www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3960359
No recomendado para menores de 7 años iFamily - Capítulo 4 - ver ahora
Transcripción completa

El plan se nos ha ido de las manos.

Tu hermano es más listo de lo que parece.

Girón, Kike, en esta casa, puede ser un caos.

Me has dado los 5 años más felices de mi vida.

Te voy a cuidar.

Lola te tiene a prueba y viene esta mañana.

La cagas y te retira la custodia. Eh, no dramaticemos.

Cuánto más venga, mejor, el roce hace el cariño.

Sabes lo que significa ser tutor de cuatro menores.

Tienes unos ojos preciosos. Tu tío es tu padre.

¿Lo puedo llevar a los cumples? -Ni se te ocurra.

Pues vaya mierda de padre.

Me encantan los buenos detalles.

Yo soy una fuente inagotable de buenos detalles.

Si quieres un padre de verdad, llamas a la puerta equivocada.

No hace falta que lo digas. -¡Hola!

-¡Pablo! Pablo, Kike, Kike, Pablo.

He indagado sobre gente que vuelve del coma por impresiones fuertes.

Te dará unos consejos maravillosos para que seas un padrazo, ya verás.

Te voy a hacer un masaje que vas a ver el cielo.

(Pasos)

¿Se puede saber qué haces despierto a estas horas?

Menudo susto me has pegado.

Miguel.

¿Miguel?

Miguel...

¿Miguel, qué te pasa?

-¡Ah! -¡Ah! Joder, qué susto me has dado.

Susto el que me has dado tú.

¿Se puede saber qué hacéis a estas horas en el pasillo?

Y tú, ¿qué? ¿De botellón? -Está sonámbulo.

-¿Sonámbulo ¿De verdad?

-¡No!

(Click on cámara)

¡Quita la cámara! ¡No!

¡Dámela! ¡Trae "pa'ca"! Que no.

# No estamos juntos, tampoco separados.

# No somos uno. No estamos compinchados.

# Aquí hay de todo y no nos falta de nada.

# Una familia de lo más interesada.

# iFamily.

# iFamily.

# iFamily.

# Los Molina son así. No hay nada más que decir.

# "Welcome to iFamily".

# iFamily.

# iFamily.

# iFamily.

# Los Molina son así. No hay nada más que decir.

# "Welcome to iFamily".

¿Qué haces aquí a estas horas?

Pues nada, que tenía sed. Ya...

Preocupado por algo.

Pasta, preocupado en cómo ganar pasta.

Trabaja.

¿Qué tontería es esa?

Si fuera la solución, no estaría desvelado pensando, lista.

No tienes remedio...

Estoy harto de depender de una mocosa como tú,

de un hermano y de la suerte y eso solo se soluciona con pasta,

con mucha pasta. Oye...

Cuando estabas con mi madre, ¿solo te importaba la pasta?

¿Y esa pregunta?

¿Qué sabes tú de tu madre y de mí?

Que tenéis fotos juntos,

que erais novios antes de que se fuera con mi padre,

y que algo pasó entre mi padre y tú por su culpa.

Bueno, o eso creo.

Chica lista, ¿eh? Pero a medias.

¿Qué?

Pues nada, eso son cosas de mayores.

Yo soy mayor. Tú eres una mocosa.

Una mocosa que cuida a sus hermanos.

¿Tú de quién cuidas? De mí mismo.

Me doy mucho trabajo, hago muchas tonterías,

y tengo que estar pendiente.

¿Nunca has querido ser padre? ¿Pero qué dices?

¿Estás loca? Qué voy a ser yo... Tampoco es tan malo.

¿Tú qué sabrás? ¿Yo qué sabré?

Coño, no me jodas... No me jodas, ¿qué?

¿Estás embarazada? ¿Qué dices, anda?

Si sabes tanto, será por algo.

Porque cuido de mis hermanos, a ti te cuidaba mi padre.

Sí, tu padre, a mí, mucho.

Era el mayor.

Era el mayor golfo de la tierra, eso es lo que era.

Bueno, qué amor os tenéis.

Bueno, quiero decir que eso era cuando éramos pequeños.

Ahora nos adoramos, no podemos vivir el uno sin el otro y...

Es un amorcito del bueno.

Bueno, me voy, tengo sueño, buenas noches.

(Ronquidos)

(SUSURRANDO) África.

África, que ya se ha dormido.

Venga.

Venga, vamos.

Tía, roncas mogollón, ¿eh?

-¿Qué dices? Yo no he roncado en la vida.

Cuando duermo, soy todo silencio.

Qué bien viven los jefes.

Sí, mira, mi padre decía

que cuando seas padre, comerás dos huevos.

Y yo digo que cuando seas jefe, te tocarás los huevos.

Que bastante trabajo me ha costado llegar hasta aquí.

¿Otro cafelito? Un cortado, venga.

Buenas. Ya creí que no llegabas.

Ponte un cafelito. ¿Un cafelito?

Mira, el cafelito se lo pides a la chica que trabaja aquí.

Pero antes, me pagas a mí todos los cafés y las copas que me debes.

Y cuando llegue el cafelito, se lo pagas.

¡Hombre, solo uno!

Buenos días, ¿qué tal? Hola, Padre, ¿qué tal?

Buenos días, venga, Curro, por el amor de Dios...

Solo te pido un café, me he dejado la cartera en casa, por caridad...

Un café... Que se ha dejado la cartera...

Bueno, no pasa nada... ¡Clara, hazme el favor!

Que se ha dejado el señor la cartera en casa,

ponle un café a este señor.

¿En serio? Sí, en serio, ¿te lo traduzco?

Ponle un café. Vale, vale.

Qué buen día se nos ha quedado. Muy bueno, Padre, muy bueno.

¿Qué pasa, Curro, que no te vemos por el coro?

Pues que estoy ocupado, Padre, muy ocupado.

Pero vamos, cualquier día...

Lástima, tiene una tesitura angelical.

Pues vamos a ir eligiendo instrumento.

Bueno, magnífico, Padre, lo estoy deseando.

Para ti, tengo un arpa. Mi favorito.

Le gusta mucho el arpa, sí. Voy a tomarme un cafelito.

Venga, Padre, con Dios. Con Dios.

Eres un mamón, te voy a arrancar la cabeza, ¿qué...?

Café. Espera un segundo, perdona.

Jefe, joder... Ni joder ni leches, para dentro.

A ver, no tengo todo el día, ya me puedes ir contando.

¿Qué?

¿Laura?

(Alarma)

Hola.

-Buenos días, doctora, buenos días, papá.

Papá, una pregunta. ¿Mamá y el tío Kike eran amigos?

¿O eran de esos amigos que se acuestan juntos,

pero no son novios?

(Pulso acelerado)

Bueno, se lo iba a preguntar al tío Kike.

Pero no está en su cuarto.

(Pulso más acelerado)

Adiós. -Adiós.

¿Qué? Nada...

