www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4074554
Historia de nuestro cine - Flor de santidad (presentación) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE Accesibilidad.

Hola, ¿qué tal? Buenas noches. Nadie dijo que llevara al cine

la prosa de don Ramón del Valle Inclán, fuese tarea sencilla.

Adolfo Marsillach, célebre hombre de teatro,

aceptó en 1973, el reto de adaptar "Flor de santidad".

El resultado fue una versión bastante libre y atrevida

de la novela,

que supondría la primera y última experiencia de Marsillach

como director de cine.

Desde el día de hoy, las provincias de Galicia quedan sometidas

a la ley Marcial.

-Hijos míos, malos tiempos corren para la iglesia de Dios.

Nos dieron los templos, nos persiguen.

-Ancharais vuestras manos en la sangre del justo.

Viento

-¿Quiere dormir esta noche en el establo, señor?

-Ese levantamiento será pronto, pero desconfío del pueblo.

Ha perdido la fe.

-Con hambre, no hay fe, señor arcipreste.

-Su hijo llevo en el vientre.

-Tuvo trato con Satán. -Está endemoniada.

-¿Quién es esa mujer? -Una pobre loca.

Va por ahí predicando que espera un hijo de Dios.

-¿Confesáis entonces haber tenido trato con Satán?

-¡No, no!

¿Qué tal, Javier? Buenas noches. Buenas noches.

Continuamos en esta semana, en la que estamos emitiendo películas

dirigidas por actores.

En este caso, le toca el turno a Adolfo Marsillach,

que adapta esa novela de Valle Inclán,

pero de una manera muy libre.

Sí, es la cuarta novela de Valle Inclán.

Viene después de las tres primeras sonatas

e inmediatamente antes de la Sonata de Invierno.

Se publica en el año 1904, aunque, en realidad,

se ambienta bastante antes, en 1853, el llamado "año del hambre",

en Galicia.

-Este es el clima que respira el poético mundo de Valle Inclán.

Todo puede ocurrir en este momento:

El milagro, la fe, la herejía,... Es el "año del hambre".

-Es una novela bastante corta o muy corta,

y más de descripciones que de acciones.

Y que se asienta, fundamentalmente, en un encuentro.

El encuentro entre una joven pastora y un peregrino,

en el Camino de Santiago, que no se sabe muy bien si es un mendigo

o un santón o un profeta,

pero que ella ve como el mismísimo Jesucristo en persona,

y al que se le entrega sexualmente.

Esa es la base de la novela.

Sin embargo, en la película, le introduce en toda una trama

que casi se convierte en la trama central de la película,

que es la guerra casi civil, entre los carlistas y los isabelinos,

los carlistas de corte tradicional y religiosos,

y los isabelinos, de corte liberal.

Puede que esa base de la novela a la que hacías alusión

recuerde a muchos cinéfilos a la trama de otra película.

Seguro que nos recuerda a una célebre película italiana,

"El amor", de 1948, compuesta por dos episodios.

Uno de esos dos episodios, a "El milagro".

Es una película de Roberto Rossellini,

escrita por Federico Fellini, e interpretada por el propio Fellini,

como actor y por Ana Magnani.

Tanto se parece la trama de "Flor de santidad"

a ese episodio de la película de Rossellini,

que en Argentina, cuando se estrenó la película italiana,

buenos conocedores del texto y de la obra de Valle Inclán,

lo acusaron directamente de plagio.

Sin embargo, estudios posteriores se han venido a elucubrar

y a más o menos confirmar el hecho de que ambas historias,

la de Valle y la de los italianos, se basan en relatos de tradición oral

De tradición oral siciliana, la de ellos,

y gallega, la nuestra.

-... El pueblo acudió en romería. Allí la santiña llegose

y la maldición del peregrino cumpliose.

Vamos a hablar del director, de Adolfo Marsillach,

porque esta es su primera película como director,

pero también la última.

Es un encargo, es una película de encargo

que llega en muy buen momento teatral,

porque estaba triunfando, dirigiendo e interpretando Sócrates.

Cuando le llega, a él le apetece mucho dirigir cine,

y le apetece mucho Valle Inclán, porque es un especialista

en el teatro de Valle Inclán.

Sin embargo, lee el guión que ya estaba escrito

porque era un encargo, el guión era de Pedro Carbajal,

y el guión no le gusta.

Le gusta muy poco, porque lo ve demasiado enrevesado

y demasiado enfático.

¿Qué hace? Pues que dice que sí, acepta pero con dos condiciones:

que pueda meter mano en el guión a su antojo,

y que todos los actores que estaban representando con él Sócrates,

pudieran trabajar también en la película,

para que ese parón teatral no les perjudicara laboralmente.

¿Y cómo resulta la dirección de cine de un hombre de teatro?

Pues es muy atrevida.

Luego, hay recursos formales que le salen mejor y otros le salen peor,

pero desde luego, no se corta.

Y yo creo que el paradigma de eso podría ser la secuencia

de la lucha a navajazos,

con una puesta en escena y un montaje creo que insólitos,

y además resueltos con un efecto que puede ser discutible,

pero también es muy extraño.

Luego, está también la secuencia de la batalla,

en la que vuelve a jugar con el tiempo cinematográfico

y con el tiempo real.

Y quizá, la secuencia que mejor funciona es la secuencia final,

la de las endemoniadas.

(Gritan).

-Yo creo que hubiera podido seguir como director de cine,...

Pero siempre que se hace una primera película

y que la película no funciona económicamente,

pues eso asusta luego a los productores posteriores.

Entre los intérpretes, un cameo de Adolfo Marsillach.

Es un cameo, porque no se puede hablar casi ni del personaje,

porque no se desarrolla.

Los protagonistas principales son una italiana,

la joven Eliana de Santis, que tuvo una carrera muy corta posteriormente.

Y los actores, dos de los grandes de la época del cine y teatro español,

Antonio Casas e Ismael Merlo.

Y junto a ellos, pues esa actriz teatral, con gente como Tina Sainz,

Carlos Soriano,...

La película fue un fracaso en su momento,

pero también se hablaba de que la censura bañó mucho

lo que podría haber sido una película distinta.

Sí, sí, fue un fracaso

y probablemente por eso no volvió a dirigir Marsillach.

Aunque yo le veo variadas virtudes y ojalá el pase de esta noche guste.

Y no deja de ser un Valle Inclán.

Pero es cierto que la censura masacró,

y él se queja mucho en sus memorias que le hicieron cortar

de aquí y de allí.

-Hubo que cambiar todo el diálogo y se cambiaron 1.400 palabras.

Vamos, no se entendía nada de lo que pasaba.

Y a parte de la confusión que podía haber ya en el guión

y en mi realización, había la otra confusión administrativa

que obligaba a cambiar todo lo que estaba sucediendo.

En imagen, no tenía nada que ver con lo que los actores estaban diciendo

a través de su expresión vocal.

-La película no deja de ser una metáfora

de las consecuencias trágicas de las guerras civiles.

Y eso, en España y en el año setenta y pico, aún en dictadura,

pues era muy complicado.

En el año 73.

Muchas gracias. De nada.

Esta noche, recuperamos en "Historia de nuestro cine"

una de esas películas malditas que apenas tuvieron eco

en el momento de su estreno, pero que nos muestra otra faceta

de una importante figura de la cultura española del siglo XX,

Adolfo Marsillach.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Flor de santidad (presentación)

Historia de nuestro cine - Flor de santidad (presentación)

21 jun 2017

Los últimos 714 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios