Dirigido por: Ana María Peláez

Serie de documentales sobre los personajes más destacados de la cultura española del siglo XX cada semana en La 2 y en RTVE.es. Dirigido por Ana María Peláez

5393338 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Imprescindibles - Un país en Labordeta - ver ahora
Transcripción completa

José Antonio Labordeta es un ídolo,

profesor de historia, guionista de cine,

autor de libros, poeta, músico, etc.,...

¿Cuál es tu carisma? ¿Por qué crees que sigues siendo la voz de Aragón?

No lo sé, yo siempre he intentado luchar contra eso.

Yo soy un ciudadano que va todas las mañanas a dar clase

y que va a tomar chocolate con churros

y a hablar de ovnis con el churrero.

No, yo el carisma no lo quiero, vamos, no.

(Guitarra)

(ANTONIO) José Antonio Labordeta es un zaragozano que nace en el 35.

Dice que su infancia la pasó sin que le hiciera nadie caso,

porque con un año empieza la Guerra Civil.

(Música de tensión)

Hay varios imaginarios en su obra.

Quizá, el principal sea el colegio que estaba en el barrio antiguo,

al lado del Mercado Central, una especie de barco varado.

Contaba cosas del caserón del Buen Pastor,

donde ellos vivían y donde tenían al colegio.

Mi padre montó una academia sobre un viejo palacio del XVIII,

el Palacio de Gabarda.

Ese palacio era una especie de isla del tesoro.

Eran los sótanos, las bodegas de la guerra,

bue allí pasaban... bueno, hasta brujas.

Nosotros nos creábamos nuestros mundos.

Teníamos tan pocos, que había que crearlos.

Nos contaba que tenían escondida a gente republicana,

que la metían en los desvanes.

Su padre dio trabajo a muchos profesores represaliados.

El colegio estaba supervigilado y dirigido.

En cierta ocasión, comentaba José Antonio,

que vino la policía y secuestró todos los libros en griego,

porque pensaban que eran libros en ruso.

El colegio de Santo Tomás era un colegio de clase baja.

Frente a lo que eran los colegios buenos entonces,

que eran los de frailes.

Su padre crea un colegio laico.

En la Zaragoza de entonces, igual el único laico que había.

Mi padre, de Izquierda Republicana, que es esa generación de gente

que intentó cambiar la vieja ideología de este país,

la gente que más sufrió en la Guerra Civil.

A mi padre, un ciudadano de Zaragoza lo acusó de masón, comunista y ateo.

(Música de tensión)

Fue amenazado de muerte, le pusieron una pistola en la sien.

"El próximo tú, Labordeta".

Le quitaron la cátedra y ya no fue catedrático.

Por eso montó Santo Tomás,

porque se quedó de la noche a la mañana sin trabajo.

(IGNACIO) Hablaba de cómo su padre se hundió tras la guerra,

esa sensación del derrotado.

Del miedo que pasó, de su condición de republicano represaliado.

Su padre se debió de atemorizar después de la guerra, como tantos.

Y entonces lo llevó al Colegio Alemán.

Nunca le pregunté por qué me mandaron al Colegio Alemán.

Tampoco me traumatizó.

Hombre, era un colegio que estaba muy bien.

Era un colegio un poco elitista...

Yo recuerdo que olía a cera, fundamentalmente.

Y el colegio de mis padres olía a alpargatas.

(ANTONIO) Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial,

Franco mandó cerrar esos colegios y volvió al colegio familiar,

y ahí se educó.

(Música nostálgica)

El colegio, que era un internado,

donde venía la gente de los pueblos...

Toda esa parte maternal la llevaba la madre, doña Sara,

de una manera, pues, muy rígida.

[ELOY] Una mujer de una personalidad extraordinaria,

una mujer listísima.

No tenía apenas estudios, pero era de una claridad...

Sabía perfectamente cómo funcionaba el colegio,

tanto el masculino como el femenino.

En el colegio se hacía un teatro estupendo

y se montaban cosas tan serias como Fuenteovejuna, por ejemplo.

Se montaban zarzuelas

y se hacía una revista, que la dirigía mi hermano Miguel,

que se llamaba "Samprasarana".

En esa revista publico yo mi primer poema

y no pasó la censura, y está impreso.

Aparece la primera página y un recuadro en vacío.

Y estaba mi primer poema, que decía:

"Si Dios pregunta por mí, decidle que no he nacido".

La censura dijo: "A la mierda, este tío es un burro".

(ANTONIO) El primer poema lo publica cuando tiene diez años.

Evidentemente, el poeta era su hermano Miguel,

que era 14 años mayor que él, nació en el 21.

(BARREIRO) Miguel Labordeta es un caso de poeta en la vida.

Un hombre conflictivo, pintoresco,

en cierto modo atormentado, muy inadaptado.

(ANTONIO) Miguel era el caos.

Era capaz de levantarse a la hora de comer...

comía con un gato encima del hombro,

su madre se desesperaba.

Lo llamábamos "El peladilla".

Era muy gracioso, pero, de vez en cuando,

de mal genio, pegaba unas bofetadas muy fuertes.

Cuando pegaba era... (RÍE)

(ELOY) Miguel era una personalidad desbordante.

No se le ha terminado de conocer, era un poeta un poco maldito.

He tenido la suerte de vivir...

Yo llegué a vivir como genio.

Una persona que realmente es capaz de escribir lo que hace

y vives y convives mucho con él.

Teníamos una habitación, dormíamos conjuntamente los dos.

Miguel era una persona, que a los que lo conocimos

nos dejó una huella tremenda.

(LUIS A.) No se entiende a José Antonio sin Miguel.

Le contagió y le transmitió su amor por la poesía.

Y José Antonio fue,

seguramente por encima de todas las cosas, un poeta.

Tenía adoración por el mundo absurdo de la poesía de Miguel,

que luego se transmitió a los demás poetas "Nikeanos".

(Música animada)

(ANTONIO) A mediados de los 50,

se juntan todos en el Café Niké.

A pesar del nombre griego: Niké, "Victoria",

Café Niké era la cafetería típica de una ciudad de provincias

como era Zaragoza en aquellos años.

Los pequeños del Niké éramos José Antonio y yo.

Era la mayor tontería, divertida y creativa

que ha tenido Zaragoza, quizá.

Un café donde, los domingos por la tarde,

se llenaba de "señoricas" tomando chocolate vienés,

con nata y con "croissants".

Allí no se hablaba de poesía,

se hablaba de cosas absolutamente locas y disparatadas.

Cuando lees los libros publicados, parece que era una cosa muy seria.

Y estaba más cerca del surrealismo,

que la tertulia de intelectuales que hablan de poesía.

Allí, el primero que hablaba de poesía, era expulsado.

Conocí a José Antonio en la facultad de letras.

A mí me gustó siempre mucho el teatro.

Y había lo que se llamaban los teatros leídos.

Ahí empezamos a trabar amistad y luego pues ya llegó el idilio.

Cuando empezamos a salir, él recitaba mucho.

Y entonces, una de las veces paseando, pues me recitó...

"Asustar a un notario con un lirio cortado".

Y, entonces, yo muy secamente le dije: «Soy hija de notario».

Dice: "No doy ni una, ¿eh?"

Y él siempre dice:

«Yo no sé cómo hemos llegado al final, el principio fue nefasto".

Después nos casamos

y en octubre de 1964 llegamos a Teruel.

Y Teruel impactó.

Cuando la gente dice: "Cuánto influyó Teruel".

Conociendo a José Antonio, a cualquier lado que hubiéramos ido,

hubieran pasado cosas muy parecidas.

Porque José Antonio era una persona capaz de aglutinar

a gente interesante, no sé cómo se las arreglaba.

Me hago profesor de instituto, me hago una oposición.

Saqué una boleta, la Segunda República, y me la sabía.

Y entonces saqué el tema.

Me lo sabía, lo saqué y me fui a Teruel.

Y llegamos en un momento en el que empieza a moverse.

En el año 64, llegamos a un instituto muy dormido.

La biblioteca eran libros viejos y gordos.

Y llegamos una serie de personas.

Hay que hablar de Pepe Sanchis,

autor de "¡Ay, Carmela!" y de "Ñaque",

y de Eloy Fernández, que es fundamental,

porque no para nunca de inventar cosas.

El Teruel de la época... Cuando llegamos, le dije a mi mujer:

"Marisa, ten cuidado, que aquí aún van ganando los alemanes".

Era el 66, habían pasado 21 años, pero allí no.

Yo venía de Valencia,

la universidad relativamente progre, un ambiente liberal...

Desde el primer momento, apareció como un extraterrestre.

Destacaba absolutamente

de la mediocridad lógica en un ambiente como ese.

Movilizamos todo mucho.

La realidad es que fuimos a trabajar y caímos una serie de gente joven.

Y como, digamos, los mayores estaban ahí asentados,

y tomaban café y todas esas cosas, nos dejaron hacer lo que quisimos.

Llegó gente muy disparatada y nos lo pasamos muy bien.

Llegamos en el momento oportuno, con la gente adecuada

y con los alumnos más maravillosos que hemos vuelto a tener.

(ELOY) Eran tierra fértil.

Todo lo que echabas lo escuchaban con atención, con entusiasmo.

Se comían el mundo.

Claro, Teruel era una zona dura

y estos chavales tuvieron de pronto la posibilidad de salir de allí.

(FEDERICO) Yo conozco a José Antonio cuando tengo 15 años.

Entonces, mi padre lo conoció. Y mi padre venía de falange.

Y vio a Labordeta... le encantó.

La jefatura estudios de José Antonio, es lo más parecido a la anarquía

que puede haber en una organización.

Era José Antonio, la persona menos organizada que he conocido.

Y, sin embargo, tenía una capacidad de captación,

es decir, José Antonio tenía imán.

(CARBONELL) "José Antonio Labordeta, vuestro profesor".

"Ya sé que tenéis mucho interés en aprobar, en no suspender,

porque dependéis de las becas.

Nos preocupéis, estáis todos aprobados.

El que quiera venir a clase que venga y el que no, no.

A mí me interesa que aprendáis".

Nos sorprendió, nos trataron por primera vez como a adultos.

Y nos preguntó: "¿Los Beatles son un fenómeno histórico?"

Allí empezamos a discutir.

La historia era "El Cid Campeador",

los Reyes Católicos, eran los visigodos...

(CARBONELL) Íbamos a tomar café, nos ponían discos...

de Santana, discos de jazz.

Y a hablar de literatura y de la actualidad.

Nos descubrieron otro mundo.

Éramos una especie de banda de proscritos.

Del mayo del 68 llegaba,

como una especie de extraña marea mítica, ¿no?

De insurrección, de revuelta juvenil.

(ANTONIO) Le ofrecen ser jefe de estudios del colegio menor.

Tenía que hacer actividades para los críos.

Hizo mucho teatro, llegaron a ganar premios nacionales.

(FEDERICO) Labordeta era un gran actor.

Y Sanchis era mucho más disciplinado.

(CARBONELL) "No hagas eso, te metes demasiado en el papel".

"Utiliza el método brechtiano". ¿Pero este hombre qué dice?

Las obras de teatro, yo creo,

que fueron fundamentales para nuestra formación.

Éramos como una familia.

Joaquín Carbonell era muy chistoso,

Federico Jiménez era muy inteligente

y siempre tenía una puntualización que hacer.

Nosotros éramos los listos,

los del pueblo, más listos que los de la capital.

(CARBONELL) Federico, discutió con el profesor de filosofía,

un hombre muy sereno.

Lo sacó de quicio y yo recuerdo las palabras de profesor, que dijo:

"Dicen que el tabaco calma los nervios.

Permitidme que me encienda un cigarro para no darte una hostia, Federico".

Estábamos sin los padres y, de pronto,

tienes unos profesores que te dicen: "Tú vales".

José Antonio fue...

Pues un segundo padre para mí.

Una época que con, el tiempo, la hemos ido recordando.

Esos tres años fue apasionante.

(Música melódica)

(CARBONELL) Si le faltaba algo para mitificarlo más,

era un profesor que cantaba.

(Guitarra)

Eso no era serio.

La primera vez que escuché a Labordeta cantar,

fue después de una de las representaciones de teatro.

(FEDERICO) Fue Pepe, el que me dijo:

"Oye, dile que cante una mexicana".

Y digo: "Nuestro jefe de estudios tiene una voz privilegiada,

y, además, canta como nadie una canción que a todos nos gusta,

y vamos a acompañarle, que es ‘Cucurrucucu paloma’".

(RIENDO) Se queda así Labordeta, bueno, se ríe y salió a cantar.

(CARMEN) Empezó con la guitarra y nos sorprendió,

no le habíamos escuchado nunca.

(CARBONELL) Nos quedamos sorprendidos de que hiciera el ganso.

Para nosotros, un profesor no tenía que hacer esas cosas.

(FEDERICO) Era un gran tímido.

(Guitarra)

Como a toda la gente que le gusta aparentar,

en el fondo también tiene una gran timidez.

Y Sanchis le convence de que empiece a hacer letras suyas.

(CARBONELL) Le dijo:

"Con las facultades que tienes, un vozarrón, ¿por qué no compones?"

"Abre la ventana de tu vida y cuenta lo que ves".

(ELOY) Y, entonces, él empezó ahí.

"El emigrante", "La vieja"...

La gente que bajaba de la sierra con la leña.

Lo que empezaba era a descubrir el paisaje físico y el humano.

(Música melódica)

Yo recuerdo, cuando yo volvía en Navidades...

las comidas las hacíamos siempre en casa de mi madre,

era un caserón enorme, ¿no?

Allí cabíamos absolutamente todos.

En ese caserón enorme, yo veía, cuando nos íbamos, cómo Miguel

comenzó a tener un sentido muy trascendente de la vida

y cómo la muerte le preocupaba cada vez más.

(Música melancólica)

(BARREIRO) La temprana muerte de Miguel...

le crea una herida, una grieta, le crea una ausencia.

Le afectó profundamente.

"Miguel, nos haces una falta sin fondo".

Le afectó muchísimo.

Era un poco el hermano que aprendió a leer con el hermano mayor...

Fue el gran valedor de su hermano Miguel.

La fama póstuma de Miguel se la debía a José Antonio,

porque siempre lo defendió como el gran poeta aragonés del siglo XX.

Si Miguel murió con 48 años,

quiere decir que José Antonio en ese momento tenía 34.

Probablemente, en otra edad, eso hubiera sido el final.

Entonces, tenía un mundo por delante.

Me pongo a cantar porque... Yo soy un inconsciente.

Hago cosas por inconsciencia, porque las medito.

Y, entonces, Pepe Sanchis me trae discos de Raimon, de Paco Ibáñez.

Y cuando veo a Paco Ibáñez le digo: "Hay que cantar lo que pasa".

La gente se acerca a Gabriel Celaya, Blas de Otero,

y a Miguel Hernández, gracias a Ibáñez y a Serrat.

Se empiezan a conocer a los grandes poetas españoles.

El cantautor era una figura que estaba empezando.

En Cataluña, algo en castilla, en Madrid,

pero era un fenómeno que se nos iba un poco de las manos.

(SANCHÍS) Él era muy fan de la canción francesa.

Esta serie de grandes poetas, como Brassens o Brel,

transmitían su poesía a través de la canción.

(Bullicio)

Recuerdo fue un viaje que hicimos José Antonio y yo a Madrid,

para la grabación de su primer "single".

Y mientras él trabajaba en el estudio,

yo en la cafetería de abajo, escribí la solapa de su primer disco.

(CARMEN P.) Las primeras canciones:

"Los leñeros", "Las arcillas" o "Aragón",

son canciones en las que él intentaba reivindicar una tierra.

No sé si en ese momento él pensó en que podría...

iniciar un mundo de la canción, yo pienso que no.

(BARREIRO) Era como un divertimento, pero, ni entonces,

podía pensar que se iba a dedicar a cantar

y que iba a ser ese el camino principal de su vida.

Lo grabé en el 68 un pequeño disco por casualidad en Madrid,

pero yo soy profesor de historia y vivo de eso.

No sé exactamente por qué me hice cantante,

creo que quizá fue un poco por mi estancia en Teruel.

(Tren)

(Sirena)

Una región que hasta ahora estaba absolutamente apagada,

que lo único que había producido era mano de obra de emigración,

que iba abandonando sus campos y que empezó a tomar conciencia.

Y nos hemos encontrado metidos en ese lío:

Galán, el trasvase, Labordeta, "La Bullonera", Joaquín Carbonell...

(ELOY) No había un conocimiento,

una defensa de nuestros problemas, eran enormes.

Era muy escéptico, pero luego, cuando aceptaba, se volcaba.

"Mira, yo creo que nadie defiende lo que no ama

y nadie ama lo que no conoce".

Y entonces dijimos:

"Hay que hacer una revista cultural, de izquierdas, democrática...

Y una revista aragonesista".

"Andalán" es muy importante, porque lo que hace es recoger

la diáspora aragonesa, a toda la intelectualidad

y a toda la militancia política, clandestina al principio.

Para conocer la historia de Aragón desde el año 72

hasta el año 75 o 76, hay que echar mano de "Andalán".

(AZAGRA) Cuando pienso en aquella época, la veo en gris.

Quizá la única nota de color era cuando nos metió en "Andalán".

Yo le hacía los dibujos de una tira, de "la historia de Paletonia".

Era una época que notabas que el dibujo podía servir para algo.

Era muy de intervención, porque era muy político.

(ELOY) Pedimos una autorización,

y nos venía cada mes de vuelta.

Al delegado de turismo le decía: "Entonces, ¿en qué falla?"

"Ah, no sé, ustedes sabrán, vuelvan a intentarlo".

Cuando vinimos a Zaragoza, Guillermo Fatás me dijo:

"Mira, el gobernador es un tipo del OPUS, pero es muy listo,

y está dispuesto a apoyar".

Había gente de todos los partidos, pero nadie venía por el suyo.

Por su valía personal, su generosidad.

No cobraba nadie.

No cobraba yo, no cobraban los demás.

Estaba especializada en secuestros.

Constantemente secuestraban la revista.

Venía la policía, se llevaba los ejemplares, y al juez.

"¿Quién ha escrito el editorial de página primera?"

Todos, Fuenteovejuna. Claro, los jueces eso...

Y, además, meter en la cárcel a tanto profesor

era una cosa que no podían soportar.

(AZAGRA) Cuando encarcelaron a Eloy Fernández fue un mazazo.

Es como querer cortarte la cabeza pensante, ¿no?

Eran tiempos aquellos de detenciones selectivas

y querían hacer daño.

(ELOY) Huelga de periodistas

en Madrid, en Valencia, en Barcelona y en San Sebastián.

No me he dejado ninguna, en Zaragoza no hubo reacción.

Quiero decir, había miedo pero también había mucha reacción.

Eran pulsos que echaba el mundo periodístico,

el mundo cultural, a un régimen que se resistía a morir.

(Bullicio)

(CARMEN P.) Se genera todo un movimiento social,

que era el de la lucha contra la dictadura.

Y mucho de él se canaliza a través de la música popular.

(Música de tensión)

Los cantantes éramos la punta de lanza de un movimiento social.

Pero al igual que los cantantes,

mujeres y hombres de aquellas generaciones

dieron días de su vida, sufrieron cárceles,

algunos muertes, exilios, persecuciones.

Es decir, nosotros éramos políticos en los años 70.

La dictadura nos puso en esa tesitura,

pero los líderes realmente éramos nosotros.

Y el líder de Aragón era José Antonio Labordeta.

(Ovación y aplausos)

(PABLO) Labordeta creía que con la canción se...

se podían cambiar cosas, ¿no?

Lo creíamos todos, pero él lo creía con mucha fe, con mucho empeño.

Porque para mí...

En la canción popular hay una cosa muy importante,

que es tener los pies en donde es uno, en la raíz.

Y contar la historia de tu tierra a las demás gentes.

El compromiso de Labordeta y, como el mío personal,

y todos los que he conocido yo, como cantautores,

en aquella época nos mantenía la moral, ¿no?

Que pensábamos que íbamos a cambiar el mundo.

(PABLO) No solo íbamos a los teatros bonitos de capitales.

Íbamos al pueblo más pequeño.

Allá donde nos pedían que fuéramos, allá íbamos.

De cien recitales que yo dé,

60 o 70 recitales los doy en pueblos de menos de mil habitantes.

Canto después de las vaquillas,

hay que esperar a que se metan y eso.

(PABLO) En los conciertos ibas sin saber si iba a haber luz

para enchufar el equipo.

Los coches eran de alquiler generalmente

y se estropeaban en la primera curva de la carretera.

Era todo una aventura, ¿no?

Íbamos con una fuerza y una ilusión tremenda.

Eso nos hizo un público muy fiel y muy grande,

que todavía nos recuerda con un gran cariño.

(LUIS P.) La suerte que tuvimos muchos de nosotros,

en mi caso sin cultura y siendo niño trabajador,

de cambiar la realidad de la vida de nuestras ciudades,

de nuestros barrios, de luchar.

(BARREIRO) Mucha gente identifica a Labordeta

con la recuperación de las libertades.

Cuando Labordeta y otros cantautores iban a los pueblos

y los recibía la gente progresista.

Y mucha gente que entonces no era

y se hacía progresista a través de las canciones de Labordeta.

(IGNACIO) En el momento dorado, Aragón aportó algo.

Y ese algo fue, sobre todo, José Antonio Labordeta.

(Aplausos)

Él era un hombre absolutamente comprometido con todo.

El momento de más apuro fue en la Universidad de Barcelona,

cuando la muerte de Puig Antich.

Ahí, la universidad fue tomada.

Estaban cantando José Antonio y "La Bullonera".

Se reunieron: "¿Qué hacemos? ¿Cantamos, lo suspendemos?"

(FEDERICO) Nos tiramos dos horas en el bar justo de la universidad,

tomando café con leche, que es lo que él tomaba siempre.

Es la vez que lo he visto más sensible, más frágil.

Era un hombre muy tierno. Entonces, esta cosa de...

Es justo para esconder que tenía un aspecto

un poco quebradizo, de cristal, ¿no?

Que a él le salvaba, naturalmente, Juana.

Y decidieron cantar.

Yo, en aquel momento, sí que tuve miedo.

Fuimos al salón donde era la actuación.

Yo recordaba los guardias,

a derecha y a izquierda, con las bayonetas,

y nosotros pasar con la cabeza baja.

(Pitos y bullicio)

(IGNACIO) A la muerte de Franco,

hay una cierta revisión de lo que es España.

Y se convirtió Labordeta y su música,

en una señal identidad de Aragón.

(MIGUEL R.) Lo comparaba mucho con Johnny Cash, pero de Aragón.

Un tío recio, serio.

Los artistas intentamos ponernos una chaqueta de brillantes

cuando salimos al escenario, porque necesitamos que el foco

coja más sobre las lentejuelas, ¿no?

Él no, él sabía que lo que proyectaba era lo que le interesaba a la gente

y lo que le interesaba a él.

(EDUARDO) Para mí era, si me permites la cursilería, un faro.

Que no se parecía ni a los cantantes de música lírica

ni a los cantantes negros de soul que me gustaban a mí entonces,

ni a los joteros.

Que era un revolucionario.

(Bullicio)

(SANCHÍS) A través de la canción él encontró una proyección,

que yo creo que incluso fue lo que le indujo a, finalmente,

tomar responsabilidades políticas.

Porque, en aquellos años, los recitales eran actos políticos.

Lucharemos en las Cortes y fuera de las Cortes, por la...

Apoyabas al Partido Nacionalista Aragonés...

Partido Socialista. Con tendencias nacionalistas.

Sí, era el partido que representaba al nacionalismo aragonés.

Eso fue en el 77, que fui en la lista de diputados.

Que pedí que fuera el quinto o sexto para no salir,

que es una cosa que a mí no me gusta nada, muy seria.

Yo voy a ser muy breve y muy corto.

Creo que, efectivamente, tenemos programas educativos,

hemos trabajado en ese campo.

(GONZALO) Una persona de gran generosidad,

que siempre que se le requería,

apoyaba cualquier idea de un amigo.

Y, entonces, en Zaragoza, con Emilio Gastón,

y con unos cuantos más,

crearon el Partido Socialista Aragonés.

¿Cuál es el futuro que tú prevés para este territorio?

El futuro que preveo es muy malo.

En estos momentos estamos con una falta de identidad tremenda.

El PSA lo empezó conmigo.

Lo empezamos juntos.

Nosotros entrábamos en política para dar.

Para aportar.

No solo ideas, sino todo lo que podíamos.

(GONZALO) Se crea con una enorme ilusión,

pero sin ninguna infraestructura.

En los mítines explicábamos

cómo era una urna y cómo había que votar.

Nos hacían preguntas extrañas.

"Pero, ustedes, ¿a qué vienen aquí? Tan raros, a decir estas cosas."

(GONZALO) En Zaragoza era muy diferente.

El mitin, con presencia de Enrique Tierno Galván

en vísperas de las elecciones.

Me arriesgué a traer al "viejo profesor",

que lo había conocido en Madrid.

No hay que presentar porque toda España conoce

a este hombre de Estado

que es el profesor Enrique Tierno Galván.

(Ovación y aplausos)

(COREAN) Tierno, amigo, Aragón está contigo.

(COREAN) Tierno, amigo, Aragón está contigo.

(GONZALO) Fue el mitin más concurrido,

más de 15 000 personas.

Dedica un minuto Aragón, los demás pueblos de España,

y los que estamos dispuestos a servir al pueblo,

hasta la última gota de nuestra sangre.

(Ovación y aplausos)

(COREAN) Aragón, Aragón, Aragón.

(GONZALO) Y tal vez esto creó en algunos

más expectativas de las razonables.

(Aplausos)

Y sacamos un diputado.

Pero... Aquí, en esta tierra, somos cojonudos.

Sacamos un diputado y nos entra una depre...

Y acabamos disolviendo el partido.

Una cosa absolutamente absurda, típico de aquí.

(Guitarra)

Para él, yo creo, que fue el momento político más entusiasta.

Lo vivió enormemente.

Es una de las banderas rotas más importantes de José Antonio.

Esa y "Andalán" han sido dos dramas.

La gente conoce a Bob Dylan como cantante,

nadie sabe que Bob Dylan escribe.

A Cohen lo conocen como cantante, nadie sabe que es novelista.

Puede ocurrir que tengas fans, por decirlo así,

que no sepan que escribes versos.

Sí, seguro. Mucho. ¿Y eso te produce alguna tristeza?

(IGNACIO) Como escritor, es un hombre que tocó varios palos.

Siguiendo un poco la estela de su hermano, quería ser poeta.

Pero luego se ha descubierto que ya muy joven, escribía cuentos.

(ELOY) Escribía con enorme pasión y sentimiento,

pero era un poco desaliñado.

Cuando alguien me pregunta por qué estoy metido en ese tipo de canción,

yo pienso que es la literatura.

Yo empecé escribiendo poemas.

Tengo como ocho libros de poemas,

libros en prosa, una novela, un libro: "Con la voz a cuestas",

y uno de viajes: "Aragón en la mochila".

Publico artículos en "Andalán",

en "El día", en el "Diario 16", en "El País".

En la poesía y también en la canción, incluso en la narrativa,

es muy frecuente ver a personajes y su paisaje.

Labordeta llegó a decir que el paisaje nos influye,

nos condiciona, nos moldea.

(BARREIRO) El paisaje, como suele ocurrir,

es también un estado del alma.

José Antonio se identifica tanto

con el paisaje desgarrador aragonés sacudido por el viento,

porque es su personalidad.

(Piano)

-Es el sonido. -Estoy grabando

(Risas y bullicio)

Estos no existen, como si no existieran.

Estamos hablando tú y yo en el prado, tranquilamente.

(Bullicio)

(MANOLO) Hicimos una ficción sobre el libro: "Del Miño al Bidasoa".

Se nos ocurrió que la persona para hacer ese papel era Labordeta.

Porque iba a transmitir lo que creíamos que Labordeta tenía,

que es la empatía con la gente.

¿A cómo son? A peseta, hermosa.

Y por un duro, cuatro y uno de regalo.

La capacidad que tenía,

que no siendo actor se comía absolutamente la pantalla.

Qué manera de vender.

Si lo sé, me traigo una gruesa y la liquido.

(JOSÉ LUIS) A partir de aquí, hizo otras cosas.

Y presentó una comedia de situación,

basada en su experiencia como maestro en Teruel.

Dijimos: "No lo vemos, pero te quiero hacer otra propuesta".

"Que fueras tú mismo, yendo por los pueblos,

recogiendo esa figura humana que eres tú, y comunicándote".

(Música melódica)

Te pegas 30 años cantando, te han visto 5000 personas,

y de pronto sales en un programa,

de ese tipo, humilde y sencillo, que llegan a ver un millón.

No puedo salir a la calle, que con esta cara que tengo,

enseguida se queda todo el mundo conmigo.

(MANOLO) La necesidad de hacer este programa,

era separarse de la figura de cantautor.

Y tampoco le apetecía volver al instituto otra vez a enseñar.

Él quería abrir otros caminos.

Él era lo que aparentaba.

Sentarse a comer chorizo del pueblo con pan

y a beber vino en un porrón, pues se parecía bastante a él.

El que mejor ha hecho conocer España.

En "Un país en la mochila" son veintitantos programas,

desde las Islas Canarias, Cataluña,

Cantabria, Andalucía, Aragón.

Es decir, está toda España.

(Ladrido)

¡Ah, mira!

Oye, ¿y este juego cuál es? Esto es la "morra".

Cada jugador ha de adivinar

el número total de dedos que saca el otro jugador.

Aquí se pegan toda la tarde jugando con un poco de vino y cacahuetes.

(MANOLO) Que en "Un país en la mochila"

parezca que se vean cosas que nunca se habían visto antes en televisión,

es gracias a la personalidad de José Antonio Labordeta.

A su capacidad para que las personas se abrieran ante él.

Incluso ante una cámara, que da miedo a bastantes personas.

(CHISTA) Oiga, caballero. ¡Dígame!

¿Buscaba usted baño? Pues sí, señora.

Suba usted. ¿Tiene usted baño o no?

Aquí hay. ¡Hala! Voy para allá. (RÍE)

Dígame. ¿Qué buscaba, "bañico"?

Yo quería un baño, ¿cuánto tiempo llevan funcionando?

Ciento de siglos.

¿Y usted cuántos años lleva aquí vigilando?

79. ¿79 años?

Está usted maravillosa.

¿Eso es del agua o qué? Del agua.

¿Del agua que toma usted aquí? Sí, señor.

¿Y este agua para qué sirve realmente?

Para lo que mejor sirve es...

Al que no se le empina, aquí viene y se le empina.

¿Usted cree que a mí eso me funciona o no?

Eso es la gloria para usted y para todo el mundo.

Las migas son una comida íntima.

Por tanto, no se pueden hacer a gran escala.

Cuando dos personas se entienden bien,

se dice: "Hacen muy buenas migas".

Pues vamos a hacer buenas migas. Lo que entre, que salga bien.

(Música melódica)

(Piano)

(MIGUEL R.) Parafraseando ese programa que se hizo popularísimo

y que yo veía continuamente del "País en la mochila",

yo creo que sería mejor: "Un país en Labordeta".

Decimos adiós al territorio recorrido

y con su sonido e imágenes en el recuerdo,

los guardo en la vieja mochila para seguir con ellos camino

por nuevas veredas y nuevos horizontes.

(Bullicio)

(COREAN) ¡El abuelo va a Madrid!

¡Sí, sí, sí! ¡El abuelo va a Madrid!

¡Sí, sí, sí! ¡El abuelo va a Madrid!

¡Sí, sí, sí! ¡El abuelo va a Madrid!

(LUIS A.) Luego se alineó con la Chunta Aragonesista.

Los reconocía como herederos del PSA,

del Partido Socialista Aragonés, que él contribuyó a fundar.

Y salimos.

Curiosamente, esa noche nos emborrachamos de alegría,

sin darnos cuenta de que Aznar sacaba mayoría absoluta.

Con lo cual, no íbamos a pintar nada en Madrid.

(Música melódica)

(RUBALCABA) Fui de los infinitos parlamentarios

que me acerqué a él a decirle: "¡Ah! Qué admiración te tenía".

Y me miró y noté como que...

se retraía y tal.

Al principio podías decir: "Qué distante".

Le digo que me gustaba lo que cantaba y..."

Y es que era pura timidez.

Era, desde luego, no un político al uso.

No era una persona que se dejara llevar por lo políticamente correcto.

Labordeta aportó un aire fresco a la política.

Fue... él mismo se definía como un beduino en el Congreso.

Él no era un político profesional, no seguía ninguna técnica.

Él, desde el principio, se sentaba y te decía lo que quería.

(PEPA) muchos nos identificamos con esa manera de hacer política,

con esa sinceridad que transmitían todos sus mensajes

y, sobre todo, en que daba voz a los sin voz.

Era un hombre que tenía mucha hondura en las afirmaciones que hacía.

Era un poeta, y también lo era en tribuna.

Hemos oído muchos argumentos en contra de la guerra,

que compartimos desde Chunta Aragonesista.

Como usted es amante de la poesía,

voy a leer unos fragmentos de un poema

escrito por un gran poeta español en los años 50,

cuando los clarines de la guerra anunciaban ya el nuevo desastre.

(ANTÓN) Cuando tú ves que Labordeta elige ese poema,

de su hermano Miguel,

que todos lo sentimos también como familiar nuestro,

como maestro nuestro,

fue un momento absolutamente mágico, ¿no?

De repente dices:

"El Parlamento vuelve a tener sentido".

Y no hay más que leer sus discursos, que yo recomiendo leer.

El buen parlamentario es aquel que habla bien,

y que cuando transcribes lo que ha dicho, está bien construido.

Hay sujeto, verbo y predicado. Labordeta.

Era un gran parlamentario, de verdad.

Había muchas cosas que nos gustaban a los dirigentes del partido.

Porque Labordeta iba por libre.

(Ovación y aplausos)

El hombre más importante

de la política aragonesa fue Joaquín Costa.

Y en su epitafio pone: "No legisló". O sea, no hizo leyes.

Yo y ha hecho leyes, con lo cual, mi epitafio será: "¡A la mierda!"

(Música de tensión)

A última hora hago una interpelación a Alvarez-Cascos.

Recuerdo que la última...

Quedan cuatro diputados del PSOE, porque eso está grabado,

y como seis o siete diputados del PP.

Hay que ver lo que es el Congreso, un sitio pequeño,

en donde, claro, si tienes a un tío...

cada vez que hablas, te vuelve loco.

Y, de hecho, es una técnica parlamentaria.

Claro, eso no lo oye la gente.

De pronto dicen: "Calla, cantautor de las narices".

Ahí yo ya me sentí ofendido en mi fuero interno. ¡A la mierda!

¿Pero no puede uno hablar aquí?

A ver si no puede hablar uno aquí. ¡Hala, a la mierda, joder!

Fui invitado a la tribuna, para sacar camisetas del "No a la guerra".

Era deleznable cómo insultaban a José Antonio,

le llamaban "mochilero" y le decían burradas, ¿no?

Estoy hablando con el ministro, no con ustedes.

Están habituados a hablar, controlan el poder de toda la vida.

Y les fastidia que vengamos los que hemos estado

torturados por la dictadura, a hablar.

¡Eso es lo que les jode a ustedes! ¡Coño! ¡Es verdad! ¡A la mierda!

Conectó directamente con el pueblo: "Váyase usted a la mierda, no joda".

"Ustedes están diciendo tonterías cuando la realidad es

que la gente en la calle lo está pasando muy mal".

La política tenía mucho de prepotencia.

Y aquel "¡A la mierda!" de Labordeta, tenía mucha hondura.

(ANTÓN) El político más activo del Parlamento español.

Hizo, entre apelaciones, intervenciones... más de 5500.

Creo que doblaba casi al segundo.

(PEPA) Será recordado por eso, pero de forma muy injusta.

Porque hizo muchísimas otras cosas en el Congreso,

aparte de mandar a la mierda al PP, que se lo venía mereciendo.

Hombre, yo aporte al Congreso humor y claridad.

Todo el mundo me decía: "Daba gusto oírte,

porque hablabas como hablas en la calle".

(PEPA) Aprovechándome de su facilidad para ponerse en la piel de otros,

tuve la idea de crear una sección

en la que diera voz a la gente cabreada.

Hay una queja maravillosa. ¿Qué?

Que va contra los meteorológicos de TVE,

que dice que con el culo tapan Murcia.

(Risas)

Dice que, a partir de ahora, contraten a meteorólogos zurdos.

(PEPA) Él estaba muy contento porque le paraba mucha gente por Zaragoza,

le enviaban muchísimas reclamaciones...

se las tomaba como si tuviera que llevarlas al Congreso.

(CARBONELL) Yo escuchaba el programa y cada domingo

le ponían una canción distinta porque no tenían una introducción.

Después de mucho insistir, Joaquín consiguió que grabara un rap.

"Pero ¿cómo un rap? Yo no sé rapear". "No, tu recítalo, y..."

"Pepa, que te mando la introducción de Labordeta".

Y se quedaron flipados.

(RAPEANDO) El Íñigo y Labordeta...

La mañana del domingo, hacemos la puñeta.

Traemos denuncias, traemos protestas.

Lo que no funciona, lo que nos molesta.

El caso es que el rap le quedó muy bien.

Habría tenido mucho futuro como cantante de rap.

Siempre me lo contaba.

Dice: "Yo si ahora empezara, no sería cantautor, sería rapero".

Pediría a Violadores del Verso que me dejaran estar en su grupo.

Se acercó y nos dijo:

"Yo quiero ser rapero como vosotros y me gusta vuestra onda".

Imagínate, Violadores del Verso con Labordeta.

Supongo que hubiera sido el líder de la banda casi con toda seguridad.

"Polvo, niebla, viento y rap. Labordeta con Ibarra.

Kase O está en el micro y José Antonio en la guitarra». (RÍE)

Ahora tengo que compaginar lo de diputado con mis actuaciones.

Me ha pasado siempre así, yo he sido profesor de instituto

y decía que era un cantautor de fin de semana.

Como yo me lo paso muy bien y sigue viniendo gente,

yo no voy a poder traicionar a aquella actividad

que me ha dado a conocer a mí en todo el país.

(CARMEN P.) Mientras estuvo como diputado,

íbamos cerrando los conciertos los fines de semana.

Hasta que una noche, en la mitad de uno de ellos,

paró y dijo:

Lo siento mucho, me estoy mareando, no puedo continuar.

Y yo noté que ahí ya algo le pasaba.

Ya le detectaron un cáncer de próstata.

Fue un hombre muy valiente.

Nunca habló de la muerte.

Yo no sé si él pensó, en algún momento, que se moría.

Y, bueno, a partir de ahí ya fue una lucha.

(Oleaje)

(Música melancólica)

He escrito hace poco un poema hablando de la sesión de quimio.

Cuando estoy en quimio, me acuerdo de cuando era niño.

Y de pronto me pongo muy contento,

porque tengo 73 años, he llegado hasta aquí,

hay que levantar la cabeza y decir: "Joder, la vida es hermosa".

Yo siempre pensaba:

"Habrá un momento en que dejará de hacer cosas".

"Habrá un momento que llegará la jubilación

y nos jubilaremos juntos y viviremos unos años".

Y, bueno, tristemente, el destino no me concedió eso.

(Música melancólica)

Hubo tres años que no lo pasó mal del todo.

Pero con muchas entradas y salidas del hospital.

Y, claro, él fue perdiendo facultades.

(CARBONELL) Yo lo escuchaba todos los domingos.

Y por la voz, el timbre, la energía que ponía la voz,

yo detectaba si se encontraba mejor o peor.

Labordeta se ha ido de vacaciones.

-¿Cómo, ya? ¡Aiba! -Sí.

¿Y me ha dejado sólo el tío? Que estoy "malico".

No, ¡qué vas a estar "malico"! ¡Estas vacaciones!

Este de vacaciones, pero porque me han mandado los médicos.

Pero estoy un poco "malico".

-Vaya, hombre. -Que te pongas bien, Labordeta.

Y ya sabes que, sobre todo, te queremos mucho.

-Un abrazo. -¡Un beso para Juana! Gracias.

Un beso, hasta luego.

La voz nunca engaña, ¿no?

La voz es, yo creo que es lo más sincero que tenemos.

Y en la voz se iba notando ese deterioro.

cómo se iba apagando aquella voz tan fuerte, ¿no?

Y la impresión que eso producía.

Él tenía cierta tendencia a la depresión,

pero, en cambio, no se quejaba.

Y no buscaba culpables, no echaba la culpa a los demás.

Tendría sus momentos de debilidad. Quién no los tendría.

Pero para los amigos siempre estaba de buen humor.

(IGNACIO) Se reía de sí mismo y hacía siempre el chiste de que él,

que había empezado en el PSA, el Partido Socialista,

tenía que estar pendiente del PSA, el indicador del cáncer de próstata.

Cuando yo tuve el PSA con la próstata me dijo la...

-"¿Sabe lo que es el PSA?" -"Yo lo fundé".

Me dice: "No, ese no es el que tiene usted".

Y le dice: "Pero no se preocupe, un 96 % de los casos se curan".

Dice: "Ya me ha jodido, doctor, yo siempre estoy con las minorías".

Le hicieron tomarse hormonas femeninas y decía:

"Anda, si ahora me cambia la voz, se me queda de pito".

Era un tío, un tío muy cachondo.

Era muy cachondo, tenía un sentido del humor enorme.

La gente lo consideraba un señor a veces muy severo, muy grave,

y el bigote le aplastaba la sonrisa.

Pero los amigos que le conocíamos de cerca,

sabíamos que detrás del bigote había alguien muy surrealista,

muy delirante, muy gamberro, y profundamente divertido.

Jamás vi a José Antonio hundido.

Jamás le vi con ganas de arrojar la toalla.

Nunca nos creó preocupación, nunca nos dijo me voy a morir.

Le preguntó un día Ángel Artal, que era gran amigo suyo y médico,

al que le consultaba cosas: "Ángel, ¿me voy a morir?"

Empezaron a hacerle homenajes. Y a darle medallas.

"¿A ti que te parece que tienen tantas medallas?"

Y dice: "Pues que saben que me voy a morir".

Señor Labordeta, siento que no esté aquí

en el próximo debate sobre el estado de la Nación.

Siento muchísimo, lo siento de corazón.

Sé que lo sienten muchos diputados

y muchos españoles, porque usted es...

una magnífica representación.

(ZAPATERO) Aquel fue uno de los grandes aplausos

del hemiciclo del Parlamento de España.

Y fue un gran aplauso a Labordeta.

Fue un gran aplauso a la generación de cantautores de la transición.

Paco Ibáñez, igual que Juan Manuel Serrat,

Sabina, Víctor Manuel...

Bien, estaba en esa categoría casi de leyenda o de mito.

(Ovación y aplausos)

(LUIS A.) Esos reconocimientos, él los recibía

con una mezcla de alegría, de gratitud y como diciendo:

"Tu vida ha merecido la pena".

(CARBONELL) Le hicieron un homenaje en el Principal.

Miguel Ríos, Víctor Manuel, ¿verdad? Vino un montón de gente.

Le daba un poquito de vergüenza.

Labordeta era muy cariñoso, pero intentaba disimularlo.

Y yo llevaba seis o siete conciertos antes de ese homenaje,

estando y cantando con él.

Porque él no aguantaba un concierto entero.

(LUIS P.) Lo recuerdo con la emoción de lo que me gustaría

que fuesen los homenajes de los cantautores.

(Música y aplausos)

José Antonio Labordeta es hoy el aragonés más conocido y querido.

Cuando el honoris causa le hizo mucha ilusión.

Ya no pudo venir, aunque el paraninfo está a cinco minutos,

y fue muy emocionante.

Y en este instante, con el torrente de recuerdos en mi memoria,

creo, sinceramente, que soy feliz.

Gracias a todos.

(Ovación y aplausos)

Y la de Alfonso X "El sabio" fue bonita, porque fue la última.

Estaba rodeado de la familia, sobre todo, de las nietas, de todas,

porque somos todo mujeres.

Y le hizo mucha ilusión, porque quería mucho a Carme Chacón.

Muchas gracias por vuestra benevolencia a mi persona,

por vuestro cariño y, sobre todo, por vuestra amistad.

La última vez que lo vi, todavía lo vi animoso.

Yo en el fondo pienso que...

Claro, él pensaba que, a lo mejor, había llegado su hora,

pero yo creo que jamás perdió la esperanza.

Y cuando yo lo vi enfermo de verdad,

es que se me cayó el alma a los pies.

Para mí, siempre será el joven profesor

con el que yo empecé a hacer teatro, ¿no?

Ahí "sentadico", al lado de la ventana...

lamentando no poder dar más conciertos...

quejándose de las molestias que causaba...

Y, en la puerta de su casa, lo estaban bajando en camilla.

Y me hizo un adiós así, que era un adiós, que era un adiós.

Eso no se me ha olvidado jamás.

Lo peor eran las noches, cuando él se quedaba solo,

durante el día tenía compañía.

Antes de que viniera Juana, dijo:

"Mira, lo que peor llevo de todo

es que no voy a ver el futuro de mis nietas".

Y la muerte es la que te pone en tu sitio.

Es la ausencia, es la soledad,

es la tiniebla, es todo, es todo.

Te viene todo encima.

(Música melancólica)

El conocido cantautor

y político aragonés fallecía esta madrugada.

Miles de personas han pasado por la capilla ardiente,

que ha quedado instalada en las Cortes de Aragón.

(LUIS A.) 50 000 personas.

Que sienten la necesidad

de rendirle tributo y despedirle como merece, ¿no?

Cada uno manifestaba de una manera completamente distinta su dolor.

Era uno de los nuestros.

Para mucha gente era la familia que no tenían.

(IGNACIO) Recuerdo a Juana emocionada, pero lo estábamos todos,

por pensar que habíamos tenido cerca a alguien tan querido.

Lo cual nos hacía darnos cuenta de lo que habíamos perdido.

El ser humano ha desaparecido, pero la voz permanece.

José Antonio Labordeta, al que queremos.

Era necesario, y por eso le vamos a echar tanto de menos.

Yo veía pasar la fila, pero no veía el exterior.

Y cuando ya todo se terminó, vino la persona de protocolo y dijo:

"Si usted puede y se encuentra con ánimo, la gente no se va".

Y cuando salí al exterior y vi toda esa multitud...

Bueno... (SOLLOZA) me sigo emocionando.

(Bullicio)

(CARMEN P.) Lo de Labordeta fue espontáneo.

Todo el mundo, jóvenes, niños, mayores, viejos, todos.

Ese día me quedé huérfano,

porque nadie me había enseñado tantas cosas.

Como que se había ido el abuelo de todos.

Fue un auténtico robo, un robo del destino.

No se puede soñar con una muerte más feliz.

(Ovación y aplausos)

-Bueno, le dije, Javier... -¡Hombre!

-¡Hombre, Emilio! -¡Hombre!

Los famosos huevos fritos de "Casa Emilio".

(Risas)

¿Os acordáis cuando se hizo lo del "Salón Labordeta"?

Hombre, claro que nos acordamos.

Su estancia ya ha muerto en la Aljafería.

Aquí tomasteis la decisión de ponerle a este salón "Labordeta",

pero yo le pedí permiso a Juana y a las hijas para colocar el cartel.

José Antonio creo que, lo que más le divertía,

era cuando cantábamos canciones suyas pero le cambiábamos la letra.

Y hacíamos "versión porno" de "Aragón", imagínate.

Y recuérdame... (RÍE)

-Que no la podemos decir. -Completamente irreproducible.

(Risas)

Llevábamos tres meses sin vernos, y llegaba y decía: "Qué hay, Eloy".

-No era de los que te da un abrazo. -Era seco.

-Era seco, pero... -Aparentemente.

No me vayas a contar lo tierno que era.

En sus poemas, en sus canciones, y en la vida, en detalles.

Pero yo me asombraba, le decía a mi mujer:

"Que he visto a José Antonio después de tres meses de verano..."

Tú tampoco te mereces más.

(Risas)

(Música melancólica)

A mí me gustaría eso, que me recordaran

como un árbol batido, como un pájaro herido.

Como un hombre sin más.

Imprescindibles - Un país en Labordeta

58:10 22 sep 2019

La vida de José Antonio Labordeta, el abuelo, como era conocido cariñosamente, estuvo dedicada a la canción de autor, la escritura, la política, la interpretación y la comunicación. Pocos personajes fueron tan poliédricos y se ganaron el fervor popular como él. El documental ‘​Un país en Labordeta’ da a conocer todas las facetas de este aragonés universal a través de su voz y los testimonios de diferentes personalidades. Sus íntimos amigos, políticos, cantautores, antiguos alumnos, personalidades del mundo de la cultura y el espectáculo o su propia viuda se entremezclan con una increíble labor de archivo.

La vida de José Antonio Labordeta, el abuelo, como era conocido cariñosamente, estuvo dedicada a la canción de autor, la escritura, la política, la interpretación y la comunicación. Pocos personajes fueron tan poliédricos y se ganaron el fervor popular como él. El documental ‘​Un país en Labordeta’ da a conocer todas las facetas de este aragonés universal a través de su voz y los testimonios de diferentes personalidades. Sus íntimos amigos, políticos, cantautores, antiguos alumnos, personalidades del mundo de la cultura y el espectáculo o su propia viuda se entremezclan con una increíble labor de archivo.

ver más sobre "Imprescindibles - Un país en Labordeta" ver menos sobre "Imprescindibles - Un país en Labordeta"

Los últimos 404 documentales de Imprescindibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 1:00:38 pasado domingo Largometraje documental sobre la escultora tinerfeña Mª Belén Morales (1928-2016). Morales se dedicó a la escultura desde temprana edad, una disciplina reservada casi exclusivamente a los hombres, y aprendió a trabajar distintos materiales en talleres y fábricas. Es una de las pocas mujeres de su generación que se orientaron hacia la escultura abstracta. El documental reivindica su obra en el tercer aniversario de su muerte. La personalidad carismática de Mª Belén transportará al espectador a través de casi un siglo por las Islas Canarias, para descubrirlas, más allá de los tópicos, mediante los ojos de una de sus artistas más importantes. La película reconstruye la vida de la escultora, que siguió ideando nuevas obras y dándoles forma en su taller hasta su fallecimiento en 2016, a los 88 años.

  • 2:00 pasado miércoles Tráiler del documental 'Isla, vuelo y horizonte' sobre la escultora Mª Belén Morales. La tinerfeña se dedicó a la escultura desde temprana edad, una disciplina reservada casi exclusivamente a los hombres, aprendiendo a trabajar distintos materiales en talleres y fábricas. Pocas mujeres de su generación se orientaron hacia la escultura abstracta y no solo en la España franquista. El documental se estrena en Imprescindibles el 13 de octubre.

  • 1:50 pasado miércoles La personalidad carismática de Mª Belén Morales nos transporta a través de casi un siglo visto desde las Islas Canarias, para descubrirlas más allá de los tópicos mediante los ojos de una de sus artistas más importantes. Imprescindibles reconstruye la vida de la escultora, que siguió ideando nuevas obras y dándoles forma en su taller hasta su fallecimiento en 2016, a la edad de 88 años. 

  • 58:36 06 oct 2019 En 1946, con 10 años, Mario Vargas Llosa llega a Lima. 16 años después, en París, termina su primera novela, ‘La ciudad y los perros’. Una asombrosa y demoledora obra que inaugura el boom de la literatura latinoamericana. El lanzamiento hizo que medio mundo conociera a Vargas Llosa, un desconocido chico peruano de provincias, increíblemente joven para la madurez de su novela, con aire intelectual, atrevido, apasionado de Faulkner y Sartre y con una clara intención innovadora y rupturista. El documental narra los episodios vitales del escritor, de los 10 hasta los 26 años. Histórico de emisiones: 30/06/2019

  • Eugenio, blanco o negro

    Eugenio, blanco o negro

    59:50 29 sep 2019

    59:50 29 sep 2019 Siempre impasible vestido de negro, escondido tras unas gafas oscuras y el humo de un cigarro, dejó una importante huella en millones de personas que todavía hoy ríen con sus chistes. Durante los años ochenta y noventa estuvo presente en todos los hogares de España, a través de la pequeña pantalla.

  • 1:18 25 sep 2019 Dos décadas después de la muerte del humorista catalán, el documental ‘Eugenio’ descubre, por primera vez, a través del archivo inédito de la familia, las luces y las sombras de este mítico personaje.

  • Un país en Labordeta

    Un país en Labordeta

    58:10 22 sep 2019

    58:10 22 sep 2019 La vida de José Antonio Labordeta, el abuelo, como era conocido cariñosamente, estuvo dedicada a la canción de autor, la escritura, la política, la interpretación y la comunicación. Pocos personajes fueron tan poliédricos y se ganaron el fervor popular como él. El documental ‘​Un país en Labordeta’ da a conocer todas las facetas de este aragonés universal a través de su voz y los testimonios de diferentes personalidades. Sus íntimos amigos, políticos, cantautores, antiguos alumnos, personalidades del mundo de la cultura y el espectáculo o su propia viuda se entremezclan con una increíble labor de archivo.

  • Labordeta como profesor

    Labordeta como profesor

    1:34 17 sep 2019

    1:34 17 sep 2019

  • 1:19 27 jun 2019 La dura experiencia en un colegio militar marcó la carrera y la vida de Mario Vargas Llosa. En esos años se inspira La ciudad de los perros, la primera novela de Vargas Llosa, terminada en París y escrita en parte en España donde este jueves se ha presentado este documental y donde se topó con la censura. El documental de Imprescindibles muestra los inicios de su viaje en la literatura, un periplo en el que llegó a dudar de su talento.  

  • 2:59 27 jun 2019 Fragmento del documental de Imprescindibles 'Mario y los perros' en el que se explica el éxito de la publicación de la novela 'La ciudad y los perros'.

  • 2:58 27 jun 2019 Fragmento del documental de Imprescindibles 'Mario y los Perros' en el que se explica la dura infancia de Mario Vargas Llosa tras encontrarse con su padre. 

  • 56:22 23 jun 2019 La fotógrafa Joana Biarnés fue una mujer en un mundo de hombres, superó los prejuicios de su época, triunfó en su profesión, conoció e inmortalizó a las grandes personalidades históricas. Joana inmortalizó, con proximidad y naturalidad, a las principales personalidades de la cultura española de los años setenta, y también a todos aquellos creadores famosos que nos visitaban por aquellos días. Fue la única fotoperiodista que consiguió estar cerca de los Beatles, acompañó a Massiel al Festival de Eurovisión de 1968, fue la fotógrafa oficial de Raphael durante una década y fue amiga íntima del cantante Joan Manuel Serrat, del gran director de orquesta Xavier Cugat, de pintor Salvador Dalí, del actor Fernando Rey, del torero El Cordobés, de la tonadillera Lola Flores, y hasta de la Duquesa de Alba. Una entre todos' es un retrato íntimo y único de una mujer, de un tiempo y de un país, y constituye la recuperación de un personaje imprescindible de la cultura española del siglo XX.

  • 50:51 16 jun 2019 El documental retrata de forma íntima y personal a un personaje fascinante. Alberto Corazón no es solo la cara escondida tras muchos de los diseños que construyen la imagen de España que tenemos en nuestro inconsciente; es también un creador polifacético que saborea la vida en todas sus facetas.

  • 57:05 07 jun 2019 Documental que repasa la trayectoria vital y profesional de un auténtico genio de la televisión en España. Contamos con el testimonio de aquellos que han estudiado su obra, pero sobre todo con el de sus amigos y de la gente que ha trabajado muy estrechamente junto a él a lo largo de tantos años. Directores de cine, como Alex de la Iglesia o Juan Antonio Bayona, nos hablan de la enorme influencia que, con tan sólo dos películas, ha ejercido Narciso Ibáñez Serrador en toda una generación de cineastas españoles. Mientras que el testimonio de su familia nos ayuda a descubrir el lado más desconocido y personal de Chicho. Histórico de emisiones: 22/05/2017 27/01/2019

  • 1:03:58 02 jun 2019 A los 19 años, Eduardo Chillida (1924-2002) era un atleta superdotado encaminado a convertirse en leyenda del fútbol. Pero una lesión brutal durante un partido le apartó para siempre del deporte profesional. Nadie excepto Pilar Belzunce, su compañera de vida, sospechaba en aquel momento que el joven portero de Hernani se disponía a reescribir su destino y a morir unas décadas más tarde como uno de los mayores escultores del siglo XX. 'Lo profundo es el aire' no es una biografía convencional, sino una evocación poética y trepidante de un artista incomparable. Una personalidad que sigue viva a través de sus obras, de sus ocho hijos y de algunos de sus más estrechos colaboradores. Histórico de emisiones: 03/10/2016

  • 1:49 02 may 2019 El documental de Imprescindibles "Camilo Sinfónico. Vivir así" es un recorrido audiovisual por la carrera del gran artista Camilo Sesto. Basándose en una de las últimas entrevistas concedidas por el artista tras la publicación de su último álbum, Camilo sinfónico (Sony Music), nos adentraremos en su particular viaje desde su Alcoy natal a las cotas más altas de éxito y popularidad.

  • 1:18:49 28 abr 2019 Basada en la vida y la obra de Antonio Machado, recrea su mundo interior y los paisajes que sustentaron su propia vida, utilizando elementos de su poesía para abordar todos los temas de su obra. Histórico de emisiones: 30/11/2012 21/02/2014

  • 55:54 21 abr 2019 Documental biográfico sobre el fotógrafo español Chema Madoz, en el que contemplaremos sus fotografías y nos acercaremos a su proceso creativo a través de varias entrevistas con Madoz y con otros artistas, escritores, fotógrafos...que han reflexionado sobre su obra. En este documental han participado entre otros, el pintor Fernando Bellver, el galerista Borja Casani, la escritora Menchu Gutiérrez o el comisario de exposiciones Alejandro Castellote. Amigos y colaboradores de Madoz que nos han dado las claves para entender su obra. Las resonancias que le unen a Joan Brossa, a José Val del Omar, al surrealismo y a las greguerías de Gómez de la Serna. "Chema Madoz descubre lo extraordinario dentro de lo cotidiano". Esta frase, quizá resume la característica principal del trabajo de Chema Madoz. Premio Nacional de Fotografía en el año 2000, Madoz ha seguido una trayectoria que lejos de estancarse o repetirse está siempre en constante evolución. Histórico de emisiones: 11/02/2013 09/01/2015

  • 1:20 04 abr 2019 “El amor y la muerte” se asoma al mundo fascinante que rodeó al compositor sus amigos músicos y pintores en la Barcelona modernista de finales del siglo XIX y principios del XX, sus viajes a Madrid, París y Nueva York, la lucha por la vida y los primeros triunfos. Además, el documental de Imprescindibles descubre la música y los detalles del trágico destino de Enrique Granados.

  • 56:53 17 mar 2019 Martín Chirino se define como herrero. Sus esculturas fluyen de sus brazos y nos descubren la belleza del pensamiento. Y tiene un origen: un niño canario fascinado por los astilleros y la mar. Histórico de emisiones: 24/10/2014

Mostrando 1 de 21 Ver más