad antigua y milenaria,

y tiene uno de los conjuntos histórico artísticos

mejor conservados de España.

A esta ciudad sevillana

la podríamos dividir en dos partes,

una parte baja repleta de calles y plazas típicas andaluzas,

y una parte alta,

con más de 3.000 años de historia.

Uno de los iconos más importantes de la ciudad, es la Colegiata,

que alberga tres iglesias en una,

y que asombra a todos sus visitantes.

Uno de los tesoros de este edificio

es la que se considera la catedral en miniatura

más pequeña que existe

y que se conoce como "El Escorial Chico".

La Necrópolis de Urso o Cuevas de Osuna

es uno de los enclaves arqueológicos

más importantes de la Hispania Romana.

En ella podemos ver numerosas tumbas excavadas en la roca

vestigios de lo que debió ser en su día,

una extensa ciudad mortuoria.

Nos dirigimos ahora al Coto de las Canteras,

una especie de gruta que se formó al vaciar una loma

para la extracción de piedra interior

y que ahora sirve como auditorio,

museo y centro de celebraciones.

Osuna tiene muchísimo más que ver,

pero es hora de dar una vuelta por los alrededores,

y conocer el terreno donde vamos a disfrutar de galgos y rabonas.

Debido a la variedad orográfica de Osuna,

podemos encontrar en su término municipal,

terrenos tan diferentes como son las zonas de sierra,

la campiña y los humedales.

Toda esta diversidad permite que los alrededores de la población,

tengan una interesante variedad de paisajes, vegetación y fauna,

con extensos olivares en las partes más montañosas,

y grandes llanos dedicados en su mayoría al cultivo de secano.

Es en estas zonas llanas

donde el conejo, la perdiz y la liebre,

una de las protagonistas del programa de hoy,

encuentran su hábitat preferido.

Estamos a mediados de enero

y se agradece que el sol nos acompañe

para comenzar esta jornada galguera.

Hace ya más de cuarenta años

que un grupo de aficionados a la caza

decidió juntarse

y fundar "La Sociedad Deportiva de Cazadores de Osuna".

En la actualidad la conforman 700 socios,

de los que la mitad aproximadamente son galgueros de pura cepa.

Cada martes, jueves, domingos y festivos,

días que se pueden sacar los perros,

estos amantes de las carreras de galgos

se juntan en el Coto de San Arcadio

para disfrutar de su afición favorita.

No faltan jinetes y caballos que acompañen a los de a pie,

y es que si liebres y perros son importantes,

no lo son menos las monturas en esta modalidad de caza.

No hay que dejar nada a la improvisación

Asegurarse de que traíllas y otros elementos

están en perfecto estado,

se convierte en una tarea indispensable.

-Señores, caballos aquí conmigo, ¿eh?

-Vamos a ponernos bien.

Eduardo es el primero en hacerse cargo de la traílla,

tarea nada fácil y que necesita de unas buenas condiciones físicas,

además de destreza, para un perfecto manejo.

Detrás de Eduardo, una mano bien organizada,

intenta que cada palmo de terreno

sea cazado y las liebres no pasen desapercibidas.

Algo más de media hora sin saltar liebre

hace que la collera y el traillero se cambien,

ahora es Carlos el que tendrá que soltar a los lebreles

en el caso de que aparezca una rabona.

Aunque de temperamento frío y poco expresivo

el galgo español va ganando en entusiasmo

a medida que persigue a la liebre.

Lento en la salida y en el primer tercio de la carrera,

empieza a dar lo mejor de sí mismo en la parte final de la persecución.

Los giros y regates bruscos de la liebre

son la forma natural de esquivar la llegada de los perros,

que poco a poco van pisándole los talones.

Carlos engancha un perro blanco y otro atigrado.

Las capas de pelo son variadas

siendo los barcinos los preferidos por los aficionados,

seguidos por los atigrados, negros, barquillos, tostados, canelas,

amarillos, rojos, blancos, berrendos y por último los píos.

Una mano que sale al campo

para ver correr sus perros tras las liebres,

debe estar bien organizada.

El traillero siempre será el que va a la cabeza

mientras que los de a pie y los de a caballo,

formarán una línea amplia

para batir el máximo terreno posible.

El galgo español es el segundo perro más veloz del mundo,

tan sólo le adelanta el galgo inglés.

Nuestro galgo puede alcanzar velocidades de hasta 70 km por hora,

lo que les convierte en el perro ideal

para competir con nuestras liebres.

Después de esta fantástica demostración de fuerza

por parte de lebreles y rabona,

lo mejor es parar y cargar fuerzas para lo que se avecina por la tarde.

Por suerte el tiempo nos respeta

e incluso el sol calienta más de lo que es habitual

en esta época del año.

Unas buenas viandas y un buen vino de la tierra

resucitan a cualquiera.

Nosotros aprovechamos esta parada

para acercarnos hasta la cercana localidad de Lantejuela

y descubrir una maravilla natural.

Estamos en la Laguna del Gobierno,

antiguo abrevadero para el ganado

y en la actualidad una verdadera joya natural

que acoge una nutrida colonia de flamencos

que pasa el día en sus aguas recicladas

y que por la tarde emprende regreso hasta la Laguna Fuente de Piedra,

en la provincia de Málaga.

Este humedal funciona

como zona de mantenimiento, cría y descanso,

durante la época de migración de numerosas especies de aves.

Destaca por encima de todo, la abundancia de acuáticas

como el ánade real y la malvasía

y es habitual que sobrevuele la zona el aguilucho lagunero.

Esta laguna, declarada reserva natural,

tiene algo más de 20 hectáreas

y se encuentra a unos 800 metros del núcleo urbano de Lantejuela.

Permanece con agua durante todo el año,

gracias a la aportación de aguas depuradas

mediante un sistema de lagunas artificiales de decantación

y donde no se utiliza ningún elemento mecánico ni químico,

lo que permite que muchas especies

tengan aquí su hábitat permanentemente.

Para todos aquellos que se acerquen a estas tierras sevillanas

visitar este maravilloso humedal

es sin duda una excelente oportunidad

para disfrutar del avistamiento de aves

y de un entorno único.

-Señores ¡vámonos!

Con las fuerzas ya repuestas,

Fernando se encarga del sorteo de las colleras.

Sin perder tiempo el grupo se pone en marcha

en busca de la primera liebre de la tarde.

Hay que aprovechar bien la jornada cuando se sale a cazar,

en esta época del año los días son más cortos,

cuanto antes se empiece

más oportunidades tendremos de soltar a los perros.

Los que se han acercado hasta el corredero no pierden detalle.

Carlos vuelve a encabezar la mano,

esta vez con un perro canela y con un barcino.

Si hay algo que define a la otra protagonista del programa de hoy,

es que también corre, y mucho!

La liebre se distingue del resto de especies de caza menor

por su facilidad en alcanzar velocidades de hasta 60 km por hora,

lo que le permite escapar en muchas ocasiones de sus perseguidores.

La caza de la liebre con galgos

es una modalidad tan antigua como efectiva,

que proporciona a los aficionados auténticas carreras de velocidad,

entre dos especies hechas para correr.

Las más de 16.000 hectáreas

que conforman este Coto de San Arcadio,

aportan infinidad de posibilidades de que la liebre pase desapercibida.

Olivares, campos de secano, y ribazos, son escondites perfectos

para ocultarse de la mano y los perros,

pero también de depredadores como este milano

que está atento desde las alturas

a cualquier movimiento de una posible presa.

Las últimas luces del día

nos regalan la tranquilidad y la belleza de un campo

que la mano recorre pausada pero concienzudamente,

en busca de una nueva carrera.

Otro Carlos, toma el relevo en la traílla,

la falta de liebres en la última hora

ha obligado tanto al cambio de traillero como de collera,

ahora con dos perros de pelo claro.

Con esta extraordinaria suelta de Carlos

queda bien a las claras

el porqué de una buena condición física

a la hora de hacerse cargo de la traílla.

A la liebre siempre hay que darle ventaja

antes de soltar a los perros,

con el fin de que la carrera

se desarrolle en condiciones de igualdad.

El galgo caza con la vista,

de ahí, que si la que salta es una rabona de las duras

y logra una distancia considerable,

puede que los galgos la dejen de ver

y como en este caso, desistan de la persecución.

No queda mucho para acabar la jornada

y los que ya han visto correr sus perros

se juntan para hacer balance,

de lo que han visto a lo largo del día.

Con Carlos de nuevo en marcha

y con la mano siguiéndole a escasos metros,

algunas liebres prefieren salir de sus encames

y buscar refugio en otros lugares más alejados de cazadores y perros

y donde no haya grandes obstáculos

que le impidan emprender veloz carrera,

en caso de verse amenazada.

Esta modalidad de caza

es una de las más bellas y respetuosas con el medio natural,

cuya finalidad no es la muerte de la pieza,

sino el placer de los momentos que se viven en el campo,

así es como entiende esta caza el verdadero galguero.

Esta siembra, la cercanía del olivar

y la ausencia de pendientes pronunciadas,

hacen de este terreno el lugar idóneo

donde la liebre puede estar agazapada

y de eso es consciente Carlos,

que con paso firme dirige la mano y la collera.

Antes de empezar a batir el terreno

es muy importante que los perros que acaban de correr,

sean recogidos y enganchados

y así evitar que haya más de dos galgos por carrera.

La tarde avanza

y queda poco tiempo para recoger y volver a casa.

José, que ahora es el traillero del grupo,

espera poder hacer la última suelta de la tarde.

-Mira, viene para acá... ¡viene para acá!

Dejamos al grupo de galgueros en plena campiña sevillana,

donde hemos podido disfrutar de carreras,

regates y recortes,

de dos de los animales más asombrosos y veloces

que tenemos en nuestra península,

la liebre y el galgo español,

los verdaderos protagonistas

de una caza tan ancestral, como espectacular.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Carreras en la campiña

Jara y sedal - Carreras en la campiña

30 nov 2018

Las carreras de galgos son una tradición en nuestro país y en Osuna no podía ser menos. Pasaremos unas jornadas de carreras de liebres y galgos de la mano de la sociedad de cazadores de la localidad.

ver más sobre "Jara y sedal - Carreras en la campiña" ver menos sobre "Jara y sedal - Carreras en la campiña"

Los últimos 217 programas de Jara y sedal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios