www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3967922
No recomendado para menores de 7 años iFamily - Capítulo 5 - ver ahora
Transcripción completa

¿Tú la conociste? Murió cuando yo nací.

Me robaste a Marta, la mujer que más he querido.

No pintas nada aquí, en esta casa ni en esta familia, ¿queda claro?

¿Qué sabes de tu madre y de mí? Que tenéis fotos juntos...

"Erais novios antes de que se fuera con papá".

¿Qué pasó entre tu hermano y tú? Cosas de hermanos.

¿Por qué se quedó contigo y no con él?

Papá, una pregunta: ¿Mamá y el tío Kike eran amigos?

¿Tú sabes si mamá y el tío Kike hacían

esas cosas que hacen los mayores cuando duermen juntos?

-Ana. Tu madre y yo éramos... novios

y nos queríamos muchísimo. Que nadie vuelva a preguntarlo.

En las fotos, mamá mira de distinta manera al tío Kike

que como mira a Papá.

Estos mocosos no paran de recordarme a Marta

y no paro de preguntarme por qué eligió a mi hermano.

Si pasó algo que yo no supe ver.

¿Nunca has querido ser padre? ¿Yo? ¿Padre?

¿Qué dices? ¿Estás loca? ¿Me la lees?

¿Y eso qué es? Es una carta de mi mamá.

La encontré ayer entre sus cosas.

Ana, esta carta está dirigida a mí.

Ok, vale, no me la leas pero luego me cuentas de qué va.

Papá igual no se despierta nunca, ¿verdad?

-Es posible, sí.

-Lola nos ha ayudado mucho, ¿no?

-¿Lola? ¿La asistenta social?

¿Y? -Kike necesita una chica.

-¿Kike? Oye, Ana, ¿qué dices, por favor?

-Lola se casa con Kike y así Lola hace de nuestra madre.

Ya está. -Bueno, bueno...

Para que eso suceda,

a Lola le tiene que gustar Kike y a Kike, Lola.

Y eso es imposible.

-Podemos ayudar...

-Anda, anda, deja de decir tonterías y vete a desayunar. ¡Eh!

¡Eh! Pero antes, dame un beso.

Ya estás hecha toda una mayorcita. -Lo soy.

(Click on cámara)

¡Quita la cámara! ¡No!

¡Dámela! ¡Trae "pa'ca"! Que no.

# No estamos juntos, tampoco separados.

# No somos uno. No estamos compinchados.

# Aquí hay de todo y no nos falta de nada.

# Una familia de lo más interesada.

# iFamily.

# iFamily.

# iFamily.

# Los Molina son así. No hay nada más que decir.

# "Welcome to iFamily".

# iFamily.

# iFamily.

# iFamily.

# Los Molina son así. No hay nada más que decir.

# "Welcome to iFamily".

"Eh, hola, chicos, muy buenas a todos.

Hoy, en nuestro exitoso vídeo blog",

vamos a hablar sobre un tema que os interesa a todos.

"Cómo ligarse a la tía buena del insti en tres pasos".

-Qué morro, solo tienen 20 visitas

-"Primer paso. -Localizar la pieza a cazar.

Corre, corre, mira.

-¿Quieres que te meta o qué?".

-Es que de verdad, son gilipollas.

-"Es para nuestro videoblog.

-Te puedes meter tu videoblog por el culo, ¿vale?".

-"Patricia, todo simpatía y buen rollo es la meta a conseguir.

Un pequeño paso para el hombre y un gran paso para la humanidad.

¿Conseguirá Carlos su objetivo?

-Dudo que tenga éxito, pero...

¿Y esta?

-Me da que Carlos no conseguirá su objetivo".

Así no se conquista a una chica, que lo sepas.

-¿Y tú qué sabrás? -¿Yo? Nada.

Como soy una tiranosaurio rex, no sé nada de chicas, "gilipichis".

Que yo también he tenido 15 años, listo...

He tenido que decir que era para mí.

Que necesitaba hacer ejercicio...

Te vas a enterar, mamonazo.

¡Ladrón!

¿Qué? ¿Me estás mirando a mí? No hay nadie más aquí, tío.

¿Es a mí? ¿Eh? ¿Es a mí? Toma, camisas.

¿Quieres mis zapatos? Toma zapatos. ¿Quieres mi jamón?

Que no me mires así, que te pego, leche.

Que te doy, que te doy, que te doy, que te pego, que te pego...

¡Que te di!

Qué paliza te acabo de dar, mamón. Estás fatal...

¿Fatal? Esto, tres veces al día te deja como nuevo.

Bueno, si a ti te deja mejor... Sería mejor en vivo

y en directo, pero no se puede tener todo.

(Alarma)

Hablando del rey de Roma...

por la puerta asoma.

¡El amor de mi vida!

¿Qué pasa?

Tú y yo tenemos que hablar seriamente, pero muy seriamente.

Esa es mi cara. Sí, eso parece.

¡Ay! ¡Que es mi cara, coño! Que sí, que sí, que es tu cara.

¿Pero quieres parar? Sí, sí, está bien, paro.

Me cago en...

¿Qué quieres? Que tenemos que hablar.

Tú y yo no tenemos de qué hablar. A ver, Luis...

No es el momento adecuado, pero tenemos pendiente una conversación

muy, pero que muy importante. No tengo tiempo para tus asuntos.

Esto no es una broma, esto es muy serio.

Dime cuándo puedes.

La palabra "serio" y tú sois incompatibles.

Incompatibles y que sepas que no te daré ni un euro.

No tiene que ver con pasta.

Ah, ¿no? Permíteme que lo dude.

Ahora, si no te importa, tengo cosas más serias en las que pensar.

Así que fuera.

¡Hermanito! ¿Qué?

¡Lo mato! ¡Lo mato! ¡No, no, no!

¡Quieto, no! ¿Qué vas a hacer? ¡Déjame! ¡Que me dejes salir!

Cálmate, por favor.

(Timbre)

¡Hola, pequeña! -¿Vienes a ver a Kike?

-No, vengo a ver a Laura.

-Kike se alegraría mucho si vinieras a verlo a él.

-Ah, ¿sí? ¿Y eso?

¿Ha pasado algo?

-Yo soy muy amiga de Kike. -Bueno, pues me alegro muchísimo.

-Y me ha dicho que está por ti.

-¿Kike?

Seguro que se lo dice

a todas las chicas con las que se cruza.

-Eso no es verdad, que te lo digo yo, que ya soy mayor.

-Ah, bueno...

¿Te vas?

-Sí, me voy. -Adiós.

-Adiós. -"Good morning"

-Hola, venía a ver a Laura. -Vale, pasa.

Lola acaba de llegar y pregunta por ti.

-Mierda... -¿Para qué viene?

-Porque la llamé para quedar con ella después de lo que pensábamos

que había hecho Kike y decirle que no quería que siguiera.

-Y ahora, ¿qué vamos a hacer? Kike no nos robó la pasta.

Y encima, le compró la bici a Ana.

-Lola está esperando, plastas.

Y tú, ¿qué?

¿Vas a desperdiciar mis consejos y experiencia?

-¿Tú?

-Pues tú te lo pierdes, mocoso.

Que sí, hombre, ya sé que es peligroso que Isa venga.

Pero bueno, me controlo y ya está. Que no te controlas.

Lo has dicho 20 veces y las 20 has estado a punto de cagarla.

Que no la voy a cagar. Sí que la cagarás.

Que no. Que sí.

Que no. ¡Que sí!

Y si la cago, ¿qué? ¿Cómo que qué?

Sí, ¿y qué? Tengo otro hijo y ya. ¿Estás hablando en serio?

Si es que no puedo más, Girón... No solo es Isa, es todo.

Yo necesito salir de aquí, necesito...

Por Dios, necesito mojar, necesito vivir.

Necesito matar a Kike. Sin Kike aquí,

todo sería más llevadero...

Hay que hacer caer a Kike.

Te recuerdo que, cada vez que lo intentamos, la jodemos.

No hemos sido suficientemente drásticos.

¿Drásticos? Drásticos.

¿Podrías ser más concreto?

No.

¿Que no es importante?

¿Me citas aquí para nada?

Laura, ¿qué pasa? ¿Es por Kike? ¿Ha hecho algo malo o...?

Oye, no me estarás ocultando nada grave, ¿no?

Si es así, me enteraré, lo sabes. -Que no, es una tontería.

-¿Cómo que tontería, Laura?

No, de verdad, no me parece serio, tú eres muy responsable.

A ver, Laura, eh...

Sabes que es muy importante que las dos tengamos confianza

la una en la otra por si pasara cualquier problema,

que creo que es lo que pasa.

-Que no, que no es nada, nada.

-Me estás cabreando y te lo digo en serio.

¿Qué pasa?

¿Qué?

-Que Kike está colgado por ti.

Echo de menos a mis hijos.

Antes siempre decías que estabas hasta las narices de ellos.

Ahora no, he cambiado de opinión. Si tuvieras hijos, lo entenderías.

Me fastidia que Kike tenga más relación con ellos.

Te fastidia todo de tu hermano. ¿Ha sido siempre así?

¿Cómo? De gresca siempre.

No, hombre, siempre, no.

Esto empezó cuando empezaron a gustarnos las mismas chicas.

Ah, ¿sí? Sí.

¿Y quién ganaba?

Yo, por supuesto.

¿No me crees? Sí, por supuesto.

No me crees. Que sí, que te creo.

Que no, te lo he visto en la cara. Que sí, que sí.

Oye, no me mientas.

Me querías más a mí que a mi hermano, ¿verdad?

¿Qué haces? Nada, anda, fírmame esto.

¿Tú quieres a tu mujer? Para nada.

Es peor persona que yo, si eso es posible.

Pues yo, a Marta, sí la quería. Me alegro.

Y mucho...

¿Se puede saber qué te pasa? ¿Qué me pasa?

¿No me has visto que estoy hablando con una foto?

Yo, si te soy sincero, no me queda claro

si Marta quería más a Kike o a mí. Esa duda ya no la vas a resolver.

No, no, no te preocupes, tranquilo.

No me voy a poner como los locos a pegarle a un saco...

No, hombre, hay ciertas cosas en la vida que las tengo muy claras

y una de ellas es esa.

Muy bien...

Hola, Lola. ¡Uy! Hola.

¿Qué? ¿Qué pasa? ¿Pasa algo?

-Bueno, yo me tengo que ir. -¿Qué? Tú no...

Oye, Lola, Lola, es que...

Dime.

Que tengo que contarte algo importante.

Vale, ¿qué pasa?

No sé si contártelo, pero creo que es importante que lo sepas.

No me lo digas.

Si no sabes lo que te voy a decir. No me lo digas, no.

Vamos a ver,

¿tú no decías que mantuviéramos comunicación fluida...?

Claro, fluida, pero hasta cierto punto, Kike...

¿Punto? ¿Qué punto? Exacto, esa es la clave.

¿Qué punto? ¿Dónde está el punto? El límite del punto.

¿Qué punto? ¿Dónde está ese límite? Ah, vale, vale.

Ese punto, ahí. Vale, entiendo, entiendo.

Estás hablando del punto G. ¿Qué dices?

Coño, tanto rollo con el punto, el punto, el punto...

El límite... Igual es que subliminalmente

me quieres contar algo y no te atreves.

Perdona, Kike, no hablaba del punto G y lo sabes.

Yo he sido muy clara.

Ya, sí, si tú lo dices...

Vale, venga, ¿qué...?

¿Qué quieres?

Pues a ver, que quiero... No...

Pero no, ¿qué? ¡No!

¿Me quieres dejar hablar de una vez? Que...

Que me estás poniendo... Ay, poniendo no.

Lo que tengo que contarte es importante, pero mejor a solas.

Me dices y quedamos. ¡No!

¿Pero por qué no? Ay, Kike...

Es que...

No puede ser, ¿vale?

Vamos a ver, Lola, ¿se puede saber qué carajo te pasa conmigo?

No digas nada...

¡Laura!

¡Laura, ven, por favor!

Laura, baja.

La madre que me parió, cómo está el patio...

Curso para adolescentes descerebrados

de cómo conquistar a una chica.

Por África, "teacher of sex",

que fue chica adolescente y descerebrada.

Alucino. ¡Hola, Kike!

-Kike. Padre.

-Kike, mi padre no está. Aprovecha, que te invito.

-Yo no he visto ni oído nada.

No quiero nada, gracias.

¿Repite? Que no quiero nada, gracias.

-¡Guau, Kike! Ahora sí que me has sorprendido.

-¿No quieres nada sabiendo que es por el morro?

Padre, ¿puedo hablar con usted un momento?

-Claro.

Te espero en la parroquia.

-¿Vas a hablar con el cura? Sí, ¿qué pasa?

A ti te pasa algo, tú no estás bien.

-Me voy a tomar algo, es un día de impresiones fuertes.

-Ponme algo también, anda.

Me llamas ayer y me dices que me tienes que contar algo...

Y resulta que me dices que Kike está por mí.

No sé, ¿está pasando algo? ¿Cómo va?

-Pues eso, lo que te he dicho. -No, no...

-¿No?

-No, no tiene sentido, no puede ser eso.

No, no, no.

-¿Cuál es el problema? Chico gusta chica, lo de siempre.

-No, no, perdona. Perdona, pero no es lo de siempre.

O sea, no, no, para nada, no.

-¿Qué más da? Si no te importa Kike.

¡Te gusta Kike! -¡Anda ya!

-¡Te gusta Kike! -Qué cosas tienes. Ya, se acabó.

-Te gusta Kike... -¡Ya! Tienes unas cosas...

-¿Qué hacer para que una chica no te escupa a la cara

a la primera gilipollez que le digas? ¿Qué hacer?

No decirla. África, África, África...

África, "teacher of sex".

-Que me voy a ir, ¿vale?

-Hasta luego.

(Móvil)

¡Perdón, perdón, perdón! ¡Perdón, perdón!

(Móvil)

¿Qué haces, subnormal? ¡Deja el puto teléfono!

-Madre mía...

¿Pablo? -"Hola".

-Hola... -"¿Cuándo acabas?".

-Ay, dime que me quieres, por favor.

-"Claro". -Que me digas que me quieres.

-"Te quiero, te quiero mucho".

-Gracias.

-"¿Te pasa algo? Lola, ¿estás bien?".

-Sí, sí, estoy bien. -"Lola, ¿seguro que estás bien?".

-Sí, de verdad, estoy bien. Luego te llamo, ¿vale?

-"Venga, vale, hasta luego". -Chao.

Oye, ¿le has dicho algo de lo que me has dicho a mí a Kike?

-No. -¿Y no has hablado con él?

-Solo le entregué una carta de mamá que encontré ayer

y quería que me la leyera.

-¿Una carta de mamá? -Ni dirigir la palabra a África.

-¿Le puedo pedir un autógrafo? -¿Y una cita?

-¿Entendéis el castellano? -Sí, sí.

-Laura, tú y yo podemos batir el Guiness de los Récords.

¿Quieres saber en qué?

-Lucas... -Dime, mi amor.

-Vamos. -Me pone mazo, tío.

-¡"Teacher sex"! -¿Dónde vas, Lucas?

-Te necesito. -¿Qué está pasando por ahí?

Trae para acá esa lengua, "so" guarro, ya verás qué hago con ella.

Lengua de "teen" a la plancha y guarnición de huevos con bechamel.

¿Quieres probar?

-Vámonos.

-Qué paciencia...

Pues tú dirás...

¿Quieres confesarte? ¿Quién ¿Yo? No, no, no.

Si le pagaran las horas extras, se lo contaba porque se forraba.

Así, podríamos ir a medias.

Y entonces, ¿qué?

Pues que, verá...

¿Sabe qué, Padre? Creo que no ha sido una buena idea.

Espera, si me lo ibas a contar a mí, que no me conoces casi,

mucho me temo que no se lo puedes contar a nadie.

Exacto, tío, ese es el problema, ahí le has dado, sí, señor.

Y nunca mejor dicho.

África, "teacher of sex", tercer episodio.

"¿Qué es lo que a un tío le trae loco 26 horas al día?

'What? What? What'?".

-Las tías. -No, el fútbol.

-"No hace falta ni que lo diga, ¿verdad?

¡La cocina!".

-¿La cocina?

-Qué cara de "gilis" se os ha puesto. Claro que no es la cocina, idiotas.

-Mola.

-Tiene más de 400 visitas. Somos unos pringados.

Con nuestro videoblog ni hemos llegado a 30.

Y 25 horas nuestras...

-"El próximo día lo tengo libre.

-Podríamos organizar algo.

-¿Pero toda la panda?

No, solo tú y yo".

-Más de mil entradas ya, ¡joder!

-No, esta humillación no puede ser. -¿Qué dices?

-Que la gente quiere morbo y si no lo tenemos,

no nos comeremos un colín. -No sé cómo vas a hacer eso.

-Exacto.

¿Tú qué quieres, a alguien diciendo:

"me la voy a comer entera y le voy a chupar los pies"?

-Venga, no digas gilipolleces, anda.

-¿No es eso lo que quieres con Patricia?

-Eh, lo mío con Patricia es distinto, no te equivoques.

-Vale, vale, paz, hermano.

Y que habla con conocimiento de causa.

Y no hagas caso de esos "pringadetes"

que dicen saberlo todo y tener mucha experiencia

y que si bla, bla, bla. Fantasmas...

Llevo media hora hablándote y no te estás enterando de nada.

¿De qué estaba hablado? -De tus hijos, de tus hijos...

-Sí, pero has acertado de casualidad y no porque estuvieras atenta.

-No, no ha sido por casualidad, Pablo, siempre hablas de tus hijos.

De cómo están tus hijos, de lo que has hecho con ellos,

de tus hijos, tus hijos, vamos, de tus hijos.

-Antes te gustaba, qué digo antes, siempre te ha gustado.

-Todo tiene un límite.

-Bueno, nada, hablaré de otra cosa para no molestarte.

-A ver, no digo que me moleste que hables de tus hijos,

me molesta que solo hables de tus hijos.

-¿Me estás diciendo que estás saturada de hablar de mis hijos?

-No, Pablo, no estoy saturada de tus hijos, estoy saturada

de que solo tenemos un tema de conversación.

-Eso no es verdad, hablamos de otras muchas cosas.

Hablamos de cine. -De cine, dice...

¿De cine?

¿De la última de "Buscando a Nemo"? Ah, no ayer, ¿de cuál hablamos?

De la de "Kung Fu Panda 3", mucho cine, mucho cine, sí.

¿Sabes hablar de otra cosa que no sean los niños,

el cine infantil...? -Pues sí, claro, por supuesto.

-Ya, ya, claro, sí...

Le han dicho que se va a morir y le quedan tres semanas de vida.

Si no, ¿para qué ha ido a visitar a un cura?

-Venga, no fastidies. -¿Y por qué no? ¿Eh? ¿Por qué no?

-Porque no. ¡No! -Vale...

-Arruinado no puede ser porque es su estado natural.

-Y enamorado, mucho menos, es incapaz.

-Incapaz no es, le rompieron el corazón hace 16 años

y se ha quedado tocado "forever".

-Qué bonito...

Pues si no está arruinado y si no está enamorado...

-¿Qué?

-¿Qué es lo que más le preocupa a alguien

después del dinero y el sexo y habiendo visitado a un cura?

-¿Qué? -La muerte.

-¿Lo dices de verdad? -O eso o se ha quedado impotente.

(Timbre)

Ánimo, bonita.

-Hola. -Hola, ¿qué tal?

-¿Puedo ver a Luis?

-Por ahí llega la alegría de la huerta, pregúntale a él.

-Ok...

Necesito ver a Luis. ¿Ver a Luis? Imposible.

Tú y yo podemos hablar las veces que tú quieras,

pero ver a Luis, no. ¿Tú y yo?

¿De verdad crees que tienes alguna posibilidad conmigo, Girón?

¿De verdad lo crees?

Eso solo pasaría si me gustases un poquito.

Pero lamento decirte que no me gustas nada.

¿No?

¿Nada de nada de nada?

¿Ni un poquito? Por favor, no te acerques más.

Ok...

¿Qué?

Hey.

¿Se puede saber qué estás haciendo?

Coger lo que es mío. No, no, no...

Tú estás en coma y eso no lo puedes usar.

Bueno, eso a ti no te importa.

Esta es mi camisa, mis zapatos, mis pantalones, como si me los como

o hago con ellos lo que quiera. Luis, deja eso donde estaba.

¡Oye! Luis...

Apártate y déjame salir. Deja eso donde estaba.

¡Que te quites de ahí!

Escúchame, no vas a volver a ponerte ni mis zapatos,

ni mis camisas ni mis corbatas, que lo sepas.

Hermanito, por última vez, deja eso donde estaba.

A ver si te queda claro,

esto es mío, mío, mío. ¡Mío, mío, mío, mío!

Qué pesado con el "mío", pareces una gaviota.

¡Y tú, un buitre! ¡Eh!

No te acerques, ¿eh?

No te acerques que te tiro un zapato

y sabes que tengo buena puntería. Mira, Luis,

déjate de hostias, que tenemos que hablar. Nos afecta a los dos.

Uy, ¿truquitos a mí? ¿Truquitos baratos de los tuyos?

No, te conozco, hermanito.

Luis, en serio...

Tú lo sabías, sabías el contenido de esa carta, ¿verdad?

¡Esa corbata es mía!

¡Ven aquí!

Buenas noches. Buenas noches.

Gallina...

(Alarma)

Y otra cosa:

Ya entiendo por qué siempre has sido tan frío conmigo.

Porqué nunca venías a verme al colegio a bailar.

Ni cuando los padres venían a explicar en qué trabajaban.

Tú no aparecías.

Tu silla siempre estaba vacía.

Tú lo sabías.

Lo sabías todo...

Y no me lo dijiste nunca.

Esto no es justo.

No es justo.

¿Qué no es justo?

¿El qué no es justo? ¿De qué está hablando?

Bueno, yo no iba a verla bailar, pero...

¿Qué está pasando aquí?

¿Y este?

(Telefonillo)

¿Y eso?

¿Dónde vas?

¿Dónde vas tú?

Gracias. De nada.

Uy, qué cabrón.

Tienes mala cara. Hoy no he tenido un buen día.

Girón.

Espérate, que te acompaño.

Quiero darle las buenas noches a mi hermano.

Coge el teléfono, Girón, por tu padre, coge el teléfono.

"Girón, necesito tu ayuda".

(Pulso normal)

Míralo, qué carita de comatoso que tiene.

Ah, ¿sí? ¿Tú crees?

Dale rapidito las buenas noches, que tengo que hablar con tu hermano.

¿Hablar? Si no se entera, mira.

¡Kike! ¡Que no le hagas eso! Si no se entera, mira, ya verás.

Vale ya, va, que me da mal rollo.

Ay, Isa, pero qué buen corazón tienes.

(Pitido)

Oye, ¿tú entiendes esa máquina?

Pita cuando menos te lo esperas. Oye, una cosita...

¿No te da morbo hacerlo y que mi hermano nos mire?

Mira que eres animal...

Le abrimos los ojos con unos palillos o algo.

Igual viendo la escena se le altera algo

y de la mala leche, se despierta.

Pues no está mal la idea. Yo encantado.

¿Dónde vas? Largo.

Hala, ya se ha vuelto a equivocar África.

Toda mi ropa en el armario de mi hermano, si es que...

Es que no se entera, ¿eh?

Mira, hala, y los zapatos.

Desde luego... ¡Y lo dicho!

Mi oferta no tiene fecha de caducidad.

(Pulso acelerado)

Cómo es tu hermano. Me hace una gracia...

En fin...

Viagra, que aunque estés en coma, no te va a pasar nada.

Y si te mueres, ¿qué mejor manera de cascarla?

Perdón, de morirse.

(Pulso normal)

(Tararea)

(Pitido)

(Pulso acelerado)

¿Qué te parece?

¡Y sorpresa!

(Pitido)

(Pulso acelerado)

Ay, Dios mío, Dios mío, mi amor, lo siento mucho.

Justo en todo el ojo. Perdón, perdón, ¿estás bien?

¡No puedo más!

¡Mierda!

¿Te has despertado?

¡Mi amor, te has despertado! ¡Lo he conseguido! ¡Es un milagro!

Sí, sí, todo un milagro. Un milagro, es un milagro, eso.

¿Por qué no seguimos celebrándolo? ¿Seguimos por donde íbamos?

Se tiene que enterar todo el mundo. ¡No!

¿No? ¡No!

No, tú, aquí, tranquila y calladita, por favor.

¿Qué mierda has hecho, Luis?

¿Cómo que qué mierda he hecho? Bastante he aguantado este tiempo.

¿Hola? ¿Se puede saber qué pasa?

Cariño, Isa, yo sé que cuando te explique esto,

lo entenderás perfectamente.

Lo sé, pero antes ¿por qué no lo celebramos

como Dios manda y seguimos por donde íbamos? Girón, gracias.

¿Qué te ha pasado en el ojo. Un accidente.

Que no te haces una idea de cómo duele.

A mí me duelen más otras cosas, no te hagas la víctima ahora.

Perdona, casi me dejas ciego. No, tuerto como mucho.

Tuerto, ciego, ¿qué más da? Lo importante es que he resucitado.

Es... el milagro del amor.

Ya. ¿Qué pantomima es esta? ¿Qué te crees que soy yo?

¿El amor de mi vida? Una mierda el amor de tu vida.

Al amor de tu vida se le cuenta todo.

Tiene razón. Y tú no me des la razón

que le cuento que me has estado tirando los tejos.

¿Qué narices? Si ya lo sabe...

¿Os habéis estado riendo de mí? ¿Ha sido divertido al menos?

Isa, amor mío... Isa, pelotas.

Oye, no me mires así, ¿eh?

Me gustaría verte en mi situación, tirado en la cama,

con Isa en pelotas, encima, sin poder tocarla.

¡Eh!

Bastante he aguantado. ¡Ocho minutos!

480 interminables segundos. ¡480!

Uno detrás de otro, pin, pin, pin.

África. -"What?"

-Necesito ayuda.

-"What?" -Que necesito ayuda, vale.

-¿He oído, he oído, he oído... "please"?

-"Please". -Eso está mucho mejor.

Siéntate ahí, anda, ignorante guarrete adolescente.

-¿Es necesario que me insultes? -Totalmente.

La culpa la tiene mi hermano, como siempre.

Ella le da dinero y él le abre. Tu hermano tiene los días contados.

¿Qué quieres decir?

Quieres a Kike fuera de aquí, dijiste que fuera drástico.

No, perdona, lo de drástico lo dijiste tú.

Luis, a grandes males, grandes remedios.

No preguntes...

Bueno, pero no te pases. No preguntes.

¿Y con Isa?

Ya me encargo yo.

Coño, Girón, que pareces Vito Corleone.

"Ya me encargo yo", ¿qué quiere decir eso?

Pues que yo hablo con ella y tú la rematas.

¿Qué? Metafóricamente, quiero decir.

Ah...

(Alarma)

La enfermera.

Hola. ¿Qué tal?

Hola. -Hola, Clara.

Uy, pero qué guapa estás hoy. -Gracias.

-Y tú, papi, ¿cómo...? ¿Cómo qué?

Como siempre, con la misma cara de animal, pero más risueño.

Ah, ¿sí? Cuidadín con las tonterías que dices.

Dile algo, Clara. -Díselo tú, que eres su padre.

¿No ves que nos toma el pelo? A mí sí; a ti, lo dudo.

Bueno, lo que faltaba, empezamos con las bromitas de calvos.

Mejor voy al almacén. Cuando quieras, pasa y me ayudas...

Ahora voy, ahora voy... -¡Uh!

Papá, ven, que tenemos que hablar. Ahora voy, sí.

Algo grave le ha pasado a Kike. ¿A Kike?

¿Qué? No lo sé.

Ojalá lo supiera, pero no lo sé. Yo creo que es un tema de salud.

¿De salud? No me jodas. Sí, eso me temo.

Ha ido a visitar al cura.

¿Kike? ¿Que ha ido a ver al cura? ¿Pero qué dices? ¿Al cura?

-Me voy, tengo que comprar. ¿Adónde vas?

Hay que comprar un montón de cosas.

¿No habíamos quedado que íbamos a limpiar el almacén?

Íbamos, tú lo has dicho. ¡Hasta luego!

¡Oye! No me toques, haz el favor.

¿Has visto lo que has conseguido? ¿Lo has visto? ¡Clara!

-¿Yo? ¡Clara!

Algo está pasando entre Laura y Kike.

¿Cómo?

No sé qué es.

El otro día vino la niña a decirme no se qué de:

"Papá, hay que ver, de chica, nunca ibas a verme bailar al cole".

Que no le hacía caso de pequeña.

¿Le interesa mucho de lo que estamos hablando?

No sé qué es, Girón, ya te digo, pero...

Para mí, tiene que estar relacionado con Kike.

O con Kike y conmigo, llevo todo el día dándole vueltas.

Mira, Luis, no te entiendo. Yo tampoco.

Estoy convencido de que tiene que ver mucho

con lo que Kike quería hablar conmigo.

Girón. ¿Qué?

Lo de Kike... ¿Qué?

No te pases.

¿Te puedo hacer una pregunta? Por supuesto.

¿Tú firmarías por ver a Kike ahora mismo fuera de esta casa?

¿Eso incluye noches de lujuria y desenfreno con Isa?

¿Quiere seguir con los crucigramas?

¿Dónde hay que firmar? Ya has contestado a mi pregunta.

A ver, deme el crucigrama. No, son míos.

Todo lo que hay en esta casa, en particular, en esta habitación,

es mío, mío, mío. ¡Mío, mío, mío!

Que te pareces a mi hermano, coño.

¡El boli! ¡El boli!

Eh, tío, mira, ven, ven, que vamos a arrasar.

Tenemos que aprovechar esta oportunidad.

-¿De qué hablas? -Ya verás.

Ya verás, ya verás.

-"Me la voy a comer entera y le voy a chupar hasta los pies".

-Vamos a arrasar.

-¿Pero estás seguro de que es una buena idea?

-Que sí. Va, tío, venga. De aquí a Silicon Valley.

O sea, Kike, yo creo que deberías ir a verlo otra vez.

¿A quién? Al cura.

¿Otra vez? Ni que organizara timbas en la sacristía, no te jode.

Ya...

No todo en esta vida es organizar timbas en la sacristía.

Hay cosas más importantes en la vida, no todo son cartas.

No, ya veo, ya. Ya ves, ¿qué?

¿Crees que no me he dado cuenta?

¿Quieres tomarme el pelo? ¿El pelo?

¿Ves, Clara? Es el típico que hace chistes malos sobre los calvos.

Ya veo, ya. ¿Por qué lo dices? ¿De qué te ríes?

Yo, de nada.

No se me ocurriría, con la mala leche que se gastan los calvos.

Mira, ese no me lo sabía.

¿Vais a seguir así?

Porque si queréis, me pongo yo a contar chistes de gilipollas.

Aquí tengo a dos, sé mogollón. A ver, ¿qué contabas del cura?

Ah, sí, sí, no, que...

Me parece a mí que es momento de saldar deudas con amigos

antes de morir

porque los muertos deudores, francamente, son un marrón.

Hay que prepararse para el futuro. Para el futuro, ¿eh?

¿Qué tiene que ver un cura con mi futuro?

Cuando hablo del futuro, hablo... Espiritualmente hablando.

El futuro espiritual. ¿Espiritualmente hablando?

Oye, ¿de qué se ríe ese gilipollas? De nada, de nada.

Que espiritualmente hablando estás muy gracioso hoy.

Extrañamente gracioso, ni que hubieras mojado.

Hombre, por Dios, hombre...

-Kike, ¿estás bien?

Sí, perfectamente.

No te vas a morir entonces, ¿verdad?

¿Yo? ¿Morirme? ¿Pero qué dices? Quita, quita, quita.

Mira, Kike...

Escucha, ¿vale? Inés, tu mejor amiga, ¿vale?

Sabes que me puedes contar lo que tú quieras.

¡Eh, cuidadín, cuidadín! Os voy a decir una cosa:

esta botella no vale ni tres euros. ¿Qué significa eso, papá?

Que se la voy a romper en la cabeza como se siga sobrepasando contigo.

¿Por besarme en la frente? Papá, por favor...

Está calenturiento, como ha mojado...

Largo de aquí, que la tenemos. Que la tenemos, ¿eh?

Yo, una cosa, hija mía:

Algún día, va a pasar algo.

Como este te siga metiendo mano, va a pasar algo.

¿Pero qué de meter mano? Que me ha besado en la frente.

Fren-te, papá.

Pero se empieza por la frente y se sigue bajando por abajo.

Mira, no me lo puedo creer. Pues créetelo, créetelo.

Es que he sido una idiota, tía, son todos iguales, pero todos.

Pero vamos, este se va a enterar. Le va a salir el tiro por la culata.

Sí, ¿pero has visto lo que hay colgado en internet?

"Te lo voy a comer todo".

Espera, tía, que me está llamando.

Dime, Carlos. -"Hola, Patricia.

¿Sigue en pie lo de esta noche?".

-Sí, claro, ahí estaré. -"Hasta luego".

¿Kike? -Aquí no hay ningún Kike.

-Tú eres Clara, ¿no? -No te voy a responder a eso.

-Clara, la mostaza.

¿Qué pasa? -Tú eres Inés, la hija de Curro.

-¿Y a ti qué te importa? -La mejor amiga de Kike.

-Y tú, ¿quién leches eres? -Eso mismo me pregunto yo.

-Venga, no me toquéis las narices, ¿dónde está Kike?

A ver, ¿a quién no hay que tocar las narices?

Ya os lo han dicho, no conocemos a ningún Kike.

¿Qué parte de "no conocemos a Kike" no habéis entendido?

¿Eh? ¿Qué parte?

-Hola. Hola.

¿Está Kike?

Genial. -Qué oportuna eres, hija.

-¿Perdona? -Nada.

-Ponme dos cervecitas, anda.

Marchando dos cervezas muy frías.

¿Qué pasa? -Kike...

Mira, qué casualidad, quería hablar contigo.

-Perdona, que estábamos primero.

-Ay... Joder, esto parece urgencias.

¿Te importa? No, no, no, claro.

Caballeros...

¿Pasa algo?

-No. No.

¿Aquí? Nada.

No. Nada.

Menos mal que tu padre está en coma.

Se entera de que te he puesto vino en la gaseosa y me mata.

-Pero qué maja eres.

-Ahora hazme la pelotilla...

La pizza está en el horno.

Cuando llegue, le das al botón y en diez minutos la tienes lista.

-Perfecto, pero es de bacón, ¿no? Es la que le gusta.

-Que sí, tranqui...

-Ya he avisado a tu hermana Laura. -Te dije que no le dijeras nada.

-No va a bajar, me ha dado su palabra.

-Vale, vale.

-Tranquilo, que va a ir todo muy bien.

Solo es una primera cita formal, nada más.

Para que vea que vas en serio.

Y de buenas, no como un buitre carroñero.

¡Ánimo! Ánimo...

Lo dicho.

Eh, ¿qué haces? ¿Qué haces?

Ver si tienes alguna herida o algo de sangre.

¿Pero qué dices? ¿Cómo que qué digo?

¿Has visto la pinta que tienen? Se han ido así...

Pues sí, tiene una cara muy chunga, eso no te lo voy a negar.

¿Y tan tranquilo? ¿Qué has dicho para que se vayan sin decir ni mu?

Cosas mías. Algo les has tenido que decir

para que se vayan sin que te partan la cara

y con mejor cara que antes. Ya te lo he dicho, cosas mías.

De pasta no les has hablado porque no tienes ni un duro.

A ver, Curro, ya, ¿a santo de qué te viene a ti tanta curiosidad?

Coño, pues...

Te lo estoy preguntando por si alguna vez me pasara algo.

Que te podría pasar, sí. Me podría pasar, no me va a pasar,

pero no me va a pasar. Podría, podría...

¿Quieres que me pase? Curro, ¿qué quieres?

¿Cómo se podría librar uno de una hipotética paliza?

Porque esto estaba cantado.

Ya, pues mira, te vas a quedar con las ganas.

A no ser que... ¿A no ser qué?

La información es poder, y en mi caso, se traduce en pasta.

¿Pasta te voy a dar yo a ti? ¿Te voy a dar pasta yo a ti?

Sí, sí, pasta. Desgraciado.

¿Todo bien?

Más o menos. Sí.

Oye, una cosa que te voy a decir:

la información se comparte con los amigos.

Sí, tú lo has dicho, con los amigos.

Yo preocupado por él y mira cómo responde, ¿has oído?

Qué ganas de saberlo, ¿eh? Con las ganas te vas a quedar.

Currín... ¡No me llames Currín!

Y menos, en público.

Como me llames Currín, te doy con un botellín.

-Mira, rima, poeta... ¿Poeta?

No me toques las pelotas, Clara. Así que cuidadín, ¿eh? Cuidadín.

-Hola. Hola.

¿Qué pasa? ¿Pasa algo? Bueno, pues, eh...

Eso quería saber porque la verdad es que...

Le estoy dando muchas vueltas a la cabeza y...

Ya... ¿Y se puede saber qué ha cambiado de ayer a hoy?

Perdona, pero no te entiendo.

Ayer no querías hablar conmigo y hoy vienes a hablar conmigo.

Bueno, que no quería hablar contigo, no...

Kike, a ver, ayer tenías algo muy importante que contarme.

Ah, sí, sí, pero ya no, ya no.

¿Ya no? No.

Pero espera, no...

¿Que ya no es importante o que ya no me lo quieres contar?

Bueno, eh... Kike...

¿Ya se te ha pasado?

Hombre, pasado, pasado...

Eso es algo que lo voy a tener aquí toda la vida.

Pero tú, ¿a qué te refieres?

¿Cómo que a qué me refiero? Pues a eso, Kike, a eso...

¿Pero eso es...? ¿Qué es eso?

Kike...

A ver, me llamó Laura... Sí.

Ya está. Sí.

Me dijo que había algo muy urgente que me quería contar, y grave.

Y hoy, de pronto, esa urgencia ya no existe

y tampoco es tan grave... Ah, no, no, no...

Ellos se creyeron lo que no era, pero ya está, ya está aclarado.

Ah...

Ah, vale, vale, o sea que... O sea que ya no es lo que era.

No, ya no, era una tontería.

Ah, una tontería, fíjate...

Vale... Vale.

Bien, pues ya está, aclarado, muy bien, perfecto.

Ya que está aclarado, me voy a pedir un vinín.

Bueno, yo justo me voy a ir, pero...

¿Pero así? ¿Ya? ¿Así? Bueno, sí, ya está...

Pero eso no era lo que quería contarte y no te conté.

Es que... Verás, creo que necesito tiempo para pensarlo.

Es una decisión muy importante. Vale.

¿Y no crees que yo tengo algo que decir en todo esto?

Hombre, por supuesto, pero primero lo tendré que tener yo claro.

Cuando lo tenga claro, pues... Kike, te recuerdo...

que yo tengo una pareja estable.

Y muy seria...

Pues muy bien, me alegro. No, y además, me parece increíble

que me tenga que enterar por otros.

¿Cómo que por otros? ¿Quién lo sabe?

Pues Laura lo sabe. ¿Que Laura lo sabe?

Claro que lo sabe. Claro, coño...

Por eso me miraba de esa manera.

Me parece increíble que te hagas tus cábalas,

y que se lo cuentes a todo el mundo menos a mí,

que soy la realmente afectada,

y que además, yo tenga que aceptar lo que el señorito decida.

Es que... piénsalo, ¿eh?

Pero, a ver, que yo no se lo he contado a todos, ¿eh?

Y además, llámame loco, pero el principal afectado soy yo.

Me parece.

¿Quiénes eran esos dos? Nada, unos colegas.

¿Colegas? Venga, Kike, no me jodas.

Tenían la clara intención de partirte la cara.

Oye, mira, Inés, es que...

Es que estoy pensando en desaparecer una temporada.

¿Por esos dos tipos? No, no es por ellos, es que...

Es que llevo todo el día dándole vueltas a la cabeza y...

Y como me dijo el cura,

tengo que tomarme un tiempo para pensar.

Me estás asustando...

Ven, cierra los ojos.

Tenemos la casa para nosotros solos.

-Qué bien, si es que eres un cielo.

-Ábrelos.

-¿Y esta patochada?

Velas, rosas... Qué patético, ¿no?

-Pensé que te hacía ilusión. -¿Ilusión?

Es una cursilada, pero bueno, si no hay otra...

-¿Quieres sangría? -No.

No me gusta la sangría y el jamón tampoco, me da asco.

-Me dijiste que te encantaba. -Ya ves, me he vuelto vegetariana.

-¿Qué dices? ¿Cuándo?

Yo que te había preparado la pizza de bacón que te gusta...

-¿Bacón? No, te equivocas, el bacón también me da arcadas.

¿Y qué mierda de música es esa?

-¿Pero a ti qué te pasa? -¿Que qué me pasa?

Que me he vuelto vegetariana para no tener que acercarme

a cerdos como tú.

¿Ya?

Joder, pues sí que son rápidos los chiquillos en estos tiempos.

La leche, vaya éxito.

Vamos, Isa, amor mío, por favor...

Isa, contesta...

Vamos, Isa, coge el teléfono.

"Isa, amor mío,

¿no entiendes que solo las personas de más confianza

y que son realmente importantes en mi vida saben lo que me sucede?

Eso quiere decir algo, ¿no?".

(Mensaje)

¡Isa!

Por fin.

"Viendo tus gustos, que desconocía,

dile a Girón que el aceite perfumado que uso para los masajes

solo lo encuentra en la perfumería que está debajo de mi casa".

África, mi café, y ya.

Buenos días. Buenos días.

Anda, mira, si sonríe y todo. Tonto del culo...

Eres un imbécil.

-¿Pero de qué vas -¿De qué voy?

He estado toda la noche consolando a Patricia.

¿Se puede ser más cerdo? -¿Cerdo? Cerda tu amiga.

Le preparé todo para hacerla feliz y se descojona de mí.

¿Encima se evade insultándome? Las tías sois gilipollas.

-¿Qué pretendías?

Después de todas las barbaridades que has dicho de ella

con tus grandes amigos. -¿De qué hablas?

-Carlos, por favor, no tienes que fingir, mira internet.

El famoso videoblog de tus pringados y cerdos amigos.

-¿Que qué?

-Muy mal, ¿eh? Muy mal...

Señor Girón, su café. Y yo me voy a hacer la compra.

Chicos, esperadme, que voy con vosotros.

Vamos.

¿Qué mierda está pasando aquí?

Girón.

Girón, contesta.

¡Contesta, Girón!

(Ronquidos)

¡Eh! Va, va, va.

Ahí lo tenéis.

Ahí está.

Lo que le he dado le durará un par de horas,

aprovechad el tiempo y lo dicho: el coche es todo vuestro.

Ya os dije que conmigo el trato os iba a compensar más que con él.

Cuando me enteré de que era abogado me entró una mala leche...

Encima rata.

Le doy recuerdos a mi hermano de tu parte.

Venga, hasta luego. Hasta luego.

(Chasquidos)

¿Y por qué mierda no contesta este al teléfono?

(Pulso normal)

Cuando te coja, te vas a enterar, Girón, te vas a enterar...

"Tía, al final, ¿qué vestido te vas a pillar?".

-Pues ese, el de la tienda de aquí al lado,

ese de la espalda al aire. -Te vas a congelar.

-Que no, me pongo un chal de esos que son ahora modernos,

y ya está, ¿qué más da?

-Tía, unos tejanos...

(Gruñido de cerdo)

-¿Sois idiotas o qué? -Joder, qué susto.

-¿Os podéis ir, por favor? -Os quedan muy bien.

Falta uno y ya estáis los tres cerditos.

-¿Se puede saber qué leches estáis haciendo?

-Pues ejercer de lo que son. -Así es.

-Te has equivocado, y mucho.

-Ah, ¿sí? ¿En qué me he equivocado?

-Pues que este pringado está pillado por ti.

-Pillado hasta los huesos. -¿De qué vais?

-Él no dijo ninguna guarrería.

Nosotros lo provocamos y manipulamos las imágenes.

-Ya... -Que sí.

Iba a lanzar mi nuevo videoblog y pensé que cuanto más morbo, mejor.

-Y tú, encima, envías a tus colegas a salvarte el culo.

Muy bien.

-Lo siento, tío. Al menos, lo intentamos.

-Venga, vámonos.

-¿Eso es verdad?

-Pues claro que es verdad.

(Ronquidos)

¿Girón?

Girón...

Ay, qué ganas tenía de hacer esto.

¿Girón?

¡Girón!

Ay, Dios, qué placer...

¿Pero qué...? ¿Qué...?

Pero bueno, mi reloj, el anillo...

¡Las llaves del coche!

Uno no puede estar tranquilo ni en casa, ¿verdad?

¡Mierda!

Qué a gusto me he quedado.

(Timbre)

Nosotros éramos complicados,

pero a vosotros no hay quién os entienda.

¡Carlos!

-¿Qué?

-Tienes visita.

-Hola, ¿te tomas unas pizzas conmigo?

-De bacón. -No me gustan las pizzas de bacón.

Vamos a mi cuarto.

Es mi padre. -¿Cómo?

-Que Kike es mi padre. ¿Cómo que es tu padre?

Por favor, que me dejes. ¡Que pares!

¿Sabías que Laura era mi hija y callaste como la rata que eres?

Laura es hija mía, estoy seguro.

¿Te gusta mojar a los mayores? Ya verás...

Mira... ¡Kike, suéltala!

¿Desde cuándo estáis juntos?

Pues vaya con la novia fiel...

Luis, por favor, no la culpes, ¿tú a quién elegirías?

¿A uno joven y guapo o a un vegetal?

No hagamos leña del árbol caído.

¿Kike se ha caído de un árbol y lo vamos a quemar?

¿Crees que Lola es tonta? Se coscará de que Kike se ha ido.

-¿Tienes un plan mejor?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 5

iFamily - Capítulo 5

04 abr 2017

El amor flota en el aire pero todo es muy confuso. Carlos teme que Patricia no es para él, las niñas hacen creer a Lola que Kike está por ella, Girón le tira los tejos a Isa pero Isa sigue empeñada en Luis y hasta entre Curro y Clara parece que algo ha cambiado.

Contenido disponible hasta el 31 de diciembre de 2065.

ver más sobre "iFamily - Capítulo 5 " ver menos sobre "iFamily - Capítulo 5 "
Programas completos (8)
Clips

Los últimos 53 programas de iFamily

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Miguel Angel

    Dios mío me encanta esta serie estoy enganchadisimo, te quedas todo el rato con la intriga. ojalá saquen la 2ª temporada.

    10 ago 2019
  2. Elena González

    Me encanta esta serie , hay mucho tema , pero creo q habéis dado en el clavo al contratar a Pablo Arbues a mi me gusta mucho más la serie con el , me gustaría q saliera un pelín más ¿¿

    09 abr 2017
  3. Yeray

    Yo tampoco lo puedo ver por favor arreglarlo

    06 abr 2017
  4. martagar

    soy la unica a la que no se le ve el capitulo? si se oye pero no se ve nada

    05 abr 2017