www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4240598
No recomendado para menores de 12 años Hora punta - 25/09/17 - ver ahora
Transcripción completa

Muy buenas noches. Bienvenidos a "Hora punta".

Es un placer estar con ustedes.

Hoy tenemos a mujeres valientes, pioneras,

tenemos a las dos primeras mujeres policías de España.

Son de Córdoba y son hermanas.

Tenemos el caso también de una mujer

que es la primera policía transexual.

Vamos a empezar por ella y conocer su historia.

Ella es Marta Reina, la primera agente

de la policía catalana que ha dado a conocer su historia

sobre su proceso de cambio de sexo.

Ella se llamaba Santi.

En 2002 entra en el cuerpo de Policía.

Tiene que superar intentos fallidos para cambiar de sexo.

En 2013 decide dar el paso y se lo notifica a los superiores.

Un año más tarde empieza el tratamiento.

Marta admite que ha sido muy bien recibida por sus compañeros,

quienes les facilitan el cambio de vestuario.

Marta se encuentra en la tercera fase de transición.

Paso que termina con la operación final.

Vamos a conocer en profundidad a esta mujer

que no lo ha tenido fácil, Marta Reina.

(Aplausos) Marta, por favor.

Un placer que estés con nosotros.

Y decimos que no ha sido fácil porque es obvio

que someterse a un cambio de sexo no es nada sencillo.

¿A qué edad te das cuenta?

¿Se puede decir así, que estás en un cuerpo equivocado?

Sí.

Me doy cuenta sobre los siete años.

Remontando todo lo que estoy escribiendo,

estoy escribiendo un libro. Espero tenerlo listo para finales de año.

No me extraña, es para un libro y una película.

Mejor dicho,

¿quién es la primera persona a quien le dices,

algo no va como debería?

Yo pienso de una forma y mi cuerpo...

Todo esto en el 2015.

Hasta entonces no se lo habías dicho a tus padres.

No.

No digo nada porque además, no lo he dicho en los medios nunca

en las entrevistas que he tenido.

Yo soy adoptada.

Hay una época hasta la edad de 13 años

que es cuando tengo una serie de problemas en el colegio.

Yo nací en los 70.

Hasta el 83... He tenido algún que otro percance.

¿En qué sentido?

El hecho de no estar jugando con los niños.

Era mucho más afeminada.

Después fui más masculina. Estuve en un internado.

A partir de aquí se genera irte masculinizando

y hasta 2014.

Dejo todo y me pongo en manos del hospital para iniciar el proceso.

Dime una cosa.

¿A alguna de tus parejas se lo habías dicho?

Tampoco.

Cuando inicio del TRH, la transición,

lo comento al año y medio,

que ya es imposible llevarlo escondido.

Te va cambiando mucho el cuerpo, como veis.

Cambia muchísimo.

Llega un momento que lo tienes que decir.

Que estaba desplazada en Vic y los primeros

que lo supieron fue mi unidad de trabajo.

Vic, en Cataluña.

Le dije a mi sargento, fue el primero de la lista.

¿Me estás diciendo que a la primera persona

que se lo dices no son tus padres, ni un novio?

¿Qué te dice el sargento?

Sargento, que me voy a hacer mujer.

No se lo dije así tan directamente.

¿Cómo se lo dijiste?

Yo soy el sargento.

Nos fuimos a tomar un café.

Yo se lo quería explicar fuera de la comisaría.

Mira, estoy actualmente en proceso de reemplazo hormonal.

No sabía lo que era.

Fue cuando le dije, me siento mujer,

y a partir de ahora estoy llevando un proceso médico para cambiar.

¿Se lo tomó en serio o a cachondeo?

Puso una cara muy rara.

Puso una cara muy rara y a partir de ahí,

al día siguiente me mandó un sms y me dijo que tenía que volver

a hablar conmigo que tenían muchas preguntas.

Me pongo en la piel de cualquiera de mis compañeros.

Tengo que hablar contigo, me estoy hermanando.

No me planteo quedarme

en plan como si no hubiera escuchado nada.

Te formularía preguntas, ¿qué te puedo ayudar...?

Y más siendo policía que tienes que tomar decisiones rápidas.

La sorpresa esta...

La puedes multiplicar, imagínate.

He dado formación a la Policía.

He continuado con las pintas que salgo por ahí

y he continuado dando formación a la Policía.

Pintas ninguna.

Yo me veo y anda que no hace tiempo de esto.

El cambio que vas dando.

Voy a dar entrada a diferentes compañeras,

José María Íñigo, Marta, sentaos.

Es un ejemplo de superación, es una tía dura.

Es una experta en terrorismo y falsedad documental.

Todo lo que quieras lo vas a conseguir.

Aunque no fueses eso, lo mismo, hay que normalizarlo todo.

Es digno de hace mirar que expliques tu historia.

(Aplausos)

¿Qué querías preguntar?

Me gustaría que nos contara

que ha explicado que sus compañeros fueron fantásticos,

pero también ha tenido que algún otro problema.

Que nos cuentes los tipo de problemas que has encontrado.

Un compañero, había ciertos comentarios que acabó en expediente.

-Un compañero, había ciertos comentarios que acabó en expediente.

-Un compañero, había ciertos comentarios que acabó en expediente.

Bueno, es lo que digo, globalmente el cuerpo se ha portado bien,

pero hay ciertas personas, aunque no cambies de género.

-¿Alguien te negó la posibilidad de utilizar un uniforme?

-Estaba invitada para un congreso internacional en Ámsterdam

de delitos de odio.

Éramos 40 mujeres transexuales de todo el mundo,

de la Policía, de Canadá, de Nueva York.

Se pidió la autorización, me vino negada.

-¿Autorización para vestir el uniforme?

-Sí.

Marta, incluso habrás visto eso con pena y con miedo,

personas transexuales que han hecho el cambio de sexo

y que después no se sentían felices.

Psicológicamente debe ser algo muy complicado.

Destroza psicológicamente.

Con el doble agravante, tiene que realizar

un doble proceso de volver a su condición original.

-¿Y la familia?

Has dicho que a nivel profesional muy buen rollo,

pero ¿a nivel familiar?

-Genial.

-Marta, si me permites,

lo menos femenino que me parece es la voz.

-Pasó bastante desapercibida,

menos cuando hablo por teléfono o pido un café.

-¿Y una pizza? -Es un decir.

-Por teléfono hay muchas peleas, y menos mal que no fumo negro.

Muchas gracias de corazón haber estado con nosotros.

Esperemos poder leer tu libro y tu historia.

De verdad, felicidades y muchas gracias por estar con nosotros.

(Aplausos)

Vamos a ir con dos mujeres que tampoco lo tuvieron sencillo.

Estamos hablando de dos cordobesas que fueron las primeras mujeres

policías de España.

Te abrieron el camino, que lo sepas. Son ellas.

El ayuntamiento cordobés ha sido el primero que ha incluido

a un simpático grupo de señoritas para cooperar

en el cuerpo de Policía. -Estaban Delfina y Dolores.

Ingresaron en 1970.

Su primera función, dirigir el tráfico de la ciudad.

-Había tres semáforos.

Todos se regulaba manualmente.

Alguna compañera le arrojaron tomates.

-Se enteró de la oferta por la radio. Ya conocían el oficio.

Su padre era policía.

Ahora jubiladas tienen buenos recuerdos.

Vamos a conocer esta apasionante historia con sus protagonistas,

Delfina y Lola.

¿Qué tal?

Bienvenidas.

¿Cómo estás?

Un placer. Igualmente.

Ahora se dice rápido, estamos acostumbrados,

pero vosotras, las primeras mujeres policías, hermanas, además.

¿Quién convenció a quién?

Yo convencí a Lola. ¿Cómo se pasa por la cabeza?

Yo había visto en televisión, la Televisión Española,

que era lo único que teníamos entonces,

yo había visto una japonesa que había venido a Barcelona

y había estado regulando el tráfico.

¿Una japonesa? Sí.

A mí me impactó.

Cuando yo vi aquella mujer dice: "Pues sí, me gustaría".

Un hombre cometió una infracción...

Me vino un coche en dirección prohibida,

le paro, le doy paso al otro vehículo,

viene el señor este con el DNI, que quería que lo denunciara.

Mire usted, no, señor.

Usted no ha visto la señal, es de fuera, no, circule.

Ni hablar, usted me tiene que denunciar.

Me tiene que firmar con su nombre, no un garabato,

que yo pueda demostrar que me ha denunciado una mujer.

¿Se lo tomaban como que les quitabáis el trabajo?

Sí.

Pero la convocatoria solo era para mujeres.

¿Llevabáis pistolas? Sí. Nunca lo usé.

¿Te quedaste con las ganas?

No. -Yo era más guerrillera.

Yo quería estar en el coche patrulla.

Vosotras os cortastéis la falda vosotras mismas. ¿Por qué?

Para nosotras era muy larga.

Tú eras muy lanzada. Sí.

Yo me notaba que cuando me pongo el uniforme, me transformo.

-Pierdes el miedo.

Es como una coraza.

¿Os han insultado

por ser mujeres policía? Sí.

¿Qué os decían?

Palabras textuales, guarra, vete a fregar los platos.

¿Por qué guarra?

Íbamos perfumadas.

-Todavía entonces se cosían los calcetines.

Ella tuvo un intento de atropello.

-Yo estaba en el coche patrulla con un compañero.

He estado mucho tiempo con una compañera.

¿Estaba mal visto que fuese una mujer y un hombre?

No por parte nuestra,

pero por parte de la mujer del compañero.

No quería que fuera con una mujer ocho horas.

Ocho horas, tiene que pasar algo.

No tiene por qué.

Es broma.

Es un compañero más. Yo estuve con mi compañero...

A mí me ha parado un vehículo porque iba haciendo conducción

temeraria.

Con él iba a otro. Nosotros le paramos.

Le estábamos identificando. Los otros iban con una furgoneta,

dieron la vuelta. Coge el compañero y le pega un empujón.

Habéis vivido momentos realmente duros.

Nos vamos a ir a un momento muy duro, al año 1996,

el 18 de diciembre.

Cuatro hombres disfrazados entraron en el banco de Córdoba.

Se llevaron 50 millones y dispararon a dos mujeres policía.

Cuatro hombres disfrazados llegan a la oficina principal

del banco de Santander y encañonan empleado.

Tras esperar escondida se hacen con un botín 50 millones.

Mientras, son avistados por dos agentes

de la Policía Local.

En un cruce, un atracador se esconde en los matorrales.

Mató a las dos.

Eran las primeras mujeres asesinadas en acto de servicio

desde que se creó el cuerpo.

Lo estás recordando y sigues viviéndolo como si fuera ayer.

Fue horroroso.

-Yo trabajaba en el mismo grupo.

Cuando yo estaba en el mismo coche patrulla,

cada coche teníamos mucha unión.

Esa unión parece que ha ido desapareciendo un poco,

pero en la época...

Lola no lo ha superado.

Esa fotografía de las dos la tengo yo en mi salón.

¿Qué recuerdas de ellas? Eran dos ángeles.

Habéis sido fuente de inspiración

para otros compañeros y compañeras.

En especial, para Molina, Juana Molina. La tenemos con nosotros.

¿Sí?

Aquí está. ¿Qué tal?

Bienvenida.

Aquí tienes a Delfi y a Lola.

Quédate aquí, tú eres de Córdoba. Sí.

Trabajo en Sitges y vivo en Vilanova.

Una localidad cerca de Barcelona.

Yo deje Córdoba en el año 77.

En el año 80, las primeras convocatorias que admitían mujeres

empecé a formar parte de la Policía Local de Sitges.

Te sirvieron de inspiración.

Cuando iba al colegio las veía regulando el tráfico.

Cuando iba con mis amigas en la parte de la mezquita,

me quedaba mirando.

Yo quería ser Policía Local.

Nacho, buenas noches. ¿Qué quieres comentarnos?

Quiero comentar toda la evolución de de la mujer

en los cuerpos policiales. En este caso se debe sumar

que un año después la policía municipal de Madrid

se incorporan 52 mujeres, pero estaban limitadas a dirigir

el tráfico.

Una situación que cambia en 1988.

A través de un real decreto se promueve que las mujeres puedan

hacer carrera militar en igualdad de condiciones con el hombre.

Se incorporaron 197 mujeres. Atención a lo que dijo una de ellas.

-¿Es una carrera para hombres?

-No, podemos estar todos en igualdad de condiciones.

-Unos números que han evolucionado.

Ahora hay 33.000 mujeres, pero solo representan un 10,6%

en comparación con los hombres.

¿Y a nivel europeo?

-España con un 10,5% de mujeres

no llega a la cuota media que pide la UE,

que se sitúa entre el 20 y el 25%.

España es el cuarto país de Europa con un mayor despliegue policial,

pero la mayoría son hombres. Chipre, Alemania y Portugal

se sitúan dentro de las cuota media de Europa.

Hay otros que están por delante,

Estonia, Holanda o Suecia, por encima del 30%.

Unos datos que en nuestro país van a la alza,

pero nos queda mucho camino por recorrer.

Gracias por estar con nosotros. Queda mucho camino por recorrer,

pero gente como tú, Olga Maeso, eres policía y vas a los casos

más complicados.

A veces tienes que soportar cosas increíbles.

Algunos mandos no te hacen caso. Una vez con un mando

te decía cosas como que: "Ese culito es mío".

He vivido una mala experiencia.

Me ha costado años en superar.

Cuando estuve haciendo la formación para estar

en la unidad de saltos tuve una caída.

Recibí un mensaje de este mando,

me he enterado de que te has hecho daño.

Inicialmente era nueva, qué atento, gracias, estoy bien.

Me dijo: "Me pareces muy maja, ¿me puedes dar número?"

Yo no quería tener relación.

Puse una excusa.

Le dije, tengo pareja.

Contestación, dije, algo malo,

no sabía si eras tan borde

porque eras lesbiana o porque tenías pareja

o porque eras lesbiana y tenías pareja.

Se lo enseñé a los compañeros.

Menuda contestación, por favor.

Existe en estos casos.

Aquí y en cualquier profesión.

Hay mecanismos para detectarlo.

Y cuando volví él era mi cabo.

Tenía la esperanza...

Primer día, estamos todos comiendo y en medio dice,

o no tiene cara de no haber comido nunca...

Me enfrenté a él.

Que sea la última vez que dices algo así.

Estuve tres semanas así.

La mayoría de personas, estoy en prácticas,

voy a intentar solucionarlo, lo coges aparte, respétame,

solo te pido respeto.

Eres mi mando, pero hasta aquí.

Y siendo yo. Es lo que dice David.

Yo llegaba a casa llorando.

No sabía qué hacer.

Y la vergüenza.

Los compañeros estaban en prácticas,

pobrecita, pero nadie salía en mi defensa.

Me va a coger a mí...

Una vez vieron que yo tenía razón, a mí me dijeron

que si quería cambiar de furgoneta,

y él cogió baja por depresión. Fantástico.

Para mí lo más importante y si lo cuento ahora

es que al final no es la Policía, es la sociedad.

Sigue habiendo machismo.

Me decía, aquí no debería haber mujeres.

Entonces, que la gente que sufre algún tipo de acoso,

lo que es la institución de ayuda.

Tienes que dar parte.

Te expresas, estás nerviosa, lloras,

pero finaliza cuando hablas.

Quiero agradecer que hayáis estado con nosotros.

Seamos hombres y mujeres nos bebemos mucho por haber sido las primeras.

Son muy queridas y respetadas.

Son una institución en la Policía Local de Córdoba.

-En principio las mujeres policías no se podían casar.

-En Córdoba no.

-En Córdoba no hubo ese problema.

¿El hombre sí se podía casar?

La primera mujer que se casó,

a los dos años la expulsaron.

Tuvo que ir a los tribunales y ganarlo.

-Si hoy en día muchas mujeres en sus puestos de trabajo

tienen problemas o no pueden optar a un puesto de trabajo

por el mero hecho de que se puedan quedar embarazadas,

como que en aquella época...

Tuve muchos problemas con mi embarazo.

Yo fui la primera que se casó. Tú eres la primera en todo.

Cuando entré, yo ya tenía novio.

Me lo encontré en la calle.

(Aplausos)

Me lo encontré regulando el tráfico.

¿Regulando el tráfico?

Él pasaba y se paraba a verme.

¿Qué pensabas?

Si hacía sol, si hacía frío, él se quedaba allí.

Yo entraba a descansar, no había eso de los bares,

entró a un banco y estaba el muchacho

y me dice que si tengo novio.

Al año y medio nos casamos.

Con desgana, pero...

¿Has tenido muchos pretendientes?

No, se ve que me veían mala cara.

Cara chunga.

Cuando tome posesión del cargo.el jefe me dice, Molina, pase.

Sabe que ha cogido un trabajo de hombres, ¿verdad?

Usted tiene una hija.

Aquí no hay puestos para mujeres embarazadas.

No quiero saber si su hijo tiene un problema.

Usted tiene que cumplir como un tío. -Es una barbaridad.

Ahora cuando un agente comunica que está embarazada,

se le retira de un servicio que pueda sufrir cualquier

agresión física.

-Yo he sido monitora de tiro, antes de empezar se dice:

"Si alguien piensa que puede estar embarazada, no se hace la práctica".

Es tremendo.

Entraste en el cuerpo con novio.

¿Tu novio fue tu marido? Sí, llevo 44 años.

¿Qué pensaba al inicio?

Al principio le pareció bien.

Pero cuando llevábamos cuatro o cinco meses me dice:

"¿Cuándo te vas a salir de policía?"

Mi marido también era andaluz, de Granada, y dice:

"¿Cuándo te vas a salir?" Yo no me voy a salir.

Pues piénsatelo.

Ya volveré a ver qué has pensado.

Volvió al mes y me dice, ¿otro que has pensado?

¿Qué vas a salir?

A mí me ha costado mucho trabajo sacar mi oposición.

Yo tengo un trabajo y no lo voy a dejar, es por vocación.

Y me dice, pues entonces lo vamos a dejar. Vamos a hacer una cosa,

o novio o trabajo.

Y digo, pues trabajo.

Hombre, a ti te encontré en la calle.

El trabajo me ha costado mucho sudor y lágrimas.

Estabas loca de amor.

Tú rompiéndote los codos estudiando, reciclándome.

No es como hoy en día, que no sacrificamos los padres

para que los hijos tengan sus estudios.

La vida era muy distinta.

Nos tuvimos que reciclar y mucho.

Tuvimos que hacer el servicio social.

¿Para qué quería coser para ser policía?

Pero bueno, que ponían eso.

Y luego se alegro que tuviera esa elección.

Se ha sentido muy orgulloso. Y una de las pioneras.

Hagamos una cosa, sé que os gusta la magia.

Tengo a uno de los mejores magos de todo el mundo, Jorge.

Gracias a la mesa, me acompañáis vosotras.

Jorge Luengo, que hemos disfrutado en "Pura magia".

Un placer detener a este pedazo de personas aquí.

-Qué guapo.

Tú nos dices cómo nos tenemos que poner.

Lola, os ponéis una a cada lado.

Dos mujeres guapas...

Voy a intentar una cosa con una baraja de cartas,

que la vean en casa.

Voy a pedir lo siguiente.

Solo piensa una.

Pese a que la al pecho, no la mires.

Qué bonito que uno tenga un sueño y se cumpla.

Qué bonito que tengas un sueño y que se cumpla.

¿Qué carta has pensado?

-El cuatro de corazones.

-La madre que lo parió.

Tú la has cogido libremente.

Que no queden dudas.

Lola, tú has cogido la que te ha dado la gana.

Por supuesto.

Me decía: "La madre que lo parió".

En esta ocasión como son hermanas se compenetran.

Me he traído esto que tiene unas características muy especiales.

Es capaz de adivinar y pensar.

Yo le digo uno y él cuenta una carta.

Yo le digo dos, cuenta dos.

Es buenísimo.

Pero le digo un número más grande. Cuatro.

-Por favor.

Es increíble.

Lo puedo hacer más complejo.

Secuencial, 1,2,3.

Está todo el mundo flipado.

Lo puedo hacer con números más grandes. Dime un número.

-Ocho.

-Díselo. -Ocho.

-Tienes que hacerlo rápido.

-Ocho.

-Cuenta en alto.

1, 2, 3... Siete y ocho. Increíble.

Da igual el número, dime un número más grande, del 10 al 20.

Cógelo tú.

El 10.

Aprieta y échalo para el lado.

Creo que me he pasado un poco.

Cuenta.

1... 13.

Da igual el número.

Yo le digo 0.

¿Cómo que 0?

Coge.

No hay forma.

Me ha gustado la técnica, Javier.

0.

Espera, Javier.

Me he pasado un poco.

Si el 0 no coge carta.

Yo le digo, 52.

Puede ser el número que tú quieras.

Esto sería la parte matemática porque cuenta, pero no la mágica.

Coge una, tócala, enséñala en casa, que la veas tú.

Ponla en medio de la baraja.

Justo aquí. Ya la he colocado.

Espera, que la cojo otra vez.

Esto es lo bonito de la magia.

Incluso podemos mezclar.

Que voy a pedir, coge el desatascador.

¿Quieres que te diga la carta?

¿Qué prefieres?

Adivínalo.

-Va a adivinar el pensamiento.

Sácalo ahora.

Ya tiene tu carta. Aprietas y echas al lado.

Si sale, me parece superable.

¿Es su carta?

-No me lo puedo creer.

-¿Cuál era la carta?

Siete de corazones.

Esto es imposible.

(Aplausos)

Muchísimas gracias.

Este me lo llevo a mi casa para que me ajuste las cuentas.

Jorge Luengo, uno de los mejores magos del mundo.

Antes de irnos, el ADN del desatascador se impregna

gracias a que tú lo has pensado.

Se quita, se convierte en una carta que no puede ser otra...

-Madre mía.

-Toda tuya, de recuerdo.

Jorge Luengo, qué mejor forma para despedir "Hora punta".

Que disfrutan a nivel mundial en tus espectáculos.

Quiero agradeceros que hayáis estado con nosotros para contarnos

vuestra historia.

Os invito a que volváis, al igual que tú, Jorge Luengo.

Gracias, de corazón.

Os dejamos, en TVE, gracias por habernos acompañado.

Hasta mañana, gracias.

(Música)

  • Hora punta - 25/09/17

Hora punta - 25/09/17

25 sep 2017

Programa de entrevistas y reportajes que va desde la actualidad a los contenidos más impactantes de internet y redes sociales. Cuenta con entrevistas a invitados famosos y una serie de colaboradores que comentan las diferentes secciones.

ver más sobre "Hora punta - 25/09/17 " ver menos sobre "Hora punta - 25/09/17 "
Programas completos (179)
Clips

Los últimos 314 programas de Hora punta

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios