Dirigido por: Ana María Peláez

Serie de documentales sobre los personajes más destacados de la cultura española del siglo XX cada semana en La 2 y en RTVE.es. Dirigido por Ana María Peláez

5070878 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Imprescindibles - La forja de Martín Chirino - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Empecé a definirme como escultor cuando tenía 14, 15 años.

Tenía esa posibilidad misma, y entonces,

de pronto sentí la añoranza, porque realmente lo sabía,

tenía el conocimiento a través de la Historia,

de lo que significaba ser un artista en el mundo,

pero siempre tuve una barrera como a todos los isleños, el mar.

Yo solía tenderme en la playa de las Canteras;

miraba el horizonte, y el horizonte para mí se movía.

Yo quería moverlo mucho más allá, quería ir a buscar

aquello que necesitaba.

Si no fuera el hombre de la duda sistemática

no estaría aquí ¿no? O sea, porque tengo esa duda.

Yo no soy tan categórico para decir sí ante todas las situaciones.

No, jamás lo hago, no, siempre digo, déjame que lo piense.

Pero claro, evidentemente tiene que ver con mi contexto,

con mi vital intelectual. O sea, es la duda sistemática

que me ha hecho ir y seguir y dar la vuelta al mundo y hacer

aquello que más o menos he querido hacer lo mejor que he podido,

y siempre estoy así, siempre estoy entre, ya sabes, entre...

el querer y no poder o el poder y no querer;

que da lo mismo para atrás que para adelante.

Yo ya, a la edad que tengo, te lo he dicho ¿no?, como...

Joyce, Stefan Zweig llegó a su Finisterre

y miró hacia atrás y pensó que tenía que desandar,

que deshablar, que desentender para poder reconocerse a sí mismo.

Y esa es la historia.

Yo sí, evidentemente, todo halago es bueno ¿no?,

pero no dejan más que ser eso. Son necesidades de los otros

más que tuyas; porque claro, cuando uno se encierra

y está dentro de sí mismo pues las cosas...

suenan y resuenan de otra manera.

Cuando haces una escultura utilizando una tecnología...

maravillosa pero... tan primitiva ¿no?,

porque date cuenta que toda la escultura está hecha

en el fuego, el carbón y luego la fragua,

el agua, como otro elemento que utilizamos...

Quiero decir que siempre está contendiendo

con elementos de la Naturaleza fundamentales ¿no?

Y luego los martillos; los martillos son...

Todos ellos tienen una expresión diferente cuando los utilizas;

no es como quien clava un clavo.

Y entonces,...

para mí, el leitmotiv de mi vida es...

"less is more", "menos es más".

Entonces, yo siempre procuro trabajar

e intento hacer una escultura con un mínimo de materia

y conseguir un máximo en espacio, una mayor expresión,

la mayor que pueda ¿no?

Azafata:Señores pasajeros, bienvenidos al aeropuerto

Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

Ven aquí, aquí, toma, toma, toma,

que eres un perro guapísimo. Que sí, que eres mi perro.

Que sí.

La escultura, mi escultura...

Yo siempre digo que fluye de mis brazos

y de mis manos, como habéis visto, porque el hierro

es maleable totalmente, cuando realmente consigues

consigues no imponerte a él, sino establecer una relación buena con él

Saber perfectamente que los colores del hierro y el fuego

entre ellos tienen como...

Establecen una especie de diálogo en donde...

hacen posible, te abren las puertas de las posibilidades.

O sea que, yo sé lo que es el rojo cereza, lo que hace el blanco,

lo que son los destellos. Yo miro el hierro,...

miro la llama y veo las pavesas flotar,

y yo sé en qué estado se encuentra lo que hay abajo,

ya por la experiencia ¿no? Y eso realmente es lo que hace que..

hace posible que...

esta escultura parezca luego tan natural, que está hecha

con tanta sencillez; pero eso es lo que es único,

la simplicidad siempre de todo aquello que haces.

Qué silencio, ¿te das cuenta?

El silencio también se oye.

Me voy a París; era 1952,

te estoy hablando de la época de la posguerra europea,

que tampoco fue... fue ninguna broma en Europa.

Los países esos quedaron completamente deteriorados,

y también... sufriendo los efectos de la posguerra ¿no?

Entonces veo que hay una gran exposición

de un escultor español que trabajaba el hierro

y que se llamaba Julio González. Voy y me quedo... encantado.

Viendo... qué belleza.

Es como cuando llegas y dices: ¡Eureka!

Fue un fluir; yo nunca en la vida escogí el hierro, nunca escogí nada,

sino siempre iba dejándome llevar de mis sentimientos ¿no?,

y realmente, el hierro,...

que de pronto es muy hermoso, pudo haber sido otra cosa,

pero realmente se ve que... ahí está mi origen;

un niño crecido en los astilleros en donde el hierro

tiene un sonido y una presencia,

y qué sé yo, y una pequeña pasión.

Algo ocurre que es... La razón es esa, no existe otra.

Cuando veo la obra de Julio González,

cómo dibujaba en el espacio...

Sacó el objeto de la materia, y lo que importa realmente

no es lo que ves, sino realmente lo que sugiere detrás.

Ese espacio que crea detrás

es para que...

pues es una mujer, está bien, de acuerdo;

y por último que hace que lo libera, y al liberarlo

entonces vuelve otra vez a recuperar la materia

y la coloca en un espacio

que por lo visto él cree que estaba previsto para eso,

y lo que le queda es el espacio vacío,

que a lo mejor es más importante que la escultura.

Te voy a contar algo extraño de los astilleros.

Yo diría que lo recuerdo como mi primera vi...

mi primera visión de la perfección ¿no?

Un torno, un torno enorme

en donde realmente torneaban hélices

y las bielas de los motores de los barcos.

Eran prácticamente... eran de acero,

y a mí me extrañaba la pureza, la limpieza con que salían.

Me pasaba horas enteras admirando aquello,

y cuando veía las hélices bueno, me parecían grandes.

Yo no sabía... no puedo decir que ya sabía que eran esculturas

pero... esa perfección, esa...

esa concesión tan perfecta de las cosas salidas

de manos del hombre... A mí eso me admiraba muchísimo.

El sonido de la música; la música del hierro.

Si tú vas a los astilleros

oyes una serie de sonidos muy bellos producidos por los yunques,

los grandes montajes de hierro...

Entonces para mí ese era un mundo muy sugerente,

y me gustaba muchísimo, y me sentaba mañanas enteras a escuchar aquello,

tanto que mi padre se preocupaba y me decía: ¿te pasa algo?

Digo no, a mí no me pasa nada, estoy muy contento.

Me gustaba aquella soledad extraña en que me involucraba

en medio de toda aquella gran artesanía

y aquella gran industria que había en donde el mar estaba presente,

el horizonte, la arena, los grandes sonidos

que emiten los barcos, lo que nosotros llamábamos

las bocinas de los barcos, suenan profundo.

Era algo para lo que mi sensibilidad realmente funcionaba

dentro de ese contexto.

Las harimaguadas podían ser vestales ¿no?

Eran mujeres que los guanches mantenían y cuidaban

en la época antes de fecundarlas.

Siempre estaban cerca del mar y bajaban al mar;

cogían ramas de laureles y golpeaban el mar,

y las olas,

y todo ello llevaba todo un proceso sobre la fecundación de la mujer

para pues eso, para procrear.

Me leí un libro entero de poemas de Tomás Morales

porque él hablaba del mar, y yo quería que aquella escultura

fuese como si le hubiese arrancado a las olas del mar;

es una escultura blanca, pintada de blanco, esmaltada de blanco,

muy grande, y es como una ola también.

Es la ley de harimaguada de Las Palmas.

Es una escultura que está hecha para ese sitio,

y no entiendo yo que se la puedan llevar a otro lugar

como me han hablado. Es una escultura tan bella

que la podríamos tener en el mejor sitio de la ciudad;

y ahí está, en el mejor sitio del mundo que es ahí,

en la entrada de Las Palmas diciéndole a la gente "Bienvenidos".

Venga, ese es bueno, Rafa, ese es bueno.

Estaba a puntito de fusión pero... Está bien; ponla aquí

que la voy a entallar.

Dale la vuelta, Rafa.

Yo estaba estudiando arte clásico,

pues estaba estudiando en una academia de Bellas Artes,

y realmente a lo que me enfrentaba era a toda la Grecia, toda Roma

y a todo el mundo clásico de la escultura.

Las viñas son verdes ¿eh? Ahora se ponen doradas, preciosas.

Desde luego, la historia del hierro

me apetecía muchísimo porque... en los años ya...

finales de los 40,

ya yo tenía un conocimiento del uso de los nuevos materiales

para la escultura; entonces, tranquilamente, cogí y,

con un conocimiento previo, sabía que los herreros españoles,

los forjadores del hierro todavía existían.

Era...

un mundo en extinción, evidentemente, existían muy pocos,

y entonces me fui a Valladolid a encontrar la posibilidad de...

un señor que tenía una fragua

y trabajaba el hierro, y evidentemente, estuvo muy amable

y me ayudó muchísimo, y me enseñó bastante

sobre el misterio del hierro y todo su proceso.

El hierro y todo ese consumo que tiene detrás tan importante,

y eso lo tienes que aprender realmente

con estos herreros fabuladores que saben perfectamente,

que aman su profesión y que toda la vida son de una pieza,

empiezan y acaban siempre de la misma manera.

Y a mí eso me interesa mucho, conocer la artesanía en profundidad,

el manejo del hierro. Yo me trasladé, te estoy hablando

de los años 40 tardíos de España,

de la España... que vivimos,

de la España de la represión, la España franquista,

en donde...

existía una extraña calma.

Claro, el poder estaba sobre la sociedad de tal manera

que al final lo que producía era una extraña quietud.

Evidentemente, si no tenías... más allá de tus preocupaciones.

Tú sabías perfectamente, tenías una conciencia social

de lo que sucedía, pero tu manera de deambular era tan tranquila

que podías dormir con las puertas abiertas,

porque realmente estaba todo controlado de tal manera

que no pasaba nada.

Y luego ya me fui a Cuenca. Había una forja

en donde herraban caballos.

El artesano que la llevaba no trabajaba por las mañanas

y hacía herraduras en un yunque;

y de una manera automática me metí también ayudarles en las herraduras,

en los clavos y todas esas cosas, e incluso venían los caballos,

les mantenía la pata del caballo, o la clavaba él o la clavaba yo,

dependía; él limpiaba la pezuña y yo le clavaba aquello.

Era muy bonito todo aquello, era como muy...

No tendríamos que verlo como un exotismo,

sino como una realidad, que esa es mi preocupación,

no es un estereotipo. No es que yo haya hecho nada extraordinario,

es que era así.

Y luego,

cuando ya terminaba el trabajo artesanal de este hombre,

yo me quedaba horas enteras en la fragua

forjando mis piezas.

Sí, yo soy un artesano, un artesano...

y que ama que las cosas estén muy bien hechas,

hasta la obsesión. Para mí es muy importante.

Y luego, cómo realmente estableces una relación

con la materia, con el espacio,

y eso te lo da realmente...

tu... tu profesión. La mía es la de ser herrero, herrero

Y lo digo constantemente; yo soy un herrero, dejadme en paz.

Mi primera exposición en Madrid, en el Ateneo,

año 1957 o así,

esas esculturas las hice... todas en Cuenca;

que era muy divertido, porque claro

yo necesitaba el recurso de gente que me soldaran y tal,

tenía que ir a talleres que me dejaran trabajar...

Entonces, ver a un personaje como yo haciendo esos hierros,

incluso me ayudaban, les parecía simpático.

Parecía tan extraordinario. Siempre supe que eso es una escultura.

Se miraban pero no decían nada, eran muy respetuosos,

pero realmente, se ve que les divertía porque me ayudaban.

Yo hice toda mi exposición,

y me acuerdo que la tuve que transportar

en una camioneta que me monté, y estuve como dos días

para llegar a Madrid. Una cosa rarísima. Era todo... era otro país.

Ya... la gente del Paso estaba, estaba todo más o menos en marcha,

y existió el primer conato de... contemporaneidad,

y así fue.

Iba a contracorriente en este país, porque España era muy conservadora

en ese momento. Era el hermetismo lo que importaba,

y sin embargo, cuando nosotros llegamos...

Tampoco era una revolución, porque era un país

que no se revolucionaba por nada, pero era una noticia.

La gente del Paso estábamos adscritos precisamente...

Creíamos más en la doctrina más radical antifranquista...

por naturaleza. Realmente todos estábamos,

cuando fuimos creciendo, crecimos en esa concesión, anti.

Fue como una fisura, fue algo que agrietó,

porque inmediatamente, artistas de diferentes procedencias en España

todos ellos empezaron también a discutir por el campo

de la contemporaneidad. Lo tenían muy claro

y lo teníamos muy asumido y muy absorbido,

sobre todo este grupo, Manolo Millares, yo,

Saura porque vivía en París... En fin, siempre claro,

la Academia de Bellas Artes a lo más que llegaba a ser era

a final del XIX, y pequeños indicios del XX,

pero, los artistas incluso estos que hoy en día nosotros admiramos

como son los de la escuela de Vallecas,

después de la República española; Ángel Fernán en España,

que era que era el dios para nosotros. O sea, encontramos...

artistas muy importantes que ya... mayores,

bastante mayores que nosotros pero que ya estaban inoculados

por lo que podía ser todo el sentimiento, la contemporaneidad,

pero que... durante ese proceso pues habían sido barridos

y acallados y desaparecidos.

La Historia no los relataba para nada.

"No pretendo combatir nada, pero me aburre

con violencia irresistible definirme enfrente como algo distinto".

Y así fue.

Sí, y ahora el viento, Rafael,

lo colocamos por ahí solo.

Cuando hay un espacio abierto,

la parte más larga le pertenece a él, por eso la escultura

hay que ponerla allí, para que sea más sugerente;

no centrar nunca, centrar es muy malo.

A ver cómo se alinean con estos.

Sí, yo creo que está bien. Esto hay que ponerlo derecho luego.

Dale un poquito. No la saques tanto,

todo lo contrario, un poco atrás. Un poquito más, aquí.

Colocar... la bola esa allí,

y esta... allí, al revés,

porque eso mancha mucho; es cambiarla mañana.

Habrá gente, ¿no? Da igual; mañana lo hacemos.

Bueno, por lo menos vamos a colocarla, luego ya la arreglamos.

Vamos a colocarla.

Este espacio lo tengo que dividir entre las dos.

Esta... esta por favor, me la vais a poner ahí,

en donde estoy yo, en el centro este.

En el centro.

"Mi escultura está más cerca de la herramienta en sus fuentes.

Se hermana perfectamente con el arado o la reja.

Lo que estos instrumentos populares tienen de prolongación humana

pudiera tenerlo mi obra.

Ellos empalman al hombre con la tierra en una tarea armoniosa

y necesaria; también ella, la escultura,

se empalma con el espíritu humano en su más radical dimensión,

la del utillaje". ¿Ahora te das cuenta que es muy complicado?

Ahí.

Se me ha ido. Mañana te veo.

No me inquieta que a mis esculturas las califiquen de objetos.

Están en la línea de lo útil elevado a símbolo.

Yo las he buscado en el pueblo.

Hay un fenómeno muy importante que es la venida de Eisenhower

a España. España era un país sin fronteras, un país que vivía...

Estaba excluido, no tenía ninguna posibilidad

porque no tenía... Ningún país del mundo le aceptaba.

Sitting in the morning sun,

I'll be sitting when the evening come...

En Canarias aparecían siempre los grandes buques con todos...

estos críticos de Arte importantes como Jorge Romero Brest

y no sé quién, que todos circulaban por las Islas Canarias

porque iban a la Argentina, iban a Latinoamérica y venían a París,

no pasaban por Madrid, por supuesto.

Y eso fue lo que sucedió. Cuando ya tenemos la necesidad de marcharnos,

ya teníamos el virus, ya estábamos inoculados

por todo lo que podía ser lo contemporáneo, lo moderno,

y toda complejidad del nuevo mundo.

Entonces es cuando yo me voy a América; voy a América

porque viene Eisenhower, como te digo, y con este hombre vino

un grupo bien fuerte de empresarios,

y además, de galeristas de arte,

y automáticamente conectamos con ellos

y ellos vinieron a nuestros estudios y tal.

Yo tuve, en 1957

un contrato con una galería muy importante en los Estados Unidos

y entonces mi vida se dividió un poco en cierta medida.

Yo, España seguía tirando...

tenía mucha presencia, a mí me gustaba mucho

este mundo del que he hablado, de la rejería, el hierro...

Iba y venía, pero realmente ya, estuve más instalado en Nueva York,

entonces, incluso mis obras llegué a hacerlas en Nueva York.

Yo sabía perfectamente que tenía que marcharme,

y el impedimento era el mar; mar al que amé muchísimo

pero que a la vez se convirtió en mi pequeña obsesión;

era la barrera impenetrable;

porque claro, nacer y vivir en una isla

significa que tu horizonte está cercado, tu horizonte depende

exclusivamente del entorno en el que vives.

Pero claro, el concepto del espacio no lo tienes claro todavía,

pero sabes que el mar realmente es infinito ¿no?

Y ese infinito era lo que a mí me preocupaba.

Cómo puedo yo llegar a los grandes...

a los grandes lugares de mi certeza para yo poder hacer lo que quiero.

Y esa fue la idea del aérovo.

Evidentemente, mi pasión era esa, distorsionarlo para poder huir.

Y más tarde me doy cuenta

de que ya estaba creando el aérovo, esta espiral que realmente era

la de arena que subía ¿no?, se convertía entonces

en la línea del horizonte, y yo intenté...

transgredirla y hacer que ese horizonte

no fuera permeable y no fuera lo que realmente me contenía

y me tenía aherrojado a la isla.

Yo crecí, como todos en este país, aherrojado.

Realmente yo sentía el peso de las cadenas,

aunque no las tuviera, pero no te podías expresar.

Pero yo sí que sentí...

que tuve la necesidad como de dar un grito. Era como una catarsis;

es una maratón lo que hice conmigo mismo,

y solté cadenas, me quité de en medio toda la preocupación

de la crítica, de los críticos, de todo aquello que iba apareciendo,

que te iba forjando, y en cierta manera controlando;

hasta que un día dije, bueno, me desmelené, como se dice ahora,

y empecé a hacer lo que me dio la gana, aquello que quería,

y dejé de interesarme

y de tener esa pasión; o sea, me convertí en un desmitificador,

esa es la palabra. Claro, el valor de las cosas con los años

es de otra manera; o sea, va perdiendo urgencia

para convertirse en algo que tú aspiras, que podría ser...

una cierta trascendencia nada más.

Pero esto no lo consigues en medio del consenso,

la trascendencia se consigue dentro de ti, con tu... con tu...

con tu quehacer diario. Y eso hubo un momento ya que dices

bueno, se acabó, y empecé a trabajar y hacer lo que quería,

y nunca me había sentido así de feliz que en este momento.

La Montserrat es un grito, una desesperación;

tú lo notas, y era Julio González desesperado también.

Cuando yo abro una pieza así y le pongo la boca del...

del "Guernica", es algo que también a Julio González le preocupaba

en la boca de la Montserrat.

Estábamos hablando de "El grito", hablando de algo;

pero que si tú va a ver, y quieres darle la interpretación luego,

una interpretación del tipo psicológico,

te das cuenta de que lo que estamos hablando es de la angustia,

del momento histórico que nos toca vivir, lo que tenemos que hacer.

Si mi obra no responde,

si mi gente realmente no se reconocen;

es decir, si mi tribu no se reconoce en eso,

he fracasado.

Yo he sido... un errante, he sido...

un "way free run", un hombre que ha caminado

por todos los caminos intentado buscar y preguntarse a sí mismo

y cuestionarse, pero siempre he tenido un escudo ¿no?,

que es esta espiral, que ha sido mi lema;

y me dicen, y ¿por qué?, porque realmente es mi origen.

Y yo creo que eso va desde el origen hacia el universo.

No, no, por favor.

Tiene unos árboles gordísimos.

Todavía no has sido condecorado.

Megafonía:El premio en su categoría individual

ha sido otorgado a Martín Chirino.

Aplausos

"Quiero decir que la tierra son los hombres que la hacen.

Pensarla para quererla es una labor de tiempo, y volver a ella

para encontrarla y sentirla.

Aunque sea la más dura de las tareas es absolutamente necesario".

Lo que es bonito de esto es que dentro ya verás cómo está

el castillo del siglo XV. Siempre a los castillos

se entra por el foso, y a las partes más complicadas de la vida también

se entra por la puerta oscura, y se sale...

sabe Dios por dónde. Siempre es mejor buscando la luz.

Cuando era pequeño yo soñaba, soñaba muchas cosas;

hasta mis héroes subían y trepaban por estas paredes

y disparaban cañones y ganaban guerras.

Como todos los niños del mundo. Entonces yo,

entre la realidad y el sueño siempre me quedo con el sueño,

y luego la realidad es lo que sucede.

Vinieron estos piratas, quién fue, ¿Drake?, Van der Does creo que fue.

Vino y le pegó un pepinazo por allí y lo que era la Torre del Agua...

No me he hecho nunca grandes propuestas

cuando realmente hemos pensado en la posibilidad de que esto sea

la fundación Martín Chirino.

La calidad y lo extraordinario de esta fortaleza

y las posibilidades que tiene como para que sea

un contenedor para arte contemporáneo.

Yo creo que mi obra, cuando lo vi, creo que puede estar perfectamente

integrada en este espacio. Y el proyecto es ganar todo esto.

El proyecto es ganar todo aquello. Todo ese parque ganarlo para acá.

Y luego no sé,

me acuerdo que hablando con Jerónimo Saavedra una vez

la idea de él era recuperar todo el parque

para el castillo, que estaría muy bonito; pero no lo sé.

Me voy a buscar a doña Jimena, a ver si está aquí.

Es el conflicto de "Alicia en el país de las maravillas".

Sueña que va hacia adelante, y cuando vuelve

las cosas son de otra manera.

A mí me gustaría decir que estoy feliz, que esto encantado,

que qué maravilla. No creas, no es cierto. Estoy contento.

Me parece que mi obra podrá estar bien, muy bien representada aquí,

pero si yo me muero mi obra sigue.

¿Te das cuenta? Y me voy a morir, evidentemente ¿no?,

pero quiero decir que la trascendencia,

esa preocupación mía por trascender, por llegar,

por encontrar la respuesta, qué es lo que vas buscando,

eso va a persistir en el tiempo y no lo sé.

Bueno, me da igual, no sé cuando van a decir bueno,

pero es que trasciende, su obra se queda...

Sí, pero claro, el que no trasciende soy yo, que soy el que se muere.

La trayectoria de un artista se hace muy larga, porque...

si bien es verdad que en aquel momento

fuimos cúspide, inmediatamente aparecimos en los grandes circuitos

como los grandes artistas muy conocidos,

incluso llegamos a tener cierto dinero para sobrevivir,

casas ya con estudios y tal;

luego claro, mantenerte cincuenta y tantos años

en vigor,

siempre ocupando un puesto, es muy difícil,

es lo que diríamos cruzar la laguna estigia.

Si llegas al otro lado y encuentras al barquero está bien,

pero como no... Yo he visto muchos artistas desaparecer,

y otros mantenerse y claro, ahí es donde tienes

que empezar a elaborar esa confección del mundo

para...

que intelectualmente sea posible relatarlo, o sea, contarlo.

Dentro del mundo de la creación todo es posible, todo es insólito

y todo cabe, o sea, qué más da.

Y entonces, evidentemente, es una sabina.

Sabes que las sabinas son los viejos árboles esos que hay

en la isla de El Hierro, y que son árboles...

en realidad son bonsáis inmensos, que han crecido con el tiempo,

y atormentadas por el tiempo, y todas ellas sí son árboles

que se retuercen y que al final flotan.

Sabes que el arte es la vida ¿no? Está la vida, está vivo,

y el arte siempre hay que hacer referencia

al entorno en que crece cuando se hace.

Por muy abstracto que sea, siempre es un hombre el que lo está haciendo

Un hombre en el sentido general, un ser humano, una mujer.

Cuando yo llegué a Canarias, con Manolo Padorno dije,

vamos a inventar el "AfroCan", digo ¿y eso?,

vamos a mirar... África

a través de Canarias pero hacia el mundo,

y te toca a ti hacerlo, me dijo.

Y entonces bueno, en efecto, esa es la historia,

pero claro, automáticamente aparece un antropomorfismo

en todo mi proceso de trabajo, que son las cabezas,

y que yo luego termino llamando "Crónicas del siglo XX"

porque hablaba de Gargallo, hablaba de Julio González,

terminé hablando qué sé yo, pues de todos ellos.

Todas ellas, todas ellas tienen una génesis,

y la tienen en África, en las máscaras.

Quieres un vaso de agua tú también. Ahora te lo traigo.

Porque me han hecho hablar, hablar que entonces claro...

Lo presionan y tal y bueno, juegan con ella.

No es tanto lo que ha pasado; la han toqueteado.

No lo había visto yo. Bueno sí, un poco aquí. ¿Lo ves?

Queda bonito ¿no? Sí, no pasa nada ¿no?

Yo estaba en Nueva York y el centro del Círculo de Bellas Artes

estaba en ese momento en un proceso agónico,

lo iban a subastar.

Hay una asociación de artistas plásticos; sí, los llaman,

y dicen ¿qué pensáis que se puede hacer?

Los artistas se entusiasmaron, dijeron la posibilidad

de recuperarlo y tal, y dijeron bueno, pero necesitáis entonces

un presidente que sea una persona que tenga cierto caché y tal,

y entonces dijeron bueno, Martín Chirino;

y cuando llegué a mi estudio allí estaba un grupo de artistas;

estaba la gente del cine, la gente de la literatura,

la gente de las artes plásticas... Estaban todos.

Y en cierta manera yo también me sentí impactado

por lo que estaba pasando en España, realmente era una alegría todo;

decían "la cultura es una fiesta". Yo me acuerdo unos carteles grandes

con cosas tan divertidas. A mí me gustó aquello.

Entonces acepté el cargo de la presidencia del Círculo,

y realmente fue una explosión. Muy bello aquello,

con una visión completamente democrática y abierta,

aceptándolo todo y que todo sucediera.

El Círculo de Bellas Artes fue como la luminaria de este país

durante un momento; coincidió además con la movida, la movida madrileña,

en donde automáticamente, yo le di toda la apertura posible;

también la movida apareció por allí, se instalaban. Era muy bonito.

El tráfico ese que hacían desde Huertas hasta el Círculo

para ir luego a Chueca. Era muy bonito todo eso;

pero eran riadas de gente.

Sucedió algo extraordinario en ese momento.

Yo soy hija única y bueno, además se separaron

cuando yo era pequeña, entonces...

Ha sido una infancia solitaria pero...

pero a la vez muy bella.

La naturaleza siempre está presente en la obra de los dos,

pero oficialmente, el punto de partida es común,

pero lo que no es igual es el resultado, porque él necesita

abstraer a su forma a su lenguaje expresivo del arte,

y yo en cambio siempre estoy sujeta a una realidad,

porque la he estudiado. A mí lo que me motiva es el conocimiento.

Tengo que estudiarlo para luego poderlo dibujar.

Tener la combinación de, efectivamente, del artesano

y luego una exigencia intelectual muy alta,

pero bueno, ahí sí que nos diferenciamos,

porque él es un intelectual, y yo no lo soy;

yo soy una persona muy estudiosa, muy trabajadora,

pero no tengo nada que ver con él.

Me habría encantando pero no es así.

Mientras los otros padres iban a una empresa

con sus maletines, sus trajes y tal, pues yo tenía un padre

que se pasaba todo el día en un estudio forjando,

dando martillazos, con unos horarios que no tenían nada que ver,

y entonces pues mi vida era otra,

y para mí pues maravillosa ¿no?

La belleza...

es inteligente también, es de la mente.

Es bello aquello que realmente

no es que te agrade, sino que te hace pensar,

que te lleva por otros caminos y que te hace sentirte bien ¿no?

El arte, cuando es arte de verdad no tiene que ser...

sobre todo aquellos que nos hemos quedado sin discurso visual,

porque claro, una forma abstracta es una forma abstracta,

no te quepa duda, pero...

nosotros somos capaces de abstraer,

pero no podemos hablar de la misma belleza ya,

sino otro concepto de la belleza, porque es la belleza del pensamiento

de la turbación, de la preocupación,

no es la belleza visual, que a veces nosotros

acomodamos nuestra vista a eso, y como es nuevo

deja de parecernos extraño, incluso llegamos a entender que es bello;

pero lo que estamos entendiendo que la belleza de eso, si la tiene,

es una belleza intensa, es pensamiento puro.

Es muy alta; cuando está la marea baja es altísima,

y desde allí nos tirábamos al mar.

¿Has visto qué bonito? Cómo riela la luz sobre el mar aquí.

Parece plata.

Cuando se abre el cielo para que entre la luz;

es como Tiépolo. Fíjate qué bello se ve.

La magia del Sol.

Yo nací, viví en la playa de las Canteras,

y para mí el verdadero placer era ir a la playa.

Entonces veía cómo la arena,... soplada por el viento,

ascendía en forma de espiral, y eran espirales de oro.

Y a mí aquello siempre me tendía,

y miraba a ras la arena,

y era como un pequeño horizonte, era otro paisaje nuevo.

Ahí sucedían muchísimas cosas, muchísimas cosas que luego

siempre lo mantuve toda mi vida como un gran recuerdo;

recuerdo sobre el que se fue configurando sin lugar a dudas

lo que es hoy mi... mi personalidad,

mi manera de ser y de entender e interpretar el mundo.

Estas espirales las creaba el viento ¿Te das cuenta?, para mí.

Entonces yo, en homenaje a ese sentimiento que tuve

llamé a mis espirales "El viento".

Es decir, el hombre vive siempre pendiente de su historia,

y yo mi pequeña historia era esta;

y entonces por eso, de ahí mis espirales ¿no?

Es como... como reivindicar un lugar de donde eres,

al que perteneces y al que vuelves.

El fuego lo vuelve dulce y el hombre la endurece.

Pero realmente hay que volver al origen; yo lo creo;

tenemos que volver a la tribu para crear debidamente,

y da igual que sea más brillante o menos brillante,

pero tal vez la Historia consolide las cosas como tienen...

O sea, consolide no, sino dé la respuesta adecuada.

La espiral tiene mucho que ver con la creación,

o sea, que parece que es un elemento más que...

A ver, Rafael, que se nos enfría el hierro.

A ver.

Ponla hacia abajo. Así.

Venga, ya no hago más.

No hago nada más, no señor. Estoy agotado.

"C'est fini".

Subtitulación realizada por Yolanda Fernández Gaitán.

Imprescindibles - La forja de Martín Chirino

56:53 17 mar 2019

Martín Chirino se define como herrero. Sus esculturas fluyen de sus brazos y nos descubren la belleza del pensamiento. Y tiene un origen: un niño canario fascinado por los astilleros y la mar.



Histórico de emisiones:
24/10/2014

Martín Chirino se define como herrero. Sus esculturas fluyen de sus brazos y nos descubren la belleza del pensamiento. Y tiene un origen: un niño canario fascinado por los astilleros y la mar.



Histórico de emisiones:
24/10/2014

ver más sobre "Imprescindibles - La forja de Martín Chirino " ver menos sobre "Imprescindibles - La forja de Martín Chirino "
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Luis

    La forja es sin duda un oficio que se está perdiendo. No obstante, parece ser que vuelven las tendencias en aluminio forjado en sectores como los utensilios de cocina

    20 jun 2019

Los últimos 399 documentales de Imprescindibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Labordeta como profesor

    Labordeta como profesor

    1:34 pasado martes

    1:34 pasado martes

  • 58:03 08 sep 2019 El documental Camilo Sinfónico. Vivir así es un recorrido audiovisual por la carrera del gran artista Camilo Sesto. Basándose en una de las últimas entrevistas concedidas por el artista nos adentraremos en su particular viaje desde su Alcoy natal a las cotas más altas de éxito y popularidad. Además de su testimonio, también contaremos con las aportaciones de artistas como Ruth Lorenzo, Mónica Naranjo, Marta Sánchez, Pastora Soler, Ángela Carrasco, Sergio Dalma, Guille Milkyway y Javier de Pecos entre otros. Contenido disponible hasta el 23 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 05/05/19

  • 58:36 30 jun 2019 En 1946, con 10 años, Mario Vargas Llosa llega a Lima. 16 años después, en París, termina su primera novela, ‘La ciudad y los perros’. Una asombrosa y demoledora obra que inaugura el boom de la literatura latinoamericana. El lanzamiento hizo que medio mundo conociera a Vargas Llosa, un desconocido chico peruano de provincias, increíblemente joven para la madurez de su novela, con aire intelectual, atrevido, apasionado de Faulkner y Sartre y con una clara intención innovadora y rupturista. El documental narra los episodios vitales del escritor, de los 10 hasta los 26 años.

  • 1:19 27 jun 2019 La dura experiencia en un colegio militar marcó la carrera y la vida de Mario Vargas Llosa. En esos años se inspira La ciudad de los perros, la primera novela de Vargas Llosa, terminada en París y escrita en parte en España donde este jueves se ha presentado este documental y donde se topó con la censura. El documental de Imprescindibles muestra los inicios de su viaje en la literatura, un periplo en el que llegó a dudar de su talento.  

  • 2:59 27 jun 2019 Fragmento del documental de Imprescindibles 'Mario y los perros' en el que se explica el éxito de la publicación de la novela 'La ciudad y los perros'.

  • 2:58 27 jun 2019 Fragmento del documental de Imprescindibles 'Mario y los Perros' en el que se explica la dura infancia de Mario Vargas Llosa tras encontrarse con su padre. 

  • 56:22 23 jun 2019 La fotógrafa Joana Biarnés fue una mujer en un mundo de hombres, superó los prejuicios de su época, triunfó en su profesión, conoció e inmortalizó a las grandes personalidades históricas. Joana inmortalizó, con proximidad y naturalidad, a las principales personalidades de la cultura española de los años setenta, y también a todos aquellos creadores famosos que nos visitaban por aquellos días. Fue la única fotoperiodista que consiguió estar cerca de los Beatles, acompañó a Massiel al Festival de Eurovisión de 1968, fue la fotógrafa oficial de Raphael durante una década y fue amiga íntima del cantante Joan Manuel Serrat, del gran director de orquesta Xavier Cugat, de pintor Salvador Dalí, del actor Fernando Rey, del torero El Cordobés, de la tonadillera Lola Flores, y hasta de la Duquesa de Alba. Una entre todos' es un retrato íntimo y único de una mujer, de un tiempo y de un país, y constituye la recuperación de un personaje imprescindible de la cultura española del siglo XX.

  • 50:51 16 jun 2019 El documental retrata de forma íntima y personal a un personaje fascinante. Alberto Corazón no es solo la cara escondida tras muchos de los diseños que construyen la imagen de España que tenemos en nuestro inconsciente; es también un creador polifacético que saborea la vida en todas sus facetas.

  • 57:05 07 jun 2019 Documental que repasa la trayectoria vital y profesional de un auténtico genio de la televisión en España. Contamos con el testimonio de aquellos que han estudiado su obra, pero sobre todo con el de sus amigos y de la gente que ha trabajado muy estrechamente junto a él a lo largo de tantos años. Directores de cine, como Alex de la Iglesia o Juan Antonio Bayona, nos hablan de la enorme influencia que, con tan sólo dos películas, ha ejercido Narciso Ibáñez Serrador en toda una generación de cineastas españoles. Mientras que el testimonio de su familia nos ayuda a descubrir el lado más desconocido y personal de Chicho. Histórico de emisiones: 22/05/2017 27/01/2019

  • 1:03:58 02 jun 2019 A los 19 años, Eduardo Chillida (1924-2002) era un atleta superdotado encaminado a convertirse en leyenda del fútbol. Pero una lesión brutal durante un partido le apartó para siempre del deporte profesional. Nadie excepto Pilar Belzunce, su compañera de vida, sospechaba en aquel momento que el joven portero de Hernani se disponía a reescribir su destino y a morir unas décadas más tarde como uno de los mayores escultores del siglo XX. 'Lo profundo es el aire' no es una biografía convencional, sino una evocación poética y trepidante de un artista incomparable. Una personalidad que sigue viva a través de sus obras, de sus ocho hijos y de algunos de sus más estrechos colaboradores. Histórico de emisiones: 03/10/2016

  • 1:49 02 may 2019 El documental de Imprescindibles "Camilo Sinfónico. Vivir así" es un recorrido audiovisual por la carrera del gran artista Camilo Sesto. Basándose en una de las últimas entrevistas concedidas por el artista tras la publicación de su último álbum, Camilo sinfónico (Sony Music), nos adentraremos en su particular viaje desde su Alcoy natal a las cotas más altas de éxito y popularidad.

  • 1:18:49 28 abr 2019 Basada en la vida y la obra de Antonio Machado, recrea su mundo interior y los paisajes que sustentaron su propia vida, utilizando elementos de su poesía para abordar todos los temas de su obra. Histórico de emisiones: 30/11/2012 21/02/2014

  • 55:54 21 abr 2019 Documental biográfico sobre el fotógrafo español Chema Madoz, en el que contemplaremos sus fotografías y nos acercaremos a su proceso creativo a través de varias entrevistas con Madoz y con otros artistas, escritores, fotógrafos...que han reflexionado sobre su obra. En este documental han participado entre otros, el pintor Fernando Bellver, el galerista Borja Casani, la escritora Menchu Gutiérrez o el comisario de exposiciones Alejandro Castellote. Amigos y colaboradores de Madoz que nos han dado las claves para entender su obra. Las resonancias que le unen a Joan Brossa, a José Val del Omar, al surrealismo y a las greguerías de Gómez de la Serna. "Chema Madoz descubre lo extraordinario dentro de lo cotidiano". Esta frase, quizá resume la característica principal del trabajo de Chema Madoz. Premio Nacional de Fotografía en el año 2000, Madoz ha seguido una trayectoria que lejos de estancarse o repetirse está siempre en constante evolución. Histórico de emisiones: 11/02/2013 09/01/2015

  • 1:20 04 abr 2019 “El amor y la muerte” se asoma al mundo fascinante que rodeó al compositor sus amigos músicos y pintores en la Barcelona modernista de finales del siglo XIX y principios del XX, sus viajes a Madrid, París y Nueva York, la lucha por la vida y los primeros triunfos. Además, el documental de Imprescindibles descubre la música y los detalles del trágico destino de Enrique Granados.

  • 56:53 17 mar 2019 Martín Chirino se define como herrero. Sus esculturas fluyen de sus brazos y nos descubren la belleza del pensamiento. Y tiene un origen: un niño canario fascinado por los astilleros y la mar. Histórico de emisiones: 24/10/2014

  • 1:59 04 mar 2019 El documental muestra el proceso de trabajo como pintor, como escultor, y como docente, del artista. Una persona muy humilde, una actitud que sorprende a muchas personas dado que sus obras se cotizan en millones de euros.

  • 2:05 01 mar 2019 El documental de Imprescindibles ‘Antonio López. Apuntes del natural', coproducido por RTVE y CMM Castilla la Mancha, muestra el proceso de trabajo de Antonio López como pintor, como escultor y como docente. El artista se ha convertido en el pintor realista español más importante en la actualidad.

  • 57:38 24 feb 2019 En este documental entramos en el espacio íntimo del pintor Juan Genovés (Valencia, 1930), su estudio en Aravaca (Madrid). Nos acercamos a su obra reciente, a su momento vital para recorrer de su mano la convulsa historia reciente de nuestro país y su compromiso político y social con el tiempo histórico que le ha tocado vivir. Un artista imprescindible con un gran éxito internacional que se levanta cada madrugada a pintar en soledad y que a sus más de ochenta años, es un ejemplo de vitalidad, disciplina y buen humor. Ha sido galardonado, entre otros, con la Mención de Honor (XXXIII Biennale di Venezia, 1966), la Medalla de Oro (VI Biennale Internazionale de San Marino, 1967), el Premio Marzotto Internazionale (1968), el Premio Nacional de Artes Plásticas de España (1984), el Premio de las Artes Plásticas de la Generalitat Valenciana (2002) y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, Ministerio de Cultura (2005). Histórico de emisiones: 31/10/2014

  • 57:20 03 feb 2019 El documental "Fernando Savater, ahora que lo pienso"  ha seguido al filósofo en su gran pasión, las carreras de caballos, a través de los hipódromos de Lasarte en San Sebastián y Zarzuela en Madrid y ha recorrido su verdadero paraíso emocional desde la infancia: la ciudad de San Sebastián, el lugar donde siempre quiere estar.

  • 1:34 16 ene 2019

Mostrando 1 de 20 Ver más