Hospital Valle Norte La 1

Hospital Valle Norte

FUERA DE EMISIÓN

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4981258
No recomendado para menores de 12 años Hospital Valle Norte - Capítulo 5: "Recuérdame" - ver ahora
Transcripción completa

-¡Tranquilo, cariño!

¡Vamos, señores! ¡Vámonos! -¡Uno!

Necesito un trozo de su hígado.

Está tomando la decisión correcta. Lo sé.

Es una esquirla.

"Debió moverse en la extracción

perforándole el páncreas".

"Su padre sabía a qué se exponía. Dio su consentimiento".

Porque le presionaron.

No le contaron los riesgos.

-No es el primer familiar que amenaza con demandarnos.

Ni el primero en ganar.

"Revisa el informe y no adelantes nada".

"Le dije que hicimos cuanto pudimos"

y lo sé, pero leyendo esos informes parece lo contrario.

Te traigo esto.

¿Qué es?

Lo que debí hacer

desde el principio.

"¿Y si la operásemos con el robot?"

"Es de recuperación más rápida".

-"La doctora no ha dado luz verde".

-¿De qué vas? ¡Me la jugaste!

-Pero no la pusiste en práctica.

Necesitaba que supieras que quiero ser más que amiga.

No quiero perderte, Pablo.

(Griterío infantil)

(LOS NIÑOS RÍEN)

PROFESORA: A ver, un poquito de silencio, por favor.

Sentaos todos. ¡Venga!

Chicos, tenemos nuevo compañero en clase.

Se llama Guillermo Arnau.

Viene de Barcelona.

-#¡Hala, Madrid!# (LOS NIÑOS RÍEN)

-Portaos bien con él, ¿vale?

Venga, Guille, siéntate donde quieras.

Y me abrís el libro

por la página 20.

(Murmullos en clase)

(Timbre)

¡Abro yo!

(RÍEN ILUSIONADOS)

(RÍE)

No te preocupes. Todo va a salir bien.

Este es Guille. -¿Qué tal?

Encantada. -Igualmente.

(Murmullos y risas)

"¿Guille?" -Laura, perdona.

No he podido llamarte antes. Se me murió el móvil.

-No pasa nada. ¿Estás bien?

-Sí. Bueno...

Echándote muchísimo de menos.

-(SUSPIRA EMOCIONADA) ¿De verdad?

-(SUSPIRA) Mazo.

"El Erasmus se me está haciendo eterno".

-Bueno, ya no queda nada. Aguanta.

"¿Sabes qué?". -¿Qué?

-"Me muero por besarte". -(RÍE) Y yo.

-(RÍE PÍCARAMENTE)

(RÍE NERVIOSA)

¡Que me han cogido! Empiezo el lunes.

-¡Toma! (RÍE) -(RÍE)

(Disparo de cámara fotográfica)

(Puerta y pasos)

(SUSPIRA AGOTADO)

El camión de la mudanza ya se fue.

No pienso mover un músculo más hasta mañana.

-¿Ah, no? ¿Seguro?

-Bueno... Igual podemos negociarlo.

-(ASIENTE INSINUANTE)

(Murmullos y claxon)

(Bocinazo)

(Claxon intermitente)

(Frenazo)

(GRITA DESESPERADAMENTE)

(DISTORSIONADO) ¡Ayuda!

(LLORA) ¡Ayuda, por favor!

"¡Ayuda!".

(Timbre)

Buenos días. ¿Paula Díaz?

Sí. Carta del juzgado.

¿Me firma aquí, por favor? Sí.

Muy amable. Buenos días.

-De tu hija, ni rastro hasta las tantas.

Que lo entiendo. Está en edad de salir.

Pero ¿quién sale un domingo hasta las mil y monas?

Hablando de salir, no llegues tarde esta noche,

he quedado a cenar con una amiga.

¿Qué pasa, Paula?

¿Qué es eso?

Es la citación para la custodia de Samuel.

Ya.

¿Y él aún no lo sabe?

Bueno, no te preocupes, hija.

Todo tiene solución.

(Llaves y pasos)

Hola.

¿Dónde has estado?

¿Y los niños? Cogieron la ruta.

Elena, estaba preocupado.

No tenías por qué.

¿Te parece normal desaparecer dos días sin explicación?

¿Lo dices tú, que te pasas la semana ausente?

No es igual. Estoy en el hospital.

Para mí es igual. No te veo.

Cariño...

Lo siento, ¿vale?

Siento muchísimo lo de la cena.

¿Podemos hablar, por favor?

¿De verdad quieres hablar? ¿No saldrás huyendo como siempre?

No iré a ningún sitio.

¿Estás de guardia?

¿Así quieres hablar,

con una bomba que puede estallar en cualquier momento?

Espero que eso te lo hayas comprado

para decirle a un diabético qué no debe comer.

Lo bueno de estar soltera es que me da igual morir de un infarto.

Estoy pensando adoptar un gato. ¿Qué te parece? ¿Quieres?

-Solo para alargarte la vida.

-¿Sigues pensando en lo de Pablo? (CONTUNDENTE) No, no, no.

Bueno, un poco sí.

Marta, tú necesitas un buen tío... -Hola.

Hola.

-Mira, eso es lo que necesitas.

Par que digan que la Sanidad va cada vez peor.

-¿Has visto cómo te ha mirado? ¿A mí?

¡Mierda!

Juana, dime que lo has visto. -¿Eh? Sí.

Sí, sí, sí. Te ha mirado. Lo he visto yo.

Dejadme en paz, ¿eh?

-Ahora toca reposo, así que poco a poco,

pero tampoco te tires el día en la cama.

Sal, muévete... -¿Eso es todo?

-Haremos control periódico de tensión y frecuencia cardíaca.

En un mes, revisión clínica y analítica.

Si sigues bien, podrás volver a tus clases.

Y llévate a este pesado. Qué murga me ha dado.

-(RÍE) -No quiero verte en unos días.

-Gracias, doctor.

(RÍE)

Bueno, ¿y ahora qué?

Pues acaban de darte el alta.

¿Eh? Ya, ya lo sé.

Me refiero... Bueno, a lo que te dije el otro día.

Sobre irnos a vivir juntos.

Sí, quiero.

A ver, si quieres, lo pensamos un poco más.

Igual me estoy precipitando. No quiero agobiarte.

¿Qué dices? No me agobia vivir contigo, estoy deseándolo.

¿Seguro? Sí.

Además, estaba pensando...

A ti te encanta mi piso, ¿no? (ASIENTE)

Siempre lo dices. Me he mudado hace poco y no lo he hecho mío aún.

Entonces... si te vinieras,

podríamos convertirlo en nuestra casa

y así no tenemos que mirar nada.

¿Qué te parece?

Mm. ¡Ay!

Huy. (RÍE) (RÍE)

(Timbre)

Buenos días, Dolores.

-Buenos días.

-¿Cómo está su hijo? -Mucho peor.

Lo ha intentado, pero no ha sido capaz.

Me mata verlo así.

-Bueno, ha hecho bien llamándonos. ¿Podemos pasar?

-Claro. -Gracias.

-Gracias.

-Por aquí.

-¡No!

-Víctor, por favor. El Dr. Mercero te ha visto ya muchas veces.

-No quiero que me vean los vecinos.

-Hola, Víctor. ¿Cómo estás?

(Diálogo ininteligible)

(Puerta)

-Muy bien. Eh... Vuelvo en otro momento.

No, pasa, pasa.

Dime, ¿qué es lo que querías?

Nada, mejor... -¿Es por mí?

Si quieres, me marcho y os dejo solos.

No, no importa.

Traigo el informe quirúrgico de Echegaray. Lo he revisado.

-¿Y? Cometimos un fallo.

Bueno...

El trasplante tenía sus riesgos. Tenemos el consentimiento firmado...

No es culpa nuestra. No. El fallo

fue previo, en la operación anterior y nuestro.

¿Nuestro?

Del Dr. Salgado, él mismo lo reconoce.

¿Y lo firma?

-Un momento. ¿Pensáis entregar este informe al demandante?

Es lo que pasó.

Pero si la defensa tiene esto, estamos perdidos.

-Es un tema serio, Emma.

Debemos decir la verdad.

-¿La verdad? Ese hombre está muerto.

Firmó un consentimiento asumiendo los riesgos.

Esa es la verdad.

Lo demás es ir contra los intereses del hospital,

y los vuestros, imagino.

-Dadas las circunstancias,

me veo obligado a actuar en conciencia.

-No sabes lo que estás haciendo.

Luego hablamos.

Oye, me has dejado tirado. Estaba esperándote en el quirófano.

-Quería ir.

Se lo juro.

Me he duchado, me he vestido...

Pero no puedo.

Es llegar a la puerta y... me tiemblan las piernas.

-Te entiendo.

No eres el primer síndrome de Proteus que trato, lo sabes.

Y aun así, no puedo imaginarme por todo lo que pasas, cada día,

enfrentándote a todas esas miradas.

No puedo hacerme ni idea.

Pero sí puedo ayudarte.

Víctor, puedo ayudarte a superarlo.

Puedo quitarte esa cosa de la cara.

Pero necesito un pequeño esfuerzo.

Y que vengas a la ambulancia con que hemos venido a buscarte.

¿Crees que puedes hacerlo?

¿Por mí?

Por ti, Víctor.

-(SUSPIRA ANGUSTIADO)

¿Qué me traéis?

-Traumatismo craneoencefálico y posible hematoma subdural.

Le ha atropellado un coche.

-TAC craneal y descartar fracturas óseas.

-¡Guille! -Espere, tranquila. Espere aquí.

-Juana, ¿quién está de guardia en Neuro?

-La Dra. Hoz.

-Avísala. -Voy.

-No puede estar aquí.

¡Doctor Arriero!

-¿Qué ha pasado?

Hay que ponerla de lado. -Se ha desmayado.

-¡Ayuda aquí! ¡Posible fibrilación auricular!

-¡Vamos!

-Perdona, cariño, tengo las manos heladas.

Pulsaciones: 140. -Estoy mareada.

-Es una taquicardia multifocal. ¿Porque tiene palpitaciones en...?

-En la región precordial y dificultades en la respiración.

-¿Electro? -Y analítica completa.

-Hecho.

-(RESPIRA CON DIFICULTAD)

Bien, tenemos craneotomía izquierda.

Vamos a proceder a drenar el hematoma,

a hacer hemostasia y cierre por planos, ¿de acuerdo?

¿Todo listo?

Todo listo, doctora.

Hola. Hola.

Vamos a empezar.

¿Alguien puede poner música, por favor?

¿Otra, por favor?

Haz el ingreso. -Muy bien.

Hola, Victoria. -Hola.

Los papeles de ingreso, por favor.

-¿Su nombre? -Víctor.

-Víctor, ya estamos. -Román.

-Pues ya estamos.

Poneos cómodos. Ahora vengo.

-Eso es todo. Gracias.

-Encárgate de que hagan el preoperatorio.

Y avísame al anestesista. -Vale.

Mierda, sangrado en el foco traumático.

No puedo controlarlo.

(Pitidos)

El pulso se acelera. ¡Corazón parado!

-¡Doctor!

Ha entrado en parada. -¡Palas!

¡Palas! Carga a 200.

¡Carga a 250!

¡Fuera!

¡Mierda! Carga a 350.

A 350.

¡Fuera!

(Pitido continuo)

(Pitido discontinuo)

(SUSPIRA)

(Pitido discontinuo)

(AMBOS SUSPIRAN ALIVIADOS)

Los dos, te lo juro.

-¿Los dos a la vez? ¿Estás segura?

-Que sí, Manu.

Se les paró el corazón a ambos

a la misma hora exacta. -Ya.

-No sé, ¿no te parece...?

-¿Romántico?

-¿Insinúas que sus corazones estaban conectados?

-Estás insinuándolo tú.

-Es que sería bonito, ¿no? -Sí, hombre.

Visto desde fuera, sí.

Pero si me tocara pasar por eso, no sé qué decirte.

Bueno, yo soy romántico. No tanto.

-Ya. Claro.

¿Rodrigo? -Eh, ¿qué pasa?

-¿Dónde te metes? Llevamos días sin verte.

-La Dra. Díaz me ha asignado un caso con el Dr. Mercero.

Un síndrome de Proteus.

Vamos a empezar con el preoperatorio.

-Qué bien. Ahora eres el chico favorito

de la jefa, ¿eh?

-Qué va.

Acabaremos todos rotando. Me ha tocado el primero y ya está.

-Oye, Manu, el caso del Proteus puede estar guay para tu canal.

Podrías... -No, gracias.

Cuesta conseguir permiso del paciente.

-No te garantizo nada, pero... -Paso.

Luego te veo, Álex.

-(SUSPIRA)

-¿Estaréis así el resto de la residencia?

¿Por qué no lo habláis, sea lo que sea?

Si al menos supiera qué pasó... -No tengo nada que decirte.

Que te lo cuente él.

-Pues muy bien.

(Pitidos intermitentes)

No te muevas.

Tienes que descansar.

-¿Y Guille? ¿Dónde está? -Tranquila.

Le han intervenido y está estable.

Cuidamos de él, así que no te preocupes.

¿Tú cómo te encuentras?

-Bien, creo. ¿Qué me pasó?

-Tuviste una arritmia súbita.

Es raro a tu edad, estamos estudiándolo.

-Necesito ver a mi novio, por favor.

-Imposible. Está en la uci y necesita reposo. Y tú también.

Laura, estamos hablando de tu corazón.

Hasta tener todos los resultados, debemos ser prudentes.

-Le doy mi permiso para que me haga todas las pruebas necesarias,

pero, para recuperarse, mi corazón necesita a Guille.

Necesito verlo, aunque sea un minuto.

Como tenga que llevarme adonde esté.

Me da igual lo que me haga.

¿Qué me ha pasado? Te atropellaron ayer.

Hemos tenido que intervenirte, pero aún nos faltan más pruebas.

¿Cómo te encuentras?

Aturdido y...

como si me hubieran pasado por encima.

Ya.

Tengo que avisarte: tu novia ha sufrido una crisis.

¿Mi novia?

Sí, pero tranquilo, está fuera de peligro.

Es para que no te asustes al verla con el pijama y el gotero.

¿De acuerdo?

-Hola, cariño.

Guille, ¿estás bien? ¿Qué te pasa?

-Perdona, pero es que no... No sé.

¿Tú quién eres?

(Puerta)

¿Tienes un momento?

Claro. Pasa.

¿Qué piensas hacer con esto?

Lo que podía hacer lo hice ayer: entregárselo a mi director médico.

Estabas delante, ¿no?

No sé si ves que esto ya no es solo un asunto médico.

Ya.

Pero tampoco parece un asunto para la directora financiera.

Gerardo es el máximo responsable de este hospital

y un equipo legal le asesora. ¿Estás diciéndome

cómo hacer mi trabajo? Sí.

Perdona, creía que jugábamos a eso:

tú me lo dices a mí y yo a ti. ¿No?

(SUSPIRA CONTRARIADA) A ver si lo entiendes.

Mi función esencial es conseguir que la junta esté contenta.

Todo cuanto les afecta es asunto mío.

Y te aseguro que un informe así no les hará gracia.

No pretendíamos ser graciosos.

Dra. Díaz, este informe coloca al hospital

en una situación muy delicada.

Y lo entiendo, pero ya he hecho lo que debía.

Ahora haz tú lo que consideres. ¿Dónde está Salgado?

En su casa, supongo. Está de guardia

toda la semana. Gracias.

(SUSPIRA)

(Pasos con tacones)

¿Hablamos hoy o tampoco?

(SUSPIRA) ¿De qué? De la cena. Entiende que...

Deja la maldita cena, me da igual.

Eran tus amigos. La organicé porque pensaba que era

la única manera de sacarte del hospital y hacer algo distinto.

Nos surgió algo grave. ¿Y cuándo no?

Quizás tus razones para llegar tarde el otro día fueran importantes,

pero ¿el resto de los días? Mira, llevo años sacrificándome

para que a esta familia no le falte nada. Me sacrifico...

No, "nos" sacrificas. Lo más importante sois tú

y tus pacientes. Estás siendo injusta.

Deberías estar agradecida. ¿Agradecida? ¿Por el dinero?

Si fuera lo más importante, ya habría dejado de trabajar,

pero el trabajo es lo único que me hace sentir viva y útil

porque el resto del tiempo tampoco estás. ¿Qué hago?

Tu familia va por un lado y tú por otro.

¿Cuánto hace que no comemos en familia,

que no vamos de vacaciones, que no follamos, joder?

A cualquiera puede pasarle algo así y tú lo sabes.

Eso no nos hace peores médicos.

Puede que seamos responsables, pero no culpables.

De llegar ante el juez, tendremos la oportunidad de defendernos.

-¿Un juez? ¿Sabes a quién va a darle igual todo eso?

A la prensa.

Con que el hijo del Sr. Echegaray haga un tuit,

un simple comentario en una red social, estamos hundidos.

La reputación del Hospital Valle Norte por los suelos.

-Tenemos las mejores estadísticas de la comunidad

en atención a pacientes.

-De poco te servirán como esto estalle.

Por no hablar del coste económico. En casos de negligencia,

el seguro se inhibe.

A la junta no le gustará escuchar eso

y mucho menos a Narváez. -Muy bien.

Quieres despedir a Salgado.

-Da igual que lo despidas. Esa es la cuestión.

Si entregas ese informe, el efecto dominó llegará a todos.

Primero caerá el departamento de Cirugía.

Incluida tu protegida.

Pero todo,

inversiones, planes de futuro, remodelaciones...

Todo desaparecerá antes de empezar.

Gerardo,

no podemos entregar esa información.

(Megafonía de fondo)

Jon. ¿Puedo hablar contigo?

Sí. Claro. Paula, la verdad, te lo digo... O sea,...

yo no sabía que Alba fuera tu hija, sino ni de coña...

¿Qué? ¿Conoces a mi hija?

Conocer conocer no.

No. ¿Vas para allá?

No, lo que pasa es que tengo un bar, el Lion, ¿no?

Bueno, y... pues... estábamos buscando camarera

y ella hizo una entrevista. No querías hablarme de eso, ¿verdad?

No, pero ¿dices que has contratado a mi hija en tu bar?

Sí, pero no, ya no. Quiero decir que ahora ya no...

¿Y se le da bien? ¿Es buena? Muy buena. Excelente.

Bueno, eso me dice el encargado. Yo no voy mucho, pero sí.

Al menos hace algo. (ASIENTE)

¿Y cómo tienes un bar siendo cirujano?

La gran pregunta. (RÍE)

Resulta que es herencia familiar, algo sentimental.

De mis padres... Pero ¿te quita mucho tiempo?

No, no me quita tiempo.

Desde las prejubilaciones y la marcha del Dr. Soláns,

sigo sin cubrir la plaza de jefe de servicio

de Plástica y Reconstructiva y como dije al llegar,

quisiera darle más relevancia a ese departamento.

Me gustaría juntar Salud y Estética y necesito ayuda. No sé

si podría interesarte. ¿El qué?

O sea, ¿qué estás ofreciéndome exactamente?

De momento, solo te informo que busco jefe de servicio

y que si te interesa, me lo demuestres.

Sé que eres muy bueno, pero no cuenta solo eso,

y tengo algunas opciones. ¿Qué opciones?

Porque soy el mejor. No hay nadie más.

Soláns me lo encargaba todo, puedes preguntar a cualquiera.

Qué bien. De todas formas, en unos días,

se incorporará la Dra. Julia Rubio,

cirujana de reconstrucción facial de las más importantes.

Tiene un trato exquisito con el paciente, sabe liderar

y es muy respetada. Interesante.

Mucho. Yo también.

Pues demuéstramelo.

Desde que he llegado, pareces empeñado en pasar desapercibido.

Y como te oí decir, "algo de competitividad no te vendría mal",

así que... aunque ella sea competencia, que lo es,

espero que seas buen compañero y la introduzcas en el Valle Norte.

Por supuesto. No te preocupes.

Bien.

(CONTRARIADO) Una nueva. Cojonudo.

Esta es una imagen del TAC craneal.

¿Veis esta sombra?

Es un tumor.

¿Un tumor? ¿El accidente le ha provocado un tumor?

No, el tumor ya estaba allí. Asintomático.

El accidente nos ha dado la oportunidad de detectarlo.

¿Mm? De alguna manera,

te ha salvado la vida. Entonces, si se lo extirpáis,

¿recuperará la memoria?

(SUSPIRA) Aún no lo sabemos.

Quizás sufra una amnesia retrógrada postraumática.

¿Podrá recuperarla?

Es pronto.

Es un pronóstico incierto.

Suele haber recuperación.

El tiempo depende de cada paciente. ¿De acuerdo?

Tenemos que hacerte más pruebas y una biopsia

para saber si es benigno o maligno.

-Laura, ¿te encuentras bien?

-(RESPIRA AGITADAMENTE) -¡Laura!

¡Laura!

Segunda crisis de fibrilación auricular en 24 horas.

Creo que estamos ante una hiperfunción tiroidea.

-¿Qué hacemos? -Estudio endocrinológico.

-Hecho. -Y estudio de imagen.

-De acuerdo.

-¡Ya! -Sí.

(Busca)

Gasa.

Doctor.

-Dime. -Los resultados del preoperatorio.

-"¿Un "enfi" qué?".

-Un enfisema pulmonar, Dolores, agravado

con insuficiencia cardiaca.

Eso, unido a tu obesidad, Víctor, hace que tu salud haya empeorado

estas últimas semanas.

-Ya. Vale. ¿Y eso qué significa?

-Significa que tu operación es más peligrosa

de lo que habíamos valorado. -Exacto.

-Quiere decir que puedo quedarme en el quirófano.

-Es una posibilidad.

-Me prometió que todo iba a salir bien. Me convenció para salir

de casa y enfrentar las miradas de todo el mundo y ahora...

Ahora me dice que no puede ayudarme.

-No, Víctor.

Te digo que tu salud se ha resentido.

Y que solo te corresponde a ti decidir si asumes este riesgo.

-Jugarme la vida...

o vivir para siempre en la oscuridad.

Es eso, ¿verdad?

(Llama a la puerta)

Buenas.

A ellos pareces recordarlos.

Sí, son mis padres.

Aunque los recordaba más jóvenes.

-¿Qué tiene, doctora?

Esperamos los resultados de la biopsia del tumor.

Aún no sabemos si eso le afecta a la memoria u otra causa.

Estamos en ello, pero ahora la prioridad es el tumor.

¿Me permiten hablar con su hijo un momento?

Gracias.

Por favor, doctor,

tiene que convencerle de que cambie de opinión.

-Calla, mamá. La decisión está tomada.

Quiero operarme. -Es una locura.

Podrías morir. Dígaselo, doctor.

-Mamá...

-Víctor... Víctor, cariño.

¿De verdad quieres jugarte la vida

por una operación estética?

Yo te quiero como eres. -Ay, y yo a ti, mamá.

Pero entiende que estar encerrado en casa no me hace feliz.

Quiero poder salir y llevar una vida normal.

Sentir el sol en la cara.

¿Sabes cuántos años llevo sin ver el sol?

Siete.

-Si entras en ese quirófano,

puede que no vuelvas a verlo nunca más.

-Pero puede que sí.

Y el doctor hará todo lo posible porque así sea.

¿Verdad, doctor?

-No tengas duda.

Estás en las mejores manos.

Las enfermeras lo encontraron en el bolsillo de tu chaqueta.

Pensé que... quizá te ayudaría a recordar.

Iba a pedirle que se casara conmigo.

Parece un anillo de compromiso, sí.

Bueno, no se hace algo así si no se está muy seguro, ¿no?

Es increíble cómo un accidente puede cambiarte la vida.

A mí me la cambió también. (ASIENTE)

Un accidente hizo que el hombre de mi vida se decidiera por otra.

Y aquí estoy.

Sin levantar cabeza y con el corazón partido.

Vaya.

Así que yo estoy deseando recordar y tú pagarías por olvidar, ¿verdad?

Guille...

El pasado es el pasado. Ya está escrito.

Pero el futuro depende de uno.

Vale, estoy sonando a Jorge Bucay.

¿A quién?

Lo que quiero decir es que...

algo que haya empezado mal puede tener un final feliz.

¿No?

Vale, voy a dejar de decir obviedades,

te dejo descansar y luego vengo con los resultados.

Vale. Vale.

Doctor Arriero.

-¿Los resultados? -Sí.

-(SUSPIRA) Adenoma tiroideo tóxico, que produce tirotoxicosis.

-¿Qué tratamiento aplicamos?

-Betabloqueantes, antitiroideos y yodo radioactivo.

Y de momento, la mantenemos bajo sedación.

No quiero más crisis cardiacas. -De acuerdo.

¿Saldrá de esta?

-Saldrá.

-Por favor, avise a la Dra. Paula Díaz.

Sé que está muy ocupada,

pero necesito hablar con ella. Es importante.

¿Qué haces aquí? ¿Podemos hablar?

¿Qué quieres, Fernando?

Te habrá llegado una de estas.

No. Paula.

Por el bien de Samuel, necesitamos solucionar esto.

No quiero seguir adelante y hacerle sufrir

porque no sabemos arreglar nuestras cosas ni hablar.

Por favor, dos personas que nos hemos querido

deberíamos poder hacerlo, ¿no te parece?

Es muy fácil de arreglar, no pidas su custodia.

(SUSPIRA) ¿Hace cuánto que no le veo?

¡Soy su padre, joder! Tengo derecho.

¿Derecho a qué exactamente? ¿A separarlo de su madre?

(SUSPIRA) Vale, entiendo que estés enfadada y me odies,

pero esto ya no va de nosotros, estamos divorciados.

¿Por qué no asumimos que debemos crear una nueva relación por él?

¿Por qué no te has planteado esto antes de liarte con...?

¿Cómo coño se llama? Andrea, ¿no?

Las cosas no son tan fáciles como las cuentas, ¿no te parece?

Porque los problemas venían de antes. ¿O no?

Es responsabilidad de ambos. No.

Yo no me acosté con nadie.

(SUSPIRA RESIGNADO) Está bien.

Lo siento, perdóname, te hice daño.

Pero ya te he dicho que esto tenemos que solucionarlo

o lo pasaremos mal todos.

Yo estoy dispuesto a retirar la petición.

Y a mudarme aquí.

Y a poner todas las facilidades para que esto salga bien.

Pero necesito que tú también... pongas de tu parte.

Muy bien. ¿Qué?

¿Que sí?

Pero necesito que se lo contemos a Samuel entre los dos.

(SUSPIRA ALIVIADO) Claro que sí, mi amor...

Eh... Perdón, Paula. Perdón.

¿Cuándo vuelves a Zaragoza?

¿Por qué?

Por si puedes venir mañana a casa, a ver a Samuel.

(SUSPIRA SORPRENDIDO)

Si no te viene bien... ¡No, no!

No. (RÍE) Me viene increíble.

No sabes lo bien que me viene. Gracias.

Gracias.

Podría ser buen momento

para presentaros... No, no.

No. Vale, tienes razón.

Paso a paso.

(SUSPIRA) Tengo mucho trabajo, Fernando.

(Canción "Star a war")

¿Qué hacemos?

¿Propones algo?

No sé en qué punto estamos, Elena. No lo sé.

¿Por qué tengo que decirlo yo? ¿Qué tengo que arreglar?

Eres tú quien se ha distanciado de la familia y de mí.

Piensa si me quieres, si significo algo para ti.

Lucha tú por mí, demuestra qué quieres y reaccionaré.

Pero no me pidas que haga también tu parte, porque no sé.

Deberíamos intentarlo, ¿no? Aunque fuese por los chicos.

Es lo que he hecho hasta ahora, Héctor.

Pero ya no sé si seguir juntos es lo mejor para los chicos.

Yo ya no creo en ti. ¿Que qué?

¿Entonces de qué coño va esto? Nuestro matrimonio, quiero decir.

¿De hacerme sufrir? ¿De hacerme sufrir a mí?

Si tan claro lo tienes, ¡dímelo a la cara

y deja de esquivarme de una puta vez!

Me marcho al despacho.

Tengo una firma nocturna, llegaré tarde.

Ya seguiremos hablando.

"Tengo una firma nocturna, llegaré tarde".

(Puerta)

Vaya semanita, ¿eh?

Con el novio amnésico, la novia en coma...

(ASIENTE)

Por cierto, soy Santi. Hace unas semanas

que he llegado nuevo. Ya.

Doctora Hoz. Eh... Marta.

Encantado, Marta.

Adelante.

Hola.

Hoy es mi cumpleaños e invito a unas cervezas en el Lion.

¿Te apetecería venir? Felicidades.

Gracias. Pero hoy no puedo.

¿He dicho hoy? No, quería decir mañana, mañana es mi cumpleaños.

Ah. Pues tampoco puedo.

¿Y cuándo puedes?

¿Va a ser tu cumpleaños cuando yo lo diga?

¿Es porque soy enfermero y tú neurocirujana?

No, es solo porque no me gustas.

No te creo. Entonces es porque eres enfermero.

Hola. Hola.

¿La conoces? (RÍE) Sí.

¿Algún consejo para conquistarla?

Buenas.

Tengo el resultado de la biopsia.

Se trata de un gastrocitoma de grado 1.

¿Eso qué significa? Es un grado intermedio

de benignidad, pero sí necesita cirugía de exéresis.

-¿Es peligroso?

Es el cerebro. Pero lo he hecho más veces.

Es una buena noticia, pero...

Pero...

-¿Pero?

El último TAC craneal ha revelado

que el foco del tumor está muy cerca del hipocampo.

Para que me entiendan: el lugar donde se encuentran los recuerdos.

Esto quiere decir que en la extracción podrían ser dañados

y tu pérdida de memoria sería irreversible.

O sea, ¿que no recordaría nada de mi historia con Laura?

Puede.

¿Ella sigue sin responder al tratamiento?

Sí.

A ver, me siento triste.

Pero no por las razones por las que debería estarlo.

Es complicado decir que no me reconozco en esas fotos

que me habéis enseñado.

Es que ni siquiera me imagino comprando un anillo

y pidiéndole a nadie que se case conmigo.

Lo siento por ese otro yo.

Pero no me gustaría

tener esta sensación para siempre, así que...

creo que cuanto antes me quite esto de la cabeza mejor.

Con un poco de suerte,

puede que no recuerde nada y pueda volver a empezar.

(Ruedas)

Bueno, Víctor,

ahora quiero que te centres en tener un bonito sueño.

De lo demás, me encargo yo. Cuando despiertes,

serás un hombre nuevo.

Tijera.

-¿Cómo lo ves?

-La verdad, me parece ciencia ficción.

(LEE) "Ninguno de los protocolos de actuación

efectuados en las intervenciones quirúrgicas realizadas al paciente

tuvieron influencia o relación alguna con el fatal desenlace".

O sea que se murió porque sí, porque le cedieron la ficha negra.

-Eso diremos, sí. -No.

Eso quieres tú que diga yo,

porque voy a firmar yo el dictamen, no tú.

-Piénsatelo. Tienes hasta mañana de plazo para firmarlo.

Si no lo haces, ya sabes qué pasará.

Está en tu mano evitarlo.

(Canción "New horizon")

Bienvenida.

Mamá.

-Hijo.

Hola.

¿Te puedo ayudar? Te has perdido, ¿verdad?

-No exactamente. Solo estaba echando un vistazo.

-Ah. Es un área restringida, solo para personal del hospital.

-Lo sé. -(RÍE) Muy bien.

¡Hostia! ¿Eres la nueva?

Digo... ¿la nueva? ¿La Dra. Julia no sé qué?

-Rubio. -Eso.

¿Cómo estás? -¿Y tú eres...?

Jon Barceló, adjunto al servicio de Plástica y Reconstructiva.

La Dra. Díaz me advirtió sobre ti.

Quiero decir, no me advirtió, me informó de que venías

y de que si necesitabas algo...

-Ya. No, gracias. Solo tenía curiosidad.

-¿Y la has saciado? La curiosidad.

¿O te queda un poco si quieres...?

-No, ya he visto todo. -Te has perdido, ¿no?

-¡Para nada! -Un poco.

-No me he perdido. -Un poco.

-Que no. -¿No? No pasa nada. Todo bien.

Entonces nos veremos por aquí.

¿Sí? Yo me voy por ahí, la salida,

por si quieres seguirme.

Nos vemos.

(PÍCARAMENTE) Bueno, ¿qué...? (RÍE)

¿Qué? -¿Cómo que qué?

¿Que si vas al cumpleaños?

Chao, chicas. (RÍEN)

-(RÍE) Venga, vamos.

En serio, gracias, tío, Manu. -Si invitas tú.

-¿Quién?

-Estamos aquí.

-(SUSPIRA) -¿Qué te pongo?

-Eh... ¿un botellín? -¿Me lo preguntas a mí?

-No, perdona. Afirmo. Ponme un botellín.

-Un botellín.

¿Qué miras? -Nada.

¿Eres la hija de la Dra. Díaz? -Creo que te equivocas.

-¿Trabajas aquí? -Sí.

-¡No trabajas aquí! Narváez, disfruta la cerveza.

Tenemos que hablar. Ahora.

¿Se puede saber qué coño haces? -Trabajar.

-¿Trabajar? Te había despedido.

Y tras lo sucedido con tu amiguito y la botella,

lo mejor era dejarlo estar, ¿no crees?

-Sí, dejar lo nuestro, dejar de liarnos,

pero necesito el curro.

Si te preocupa el conflicto de intereses, tranquilo.

-Alba. Alba, tía. Alba. ¿Eh?

-¿Qué? -Creo que no estás enterándote.

Que tu madre sea mi jefa es un conflicto de intereses

de la hostia. -(ASIENTE) Mira, lo siento,

pero acabó mi turno.

Si quieres, seguimos charlando mañana porque volveré.

¿Samu?

(RÍE) -¡Papá!

-¿Cómo está mi niño precioso? (LE BESA EXAGERADAMENTE)

¡Cuánto tiempo! ¿Qué tal el cole? -Bien.

-¿Bien? -Sí.

Mi madre te pide disculpas porque había quedado para cenar.

¿Y Albita?

Pues eso me gustaría saber a mí. (SUSPIRA)

-Papá, ¿por qué has venido? ¿Me toca irme contigo ahora?

-Eh...

Mi amor, papá y yo queremos contarte algo.

Venga, di.

¿Qué te pasa con Manu?

-¿Desde cuánto te importa?

-Oye, solo quiero ser tu amiga. -No te confundas.

Ni tú ni yo somos amigos aquí.

Es más, ninguno con los que estás aquí lo son.

¿Ves a esa gente? -Sí.

-Pues al final, cuando la residencia acabe,

solo tres seguiremos en Valle Norte.

Y una de esas tres plazas va a ser mía, tenlo por seguro.

Porque estoy dispuesto a cualquier cosa para quedármela.

-Bueno, eso muy bonito no es.

-Pero es verdad.

¿Tú quieres una?

¿Te gustaría quedarte aquí? -Pues claro,

pero no a cualquier precio.

-Entonces, déjame que te adivine el futuro, Álex.

No serás una de las elegidas.

¿Es malo? ¿El qué?

Pues lo que vais a decirme.

¿Es malo? -No. En realidad, es muy bueno.

A ver, tú sabes por qué papá y mamá ya no viven juntos, ¿no?

-¿Porque te liaste con Andrea?

-Eh... ¿Cómo sabe eso?

No me mires, se entera de todo, lo sabes.

(SUSPIRA) Bueno, a ver, un poco...

sí fue

por eso. Sí, sí.

Pero también fue porque papá y mamá se pasaban el día enfadados,

discutiendo mucho...

Y para dejar de discutir, pensamos que lo mejor era separarse.

¿Lo entiendes?

Pero yo te quiero a ti igual o mucho más.

Tú sabes eso, ¿no? Y como te echo tanto de menos,

he decidido que voy a venir a vivir

a una casa muy cerca de aquí, para que podamos estar juntos

siempre que quieras. ¿Te gustaría eso?

¿Mola o no mola?

(RÍE)

Claro que mola.

Dos birritas fresquitas por aquí. -Gracias, Jon.

(SILBA) ¿Y esto qué es, Martuchi?

Estás diferente, ¿te has hecho algo? No, el pelo.

¿El pelo? No sé.

Estás guapa. Gracias.

¿Quieres una birrita? No, un zumo de los míos.

Venga. Pues te queda muy bien.

Muy bien, estás muy guapa. Gracias.

¿Cristina? ¿Qué tal?

¿Qué haces aquí, cariño? Vine en taxi.

Necesitas reposo.

Y salir, que llevo tres días en casa viendo la tele.

Que estoy bien, cariño. Solo quería salir y celebrar un poco la noticia.

¿Hm? -Un momento. ¿Qué noticia?

Ah, ¿no has dicho nada? No, no he tenido tiempo.

Estábamos con otro tema. Bueno, que...

Pablo y yo vamos a vivir juntos. -¡Uh!

(RÍEN) -Muchas gracias.

-Enhorabuena. Gracias.

Perdón, tengo que ir a felicitar a otra persona.

-Te pedí eso, ahora te lo llevo. Vale.

Felicidades. -Gracias.

Hola.

¡Hola! (RÍE)

Al final has venido. Sí, sí, sí. (RÍE)

Feliz cumpleaños. Muchas gracias.

¿Y mi regalo?

Eh...

¿Te parece poco?

Mucho más de lo que un humilde enfermero puede desear.

¿Quieres algo? No, ya he pedido.

Gracias.

¿Ya se ha dormido? (ASIENTE SUSPIRANDO)

Es un niño increíble.

No hemos debido hacerlo tan mal.

Buenas noches.

-Hm-hm.

-¿Fer? -¡Albita!

-¿Qué haces aquí? -Mi niña.

Tenía reuniones en la ciudad y he aprovechado para ver a Samu.

Tengo una noticia.

Me vengo a vivir aquí. -¿Aquí aquí...

a...? -No, no.

-Ah. -Quiero decir cerca.

¿Tú qué tal la universidad? -Pues bueno, bien...

Estupendamente. Ha dejado la carrera

y vuelve todos los días a las tantas, imagínate.

Si vuelvo a las tantas porque trabajo en un bar.

-(SORPRENDIDO) Ah... -Bueno, trabajaba.

Trabajas, ¿no? Trabajaba.

¿Trabajabas? Trabajo.

-Bueno... Os dejo con vuestras cosas.

(LA BESA) Y me voy ya.

-Por cierto... -¿Qué?

-¿Quién es el pibón que te espera fuera?

-Eh... A ver.

Eh... Es Andrea.

¿Cómo? ¿Has traído a Andrea?

¿Qué te dije? Ya, pero volvemos para Zaragoza

no tenía dónde quedarse y le dije que diera unas vueltas...

Bien, perfecto. Preséntamela.

-Espera, mamá. Un segundito. Antes de ... Escúchame.

-Paula. Por favor.

¿Dónde está? -"Ciao".

Chao. -No, mamá, él es...

¿Él es Andrea? -Sí.

Es Andrea, italiano y no quise sacarte de la confusión

porque no encontré la mejor manera de explicártelo bien.

(TITUBEANDO) Pero es un hombre.

Sí. -Sí.

¿Y tú desde cuándo eres...? ¿Qué... qué eres?

-¿Qué soy? A ver, yo soy...

Yo soy..., pero también... Quiero decir,

que yo soy todo. Es una historia muy larga que...

Paula, por favor. (SUSPIRA DESESPERADO)

"Ti ho detto di aspettarmi in macchina" o que dieras una vuelta...

-"Eh, io stato...", pero me he perdido.

-Ya, pero ¿"perché" te has "fermato" justo "qui"?

-¡Sh! "Io non sono una bambolina", ¿eh?

-Mamá, espérame. -Lo sé, mi amor.

¡Paula! -Mamá, por favor, espera un momento.

-Paula, por favor, déjame presentarte a Andrea.

No seas así, calma...

-Mamá. Mamá, ¿dónde vas?

-Joder con mi yerno, qué callado se lo tenía.

No es que me importe, que me da igual.

-Pero ¿qué hacemos? -Que no nos vean.

Si saben que estamos liados, la liamos.

Me alegro de haber pasado mi cumpleaños contigo.

Si tuvieran que borrar de tu memoria todo menos un recuerdo,

¿cuál sería?

Joder, es una pregunta difícil. Ya, lo sé. (RÍE)

(RÍE) No sé, hay... Hay muchos.

Pero hay uno que me gustaría conservar.

De ti.

¿De mí? Sí, de ti.

Pero... Es fuerte que sigas sin acordarte.

Pero ¿qué...? No entiendo. ¿Nos conocíamos de antes?

Mucho antes. Más de 20 años, por lo menos.

Sí, fue en un campamento de verano, tendríamos 12-13 años.

Nos pasamos los 15 días lanzándonos miradas

y haciéndonos los encontradizos.

Pero nunca nos dijimos nada.

Hasta hoy, claro.

Qué fue... ¿Eres tú? Sí.

Claro, Santi el del aparato. ¡Santi, el Tiburón!

(RÍE) Sí, sí, el Tiburón, sí.

Bueno, sin el aparato y sin las gafas, pero sí.

El Tiburón, sí. Pero...

¿cómo no me has dicho nada antes? No sé.

Estaba esperando... el momento oportuno.

Como ahora.

(LE DAN ARCADAS)

¿Estás bien? ¿Has bebido mucho? No, no.

Si no he bebido alcohol. ¿Y eso rojo que bebías sin parar?

Zumo de naranja y granadina. Será eso.

¡Que no! Que me conozco, esto es muy raro.

¿Te pido un taxi o te acompaño? ¡No, no!

Haremos una cosa: me voy dando un paseíto,

así me da el aire y...

Si nos vemos mañana, de verdad, si...

Gracias, ¿eh?

Feliz cumpleaños.

(SUSPIRA RESIGNADA)

-¿Laura Guevara?

De 5 B, ¿verdad?

Pero bueno... Cuánto tiempo, ¿no?

¿Qué tal? ¿Qué haces aquí? ¿Estás bien?

-(RÍE) Sí. Ahora sí.

(RÍEN)

(RÍE NERVIOSO)

(Canción "The underestimation of denial")

(Telefonillo)

(Telefonillo)

Paula.

¿Qué haces aquí?

¿Estás bien?

¿Ha pasado algo?

Perdona.

(GRITAN)

(Sirena)

¿Cuánto queda?

Vale, vamos a verle la tensión.

Tu padre ha sufrido un derrame cerebral, está en quirófano.

Pero ¿se pondrá bien?

Es pronto para decirlo, pero haremos todo lo posible.

(Frenazo y bocinazo)

Perdón. Ya está. -(GRITA)

-¡Álex! -Tranquilo.

Fractura de páncreas con rotura de conducto

y salida de jugo pancreático a cavidad.

Tiene conmoción cerebral,

traumatismo torácico y abdominal. Tensión: 9-6.

Está crítico. A quirófano.

(SUSPIRA) Venga, venga.

¡Carga a 350!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 5: "Recuérdame"

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Hospital Valle Norte - Capítulo 5: "Recuérdame"

11 feb 2019

Un joven tiene que ser operado de urgencia. Su novia sufre un colapso. Los dos empeoran y mejoran al mismo tiempo. Jon se enfrenta a una operación muy complicada, pero que podría mejorar la vida de su paciente para siempre. Marta, Héctor y Paula deben hacer frente a sus problemas.

ver más sobre "Hospital Valle Norte - Capítulo 5: "Recuérdame"" ver menos sobre "Hospital Valle Norte - Capítulo 5: "Recuérdame""
Clips

Los últimos 72 programas de Hospital Valle Norte

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos