www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3634105
Historia de nuestro cine - Tenemos 18 años (Presentación) - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Buenas noches.

El viaje real o imaginario al sur de España

que emprenden dos primas durante unas vacaciones de Navidad

centró el debut cinematográfico de Jesús Franco,

uno de los directores más prolíficos del cine español

y toda una referencia insoslayable a la hora de hablar

del más popular y arrebatado cine de género.

A primera vista, "Tenemos 18 años" parece una comedia juvenil,

en la línea de la coetánea "Las chicas de la Cruz Roja",

pero enseguida Jordi Costa nos cuenta

que la diferencia de aquella y por qué podemos considerarla

una rara avis dentro de nuestro cine.

Somos de la misma edad; tenemos 18 años.

-Estudiamos primer curso de Filosofía.

-¿Un viaje a dónde? -Al sur.

En invierno hay que ir al sur.

Es cómodo, seguro y perfecto para un viaje así.

¡Buen viaje! Escribidme o mejor mandadme cosas.

-¿De quién es ese trasto? -Nuestro, ¿por qué?

-Me tienes que llevar a la frontera, vamos.

-¿Y quién es usted? -Si rechistas, te degüello.

-¡Ay!

-No pueden pasar la noche ahí, vengan a mi casa.

Es la historia de un hombre afortunado,

pero ¡un asesino!

Buenas noches, Jordi. Muy buenas noches.

Decía al principio que "Tenemos 18 años"

podíamos compararlas con películas de ese momento,

por ejemplo, con "Las chicas de la Cruz Roja".

Una comedia juvenil, pero no tiene nada que ver,

¿y por qué la consideramos una rara avis de nuestro cine?

Realmente, todo ese aspecto de comedia juvenil de la época

realmente es solo camuflaje, solo apariencia,

porque en realidad hay una película muy heterodoxa.

Yo creo que casi prepop, porque si la miramos de cerca,

vemos realmente que es una película contada

por dos narradoras no fiables,

o sea, nada de lo que estamos viendo se puede dar por real.

Hay visiones enfrentadas sobre determinadas,

sobre una misma escena.

Una película que constantemente está forzando la verosimilitud,

está jugando a que no nos creamos lo que estamos viendo

y a que no nos lo tomemos demasiado en serio.

Bueno, Jesús Franco realmente en esta película

elabora un manifiesto, porque él acabaría recorriendo

todos los géneros populares del cine.

En la película hay un largo fragmento,

una historia dentro de la historia,

que empieza casi como una parodia del cine expresionista,

del cine de terror, para luego transformarse

en película de aventuras, western, incluso con elementos policíacos.

De alguna manera, todo lo que luego eclosionarían

está aquí sintetizado.

-La mayoría de las oportunidades que yo tengo para hacer películas

son películas de terror y son películas de suspense,

misterio, un término así.

Dirigió más de 200 películas. Esta es su ópera prima.

¿Qué convierte a Jesús Franco en un director inclasificable

dentro de nuestro cine?

Es tan inclasificable, que para muchos es quizá

uno de los peores directores de la historia del cine,

y para otros, entre los que me encuentro,

realmente su obra es un laberinto fascinante

en la que te podrías perder, porque está llena de obsesiones,

de guiños, de elementos recurrentes.

-Yo no quiero que la gente, después de ver una película mía,

tenga que estar pensando durante 5-6 días

qué es lo que yo quería decir,

quiero simplemente que cuando salgan se acabe.

Pone la palabra "fin" y se termina todo.

Uno de los protagonistas de esta película es Antonio Ozores,

que además le vemos en diferentes personajes

y en situaciones muy distintas.

Sí, realmente Antonio Ozores es uno de los grandes amigos

de la época de Jesús Franco y aquí le dio mucha libertad,

le permitió interpretar papeles muy distintos,

un poco, digamos, en la línea de lo que hizo Alec Guinness

en "Ocho sentencias de muerte", una película de Robert Hamer,

que le gustaba mucho a Jesús Franco.

-El almirante HoracioD’Ascoyne,

el general Lord D’Ascoyne, y lady Agatha D’Ascoyne.

¿Qué me dices de esas dos primas

que luego se convertirían en una constante

dentro el cine de Jesús Franco?

Exactamente, aquí está el esbozo de lo que sería

uno de los sellos de Jesús Franco,

que es el doble protagonismo femenino.

Ellas son Sara Medel, que es una actriz

que en ese momento era novia de Jesús Franco,

y Terele Pávez, jovencísima,

y realmente muy, muy enérgica y eléctrica en la película.

Entiende un poco la figura femenina casi como provocador,

que utiliza la capacidad imaginativa, la capacidad seductora,

pero también una especie de frivolidad irreverente

como un agente provocador contra todo lo que encarna

lo institucional de la realidad.

No vamos a desvelar el final de la película,

pero sí que en el desenlace de "Tenemos 18 años"

hay algo de contradicción.

Sí, porque Jesús Franco fue un cineasta del placer.

Él lo que practicaba era placer cinéfilo,

el cine para divertirnos

y para que no creamos demasiado en la ficción.

Lo suyo es el cine dionisíaco, lo que se llamaba

el cine como dominio del eros.

El final de la película puede parecer un poco moralista,

puede parecer una concesión al adoctrinamiento de la época,

pero, en realidad, por debajo de las imágenes

se filtra una amargura y da la sensación

de que lo que supone la idea de integración y normalidad

es un poco lo que Jesús Franco consideraba lo anatema.

No podíamos haber encontrado mejor compañero

para reivindicar la figura de Jesús Franco.

Gracias, Jordi. Gracias a vosotros.

Cuando Quentin Tarantino visitó nuestro país

para presentar "Kill Bill: volumen 2",

se lamentó de no poder gozar de la libertad sin límites

de un cineasta como Jesús Franco, un hombre que pensaba

que la libertad tenía que inventarse uno mismo

pegándose con medio país.

En 1959, abría su primera ventana a la excentricidad.

Historia de nuestro cine - Tenemos 18 años (Presentación)

14 jun 2016

Clips

Los últimos 765 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios