www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5360659
No recomendado para menores de 7 años Informe Semanal - 03/08/19 - ver ahora
Transcripción completa

Los llamados Vehículos de Movilidad Personal

se han convertido en una alternativa al transporte urbano

sin a veces normas claras que los regulen.

Y aunque en manos imprudentes son peligrosos,

no hace falta ningún permiso ni seguro para conducirlos.

Esta semana hemos sabido que el primer atropello mortal

por patinete eléctrico,

el de una anciana hace un año en Cataluña,

se saldará con una multa por imprudencia leve.

Bienvenidos a Informe Semanal.

Hoy abordaremos también otra situación política complicada,

Arranca una nueva jornada laboral en Madrid.

A pesar de que estamos en verano el tráfico no cede

y es intenso a estas horas.

Para sortearlo y para acceder a zonas con restricciones

por la contaminación,

hay quien elige modos de transporte alternativos y sostenibles.

Bicicletas y patinetes eléctricos tratan de hacerse un hueco

entre tanto coche sin que una mayoría de usuarios

conozca las limitaciones a las que están sometidas

este tipo de vehículos.

En Madrid la normativa que afecta

a los llamados Vehículos de Movilidad Personal

está en vigor desde hace pocos meses.

Concretamente lo que desconoce la mayoría de los usuarios

de estos vehículos es la prohibición expresa

de circular por zonas peatonales y por las aceras

y también por el carril bus.

Y no solo ignoran por dónde deben circular.

Hay otras normas sobre la velocidad máxima permitida

o la potencia del motor cuyo incumplimiento

también puede ser motivo de sanción

Pero son distintas en cada municipio porque todavía no existe

una legislación estatal común.

No podemos los usuarios conocer la normativa de cada uno

de los 8000 municipios que hay en España.

Es urgente establecer una norma

y que en la Federación de Municipios y Provincias

lleguemos a un consenso de qué podemos los usuarios hacer,

si somos usuarios de monopatín o bicicleta en una ciudad.

Como suele ocurrir,

la realidad va por delante de la norma.

Se estima que en España ya circulan más de 20.000 vehículos

de movilidad personal.

Según un informe de RACE-BP,

cuyas conclusiones ha adelantado en exclusiva para Informe Semanal,

hace cinco años el número de usuarios diarios de bicicletas

y patines eléctricos era solo de un dos por ciento.

La cifra se ha disparado hasta el 12 por ciento actual,

es decir, que se ha multiplicado por seis.

La mayoría son hombres menores de 34 años.

Muchos con carnet de conducir

Las restricciones a los vehículos de motor

por los altos índices de contaminación

han modificado rápidamente los hábitos de movilidad

Si no ofreces soluciones y dices no puedes ir en coche,

pero tampoco pongo más transporte público,

tampoco pongo aparcamientos disuasorios

y no te estoy ofreciendo ninguna solución

pues al final pasa lo que está pasando

que está creciendo el uso de los vehículos

de movilidad personal y no está ni regulado.

En la ciudad de Madrid,

la normativa municipal para estos vehículos

de movilidad urbana es bastante nueva.

El uso de la bicicleta como medio de transporte está generalizado

y los ciclistas, en general, conocen las reglas:

prohibido circular por las aceras o por el carril bus

y respetar las normas de tráfico.

Otra cosa es que se cumplan.

Los mismos compañeros ciclistas que se ve que no tienen noción

de cómo se tiene que conducir

y entonces no respetan a los peatones.

Entonces, me cabrea cuando estoy en un semáforo esperando

y todos los ciclistas pasan por un lado

como que no son vehículos también.

En el caso de los patinetes eléctricos,

pueden circular como máximo a 25 kilómetros por hora.

Los usuarios, especialmente los turistas,

desconocen que en Madrid las aceras

son un espacio reservado exclusivamente a los peatones.

Ciclo carril por aquí por la izquierda

y en vías que no sean de 50 ¿vale?

Y por su puesto en zonas peatonales no podéis ir.

Yo por ejemplo me da miedo que un coche me vaya a atropellar,

por eso lo hago.

Pero también sé que es un poco molesto para los peatones

por eso lo llevo con cuidado.

Al igual que los ciclistas,

los conductores de patinetes eléctricos

no necesitan permiso de circulación y no están obligados

ni a llevar casco ni a contratar un seguro.

Pero según la potencia de la batería,

algunos patinetes entran en la categoría de ciclomotores,

cuya normativa es muy distinta.

Ante la sospecha de que este usuario que circulaba

por el carril bici haya trucado el motor para ir más deprisa,

los agentes municipales le han ordenado detenerse

Si finalmente constatamos

que se trata de un vehículo ciclomotor esta persona

primero no podría haber venido circulando por el carril bici

como venía ya que es un vehículo considerado

en este caso con motor.

Debería aportar la correspondiente autorización administrativa

para realizar la conducción en esta clase de vehículos

y llevar su correspondiente casco protector

que es lo que dice la legislación vigente.

Es decir, si los agentes confirman que el patinete tiene

las características técnicas de un ciclomotor,

se le podría imputar un delito contra la seguridad vial.

Aunque haya que hacer nuevas normas

ahora hay normas y se deben cumplir.

Y que sepan los ciudadanos y los usuarios de los patinetes

que se están aplicando ya y que por el bien de ellos mismos

porque se auto protegen a sí mismos las deben respetar.

Esas normas son las normas esenciales

de la circulación.

Respetar las señales, no ir distraídos, no ponerse cascos,

no consumir alcohol,

no consumir drogas que son además deberes exigibles

a cualquier ciudadano.

Según los datos de la Fiscalía de Seguridad Vial,

a lo largo de 2018 los vehículos de movilidad personal

estuvieron involucrados en 273 accidentes

con cinco víctimas mortales.

Uno de estos siniestros se produjo por el atropello mortal

del conductor de un patinete a una anciana,

en una acera de Esplugues de Llobregat.

El autor afrontará el pago de una multa por un delito leve

de imprudencia.

Si hay imprudencia por parte del patinador en el proceso penal

ya hemos dicho a las policías que investiguen

los bienes del patinador, el sueldo, los ingresos,

patrimonio, para embargarlos

y asegurar la responsabilidad civil de los perjudicados.

En Barcelona la ordenanza que expulsó de las aceras

a los vehículos de movilidad personal

y los envió a los carriles bici fue pionera en España.

Su incumplimiento puede suponer sanciones de hasta 500 euros.

Toda clase de bicicletas, monociclos o patinetes eléctricos

conviven con los automóviles y los peatones,

los verdaderos protagonistas que inspiran la normativa en vigor.

Es una ordenanza que está hecha para proteger al peatón,

que al final todos somos peatones y todos caminamos por la ciudad.

Y la universalidad de que todos somos peatones

es lo que tenemos proteger y preservar.

La norma regula además la circulación

de los llamados triciclos turísticos,

cuya presencia masiva en las calles de Barcelona

está poniendo a prueba su coexistencia con los peatones

y con el resto de vehículos.

Puede haber unos 2000 triciclos.

Menos de 500 están registrados por el Ayuntamiento

Menos de 500 están registrados por el Ayuntamiento

El problema es que carecen de una normativa

que regule su actividad económica porque los Ayuntamientos

no tienen esa potestad.

La asociación de conductores de triciclos turísticos

denuncia que el intrusismo se aprovecha del vacío legal

para realizar actividades ilícitas

Para explotar, para traficar con drogas, para robar,

por temas de armas.

Es decir, hay una inseguridad ciudadana

y tenemos un problema muy grande.

La proliferación de estos vehículos sin licencia ha obligado

al Ayuntamiento de Barcelona a ponerse manos a la obra

para ordenar este servicio.

Ya ha solicitado la colaboración de la Generalitat

y de la Dirección General de Tráfico

para definir claramente el tipo de actividad económica

que pueden desempeñar.

No puedes saber cuáles son las condiciones de trabajo

de las personas que están conduciendo estos vehículos.

No pagan impuestos,

están haciendo una actividad económica

y lo lógico como todos,

como los comerciantes que pagan sus impuestos,

ellos no están contribuyendo al mantenimiento de la ciudad.

La presencia de los triciclos turísticos

por las calles de Madrid no alcanza ni mucho menos

las proporciones que en Barcelona.

Es un fenómeno en expansión y ahora empieza a ser habitual

ver estos vehículos estacionados junto a los monumentos

a la espera de turistas.

Aquí los problemas surgen por la incomprensión

del resto de conductores y porque la normativa, aseguran,

no está clara.

No es una bicicleta,

no es una moto muchas veces tienes los típicos gritos

por la ventanilla de por aquí no puedes ir, pero bueno.

Vas más despacio que los coches y eso a mí no me incomoda,

pero a los clientes a veces les provoca un poco de inquietud

el que los coches te pasen más rápido y cosas así.

Pero yo creo que eso no se puede evitar.

Me gustaría que tuviéramos un sitio donde no molestáramos

modo parada de taxi para poder pararnos,

dar una explicación completa, que los clientes se puedan bajar,

tomar fotografías para mí eso sería básico.

La irrupción en muy poco tiempo de los vehículos

de movilidad personal

ha supuesto una auténtica revolución sobre el asfalto.

Son rápidos, fáciles de usar y no contaminan.

Un cambio que exige altura de miras a los usuarios

y a las administraciones

para facilitar la armonía en el espacio público.

Hace ahora 50 años el Gobierno de Franco

entregó Sidi Ifni a Marruecos.

El territorio de 1.500 kilómetros cuadrados en la costa africana,

frente a Canarias,

fue durante tres décadas parte de España.

El tiempo está borrando la huella colonial

aunque quedan edificios en pie

y los mayores aún hablan castellano.

Un equipo de Informe Semanal ha acompañado a un grupo

de españoles que ha vuelto a Sidi Ifni,

al lugar donde nacieron,

cuando era la provincia número 51 de nuestro país.

Ésta de aquí de las palmeras fue la casa de la familia.

Cuando España decide entregar Sidi Ifni.

Y yo todavía estaba aquí.

Fue una pena enorme.

Antes aquí estuvieron los musulmanes y los españoles,

todos juntos, una familia.

Tampoco había diferencia entre nosotros.

Yo me acuerdo que mis padres fueron muy felices

y el ambiente de Sidi Ifni era también muy feliz.

Javier, Fatima, Hafida y Kitín tienen distinta nacionalidad: dos

son marroquíes y los otros dos españoles.

Sin embargo, los cuatro han nacido en la misma ciudad: Sidi Ifni...

Cuando ocupó Ifni, el general Capaz en 1934

se encontró tan solo una alcazaba medio derruida

y un mísero caserío.

Sobre aquellas ruinas ha surgido Sidi Ifni,

una ciudad moderna dotada de los mismos servicios

de nuestra península.

España ocupó Sidi Ifini durante 35 años.

Desde 1934 a 1969.

Fue su provincia número 51 con una población

de unas 50.000 personas: españoles y marroquíes, cristianos

y musulmanes

que convivieron en paz y armonía...

En la actualidad,

esta ciudad bañada por el Atlántico y enfrente de las Islas Canarias

es una provincia de Marruecos de unos 25.000 habitantes.

Javier Berger nació aquí hace 75 años

y volver a la casa donde pasó su infancia

le trae recuerdos.

Está en el número 9 de la entonces Avenida de Canarias,

hoy en día calle Príncipe Sidi Mohamed.

Yo nací en el hospital, claro, y hemos vivido aquí.

¿Aquí?

Aquí en esta casa hemos he estado 7 hermanos..

El padre de Javier era militar y estuvo destinado como Alfarez

en el Grupo de Tiradores de Sidi Ifni.

¡Ah! yo me acuerdo muchisímo de esa época,

de jugar aquí con todos los amigos, de ir a la playa, a correr,

hacer correr a las gaviotas.

Y aparte de eso,

aquí tenía mejor sueldo como militar que en la península.

La familia de Javier vivió en Sidi Ifni

hasta que el 30 de Junio de hace 50 años,

España decidió devolver su provincia a Marruecos.

Tú te encontrabas con gente que lloraba porque nos íbamos,

estaban en la puerta de tu casa para despedirse de tí,

eso era muy triste.

Aparte del follón que era,

Hace seis años,

ya jubilado y con la pensión que le quedaba,

decidió que era hora de volver a vivir a su pueblo.

Marruecos se había independizado en 1956 de Francia

y reclamaba las colonias españolas de Ifni y el Sahara Occidental.

Un año más tarde,

una guerrilla llamada Ejército de Liberación Marroquí

comenzó una batalla contra el ejército español

para hacerse con los 1.500 kilómetros de esos territorios.

El marido de Fátima era marroquí

pero se alistó en las tropas de Franco porque se ganaba más.

Luchó en la guerra civil española

y después en la conocida como "La Guerra Olvidada" de Ifni.

Ahmed Ben Aomar fue herido tres veces.

Le dieron 3 medallas,

tres medallas de sufrimiento y cuando estuvo vivo,

él cobra de su paga y de las medallas

pero cuando se murió me quitaron todo,

me dejaron seca.

Yo y mis huerfános.

Me quedé con mis hijos pequeños, huerfános,

Fátima tenía 15 años

cuando la obligaron a casarse con su marido

que ya había pasado de los 50.

Le conoció el mismo día de la boda y tuvieron 11 hijos.

A penas sabe leer y escribir

y lleva más de 30 años reclamando al Estado español

una pensión de viudedad.

Reclamé, si señora, y muchas veces.

Después escribí yo

y algunas amigas al rey don Juan Carlos

y aquí la tengo, la puedes ver.

Después una amiga me dijo escribe a su mujer,

a la reina Doña Sofía que es más fuerte que él

y también escribí.

Pero no me dieron nada,

siempre me dicen que no tiene derecho.

La guerra de Ifni,

la última que libró España y que Francó silenció,

terminó en febrero de 1958 logrando mantener solo Sidi Ifni.

Unos meses más tarde, en esa misma ciudad,

nació el explorador y aventurero Kitín Muñoz.

Bueno, me decía mi madre que yo había salido tan aventurero

porque cuando estaba embarazada de mí, escuchaba los disparos,

en medio de aquella pequeña guerra de Ifni.

A si que esos recuerdos los hay en la familia.

En ese tiempo,

la familia Muñoz evitaba hablar de una batalla

que causó entre 200 y 300 muertos y cientos de heridos

porque el padre de Kitín, el Capitán Muñoz,

también combatía en ella.

De aquellos años le quedan otros recuerdos: jugar, estudiar

y crecer con niños musulmanes.

Era nuestra casa,

era nuestro pueblo,

era nuestra vida.

lo exótico para nosotros cuando veníamos a Madrid

y recuerdo que gritabamos, mira ésto y,

eramos niños de un pueblecito del Sahara,

el contraste era brutal.

Lo éxotico y lo imponente para nosotros era,

por ejemplo Madrid.

Los saharianos acuden a la plaza de España

para escuchar la voz del jefe del Estado.

La Amistad de nuestros pueblos, dice Franco a los índigenas.

En su visita a la colonia española,

Franco divisó,

desde este balcón del Ayuntamiento,

la Plaza de España,

hoy Plaza de Hassan Segundo.

Muchas calles ya han cambiado su nombre,

aunque siguen quedando restos de un pasado español.

En algunos cafés,

se puede escuchar el castellano mezclado con el dariya

de los más mayores.

Y once edificios siguen en manos del patrimonio español

pero su estado es lamentable.

En el llamado edificio de Pagaduría, antigua delegación de Hacienda,

todavía preside el escudo preconstitucional

y símbolo del franquismo.

Unos edificios que llevan 50 años sin pintar, ni retocar

como estarían.

Como Alcalde,

a través de este medio,

pido a España que mantenga los edificios

o que los venda o que los cedan al ayuntamiento.

Había dos vuelos diarios, Madrid Sevilla y

otro de las Palmas Sidi Ifni.

El aeropuerto construido por los españoles

lleva 50 años sin funcionar,

desde que la última colonia española abandonó la ciudad.

Aún conserva los muebles de la aduana y la cafetería.

Hoy en día sirve de Centro de Meteorología.

El Gobierno español una obra de ingeniería

verdaderamente colosal.

Esta es otra de las joyas de la ingeniería de aquella época

y pionera en el mundo.

España construyó un teleférico para trasladar a tierra,

las mercancías de los barcos.

Ahora presenta este estado casi fantasmagórico: instalaciones

abandonadas,

cables y engaches oxidados

y los viejos vagones aún colgando.

Echo la culpa a los dos gobiernos, al marroquí y al español.

Primero, España nos abandonó sin decirnos nada.

La culpa del Gobierno marroquí porque nos han dejado aquí,

abandonados completamente.

Gente sin trabajo sin nada.

El Sidi Ifni actual no ha prosperado

todo lo que se esperaba.

Con un elevado índice de paro,

no hay fábricas

y la pesca no es suficiente.

Su playa cuenta con una de las 23 banderas azules

que tiene Marruecos pero tampoco hay mucho turismo.

Ahora Ifni vuelve a Marruecos también en paz y buena armonia.

El 30 de junio de 1969 se arrió, por última vez,

la bandera española en Sidi Ifni,

tras el Acuerdo llamado de Retrocesión.

España devolvía la colonia a Marruecos

en un gesto diplomático de Franco hacia su vecino y amigo Hasan II.

Ambos habían acordado años atrás, en un pacto secreto,

que, a cambio, Marruecos no reclamaría Ceuta y Melilla.

50 años después de su independencia,

los hijos y nietos de aquella generación

siguen volviendo a Sidi Ifni.

Vengo a que me peines un poco.

Ah muy bien, ¿cómo vas?

La joven Yasmina vive en Canarias

pero todos los años vuelve a Sidi Ifni

donde nació su madre ya fallecida.

Le gusta ir a peinarse a la peluquería de Hafida,

la mejor amiga de su madre.

¿Había discriminación en aquella época?.

No, eran todos iguales.

Sí éramos iguales, españoles, musulmanes, iguales.

¿Y el tema de la religión?

Era respetada, claro.

Cuando yo nací, me crie y me di cuenta

ya viviamos con los españoles.

O sea que era, para mí me daba igual,

era lo natural mulsumanes y españoles.

El tiempo está borrando, inexorablemente, la huella española

y los jóvenes solo quieren aprender el castellano

y los jóvenes solo quieren aprender el castellano

por si un día tienen que emigrar al país vecino.

Villalba de la Sierra, en Cuenca,

es el último pueblo en rebelarse contra la gran industria porcina.

Un proyecto de macrogranja de cerdos con 2600 madres reproductoras

ha puesto en pie de guerra a la población.

Temen que arruine el turismo y que los excrementos

sin tratar se filtren al subsuelo.

En Cataluña, donde primero se implantó

este modelo de explotación,

el 40% de los acuíferos están contaminados.

Son vecinos de Villalba de la Sierra, Portillo y Zarzuela,

tres pequeñas localidades enclavadas

junto a la Serranía de Cuenca.

Esta semana se han vuelto a reunir para decidir

cómo hacer llegar sus protestas por el proyecto de implantación

de una granja industrial porcina.

Han creado la Asociación

"Plataforma Serranía Limpia y Viva"

y llevan meses intentado visibilizar su resistencia

a la instalación de lo que denominan

una "macro granja", con casi 2700 cerdas reproductoras

y un total de 6000 animales.

Es difícil pasear por Villalba de la Sierra

y no encontrar un cartel de rechazo a las macro granjas.

El pueblo vive fundamentalmente del "turismo de naturaleza",

El pueblo vive fundamentalmente del "turismo de naturaleza",

con el Parque Natural de la Serranía de Cuenca como principal atractivo.

El temor a que la granja industrial proyectada

afecte al equilibrio medioambiental de la zona

y acabe con su fuente de riqueza, la naturaleza,

ha movilizado a la práctica totalidad del pueblo.

Es comprensible partiendo de la base de que la experiencias

que se han tenido en otros sitios, en otras regiones,

como pueda ser Cataluña, como pueda ser Aragón

y demás, incluso en otros países como Dinamarca, Finlandia y demás,

que ya están retirando incluso las macro granjas,

porque les sale más rentable evitar el impacto ambiental

que hacen y comprar la carne incluso a un precio mejor,

esto quiere decir que realmente hay un problema detrás de ella.

El proyecto de granja industrial está auspiciado por

Soria Sociedad Limitada.

Una empresa que presta sus servicios a la mayorista de carnes Incarlopsa,

con sede en Tarancón.

Nosotros buscamos criterios de economía de proximidad.

Es decir, buscamos poner las granjas cerca de dónde están los cereales,

cerca de las fábricas de piensos, los cebaderos,

de nuestros clientes que son los mataderos.

Por otro lado, tenemos criterios de economía de mercado,

cerca de nuestros clientes.

Por otro lado, tenemos criterios medioambientales.

Es decir, hacemos un estudio medioambiental

donde vamos a colocar la granja.

Y por último tenemos un estudio de sostenibilidad.

Es decir, dónde vamos a poder desarrollar un proyecto

que cree riqueza y que genere fijación

de la población rural.

El objetivo de IcPor es mantener una densidad permanente

de 250.000 animales mediante un conjunto

de granjas repartidas entre las provincias

de Albacete, Ciudad Real, Toledo y Cuenca.

La idea es suministrar al matadero de Incarlopsa en Tarancón

para sacrificar diariamente hasta 11.000 cerdos.

Pero estos grandes proyectos de ganadería industrial,

con sus balsas para el almacenamiento

de los llamados "purines", no solo generan el rechazo

de algunas de las poblaciones donde van a ser instalados.

Estos animales como bien sabemos todos tienen sus excrementos

y estos excrementos son complicados de gestionar, y caro,

y parte de estos excrementos, que llaman purines,

pues son líquidos son sólidos y terminan al final filtrándose

en los acuíferos y contaminando las aguas subterráneas.

El pasado 20 de junio un grupo de activistas de Greenpeace

entraron en una macro granja ubicada en Hellín, Albacete.

La acusan de ser la más contaminante de España.

Denunciaban, además, que la ganadería industrial

produce más amoniaco que cualquier refinería de petróleo

y reclamaban una reducción de la cabaña ganadera

por su impacto en el cambio climático.

Nosotros tenemos que hacer un impacto medioambiental,

tenemos que tener unos expertos en ingeniería y medio ambiente

que pongan en marcha un proyecto y que se lo presenten

a la autoridad competente,

y que esté recogido en ese proyecto desde medidas de control de ruidos,

de olores, de las mejores técnicas disponibles,

de formación del personal y yo creo que a veces,

Las balsas son en sí mismas una burrada.

¿Por qué?, porque en las balsas se producen dos efectos:

Uno: las emisiones de amoniaco, que en eso sí es muy sensible

y el segundo efecto es la emisión de metano.

El metano tiene 21 veces más efecto invernadero que el CO2.

El año pasado España lideró el ranking de porcino en Europa

y es el cuarto productor mundial,

con un censo de casi 31 millones de cerdos.

Una buena parte de ellos dedicados a exportaciones,

que en el caso del mercado chino ha crecido un 273% desde 2014.

Por otro lado, una cabaña de estas dimensiones

genera unos 62 millones de metros cúbicos de excrementos

que podrían llenar casi 25.000 piscinas olímpicas.

Habitualmente estos purines son utilizados como estiércol

en los campos cercanos a las granjas.

Pero su uso tiene riesgos.

La parte sólida, una vez solidificada,

y pudiendo trasladarla se puede aplicar en zonas

donde hay demanda de nitrógeno,

sustituyendo a abonos de origen mineral.

Por lo tanto, utilizar abonos de origen orgánico

en principio parece más razonable que utilizar abonos

de origen mineral.

Y la parte que es líquida, o la concentras,

con lo cual tiene un coste,

o si no es inviable poder trasladarla.

Según el Ministerio de Transición Ecológica

hasta un 46% de las aguas subterráneas en España padecen,

o están en riesgo de padecer, contaminación por nitratos

procedentes de fertilizantes y del estiércol

de las granjas ganaderas.

La Comisión Europea de hecho tiene abierto

un expediente sancionador a España desde el pasado mes de noviembre.

Se hace un impacto de medio ambiente,

se emplean las mejores técnicas disponibles

e incluso hemos llegado a reducir el 30 por ciento

de los gases de efecto invernadero.

Si tuviéramos que dar algún dato,

el sector porcino solamente contribuiría en un 2%,

es decir, muy lejos, pero muy muy lejos

de otros sectores económicos,

y además estamos en continuo desarrollo de tecnologías

de energías renovables.

El problema de los purines es la gran cantidad de purines

que se están generando, y la mala calidad de estos purines.

Que no se nos olvide

que esto son instalaciones industriales,

grandes macro granjas que necesitan los insumos

de muchos elementos que no son propios de los animales

como son medicamentos, antibióticos y demás.

Y todos estos elementos tóxicos y ajenos al medio ambiente

pues también se están filtrando a esos, bueno,

pues eso tratamientos tanto de líquidos como sólidos.

Desde IcPor aseguran que el proyecto de Zarzuela,

junto a Villalba de la Sierra,

contará con la tecnología más moderna

para evitar los malos olores y la contaminación de los acuíferos,

y garantizar la seguridad alimentaria.

Nosotros hacemos un estudio particular

de cada una de las granjas.

En el caso concreto de Zarzuela,

dentro del proyecto de la granja de Zarzuela,

va incluida una planta de depuración de purines.

La planta de depuración de purines lo que hace es separar

una parte sólida, que se dedicará a la producción de compost.

El compost se utiliza habitualmente en los jardines de cualquier ciudad,

o en el jardín que tengas en tu casa y la parte líquida,

es una parte donde se ha eliminado principalmente

el fósforo y el nitrógeno,

y lo que hacemos es utilizarlo como fertilización

es una parte ya no tiene olor, ya no tiene ningún resto de olor,

y donde se utilizan esos recursos naturales

y ese agua para ferti irrigación.

A mí me llegan muchos días, muchas al mes,

proyectos de nuevas explotaciones.

Yo no he visto esas plantas de tratamiento.

No sé dónde están.

Es más.

Sí, me ha llegado alguna.

Pero incluso me ha llegado alguna

con procesos de nitrificación y desnitrificación

que están absolutamente desaconsejados

para instalaciones nuevas, por la Comunidad europea.

No sé dónde están.

Y, además, si hay intención de eso,

que empiecen por las zonas donde ya hay problemas.

Yo creo que eso es una disculpa para decir,

me puedo seguir expandiendo.

Entre tanto, los vecinos de Villalba de la Sierra

temen por los 100 puestos de trabajo directo

que genera el turismo en su pueblo.

Una cifra que contrasta con los 14 empleos directos

que previsiblemente creará la planta de Zarzuela.

Hay que pensar que como empresarios también podemos entender

o comprender, entre comillas,

los intereses de cualquier otra empresa,

instalar y desarrollar un trabajo y demás.

Pero claro, nosotros lo que queremos

que la gente se dé cuenta,

y sobre todo los políticos se den cuenta,

porque son los que tienen al fin y al cabo la última palabra,

y es que, aunque se cumplan las legislaciones y demás,

la legislación no es garantía del impacto que pueda haber,

no en estos momentos a lo mejor, pero sí en un futuro,

como estamos viendo en Cataluña y Aragón, como decía.

Los únicos que están reaccionando,

porque están sufriéndolo en su propia población

son los ayuntamientos.

Las administraciones autonómicas y la central,

pues todos dicen que van a sacar normativas,

todos están sacando normativas,

pero no hay ninguna directa con mecanismos de control

y con mecanismo de sanciones.

En esta serranía conquense son ahora protagonistas directos

de la eterna disyuntiva entre el beneficio económico

y la preservación del medio ambiente.

Experiencia e historia nos recuerdan

que solo un desarrollo equilibrado y sostenible

nos permitirá dejar un planeta vivible a las futuras generaciones.

Hasta aquí el programa de hoy

Recuerden que pueden ver de nuevo los reportajes de Informe Semanal

en la web de RTVE.

Gracias por acompañarnos.

Hasta la próxima semana.

Informe Semanal - 03/08/19

03 ago 2019

Pista libre
‘Informe semanal’ analiza este sábado la situación de los llamados vehículos de movilidad personal (VMP), como los patinetes, las bicicletas o las tablas eléctricas. Estos se han convertido en una alternativa al transporte urbano tradicional sin una normativa clara que lo regule.

De cuando Sidi Ifni era España
Sidi Ifni es un territorio marroquí que hace ahora 50 años dejó de ser España. Durante tres décadas, esta franja de 1.500 kilómetros cuadrados en la costa africana, frente a Canarias, fue la provincia número 51. En 1969, después de una guerra silenciada que dejó entre 200 y 300 muertos, el gobierno de Franco se la entregó a Marruecos.

Macrogranjas en el punto de mira
Villalba de la Sierra, en Cuenca, es el último pueblo en rebelarse contra la gran industria porcina. Un proyecto de macrogranja de cerdos con 2.600 madres reproductoras ha puesto en pie de guerra a la población. Los críticos temen que los olores arruinen el modelo de turismo rural que han desarrollado en los últimos años con apoyo de fondos europeos.

ver más sobre "Informe Semanal - 03/08/19" ver menos sobre "Informe Semanal - 03/08/19"
Programas completos (577)
Clips

Los últimos 3.533 programas de Informe Semanal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos