Dirigido por: Ana María Peláez

Serie de documentales sobre los personajes más destacados de la cultura española del siglo XX cada semana en La 2 y en RTVE.es. Dirigido por Ana María Peláez

5011841 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Imprescindibles - Juan Genovés: 100x120 encendido - ver ahora
Transcripción completa

Es cuando uno se sienta delante de un cuadro

y entonces se pone a mirarlo

y a veces, uno se mete tanto dentro del cuadro,

que a veces se puede meter mucho más dentro del cuadro

que el artista que lo ha hecho.

Yo tengo mucho respeto por el espectador,

porque es el que hace el cuadro de verdad.

El artista, si no tuviera espectador, sería una cosa vacua. No haría nada.

A veces, cuando uno entra dentro de un cuadro en profundidad,

en el fondo lo que está haciendo es entrar dentro de uno mismo.

Porque un cuadro es un espejo, ¿no?

Que se lo lleven.

Para mí un cuadro

es la aventura del tiempo.

Primero esa especie de...

como de cazador, ¿no? De ir buscando la cosa.

Cuando sale la lucecita y ves el cuadro, pues...

el rehacerlo, el pensar sobre ello. Después la aventura de pintarlo.

Pero cuando acabo y pongo la firma,

adiós, ya no quiero saber nada.

Los cuadros son un poco como los hijos.

Cuando salen por esa puerta empieza su vida.

Y cada cuadro tiene su aventura.

Si pudiéramos tener las aventuras que viven los cuadros.

Cada cuadro se va...

a China y estará en una familia y lo venden y se marcha a otra.

Incluso hay dramas por los cuadros en las herencias.

El cuadro vive... Cada cuadro tiene su vida propia.

Ya está.

(Música)

Siempre que explico algún cuadro mío, lleva a un fracaso directo.

Todo se convierte en palabras.

En este mundo todo se convierte en palabras.

Sin embargo, el mundo de la plástica es visual.

Es un mundo de los ojos.

Entonces yo un cuadro no lo traduzco en palabras todo.

Lo miro,

y es la visión y la realización de la visión.

Para mí es la vida.

La auténtica vida es estar trabajando en la plástica.

La plástica es mi modo de explicarme.

El modo de vivir. Para mí es la vida de verdad.

Cuando yo verdaderamente estoy en mi ambiente

es cuando estoy trabajando a solas.

Antes solía trabajar con música,

ahora a solas del todo. Sin música ni nada, a pelo.

Es como me gusta trabajar.

Es como me gusta vivir.

Cuando me pongo delante del trabajo

casi estoy en la situación de cuando empezaba.

Es una situación como de no saber.

Y yo que me pongo aquí...

Qué saldrá y lo que salga qué será...

Todo son dudas.

Cuando esas dudas se marchan,

yo no razono con palabras

y me manejo con ese lenguaje plástico,

es cuando me gusta el trabajo, veo que está saliendo algo.

Sale algo de dentro que no entiendo, pero está manando.

-Lo que llaman subconsciente, ¿no?

-Yo creo que sí.

El subconsciente es una especie de saco que llevamos a rastras,

que está con nosotros.

Sin embargo, no mandamos en él. Sale cuando quiere.

El arte es un camino de ayudar a que salga.

En cuanto te pones a trabajar hay un momento que ves

que aquello surge como una fuente.

Ahora está saliendo, hay que aprovecharlo,

lo tengo que agarrar.

(Música)

No hay ninguna sociedad humana

que no haya tenido representación artística,

que no haya tenido relatos y que no haya tenido música.

Ninguna.

Cuando tú piensas en el arte del paleolítico,

el arte de sociedades de supervivencia,

en las cuales la diferencia entre sobrevivir o desaparecer era mínima.

En esas sociedades hay unas personas que se dedican a esa tarea,

y que además era una tarea muy especializada

y que requiere aprendizaje.

No vale esto que dicen que llovía y se meten en la cueva y pintan.

Cuando tú ves la continuidad del arte prehistórico, por ejemplo.

Son como 20 000 años de los que se mantiene una tradición.

Yo creo que el arte sirve para explicar al mundo.

Para interrogarse sobre el mundo.

Hemos podido verlo con cuadros.

Habrá muchas cosas que se han perdido.

Había rocas pintadas a la intemperie.

Había cosas de madera.

Hay una profunda necesidad de representación ahí.

Era una necesidad no estética, no reservada

a los que tenemos un interés minoritario.

Hay una necesidad congénita al ser humano.

(Música)

Para él es muy importante la fragilidad del ser humano

confrontado con los terrores o las fuerzas del s. XX

y lo que llevamos del XXI en que los seres humanos no cuentan.

El hecho de que una persona puede ser anulada en un momento.

Siendo cada persona completamente singular,

se pueden perder en una especie de anonimato de hormiguero.

Al mismo tiempo,

la consideración que cada uno de esos seres merece.

Cuando estás cerca y ves los cuadros de los últimos años,

ves las figuras así.

Cada una tiene un cuidado artesanal

extraordinario en lo que se hace.

Cada una de ellas implica una presencia y es fundamental.

-Estaba en Londres con todas esas cosas.

Subes las escaleras y ves 18 escalones.

Abres la puerta,

hueles el olor a pintura.

Eso era como un antídoto, como una oración.

Cuando estaba liado con la gente,

empezaba otra vez.

18 escalones. Sube, sube...

Me inventé una oración,

pero para mí era el paraíso.

Tenía ganas de volver, y la primera vez que subí,

digo: "Ya vienen los 18 escalones".

Existe eso, está bien mi oración.

Casi nunca se sabe lo que hay detrás de una puerta cerrada,

pero esto no es una puerta, es un cuadro.

En esta ocasión, nos encontramos con la sorpresa

de una extraña exposición práctica del "Grupo Hondo",

constituida por los pintores Orellana, Vento, Mignoni,

Jardiel, Sansegundo y Genovés.

Esta asociación de objetos de pintura

constituye el llamado pop art.

Cuando se opta por imitar la realidad,

lo mejor es emplear la realidad misma.

Este traje está pintado con auténticos tejidos de Sabadell.

Los artistas contemplan su obra y la obra de los demás.

¿Este cuadro será así o así?

De pronto, uno de los pintores busca algo con gran nerviosismo.

El interruptor surge obsesivo

y una mano, sigilosamente, dice el fin de esta insólita noticia.

-Es verdad, el "Grupo Hondo" tuvo mucha importancia para nosotros.

Era romper con el informalismo e ir en busca de...

ser humano puesto allí. La vibración del ser humano

puesta en el lienzo de verdad y que aquello no fueran materiales

simplemente tirados en una superficie.

Como fenómeno social,

la masa forma parte considerable de esa cultura

de la ilustración por la imagen propia de nuestros días,

que se traduce en hechos colectivos, sucesos luctuosos

y una gama de circunstancias angustiosas del hombre.

La acción policial.

El "Grupo Hondo" luchó contra...

El primer enemigo que teníamos era el Estado.

A la dictadura no le gustaba.

El paso le aceptaban bien. Eran pintores que protestan mucho,

pero protestan con pinceladas blancas y negras.

Pero no dicen nada en el sentido...

Pero que se empezara entonces a buscar

el que los pintores dijeran cosas...

Eso entraba en otro territorio... Eso no les gustaba tanto, ¿no?

Al quedarme solo, separado del grupo,

me dio una gran alegría las cosas que venían del pop americano.

(Música)

El motor de mi vida ha sido el miedo.

El miedo ha permanecido durante toda mi vida.

Ha sido una actitud frente al miedo siempre.

El miedo a un régimen,

a un régimen absurdo y ridículo,

pero que en cualquier momento te podía quitar del mapa, yo no sé...

(Gritos)

En la dictadura, enfrente hay una resistencia.

No hay, como se dice ahora, el antiguo régimen y la oposición.

Cuando hay una dictadura, enfrente hay una resistencia.

Es lo que hablaba con unos pintores jóvenes.

Les decía lo que hacíamos los pintores en la resistencia.

Entonces era una lotería.

Es verdad, eran nuestras vidas.

Ahora parece ridículo, casi imposible.

Pero es verdad, nos jugábamos todo.

(CANTA EN CATALÁN)

Había muy pocas personas que resistían a la dictadura.

Era muy difícil, muy peligroso.

Esa resistencia política

tenía un componente estético de libertad.

No solo luchabas para conseguir algo en el futuro,

es que la práctica, que es lo que estabas haciendo,

ya establecía esa libertad en el presente.

Una persona que pinta como pintaba él en los años 60,

esa persona no está viviendo una dictadura

y esperando que llegue la libertad. Está ejerciendo la libertad.

(Alarma, gritos)

(Disparos)

A mí me gustaría que un día, a fuerza de confianza,

no me tuvieran miedo. Sería maravilloso.

A lo mejor me había convertido en santo.

San Francisco.

Es muy bonito verlos.

A veces vienen 20 o 30 de una bandada.

Entre ellos tienen problemas también.

Hay alguno que asusta a todos.

Se pone de bravo...

A mí lo que me gusta son los trabajadores.

Que trabajan ahí, dale que te pego.

Últimamente parece que me ha dado por destruir.

El otro día destruí este.

Este es un cuadro que aparecía de vez en cuando.

Le daba la vuelta, lo veía

y no sabía qué hacer con él.

Le volvía a dar la vuelta otra vez.

Hasta que el domingo digo: "Se acabó esto".

Lo cogí y lo rompí.

Ahora lo he visto...

Quizá lo aproveche.

En forma de secuencias discontinuas.

Todo esto pegado.

A lo mejor con una escena aquí de una pantalla de cine.

Se me acaba de ocurrir, ¿eh?

-¿Dónde lo corto?

Más o menos aquí.

-Los crímenes en oscuro vienen mejor.

Más ambientados.

No sé, no me metería con él.

Era un pedazo de desgraciado que nació mal.

Qué voy a hacer.

Sin embargo, este se salvo, yo creo.

Aprovechadle.

-Qué bien pinta Juan Genovés.

Qué pintor tan poderoso, qué bien pinta.

Eso otro pintor lo ve muy bien.

Esa arrancada... Ya llevaba años pintando,

pero un momento en que ya empezó a hacer su pintura.

Esas multitudes.

Ahí consigue expresar

el drama del hombre.

Yo no lo veo como una expresión de lo político,

sino de la soledad del hombre.

Después, que ha seguido haciéndolo cuando la situación es distinta,

indica que debajo de la política, hay un espacio

que me parece más humanista y de más calado.

Es el que yo valoro mucho en lo de Juan.

Con qué clarividencia lo supo sentir y con qué sencillez lo expresó.

Es de las imágines, dentro del mundo de la pintura,

de toda la pintura del s. XX, que son inconfundibles.

De las imágenes junto con Giacometti, Bacon y con dos o tres más,

son de los trabajos que los ves a primera vista

y que dicen lo que tienen que decir

con una simplicidad y una contundencia

que a mí me parece de un mérito enorme.

Él es, por primera vez en la historia del pop, ahí creo que erradica

la importancia de Juan como artista.

Es usar, en vez de los elementos del consumo,

los elementos que hacían del pop un éxtasis de país floreciente,

que es Estados Unidos, él los lleva a la crítica social.

El giro que hace Juan lo hace político.

Es porque quiere denunciar con el lenguaje de lo que para él

es el sistema capitalista, para convertirlo en una denuncia.

-Juan es, indudablemente pop,

desde el momento en que su pintura está dialogando,

haciéndose cargo de lo que supone la tradición de la fotografía,

del cine de los clásicos del s. XX. No hay nada más que ver su pintura

para darse cuenta que las grandes películas soviéticas están ahí.

Pero también de la televisión, publicidad, cómic.

Eso está interpretado desde una perspectiva social,

directamente política,

porque Juan estaba comprometido con el Partido Comunista,

con la Junta Democrática,

con una determinada manera de entender la transición en España.

Todo eso está ahí.

-Este cuadro lo he pintado yo, pero no me pertenece.

Para mí, este cuadro pertenece a todos los españoles.

Hay que tener en cuenta que de esta imagen

se hicieron unos 500 000 carteles que se repartieron casa por casa.

Dos o tres meses después de morirse el dictador, Franco,

uno de los acuerdos que tomaron en la Junta Democrática

fue hacer un cartel pidiendo la amnistía de los presos políticos.

(CANTAN) ¡Amnistía general! ¡Amnistía general! ¡Amnistía general!

¡Amnistía general!

Viendo ese cuadro,

a veces me he acordado del último discurso público de Manuel Azaña.

Lo dio en el ayuntamiento de Valencia en el año 38.

Terminaba diciendo célebremente: "Paz, piedad, perdón".

Ese cuadro representa una cosa tan noble

como la reconquista de la fraternidad.

La noción de que,

por debajo de la diatriba política,

del encono y de todo eso,

hay una fraternidad que solo se puede manifestar democráticamente.

-Parece que la memoria histórica no tiene importancia,

no le damos importancia a la memoria histórica.

Y este cuadro... Se hizo un gran esfuerzo

para que volviera a España con la democracia.

Hay que tener en cuenta que uno de los carteles de este cuadro

estaba puesto en la pared cuando fusilaron a los abogados en Atocha.

Después el cartel tomó esa injusticia como símbolo

de todos los españoles abrazados ante un hecho tan vergonzoso

y tan estúpido como fue aquel.

Yo creo que a la gente se le llena la boca al hablar de la transición.

El fondo de este cartel, que nació en la transición

y nació en la clandestinidad, es un hecho palpable e histórico,

que cualquier país daría importancia.

En ese momento lleva 30 años en el sótano del Reina Sofía.

Sin que lo pueda ver nadie.

Y ahí queda. Y se lo volverán a meter otra vez a la clandestinidad.

-La pintura de Juan yo no la veo nada pop

porque España es muy poco pop.

Es Europa. Europa es más pop.

Es un mundo muy viejo.

Lo pop surge en el nuevo mundo.

Cuando hay una historia corta a las espaldas.

Pero aquí somos unos perros muy viejos.

El pop no me casa mucho.

Pero si se empeñan, pues bueno...

En Venecia, el éxito que tuve allí...

Está mal que yo lo cuente, pero es que es así.

Fue un éxito impresionante.

A la hora se habían vendido 10 cuadros

y los periodistas me buscaban por la feria.

Yo no tenía ninguna galería y de pronto me ficha

la galería más famosa del mundo, que Marlborough lo era sin discusión.

Ahora hay otras galerías importantes, pero entonces era Marlborough.

-En el año 70 él estaba ya en Marlborough.

Era un pintor que había roto los esquemas del pintor joven.

El triunfo de Juan Genovés fue verdaderamente rutilante

al entrar en Marlborough.

-Que tú metas los ametrallamientos, la sangre, el grito,

las multitudes perdidas huyendo, eso no se había hecho nunca.

Entonces Juan,

le compran en todos los museos del mundo, es decir el MoMA,

el Metropolitano, en todos. En Canadá, China, en todos los lados.

Tiene un éxito enorme.

En ese éxito, la galería le propone que se vaya a vivir a Estados Unidos,

y él piensa que no. Que tiene que estar en el país

que quiere cambiar, y su gente,

y quiere hablar de su gente y no quiere convertirse

en un pintor pop americano.

Él renuncia a eso.

-La democracia no se hará sin nosotros.

-Estaban allí mis compañeros de lucha y yo estaba luchando con ellos.

Yo no podía traicionar a mis compañeros

y decirles que me perdonaran, que era un pintor famoso.

Eso sería ridículo.

Yo tenía que ser el mismo de siempre, esa era mi lucha.

Eso estaba antes que la pintura.

Yo no pude.

De Nueva York, de las periodistas,

de los chismes estos que descubrí entonces,

que te ponían los de la técnica.

Al día siguiente de venir aquí,

estaba pintando en el pozo del tío Raimundo

para que no tiraran una chabola de no sé qué y huyendo de los grises.

Como yo era siempre, como había sido siempre.

Y puedo decir que no los traicioné.

Estuve con la lucha continuamente.

Esa contradicción la estuve viviendo.

A los chavales Pablo, Silvia y Ana.

Ana entonces no estaba, pero Pablo y Silvia vivían eso

con los ojos como platos.

Sabían el padre loco que tenían arriba trabajando siempre.

Y las cartas de Ana,

que Ana decía: "Tienes carta de Mambrú".

Yo no hubiera querido que fueran artistas,

me hubiera gustado que fueran otra cosa.

Pero se han hecho ellos.

Yo siempre les he dado una libertad total en ese sentido.

No me he metido.

(Música)

Siempre recuerdo que las conversaciones,

todos los temas en casa de mis padres eran en torno a la política

o al arte.

Con respecto a la cultura,

creo que ha sido un poco una salvación que han tenido siempre

ante la España política tan dura que han vivido.

Cuando se dan cuenta de que la política

se ve que es un negocio,

que es otra cosa de la utopía que ellos soñaban que llegaría.

Realmente lo creían.

Yo también fui parte de eso, porque ellos me lo trasmitieron.

Esa utopía de un ser humano diferente,

pero fue un desencanto, en realidad.

Entonces ellos también, incluso en el desencanto

se agarran a la cultura como tabla de salvación.

Creo que es importante construirte un sitio.

Es como si fueses pared.

Un artista es como un farero. Es alguien que divisa el horizonte.

Cuanto más distante estés de lo que te rodea,

esa distancia desde el extranjero me parece muy buena para un creador.

En Madrid tengo todas las condiciones para poder trabajar,

pero estoy demasiado metido, conozco demasiado bien todo.

Nada me extraña porque es lo mío.

A un artista tiene que extrañarle

las cosas que los demás dan por normales.

Fue un poco por casualidad.

Empecé a encontrar los mercadillos,

las imágenes antiguas, que son muy baratas

y puedes revolver en cajones llenos de fotos de gente.

Son documentos reales de gente que ha vivido.

Eso para mí fue un material de trabajo genial,

pero ya no para contar que si comunismo,

sino más bien he pensado como...

la madurez.

Y entonces, esos documentos para mí, cuando los miro y los doy vueltas,

significan mi propia voz, mi propio fin.

El fin de todos los que somos como yo, que tenemos mi generación.

En las nuevas generaciones que aún no saben

que eso les va a pasar en unos años.

Era un instrumento silenciado porque siempre quería hacer cosas.

Hablar también de la música, pero es tan intangible...

Esta es más clásico mío.

La muerte de la pintura.

-Lo que sale es lo que piensas. No puede salir otra cosa.

Las ideas son algo etéreo, la vida es etérea.

La realidad es etérea, el futuro, el pasado.

Todo es etéreo en la vida.

Esa sensación de provisionalidad,

de paso y de distancia con la realidad,

es de lo que me gustaría también hablar.

Me voy a poner estas gafas que son fabulosas.

Si no, no veo nada.

¿Ves?

Entonces ahora, con esto que me ha caído,

me inspiro.

Cojo formas que me gustan

dentro de la geometría de unas piedras que yo he decidido,

redonditas o cuadradas y alterno y cambiando con eso. ¿Ves?

Es con lo que juego, ves partes de azar

y partes de cosas resueltas.

En realidad, trabajo siempre sobre el caos

y el orden, que es nuestro conflicto en la vida.

Las puertas del caos

y la manía de la razón, de querer organizarlas.

Esta es muy bonita porque es muy ligera.

Me gusta mucho a mí.

Me recuerda a Gaudí.

Bueno, al modernismo catalán así un poco se parecen todas.

Ya sé lo que le voy a hacer a este.

A este le voy a poner un poco de negro aquí.

Utilizo medios diferentes para explicar lo que quiero explicar.

Cómo me conviene mejor explicarlo.

Me gusta llevar varias a la vez porque me canso.

Empiezo a hacer una cosa y digo: "Va, ya estoy harta de la joya".

Y entonces la dejo y me pongo a hacer otra cosa y luego digo:

"¡Ay, la joya", y vuelvo.

Me gusta llevar tres o cuatro cosas a la vez

para no agotarme.

La materia que uses para explicarlo solo te conviene

para si te conviene más así o asá,

pero el trabajo es igual en la joyería

que si me pongo a pintar o si me pongo a hacer un tapiz

o una historieta en el teatro.

En realidad, estoy haciendo lo mismo.

Tengo en mi ser esa contradicción continua

entre mis pasiones, que no controlo, que sería mi animal, y mi razón,

que quiere justificarlas u ordenarlas para que no me destruyan,

porque yo soy muy apasionada

y si me cogen las emociones podría morir en cualquier sitio.

Pero tengo una razón muy grande que me sujeta.

Para mí el arte es un medio de conocerme.

Es un psicoanálisis continuo que me hago.

Tonterías de los artistas para nada.

¿Para qué sirve el arte?

¿Eh? ¿Para qué sirve?

Pues no lo sé, yo siempre me siento un poco inútil siendo artista.

Siempre tengo la sensación de que no vale para nada.

Para que cinco millonarios lo miren.

Una de las razones por la que los tres hemos salido artistas

es porque los tres hemos sido de niños muy raros.

Lo del arte siempre estaba muy fácil. Desde pequeños

en todas partes había cosas para poder dibujar

o para poder crear.

Mi padre también era...

Quizás todos, en cierta manera,

seguimos su luz.

Mi padre es como un sol. Ya en su carácter lo es.

Entonces, en cierta manera, estamos todos los hijos

fascinados por él, en cierta forma.

Igual lo hemos repetido porque es lo único que hemos admirado.

Mi padre es la persona más positiva y energética que te puedes imaginar.

Tiene un amor a la vida impresionante.

Todo funciona. Todo vale.

Venga, todos, venga, sí, vamos a hacer esto, vamos...

Al hacerte famoso todo el mundo alrededor te dice

lo estupendo que eres.

Y llega un momento que nosotros, la familia,

lo que tenemos que hacer es bajarle del pedestal.

Entonces le damos bien y el pobre: "Ay, no me escucháis".

Y todos decimos que está demasiado acostumbrado a que le escuchen.

Hacemos una cosa de peso

que creo que todo el mundo que es famoso necesita eso.

Si no, la gente...

Todo el rato te dice que todo lo que haces es estupendo,

y empiezas a hacer mierdas y todo el mundo:

"Qué estupendo, qué estupendo".

Y no sé, no...

Yo hago escultura, pero siempre he tenido un poco...

Creo que tengo mucha influencia de la pintura.

Entonces todas las esculturas que hago tienen mucho

que ver con la superficie.

Sobre todo, yo creo que veo los objetos que hacemos

que no nos damos cuenta que hacemos.

Las cosas que hay por la calle, las cosas que usamos.

Los objetos que hacemos hay veces que no entiendes bien

la utilidad de las cosas

y entonces tienes el objeto haciendo algo que no sabes

qué es lo que está haciendo. Eso me interesa.

Escribo cosas y hago dibujos.

Cuando ya tengo una idea, pruebo en el estudio

materiales con la forma.

Hasta que veo algo, me pongo algo ahí y digo:

"Esto no lo entiendo,

no lo puedo clasificar, no lo entiendo. Me interesa".

Por ejemplo, ladrillos pintados

el blanco sin terminar

al lado de una puerta.

Eso es algo que me puede interesar.

Cómo está eso roto. La raya esa tan recta.

Esta puerta tan rota, tan usada.

Las cosas usadas

es como que va acumulando algo, alma o algo.

Escribo mis ideas.

Siempre las escribía en inglés y sigo escribiéndolas en inglés.

Yo con mi trabajo pienso en inglés.

Viajo mucho, voy a otras culturas.

Me gusta mucho viajar. Y hago muchas fotos.

Son una referencia que tengo, casi como un contraste

con la cultura en la que vivo,

que es una cultura capitalista, occidental.

Y si vas a otra cultura ves que lo hacen de otra manera.

Te hace ver como lo ves tú.

(Música)

Toda mi familia ha sido una comunidad

de comentarnos, de criticarnos, sobre todo de criticarnos.

Somos de personalidades fuertes

y todos metidos en lo mismo.

Hay un tira y afloja de compartir ideas

y de hablar de todo

y todo sacarlo.

Lo bueno y lo malo.

No hemos nacido mineros, no hemos sido campesinos,

ni chaperos, no hemos sido nada más que pintores.

Entonces, toda nuestra experiencia ha pasado por ahí.

Creo que esa libertad la puede conseguir cualquiera

desde cualquier sitio.

No creo que sea la pintura.

Yo pienso que hemos tenido la suerte de caer en un lugar,

que quizá para nosotros era un lugar natural posible.

La suerte de ser escuchados.

En el momento actual, creo que es de los mejores momentos

que ha tenido en su vida.

Primero, un grande de la composición.

Segunda,

ideas nuevas que puede hacer un grupo de gente.

Tercera,

el aspecto inquietante de algunos cuadros.

Y cuarto, el poder que da al público

de interpretar las cosas como quieran.

Un cuadro de Genovés puede estar interpretado

de 20 maneras diferentes.

El mar no tiene fin. Puedes ponerte delante...

Yo me paso horas enteras mirando el mar.

Yo, sobre todo, descanso.

Los días que me vengo aquí me olvido de ser pintor.

Voy al fútbol, estoy con mi familia, y me olvido.

Sobre todo, que ha sido para mí

el estar aquí y observar atentamente desde arriba

lo que es el punto de vista diferente al que vemos las cosas.

Siempre me ha preocupado la teoría esa frontal

de toda la pintura.

Que siempre es vista frontal.

Siempre he dado vueltas a ver qué otro punto de vista

sería interesante.

Me lo sugirió mirando desde aquí. Mirando a la gente desde arriba.

Pintar es una cosa de mucho esfuerzo y mucha tensión.

Esa idea que tiene uno, que haces así y sale una cosita.

Para mí, no. Para mí es una tensión enorme.

Cada cuadro es una lucha.

Una lucha de verdad.

Es una lucha como a tope, ¿no?

Aquí hay una sombra.

Contrasta con esta.

Es el efecto de los cubistas.

El cubismo hizo este descubrimiento.

El contraste de esta sombra con esta y el juego de las sombras.

Mi padre había sido un pintor aficionado

que fracasó como pintor.

Quizá eso creo que ha sido un poco el amor propio mío,

para decir: "No voy a acabar como tú".

Fue como un reto, ¿no?

No vale.

No vale.

Y después que tenía la sangre en los genes,

lo de la pintura.

Acabará en la papelera,

acabará en la papelera...

o vete tú a saber.

La idea de una sombra superpuesta sobre un fondo...

Quizá pueda valer.

(Sirena)

Si te parece bien, empiezo por la guerra.

Mis primeros recuerdos son

un colegio en La Alameda, que el colegio les llamaban

"La Pasionaria".

¿Por qué íbamos allí?

Porque allí había un refugio que era muy largo.

De forma que, cuando entrábamos por un lado,

cuando sonaban las sirenas de los bombardeos,

entrábamos por un lado, y cuando salíamos por el otro,

ya se había acabado el bombardeo.

Cuando empezó la guerra, yo tenía seis años.

Cuando terminó, tenía nueve.

Es el momento en que uno...

el disco duro se forma

en el centro del cerebro.

Recuerdo que íbamos a una fiesta o a una excursión, algo así.

Después mi hermano me lo aclaró más adelante,

que no íbamos a una fiesta, íbamos a la estación del norte.

Íbamos a ser los niños de la guerra.

Gracias a mi madre.

Mi padre la convenció de que el futuro estaba

en la Unión Soviética.

Mi padre lo creía de verdad, era socialista,

pero él lo creía de verdad,

que el futuro estaba en la Unión Soviética.

Y dijo que allí nos haríamos hombres.

A mi hermano y a mí. A los dos.

Y yo estaba con seis o siete años y mi hermano tendría cinco.

Estuvimos en el tren.

Y en el último momento el tren iba a salir,

mi madre subió, nos cogió a los dos, nos bajó, no sé cómo

y dijo: "Lo que tenga que ser que sea de todos".

Y fíjate... Yo podía haber sido "Genovesisky".

Arquitecto aeronáutico.

Esto tiene unas líneas preciosas.

Fíjate, qué bonita es.

Todos estos dibujos se los iba robando a mi hermano.

Se lo decía, porque darme... Pues pocas cosas.

-Pocas cosas, dice.

-Una carta que me escribió cuando fue...

-Yo no lo conocía tampoco. -Cuando fue en un viaje a Sevilla.

Es bastante original,

porque va la Giralda de Sevilla por detrás entera.

Dice ahí muchas cosas. -Cosas juveniles.

Dice muchas cosas...

(ININTELIGIBLE)

En el fondo, yo quería ser futbolista.

Yo nací al lado del campo de fútbol de Mestalla.

Desde pequeño vivía en el cuarto piso y veía a los jugadores.

Mi padre me dijo una vez que no sería nunca futbolista.

Pregunté que por qué. Y me dijo que no metía la pierna,

que tenía miedo. Y yo dije que era verdad,

que tenía miedo.

Pero no paré de pintar. Siempre pinté.

En esto de la pintura, no solo hay que meter la pierna,

hay que meter hasta el alma.

Son las imágenes que Juan hace en el Mestalla,

cuando va a ver el fútbol

desde arriba del estadio.

él trae las imágenes, las imprimo

y él hace la composición.

Coge los grupos, la perspectiva,

las luces.

Muchas veces ves

que en los personajes de los cuadros de Juan hay manchas blancas

cerca de la cabeza y es por las luces.

Mira ese personaje.

-No sé cómo tiene fuerzas para seguir pintando

y dando la producción que está dando.

Es su vida.

Él lo vive tanto

y más con ese procedimiento que tiene,

que se levanta a las cinco de la mañana para,

en el silencio, él solo, para crear...

Es un gran trabajador. Es un obrero.

Un obrero de la pintura, del género.

Un obrero genial.

Con la impaciencia de madrugar para ponerte al trabajo.

Piensa eso, en el silencio del amanecer

y el levantarte porque estás impaciente por empezar.

Y esa cosa que, por otra parte, tiene tanto prestigio.

El tormento ante el vacío y ante la dificultad,

sino lo contrario. La impaciencia por empezar.

Como se hacía antiguamente.

El ponerse, el tener las cosas preparadas,

el aprovechar el tiempo.

-Mira cómo lo hacían en el 70.

Recortes de periódicos.

Los temas siempre sociales.

Es su preocupación, en realidad. La gente.

-La palabra comunismo para mí nunca ha sido

una palabra clave, dijéramos.

Hasta llegar al comunismo, para mí eso son palabras...

Yo esperaba llegar a una esperanza.

Llegar a que ganáramos.

Yo no sé cómo decir...

A que no fuéramos los perdedores siempre.

En cierta manera, en toda mi juventud me encontré siendo un perdedor.

Yo era un perdedor.

Formaba parte de los perdedores,

esos eran como mi equipo.

Yo esperaba una cosa mejor. El comunismo para mí era una palabra.

Las teorías están muy bien, pero era una palabra.

Lo que toda la vida he sentido y lo sigo sintiendo

es que es injusto.

Estamos viviendo una época totalmente injusta.

He vivido toda una época totalmente injusta.

Yo me acuerdo del primer viaje que hice a América,

que hablé con un amigo que me hice allí.

Él me decía: "Veo en ti una ilusión tremenda por tu país".

Me dais una pena terrible

porque aquí, por ejemplo,

eso no existe.

América es una sociedad injusta,

totalmente injusta, y, sin embargo,

no hay manera de arreglarlo.

Porque las clases dominantes han hecho una cuadrícula.

Y todo está cuadriculado, todo tiene su cuadrícula

y no hay quién lo mueva,eso es imposible.

A lo mejor en España esa cuadrícula se volverá muy real

dentro de poco tiempo.

Tiene la habilidad de llamarlo democracia y que todo va muy bien.

No hay que olvidar que vivimos en una sociedad de clases.

La famosa frase tan sabida de los nazis.

Una mentira repetida 10 000 veces se convierte en una verdad.

Eso lo fabrican continuamente en la clase dominante.

La clase dominante sabe decirnos que el blanco no es blanco.

Lo estás mirando, pero eso es negro.

Nos lo acabamos creyendo.

Se habla de democracia...

Las palabras pierden su sentido y nos meten en esa cuadrícula

terrible que está, cada cuadrito de esa cuadrícula,

está completamente edificado para que no nos demos cuenta

de lo que pasa.

Qué le ha pasado a la izquierda.

Pues que ha perdido.

Vivimos en una sociedad en la cual,

el ansia tremenda por poseer, querer más todo el mundo

y fijar ahí la atención, precisamente

nos lleva a un desastre.

La gente parece ser que les gusta consumir y consumen.

¿Qué vas a hacer contra estos?

Es imposible, no lo sé.

No sé lo que le ha pasado a la izquierda, la verdad, no lo sé.

Para qué vamos a divagar con palabras.

Mis padres son dos juntos.

Siempre unidos.

Mi padre por su lado nunca está.

-Luego han tenido una relación siempre muy amorosa.

Se han amado mucho.

-Son el yin y el yang.

Muy unidos.

Una pareja enamoradísima.

-Adela para mí, y creo que yo para ella,

nos entendemos.

A veces discutimos.

Tampoco la cosa es así.

Pero siempre tengo claro qué preguntarle

y ella qué preguntarme a mí.

Esta es la relación de mi mujer.

No sé, mi mujer, no. Adela, que tampoco es mía.

Ni mía ni de nadie.

Ha sido una relación muy corriente y bien.

No sé.

Si volviera a repetir,

no me importaría repetirlo otra vez.

Ahora que somos dos viejecitos ya.

Pero hemos sido jóvenes.

La vida, los hijos, la ilusión. Nos ha unido.

Estamos muy unidos.

-¿Qué es un cuadro, Juan?

Qué cosas.

Yo estaba una vez aquí, cuando era joven.

Pintaba un paisaje en la huerta.

Entonces vino un campesino a la huerta,

que son muy socarrones.

Se puso a mirarme y yo pintaba tranquilamente.

El tío mirando.

Al final era un poco violento, y entonces digo:

"¿Qué, le gusta?".

Y dice él: "Sí, pero una cosa.

¿Usted pone eso que pinta aquí y lo pone ahí

o lo coge de ahí y lo pone aquí?".

Yo me quedé... Que hasta ahora no tengo contestación.

Este hombre descubrió la pintura.

(Música)

¡Hija mía, cómo ha salido de artista!

¡La escena final! Tararí, tarará.

Imprescindibles - Juan Genovés: 100x120 encendido

57:38 24 feb 2019

En este documental entramos en el espacio íntimo del pintor Juan Genovés (Valencia, 1930), su estudio en Aravaca (Madrid). Nos acercamos a su obra reciente, a su momento vital para recorrer de su mano la convulsa historia reciente de nuestro país y su compromiso político y social con el tiempo histórico que le ha tocado vivir.

Un artista imprescindible con un gran éxito internacional que se levanta cada madrugada a pintar en soledad y que a sus más de ochenta años, es un ejemplo de vitalidad, disciplina y buen humor.

Ha sido galardonado, entre otros, con la Mención de Honor (XXXIII Biennale di Venezia, 1966), la Medalla de Oro (VI Biennale Internazionale de San Marino, 1967), el Premio Marzotto Internazionale (1968), el Premio Nacional de Artes Plásticas de España (1984), el Premio de las Artes Plásticas de la Generalitat Valenciana (2002) y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, Ministerio de Cultura (2005).

Histórico de emisiones:
31/10/2014

En este documental entramos en el espacio íntimo del pintor Juan Genovés (Valencia, 1930), su estudio en Aravaca (Madrid). Nos acercamos a su obra reciente, a su momento vital para recorrer de su mano la convulsa historia reciente de nuestro país y su compromiso político y social con el tiempo histórico que le ha tocado vivir.

Un artista imprescindible con un gran éxito internacional que se levanta cada madrugada a pintar en soledad y que a sus más de ochenta años, es un ejemplo de vitalidad, disciplina y buen humor.

Ha sido galardonado, entre otros, con la Mención de Honor (XXXIII Biennale di Venezia, 1966), la Medalla de Oro (VI Biennale Internazionale de San Marino, 1967), el Premio Marzotto Internazionale (1968), el Premio Nacional de Artes Plásticas de España (1984), el Premio de las Artes Plásticas de la Generalitat Valenciana (2002) y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, Ministerio de Cultura (2005).

Histórico de emisiones:
31/10/2014

ver más sobre "Imprescindibles - Juan Genovés: 100x120 encendido" ver menos sobre "Imprescindibles - Juan Genovés: 100x120 encendido"

Los últimos 394 documentales de Imprescindibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 55:54 ayer Documental biográfico sobre el fotógrafo español Chema Madoz, en el que contemplaremos sus fotografías y nos acercaremos a su proceso creativo a través de varias entrevistas con Madoz y con otros artistas, escritores, fotógrafos...que han reflexionado sobre su obra. En este documental han participado entre otros, el pintor Fernando Bellver, el galerista Borja Casani, la escritora Menchu Gutiérrez o el comisario de exposiciones Alejandro Castellote. Amigos y colaboradores de Madoz que nos han dado las claves para entender su obra. Las resonancias que le unen a Joan Brossa, a José Val del Omar, al surrealismo y a las greguerías de Gómez de la Serna. "Chema Madoz descubre lo extraordinario dentro de lo cotidiano". Esta frase, quizá resume la característica principal del trabajo de Chema Madoz. Premio Nacional de Fotografía en el año 2000, Madoz ha seguido una trayectoria que lejos de estancarse o repetirse está siempre en constante evolución. Histórico de emisiones: 11/02/2013 09/01/2015

  • 58:25 07 abr 2019 El amor y la muerte. Historia de Enrique Granados. El documental cuenta la historia intensa y tormentosa del compositor Enrique Granados en la Barcelona modernista de finales del siglo XIX y principios del XX, sus viajes a Madrid, París y Nueva York, la lucha por la vida y los primeros triunfos... El relato se completa con nuevas versiones de sus obras maestras a cargo de intérpretes como Rosa Torres-Pardo, Evgeny Kissin, Cañizares, Arcángel, Rocío Márquez o Carlos Álvarez , entre otros. Contenido disponible hasta el 22 de abril de 2019.

  • 1:20 04 abr 2019 “El amor y la muerte” se asoma al mundo fascinante que rodeó al compositor sus amigos músicos y pintores en la Barcelona modernista de finales del siglo XIX y principios del XX, sus viajes a Madrid, París y Nueva York, la lucha por la vida y los primeros triunfos. Además, el documental de Imprescindibles descubre la música y los detalles del trágico destino de Enrique Granados.

  • 56:53 17 mar 2019 Martín Chirino se define como herrero. Sus esculturas fluyen de sus brazos y nos descubren la belleza del pensamiento. Y tiene un origen: un niño canario fascinado por los astilleros y la mar. Histórico de emisiones: 24/10/2014

  • 1:59 04 mar 2019 El documental muestra el proceso de trabajo como pintor, como escultor, y como docente, del artista. Una persona muy humilde, una actitud que sorprende a muchas personas dado que sus obras se cotizan en millones de euros.

  • 2:05 01 mar 2019 El documental de Imprescindibles ‘Antonio López. Apuntes del natural', coproducido por RTVE y CMM Castilla la Mancha, muestra el proceso de trabajo de Antonio López como pintor, como escultor y como docente. El artista se ha convertido en el pintor realista español más importante en la actualidad.

  • 57:38 24 feb 2019 En este documental entramos en el espacio íntimo del pintor Juan Genovés (Valencia, 1930), su estudio en Aravaca (Madrid). Nos acercamos a su obra reciente, a su momento vital para recorrer de su mano la convulsa historia reciente de nuestro país y su compromiso político y social con el tiempo histórico que le ha tocado vivir. Un artista imprescindible con un gran éxito internacional que se levanta cada madrugada a pintar en soledad y que a sus más de ochenta años, es un ejemplo de vitalidad, disciplina y buen humor. Ha sido galardonado, entre otros, con la Mención de Honor (XXXIII Biennale di Venezia, 1966), la Medalla de Oro (VI Biennale Internazionale de San Marino, 1967), el Premio Marzotto Internazionale (1968), el Premio Nacional de Artes Plásticas de España (1984), el Premio de las Artes Plásticas de la Generalitat Valenciana (2002) y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, Ministerio de Cultura (2005). Histórico de emisiones: 31/10/2014

  • 57:20 03 feb 2019 El documental "Fernando Savater, ahora que lo pienso"  ha seguido al filósofo en su gran pasión, las carreras de caballos, a través de los hipódromos de Lasarte en San Sebastián y Zarzuela en Madrid y ha recorrido su verdadero paraíso emocional desde la infancia: la ciudad de San Sebastián, el lugar donde siempre quiere estar.

  • 57:05 27 ene 2019 Documental que repasa la trayectoria vital y profesional de un auténtico genio de la televisión en España. Contamos con el testimonio de aquellos que han estudiado su obra, pero sobre todo con el de sus amigos y de la gente que ha trabajado muy estrechamente junto a él a lo largo de tantos años. Directores de cine, como Alex de la Iglesia o Juan Antonio Bayona, nos hablan de la enorme influencia que, con tan sólo dos películas, ha ejercido Narciso Ibáñez Serrador en toda una generación de cineastas españoles. Mientras que el testimonio de su familia nos ayuda a descubrir el lado más desconocido y personal de Chicho. Histórico de emisiones: 22/05/2017

  • 1:34 16 ene 2019

  • Jaume Plensa

    Jaume Plensa

    58:10 16 dic 2018

    58:10 16 dic 2018 Este documental es un recorrido por la obra del escultor español Jaume Plensa, conocido internacionalmente por su compromiso con el arte en espacios públicos y por ser uno de los máximos exponentes de la escena escultórica actual. Histórico de emisiones: 11/11/2010 14/03/2014 26/02/2018

  • 56:23 09 dic 2018 Maestro de maestros, Oíza dejó en las aulas de la Escuela de Arquitectura de Madrid la esencia de su pensamiento, definido por él mismo como contradictorio. Francisco Javier Sáenz de Oíza, nació en Cáseda (Navarra) pero se crió en Sevilla. Su padre, también arquitecto, pidió el traslado a Madrid, con toda la familia, para que Oíza pudiera estudiar arquitectura. No te mueras sin ir a Ronchamp entra en la leyenda del personaje y en la estrecha relación que mantuvo con el escultor y poeta Jorge Oteiza, a quien conoció a principios de los años 50 en Aranzazu, y cuya relación se mantuvo hasta el fin de sus días. Fue precisamente Oteiza quien, en los últimos meses de vida del arquitecto, le dijo que visitara la capilla que Le Corbusier había levantado en el noroeste de Francia y dio origen a esta frase mítica “No te mueras sin ir a Ronchamp”. Personaje polémico y polemista, creador de obras distantes entre sí en el estilo y en la valoración del público. Si Oíza tenía razón y la arquitectura es como la grafología, quizá adentrándonos en Torres Blancas, en el Banco de Bilbao o en el Palacio de Festivales de Santander podamos conocer el universo que rodeó a Oíza, y a un Oíza más allá de su obra. Histórico de emisiones: 26/12/2014

  • 57:41 02 dic 2018 El nombre de Javier Reverte va unido inevitablemente a la idea de viaje, a la literatura de viaje, a la literatura en general. Visitar los lugares en los que nacieron o vivieron los escritores que admira es el motor de los relatos del escritor. Por esa razón, el documental 'Javier Reverte, el amigo de Ulises' se estructura en torno a un viaje. El documental está rodado en Madrid y en Valsaín, escenario de sus veranos de infancia, donde sigue refugiándose para dar forma al material previamente recopilado en sus viajes. También en Grecia, primero en Atenas, cuna de la cultura occidental, después en Missolonghi, donde se instaló y murió Lord Byron, en Lepanto, para evocar la figura de Cervantes y de otros poetas soldados y, finalmente, en Patras, para embarcar hacia Ítaca. El viaje es el envoltorio de sus reflexiones sobre la literatura y el oficio de escritor, de sus recuerdos como periodista primero y corresponsal después, de enviado especial al Bloody Sunday en Irlanda y a la guerra de los Balcanes, antecedentes de su plena dedicación a la escritura, que hizo posible el éxito de su libro 'El sueño de África'.

  • 56:48 18 nov 2018 Documental que indaga en el mundo creativo de la coreógrafa y bailaora de flamenco María Pagés. Cada una de sus obras ha profundizado en el conocimiento del arte flamenco experimentando con otras disciplinas artísticas que le otorgan la categoría de universal.

  • 53:14 11 nov 2018 Chiquito de la Calzada fue un artista, curtido en los tablaos como cantaor de acompañamiento, que sin pretenderlo revolucionó la forma de hacer comedia. Más de 20 años después de su debut como humorista, su lenguaje surrealista sigue presente en nuestros hábitos sociales. Chiquito falleció el 11 de noviembre de 2017 y, justo un año después de su muerte, 'Imprescindibles' le rinde homenaje con este documental. "Chiquito, el cantaor de atrás" es la historia de alguien que estuvo en esa parte de atrás del escenario poco iluminada por los focos y la fama y que durante años tuvo que sudar mucho arte para poder llevar un jornal a casa.

  •  ¿Qué significa fistro?

    ¿Qué significa fistro?

    00:32 07 nov 2018

    00:32 07 nov 2018 ¿Qué significa “fistro”? Ni el surrealismo de los Chanantes o el malagueñismo de su amigo y colega, Manolo Sarria, pueden atinar con una definición más o menos sensata para “fistro”. Eso es lo de menos para el escritor Javier Pérez Andújar, para él lo importante de Chiquito es que construyó un lenguaje propio al que todos hemos recurrido en algún momento.

  • 57:07 04 nov 2018 El documental retrocede en el tiempo y llega a los recuerdos infantiles de espectadores que se pegaban al televisor para ver y escuchar al carismático divulgador y naturalista Félix Rodríguez de la Fuente en unos programas que cambiaron la mentalidad de los españoles en relación con la naturaleza. 'El animal humano' cuenta con testimonios de su hija menor, Odile, su viuda Marcelle Parmentier, compañeros de trabajo y reconocidos científicos y naturalistas como Luis Miguel Domínguez o Carlos Tabernero, profesor de la historia de la ciencia. Además, ha profundizado en el archivo personal del naturalista donde se encuentran miles de documentos entre los que destaca la correspondencia que mantuvo con su público. Histórico de emisiones: 12/03/2018

Mostrando 1 de 20 Ver más