¿Ves estas canas que tengo aparte de la calva y eso?

A las cana se le tiene un respeto.

Como mínimo, entre colegas o lo que sea, se les tiene respeto.

Y tú me faltas al respeto.

Y mucho, además. ¿Se puede saber qué coño he dicho?

¿Que qué has dicho, me estás preguntando?

¿Quieres que lo repita? Te lo voy a repetir.

"Curro, necesito que me hagas un favor". ¿Lo he entendido bien?

Hasta ahora sí. "Necesito un favor

y que me des trabajo, que me contrates". ¿Lo he oído?

Perfectamente. Pensaba que era una alucinación.

Que no, que no. Bien, no ha sido una alucinación.

He oído lo que he oído. Que sí, joder, sí.

Tú, Kike, quieres trabajar.

Curro, coño, tengo una duda metafísica conmigo mismo.

¿Que tienes una duda metafísica contigo mismo?

¿De dónde cojones sacas esa frase? ¿En el metro la has oído?

Bueno, venga, déjate de rollos, ¿sí o no?

No, espérate, explícame qué es esa duda metafísica que tienes.

Una duda metafísica hay que explicarla.

A ver, muy fácil, básicamente es que quiero...

Quiero averiguar si soy capaz de trabajar para otros.

Bueno, si soy capaz de trabajar, a fin de cuentas.

Si no, sigo por donde iba y punto, ¿para qué complicarme?

Y si lo soy, pues entonces... ¿Pues entonces...?

¿Qué? Pues entonces tengo un problema.

Un problema. Para un tipo como tú,

ser capaz de trabajar es un problema.

Pues sí, puede llegar a serlo.

Es cambiar radicalmente mi concepto vital.

Tu concepto vital...

Clara, ven "pa'cá". Dime.

Tráeme un vodka, anda. Sí y a mí me traes otro.

A este no le traigas nada, agua y va que chuta.

Y sin hielo, que es caro.

Va, Curro, dame curro, coño.

¿Te estás cachondeando? Y ahora sí, me cago en...

Ya sabéis lo que tenemos que regalarle

a vuestra hermana por su cumpleaños.

Así ha quedado la bici al pasarle un camión de la basura por encima.

Un disgusto la pobre...

¡Hombre, por fin llegó la reina!

-Laura, ¿tú sabes si mamá y el tío Kike dormían juntos

y hacían esas cosas que hacen los mayores cuando duermen juntos?

-¿Estás tonta o qué? -¿Qué pasa?

-A esto se le llama levantarse con alegría.

-Venga, anda, desayuna.

-¿Qué? -No digas tonterías.

-No es ninguna tontería, ¿a que no, África?

-A ver... -África, "please"...

-¿La leche la quieres caliente o templadita?

-Caliente, por favor.

¡Anda! ¡Qué casualidad!

¿Casualidad? No disimules, anda.

¿Cómo que no disimule?

Esa estrategia la usaba yo cuando tenía 13 años.

¿Qué hablas, Kike? Pues eso, hacerse el encontradizo.

Mira, Lola, yo creo que tú y yo ya somos mayorcitos

para confesarnos nuestras estrategias sexuales.

¿Desde cuándo me sigues?

¿Estrategias sexuales? Sí, yo tengo las mías, no te creas.

¿Ah, sí? ¿Y cuáles son?

Acabas de caer en una. ¿Yo?

¿Y cuál es? Provocar la curiosidad de la dama.

Me has preguntado, he provocado tu interés.

Cierto es. ¿Lo ves?

Sí, fíjate que siempre lo pienso

cuando escucho dos idioteces seguidas

de la boca de la misma persona, pienso: "¿Alguien es tan idiota?".

A lo mejor, no es normal y no... Vale, vale...

Pero así, ¿eh? Así.

Sí, pues lamento decirte que yo no voy a ser

una de estas de así.

Sí, no pasa nada, yo todavía no he agotado

mis estrategias, tengo más. Yo creo que por hoy ya está bien.

Esto solo era el recreo, hablemos de lo importante.

¿Lo importante? Vamos a ver si lo importante es lo mismo, dime.

Creo que he conseguido trabajo.

Bien, enhorabuena, está muy bien.

Estoy que ni yo mismo me lo creo, ya ves.

Bueno, buena noticia. Y además, te digo una cosa,

creo que valgo.

Estoy segura.

Oye, yo me tengo que ir,

pero estás de suerte porque voy muy cerca de tu casa.

¿Te llevo? No.

¿No? Ah...

O bueno, sí, sí.

Así entras conmigo y así consigo que África me ponga un café.

Venga, va.

Hola.

Buenas...

Bueno, ¿qué? ¿Un cafelito?

Vale... Dos cafés, "please".

Gracias. Dos.

Le dije a Pablo que te ayudase en lo que quisieras.

Ser padre, así, de repente, no es tarea fácil.

Ya. Pablo tiene tres hijos, yo cuatro. Le gano por uno.

Bueno, él lleva siendo padre 11 años y tú... ¿tres días?

Oye, ¿pero tú y él...?

Ay, gracias.

Gracias.

Yo y Pablo, ¿qué? Perdona.

Que si sois pareja.

Uy, ¿y eso a ti qué te importa?

Pues sí, sí que me importa. ¿Por?

Porque yo me las gasto bien solo y no es lo mismo

que un tal Pablo me aconseje, porque igual me canso

y lo mando al carajo. ¿Y si fuera mi pareja?

Entonces sería más complicado mandarlo al carajo.

Vaya, todo un detalle. Soy un hombre lleno de detalles.

Ya, eh... Bueno, pues nada.

Ya veo que está todo en orden, yo creo que me voy a marchar.

Le diré a Pablo que te llame porque creo que te va a servir.

Bueno, pues...

Uy, hola.

¿Algún problema? Sí.

Que no puede aguantar estar todo el día sin verme.

Adiós...

Esa cara de mala leche que te gastas, Girón...

No me quiero ni imaginar la que tenía tu padre.

¿O era tu madre?

No sé qué le pasa a mi hermano Miguel, pero algo le pasa.

-En el cole, ¿cómo va? -Pues va aprobando.

-¿Y no te dice nada? -Nada de nada.

Está más callado de lo normal, le pregunto y nada.

Problemas sexuales entonces.

¿Qué problemas sexuales va a tener mi hermano Miguel, a ver?

-Muchos, gili. A lo mejor ha descubierto lo que es el sexo.

-¿Mi hermano?

-A ver, no me refiero a... eso.

Me refiero a lo otro.

-¿De qué hablas? -Del autosexo, tía.

O sea, la satisfacción sin necesidad de ayuda ajena.

Vamos... -Vale, vale, entendido.

No hace falta que entres en detalles.

¿Tú crees?

-Sí, tía, los tíos son mazo de raros con esto del sexo.

Pero mazo, ¿eh?

-¡Vaya pedazo de tías!

¿Queréis que os enseñe a navegar de verdad?

-Tú, que es mi hermana. -¿Y qué?

Es mayorcita para defenderse ella sola.

Tu hermana me pone... -¡Eh!

¿De qué tiene tanta pasta tu hermano para comprarse la Play?

-Yo que sé, porque mi padre para la pasta es estricto.

Ni un pavo que no sea de la paga. -Trafica.

-¿Trafica con qué? -Con cigarrillos, zapatillas...

Con porros, con números de tías del insti...

-¿Qué dices? Mi hermano no es un delincuente.

-Ya, ¿y de dónde saca la pasta? Le roba a tu padre la cartera.

El cafelito.

¿Y el azúcar?

Nunca lo toma con azúcar.

Quizá hoy me apetezca tomarlo con azúcar.

Entonces, ¿se lo va a tomar con azúcar?

Usted ponga el café como hay que ponerlo,

con el azucarero y sus cositas, y ya decido yo si tomo azúcar o no.

¡Gracias!

(SUSURRANDO) El azuquítar...

(Timbre)

Hola, Afri. -Buenos días, Isa.

-¡Contigo quería yo hablar!

¿Conmigo?

Hay que solucionar un problema de tipo legal.

¿Un problema de tipo legal?

Así es. -¿Le pongo algo, Isa?

-Un cafelito, gracias, mi amor.

-De nada, usted es una persona muy agradable.

¿El señor quiere algo más?

Otro café.

Gracias.

¿Y bien?

Usted es el abogado de Luis, ¿no?

Sí, ya lo sabe.

Si yo tengo una duda sobre "algo" que pienso hacer con Luis,

"debería" primero consultar con usted, ¿es así?

¿Y qué quiere hacer con Luis? ¿Algún negocio "juntos"?

Más o menos.

Ya, ¿y qué "tipo" de negocio?

Un negocio de los que unen para toda la vida.

Bueno, si el negocio da beneficios, es más fácil que dure toda la vida.

Este negocio al que yo me refiero no genera mucho dinero,

más bien, todo lo contrario, genera gastos.

Ya están aquí los cafés.

-Isa. -Gracias, Afri.

El suyo...

¡No! Lo tomo sin azúcar.

Un machito en toda regla, no pasa nada,

usted se toma el mío, yo me tomo el suyo

y ya está. -¡No!

No, ¿qué?

Bien, ¿qué tipo de "estúpido negocio" quiere hacer

con Luis que no da beneficios, que solo genera pérdidas?

Pérdidas, pérdidas, no exactamente.

Pero sí, los primeros casi... 30 años, todo pérdidas.

Ah, muy bien, ¿30 años de pérdidas?

Así está el patio; quizás mejore, pero lo dudo.

Ya le digo yo que ese negocio no le va a interesar a Luis.

Yo creo que sí.

Yo creo que no.

Cuando se lo diga, verá como sí.

No sé cómo quiere que se lo diga, le recuerdo que está en coma,

pero ya le digo yo que no.

No me ha entendido. Sí la he entendido.

No. Sí.

Quiero tener un hijo de Luis.

Dice que no sabe si volverás a estar vivo,

que no va a estar esperando a no poder tener hijos.

Que no hace falta que lo reconozcas,

es más, que firma un documento privado

reconociendo que ese hijo no es tuyo.

¿En serio?

Hombre, Luis, no seas ingenuo, ese papel es papel mojado

en el caso de que en un futuro quiera presentarse ante el juez

con una prueba de paternidad. Si fuera así, no lo habría dicho.

Ninguna mujer es buena.

Tienes un concepto muy peculiar de la mujer.

No solo de la mujer, ningún hombre es bueno tampoco.

Si he llegado a donde he llegado, ha sido porque he tenido claro

este concepto: "Homo homini lupus es".

Sí, Girón, sí, no me interesa tu concepto de la humanidad ahora.

¿Qué me aconsejas?

¿Que qué te aconsejo? Sí.

¿Que qué te aconsejo? Sí.

No puede volver a entrar en esta casa bajo ningún concepto.

No se puede acercar a tu cama.

Desde luego, si se acerca, no controlo lo que me pasa.

Y en el caso de que llegara a colarse...

No...

Sí.

No... ¡Sí!

¡No! Debes controlarte.

¿Controlarme? Sí.

Tú no conoces a Isa. Tú no sabes quién es.

Isa es... Isa te...

Isa, solo con el...

Y tú...

Bueno, Luis, decídete, o celibato o heredero.

¿Celibato o heredero?

¿Tampoco Isa?

¡Esto es una mierda!

-Hola. -¡Hola!

-Tú eres la novia de Curro, ¿no?

-Qué manía con que soy su novia, ¡que no!

-Vale, vale, oye, ¿está por aquí Inés?

No, no ha venido.

Hombre, ¿tú qué haces? ¿Trabajas aquí?

De prueba.

Pero bueno, ¿se puede saber qué te hace tanta gracia?

No, nada, nada...

Oye, ¿me pones un refresco?

Pero sin hielos y con una rodajita de limón.

No, no me sale. ¿No te sale?

No. ¿Eres camarero o no eres camarero?

Sí, pero para los clientes que a mí me dé la gana.

-Perdona, ¿me calienta la leche, que se quedó fría?

Lo que te voy a calentar es la cara, ya te lo he calentado.

Si no estuvieras alelado, no se te enfriaría, gilipollas.

¿Estás hablando en serio? Hablo con ella, así que calladito.

A ver...

¿Tú por qué me preguntaste anoche por tu madre y la pasta?

-Porque algo pasó entre mi madre, mi padre y tú.

Nadie me lo quiere decir y, por lo visto, tú, tampoco.

Pero yo quiero saberlo.

Oye...

¿Esto de trabajar ahora aquí es por lo que hablamos anoche?

No, esto son dudas metafísicas.

Pero bueno, ¿se puede saber de qué te ríes?

Clarita, el café del notas hay que calentarlo, está en el baño.

-Mira, por ahí viene Inés.

-Qué sorpresa.

-Ya ves. -¿Has visto?

Kike se está yendo al lado bueno. -Ya veo, ya.

No, no me estoy yendo a ningún lado.

Necesito pasta y quiero saber si puedo ganarlo como el resto.

-¿Pasa algo? -Miguel.

Eres la única que ha conseguido que se abra con los demás

y necesito tu ayuda.

-Claro. ¿Qué pasa? ¿Cosas de niños?

-Sí, cosas de niños. Paso.

Oye, te recuerdo que eres el tutor de esos niños.

Te recuerdo que soy el tipo que vive con ellos, es distinto.

Lo del tutor es un paripé, que no se te olvide, niñata.

Se está yendo al lado bueno, no, al siguiente.

-Le cuesta. -Ya, ya.

-Un poquito.

A ver, Miguel, cuenta.

-Mira, lleva un par de días que habla menos de lo normal.

Hola. -¡Hola!

¿Y cuál es ese plan que me tenías preparado?

-¿No te lo imaginas? -No.

-Sesión de cine con palomitas, perritos calientes.

-Bueno, no es el plan soñado pero vale, bien.

-Les he dicho a los niños que se pongan las pilas.

Si hacen los deberes, noche de cine.

-¿Pero con niños? -Claro, noche en familia.

-Ah... -Ellos están encantados contigo.

-Y yo con ellos, claro. -Venga, vamos.

Vamos...

Ha sido llegar y ya me entero

que ha sido el día de menos recaudación no del mes,

del año y me dice Clara que has discutido con clientes.

Pero si es que los tienes mal acostumbrados.

¿Mal acostumbrados? Claro, es decir "camarero" y...

¡A la orden! Pues no, hazte de rogar, no es tan fácil.

Así aprecian el servicio.

Se acabó, ya estoy hasta los huevos.

Devuélveme el delantal y lárgate de aquí.

¿Ha tomado algo este? Que yo sepa, no.

¿Y la caja la teníamos controlada? A la caja no se ha acercado.

Vale, yo me voy pero que sepas que pierdes un buen camarero.

Con encanto, educado...

Kike... ¿Qué?

Que te largues, que te largues. Vale.

Me largo pero que no diga nadie que no lo he intentado.

Así hay tanto paro,

la gente quiere currar y los despiden sin justificación,

Se corta la iniciativa. No, Kike, te he hecho un favor

y te recuerdo que he resuelto tus problemas metafísicos,

porque los tienes, tiene cojones. Oye, Curro, una pregunta.

¿Qué?

Responde con sinceridad, respuesta de amigo.

Que no soy tu amigo, que... Curro, joder.

Venga, va, pregunta.

¿De verdad crees que no soy capaz de ganarme la vida honradamente?

Piensa antes de contestar, no me respondas inmediatamente.

Coño, si te lo piensas tanto, es positivo, tienes dudas.

No, porque me acabo de acordar que no he pagado el IVA trimestral

y la he cagado y con respecto a tu pregunta,

la respuesta es clarísima: No, tú no eres capaz.

No.

Por favor, una botella de champán francés y dos copas.

-Sí, sí...

Perdone, ¿ha dicho dos copas?

-Una para mí y otra, para recordar a una persona que ya no está.

Ahora mismo.

¿Has visto? Qué bonito. Esto es un tío con clase.

Un tío con clase, que sabe pedir las cosas,

no como vosotros, tú, ¿qué le dirías?

-Le diría que no hay champán francés.

¡No me jodas! No me jodas, me cago en...

Miguel, aquí Inés, me han dicho que la cosa anda chunga,

¿me puedes informar? Cambio.

"Miguel, aquí Comando 2, Inés comunicándose con Miguel".

Cambio.

Miguel, aquí Tierra.

¿Hay alguna novedad? ¿Algún incidente en la nave nodriza?

(Interferencias)

¡Hola!

¡Hasta luego! Este va para locutor de radio por lo menos.

Voy a intentarlo, a ver si hay suerte.

¡Buenas!

¿Y eso? ¿Propinas o lo que sableas de la compra de la casa?

Anda, confiesa.

Es para el cumple de Ana.

Llevamos meses poniendo todos pasta para un regalo.

¿Algún detalle por parte del tutor?

Pues es que me pillas canino...

Ya... Me imaginaba.

¿Qué quieres?

Te he dicho mil veces que no te preparo un café

ni aunque se hunda la Tierra, ¿qué parte no entiendes?

Mira, cariño, cuando existe deseo sexual,

lo mejor es decirlo y, sobre todo, satisfacerlo.

Porque así, nos ahorramos estos malos rollos que tenemos.

-Hola, tío Kike.

Esta mañana, te iba a preguntar una cosa

pero no te encontré. -Ni se te ocurra, Ana.

-¿Qué pasa? ¡Eh!

Ella puede preguntarme lo que le dé la gana, yo respondo.

¿Tú y mi madre erais novios, amantes,

amigos sin cama, con cama...? -¡Ana!

-¿Qué pasa?

Tu madre y yo éramos...

Novios, y nos queríamos muchísimo.

Y que nadie me vuelva a preguntar sobre este asunto, ¿ok?

-¿Por qué haces esas preguntas? No hay nada que saber.

Papá se casó con mamá porque se querían.

Y al tío Kike no, y ya está.

-Tampoco estoy yo tan segura de eso. -Ah, ¿no? ¿Por qué?

-Porque en las fotos, mamá mira de distinta manera

al tío Kike que como mira a papá, por eso.

-Laurita, hija...

Qué lista eres. -No es lista, es creída.

Se cree que lo sabe todo y no sabe una mierda.

Bueno, ya me ha dicho mi padre

que has durado tres horas de camarero en el bar, ¡guau!

Es que eso de servir a los demás, como que no puedo.

Bueno, es un trabajo tan digno como cualquier otro.

Sí, vale, pero yo no puedo.

¿Y por qué lo has hecho? ¡Y yo qué sé!

Ni yo mismo lo sé.

A ver, es que estos cuatro mocosos...

No paran de recordarme a Marta.

Y yo no dejo de preguntarme

porqué al final eligió al cretino de mi hermano.

Si pasó algo que yo no supe ver.

Mira, llevas más de 15 años torturándote con lo mismo.

Ya está bien, lo pasado, pasado está.

Se murió sin avisar...

Se murió y no pude preguntarle por los verdaderos motivos.

Tú siempre lo dices,

El vivo, al bollo y el muerto, al hoyo.

No seas animal, ¿eh? No seas animal.

No sé, pero es que es verdad.

Marta no está, no tienes que seguir demostrándole nada.

Además, te dejó por un mamón.

Bueno, no, esto no está tan claro del todo.

No... ¿Eh? ¿Y con quién se casó?

Gracias,eres única levantando el ánimo.

"Sorry".

¿Sabes qué? ¿Qué?

Que viene el Japo a jugar al bar de tu padre

y con muchísima pasta.

No me lo puedo creer, yo pensé que ya no...

Si tuviera un poco de pasta,

le sacaba en la partida tres o cuatro mil pavos.

Mínimo. ¿Mínimo?

Hasta luego, león. "Au revoir".

¿Perdona? -Lo siento, Isa.

-¿Y se puede saber quién ha dado esa orden?

-El señor Girón.

-¿El Girón de las pelotas ha prohibido mi entrada en la casa?

¿Lo sabe Luis?

-¿Cómo? ¿Si lo sabe el señor?

¿Se puede saber por qué no dejan entrar a este bellezón?

-Gracias.

-Yo solamente cumplo órdenes.

Prohibida tajantemente la entrada de Isa en esta casa.

¿Por? -Será... No me lo puedo creer.

África, necesito entrar.

Isa, ¿podemos hablar un momentito? Sin testigos.

Siempre me pierdo lo más interesante.

(Alarma)

Buenas noches, hermanito.

¿Qué quieres?

Nada, darte las buenas noches. Ya, seguro...

Solo por esta vez, sin que sirva... No.

Si no sabes lo que voy a pedir. Pasta.

Joder, qué listo, ¿eh? Muy gracioso.

Ya, solo necesito...

Me importa una mierda lo que necesites.

Seguro que es dinero para jugar al póker, ¿no?

Sí, pero una partida de las fáciles.

Mira "brother", te propongo invertir como los profesionales

Inviertes en la partida, recuperas la pasta

más el 50% de lo que gane.

Es un negocio como cualquiera, puro "business".

Escúchame, "brother", jamás haría "business" contigo.

Nunca, ni aunque fuera a ganar una fortuna, ¿vale?

Ya, pues ahora, ya no eres tan listo.

Pues ya ves.

Vale, lo que tú quieras yo, por lo menos, lo he intentado.

Muy bien, buenas noches.

Oye, por cierto...

¿Se puede saber por qué pelotas le han prohibido la entrada en casa

a ese pedazo de mujer que es Isa?

Eso es asunto mío.

¿Eso quiere decir que Isa y tú ya no sois pareja?

¿Qué quiere decir exactamente esa pregunta?

Pues eso quiere decir que si Isa no puede entrar en casa,

quiere decir que habéis roto y eso quiere decir que...

¿Qué?

Que ahora, Isa está libre.

Isa jamás se enrollaría con un imbécil como tú.

Ya, pues Marta sí que lo hizo.

Marta se equivocó.

Todo el mundo tiene derecho a equivocarse alguna vez.

Ya... Ya, ¿qué?

Nada, que Isa es... Es muy, pero que muy guapa, ¿eh?

Pero guapísima y muy simpática y ahora mismo, está...

Libre, libre, libre, libre.

Libre, libre, libre. Escúchame una cosa, imbécil.

Isa jamás se va a en...

¡Jamás! Que no se te pase por...

Miguel, ¿dónde has estado todo el día?

Miguel, ¿qué pasa?

¿Miguel?

Cambio.

Miguel...

¿Qué te pasa?

¿Qué te pasa?

¿Qué pasa?

¿Qué pasa?

(Canta)

Clara, Kike no ha venido por aquí, ¿verdad?

-Yo no lo he visto. Ahí está el famoso Japo, mira.

(Puerta automática)

Un whiskey con un solo hielo. ¿Tú qué haces aquí?

Desplumar al Japo. Dijiste que no tenías pasta.

Todo cambia en unos minutos, ¿ha llegado?

Que si ha llegado ya. -Está dentro.

Deséame suerte, cariño.

-Suerte...

(Puerta automática)

Eh, Fitipaldi, ¿dónde vas tan pronto?

Llévate una magdalena por lo menos.

Esta noche, otra vez ratones y ya me imagino quién habrá sido.

-¡Buenos días!

-A ver cómo nos organizamos hoy, a ver cómo lo hacemos, ¿eh?

-¿El qué? -El cumple de la enana.

Hay que comprar el regalo, chuches para las amigas,

decorar el salón... Curro, curro.

-Vale, yo me encargo del regalo cuando salga del insti.

Le diré a Miguel que me acompañe. -Se ha ido.

-¿Ya se ha ido? -A todo correr, menudo madrugón.

-¿Tan pronto? -Habrá quedado con los amigos.

-¿Quién va a por la bici? -Miguel y yo.

Le he dicho a Carmen que le diga a su madre que nos lleve.

-¿Tenemos pasta suficiente? -Para eso y para tres más.

-¿Y la pasta? -¿Qué pasa?

-Estaba aquí el dinero, tú lo viste. -Claro.

-Os juro que no he cogido nada.

-No, si nadie dice que hayas sido tú.

-¿Cómo van a robar el dinero del cumple de...?

-¡Hola!

-¡Buenos días, pequeña! -¿Qué tal, princesa?

-¿Pasa algo?

-No, no... -No...

Nada, ¡que hoy es tu cumple!

-Estás hecha una abuela. -Felicidades.

-Desayuno especial, felicidades. -¿Y mi regalo?

-Bueno, bueno, todo a su tiempo...

Ya veo que se te ha pasado por la cabeza lo mismo que a mí.

No ha dormido aquí. -Pero vendrá.

No tiene dónde caerse muerto. No sabemos cuándo, pero vendrá.

Con lo lista que eres,

no sé cómo se te ocurre meter a esa chusma aquí en casa.

Perdona que te lo diga pero esa gente, nunca cambia.

-Ya, pues me va a oír.

¡Vamos!

¡Toma, toma, toma, toma, toma!

¡Y toma!

¿Qué pasa? Que estás muy loco.

Completamente. Eres un adicto al juego.

¿Pero quién no es adicto a ganar?

¿A ganar? No he oído que ganes mucho.

Porque me dejo querer pero cuando gano, gano como Dios manda.

¿Dónde está el cava? ¿Lo vas a pagar?

¿Con quién te crees que estás hablando?

Esta noche ha sido memorable, verás cuando se lo cuente a Inés.

El "Japo" ha salido con un careto...

Cuando le he sacado los tres ases, los ojos se le han puesto normales.

Curro estaba convencido de que te la iban a dar.

Porque Curro es un incrédulo y desconoce mi talento.

Lo que sí conoce muy bien Curro es toda la pasta que le debes...

Mierda, Clarita, tú y yo.

Es una pasta, ¡una pasta! Una pasta, no.

Una pasta, sí.

Has ganado al Japo pero una mierda de pasta...

Gracias... De nada.

¡Toma, toma, toma, toma...!

¡Y toma! ¿Dónde está el cava, coño? Vale, vale, vale.

¡"Friki pijo"!

Huelo a pantalones cagados.

¿Qué?

Joder, tío, te has portado. ¿Te sobra la pasta?

-No...

-¡Milagro! Si el puto "friki" ha hablado.

Mira, chaval, con este pastón que has traído hoy,

te dejo en paz tres días más.

Pero el próximo sábado, ya sabes.

30 pavos, si no, lo vas a llevar fatal.

Mueve la cabeza como sueles hacer, venga.

Si abres el pico o alguien se entera,

te juro que no vas a volver a abrir la boca por los restos.

Sabes que soy capaz, lo sabes, ¿verdad?

Mueve la cabeza otra vez, venga. Muy bien, ¡aire!

Es evidente que Kike gana de higos a brevas.

-Ha ganado una pasta. -Sí.

Pero le va a durar dos días porque empieza a invitar a la gente,

y a comprar esto y aquello. Vamos, que no tiene remedio.

-¿Y hace siempre lo mismo? -Bueno...

Alguna celebración ha sido legendaria.

Por culpa de una, tuvimos que salir echando leches de Tailandia.

-¿Y qué pasó?

-Se le ocurrió liarse con la hija de mayor mafioso de allí.

Así, sin más. En fin...

Nos libramos por los pelos. Kike, ¿victorioso? Imprevisible.

-¿Habéis visto a Kike? -Se acaba de ir.

-¿Ahora? -Ahora, sí.

-¿Qué pasa?

-Que tu amigo es un gilipollas y se le ha acabado el chollo.

Ha dejado a mi hermana sin bici el día de su cumple, eso pasa.

Cuando lo veáis, le decís que vaya a hacer las maletas.

"Hola, soy Lola Laguna, deja tu mensaje, por favor".

-Hola, Lola, soy Laura Molina, necesito hablar contigo, es urgente.

Gracias.

No lo entiendo, ¿me estás proponiendo que cuide de Isa?

¿Yo, yo?

Debemos estar cerca para mantener a Kike alejado de Isa.

Soy tu abogado, nada más.

Te pago una pasta para que seas más y lo sabes.

Pretendes que esté con Isa, que la vigile y la lleve por ahí,

y haga lo posible para que Kike no se la endiñe, ¿es eso?

Más o menos. ¡No!

¿Pero por qué no, Girón? ¿Pero por qué no?

A ver, ¿por qué no?

Mira, Isa no puede acabar en los brazos de Kike.

Isa es una mujer con cerebro y con libertad para decidir,

si está enamorada de ti, hará lo que tenga que hacer.

¿Crees que sigue siendo buena idea que Isa no entre en casa?

¿Qué no se acerque a mí? Un poquito, lo que viene siendo...

A ver si te enteras, Luis, que te deja sin la mitad de todo.

Ok, ok... Pues entonces, que Kike no se acerque a ella.

¿Y cómo vas a evitar que Kike se acerque a Isa?

Te lo estoy diciendo: tú.

Que yo, no, no, no, yo, no.

Yo soy aburrido, antipático, solo hablo de leyes y de pasta.

No sé bailar, no me río, no, no.

Tú tienes mujer, algo harías en su momento.

Decirle que necesitaba casarme para pagar menos impuestos.

Lo tuyo es puro amor. Dormimos siempre separados.

Alguna canita al aire habrás echado, no digas que no.

En todos estos años, seguro. Sí, a mí, no me engañas, "jodío".

Tienes cara de Don Juan. Sí, a mí, no, sí.

Te voy a decir una cosa: flirtear, sí, tocar, no, ¿vale?

No voy a hacerlo. Es una orden.

No podemos consentir que Kike intente ligarse a Isa.

Solo de pensarlo... Me vuelvo loco.

Es que, como pase, me voy a mi hermano y le pego un bocado.

Como si sale corriendo por Gran Vía que salgo corriendo detrás.

Como si me ve el Colegio entero de Inspectores de Hacienda.

Esto es absurdo, Luis.

Tocar, no, ¿eh?

Tíos, tenemos que hacer algo, en serio.

Yo tengo una idea de videoblog, en una semana, un millón de visitas.

Después, ricos y famosos.

Las tías del insti nos tirarán las las bragas cuando lleguemos.

Mejor para la moto, como mi hermano, que está forrado.

-Digo yo que trafica. -¡Eh!

-¡Eh! ¡Que llega la reina! Abran paso a Su Majestad.

Laura, ¿cómo te gustan más los besos, de tornillo...?

-Oye. -No estoy para bromas.

Carlos, tenemos que hablar. -Joder, macho...

Qué humor se gasta tu hermana.

A mí me dice eso y así y me cago en los calzoncillos.

-Pregúntale a tu hermano cómo consigue la pasta

y nos dejamos de inventos. -Sí, desde luego.

Ana está en casa de unas amigas.

Cuando vuelva, querrá ver su regalo y no hay regalo.

-Ya...

Le podemos decir a Girón que nos ayude.

Que lo saque del dinero a papá.

Girón es muy estricto y no va a querer.

Dirá que es nuestro problema, que no lo hubiéramos perdido.

-¿Y Kike? -No ha aparecido.

Ha estado toda la noche de juerga.

-Con el dinero del cumple de Ana. -No se lo perdono.

Le he dejado un mensaje a Lola.

"Hemos cometido un error y vamos a echar a Kike".

¿Estás de acuerdo? Bien...

-¡Carlos! -¡Voy!

-Os he dejado bebidas y algo para picar.

-¿Has visto a Miguel? -¿No ha llegado con vosotros?

Isa... Estimada Isa...

Necesito verla por...

¿"Estimada"? Por Dios...

Querida Isa, te mando este mensaje

porque deseo...

No, no deseo nada.

¡Isa! Dentro de una hora quiero verte en la terraza del...

No, demasiado duro.

Isa, colega, podemos tomarnos algo

en algún sitio que mole.

"¿Que mole"? ¿"Colega"? ¿Cómo puedo ser tan ridículo?

Bueno, vamos allá.

Isa...

En una hora... En la terraza del parque...

Soy Girón, abogado Girón.

¿"Abogado Girón"? Yo soy idiota.

¿Qué? Nada.

Abogado Girón...

-¡Girón!

Tenemos un problema y aunque Laura no lo crea,

estoy convencido de que puedes ayudarnos.

¿Un problema? ¿Qué problema?

Ya en nada viene Ana y es su cumpleaños.

Y no tenemos regalo, necesitamos dinero.

Exacto... ¿Exacto?

Que tenéis vosotros el problema, no yo.

Pero solo se trata de... Administraos mejor, Carlitos.

Joder, que es el cumple de Ana... ¡Ay, qué pena!

Girón no piensa ayudarnos para el regalo de Ana.

-Tendrías que haberle pedido ayuda al hermano de este

en lugar de a ese capullo. -¿A mi hermano?

-Sí, tío, tu hermano está forrado.

A ver de qué tiene esas zapatillas y nosotros, estas mierdas.

-¿Porque es más listo?

-¿O porque somos gilipollas?

¿Cómo sabe uno cuándo es gilipollas?

-Cuando tu hermano pequeño tiene unas zapas más caras que las tuyas.

-Eres gilipollas.

-Perdonad, capullos, pero vuestras zapatillas juntas

no valen ni la mitad de lo que valen las de mi hermano.

-Tu hermano tiene un "business" oculto.

-Traficar con armas.

-No sé, pero si ni tu viejo le da pasta ni tu madre tampoco,

ya me dirás. -Es para mosquearse, reconócelo.

-Haz inventario de tu casa. -¿Qué quieres decir?

-No sé, marcos, cuadros, lámparas, candelabros...

-¿Vender mi hermano los candelabros de mi madre?

Ni de coña. -¿Y yo qué sé?

Hará los deberes de toda la clase y le pagarán.

-Si suspende todas. -Pues yo qué sé, tío.

Tu hermano es un genio, no le des más vueltas.

-Un futuro Premio Nobel en casa. -Sí, ya...

-No hace ni el huevo, suspende, tiene unas zapatillas de pastón,

siempre tiene pasta y no se sabe de dónde la saca.

El futuro Premio Nobel de Economía, tío.

¡Camarero!

¿Señor? Otro café.

¿Otro?

¿Está usted sordo?

¿La señora quiere algo? No quiere nada.

-Un agua con gas. Un agua con gas.

¿Se puede saber quién ha prohibido mi entrada en la casa?

¿Tu entrada en...?

Ni idea.

¿Ni idea? Girón, solo has podido ser tú.

Porque ya me contarás África, o ya me contarás los niños...

O ya me contarás Luis...

Y lo de hacerle un hijo a Luis, solo lo sabes tú.

Tienes unos ojos preciosos.

¿Estás queriendo ligar conmigo? No...

¿No? No.

Solamente te he dicho que tienes unos ojos bonitos.

No me lo puedo creer...

Estás intentando ligarte a la novia de tu jefe en coma.

No, no, no exactamente.

Girón, ¿qué clase de tipo eres tú?

Un idiota que obedece órdenes. ¿Órdenes?

Olvídalo, tienes unos ojos preciosos.

Te repites, Girón.

"Perseverantia Omnia trastiendo".

La perseverancia lo consigue todo.

Esto me supera.

-Su café, su agua con gas.

-¿Me traes también un whisky? Doble. Lo voy a necesitar.

-¿Y el señor? Yo no bebo.

-Lo suponía. Gracias...

Además de los piropos sobre mis ojos, ¿sabes decir algo más?

Tienes un precioso...

culo.

No me lo puedo creer.

¿Sabes algo de Kike?

Hija, ¿cuándo vas a pasar del tipejo ese de una vez?

Te he preguntado. No, no tengo ni idea, ni idea.

Pero ya sabes que cuando gana, desaparece para celebrarlo.

La última vez estuvo dos meses desaparecido, fíjate si la cagó.

¿Te suena? Sí, me suena.

Y esta vez, se ha cepillado al Japonés, pero bien cepillado.

¿Qué te hace tanta gracia?

Nada. ¿Nada? Pues a mí, tampoco.

Algún día, pasará algo gordo y no te hará tanta gracia.

Kike sabe lo que hace. ¿Qué has dicho?

Que Kike sabe lo que hace. Has dicho eso.

Me pareció que había oído que Kike sabe lo que hace.

¡Pues no! No tiene ni puta idea.

Desde que nació, que no sabía por dónde salir, ese es Kike.

Papá, creo que tienes un concepto muy equivocado de Kike.

Fíjate que alguna vez pensé que era listo...

Un concepto equivocado, sí. Él te tiene gran estima.

A ti, ¿qué te ha dado este tío? ¿Qué te ha dado?

O te da algo o tú tienes un problema mental.

¿Tienes algún problema mental?

¿Yo?

Tienes que tenerlo porque si no, no se entiende

por qué defiendes al imbécil este, eres la tía que más lo defiende.

No me cabe en la cabeza. Porque es mi amigo.

Eso, estás peor de lo que pensaba. Pensaba que estabas mejor

pero tienes un problema mental y estás muy mal.

Papá, creo que te estás pasando.

No, no me estoy pasando, es la mitad de lo que pienso.

Si te lo dijese todo, me pasaría pero no.

¿Sabes dónde está Kike o no?

Te he dicho que no tengo ni idea. ¡Pues adiós!

¡Adiós!

Vosotros podíais echar un cable, ¿no?

¡Hombre!

-¡Miguel!

-Qué buen rollito hay en esta casa. -¡Miguel! ¡Eh!

(Mensaje)

-Chicos, ya llega Ana. ¿Y Laura dónde se ha metido?

-Hablando del rey de Roma...

-Le pedí el dinero a la madre de Carmen.

Le he comprado una muñeca, lo primero que he encontrado.

-Ella esperaba una bici. -Ya, ya lo sé.

-Voy a llorar... -¿A que cobras?

(Mensaje)

-En un minuto llega Ana. ¡Venga, todos preparados!

-¿Miguel? ¿Dónde está Miguel? -En su cuarto.

Venga, Miguel, baja, que es el cumple de Ana.

Va, tenemos que darle el regalo.

Sé que no es la bici y que la está esperando, pero bueno,

le diremos que para el próximo año.

Kike ha robado la pasta que hemos recaudado este año,

pero bueno, es... Toca estar bien.

Es el cumple de Ana, venga.

Va, venga.

Pequeño...

Vaya, a esto le llamo yo llegar tarde a una fiesta.

(Móvil)

¿Sí? Inés.

No, me dejé el teléfono en casa de Larry y no lo vi.

¿Qué? Has visto que me he cepillado al "Japo", pero bien cepillado.

"Ya, ya me han contado".

Una pregunta: ¿le has mangado el dinero a los niños?

"¿Qué dices?".

¿Yo? ¿Robar el dinero de la bici de la niña?

"Laura".

"Oye, que me entra otra llamada

y estoy muy cansado, mañana hablamos".

Ok.

¿Sí?

Perfecto, ahora te abro.

Pensé que te habías quedado dormido.

Lo pactado, pactado está y soy un hombre de palabra.

Tu pagaste, yo cumplo. Gracias.

No hace falta que te acompañe a la habitación de Luis, ¿no?

No...

(Ronquidos)

Ah, los comatosos también roncan.

Mira, Luis, esto es un asunto vital para mí.

Cariño, entiendo que debería consultarte

Pero en este estado, ya me dirás.

Si te quedas así para los restos, ¿qué? ¿Eh?

Tener un hijo tuyo es lo mejor que me puede pasar.

Lo mejor.

Encima, Girón dardo órdenes para que yo no entre en casa.

Este tío no sabe quién soy yo.

Menos mal que tengo a Kike de aliado.

Bueno, de aliado, más o menos

porque le he tenido que soltar una pasta para que me dejase entrar.

A ver, no quiero que sea nada rápido ni frío

porque creo que influye en la calidad del esperma.

Esos bichitos tienen cabeza y sentimientos.

Cuanto más felices y contentos y más se crean la situación,

mejor llegarán adonde tienen que llegar.

Y en mejores condiciones.

Por eso...

Ahora, vamos al ataque final...

(Mensaje móvil)

A estas horas, ¿quién será?

(Pulso normal)

¿Girón?

"¿Cómo estás, tortolito?"

"¿Cómo estás, tortolito?". Luis, será todo lo buen abogado

que quieras pero en mujeres, es un cero a la izquierda

y yo lo voy a poner en su lugar.

Intentar ligarse a la novia de su jefe, me parece fatal.

De verdad... Vamos allá.

(Pulso acelerado)

(Mensaje)

"Has dado un certero dardo en mi corazón".

Cariño, este tío es imbécil.

¿Lo ves? ¿Te puedes creer que esto es normal?

Así no se puede, me ha cortado todo el rollo, ¿ves?

¡Mal! ¡Muy mal!

Lola, tengo que hablar contigo, es importante.

Sí, podemos esperar a mañana, no hay ningún problema.

Vale, pues hasta mañana entonces.

-Adiós. -Entonces, ¿va en serio?

-¿Cómo que si va en serio?

Pues claro, mañana Kike se irá de esta casa para siempre.

¡"Bye, bye"!

-A ver, ¿qué quiere desayunar mi chico parlante? ¿Lo de siempre?

-Ayer nos lo pasamos bien, ¿verdad?

Si no fuese por lo del dinero, habría sido el cumple perfecto.

-Mira, cariño, al final, todo pasa por algún motivo.

Ya está. Buenos días, chicos.

Lléveme un café al despacho. Hoy lo quiero con azúcar.

¡Gracias!

-Bueno, me voy a hablar con Kike.

-Está durmiendo. -Pues que se despierte.

Que vaya haciendo las maletas.

(Alarma)

La peor noche de mi vida, Girón.

He pasado la peor noche de mi vida.

A ver, ¿eso quiere decir lo que quiere decir?

Hablando de "quiere decir",

¿qué quiere decir exactamente "tortolita"?

De verdad, ¿cómo se te ocurre decirle eso a una tía?

(Alarma)

África.

Su café...

y su azúcar.

De nada.

Bueno, vamos a lo importante. No, espera, que había más.

Como lo otro, sí, hombre, que era muy bonito.

Le has dicho lo del... Ah, sí:

"Certero dardo en tu corazón".

Recuerda que obedecía órdenes, ¡tus órdenes! Tu café.

Muchas gracias porque si te digo la verdad, no he pegado ojo.

Es que no he dormido.

¿Esto qué es? Esto está malo. Tiene sal, se habrá equivocado.

Creo que ha sido un error intencionado.

Esta casa es una locura.

Bueno, no me has contestado la pregunta.

¿Qué pregunta?

Que si hubo... Hubo...

Que si anoche... Anoche... ¿qué?

Hubo...

¿Hubo? Que si salió anoche...

Algo de tu cuerpo.

No, puedes estar tranquilo,

que anoche no salió nada de mi cuerpo y todo gracias a ti.

¿Gracias a mí? Sí.

Sí, cuando recibió los mensajes en el teléfono.

A Isa, se le bajó la lívido.

Si no llegas a mandar esos whatsapps,

no sé lo que hubiera pasado.

¿Qué a Isa le afectaron mis whatsapps?

No lo sabes tú bien.

Kike.

¡Kike!

Sal, quiero hablar con él a solas.

-Fui yo.

-¿Qué?

¿Se puede saber qué he hecho para que me levantéis a estas horas?

No son ni las 11. Y no, no me deis las gracias.

Buenos días, princesa.

-Hola.

-¿Qué tal te lo pasaste ayer en tu cumple?

-¡Voy!

-Tú y yo tenemos que hablar.

-Hola. -Hola, Ana Molina, ¿por favor?

-Soy yo...

¿Es para mí? -Eso pone aquí.

Necesito que me firmen por aquí.

-Ya sabía yo que no me ibais a defraudar.

Ayer no llegó a tiempo, ¿verdad?

-No, no, no...

-¡Qué bonita! ¡Gracias, me encanta!

-Eso sí que es una patada en todos los morros.

Mira, ahí viene.

Guillermo, tenemos que hablar.

-No me puedo creer que hayas hecho lo que me cuentan, no me lo creo.

-¡Eres un cobarde! -¡Guillermo! ¡Guillermo!

-Prefiero seguir sin las zapatillas

antes de conseguir el dinero de una forma tan rastrera.

-Miguel lo ha debido pasar como el culo.

-Mis padres lo pondrán en su sitio. Y yo haré el resto.

Por listo.

Siento lo de tu hermano. -No es culpa tuya.

-Mientras fusilan a tu "brother", podríamos ir a entrarles

a las chicas que vimos antes, en el parque.

Esas caen fijo. -Siempre dices lo mismo.

-Y nunca pasa nada...

-Vaya marrón, ¿no? -Sí.

Creo que sus padres le montaron una buena.

Miguel no fue la única víctima.

-Yo lo colgaría del revés en el patio del colegio dos semanas.

-La metedura de pata fue la nuestra.

-¿Por? -¿Por?

-Porque todos veíamos raro a Miguel y ninguno se preocupó

en saber lo que le pasaba.

-Bueno, yo... -Ya, ya.

Pero nos quedamos cortos. -Sí...

La verdad es que le teníamos que haber sacado

lo que le ocurría. -Hombre...

Tu hermano Miguel no es precisamente un "don Lenguas".

-Ya, pero no estaba como siempre. -¿Callado?

-Vale, no hablaba.

Pero no quería estar con nosotros y estaba todo el día triste.

-Eso es verdad, eran señales y no nos dimos cuenta.

-Pues ya lo sabemos. -Es que, vamos...

Al que le toque, me lo como.

-Y yo. -Y yo.

La paliza que se va a llevar el idiota que le haga algo...

(Interferencias)

-Soy Miguel desde la galaxia Oberón. ¿Hay alguien ahí? Corto.

¿Qué? Gracias.

Ah, nada.

Pero ahora déjame dormir, ¿vale?

¿Me la lees? Sí, ¿eso qué es?

Es una carta de mi mamá. La encontré ayer entre sus cosas.

Ana, esta carta está dirigida a mí.

Ok, vale, no me la leas. Pero luego, me cuentas de qué va.

Kike necesita una chica.

Lola se casa con Kike y así, Lola será nuestra madre, ¿no?

Que te doy, que te doy, que te doy.

Esto, tres veces al día, te deja nuevo.

Tienes mala cara. Hoy no he tenido un buen día.

¿Cómo que qué? Sí, ¿qué? Tengo otro hijo y listo.

Yo soy muy amiga de Kike. -Bueno, me alegro muchísimo.

-Me ha dicho que está por ti.

¿No te da morbo hacerlo y que mi hermano mire?

No está mal la idea. Yo, encantado.

Necesito matar a Kike. Sin Kike, todo sería más llevadero.

No me toquéis las narices, ¿dónde está Kike?

¿A quién no hay que tocar las narices?

No digas nada...

¡Hermanito! ¿Qué?

Kike, te recuerdo...

que yo tengo una pareja estable.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 4

iFamily - Capítulo 4

28 mar 2017

Kike, ya instalado en casa, sigue con su afición al juego, pero está mal de efectivo. Mientras, África ayuda a los hermanos a preparar el cumpleaños de Ana, la pequeña de la familia. Con el lío nadie da cuenta de que Miguel, el hermano más silencioso, está más callado que de costumbre.

Contenido disponible hasta el 31 de diciembre de 2065.

ver más sobre "iFamily - Capítulo 4 " ver menos sobre "iFamily - Capítulo 4 "
Programas completos (8)
Clips

Los últimos 53 programas de iFamily

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos