www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4217020
Historia de nuestro cine - Los cuervos (presentación) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

"Un hombre con los días contados no le tiene miedo a nada",

dice uno de los protagonistas en una de las mejores frases

de la película.

"Los cuervos" es la historia de un rico hombre de negocios

que, sabiendo cercana su muerte por a un grave problema de corazón,

quiere poner freno a los compañeros de la empresa que le acechan.

No visitaré más médicos, César.

No soporto verlos cruzarse de brazos

y oír, una y otra vez, cómo me condenan a muerte.

Ese hombre puede morir de un momento a otro.

¡Y está a merced de unos créditos,

con todo su capital al descubierto y rodeado de una gentuza

dispuesta a hundirlo al menor signo de debilidad!

¡Necesitamos saber la verdad!

Alguien debió pedírmela antes de haber vendido su alma

queriendo comprar mi cadáver.

Algo tengo que hacer, y rápido,

si quiero hundir a esos sinvergüenzas.

Usted sabe que va a morir

y no le importa arrastrarlo todo consigo.

Pero, ¿y si hubiera una esperanza?

Para esta operación hace falta un hombre que se preste a morir.

Estás condenado a muerte.

Suponga que, para salvar estas paredes,

soy capaz de llegar hasta el crimen.

Un hombre con los días contados no le tiene miedo a nada.

Ya no tengo necesidad de ninguno de ustedes.

¡Lo has empujado al crimen!

Hola, ¿qué tal, Javier? Buenas noches.

Buenas noches, muy bien.

En una semana en la que estamos dedicando "Historia de nuestro cine"

al reflejo de Barcelona en él, no podía faltar, por supuesto,

ni el policíaco catalán, ni un nombre como el de Julio Coll.

El policíaco catalán está obligado en una semana

dedicada a Barcelona.

El policíaco catalán que hemos venido tratando

desde las primeras semanas de "Historia de nuestro cine",

desde las fundacionales "Brigada criminal"

y "Apartado de correos 1001",

las dos películas de mil novecientos cincuenta

que pusieron un punto de partida al movimiento.

"Apartado de correos 1001"

que, por cierto, estaba coescrita por Julio Coll,

director de "Los cuervos", la película de esta noche,

que, en su salto del guion a la dirección, siguió siendo fiel

a esos códigos del cine negro, policíaco y criminal

en películas que también hemos visto aquí,

como "Distrito quinto" o "Un vaso de whisky".

"Los cuervos" es su sexto largometraje

y cambia un poco el ambiente, porque pasa de los bajos fondos

a las altas finanzas de las grandes corporaciones empresariales.

Y, en ese sentido, casi se puede hablar de un thriller empresarial.

La lucha contra la hipocresía, contra el egoísmo,

contra la mentira, contra la carta de recomendación en vez del talento,

del reconocimiento de los valores íntegros del ser humano,

eso es lo que creo que aporto siempre a mis películas.

Hablas de thriller y, como sucede en muchos títulos de Julio Coll,

este género está dentro de una mezcla de géneros

muy interesante.

El punto de partida es el de la entrega criminal,

pero, como toda buena película relacionada con el poder,

y esta lo está, tiene un punto de cine político.

También tiene apuntes de drama social, de cine negro,

incluso con mujer fatal incluida, la hija del presidente de la empresa.

Y, además, tiene hasta un aderezo de ciencia ficción.

¿Al hablar de ciencia ficción

te refieres a ese trasplante de corazón?Eso es.

La ciencia ficción es el género especulativo por naturaleza,

es decir, el que elucubra con avances científicos y tecnológicos

que aún no se han concretado, que aún no se han demostrado.

Y una de las tramas de la película

está relacionada con un trasplante de corazón,

que en la realidad, recordemos, no llegó hasta seis años después,

en mil novecientos sesenta y siete, como un gran hito de la medicina

realizado por el doctor Christian Barnard.

Además, Julio Coll es lo suficientemente listo

como para rodear esa fascinante trama del trasplante de corazón

con los salvajes experimentos médicos del nazismo

durante la Segunda Guerra Mundial, no tan lejanos en el tiempo,

a poco más de quince años atrás.

¿Y con el corazón de alguien que acabase de morir?

Si se refiere a un suicida o accidentado, le diré que no.

Entonces, eso que propone es un asesinato.

Lo que yo propongo es darle la vida

y no hay otra forma científica de salvación para él.

La acción transcurre a principios de los sesenta,

pero sí que hay muchas frases, diálogos y, por supuesto,

actitudes empresariales que podrían recordarnos

a lo que sucede hoy en día, en el siglo XXI.

Podrían no, van a recordarnos a hoy en día,

a tiempos de lamentable corrupción, como es la de hoy en día.

Eso significará el fin para mucha gente.

¿Y qué? Lo que pudo haber sido mi hundimiento total

se convertirá ahora en el negocio mejor de mi vida.

Hablamos de especulaciones bursátiles,

de tráfico de influencias, de cohecho, de prevaricación,

de dobles balances y de cuentas B, todo eso sale en la película.

Y, además, Coll, en ese sentido,

se adelanta a una cierta moda que se inicia en los sesenta

y ocupa casi todos los setenta en el cine de medio mundo,

que es colocar a todo un consejo de administración de una empresa

como villano de la película.

Eso es algo que suele ocurrir en el cine

en tiempos de crisis económica.

Voy a darles a todos un consejo:

que nadie trate de apuñalarme por la espalda.

Y una noticia:

lo intente quien lo intente, no tendrá ocasión de verme morir.

La censura solía ponerse muy nerviosa con este tipo de personajes,

y más aún en una película que se supone que está retratando

a una gran empresa del país y de su tiempo,

en un momento en que la dictadura vende desarrollo y modernidad,

incluso desde planes gubernamentales oficiales,

los planes de desarrollo son de mil novecientos cincuenta y nueve,

de apenas dos años antes.

Arturo Fernández es uno de los protagonistas,

muy vinculado a ese cine policíaco catalán del que hablábamos.

No es la primera vez ni la última que trabaja con Julio Coll.

Es muy habitual de su cine,

lo vimos como uno de los protagonistas

de "Distrito quinto",

y como protagonista absoluto de "Un vaso de whisky".

Y no solo con Julio Coll,

también trabajó con otros directores en películas muy importantes,

como "A sangre fría" o "Regresa un desconocido".

Y, junto a él, George Rigaud, un actor nacido en Argentina,

afincado primero en Francia, donde hizo mucho cine,

y posteriormente en España, con el físico y el porte ideal

  • Los cuervos (presentación)

Historia de nuestro cine - Los cuervos (presentación)

12 sep 2017

Programas completos (6)
Clips

Los últimos 812 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios